Version classiqueVersion mobile

Historia de la revolución de Nueva España

 | 
Fray Servando Teresa de Mier

Prefacio

David A. Brading

Texte intégral

1La publicación de la Historia de la revolución de Nueva España en 1813 marca el momento crucial dentro de la tradición política mexicana, en que los reclamos ya tradicionales del patriotismo criollo se están transformando en argumentos concretos en pro de la Independencia. Ya desde comienzos del siglo xvii, los patriotas criollos habían hecho hincapié en el derecho que les asistía, en cuanto descendientes de conquistadores, a ocupar cargos de prestigio dentro de la Iglesia y del gobierno. Habían denunciado ya la codicia y la tiranía de los peninsulares advenedizos que pretendían monopolizar el comercio y el gobierno, puesto énfasis en la continuidad existente entre Tenochtitlán y la ciudad de México, y reconocido el Imperio azteca como base fundamental de su patria. Más aún, habían celebrado la aparición de Nuestra Señora de Guadalupe a Juan Diego, y el hecho de que su imagen quedara grabada en la capa de éste, como una señal de que la madre de Dios había elegido al pueblo mexicano para que gozara de su especial protección. Asimismo, en sus deseos de liberar al pasado indígena de los cargos de posesión demoníaca hechos contra ellos por los misioneros franciscanos, algunos patriotas sostuvieron que la admirable moral de los aztecas provenía de la prolongada influencia ejercida por la misión apostólica de Santo Tomás.

  • 1 AGI, México, 1894, “Alonso Núñez de Haro a Eugenio de Llaguno”, 24 de febrero de 1798; Branciforte (...)

2Así pues, al afirmar en un sermón en Tepeyac que Santo Tomás había predicado los Evangelios y que a él se debía la aparición de la Guadalupe en el Anáhuac, fray Servando Teresa de Mier está buscando dotar a su patria con un equivalente de Santiago y de la imagen de Nuestra Señora del Pilar en Zaragoza, liberando de esta manera a México de la dependencia espiritual hacia España y hacia la conquista española. El arzobispo de México, Alonso Núñez de Haro, dándose cuenta obviamente de las implicaciones políticas del sermón, dictó sentencia de exilio contra Mier y previno a las autoridades políticas de Madrid sobre el peligro de permitir al joven dominico regresar a México, ya que: «es tan sagaz y astuto... ligero en hablar, y sus sentimientos y dictámenes son opuestos a los derechos del rey y dominación española». Por su parte, el Marqués de Branciforte, Virrey en ese entonces, califica a Mier de enamorado de las “novedades” y advierte sobre la simpatía que éste siempre había demostrado abiertamente por la Revolución Francesa1.

3No deja de ser irónico que gracias a su exilio europeo Mier se conectara con hombres tales como Henri Grégoire y Joseph Blanco White, quienes lo introducirían a doctrinas como el jansenismo y el constitucionalismo “whig”. Mier adoptó estas teorías, pero sólo en cuanto éstas le servían como fundamento para propugnar la liberación de su patria del yugo español. Se sirve por ejemplo de las radicales tesis galicanas propuestas por el jansenismo de la época para recusar la donación papal que otorgaba a los Reyes Católicos soberanía sobre el Nuevo Mundo, por considerarla carente de fundamento teológico, y para abogar, durante el período posterior a la Independencia, por la autonomía de la Iglesia mexicana. De igual modo, al afirmar que las leyes de Indias fueron “nuestra Carta Magna”, reinstauró la posición criolla tradicional, formulada por Juan de Solórzano en su Política Indiana (1649), según la cual tanto México como el Perú eran reinos en sí mismos, con sus propias leyes e instituciones, y por lo tanto capaces de gobernarse a sí mismos. Mier hace suyas las denuncias de Las Casas contra la crueldad de los españoles y las aplica a los generales españoles estacionados en México en ese entonces, afirmando de esta manera la identidad patriótica común que une a Moctezuma y Cuauhtémoc con Hidalgo y Morelos. En esta evocación de Las Casas Mier alcanza la más lograda expresión de la originalidad idiosincrática del patriotismo criollo.

  • 2 AGI, México, 18994; José María Rodríguez, alcaide de Los Toribios. Estos documentos confirman que M (...)

4El carácter picaresco de las Memorias de Mier ha permitido que surjan dudas sobre la veracidad del relato. Al respecto, sólo podemos señalar que existe documentación que nos permite verificar lo que el autor narra sobre sus años en España. Por ejemplo, el administrador de Los Toribios, una prisión para clérigos en Sevilla donde permaneciera Mier confinado entre 1804 y 1805, observa quejándose de la jocundidad algo loca de Mier: «me hace creer tiene leso el cerebro por de otro modo no se produciría en otros [sic] términos, ni el creerir [sic] unos disparates como persuadirse en medio de su abatimiento que ha de salir de aquí para deán u obispo». Cuando, luego de una serie de intentos fallidos, Mier logra escapar, el agotado burócrata solicita ser relevado de su puesto, dado que... «no tiene ya fuerza para lidiar con semejantes criaturas» añadiendo que «todo es inútil con esta clase de monstruos por no decir hombres»2. El hecho de que Mier regresara a España en 1808 como capellán de un batallón de voluntarios, de que se destacara en el combate y de que solicitara posteriormente a la Regencia, no sin cierta frescura, el ser nombrado canónigo en la ciudad de México, sólo sirve para demostrar el carácter irreprimible de Mier.

5La edición crítica de la Historia de Mier llena un vacío que desde hace tiempo se dejaba sentir. En su introducción a la obra, André Saint-Lu, Marie-Cécile Bénassy-Berling y sus colaboradores han llevado a cabo un admirable análisis de la vida de fray Servando, de los argumentos formulados por él y de la influencia de su obra y persona. Más aún, las notas permiten al lector acceder a las múltiples fuentes utilizadas por Mier en la composición de su obra.

  • 3 Estos periódicos insurgentes se encuentran publicados en versión facsimilar en Periodismo insurgent (...)
  • 4 Ver Bernardino de SAHAGÚN, Historia general de las cosas de Nueva España, 3 vols. (México, 1829-183 (...)

6La influencia de la obra de Mier sobre sus contemporáneos es indudable. Su primera Carta de un americano, criticada en El Español de Blanco White, fue publicada posteriormente por la prensa insurgente, primero por Andrés Quintana Roo en su Semanario patriótico americano (1812), y parcialmente por Carlos María Bustamante, en el Correo americano del sur (1813)3. El hecho de que Bustamante reconociera a Mier como su maestro y amigo en las páginas iniciales de su Cuadro histórico de la revolución mexicana (1821-1827) demuestra la influencia de fray Servando sobre un escritor que habría de continuar propugnando hasta su muerte, en 1848, la ideología del nacionalismo insurgente y el republicanismo católico, inicialmente defendidos por Mier. En su edición de la Historia general de las cosas de la Nueva España de Sahagún (1829-1830), Bustamante inserta la disertación de Mier sobre la misión llevada a cabo por Santo Tomás en México, hecho que ilustra claramente la pervivencia de la obsesión criolla por el pasado indígena. Más sorprendentemente, Lucas Alamán inserta la disertación de Mier recién mencionada como apéndice a la primera traducción mexicana de la Historia de la conquista de México de William Prescott4.

7Personalmente, debo confesar que fue precisamente la lectura de la Historia de Mier la que despertó inicialmente mi interés en la teoría política mexicana; tengo gran confianza, pues, en que la presente edición crítica habrá de contribuir grandemente al creciente interés que ha despertado la vida y el pensamiento de fray Servando Teresa de Mier.

«Esta obra escrita con elegancia y dispuesta con artificio será siempre apreciable por la multitud de noticias que contiene y por el talento con que el autor trata las materias de que se ocupa, dejando aparte todo lo que es hijo de las circunstancias y obra del espíritu de partido que reinaba en el momento.»
Lucas ALAMÁN,

Historia de Méjico
, 1849.

«Mier decidió politizar las viejas obsesiones criollas, y de ahí diseñar un cuerpo autóctono de ideas, algunas de las cuales posteriormente fueron elementos integrantes del nacionalismo mexicano.»
David A. BRADING,

Los orígenes del nacionalismo mexicano
, 1973.

Notes

1 AGI, México, 1894, “Alonso Núñez de Haro a Eugenio de Llaguno”, 24 de febrero de 1798; Branciforte escribió en 1795.

2 AGI, México, 18994; José María Rodríguez, alcaide de Los Toribios. Estos documentos confirman que Mier fue arrestado en Madrid en noviembre de 1803, y transferido a Los Toribios el 11 de septiembre de 1804. Escapó, pero fue arrestado en Cádiz el 17 de julio de 1804. Escapó finalmente de Los Toribios el 11 de septiembre de 1805.

3 Estos periódicos insurgentes se encuentran publicados en versión facsimilar en Periodismo insurgente, 2 vols. (México, 1976).

4 Ver Bernardino de SAHAGÚN, Historia general de las cosas de Nueva España, 3 vols. (México, 1829-1830). La disertación de Mier se encuentra paginada separadamente, entre las páginas 277 y 279 del primer volumen. En cuanto a la inclusión de la disertación de Mier en la obra de Prescott, consultar William H. PRESCOTT, Historia de la conquista de México, anotada por Lucas Alamán, segunda edición con prólogo, notas y apéndice, a cargo de Juan A. Ortega y Medina (México, 1970), pág. 34.

Auteur

Profesor de la Universidad de Cambridge (trad. S. Rose-Fuggle)

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1990

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search