Version classiqueVersion mobile

Viaje a la Huasteca con Guy Stresser-Péan

 | 
Guilhem Olivier

Tercera parte. Etnohistoria

Los sacrificios por ablación del corazón en el México antiguo*

Texte intégral

  • * Tomado de Le cœur, Les études carmélitaines, París, 1950, pp. 103-106. Traducción del francés de J (...)

1De todos los pueblos del mundo, fueron aparentemente los aztecas los que realizaron el más descomunal de los ritos de sacrificios humanos. Ellos estimaban que los dioses necesitaban ser fortalecidos y que se les alimentara y se les diera de beber para cumplir con sus tareas: sin sacrificios la tierra habría dejado de dar cosechas y el sol de iluminar el mundo. Al lado de esta utilidad práctica, la costumbre de los sacrificios tenía también un aspecto místico: el hombre tiene una especie de obligación moral de suministrar ofrendas particularmente preciosas, sobre todo a las divinidades. En la religión azteca todo hombre estaba obligado a ofrecer periódicamente su sangre en escarificaciones rituales. Se suponía que los sacrificados pasaban por una verdadera apoteosis y se asimilaban a los dioses que los recibían. Algunas de las víctimas aceptaban su suerte como un gran honor.

2La forma más común de sacrificio era arrancar el corazón. Llegado al umbral del templo, en la cúspide de una pirámide escalonada, el cautivo era rápidamente prendido y derribado, con la espalda apoyada en un bloque de piedra. Había auxiliares que tiraban violentamente de sus miembros hacia atrás, para que sobresaliera la caja torácica. Con un cuchillo de pedernal, el sacrificador le realizaba una gran incisión diagonal, por encima de la última costilla y, metiendo la mano en la herida abierta, arrancaba el corazón. La sangre, que brotaba a borbotones, tenía a su vez una importancia ritual considerable. El sacrificador levantaba el corazón hacia el sol, luego a los cuatro puntos cardinales, con el fin de ofrecerlo a todos los dioses. En ocasiones lo frotaba contra los labios de algún ídolo. Después lo depositaba en una vasija de piedra, que solía estar ricamente tallada, en donde se quemaba. En cuanto a los cadáveres, eran arrojados por la escalera de la pirámide y caían rodando hasta los escalones más bajos, después de lo cual eran descuartizados y algunas de sus partes se comían ritualmente.

3La ablación del corazón se practicaba también durante sacrificios más complejos, por ejemplo antes de desollar a las víctimas consagradas al dios Xipe, o después de calcinar parcialmente a las víctimas que se ofrecían al dios del fuego. En el caso del sacrificio con flechas los arqueros apuntaban al corazón de la víctima, que antes había sido dibujado en su pecho, en el sitio apropiado.

4Se consideraba que el corazón era la parte más valiosa de la persona. En la urna funeraria que contenía los restos incinerados de un gran personaje se colocaba siempre una piedra preciosa, que supuestamente representaba su corazón. El lenguaje religioso designaba simbólicamente el corazón del sacrificado con el nombre de cuauhnochtli, esto es, “tuna de las águilas”; y la vasija donde se depositaba se llamaba cuauhxicalli, que puede traducirse por “copa para las águilas”. El águila era considerada el pájaro del sol o del cielo, símbolo del guerrero valiente.

5Las pictografías representaban a veces un águila que se apoderaba de los corazones que se le ofrecían. De hecho, un corazón era más apreciado por los dioses si procedía de un guerrero más valiente y de rango social más alto.

6Para tratar de explicar la importancia que adquirieron estos ritos sanguinarios, los especialistas han resaltado que los aztecas descendían de nómadas bárbaros, originarios de las estepas del norte y que llegaron tardíamente a la civilización. Se dice que los antiguos pueblos sedentarios del México meridional, en cambio, fueron esencialmente pacíficos, y que la práctica de los sacrificios humanos no fue introducida entre ellos hasta el siglo ix o x, debido a las invasiones sucesivas de las tribus nahuas: toltecas, chichimecas y aztecas. No obstante estas hipótesis son frágiles. El sacrificio por ablación del corazón, en particular, parece haber sido un viejo elemento característico de la civilización mesoamericana.

7Lo más probable es que los pueblos que hablaban náhuatl, y sobre todo los aztecas, jugaron un enorme papel en el desarrollo de las formas más sangrientas del culto. Tal vez su influencia contribuyó a que con frecuencia se sustituyera a las víctimas animales por víctimas humanas. Se sabe, en efecto, que en el antiguo México se sacrificaba continuamente a animales en las mismas condiciones que a los hombres. Estos sacrificios de animales han persistido hasta nuestros días: los indios semipaganos de ciertas regiones montañosas siguen ofreciendo a los dioses el corazón de guajolotes.

8Los mayas, cuya civilización era tal vez la más antigua y la más brillante de México, parecen haber conocido los sacrificios humanos desde antes del periodo de influencia nahua, que comenzó para ellos en el siglo x. En las estelas de Piedras Negras están representadas algunas víctimas con el corazón arrancado. La ocupación de esta ciudad se sitúa aproximadamente entre el año 500 y el año 800 de nuestra era, pero esas representaciones son del todo excepcionales en esta época. Por el contrario, los conquistadores y los misioneros españoles pudieron comprobar que los mayas del siglo xvi practicaban comúnmente ritos de ablación del corazón, de ejecución con flechas, etc. En las excavaciones realizadas en el fondo del pozo sagrado de Chichén Itzá se descubrió un hermoso cuchillo de sacrificio y una bola de resina que contenía un corazón modelado en pasta de maíz. En los primeros decenios siguientes a la evangelización se señalaron casos extraños de sincretismo religioso en Yucatán, en donde los mayas crucificaban a las víctimas a imagen del Cristo, para arrancarle el corazón y luego tirarlo, junto con su cruz y su corazón, a un pozo sagrado.

9Para poder figurarse mejor el origen de los sacrificios por ablación del corazón, es conveniente tomar una perspectiva mayor que trascienda la mera región mesoamericana. Cabe entonces pensar que estos ritos son probablemente muy antiguos y que formaban parte del patrimonio cultural común a las civilizaciones más avanzadas del Nuevo Mundo, ya que se practicaban también en el imperio Inca y entre los antiguos chibchas de las montañas de Colombia. Los datos que poseemos de estos países son insuficientes, pero es probable que en ellos los sacrificios humanos, sin ser excepcionales, fueran relativamente poco frecuentes. La extrema multiplicación de estos ritos parece, pues, ser un hecho relativamente reciente, particular de México y tal vez debido a la influencia de las tribus nahuas.

Notes de fin

* Tomado de Le cœur, Les études carmélitaines, París, 1950, pp. 103-106. Traducción del francés de Josefina Anaya.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search