Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo XXI. Reconcentración Primera en los Altos de Jal

Texte intégral

1Los Generales de Gobierno todos reunidos mandan una parte a México la capital de la República. Dicho parte dise asi:

2Sr. Precidente:

3Plutarco Elias Calles

4Hemos tenido una conferencia todos los generales reunidos y en vista que no hemos podido acabar a los Rebeldes; antes, en vez de acabarlos aumentan cada vez más y además nos han precentado buenos combates donde ha habidao muchas bajas de los de nosotros, y de los de ellos casi ninguna porque donde ven peligro corren. Teniendo de su parte a todas las rancherias, porque si se meten a sus casas primero matamos a las familias, que entregarnoslo.

5Los siguen con parque y proviciones incanzablemente dia y noche por donde estén; en vista de todo esto hemos opinado que dichas rancherías reconcentrarlas a los pueblos donde haya gobierno para ver si con esto se nos facilita mas y pueden hasta morir de hambre. _ Asi es que si acepta y lo cree conveniente al hecho y para pronto de el decreto.

6S.S.S. Generale de Gobierno

7Uvaldo Garza

8El precidente Calles recibe el parte y acepta lo que le proponen y hace muchos volantes donde firma dicho decreto. Dichos volantes dicen asi:

9Yo, precidente de la República, P. Elias Calles mando y decreto que de el 1° de mayo para adelante, es desir del 1° de mayo hasta lo adelante sea reconcentrada toda la gente a pueblos donde haya lineas de federación el que no lo hiciese será castigado, con pena de muerte como Rebelde.

10Elias Calles

11Manda un avión a tirar los volantes por las rancherias del Estado de Jalisco, por lo cual causó mucho horror dicho avión en todos los ranchos, pero más horror y angustia donde empezaban a leer los papeles donde se daban cuenta de lo que intentaba hacer Calles.

12Dos o tres dias antes de la reconcentración todo era angustia, llantos y comentarios sobre lo que estaba por suceder, pues, era un mal sin remedio; y sin embargo la gente estaba preparando su salida para el dia que se cumpliera el decreto.

13En muchas casas estaban imposibilitados por cosas accidentales en sus familias, algunos, en ciertas casas se encontraban enfermos de fiebre, viruelas o algunas otras cosas peligrosas de no poderlas sacar a la interperie.

14¡Cuantas mujeres estaban por dar luz a sus hijos, y otras que ya los tenian, algunas que no sabian ni el dia ni la hora en que hirian dar luz a sus hijos próximos.! Sin embargo estaba próximo el dia y asi tendrian que salir del modo que fuese.

15Asi es que para toda esa pobre gente ranchera que nunca habian salido ni siquiera unos 4 o 6 kilometros alrededor de sus casas, ni jamás se habian movido de sus ranchos, carecian de rose social. Se les hacia un imposible, un dia de juicio pensando en aquello. ¿Adonde irían? ¿Quién les prestaría donde vivir?

16Y además tendrian que dejar todos sus bienes y sus proviciones; como mais, frijol, sus animales como sus gallinas, puercos, reces etc y el que no tenia nada lo podia dejar hasta su perro o su gato en fin todo lo que tuviesen.

17Estas pobres gentes estaban bueltas locas su pensamiento vagaba por distintas partes, por todo el mundo, el espacio y cielo, (digo esto) porque en esos dias la gente deseaba tener un poder para poder desaser aquel decreto. O querian ser invisibles o fenomenos del espacio para que no huviera quien los molestara y por fín comprendiendo su devilidad y viendo que no podian hacer nada por salvarse de eso, reconcentran su espírutu para hacer oraciones hacia el Eterno para ver si por medio de las oraciones, remediaba aquello.

18Entre más y más se acercaba el plazo de salir de sus habitaciones con rumbo según hiban cada quién opinando a que parte se irían de los 4 vientos del mundo.

19Unos penzaban y desian; me conviene irme al pueblo mas cercas, podremos estar echando vueltas a nuestros ranchos ver nuestras casas y nuestros animalitos. Otros desian nos iremos a los pueblos más lejanos y si podemos conseguirnos la vida no volveremos para no sufrir estas injusticias y no pasar tanto horror y librarnos de la muerte en manos de asesinos injustos y maleantes.

20Otros pensaban; teniendo dinero suficiente tomarian su rumbo hacia el norte a paices extranjeros con desición a no volver.

21Así es que todas las rancherías estaban en opinión y decididos echando sus bastimentos y arreglando sus equipajes para salir otro dia 1° de Mayo a donde Dios les diera entender.

22Ese dia 30 de Abril de 1927 fue el colmo de las cosas; una noche airosa, obscura y triste. Se oían rumores por todos los ranchos, muchos ladraderos de perros por tanta federación que habia ese dia esparcida por todos los ranchos; y tambien revolucionarios que constantemente estaban dando lata a toda la gente pacifica, esa noche.

23Nadie durmió esa noche. Se ocupaban en arreglar sus equipajes y sus bastimentos que no eran suficientes. Llegaban unos hombres y se comian aquello, llegan otros y se comia lo demás.

24Hera aquello un movimiento espantoso. Como dia de juisio. La gente levantada parecia estar muy contenta y muy tranquila. Pasaban las chusmas contando canciones de esos tiempos como: el Pájaro Prieto y se oia en organos de voca constantemente tocar la “Adelita” que llegaban ganas de engrosar a las filas. Muchos al ver que no tenian remedio y pensando que la revolución duraría mucho tiempo otro dia solicitaban sus altas. De las 3 de la mañana del 1° de Mayo se levantan todas las gentes ahunque sin dormir de las rancherías.

25A arreglar su salida. Unos juntando sus bueyes para arrastrar las carretas, otros hombres se ocupaban de agarrar caballos para cabalgar en ellos otros aparejando sus atajos muías, burros caballos etc.

26Gritaban puercos, gallinas, ladraban perros otros auyaban. Se observaba un movimiento horroroso; por fin empiesan a salir desde esa hora hasta horas mas tarde.

27Entonses si a la luz del dia se vio todo en efectivo el movimiento que se obserbaba en la noche; dejando todos sus casas y dirigiendose a donde ya habian opinado cada quién irse.

28Muchos salian de acuerdo hiban formando fila a la misma parte. Mas allá se enontraban otros que venian en contra para otra parte distinta. Se veia aquel movimiento de gente con el rostro lleno de angustia, asustados y penzativos, que casi vocerío de gente no se observaba.

29Se escuchaba nomas el griterío de ves en cuando de algunos animales y el llanto de los niños. Los demás familiares iban todos con sus cargas desmedidas, con lo más que pudieron cargar.

30Unos con canastas de gallinas, otros con puerquitos arreando, otros con algunas jaulas con pajaros. Esto era en los que no tenian en que moverse mas de sus “lomos” para acarrear todas sus cosas. Se veian las tropas de gentes por todos lados, se veian carretas atajos de burros y malos y todo con colmo de “abios”.

31Los animales tambien sentian o notaban aquel movimiento. Pasaba uno por las casas y los potreros, algunos coconos gallinas, vacas o caballos que handaban sueltos se hiban siguiendo la gentes, teniendo que volverlos por la fuerza.

32Poco a poco se van alejando de los ranchos que dando las casas tristes y solas como si un ser invisible hubiera acabado con la humanidad.

33¡Pobre gente!... En esa caminata se veian cosas dignas de lastima y de dar compación.

34Cuantas personas se encontraban enfermas y asi hiban caminando a la interperie.

35Algunos en pocas horas de caminar agotados por el cansancio y la fiebre morian.

36¡... Cuantas mujeres que estaban por dar luz a niños les llegaba su hora y tenian que hacerlo por el camino, teniendo que seguir caminando, y sin duda que no les esperaba mas de la muerte con todo y su hijo recien nacido. Algunas se morían de tres dias, algunas les pegaba fiebre u otras enfermedades por consecuencias de lo mismo.! Cuantos hombres enfermos también perecieron!

37Estos niños de quien hablamos que apenas vieron la luz del mundo, y mirieron les paso (según nos referimos a una copla que compuso el grán poeta Jesús Quebedo a una tempranilla que nacia a principios de agua en el hueco de una calavera, que por el tiempo que transcurria tenia tierra en el hueco de los ojos y Quevedo al ver aquella flor hermosa, la ve y la contempla y le dise esta copla.

Pobre flor que mal naciste,
Y que fatal fue tu suerte,
El primer paso que diste
Te encontraste con la muerte.

Dejarte, es cosa triste,
Cortarte, cosa fuerte
Dejarte con la vida
Es dejarte con la muerte.

Fin

38Ese dia 1° de Mayo de 1927 fue un horrible tormento de una grande renegación y mucho sufrimiento, por fin después de tanto caminar y soportar aquel calorón inmenso y a veses muy retirado de los aguajes y posos muchas gentes grandes lloraban de sed, los chicos ni que hablar. A donde llegaban que habia agua se veia aquel poso reodeado de aquella peregrinación de gente, vevian y se imajinaban no llenarse.

39Asi los primeros se hiban esparciendo a donde habia sombras a hacer lumbres para calentar sus alimentos. Aquel poso seguia lleno de gente que iba llegando. El camino se veia doble de gente muy atrás.

40Los primeros que se iban alimentando proseguian su caminata y otros que hiban llegando iban haciendo, asi iban pasando tandas porque esto hera en el medio dia.

41No se oia ninguna plática sobre alguna materia ni de contento, ni de alegria sino de renegar por las inmensas cargas. Pedian ayuda a Dios en su camino._ Se veian las ropas mojadas por el sudor desde arriba hasta abajo.

42Muchas creaturas que no podian dar el paso por cansados, chiquitos de 2 0 3 años sus padres tenian que cancharlos arriba en el equipaje y las creaturas enfadadas, del calor y del camino hera puro llorar, sus padres ya de cansados de oir que continuo llanto deseperados y con coraje les pegana a los niños y algunos hasta los abentaban al suelo volviendo a levantarlos y siguiendo su camino. Se veian gentes en diferentes formas. Unos cobijados, algunos que tenian algunos de sus familias locas iban conduciendolos con el pie descalzo.

43Por fin ya muy tarde a la puesta del sol con la fresca, cuando se podia caminar más no se abentajaba porque todos iban cansados.

44Este movimiento hera por todos los Altos, muchos iban destinados a salir del estado de Jal. Algunos iban al edo. De Gto. Otros al estado de Aguas, otros al la capital del edo. De Jalisco que los pueblos mas cercanos estaban apretados de gente y era imposible que toda la gente cupiera en esos pueblos. Por fin se obscurese ese dia y toda la gente andaba en busca de la forma de cómo pasar la noche y protejerse de comidas para pasar la noche en el campo. Unos se quedaban en los liensos otros en las casas que les tocaba llegar. Otros se quedaban en los corrales de las vacas, debajo de los árbales como fresnos granjernos etc para protejerse algo del sereno de noche, gracias aDios que fue en Mayo, en tiempo de calor, sino, con el frio hubiera estado más extremoso. Se oia por todo el campamento algunas quejas y quejidos de cansancio y de algunos enfermos.

45Por fin paso esa noche y como desde las 4 de la mañana se empezó a oir el rumor de la gente para seguir su camino. Muchos que iban a partes cercas entre pocas horas ya irian a llegar, algunos duraban dos dias de camino como los que hiban hasta el estado de Gto.

46Iban llegando a muchos pueblos siendo el primero “Purisima” Gto. Otros se pasaban hasta Sn Francisco donde fueron muy bien recibidos por la gente guanajuatense.

47Esto fue por el 2 de Mayo en la noche donde toda la gente de Purísima y Sn Francisco salian al encuentro de los peregrinos Alteños a llevarlos a sus casas para darles de cenar.

48Desian algunas personas guanajuateñas; ¡Pasen a nuestras casas! Gentes benditas de Jalisco, ¡Cuanto an sufrido! Dando buenas comodidades para pasar la noche. Las mujeres las creaturas y hasta los hombres con los pies ampoyados y recostados no hayaban donde poner los piés que no querian ni que se los testerearan.

49Asi es que otro dia por la mañana todos se levantan buscando la forma de trabajar para conseguir el alimento. Mucha gente viendo que ahí no era posible mantenerse toda, se pasa a León en trocas o en el trén que pronto llegaron pero a las orillas de la ciudad de León estaba una garita con federales esculcando todo lo que llevaban de clase de reliquias.

50Al que le hayaban libros religiosos y rozarios, velas venditas o imágenes los abentaban al suelo los pisoteaban después de hacer toda clase de sacrilegios.

51Abofeteaban a todas aquellas personas disiendoles; ¡fanaticos! ¡hipócritas! ¿De que les sirbe todo esto? A causa de todo esto andan sufriendo y dando lata. A muchas personas los metian a la cársel.

52Imajinense la humillación y el sufrir no teniendo delito alguno. En unos cuantos dias más o menos se acomodó la gente en pueblos y ciudades de los Edos. Vecinos continuando con el sufrimiento, pasando hambres y desnudeses y sin saber ni cuando se les antojaría dejarlos ir otra vez a ver sus ranchos porque estaban proximas las siembras. Muy pronto por la apilazón de tanta gente vino el contajio de muchas enfermedades pereciendo mucha gente no volviendo nunca jamas a sus ranchos.

53Ahora volvámonos e imanjinemonos las rancherias solas. Por la mañana se veia aquel panorama triste y desolado no se escuchaba ningún ruido no se veian humaredas en las casas, se sentia uno horrorozo al contemplar aquella desolación.

54Por las noches se escuchaban el aullido lastimero de los perros en forma de llanto por sus amos que no sabian a donde se habian ido.

55Se sentia que se enchinaba el cuerpo al contemplar aquellos espectáculos tristes y horripilantes.

56A los Cristeros en ese tiempo Dios los protegió divinamene. Dia con dia mataban reses o uno que otro marrano gordo que habia quedado. Ellos mismos hacian sus tortillas y cosian sus frijoles que habia en las casas. Porque todo eso lo habian dejado. Los rancheros en las casas. En los ratos libres que tenian hacian todo esto porque muy seguido heran perseguidos por el enemigo.

57En esa forma era como el govierno queria acabar con los cristeros.

58Muy seguido precentaban sus combates y sus bienhechores siempre les llevaban parque armas y proviciones y peligrando mas que antes, muchos perecieron en esa forma, pero no 1 es importaba, ellos morian pero otros seguian cumpliendo con su dever. Por el ultimo de Mayo que ya habian caido algunas llovisnas y los campos comenzaban a emberdecer el precidente Calles dá la orden de que toda la gente reconcentrada volvieran a sus ranchos a hacer sus siembras y evitar el contajio que se estaba propagando, de las enfermedades.

59Inmediatamente salen camiones, trocas de las primeras que habia que se llenaba con muy poca cosa, en un modelo muy raro, igual que los camiones, en ves de asientso tenian bancos al hilo de vehiculo pero todo lleno de gente. Se dirigian con rumbo a los ranchos. Y de los pueblos cercanos igual que al principio en carretas, carretones, caballos, burros pero todos gustosos por que iban a sus casas a vivir agusto; cada quien en sus casas. Mucha gente no volvió de esta reconcentración, muchas se fueron a la eternidad, muchas ganaron a los paices del Norte y otros se quedaron en los pueblos por no venir a sufrir más que habia sufrimientos casi comparados con la misma muerte y si no instantaneamente en pausas causaba la muerte. Los que volvieron a sus ranchos encontraron todas sus casas destrozadas y todo acabado por completo se encontraban unas cuantas gallinas muy amedrentadas; los animales veian a la gente y se subian a la cumbre de los árboles o corrian de las casas a defenderse porque asi las habian acabado los federales y cristeros para comerselos, por eso estaban tán amedrentadas hasta que poco a poco llamandolas y echandoles maiz tuvieron que amanzarse de vuelta.

60Los perros ya no asistian en sus casas por el dia nomás en la noche para domrir y auyar por la soledad en que se encontraban. Tenian que buscarse la vida y asi todos los animales domesticos ninguno se arrimaba a sus casas por no encontrarse su amo. Mucho ganado también pereció, unos de hambre, o de hartos, donde hayaban una puerta de alguna casa abierta y hambrientos comian maíz sin limites y no podiendo digerir aquello rebentaban y morían. Asi toda la gente se proveó de todas las cosas necesarias para hacer sus siembras que ya habia llovido. Ya era por el mes de junio. Ya todo el campo estaba cubriendose de un color berde del pasto que comenzaba a salir. Ya llegaban ánimos a nuestros pobres rancheros y alegremente comiensan sus siembras, pero siempre constantemene continuaban los sufrimientos e incomodiades por la revolución.

61He aquí el corrido que se compuso a la reconcentración 1ra.

Señores voy a contarles
Cosas que no habiamos visto
La reconcentración primera,
En los Altos de Jalisco.

Por todas las rancherías
Ya no humean las cosinas
Los pobrecitos alteños
Cargados con sus gallinas.

El dia 30 de abril.
Arrimaban sus caballos,
Se verificaba la reconcentración
Por los 1eros de Mayo.

Para salir de sus casas
Todos en grandes apreturas
Se veian animales muertos
Y mujeres con sus creaturas.

La reconcentración lera cauzó
Lastima horror y admiración.
Los animales domésticos
Seguian a la gente como
a un ser de comprención.

Se veia la multitud de gente,
Por caminos, lomas y valles
Este favor se lo debemos
Al bárbaro e infeliz de Calles.

Se oyian perros auyando
Gallos cantando y gallinas
Cacaraquar, se veia el movimiento
Como dia de juicio final.

Por la tristeza y el canzancio,
mucha gente deseaba morir,
se encontraban blanquillos
con pollos ya casi para salir.

Por fin llegaron a los pueblos,
A Arandas, Sn. Miguel y León
Donde los recibia la gente,
Con gusto y admiración.

Un mes los aguantaron
Con mucho gusto y bondad
Todo ese tiempo comió la gente
Por obra de caridad.

Todas las gentes católicas
Los llevaban a sus casas fuera
Al centro o a las orillas;
Juntandoles proviciones y,
Canastos con tortillas.

Por los ultimos de Mayo
El gobierno les deja salir
Para que hicieran sus siembras
Que de hambre no
Habian de morir.

Señores yo me despido
Por estos hechos tán ciertos
En sus ranchos solo
Encontraron despojos,
Y animales muertos.

Señores ya me despido,
Cortando flores del huerto
La reconcentración fue para
Que murieran los cristeros;
Pero ninguno fue muerto.

fin

62He aqui una canción que nos recuerda más los parrafos de nuestra historia y compuesta en ese tiempo.

Las cuatro milpas

Cuatro milpas tan sólo han quedado
De aquel rancho que hera mio ¡ay ¡
De aquella casita tan blanca y bonita
Lo triste que está.
Cuatro milpas etc.

Me prestaras tus ojos morena
Los llevo en el alma que miren allá
Los despojos de aquella casita
Tan blanca y bonita lo triste que está.
Se repite.

Los potreros están sin ganado
a todito se acabó ¡ay!
Ya no hay amapolas
Ni hiedras, ni aromas
Ya todo murió.

Me prestaras tus ojos morena etc.
Las cosechas quedaron tiradas
Y nadie las levantó ¡ay!
La cerca de alambre
Que estaba en el patio,
También se acabó.

Cuatro milpas, etc.

Fin.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr