Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Sociedad y derecho indígenas en América latina

 | 
Thomas Calvo
, 
Bernardo Méndez

IX. El Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo

Rigoberta Menchú Tum

Texte intégral

Han pasado más de 500 años de oscuridad, y hoy sabemos que éste es el tiempo de profundizar en la lucha por el nuevo amanecer que ha de alumbrar el futuro de nuestros pueblos.

1A lo largo de los últimos años, los pueblos indígenas hemos realizado importantes actividades a nivel nacional, regional y mundial promoviendo así una amplia discusión acerca del estado de nuestros derechos y de la recuperación de nuestra cultura milenaria.

2De la misma manera, también se hicieron esfuerzos coordinados ante Naciones Unidas para que fuera proclamado un Decenio dedicado a los Pueblos Indígenas del Mundo, convencidos de que el Año Internacional de las Naciones Unidas para los pueblos Indígenas del Mundo no fue suficiente para hacer comprender nuestra cultura y resolver los problemas ancestrales que enfrentamos. De esa forma se podría contribuir al fortalecimiento de la lucha por nuestros legítimos derechos a nivel mundial y de un nuevo orden de relaciones entre los pueblos indígenas y no indígenas, así como con los gobiernos e instituciones diversas.

  • 1 Resolución aprobada por la Asamblea General en el informe de la Tercera Comisión (A/48/632/Ad.2), (...)

3El 21 de diciembre de 1993, mediante la resolución 48/1631 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, demandado por la Conferencia Mundial de Derechos Humanos, celebrado en Viena, Austria, y apoyado por las diferentes Reuniones Cumbres y Conferencias de los Pueblos Indígenas, llevadas a cabo en el marco del Año Internacional dedicado a nuestros pueblos.

  • 2 Ibid.

4De acuerdo con la resolución de la onu, este Decenio tiene como meta principal fortalecer la “cooperación internacional para la solución de los problemas con que se enfrentan los Pueblos Indígenas en esferas tales como los derechos humanos, el medio ambiente, el desarrollo, la educación y la salud”.2 A la vez que aliente la discusión sobre nuevos instrumentos que permitan una plena y decidida participación de los indígenas sobre los temas que les atañen.

5En junio de 1994, los países miembros de la Organización de los Estados Americanos (oea) reafirmaron su apoyo a dicha resolución, sobre todo en los aspectos más importantes para el interés regional.

  • 3 Esta es la fecha oficial, aunque la sesión inaugural fue el 8 de diciembre de 1994, en Nueva York, (...)

6Es así que después de un año preparatorio, el 10 de diciembre de 19943 da comienzo el Decenio. Éste es un logro dentro de las aspiraciones de los pueblos indígenas por abrir espacios de diálogo, al mismo tiempo que manifiesta la voluntad de la comunidad internacional por prestar mayor atención a las reivindicaciones de los pueblos indígenas. En este sentido, es notorio que delegados de organizaciones indígenas de la mayor parte de los países del continente americano, así como representantes de 19 gobiernos de Iberoamérica, acompañados de la representación de organismos internacionales, llevaron a cabo un importante acto: la Reunión Regional de América Latina y el Caribe sobre el Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, celebrada del 30 de mayo al 1 de junio de 1994, en la ciudad de Cochabamba, Bolivia.

7Fortaleciendo el camino del diálogo, en esta reunión regional se discutieron y aprobaron recomendaciones que, por conducto de la presidencia de la misma, fueron elevadas a la consideración de los gobiernos de los Estados de América Latina y el Caribe, para su posible aplicación en el marco del Decenio Internacional.

8Entre los aspectos más relevantes del documento final aprobado, destaca la coincidencia de la necesidad de

  • 4 Documento Final de la Reunión Regional de América Latina y el Caribe sobre el Decenio Internaciona (...)

iniciar, al más alto nivel político nacional, un análisis a fondo, en coordinación con las instituciones y organizaciones indígenas del país, encaminado a establecer las bases conceptuales y prácticas necesarias para elaborar y llevar a cabo, a la mayor brevedad posible, un Programa de Acción con el propósito de establecer un nuevo orden de relaciones con los Pueblos Indígenas que hoy se asientan dentro de sus fronteras estatales, que garantice el reconocimiento de la identidad indígena y de sus derechos históricos, el respeto debido a ambos y a sus instituciones políticas, jurídicas, económicas, sociales y culturales, y que se asegure, asimismo, la total y libre participación de esos pueblos en todos los aspectos de la sociedad, en particular, en las cuestiones que les conciernen.4

9Con este espíritu, los propios pueblos indígenas, a través de nuestras organizaciones y de nuestros líderes, emprenderemos acciones y contribuiremos a sentar las bases para participar en condiciones de igualdad, en la toma de decisiones a nivel nacional e internacional sobre todo aquello que nos afecte, como es la distribución de tierras, el cuidado del medio ambiente, el desarrollo igualitario, entre otros aspectos. Es decir, queremos terminar con la marginación política y lograr el reconocimiento pleno de nuestros derechos y de nuestra cultura.

10Dedicaremos diez años a la lucha contra el racismo y contra la discriminación, contribuyendo así a la erradicación de la intolerancia en un mundo que es diverso. El establecimiento de un nuevo orden de relaciones en un marco de pleno respeto a la diversidad cultural, es uno de los requisitos fundamentales para entrar en una era de justicia y de paz para todos los pueblos y habitantes de nuestra tierra, dejando atrás manifestaciones de racismo y de discriminación.

  • 5 Ibid.

11En la reunión de Cochabamba, pueblos indígenas y gobiernos consideraron que “la diversidad de identidades culturales nacionales o étnicas, religiosas o lingüísticas son una fuente de enriquecimiento de la comunidad internacional”.5 Por ello, es nuestro compromiso reforzar la unidad a partir de la pluralidad étnica y cultural.

12Asimismo, se ha proclamado 1995 como el Año de las Naciones Unidas para la Tolerancia, en reconocimiento a la necesidad de convivir pacíficamente los distintos pueblos del mundo. Los pueblos indígenas, a pesar de haber vivido más de 500 años de opresión, seguimos conservando los valores de convivencia respetuosa entre pueblos.

13Tenemos una nueva oportunidad para reconocer el derecho a vivir con dignidad, no sólo a reconocer el derecho a la diferencia, sino el deber a participar unidos en la construcción de sociedades plurales. El respeto a las diferencias culturales e históricas de los distintos grupos humanos es un elemento clave para construir las nuevas relaciones de igualdad y convivencia pacífica.

  • 6 Ibid.

14En busca de estas nuevas relaciones la Declaración de Cochabamba insta a los gobiernos a “armonizar el desarrollo en sus países, con las realidades de la sociedad y economía tradicionales de los indígenas”.6 Con ello, hay un reconocimiento implícito de que los pueblos indígenas hemos permanecido ajenos en las decisiones del rumbo que el desarrollo debe tomar. En este punto, nuestra tradición de convivencia armoniosa con la naturaleza puede ser un aporte excepcional al desarrollo en nuestros países.

15Finalmente, se valoraron los frutos de esta reunión regional y se espera que continúen estos espacios de concertación a lo largo del Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, como un mecanismo conjunto para hacer valer los derechos de los pueblos indígenas y establecer un nuevo orden de relaciones con los gobiernos.

16El Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo es una invitación a la población mundial a rectificar con acciones, los miles de años que los pueblos indígenas hemos vivido la intolerancia e hilvanar hacia el nuevo milenio una paz digna y justa para todos los pueblos del mundo.

Annexes

ANEXO

Considerando que la resolución 48/163 aprobada por la Asamblea General de la onu es poco conocida, reproducimos a continuación algunas partes de la misma.

48/163 Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo

La Asamblea General

Teniendo presente que uno de los propósitos de las Naciones Unidas, establecido en la Carta, es la realización de la cooperación internacional en la solución de los problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en la promoción y el estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión,

Reconociendo el valor y la diversidad de las culturas y las formas de organización social de las Poblaciones Indígenas del Mundo,

Tomando nota de las recomendaciones contenidas en la Declaración y el Programa de Acción de Viena, adoptada por la Conferencia Mundial de Derechos Humanos en Viena, del 14 hasta el 25 de junio de 1993, porque la Asamblea General proclame un Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo, a partir de 1994, que incluya programas de acción que se fijen en asociación con las Poblaciones Indígenas,

Proclama el Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo, que comenzará el 10 de diciembre de 1994, debiendo reservarse el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 9 de diciembre de 1994 para planificar el Decenio en Asociación con las Poblaciones Indígenas;

Decide que la meta del Decenio sea el fortalecimiento de la cooperación internacional para la solución de los problemas con que se enfrentan las Poblaciones Indígenas en esferas tales como los derechos humanos, el medio ambiente, el desarrollo, la educación y la salud;

Decide también, que a partir del primer año del Decenio, un día de cada año se observe el Día Internacional de las Poblaciones Indígenas;

Pide al Secretario General que nombre al Secretario General Adjunto de Derechos Humanos como Coordinador del Decenio;

Pide al Coordinador que coordine el programa de actividades para el Decenio, en cooperación y consulta cabales con los gobiernos, los órganos competentes, la Organización Internacional del Trabajo y otras agencias especializadas del sistema de las Naciones Unidas, y con las organizaciones indígenas y no gubernamentales;

Pide a los órganos competentes de las Naciones Unidas y agencias especializadas que designen puntos esenciales de coordinación con el Centro de Derechos Humanos del Secretariado, de las actividades relacionadas con el Decenio;

Invita a los gobiernos a asegurar que las actividades y los objetivos del Decenio se planifiquen y lleven a cabo en base a consulta y colaboración plenas con las Poblaciones Indígenas;

Hace un llamamiento a las agencias especializadas, a las comisiones regionales, a las instituciones financieras y de desarrollo y a otras organizaciones pertinentes del sistema de las Naciones Unidas para que incrementen sus esfuerzos por tener especialmente en cuenta las necesidades de las Poblaciones Indígenas en su elaboración del presupuesto y programación;

Pide al Secretario General que establezca un fondo de contribuciones voluntarias para el Decenio, y lo autoriza para aceptar y administrar contribuciones voluntarias de gobiernos, organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales y otras instituciones privadas, y de particulares, con objeto de financiar proyectos y programas durante el Decenio;

Insta a los gobiernos, a las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales, e invita a las organizaciones indígenas, a que hagan aportaciones al fondo de contribuciones voluntarias para el Decenio que establezca el Secretario General;

Alienta a los gobiernos a que establezcan comités nacionales u otras estructuras más permanentes en que participen representantes indígenas, a fin de planificar las actividades para el Decenio;

Insta a los órganos, programas y las agencias especializadas competentes de las Naciones Unidas a que, al planificar las actividades para el Decenio, examinen la forma de utilizar los programas y recursos existentes para favorecer más efectivamente a las Poblaciones Indígenas, inclusive explorando las formas de incluir o fomentar las perspectivas y actividades indígenas.

Octogésima sexta reunión plenaria, 21 de diciembre de 1993.

Notes

1 Resolución aprobada por la Asamblea General en el informe de la Tercera Comisión (A/48/632/Ad.2), sobre el Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo; en la cuadragésima octava sesión; Naciones Unidas, 18 de febrero de 1994.

2 Ibid.

3 Esta es la fecha oficial, aunque la sesión inaugural fue el 8 de diciembre de 1994, en Nueva York, eua.

4 Documento Final de la Reunión Regional de América Latina y el Caribe sobre el Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo, 1° de junio de 1994, Cochabamba, Bolivia.

5 Ibid.

6 Ibid.

Auteur

Premio Nobel de la Paz, 1992.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr