Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El Boleo: Santa Rosalía, Baja California Sur, 1885-1954

 | 
Romero Gil
, 
Juan Manuel

V.- Organizacion y Lucha Obrera

Texte intégral

1.- Los primeros pasos

  • 1 Censo General de la República Mexicana verificado el 28 de octubre de 1900. México. Secretaría de F (...)

1El Municipio de Mulegé, al rayar el siglo xx era el más poblado de los siete que conformaban el Distrito Sur de la Baja California. Doce mil doscientos setenta y dos almas compartían un espacio territorial de agudos contrastes1. Al norte y al sur del municipio dos lunares ecológicos, San Ignacio y Mulegé, demarcaban su extensión. Ambos pródigos en agua, palmares, viñedos y mangos; en medio de ellos, una amplia zona de vegetación escasa, y chaparra, de arroyos y cañones pedregosos identificaba la zona minera de "El Boleo". En este lugar una población de seis mil ochocientos cincuenta y dos gentes, 60% hombres y 40% mujeres, cometían la osadía cotidiana de enfrentar el destierro, la escasez y la soledad, así como también la de enfrentar las infernales temperaturas del verano y calar sus huesos con los vientos helados del invierno; amén de poner a prueba sus pulmones, ante los perniciosos gases expulsados interminablemente de los hornos donde se fundía el metal rojo.

  • 2 Wilson, Op. Cit. p. 59.
  • 3 Censo General, op.cit., p. 46.

2En este inhóspito ambiente, coexistían tres mil novecientos ochenta y tres trabajadores2, de los cuales, dos mil quinientos sesenta y nueve se ocupaban en la fatigosa y aniquilante actividad minera3. Sobre sus hombros caía una jornada superior a las diez horas diarias; desquitaban con exceso de sudor un salario promedio de un peso veinticinco centavos y pendía sobre sus cabezas un injusto sistema de multas. Con este telón, los mineros y obreros de fundición y talleres anexos, templaron y forjaron su carácter de asalariados. Ello explica que en la historia del proceso de gestación de las organizaciones político-sindicales se transite por una gama de formas. El momento de madurez alcanzado en el primer tercio de los años veinte con la integración del "GRAN SINDICATO OBRERO DE SANTA ROSALIA", sólo se entiende reconociendo como antecedentes los pequeños actos heróicos de resistencia ante los embates despóticos de la empresa. Por ello, es importante tomar en cuenta los arrebatos anarquistas; la interesante influencia magonista y revisar la filantropía positivista del mutualismo que culminaron en la integración del citado sindicato.

3En los años de arranque del mineral la política de paz pública impuesta por el gobierno de Díaz para tranquilizar al inversionista extranjero asegurándole un clima social propicio a sus intereses económicos, daba una imagen local de cordialidad entre la empresa francesa y los trabajadores bolerianos. En realidad las apariencias eran engañosas con el vertiginoso y desparramado desarrollo económico, ejemplar para su tiempo, se fueran acumulando fuertes sinsabores entre los mineros. A causa de ello, estos ensayaron distintas formas de resistencia. La más conocida era, para el que podía hacerlo, saldar adeudos con la empresa y sin perder una pizca de tiempo abandonar el mineral, en base a ésto las altas tasas de rotación del personal, son la mejor evidencia; "El Boleo" a principios de siglo era un verdadero hormiguero, entraba y salía gente en todo momento.

  • 4 La lucha contra la injusticia tendría su principio en 1903, en que un francés capitán de mina le ti (...)

4La rudeza del trabajo minero, que chupaba hasta el tuétano la fuerza de trabajo, fue el ingrediente más explosivo cuyo efecto se sintió en los primeros casos de rebeldía. El rebelde más connotado de la época porfiriana, fue el minero MAURO FLORES. Este minero a causa de su cansancio prematuro, en un acto de franco anarquismo acuchilló en 1903, a un capataz francés4. Dos años después, en junio de 1905 se da la rebelión de los barreteros (ver Cap. III p. 132). Esta protesta colectiva, primera huelga en los anales de "El Boleo", superaba con mucho a los actos anarquistas individuales pese a su corta duración, fue el primer aviso para los franceses. Paralelamente a los records de producción se formaba un volcán social y cuya explosión se contenía gracias a los apoyos de la fuerza pública porfirista.

  • 5 Notas de Santa Rosalía, Baja California. Más papistas que el Papa, El Demócrata, Mazatlán, Sinaloa, (...)

5Sin embargo, ambos eventos sirvieron para ahuyentar el miedo a organizarse en algunos sectores de la población santarosaliense (cachanía). Personas de profesión liberal, abogados, maestros y otros, vinculados con actividades de aduana y hacienda se decidieron a formar el "Club Democrático Marqués de León" en abril de 1906. Lo constituyeron diez meses después de la primera huelga local y dos meses antes de los acontecimientos de Cananea; nació el club con objetivos aparentemente culturales, festejar en septiembre las fiestas patrias para recordar noventa y cinco años de Independencia.5

  • 6 AHPLM Vol. 427, Ramo Gobernación, Exp. 151, año de 1906 citado por González Cruz op. cit. pp. 120-1 (...)
  • 7 El Club Democrático de Santa Rosalía estaba precisamente encabezado por un señor llamado Manuel G. (...)

6Era normal que la primera iniciativa de organización estuviera en manos de empleados de la empresa y de gobierno, pues ambos tenían, a diferencia de los obreros, un margen de autonomía política respecto de los lazos de control utilizados por los capitalistas europeos. La dirección del Club recayó en Manuel G. Romero como presidente, Alejandro Castro vicepresidente, Alfonso Garayzar como secretario y Alfredo S. Herrera principal vocal6. A todos ellos les fue imposible mantenerse en la indiferencia ante la injusticia social. Todos ellos eran oriundos de la Paz; en sus venas corría plasma antiporfiriana y la enseñanza patriótica de Marquez de León7. La primera prueba de fuego para el Club, llegó a escasos dos meses de su fundación. En efecto, la huelga de Cananea en junio de 1906, obligó a un pronunciamiento político condenando la actividad pusilánime del gobierno sonorense.

7El juicio público contra Izábal, el gobernador que permitió la entrada de los rangers norteamericanos en Cananea, estuvo a cargo de Manuel G. Romero. Ante la plaza llena de cachanías y apoyado por más de cincuenta socios, la mayoría de ellos empleados del gobierno, resguardo, aduana y correos, se lanzó duro contra la autoridad sonorense. Entre otras cosas dijo:

  • 8 Citado por Flores Ojeda Victor en Central Baja (Municipio de Mulegé). Edición del autor, 1989, p. 6 (...)

"El festín de la paz que hoy gozamos ha costado una suma enorme de crueles y heróicos sacrificios, desde la noche inmortal del 15 de septiembre de 1810, hasta el feliz día en que rugieron triunfantes los cañones de Tecoac.
Es preciso, señores, arrancar al pueblo de la aparente indiferencia en que yace y decirle que ha habido grandes héroes mártires que le dieron libertad caudillando turbas heróicas, hoy olvidadas.
Es forzoso decirle que por sus venas corre sangre ardiente de raza mexicana; es aun más forzoso decirle que ante la imagen santa de esos héroes debe jurar que estará siempre propicio a ofrecer su vida al holocausto del bien comunal. Y no son palabras, señores, hijas de pueriles ideas. No volved la vista allá, a un Estado vecino, y contemplad la figura siniestra de un hombre, inepto como político y cobarde como hombre"
8.

  • 9 AHPLM, Vol. 427, Ramo Gobernación Exp. 151, años de 1906 citado por González Cruz, op. cit. pp. 125 (...)

8Apenas pudo Romero concluir su oratoria, pues, al bajar de la tribuna fue aprendido y conducido a la cárcel del lugar, al mismo tiempo que se daban ordenes para dispersar al pueblo. Un piquete de cinco soldados formaron un retén para evitar que la población, eufórica por el discurso incendiario, se acelerara e intentara libertarlo. El Juez de Paz de Santa Rosalía lo consignó por ataques a la administración e insultos al Gobernador de Sonora9.

  • 10 Ibidem.

9Estas primeras experiencias de organización durante la época porfirista, en un centro de población tan controlado como "El Boleo", confirmaban paradójicamente el carácter cosmopolita y receptivo del mineral. Por exagerado que fuera el control, los trabajadores, se dieron maña para hacer circular propaganda contraria tanto al régimen de Díaz como a la empresa. En Santa Rosalía, furtivamente Manuel G. Romero, Alfredo S. Herrera y Juan Figueroa recibían y distribuían el periódico Regeneración10.

10El cerco político y el aislamiento geográfico no evitaron el contagio con las ideas libertarias. Es preciso destacar, que "El Boleo" era para muchos trabajadores que buscan las minas fronterizas un paso obligado. Conjuntamente con los minerales del norte de Sonora conformaban un corredor ideológico muy permeado por el magonismo. Además, estos centros mineros mantenían una relación estrecha con la Western Federation of Miners, de fuerte presencia en Bisbee y Douglas Arizona.

  • 11 Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo. Cuestionarios a las asociaciones mutualistas. AGN. Dep (...)

11La existencia efímera de los democráticos agrupados en el "Club Márquez de León" no impidió el afán y las ansias populares por contar con organizaciones de representación. En los años diez de este siglo, cuando fueron desatados los amarres que impuso sobre la población la dictadura de Díaz, los trabajadores se dieron a la tarea de formar organizaciones mutualistas. Tres fueron las más representativas. La más antigua y vigente hasta la fecha, fue la Sociedad Mutualista Progreso fundada el 30 de abril de 1916; le siguió la Sociedad Mutua de Obreros "Aquiles Serdán" instalada el 28 de diciembre del mismo año y, finalmente surgió la Sociedad Mutua de Obreros "José María Morelos y Pavón" en enero de 192211.

12Los reportes que las sociedades rinden ante la Secretaría de Industria y Comercio de aquella época, denotan una buena dosis de filantropía. Como su nombre lo indica, estas organizaciones nacen para brindarse ayuda mutua, moral y material en situaciones de desgracia personal. El apoyo se otorgaba en casos de enfermedad y muerte del socio o sus descendientes. Las sociedades mutualistas de Santa Rosalía, si bien tienen objetivos comunes, eran diferentes en cuanto a los alcances, composición social y sobre todo, en el tipo de relación que establecen con la empresa.

  • 12 Gastélum Arce Roberto. La Sociedad Mutualista Progreso en Centenario Op. Cit. pp. 177-178.

13La Sociedad Mutualista Progreso, con el lema "UNION, IGUALDAD Y CONSTANCIA", contó desde su fundación con sobrada simpatía de parte de los directivos empresariales y de las autoridades militares del Distrito, estas últimas férreamente representadas por el teniente coronel Urbano Angulo. Ello explica, que en menos que canta un gallo, tuvieran local propio para sus reuniones. Son entendibles las buenas relaciones entre la Mutualista Progreso y El Boleo pues los socios eran empleados de cuello almidonado y camisa remangada. La base de sus miembros se formaba con altos empleados de la empresa, obreros calificados de mejor salario, comerciantes del lugar y trabajadores federales de aduana, hacienda y educación. En suma, la inteligencia boleriana12.

  • 13 Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo. Cuestionario a las asociaciones mutualistas. AGN. Depa (...)

14Avanzó rápido la Mutulista Progreso para alcanzar sus fines propuestos en los estatutos. En menos de tres años logró una mem-bresía superior a los ochocientos socios, mismos que cotizaban ren-didores dos pesos de cuota mensual. En tres abriles, de 1916 a 1917, acumuló un capital de 6 mil 215 pesos. Con ellos pudo pagar varias indemnizaciones por defunción a familias de socios que fueron fulminados por la neumonía y la tuberculosis. Otro de los logros de esta mutualista, fue la creación de una caja de ahorros para resolver necesidades urgentes de sus afiliados13.

  • 14 Ibid.
  • 15 Comunicado del presidente de la Sociedad Mutualista Progreso de Santa Rosalía al C. Gobernador del (...)

15Entre los bienes alcanzados por esta Sociedad, aparte de los relacionados con la atención de la salud, está la formación de una biblioteca. En ello estaba implícita la idea de desparramar la cultura entre los trabajadores; esto sería posible mediante la integración de círculos de lectura. En 1919, existía un pie de biblioteca formado con 175 volúmenes14. En su afán por rescatar a los trabajadores del analfabetismo, fundaron, en el local de la sociedad, una escuela nocturna. El 11 de noviembre de 1921 el Sr. Armando Zumaya en calidad de Director, dio los primeros campanazos indicando la apertura de cursos. Treinta analfabetas, con lonche y cuaderno nuevo, formaron la primera generación15.

16Sociedad Mutualista Progreso

17Directiva electa para el ejercicio social 1919-1920
Presidente .................................Sr. Alvaro Cosío
Vice-Presidente................... Sr. J. Guillermo Valle
Tesorero...................................... Sr. José Meza
Secretario ...........................Sr. J. Alberto Delgado
Pro-Secretario......................Sr. Armando Zumaya
1er. Vocal ...............................Sr. Benito G. Lara
2o. Vocal ..........................Sr. Francisco Acuña Jr.
3er. Vocal..................................Sr. Pascual Baro
4o. Vocal..............................Sr. José L. Gastélum

18Unión Igualdad y Constancia
Santa Rosalía, B.C. a 18 de mayo de 1919
Fuente: AGN. Departamento de Trabajo. Caja 171; exp. 18 f. 1.

  • 16 La Cámara Obrera de Sonora se fundó en enero de 1917, siendo Gobernador del Estado Adolfo de la Hue (...)

19Al contrario de la Mutualista Progreso, la Sociedad "Aquiles Serdán" desde su nacimiento encontró piedritas en el camino, pues demostró pronto no ser una broma del día de los inocentes. La empresa El Boleo le puso siempre las cruces, debido tal vez, a que se trataba de una filial de la matriz existente en Cananea, Sonora, de fuerte raigambre magonista y famosa por haber puesto en jaque mate a la legendaria Cananea Consolidated Copper Co. mediante paros y huelgas en el periodo de 1915-1917. Los dirigentes de la Aquiles Serdán en Cananea, habían conquistado importantes prestaciones de la empresa como mejor salario e indemnizaciones por accidentes laborales. Además, contaban con la experiencia de haber formado la Cámara Obrera de Sonora16.

  • 17 Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo. Cuestionario. Las asociaciones mutualistas. AGN. Depar (...)

20La base social de la "Aquiles Serdán" tenía características más proletarias. Los cuatrocientos veinticinco socios, en su primer año de funciones era en su mayoría mineros, maquinistas y mecánicos aunque también afilió carpinteros, albañiles y herreros17. Contó con dos sucursales una en Santa Rosalía y la otra en el Grupo de Soledad. En realidad esta última fue la más representativa y aguerrida. La empresa se oponía a su existencia e hizo todo lo posible por boicotear sus trabajos de organización como lo muestra su negativa a facilitar un local para efectuar sus reuniones. Este impedimento dio pie, a petición expresa de la matriz de Cananea, a que el Secretario de Gobierno del Estado de Jalisco, en marzo de 1918, realizara una gestión especial ante el Jefe Político del Territorio Sur General M. Mezta. La solicitud de los mineros cananenses textualmente decía:

  • 18 Carta enviada por la matriz de la Sociedad Mutua de Obreros Aquiles Serdán con sede en Cananea, Son (...)

"Nuestra sucursal número 2, recientemente establecida en el Grupo de Soledad, Santa Rosalía, B.C., ha tropezado con muchas dificultades para conseguir un local apartado para celebrar sus sesiones, pues la Cía. Cuprífera del Boleo se ha negado a conceder a sus miembros la justa petición que en este sentido le han hecho, y como dicha Cía. tiene dominio absoluto sobre los terrenos en que está ubicado el referido grupo y son de su propiedad todas las casas existentes en el lugar, su negativa pone a la repetida sucursal en el caso de no poder rentar una casa particular, ni fabricar alguna propia... Usted bien lo sabe, de una sociedad cuyos fines son netamente mutualistas, tendientes únicamente al mejoramiento material y moral de sus miembros; y desde el principio, según informes fidedignos que tenemos, ha hecho sentir el peso de su influencia, en alguna forma u otra, en contra de la sucursal en cuestión, e igualmente encontrada de la sucursal número 1... Deseamos, pues, que usted con su superior conocimiento de estos asuntos y la influencia que su elevada posición le otorga, se sirve gestionar, por los conductos que estime apropiados y ante quien corresponda, que la Compañía del Boleo preste a nuestros coasociados las facilidades necesarias para la adquisición de una casa o local, donde puedan reunirse en asamblea... simplemente con que ella conviniera citado, en rentar dos de sus casitas para habitación que aunque pequeñas, podrían juntas formar un salón con amplitud suficiente para lo que se requiere"18.

21Antes de poner su rúbrica, el Secretario jaliciense imbuido de los aires revolucionarios, escribió:

  • 19 Ibidem.

"Permitiéndome la libertad de suplicarle atentamente se sirva apoyar la petición de los obreros de Santa Rosalía en donde más que en cualquiera otra parte, se han visto oprimidos y necesitan por consiguiente de que el Gobierno emanado de la Revolución les imparta decidida ayuda a fin de que, como las garantías que otorgan nuestras leyes, puedan ejercitar sus derechos y formar agrupaciones que tengan por facilidad la defensa de sus intereses y su perfeccionamiento físico y moral"19.

  • 20 Ibidem.
  • 21 Ibid.

22Las trabas deliberadas de la empresa, antes que intimidar provocaron que los mineros se engallaran más. Haciendo efectivo su "Unión Igualdad y Progreso" no perdían oportunidad para reclamar mejoras para la clase obrera. En la parte final de uno de sus primeros informes, en abril de 1919, señalaban: "El punto más importante con relación a estos lugares es, como se han visto casos, cuando operarios pierden la vida en el interior de las minas de esta Compañía del Boleo, las familias de estos no reciben ningún estímulo de parte de nuestros patrones como debiera serlo. Como los salarios que nos pagan, no nos permiten ningún ahorro el resultado es que las viudas y huérfanos quedan abandonados por completo. Las primeras se entregan a vicios vergonzosos para buscar la manutención de sus pequeños hijos" 20. Remataban con un par de denuncias. Por un lado mostraban inconformidad porque la empresa estaba desempleando trabajadores sin ofrecer ninguna indemnización. Por otro, solicitaban un freno a la carestía de la vida en el mineral; para ellos, el monopolio comercial ejercido por la empresa, era la causa del alza desmesurada en los precios; se lamentaban además de la escasa comunicación con la Mutualista Progreso21.

  • 22 Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo. Cuestionario a las asociaciones mutualistas. AGN; Depa (...)
  • 23 Ibid.

23A diferencia de la Aquiles Serdán, que tenía como bandera lograr mejores garantías para la clase obrera, la Sociedad Mutualista Progreso focalizaba su preocupación alrededor de las políticas fiscales del gobierno. Solicitaban de éste, la eliminación del pago de impuestos a los deudos del trabajador fallecido22. Es innegable que el surgimiento de las mutualistas en Santa Rosalía proporcionó a las clases trabajadoras un primer instrumento de protección social, dando cauce a iniciativas de solidaridad muy propias de los centros mineros. Es más, este surgimiento resultó muy oportuno, pues nacieron justo cuando la población se vió afectada por la terrible epidemia conocida como Influenza Española. Inclusive a la Sociedad Mutualista Progreso este mal le provocó una sería descapitalización. En fin, para muchos obreros era como comprar un seguro de vida de última hora. En la estadística de socios fallecidos entre 1917 y 1919, en ambas sociedades, es notorio que se trataba de personas de reciente ingreso; en muchos casos el deceso sobrevino a uno o dos meses de su alta23.

2.- El nacimiento del sindicalismo

24Un mal tan grave como la Influenza Española y que dislocó las actividades económicas del centro minero, fue la crisis que llegó pasada la Primera Guerra. Los años veinte de este siglo comenzaron con la herencia de problemas viejos acrecentados por la crisis y la aparición de fenómenos sociales y políticos de nuevo cuño. En ese tiempo, el futuro inmediato de Santa Rosalía, desde la perspectiva empresarial, dependía de una mejora en el precio mundial del cobre y la aplicación de una estrategia laboral que domeñara a la fuerza de trabajo. Sobre todo de esto último dependía el poder sostener un ritmo de producción suficiente para remar contra los efectos negativos de la baja de los precios del metal rojo. Ello explica que la iniciativa de la Compañía del Boleo consistiera en la aplicación de un reglamento, y en lograr el contrato de trabajo a destajo en las minas. Por su parte, los trabajadores bolerianos, muchos de ellos de gran experiencia y portadores de una cultura laboral añejada en treinta y cinco años, van a lograr su climax organizativo con la formación del sindicato, instrumento mediante el cual luchan por mejorar sus condiciones de trabajo, alcanzar mejores salarios y demandar más calidad en la atención de la salud.

  • 24 Se tiene noticia de que el Gobernador del Distrito Norte de la Baja California a quien se le recome (...)

25En efecto, en la primavera de 1918, cuando empezó a ponerse más obscuro el túnel en que había metido la recesión económica al mineral, empresa y gobierno coincidían una vez más, en que la luz para salir se lograría imponiendo la disciplina laboral y limpiando al pueblo de holgazanes. En pocas palabras, sólo tenían derecho a respirar el aire putrefacto de cachanía los que tenían un empleo con la Compañía francesa. Para lograr esto último las autoridades del lugar se encargaron de embarcar con rumbo al norte de la Baja California a aproximadamente mil personas sin empleo con edad para cargar pico y pala24. Para cambiar la actitud de los obreros ante el trabajo, venida a menos a causa de exigirles igual rendimiento con el mismo salario de los últimos dos años, idearon el sistema de pagar a destajo.

  • 25 Bosquejo de Contrato para el trabajo a destajo en las minas. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 12 (...)

26En el proyecto de remuneración mediante contrato, cifraba la empresa sus esperanzas de contar nuevamente con trabajadores interesados en producir más. En pocas palabras a mayor trabajo mejor salario. El nuevo sistema se refería a la actividad minera subterránea; tomaba en cuenta el despilare en pozos y galería y los trabajos de desagüe; el servicio de transporte de metal al interior de las minas y las labores de hacienda y ademe; además, estaba previsto un límite de ocho horas para la jornada diurna y siete para la nocturna. No obstante, la jornada cotidiana superaba los límites anteriores por ello, la empresa propuso: "En ningún caso la jornada ordinaria pagada a tarifas sencillas excederá de 11 horas, pues en caso de que, por cualquier circunstancia, el obrero permanezca en el lugar de su labor más de ese periodo, por descansos o interrupciones fortuitas, se abonará el trabajo ejecutado fuera de dicho tiempo a tarifa doble"25.

  • 26 Ibid.

27Pensado para obtener mayores beneficios, el contrato le imponía al minero ritmos y tiempos en el trabajo. La jornada ordinaria comenzaba exactamente en el pozo, galería o socavón y por supuesto, no se incluía el tiempo para tomar alimentos ni se reconocían momentos de reposo. Además la empresa decidía, conforme a sus necesidades productivas, la extensión de la jornada y "en caso de averías o accidentes en jaulas, máquinas y aparatos empleados en la bajada o subida de los obreros por pozos y galerías podía prolongarse la jornada, es decir, obligaba a permanecer al obrero en el lugar de su labor para reponer el tiempo perdido"26.

28Cuando llegó el verano de 1919, en el sudoroso mes de agosto, la empresa representada por el francés Raoul Plouin y el gobierno del Distrito Sur de la Baja California, encabezado por el Gral. Manuel Mezta, acordaron aplicar un reglamento de trabajo que abarcara todos los servicios. Firmado sin consentimiento de los trabajadores, el reglamento pretendía conservar el buen orden y la regularidad en el trabajo, situación indispensable para que la negociación marchara viento en popa.

  • 27 Reglamento de trabajo de la Compañía del Boleo. AHPLM. Industria y Trabajo, V. 1919. Exp. 36.

1.- Horas de trabajo. En observación estricta del Artículo. 123 de la Constitución, la duración de la jornada será de 8 horas. Por jornada se entiende el tiempo consagrado efectivamente al trabajo, es decir tiempo en las labores, por consiguiente los obreros deben encontrarse a las 7 A.M. en sus labores respectivas, listos para empezar a trabajar.
No es obligatorio para los mineros comer al interior de la mina, pero los operarios que van a comer fuera deben encontrarse de vuelta a sus labores a las doce. Las horas suplementarias, cuando sean necesarias, se prolongan a doble espacio.
No será obligación para el operario horas suplementarias. El operario que se presente al trabajo después de la hora, o en estado de embriaguez, no será admitido.
Las horas de entrada al trabajo, en los servicios donde se trabaje sin interrupción, serán determinadas por avisos especiales.
2.- Cambios de servicio o de grupo. Los operarios que se ocupan en un servicio, grupo, mina o labor cualquiera pueden ser cambiados de otro trabajo, si así lo piden las necesidades del servicio. En tal caso, han de sujetarse sin demora a la orden recibida. Todo operario que desee cambiar de servicio o de grupo ha de pedir previamente la autorización al jefe del servicio en que actúan. El jefe de servicio concede o niega el cambio según las exigencias del servicio.
3.- Liquidaciones. Se considerán como motivos justificados para despedir a un operario los siguientes casos.
I.- Ausencias repetidas al trabajo sin motivo justificado de enfermedad o licencia previa.
II- Al cabo de tres días de ausencia, si el operario no la justifica, quedarán expuestos a que se le considere como abandonado su empleo y a que se le borre de la lista general de operarios.
III.- Trabajo insuficiente o deficiente a juicio del jefe inmediato.
IV.- Negarse a obedecer las órdenes de sus superiores.
V.- Contestar groseramente o amenazar a sus jefes.
NOTA.- El operario liquidado por motivo de trabajo insuficiente o deficiente podrá conseguir trabajo en otro servicio o mina, pero en caso de que vuelva a ser suspendido nuevamente por el mismo motivo, se le borrará definitivamente de la lista general de operarios.
4.- Reclamaciones Relativas al Trabajo. En caso de desaveniencia entre un capataz y operario, éste está siempre autorizado a dirigirse al jefe de servicio, y en caso de que fuera necesario a la dirección.
5.- Descanso hebdomedario. Después de seis días de trabajo los operarios disfrutaban de un día de descanso.
En los servicios que por naturaleza tienen obligación de andar sin interrupción, el jefe de servicio indicará por turno y por cada día, los nombres de los operarios que están autorizados a no presentarse al trabajo.
6.- Tareas. Todo trabajador que, habiendo aceptado una tarea equivalente a un día de trabajo, no la termine, tendrá una rebaja proporcional a su salario, que corresponderá a la parte de la tarea no cumplida, sin que en ningún caso se pueda, por este motivo y en concepto de multa, suprimirle parte alguna del salario realmente ganado.
7.- Multas. Se confirma que los salarios ganados por los operarios no deben, en ningún caso, sufrir descuentos por concepto de multa.
Santa Rosalía, 12 de agosto de 1919.
Aprobado El Director
El Gobernador del Distrito Sur Raoul Plovin
General Manuel Mezta
27.

29El tiempo aciago, los cuatro años comprendidos entre 1918 y 1922, resultaron muy sofocantes para la vida del mineral y como en toda crisis, el peso recayó en los trabajadores; cabe recordar que en esos años la producción cayó a sus niveles más bajos a causa de la falta de mercado. En 1920 y 1921 apenas se logró una producción de cuatro mil toneladas de cobre puro. (Este tema se aborda en el capítulo IV).

30Los mineros se hundían en el socavón de la crisis a causa de que su salario dependía de un contrato a destajo. Esta gravosa situación empezó a quedar atrás durante el levante de 1923, cuando mejoró la producción; también es el año de nuevos horizontes en la organización de los trabajadores.

  • 28 Solicitud al Gobernador, de parte de la Sociedad Mutua de Obreros José María Morelos y Pavón de un (...)

31Los años difíciles sirvieron de acicate a los mineros. Aparte de sentir el rigor de la disciplina laboral fue una época en donde aquilataron experiencia para definir nuevas relaciones con la empresa. Un nuevo escenario político nació en ese memorable año. En el mes de enero se constituyó la Sociedad Mutua de Obreros José María Morelos y Pavón, esta organización agrupó a casi todos los obreros y mineros y a diferencia de la Aquiles Serdán, logró pronto reconocimiento empresarial, al grado de conseguir la construcción de un local donde efectuar reuniones28.

32El ambiente político de Santa Rosalía y los grupos mineros se volvió muy distinto. El silencio de otros años se cambió por voces que irrumpían protestando por la problemática social; los ánimos se caldearon intensivamente revelando una inconformidad generalizada. Protagonista central en esta polémica fue PLUTARCO GALLEGOS. Este señor con nombre de caudillo y con oficio de licenciado, llegó al lugar al comenzar los años veinte para ejercer el cargo de Juez de Primera Instancia. Este puesto lo desempeñó con creces, pues fue de las primeras y pocas autoridades en denunciar las atrocidades empresariales. En especial, en la noche del 15 de septiembre de 1923, dejó constancia de su simpatía por la clase trabajadora cuando, invitado para coronar a la reina de las fiestas patrias, se aprovechó para lanzar un acre discurso antifrancés.

33En el mismo sitio donde diecisiete años atrás Manuel G. Romero fustigó a Izábal; Gallegos de fácil oratoria, le puso más pólvora a esa tradicional noche septembrina. El discurso pronunciado por este simpático juez, hizo cambiar de color a los directivos franceses, presentes en la verbena popular; decía:

  • 29 Discurso de Plutarco Gallegos pronunciado en la plaza pública de Santa Rosalía, B.C. el 15 de septi (...)

"A vosotros ciudadanos franceses, considero oportuno y pertinente dirigiros unas cuantas palabras en estos momentos solemnes.
Perdonadme si lastimo al tocar u cauterizar la pirulenta llaga, pero entiendo que ningún mexicano que tenga el corazón bien puesto, puede permanecer indiferente ante la triste situación del pueblo trabajador de Santa Rosalía, a quien hoy se acerca con el corazón transido de dolor; como el clínico que llega a la cabecera del enfermo para examinarlo, para auscultarlo y para escuchar de cerca sus anormales pulsaciones y convencido de que su mal es grave, os exhorto en nombre de la humanidad y de la civilización, de esa inmensa y portentosa civilización del culto pueblo francés que produjera sabios como Pasteur y libertadores como Mirabeu, como Voltaire y como Camilo Desmoulin, os exhorto, repito, para que pongais remedio a dicho mal. Pagadles a estos obreros siquiera el salario mínimo que les corresponde, atendiendo a las necesidades de este mineral, en que los elementos de vida son sumamente escasos y por ende son dolosamente caros. Dadles habitaciones cómodas e higiénicas, en vez de las pocilgas o zahuradas en que hoy vegetan como cerdos. Cumplid con las disposiciones de las leyes positivas bajo cuyo amparo y protección vivís holgadamente, sobre todo con las que tiene la carta fundamental de la República, cuyos preceptos violais de la manera más flagrante. Este pueblo necesita que se le haga justicia, porque, parodiando las palabras del inmortal Justo Sierra, "tiene hambre y sed de justicia", esa hermosa deidad por la que en México se ha derramado tanta sangre; la justicia, el sagrado
SUM CUIQUE que se funda en el eterno postulado de darle a cada uno lo que es suyo, la que hoy debe impartirse igual para todos: para el rico como para el pobre, para el humilde como para el poderoso. Este pueblo oidlo bien, necesita que se le remunere con un salario que sea la justa compensación de su trabajo y que sea bastante para la justa satisfacción de sus necesidades.
Como un seguro estímulo para sus afanes, debeis también interesarlos en sus utilidades, porque como lo sabeis muy bien, el fin utilitarista es el que en la edad contemporánea tiende a levantar y a engrandecer a los pueblos. Dadles escuela, teatros y todo lo que contribuya al desarrollo armónico de las facultades físicas, morales e intelectuales; indemnizadles, como se estila en los países civilizados y como lo mandan nuestras leyes, por los accidentes del trabajo y dadles también cárceles porque no para la efectividad de los medios represivos, pero cárceles adecuadas y no inquisitoriales, porque verdaderamente resulta una aberración, un gran contrasentido, un magno absurdo y una sangrienta burla para la civilización, el hecho de que mientras vosotros celebráis el catorce de julio, el glorioso aniversario de la destrucción de la Bastilla, aquella prisión fatídica en que se recluyó a las víctimas de Luis Capeto y sus sicarios; vosotros mismos en pleno siglo
xx, encerráis a los obreros de la Baja California en esas madrigueras de reptiles que aquí llaman los túneles de Providencia y Purgatorio.
¿¡Oh ciudadanos franceses! no olvidéis jamás que el pueblo mexicano -ese pueblo generoso que ha sido el héroe de todas las epopeyas y el cristo de todos los calvarios sabe sufrir con resignación estoica toda clase de vejaciones y toda suerte de atropellos, sin articular una sola palabra de protesta; pero cuando despierta de su sopor vibrante en ira santa, con coraje recuerda que en sus venas de titán circula la rebelde sangre de los Cuauhtémoc y los Juárez y sabe como ayer y como hoy y como mañana y como siempre, reinvidicar sus inalienables derechos con el golpe vigoroso de su brazo y con el sacrificio heroico de su sangre"
29.

  • 30 Comunicado de Louis Magar, representante de la Compañía del Boleo, al Secretario de Estado y Encarg (...)
  • 31 Ibid.

34El candente mensaje fue recibido inicialmente con asombro y sorpresa por parte de la ciudadanía que estaba presente en el acto. Al terminar Gallegos su alocución, produjo un efecto de alto voltaje; muchos obreros convirtieron la fiesta en manifestación callejera. A su paso, se apoderaron de todas las banderas francesas que se encontraban junto a las mexicanas adornando las calles de la población, desprendiéndolas del lugar donde se encontraban las pisotearon y destruyeron30. Pasadas las fiestas patrias, los ánimos continuaron muy excitados. Otro hecho, más grave aún que el anterior sucedió en el Hotel Francés, sitio exclusivo para los altos directivos, cuando un obrero con pistola en mano, después de insultar a la concurrencia que en ese momento cenaba, hirió de muerte a un empleado francés de nombre George Thiriot. La noticia de tal crimen "fue acogida en el pueblo por nutridos mueras a los franceses y no faltaron algunos cachanías que manifestaron a grito abierto su pesar de que no haya habido más de una víctima entre el elemento extranjero"31.

  • 32 Ibid.

35Ante tales acontecimientos la empresa francesa dirigió una enérgica protesta ante la Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo. En su comunicado, firmado por Louis Magar, -su representante ante las autoridades federales- pedían protección pues consideraban una seria amenaza el alebrestamiento obrero. En su argumentación alertaban sobre el riesgo de cerrar los trabajos mineros. Asimismo, hacían énfasis en la anemia financiera de la empresa; la crisis de esos años arrojó un déficit superior a los dos millones de francos. Señalaban además, con cierto ánimo de chantaje, que en caso de paralizarse las labores dejarían a los obreros y sus familiares abandonados en un sitio desértico. De esta situación a punto de explotar, responsabilizaba la empresa al controvertido Plutarco Gallegos a quien calificaba de agitador sin escrúpulos ni conciencia y persona ajena al mineral32.

  • 33 Informe rendido por el Lic. Plutarco Gallegos a la Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo, con (...)

36No podía tener mejor pretexto Plutarco Gallegos que verse directamente acusado de promotor de los disturbios y bastante molesto por el epíteto de agitador y sin pedir la revancha, rindió un informe muy completo, verdadera fotografía de las condiciones materiales en que vivían los obreros. En el principio de su documento señaló: "La Compañía de que me ocupo con sus exiguos salarios, que no le alcanzan al obrero ni para subvenir a sus necesidades más inmediatas y apremiantes; con los contratos de trabajo que celebra con menoscabo y mengua de la libertad individual; con las habitaciones no sólo indecorosas, sino insalubres que proporciona a los trabajadores y con el humillante tratamiento que les da, tratamiento que solo se equipara al que los encomendadores de épocas pretéritas les daban a los indios; la compañía con estos procedimientos, repito, ha instituido en Santa Rosalía un estado de cosas que es a todas luces atentatorio y subversivo de todo orden jurídico social33.

37En opinión de Gallegos, los trabajadores contratados en El Boleo, a causa de la ubicación geográfica del mineral se encontraban en un callejón cuya única salida era aceptar el leonino contrato mediante el cual, la empresa sólo se comprometía a sacarlos de la península hasta después de transcurrido un año. Un aspecto deprimente eran las condiciones de higiene y habitación. A este respecto señaló: "La circunstancia de que la Compañía, a pesar de seis lustros de exención de impuestos, no haya hecho el drenaje en Santa Rosalía, pone al mineral en desastrosas condiciones de salubridad, pues las letrinas de las casas se forman con los recipientes de hoja de lata en pientes en las distintas habitaciones y la fermentación de las materias fecales que contienen, principalmente en épocas de calor, producen en la población un ambiente de fetidez insoportable y propicio, como acontece actualmente, para el desarrollo de toda clase de enfermedades como la tifoidea y el tifo. Y si a todo le agregamos la respiración de los gases deletéreos que despide la chimenea de la fundición del cobre, propicia para el desarrollo de las enfermedades de las vías respiratorias, hay datos suficientes para afirmar que aquí la higiene brilla por su ausencia".

  • 34 Ibidem.

38El punto más tangible de las limitaciones estaba en el espacio donde cotidianamente se reproducía la fuerza de trabajo: "Las habitaciones -escribió- son sumamente reducidas e incómodas y para formarse una idea, diré: que son departamentos de madera de la longitud de una manzana y divididos en habitaciones pequeñas que se asemejan a los anaqueles de un armario, econtrándose hacinados en cada una de ellas todos los miembros integrantes de una familia y en el mismo sitio en que se encuentran la letrina, el comercio, la cocina y la recámara. En los grupos de Providencia, Santa Marta y Purgatorio, las habitaciones son mas reducidas todavía, y ni estas ni en las de Santa Rosalía, hay alumbrado eléctrico"34.

  • 35 Ibid.

39El asunto que le caló más hondo a Gallegos fue la indiferencia de las autoridades del trabajo. Como juez pintó su rayita respecto del inspector laboral. Fue duro contra éste, a quien acusó de "haberse constituido en maniquí de la negociación, a la que se ha entregado en cuerpo y alma; inspector que en casi todas las controversias que se suscitan entre el capital y el trabajo; siempre se le ve de parte de aquél, por lo que la opinión pública de aquí lo acusa de cohecho... Y a propósito de inspectores, aquí se cuenta la anecdótica historia de uno que llegó muy enérgico y mal impresionado del Boleo contra el que echaba rayos y centellas. Pero sucedió que al día siguiente en la fresca mañana -tal vez una de las pocas que aquí suele llover- y en la cual se entrevistó con el Sr. Director en sus oficinas, cambió completamente de parecer y sin tomarse la molestia de inspeccionar, firmó su informe en las propias oficinas y se devolvió en el mismo barco, no sin haber recibido tan efusivo y fuerte apretón de manos del Director que este le CALENTO, casi le quemó la diestra"35.

  • 36 Telegrama enviado por el Gobernador A. Arriola H. al Oficial Mayor de la Secretaría de Industria y (...)

40Este tipo de visiones embonaban con la actitud política de los trabajadores. A mediados de este año, que marcó un hito en la vida del lugar, un pequeño número de obreros intentaron un movimiento de huelga. La acción realizada en los primeros días de julio fracasó pues no se logró el apoyo generalizado de los trabajadores. A los promotores del movimiento se les separó de su trabajo y fueron embarcados rumbo al puerto de Guaymas36. Todos estos hechos fueron por un lado, la secuela de la crisis de los años veinte y por otro, representaron una nueva situación en donde debían coexistir la postura empresarial que reclama mayor eficiencia productiva y la posición de los trabajadores que exigen mejor trato. En relación a esto, los últimos se encontraban en el preludio de un proceso que derivó en los últimos meses de 1923 en la conformación de su estructura sindical.

  • 37 Protocolización del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía. Santa Rosalía, B.C. a 20 de enero de 19 (...)

41En efecto, el 23 de octubre de 1923, en la frontera otoño-invierno, un ciento de trabajadores bolerianos dieron el importante paso de construir el GRAN SINDICATO OBRERO DE SANTA ROSALIA. Primera organización sindical de los mineros en el noroeste del país. Ahí en pleno corazón del poblado, en la calle 6 número 21, habitación de uno de los dirigentes, instalaron sus oficinas, colindando con la populosa calle ancha, muy cerca del mercado, el teatro y la panadería. En Mulegé, el 5 de enero de 1924 fue protocolizada su existencia37. Es muy probable que la mano de Plutarco Gallegos estuviera presente. Su labor, como se ha demostrado, rebasó los de juez de primera instancia convirtiéndose en un asesor intelectual de los obreros cachanías.

42Una nueva época comenzó para los mineros y obreros de Santa Rosalía. Muchos de ellos, contaban con una experiencia laboral superior a los diez años, por lo tanto, eran testigos y protagonistas de las últimas tres décadas de trabajo ininterrumpido. Para la empresa también se inició un tiempo inédito; la formación del sindicato le cercenó el tutelaje sobre sus empleados. Ahora, las circunstancias le obligaban a tratar los asuntos relacionados con la fuerza de trabajo de manera colectiva. Las relaciones empresa-sindicato no resultaron fáciles, al contrario fueron sumamente complejas en los primeros meses. La empresa añoraba las relaciones dóciles del mutualiron fáciles, al contrario fueron sumamente complejas en los primeros meses. La empresa añoraba las relaciones dóciles del mutualismo. Los obreros, con una buena dósis de coraje festinaban el poder frenar los desplantes autoritarios de los directivos, traducidos casi siempre en despidos individuales según fuera el caso.

43PERSONAL DEL "GRAN SINDICATO OBRERODE SANTA ROSALIA" QUE INTEGRA EL COMITE EJECUTIVO

44SECRETARIO GENERAL ..........JOSE MARIA ARMENTA

45SECRETARIO DEL INTERIOR ............ L. SOLIS GARCIA

46SECRETARIO DEL EXTERIOR .. MELESIO BETANCOURT

47SECRETARIO TESORERO.... ALEJANDRO M. ARMENTA

48Santa Rosalía, B.C. 6 de diciembre de 1924, AGN
Departamento del Trabajo. Caja 177, Exp. 1. f. 6.

49La agenda del GRAN SINDICATO OBRERO DE SANTA ROSALIA estaba cargada de diversos asuntos de índole laboral y social. La primera batalla fue contra la actitud obstaculizadora de la propia empresa pues a pesar de la formalidad con que se constituyó el sindicato, en los hechos se pretendió desconocer su existencia. El primer punto en discordia fue el rechazo a la solicitud sindical de un local propio para efectuar sus reuniones. A la negativa empresarial, los trabajadores, en una sesión verificada el 18 de enero de 1924, acordaron responder en tono enérgico, cuidando dejar claro que se trataba de una relación obligada y legítima entre patrones y obreros. En pocas palabras, no estaban dispuestos a dar marcha atrás; la empresa debería reconocer que los asuntos de política laboral se tratarían con la institución de reciente creación. El comunicado obrero habla por si solo:

  • 38 Carta enviada por el GRAN SINDICATO DE SANTA ROSALIA B.C. al Director de la Compañía del Boleo. 18 (...)

"Interpretando el sentir de esta respetable institución obrera, tenemos la honra de manifestarle: que el documento de referencia será conservado en nuestro archivo como una verdadera reliquia histórica que justifirador de las Rusias ahogaba todas las demandas de libertad y de justicia.
Si nuevamente insistimos en nuestra petición. Señor Director, es porque la Compañía del Boleo, además de ser la única que posee bienes raíces en esta localidad, está obligada a proporcionarnos local para nuestras oficinas, pues viviendo como vivimos actualmente bajo el régimen de libertad y no de la Dictadura de antaño, la Negación que representa debe dar toda clase de comodidades al obrero no solo en la forma de casas para habitaciones, sino también para Escuelas, Casinos, Teatros, Centros de reunión y todo lo que tienda a satisfacer sus justos anhelos de libertad, de progreso, moralidad, civilización y bienestar; y tan reconocen ustedes ese derecho, que han proporcionado locales a otras Asociaciones de índole diversa; y para nosotros parece que hay cierto ambiente de obstrucción y como que el Sindicato les estorba y tal parece, que tienen la errónea creencia de que, al negarle casa, se logra detener su formalidad, empuje y desarrollo, el que seguirá adelante siempre, sin que nada ni nadie lo detenga, porque encarna los más sagrados intereses de la clase desvalida, de la clase proletaria.
Ante lo anterior, tenemos el encargo de comunicarle: que este Sindicato está resuelto, por todos los medios lícitos que se hallen a su alcance y al amparo de la Constitución de 1917, y a costa de cualquier sacrificio, a procurar que se respete su dignidad y su decoro; pues dicha institución desea pedir y obtener de esa Compañía, de una manera digna, todos los beneficios a que tiene derecho; pues ella no desempeñará jamás el bochornoso y triste papel de ciertas gentes que de la Compañía sacan ventajas, por medio de actos humillantes y serviles.
En nombre de la armonía que debe existir entre patrones y obreros, armonía que procuraremos buscar siempre, esperamos que atenderá nuestra petición en el sentido de que se nos proporcione el local que deseamos, en la inteligencia de que, en caso de otra contestación negativa, publicaremos esta comunicación y la de ustedes en la prensa de mayor circulación y se harán del conocimiento de todas las agrupaciones similares de la República, para que éstas se den cuenta de las injusticias de que seguimos siendo víctimas; todo esto sin perjuicios de elevar quejas ante quien corresponda"
38.

  • 39 Carta que envía Louis Magar, representante de la Compañía del Boleo al Secretario de Industria, Com (...)

50No tuvo efecto inmediato el comunicado, la empresa mantuvo una posición intransigente. Al parecer, pretendía probar la fuerza real del sindicato pues en ese momento una décima parte de la población obrera se encontraba afiliada. También ponía a prueba los años de fidelidad de parte del gobierno territorial. Además, nuevamente se escudaba en la situación crítica a causa de no mejorar el precio del cobre en el mercado mundial. Igualmente señalaba que a pesar de las dificultades regionales para obtener productos alimenticios, éstos, aún conseguidos a un alto costo en Sonora y Sinaloa, los mantenían inalterados. Curiosamente no ocultaban su preferencia por el mutualismo; a la Progreso y a la Morelos, a ambas sociedades, les construían edificios propios. El sindicato olía mal, era la causa de haber generado un ambiente social contra la empresa y los extranjeros; a los ojos de la empresa el sindicalismo de reciente cuño era asunto de pocos e idea de agitadores que fomentaban la anarquía y el desorden39.

51Un asunto de interés público, que tomó el sindicato en sus manos fue la lucha contra los gases emanados de la nueva chimenea. En 1922, un cambio en la fundición que incorporó el sistema de "convertidoras", en donde se vaciaba las matas para obtener cobre, dio lugar a serios problemas de contaminación pues, de noviembre a marzo de cada año, los vientos dominantes del noroeste hacían que el humo se encajonara en la zona de habitación obrera. Eran cinco meses con garganta sabor a cobre y enfermedades respiratorias. Como maldición los gases llegaban por la tarde penetrando todos los rincones y molestando el ritual colectivo de la tasa de café y el pan de dulce, que cotidianamente se acostumbraba tomar en el mineral entre las tres y cuatro. Una nube azulosa y densa invadía el poblado opacando el humo del café tostado y provocando una ruidosa tos pública, a muchas personas el paliacate o la pañoleta en la nariz le servía de paliativo.

  • 40 Transcripción del informe del delegado sanitario en Santa Rosalía sobre quejas en contra de la Comp (...)

52Para combatir este nuevo problema hubo concenso entre obreros, empleados y comerciantes en exponer la queja ante el presidente Alvaro Obregón. Este, ordenó una investigación que no repercutió en la empresa debido a la intervención del delegado sanitario cuyo dictamen le salvó de toda culpa pues, consideró al humo como un mal pasajero; en su opinión el verdadero problema estaba en el alcoholismo de los obreros y en la ignorancia de las mujeres que no cuidaban la higiene en el preparado de los alimentos40.

53La negativa de la empresa de facilitar un local y la poca disposición a resolver un problema de salud pública no debilitaron al sindicato, por el contrario, le sirvieron de fogueo y al mismo tiempo ganó ante la comunidad minera la suficiente autoridad moral para enfrentar acontecimientos futuros. Para ese tiempo eran pocos los mineros que no estaban afiliados. Al concluir un año de labores, en la navidad de 1924, el GRAN SINDICATO OBRERO DE SANTA ROSALIA puso en manos del gobernador un primer pliego de peticiones. Con este documento las relaciones con la empresa se vuelven sumamente tensas, pues se le obligaba a atender asuntos relacionados directamente con la fuerza de trabajo. La importancia económica y tributaria de Santa Rosalía en la región era tal, que obligaba a las autoridades a un cuidado excesivo, debido a ello, el gobernador del Distrito L. Abitia se vio obligado a visitar el mineral para conciliar los intereses de los obreros con los de la empresa. En la parte final del citado documento -que enseguida transcribo- se nota una posición inflexible, sin vacilaciones, que exige tanto de las autoridades como de la empresa, un inmediato cumplimiento.

  • 41 Pliego de Peticiones del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía, enviado al gobernador L. Abitia pa (...)

"C. Gobernador, apelando a su excelente juicio de justicia que le caracteriza por el cual ha dejado ver con palpables muestras de amor al proletariado, y por acuerdo de este GRAN SINDICATO OBRERO DE SANTA ROSALIA, que es la única representación laborante de este lugar, pedimos a usted trate con la Compañía del Boleo, de una manera decidida e irrevocable que: PRIMERO.- El jornal mínimo del obrero sea de cuatro pesos ($4.00) diarios, total que arroja el presupuesto inserto, aumentando ahí la renta de casa, por ser de notoria necesidad del obrero. SEGUNDO.- Que por ende resulta una reforma completa de los contratos del trabajo que la Compañía tiene establecidos. TERCERO.-Que la Compañía del Boleo no siga aumentando sus artículos de primera necesidad como lo está efectuando y como lo acostumbra cuando por ventura consigue el obrero un aumento. Por el empeño C. Gobernador que usted tome en este asunto de carácter puramente obrerista, tan de vital importancia, puesto que el éxito será un gran alivio para el proletariado de esta región, le hacemos presente a usted nuestros agradecimientos y de antemano le damos las más repetidas gracias. UNION, TRABAJO Y LIBERTAD41.

  • 42 Ibidem.

54La respuesta del Gobernador llegó una semana después de que los obreros le solicitaron su intervención. En lo general denota bastante interés por los asuntos obreristas, incluso anexó otros, como el considerar indebido el cobro de las lámparas que se usaban para entrar a las minas. También consideró injusta la práctica de la Compañía del Boleo, de cambiar a los obreros de departamento sin su consentimiento, con objeto de reducirles el salario. Sin embargo, dejó en la total ambigüedad el punto central de la demanda obrera es decir, la solicitud de establecer un salario mínimo de cuatro pesos. En opinión del Gobernador el cálculo del consumo diario hecho por los obreros era simplemente exagerado42.

CALCULO DEL COSTO DE LA VIDA DE UNA FAMILIA DE 4 MIEMBROS EN SANTA ROSALIA, BAJA CALIFORNIA, SIN HACER MENCION DEL VESTIDO, RENTA DE LA CASA TOILET Y ESPARCIMIENTO HONESTO DE LA FAMILIA.

CALCULO DEL COSTO DE LA VIDA DE UNA FAMILIA DE 4 MIEMBROS EN SANTA ROSALIA, BAJA CALIFORNIA, SIN HACER MENCION DEL VESTIDO, RENTA DE LA CASA TOILET Y ESPARCIMIENTO HONESTO DE LA FAMILIA.
  • 43 Reporte que rinde el Jefe de la Sección estadística de la Secretaría de Industria, Comercio y Traba (...)

55NOTAS IMPORTANTES:
1a.- La familia TIPO en la República, que se obtuvo a base de una encuesta cuidadosa, es de CINCO MIEMBROS, en consecuencia no es exagerado el número de miembros de la familia considerado por los obreros.
2a.- El anterior cálculo, como ya se dijo, comprende solamente lo relativo a alimentación, sin tomar en cuenta los gastos diarios indispensables correspondientes a
VESTIDO de la familia, RENTA de casas, TOILET (corte de pelo y baño), y valor de ESPARCIMIENTO HONESTO de la familia.
3a.- La negociación se hizo, en el cálculo anterior de ALIMENTACION, comisiones de trasdendencia en artículos de importancia
43.

56A pesar de ser invierno, el ambiente se puso caliente y no se trataba de ningún fenómeno natural, simplemente que a la empresa francesa, al igual que a su chimenea, le empezaron a bajar los humos. No eran los vientos del noroeste pero si las ráfagas de las peticiones obreras. Además, las demandas se acompañaban de un clima político en donde el Gobierno mostraba cierta tendencia obrerista. Esto último preocupó sobremanera a la Compañía del Boleo, en el pasado inmediato las grandes autoridades del territorio y de la federación se habían comportado como sus súbditos y, por añadidura en la coyuntura de los años veinte, la ideología revolucionaria buscaba hacer más cordiales las relaciones entre el capital y el trabajo. Es por ello, que la Compañía preparó una amplia defensa cuyo objetivo era contrarrestar el punto de vista de los trabajadores acerca de la situación social y económica del mineral. Enseguida presento los párrafos más importantes de la argumentación esgrimida por la empresa.

INFORMACION DE LA COMPAÑIA DEL BOLEO
Los Contratos de enganche (A) que han sido sometidos en varias ocasiones a la aprobación de la Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo, están firmados por todos los operarios mineros.
En la primera línea de dicho contrato, la Compañía fija el salario mínimo a $2.50 por jornada de 8 horas de trabajo e indica muy claramente las condiciones del trabajo a destajo. Además la Compañía se obliga a pagar todos los operarios que trabajan todos los días del mes, con excepción de los domingos y días festivos, un premio de ASIDUIDAD de $0.25 por cada día de trabajo. El salario de $2.75 está en consecuencia al alcance de todos los obreros asiduos al trabajo. A estos premios de Asiduidad pueden agregarse los premios llamados de ANTIGUEDAD que la Compañía también se obliga a pagar bajo ciertas condiciones y que representan el 8% y el 15% del salario ganado.
El trabajo a destajo, fue instituido por esta Compañía con acuerdo de la Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo. Departamento de Minas, Comisión Técnica.- Oficio No. 8578 de 6 de mayo de 1918; habiendo considerado los Inspectores CC. Ing. Leopoldo López, Jefe del Departamento de Minas y Luis Espinoza Jefe de la Comisión Técnica del mismo Departamento, que el sistema de raya era retardatriz y de pésimos resultados para ambas partes: empresario y obreros.
Con respecto a la queja que le presentan relativa al descuento de $7.50 que esta Compañía hace el operario que llega por primera vez, es en todo justificada. En efecto, a todos los operarios que vienen enganchados de afuera y que no tienen recurso alguno, es de regla darles anticipadamente un diario para alimentos que no es nunca inferior a $1.50 y un adelanto que es variable según la condición de familia del interesado para comprar ropa y material de cocina, y a todos los que no la traen, una lámpara de minero con carburo de un valor de $3.00.
Nunca se cobra al operario ni el valor de la lámpara, ni la renta de la casa ($3.00) ni los demás anticipos sino después de un mes de trabajo y cuando tienen los alcances suficientes; pues muchas veces esos operarios que vienen de afuera están en un tal estado de pobreza que la Compañía se ve en la obligación de proporcionarles gratuitamente ropa y alimento.
Como prueba más palpable de que los operarios que vienen de aquellas lejanas tierras Mazatlán, El Rosario o La Paz, no sufren padecimientos formulados por el Sindicato Obrero de Santa Rosalía, sino que gozan de una vida relativamente cómoda es que, sobre 2220 operarios presentes en este mineral al lo. de enero de 1925 hay:
835 de más de 10 años de presencia.
309 de 5 a 10 años de presencia.
262 de 2 a 5 años de presencia.
297 de 1 a 2 años de presencia.
229 de menos de 1 año de presencia.288 inscritos por primera vez.
2220
Y que aparte de los 288 operarios inscritos por primera vez, todos los demás han venido a buscar trabajo en este mineral 1,2,3,4,5 y hasta 6 veces.
Ahora, tocante a los operarios que trabajan en la huerta de San Bruno, manifestamos que es completamente falsa la insinuación que hace el Sindicato cuando dice que "Con motivo de que dichos operarios una vez sindicalizados reclamaban la jornada de ocho horas como lo estatuye la Constitución Política Nacional, la supradicha compañía del Boleo, optó por pagarles un peso cincuenta centavos siendo su sueldo anterior dos pesos".
La verdad es que anteriormente a 1917, todos los obreros de campo trabajan de 10 a 12 horas diarias y la Compañía les pagaba entonces $2.00 diarios. Cuando la Compañía quiso implantar la jornada de 8 horas con un salario proporcional, todos esos trabajadores, pretextando justamente que el trabajo que desempeñaban no era igual al que se hace en las minas o en los talleres, prefirieron continuar a trabajar 10 horas y disfrutar de sus dos pesos de salario. Dicho arreglo aceptado de común acuerdo siguió en vigor hasta el mes de agosto de 1921, fecha en que esta Dirección, como lo podemos demostrar por las hojas de aquella época, estuvo en la obligación de reglamentar el trabajo de las huertas de San Bruno y de San Marcos fijando los siguientes salarios por 8 horas de trabajo:

  • 44 Información documental que envía la Compañía del Boleo, al Gobernador del Distrito Sur de la Baja C (...)

Regardores…………………………………… $ 1.50
Peones……………………………………………1.50
Limpiadores………………………………………1.50
Caballerango……………………………………..1.75
Carpintero………………………………………..2.25
Garreros………………………………………….1.75

Dichos salarios son los que todavía
se estan aplicando, siendo solamente unos 10 o 12 ancianos o muchachos que prestan sus servicios mediante un salario de $1.50 pudiendo además los mismos operarios trabajar a contrato y ganar mucho más como efectivamente lo hacen -Podrá Usted C. Gobernador cerciorarse de lo que adelantamos, con la hoja de pago del mes de diciembre del Servicio de Terrenos (anexo), que le adjuntamos en el presente informe. El término medio del jornal de 8 horas en los trabajos de campo ha sido para el año 1924 de $2.14.44

57A estas alturas, primer mes de 1925, el GRAN SINDICATO OBRERO DE SANTA ROSALIA estrenaba a su tercer Comité Ejecutivo encabezado por Ramón C. Hernández. El cambio de mesa directiva lo votaron en sesión ordinaria verificada el 25 de diciembre del años anterior. Este Comité heredó una situación que cada día se tornaba más difícil porque la empresa se negaba a llegar a un arreglo sobre cuatro demandas claves, es más, las negociaciones en un principio no fueron directas, se hacían trianguladas entre sindicato-gobierno-empresa y viceversa. Los puntos no negociables para el sindicato eran:

58Lograr el reconocimiento de un salario mínimo de cuatro pesos. Cono se recordará los salarios bajaron durante la crisis. Era, si lo comparamos con el año de 1921, momento en que tocó fondo la crisis al desplomarse el precio de la libra de cobre que cayó de 17.45 a 12.05 centavos de dólar, el repunte de la economía lo cual se expresaba en una ligera mejoría del precio de la libra de cobre. Al comenzar 1925 el nuevo precio de la libra era de 14.39 centavos de dólar. Por su parte los obreros habían mantenido el ritmo de producción de siete mil toneladas anuales en los últimos tres años. Cabe mencionar que en ese tiempo la empresa ocupaba 2,570 trabajadores, es decir, una fuerza de trabajo reducida en mil gentes. En base a ello los obreros sostenían el derecho a solicitar mejor salario. Exigían también que a los rancheros ocupados en la huerta de San Marcos y San Bruno se les considerara una jornada de ocho horas pagadas a dos pesos cincuenta centavos por día.

  • 45 Carta que envía la Compañía del Boleo al Gobernador del Distrito Sur de la Baja California. Santa R (...)

59Las otras dos demandas se relacionaban con la vivienda y la salud. En relación a la vivienda solicitaban mayor espacio e instalación de alumbrado eléctrico. Consideraban una doble ofensa que un pueblo, ejemplo latinoamericano por su moderna y potente planta de luz y el mayor productor de cobre del país, materia prima en Europa y Estados Unidos que servía de conductor del fluido eléctrico, alumbrara su casa con la misma lámpara de carburo que usaban en la mina. Un punto que causaba ardor e indignación era la ausencia de drenaje. En esta carencia se localizaba la fuente de fetidez y de los males gastrointestinales que causaban estragos en la salud pública. La atención de la empresa a esta dificultad era mínima, se concretaba a cubrir los veinte mil pesos anuales, que era el costo del servicio proporcionado por las carretas recolectoras de excremento. Desde el principio de los años veinte, cuando empezó a generalizarse la inconformidad, los directivos franceses reconocían "plenamente la deficiencia del servicio de excusado y prometía consultar con un especialista en cuestiones de drenaje la manera de resolver satisfactoriamente el problema de Santa Rosalía"45.

60"GRAN SINDICATO OBRERO DE SANTA ROSALIA" INTEGRACION DE NUEVA MESA DIRECTIVA.

61Secretario General………………. Ramón C. Hernández.
Secretario del Interior………………………… Juan Zavala.
Secretario del Exterior……………………….Damaso Juárez.
Secretario Tesorero………………………….Ramón Armenta.

62Santa Rosalía, B.C. a 10 de enero de 1925. AHPLM.
Industria y Comercio, V. 854, Exp. 61, f. 2.

3.- La Huelga de 1925.

63Entre octubre d e 1923 y marzo de 1925, se consumieron dieciocho meses de constante actividad sindical sin lograr solucionar añejos y nuevos problemas.

64No obstante, el saldo positivo de esta primera etapa fue la existencia de un proletariado mejor organizado, con más tacto y conocimiento para desenvolverse en el gelatinoso ambiente de la política. La empresa también obtuvo su cuota de aprendizaje, al menos mostró que su estrategia de dilatar y discutir en exceso los asuntos relacionados con la mano de obra le dabart un efímero triunfo. La agresividad sindical y la intransigencia empresarial configuraron un verdadero escenario de batalla. Dos fantasmas recorrían el pueblo al entrar la primavera de 1925: el cierre por parte de la Compañía del Boleo, y la huelga de parte del GRAN SINDICATO OBRERO DE SANTA ROSALIA.

  • 46 Telegrama enviado por Pedro Roa, Inspector del Trabajo en Santa Rosalía al Jefe del Departamento de (...)

65Este último realizó varias marchas y mitines preparando a sus agremiados para el combate46. En marzo de ese año sin la diplomacia del intermediarismo oficial, entregó al Director de la empresa lo que puede considerarse el primer proyecto de contrato colectivo. El documento condensaba las aspiraciones de los trabajadores para contar con mejores condiciones de trabajo y de vida y en cierta forma era un emplazamiento de huelga.

66Por su importancia histórica a continuación transcribo íntegro el documento:

"Al Sr. Director de la Compañía del Boleo".
Presente.
La matriz de este GRAN SINDICATO OBRERO DE SANTA ROSALIA, legalmente constituido según protocolización de fecha 23 de enero de 1924 que consta en la Notaría Pública adscrita al Juzgado de Primera Instancia de este Partido Judicial, y reconocido por el Gobierno Federal como la única representación de la clase trabajadora de este lugar, y en vista de las irregularidades que desde antaño viene cometiendo la Compañía del Boleo con la misma clase productora, y por ende violando los preceptos Constitucionales que amparan al mismo obrero, ha decidido con aprobación de las Sucursales números 1, 2 y 3, así como las secciones 1 y 2 que existen en los Campos Minero Agrícolas de Purgatorio, Santa Martha, Providencia. El yeso y San Bruno respectivamente, elevar el presente pliego de peticiones, por el digno conducto de usted. a la mencionada negociación minera a fin de poner coto a las mencionadas anomalías y mirando siempre en todo por los trabajadores en general.
Para fundar más nuestro pedimento hacemos los siguientes considerandos de hecho y de derecho:
PRIMERO: Que desde que la Compañía del Boleo se radicó en este lugar ha sido la única dueña tanto de las explotaciones de las minas como de gran extensión de terreno superficial y desde esa fecha la dicha negociación ha sido dueña absoluta no sólo de lo que dejamos asentado, sino de los cientos operarios que han estabo bajo su dirección, así como de toda clase de explotación comercial. Con el transcurso de los años y las evoluciones subsecuentes de la Compañía ha llegado, con autorización de la Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo, a fijar un sueldo mínimo de $2.50; pero en aquella época los precios de los artículos de primera necesidad que se expenden en las únicas tiendas de donde se provenía el Obrero tenía un precio notablemente más bajo que el de hoy... En consecuencia, puede disculparse la aprobación que hizo del sueldo mínimo la Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo; pero en la actualidad, sólo la Compañía del Boleo ha podido aumentar los precios de dichos artículos indispensables para el sostenimiento del operario.
SEGUNDO: Que la dicha negociación ha cumplido todo lo que Leyes, reglamentos y disposiciones mandan; pero todo lo que concierne en bien de su propia producción. Efectivamente, la disposición de la Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo de acuerdo con Gobernación y quizá por indicación de la misma Compañía del Boleo, aprobó la implantación del sueldo mínimo de dos pesos cincuenta centavos, lo que ha acatado la Compañía del Boleo, pudiendo solamente aumentar los precios de los artículos de primera necesidad y aún mucho más: la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 123, fracción XIV, dispone que todo el operario que sufra un accidente o que se enferme por causa del mismo trabajo, sea indemnizado según el caso y las circunstancias. El operario 1159 Posilippo Ludevico que se golpeó en el trabajo y que duró cuarenta y seis días incapacitado para trabajar a consecuencia del mismo golpe, entonces fue olvidado el precepto legal; el operario Zacarías Flores fué golpeado por el mayordomo Juan Walk y su indemnización fue despido del trabajo. La misma Carta Fundamental dispone que la jornada de trabajo nocturno sea de siete horas y la Empresa del Boleo ha hecho caso omiso de este otro precepto. La misma Carta Magna dice que los menores de diez y seis años tendrán como jornada seis horas de trabajo sin obligarlos a trabajos peligrosos, y ha pasado desapercibido. La fracción XLX del mismo Cuerpo de Leyes, manda que los obreros habiten casas cómodas e higiénicas, y esa comodidad en Santa Rosalía así como la higiene es sumamente insoportable. La misma Constitución Nacional dispone que por ningún motivo se deberán imponer multas, y si es verdad que la negociación no las lleva a cabo con ese carácter, también lo es por cualquier circunstancia suspenden al obrero ocho o quince días en el trabajo, lo que viene a dar el mismo resultado en virtud de que sus ganancias quedan sumamente reducidas.
TERCERO: Que la negociación minera podría alegar que los operarios, tanto mineros como de diferentes talleres, ganan en su mayor número de tres pesos para arriba; pero no puede justificar que estos salarios sean en lo general por ocho horas de trabajo, puesto que la totalidad de los obreros se esforzarán por aumentar sus salarios con horas extraordinarias y son éstas tan excesivas que hay operarios que trabajan en horas consecutivas hasta sacar cuatro, cinco, seis y hasta ocho días... Es indudable que todo obrero necesitado haga tales esfuerzos para aumentar remuneración. ¿Con qué consumidores se sostiene el comercio exterior al cual la Compañía le ha otorgado permisos limitados? Sencillamente, las tiendas del Boleo no siempre están provistas de artículos de buena calidad, en consecuencia, el trabajador se ve obligado a abrirle crédito en otras tiendas para cubrirlos el día de pago. El sistema de carteras que se ha usado en este Mineral, implantado por los dirigentes de la negociación, hoy dicen: no es obligatorio, pues sólo es un favor especial a los operarios. De no ser obligatorio forzoso, no disentimos, pero que sea un favor especial es plenamente falso dicha aclaración, puesto que al operario no se le expende en las tiendas si no tiene alcance suficiente ya ganado.
CUARTO: Los operarios que trabajan dentro de la mina continuamente se quejan de que el salario que alcanzan algunas veces, es tan reducido que llegan a ganar hasta ochenta centavos, bien está que otras veces se aumenta hasta tres pesos o tres pesos cincuenta centavos, lo que creemos enteramente anómalo en virtud de que el operario no normaliza sus energías y su avidez está en constante vilo por desconocer su alcance pecuniario.
QUINTO: Que también alegan dichos obreros que es excesivamente mucho el tiempo que desperdician en trabajar, en saber la labor en que se han de colocar y de esperar tal o cual implemento de trabajo, por la poca pericia de los capataces para distribuir el pueble en las labores. Pues hay ocasiones que pierden dos, tres o más horas sin conocer el lugar que les corresponde. Dicen los mismos operarios y lo justifican, que después de terminado su cometido, los hacen trabajar en los cuadros de frentes, de guías, de tallas, al igual que los cuadros de avance, sin ser remunerado ese tiempo, así como los cuadros de labores de tallas. También exponen que los retaques de las labores de talla y otros retaques no se les paga en absoluto. Y los mismos braceros no creen justo que el tiempo se les comience a rayar desde el momento en que están al pie de la labor, por que en ninguna negociación o ninguna empresa que no sea ésta usa tal requisito, pues donde quiera, el tiempo se comienza a pagar desde el momento en que el obrero se presenta dispuesto a desempeñar su cometido.
SEXTO: Que los interiores de la mina no guardan la debida seguridad para proteger la vida de los operarios, pues hay lugares donde apenas cabe un carro y en caso de que este se suelte y coja tal velocidad en las pendientes que no lo puedan detener, la vida del obrero queda a merced de la suerte, en virtud de los estrecho y reducido del lugar. En los talleres o sea en los servicios denominados; Fundición, Convertidora u otros, se hayan en las mismas condiciones de inseguridad de los trabajadores, pues hay lugares que la vida se haya tan peligrosa que con cualquier movimiento inseguro es bastante para caer sobre el fuego, sin tomar en consideración el gran sacrificio que hace el obrero para cumplir con su trabajo.
SEPTIMO: Que es una irregularidad lo desprovisto que se hayan de medicinas las boticas de la Compañía, habiendo ocasiones en que no es bien atendido el obrero cuando se enferma por cualquier circunstancia, por motivo de que se carece de todo lo necesario.
OCTAVO: Que en la época de civilización en que se hayan todos los pueblos, todas las ciudades y todos los minerales es notorio y excesivamente superior a la que nos encontramos en Santa Rosalía, pues en todas partes por el bien propio o por el bien común, se camina si no a la par, cuando menos se imita, y tomando en consideración que en este mineral la Compañía del Boleo es la única que domina y por lo mismo la única dueña puesto que ninguna industria ó explotación puede implantarse, es por eso que a ella es a la que debemos ocurrir para las mejoras locales, tanto para bien colectivo como para el acrecentamiento de su explotación, como son la instalación de luz eléctrica en todas las habitaciones de campos mineros y de aquí; teléfonos públicos, que una a los grupos; el drenaje del cual carecemos aún; un carro de pasajeros anexo a los trenes cuando menos para un viaje redondo diario a los grupos adyacentes; y, en fin, toda la que concierne al mejoramiento y adelanto general...
PRIMERO: Que la Compañía del Boleo eleve los salarios al mínimo de $4.00 siendo esta exigencia basada en lo más extricto de lo que dispone la fracción VI. (Art. 123) de la Constitución, en la forma siguiente: $2.56 dos pesos cincuenta y seis centavos para artículos de primera necesidad de alimentación y $1.44 un peso cuarenta y cuatro centavos para artículos de primera necesidad de ropa.
SEGUNDO: Que la Compañía del Boleo no aumente los precios de las mercancías y en tal caso debe conocer el Sindicato el costo de ellas.
TERCERO: Que las ocho horas de trabajo sean contadas desde que el operario minero se presente a la boca de la mina y las jornadas de trabajo nocturno, deberán ser de siete horas en general.
CUARTO: Que la lámpara de carburo que se emplea en el trabajo; sea por cuenta de la Compañía.
QUINTO: Que la herramienta se proporcione al pie de la labor a cada operario.
SEXTO: Que basados sobre el sueldo mínimo que es el de cuatro pesos, se paguen los demás sueldos conforme a las diversas categorías, teniendo en cuenta que: para trabajo igual corresponderá sueldo igual.
SEPTIMO: Que los cuadros de frente, de guía, de talla y los cuadros que ponen a las labores de tallas, sean pagados como corresponde, basados sobre el sueldo mínimo.
OCTAVO: Que las zapatas, trancas puntales, etc., que son mandadas poner en las labores, sean pagados también.
NOVENO: Que los retaques cualquiera que sean éstos, sean pagados convenientemente.
DECIMO: Que el trabajo a destajo, por ningún motivo debe ser remunerado con menos cantidad que la que marca el sueldo mínimo.
UNDECIMO: Que a los trabajadores a destajo se les mida solamente el espesor corrido de metal, evitando por todos los motivos que les haga falta carros vacíos, agua y la madera respectiva para los cuadros.
DUODECIMO: Que todos los cruceros sean amplios así como los tiros, niveles y chifones.
DECIMOTERCERO: Que toda clase de jornada de siete u ocho horas tenga una interminencia necesaria para que el obrero pueda alimentarse.
DECIMOCUARTO: Que el trabajo de los jóvenes mineros de diez y ocho años no sean en lugares en que no esté debidamente asegurada su salud y los menores de diez y seis años que no se les obligue a trabajar más de seis horas por jornada, ni que sean objeto de contrato.
DECIMOQUINTO: Que todos los grupos sean provistos de mas llaves de agua según el número de la población, así como de excusados en las casas y luz eléctrica dentro de las habitaciones, mediante el pago correspondiente.
DECIMOSEXTO: Que igualmente en este lugar de Santa Rosalía sea implantado el drenaje y luz eléctrica en las habitaciones.
DECIMOSEPTIMO: Que la Compañía del Boleo procure cumplir extrictamente con la fracción XII de la Constitución (Art. 123).
DECIMOCTAVO: Que toda clase de trabajos en los diferentes talleres incluso el servicio de instalaciones, estén dispuestos de tal manera que la vida y salud del obrero sean seguras, siendo remunerado con la base del salario mínimo o sea cuatro pesos y sobre ese se eleven los salarios de los obreros de otras categorías.
DECIMONOVENO: Que todo accidente de trabajo sea indemnizado de acuerdo con lo que disponga la Junta de Conciliación Central, así como que todo obrero que se enferme por circunstancias ocasionadas en el mismo trabajo sea pagado su salario íntegro o en todo caso se sujete al fallo de la Junta de Conciliación y Arbitraje.
VIGESIMO: Que toda clase de trabajo para las minas, talleres, así como marítimos que han requerido contrato sean estos reformados convenientemente.
VIGESIMOPRIMERO: Que todo obrero que durante veinte años preste sus servicios a la Compañía sea debidamente jubilado conforme al sueldo que perciba.
VIGESIMOSEGUNDO: Que los campesinos y los trabajadores de los campos como San Bruno, San Marcos, y todos los que dependan de la Compañía, considerando que su trabajo no es igual y se les proporciona más para poder sostener la vida, sean retribuidos con un salario mínimo de $2.50, gozando también de todo lo que dispone el artículo 123 en bien de los trabajadores".

67Sin mostrar visos de preocupación alguna, el Director Plouin, pensando quizá que se trataba de un memorial más, guardó el documento en la bóveda de la empresa y optó por iniciar una ofensiva intimidatoria buscando desalentar a los trabajadores. De ello dió cuenta Ramón C. Hernández, Secretario General del Sindicato, al Gobernador:

  • 47 Comunicación dirigida por el Sindicato Obrero de Santa Rosalía al Gobernador del Distrito Sur de la (...)

"Al C. Gobernador del Distrito. La Paz, Baja Cfa. "
"Con motivo de que se le presentara antier un pliego de peticiones al Sr. Director de la Compañía del Boleo, ésta ha tomado una actitud enteramente hostil en contra de los operarios mineros. Ayer en el Grupo de Purgatorio, los encargados de recoger los carros de metal o sean los capataces, desecharon 68 carros pretextando que contenían tierra, y como quiera que los mencionados braceros habían verificado el trabajo se dirigieron con el ingeniero principal reclamando sus derechos, éste con su manera despótica a que está acostumbrado tratarlos, les contestó que si no les gustaba se lanzaran a la huelga; y algunos mineros disgustados les respondieron ciertas palabras incoherentes, otros abandonaron la labor y se teme sean despedidos. Como esta actitud, señor Gobernador, es bien provocativa, para excitar los ánimos y en caso de algún disturbio poder culpar a los trabajadores, es por eso que lo hacemos de su superior conocimiento a fin de que en dado caso no haya malas interpretaciones"
47.

  • 48 Comentarios hechos al pliego de peticiones del Sindicato Obrero de Santa Rosalía por parte del Dire (...)
  • 49 Telegrama de Pedro Roa, Inspector del Trabajo dirigido al Jefe del Departamento del Trabajo, Santa (...)

68Posteriormente, cuando se percataron de la seriedad de la demanda de los trabajadores utilizaron la táctica de dudar de la legitimidad del sindicato. El 7 de abril de ese año, se preocuparon de contestar a los sindicalistas en los siguientes términos: "es falso que el Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía es la única organización de la clase laborante de este lugar, otras agrupaciones legalmente constituidas en este puerto pretenden tener la representación que ustedes reivindican y no estar conformes con el conflicto que ustedes quieren provocar. Sin querer entrar en averiguaciones con las 5 o 6 agrupaciones que existen en este mineral podemos afirmar que la mayoría de los trabajadores de esta Compañía son libres y son enemigos de las falsas noticias y de los malos procedimientos violentos que preconiza ese sindicato y prefieren conservar la armonía disponible entre patrones y obreros para llegar a un buen entendimiento y conseguir de una manera razonable y equitativa su mejoramiento social"48. Paralelamente alentaron la formación de un sindicato blanco para crear confusión entre los trabajadores y ocasionar fricción con los auténticos sindicalistas. Este asunto obligó a la intervención del inspector del trabajo y el Jefe de armas dado el clima de violencia y provocación que se generó49.

69Las elecciones para Presidente de la república que vivió el país durante 1924, resultaron, sin lugar a dudas, un catalizador en la inflexible postura sindical de esos años. Los trabajadores de Santa Rosalía, en especial los dirigentes del GRAN SINDICATO OBRERO se involucraron con pasión apoyando la candidatura de Plutarco Elias Calles. Para participar en la lid electoral registraron un club obrero de nombre "Redención". Esta organización se afilió al "Partido Democrático Sud-Californiano Pro-Calles". Es de llamar la atención que el dirigente de la campaña local a favor de Calles, es el mismo que tomó las riendas del sindicato en 1925. En efecto, Ramón C. Hernández se vió envuelto en asuntos extrasindicales; bastante movido en la política local llegó a ser Secretario del Juzgado Menor entre 1923 y 1924.

70Moverse en dos frentes le resultó complicado a Hernández, en mayo de 1924 fue cesado de la burocracia municipal. Sin embargo, su remoción deja entrever la presencia y fortaleza pública del Sindicato. Asimismo, es un antecedente muy importante de los puentes que se tendieron entre la clase obrera y el gobierno. Este caso, lejos de ser un asunto personal, ilustra los primeros intentos por cooptar a la dirigencia sindical. En los extractos de una carta, dirigida por Hernández al Presidente Calles en donde solicita su reinstalación se notan los compromisos y expectativa que generó la coyuntura electoral, sobre todo en el ascenso del sindicalismo que hemos venido describiendo.

71Veamos:

  • * Se refiere a los que apoyaron la candidatura para Presidente del general Angel Flores.
  • * * Lic. Eduardo G. Batiz, Magistrado del Tribunal de Justicia del Distrito Sur de la Baja California (...)
  • 50 Carta que envía Ramón C. Hernández al C. Gral. de Div. Don Plutarco Calles. Santa Rosalía, B.C. a 1 (...)

"Excelentísimo Señor:
Por primera vez tengo el alto honor de dirigirme a vuestra Excelencia, haciendo presente mi congratulación por el Alto Puesto que ocupaís como Primer Magistrado de la Nación; éxito, por el cual fuimos tenaces luchadores y estamos dispuestos todos los buenos mexicanos a velar por él y sostenerlo, aunque para ello tuviésemos necesidad de exponer nuestras propias vidas... una vez que os he enterado
de mi personalidad os ruego me atendáis como a un ciudadano tan solamente, vengo a pediros un átomo de justicia, la que os caracteriza, y para ello desenmascarar a los que deveras os sorprendan, a los que os protestaron lealtad y sólo llevaban una aspiración convenenciera... Señor General Calles, yo, que fui vejado, por todo ese elemento florista* que en el mes de mayo anterior se me cesó como Secretario del Juzgado Menor de este lugar por orden del Sr. Batiz** en virtud de ser contrario a nuestra política, para proteger éste el elemento que fue de la huertista y después florista, donde se nombró en mi sustitución al señor José Canett, Delegado que fue en México en representación del "Partido Cooperativista" que formó aquí Don Salvador Salorio; yo que por haber tenido el suficiente valor de encararme en contra de ellos, como reconocido callista, de convicciones firmes, que el Gobernador Arriola me quiso intimidar con arrojarme del Distrito; yo que estoy dispuesto a velar por la solidaridad del actual régimen gubernamental, por lo que tanto luché y seguiré luchando, hoy después de haber alcanzado el ideal que con tanto ahínco perseguía en unión de todos los miembros del "Club Obrero Redención", del cual tuve el honor de ser Presidente; yo actual miembro del Sindicato Obrero de Santa Rosalía, quien está dispuesto a secundarme ratificando y apoyando esta comunicación, os vengo a tocar justicia para mi y los que me ayudaron a trabajar, porque aun triunfante siempre seremos, los mismos vejados y la gloria y el triunfo, serán para nuestros enemigos de siempre"50.

72Plutarco Elias calles y Ramón C. Hernández no tuvieron oportunidad de finiquitar el asunto del juzgado. El factor tiempo, inexorable, los relacionaría de nuevo, al primero como Presidente de la República y al segundo como líder del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía en un tema de mayor envergadura: el emplazamiento de huelga contra la Compañía del Boleo. En la víspera del conflicto hubo un último llamado de los trabajadores al Presidente de la República reclamándole su apego a los intereses de la clase proletaria. El documento lo aprobaron la matriz del sindicato en Santa Rosalía y las sucursales de Purgatorio, Santa Martha y Providencia y las secciones El Yeso y San Bruno.

73En extracto decía:

  • 51 Memorándum enviado por el Sindicato Obrero de Santa Rosalía al Presidente de la República. Santa Ro (...)

"Que desde muy antaño venimos sufriendo en esta región múltiples vejaciones, que en los tiempos porfirianos cimentaron su base firmemente; que en la actualidad cuando nos hallamos en el apogeo de civilización y de redención del proletario, aún continúan en vigor por los Magnates del Cobre y su protegida clase reaccionaria, que no tiene más aspiraciones que la de su enriquecimiento personal...
Que nuestra actual situación ha sido tan villanamente sometida que no guarda analogía con el último lugar de nuestra República; pues no tan sólo somos dueños de nuestra propia voluntad, sino que nos consideramos tan lejos de nuestra querida Patria que sólo remontándonos a la época inquisitorial podría imaginarse la infinidad de sufrimientos que llevamos a cuestas;...
Que el pliego de peticiones de que hablamos, ya fue transcrito a la Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo así como al Gobierno de este Distrito; pero nuestros verdugos eternos que disponen de intelectualidades serviles los sorprendidos dirigentes de esta negociación que no esperaban nuestra viril y enérgica decisión, han elevado informaciones bastardas a nuestros inmediatos gobernantes a fin de desvirtuar y perjudicar nuestra santa obra. Al mismo tiempo han tratado de excitar con procederes ingratos a los braceros mineros con el objeto de ocasionar disturbios que redunden en perjuicio de esta Institución, negándose a pagarles lo que realmente ganan y despidiéndolos por cualquier circunstancia"
51.

  • 52 Telegrama enviado por el Secretario General del Sindicato, Ramón C. Hernández al Presidente de la R (...)

74Los trabajadores estallaron la huelga contra la empresa el 17 de abril de 1925. A las ocho de la noche, en los principales accesos a las distintas instalaciones se colocaron los inconfundibles mantos rojo y negro, señal inequívoca del desacuerdo entre el capital y el trabajo y, de que todo estaba bajo control obrero. Al incesante ruido de los motores y máquinas, lo sustituyó la algarabía encabezada por los trabajadores. En su primer comunicado el sindicato señaló: "En vista intransigencia Compañía del Boleo este Sindicato Obrero de Santa Rosalía declaró paro general en todos los trabajos. Clase Obrera espera de su Presidente, rige destinos patria, imparta ayuda moral y material"52.

75Brotó de inmediato la preocupación oficial por este anunciado conflicto. Tres motivos había en ello, en principio la situación general de la minería en México, a causa de la crisis no era del todo halagüeña. La escasez de empleo en el país, era todavía un signo ominoso. El gobierno le temía a un cierre definitivo de actividades en "El Boleo", pues se cerraría una fuente importante de empleo y recursos en una zona de poca industria como lo era entonces la Baja California. Por otra parte, estaba obligado a responder a los compromisos contraídos con las clases laborantes conforme a cierta ideología emanada de la Revolución, que hacía incapié en la justicia social y, un motivo último, que le imponía mayor tacto en el tratamiento del problema laboral, eran las relaciones con una empresa ligada al capital extranjero.

76Los riesgos de consecuencias catastróficas en el mineral dieron lugar a la caución de las partes involucradas. En ese tono de preocupación la Secretaría de Gobernación en colaboración estrecha con Industria y Comercio, tomó participación directa en el conflicto, en un telegrama dirigido al Gobernador del Distrito Sur señaló:

  • 53 Telegrama enviado por el Secretario de Gobernación al C.L. Abitia Gobernador del Distrito Sur de la (...)

"Toma nota Secretaría haber estallado huelga en Compañía Boleo y espera ese Gobierno su cargo dictará disposiciones conducentes fin evitar altérese orden. Mismo tiempo recomienda a usted manténgase al corriente servicio público como alumbrado, agua en el mineral y no suspéndase labores de bomba en las minas, fin evitar que inundación cauce daños irreparables de funestas consecuencias"53.

77Por su parte, la Compañía del Boleo, confiaba en que se trataba de un paro de corta duración. En un principio supuso que los obreros permitirían la labor en las tareas de desagüe de las minas. Además, tenían esperanza de que las tareas de contabilidad, hechas por empleados de confianza, no se interrumpirían, sobre todo, porque la huelga estalló antes del domingo 19, día programado para pagar la raya. Ni una cosa ni otra permitieron los trabajadores. Al contrario, vigilados por los soldados, tendieron un cerco para custodiar las instalaciones y establecieron las guardias pertinentes para manejar las plantas de luz y bomba de agua.

  • 54 Telegrama enviado por Louis Magar, representante de la Compañía del Boleo, a Louis N. Morones, Secr (...)

78Al cuarto día de huelga aparecieron los puntos flacos de los contendientes. La empresa con un dejo de alarma reclamó urgentemente se permitiera el trabajo de bombeo en las minas o se corría el riego de no poder reanudar su explotación una vez que se levantara el paro. En particular, le preocupaba la vida de ciento veinte muías encerradas en la mina de Providencia. Asimismo, alentaba sobre el agotamiento de víveres en la tienda de raya. Este era, en opinión de los franceses, el elemento que podía agudizar el conflicto, provocando desórdenes públicos; para evitar el problema pedían enviaran, no alimentos, sino elementos militares para proteger sus vidas54.

79Unilateralmente, sin consultar a los huelguistas, el Gobierno de la República autorizó a la Compañía que personal técnico de confianza iniciara el trabajo de bombeo en las minas. Esta medida les dio un respiro y una relativa ventaja sobre los trabajadores. Estos protestaron y apelaron al incipiente nacionalismo del régimen posrevolucionario. En sendos telegramas reclaman del gobierno una postura nacionalista, veamos:

  • 55 Telegrama enviado por Ramón C. Hernández, Secretario General del GRAN SINDICATO OBRERO DE SANTA ROS (...)

"Motivos Compañía Boleo se benefició notablemente bombeo minas, perjudicándoles labor sindicato, por amor patrio ruégale 2500 obreros exigir acceda pliego peticiones, o que BAJA CALIFORNIA sea mexicana y no de Francia... comprométense operarios reparar minas accediendo Compañía Boleo pliego peticiones o franceses por infringir 123 Constitucional devuelvan a la nación lo que pertenece a México"55.

  • 56 Telegrama enviado por Louis Magar, representante de la Compañía del Boleo al Secretario de Gobernac (...)

80Una semana después, Santa Rosalía y los grupos mineros, se habían convertido literalmente, en una olla express. La presión estaba presente en todos lados. El gobernador por instrucciones federales se vió obligado a apersonarse en el lugar y mediar directamente en el conflicto, al mismo tiempo mantenía constantemente informado al Presidente y Srio. de Gobernación de los detalles de la huelga. En la ciudad de México, Louis Magar portavoz de las crecientes preocupaciones empresariales retrasmitió el siguiente mensaje, "bombeo asegurado únicamente por ingenieros. Imposible reanudar ventilación y conservación minas. Hasta hoy ingeniero grupo Soledad impedido usar teléfono. Si luego no le dan garantías de seguridad mas eficaces estaremos obligados abandonar dicho Grupo... pues trabajos necesarios para desaguar minas no pueden hacerse con un personal tan reducido como lo es el de un ingeniero por grupo minero. Además hay obras indispensables de ademe que necesitan hacerse sin dilación"56. Debido a esta situación el Director Raoul Plouin se trasladó a la Ciudad de México a platicar en corto con las autoridades del trabajo. Buscaba ganar tiempo y decidir todo desde el centro del país.

  • 57 Telegrama enviado por El Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía al Gobernador del Distrito Sur. San (...)
  • 58 Comunicación hecha por la Secretaría de Gobernación al C. Secretario de Industria, Comercio y Traba (...)

81La debilidad técnica de la empresa se correspondía con la escasez de recursos de los trabajadores, cabe recordar que se lanzaron a la huelga dos días antes del pago. El aislamiento geográfico del mineral y el desierto agravaron la situación. En la escasez de alimentos se localizaba el talón de Aquiles de los trabajadores. Tres días antes de que cumpliera una semana el movimiento, lanzaron su primer grito de auxilio; solicitaron al Gobernador gestionara recursos para apoyar el sostenimiento de las familias57. En ese ambiente de incertidumbre para trabajadores y empresa, esta última, aflojando un poco hizo un par de ofrecimientos. Propuso, a través del Gobernador Abitia, otorgar un peso diario a cada obrero mientras los trabajos estuvieran paralizados. Además mostró disponibilidad de ajustar a tres pesos jornal de los mineros por medio de un premio aplicable a todos, eliminando los premios por asiduidad y antigüedad, impuestos en 191558.

  • 59 Mensaje enviado por Ramón C. Hernández Srio. Gral. del Sindicato Obrero de Santa Rosalía a Luis N. (...)

82Ambas propuestas pretendían socavar al sindicato enfrentándolo a la progresiva desesperación de los trabajadores. La propuesta salarial y la de eliminar premios se rechazó tajantemente. Sin embargo se aceptó recibir un peso diario por trabajador en mercancías obtenidas en las tiendas de raya de Providencia, Purgatorio, Santa Marta y La Playa; curiosamente, esta medida contribuyó a distender las relaciones y atemperó la iniciativa de algunos trabajadores y empleados que presionaban por reanudar labores. A pesar de ello, a seis días de la huelga, se mantuvo una postura inflexible respecto de la demanda salarial de cuatro pesos por jornal y sobre las demandas de condiciones de trabajo y salubridad pública59.

83A los diez días de brazos caídos, la atención externa del conflicto cobró fuerza. Rebasó las fronteras y en especial hubo de parte de Estados Unidos una observación directa; era normal esta labor de espionaje si consideramos que buena parte de lo producido en las minas y fundición del Boleo se consumía en el mercado gringo.

84El cónsul William Block de Guaymas proporcionó la siguiente información al Secretario de Estado en Washington:

  • 60 Memorándum de la Compañía del Boleo presentado a Luis N. Morones. Secretario de Industria, Comercio (...)

"Los huelguistas tienen el control de la propiedad y del pueblo. Los barcos y extranjeros que desean salir del puerto necesitan pedir permiso de los líderes. Toda la maquinaria y la actividad minera están paradas y no se permite entrar a mingún empleado de confianza a la mina. El Gobernador esta ahí con algunos soldados para evitar desórdenes.
Está de acuerdo con los huelguistas. Los trabajadores demandan mejores condiciones de salud, más salarios, mejores viviendas y energía eléctrica. Se reportó malas condiciones de salud, y casas inhabitables. El aumento de salario es una demanda exorbitante. El gerente general salió el 23 de éste a la ciudad de México para establecer pláticas con el Gobierno y la Embajada Francesa
60.

  • 61 Memorándum de la Compañía del Boleo presentado a Luis N. Morones. Secretario de Industria y Comerci (...)

85El 30 de abril, cuando la situación empezó a mostrar visos de insostenible, la Compañía del Boleo formuló por escrito un segundo ofrecimiento salarial a los trabajadores. En la exposición de motivos que acompañó la propuesta se denota exasperación. Desde el punto de vista empresarial, el orden se mantuvo en Santa Rosalía, gracias al subsidio de un peso otorgado a los obreros. Al mismo tiempo plañideramente se lamentaba de su anemia financiera de los últimos años, la cual no permitió dividendos a los accionistas, reportando una pérdida de trescientos mil pesos en el año anterior (1924). Agregaba que el mayor agravante, en ese momento, era el agotamiento de los artículos de primera necesidad pues la imposibilidad de conseguirlos traería funestas consecuencias. Consideraba que de no reanudarse las labores en 48 horas, el daño a las minas sería irreparable y la situación social del poblado quedaría a la deriva61.

  • 62 Ibidem.

86Sobre esa base y a través de Luis N. Morones, propuso a los trabajadores: 1) "Realizando un gran esfuerzo se aumentará el sueldo mínimo de los mineros en veinticinco centavos diarios, resultando así un jornal mínimo de dos pesos setenta y cinco centavos por día de ocho horas; suprimiéndose todas las primas de asiduidad y de antigüedad. 2) Dar un sobresueldo de veinticinco centavos diarios a los obreros mineros por cada día de trabajo, siempre que hayan trabajado todos y cada uno de los día hábiles del mes... Para la aplicación de esa gratificación hay que tener presente que en ningún caso un operario podrá hacerse acreedor a la mencionada gratificación tratando de completar el número de días hábiles del mes como horas suplementarias o con trabajos los domingos y días festivos. 3) No se podrá emplear ya en los trabajos al mismos número de operarios que se empleaba al estallar la huelga"... en el caso de minas la reducción no será menor de un veinticinco por ciento"62.

87Esto último representó una velada amenaza a los trabajadores. A estos no les agradó que la empresa invocara el fantasma del desempleo. Tampoco les gustó que Industria, Comercio y Trabajo, pactara, por debajo del agua, a nombre de los obreros compromisos extraordinarios como el ofrecer una cuota mayor de rendimiento por jornada. No se les podía engañar fácilmente, una reducción de la fuerza de trabajo significaba que los trabajadores que conservaran el empleo estaban obligados a producir más. Debido a ello, la negativa a pactar en estas condiciones fue unánime. Esto obligó a que el Sr. Morones Secretario de Industria, Comercio y Trabajo, en la época de Plutarco Elias Calles; matizara la intervención oficial redefiniendo los ofrecimientos:

  • 63 Comunicación de Luis N. Morones al Inspector Ing. Marcelo Peña, Inspector Técnico del Departamento (...)

"De acuerdo con su informe rendido al departamento de minas y solicitud hecha por representantes Cía. Minera El Boleo indique usted a trabajador huelguista por su propia conveniencia es indispensable que los trabajos de Conservación sean completos y que estos se harán bajo la vigilancia de usted y con la cooperación del C. Gobernador, hágales saber que esta determinación de la Secretaría no implica una violación a los derechos que les concede la constitución pues solo se desea que al solucionarse la huelga las minas se encuentran en condiciones de dar trabajo al mayor número de obreros que en todo caso tendrá que ser mayor del 75 por ciento que la Compañía había ofrecido según lo comunicado en mensaje anterior. Recomienda a usted decirles también que la Cía. ofrece también que todo trabajador que no pueda ser utilizado al reanudarse las labores se les dará un sueldo de $1.50 hasta que la Cía, esté en posibilidades de utilizar nuevamente sus servicios".63

88Contra la costumbre, la primera semana de mayo no fue festiva. Al contrario, celebrar el día del trabajo y la Santa Cruz en lucha y recordar la histórica batalla de Puebla enfrentados precisamente a los franceses, era la evidencia de que el conflicto se había alargado demasiado y que, a esas alturas, no existía localmente forma de resolverlo. Arribar a este maternal mes sin solución significaba mover las manecillas de una bomba de tiempo. Esto, lo sabía perfectamente el Gobierno por eso, cambiando el escenario de negociación, llamó urgentemente a platicar en la ciudad de México a empresa y sindicato. En un amplísimo telegrama, Luis N. Morones no pudo ocultar que su llamado a la conciliación, entre líneas, era en realidad un ultimátum a los trabajadores en paro.

89Veamos parte de su texto:

  • 64 Telegrama que manda el Srio. de Industria, Comercio y Trabajo al Srio. del Sindicato de Obreros de (...)

"Las circunstancias especiales en que se ha desarrollado el conflicto entre los trabajadores del Sindicato Obrero de Santa Rosalía y la Compañía Minera del Boleo, hacen indispensables una resolución inmediata, aunque sea con carácter de provisional... y como con extrañeza pude enterarme de que el criterio que ustedes tienen respecto a la reanudación de los trabajos a que hago mención anteriormente es distinto del que sustenta el Inspector de Minas aludido, y como por otra parte, en bien mismo de los intereses que ustedes representan se hace necesario dictar todas las medidas tendientes a la conservación de las minas en que ustedes prestan sus servicios, es llegado el momento de sugerirles la conveniencia de reanudar las labores interrumpidas, mientras puedo tratar personalmente con los representantes de ese Sindicato y los de la Compañía, para procurar una solución equitativa de las dificultades que motivaron la huelga... esta Secretaría se ajustará en todo a las facultades que la ley le concede y a los principios de justicia que sirven de normar al actual Gobierno... pero si desgraciadamente la resolución de ese Sindicato fuera contraria al fin que persigue esta Secretaría, nos veremos en la necesidad de dictar desde luego todas las medidas que se crean convenientes para la conservación de las minas"64.

  • 65 Telegrama enviado por E. Moneda, Secretario General de la CROM a Luis N. Morones Secretario de Indu (...)

90Pedro Roa, Inspector del Trabajo de Santa Rosalía, recibió el citatorio y un giro, bueno por cuatrocientos pesos, para cubrir gastos de pasaje y alimentación de la representación obrera65. El "Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía" se mostró cauteloso de la novedosa y "amable" invitación; para tomar una decisión consultó con los obreros de La Playa y lo mismo hizo con los mineros de Providencia, Santa María y Purgatorio. Fue hasta el 7 de mayo cuando una comisión encabezada por Ramón C. Hernández, Elizardo Ceseña y Félix G. Ibarra tomó el barco a Guaymas para viajar de ese lugar en tren a la capital de la República.

  • 66 Telegrama enviado por E. Moneda, Secretario General de la CROM, a Luis N. Morones. México, D.F. a 2 (...)
  • 67 Memorándum enviado por el Sindicato Obrero y Campesino de Mexicali, B.C. al Srio. de Industria, Com (...)

91Es interesante observar que a pesar del aislamiento geográfico del mineral y a lo dilatado de las comunicaciones, no se vieron privados los obreros de la solidaridad. La Confederación Revolucionaria de Obreros Mexicanos (CROM) ofreció desde los primeros días del conflicto sus oficios para que su fundador, Morones favoreciera la petición de los mineros66. Otro apoyo muy importante que ilustra las redes naturales que tendían en la región los movimientos sociales de la época, fue otorgado por el "Sindicato de Obreros y Campesinos" de Mexicali, B.C. Esta institución protestó por la intransigencia empresarial en solucionar la huelga. No parece casual esta manifestación, vale recordar que en 1918 algunos cientos de trabajadores bolerianos, desempleados por la crisis, fueron contratados para laborar en los campos agrícolas de Mexicali. De Mazatlán, Sinaloa, también recibieron el respaldo de la "Unión de Marineros y Fogoneros del Pacífico" en un mensaje corto y puntual "exigían cumplimiento a las leyes mexicanas"67.

92En fin hubo muchas muestras de fraternidad, en especial son de llamar la atención las que se hacían en forma individual como la de Guillermo Huacuja y Avila, un visitador de telégrafos que en su constante trajinar por el país, le tocó conocer los ásperos caminos bajacalifornianos y en especial el territorio en donde estaba asentado "El Boleo". Esta era su opinión:

  • 68 Carta enviada por Guillermo y Avila a Luis N. Morones. México, D.F. a 3 de mayo de 1925. AGN, Depar (...)

"Señor Ministro":
Con motivo de la huelga decretada por los operarios del Mineral "El Boleo", perteneciente al Distrito Sur de la Baja California, me permito molestar la atención de usted para manifestarle que, si tiene usted la amabilidad de concederme una entrevista, puedo proporcionarle amplios y verídicos informes de cómo viven esos infelices obreros en las zahurdas que la ambición francesa les proporciona por habitaciones, pues como estuve por allá, con mi carácter de visitador de telégrafos nacionales, no solo estoy enterado de la infeliz vida a que se sujeta al trabajador, sino de las múltiples especulaciones que tiene que sufrir y que invaden hasta los artículos de alimentación.
A raíz del cuartelazo de Huerta, en 1913, tuve el gusto de conocer a usted, en las juntas secretas que el elemento trabajador tenía, a pesar de los peligros que se corrieron, en una casa baja, situada en la acera que ve al sur frente a la fuente de "El salto de Agua" y como yo he simpatizado siempre con el elemento trabajador, me he sentido alentado por sus propias aspiraciones pero mi empleo de telegrafista me ha hecho salir con mucha frecuencia de esta capital, y aunque he tenido oportunidades sin fin no he querido medrar a la sombra de la Revolución, pero pueden dar a usted antecedentes míos el Gral. Obregón, don Alejo Bay, Don Adolfo Cienfuegos y Camús, actual Oficial de la Secretaría de Relaciones, la señorita Soledad González y otras muchas personas que sería largo de enumerar, todo lo cual pongo en el respetable conocimiento de usted para demostrarle que el único móvil que me guía es servir en algo a la noble causa que aquella infeliz gente persigue"
68.

  • 69 Mensaje enviado por Luis N. Morones, Secretario de Industria y Trabajo al Cornl. L. Abitia, Goberna (...)

93Mientras tanto, sin tiempo para desperdiciar, la comisión sindical y la empresa, bajo la mirada acuciosa del Secretario del Trabajo, entablan largas y acaloradas pláticas. Las primeras señales de humo telegráfico llegaron el 12 de mayo, comunicando la aceptación de las partes de reanudar labores mientras se discutían los puntos mencionados en el pliego petitorio69. El mensaje contenía signos de estarse quebrando la dirigencia sindical, o al menos de pesarles mucho la distancia, las luces de la ciudad y la ingerencia de las autoridades laborales. Algo de esto intuyó la representación obrera que se quedó al frente del movimiento en Santa Rosalía pues no acataron la orden dada desde México.

  • 70 Telegrama enviado por Antonio S. Cota al Presidente P. Elias Calles. Santa Rosalía, Baja California (...)

94Un elemento extraordinario de presión que hacia más tenso el ambiente de negociación fue un nuevo intento de Antonio S. Cota de formar un sindicato blanco. El 13 de mayo, un grupo de obreros representados por Cota, al enterarse del acuerdo solicitaron al Presidente p. Elias Calles les otorgara garantías pues estaban dispuesto contra viento y marea, a reanudar labores70. Para fortuna de los huelguistas solo se trató de una amenaza de boicot.

95En efecto, realizar las pláticas a dos mil kilómetros de distancia resultó una dificultad imponderable que amenazó con generar una total desconfianza respecto de los líderes, de ésta se percataron Hernández, Ceseña e Ibarra; buscando romper el aislamiento y no perder legitimidad lanzaron un vehemente llamado dirigido a Luis Solis García, que ocupaba las funciones de Secretario General Interino en el Sindicato, El telegrama decía:

  • 71 Telegrama enviado por los comisionados sindicales Ramón C. Hernández, Elizardo Ceceña y Félix G. Ib (...)

"Camarada: ratificamos en todas sus partes el mensaje fecha 12. Rogámosle informarnos si reanudáronse trabajos de acuerdo con resolución provisional comunicamos a usted, pues de no hacerlo obstruccionará las gestiones estamos haciendo, lo que será en perjuicio para nosotros.
Al decirte que se pagarán los mismos salarios que antes de la huelga, ha sido para no aceptar proposiciones hizo Boleo y procurar conseguir salario mínimo, de acuerdo con peticiones hicimos.
En la discusión del pliego de peticiones puedo decir a usted que hemos adelantado bastante y que llevamos ganado más de la mitad"
71.

  • 72 Telegrama enviado por Luis N. Morones al Srio. General Plutarco Elias Calles, Presidente de la Repú (...)

96El 14 de mayo, el mismo día de la angustiosa convocatoria de los comisionados sindicales, los obreros decidieron poner fin al paro de labores. Probablemente, la resistencia a reanudar trabajos se vino abajo, al combinarse la amenaza del sindicalismo blanco con el cansancio que produjo el mes de huelga. Sin embargo no fue fácil la conclusión del conflicto, en opinión de los dirigentes que pactaron el acuerdo en Santa Rosalía, se trató de una tregua provisional sujeta al retorno de los líderes de la ciudad de México; además criticaron la hostilidad mostrada por el Inspector del Trabajo durante los últimos días72. Mientras tanto, en el Distrito Federal las negociaciones se prolongaron hasta el 27 de mayo, fecha en que se firmó el convenio que dió por terminadas las dificultades entre empresa y sindicato.

  • 73 Convenio entre la Compañía del Boleo y el Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía para terminar sus (...)

97Dieciocho cláusulas se pactaron en este primer Contrato Colectivo de Trabajo. El avance más significativo fue el reconocimiento del "Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía", con quien se obligaba la empresa a tratar todos los asuntos laborales; en este renglón lograron además la creación de una comisión mixta responsable de resolver todas las dificultades relacionadas con el trabajo. Para apoyar este comité se convino en que el sindicato tendría un delegado en cada servicio y en la mina. También se reconoció un horario de 8 horas para la jornada diaria y 7 horas para la nocturna. Asimismo se aceptó que los jóvenes menores de 16 años solamente trabajarían 6 horas diarias. Además hubo avances respecto a indemnizaciones por accidentes de trabajo; en caso de incapacidad permanente total (pérdida de ambos ojos, pies, piernas, fractura de la espina dorsal), la Compañía se obligaba a indemnizar al obrero con el 95% del salario diario equivalente a 624 días; en caso de incapacidad permanente parcial, la indemnización se calculaba al 50% del salario diario variando el número de días conformes al órgano afectado. La pérdida de voz y testículos se pagaría más alto, con 561 días. Los accidentes más frecuentes eran en manos, piernas y brazos, en caso de pérdida de algunos de estos órganos el obrero recibiría 374 días. En caso de muerte por accidente en el trabajo o enfermedad profesional los deudos recibirían el 85% del salario diario equivalente a 624 días73.

  • 74 Ibidem pp. 3-6.

98Respecto de la demanda de mejorar las condiciones de vida en el poblado, la Compañía asumió el compromiso de colocar llaves de agua necesarias e instalar luz eléctrica en las habitaciones y para resolver el problema de la fetidez pública a construir un sistema de drenaje. También aceptó donar un terreno al ayuntamiento de Santa Rosalía para que se estableciera un hospital civil, "dando permisos a los médicos para ejercer su profesión libremente" 74.

  • 75 Ibidem p. 6.

99No obstante estas conquistas, los veintiocho días de huelga no fueron suficientes para alcanzar cuatro pesos por jornada diaria de trabajo. Les resultó imposible romper el ofrecimiento hecho por la empresa el 30 de abril, de aumentar los salarios en veinticinco centavos y dejar la posibilidad de incrementarlo en otros veinticinco centavos a los obreros que durante el mes no faltaran al trabajo. A partir del convenio los mineros ganarían dos pesos setenta y cinco centavos diarios. En este renglón quedó la expectativa de mover los salarios, siempre y cuando, el precio de la libra de cobre en el mercado mundial fuera superior a los quince centavos de dólar. Como premio de consolación, la empresa les condonó la deuda que acumularon al recibir un peso diario en víveres durante el paro. También se convino, para favorecer el salario, formar un comité de vigilancia sobre el abasto y costo de las mercancías de primera necesidad75.

100Analizando de conjunto los acontecimientos y detalles de esta primera acción sindical y tomando en cuenta los compromisos pactados, es innegable que los trabajadores aprendieron una lección. En principio comprobaron el rigor del aislamiento geográfico, sobre todo en relación al abasto de víveres. Entendieron además que el principal error fue realizar una negociación a una distancia tan enorme, desprovisto de los lazos y la fortaleza moral de su base social. Y quizá el punto más débil, haber aceptado levantar la huelga entre clase obrera y gobierno; en el ambiente de las pláticas quedó claro que la autoridad laboral influyó terminantemente en los acuerdos, incluso, a causa de compromisos contraídos anticipadamente con la empresa, fue responsable de la imposición de un riguroso reglamento de trabajo. Otro sedimento, este de valor incalculable, fue, como se ha señalado antes, la presencia indiscutible del sindicato en los asuntos laborales y públicos del poblado; en esto justamente se cifraban las esperanzas de la comunidad minera.

101En el anverso de la medalla tenemos a una empresa, que si bien logró contener las aspiraciones salariales de sus empleados, ello no impidió el acrecentamiento de la fisura económica que arrastraba de cinco años atrás; la Compañía del Boleo tenía en puerta fuertes compromisos financieros. A fin de año debía reembolsar doscientos mil dólares del millón que le habían prestado bancos norteamericanos en 1921. En dos situaciones combinadas basaba la empresa sus expectativas para salir del atolladero. Por un lado, con menos trabajadores producir la libra de cobre puro a costo menor de los trece centavos de dólar; esto implicaba mejorar los sistemas de explotación y lograr de parte de los obreros una amplia cooperación. Por otro, esperaba una recuperación en el mercado mundial del precio del cobre. En ambos casos, debía resignarse a aceptar el lente escrutador del Sindicato. A partir de ese momento fue minada la prepotencia en el trato hacia los trabajadores, cualquier proyecto relacionado con los trabajos en minas, fundición y servicios anexos debería discutirse con la institución laboral.

  • 76 Telegrama de Cayetano Pérez Ruiz, nuevo Inspector del Trabajo en Santa Rosalía, Jefe del Departamen (...)

102En los días inmediatamente posteriores a la firma del convenio, empresa y sindicato aceptaron una tregua que se prolongó por un lapso de treinta días; el mes de junio sirvió para ultimar detalles acerca de un marco normativo que especificara las relaciones entre el patrón y sus trabajadores. Toda la discusión se llevó a cabo en Santa Rosalía; por parte del sindicato hubo nuevos comisionados sindicales. Ricardo Flores, S.F. Aguilar, Eutimio Torres. El único que repitió fue Ramón C. Hernández. Ellos llevaron la batuta en defensa de los intereses obreros. El último día de ese jadeante mes, hubo acuerdo en aceptar por ambos lados, un nuevo Reglamento General de Trabajo que sustituía al impuesto por la Compañía del Boleo y el Gobernador Mezta en 1919. Un incidente escenificado días antes, por Manuel M. Almeida, delegado sindical, que retiró a noventa trabajadores en protesta por malas condiciones de trabajo era una advertencia a la paz local, que pendía de un hilo debido a los rezagos en material laboral76.

  • 77 Reglamento de Trabajo en las minas de la Compañía del Boleo. Santa Rosalía, B.C. a 31 de julio de 1 (...)

103Intentando amarrar más los compromisos de trabajo, la empresa propuso y logró la aprobación de un reglamento de trabajo exclusivo para las minas. Este código, sancionado el 31 de julio, que reconocía a los mineros algunos derechos en el terreno de trabajo y concedía ciertos beneficios en materia social, sin duda cabe que fue magistralmente elaborado por la representación de la Compañía, de tal manera que al relacionar producción individual con salario obtenía un mayor rendimiento por trabajador77. Vale recordar que en la actividad subterránea, es decir, en el trabajo de extracción realizado por estos hombres topos, se cimentaba la esperanza de una rápida recuperación económica. Sin embargo, la corporación no imaginó que se trataba del eslabón más débil y que al año le daría los primeros dolores de cabeza en esta naciente etapa.

  • 78 En un documento que la CROM envía al Secretario de Industria, Comercio y Trabajo fechado el 31 de j (...)
  • 79 Convenio firmado entre la empresa Compañía del Boleo, representada por Javier Gelinier, A. Nopper y (...)

104Fue justo a los doce meses de firmado el convenio de Contrato Colectivo de Trabajo, cuando aparecieron nuevamente signos de discordia entre la empresa y el sindicato. Este movimiento está seguramente muy ligado con la integración del sindicato, en junio de 1926, a la Confederación Regional Obrera Mexicana. Al mes de su afiliación se abrieron nuevamente las hostilidades al negarse la empresa a cubrir el salario de los representantes sindicales. La negativa dio al traste con el esfuerzo de coexistencia pacífica y de elogios mutuos de los meses anteriores78. Este asunto de los salarios a los dirigentes sindicales hubo necesidad de dirimirlo ante la Inspección del Trabajo local en donde se firmó un convenio en cuyas dos primeras cláusulas se resolvía temporalmente el problema. Por un lado, el sindicato aceptó la responsabilidad de cubrir las compensaciones de los trabajadores que realizaban labor sindical de vigilancia. Por otro lado, la empresa, reconociendo la insolvencia económica de la institución sindical, asumía el compromiso de pagar a los representantes durante el periodo de siete meses79.

105En realidad el pago a los representantes sindicales era un asunto de menor rango, tiros de calentamiento si se compara con el ambiente explosivo que se venía gestando en las minas. En efecto, sobre esta área de trabajo recaían tres problemas graves. Uno re- la-cionado con la carga de trabajo; otro, con las condiciones laborales y un tercero, el más grave y menos evidente, la tuberculosis, ese mal silencioso que perfora los pulmones y acaba con la vida del minero y su familia.

  • 80 Carta enviada por Gregorio Armenta y Domingo Torres al Gral. Plutarco Elias Calles, Presidente de l (...)
  • 81 Ibidem.

106Sobre el primer asunto, dos trabajadores del grupo minero Purgatorio, Gregorio Armenta y Domingo Torres, en forma independiente, le enviaron una extensa carta al Presidente de la República; en la misiva se refieren a la decisión unilateral de la empresa de decidir las zonas de extracción "manejándonos como esclavos y haciéndonos trabajar por la fuerza donde ellos quieren y en labores que no se puedan aguantar de calientes que hasta la piel se nos revienta"80. También protestaban por los contratos, desde su punto de vista las órdenes de trabajo estaban medidas por la empresa, de tal manera que el trabajador obtenía, a cambio de su esfuerzo, apenas lo necesario para comer. El asunto que las caló más hondo -según su escrito- fue cuando "el primero de octubre la Compañía dio orden al capataz que a los trabajadores de la sección "Las Flores" se les descontara de su salario dos/centavos por cada carro para pagar un enganchador"81.

  • 82 Ibid.
  • 83 Acta de la sesión de trabajo del Comité Mixto, efectuada en las oficinas de la inspección del traba (...)

107Esto último dió lugar a una resistencia generalizada de parte de los mineros del grupo de Purgatorio, pues realizaron una jornada de brazos caídos frente a su labor. A las cuatro de la tarde de ese día, se retiraron de la mina y se dirigieron a las oficinas de la Compañía a reclamar se les pagara el día perdido. Según Torres y Armenta, la empresa apoyada por el Inspector del Trabajo Cayetano Pérez Ruíz, les aplicó como castigo, dos días sin trabajo82. Semejante medida agravaba las relaciones de trabajo entre la empresa y los mineros; estos últimos se negaban a laborar si no se reconocía un mejor salario. El sindicato intervino reclamando para los obreros un incremento salarial de un peso, pues el tramo que recorría la berlina era largo y significaba una pérdida de tiempo que repercutía en el trabajador pues éste cobraba a destajo. La Compañía por su parte, ofrecía dos centavos por cada berlina que era llevada y traída del área de labor a la estación del donkey. No cedieron las partes en su propuesta original, el arreglo final fue que los mineros entregarían su carga en la estación del donkey. De esta forma la empresa se veía obligada a contratar más mineros para la labor de "enganche" de los carros que transportaban el metal del interior al exterior de la mina83.

  • 84 Telegrama que envia el Inspector Cayetano Pérez Ruiz al Jefe del Departamento del Trabajo. AGN. Dep (...)

108La otra cuestión, motivo de desaveniencia y también de rebelión obrera, fue la escasa ventilación existente en los socavones, esto, en el verano, causaba estragos en los mineros debido a ello eran frecuentes los abandonos colectivos. En julio de ese año ciento veinticuatro operarios, la totalidad del turno, no aguantaron la alta temperatura en la mina de Providencia, por lo que suspendieron su trabajo. Este método de protesta obligó a la empresa a cambiar la corriente de ventilación y tuvo que pagar a los trabajadores el tiempo perdido84.

109Como se ha señalado el tema más delicado se refiere a la salud del minero y su familia. En la situación particular de los trabajadores de Santa Rosalía y los grupos mineros, que vivían hacinados en pequeñas viviendas, la tuberculosis alcanzaba el grado de una epidemia. Así lo refiere Cayetano Pérez Ruíz, en un documento, casi único, en donde asumió una posición neutral, ni obrerista, ni empresarial sino todo lo contrario. Probablemente porque estaba recién llegado al mineral. En opinión del Inspector el problema de salud se origina por:

  • 85 Informe de la vista extraordinaria verificada a la mina de La Margarita y La Lugarda, propiedad de (...)

"La temperatura a que trabajaban los operarios en mi concepto es elevada no solo por la presión de la atmósfera que está calculada en un kilo al nivel del mar, sino porque la fatiga del trabajo y los hundimientos de las galerías, no permite que la cantidad del aire circule expulsando al carbono o monóxido de cobre. Al decir esto es porque como el monóxido de cobre tiende a subir y el aire también, si por falta de espacio por los hundimientos de las galerías, es de notarse que si el aire es más liviano que el monóxido, entonces permanece abajo y para refrescarse los operarios necesitarían tirarse de espaldas a boca abajo... pues que de las declaraciones del mismo Ingeniero Sifre. se desprende que hay labores en donde el operario no aguanta en el trabajo sino 10 minutos sin que no tenga la necesidad de salir a los chifones a refrescarse... la temperatura en esta región según las declaraciones de los habitantes, en los meses de julio, agosto y septiembre, es cuando más se hace sentir, alcanzando a marcar el termómetro hasta 42 grados centígrados, es por eso que si afuera en la superficie tenemos como en estos últimos días 38 y medio grados centígrados a la sombra, es lógico comprender, que en el interior de la mina, por muy fuerte que la corriente de aire sea, el volumen de la atmósfera aumenta y perjudica al operario y si a ello le agregamos, que por mis observaciones he podido darme cuenta que el cobre existe no en forma de nitratos sino de sulfatos, resulta que al hacer contacto el oxígeno del aire con el sulfato del cobre, se incendia éste, es decir, se oxida y esta oxidación aumenta la densidad de la atmósfera alcanzando un peso que no pueden resistir los pulmones de los operarios y de ahí que tengan la necesidad de salir periódicamente a los chifones donde el aire circula con más facilidad, a fin de refrescarse y recuperar las energías perdidas, a fin de proseguir su trabajo porque no sólo debe fijarse el observador en lo que se refiere a la densidad de la atmósfera que se respira, no, sino en las demás circunstancias que concurren a aumentar el campo de desarrollo que este microbio, tales como la falta de higiene; pero si tomamos en cuenta que la putrefacción del excremento despide sus gases ya que existe el escusado de un balde de zinc, y éste existe a la puerta de cada casa, resulta de que este es ni más ni menos otro factor que contribuye para los males que aquejan a los operarios de esta región. La putrefacción de las basuras y desperdicios es otro mal, por eso cada año tenemos éxodo de operarios y resulta muy costoso para la Cía. traer trabajadores cada año a fin de cubrir el personal. Y esto es muy lógico que sucede por lo ya expuesto, porque algunos obreros que exentos de los vicios que aquejan a nuestro pueblo trabajador. Reunen sus ahorros y procuran cuanto más pronto salir de un punto en donde vienen a labrar su propia tumba"85.

110Contra su voluntad, Cayetano Pérez Ruíz, estaba obligado a tratar este espinoso asunto de la tuberculosis, pues debería dar su opinión si era una enfermedad profesional, tal y como lo demandaba la representación obrera. Cabe recordar que la indemnización por enfermedad profesional se pagaba más alto. Ello explica que en su dictamen sea exageradamente cauteloso. Quería quedar bien "con dios y con el diablo". Veamos:

  • 86 Ibid.

"Que como la enfermedad conocida como tuberculosis puede decirse que es una pandemia entre todos los trabajadores de no aceptarla como enfermedad profesional, por la que ya indiqué que tendría la Cía. la obligación de pagar el 95% del salario conforme lo determina el convenio que se firmó en México pues entonces que acepte cuando menos el 25% de esa misma cantidad, para que los enfermos que resulten, puedan con esa cantidad salirse de esta región y buscar regiones más elevadas"86.

  • 87 Memorial enviado por Carlos Belina, en representación de la Compañía del Boleo al Jefe del Departam (...)
  • 88 Telegrama que envía el Inspector del Trabajo, Cayetano Pérez Ruiz al Jefe del Departamento del Trab (...)

111Lo cierto es que, al calificar a la tuberculosis de enfermedad profesional, provocó de inmediato en los directivos de la empresa, una opinión en contrario que hicieron llegar a la Secretaría del Trabajo. Para la Compañía del Boleo, no existía en las minas polvo ni partículas en la atmósfera. Tampoco se hacían perforaciones mecánicas en seco. Argumentaban además, contraviniendo el punto de vista de C. Pérez Ruiz, que el clima del lugar no era propio de la enfermedad, no había pantanos ni humedad y "los casos de tuberculosis son escasos y proceden de individuos que llevaban ya el gérmen cuando desembarcaban en Santa Rosalía y cuando este gérmen es en estado latente y se manifiesta cuando estos individuos se entregan a los efectos del alcohol, caso desgraciadamente muy frecuente"87. Surtió efecto el memorial, Pérez Ruiz fue amonestado por Luis N. Morones. El llamado de atención sirvió para que el inspector en contubernio con la empresa decidiera tratar cada caso "como particular, para no sentar precedentes dándosele al interesado cuatrocientos pesos incluyendo pasajes para él y su familia en los barcos de la Compañía"88. Esta cantidad representaba el 35% del total a que tenía derecho el trabajador afectado. La empresa les escamoteaba novecientos pesos, violando de esta manera el convenio de levantamiento de huelga.

  • 89 Reglamento de Trabajo acordado por el Comité Mixto. Santa Rosalía, B.C. a 30 de junio de 1925. AGN. (...)

112Como se ha visto, al "Sindicato Obrero de Santa Rosalía" los primeros años de existencia le resultaron muy dinámicos. Esta primera etapa de tres años (1923-1926) el análisis de un par de interesantes asuntos reflejan la importancia del sindicato, lo mismo en el tratamiento de cuestiones estrictamente laborales como en otros temas de interés público. La primera está vinculada con la cláusula quinta del citado contrato; en ella se reconoce el derecho al descanso hebdomedario, es decir, el trabajador, después de laborar seis días seguidos podía disfrutar de uno de descanso. Sin embargo, quedaba a criterio de la empresa decidir las áreas de trabajo que no podían interrumpir su labor. En estos casos los mayordomos indicarían a los trabajadores el día de descanso. Solamente el 16 de septiembre y el 5 de mayo, considerados como día de fiesta nacional, se reconocía un salario doble89.

113Para el sindicato, apoyado curiosamente por Cayetano Pérez Ruiz, los domingos debería tenerse como día de descanso colectivo; en caso, de que algún departamento requiera de mantener sus servicios la empresa tendría que pagar doble. La Compañía del Boleo puso el grito en la Secretaría del Trabajo, haciendo una interpretación estricta de la fracción IV del Art. 123 que señalaba "por cada seis días de trabajo deberá disfrutar el operario de un día de descanso, cuando menos", se negó a conceder el día domingo como día de descanso obligatorio y mucho menos aceptó cubrir la jornada con doble salario. Desde la ciudad de México provino la sentencia, que cayó como un balde de agua fría sobre los trabajadores y al mismo tiempo apaciguó los ímpetus de C. Pérez Ruiz. El comunicado de manera tajante decía:

  • 90 Comunicado que envía el Jefe del Departamento del Trabajo al C. Inspector Cayetano Pérez Ruiz. Méxi (...)

"Fuera de los motivos que indica el representante de la Compañía, el criterio de este Departamento es que, si bien la Constitución manda que por cada seis días de trabajo deberá disfrutar el trabajador de uno de descanso, cuando menos, la misma fracción IV no expresa que ese día deba ser precisamente el domingo; y no siendo tampoco ese el espíritu de la Fracción Constitucional, por el momento no hay inconveniente legal en que el día de descanso a que se refiere la Constitución se fije para determinada clase de operarios otro día cualquiera de la semana, de acuerdo con la naturaleza de la profesión a que se encuentran indicados y las exigencias del servicio... establecido lo anterior, se desprende también que el trabajo ejecutado en estas condiciones en día domingo no puede conceptuarse como tiempo extraordinario, y por lo mismo tampoco es el caso de que las empresas deban pagar el salario con el aumento del 100% fijado para las labores normales, como lo manda la Fracción XI del Art. 123"90.

  • 91 Ibidem.

114El otro asunto indica un deterioro en las relaciones entre sindicato y las autoridades de gobierno del Distrito Sur de la Baja California. En un amplio memorial, dirigido a Plutarco Elias Calles, formulan una denuncia contra hechos gubernamentales que estaban perjudicando a la organización y a la comunidad minera. En su exposición señalaban la indiferencia con que los trataba el Gobernador Carlos M. Esquerro. En Opinión del sindicato, el Sr. Esquero era directamente responsable de la nulificación de sufragios, destrucción de Ayuntamiento, casas de empleados honorables y de dar los puestos públicos solamente a recomendados91. Esto último era lo que enemistaba a los trabajadores con el Gobernador, pues en enero de 1926, sentó en la silla de la Junta Municipal a un incondicional suyo, de nombre Manuel F. Espinoza, destituyendo a Gregorio M. Lucero quien gozaba de múltiples simpatías por haber frenado la venta de bebidas embriagantes. Al contrario, el gobierno municipal de Espinoza, disipó la vida en el mineral, al grado que resurgieron en los grupos mineros de Providencia, Purgatorio, Santa Marta las casas de juego y prostitución y la venta de alcohol se intensificó escandalosamente. Ante ello, el sindicato tomó el siguiente partido:

  • 92 Denuncia de hechos gubernamentales. Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía. Santa Rosalía, B.C. a 2 (...)

"Poco nos interesa que nuestro Gobierno local apoye a la Camarilla que radica en La Paz, dirigida por cierto Magistrado, para que lleve a las curules cuantos diputados quiera, a los municipios los presidentes que quiera, y a los puestos públicos a todos sus incondicionales; pero que no sea a costa de la clase trabajadora, a base de inconciencia, ya que no se interesan por su mejoramiento; y sobre todo, que sea respetada la Organización que es el porvenir de nuestra amada Patria"92.

4.- Radicalización del sindicato y crisis minera.

115En los últimos cuatro meses de 1926, los problemas planteados por los trabajadores no encontraron solución. A causa de ello el año de 1927 heredó la vieja problemática provocando que desde enero se abrieron las hostilidades entre empresa y sindicato. Una miscelánea de asuntos irresueltos envolvió y tensó las relaciones entre ambas instituciones. Es interesante hacer notar, que la vida en el mineral durante los cinco años comprendidos entre 1926 y 1931 estuvo marcada por una etapa de auge y por un resbaloso tobogán producto de la memorable crisis de los años treinta. Asimismo, esos años son probablemente la época de oro del sindicalismo boleriano pues, alcanzados sus primeros ocho años de existencia logran una notoria madurez que les permitió una absoluta independencia respecto de la empresa y una plena conciencia política como clase laborante.

116En esta etapa la nueva ofensiva sindical contra la empresa comenzó alrededor de un candente asunto: modificar el Reglamento General de Trabajo, pactado al levantarse el movimiento huelguístico de 1925. Este objetivo resultaba muy ambicioso, pues significaba principalmente una mayor vigilancia en las labores cotidianas de las minas, en la fundición y en el resto de los departamentos de trabajo. De lograrse los cambios, concomitantemente redituaría a los trabajadores avances en materia de seguridad laboral y les permitiría realizar el viejo anhelo del descanso dominical.

117Los trabajadores dieron con presteza curso a su demanda, utilizando la ruta más corta entregaron su proyecto en la oficina del inspector local del trabajo. Exactamente en el año nuevo, Cayetano Pérez Ruiz recibió en sus manos la propuesta. El controvertido inspector, sin recursos para desactivar la ofensiva sindical, se vió obligado a sentar en la mesa de negociaciones a las partes en conflicto, sin ocultar en este asunto cierta parcialidad que favorecía a la empresa.

  • 93 Informe con motivo de las diversas pretensiones del Gran Sindicato Obrero para modificar el Reglame (...)

118El proyecto presentado por el Gran Sindicato Obrero se condensó en dos aspectos básicos relacionados con los artículos 3o. y 5o. del citado reglamento. La demanda más importante tenía que ver con el artículo 3o. y consistió en pedir participación sindical en los movimientos interdepartamentales; el sindicato solicitaba que en los cambios de un trabajador de minas a fundición u otro departamento no fuera decisión unilateral de la empresa. Además, en toda rotación de personal el trabajador podría obtener mejores ingresos o al menos el equivalente a su último salario. En este asunto, la mano proempresarial de Pérez Ruiz no se hizo esperar pues logró con una nueva redacción, que la distribución departamental del personal quedara estrictamente bajo tutela de la empresa. Además remató las aspiraciones salariales, pues si bien reconoció que en algunos casos el trabajador ganaría más al movérsele de departamento, también dejó en claro la posibilidad de ganar menos. "Para esto -señaló Ruiz- había un argumento legal bien definido y que significa que para trabajo igual, corresponde salario igual, por lo que no se hizo ninguna modificación (al Reglamento)93.

  • 94 Ibidem.

119La segunda demanda en importancia fue modificar el artículo 5o. que se refería al descanso hebdomedario. Sobre este derecho a descansar un día a la semana, la representación obrera sostenía el criterio de que debía ser el día domingo o en su defecto, los departamentos que por motivo de trabajo tuvieran que trabajar ese día deberían pagar salario doble. Esta petición también se le dio para atrás utilizando una argucia legal parecida a la anterior; "Después de discutido ampliamente que no había una disposición legal excepto lo estatuido en la Constitución, pero que aun este precepto no indica ni ordena que deba ser precisamente el domingo y como la Compañía, está cumpliendo en la fundición dando el descanso por turnos se dejó tal y como está"94.

  • 95 Ibid.

120Un tercer punto se abocaba a conseguir un mejor salario para los muleros, estos en su mayoría eran fuerza de trabajo juvenil. Esta demanda fue el único round ganado por el Sindicato, pues logró un incremento de veinticinco centavos al fijarse un salario de dos pesos. Con este último "acuerdo" se cerró la primera negociación fuerte posterior a la huelga de 1925. El Inspector Pérez Ruiz se sentía orgulloso de haber logrado equilibrar a capital y trabajo con un cotejo de tan pocos días. Con su habilidad pudo hacer cambios de forma al Reglamento manteniendo el fondo; ganoso tomó el primer vapor federal para informar a sus jefes con lujo de detalle la situación que privaba en el mineral95.

  • 96 Documento elaborado por el Gran Sindicato Obrero y transcrito por la Confederación Regional Obrera (...)

121No imaginó el salomónico inspector que las demandas del Sindicato eran un verdadero rosario que rebasaban con mucho al llevado y traído reglamento. Un punto en discordia, vieja denuncia sindical, era la relación entre salario y trabajo a destajo. Los trabajadores ponían al descubierto el truco empresarial de dosificar las cargas de trabajadores en las minas para de esta forma mantener los salarios en dos pesos. Los salarios de tres pesos cincuenta centavos eran anzuelo propagandístico para enganchar nuevos trabajadores96. En estas circunstancias los mineros de recién ingreso resultaban de mayor provecho a la Compañía pues eran no solo dóciles sino desconocedores del sistema de extracción en las minas lo que facilitaba el engaño en las cargas de trabajo.

  • 97 Ibidem.

122A este último asunto el Sindicato anexó la demanda de titularidad en la contratación de los trabajadores. En opinión del "Gran Sindicato Obrero” la empresa provocaba un ambiente de inestabilidad al introducir nuevos trabajadores sin la anuencia sindical; a ello agregaba que era una forma de escatimar los premios de asiduidad pues los jornaleros llegados no resistían la rudeza del trabajo y la inclemencia del clima, cosa que los mineros experimentados, los viejos, aclimatados en el lugar podían sostenerse invariablemente en el trabajo obteniendo las primas salariales y ganando lo justo en cada jornada97.

  • 98 Queja del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía, transcrita por la CROM en comunicado hecho al Sec (...)

123Poco a poco estas diferencias terminaron por cargar nuevamente de tensión a la comunidad minera; Santa Rosalía tomaba nuevamente el aspecto de una gran caldera. La empresa tenía parte de culpa pues obstinada en desvalorizar al sindicato no escatimó ningún tipo de recurso. Utilizando plumas de bajo costo, alimentó desde principios de año una campaña de desprestigio valiéndose de un periódico local llamado El Regional. Este órgano propiedad de Francisco C. García, un oscuro personaje con antecedentes en el huertismo, se encargó de realizar la tarea de difamar a los dirigentes; a cambio, recibió todos los enseres necesarios para mantener la publicación, obtuvo además, honorarios por ciento cincuenta pesos mensuales y la concesión de los espectáculos de salón que incluía el cine98.

  • 99 Transcripción de oficio enviado por el Gran Sindicato Obrero a la Secretaría de Gobernación. Comuni (...)

124Mayor tensión causó la pujanza sindical por alcanzar el descanso dominical. No los convenció la argumentación jurídica y los fastidió la negativa del Gobernador a prestarles ayuda para alcanzar su demanda. En efecto, el gobernante local bloqueó las iniciativas de los trabajadores, estos respaldaban su solicitud argumentando que la reglamentación del artículo 123 que dejaba a criterio de la empresa el día de descanso, era exclusiva del Distrito Federal por lo tanto no podía aplicarse en el Territorio Sur, lo cual daba razón para descansar el séptimo día99. La última esperanza sindical en este asunto fue la Secretaría de Gobernación; sin embargo todo resultó en vano, la dependencia se mostró sumamente indiferente ya que se lavó las manos al transferir el problema a las instancias del gobierno territorial, eso provocó que las expectativas obreras se derrumbaran. En efecto, en el árido terreno local la alquimia gobernante con algo de cinismo, elaboró una respuesta a interlocutores fantasmas que nada tenían que ver con el Sindicato Minero. En su respuesta el Gobernador señaló:

  • 100 Transcripción de oficio que el Gobernador del Distrito Sur envió a la Secretaría de Gobernación. Co (...)

"Sobre el descanso dominical que de hecho existe en todo el distrito, en todas las industrias y comercios de relativa importancia, bien pocos por cierto y que si efectivamente en Santa Rosalía lugar a que parecen referirse los ocursantes, permanecen abiertos los comercios durante el domingo es mas que todo, en beneficio de los obreros de las minas, que en los otros días de la semana disponen de un tiempo limitado para sus compras, siendo esta la razón que ha animado a este gobierno para no implementar el cierre dominical forzoso"100.

  • 101 Informe que rinde Cayetano Pérez Ruiz, Inspector Federal del Trabajo con motivo de la queja puesta (...)

125Derrotada la gestión en las instancias locales, los mineros tuvieron que aprovechar el foro de la VIII Convención de la C.R.O.M. Este evento de indudable resonancia nacional, se realizó en la Ciudad de México durante el mes de agosto de 1927. El "Gran Sindicato Obrero" en voz de su delegado Emilio Enciso presentó en una plenaria de la Convención, la querella laboral en torno al incumplimiento de los salarios y señaló también la falta de seguridad en las tareas subterráneas que se hacían en las minas. Según Enciso los cruceros por donde transitaban las berlinas con el metal apenas alcanzaban una altura de un metro cuarenta centímetros en vez de la medida reglamentaria de un metro ochenta centímetros; mencionó además, la inexistencia de telas o canales para transportar metal en las minas de Ranchería y El Montado y por último denunció la negativa empresarial a que el Sindicato realizará la introducción de braceros en el mineral101.

  • 102 Ibidem.... Además Cayetano Pérez Ruiz se apoyó en un documento en donde el Gran Sindicato Obrero de (...)

126Como balde de agua fría recibió Pérez Ruiz la noticia de la inconformidad sindical pues tenía escasos días de haber retornado de la capital del país en donde presumió a sus jefes sus dotes conciliadoras. Con las banderillas puestas replicó a Enciso a quien de entrada le negó representatividad sindical. En su pronta y enérgica respuesta lo acusó de oportunista, mentiroso y de hacer cálculos a la trompa talega102. En su "autorizada opinión" ni una sola queja tenía validez. Los salarios estaban en un mínimo de tres pesos cincuenta centavos y un máximo de cuatro pesos cincuenta centavos. Los cruceros estaban por encima de lo reglamentado pues tenían una altura de 2 metros 40 centímetros. Sobre las telas o canales no había ningún problema pues empresa y sindicato pactaron un plazo de tres meses para establecer el sistema.

  • 103 Ibid.

127En cuanto a los enganches de braceros no dudó en invalidar al Sindicato; en opinión de Pérez Ruiz la institución laboral había abusado del derecho de contratación porque dio de alta a trabajadores cascados o silicosos que la empresa había liquidado por inservibles. Además de que el Sindicato carecía de los buques para traer personal de la otra banda es decir, de Sinaloa y Sonora. A ello agregó -sin ser tema de la polémica- que el enojo sindical venía de haberse negado la empresa a descontar a los trabajadores la cuota sindical causándoles un fuerte agravio pues de tres mil pesos recuperados mensual-mente bajaron las aportaciones a doscientos pesos103.

128Los años de 1927 y 1928 transcurrieron en medio de constantes jalones entre empresa y sindicato. Como de costumbre en la oficinita de la inspección local del trabajo se dirimió una miscelánea de asuntos laborales. Las reuniones de conciliación se efectuaban cada semana, en ellas se revisaban lo mismo cosas mínimas como ampliar horarios en el servicio de la farmacia y demandar zapato grueso, resistente al tallado de las piedras; o bien, asuntos de rango medio en donde se defendían casos individuales de obreros suspendidos en el trabajo o cambiados de departamento. Es interesante observar que la representación sindical ganó todos estos casos de despido, remoción o rebajas de salario debido probablemente a la escasez crónica de fuerza de trabajo y a la urgencia de estabilizar las tareas para incrementar la producción de cobre.

  • 104 Informe que rinde el Ingeniero Marcelo Peña a propósito del accidente en que perdió la vida el trab (...)

129Los temas de mayor dificultad a la hora de negociar se relacionaban con la seguridad en el trabajo; durante estos años la fundición era considerada zona de alto riesgo. Los trabajadores se quejaban de falta de protección en los hornos de reverbero en donde el movimiento de los picheles, que transportaban el cobre recién fundido en estado líquido para vaciarlo en los moldes, era en parte una operación manual altamente peligrosa. A propósito de esto en un informe de aquella época, elaborado a causa del accidente que causó la muerte de un operario que recogía muestras en los convertidores, se señalaba "Si se examinaran minuciosamente todos los lugares peligrosos que hay en la fundición del Boleo, se encontrarían por ejemplo en las grúas que recorre la parte alta del recinto entre los hornos de reverbero y las convertidoras. Estas grúas levantan las matas de cobre por encima de la cabeza de los operarios; yendo la masa incandescente e hirviente manejada en dicha grúa por un operario colocado un poco más arriba y cerca de la vertical del pichel, del que sube una columna de gases sulfurosos muy acres y a una temperatura muy elevada; dicho operario recorre el espacio en medio de un ambiente cálido e irrespirable, protegido tan solamente por una mascarilla y un aparato que le ministra aire"104.

  • 105 Informe del Inspector del Trabajo sobre diversos asuntos laborales. Santa Rosalía, B.C. a 22 de oct (...)

130La fundición fue siempre un punto neurálgico en relación a todo el espacio de trabajo. Los obreros que se desempeñaban en este departamento habían cobrado conciencia de su importancia estratégica; en los movimientos huelguísticos de 1918 y 1925 como ha sido señalado, apagaron los hornos logrando automáticamente una parálisis general. Cabe recordar, que en muchos de los casos estos trabajadores se iniciaron en la labor de las minas y lograron formar una cultura metalúrgica en las instalaciones de la empresa francesa. Su destreza, capacidad y calidad técnica era de sobra conocida en la minería del noroeste, lo que los convertía en un recurso humano muy codiciado por otras compañías que explotaban el metal rojo. Probablemente a causa de esto último, les resultó menos difícil obtener un incremento salarial de veinticinco centavos por realizar la ardua tarea de carga y descarga del metal fundido105. Para los años de 1926-1930 varios obreros de los doscientos cincuenta y ocho que laboraban en ese departamento recibían salarios diarios superiores a los cinco pesos.

131Durante este periodo de cinco años es muy importante observar las características económicas, políticas y sociales del escenario para comprender porque las negociaciones entre la empresa y el sindicato en ocasiones se convierten en un nudo de tensión que se distiende debido al papel de árbitro de las autoridades del trabajo o bien son resueltos en negociaciones menos complicadas y de corta duración. Esto último no supone la desaparición u olvido de demandas que son postergadas o no tomadas en cuenta en los convenios pactados. Tampoco significa, como veremos más adelante, un impedimento para el desarrollo de una conciencia sindical inherente al ambiente laboral y político de la comunidad minera.

  • 106 Wilson Iván F. Op. Cit. pp. 58-59.

132Un análisis de conjunto del quinquenio (1926-1930) nos indica que se trata de una época de auge sólo comparable con los diez años comprendidos entre 1906 y 1916. Un primer indicador de la prosperidad, es la recuperación poblacional; el Distrito del Boleo volvía a contar con diez mil residentes, Santa Rosalía, Providencia y Soledad recuperaron el brillo y su dinamismo como en los buenos tiempos; atrás quedaba el momento oscuro de la crisis que llegó con los años veinte y que sacudió y afectó la vida comunitaria de 1919 a 1922. Otro elemento al que se añade el crecimiento poblacional arriba mencionado fue el mejoramiento del mercado de trabajo; en efecto, en las distintas instalaciones de la empresa se empleaban otra vez un promedio de tres mil trabajadores106.

  • 107 Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo. Sección de Investigaciones e Informaciones Sociales. C (...)
  • 108 Informe que envía el Oficial Mayor del Departamento del Trabajo al C. Secretario de Guerra y Marina (...)

133Cabe destacar, muy a pesar de algunas artimañas empresariales, que los salarios de los obreros a partir principalmente de 1928, eran lo más alto en la península bajacaliforniana. El salario fijo, pagado preferentemente en las minas, era de dos pesos setenta y cinco centavos. Los mineros que trabajaban a destajo ganaban en promedio pesos cincuenta centavos. En otros departamentos como el eléctrico, fundición y taller mecánico algunos obreros recibían salarios superiores a los cinco pesos diarios107. Aunque también es importante señalar que Santa Rosalía fue siempre una zona de vida cara. En un reporte de la misma época se recomienda que los salarios para una familia de cinco miembros debía ser de nueve pesos, tratándose de los empleados y cuatro pesos con veinte centavos para los obreros108.

CUADRO No. 33. PRODUCCION DE MINERAL TONELADAS METRICAS.

CUADRO No. 33. PRODUCCION DE MINERAL TONELADAS METRICAS.

Note * : En 1932 inició operaciones la mina San Luciano. Practicamente toda la producción de los años 1933 y 1935 corresponde a esta mina.

Fuente: Iván F. Wilson. Op. Cit. Tabla 39.

  • 109 Wilson Op. Cit. p. 268.

134Durante estos años de bonanza se confirmó también que los mineros, con su pesada y agobiante labor subterránea, eran la columna vertebral de la comunidad minera. Gracias a su fatigosa tarea se extrajeron de las entrañas de minas que cobraron fama como Purgatorio, Santa Rita, San Antonio, Santa Martha y Ranchería un millón ochocientas trece mil toneladas de mineral. Como se ha señalado estos trabajadores se distribuían en los grupos de Purgatorio y Soledad en donde vivían hacinados. Un par de factores hicieron que El Boleo mantuviera el tercer sitio nacional como productor de cobre. En principio, la empresa mecanizó parte del proceso de trabajo pues instaló un sistema de bandas al interior de las principales minas para acarrear el metal. Con ello acortó distancia entre la zona de tumbe del mineral y el área de embarque, obtuvo además un mejor manejo del tiempo y más productividad con menos trabajadores. Con el nuevo sistema se evitó la contratación de aproximadamente seiscientos trabajadores por grupo. El otro factor, muy ligado a este último, es la experiencia obtenida en una historia productiva que sumaba cuarenta años. A estas alturas se había forjado un minero típicamente boleriano que cargó en sus espaldas las nuevas cuotas de producción109.

  • 110 Ibid.

135La fundición del Boleo fue el otro espacio en donde se probó la nueva estrategia empresarial para mejorar los índices de producción. Entre 1920 y 1922 se realizaron cambios tecnológicos que consistieron en la instalación de seis hornos reverberatorios que usaban petróleo de combustible y dos convertidores tipo americano. Debido a estas innovaciones al final del proceso de producción se obtenía cobre ampollado que recuperaba un 99.3% del mineral fundido, con ello se evitaba el desperdicio y disminuían las pérdidas. La producción anual en promedio, durante esos años es de once mil toneladas. En 1930 se alcanzó una producción anual de doce mil seiscientas toneladas muy cerca de la cifra récord de trece mil lograda en el año de 1913. No cabe duda, al igual que en las minas se combinó la innovación tecnológica con la experiencia y destreza laboral adquirida por el añejamiento de una cultura metalúrgica. El cobre producido en los hornos de la fundición se mandaba por barco a Tacoma, Washington en donde era refinado electrolíticamente por la American Smelting and Refining Company110.

CUADRO No. 34. EXTRACCION Y FUNDICION DE MINERAL. PRODUCCION DE COBRE PURO 1926 - 1935

CUADRO No. 34. EXTRACCION Y FUNDICION DE MINERAL. PRODUCCION DE COBRE PURO 1926 - 1935

Fuente: Iván F. Wilson Op. Cit. Tabla 38. Precio de la libra del cobre 18 centavos.

136En suma estas dos áreas de trabajo, minas y fundición se convirtieron en el motor de la empresa. En ambos lugares no se escatimaron recursos técnicos para aprovechar al máximo la materia prima y los elementos humanos. Las medidas aplicadas a partir de los años veinte, en uno y otro departamento fueron obligadas, debido a que habían bajado las leyes de los minerales bolerianos y además, el precio del cobre en el mercado mundial se había derrumbado. Para fortuna de la empresa la recuperación económica se logró al combinarse el nuevo precio de la libra de cobre, que alcanzó en 1929 los dieciocho centavos de dólar, con la nueva tecnología y la experiencia laboral. A los departamentos citados se agregaban el taller mecánico y el departamento eléctrico, en estos dos sitios los obreros mostraron capacidad e ingenio para reparar cualquier tipo de máquina o desperfecto mecánico, así como producir la suficiente carga eléctrica para mantener en activo todos los servicios.

137Todo este proceso de auge productivo y mejoría del mercado se reflejó inmediatamente en la vida social y política del lugar. Purgatorio, Providencia, Soledad y posteriormente Santa Martha recobraron el ambiente populoso de otras épocas. Santa Rosalía con su puerto cobraba fama nuevamente en boca de la tripulación de los barcos que transportaban las planchas de cobre. Un aspecto novedoso, fue la tendencia a mexicanizar las tareas administrativas y la dirección técnica de la empresa ante la disminución de la población extranjera. Lo mismo sucedió con casi todos los servicios. El prestigiado hospital francés estaba completamente bajo tutela de nacionales; la masa del pan se hacía con la receta francesa pero con estilo y manos mexicanas. La población compartía el gusto por la panocha, el jamoncillo, el guayabate y el dulce de pitahaya con las golosinas importadas que se vendían en la tienda de raya.

138La población de Santa Rosalía y los grupos mineros desarrollaron una cultura minera insular y cosmopolita. Lo aislado del lugar y el inhóspito desierto obligó a los pobladores a crear una economía familiar de resistencia frente a la escasez. Al mismo tiempo, aunque suene contradictorio, sus vínculos con el mercado mundial le daba al poblado un aire internacional. La presencia permanente de extranjeros y una constante población flotante influían para crear un ambiente secular. Probablemente el terreno más abandonado sea el de las ideas políticas; de los barcos que atracaban en el puerto no sólo se descargaba madera y carbón sino folletería sobre los pensamientos político-sindicales en boga. Curiosamente, para estos años la población extranjera había disminuido bastante; en 1927 apenas vivían en la localidad 63 forasteros. Cinco años más tarde en 1932, los extranjeros sumaban 118; franceses y chinos eran los grupos mayoritarios. A estos ciudadanos se sumaba la población flotante que ingresaba al mineral en los buques.

139La presencia más sorprendente e interesante de esta época en el arribo de noventa y cinco italianos, mismos que fueron alojados en el grupo Providencia, según consta en las listas de raya y que se desempeñaron como peones en las minas. Todo parece indicar que la aparición, un tanto clandestina de estos italianos, se debió a que eran perseguidos por el fascismo europeo. En "El Boleo" encontraron un refugio apropiado y probablemente influyeron en la formación de la corriente anarco-comunista que permeó y dominó la vida sindical durante 1929.

CUADRO No. 35. EXTRANJEROS EN SANTA ROSALIA - AÑO 1932

CUADRO No. 35. EXTRANJEROS EN SANTA ROSALIA - AÑO 1932

Fuente: AHPLM. Relaciones V. 919. Exp. 33, f. 170.

  • 111 Oficio que envía Castelli, Delegado en México y Centroamérica de la Unión Democrática Italiana de P (...)

140No existe evidencia de la forma en que llegaron los italianos al mineral, tampoco hay referencia del tiempo que laboraron ni bajo que acuerdo salieron. En los documentos sindicales de la época no se les menciona muy a pesar de que se trata de una contratación masiva. Sin embargo hay pruebas que muestran la intervención del gobierno francés para proteger a los desterrados políticos que huyen de Italia. A todos los perseguidos por la política fascista de Mussolini los consulados franceses les reconocieron personalidad jurídica concediéndoles pasaporte111. Es muy probable que siendo la empresa "El Boleo" de capital francés se hubiera convenido entre nuestro país y Francia un acuerdo internacional que permitió a los italianos laborar de peones en las minas. Resulta sumamente interesante que se les haya colocado en la parte más ruda de la cadena productiva y no precisamente en otros departamentos de mayor calificación. Esto llama la atención porque sugiere o que carecían de experiencia en este tipo de trabajo; o bien, que la empresa aprovechó su situación política y los empleó en el departamento de mayor rotación de personal. Lo cierto es que su presencia coincide con el proceso de radicalización de la organización sindical y en especial con la etapa en donde los grupos mineros van a incrementar su participación en los asuntos sindicales.

141Cabe señalar que en la estadística de 1927 sobre población extranjera apenas aparece un italiano registrado. En 1932 (ver cuadro No.35) podían contarse con los dedos de la mano pues solamente residen tres; uno se dedicaba a bautizar plebes, a casar ingenuos y solterones y a dar los santos óleos a los mineros que fulminaba la tuberculosis, otro hacía trabajos de albañil y el tercero, de apellido Floriani era agricultor en San Ignacio.

142Estos datos son la evidencia de que los exiliados políticos estuvieron un tiempo muy corto en el mineral, dejando en pie la incógnita sobre las causas que originaron su retiro.

143Al concluir el primer trimestre del año de 1929, los negocios de la empresa reportaban un saldo positivo al combinarse tres factores: un proletariado minero e industrial muy calificado; el mantenimiento de una producción mensual superior a las diez mil toneladas de cobre puro y la mejoría del precio del cobre en el mercado mundial. En pocas palabras los buenos aires soplaban sobre el mineral manteniendo la marcha de la negociación en popa. Nada parecía enturbiar el ambiente de trabajo formado en los últimos tres años. Sin embargo, estos vientos benignos trajeron nuevas semillas políticas que encontraron en las instalaciones del Boleo el clima y fertilizante propicio para germinar. En este año los trabajadores decidieron el rompimiento con la CROM, dando fin a una relación de tres años. El abandono de la organización creada por Morones se debió a un giro en la posición política del "Gran Sindicato Obrero" pues determinaron afiliarse a la Confederación General de Trabajadores (CGT) de tendencias anarco-comunista. Al integrarse a la CGT decidieron, al mismo tiempo adherirse a la Asociación Internacional del Trabajo (AIT).

144"El Boleo" en el último año de la década de los años veinte, a la par de haber logrado importantes objetivos económicos, se convirtió en el núcleo ideológico-político de mayor peso entre la escasa clase laborante bajacaliforniana. Importa destacar principalmente el aspecto cualitativo de pugnar por la existencia de organizaciones sociales, pues, no obstante el rigor con que se controlaban todos aspectos relacionados con la vida comunitaria, en 1928, en su terreno se formaron el cincuenta por ciento de los sindicatos y mutualidades existentes en la península; de esta forma cristalizaban tres lustros de lucha obrera.

145Sociedades Obreras

146Relación de las Sociedades Obreras existentes en el Distrito 1928

  • * Todavía se encontraba afiliado a la CROM.

147Sociedad Mutualista "Fieles Obreros" ................... La Paz, B.C.
Sociedad Mutualista "Unión" ............................. La Paz, B.C.
Sociedad Femenina "Agustina Ramírez ................ La Paz, B.C.
Unión Obrera de Marineros, Fogoneros y Trabajadores del Puerto ................................. La Paz, B.C.
Liga de Obreros Sud. California .......................... La Paz, B.C.
Sociedad Mutualista "Progreso" ................. Santa Rosalía, B.C.
Sociedad Mutualista "José Ma. Morelos" ....... Santa Rosalía, B.C.
Sociedad Mutualista "Aquiles Serdán" ......... Santa Rosalía, B.C.
Gran Sindicato Obrero*

148........................... Santa Rosalía, B.C.
Escuadrón de Gladiadores ........................ Santa Rosalía, B.C.

149FUENTE: La Paz, B.C. Noviembre 1928. AHPLM Estadística. V. 889. Exp. 67. f.4.

150A la vista de autoridades del trabajo y de la empresa resultó imperceptible el proceso de gestación de la corriente anarco-comunista que asumió la dirección del sindicato. Subterránea y silenciosa, como corre el agua por el subsuelo del desierto, cobró vida esta nueva orientación sindical que irrumpió y dió brio y nuevos brillos a la comunidad minera. Un foco rojo se prendió entre el proletariado industrial, trascendiendo los terrenos pedregosos y el sol canicular de "El Boleo". Esta novel posición, cuyo pensamiento de ser colorado se volvió bermejo como las aguas del Golfo de California, trajo una postura radical en los mecanismos de negociación sindical. Como se irá mostrando las acciones del sindicato caminaban sobre tres rieles: el trato a través de la junta local de conciliación; las acciones de movilización obrera y la definición de un nuevo contrato que respondiera al momento económico. A todo esto se agregaba la preparación de estatutos para regir la vida sindical y una campaña amplia con panfletos y volantes para nutrir a los obreros de la recién adquirida ideología.

  • 112 Conflicto obrero en Santa Rosalía. La Paz, miércoles 3 de abril de 1929. Boletín de Información. Añ (...)

151La primera iniciativa del Comité "Rojo" encabezado por José C. Flores, fue encaminada a obtener mejoras salariales. El auge económico daba cobertura a la demanda, además, existía un compromiso de la empresa pactado en 1925, según el cual, cuando el precio de la libra de cobre fuera mayor a quince centavos de dólar los salarios serían automáticamente incrementados en quince centavos por cada centavo de oro que aumentara. Dede 1927 el precio de la libra superó los quince centavos de dólar, no obstante la empresa no cumplió lo prometido manteniendo los salarios mínimos en dos pesos setenta y cinco centavos. En abril de 1929, el "Gran Sindicato Obrero" al enterarse que la cotización del cobre en la bolsa de valores de Nueva York alcanzaba los dieciocho centavos de dólar por libra, amenazó con un paro general112.

  • * "Aguirre Santiago Amado. Nació el 8 de febrero de 1863 en el Mineral de San Sebastián Mascota, Jali (...)
  • 113 Aguirre Amado. Documento para la historia de Baja California. Estudio introductorio de Miguel León (...)

152Ante el riesgo de un paro de labores que parecía inminente y cuyo efecto hubiera causado desajustes a la economía regional y a las de por si menguadas finanzas públicas, el Gobierno del Territorio se vió obligado a intervenir buscando la conciliación entre las partes. El gobernador de aquel tiempo, Don Amado Aguirre*, mantuvo una nutrida correspondencia con sindicato y empresa. Según su visión, el origen del problema estaba en una conjura comunista dirigida desde Tampico, a cuya doctrina se adhirió un pequeño grupo, que pronto alcanzó simpatía entre la masa de obreros. Además el conservadurismo y la resistencia de la empresa a incrementar los salarios a pesar del alza del cobre, creó el ambiente propicio entre los mineros para aceptar acciones radicales113. Finalmente ante la contundencia de los argumentos obreros y el temor a la huelga, la Compañía tuvo que cumplir con lo pactado en 1925.

153La tregua entre empresa y sindicato con duras penas rebasó los noventa días. En los primeros días de julio, en pleno calor, una nueva demanda obrera, ahora en contra del autoritarismo de un ingeniero francés, hizo aparecer de nuevo el fantasma de la huelga general. Los trabajadores solicitaban el cese inmediato y la expulsión del lugar del capataz galo que acostumbraba maltratar a los operarios.

  • 114 Ibidem p. 12.

154La Compañía, con poco margen de negociación ante la postura inflexible de los trabajadores, se mantuvo en la posición extrema de no resolver la petición del sindicato. Ambas posiciones fomentaban que la hoguera creciera amenazando con un conflicto de grandes consecuencias. Don Amado Aguirre sabía muy bien como Gobernador, que este asunto era una papa caliente. Debido a ello personalmente en persona, acompañado de un piquete de soldados arribó a Santa Rosalía para resolver definitivamente las dificultades entre la Compañía del Boleo y el "Gran Sindicato Obrero"114.

  • 115 Ibid p. 13.

155Entre los treinta y cinco grados de calor y el ánimo obrero parecía no haber diferencia en aquel verano de 1929. La presencia del General Aguirre provocó inicialmente muchas suspicacias entre los trabajadores. Los comunistas -como él les llamaba- antes de su llegada habían desatado una campaña, en volantes y a través de un periódico, contra las autoridades del Centro y del Territorio. Al carecer de simpatía local, la estrategia del Gobernador consistió en mostrarse conciliador al convocar a una junta a los representantes del Sindicato y al personal administrativo de la Compañía del Boleo. Tras cinco horas de discusión salió humo blanco de la casa del Consejo Municipal. El acuerdo que puso fin a la disputa fue la promesa del Director de la empresa Augusto Nopper, de que antes de quince días el ingeniero iría en camino para Europa115.

  • 116 Ibid.

156Es importante destacar que en las dos intervenciones de Don Amado Aguirre las resoluciones favorecieron la causa proletaria. Siempre mostró tolerancia e imparcialidad en el arbitraje de los conflictos obreros, actitud por cierto muy digna de un militar de la época. Es posible que su comportamiento haya sido determinado por la importancia de este espacio económico minero pues los beneficios que generaba se desparramaban ondulatoriamente en la economía bajacaliforniana. Además, su conducta no oculta cierto olfato para comprender que la dirección sindical está muy cohesionada con la base obrera. Aún cuando insiste en que el epicentro de la ideología comunista esta en Tampico, lo cierto es que las posturas anarcocomunistas del "Gran Sindicato Obrero" no eran inventadas, existían condiciones materiales que hicieron posible prendieran entre la masa trabajadora. El colmillo y la singularidad del gobernante quedó en evidencia cuando en la solución del segundo conflicto, sutilmente dejó en manos del Director la decisión de expulsar a su compatriota. Gracias a ello -comenta con ironía- no se vió obligado a aplicar el Art. 33 declarándolo persona "non grata" evitando así una segunda "Guerra de los Pasteles"116.

  • 117 Verbo-Obrero. Porta voz del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía (Adherido a la CGT y a la A.I.T. (...)

157En los últimos tres meses del año se consolidó la estrategia económica de la empresa y al mismo tiempo, los trabajadores desplegaron una intensa labor político-sindical. Esto hizo subir de tono el color rojo que identificaba a la corriente anarco-comunista volviéndose cada día más álgida la confrontación con la empresa. Desde la óptica sindicalista la bonanza económica se debía a la alta productividad de los obreros y ello daba legitimidad a un discurso que enarbolaba la bandera roja de las reinvindicaciones proletarias. Para informar y educar a sus correligionarios publicaron un periódico que se llamó "VERBO OBRERO". En noviembre apareció el primer número de este organo sindical que dirigían José C. Flores y Alberto Meza117.

158Así fue como nació y se dió a la palabra del obrero para combatir el discurso oficial que con estadística e informes maquillaban la realidad social. En cierta forma el periódico cumplía también una tarea de adoctrinamiento para mantener la cohesión social del gremio. El editorial del primer número trasluce la intención.

  • 118 Ibidem p. 6.

"Nuestros propósitos"
Atentos a nuestros deberes ideológicos hemos aceptado de buen grado la delicada comisión de publicar este paladín que será el Heraldo del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía".
La misión de nuestro Vocero es tan grande y profunda, como profunda y grande es la causa que sostenemos.
Por eso no nos trazamos ningún programa; nuestros propósitos son cooperar con todas nuestras fuerzas por la conquista de todos nuestros derechos; y el mejor premio, la mejor recompensa que esperamos es ver convertido este periódico en luz y flagelo: luz para los irredentos, para los que han sido cegados por la negra venda de todos los fanáticos y flagelos para azotar sin compasión a todos los causantes de la injusticia y desigualdad social en que vivimos.
Llenos de optimismo en el triunfo final ponemos al servicio de nuestros ideales todo nuestro entusiasmo y también ponemos las columnas de este periódico a la disposición de todos los amantes de la Libertad para que en ellas volquen sus más bellos pensamientos, sus mas candentes frases de aliento, para que nuestra Doctrina sea expuesta en toda la magnitud; entendidos de que en la Cultura estriba el desenvolvimiento de nuestros caros ideales.
En este vocero encontrarán todos los camaradas un adalid, desinteresado, y siempre dispuesto a la defensa de los intereses de los que todo lo producen.
Vayan nuestros fraternales saludos a toda la prensa de nuestras ideas, a todos los hombres que aman la verdad, la belleza y la justicia
118.

159Para los trabajadores bolerianos resultó de gran valía la publicación de la gaceta sindical el "VERBO OBRERO". Este pequeño periódico se convirtió en el vehículo de comunicación más eficaz en el seno de la comunidad minera. Debido a esta estrategia comunicativa se rompió con el aislamiento que imponía la geografía del lugar a los grupos mineros y al poblado principal. Aunque cabe señalar que existía un contacto permanente entre los trabajadores motivados por el proceso de trabajo mismo; baste señalar que todas las minas estaban intercomunicadas. El órgano periodístico fue un lazo de unión y la mejor ventana para enterarse de los asuntos laborales internos y estar al tanto de los principales actos del proletariado mundial. A través de sus páginas los trabajadores recibían información detallada de los asuntos que se discutían en las asambleas sindicales y los acuerdos que se tomaban. Para muchos trabajadores fue también el espacio adecuado para tratar temas cotidianos que se relacionaban con las condiciones precarias de la vivienda así como los graves problemas de salud y la escasez y carestía de los alimentos.

160El periódico -que hemos venido comentando- es la mejor bitácora de los actos realizados en esos años por el "Gran Sindicato Obrero de

  • 119 Ibid pp. 1-2.
  • 120 Ibid.

161Santa Rosalía". En sus hojas está el retrato de las intenciones políticas de la corriente anarco-comunista. Un objetivo muy claro del sindicato, pensado seguramente para poner en jaque a la empresa, fue la intensa labor por ampliar su membresía. La campaña de afiliación rebasó las áreas de trabajo estrictamente mineras pues en una gira del Comité Ejecutivo integraron al sindicato a los trabajadores agrícolas de la Hacienda de San Bruno y también lograron la afiliación de los obreros de la Compañía Occidental Mexicana que iniciaba la explotación de yeso en la vecina Isla de San Marcos. En ambos lugares se enviaron delegados sindicales para formar sucursales del sindicato pues "los obreros están a merced de la avaricia de la burguesía119. Las condiciones deprimentes de la vivienda en San Bruno, en donde "llegamos al colmo de la injusticia porque las habitaciones son forjadas por el propio interesado, siendo su construcción de ramas secas, palmera y hojas de latas viejas, representando esto un serio peligro para la salud y bienestar de los obreros y sus familias" 120. La inestabilidad laboral en que vivían los trabajadores del yeso pues se les obligaba a firmar contratos por treinta días sin ningún tipo de garantías, facilitó la apertura de sucursales del "Gran Sindicato Obrero". Fortunato Padilla se puso la cachucha de dirigente sindical en San Bruno y José Bareño en la Isla de San Marcos.

162Otro objetivo buscado afanosamente por la dirigencia sindical, es el de la educación política de sus agremiados. Los editoriales denotan cierta prisa por fortalecer la ideología comunista entre los obreros. Sutilmente, mediante fábulas y poemas que son intercaladas entre las noticias de carácter laboral se alimentaba entre los trabajadores el pensamiento que podía conducir a la revolución social.

163Veamos el ejemplo de un editorial en donde se destacan los avances políticos de la clase obrera:

  • 121 Verbo-Obrero. Porta voz del Gran Sindicato de Santa Rosalía. Año 1 No. 2. Santa Rosalía, B.C. novie (...)

"Verdad y Justicia"
VERBO OBRERO presenta en su programa de acción un tríptico digno del noble entusiasmo de la clase trabajadora organizada que en este vocero actúa y que no hay, no habrá un miembro, sociedad o individuo, del sufrido gremio productor, que no abrace la divisa de combate que enarbola, ya sea en parte o en sus tres grandiosos conceptos. Verdad, belleza y justicia.
Siglos más siglos han pasado en que la esclavitud moral y material de las clases humildes existía como cosa natural y propia de la vida humana, en que una inmensa porción de seres racionales tenía que vivir sujeta a una minoría dominadora que todo lo absorbía que todo lo monopolizaba, a quien todo pertenecía, en que vida y recursos eran de su propiedad; y negaban, impedían, obstaculizaban todo progreso, toda acción libertaria de esa porción de ilotas que vivían una vida de bestias, quizás más interior ya que los animales al terminar su jornada cotidiana vegetaba en la sabana sin más límites que su necesidad y deseo; y el hombre proletario siempre ha sido privado hasta de lo más indispensable para su subsistencia. Con cuanta más razón se le priva de que abra los ojos de la inteligencia y de la razón, que el saber y los conocimientos llegan a su dominio, que se eleve del estado sedentario que las clases opresoras le han impuesto.
Pero a pesar de todo la clase obrera ha desbordado los fuertes diques que le impedían conocer el mundo más allá de la animalidad y ha comprendido que todo está a su alcance mediante un esfuerzo supremo, ha visto el derecho que le asiste para elevarse de esa postración y arrancar de las manos de sus eternos enemigos la parte de vida racional que le corresponde; y que todo aquello que influyó en su conciencias, como deidades, autoritarismo y sumisión, no era más que perjuicios que la hacía vivir humillada, encarnecida y amordazada...
121.

164El siguiente poema sirve para comprender la tarea ideológica que cumplía el órgano periodístico:

La Maquinaria

  • 122 Verbo-Obrero. Porta voz del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía. Año 1 No. 3. Santa Rosalía, B.C (...)

Llora la humanidad
Presiente la tragedia y ve que todo
se hunde en la balumba de la nada.
Ve negro el porvenir. Y su enemiga,
su mortal enemiga que la aterra.
La que la tiene siempre en pie de guerra,
¡Es la que dizque le ahorra la fatiga!
¡La maquinaria eso! Ese instrumento
Que gira sin cesar en los talleres.
Que enriquece tan sólo a pocos seres
Mientras sume a un millón al descontento.
¡La máquina ese! Monstruo de acero,
La insensible al dolor y a la tristeza.
No calcula si el pan para la mesa
Le roba al desdichado, al jornalero.
¡La maquinaria eso! Gigante sombra,
Fantasma horrible que un dilema obliga;
¡O se adueña de todo, el que fatiga,
O destruyendo, su dolor se cobra!
¡Y en su derecho está! Ya rompa o crea,
Nadie decir podrá que mal se porta.
¡Porque el dolor inmenso que soporta
La redime de todo, esa odisea!
122.

165Gracias al periódico, es posible entender que durante los dos últimos meses del año, noviembre y diciembre, los sindicalistas, volcaron toda su energía política, imponiendo ritmos de negación a la empresa francesa y provocando que el ambiente se pusiera al rojo vivo. Al incesante ritmo de producción del metal rojo se opuso la vorágine sindical que no tenía parangón y parecía carecer de límites. Precisamente el último día del año, fecha en que los franceses y los empleados de confianza acostumbraban bailar y brindar en el lujoso hotel Francés, los trabajadores hicieron circular el "VERBO-OBRERO" No. 3. En esa ocasión el espacio de la primera plana de la gaceta lo ocupó la información sobre la "GRAN CONVENCION" sindical verificada los días 30 y 31 de noviembre y lo. de diciembre de 1929 en las instalaciones del confortable teatro Treanón.

166Asuntos de suma importancia se trataron en ese evento; los delegados sindicales trabajaron por espacio de quince horas revisando diferentes demandas. Baste transcribir los acuerdos que reflejan el rumbo y las aspiraciones de los trabajadores.

  • 123 Ibidem.

"lo. Se da cuenta con un estudio que una Comisión exprofeso hiciera saber sobre el costo de la vida en esa región, resultando en una forma absolutamente detallada, pudiéndose apreciar que el salario "mínimo" actualmente en vigor no basta ni para cubrir las mas apremiantes necesidades de la vida.
Después de la consecuente discusión se acordó que estando ajustado el antes citado estudio a la más extricta justicia, el Sindicato sostiene que el salario mínimo de la región de Santa Rosalía debe ser de $4.50 (cuatro pesos, cincuenta centavos).
2o. Se designa, a moción de los camaradas de la Sucursal No. 6, una comisión para formular un contrato colectivo con la Compañía Occidental Mexicana de la Isla de San Marcos, B. Cfa.
3o. Siendo absolutamente necesario hacer Reglamentos para los diferentes Servicios; se acordó nombrar Comisiones para que estudien los proyectos, inclusive para las minas, acordándose unánimemente, desconocer de plano el Convenio celebrado en la Ciudad de México con fecha 27 de mayo de 1925. (El acto de desconocimiento fue una muestra del descontento de los obreros de ésta región; siendo recibida la aprobación del desconocimiento con prolongados aplausos. Este acto tuvo lugar a las 17:30 hrs.)
4o. Al terminar el anterior punto, se reciben del Grupo de Providencia, varias quejas que son presentadas por la Sucursal No. 3 en contra del doctor de aquel lugar; después de estudiarse detenidamente todas las quejas se acuerda; recabar todos los datos necesarios de todos los grupos en que ha estado el médico citado con el objeto de hacer recopilación y en vista de la labor nociva del Médico Sión, pedir a la Cía. su destitución.
La Convención fué clausurada a las 19:35 Hrs.
123.

  • 124 Memorándum enviado por A. Nopper, Director de la Empresa, al Gobernador del Distrito Sur. Santa Ros (...)

167El plan de acción aprobado en la Convención amargó la navidad a los franceses y prendió el foco de alerta en las autoridades del territorio, pues la actividad combativa del sindicalismo comunista amenazaba con proyectarse hacia otros centros de trabajo en la península. Localmente se condensó en una nueva propuesta para normar la relación entre empresa y trabajadores, que sustituyera, el viejo convenio de 1925. En Guaymas, Sonora; el 19 de diciembre de 1929 Francisco Llano, inspector laboral, recibió el proyecto de contrato colectivo de trabajo. Este documento de inmediato provocó reacción en la Compañía del Boleo. No era para menos, a la empresa la ofensiva sindical le movía el suelo porque amenazaba con romper la estabilidad económica de los últimos tres años. Debido a ello se opuso a la iniciativa obrera y solicitó urgentemente al gobierno territorial que parara la agresividad sindical124.

168El proyecto de contrato colectivo, presentado por el "Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía" causaba ámpulas a los directivos franceses porque los trabajadores se trazaron el objetivo político de obligar a la empresa a reconocer formalmente la ingerencia sindical en la contratación, aunado a esto, existía la meta de evitar el férreo control que se ejercía en el expendio y consumo de alimentos. A ello se agregaban demandas muy novedosas en materia de prestaciones, como el derecho de jubilación y disfrute de vacaciones. El plazo para iniciar la discusión del proyecto que contenía veintitrés cláusulas, vencía el veintitrés de diciembre. Las peticiones más importantes eran:

  • 125 Proyecto de convenio que presenta el Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía. Acción Directa -comuni (...)

Art. 1.- La Compañía conviene que para la mejor marcha de ambos factores los trabajadores a su servicio en general, serán miembros del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía, sin cuyo requisito no serán admitidos al servicio de la Cía.
Art. 4.- El presente convenio facultaba al Sindicato para nombrar sus representantes obreros; en la que se refiere a Grupos Mineros debe haber dos representantes por cada turno, uno de ellos se entenderá con el interior y el otro se sujetará con el Servicio del Exterior, ambos representantes tendrán facultades para tratar asuntos en los diferentes servicios del grupo, quienes se dedicarán exclusivamente a su cometido sin desempeñar trabajo material.
Dichos representantes percibirán remuneración por parte de la Empresa.
Art. 5.- La Raya de los operarios será semanariamente.
a) La Cía se compromete a proporcionar a los trabajadores durante los primeros seis días de trabajo después de la última raya mensual, un diario metálico; esta facilidad también será dada a todo el que se vaya enganchando después.
b) En las Tiendas de la Compañía, en ningún tiempo será obligatorio el consumo y el sistema de carteras para los operarios de la misma, comprometiéndose ésta a venderles toda clase de mercancías con dinero.
Art. 6.- "Del salario mínimo".
Este será el de $4.50 cuatro pesos cincuenta centavos, de acuerdo con las necesidades de esta región.
Art. 10.- "De la instalación de Luz Eléctrica, Llaves de Agua y Drenaje".
La Cía. quedará comprometida a proporcionar la luz eléctrica dentro de las habitaciones de los trabajadores. Las llaves de agua serán instaladas proporcionalmente en cada poblado, a juicio del Sindicato.
El drenaje será obligatorio en Santa Rosalía, y en los Grupos, excusados suficientes alrededor.
Art. 11.- El presente convenio facultaba al Sindicato para presentar ante la Cía. el Reglamento especial sobre accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de los trabajadores.
b) En caso de accidentes sufridos por los trabajadores, el Sindicato no reconocerá fallo contrario de parte de los Médicos Legistas y Sanitario, pagados por la Cía.
Art. 12,- "De las jubilaciones".
La Cía. se compromete a jubilar a sus operarios, cuando hayan cumplido al Servicio de ella cinco mil cuatro cientos días de trabajo, debiendo pagarles un salario diario por todo el resto de su vida de un 85%, sobre su sueldo término medio alcanzado en los últimos seis meses de servicio.
Art. 13.- "De las vacaciones".
Todo operario tendrá derecho a disfrutar de vacaciones con goce de sueldo en la forma siguiente:
Cada vez que cumpla 240 días de trabajo dentro del año tendrán derecho a cinco días de descanso; por el segundo periodo tendrá 8 días y por cada periodo igual dentro de cada año, tendrá 3 días más hasta llegar a 20 días, que será en todo caso para todo operario que tenga seis o más años de servicio con la Compañía.
Art. 19.- En todos los servicios, los operarios tienen derecho a descansar el domingo de cada semana, así como los días festivos y entre estos está comprendido el día primero de mayo, debiendo pagarles si los trabajan tiempo doble
125.

  • 126 Ibidem.
  • * Se incluye en el ápendice documental.
  • 127 Verbo-Obrero. Porta voz del Gran Sindicato de Santa Rosalía Año 1 segunda del No. 2. Por la importa (...)

169El vehemente y desesperado llamado empresarial al Gobernador no causó sorpresa alguna. Desde septiembre de ese año, la preocupación central del gobierno era encontrar la forma de parar a los comunistas para preservar "los intereses económicos de la mayoría de los trabajadores126. En los hechos, el trato hacia los obreros se endureció; la política de tolerancia se cambió por un clima represivo. En la silla del poder territorial, un hombre nuevo, también de cinco estrellas en la solapa, sustituyó a Don Amado Aguirre. En efecto, el General Agustín Olachea, entró al relevo. Bajacaliforniano de cuna -probablemente se pensó en su designación "para que la cuña apriete debe ser del mismo palo" -emprendió acciones contra la corriente anarco-comunista. El método para lograrlo consistió en descabezar la representación sindical. Los periódicos regionales contribuían a endurecer la política antisindical. Sus páginas se cargaban de calumnias contra los trabajadores. En un extra del "Verbo Obrero"* publicado en diciembre se denuncia a la "prensa mercenaria" representada por el diario La Gaceta de Guaymas127.

  • 128 La presidencia municipal informa al Gral. Agustín Olachea sobre posible paro por tiempo indefinido. (...)
  • 129 Informe que manda el capitán Hesiquio Torres al General de Brigada Agustín Olachea. Santa Rosalía, (...)
  • 130 Ibidem.

170El primer obrero en probar el trabajo sucio del General Olachea, fue el dirigente sindical José J. Gracia con el pretexto de haber ofendido al Presidente Calles se le abrió proceso judicial. La unidad de los obreros que amenazó con un paro indefinido frustó el encarcelamiento de Gracia pero no ocultó que el objetivo gubernamental era intimidarlos aplicando arbitrariamente la ley128. Con tal acción, la empresa se sintió con respaldo y dirigió baterías contra Miguel Gutiérrez otro dirigente que laboraba en el grupo de Providencia. Con él se probó la estrategia de cambio de área de trabajo; con ello se le castigaba salarialmente y se le mantenía ocupado "pues -señalaba la empresa- es uno de los que encabezaban a los obreros y que desatiende sus obligaciones para dedicarse durante el tiempo de sus labores a la propaganda de las ideas comunistas-anarquistas"129. En este caso el sindicato amenazó con un paro, pero ante la amenaza del representante del Gobernador, el capitán Hesiquio Torres, se desistieron y negociaron que a Gutiérrez se le ubicara en el taller mecánico, conservando el mismo salario130.

  • 131 Informe de los trabajos desarrollados por la Inspección del Trabajo durante la primera quincena del (...)
  • 132 Ibidem p. 2.
  • 133 Ibid p. 3.

171La Compañía del Boleo, aprovechando la complicidad del gobierno territorial, dio rienda suelta a la "cacería de brujas". El plan de acción de los obreros se enfrentó a la maniobra empresarial de dilatar las negociaciones en torno al proyecto de contrato colectivo. Mientras tanto, en los dos primeros meses de 1930 se decidió eliminar a los trabajadores, principalmente dirigentes sindicales, que integraban la red anarco-comunista. Debido a esta política se despidió masivamente a cuarenta trabajadores. La representación del gobierno en la localidad se concretó tardíamente, a solicitar indemnización y pasaje condicionando a que los obreros no profirieran adjetivos contra el régimen de Plutarco Elias Calles131. En la Isla de San Marcos, once trabajadores padecieron el recorte "por haber pertenecido -señala Llano- a una agrupación que dice profesa ideas anarquistas"132. En Santa Rosalía, sólo dos dirigentes Ramón Hernández y Manuel Almeida lograron ser reinstalados133.

  • 134 Ibid p. 4.

172Con una buena dosis de prepotencia y autoritarismo la empresa realizó la jugada perfecta al dejar huérfano al proletariado minero. En la nueva situación y ante una dirigencia que nacía en un momento de incertidumbre para los fines sindicales, impuso a su antojo el ritmo de negociación del Contrato Colectivo de Trabajo. Incluso descaradamente le dió empleo a sesenta trabajadores provenientes de La Dura Mili and Mining Co., del vecino estado de Sonora. El método que utilizaba le era familiar pues se trataba como en otros tiempos, de despedir y contratar134. En especial este último enganche demuestra que a los cuarenta obreros se les retiró por motivos políticos.

173Apenas habían transcurrido dos meses de haberse realizado la limpia de los más connotados anarco-comunistas, cuando el venda-bal, que produjo la crisis mundial del capitalismo, tocó tierra en Santa Rosalía. la caída brusca del precio del cobre se proyectó amenazante sobre el mineral que dependía del mercado externo. La incertidumbre sombreó un espacio productivo que en un ciclo de ocho años y en especial -para los intereses de La Compañía- los años comprendidos entre 1927 y principios de 1930, sólo conoció el rostro que proporciona las altas ganancias. Empresa y gobierno disfrutaban la paz sindical que alcanzaron con rudeza. Exterminados los dirigentes mas combativos podían, con relativa tranquilidad, diseñar una estrategia laboral que permitiera sortear los efectos de la crisis. Aunque cabe señalar que las expectativas fueron puestas en la experiencia y capacidad de trabajo de los obreros.

  • 135 Informe de labores correspondientes a la primera quincena de septiembre Tomás Revilla, Inspector de (...)

174Un giro de muchos grados y variantes impuso el problema económico. Empezando con la actitud de la empresa que en septiembre de ese memorable año, amenazó con cerrar las instalaciones mientras durara la recesión. Esto a todas luces era un mecanismo de presión para ablandar las posiciones obreras que furtivamente recuperaban las todavía frescas posiciones anarco-comunistas de ser inflexibles ante el chantaje empresarial. Las autoridades del trabajo abandonan la idea de responsabilizar a los mineros pues se les recomendaba "prudencia y eficiencia en las tareas a fin de no disminuir la producción y con ello se agrave mas el problema135.

  • 136 Ibidem p. 2.

175Al finalizar el mes se llegó a un "salomónico" arreglo: la empresa se desistió de realizar el "paro" al aceptar los obreros un reajuste de salarios que implicaba dejar de percibir veinticinco centavos diarios. Además se retiraban las primas salariales ganadas con la huelga de 1925. Lo que no sufría mutación alguna era el compromiso de que los trabajadores continuaron produciendo lo mismo. Al acuerdo se llegó después de arduas negociaciones que se iniciaron en la Ciudad de México y que concluyeron en Santa Rosalía bajo el arbitraje del Gobernador Olachea136. Es innegable que los obreros estaban arrinconados en la negociación debido a dos causas. La represión ejercida meses atrás pesaba mucho en la nueva dirigencia obrera y ello explica la posición adoptada; por otra parte, la ubicación geográfica del mineral seguía siendo una espada de Damocles a cualquier movimiento político-sindical y esta vez pendía más amenazante ante el impacto regional de la crisis, que en los estados vecinos de Sonora y Sinaloa dejaba una estela de empresas cerradas, lo cual restringía el mercado de trabajo.

  • 137 Proyecto de Contrato Colectivo de Trabajo entre el Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía y la Comp (...)

176Curiosamente en junio concluyeron seis meses de negociación entre empresa y sindicato alrededor del proyecto de Contrato Colectivo. Si bien el proceso fue deliberadamente retrasado por la Compañía del Boleo, ello no oculta el interés por mantener expectativas de salario y prestaciones entre los obreros; de ello, dependía además que la nueva dirigencia lograra autencidad entre los trabajadores. El Contrato que derogó al convenio pactado en 1925, se firmó el 19 de junio; en este documento quedaban pendientes tres importantes demandas a saber, la de incremento salarial a cuatro pesos cincuenta centavos; el disfrute de vacaciones y el derecho a jubilarse cuando hubieran laborado un promedio de quince años. Los dirigentes que firmaron el nuevo compromiso fueron Florentino Rivera, Manuel Almeida, Julio Carrillo, Mariano Luna. Manuel Gómez y L. Welstano Pineda. De todos ellos el único que había sido representante sindical durante el tiempo efímero del anarco-comunismo era Aimeicla137. La sobreviviencia política de este último causa asombro pues en 1925, a un mes de levantada la huelga realizó un paro apoyado por noventa trabajadores. Su permanencia indica un liderazgo ganado a pulso o bien la habilidad política para evitar la represión de que fueron víctimas sus excompañeros sindicalistas.

  • 138 Informe de los trabajos ejecutados por esta Inspección durante la primera quincena del mes de mayo. (...)
  • 139 Informe de la Inspección del Trabajo sobre una visita a la Isla de San Marcos. Tomás Revilla. Santa (...)

177La crisis suspendió bruscamente un ciclo productivo de ocho años, lastimó el presente de los trabajadores y cargó de incertidumbre su futuro. Las aspiraciones económicas y sociales enarboladas por el Sindicato, sufrieron muerte súbita. La desfavorable situación económica del mineral arrinconó y puso a la defensiva a los mineros. En estas circunstancias todo podía ocurrirles. De ello se valió la empresa para modificar políticas laborales y de contratación. Sobre los obreros pesaban mayores exigencias productivas, los trabajadores que tuvieran "hoja negativa" porque habían sufrido accidentes fueron despedidos138. Además resultó el mejor momento para quebrar la unidad entre los sindicalistas. Los trabajadores de la Isla de San Marcos dejaron de pertenecer al "Gran Sindicato Obrero"; el Inspector Tomás Revilla dió una manita para lograr el divorcio "pues -señaló- se trata de una empresa completamente distinta, dedicada a la explotación de diferentes productos y de que, los trabajadores lo son en número suficiente para organizarse"139.

  • 140 Informe de Labores de la Inspección del Trabajo correspondiente a la segunda quincena de noviembre. (...)

178Ante la debilidad del sindicato y que parece llevarlo a una posición de cautela buscando preservar el mayor número de empleos, la empresa descaradamente endureció el trato hacia los trabajadores como lo muestra el hecho de reinstalar capataces que habían sido separados de su puesto a petición sindical. De esta forma surgía el despotismo que se combinaba con métodos de tortuguismo en el área de minas, en donde la carencia deliberada de berlinas para acarrear el metal decidía los ritmos de trabajo a los contratistas. Al parecer, sólo los veladores tuvieron un trato diferente, pues mantuvieron intocable su salario de dos pesos veinticinco centavos. En la lógica de la empresa y debido a la crisis económica, estos trabajadores eran imprescindibles para evitar robos o daños en las ins-talaciones140.

  • 141 Informe de los trabajos ejecutados por esta Inspección durante la segunda quincena del mes de mayo. (...)
  • 142 Se informa sobre dificultades habidas entre el Sindicato y la Compañía del Boleo. El Inspector Tomá (...)

179Como se demuestra, el año de 1930, el tiempo de mayor rigor en la vida económica del mineral, resultó muy pesado a los trabajadores y si bien en la mayoría de ellos predomina la mesura ello no impidió que la inconformidad y el desconsuelo dieran lugar a distintos -algunas veces raros- sucesos. Empezando por un fuerte incendio en el exterior de la mina "Margarita" perteneciente al Grupo Purgatorio. Este siniestro dió lugar a una investigación judicial y laboral para descartar un atentado de parte de los mineros141. Otro caso se presentó en el Grupo de Santa Marta en donde ciento cuarenta y cinco operarios de la mina "Santa Rita" de plano se rebelaron abandonando repentinamente el trabajo. El motivo era defender el derecho del sindicato a poblar trabajadores. Después de negociaciones difíciles los mineros fueron obligados a reponer el día no laborado142.

  • * Varios aspectos de la vida cultural del lugar fueron impregnados. Por ejemplo, en 1930 se formó el (...)
  • 143 Informe del Inspector del Trabajo correspondiente a la primera quincena del mes de junio. Tomás Rev (...)

180Es interesante observar que dos meses y medio atrás, antes del paro de labores en la mina "Santa Rita", entre los trabajadores existía gran efervecencia política muy a pesar de la ausencia de los comunistas. Tal parece que subrepticiamente habían permanecido valores políticos para enfrentar los efectos de la crisis.* En especial, el día 13 de junio, a seis días de pactarse el nuevo contrato, brotó la solidaridad obrera al arribar al puerto el guarda-costas "Guaymas" procedente del distrito norte y que transportaba trabajadores presos con destino a las Islas Marías. Los obreros se negaban a seguir laborando y amenazaban con un paro si no se les permitía entrevistarse con los detenidos. Resultó infructuoso su cometido, el Capitán de la fragata solo aceptó comestibles y zarpó inmediatamente. Los obreros de cualquier forma protestaron contra la represión del gobierno realizando una marcha por las calles principales del lugar143.

  • 144 Esta información aparece suelta en los reportes del Inspector Tomás Revilla ya citados en el presen (...)

181En algunos obreros el reajuste de salarios pactados entre empresa y Sindicato dio al traste con sus expectativas de mejoría social. Debido a ello, descorazonados decidieron abandonar el mineral. Muchas familias se embarcaron con rumbo a Sinaloa y Sonora no obstante las advertencias sobre la escasez de trabajo en ambos estados. Para otros mineros -sobre todo los solteros- era preferible aventurarse en el buceo de perlas que padecer bajo salario en aquellas pedregosas y calurosas tierras. El riesgo de un abandono masivo preocupó grandemente a las autoridades de gobierno y laborales de la región. De inmediato se diseñó un plan para lavarles el cerebro a los trabajadores persuadiéndolos a permanecer. Además se lanzó una campaña antialcohólica para proteger "el salario" y se contrató trabajadores desempleados en el arreglo de caminos144.

  • 145 Ver informe de Tomás Revilla. Op. cit. Caja 1885. Exp. 4. F. 5.

182Algo que resultó muy novedoso fue el surgimiento de la "Unión de Mujeres Libertarias de la Baja California"145. El nacimiento de esta organización está sin lugar a dudas, ligado al impacto de la crisis en la economía familiar. En la historia de nuestro país, todos los momentos de escasez han sido prolíficos en manifestaciones femeninas de protesta.

183En el epílogo de esta etapa, dos hechos resultan interesantes y sorpresivos, es que en plena crisis los trabajadores lograron elaborar estatutos sindicales y pudieron también pactar un nuevo Contrato Colectivo de Trabajo superior a los firmados anteriormente. En ambos objetivos logrados en diciembre de 1931, parece reflejarse una invaluable experiencia político-sindical que se fue acumulando en los vaivenes del ambiente económico y social local. Ni la política represiva ni la agobiante crisis acabaron con la herencia del sindicalismo anterior a los años treinta.

  • 146 Estatutos que rigen al Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía. Santa Rosalía B.C. a 13 de dic. de 1 (...)

184En el caso de los estatutos, si bien se abandona un discurso radical cargado de adjetivos, ello no oculta una posición ideológica clara del papel que debe jugar un sindicato en la relación entre trabajo y capital. Existen pues principios que definen la agrupación como un instrumento de lucha para liberar a los trabajadores de una "educación sofisticada que han recibido y reciben en la enseñanza burguesa... que reconociendo su ignorancia y su importancia para resolver aún teóricamente las altas cuestiones de interés económico de su clase, se organizan como único medio para la defensa de sus intereses colectivos"146.

  • 147 Ibid pp. 1-2.

185En la declaración de principios es inobjetable que los estatutos sean el sedimento de años de lucha. Conservando el lema "UNION, TRABAJO Y LIBERTAD" definen "que los hombres al constituirse en Sindicato, no lo hacen ni pactan para esclavizarse, sino para libertarse; pues la asociación está basada en la autonomía del hombre y del Sindicato. En tal virtud, la finalidad es la orientación dentro de sus agremiados en el sentido de la libertad no para mañana sino para el combate diario"147.

  • 148 Ibid pp. 4-10.
  • * Para mas detalles ver copia de los Estatutos en el apéndice documental.

186A los principios políticos se agregaban los requisitos para ingresar al Sindicato, trámite por cierto muy sencillo. Se establecían las obligaciones de los agremiados destacando las fracciones III y VIII de la cláusula 50., Capítulo III. La primera se refiere a la cuota mensual de un peso; la segunda exige al trabajador informar de las dificultades que en materia de trabajo se haya tenido con los representantes patronales. Otro punto interesante en la cláusula 8o. del Capítulo V y que se refiere al nombramiento de dirigentes. Según esta cláusula el Comité Ejecutivo solo podía durar en funciones seis meses. Al parecer se pretendía no burocratizar la dirección sindical. Llama también la atención el interés por mantener vínculos con otras organizaciones obreras y campesinas del país. Asimismo es significativo el interés por asumir sindical-mente una lucha frontal contra el analfabetismo, aunque esto todavía acuse rasgos mutualistas148*.

187La comisión legisladora que produjo el proyecto de estatutos la integraron Zacarías M. Cázares, José T. Ledesma y Manuel Gómez. Los dos primeros eran dirigentes sindicales en activo; Gómez por su parte firmaba como asesor pues, había sido dirigente en el Comité Ejecutivo Central en el primer semestre de 1930 cuando entró al relevo de los anarco-comunistas. En cierta forma le tocó "bailar con la más fea" pues asumió el puesto cuando autoridades y empresa descabezaron al Sindicato y además el mineral se internaba en el umbral de la crisis.

  • * * El Contrato Colectivo de Trabajo convenido entre empresa y sindicato en diciembre de 1931 se publ (...)

188De mayor trascendencia resultó el nuevo pacto entre empresa y trabajadores. En efecto, dieciocho meses después de que se firmó el Contrato Colectivo de Trabajo, que sustituyó al convenio de 1925, la Compañía del Boleo y el "Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía" sellaron una nueva relación contractual. A todas luces, resulta sorprendente la nueva política laboral que se convino en diciembre de 1931**, sobre todo porque reconoce prestaciones reclamadas por los obreros desde seis años atrás y que no habían sido arrancados con huelgas y paros. A ello agregamos que el ambiente de incertidumbre e inestabilidad no había desaparecido. Es por eso que tener derecho al descanso dominical y a las vacaciones era indiscutiblemente un punto a favor de las dirigencias sindicales. Esto da pie a pensar que la estrategia de actuar a la defensiva resultó mas eficaz que las posturas radicales o bien que la empresa prefirió premiar una relación mas dúctil y por lo mismo menos conflictiva.

5.- Los últimos dieciséis años.

189A propósito de esto último es conveniente señalar que la producción de cobre puro en "El Boleo", durante los años de 1930 a 1932 se mantuvo arriba de las diez mil toneladas anuales, es decir, que la producción no refleja todavía el impacto negativo de la crisis. El desplome de la producción vendrá en los años posteriores arrastrándose hasta 1946, cuando apenas se produjeron cinco mil trescientas noventa toneladas. Esto explica que la Compañía del Boleo se vió obligada al comenzar los años treinta a definir una nueva estrategia utilizando dos variantes. A raíz de que los trabajadores sufrieron bruscamente los efectos de la depresión económica con el reajuste de 300 operarios y baja en el salario, lo que originó en muchos de ellos desgano y abandono del mineral; la empresa se vió obligada a frenar la sangría de sus empleados que arrastraba tras de sí la recesión, pues nadie mejor que ella para saber de los problemas que originaba la escasez regional de fuerza de trabajo. Al parecer esto obligó a un tratamiento más político de los asuntos laborales no importando ceder en algunas prestaciones. En otras palabras da la impresión que los directivos franceses fueron víctimas del aislamiento geográfico que en otros tiempos favoreció una política rígida contra sus trabajadores.

190La otra variante en la estrategia empresarial consistió en promover una salida tecnológica. Desde años atrás se sabía que las leyes de los metales habían bajado lo que hacía mas costosa la producción del metal rojo. Para los directivos la alternativa era sencilla y costosa a la vez, se requería localizar nuevos mantos cupríferos de alto contenido metálico y aprovechar la experiencia laboral e innovar la tecnología de extracción y acarreo de metal. En la crisis, el ansia por menguar su impacto negativo precipitó en 1932 un nuevo proyecto: La mina San Luciano localizada en la parte sur del mineral.

  • 149 Peña Salvador, Las minas que actualmente explota la Compañía del Boleo, S.A., de Santa Rosalía, Ter (...)
  • 150 Peña Salvador. Informe sobre los trabajos de cuele del tiro Williams, de la nueva mina San Luciano, (...)

191Alrededor de esta mina se apostaron las expectativas de la Compañía del Boleo. No era para menos, los estudios de prospección geológica, realizados años atrás reconocían la existencia de medio millón de toneladas de mineral, con un 4.5% de cobre. El proyecto era extraer 500 toneladas diarias149 las características del terreno obligaban a sacar el metal a grandes profundidades atravesando terrenos acuíferos; esto último se convertía en un reto para la ingeniería minera. En ninguna mina de México se tenía una experiencia similar. Es por ello que el cuele del tiro Williams por donde saldrían entre 350 y 500 toneladas diarias de metal, se convirtió en un caso único en nuestro país y fue ejemplo de la técnica europea moderna, para colar a través de mantos acuíferos. La ejecución de la obra estuvo a cargo de la Societé Anonyme de Anciens Establissements de Hulster Faibie & Cie de París. Varios obreros especialistas ejecutaron el trabajo, actuando de director el Ingeniero Durafourg150.

  • 151 Kichner A. John, Op. Cit. p. 21.
  • 152 Juárez Murillo Benito. Las canastillas y el grupo minero San Luciano en Centenario de Santa Rosalía (...)
  • 153 Wilson G. I. Op. Cit. p. 298.

192Paralelamente surgió el último gran proyecto de transportación de metal. Un tranvía aéreo llevado con un cable de acero que se conectaba al ferrocarril en la Mina Ranchería, a menos de un kilómetro al suroeste de Santa Rosalía151. Las canastillas aéreas fueron diseñadas y ensambladas por técnicos alemanes. "En un constante ir y venir, cruzaban las áridas y pequeñas sierras que separaban a San Luciano del puerto. El recorrido era de siete kilómetros; al término de este viaje espectacular, se depositaba el metal en grandes chutes; de ahí se hacia el acarreo en vagones hasta las instalaciones de la fundición por medio del ferrocarril de vía angosta, para ser convertido en planchas de cobre"152. El sistema fue construido en Alemania y podía llevar 58 cubos con capacidad de 800 kilogramos; la capacidad total de la carrucha era de 250 toneladas de mineral en turnos de ocho horas153.

  • 154 Juárez Murillo Benito Op. Cit. p. 106.

193En la penumbra del momento económico, San Luciano no resultó nada mas un espacio alternativo en donde se probaron las técnicas modernas de la minería. Fue además el nacimiento de un grupo minero de gran ajetreo comunitario en donde confluyeron gentes de todos los grupos y en especial los que procedían de Purgatorio al clausurar esta mina sus actividades. "Ubicado al sur del puerto, a una distancia de 10 Km., inició trabajo con pocas gentes en 1931. Un año después, al entrar en operación, la población aumentó hasta alcanzar los tres mil habitantes. Desde la cuesta de enfrente era curioso apreciar este poblado, que se levantó en las laderas del arroyo de Santa Agueda, pudiendo distinguirse claramente el color rojo de los techos de sus casas, así como sus tres avenidas y las cinco calles que arbitrariamente fueron trazadas al fincarse las diferentes viviendas de madera. Contaba con escuela, centro de salud, luz eléctrica, agua y letrinas"154.

194Cabe señalar que son tiempos que cambian la fisonomía del mineral. Santa Rosalía se ensanchó al surgir los barrios de Ranchería y Canadá al agotarse el yacimiento de Providencia. Lo mismo ocurrió con el Grupo de Soledad; exhausto el mineral, se levantaron las casas y se montaron en la parte norte surgiendo el barrio de la Nopalera.

  • 155 Ibidem.

195En San Luciano, aproximadamente 250 trabajadores bajaban en las jaulas que movía un enorme malacate eléctrico. Se internaban por la boca del tiro Williams descendiendo ciento noventa y nueve metros bajo el nivel del mar. La alta tecnología no impidió que las labores mineras se realizaran en condiciones difíciles pues la temperatura era muy alta y en los niveles bajos se trabajaba con el agua a la cintura155.

  • 156 Wilson Op. Cit. pp. 268-269.

196No obstante este prodigio tecnológico no fue posible retornar a los tiempos productivos pasados. Como se ha señalado nunca más la producción de cobre superó las diez mil toneladas anuales; antes bien, en 1933 empezó una tendencia a la baja que redujo en 50 por ciento el rendimiento del metal rojo. Al final, la tecnología fue derrotada por el calor y el exceso de agua que brotaba incontenible abajo de noventa metros de profundidad, a ello agregamos que el depósito mineral era muy delgado, bajo en ley y muy profundo, para hacer económicamente explotable en esa área los trabajos156. En 1940, ocho años después de iniciada la explotación, se derrumbaron definitivamente las expectativas que había generado San Luciano; en pocas palabras esta mina resultó apenas un bálsamo en una crisis cuya estocada hirió de muerte al mineral.

197Ante esta situación la empresa dos años antes tomó medidas precautorias pues las operaciones mineras se llevaron a cabo bajo un nuevo sistema: los "poquiteros". La Compañía conservó la fundición y la Mina San Luciano cediendo la mayor parte de sus minas a contratistas independientes que empleaban entre 10 y 20 hombres.

  • 157 Loc. Cit. p. 269.

198Los "poquiteros" recibían avíos de la empresa por trabajar excavaciones rellenadas; también extraían mineral de los pilares de las minas abandonadas y en parte explotaban depósitos no trabajados por la Compañía debido a su baja Ley, tamaño pequeño y difíciles de explotar por inaccesibles. No hubo mina vieja que no fuera tocada por estos miniempresarios157. Lo interesante de este novedoso sistema es que su traspaso está ligado al interés de la empresa por amortizar los efectos negativos de la recesión. Además fue el principio en el rompimiento de compromisos económicos con los mineros.

  • 158 Ibid. p. 56.

199Con esta situación de telón de fondo; en el año de 1938 además de cambiar el sistema de producción en las minas, la empresa entró en liquidación pero continuó operando por espacio de diez años. En 1948 fue reorganizada como Compañía mexicana denominada "Boleo, Estudios e Inversiones Mineras, S. A. ". Con esta razón social operó hasta el 31 de enero de 1954158.

200Cuando todo parecía indicar que la actividad minera no rebasaría la década de los cuarenta, apareció el cruento fenómeno de la II Guerra Mundial. Este suceso generó una demanda extraordinaria y un incremento en el precio del cobre, provocando una prolongación temporal en los trabajos mineros. Pero eso no fue todo, el impacto más excepcional de la Guerra fue una excesiva codicia de la industria bélica por el manganeso. Un importante filón de este metal fue descubierto al norte de Santa Rosalía, en un cerro llamado El Infierno en donde se abrieron los trabajos de la Mina Lucifer. De esta forma el poblado tomaba un segundo aire.

201Con una curiosa sociedad franco-mexicana, Pedro Mahieux, el último gerente francés en El Boleo y Francisco García Quintanilla iniciaron una de sus primeras y afortunadas aventuras económicas. En noviembre de 1941 iniciaron operaciones. Cinco años más tarde, en 1946, cambiaron la razón social a Compañía Lucifer, S.A. El oportunismo económico y su visión empresarial hacia los grandes negocios, que siempre caracterizó a ambos personajes, los puso en la senda de la mina de manganeso más importante en la república Mexicana y uno de los depósitos más grandes y de mayor ley en óxidos de manganeso conocidos en América del Norte.

  • 159 Wilson Op. Cit. pp. 69-70.
  • 160 Ibid. pp. 300-301.

202El primer envío de mineral al mercado norteamericano fue en enero de 1942. Al principio fue embarcado por Metals Reserve Co. y posteriormente por Reserve Co. Las últimas cargas las adquirió la Raiser Co., Iron and Steel Division, en Fontana, California159. Para aprovechar la coyuntura económica de la Guerra, se diseñó un eficiente método de carga y descarga del manganeso. Sirviéndose de la experiencia que se tenía en las minas de cobre se instaló un sistema de ferrocarril y de grúas viajeras así como bombas para el manejo del combustible. Para obtener mayor beneficio se construyó en 1945 una planta beneficiadora en Santa Rosalía para eliminar las dificultades de afinación del mineral e incrementar su calidad160.

  • 161 Ibidem p. 301.

203El mineral vivía momentos muy semejantes a los tiempos de la I Guerra. Causas exógenas, principalmente de mercado, determinaban sus ritmos de producción. Como todas la economía de enclave de la época, sus movimientos eran pendulares conforme a los vaivenes del mercado mundial. En las circunstancias de los años cuarenta todo quedaba amarrado a los acontecimiento de la conflagración mundial. En esos convulsos momentos desde fuera le llegaron renovados brillos que se reflejaron en el medidor más exacto de su pulso: el puerto. Entre 1942 y 1946 muchos fleteros, principalmente "liberty Ships" entraban y salían de Santa Rosalía para transportar el manganeso de la Mina Lucifer a los puertos costeros del Atlántico y del Pacífico161.

204La economía de espejo no tardó en cobrarle nuevas cuentas al mineral. Con la posguerra se diluyó la expectativa que generó la demanda de cobre y manganeso. El "boom" económico resultó tan fugaz como las lluvias del desierto bajacaliforniano. En esas circunstancias la población resultó severamente castigada. En los alrededores de Santa Rosalía cobraba presencia un ambiente fantasmal. El último grupo, San Luciano, fue desmantelado en 1949, sus casas fueron movidas y dieron origen al populoso barrio de "las barracas". Esta recaída obligó a un plan emergente para encontrar una salida más allá del único y tradicional modelo minero.

205Apoyados y alentados por el gobierno mexicano, la mancuerna Mahieux y Quintanilla tomaron en sus manos la tarea de diversificar la economía del poblado. Experiencia les sobraba y no era despreciable buscar dividendos extras a los obtenidos en la explotación del manganeso; esta vez sus ojos los pusieron en las "tranquilas y bravias" aguas del mar Bermejo. Un par de elementos favorecía sus intenciones de explotar los recursos pesqueros. Por un lado, Santa Rosalía ocupa una posición geográfica central a lo largo del Golfo de California, el otro factor era el magnífico puerto artificial construido desde principios de siglo.

  • 162 Ibid p. 56.

206Fué así como surgió en 1947 la Compañía Mar Bermejo. Esta empresa se dedicó primeramente a la pesca del tiburón al que se le extraía el hígado por ser fuente de vitaminas aplicadas principalmente en la tonificación de los pulmones. Esto fue particularmente de provecho en 1947, pero posteriormente el mercado sufrió una baja y en 1949 los botes pesqueros se concentraron en la pesca de la langosta y el camarón. Una planta congeladora y empacadora modernamente equipada, fue construida en las afueras del puerto. Los camarones en cajas congeladas eran exportados a San Diego, E.U. para distribuirlos en los mercados de Los Angeles y Nueva York162. Como una actividad complementaria surgió el astillero en donde se reparaban los barcos de la industria pesquera.

207Cabe señalar que el mineral rebasaba en 1938 los cincuenta años, prácticamente ininterrumpidos, de explotación cuprífera. Los últimos dieciséis años (1938-1954) son una época marcada por crisis recurrentes amortiguadas por eventos pasajeros o proyectos económicos de oportunidad decididos por coyunturas de mercado. En otras palabras, predominó un ambiente de incertidumbre entre los trabajadores a causa de la amenaza de cierre de operaciones de la minera.

  • 163 Besserer Op. Cit. 27.

208La ruta crítica del sindicalismo boleriano comenzó en 1937 con la ausencia del dirigente sindical Manuel Gómez y la llegada de Herlindo Flores, que traía credencial de Delegado Especial del Sindicato Industrial de Mineros Metalúrgicos y Similares de la república Mexicana, constituido en 1934 en la Ciudad de México163. La tarea de Flores consistió en incorporar a los mineros de El Boleo al Sindicato Nacional. Este objetivo lo logró, a escasos meses de su arribo, al realizarse una convención obrera en el cine "Treanón" que aprobó constituirse en la Sección 117. De esta forma desaparecía nominalmente el "Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía" y se abría una etapa de pérdida de autonomía para la organización sindical, precisamente cuando vendrían las pruebas mas duras.

  • 164 Cota Meza Ramón. 1938: Verano caliente en Santa Rosalía, B.C.S. en Centenario de Santa Rosalía... O (...)

209Al año siguiente, en 1938 los trabajadores enfrentaron una nueva ofensiva al intentar la empresa una rebaja a los salarios mínimos. La Compañía pretendía pagar dos pesos cincuenta centavos, es decir, treinta centavos menos. Además, acompañaba su demanda con una política de despidos que afectó inicialmente a 300 trabajadores. El verano cachaniense se puso muy caliente; en ese candente ambiente los obreros solicitaron la intervención del Presidente Cárdenas, quien giró instrucciones para que intervinieran las autoridades del trabajo radicadas en Guaymas164.

  • 165 Carbajal Ascención Op. Cit. p. 127.

210Si bien el Presidente Cárdenas se mantuvo enterado del conflicto obrero, en realidad fue la propia iniciativa de los trabajadores lo que llevó a un buen arreglo con la empresa. En especial destacaron jóvenes formados en las juventudes socialistas de los años treinta; ellos fueron los que imprimieron vigor a la defensa de los intereses gremiales. En este difícil trance sobresalió la figura juvenil de Nicolás Bojórquez -en ese tiempo profesaba ideas socialistas- quien encabezó la iniciativa para frenar la liquidación masiva. Gracias a su intervención el número de despedidos se redujo a veinticinco. Además, lograron retirar a Flores como asesor especial del Sindicato, al presentar pruebas contundentes de corrupción sindical en la Convención del SIMMRM efectuada el lo. de mayo de 1939 en la Ciudad de México. De esta forma se libraron los trabajadores del "garganta de oro"165.

  • 166 Cota Meza... Op. Cit. p. 122.
  • 167 Carbajal Ascención Op. Cit. p. 127.
  • 168 Cota Meza... Op. Cit. p. 122.

211A pesar de los conflictos internos y de la labor negativa desarrollada por el Delegado del SIMMRM, los años de 1938 a 1940 son muy importantes en términos de la estrategia trazada por los obreros para incidir productivamente en actividades económicas colaterales. En julio de 1939, en un nuevo intento por recibir apoyo del Gobierno de la República le informaron a Cárdenas de la creación de la Sociedad Cooperativa de Consumo Independencia Económica al abrirse locales en Purgatorio, San Luciano y Ranchería166. Esta Cooperativa se formó con una aportación colectiva de 38 mil pesos que provenían de conquistar sindicalmente el pago extraordinario de tiempos laborados en las jornadas mixta y nocturna167. Al informe agregaban la solicitud de crear una escuela industrial; pedían además el financiamiento para montar una canería en Bahía Concepción y demandaban se expropiaran los ranchos abandonados por El Boleo para que fueran repartidos entre las gentes sin trabajo. Incluían en la petición una biblioteca pública, con profesor de cultura física y una red marítima que tocara los puntos del Golfo de California y El Pacífico. De todas las demandas sólo el asunto educativo fue atendido168.

  • 169 Carbajal Ascención Op. Cit. p. 127.

212Al iniciar la década de los años cuarenta la situación económica continuó mal para los trabajadores. Los salarios continuaban fijos y la amenaza de cierre de operaciones por parte de la empresa en vez de desaparecer tendía a convertirse en una cruda realidad. Es más, el año de 1940 comenzó con la política de desmantelar las instalaciones del mineral. El francés, Augusto Nopper, penúltimo Director de la Compañía, obedeciendo probablemente órdenes desde París, empezó a rematar maquinaria y a vender rieles y otros materiales como chatarra. Esto, como es natural, generó psicosis en la población e hizo que la Sección 117 interviniera logrando que el Gobierno parara la iniciativa de Nopper169.

  • 170 Ibid.

213Sin embargo, otras evidencias adelantaban que el mineral en manos de los franceses agonizaba. Por ejemplo en 1941 la empresa decide cerrar operaciones en el Grupo de Santa Martha, trasladando el personal a la Mina San Luciano. Ese mismo año le traspasó el cine Treanon al propio Sindicato170. En los hechos lo que la empresa hace es adelgazar sus negocios para evitar mayores compromisos cuando llegue el cierre de actividades. Un paso importante lo había dado en 1938 con el sistema de poquiteros. Como fue señalado antes, un poco de oxígeno llegó en el periodo 1942-1946 con la II Guerra Mundial. Los obreros sacan un relativo provecho en la coyuntura de la Guerra a partir del interés del Departamento de Estado Norteamericano, que aporta recursos monetarios para que las empresas mineras mexicanas continuaran produciendo para los aliados. Como El Boleo tenía todavía un poco de cobre y exceso de manganeso, se consideró un área estratégica para los intereses bélicos norteamericanos.

  • 171 Ibidem p. 128.

214Fue esta situación particular lo que hizo resbalar hacia los trabajadores 1.25 de dólar diario como estímulo para que incrementarán la producción. "La empresa -señala Ascención, que por cierto fue obrero en estos años- nada pendeja entrega a cada trabajador 1.25 diarios pero en moneda nacional"171. De esta forma les escamoteaba tres pesos con veinticinco centavos pues la paridad peso-dólar era de cuatro pesos con cincuenta centavos en esos años.

215Pasada la guerra, volvieron a soplar los vientos negros presagiando la tragedia. En mayo de 1945 la organización sindical fue deliberadamente fraccionada al dejar de pertenecer los mineros a la Sección 117. La Compañía del Boleo en franca liquidación de operarios, realizó la jugada perfecta al disolver la relación contractual con los trabajadores que realizaban la pesada tarea de extraer el metal. Esto dejó a los mineros sin protección sindical y dependiendo de la buena voluntad de los poquiteros. Por su parte el Sindicato mostraba síntomas de debilidad al admitir la separación de este sector. Esta medida fue sin lugar a dudas un golpe bien colocado por los estrategas de la empresa que contaron con la indulgencia de las autoridades laborales. A partir de ese año la Sección 117 fue un Sindicato de obreros metalúrgicos concentrados en Santa Rosalía.

216En junio de 1948, a seis años del cierre de operaciones y ya convertida la negociación en BEIMSA se pacta con los obreros el último Contrato Colectivo de Trabajo. El documentos refleja grandes avances en materia de prestaciones salariales y sociales. El visto bueno de la empresa lo otorgan Mahieux y Quintanilla y Joseph Rame. Por los trabajadores lo suscriben Manuel S. Martínez, Ascención de Dios, Ciro Sánchez y Loreto Gallegos. Cinco años más adelante el Contrato sería el epitafio de una historia laboral.

  • 172 Ibid p. 130.

217En ese mismo año, la empresa se pone en el plan de retirar el subsidio a los servicios de luz, agua y renta habitacional. Son los últimos enfrentamientos entre la fuerza de trabajo de factura nacional y el capital francés; terminó imponiéndose el interés empresarial y los obreros tuvieron que pagar un peso de renta mensual de casa y un peso veinticinco centavos de energía eléctrica. El costo por los servicios es poco, en realidad lo que importa es que simboliza la terminación de derechos adquiridos con la gestión sindical. Este asunto fue tratado por los obreros con el Comité Ejecutivo General del SIMMRM quien fracasó en sus gestiones. Localmente un grupo de obreros rebasa a la dirección sindical y realiza un paro de labores en protesta porque la empresa está cortando el suministro de energía a los trabajadores que se niegan a pagar. La medida surtió efecto y la empresa aceptó reconectar la luz eléctrica172.

  • 173 Ibid.

218En 1952 el presagio se volvió realidad al anunciar la empresa un reajuste de 300 trabajadores; el aviso fue el campanazo de la penúltima batalla. En la Junta de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México fueron citadas las partes. Los obreros cachanías fueron representados por Regino Flores, Alberto García Valdez, Eleno Nuñez Ruiz y Ascención de Dios Carbajal. Los trabajadores logran una victoria efímera al rebajar a noventa la cuota de despedidos. Estos serían voluntarios y recibirían sesenta y cinco días de sueldo, más diez días por año de antigüedad y los pasajes y viáticos para el traslado173.

  • 174 Ibid.

219Sin embargo, lo que parecía un buen arreglo y de solución sencilla se volvió complicado pues los trabajadores que aceptan ser recortados eran los de mayor experiencia y calidad profesional. La empresa, aún en el umbral del cierre definitivo de operaciones no está dispuesta a perder a sus mejores hombres y propone que los jefes de departamento seleccionen a los obreros que deben continuar laborando. El sindicato mantuvo una postura inflexible exigiendo se respetara el acuerdo firmado en la Ciudad de México. Por su parte la empresa solicitó la intervención de la Secretaría de Economía. El llamado surtió efecto, el mineral fue visitado por el Subsecretario Ing. Pérez Duarte quien se concreta a intimidar al Sindicato al señalar en forma lacónica: "La Compañía ya está acabada, en pocos meses vendrá a recoger puros cadáveres en lugar de plantas. En la fundición no habrá hornos porque estos no tendrán metal que fundir"174.

220El ambiente, como en 1925, se cargó de incertidumbre por la escasa respuesta oficial. El entonces Presidente de la República Adolfo Ruiz Cortínez se enteró de la gravedad del problema e intervino mandando una Comisión que fracasó pues terminó aceptando el punto de vista de la empresa. El dilema se incrementó al desmantelarse la empacadora Mar Bermejo y los Astilleros Rosalía.

  • 175 Campbell Op. Cit. p. 50.

221Ambas empresas, al estar conectadas a los intereses de la negociación minera, sabían que las horas estaban contadas y decidieron emigrar como los capitales golondrinos no importando cerrar dos fuentes de empleo. Intensificaba el clima de inseguridad el hecho de que a partir de 1945 dió comienzo una época de emigración continua de la fuerza de trabajo. La población de Santa Rosalía se redujo a cinco mil habitantes175.

  • 176 Carbajal Op. Cit. pp. 131-132.

222El tiempo inexorablemente hizo caer la cortina del cierre de operaciones el 1o. de febrero de 1954. Una Comisión que se encontraba en México tratando el asunto con el Ministro de Trabajo, Lic. López Mateos, no pudo evitar tan drástica medida que dejaba a la intemperie a los trabajadores. En las negociaciones de última hora, obtuvieron por apoyo de Ruiz Cortínes, la obligación de la empresa francesa de liquidar a los obreros. Estos recibieron "una bagatela: un mes y diez días por año, más cinco por ciento de incapacidades. Así finiquitaba El Boleo a sus trabajadores"176.

223De esta forma se cerraba un ciclo productivo de sesenta y nueve años. El Distrito cuprífero del Boleo fue durante esos años el segundo productor de cobre en México, superado sólo por Cananea y fue alguna vez uno de los mayores productores de cobre del mundo. Esto le valió que en ocasiones fuera mas conocido y tuviera más prestigio en las principales ciudades industriales del orbe que en nuestro país; aunque -como se señaló- llegó a ser el "orgullo del Porfiriato". Otro elemento que habla de su alta capacidad productiva y tecnológica es que mantuvo una producción promedio de diez mil toneladas anuales.

224Junto a su estadística productiva quedaba con el cierre, una población obrera portadora de una importante cultura minero metalúrgica. La suspensión de labores los empujó bruscamente en un tobogán de incertidumbre que superarían con el temple con el que se forjaba el metal rojo. Contra su voluntad iniciaron la diáspora cachaniense por todo el noroeste del país. El pueblo más pujante e industrioso del Territorio Sur de la Baja California de golpe era atomizado; sus habitantes salieron en barco, como habían llegado sus antecesores, y se distribuyeron en las ciudades de Guaymas, La Paz, Mexicali, Ensenada e incluso algunos se aventuraron hasta el vecino Estado de California.

225No obstante la gravedad del momento y la profunda sangría poblacional, algunas familias cachanías permanecieron en el lugar esperanzados en que los trabajos fueran reabiertos. A los cinco meses los hornos de la fundición fueron nuevamente prendidos y la chimenea volvió a expulsar humo. Los talleres anexos y el ferrocarril cobraron vida nuevamente. Por los socavones de las minas salían otra vez berlinas cargadas de boleos. Todo este movimiento minero se debía a que al iniciar el mes de julio de 1954, empezó a operar con capital nacional la Compañía Minera Santa Rosalía, S.A. De esta forma se salvaba la vida económica del lugar y comenzaba una nueva etapa que se prolongaría hasta el 7 de julio de 1985.

"Dura fue la crisis, pero no era el fin. Fue eso así, el parteaguas de nuestra historia como pueblo: antes y después de la Compañía del Boleo. Ahí se canceló una época y se inauguró una nueva etapa fiel a su origen y a su tradición. Empezamos a ser independientes. A ser, no a parecer. El tradicionalismo infecundo y enajenante le dio paso al tradicionalismo eficaz y progresista. No nos amarramos a la tradición; sino que la echamos a caminar y fue nuestro escudo para avanzar, para sobrevivir, para luchar solidariamente por el destino común... Muchos tuvimos que emigrar obligados por las circunstancias. No escapamos. No fue una huida deliberada, sino una idea necesaria, involuntaria, dolorosa. Fue un éxodo colectivo que nos dispersó en entidades vecinas, desde donde, los ausentes hacemos de la nostalgia -saudade dicen los portugueses- un estímulo para seguir amando y sirviendo a nuestra tierra".
Profr. Jesús López Gastélum.
Nativo de Santa Rosalía, actualmente radica en Ensenada, B. Cfa. Julio 1985.

CUADRO No. 36. PRODUCCION DE MINERAL TONELADAS METRICAS. 1886-1947

CUADRO No. 36. PRODUCCION DE MINERAL TONELADAS METRICAS. 1886-1947

Note * : De la fundición de esta calidad de metale se obtuvieron 540,342 toneladas de cobre puro.
Note a :
En este grupo destaca la mina San Alberto que produjo 2,045,537 toneladas.
Note b :En el grupo Purgatorio destacan las minas California-Lugarda, la propia mina Purgatorio con una producción de 1,632,909 y 2,091,141 toneladas respectivamente.
Note c :
La mina San Antonio-Santa Rita produjo 1,502,773 toneladas de mineral.
Note d :
El Manto No. 1 se formaba con las minas San Luciano (inicia operaciones en 1932), Montado, Ranchería y Cinco de Mayo, destaca Ranchería con 912,720 toneladas.
Note e : La producción de esta mina corresponde a los años comprendidos entre 1870 y 1892. La producción vino principalmente de las minas Carmen, California-Lugarda, Huboldt, Amelia y San Luis.
Note f : En 1938 la Compañía cedió la mayor parte de sus minas a los "Poquiteros". Estos operaban en pequeño, eran independientes y tenían entre 10y 20 hombres trabajando con ellos; el mineral lo extraían de los pilares de minas abandonadas y trabajaron depósitos que nunca fueron explotados por la Compañía.
Fuente: Iván F. Wilson Geología y depósitos minerales del Boleo. Instituto Nacional de Investigaciones de Recursos Minerales.
1955.

Notes

1 Censo General de la República Mexicana verificado el 28 de octubre de 1900. México. Secretaría de Fomento, Colonización e Industria, p. 8.

2 Wilson, Op. Cit. p. 59.

3 Censo General, op.cit., p. 46.

4 La lucha contra la injusticia tendría su principio en 1903, en que un francés capitán de mina le tira el lonche al minero MAURO FLORES y se lo patea. El humilde minero controla su ira y a la salida de su turno lo mató de tremenda puñalada. Este suceso frena un poco a los déspotas capataces. Carbajal Ascención Historia del Movimiento Obrero en Santa Rosalía, B.C.S. en Centenario de... op.cit. pp. 123.

5 Notas de Santa Rosalía, Baja California. Más papistas que el Papa, El Demócrata, Mazatlán, Sinaloa, miércoles 3 de octubre de 1906, No. 165, AHBCS, Vol. 412, Ramo Criminal Exp. 293, AHPLM citado por González Cruz Edith J.

6 AHPLM Vol. 427, Ramo Gobernación, Exp. 151, año de 1906 citado por González Cruz op. cit. pp. 120-121.

7 El Club Democrático de Santa Rosalía estaba precisamente encabezado por un señor llamado Manuel G. Romero, quien era hijo de un excombatiente de la guerra de intervención francesa que había peleado al lado de las fuerzas del general Márquez de León, Manuel Romero era oficinista de EL BOLEO, originario de La Paz y hermano del finado Federico Romero, personaje que se caracterizó por su enemistad con el Secretario de Gobernación Ramón Corral. El Vicepresidente del Club Alfredo S. Herrera, trabajaba como Director de la escuela de varones de Santa Rosalía, redactaba un periódico local y escribía en casi todos los de Guaymas. Alfonso Garayzar, otro de los miembros destacados del Club trabajaba como director de las oficinas del timbre, y al decir del Subprefecto político de Mulegé, reconcentrada en su persona todo el odio que su familia podía sentir en contra de Don Ramón Corral", Amao, Jorge Luis op. cit. p. 11.

8 Citado por Flores Ojeda Victor en Central Baja (Municipio de Mulegé). Edición del autor, 1989, p. 67.

9 AHPLM, Vol. 427, Ramo Gobernación Exp. 151, años de 1906 citado por González Cruz, op. cit. pp. 125-126.

10 Ibidem.

11 Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo. Cuestionarios a las asociaciones mutualistas. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 171, Exp. 36. F. 97; Caja 128, Exp. 13 F. 4.

12 Gastélum Arce Roberto. La Sociedad Mutualista Progreso en Centenario Op. Cit. pp. 177-178.

13 Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo. Cuestionario a las asociaciones mutualistas. AGN. Departamento del Trabajo; Caja 171, Exp. 36, F. 97.

14 Ibid.

15 Comunicado del presidente de la Sociedad Mutualista Progreso de Santa Rosalía al C. Gobernador del Distrito Sur de la Baja California. AHPLM. Institución Política, V. 765 Exp. 53.

16 La Cámara Obrera de Sonora se fundó en enero de 1917, siendo Gobernador del Estado Adolfo de la Huerta. Fue un órgano legislativo cuya tarea era resolver asuntos de la clase trabajadora sonorense. Los mineros de Cananea ejercían un fuerte liderazgo.
SOLTERO CONTRERAS, GUADALUPE Y ROMERO JUAN MANUEL.
La Cámara Obrera: Una iniciativa constitucionalista Ponencia presentada en el XIV Simposio de Historia y Antropología de Sonora. Hermosillo, Sonora, febrero de 1989.

17 Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo. Cuestionario. Las asociaciones mutualistas. AGN. Departamento de Trabajo. Caja 128, Exp. 13. F.4.

18 Carta enviada por la matriz de la Sociedad Mutua de Obreros Aquiles Serdán con sede en Cananea, Son. en enero 25 de 1918 al Secretario de Gobierno del Estado de Jalisco. Este le transcribió y envió al Jefe Político del territorio Sur. AHPLM. Fomento, Exp. 48.

19 Ibidem.

20 Ibidem.

21 Ibid.

22 Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo. Cuestionario a las asociaciones mutualistas. AGN; Departamento del Trabajo. Caja 171, Exp. 36. F.97.

23 Ibid.

24 Se tiene noticia de que el Gobernador del Distrito Norte de la Baja California a quien se le recomendó que procurara encontrar ocupación a los individuos que sin ella se encuentran en Santa Rosalía, ha contestado que esos hombres podrían ir a trabajar a tierras agrícolas. Carta que envía el oficial mayor de la Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo, en mayo de 1918, el Señor Julio Simoin, Representante de la Cía. del Boleo. AGN. Departamento del Trabajo, Caja 125, Exp. 4, F. 1.

25 Bosquejo de Contrato para el trabajo a destajo en las minas. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 125, Exp. 4. F. 2.

26 Ibid.

27 Reglamento de trabajo de la Compañía del Boleo. AHPLM. Industria y Trabajo, V. 1919. Exp. 36.

28 Solicitud al Gobernador, de parte de la Sociedad Mutua de Obreros José María Morelos y Pavón de un profesor. AHPLM. Gobernación. V. 857 Exp. 106. F. 2

29 Discurso de Plutarco Gallegos pronunciado en la plaza pública de Santa Rosalía, B.C. el 15 de septiembre de 1923. AGN. Departamento de Trabajo. Caja 642 Exp. 9. F. 3.

30 Comunicado de Louis Magar, representante de la Compañía del Boleo, al Secretario de Estado y Encargado del Despacho de Industria, Comercio y Trabajo, México, octubre 22 de 1923. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 642. F. 5.

31 Ibid.

32 Ibid.

33 Informe rendido por el Lic. Plutarco Gallegos a la Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo, con motivo de la queja que formuló en su contra la Compañía del Boleo de Santa Rosalía y a propósito de la supuesta agitación que se le atribuye entre los operarios que trabajan en dicho mineral. AGN. Departamento del Trabajo, Caja 642, Exp. 9 F. 3.

34 Ibidem.

35 Ibid.

36 Telegrama enviado por el Gobernador A. Arriola H. al Oficial Mayor de la Secretaría de Industria y Comercio. La Paz, Baja California. 22 de julio de 1923.AGN. Departamento del Trabajo. Caja 642, F. 3.

37 Protocolización del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía. Santa Rosalía, B.C. a 20 de enero de 1924. AHPLM, Industria y Comercio, V. 834, Exp. 64.

38 Carta enviada por el GRAN SINDICATO DE SANTA ROSALIA B.C. al Director de la Compañía del Boleo. 18 de enero de 1924. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 624. Exp. 9. F. 3.

39 Carta que envía Louis Magar, representante de la Compañía del Boleo al Secretario de Industria, Comercio y Trabajo. Enero 25 de 1924. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 624. Exp. 9 F. 3.

40 Transcripción del informe del delegado sanitario en Santa Rosalía sobre quejas en contra de la Compañía Minera del Boleo. Departamento de Salubridad Pública. AGN. Gobernación. Serie con Presidente Obregón- Calles. Exp. 241 D2-S.

41 Pliego de Peticiones del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía, enviado al gobernador L. Abitia para que exija su cumplimiento por parte de la Compañía del Boleo. Santa Rosalía, B.C. a 6 de diciembre de 1924.AGN. Departamento de Trabajo. Caja 177. Exp. 1. F. 6.

42 Ibidem.

43 Reporte que rinde el Jefe de la Sección estadística de la Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo; México, D.F. a 13 de febrero de 1925. AGN. Departamento de Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

44 Información documental que envía la Compañía del Boleo, al Gobernador del Distrito Sur de la Baja California. Santa Rosalía, B.C. enero 12 de 1925.AGN. Departamento del Trabajo. Caja 177. Exp. 1. F. 6.

45 Carta que envía la Compañía del Boleo al Gobernador del Distrito Sur de la Baja California. Santa Rosalía, B.C. el 6 de enero de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 157.

46 Telegrama enviado por Pedro Roa, Inspector del Trabajo en Santa Rosalía al Jefe del Departamento del Trabajo. Santa Rosalía a 27 de marzo de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 957.

47 Comunicación dirigida por el Sindicato Obrero de Santa Rosalía al Gobernador del Distrito Sur de la Baja California. Santa Rosalía, Baja California a 29 de marzo de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

48 Comentarios hechos al pliego de peticiones del Sindicato Obrero de Santa Rosalía por parte del Director Raul Plovin, Santa Rosalía 12 de abril de 1925.AGN. Ramo Trabajo Caja 319. Exp. 1. F. 782.

49 Telegrama de Pedro Roa, Inspector del Trabajo dirigido al Jefe del Departamento del Trabajo, Santa Rosalía, B.C. a 8 de abril de 1925. AGN. Ramo Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

50 Carta que envía Ramón C. Hernández al C. Gral. de Div. Don Plutarco Calles. Santa Rosalía, B.C. a 12 de enero de 1915. AGN. Gobernación. Presidente Obregón-Calles. Exp. 243. B2-H1.

51 Memorándum enviado por el Sindicato Obrero de Santa Rosalía al Presidente de la República. Santa Rosalía, B. Cfa. a 6 de abril de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

52 Telegrama enviado por el Secretario General del Sindicato, Ramón C. Hernández al Presidente de la República. Santa Rosalía, B.C. a 7 de abri) de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

53 Telegrama enviado por el Secretario de Gobernación al C.L. Abitia Gobernador del Distrito Sur de la Baja California. México, D.F. a 18 de abril de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

54 Telegrama enviado por Louis Magar, representante de la Compañía del Boleo, a Louis N. Morones, Secretaría de Industria y Comercio. México, D.F. a 21 de abril de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

55 Telegrama enviado por Ramón C. Hernández, Secretario General del GRAN SINDICATO OBRERO DE SANTA ROSALIA a las Secretarías de Gobernación e Industria, Comercio y Trabajo. Santa Rosalía, B.C. a 22 y 24 de abril de 1925. AGN. Departamento de Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757

56 Telegrama enviado por Louis Magar, representante de la Compañía del Boleo al Secretario de Gobernación, México, D.F. a 25 de abril de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

57 Telegrama enviado por El Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía al Gobernador del Distrito Sur. Santa Rosalía, B.C. a 22 de abril de 1925. AHPLM. Industria y Comercio. V. 854. Exp. 31.

58 Comunicación hecha por la Secretaría de Gobernación al C. Secretario de Industria, Comercio y Trabajo. México, D.F. a 22 de abril de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 329. Exp. 1. F. 757.

59 Mensaje enviado por Ramón C. Hernández Srio. Gral. del Sindicato Obrero de Santa Rosalía a Luis N. Morones, Secretario de Industria, Comercio. Santa Rosalía, B.C. a 28 de abril de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

60 Memorándum de la Compañía del Boleo presentado a Luis N. Morones. Secretario de Industria, Comercio y Trabajo. México, D.F. a 30 de abril de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

61 Memorándum de la Compañía del Boleo presentado a Luis N. Morones. Secretario de Industria y Comercio y Trabajo. México, D.F. a 30 de abril de 1925.AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

62 Ibidem.

63 Comunicación de Luis N. Morones al Inspector Ing. Marcelo Peña, Inspector Técnico del Departamento de Minas en Santa Rosalía. México, D.F. a 2 de mayo de 1925. AHPLM. Industria y Trabajo, V. 859. Exp. 30.

64 Telegrama que manda el Srio. de Industria, Comercio y Trabajo al Srio. del Sindicato de Obreros de Santa Rosalía, México, D.F. a 6 de mayo de 1925. AGN. Ramo Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

65 Telegrama enviado por E. Moneda, Secretario General de la CROM a Luis N. Morones Secretario de Industria, Comercio y Trabajo, México, D.F. a 24 de abril de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757

66 Telegrama enviado por E. Moneda, Secretario General de la CROM, a Luis N. Morones. México, D.F. a 24 de abril de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

67 Memorándum enviado por el Sindicato Obrero y Campesino de Mexicali, B.C. al Srio. de Industria, Comercio y Trabajo. Mexicali, B.C. 3 de mayo de 1925; Telegrama enviado por la Unión de Marineros y Fogoneros del Pacífico a Luis N. Morones, Mazatlán, Sin., a 13 de mayo de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

68 Carta enviada por Guillermo y Avila a Luis N. Morones. México, D.F. a 3 de mayo de 1925. AGN, Departamento del Trabajo, Caja 319. Exp. 11, F. 757.

69 Mensaje enviado por Luis N. Morones, Secretario de Industria y Trabajo al Cornl. L. Abitia, Gobernador del Distrito Sur de la Baja California, México, D.F. a 11 de mayo de 1925. AHPLM. Industria y Trabajo. V. 859 Exp. 31.

70 Telegrama enviado por Antonio S. Cota al Presidente P. Elias Calles. Santa Rosalía, Baja California a 13 de mayo de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

71 Telegrama enviado por los comisionados sindicales Ramón C. Hernández, Elizardo Ceceña y Félix G. Ibarra a Luis Solis García, Srio. General Interino del Sindicato Obrero de Santa Rosalía. México, D.F. a 14 de mayo de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

72 Telegrama enviado por Luis N. Morones al Srio. General Plutarco Elias Calles, Presidente de la República, en donde le comunico sobre el levantamiento de la huelga. México, D.F. a 15 de mayo de 1925; Mensaje enviado por L. Solis García al Jefe del Trabajo. Santa Rosalía, B.C. a 14 de mayo de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

73 Convenio entre la Compañía del Boleo y el Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía para terminar sus diferencias. México, D.F. a 27 de mayo de 1925. AHPLM. Industria y Comercio V. 854. Exp. 31.

74 Ibidem pp. 3-6.

75 Ibidem p. 6.

76 Telegrama de Cayetano Pérez Ruiz, nuevo Inspector del Trabajo en Santa Rosalía, Jefe del Departamento del Trabajo, Santa Rosalía, B.C. a 25 de junio de 1925.AGN. Ramo Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

77 Reglamento de Trabajo en las minas de la Compañía del Boleo. Santa Rosalía, B.C. a 31 de julio de 1925. AHPLM. Industria y Trabajo, V. 840. Exp. 69.

78 En un documento que la CROM envía al Secretario de Industria, Comercio y Trabajo fechado el 31 de julio de 1926 se refiere al reconocimiento que hace la empresa al Sindicato por mostrar organización, orden y disciplina. A su vez el sindicato responde al elogio señalando los aciertos de la Compañía del Boleo en la dirección y planeación de las explotaciones. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 989. Exp. 8. F. 1.

79 Convenio firmado entre la empresa Compañía del Boleo, representada por Javier Gelinier, A. Nopper y el Sindicato Obrero de Santa Rosalía representada por Basilio L. Flores J. Moisés Toledo para resolver la dificultad que con motivo de la suspensión del pago por la Compañía había acordado efectuar con los representantes de los trabajadores. Santa Rosalía, B.C. a 26 de septiembre de 1926. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 989. Exp. 8. F. 1.

80 Carta enviada por Gregorio Armenta y Domingo Torres al Gral. Plutarco Elias Calles, Presidente de la República. Purgatorio, B.C. a 6 de octubre de 1926. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 989. Exp. 8 F. 1.

81 Ibidem.

82 Ibid.

83 Acta de la sesión de trabajo del Comité Mixto, efectuada en las oficinas de la inspección del trabajo local. Santa Rosalía, B.C. a 27 de septiembre de 1926. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 989. Exp. 8. F. 1.

84 Telegrama que envia el Inspector Cayetano Pérez Ruiz al Jefe del Departamento del Trabajo. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 989. Exp. 1. F. 757

85 Informe de la vista extraordinaria verificada a la mina de La Margarita y La Lugarda, propiedad de la Cía. Minera El Boleo. Cayetano Pérez Ruiz; Inspector del Trabajo. Santa Rosalía, B.C. a 3 de julio de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

86 Ibid.

87 Memorial enviado por Carlos Belina, en representación de la Compañía del Boleo al Jefe del Departamento del Trabajo de la Secretaría de Industria y Comercio. México, D.F. a 25 de julio de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

88 Telegrama que envía el Inspector del Trabajo, Cayetano Pérez Ruiz al Jefe del Departamento del Trabajo. Santa Rosalía B.C. a 30 de julio de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

89 Reglamento de Trabajo acordado por el Comité Mixto. Santa Rosalía, B.C. a 30 de junio de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

90 Comunicado que envía el Jefe del Departamento del Trabajo al C. Inspector Cayetano Pérez Ruiz. México, D.F. a 17 de septiembre de 1925. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 319. Exp. 1. F. 757.

91 Ibidem.

92 Denuncia de hechos gubernamentales. Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía. Santa Rosalía, B.C. a 26 de abril de 1926. AGN. Ramo Presidente Obregón-Calles Jene 408-S-22.

93 Informe con motivo de las diversas pretensiones del Gran Sindicato Obrero para modificar el Reglamento General concretado entre este y la Cía. Minera "El Boleo", S.A Santa Rosalía, Baja California, enero de 1927 AGN. Departamento del Trabajo, Caja 859. F. 8.

94 Ibidem.

95 Ibid.

96 Documento elaborado por el Gran Sindicato Obrero y transcrito por la Confederación Regional Obrera Mexicana quien lo envió al Secretario de Industria y Trabajo. Caja 859. F. 8.

97 Ibidem.

98 Queja del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía, transcrita por la CROM en comunicado hecho al Secretario de Industria, Comercio y Trabajo. México, D.F. a 2 de febrero de 1927. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 859. F. 8.

99 Transcripción de oficio enviado por el Gran Sindicato Obrero a la Secretaría de Gobernación. Comunicación de la Confederación Regional Obrera Mexicana al Gobernador del Distrito Sur, México, D.F. marzo lo. de 1927. AGN. Departamento del Trabajo, Caja 880, F. 6.

100 Transcripción de oficio que el Gobernador del Distrito Sur envió a la Secretaría de Gobernación. Comunicado a Félix L. Ibarra y Wenceslao Murillo. Srios. del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía enviado por el Departamento de Relaciones, Gobernación y Justicia. México, D.F. a 31 de mayo de 1927. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 880. F. 6.

101 Informe que rinde Cayetano Pérez Ruiz, Inspector Federal del Trabajo con motivo de la queja puesta por el Delegado Emilio Enciso en la VIII Convención de la CROM, Santa Rosalía, B.C. 7 de enero de 1928. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 859. F. 8.

102 Ibidem.... Además Cayetano Pérez Ruiz se apoyó en un documento en donde el Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía señala que la única tarea de Enciso es representarlos en la Convención de la CROM sin tener facultades para pactar acuerdos a nombre de los trabajadores. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 859. F. 8.

103 Ibid.

104 Informe que rinde el Ingeniero Marcelo Peña a propósito del accidente en que perdió la vida el trabajador Francisco Cota cuando tomaba una muestra de metal de cobre que se afinaba en el convertidor No. 2 de la fundición. Nogales, Son., marzo 19 de 1926. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 989. Exp. 8. F. 1.

105 Informe del Inspector del Trabajo sobre diversos asuntos laborales. Santa Rosalía, B.C. a 22 de octubre de 1928.AHPLM. V. 886. F. 12.

106 Wilson Iván F. Op. Cit. pp. 58-59.

107 Secretaría de Industria, Comercio y Trabajo. Sección de Investigaciones e Informaciones Sociales. Cuestionario del Trabajo, Santa Rosalía, B.C. 1 de mayo de 1930. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 1912. Exp. 8 F. 4.

108 Informe que envía el Oficial Mayor del Departamento del Trabajo al C. Secretario de Guerra y Marina, México, D.F. a 8 de marzo de 1930. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 1900, Exp. 7. F. 3.

109 Wilson Op. Cit. p. 268.

110 Ibid.

111 Oficio que envía Castelli, Delegado en México y Centroamérica de la Unión Democrática Italiana de París, Francia al Lic. Genaro Estrada Ministro de Relaciones Exteriores. México, D.F. el 17 de febrero de 1931. ASREM, Exp. IV-382-74.

112 Conflicto obrero en Santa Rosalía. La Paz, miércoles 3 de abril de 1929. Boletín de Información. Año III, Núm. 17. AHPLM. Industria y Comercio.

113 Aguirre Amado. Documento para la historia de Baja California. Estudio introductorio de Miguel León Portilla. UNAM, Instituto de Investigaciones Históricas, pp. 11-12.

114 Ibidem p. 12.

115 Ibid p. 13.

116 Ibid.

117 Verbo-Obrero. Porta voz del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía (Adherido a la CGT y a la A.I.T.) Año, 1, Núm. 1. Santa Rosalía, B.C. México, noviembre de 1929... Los cuatro números de este periódico, que sirvieron para conocer el pensamiento anarco-comunista fueron fotoco-piados por el escritor y periodista Paco Ignacio Taibo II, en Amsterdam, Holanda.

118 Ibidem p. 6.

119 Ibid pp. 1-2.

120 Ibid.

121 Verbo-Obrero. Porta voz del Gran Sindicato de Santa Rosalía. Año 1 No. 2. Santa Rosalía, B.C. noviembre 30 de 1929.

122 Verbo-Obrero. Porta voz del Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía. Año 1 No. 3. Santa Rosalía, B.C. diciembre 31 de 1929 p. 2.

123 Ibidem.

124 Memorándum enviado por A. Nopper, Director de la Empresa, al Gobernador del Distrito Sur. Santa Rosalía, B.C. a 23 de diciembre de 1929. AHPLM. Industria. V. 905. Exp. s/n. F. 12.

125 Proyecto de convenio que presenta el Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía. Acción Directa -comunismo anarquista, a la Compañía del Boleo. Santa Rosalía, B.C. lo. de diciembre de 1929. AHPLM, Industria. V. 905 Exp. s/n. F. 12.

126 Ibidem.

127 Verbo-Obrero. Porta voz del Gran Sindicato de Santa Rosalía Año 1 segunda del No. 2. Por la importancia de este número y debido a que contiene la visión obrera sobre la Compañía del Boleo se reproduce íntegro.

128 La presidencia municipal informa al Gral. Agustín Olachea sobre posible paro por tiempo indefinido. Santa Rosalía, B.C. a octubre 17 de 1929. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 989. F. 1.

129 Informe que manda el capitán Hesiquio Torres al General de Brigada Agustín Olachea. Santa Rosalía, B.C. a 4 de noviembre de 1929. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 989. Exp. 8 F. 1.

130 Ibidem.

131 Informe de los trabajos desarrollados por la Inspección del Trabajo durante la primera quincena del mes de febrero. Francisco L. Llano. Guaymas, Son., 15 de febrero de 1920. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 1924. F. 64. p. 1-2.

132 Ibidem p. 2.

133 Ibid p. 3.

134 Ibid p. 4.

135 Informe de labores correspondientes a la primera quincena de septiembre Tomás Revilla, Inspector del Trabajo. Santa Rosalía a 15 de septiembre de 1930. Departamento del Trabajo. Caja 1924 Exp. 77.

136 Ibidem p. 2.

137 Proyecto de Contrato Colectivo de Trabajo entre el Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía y la Compañía del Boleo. Santa Rosalía, B.C. a 19 de junio de 1930. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 1885. Exp. 4. F.5.

138 Informe de los trabajos ejecutados por esta Inspección durante la primera quincena del mes de mayo. Tomás Revilla, Santa Rosalía, B. Cfa. a 16 de mayo de 1930. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 1885. Exp. 4. F. 5.

139 Informe de la Inspección del Trabajo sobre una visita a la Isla de San Marcos. Tomás Revilla. Santa Rosalía, B. Cfa. a 2 de junio de 1930. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 1885. Exp. 4. F. 5.

140 Informe de Labores de la Inspección del Trabajo correspondiente a la segunda quincena de noviembre. Tomás Revilla. Santa Rosalía, B. Cfa. a 29 de noviembre de 1930. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 1924. F. 77.

141 Informe de los trabajos ejecutados por esta Inspección durante la segunda quincena del mes de mayo. Tomás Revilla. Santa Rosalía B. Cfa. a 2 de junio de 1930. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 1885. Exp. 4. F. 5.

142 Se informa sobre dificultades habidas entre el Sindicato y la Compañía del Boleo. El Inspector Tomás Revilla. Santa Rosalía B. Cfa. a 25 de agosto de 1930.AGN. Departamento del Trabajo Caja 1924. F. 77.

143 Informe del Inspector del Trabajo correspondiente a la primera quincena del mes de junio. Tomás Revilla. Santa Rosalía, B. Cfa. a 25 de junio de 1930. AGN. Departamento del Trabajo. Caja 1885. Exp. 4 F. 5.

144 Esta información aparece suelta en los reportes del Inspector Tomás Revilla ya citados en el presente trabajo.

145 Ver informe de Tomás Revilla. Op. cit. Caja 1885. Exp. 4. F. 5.

146 Estatutos que rigen al Gran Sindicato Obrero de Santa Rosalía. Santa Rosalía B.C. a 13 de dic. de 1931. AHPLM. V. 919. 8 f.

147 Ibid pp. 1-2.

148 Ibid pp. 4-10.

149 Peña Salvador, Las minas que actualmente explota la Compañía del Boleo, S.A., de Santa Rosalía, Territorio Sur de la Baja California en Boletín Minero junio de 1931 p. 169.

150 Peña Salvador. Informe sobre los trabajos de cuele del tiro Williams, de la nueva mina San Luciano, Compañía del Boleo, S.A. Santa Rosalía, B.C. Boletín Minero marzo de 1932 p. 103.

151 Kichner A. John, Op. Cit. p. 21.

152 Juárez Murillo Benito. Las canastillas y el grupo minero San Luciano en Centenario de Santa Rosalía Op. Cit. pp. 106-109.

153 Wilson G. I. Op. Cit. p. 298.

154 Juárez Murillo Benito Op. Cit. p. 106.

155 Ibidem.

156 Wilson Op. Cit. pp. 268-269.

157 Loc. Cit. p. 269.

158 Ibid. p. 56.

159 Wilson Op. Cit. pp. 69-70.

160 Ibid. pp. 300-301.

161 Ibidem p. 301.

162 Ibid p. 56.

163 Besserer Op. Cit. 27.

164 Cota Meza Ramón. 1938: Verano caliente en Santa Rosalía, B.C.S. en Centenario de Santa Rosalía... Op. Cit. p. 121.

165 Carbajal Ascención Op. Cit. p. 127.

166 Cota Meza... Op. Cit. p. 122.

167 Carbajal Ascención Op. Cit. p. 127.

168 Cota Meza... Op. Cit. p. 122.

169 Carbajal Ascención Op. Cit. p. 127.

170 Ibid.

171 Ibidem p. 128.

172 Ibid p. 130.

173 Ibid.

174 Ibid.

175 Campbell Op. Cit. p. 50.

176 Carbajal Op. Cit. pp. 131-132.

Notes de fin

* Se refiere a los que apoyaron la candidatura para Presidente del general Angel Flores.

* * Lic. Eduardo G. Batiz, Magistrado del Tribunal de Justicia del Distrito Sur de la Baja California, señalado como Director de la Campaña del General Angel Flores.

* Todavía se encontraba afiliado a la CROM.

* "Aguirre Santiago Amado. Nació el 8 de febrero de 1863 en el Mineral de San Sebastián Mascota, Jalisco... A los veintitrés años logró el título de ingeniero en minas... En 1910, siendo empleado de la Amaparo Mining Co. no se afilió al maderismo, aunque por sus ideas democráticas simpatizó con el. En 1913 dio su ayuda moral y material a pequeña gavilla que no aceptaron la usurpación de Huerta. Su participación en la lucha se hizo clara cuando a mediados de 1914, se incorporó al Cuerpo del Ejército de Occidente, en las fuerzas de Lucio Blanco... En agosto de 1914 se le nombró jefe del Estado Mayor de Manuel M. Dieguez... Durante el período presidencial de Carranza fungió como senador y subsecretario de fomento... A partir de 1920 formó parte de las cúpulas gubernamental y militar. Asi fue la Revolución Mexicana. Consejo Nacional de Fomento Educativo, 1985 Tomo 8 p. 1535.

* Se incluye en el ápendice documental.

* Varios aspectos de la vida cultural del lugar fueron impregnados. Por ejemplo, en 1930 se formó el equipo "ROJOS" en clara alusión al Sindicalismo anarco-comunista. Esta novena fue famosa en el ámbito del beisbol local hasta los años ochenta. En el beisbol nacional, amateur y profesional, Santa Rosalía ha sido cantera de excelentes peloteros.

* Para mas detalles ver copia de los Estatutos en el apéndice documental.

* * El Contrato Colectivo de Trabajo convenido entre empresa y sindicato en diciembre de 1931 se publica íntegro en el apéndice documental.

Table des illustrations

Titre CALCULO DEL COSTO DE LA VIDA DE UNA FAMILIA DE 4 MIEMBROS EN SANTA ROSALIA, BAJA CALIFORNIA, SIN HACER MENCION DEL VESTIDO, RENTA DE LA CASA TOILET Y ESPARCIMIENTO HONESTO DE LA FAMILIA.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/392/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 152k
Titre DOCUMENTO No. 1
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/392/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/392/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 748k
Titre DOCUMENTO No. 3
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/392/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 932k
Titre CUADRO No. 33. PRODUCCION DE MINERAL TONELADAS METRICAS.
Légende Note * : En 1932 inició operaciones la mina San Luciano. Practicamente toda la producción de los años 1933 y 1935 corresponde a esta mina.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/392/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 164k
Titre CUADRO No. 34. EXTRACCION Y FUNDICION DE MINERAL. PRODUCCION DE COBRE PURO 1926 - 1935
Légende Fuente: Iván F. Wilson Op. Cit. Tabla 38. Precio de la libra del cobre 18 centavos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/392/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre CUADRO No. 35. EXTRANJEROS EN SANTA ROSALIA - AÑO 1932
Légende Fuente: AHPLM. Relaciones V. 919. Exp. 33, f. 170.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/392/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre CUADRO No. 36. PRODUCCION DE MINERAL TONELADAS METRICAS. 1886-1947
Légende Note * : De la fundición de esta calidad de metale se obtuvieron 540,342 toneladas de cobre puro.Note a : En este grupo destaca la mina San Alberto que produjo 2,045,537 toneladas.Note b :En el grupo Purgatorio destacan las minas California-Lugarda, la propia mina Purgatorio con una producción de 1,632,909 y 2,091,141 toneladas respectivamente.Note c : La mina San Antonio-Santa Rita produjo 1,502,773 toneladas de mineral.Note d : El Manto No. 1 se formaba con las minas San Luciano (inicia operaciones en 1932), Montado, Ranchería y Cinco de Mayo, destaca Ranchería con 912,720 toneladas.Note e : La producción de esta mina corresponde a los años comprendidos entre 1870 y 1892. La producción vino principalmente de las minas Carmen, California-Lugarda, Huboldt, Amelia y San Luis.Note f : En 1938 la Compañía cedió la mayor parte de sus minas a los "Poquiteros". Estos operaban en pequeño, eran independientes y tenían entre 10y 20 hombres trabajando con ellos; el mineral lo extraían de los pilares de minas abandonadas y trabajaron depósitos que nunca fueron explotados por la Compañía.Fuente: Iván F. Wilson Geología y depósitos minerales del Boleo. Instituto Nacional de Investigaciones de Recursos Minerales. 1955.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/392/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
Titre TABLA No. 1
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/392/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/392/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 1,6M

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1989

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr