Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Génesis, culturas y espacios en Michoacán

 | 
Véronique Darras

Prólogo

Rosa Brambila Paz

Texte intégral

1En los años cuarenta, la Sociedad Mexicana de Antropología celebró su cuarta reunión con el tema general de El Occidente de México. Entre los asistentes se puede nombrar a Miguel Covarrubias, Alfonso Caso, Roberto Weitlaner, Ralph Beals, George Foster, Jorge Vivó, T.D. Steward, Helmut de Terra y otros muchos interesados en ese amplio territorio de México. Los planteamientos académicos se presentaron en cuatro secciones y en una discusión final donde se retomaron las propuestas principales y, sobre todo, se designaron las tareas para las investigaciones futuras. Los trabajos de arqueología se distribuyeron en las siguientes zonas: a) Michoacán, la región central; b) Nayarit, Jalisco y Colima, la región occidental; y c) el sur de Guerrero. El informe final estuvo a cargo de Pedro Armillas. Lister presentó sus excavaciones en Cojumatlán, Michoacán. Daniel Rubín de la Borbolla habló de la arqueología tarasca. Eduardo Noguera de la del noroeste y Florencia Müller de la cerámica de la cuenca del río Lerma. Elma Estrada Balmori, Román Piña Chan, Muriel Porter y Rubín de la Borbolla expusieron diferentes aspectos de Chupícuaro.

2Uno de los problemas fundamentales fue el de las secuencias temporales. Aunque se presentó un cuadro cronológico, la mayoría de los investigadores aceptó que se trataba sólo de una sucesión de estilos cerámicos, pues era evidente que faltaban suficientes datos del complejo cultural, considerado como un todo. Entre los logros de la discusión estuvieron la aceptación de que Chupícuaro, en forma conservadora, se ubicara para los tiempos de Ticomán, y la propuesta de dos horizontes —el lacustre medio y el superior— para la región del lago de Pátzcuaro. Las particularidades de las evidencias materiales reconocidas para aquella época llevaron a admitir, merced a la arquitectura, como fuentes de inspiración a los valles de México y Toluca y a la Huaxteca, y, merced a la cerámica —negativa y pipas—, al Noroeste de México y a Centro y Sudamérica.

3Pero la época prehispánica no fue tema exclusivo de los arqueólogos. Diferentes autores, con base en la toponimia, en las fuentes escritas y en la lingüística, hicieron referencia a otros aspectos del pasado indígena: la vida ritual, la interacción con grupos nahuas, la presencia de población otomí y la distinción —a partir de la Relación de Michoacán y El lienzo de Jucutacato— entre los tarascos de la sierra y los habitantes del lago.

4Esta reunión recapituló, entonces, el saber antropológico de la región y planteó diferentes líneas de investigación. Desde ese momento han sido numerosos los estudios que se han avocado a la tarea de indagar el pasado prehispánico de Michoacán. Actualmente las investigaciones exigen, cada vez más, la participación de un mayor número de especialistas y la utilización de nuevos métodos, la aplicación de nuevos modelos y el planteamiento de otros objetivos. Los resultados de estas nuevas tendencias han cambiado tanto el panorama de las disciplinas antropológicas como el horizonte del conocimiento de las sociedades, no sólo de la región central sino del Occidente de México en general. Ante estos elementos, la misma Sociedad Mexicana de Antropología volvió a tomar la tarea de reunir a los interesados en esa región.

5Y Michoacán volvió a sorprender. Es cierto, en los diferentes simposios se retomaron algunos problemas que ya se dibujaban hace cincuenta años, pero otros, como el que reúne este libro, dan un vuelco a la historia de los grupos prehispánicos. No sólo se abordan con mayor precisión y finura los problemas tradicionales de la arqueología gracias a las técnicas aplicadas, sino que se plantean nuevas causalidades y se retratan algunas articulaciones de los diferentes componentes del todo social. Así, por ejemplo, que el problema de la periodificación adquiera un nuevo valor ya no es una cuestión de secuencias sino de ver los procesos de cambio, con dos fuentes de información: las evidencias materiales y los datos escritos. En este contexto se plantea la génesis del Estado Tarasco, pero no como unidad aislada sino dentro del ámbito mesoamericano.

Auteur

Departamento de Etnohistoria, INAH

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr