Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo XXV. Segunda reconcentración

Texte intégral

1El dia 6 de enero de 192... se verificó otra 2° reconcentración. Parece que en esta reconcentración no fue tán angustiosa porque la gente ya tenia el ánimo resulto. El movimiento fue igual que la primera, el sufrimiento mayor porque fue de 3 meses. Sobrevino en toda la gente reconcentrada la Viruela Negra.

2Hubo un contagio tan extenso por estar colmadas las casas de familias, los mesones o casas de huespedes. Las familias vivian ya no digamos en casa vivian en los corrales del ganado en los pesebres y a la intemperie según donde les hiban haciendo el favor de quedarse.

3Habia tejabanes y sombras donde guardaban los caballos colgados, esos campos los tenian divididos de a 3 metros para cada familia.

4Ahí hacian sus comidas y además ahí eran sus dormitorios. Junto con ellos tenian algunas gallinas amarradas, puerquitos, perros etc según lo que cada familia pudiera llevar. Asi es que aquella pilazón de gente produjo el contajio y la muerte de muchas personas.

5No quiero exajerar ni quiero mentir ni quiero que mi lectura sea enfadosa, pero hé escrito hechos veridicos, sujetandome a datos seguros y a algunas cosas pasadas por mi vista. Estos casos lastimosos yo los vi con mis propios ojos y algunas más porque yo tambien fui de los reconcentrados, y en toda la revolución tuve todos los sufrimientos igual que toda la demás gente.

6En algunos aprietos muy grandes deseaba uno ser algún pájaro para ocultarse en los más seguro. Paso a contar los casos lastimosos. Ami me tocó la suerte de vivir en una casa. Me dedicaba a handar con otros muchachos mas o menos de mi camada.

7Handabamos mesón por mesón viendo las novedades del dia.

8La epidemia de la viruela fue casi por todos los pueblos de los Altos donde habia gente reconcentrada. A los mesones donde handabamos encontrabamos muchos difintos, chicos y grandes muertos de la Viruela.

9En aquella multitud de gente, me refiero a los mesones que casi de diario habia uno, dos o hasta cuatro difuntos.

10Se veia entre la gente algunas madres, padres o hermanos llorando por sus difuntos, otros curandolos el médico, algunos peleandose por las molestias que se daban y por lo reducido, y nosotros que obserbavamos todo aquello lejos de penzamien-tos no le teniamos miedo a la enfermedad. Una suerte nos cobijaba era que estabamos vacunados. Después que haciamos nuestro recorrido dia con dia nos ibamos a nuestras casas a llevar las noticias, y en pago de eso recibiamos buenas regañadas de nuestros padres que no querian que nos puesieramos al contajio. Por este contagio hubo una gran pérdida de gente. Desués que nos hevitaron que no fuéramos a las casas de contajio se organizaron unas gerrillas entre los muchachos, unos eran de un partido y otros a otro partido. Habia muchos en estas guerrillas hasta de 16 años. Las guerrillas se hacian con hondas y cuando se hayaban a cerca distancia a manotazos que fue muy en grandes hasta que intervino la policia.

11Dichos jefes de los dos partidos era Abraham Gonzalez como Cristero y como el partido del Govierno era uno apodado el “Chango”. Se verificaron algunos casos graves algunos heridos de pedradas siendo uno muerto.

12Entoces fue cuando la policia intervino en quitar ese juego brusco que teniamos.

13Despues de tantas penas y trabajos por los mediados de Abril nos dán el decreto de salir.

14Después se verificó otro decreto, que toda persona pacifica deveria llevar en su bolsa un papel que llevaban certificada la vida del pacífico y que nombraban salvo conducto. En el salvo conducto llevaba impreso un retrato de la pesona que lo llevaba, y el que no traia lo jusgaban como cristero. El que agarraban sin el salvo conducto los inbestigaban y a algunos los mataban creyendoles cristeros. Asi es que toda la gente vuelve a sus casas a recoger sus animales y a preparar su casa y sus tierras para sus siembras.

15Por los últimos de Febrero mas o menos de estar reconcentrados hubo un tiroteo en Arandas. Entraron los Cristeros como a las 4 de la madrugada. Se encontraba el pueblo muy silencio, toda la gente se encontraba dormida, cuando de improviso se oyen disparos y entre más y más se oyen mas cercas hasta que se empiezan a oir insultos de unos con los otros.

16Se oyian gritos carcajeados y un rumor extraordinario se denotaba que tenian sitiado el pueblo que iban entrando por todos lados. Despues esas horas la jente ya no durmió; solo buscando el fortín mas seguro para defenderse de las balas porque pegaban por todos lados, se oia el silvido como anunciando la muerte a muchos seres vivientes, no cesaban las blasfemas, el relinchido de los caballos y los gritos de Viva Cristo Rey, la Virgen de Guadalupe los padres Vega y Pedroza, el Catorse y Don Miguel Hdes que eran los que dirigian aquella gente.

17Imaginense de toda la gente pacifica todo el miedo y el terror que tendiran porque de un momento a otro también les llegaria la muerte.

18En ratos cuando cezaba el fuego que podia uno asomarse poco para la calle solo se veian lucesitas como una bandada de alumbradores o Luciernagas donde encendian cerillos para los cigarros, otros traian sus baterias porque antes de entrar los Cristeros habian quitado la corriente electrica.

19Asi pasaron largas 3 horas hasta que comenzó a esclarecer. Todo el govierno pocicionado de los edificios más altos como era el templo, en las torres y las azoteas de las casas.

20Al reloj de la torre lo hicieron mil pedazos las vidrieras a los 4 lados, las campanas nomás se oia el sonido produsido por las balas.

21Como a las 8 de la mañana se dio una escapada el fuego porque los Cristeros iban retrocediendo para salir.

22Las pobres mujeres empezaron a salir con sus nixtamales al molino.

23Las fuersas callistas que estaban un poco enfurecidas les disparaban hacia la gente pacífica que hubiera fuera en las calles que les pegaban las balas tan cercas que no hayaban a donde meterse volviendose a detener las gentes de salir de sus casas por el miedo de ser agredidos.

24Mas tarde como a las 10 o las 11 del dia empezó a salir el govierno por las calles viendo que ya no tenian peligro, como unos demonios que a todos los que veian de hombres en la calle se les echaban ensima queriendolos matar y haciendo barbaridades.

25Por fin desahogaron su cólera con dos pacíficos que agarraron a orillas del pueblo.

26Encontrandose Guadalupe Velez y Martín Camacho, cuñado de Guadalupe, al general Z Martínez les pregutna: ¡Hola amigos! ¿Qué hay de nuevo en el pueblo? Y Guadalupe y Martin por taparle a los Cristeros y por fin que no se les habia hecho novedoso, les contestas: “Ps, mire señor, ahorita creemos que nada hay de novedas”.

27Siguieron caminando el Generl Z. Mtz. Con su tropa hacia Arandas cuando de improviso se encuentran a otro individuo que venia de Arandas y le hacen la misma pregunta: ¿Qué hay de nuevo el pueblo, amigo? Pos nada siñor, nomás que hoy en la madrugada hubo unos cuantos tiritos con los Cristeros que entraron como a las 4 de la madrugada y combatieron con el govienro que se encuentra ahí.

28El General dá la orden de que trajeran a aquellos hombres que negaron la entrada de los Cristeros. A pocos pasos los alcanzan y se los traen. Llegan a Arandas haciendolos como gente Cristera fucilandolos en el acto a los dos hombres que iban a sus ranchitos a ordeñar sus vacas, que llevaban por nombres Guadalupe Veliz y Martin Camacho.

COMBATE DE SAN JUAN DE LOS LAGOS, JAL.

29A fines del año 1928 fue un combate dode se lucieron los Cristeros en hazañas y valentias con ayuda de Dios y la Virgen de Gpe.

30Este combate lo encabezaba El Catorse”, Alejo González, José María, el “Diablo”, José Ma. Arias, Miguel Perez, Gorostrieta, Cecilio Crus, Santos Romo y otros más que no es posible describirlos. Mas o menos habia como 800 Cristeros.

31Llegan a orillas de Sn Juán con el animo resulto de morir o vencer. Empiezan los jefes asignarles las entradas a sus gentes para entrar por todos lados del pueblo.

32Victoriano con su gente entró por el puente Gorostrieta atacó por el lado Norte, Alejo Gonzalez Cecilio Cruz y el Diablo al lado Oriente.

33Y Santos Romo y otros más jefes atacarian al lado Sur. Empiezan a recorrer todos sus puestos indicados llevando en su mente la señal de combate.

34Tenian que hacerse contraseña por medio de un disparo de Mausserr; al oir el disparo tendiran que avanzar hacia el centro del pueblo lo cual asi se hizo. Cuando iban en la remetida todo el govierno agarra sus pociciones comandados por el General Zeta Martinez, General Limón, Garza Chavez y algunos más. Agarraban sus pociciones como de costumbre en las casas de altos y azoteas donde tenian fortines preparados. Al comenzar el combate empezaron los Cristeros a hacerles vajas a las fuerzas callistas por verlos agarrado de zorpreza. Los Cristeros también perdiron mucha gente por no saber de donde venian los disparos pero empezaron a darse cuenta que de los altos los estaban agrediendo y principalmente de una finca grande que tenia altos. Pudieron saber que en esa casa estaba la mayor parte del gobierno amontonado. Los cristeros retroceden hacia atrás y otros se quedan resguardando las esquinas de la cuadra de dichos altos.

35Esto sucedió ya cuando habian acabado a los demás sin pensar que atrás habian dejado una madriguera llena de federales.

36Atrás de la cuadra, entre todos los cristeros inventan que para poderles llegar a los federales era necesario agujerear las tapias saliendo todos de la misma opinión.

37Juntaron algunas barras de hierro empezando a agujerear las casas, avanzando por medio de los agujeros para llegarles de sorpereza.

38Asi trabajan por largas horas hasta lograr su propósito. Cuando llegan al pie de la finca se suben a las tapias a atacarlos por sorpreza.

39Como la federación estaba atacando a los que estaban viendo nunca imajinaron de la emboscada que les llevaban. Cuando estan los atacantes al entrar por las ventanas 12 cristeros cuando de inmediato les pegan el grito ¡Arriba las manos¡ alzando todos las manos con gran zorpreza. Para no auyentar a los federales que abajo estaban los mataron a puñaladas cometiendo pues un acto de barbarié, pero en su propia defenza. Uno de los que tomaron partido en esto era Jose Ma. A. Y otro individuo del rancho o hacienda llamada el Agua Negra.

40Mientras algunos asescinaban a los federales los otros cristeros vijilaban el movimiento de la demás federación. En el 2° piso mataron a 16 federales bajando luego al 1o piso a matar a los demás atacandolos en la misma forma que a los demas que estaban arriba e igualmente asesinados a puñaladas. Estos federales pagaron su traición porque por medio de estos altos mataron a muchos cristeros; también de zorpreza. Fue un combate no menos renombrado que los demás. Los Cristeros que fueron los asesinos handaban bañados en sangre humana. Reprecentaban el aspecto como de unos carniceros. Pero ni modo, era en su propia defenza y tendrian que hacerlo.

41De San Juan, los Rebeldes salieron con rumbo a Sn Julián dode tuvieron otro encuentro con el govierno en “Palmitos” y Sn. Isidro juridición de Sn Julián. Fue el combate predilecto de Enrique Gorostrieta.

42Ahí peleó heroicamente siendo el combate dirijido especialmente por él, ahunque con él handaban más cabesillas.

43El combate se efectúo en una extensa llanada que solo tenian de fortines lienzos de piedra.

44Combatieron a fuego cerrado hasta revolverse los dos partidos. Por los lienzos y los llanos andaba la caballada suelta. Nomas hasian remolino en lo más crudo del combate. Pobres animales, demostraban también miedo y horror por aquella estrepitoza tormenta de balas, y el grande número de caballos muertos asi también como soldados tanto del partido federal como del partido cristero. Nomás se oia el relincho de los caballos y el polvaderón que hacian de un lado a otro, pero es que no tenian salidera, porque el potrero tenia gente aposicionada alrededor.

45He qui una hazaña de un cristero llamado Cresencio Hernández Ivarra. Habia 5 sardos en un corral. Se les fue acercando poco a poco sin ser visto, logrando matarlos. Inmediatamente se brincan a recoger el parque y las armas de los federales muertos, que por medio de su trabajo habia conseguido 5 valiosos mausseress de dichos federales. Pero su victoria poco duró, por el peso de las armas al brincar la cerca otros sardos estaban a corta distancia pudieron cazarlo a su antojo, quedando muerto en seguida, pero fueron bastantes las bajas que hizo él antes de morir.

46Murió por quererles hacer el bien a sus compañeros queriendoles llevar el parque y las armas que el habia logrado (como ya se ha dicho) por medio de su persona. Este hecho fue contado por medio de sus compañeros que se encontraban cercas y vieron su hazaña.

47Después de pasado el combate la gente pacifica se empezó a arrimar, para ver que encontraban, algunos por compación y otros a la novedad.

48Asi es que se veian un tendido de animales muertos y gente de las dos clases en aquella extenza llanura.

49Después de 4 o 5 dias del combate de la presa de Sn Isidro y Palmitos la gente se retira a dispersarse un poco mientras se abastecian un poco de armas parque y dinero.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr