Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Identidades nacionales y Estado moderno en Centroamérica

 | 
Arturo Taracena
, 
Jean Piel

2. Construcción de las identidades nacionales

Historia del vocabulario político en Costa Rica

Estado, república, nación y democracia (1821-1949)

Victor Hugo Acuña Ortega

Texte intégral

“La República fortalece hoy con este acto de suyo trascendente, su tradicional credo democrático, en que hay alternabilidad en el Gobierno, ya que únicamente la nación debe ser inmutable, como es su honor intangible y sus glorias imperecederas”.(énfasis nuestros)
LEON CORTES, Presidente de Costa Rica, 8 de mayo de 1940.
“...Costa Rica, el solar amado en que lloraron y rieron nuestros abuelos, el pedazo de suelo límpido y glorioso en que van a gozar y a sufrir nuestros remotos descendientes...”
JULIO ACOSTA, Presidente de Costa Rica, 8 de mayo de 1924.

  • 1 HOBSBAWM, E. Y RANGER, T. (Eds), The Invention oí Tradition, Cambridge University Press, 1983.
  • 2 “...el progreso de los estudios históricos es a menudo un peligro para la nacionalidad.“ RENAN, E. (...)

1En Costa Rica en la década de 1980, en el contexto de la guerra en América Central, los historiadores fuimos testigos de un caso típico, para utilizar el término de Eric Hobsbawm, de invención de la tradición para fines de lo que Rousseau denominó la religión cívica nacional.1 En efecto, el Presidente Oscar Arias Sánchez en 1989 convenció a sus conciudadanos y a todo el planeta de que Costa Rica gozaba de una democracia, no solamente excepcional, saludable y robusta, sino también antigua y longeva ya que en ese año alcanzaba su Centenario. Evidentemente, el artificio del carácter secular de la democracia costarricense falsificaba los procesos históricos, problema que podía preocupar a algunos interesados por el rigor científico, pero no, por supuesto, a los practicantes de la ingeniería social, urgidos en subrayar la diferencia de Costa Rica frente a los otros países centroamericanos para inflamar el patriotismo de los “ticos” y con él su lealtad al régimen político existente.2 Este precioso ejemplo de invención de tradición nos impulsó a emprender una reflexión histórica, aún no terminada, sobre la mitología política costarricense.

  • 3 ABELLAN, J. “Historia de los conceptos” (Begriffsgeschichte) e historia social. A propósito del dic (...)
  • 4 Sobre el lugar actual de la historia de las ¡deas en la disciplina histórica, véase: DARNTON, R. “H (...)
  • 5 R. WILLIAMS, Keywords. A vocabulary oí culture and society, Fontana Paperbacks, 1983.

2En esta labor decidimos acudir a la ayuda de la llamada Begriffsgeschichte o historia de los conceptos. Esta disciplina auxiliar de la historia social practicada en Alemania por un grupo dirigido por el profesor Reinhard Koselleck intenta fijar la aparición y la evolución de los conceptos políticos, en particular aquellos que son claves en la constitución y evolución de la modernidad. A diferencia de la tradicional historia de las ¡deas, esta disciplina utiliza como fuentes no los escritos de los grandes pensadores, es decir el pensamiento sistemático, sino documentos más ordinarios tales como la prensa, las actas parlamentarias, los informes diplomáticos, etc. Por otro lado, a diferencia de la conocida lexicometría francesa, la historia de los conceptos no se ocupa de hacer un estudio cuantitativo de los términos y concentra el análisis en algunos conceptos cruciales que han sido influyentes política y socialmente en la experiencia histórica.3 En este sentido, la historia de los conceptos es un tipo de historia social de las ideas próxima de laque practica en EE.UU. Robert Darnton y también está emparentada con la historia del pensamiento político de Quentin Skinner.4 En fin, este ensayo ha encontrado inspiración en la obra Keywords del desaparecido filósofo británico Raymond Williams.5

  • 6 PALMER, S. A liberal discipline: inventing nations in Guatemala and Costa Rica, 1870-1900, (Tesis d (...)
  • 7 HOBSBAWM, E. Naciones y nacionalismo desde 1870, Editorial Crítica, 1991; ANDERSON, B. Imagined com (...)

3En la problemática de este trabajo se encuentra nuestro interés por comprender los procesos de formación de las naciones centroamericanas y sus efectos sobre los distintos grupos sociales, interés despertado por las pioneras investigaciones sobre Costa Rica y Guatemala del historiador canadiense Steven Palmer.6 Nuestra óptica es tributaria de los avances recientes de historiadores y otros científicos sociales que han transformado los estudios del nacionalismo y que han relativizado e historizado este fenómeno clave de la historia contemporánea. Sus puntos de vista pueden sintetizarse en el siguiente principio: los Estados y los movimientos nacionalistas crean las naciones, no a la inversa, y el fenómeno es relativamente reciente pues sus orígenes se remontan al siglo xviii.7

  • 8 Un análisis similar al que presentamos en nuestro trabajo, aunque no tan extenso en términos tempor (...)

4Nuestra tarea ha consistido en determinar la aparición y la modificación de cuatro conceptos: Estado, República, Nación y Democracia. Dichos términos son claves en el vocabulario político de los estados-naciones modernos y también han sido claves en la historia política de Costa Rica. Ahora bien, al seguir su trayectoria temporal nuestro interés central ha sido rastrear el proceso de formación de la identidad nacional en Costa Rica. Sin embargo, en nuestra particular manera de hacer historia del vocabulario político nos hemos abstenido de cuantificar los conceptos y nos hemos limitado al estudio de un único corpus documental: los Mensajes Presidenciales.8

  • 9 Mensajes Presidenciales, Tomo 1:1824-1859, 224 p., Tomo II: 1859-1884, 179 p., Tomo III: 1885-1906, (...)

5En efecto, una forma sintomática de captar la modificación histórica de estos conceptos es trazar su evolución en el interior de los Mensajes Presidenciales, es decir del informe anual que los Jefes del Poder Ejecutivo han estado constitucionalmente obligados a presentar ante el Poder Legislativo. Esta fuente es idónea para nuestros propósitos por ser un documento público, que tiene un carácter periódico y que reviste una cierta solemnidad y que en este sentido refleja el vocabulario compartido por quienes integran las elites políticas. También el documento expresa las prácticas institucionales del sistema político y los valores que comparte su personal político. En el caso de Costa Rica hay una circunstancia adicional que incita a utilizar dicha fuente para estos propósitos: la relativa continuidad y estabilidad de la vida política del país. Así, solamente carecemos de ese texto durante toda ladictadura de Braulio Carrillo (1838-1942), los años 1871 y 1881 del gobierno de Tomás Guardia, el primer año de la dictadura de los Tinoco (1917-1919) y el último año del gobierno del Presidente Teodoro Picado (1948).9

6Antes de iniciar nuestro recorrido conviene hacer tres precisiones: el periodo escogido no requiere justificación mayor en la fecha inicial pues nos interesa la etapa posterior a la Independencia y en cuanto a la fecha terminal es tributaria del supuesto de que después de la Guerra Civil de 1948 y la Constitución de 1949 se inicia la fase contemporánea de la historia de Costa Rica; en segundo lugar, como se dijo, nos vamos a aproximar al vocabulario político de los sectores dominantes no al de la gente común; por último, este estudio es preliminar porque requiere que la fuente utilizada sea confrontada con otro tipo de documentos.

  • 10 Las referencias de los fragmentos citados de los Mensajes Presidenciales aparecerán en el texto pri (...)

7Estado, República y Nación, los sinónimos de esta última, Patria y Los Pueblos, y los adjetivos y sustantivos de ellos derivados tales como nacional, patriotismo y patriota se encuentran en el vocabulario político costarricense de los inicios de la vida republicana, aunque, como veremos, sus referentes han cambiado y entre sí han experimentado sustituciones. Democracia, a diferencia de los tres términos anteriores es de una aparición más tardía y su uso solamente se generaliza a partir de la primera década del siglo xx. Observemos en detalle estas metamorfosis.10

  • 11 El Pacto de Concordia, Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia de Centro América (...)

8La historia de los términos Estado y República es la que presenta menos dificultades. Desde la formación de la Federación Centroamericana en 1824 hasta 1848 cuando Costa Rica, siguiendo el ejemplo de Guatemala, adoptó el apelativo de “República”, el término “Estado” se aplica a las entidades políticas que integran el Pacto Federal y en particular a Costa Rica como comunidad política. De este modo, se reconoce que en 1824 el Partido de Nicoya se incorporó al Estado de Costa Rica. (M.P.I,22). El término Estado fue precedido después de la Independencia por el de “Provincia”. Así, por ejemplo, en el llamado Pacto de Concordia de diciembre de 1821, considerado la primera Constitución costarricense, puede leerse que la “provincia de Costa Rica está en absoluta libertad y posesión exclusiva de sus derechos...”11 En esta primera etapa, el concepto de Estado como la comunidad política no parece distinguirse del concepto de Estado como expresión de lo público o como conjunto de las instituciones políticas. En la segunda mitad del siglo xix surgirá esta segunda acepción posiblemente gracias a la existencia del término República. En el siglo xx, como veremos, el concepto Estado será objeto de nuevas adjetivaciones, calificaciones y especificaciones. La más importante de todas ellas será la oposición entre Estado gendarme y Estado interventor que aparece hacia la Primera Guerra Mundial y que luego será gran tema del debate político de los años 1940.

9Como ya se adelantó, hasta 1848 Costa Rica es el Estado y la República es Centroamérica. En 1829, Juan Mora Fernández, Jefe de Estado de Costa Rica, a propósito de las guerras que azotan a la Federación ofrece la descripción siguiente: “...todo el cuerpo de la república aparece dividido, consumido y cubierto de sangre, de cenizas, de llanto y desesperación...” (M.P.I,36). Sobra decir que en este y otros textos de estos años se opone la turbulencia de la República centroamericana a la quietud del Estado costarricense. Una expresión que es sinónimo de Estado y que utiliza el término república es la de “secciones de la república” (M.P.I,131) que aparece en el Mensaje de 1843 cuando la Federación ya no existe y Morazán ya ha muerto, precisamente en Costa Rica. A partir de 1848, el término República se integrará al vocabulario político costarricense sin sufrir variación alguna hasta los sucesos políticos de 1948 cuando José Figueres Ferrer al tomar el poder afirmará que lo hace para fundar, a la manera francesa, la “Segunda República”.

10Hasta la proclamación de la República de Costa Rica en 1848, El Estado es Costa Rica y, por supuesto, los otros de la Federación, pero la “Nación” es Centroamérica. Es en el año de 1828 en el Mensaje de Juan Mora Fernández, primer Jefe de Estado de Costa Rica, cuando aparece por primera vez el término Nación en las frases: “el supremo gobierno de la nación” es decir el gobierno Federal y “el remedio pacífico de los males de la nación”, léase Centroamérica (M.P.I,32,33). En 1837, Braulio Carrillo con motivo de un conflicto fronterizo de Costa Rica con Colombia, señala que “este incidente lo trasmitió el Ejecutivo al de la Nación, como a quien corresponde su conocimiento” (M.P.I,102).

11En ese mismo año, el nuevo Jefe de Estado de Costa Rica, Manuel Aguilar, expresaba así sus propósitos:

No seré empresario en meditar y adoptar nuevas formas políticas: existe una Constitución de la República y otra de Costa Rica, soy muy adicto a ellas por sus principios luminosos y liberales, y es imposible que me separe de la senda que tienen demarcada para el curso de los negocios; acreditaré al Gobierno Federal que en el de Costa Rica tiene la nacionalidad todo el apoyo que es posible esperar de él; y con esto probaré también al Estado que atiendo sus primeros intereses, porque sin nación, o siendo despreciable, él desaparece, o participa de este triste y funesto predicado (M.P.I,110).

12Es evidente en el pensamiento de Don Manuel Aguilar que la nación o la nacionalidad es Centromérica y que el Estado de Costa Rica depende de ella para su sobrevivencia. De esta manera, cuando en 1842 el unionista Morazán, recién instalado en la jefatura del Estado costarricense tras derrocar a Carrillo, invita a sus ciudadanos a dirigir sus esfuerzos al restablecimiento de la Nación, utiliza un vocabulario que no es ajeno a ese país y a ese momento (M.P.I,125).

13En ese cuarto de siglo que va de la fundación de la Federación a la fundación de la República, si la nación es Centroamérica es claro que la “Patria” es Costa Rica. En 1826, Juan Mora Fernández manifiesta que “en sus providencias no ha tenido otro norte que el bien de la patria” (M.P.I,18). Más explícito es José Rafael de Gallegos cuando utiliza la expresión “los hijos de Costa Rica animados del bien de su patria” (M.P.I,76). Aunque carecemos de ejemplos concluyentes en el corpus documental que nos sirve de base, es posible que la expresión Patria se aplicara también a Centroamérica y a regiones o ciudades; en el primer caso, por el contenido emocional del término y en el segundo caso por la importancia de los localismos en esos años. La expresión patriotismo era sinónimo de civismo o compromiso por el bien del interés público y designaba devoción hacia cualquiera de las distintas unidades de pertenencia: una ciudad, Costa Rica y también Centroamérica en su conjunto. Así, por ejemplo, encontramos en 1826 la expresión “patriotismo del pueblo alajueleño”. Pero también hay patriotismo costarricense en palabras de Rafael Iglesias en 1901 o un patriotismo centroamericano en palabras de Bernardo Soto en 1887.

14No existe en esta época en Costa Rica y Centroamérica el concepto cultural de Nación elaborado por el romanticismo alemán, sino más bien el concepto de Nación como cuerpo político soberano y como expresión de una radical novedad, acuñado por la Revolución Francesa. Este concepto revolucionario de Nación será adoptado en el vocabulario político costarricense después de la fundación de la República en 1848.

15Por esta razón, una expresión que parece operar como sinónimo de Nación es el término “Los Pueblos”. El concepto procede de la Constitución gaditana de 1812 y aparece en el Pacto de Concordia de 1821, primera Constitución costarricense, en cuyo preámbulo se declara:

  • 12 Idem.

...teniendo en consideración que por haberse jurado la independencia absoluta del Gobierno español en ésta y las demás provincias del reino y aún en toda la América Septentrional sobre diversas bases y principios, se hallan libres los pueblos para constituirse en nueva forma de gobierno...12

16Por supuesto, existe una acepción puramente descriptiva de “los pueblos” como sinónimo de las localidades, comunidades o asentamientos humanos en términos territoriales y demográficos. La expresión en su connotación política se usa profusamente hasta mediados de la década de 1830. Luego persiste hasta 1936 en expresiones rituales tales como “el voto de los pueblos” o “el escogido de los pueblos”. Como dato curioso, señalemos que el ex-presidente don Luis Alberto Monge en la década pasada gustaba mucho de utilizar en sus discursos la expresión “los pueblos” en el sentido indicado. Como ente depositario de la soberanía, los pueblos son también denominados “el pueblo” desde los inicios de la fase republicana. Finalmente, a lo largo del siglo xx “los pueblos”, en plural, se refiere a las otras sociedades o naciones que integran la comunidad internacional de Estados.

17Un cuarto de siglo después de la Independencia, en 1847 es cuando por primera vez en nuestro corpus documental vemos que se utiliza el término “Nación” para referirse a Costa Rica. En dicha ocasión los diputados que inician funciones son denominados “los representantes que la Nación llamó” (M.P.I,145). En 1848, el término vuelve a aparecer, y en 1849, ya decretada la República, el presidente de Costa Rica, José María Castro Madriz, informa al Congreso que:

  • 13 Los análisis más recientes de historia constitucional coinciden con el nuestro al reconocer que has (...)

...la República se encuentra en paz con todos los pueblos del mundo y reconocida como Nación independiente por Guatemala, Inglaterra, Francia y las ciudades Anseáticas (sic)... (M.P.I,164).13

18Obsérvese que aquí se pone en ecuación Nación con pueblo soberano y estado; tal y como es característico de la concepción puramente política, no cultural, de la Nación. Desde 1850, el término se integra de manera permanente en los Mensajes. En ese contexto, resulta significativo que, en 1853, el presidente Juan Rafael Mora certifica, satisfecho, la desaparición del localismo:

Merced a una igual solicitud por todas las necesidades de la República ha ido desapareciendo del todo aquel espíritu de provincialismo que fomentaba injustas rivalidades y criaba intereses distintos entre aquellos que no deben considerarse sino como hermanos (M.P.I,183).

19Dado que en opinión de Mora la unidad interna se había logrado, era posible plantearse la seguridad externa con base en la identificación nacional. Así, al esbozarse un conflicto fronterizo con Nicaragua el mismo presidente planteaba, un año más tarde, que tal vez sería “necesario apelar al espíritu nacional en favor de la integridad de nuestro territorio” (M.P.I,187). Tales palabras fueron pronunciadas un poco menos de dos años antes de la guerra contra los filibusteros. En 1859, al iniciar su último e inacabado periodo presidencial, Mora fijaba entre las metas de su gobierno mantener el “honor nacional” y “la integridad del territorio, la soberanía y la independencia de la Nación”.

  • 14 Citado en JIMENEZ, M.A., Obras completas II (Tesis jurídica y tres estudios finales), Editorial Cos (...)

20Tras la caída del presidente Mora su concepto político de nación persistió y lo encontramos en la Constitución de 1859 que vino a legitimar el ascenso al gobierno de su sucesor José María Montealegre. Así, el artículo 1 - de ese documento estipulaba que: “La asociación política de todos los costarricenses constituye una Nación que se denomina República de Costa Rica”.14

  • 15 No obstante, es posible que a partir de la década de 1850 hayan aparecido en Costa Rica los primero (...)

21Tanto los presidentes Montealegre, en 1860, como Jesús Jiménez en 1863, atribuyen su nombramiento presidencial al voto de la Nación. En consecuencia, se puede sostener la tesis de que antes de la llegada de los liberales al poder, con Tomás Guardia en 1870, la concepción de Costa Rica como Nación ya se había integrado en el vocabulario político de las elites políticas. No queremos presumir con eso que dicha definición ya fuese también compartida por el conjunto de la población radicada en el territorio costarricense.15

22Tampoco se puede asegurar, incluso, que las propias elites estuviesen totalmente convencidas de su definición pues, a lo largo de estos años, planea el espectro de la identidad nacional centroamericana sobre la imagen recién inventada de la nación costarricense. Así, en consonancia con la idea nacional liberal, a lo largo del siglo xix, las clases dirigentes costarricenses dudaron que su país fuese una nación viable. El reconocimiento de debilidades tales como la pequeña dimensión del territorio y la reducida población y el peligro que ambas conllevaban de la agresión, por parte de una potencia extranjera, hacían de la unión centroamericana más necesidad que virtud. En 1843, el titular del Ejecutivo de Costa Rica clamaba por “un gobierno nacional respetable, para que no seamos el juguete de cualquiera que se halle con fuerza para abusar” (M.P.I,143).

23Si recordamos lo acontecido en el Istmo en la década siguiente esas palabras resultan proféticas. En 1856, tras la primera campaña de la Guerra Nacional, el presidente Mora proponía una “unión regeneradora de los centroamericanos”, un “pacto de familia” entre esas “nacionalidades débiles”. La “desmembrada nacionalidad” debía reunirse frente a los Estados Unidos que ya constituían una amenaza (M.P.I,199 ss).

24La idea de que la unión de Centroamérica era una necesidad histórica fue repetida por todos los gobernantes costarricenses desde Montealegre (1861) hasta Cleto González Víquez (1908) pasando por Guardia (1870-1882) y José Joaquín Rodríguez (1890-1894). En los Mensajes Presidenciales es una retórica recurrente el formular deseos por la unión centroamericana. Incluso nos encontramos casos curiosos como el del presidente Bernardo Soto quien tras el amago de guerra con Guatemala en 1885, provocado por la declaración del presidente Justo Rufino Barrios de unir Centroamericana por la fuerza, manifiesta en 1887 que:

La idea de unión centroamericana...ha cambiado de forma y...avanza más y gana más las simpatías de los pueblos, a medida que se ha ido despojando del carácter de imposición humillante que se le había prestado, y hoy empieza a mirarse como emblema de fraternidad y de grandeza que todos deseamos para nuestra patria (M.P.III,32).

25No obstante, en esta dialéctica entre nación como Costa Rica y nación como Centroamérica debe consignarse que desde la década de 1860, el deseo por la unión era condicionado a que esta fuese voluntaria y pacífica, fundada en el convencimiento y en la razón. Este movimiento pendular es expresado de manera elocuente en 1896 en el Mensaje del presidente Rafael Iglesias. En dicho documento consagra un largo párrafo a la inauguración del Monumento Nacional, tradicionalmente considerado como una de las mayores expresiones de la maduración del discurso nacional costarricense. Dice así:

Al referirme en concreto a los Estados que con el de Costa Rica forman hoy la familia centroamericana y que en no lejano día, cubiertos con un mismo pabellón y ligados con el vínculo de sus comunes intereses, reconstituirán la patria de nuestros mayores, me es grato consignar aquí que el gobierno ha procurado aprovechar toda favorable oportunidad, que por su significación práctica, contribuya a la realización del histórico destino de la América Central.
En armonía con estos propósitos fue ocasión propicia la inauguración solemne del monumento erigido en esta ciudad y destinado a perpetuar la memoria de los héroes de la guerra nacional y a mantener vivo en los pueblos centroamericanos el amor a la patria y a las instituciones libres (M.P.III,84).

26El último en expresarse en términos vehementes por la unión centroamericana fue el presidente Cleto González Víquez (1906-1910). El mismo Julio Acosta fue parco en su Mensaje de 1921 en un momento en que se intentó por última vez la unión política de Centroamérica. Al año siguiente, Acosta consignó, con resignación o alivio, que “no estamos preparados para obra de tanto aliento” y la remitió a las generaciones venideras. Después de 1922, la meta de la unión centroamericana desaparece del corpus documental en estudio.

27El término Nacionalidad sigue una trayectoria paralela al de Nación. Hasta 1850 se aplica solamente a Centroamérica. A partir de esa década empieza a adjudicársele a Costa Rica, aunque persiste la noción de nacionalidad centroamericana. Posiblemente, la idea unionista ya ha quedado atrás cuando en 1913 el presidente Ricardo Jiménez propone: “Cultivar los campos, cultivar los cerebros, he ahí la doble tarea de que depende nuestra civilización y la existencia de nuestra nacionalidad” (M.P.IV.176). En 1949, el presidente Otilio Ulate, frente a las secuelas de la guerra civil recién acabada, invoca la nacionalidad para lograr la pacificación de los ánimos y la conciliación de los costarricenses (M.P.VII.225).

28Como dato curioso y revelador de los bamboleos de la idea de nación en las clases dirigentes de Costa Rica, cabe señalar que en 1873, el dictador liberal Tomás Guardia, con prometeicos acentos bolivarianos, propugnó por la formación de América Latina como una sola nacionalidad. En síntesis, si nos atenemos a nuestro corpus documental, a partir de la segunda década de este siglo y sobre todo en el decenio de 1920 las elites políticas han integrado plenamente el concepto de nación costarricense.

29¿Cuáles serían los atributos de esa nación? En sentido estricto, las señas de identidad de la nacionalidad costarricense más parecen políticas y sociales que propiamente culturales. Para empezar señalemos que el Pacto de Concordia de 1821 no utiliza el gentilicio “los costarricenses”, pero este ya aparece en 1827 en el Mensaje de Juan Mora Fernández. Al principio se atribuyen a ese pueblo algunas de las virtudes que se reconocían al pueblo romano de los buenos tiempos de la República: austeridad, laboriosidad, tranquilidad, paz, moderación, sensatez, etc.

30En 1859 el presidente Mora introduce por primera vez lo que luego será un leit motif: “la nivelación de las fortunas” y la situación privilegiada del país en el contexto del Istmo (M.P.I,219). En 1877, Guardia amplía esa interpretación al encontrar en Costa Rica una “población homogénea” de “propietarios en mayor o menor escala” y una ausencia de “intereses opuestos” (M.P.II,134). Este mismo presidente en 1880 usa por primera vez en los Mensajes la idea de que en Costa Rica hay más maestros que soldados (M.P.II,152). Estas recién inventadas tradiciones tendrán larga vida. Así, el pacifismo y la democracia rural serán constantes en los textos de los máximos próceres liberales: Cleto González y Ricardo Jiménez. El primero insistirá en la desproporción entre educadores y militares, mientras que el segundo en la proporción de la propiedad fundiaria. Veamos lo que dice el presidente Jiménez en 1912:

El secreto de nuestra estabilidad política está en la gran subdivisión de la tierra; en que casi todos los campesinos son propietarios; y mientras que, como Anteo, tengan posada la planta sobre su suelo, seguirá la República gozando los beneficios de la paz. Ayudemos al bienestar de los agricultores en pequeño; y será como si tomáramos una póliza de seguro contra las revueltas y el retroceso (M.P.IV.152).

31La caricatura de la identidad nacional costarricense la formuló en 1940 el presidente León Cortés, conocido porsus inclinaciones autoritarias y sus opiniones derechistas, cuando en un contexto de fuerte lucha ideológica y de incremento de la influencia de los comunistas en la vida nacional manifestó: “Vivimos un socialismo sano y confortable” (M.P.VI.,284).

32Democracia, palabra mágica de nuestro tiempo, penetra en los Mensajes en la segunda mitad del siglo xix. Surge por primera vez en 1859, en boca de Montealegre, como término opuesto a tiranía y en el contexto de la caída de Mora (M.P.II,8). En 1872, Guardia lo vincula con instrucción pública y en 1876 considera democrático convocar a un plebiscito para resolver definitivamente la reivindicación nicaragüense sobre el antiguo Partido de Nicoya. En 1890, después del levantamiento popular del 7 de noviembre de 1889, que impuso al gobierno el respeto de los resultados de las elecciones de primer grado en las que el candidato oficialista había sido derrotado, el presidente saliente manifiesta que “nuestras instituciones democráticas gozan de una vida vigorosa y lozana” (M.P.III,49), mientras que el presidente entrante ofrece dejar “afianzadas las instituciones democráticas” al terminar su periodo de gobierno (M.P.III,54).

33Empero, Democracia es más un término del siglo xx que del siglo xix. En efecto, será únicamente a partir de 1902 tras la famosa “Transacción”, que permitió el fin de la era autoritaria de Rafael Iglesias, que la expresión se vuelve casi de uso obligado en los Mensajes Presidenciales. Al inicio, democracia significa alternabilidad en el poder, pero pronto adquirirá el sentido de autenticidad y pureza del acto del sufragio, ambos requisitos para una competencia política normal. Por ejemplo, en 1910 el presidente Cleto González Víquez afirmaba:

En buena hora que haya un partido de oposición: su existencia y trabajo organizado constituyen una prenda de buen Gobierno, y nada sería más alarmante para las instituciones democráticas que el advenimiento al poder de un hombre que no tuviese, en frente suyo, una agrupación que lo vigilase, que censurase sus errores y acusase sus faltas, llegado el caso. Util es y necesario que haya partido opositor; pero partido constitucional, no partido rebelde (M.P.IV, 78).

34El tema de la democracia es recurrente a lo largo de la década de 1920, tras la caída de la dictadura de los Tinoco y en un contexto de reformas parciales al régimen de sufragio. En dichos años aparece la ¡dea de “perfeccionamiento del régimen democrático”, que se mantendrá en los discursos presidenciales a lo largo de las dos décadas siguientes como aparente expresión de consenso de las distintas tendencias de la política nacional. Pronto la noción de democracia se expande ya que se va a asociar no solo con la alternabilidad de los gobernantes y la sinceridad de las urnas sino con los mismos atributos de la nacionalidad costarricense.

35De esta manera, el presidente Ricardo Jiménez, en 1924, vincula democracia y pequeña propiedad: “La democracia costarricense se caracteriza por la gran división de la propiedad. Los pequeños propietarios son el ancla de la República. Mientras más de ellos contemos tanto mejor” (M.P.V.140). Luego en 1935 proclama que la educación es un requisito indispensable de la democracia:

La ignorancia lleva a la zaga la indigencia y la abyección; y, por otra parte, la democracia con la ignorancia hacen el peor de los maridajes. Muchas cosas nos dividen a los costarricenses; pero en una, todos estamos de acuerdo; y este acuerdo consiste en no omitir esfuerzos, así para lograr el máximo desarrollo intelectual de los que vendrán detrás de nosotros, y habrán de tomar nuestros puestos, como para que su carácter adquiera el más subido temple, sin que pongan esas fuerzas al servicio de egoísmos sórdidos y de durezas de corazón (M.P.VI.166).

36No es una casualidad que esta última especificación de la democracia en términos más sociales surja en la etapa de ocaso del modelo liberal de crecimiento hacia afuera y en una coyuntura de depresión económica y conflicto social creciente y cuando el Partido Comunista y las protestas obreras han adquirido relevancia en la situación política nacional.

37No obstante, es conocido que fue el presidente Alfredo González Flores (1914-1917) quien trascendió la perspectiva de la mera democracia política. En su opinión: “No puede haber democracia donde hay miseria y ésta vive donde no hay trabajo”. En su intento por implantar una reforma tributaria profunda ligó la equidad impositiva con la democracia y esta con la justicia social. La democracia política está incompleta si no viene acompañada de la justicia social:

Alcanzan las naciones civilizadas hoy una época de nuevos ideales, de nuevas apreciaciones sobre los deberes del Estado. Los conceptos de República y Democracia han sufrido un cambio de interpretación: la igualdad política, el sufragio universal, las garantías individuales, la alternabilidad en el Poder, la responsabilidad del Gobierno, la libertad de comercio e industria y muchas hermosas y bellas conquistas más, no son el todo para asegurar el bienestar de un pueblo (M.P.IV, 239).

38Encontramos en este texto de 1915 una crítica coherente y sistemática de los contenidos liberales de los conceptos que hemos venido analizando. González Flores fue excesivamente lúcido pues fue derrocado en 1917, pero sus especificaciones sobre el concepto de democracia serán retomadas en el vocabulario político de la conflictiva década de 1940. Así, para el presidente Calderón Guardia (1940-1944) la “humanización del régimen de trabajo” era indispensable para “consolidar la Democracia”. En 1944, en su Mensaje inaugural el presidente Teodoro Picado manifestó su intención de “cimentar en Costa Rica no solo la democracia política sino también la democracia económica” (M.P.VII,132).

39En esos años, la noción de democracia será inscrita en el marco de las relaciones internacionales con la expresión la “causa democrática”, asumida por Costa Rica al lado de los aliados en la Segunda Guerra Mundial. Con el inicio de la Guerra Fría, el concepto se especificará más. Así, en 1949 el presidente Ulate afirmará que va a asentar su política internacional en el sistema democrático es decir al lado de los Estados Unidos y en contra del comunismo. Este mismo presidente usará por primera vez en 1949 un término básico del vocabulario político contemporáneo, “democratización”, aplicado, en consonancia con sus antecedentes ideológicos liberales, a la enseñanza pública.

40Durante el siglo xx en el marco de los cambios de la idea de democracia el término “Estado” recibirá nuevas especificaciones. Así, en 1915, el presidente González Flores enuncia por primera vez las ¡deas del intervencionismo estatal:

El Estado, en el sentido moderno de la dicción, no es ya el simple gendarme que dicte leyes o reglamentos para las relaciones de convivencia entre los ciudadanos y con la mano armada obliga a cumplirlos. Si concretáramos la misión del Estado a tan mezquino concepto, el resultado que sobrevendría sería una lucha de todos contra todos, obteniendo al cabo la victoria los más económicamente fuertes y astutos sobre la gran mayoría de ciudadanos. Ello daría origen a una tiranía social y económica, mil veces más odiosa que todos los despotismos que consigna la Historia (M.P.IV,207).

41En 1935, el presidente Ricardo Jiménez retoma la cuestión al replicar a algunos de sus críticos:

Se oye hablar a muchos descontentadizos de que los gobiernos de Costa Rica se han rezagado en las teorías del individualismo doctrinario, y que urge una nueva orientación que tenga por norte dar al Estado nuevas injerencias en los negocios sociales. Tal cargo es injusto. Los gobiernos de Costa Rica, desde hace muchos años, vienen aplicando soluciones socialistas (M.P.VI, 157)

42En 1936, dicho presidente justificaba los gastos sociales que habían contribuido al déficit fiscal de la manera siguiente: “Ayudamos...a los menesterosos y compramos la tranquilidad a precio de un pequeño aumento de la deuda pública” (M.P.VI.181).

43Volvamos por última vez a la cuestión de la formación del concepto de nación en Costa Rica por la vía de sus términos derivados. El adjetivo nacional apareció en concomitancia con nación y nacionalidad desde inicios de la fase republicana, primero en relación con Centroamérica y luego con Costa Rica. Su uso es significativo cuando Guardia define la construcción del ferrocarril al Atlántico como “la más grandiosa de las empresas nacionales” y aún más cuando, en 1874, afirma que la guerra contra los filibusteros fue la “única guerra verdaderamente nacional”. Nacionalizar y nacionalización son utilizados por el presidente González Víquez en 1909 y 1910 en el contexto de la discusión de las contrataciones bananeras. Sin embargo, su uso no tiene nada que ver con expropiación y estatización sino, literalmente, con hacer nacional. Así, nacionalizar la industria bananera significa que la compañía haga concesiones a los productores llamados independientes. El mismo sentido aparece en el discurso de Julio Acostade 1924 cuando propone poblar lafranja fronteriza sur con familias costarricenses. Nacionalización como transferencia del poder local al poder central se encuentra en la propuesta de González Víquez en 1930 de nacionalizar las cañerías.

44Es interesante señalar que el adjetivo nacionalista solo aparece una vez en nuestro corpus en 1938 y en boca del presidente Cortés quien afirma que la industrialización de Costa Rica sería una labor nacionalista. Sin embargo, el nacionalismo como denuncia de los males de la inversión extranjera solo se encuentra en el presidente González Flores en 1916. Curiosamente, este gobernante no usó el término aunque sí formuló su contenido al denunciar la “desnacionalización” de la producción, en referencia al banano y al petróleo. De este modo, resulta sumamente revelador que en los Mensajes Presidenciales costarricenses hasta 1949 nunca fuese usado el sustantivo “nacionalismo”. Este descubrimiento resulta un tanto desconcertante pues pareciera como si las elites políticas liberales costarricenses hubiesen sido completamente insensibles a las influencias del nacionalismo surgido en América Latina desde inicios del siglo xx. La explicación más plausible es que los documentos que hemos analizado consignan con algún retraso los cambios que va sufriendo el vocabulario político. Esto no obsta para reconocer que los liberales costarricenses no parecen haber sido particularmente nacionalistas.

  • 16 “Sociedad anónima, cultura oficial: inventando la nación en Costa Rica, 1848-1900”, en MOLINA. I. y (...)

45Tras este recorrido por algunos de los términos del vocabulario político de las clases dirigentes costarricenses, durante el periodo liberal-republicano, conviene proponer algunas conclusiones tentativas. En primer lugar, hasta la fundación de la República en 1848, la Nación por inventar es la centroamericana, no la costarricense. Después de ese año se transfiere esa tarea a Costa Rica, pero bajo el concepto político de nación, heredado de la Revolución Francesa y tal y como había aparecido después de la Independencia. En este sentido, Steven Palmer quizás exagera cuando afirma que la identidad nacional costarricense solamente empieza a formarse en la década de 1880.16 En segundo lugar, hasta la primera década del siglo xx persistió en el vocabulario político la aspiración de reconstruir la nación centroamericana, meta que desaparece de manera definitiva recién a inicios de la década de 1920. En tercer lugar, en el corpus documental analizado no es fácil discernir el contenido cultural del nacionalismo oficial costarricense: por ejemplo, nunca se exaltan en esos textos las figuras de Juan Santamaría y Juan Rafael Mora. Tampoco hay ningún discurso que pretenda llevar la existencia de la nacionalidad costarricense hacia la época colonial o hacia el fondo de los tiempos.

46En este sentido, parece persistir la conciencia de la novedad de esa identidad y, en consecuencia, la definición nacional sigue siendo predominantemente política. Quizás se pueda adeiantar la hipótesis de que la naturalización de la idea nacional costarricense sea, en general, un aporte de la segunda mitad del siglo xx y, en especial, una invención de los ideólogos e historiadores del Partido Liberación Nacional. La pretensión de una continuidad ético-política costarricense desde el conquistador Juan Vázquez de Coronado hasta nuestros días es una invención reciente.

47Por otra parte, es claro que el concepto de democracia es propio del siglo xx y se consolidó en un momento en que la ideade identidad nacional costarricense ya había madurado. Así, del fracaso de Centroamérica nació Costa Rica y en algún momento cuando esa nación ya era consciente de sí misma descubrió que podía garantizar su éxito interno y externo autoproclamándose democrática.

  • 17 Es indudable que ha venido creciendo el interés por abordar el estudio de la formación de la nación (...)

48En fin, los Mensajes nos invitan a retocar las tesis de Palmer: el proceso de invención de la nación costarricense se inició más temprano y tardó más tiempo en madurar de lo que él supone. Empero, es seguro que, como en el pentimento, después de este retoque caerán otros golpes de pincel en el óleo del proceso de desconstrucción de la nación costarricense. ¿Acaso podríamos aceptar que los discursos presidenciales detentaban la última palabra en esa comunidad imaginada?17

Notes

1 HOBSBAWM, E. Y RANGER, T. (Eds), The Invention oí Tradition, Cambridge University Press, 1983.

2 “...el progreso de los estudios históricos es a menudo un peligro para la nacionalidad.“ RENAN, E. ¿Qué es una nación? Cartas a Strauss, Alianza Editorial, 1987, p. 65.

3 ABELLAN, J. “Historia de los conceptos” (Begriffsgeschichte) e historia social. A propósito del diccionario Geschichtliche Grund-begriffe”, en, CASTILLO, S. (coord.) La historia social en España, Siglo xxi, 1992, pp.47-64; KOSELLECK, R. “Begriffsgeschichte and social history”, en, idem Futures past. On the semantics of historical time, MIT Press, 1985, pp. 73-91; VEIT-BRAUSE, I. “A note on Begriffsgeschichte”, History and Theory, Vol.XX. No. 1 (1981), pp. 61 -67 y GIRARD, L.“Histoire et lexicographie”, Annales. E.S.C. 18 année, No. 6 (novembre-decembre 1963), pp. 1128-1132.

4 Sobre el lugar actual de la historia de las ¡deas en la disciplina histórica, véase: DARNTON, R. “Historia intelectual y cultural”, Historias, 19 (octtubre-marzo 1988), pp. 41 -56. Véase también: SKINNER. Q. Political discourse in early modern Britain, Cambridge: Cambridge University Press, 1993.

5 R. WILLIAMS, Keywords. A vocabulary oí culture and society, Fontana Paperbacks, 1983.

6 PALMER, S. A liberal discipline: inventing nations in Guatemala and Costa Rica, 1870-1900, (Tesis de doctorado) New York: Columbia University, 1990 y ACUÑA ORTEGA, V. H. Nación y clase obrera en Centroamérica en la época liberal (1870-1930), C.I.H.-U.C.R., Avances de Investigación, No 66, (1993).

7 HOBSBAWM, E. Naciones y nacionalismo desde 1870, Editorial Crítica, 1991; ANDERSON, B. Imagined communities, Verso, 1991 (segunda edición); HROCH, M. Social preconditions of national revival in Europe, Cambridge University Press, 1985;GELL-NER, E. Naciones y nacionalismo, Alianza Editorial, 1988; BREUILLY, J. Nacionalismo y estado, Ediciones Pomares-Corredor, 1990; SMITH, A. Theories of nationalism, Holmes and Meir Pub., 1983 (segunda edición) y ARMSTRONG, E. Nations before nationalism, University of North Carolina Press, 1982.

8 Un análisis similar al que presentamos en nuestro trabajo, aunque no tan extenso en términos temporales ni tan sistemático en la explotación de un único tipo de fuente se encuentra en P. VILAR, “Patria y nación en el vocabulario de la guerra de Independencia española”, en idem, Hidalgos, amotinados y guerrilleros. Pueblos y poderes en la historia de España, Barcelona: Editorial Crítica, 1982, pp. 211 -252. De esa obra puede verse también la parte IV, “El tiempo de las nacionalidades”, y del mismo autor el artículo “Estado, nación, patria en España y en Francia. 1870-1914”, Estudios de Historia Social (Madrid), Nos. 28-29 (enero-junio) Año 1984, pp. 7-41.

9 Mensajes Presidenciales, Tomo 1:1824-1859, 224 p., Tomo II: 1859-1884, 179 p., Tomo III: 1885-1906, 222 p., Tomo IV: 1906-1916, 301 p.,Tomo V: 1918-1928, 213 p., Tomo VI: 1928-1940, 320 p. y Tomo VII: 1940-1958,474 p., Academia de Geografía e Historia de Costa Rica, 1981 -1990. Desgraciadamente esta edición es bastante descuidada pues contiene múltiples errores y su uso es arduo ya que no tiene ningún tipo de indice analítico.

10 Las referencias de los fragmentos citados de los Mensajes Presidenciales aparecerán en el texto principal de este trabajo según las siguientes abreviaturas: M.P. para el título de la obra, números romanos para el tomo respectivo y números arábigos para la(s) página(s) correspondiente(s).

11 El Pacto de Concordia, Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia de Centro América, 1971.

12 Idem.

13 Los análisis más recientes de historia constitucional coinciden con el nuestro al reconocer que hasta 1848 las elites costarricenses pensaban que la nación a construir era Centroamérica y no Costa Rica:SAENZ CARBONELL, J. El despertar constitucional de Costa Rica, San José: Libro Libre, 1985.

14 Citado en JIMENEZ, M.A., Obras completas II (Tesis jurídica y tres estudios finales), Editorial Costa Rica, 1962. Según este constitucionalista solamente a partir de la Constitución de 1871 desaparecieron las confusiones entre los conceptos de nación, Estado, república y hasta patria.

15 No obstante, es posible que a partir de la década de 1850 hayan aparecido en Costa Rica los primeros esbozos de un nacionalismo de tipo gubernamental manifestados en un proceso de secularización de las fiestas cívicas en las que las ceremonias militares empiezan a adquirir prominencia frente al tradicional ritual religioso. Obviamente, la función de tal nacionalismo oficial es promover la recién inventada imagen de nación entre las clases subalternas. Véase: SI LVA, M. “Las fiestas cívico-electorales en San José y el reconocimiento de la autoridad de los elegidos (1821-1870), Revista de Historia, (Costa Rica) No. 27 (enero-junio 1993), pp.31-50.

16 “Sociedad anónima, cultura oficial: inventando la nación en Costa Rica, 1848-1900”, en MOLINA. I. y PALMER, S. (Eds.) Héroes al gusto y libros de moda. Sociedad y cambio cultural en Costa Rica (1750-1900), Editorial Porvenir, 1992, pp. 169-205.

17 Es indudable que ha venido creciendo el interés por abordar el estudio de la formación de la nación costarricense. Cabe citar entre las obras recientes de mayor relevancia las siguientes: OVARES, F. et a/. La casa paterna. Escritura y nación en Costa Rica, San José: Editorial de la Universidad de Costa Rica, 1993; MORALES, G. Cultura oligárquica y nueva intelectualidad en Costa Rica: 1880-1914, Heredia:EUNA, 1993. y OVARES, F. Literatura de quiosco. Las revistas literarias en Costa Rica(1890-1920), (Tesis de Maestría), San José: Universidad de Costa Rica, 1992.

Auteur

Universidad de Costa Rica

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr