Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las regiones ante la globalización

 | 
Carlos Alba
, 
Ilán Bizberg
, 
Hélène Rivière d’Arc

Tercera Parte. Restructuración, competitividad y productividad económica

Espacios de crecimiento y flexibilidad en europa

DaniÈle Leborgne
Traduction de Abdiel Macías Arvizu

Texte intégral

1El fordismo como modelo ampliamente centrado en sí mismo —que ha inducido un crecimiento del mercado interior en los países industrializados del norte—, ha sido también, no hay que olvidarlo, un producto histórico, con la constitución de un frente común para el crecimiento, a finales de la segunda guerra mundial (reconstrucción, ayudas del Plan Marshall, programa de recuperación de los niveles de productividad de Estados Unidos). En el momento actual, la política de la non accelerating inflation unemployment rate (naiur) del mundo angloamericano y la elección del no crecimiento por parte de Europa condenan, por razones de orden monetario (aunque diferentes), toda política de reactivación importante en el ámbito mundial.

2En este contexto globalmente desfavorable para la inversión productiva, en el que no se trata de producir más sino de producir de otro modo, países como Francia, Bélgica e Inglaterra se desindustrializan, a diferencia de Alemania, Italia (del norte) y Suecia, pero también Suiza y Austria, países caracterizados por una organización territorial descentralizada activa y en los que ocurren fuertes movimientos sindicales basados en el principio de la codeterminación.

3Para ir más allá en el análisis, es preciso estudiar las instituciones y las prácticas de la esfera política local (municipalidades, regiones) y de la sociedad civil específica (uniones sindicales y patronales, universidades, sistemas de formación, etc.) y su contribución a la selección y al reforzamiento de una opción política de tipo defensivo o, al contrario, de tipo ofensivo, con el fin de construir nuevas relaciones entre los actores de la vida económica y social así como formas innovadoras de organización industrial.

TRABAJO Y TERRITORIO

  • 1 En el momento del “embellecimiento” (1985-1990 y 1991), Alemania del oeste registra una cuenta net (...)

4En esta enésima fase de la crisis, la vuelta a la rentabilidad del capital industrial no implica un regreso al crecimiento para la mayoría de los países del norte. En realidad, la apuesta del crecimiento no es compartida por todos los territorios, países o regiones. El que el fordismo haya entrado en crisis revela la multiplicidad de los modos de regulación de los países del norte, así como una desigual capacidad de gestionar la crisis y la modernización.1 A partir de mediados de la década de 1980, asistimos a una fractura entre los territorios, entre quienes modernizan su aparato de producción y ponen en juego las destrezas adquiridas (Japón, Alemania, Países Bajos, Suecia, Italia del norte, Suiza), y los que se desindustrializan (Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Bélgica).

5Existen dos clases de modelo de desarrollo; unos conservan los lados “buenos” del fordismo conforme los rebasan (mantenimiento de la protección social y la “movilización de los recursos humanos”): el posfordismo. Por el contrario los otros, prisioneros del paradigma tayloriano, practican una política de desregulación del mercado de trabajo y de presión sobre los costos (“el trabajo-mercancía”) muy a menudo, de no inversión en el terreno correspondiente: el neotaylorismo.

NUEVAS TECNOLOGÍAS Y BÚSQUEDA DEL CAPITAL VAGABUNDO: LA SEMINTEGRACIÓN

  • 2 Queda aún la automatización inacabada del trabajo manual, demasiado compleja para reemplazar a los (...)

6Para salir de la crisis, todos apuestan a las nuevas tecnologías (nt) y a la automatización; pero, ¿qué puede esperarse de ello? El análisis de las mutaciones en la industria de la máquina-herramienta ha servido como hilo conductor en el estudio de las restructuraciones. La automatización quita la habilidad manual y las piezas son estrictamente idénticas, lo que permite la automatización del ensamblado.2 La concepción modular de cualquier bien manufacturado simplifica su fabricación. La diferenciación de los productos se obtiene de acuerdo con las normas modulares convenidas, definición equivalente de la producción masiva flexible. Éste es el objetivo buscado tanto en los bienes de equipo, para responder en lo posible a las necesidades, como en los bienes de consumo, donde la flexibilidad de las técnicas representa “un agregado” para “diferenciar” la oferta y “domesticar” a una demanda más bien estancada. La tecnología de grupo asistida por computadora —con la que se intenta constituir familias de productos para permitir una producción de mayor escala—, y la gestión de producción asistida por computadora, completan este nuevo dispositivo de búsqueda de capital vagabundo.

  • 3 La veloz pérdida de vigencia de los equipos implica que se les amortice rápidamente. En la prensa (...)

7Pero hay múltiples factores (competencia entre los diferentes usos del capital, la acelerada pérdida de vigencia3 y el estancamiento de los mercados) que llevan a aprovechar lo que permite la automatización: la disyunción y la autonomi-zación de las funciones de concepción/fabricación/armado. La producción misma se divide entre múltiples empresas; éstas se especializan en un conocimiento técnico y en la elaboración de módulos o subconjuntos para un donante que domine tanto el objetivo como la garantía de la fabricación. Trátase de una organización productiva de tipo “casi integrada” que es un modo de producción mandado por el aval y en el que se trata no tanto de producir más, sino de hacerlo de otra manera y según la demanda.

8La firma especializada se convierte en la piedra angular de este nuevo edificio. Se abre un nuevo espacio a las pme (pequeñas y medianas empresas), las cuales, cada vez en mayor número, deberán constituir una red para las grandes firmas, grandes por su capacidad de gestión de las informaciones. Las actividades terciarias se desarrollan; no obstante sólo la estabilidad y la densidad de las relaciones entre donante de orden y pme pueden conducir a la constitución de empresas especializadas, lo que no se logra en todas partes. Sin embargo, una restructuración como ésta implica numerosas ventajas en un contexto de crisis y de competencia decuplicada. Las empresas que adoptan la subcontratación disponen de un horizonte temporal y de una salida suficientes para emprender inversiones importantes y, posiblemente, investigaciones costosas. Están en condiciones de controlar mejor su proceso de producción y las características de sus productos, así como de mejorar sus rendimientos; son capaces de una rápida innovación. En cuanto a los grandes impulsores de orden, esta organización permite compartir los riesgos y el costo de las inversiones, ajustarse rápidamente a las fluctuaciones de la demanda, pero también aprovechar las innovaciones realizadas en las pme y ejercer un peso sobre las orientaciones del mercado.

9Así, este modelo descansa en un proceso de profundiza-ción de la división del trabajo entre las empresas y de recomposición/socialización de los modos de especialización, de capitales productivos múltiples y de socialización de los riesgos asociados tanto a las inversiones como a la demanda. Sin embargo, en realidad esta lógica se funda en relaciones entre los diferentes capitales (tanto financieros como industriales) y relaciones capital/trabajo, específicas de cualquier formación social.

LA CONSTRUCCIÓN SOCIAL DE LA COMPETITIVIDAD

10La nueva organización productiva plantea temibles problemas de orden cualitativo. La eficiencia esperada de tales equipos depende en gran medida de la calidad de la organización productiva que se instaura, tanto en la empresa (auto-nomización, pero con su necesaria desintegración de las funciones, gestión preventiva de las averías, aprendizaje de la calidad, circulación de la información etc.), como entre las empresas: elección de los fabricantes para la externalización, de los subcontratistas, dominio de la experiencia entre los subcontratistas, así como de sus inversiones y de su horizonte temporal.

11Según el estado que guardan las relaciones industriales en las empresas y entre ellas, esta reorganización productiva de tipo semintegrado adopta vías múltiples, de las cuales dos son absolutamente extremas en cuanto a los resultados macro-económicos contrastados; esto es, los empleos y la competi-tividad de un territorio. En consecuencia, las potencialidades que ofrecen las nuevas tecnologías no serán aprovechadas con la misma eficiencia de un espacio nacional o regional a otro.

Progreso técnico e interacciones sociales

12Aunque el progreso técnico tenga una temporalidad que le es relativamente característica, la elección para desarrollar una técnica más que otra es de tipo social. De ello ofrecen múltiples ejemplos las nuevas tecnologías.

13Al terminar la segunda guerra mundial, la historia de la demanda numérica (dn) es la de la competencia entre dos técnicas de automatización: la dn y el record playback. La elección ha tendido hacia la dn, sistema que retira al taller de fabricación su control del proceso de producción, contrariamente al record playback, en el que el operador conserva el dominio de su máquina. Las promesas de la dn son la transferencia de las decisiones de producción a la oficina encargada de los métodos y el empleo de mano de obra no calificada; ello ocurría en 1950. Casi 30 años después se plantea el mismo tipo de problema, a propósito de la concepción de la máquina-herramienta por mando numérico. De manera muy sucinta, el estatus reconocido al operario en el taller, las formas de organización de la empresa (con un peso más o menos importante para la jerarquía), el papel de los sindicatos (más o menos corporativistas), dan cuenta de que, dependiendo del país —la República Federal Alemana, Francia o la Gran Bretaña—, la máquina será o no concebida para ser programada por el operario en el taller.

14En los países mencionados, estos ejemplos condensan una suma completa de prácticas y de conductas que se integran a la cultura industrial, dimensión común al paradigma tecnológico y al modo de regulación. En 1950 triunfa” en los Estados Unidos el taylorismo, con una estricta definición del contenido de las tareas, que será difícil hacer avanzar sin cuestionar los principios de organización del trabajo. El taylorismo persiste, en la década de 1980, por razones específicas de los otros dos países (Francia e Inglaterra), sujetos a las rígidas prácticas que siguen contraponiendo, estrictamente, la oficina de métodos al taller, y a una forma de control social del trabajo regresiva y contraproducente en la medida en que aniquila cualquier recurso a la creatividad. Este desprecio por la iniciativa obrera —fuente de innovaciones cotidianas y de productividad— puede conducir a una costosa racionalización y a una inercia técnica lejanas a una automatización “razonable” que exige una participación activa. Al contrario, Alemania, Suecia, Japón, Suiza o Italia (con excepción de Fiat) son países en los que una tradición de formación en la empresa desempeña un papel a favor de la adquisición de habilidades y de la movilización de la mano de obra, pero también a favor de una cooperación entre oficinas y talleres. En un plano completamente distinto, estos ejemplos también ilustran diferentes procesos de formación de ejecutivos y de “producción” de empresarios cuyo resultado es una influencia relativamente grande en los problemas industriales.

La evolución de las relaciones capital/trabajo durante la crisis

15En lo que toca a las relaciones salariales, ya sea que se trate del discurso sobre la rigidez del mercado del trabajo, o por el contrario, de la idea de que la estabilidad del contrato laboral y la perspectiva de una organización de trabajo con un mayor grado de calificación o que permite más autonomía, ambas situaciones favorecen la acumulación y la valoración de las habilidades adquiridas, y aseguran la adhesión a las operaciones de modernización.

  • 4 En Italia no existen las sociedades de trabajo interino, y la venta del trabajo de terceros es “mo (...)

16En los hechos, si examinamos la evolución de la legislación laboral, asociada en particular a la introducción de las nuevas tecnologías, el contenido de las convenciones colectivas y el nivel en el que éstas se negocian —o incluso la evolución de la parte del trabajo precario en el empleo—,4se observa una diferencia entre países en los que es sólida la desregulación del mercado de trabajo y en los cuales “no prende” la modernización, y otros en los que, por el contrario, los compromisos capital/trabajo siguen arrojando la relación “normal” de trabajo, es decir, de horario completo y con una duración indeterminada, a la vez que garantizan la estabilidad del empleo. Cualquier derogación de esta regla debe ser negociada con las contrapartes, y cualquier forma nueva de contratación de trabajo “atípica” se sujeta al contrato normal, de modo que se garanticen las mismas seguridades sociales; tal es el caso de los contratos de horario parcial en Alemania (Wolter, 1992). El aumento del poder adquisitivo y la disminución de la jornada laboral son reivindicaciones que jamás se han abandonado durante la crisis, ni en Alemania ni en Italia, y que se negocian en el marco de la codeterminación (Rinaldi, 1992).

17En el primer caso se trata de la “flexibilidad externa”, consistente en operar sobre el volumen del empleo dependiendo de la coyuntura. Es una opción defensiva que ve en la rigidez del contrato de trabajo el origen de la crisis. Es notorio que esta rigidez influye en la rentabilidad del capital industrial y que es fuente de inflación. Opción ampliamente defendida y desarrollada por Estados Unidos, Gran Bretaña y también por Francia, así como por algunos organismos internacionales —como la ocde— en sus “recomendaciones”, la cee en sus “pautas” y, muy recientemente en sus “proposiciones” expuestas en el Libro Blanco. En Francia y en Bruselas ha llegado a imponerse una nueva ortodoxia en el mercado de las ideas: la baja de los salarios promueve el aumento de la oferta de trabajo. Para justificar la necesidad de suprimir cualquier salario mínimo —por ser responsable, en parte, del desempleo entre los jóvenes— se hace referencia a un estudio de la ocde (Bazen, S., y Martin, J. P., 1991). Dicho trabajo se basa en los empleos masivos creados en Estados Unidos. En estos países, tanto el nivel de negociación preconizado de la empresa y su rehabilitación como el de la ganancia, va a la par de un discurso sobre la identificación del asalariado con su centro de trabajo (LeGoff, 1990).

  • 5 En Suiza, la ley sobre la codeterminación del primero de enero de 1997 eliminó el concepto jurídic (...)

18En el segundo caso, se trata de un uso de la “flexibilidad interna”, en países donde el contrato de trabajo normal sigue siendo la regla y en los que la organización del trabajo y la importancia de la formación en la empresa favorecen la movilidad interna. En Europa siguen esta opción Alemania, Suiza,5

19Suecia, y es Italia del norte, zona en la que se negocia la implicación. En estos países —lo que quizá no sea fortuito—, observaremos que los poderes de decisión son descentralizados. No se trata de que los sindicatos firmen acuerdos que prefigurarían un interés compartido por el sector patronal y por dicha organización; sino más bien, de seguir una línea de conducta, en la que se respete la autonomía de las partes, para que la negociación se dé en las mejores condiciones posibles. Las reglas del juego se establecen en un ámbito territorial más amplio (nacional o regional) y en el nivel de los ramos.

Relaciones entre capitales industriales

  • 6 La restructuración de la industria de la máquina-herramienta y el floreci¬miento de la robótica (r (...)

20En cuanto a la organización industrial son múltiples las formas en que se da la casi integración; fuertemente degradada en el caso de la “falsa” subcontratación, en donde de lo que se trata es que la firma principal externalice una parte de sus costos, como sería el transporte. También es destructiva, a más largo plazo, para el conjunto del tejido industrial de las pme cuando son estranguladas por las prácticas de fijación de precios o cuando la gran firma no titubea en retraer hacia ella lo que subcontrata en cuanto la coyuntura se muestra menos favorable. Innovadora y competitiva, al contrario, cuando el subcontratista domina toda o parte de la concepción de su producto.6

21En un territorio en que predominan fuertes relaciones de cooperación, las pme se especializan, funcionan en red y son innovadoras. Se constituyen filiales de conocimientos adecuados y se asegura una mayor coherencia del sistema productivo. Se trata de una restructuración cuya semintegración es “autocentrada”.

22Por el contrario, cuando los subcontratistas son mal conducidos, se bloquea la difusión de innovaciones de una rama a otra, y la atomización de las empresas dificulta la constitución de redes. Ante la competencia, la destrucción del tejido industrial es rápida y conduce a la desindustrialización. Son las autoridades locales o regionales las que toman el relevo e intentan, mediante una política de subvención, atraer las inversiones extranjeras, que por lo regular son más bien modestas en términos de calificación (actividades de ensamblado) y volátiles. En buena medida, la fabricación es atópica o incluso da pie a las importaciones. Ésta es la forma de la semiintegración extrovertida.

23Por supuesto, en términos de empleos directos y del sector terciario; industriales y distribución de ganancias, las consecuencias son radicalmente diferentes.

24Este contraste en las relaciones entre capitales industriales reaparece, desde luego, en los vínculos entre capital industrial y capital financiero. Es proverbial la lealtad de los bancos alemanes frente a “sus” firmas industriales. Tanto como lo es por su lado, la desconfianza del capital inglés o francés ante la inversión industrial.

25Y para ir más lejos en el análisis, hay que estudiar las instituciones y las prácticas de la sociedad política local (municipalidades, regiones) y de la sociedad civil local (uniones sindicales y patronales, universidades, sistemas de formación, etcétera).

Logros económicos y sociales y dominio territorial: el modelo emiliano

26Algunos países o territorios están más adelantados que otros en cuanto a instituir una política de innovación: aquéllos en los cuales la descentralización administrativa, económica y social estaba en marcha antes de la crisis y que, en realidad, frenó la instauración de una división fordista del trabajo en el espacio (como la que encontramos, por ejemplo, en Francia).

27En el caso de Italia se ha cuestionado la división norte/ sur que el crecimiento del periodo fordista, lejos de borrar, por el contrario, ha subrayado. Desde finales de la segunda guerra mundial son dos los modos de regulación que se han consolidado. Uno, en el norte, ha originado una rápida modernización y la competitividad en los mercados internacionales de bienes manufacturados tradicionales y en las ramas recientes, productiva y de servicios industriales, así como una tasa de desempleo que fluctuó entre 4 y 5% en 1993 en Emilia-Romaña en el Trentino y en Lombardía.

28El otro, en el sur, ha llevado al desarrollo de lo que hoy se llama el “terciario delincuente”, con una tasa de desempleo en 1993 entre 20 y 26 por ciento.

29El estudio de las políticas regionales de desarrollo va a demostrar la instauración de dos modos de gobierno de los territorios al concluir la segunda guerra mundial. Uno, centralizado, en el sur: en la tradición fordista el subdesarrollo justificaba que el Estado se encargara del sur del país. El otro, descentralizado, en el norte, respondía a las aspiraciones de autonomía regional.

30Si bien la descentralización inscrita en la Constitución de 1948 tuvo que esperar la llegada del año de 1970 para su institucionalización oficial, en los hechos, las regiones, en el norte, las colectividades locales y los actores sociales; la cámara de comercio, las asociaciones profesionales, los sindicatos y los partidos políticos han pensado el desarrollo de la región en términos de planificación desde la década de los años cincuenta.

31Fuerte por sus “ciudades-Estado”, la Italia del norte tiene una larga tradición de planificación urbana cuya problemática es la de armonizar en toda decisión tres dimensiones: económica, social y territorial y, desde siempre, se ha preocupado por las actividades económicas, al practicar una política sistemática de acondicionamiento de campos artesa-nales e industriales.

32Es así como cada ciudad o grupo de poblados poseen “su” zona de actividades, y en ello podemos ver las condiciones materiales favorables para la formación de distritos industriales y la materialización de estrechos vínculos entre sociedad local y actividades económicas.

33Los debates sobre la planificación regional y sobre las relaciones con la planificación nacional, a lo largo de la década de 1950 condujeron a iniciativas y experiencias como la de los comprensori (agrupación de comunas). Este nivel territorial que carece de realidad institucional reconocida oficialmente, se ha convertido poco a poco, a partir de 1961, en la unidad básica de la programación y responde a la necesidad de encarar las nuevas demandas sociales y de acondicionar el territorio más allá de los límites municipales. Institucionalizado en 1975, cae sin embargo, en desuso, y es abolido en 1984. Se observará que la experiencia “comprensorial” es contemporánea del periodo de auge de los distritos industriales y del amplio proceso de participación de la comunidad local en la gestión de la “cosa pública”, incluyendo el nivel más bajo con las experiencias de los consejos en los barrios de las ciudades.

34Por su parte, las asociaciones profesionales han influido en los ámbitos locales o provinciales para favorecer una política de cooperación entre las empresas, la creación de cooperativas, de consorcios diversos (exportación, compra de materias primas, créditos, etcétera).

35A partir de 1970 todas las regiones del norte (pero sólo dos del sur) se apropian del medio de programación como herramienta para lograr su autonomía, y crean sus propios instrumentos de intervención. La creación de centros de “servicios reales” en las empresas, muchos de ellos en Emilia-Romaña, demuestra las habilidades presentes en la región. El servicio real procede de la idea de que una intervención tiene un efecto transitorio (político, de apoyo para la creación de empresas, etc.) o, al contrario, permanente y estructural; es decir, apropiado para modificar perdurablemente la organización de la producción de la firma o del sector, o ambas cosas. Esta política de servicio real exige que la región tenga la capacidad de proponer y de manejar políticas de mediano y largo plazos, y también permite superar la división público/privado e identificar a los agentes capaces de representar los intereses colectivos a fin de realizar políticas de innovación. La especificidad económica y sociopolítica de las regiones reaparece en la elección de los instrumentos (tecno polos y ayudas múltiples al sur, centros de servicios reales al norte).

36En conclusión, los logros obtenidos en la Italia del norte durante la crisis han llamado la atención de numerosos autores que han visto en los distritos industriales un modelo alternativo al fordismo para el norte y un modelo de desarrollo para el sur. Pero ello sin contar con la condición de éxito de un modelo como éste, que depende de una sólida homogeneidad política, de una visión común del interés colectivo a largo plazo y de la organización de la participación democrática de la población en la vida política y en el ejercicio del poder.

37Según la fórmula de Bellini (1989), el modelo emiliano se presenta “como una fascinante combinación de gobierno progresista, integración social y éxito empresarial”. En la actualidad este modelo se encuentra a la expectativa de un segundo impulso: pasa por una búsqueda de identidad regional; por la necesidad de definir los límites del localismo; por una evolución problemática de los distritos industriales pobres en cuanto a dominio técnico y por una complejidad creciente de la sociedad —problemas que no son específicos de la Emilia-Romaña—. Su capacidad de resistencia a la presión liberal así como la que tiene para pensar en el futuro en relación con los otros ámbitos (nacional e internacional), son características ejemplares en cuanto el localismo defensivo se convierte en el modo de gestión de la crisis.

Bibliographie

Bibliografìa

Bazen, S., Matin, J. P. (1991), “L'incidence du salire minimum sur les gains et l'emploi en France”, Revue Economique de l'OCDE, núm. 16, pp. 225-248.

Bellini, N. (1989), “Il socialismo in una regione sola. Il PCI e il governo de l'industria in Emilia-Romagna”, Il Mulino trienno, 1987-1989, Bolonia.

Leborgne, D. (1987), Equipements flexibles et organisation productive: Les relations industrielles au coeur de la modernisation. Eléments de comparaison internationale (mimeografiado por el Cepremap).

— (1991), Les déterminants du développement régional en Italie, informe para Cepremap/OSI (mimeografiado por el Cepremap).

— (1989), Lipietz, A., “Flexibilité défensive, flexibilité offensive”, Les régions qui gagnent, Benko y Lipietz, PUF, 1992.

— (1990), Lipietz, A., “Pour éviter l'Europe à deux vitesse”, Traviai et Société, vol. 15, núm. 2, abril.

— (1992), Lipietz, A., “L'après-fordisme: Idées fausses et questions ouvertes”, Problèmes Economiques, nûm. 2260.

LeGoff, J. P. (1990), “Le sacre de l'entreprise. ‘Faire de chaque Français un militant d'entreprise’”, Esprit, septiembre.

Rinaldi, T. (1992), Contrattazione e codeterminazione. Verso una nuova cultura del conflicto e della participazione, Ediesse, Roma.

Wolter, H. (1992), “L'esperienza Contrattuale in Germania”, Flessibili o marginali?, al cuidado de Garibaldo-Ediesse Roma, pp. 176-182.

Notes

1 En el momento del “embellecimiento” (1985-1990 y 1991), Alemania del oeste registra una cuenta neta de tres millones de empleos, de los cuales un millón pertenecen a la industria, mientras que en Francia, en el mismo periodo, se registra una cuenta neta de 0.8 millones de empleos y una pérdida neta de 240 mil empleos en la industria (L'emploi en Europe, 1993, cee).

2 Queda aún la automatización inacabada del trabajo manual, demasiado compleja para reemplazar a los ojos y las manos del obrero especializado, y demasiado costosa; trabajo repetitivo que cobra la forma, independientemente del país de que se trate, de un “taylorismo asistido por computadora” conjugado con el empleo de los jóvenes y de las mujeres.

3 La veloz pérdida de vigencia de los equipos implica que se les amortice rápidamente. En la prensa especializada se encuentra un gran número de ejemplos; vale la pena mencionar uno de ellos: en 1984 la línea de armado robotizada de Mackintosh producía aparatos con un ritmo de una máquina cada 27 segundos. Esta línea tenía una duración de vida prevista de dos años; dos tercios de la inversión se amortizaban en el primer año. En este establecimiento, el costo del trabajo representa apenas 1% del costo del ensamblado; American Machinist, 1984.

4 En Italia no existen las sociedades de trabajo interino, y la venta del trabajo de terceros es “moralente condenable” y sancionada por una ley de 1960. Ello explica que los contratos para una duración determinada hayan avanzado tan poco. En cuanto al empleo de horario parcial, es uno de los más débiles en Europa, 5.7% en 1989 (Garibaldo, 1992).

5 En Suiza, la ley sobre la codeterminación del primero de enero de 1997 eliminó el concepto jurídico de prerrogativa administrativa, y todas las decisiones se someten a la negociación colectiva.

6 La restructuración de la industria de la máquina-herramienta y el floreci¬miento de la robótica (rama nueva) en Italia, son ejemplares (Leborgne, 1987). Las filiales del tipo Fiat-dea-Prima Progetti o Mandellijobs colocan a la robótica italiana entre las primeras en el mercado internacional. Al contrario, y durante el mismo periodo, la robótica estadunidense es readquirida por las empresas japonesas. Pot¬ei lado de las asociaciones profesionales de la máquina-herramienta está la ucimu en Italia, conglomerado de filiales que intervienen en todos los dominios (informa-ción y proyecto industrial, estudios, creación de “bolsas de trabajo” regionales, acción de formación, grupos de estandarización, créditos otorgados para la adqui¬sición de máquinas, etc.). En los Estados Unidos, frente al acelerado deterioro del sector, la asociación profesional plantea un recurso ante los poderes públicos en 1983 y pide que se impongan cuotas de importación a las máquinas japonesas por prácticas de competencia desleal por parte de Japón.

Auteur

Cepremap, París.

Abdiel Macías Arvizu (Traducteur)

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr