Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Belice: una historia olvidada

 | 
Mónica Toussaint Ribot

Epílogo

Texte intégral

1En los años setenta, Belice registró un ritmo de crecimiento económico de 5 % anual, con un crecimiento de 8 % en el sector fabril. Sin embargo, la agricultura continúa siendo la principal actividad: aglutina al 40 % del total de los trabajadores y representa 29 % del producto nacional bruto y las dos terceras partes de los ingresos en divisas. A causa del potencial de la agricultura, su expansión constituye uno de los objetivos principales de la planificación del desarrollo.

2Los principales cultivos de exportación son el azúcar, los cítricos y el plátano; en 1979 la producción de azúcar ascendió a 100 180 toneladas, la de plátanos a 12 000 y la de cítricos a más de 35 000 toneladas. Otros cultivos son el maíz, el arroz y las habichuelas, los cuales se cultivan principalmente para el consumo local. También se cultivan el coco, la mandioca, el ñame y la batata. La producción de miel, que en su mayoría se exporta a Gran Bretaña, constituye otra actividad agrícola importante. Belice se autoabastece también de carne de vaca y cerdo y exporta cierta cantidad de la primera. La producción de aves de corral y huevos es suficiente para cubrir las necesidades internas; en cambio, la industria lechera se encuentra aún en una fase inicial.

3Si bien los productos forestales, que fueron anteriormente el puntal de la economía beliceña, han disminuido en cuanto a su importancia relativa, los bosques son aún una fuente de gran riqueza. Las principales maderas son la caoba, el cedro y el pino. La construcción de caminos forestales ha posibilitado la extracción de madera en zonas mayores y se han establecido programas de reforestación y regeneración natural. Incluso Belice cuenta ya con un buen cuerpo de ingenieros forestales.

4Las aguas próximas a la costa proporcionan a las cooperativas pesqueras un amplio suministro de pescado para las necesidades internas y se exportan grandes cantidades de langosta (fresca y congelada), pescado fresco y seco, moluscos y gambas, principalmente a Estados Unidos.

5La mayoría de las grandes industrias se dedican a la elaboración de productos locales: manufactura de azúcar, preparación de pescado y cítricos y aserrado de madera. Con la ayuda de la Development Finance Corporation, entidad patrocinada por el gobierno beliceño, se han desarrollado otras actividades fabriles, tales como la fabricación de muebles, cemento y hormigón, puertas y ventanas metálicas, ropa, cigarrillos, jabón, barras de acero y embarcaciones, jugando un importante papel las maquiladoras.

6Las inversiones en proyectos se financian, en gran medida, gracias a la ayuda exterior. Belice recibe de Gran Bretaña aproximadamente la mitad de las sumas destinadas a inversiones, cifra que asciende a 3 200 000 libras anuales. Entre los proyectos financiados se cuentan la construcción de carreteras, puentes y campos de aviación, el suministro de agua y alcantarillado, el desarrollo forestal y agrícola, la construcción de escuelas, colegios y hospitales, así como programas para el control y erradicación de enfermedades. Otros contribuyentes importantes son Canadá y el Caribbean Development Bank.

7El nivel de alfabetización (90 % de la población) es uno de los mayores de la región, ya que la partida del gasto público destinada a la enseñanza es realmente importante. La enseñanza es obligatoria para los niños de seis a catorce años y la instrucción primaria es gratuita. La enseñanza superior se imparte en el Colegio de Artes, Ciencia y Tecnología de Belice con sus colegios asociados, entre ellos el Colegio del Magisterio de Belice y el Colegio Técnico de Belice. La instrucción universitaria tiene lugar en el extranjero, principalmente en la Universidad de las Indias Occidentales, en Jamaica o en Inglaterra, Canadá y Estados Unidos.

8En estas condiciones inicia Belice su vida independiente, contando con el apoyo y la solidaridad de los países latinoamericanos que, en su mayoría, obtuvieron su independencia más de un siglo antes que Belice. Con su experiencia y recursos, éstos podrán contribuir al crecimiento de un pueblo que acaba de nacer a la autonomía, debiendo respetar siempre y en todo momento su derecho a la autodeterminación. Es hora ya de que el pueblo beliceño pueda ejercer, sin cortapisas, el derecho a decidir su destino y construir su propia historia.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr