Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

René Masson dans le Trait d’Union

Chapitre V. Textes annexes

Textes annexes

Texte intégral

EMBARRAS DU CHOIX OU TRINITÉ MASSONIENNE

Des trois Masson, le pléonasme,
Se fait ici, déjà sentir ;
Et l’on s’expose à maint sarcasme,
Leurs noms ne sachant retenir.

Combien pour tous, devient gênante,
La trinité de ces Masson :
Elle est vraiment embarrassante,
Malgré qu’ils riment tous en on !

Quant il faut, du nom du baptême,
Interpeller un des Masson
Chacun s’y embrouille à l’extrême :
Cela s’entend, non sans raison.

L’un est René, et l’autre Eugène ;
Et puis Ernest, le gros nez,
Qui, de rien, ne se met en peine,
Pensant ne jamais rire assez.

Mais, funeste coïncidence ! …
Des trois Masson, il en est deux,
Qui versent l’encre en abondance,
Bien souvent faisant buisson creux.

Voilà ce qui force à confondre,
Ernest et René, tour à tour :
Ne sachant trop quoi vous répondre,
Quoiqu’ils s’expliquent sans détour.

René, c’est le vrai journaliste :
Il est toujours prêt à jouter ;
Et je le crois un publiciste
Très peu facile à débouter.

Ernest a la blague facile ;
Le Monitor est son journal ;
Et, sans se croire un homme habile,
Il l’a choisi, comme un canal.

Pour nous couler nombre d’articles,
Qu’il va chercher, je ne sais où,
Dès qu’il enfourche ses besicles,
Pour ne pas se casser le cou.

Les boulangers, les chiens, la chasse,
Sont les sujets qu’il a choisis ;
Et de son livre la préface,
Nous met au fait de ses écrits.

Sur tout, il parle d’abondance ;
C’est le plus grand de ses bonheurs ;
On ne lui connaît d’autre jactance,
Que de distraire ses lecteurs.

Eugène est, au contraire, un homme,
Laborieux, spéculateur ;
Du beau cristal, il est, en somme,
Le plus vaillant introducteur.

Du vrai Sèvres, la porcelaine,
Brille à chacun de ses vitraux ;
Et c’est, par le fait, une aubaine,
D’y trouver tant d’objets nouveaux.

Car, à Mexico, sans médire,
On connaît l’état des chemins :
Etant, à eux seuls, la satire,
De tout progrès, et de ses fins.

Aussi, quand une grande chance,
Conduit ici, sain et intact,
Un très beau vase, dont, en France,
On prend le soin le plus exact ;

Il est difficile de croire,
Que ces produits, si délicats
Ne causent pas un grand déboire,
En n’en voyant que les éclats.

Des trois Masson, par cette histoire,
On comprend bien qu’il en est deux,
Ne travaillant que pour la gloire ;
Et qu’Eugène est plus adroit qu’eux.

Que voulez-vous ? … dans ce bas monde,
Esprits et goûts sont différents ;
On blâme l’un, et l’autre on fronde :
Il est toujours des mécontents !

Dans tous les cas ayez peu crainte,
De la trinité des Masson ;
Vous n’en aurez jamais de plainte,
Chacun d’eux est un bon garçon.
X.

15 février 1868

LE CHEMIN DE FER DE MEXICO À VERACRUZ

”Le monde marche.”
Camille Pelletan.

Depuis près de huit jours, le public, en suspens,
Voit qu’au congrès, –par trop, - on parle à ses dépens ;
Toujours, en ayant l’air, simplement, de combattre
Pour ses chers intérêts, –qu’on aspire à débattre–
Il n’est pas d’argument, que divers députés,
N’aient, sous diverse forme, avec soin, présentés.
En lisant les débats, dont résonne la chambre,
On respire, –aux journaux, - tous les parfums de l’ambre
D’une phrase correcte, et d’un brillant parleur, qu’aurait craint Ciceron, –dit l’interpellateur.
Mais de cette senteur, la force indéfinie,
Le progrès qui veut naître, aisément asphyxie ;
Et le peuple, surpris, ne sait trop que penser,
En voyant les efforts, qu’on fait, –à dépenser
Les Trésors les plus beaux, d’un sonore langage,
Pour, –au chemin de fer, –opposer un barrage,
Qu’il ne puisse franchir, en forçant la vapeur,
Dut-il en résulter un immense malheur !
De tous ces orateurs, un pays se fatigue :
C’est aller de l’avant, qu’il désire et qu’il brigue,
Et non, prêter l’oreille, à des raisons sans fin,
Qui, sous un faux prétexte, entravent tout chemin.
Parler le moins possible, –et surtout, beaucoup faire,
Résume, en peu de mots, notre plus grande affaire ;
Car si, de longs discours, on pouvait transformer
En rails inégaux, –on pourrait en forger,
Qui, bientôt, couvriraient les cent dix lieues d’espace,
Dont nous suivons, au loin, la sinueuse trace.
Il nous importe peu, –s’agissant de marcher,
Qu’a mille minuties, on aille s’attacher,
Pour créer, en tout point, obstacle sur obstacle,
En retardant l’effet de cet humain miracle,
Dont, partout, on jouit, et que le monde entier,
Prodigue de trésors, –voit se multiplier.
Cessons donc d’adopter, la marche rétrograde,
Qu’on abandonne ici, –seulement, par mégarde
Quand on voit se former, le chemin de Chalco,
Et celui qui conduit, au triste Apizaco.
Faudra-t-il s’arrêter, toujours, à la préface,
Comme on le fait en tout, –ainsi qu’à la grand’place,
Qu’un monument devait, –dans trois ans, dominer,
Et, qu’en un quart de siècle, on n’a pu terminer ?
Tout suit la même route : –et le pénitentiaire,
Languit, tout aussi bien, que la toute dernière
Demeure, où le soldat, vaillamment mutilé,
Aspirait à se voir promptement exilé.
Faut-il parler aussi, de ce palais d’Armide,
Qui, d’un mont vénéré, vient couronner la cime ?
Il est abandonné ! … quand il est, du vallon,
Le plus bel ornement, et le plus haut jalon !
N’allons pas, –s’il vous plaît, –pour la route ferrée,
User d’une lenteur, –à propos, –mesurée,
Qui nous reporterait, à l’an dix-huit-cent-un,
Quand le monde, aujourd’hui, prétend vivre en commun,
Grâce aux chemins de fer, –à ce câble atlantique,
Aussi prompt que l’éclair, –portant une réplique,
A la demande faite, à Paris, à Milan,
Qu’on recevait, jadis, à peine, –au quart d’un an.
Il nous faut, –gré, mal gré– mettre en pièces la croûte,
Sous laquelle on verra, que Dieu traça la route,
Que chaque nation, doit, –par force,– adopter,
Sans qu’il lui soit permis, de vouloir, même, opter !
Ernest Masson
Chapultepec

216 avril 1868

GRAN TEATRO DE SANTA-ANNA

3Opera italiana. Sexta función del abono ordinario para la noche del jueves 11 de mayo de 1854. Primera representación por esta compañía de la Hija del regimiento, ópera en dos actos del maestro Donizetti, en la que interpretará el papel de la protagonista la célebre y simpática prima donna Enriqueta Sontag. En el final de la ópera la señora Sontag cantará la linda polka D’Alary, quien la compuso expresamente para la apreciable prima donna.

4Carta del señor Masson. Muy señores míos: Se han interpretado tan a menudo mis actos y desnaturalizado mis intenciones, que ya debía estar prevenido por costumbre contra las imputaciones hostiles de que tan continuamente soy objeto, pero las cosas han ido tan lejos en estos últimos días, que me veo en la necesidad de romper el silencio que me había impuesto. Tengan ustedes la bondad de ayudarme con la publicidad y servirme de intérpretes para con el público, autoridad cuyas simpatías no quiero enajenar, tanto más cuanto que la juzgo demasiado ilustrada y generosa. Se ha dicho por todas partes que he rehusado dar en el Teatro de Santa Anna una representación de obsequio a Su Alteza Serenísima con motivo de su regreso a esta capital. Esta asersión es completamente falsa: desde hace un mes que comuniqué a S.E. el ministro de Fomento la intención que he tenido de poner en juego todos los recursos que me ofrece mi compañía para hacer a S.A.S. los honores de que es digno en el teatro que lleva su nombre, y el señor Bottesini se ocupa en este momento de componer la música de un Himno cuya letra es de don Francisco González Bocanegra. Organizaba esta representación y me esforzaba por darle todo el brillo posible, cuando recibí la invitación de ir a conferenciar sobre el mismo objeto.

5Se me habló de la idea que se tenía de reunir por una sola noche y en una sola función a las dos compañías de ópera a fin de dar la representación de obsequio más brillante y más completa en el Teatro de Santa Anna. Aprobando el proyecto calculé inmediatamente las dificultades que habría que vencer para realizar la idea. Hice mis observaciones y prometí reflexionar. Dos días después fui citado a una nueva reunión. En ella repetía las objeciones que la reflexión había corroborado e intenté hacer que se comprendieran los grandes inconvenientes que se oponían para la fusión propuesta para una sola noche; pero para probar el deseo ardiente que me anima de contribuir con todas mis fuerzas a la recepción que se le haga a S.A.S., hice en el curso de las conversaciones las siguientes proposiciones:

61a. Dar, como tengo intención de hacerlo y como la tenía desde antes de la invitación del gobierno, una representación extraordinaria con todos los elementos que me ofrece mi compañía, y hacer esta representación nacional intercalando en ella cantos patrióticos compuestos para la circunstancia y ejecutados por todos los artistas y coros de la ópera. 2a Dar, si el gobierno lo deseaba, una representación gratuita para el público como se acostumbra en todos los países de Europa, donde los gobiernos pagan a las empresas los costos y las utilidades calculables de la representación. Yo ofrecí pagar los gastos y no pedí ninguna utilidad. 3a Dar en el Gran Teatro de Santa Anna dos representaciones en dos días seguidos, una con mi compañía y otra con la de Oriente. 4a Dar en el mismo día dos óperas, una con los artistas de Oriente y otra con los míos. En fin, me ponía enteramente a la disposición del señor gobernador para cualquiera otra combinación que no fuera la de la fusión de las dos compañías en una misma ópera. Todas estas proposiciones fueron desechadas y lo que se me exigía era mi consentimiento de la representación de Roberto el diablo por todos los artistas de las dos compañías. Me resistí a ello.

7Voy, señores redactores, a exponer a ustedes los motivos de mi resistencia, y si el público, después de haberlos pesado, tiene aún la voluntad de condenarme, me inclinaré ante su opinión. He rehusado: 1a Porque la ópera de Roberto el diablo había sido tan hábilmente escogida que los artistas de mi compañía, sin exceptuar a la señora Sontag, no podían desempeñar en ella más que papeles secundarios. Toda esa ópera no consiste más que en tres papeles, el tenor de fuerza, el bajo profundo y Alisa. Probablemente si se hubiera hecho a la señora Sontag el honor de confiarle ese papel de la princesa, al señor Pozzolini, a falta de Quinto, el de Rimbaud, el señor Badiali y los demás artistas no eran dignos de figurar en el programa. 2o Porque aún cuando escogieran otra ópera, suponiendo que los papeles pudiesen repartirse equitativamente, habría en esta combinación un peligro muy grande para la empresa del Santa Anna: el público, después de haber oído a las dos compañías reunidas, después de haber gozado en una noche de esta fusión de talentos, que realmente sería magnífica, encontraría luego muy frías las representaciones de una sola compañía; entonces necesitaría la empresa del Santa Anna o exponerse a desagradar al público o verse obligada a pedir la fusión y a que la impusieran bajo toda clase de condiciones. 3o Porque la fusión por una sola noche sería causa de disgustos entre la empresa del Teatro de Santa Anna y sus artistas, de quienes hasta hoy sólo puede y debe hacerse elogios. Por poco que se conozcan los negocios teatrales, y sobre todo las costumbres que rigen a una compañía de ópera italiana, se deben saber cuántos miramientos exige y cuántas dificultades causa el reparto de papeles en una sola y única compañía; con más razón debe de ser así cuando es necesario reunir a los artistas de dos compañías no solamente distintas, sino rivales también. Estoy persuadido de que la fusión proyectada causaría continuos desórdenes en la compañía del Teatro de Santa Anna. 4o Porque consentir en recibir una parte de los artistas de una compañía rival para dar una función extraordinaria, hubiera sido para la empresa del Santa Anna convenir en que no tenía en su compañía los elementos necesarios para dar esa función, especie que es absolutamente falsa, y aun cuando fuese cierta sería muy necia la empresa que la confesara. 5o Porque la fusión de las dos compañías en una misma ópera habría ocasionado aun durante la representación desórdenes y acaso riñas. Otra de las exigencias desconocidas del público, y que no debe ignorar, es que en el de Oriente tenía la pretensión de traer su orquesta y de no ocupar la del Santa Anna, lo cual tal vez pretendía hacer también con los coros. Desgraciadamente esta condición era de todo punto inadmisible porque en mis contratos con los músicos me he despojado de la facultad de no sustituir en ningún caso a la orquesta actual con otra diferente, pero aun cuando la cosa hubiera sido posible no lo habría hecho porque sería preciso que un empresario no tuviera ni corazón ni vergüenza para admitir condiciones humillantes a sus artistas, cuando solo tiene que felicitarlos por su empeño y esfuerzos. En resumen, he rehusado la fusión porque no me creo con derecho a sacrificar a los artistas a quienes dirijo para intentar la realización de un plan imposible. Por lo demás, renuevo aquí solamente cada una de las cinco proposiciones que he hecho, y en caso de que sean aceptadas, no quedarán más que algunas minuciosidades que arreglar. Puedo asegurar a ustedes que no hay en todo el mundo un empresario razonable que haga las concesiones que yo en circunstancias semejantes, y para determinarme a hacerlas ha sido necesario todo el deseo que tengo de obsequiar a SAS.

8René Masson.

9El Siglo Diez y Nueve. 12 de mayo de 1854

NOTICIAS NACIONALES

10[…] Un periodico progresista ha enunciado explicitamente la idea de una dictadura en la republica, para salvar la libertad y proseguir la obra de la reforma. Segun el aspecto que va tomando esta discusin, el negocio puede ser mas serio de lo que parece. He aqui como se explica el Trait d’Union, uno de los periodicos mas avanzados. ”Generalmente hablando, dice el periodico francés, las dictaduras nos gustan tan poco a nosotros como al Sr. Olvera…”

11(Suit la traduction en espagnol du bulletin du 25 mai 1857, De la dictature).

12Por copias y originales, Justo Sierra.

13Unión Liberal de Campeche. 9 de junio de 1857

DEBERES RECÍPROCOS DE LA HOSPITALIDAD

14[…] Convengamos en que un comportamiento semejante, agota la paciencia del hombre mas sufrido y hiere hasta lo intimo el sentimiento nacional, por gastado que se le suponga. Un miserable a quien por piedad haya abierto las puertas de su casa alguna familia caritativa, y que lleve el abuso de esta acogida hospitalaria hasta querer gobernar al gefe de aquella, decidir de sus domésticas disensiones, erigir crueles castigos para sus hijos, demandar el ostracismo para los antigos sirvientes, etc., bien se conocera que no pudiera aspirar a otro titulo que al de un infame intruso, un traicionero revoltoso, para cuya ingratitud, suave, muy suave seria la pena de arrojarlo ignominiosamente a la calle, a fin de que fuese a otra parte a ejercitar sus talentos administrativos y a desfor-gar los nobles sentimientos de su corazon, si es que tuviese la dicha de encontrarse de manos a boca con un hombre sobrado tolerante, y mas que tolerante, infinitamente imbécil y necio.

15Pues bien, aunque en distinta escala, no es otra cosa lo que pasa en la Republica con ciertos animalejos exoticos que en busca de abundante pasto visitan nuestras tierras, creyéndose autorizados para dar rienda suelta a sus genialidades é investidos con la mision de evangelizarnos (si se nos permite la palabra) conquistandonos para las banderas del comunismo o del socialismo de que son procaces apostoles.

16No leeemos todos los dias los furibundos articulos con que nos obsequia un periodista francés, ridicula personificacion de Robespierre y de Marat ? Nutrido al parecer con la sangre de las victimas de 93; inspirado con los brillos de la guillotina, propagador entusiasta del humanitario sistema de los cadalsos y de los suplicios; Torquemada politico de las riberas del Sena, se ha creido libre para soplar el fuego de la discordia civil que nos destroza, y bastante cubierto con la impunidad que sueña le proporcionara su calidad de estran-jero, para azuzar al vencedor contra el vencido, reirse en medio de la llamas encendidas, del esterminio y del pillaje consumados por la justicia popular; para sentenciar a nuestras capitales a ser arrasadas por las bombas y la metralla fratricida, y para pedir que la decapitacion o la horca sea el ultimo destino de esos mexicanos que le han abrigado en su seno y que no le han hecho otros agravios que el de prodigarle todas las atenciones de la hospitalidad. Exaltado enemigo de la propiedad acumulada en otras manos, implacable perseguidor del clero y del principio catolico, se entrega a las satisfacciones delincuentes que producen en su alma las medidas espoliatorias dictadas contra el primero y los ataques sacrilegos de que es blanco por desgracia de la Republica el segundo. El goza con la persecucion, se complace con los destierros, se alimenta con los ultrajes que pesan hoy sobre tantos mexicanos y principalmente sobre los sacerdotes mas distinguidos y los prelatos mas virtuosos de la Iglesia de Jesucristo. Y el gobierno se muestra impasible a vista de tantos insultos; y duerme a sus pies el rayo vengador de los desafueros de la imprenta, que solo esta pronto a herirr de muerte a los hijos del pais: y escritores sin dignidad, desnudos de todo sentimiento patriotico, aplauden con estupidas aclamaciones el vilipendio de sus compatriotas bajo la férula de un pedagogo tan audaz como descortés, tan ingrato como incivil.

17Siga en buena hora, ya que hasta tal estremo se prostituye el decoro nacional, siga con sus sarcasmos y diatribas el que por antifrasis ha querido llamarse Trait d’Union; continue su brillante carrera en ese carro de triunfo en que le sirven de emblemas la mordaza y la cadena, el potro y la parrilla, los instrumentos todos descubiertos para el suplicio, y en que con celo tan filantropico proclama la Union, la libertad, la fraternidad, la igualdad, la republica una é indivisible, que tan bien se avinieron en otros tiempos con el régimen del Terror, a cuyo recuerdo se estremecen todavía las generaciones; siga en buena hora, volvemos a decir, como huésped cumplido, captandose las simpatias de la sociead en que vive y que le es deudora de tan eminentes servicios; pero no olvide la severa leccion con que justifica la historia que las doctrinas en cuya propagacion agota sus esfuezos, han sido siempre una espada de dos filos, una bateria que hiere de rechazo que los pueblos que se agitan en las revoluciones estan sometidos a las alternativas a que los arrastran los estremos opuestos, y que el que toma por pasatiempo el degradante oficio de sembrar odio y cultivar ofensas, no es mucho que mas tarde o mas temprano coseche represalias. Ningun pueblo ha inscrito en su pabellon la palabra impunidad por lema, ni el derecho de gentes reputa la bandera que recuerda el respeto debido a las naciones amigas como un manto inviolable destinado a cubrir todos los escesos de las pasiones, todos los insultos de la villania, y los desmanes todos a que se entrega el que ignora si los deberes que impone, como los limites a que se reduce la bien entendida hospitalidad.

18El Tiempo. 6 de octubre de 1857

LA SITUACIÓN PINTADA POR EL TRAIT D’UNION

19Sin ser optimistas y sin verlo todo color de rosa, hemos procurado hacer comprender todas las ventajas que se han derivado del triunfo de la república sobre sus enemigos interiores y exteriores, y todos los buenos elementos que existen en el país y pueden aprovecharse en la obra de su reorganización.

20Sin ser pesimistas, ni verlo todo bajo un negro colorido, hemos examinado los males públicos que hay que corregir, y hemos clamado por que se les extirpe con energía y actividad, Hemos visto el principal origen del mal en la desunión del partido liberal, hemos aconsejado y casi implorado la reconciliación por medio de mútuas concesiones, y hemos creído que el mejor programa consiste en el cumplimiento de la ley,

21Si tenemos en cuenta el estado de agitación en que el país se encontró durante muchos años, si recordamos los horrores de la guerra extranjera que vino a detener la obra de la organización política y social de la república, a sembrar nuevos gérmenes de discordia, y a imponernos los mas duros y costosos sacrificios, si tenemos presente lo que la intervención ha costado a la república en sangre, en dinero y en todo género de calamidades, no puede sorprendernos que aun haya algunos embarazos que allanar y algunas dificultades que vencer. El buen deseo de que la restauración de la república produjera por sí sola la paz y la prosperidad y el engrandecimiento, y de que hiciera desaparecer en un día toda causa de inquietud y de malestar, puede sufrir sin duda al ver que aun se requiere un gran trabajo para lograr los frutos de la victoria, y de aqui puede nacer algun desaliento en los impacientes por el bien.

22Solo asi podemos explicarnos que escritor tan ilustrado, tan práctico y tan sincero como el redactor del Trait d’Union, haya trazado hace tres días un cuadro de la situación tan lúgubre y tan sombrío, que parece inspirado por el desaliento, y cerrar la puerta a toda esperanza.

23Nosotros, que siempre fuimos amigos de la discusion, y que nos complacemos en que puedan ser emitidas todas las opiniones, por contrarias que sean a las nuestras, agradecemos al Trait d’Union, lo mismo que a todos los periódicos extranjeros que en Mexico se publican, el interés que muestran por nuestras cosas y aun la sinceridad con que suelen censurarlas, pues creemos que de esas mismas censuras puede resultar alguna utilidad.

24Pero esta vez creemos que la impaciencia del bien y no otra causa, ha entristecido y descorazonado a nuestro colega del Trait d’Union, en la pintura que ha hecho de los males públicos exagerándolos y teniéndolos por irremediables. Por eso nos permitimos hacer notar algunas de sus exageraciones, para evitar que cunda el desaliento. También nos proponemos rectificar varias de sus apreciaciones, y presentar el otro lado del cuadro, para que se vea que la situación, no obstante sus dificultades, está muy lejos de ser desesperada.

25Las ilusiones de nuestro colega al regresar al país, se han ido desvaneciendo poco a poco, creía que la república, ilustrada por las duras lecciones de la experiencia, comprendería las faltas que antes cometió, y se afanaría para evitarlas en lo futuro; pero el México de 1868 es el mismo de 1857; los mismos hombres, las mismas miserables pasiones, las mismas preocupaciones, la misma falta de sentido práctico, la misma lepra de la empleomanía, la misma apatía ante los crímenes sociales y políticos, la misma inercia ante todo lo que no es el interés individual. Nuestro colega lo ha dicho antes sin encontrar eco o hallándolo tan débil, que es casi supérfluo mencionarlo, y termina su triste introducción exclamando: ”¡Oh! si fuéramos mexicanos!”

26No es cierto que el país se encuentre como se encontraba en 1857, y aunque no es justo esperar que las grandes calamidades sean causa inmediata de la regeneración de los pueblos, sí puede sostenerse y probarse que no han sido estériles las lecciones de la experiencia y que se va operando una saludable transformación. Algo dice en favor de un pueblo la constancia con que ha sabido defender su independencia y la adhesión incontrastable que ha mostrado en favor de sus instituciones. Mexico se ha engrandecido con su resistencia al yugo del extranjero, está libre de toda humillación y de toda condescendencia, y tiene hoy glorias que no tenía en 1857. Hoy está más seguro de su autonomía y es mucho mas firme su nacionalidad.

27El vergonzoso fiasco del principio monárquico y la derrota ignominiosa y ridicula de las potencias europeas, han venido a dar fuerza, vigor y estabilidad a las instituciones republicanas que nada de esto tenían en 1857. Entonces la constitución amagada desde su promulgación por el golpe de Estado y por la reacción clerical, era la utopía deslumbradora de teóricos, cuyas doctrinas se calificaban de irrealizables. La constitución fué sin embargo, la bandera del pueblo para vencer y desarmar a la reacción; tuvo durante la lucha el desarrollo de las leyes de reforma; fue el estandarte ante el cual se hundió la monarquía en el polvo y en la ignominia, y es hoy una verdad práctica, una realidad evidente y palpable, y forma un fuerte vínculo de unidad entre todas las secciones de la república. El orden legal que de la constitución se deriva, viene echando raíces profundas en el país, y tiene ya la solidez que resulta del apoyo de la opinión hasta tal grado, que los mismos trastornadores no se atreven a declararse en contra de la constitución.

28Si hoy figuran algunos de los hombres que figuraban en 1857, se ve que los soñadores de entonces son los hombres prácticos del día; que las teorías que entonces pasaban por irrealizables son hoy verdades prácticas, y que muchos de los que las combatían se han convertido en sus partidarios y en sus defensores.

29En ninguna parte se llega a extinguir la pasion ni a apartarse de la política, pues lejos de eso la pasión parece ser uno de sus elementos, pero la restauración republicana puede gloriarse de no haber sido rencorosa ni vengativa, y de haber llevado la magnanimidad a un grado que nadie esperaba. La pasión todavía entra por mucho en las controversias políticas; pero no ha impedido el restablecimiento del orden constitucional, ni ha apelado a medios ilegales, siendo notable el tono decoroso de toda la prensa en medio de la ilimitada libertad de que disfruta.

30En punto a preocupaciones, puede decirse que México es el país en que con más rapidez se van extinguiendo y en que el espíritu de reforma encuentra menos obstáculos.

31Aun la preocupación contra el extranjero, que existe en todas partes, de que nosotros jamas hemos participado, y que en circunstancias mas dificiles hemos combatido, no existe en México como era de temer después de la iniquidad de la intervención y de las atrocidades de sus sicarios. En cualquiera otra parte la evacuación del territorio por el ejército expedicionario que contaba entre sus héroes a un Castagny, a un Dupin y a un Jeanningros, y que dejaba como huellas la sangre, el incendio y el exterminio, hubiera sido la señal de inevitables excesos y de duras represalias de que hubieran sido víctimas los compatriotas de los invasores. En México, nada de esto ha sucedido, y la despreocupación ha llegado al grado de permitir a los mismos que militaban en el ejercito frances, residir en el país sin mas condición que la de ejercer alguna industria lícita y honesta.

32La falta de sentido práctico en la vida política es en las repúblicas hispano-americanas consecuencia fatal y precisa de la mala educación que recibieron bajo el regimen colonial, y el mal de que adolecen todos los pueblos meridionales si se les compara con los pueblos del Norte, y aun en estos últimos ya hemos visto que una vez encendida la guerra civil, se sienten las mismas calamidades y sobreviene la misma desorganización.

33No obstante, la reorganización de México está siendo mucho más facil y sencilla que la reconstrucción de los Estados-Unidos del Norte: en México aparece afianzado el órden legal; todos los poderes se derivan del voto público; el resultado de las elecciones es aceptado y respetado por todo el país; los desórdenes de los Estados tienen un carácter meramente local; el poder se afana por hacer efectivas las garantías individuales, y los ciudadanos, en defensa de estas mismas garantías, solo acuden a los medios que les ofrece la ley.

34Solo los juicios de amparo que están siendo frecuentes en esta época, son un progreso positivo en la práctica de las instituciones,y pueden presentarse como prueba evidente de buen sentido. Además la unidad nacional no es ya una ilusión: la asonada de Yucatán ha sido prontamente reprimida, y el establecimiento de colonias militares en la frontera que acaba de decretar el congreso, viene a demostrar que el poder del centro se hace ya sentir de una manera saludable y benéfica en las extremidades de la república.

35Convenimos en que la empleomanía es un cáncer difícil de extirpar; pero creemos que algo se ha adelantado en este camino cuando al caer el imperio han podido licenciarse mas de treinta mil soldados, volviendo ellos y sus jefes a sus ocupaciones ordinarias.

36No hay ya apatía, no hay ya inercia ante los crímenes sociales y políticos. Las poblaciones han abrazado resueltamente la causa del órden; el anatema de la sociedad pesa sobre los trastornadores y a esto se debe que no pasen de la categoría de bandoleros, y que lo que en otra época sería ya un ejército que amagara a las capitales, se vea reducido a gavillas que merodean por vericuetos y despoblados.

37Todo prueba que México no se encuentra en la misma situación que en 1857; que sus progresos son innegables, y que ha adelantado muchísimo en la consoloidación del órden legal y en la estabilidad de sus instituciones.

38Si el Trait d’Union estuviera redactado por mexicanos, tendría la misma libertad que tiene para expresar sus opiniones, y no deja de ser síntoma de progreso y señal de civilización que en México sea ilimitada la libertad de la prensa, mientras que en países que tienen la pretensión de ser el cerebro y el verbo del mundo, el pensamiento y la palabra gimen aun bajo la mas severa represión.

39El Trait d’Union recuerda que defendió a Mexico cuando, viéndolo débil, lo maltrataban naciones poderosas, y dice que ahora se han invertido los papeles, haciéndose débiles los poderosos, y fuerte el que era débil, advirtiendo que su naturaleza lo inclina espontáneamente a tomar el partido del débil contra el fuerte. A nosotros nos es grato recordar que el Trait d’Union tiene el mérito de haber estado del lado de la justicia, que era donde estaba la causa de nuestra patria, aunque incurrió en el error de creer que era posible y satisfactoria la intervención amistosa. Ahora no comprendemos bien el concepto de sus palabras, pues no podemos suponer ni queremos creer que signifiquen que está dispuesto a abandonar al débil que se hizo fuerte, para abrazar la causa de los poderosos que se hicieron débiles. Cree que había llegado el caso de que los amigos de México le dijeran la verdad; pero cree tambien que no quiere oiría, y que la victoria le ha cerrado los oidos en vez de abrirselos, y pregunta ¿de qué servirá predicar en el desierto?

40Mexico oirá con gusto y con reconocimiento los consejos de sus amigos. No es propio de escritores públicos desalentarse ni desesperar por ser alguna vez desoidos, pues es sabido que la fuerza de la prensa esta en su perseverancia.

41El Trait d’Union señala el hecho de que en la prensa extranjera va disminuyendo el número de defensores, y de que suele encontrarse hostilidad donde antes había simpatía, y cree que este hecho vale la pena de ser examinado. En su concepto, consiste en que nuestros defensores desesperan porque la situación no corresponde a lo que prometían, porque no es completa la pacificación, porque aun hay levantamientos, porque hay declamadores, porque hay quienes quieren hacer impotente al poder, porque un ex-ministro de la guerra levanta el estandarte de la rebelión, porque el antiguo presidente de la suprema corte provoca agitaciones sin mas mira que su ambición personal, y porque en fin, la prensa no tiene una palabra de anatema contra estos enemigos de la propiedad pública.

42Si todo esto desalienta a nuestros defensores en el extranjero, será preciso convenir en que su buen deseo los hace excesivamente impacientes y que esperaban verdaderos milagros. Deberian ver que se va consolidando el órden legal, que los declamadores son impotentes, que el ex-ministro de la guerra, que manchando todos sus antecedentes se ha hecho rebelde, se encuentra en el mas completo aislamiento, sin hallar simpatías en ninguna parte, viéndose reducido a la deplorable condición de cabecilla de bandidos, y que el antiguo presidente de la suprema corte, careciendo de todo prestigio, ha recibido los mas crueles desengaños sin poder subvertir el órden legal. Debieran ver también que la opinión pública está del lado del órden, que los facciosos se encuentran en verdadera impotencia y que la prensa no puede ser acusada ni de que simpatiza con los trastornadores, ni de que promueve el desórden. Hay periódicos de oposición, pero es justo decir que no puede lanzárseles semejante reproche.

43La triste pintura trazada por nuestro colega le ha sido inspirada por dos hechos, que si bien no carecen de gravedad, están muy lejos de justificar tan siniestras apreciaciones. Es el primero, la demora que ha habido para resolver por el congreso acerca de la iniciativa que se refiere a la ley de 25 de enero; y es el segundo, que se haya votado la revisión del decreto relativo al ferrocarril de Veracruz.

44En cuanto a la iniciativa, todos saben que ha sido modificada por el mismo ejecutivo; que la cuestión tomó nuevo aspecto con la entrada del Sr. Vallarta al gabinete, y que los acontecimientos de cada día, como la pacificación de Guerrero, el restablecimiento del órden en Mazatlán y la dispersión y derrota de varias gavillas, naturalmente han influido en el ánimo del congreso al reflexionar sobre los medios de afianzar el mantenimiento del órden. Hemos procurado explicar todo lo que ha pasado acerca de la iniciativa sobre la ley de 25 de enero, y no hay que extrañar que haya sido cuestión lenta y difícil la suspensión de garantías, cuando todo el mundo se preocupa del problema de combinar el órden con la libertad.

45Las últimas votaciones de la cámara hacen ver que no se ve con indiferencia la causa del órden, y que pueden marchar en perfecto acuerdo los poderes públicos.

46En cuanto al ferrocarril de Veracruz, el negocio está pendiente todavía; el gobierno ha usado de su derecho presentando objeciones al último acuerdo del congreso, y aun es posible que se llegue a un resultado satisfactorio, modificando el decreto de 27 de noviembre en sentido favorable a los intereses públicos. Cuando los mismos concesionarios conocen la necesidad de tales modificaciones, y ya las proponen, no hay motivo para hablar de violaciones de la fé pública, ni de descrédito en el exterior.

47Si ha habido perturbaciones, robos, asesinatos y plagios, no puede decirse, ni es cierto que haya impunidad en todas partes. La ley ha caido ya sobre muchos culpables, y la autoridad y la sociedad entera se han levantado en defensa de la paz y de la seguridad.

48Si todo esto que el Trait d’Union llama anomalías y que es la consecuencia de los males que nos trajo la intervención, llama la atención en el extranjero y disminuye las simpatías en favor de México, en esto habrá ligereza e injusticia de parte de los que, sin comprender el origen de nuestros males, los exageran sin medida y sin apreciar nuestros esfuerzos en favor de la paz, nos acusan de que queremos perpetuar la anarquía. Si amigos que tan fácilmente se desalientan, desesperan de nuestra suerte y nos abandonan negándonos todo consejo, que bien mirado es lo único que pudieran darnos, no por esto hemos de desmayar en la tarea de llegar a la pacificación y de consolidar nuestras instituciones.

49México ha desmentido con hechos las infames calumnias de sus detractores, y este país declarado fuera de la ley de la civilización por las grandes potencias que lo acusaban de insigne mala fé, no bien triunfa, no bien reorganiza su hacienda, da el escándalo de consagrar espontáneamente parte de sus recursos al pago de la deuda extranjera, sin necesidad de amenazas ni de reclamaciones, y cuando bien pudiera invocar razonables motivos para repudiar esa deuda. Esperamos que los hechos de la paz y de la reorganización sean tales, que reanimen las ilusiones de los amigos que tan fácilmente se desalientan y desfallecen en su esperanza.

50El Trait d’Union dice para concluir: ”Hay, ademas, en México, gentes que de algún tiempo a esta parte, parecen creer que descienden del costado de Júpiter, y que el universo todo debe tributarles homenajes: pasarán estas ideas como han pasado en China y en el Japón; pero no por esto dejan de hacer mal a la causa de México, y nosotros que creemos ser verdadera y sinceramente amigos del país, somos los primeros en deplorarlo”.

51No sabemos a qué gentes alude nuestro colega; pero la prueba mas grande de que en México no prevalecen ideas chinas, ni japonesas, está en el hecho mismo de que tan gratuito reproche puede imprimirse en un periódico extranjero.

52Francisco Zarco.

53El Siglo Diez y Nueve. 29 de abril de 1868

NOTRE RENTRÉE AU ”TRAIT D’UNION

54On ne manquera pas de dire que nous brûlons ce que nous avons adoré, puisque, en plusieurs occasions, nous avons pris autrefois la défense de l’Empire et de sa politique.

55Nous convenons, en effet, qu’à l’époque où l’Empereur parut entrer dans une voie vraiment libérale, au moment où de larges concessions venaient d’être faites à l’opinion, nous défendîmes la politique impériale contre les folies dangereuses des agitateurs des clubs, contre les élucubrations des coryphées de la démagogie, et franchement nous ne le regrettons pas. Aujourd’hui même nous n’éprouvons que des sentiments d’horreur pour ceux qui ont été les fauteurs des excès de la Commune, pour ceux dont la rage infernale a allumé la plus épouvantable des guerres civiles, au lendemain des désastres de la guerre étrangère, pour ceux enfin qui ont armé des bandes de malfaiteurs d’un fer assassin et de torches incendiaires.

56Quoique franchement républicain, nous sommes aussi peu partisan des idées de Félix Pual, par exemple, que de celles du moyen-âge. La République qui nous attire et pour laquelle nous faisons des voeux sincères, c’est la République conservatrice, la République de M. Thiers, de Casimir Périer et de tant d’autres notabilités, celle à laquelle s’est rallié Gambetta lui-même, la seule capable d’inspirer de la confiance aux honnêtes gens, la seule en un mot qui puisse s’établir solidement en France. Nous ne doutons pas que la majorité de nos lecteurs partage nos idées sur ce point. Tant pis pour ceux qui seraient mécontents de notre déclaration ! nous ne prétendons nullement être de l’opinion de tout le monde.

57En défendant autrefois l’Empire, dans les circonstances que nous avons exposées plus haut, nous étions loin de soupçonner tout ce que ses beaux dehors cachaient de démoralisation, de faiblesse et d’incurie. De plus intelligents et de plus habiles que nous s’y laissèrent prendre. D’ailleurs, quand nous tenions ce langage si différent de celui d’aujourd’hui, la France n’avait encore subi ni humiliations ni défaites ; Sedan n’était connu que comme la patrie de Turenne ; nous possédions encore la Lorraine et l’Alsace, Metz et Strasbourg ; enfin nous n’avions pas payé cinq milliards. Il nous semble que tout cela pèse assez dans la balance, pour avoir amené chez nous comme chez beaucoup d’autres un changement d’opinion, et avoir guéri pour jamais du bonapartisme les Français qui aiment sincèrement leur pays. […]

58Nos lecteurs connaissent les bonnes intentions qui nous animent ; ils savent que nous ferons tous nos efforts pour répondre à leurs désirs et mériter leurs suffrages. Nous comptons néanmoins sur leur indulgence et cette confiance nous rassure.

59Nous en avons besoin, en succédant à un journaliste aussi habile et aussi expérimenté que M. Masson. Son départ laisse un vide que nous ne remplirons pas, quoi qu’il ait pu dire en notre faveur. Nous sommes encore sous l’impression des touchants adieux qu’il a adressés hier aux lecteurs du Trait d’Union. Nous en avons été vivement ému, et ceux qui ont parcouru ces lignes éloquentes auront partagé notre émotion. Si les résultats ont si mal répondu à ses efforts, si la fortune n’a pas couronné sa laborieuse existence, il emporte du moins les regrets unanimes de ses abonnés, et nos meilleurs voeux l’accompagnent dans sa retraite.

60Antonin Belut.

611er octobre 1874

RENÉ MASSON. NÉCROLOGIE

62[…] Véritable athlète, taillé pour la lutte, plein de sève et d’illusions, il avait, quoiqu’il en ait pu dire, l’amour de sa noble profession. Lui, habitué au mouvement de la pensée et né pour l’activité des luttes de l’esprit, il se voyait condamné à une oisiveté inaccoutumée, qui minait et rouillait tous les ressorts de cette puissante organisation.

63Appartenant à une génération qui s’en va, hélas ! disparaissant tous les jours, René Masson était une de ces natures carrées par la base, natures qu’on brise, mais qu’on ne fait jamais ployer. Homme d’un coeur droit et d’un esprit positif, le fondateur du journal français à Mexico croyait à la justice et aimait la liberté. Démocrate par raison, bien plus que par sentiment, on ne le vit jamais transiger avec ce qui était ses principes. Et quand vinrent ces jours de tristesse, où il lui fallut choisir entre ce que lui criait son coeur et ce que lui dictait son esprit, il n’hésita pas, et quelque cruel que cela dût lui paraître, il continua à être le soldat de ce qu’il croyait être la vérité. […]

64La chaîne qui nous rattachait à cette chevaleresque génération de 1830, à laquelle appartenait René Masson, se brise en maint endroit, et ceux-là se retirent peu à peu qui représentaient parmi nous les traditions viriles de la foi au droit et de l’amour à la liberté.

65Et cependant, les dernières années de cet infatigable lutteur ne furent pas sans amertume : l’égoïsme des uns, la petitesse des autres, les intérêts misérables d’une coterie se substituant aux grandes questions de vitalité nationale, avaient fait entrer dans cette âme de bronze un germe de défaillance. Il commençait à ne plus croire, et le doute, pour ces natures d’élite qui ne vivent que pour la victoire, le doute, c’est la mort… ! […]

66Quant à nous, pâles disciples du grand journaliste qui vient de mourir, nous n’avons qu’à déposer une couronne sur la tombe qui se fermera aujourd’hui, et à prendre un engagement : c’est que celui qui, hier, était notre maître, restera toujours notre modèle.

67La Rédaction.

6813 janvier 1875

69Le Trait d’Union reprend ensuite en les traduisant les articles nécrologiques de la presse mexicaine.

M. RENE MASSON

70Perte sensible.– Hier matin est mort subitement M. René Masson, ancien directeur et propriétaire du Trait d’Union. M. Masson a rendu d’utiles services à la cause libérale pendant le temps qu’il a exercé la difficile mission de journaliste, et ses écrits élégants et persuasifs ont puissamment contribué à propager les lumières de la civilisation et du progrès.

71Doué d’une rare activité, M. Masson s’est occupé lui seul, pendant longtemps, à la satisfaction générale, de la direction et de la rédaction de son journal, l’un des premiers qui se soient publiés dans notre République dans une langue étrangère à la nôtre.

72Qu’il repose en paix.

ECO DE AMBOS MUNDOS

73– L’estimable et intelligent M. René Masson, si connu et apprécié au Mexique par la modération et le mérite élevé de ses écrits de presse, est mort hier, victime d’une maladie aussi inattendue que regrettable.

74M. Masson résidait au Mexique depuis plusieurs années, et a donné de fréquentes preuves de son attachement à notre pays, au sort duquel il s’est toujours très vivement intéressé. […]

FORO

75-René Masson.– Nous écrivons ces lignes sous le coup d’une émotion profonde. Notre estimable ami, notre ancien collègue, réminent écrivain René Masson a cessé de vivre […]

CORREO DEL COMERCIO

76M. René Masson.– Nous avons le profond regret d’annoncer à nos lecteurs la mort de notre ami René Masson, l’un des hommes qu’on peut citer comme l’honneur de la presse du Mexique et comme le modèle des hommes de coeur.

77Vraiment nous ne voulons pas voir un étranger dans René Masson. Il était bien mexicain, celui qui a acheté ses lettres de naturalisation en éclairant le peuple, en donnant à ses gouvernants des conseils toujours pleins de sagesse ; celui qui sut, au moment de nos épreuves, s’identifier à nos malheurs sans manquer à ses devoirs de français […]

REVISTA UNIVERSAL

78Perte regrettable.– Hier, à deux heures du matin, est décédé le populaire écrivain, ancien rédacteur du Trait d’Union, M. Joseph René Masson, qui s’est concilié tant de sympathies au Mexique par ses écrits aussi sages qu’éclairés. […]

79El Porvenir.

8014 janvier 1875

__________________________________

81La mort de M. René Masson

DIARIO OFICIAL

82[…] La vigoureuse plume de René Masson se dédia constamment à défendre les idées, les principes et les tendances qui étaient une nécessité absolue pour la régénération du Mexique, montrant dans cette tâche une conviction toujours profonde, car il avait foi dans l’avenir de la patrie de ses enfants. Lors de la lutte de la réforme, René Masson se maintint sur la brèche, lançant les projectiles de sa virile éloquence contre les adversaires de la révolution sous les drapeaux de laquelle on le vit combattre, sans repos, dans l’arène de la presse. Quand plus tard, l’intervention française arriva, le rédacteur du Trait d’Union, français par sa naissance, devint mexicain parce que le droit et la justice allaient souffrir au Mexique la plus injustifiable des violations. Il n’hésita pas un seul instant dans un choix aussi difficile, et il fit entendre ses premières paroles, aux applaudissements des bons Mexicains, pour blâmer l’invasion de la République. René Masson fut alors banni du pays par ceux qui prétendaient le dominer, et il en accepta les conséquences plutôt que de transiger avec les ennemis de l’indépendance du Mexique. De là vint, justement, l’estime dont l’a toujours entouré le parti libéral mexicain et de là aussi provient la douloureuse impression que nous a causée, personnellement parlant, la nouvelle de la mort d’un écrivain qui fut toute sa vie l’un des plus fermes champions du progrès et de l’autonomie de la République.

83Paix à ses restes.

SIGLO XIX

84La mort vient d’enlever au journalisme une figure herculéenne ; elle a fauché une vie consacrée à la civilisation et usée dans des combats terribles… René Masson est décédé hier à deux heures du matin, victime d’une hernie étranglée. […]

85Ce ne fut pas seulement la cause de la liberté et de la République en Europe qui inspira le fondateur du Trait d’Union ; la liberté et la réforme au Mexique lui doivent aussi de très importants services ; et, –hommage que nous nous empressons de rendre devant sa dépouille, comme nous le lui avons rendu pendant sa vie, - il a obligé la reconnaissance du peuple mexicain par la défense constante qu’il a prise de ses libertés et de ses progrès intellectuels, moraux et matériels. Avec René Masson et avec Zarco s’est éteinte cette vaillante et splendide génération qui lutta, dans la presse mexicaine, pour les plus nobles, pour les plus saintes causes. […]

FEDERALISTA

86René Masson naquit à Meaux, près de Paris, et dès sa jeunesse il se sentit emporté par la passion des lettres. Avocat distingué et républicain énergique, il se vit poursuivi par le gouvernement de Louis Philippe et obligé d’émigrer aux Etats-Unis avant 1848. A New York, il fonda le Franco-Américain, qu’il abandonna bientôt pour venir au Mexique, où il se consacra à défendre, dans le Trait d’Union, dont il fut le fondateur en 1850, les idées de régénération sociale et politique auxquelles il voua sa vie tout entière. Organe autorisé de la colonie française, dont il sut toujours concilier la dignité avec le respect dû à l’hospitalité mexicaine, René Masson se lia avec les personnages les plus éminents du parti libéral et parvint à être l’ami intime de Benito Juarez, pour lequel il conserva jusqu’à sa mort une profonde admiration. Lorsque Zuloaga se trouva au pouvoir, Masson fut persécuté et banni, et il se réfugia à Veracruz ; il revint à Mexico avec la liberté triomphante ; il désapprouva solennellement les actes vandaliques des puissances étrangères, et les mannequins de Napoléon III le bannirent de nouveau, après l’avoir gardé quelque temps emprisonné dans les cachots de San Juan de Ulúa.

87Après la chute de Maximilien, Masson revint à Mexico, rétablit le Trait d’Union, et l’administra magistralement tout en s’en séparant de temps à autre pour veiller à sa santé délabrée. Il y a peu de jours, comme s’il pressentait sa fin prochaine, et qu’il eût le désir de se préparer pour le grand voyage final, par la tranquillité et l’abstraction, il annonça sa séparation définitive du journalisme, où il a tracé de si nobles sentiers. […]

IBERIA

88[…] C’était un grand talent et un très noble caractère, et sa mort est une perte irréparable pour le journalisme qui attendait encore de lui de nouveaux et importants travaux. […]

8915 janvier 1875

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr