Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo XX. Asalto y descarrilamiento de un tren en Troneras por los Cristeros

Texte intégral

1Según informes del “Universal Gráfico” por el gobierno y a contra de los cristeros informa que el 19 de abril de 1927 fue asaltado un trén y dise asi: _ Anoche fue asasltado el tren de Guadalajara. Consumaron los alzados el atentado mas monstruoso que se rejistra en los anales de nuestros transtornos. Orlando de luto de las columnas la noticia que fue proporcionada por el General José Alvarez, Jefe del Edo. Mayor Precidencial.

2El criminal acto que hizo victimas no solo a la escolta que se batió heroicamente sino a una parte del pasaje.

3Fue consumada (según dise el periodico) por la gavilla capitaneada por los curas Luis Reyes Vega, Aristeo Pedroza y Ramón Aguilar el Lic. Loza y el cabesilla Victoriano R. Apodado el (14). La escolta sucumbió ante la superioridad numerica de los levantados y la fiereza de estos que hizo victimas en forma espantosa de una crueldad que subleva, a una parte del pasaje.

4Informó el jefe del Edo. Mayor Precidencial que habian salido tropas de lugares cercanos y estaban a punto de tomar contacto con los alzados para exterminarlos, y comentaba. “La impreción de las autoridades militares, es que la actitud se debe a la dura batida de las fuersas rebeldes en Jalisco, que los a obligado a reconcentrarse en otros sitios y manifestar su despecho en forma positivamente condenable”.

5Todo eso es según informes del Grafico; ahora veamos la realidad. Todo esto se consumó en la noche por dichos cabesillas y también otro famoso cabesilla llamado Chon Ibarra que fue el prinicpal en este asalto o combate, pero estubo en esta forma, toda la noche trabajaron en el ““ traque”” haciendo la descompostura en la via ferrea para que se descarrilara, pudiendo asaltarlo, en realidad estubo horrorozo pero sin cauzar ningún daño al pazaje, pero ni hablar que a los federales si les pasó lo que tenia que pasarles murieron todos los de la escolta, quitandoles bastante parque, armas y dinero.

6Fue más o menos a las 3 de la mañana en horas que pasaba el trén. Habia unos pueblos cercas de este asalto que pronto se vieron los asaltantes rodeados de federación, pero como ya esaban potentes sostuvieron el fuego.

7Fue un combate que duró casi todo el dia porque llegaba federación de todos lados, haciendoles frente los cristeros, hasta que por fin ya muy tarde y canzados de combatir los cristeros tocan su retirada con el cuerno llevandose todo el botín del trén, quedandose el Gobierno recogiendo muertos y heridos, pues de ellos mismos porque de los Rebeldes hubo pocas bajas.

8Los Cristeros de ahí se dirigen nimbo a Arandas Jal. Viendo que ya no tenian ningún peligro, esperandose para que se fueran juntando poco a poco para acamparse.

9Se acampan en un rancho cercas de Arandas, donde pasaron la noche pero como tenian necesidad de proverse de alimento por tener mucha hambre, opinan del modo de ir a traer alimentos a Arandas, tenian que ir disfrazados porque ahí habia una partida Federal.

10Van con los paizanos del rancho y les piden prestadas su ropa de trabajo, arriscandose sus mangas, largando armas y parque llevando canastillas y sacas o bolsas de ixtle yendose al pueblo de Arandas, cinco Cristeros a traer las proviciones.

11Antes de esto, se disperzan para entrar por distintas calles, teniendo que volver a reunirse de donde se disperzaron. Llegan al centro de Arandas compran sus proviciones y se encuentran unos con otros, no mencionandose como conosidos, handando entre los federales. No los reconosian como cristeros. Hacen sus compras en el Parián. Y se regrezan a reunirse a la tropa para llevarles los viveres que los esperaban ansiosos por tener tanta hambre. Por fin llegan, reparten los alimentos los que ellos llevaban y los que ellos pudieron recoger del rancho y además una borrega que tenian destazada para azar carne. Asi tuvieron una abundante cena hasta sacear su hambre, sobrandoles para otro dia por la mañana para proseguir su ruta y su destino.

12Otro dia por la mañana desde las 7 hasta las 10 que fue su salida. De ahí. Fue de llegar gente de la de ellos que habia quedado disperzada, y asi reunidos todos se dirigen hacia el mentado cerro llamado “La Culebra”. Se reunen todos agarrando sus pociciones para otro combate. Los cristeros se encontraban a muy mal lado y dando mucho partido por encontrarse la federación arriba del cerro y y los cristeros abajo pocicionados en la falda del cerro entre peñas y cercas, donde pasaron algunas horas combatiendo. Hubo muchos muertos y heridos.

13A uno de los Cristeros que se llamaba Antonio Hernández apodado “El Mocho” le mataron el caballo en el combate y cubierto por una tormenta de balas que lo tenian a cerca distancia. Corriendo como pudo se arrima con los campañeros hechandolo en ancas de sus caballos para dar la huida, porque no podian resistir a las fuersas callistas para ellos tan pocos. De ahí se van disperzados o regados por distintas partes siempre perseguidos por el govierno y en un cerro llamado de la Peña” hacia el Poninte de Sta. Ma. Del Valle, donde le dán a unos pocos rebolucionaros que hiban con su feje capitán 2° Ignacio Jiménez. Esto se hiso a la puesta del sol. A dicho capitán 2o le mataron el caballo quedando herido en muchas partes de su cuerpo mas ninguna herida hera de mucho peligro. Pudiendo escapar facilmente por medio de un lienzo y por milagro de Dios y la obscuridad de la noche. Llego herido con sus compañeros levantandolo en sus caballos. El govierno se regreza de la falda del cerro y los Cristeros que lo llevaban lo dejan en manos de unos pacíficos bienhechores que lo conducieron a casa de unas familias bienhechoras que atendieron al herido vendandolo y haciendole su aseo. Dicho capitán tenia en su cuerpo 40 rosones de bala los de mas peligro era un balazo que tenia en la pierna izquierda, de la rodilla hacia el tovillo un rozón por el lado de afuera, y otro que le clareó un brazo.

14Como su padre vivia cercas y se dio cuenta de la correteada y sabia que su hijo habia pasado en la persecución. Por la noche sale de su casa ha ver donde lo encontraba; y lo encontro porque se fue más o menos a la dirección de los balazos.

15Llega al rancho arriba del cerro a informar por su hijo, luego tenia noticias de él sabiendo en que casa se encontraba. Ahi se encontraba herido pero no de gravedad. Su padre como hera de valor y sabia por lo que andaba en la revolución no le demuestra mucha pesadumbre. Con valor y recignación se lo lleva para su casa al rancho de la “Crus del Pastor” como a 4 kilometros ayudado por los mismos vecinos en donde se encontraba herido. Asi es que fue trasladado a su casa por su mismo padre y personas que ya se ha dicho. Ahí paso dos dias en una pader de adobes doble mientras su padre fua arreglar un campo en Arandas, para llevarlo a curar en el Hospital del Sgrado Corazón de Jesús que ahí lo atendieron ocultamente las madres de la Caridad. Se lo llevan en una camilla por la noche y llegan a Arandas. Se dirigen al Hospital y tocan la puerta y como ya estaban de acuerdo con las “Madres” tocan una vez otra y muchas y no fue abierta la puerta. Las Madres se hicieron las desentendidas porque habia peligro en el Hospital ese dia habia habido un combate cercas de Arandas y fueron trasladados todos los federales heridos al hospital y habia federales. Asi es que si lo meten habia sido hecho pricionero. De ahí se regresaron a una casa propiedad del Sr. Fortino Jimenes padre del herido y como el precidente hera muy católico que hera el Sr. Juan José Morales Hdez el mismo lo atendió y pronto se recuperó de sus heridas.

SUFRIMIENTOS DEL ILUSTRÍSIMO DR. Y MAESTRO DON FRANCISCO OROZCO Y JIMÉNEZ

16No un libro de muchas pájinas como suele desirse, sino una obra de varios gruesos volúmenes podria apenas contener la biografía completa de él uno de los Prelados que sufrieron mucho en la Revolución en sus tres años que hubo de persecución religiosa y aún antes y después de la revolución.

17Los calendarios marcaban el 24 de enero de 1932 como en ese tiempo que hera después de la revolucion siendo desterrado a los E.E.U.U trasladado en un avión durando hasta el mes de agosto de 1934 que fue su regreso.

18En ese tiempo de su destierro fue a Europa yendo a Roma, asistió a las solemnidades Guadalupanas de la Basílica de Sn. Pedro.

19Volvió a los Estados Unidos bastante enfermo de bastante cuidado y se encamó por varias semanas o meses en el Hospital Columbus de Chicago; pero su residencia principal fue en la ciudad de Los Angeles, California.

20Tuvo en suerte a la piadosa población Michoacana de Samora ser la cuna del exelentisimo Revmo. Sr y Dr. Don Francisco Orozco y Jiménez como la tuvo la no menos piadoza cuidad de Guad. Por él tán querida de recoger su postrer aliento y conservar sus restos mortales, como reliquias de valor inestimbable.

21La aurora del 19 de noviembre de 1864 alumbró su nacimiento, y la luz crepuscular del 18 de febrero de 1936 veló su última agonia.

22En el año de 1926 el 16 de junio soplaban entonses vientos de tormentas para la iglesia de Mexico. El general Elias Calles precidente de la República tenia una actividad cada dia más adversa para los intereses católicos, culmínando su criterio filosófico con la publicación de la Ley de Cultos.

23Era una ley para toda la República que surtiría sus efectos inmediatos y de un temor humiyante, factores todos que desidieron el Episcopado Nacional a tomar una actitud que, aprobada por la Santa Sede, resultó admirable y gallarda a saber; la suspención del culto público. De esta manera vemos al Exmo Señor alejarse tristemente de su Sede Episcopal para acojerse a la discreción de 15.000 diocesanos suyos, habitantes de la región en donde se ocultó desempeñando al mismo tiempo su oficio de pastor y padre.

24Entre tanto (como ya se ha dicho) fue tomando incremento el movimiento en varios estados de la República sobresaliendo el de Jalisco, y en forma de guerrillas revistió un carácter serio y alarmante para el gobierno, pues cuando menos el desequilibrio de sus finanzas fue notorio y alarmante y sus quebrantos ruinosos ocaciones sin cuenta tuvo el gobierno en todo tiempo para cerciorarse de las falcedades que los mismos elementos suyos lanzaban contra él en la prensa, en el sentido de que él no solamente apoyaba sino que dirijia personalmente ese movimiento del levantamiento.

25En esas épocas de la revolución fue cuando el Exmo Sr. Orosco se libró muchas veces de ser aprehendido, como sucedió en la Parroquia de la San Cristobal de la Barranca, en donde materialmente salió de entre los soldados que lo buscaban.

26En ese tiempo también fue cuando en fuerza de las privaciones y pobrezas, expuesto a las interperies y lleno de amargura contrajo una grave enfermedad a tal punto que en cierta ocación habitando una humilde chosa, preso de una fiebre altisima, recitaba en su delirio el Himno al Santo Nombre de Jesús, el mismo con que de rodillas y devotamente recibió al Sagrado Viático pocos dias antes de morir.

O Jesu mi dulcisime,
Spes supirantis animae!
Fe quarent piae lacrimae,
Te clamor mentis intimae.

27Con esta brevedad de lectura damos por terminada lo poco que se escribe de sus inmensos sufrimientos en la revolución y en fin, desde que nació hasta su muerte, en su destierro hasta su muerte donde dejo de sufrir y fue a gosar en la Gloria Eterna.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr