Version classiqueVersion mobile

Viaje a la Huasteca con Guy Stresser-Péan

 | 
Guilhem Olivier

Primera parte. Etnología

El folclor de las fuentes vauclusianas entre los huastecos*

Texte intégral

  • * Tomado de los Comptes rendus sommaire des séances de l’Institut Français d’Anthropologie, fasc. 1 (...)
  • 1 “Sources vauclusiennes”: Se trata de un manantial que surge a la superficie de la tierra en un val (...)

1En la parte sureste del estado de San Luis Potosí (México), las montañas calcáreas de la Sierra Madre forman una serie de pliegues paralelos, similares a los de la región del Jura (Francia), que abarcan toda la gama de fenómenos kársticos clásicos: cuevas, simas en la superficie de las mesetas, ranuras superficiales cavadas por el agua (lapiaz), etc. Una línea de potentes fuentes vauclusianas1 –situadas a la salida de un sifón kárstico– de flujo a menudo muy variable, marca el límite oriental de esta región caracterizada por el plegamiento del terreno.

2Dichos fenómenos geológicos así como el hecho de que las nubes arrastradas por los vientos alisios parezcan dirigirse siempre hacia la Sierra Madre –en cuyas laderas terminan deteniéndose, por regla general–, han dejado una fuerte impresión entre los huastecos.

3Lo anterior ha dado lugar a diversos mitos, según los cuales los cerros están huecos y en ellos eligen su morada los dioses del rayo. Estos últimos organizan fiestas y bailes, cuyo eco creen escuchar los indios en el rugido de las aguas subterráneas. Los alegres convidados salen después a la superficie a través de las fuentes vauclusianas, para acompañar hasta el mar las aguas a su cargo. A esas alturas se trata ya de seres degenerados, envejecidos por los excesos sexuales, embriagados por el agua preciosa que vertieron y bebieron anteriormente. Sin embargo, a su llegada al mar, esa agua –imagen del licor de inmortalidad– les garantiza finalmente el sueño mágico de la embriaguez, seguido por una resurrección y un retorno a la juventud.

4Estas creencias, recabadas entre los indios actuales, arrojan nuevas luces sobre ciertos puntos oscuros de la mitología prehispánica. En especial, explican el parentesco que existe entre diferentes deidades aztecas: los tlaloques, dioses de la lluvia; los centzon totochtin, dioses de la embriaguez; y los tepictoton o ehecatotontin dioses de los cerros. Asimismo, los antiguos mayas, parientes cercanos de los huastecos, tampoco separaban claramente a los chacs, dioses del rayo, de los bacabs, encargados de sostener el cielo.

Notes

1 “Sources vauclusiennes”: Se trata de un manantial que surge a la superficie de la tierra en un valle de suelo calcáreo y que no se agota nunca.

Notes de fin

* Tomado de los Comptes rendus sommaire des séances de l’Institut Français d’Anthropologie, fasc. 1 (noviembre de 1940-diciembre de 1943), núm. 19, 1948, p. 28. Traducción del francés de Haydée Silva.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search