Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Problemas agrarios del Ajusco

 | 
Nicole Pecheron

Introducción

Texte intégral

1Los pueblos del ajusco, Santo Tomás y San Miguel Ajusco, Magdalena Petlacalco, San Miguel Xicalco, San Miguel Topilejo, Parres, San Andrés Totoltepec y San Pedro Mártir Ocotitlán, se localizan en el macizo montañoso que limita al sur la altiplanicie mexicana, en el extremo sudoeste del Distrito Federal (ver Anexo II, mapa 1). Están diseminados, a diferentes altitudes, sobre los flancos de la sierra volcánica del Ajusco, la cual forma una barrera natural, de más de 3 000 metros de altura, entre la cuenca de México y el valle de Cuernavaca, en el estado de Morelos, al sur.

2La sierra fue poblada desde épocas muy tempranas, en la época precortesiana, como lo testimonia la toponimia de los pueblos que conservan sus nombres en náhuatl. Pero la fundación de los pueblos, junto con sus límites territoriales, data de los primeros años de la Conquista. Sin embargo, su proximidad con México, la capital, y el interés que representa la sierra en términos de sus recursos forestales, aptos para la explotación maderera, así como por sus recursos propios para la cacería, otrora abundante, significaron que estas tierras fueran muy atractivas para hombres ricos y poderosos. Su historia es, pues, la historia de la lucha en defensa de la tierra que les habían concedido los primeros virreyes. En el transcurso de la época colonial, junto a las tierras de propiedad colectiva de los pueblos, se crearon grandes propiedades privadas, las haciendas, que desde un principio invadieron las tierras comunales de los pueblos.

3En el siglo xix, los intentos de la Reforma y del porfirismo para crear una clase de pequeños y medianos propietarios en las propias tierras de las comunidades redujeron aún más sus posesiones. Actualmente, la especulación inmobiliaria de terrenos panorámicos en la periferia de la ciudad termina por despojar a los pueblos. La Reforma Agraria, que ha entrado, según sus actuales dirigentes, en una etapa de "reforma integral", no ha podido resolver todos los problemas, ni entregar tierras suficientes a todos los campesinos. Siguen sin solución muchos conflictos que datan de la época colonial, por límites o despojo de tierras.

  • 1 N. del T.\ En el original: "comme une peau de chagrín"; literalmente sería: "como una piel de zapa"(...)

4Sin embargo, si con el transcurso del tiempo las tierras comunales se han ido reduciendo a su mínima expresión,1 a cambio han aparecido nuevas estructuras agrarias, tales como el desarrollo de la pequeña propiedad campesina: todavía existen estas pequeñas propiedades, creadas en el siglo xix y a principios del siglo xx en las tierras comunales, aunque la legislación agraria nacida de la Revolución de 1910 no las reconoce. En su momento éstas sirvieron para proteger a los campesinos de los pueblos, quienes tuvieron que registrar ante el catastro sus parcelas comunales. Si bien es cierto que las haciendas desaparecieron, despedazadas por la Reforma Agraria, también lo es que éstas fueron parcialmente fraccionadas desde el siglo xix, lo que evitó que en su momento se pudiera llevar a efecto una verdadera reforma. Muchas parcelas habían sido compradas por campesinos de la sierra. Es así como, después de un siglo, se desarrolló un nuevo paisaje agrario, constituido por un mosaico de pequeñas propiedades.

5Una parte de estas tierras permanece en las manos de los campesinos. Pero se han dividido de manera considerable debido a las herencias, lo cual impulsa a sus propietarios a venderlas, quizás porque son poco aptas para cultivo, a los especuladores o a nuevos acaparadores. Lo anterior bien puede ser el signo dominante del momento actual en la sierra. En general, podemos decir que tanto las pequeñas propiedades privadas como las parcelas comunales están hechas retazos. Por todos lados predomina el microfundismo.

6Es decir, ya es perfectamente imposible encontrar tierra para distribuirla entre los pueblos, por lo menos si nos atenemos a la legislación actual sobre "afectabilidad de la propiedad privada", la cual no puede tocar las propiedades hasta de 500 hectáreas. La Reforma Agraria no puede otorgar nada más por el momento. La situación de los campesinos de esta región es muy precaria y se agrava en la medida en que también se acelera el crecimiento demográfico en los últimos años.

7El estudio de la historia de estos pueblos del Ajusco nos permitirá comprender mejor estos problemas y explicar la situación actual. Pero antes es indispensable conocer un poco sobre el medio geográfico y las condiciones económicas en las cuales se desarrolla.

Notes

1 N. del T.\ En el original: "comme une peau de chagrín"; literalmente sería: "como una piel de zapa", en alusión a la novela de Balzac.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr