Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo XVI. Viene el General Rodriguez a los Altos

Texte intégral

1Mientras tanto el general Plutarco Elias que recibe la carta del general Ubaldo Garza en la que se dá cuenta que estaba agarrando fuerza el levantamiento rebelde por lo cual siente el mayor disgusto.

2Vuelve a hacer junta de generales a su precensia leyendoles el parte que le llegaba de los Altos de Jal.; que ya no hera tan facil aplacar el levantamiento diciendoles que quién se resolvía a ir.

3Entonses se ofrese a sus ordenes el general Espiridión Rodrígues Escobar disiendole con aire de valiente: ¡Mi precidente si Ud. Gusta y tantea que yo le sea útil, y si me dá gente escogida en la milicia yo voy a aplacar a esos cristeros fanáticos y traidores, creidos de frailes, que ya me habré allá para que sepan. Entoses el precidente Calles la serpiente más venenosa de los avismos acepta su propocicion areglandole todos sus preparativos, sus soldados escogidos su caballada muy buena su armamento también, su equipo de artilleria.

4El precidente Calles les dá su salida y despedida quedando él vanidosamente satisfecho confiado en aquel hombre que le demostraba sinseridad y confianza creyendo que dentro de poco tiempo tendría la conclusión de su obra, puesta en manos de dicho ministro general.

5El general se dirije al ferrocarril en marcha con su tropa bien elementada haciendo su despedida con trompetas, clarines y tambores hasta embarcarse en el trén por lo cual se oian muchas voces de todos los soldados que los acompañaban hasta la estación gritando:

¡Hasta pronto! ¡Buena suerte! Para que vuelvan completos a la capital de México.
Los dos generales con su triunfo.

6Embarcan su caballada, se suben el tren y hasta Jalisco; que ya los eperaban las fuerzas rebeldes más o menos potentes para combatir.

7Ya se contaba el levantamiento de muchos jefes y mas o menos como 3000 hombres tambie armados pero no juntos, distribuidos por muchas partes según a donde los hiban mandando; y además handaban listos porque sabian que de un momento a otro llegaría el govierno y principalmente por las vias férreas y además de ellos traian exploradores que exploraban secretamente, como comerciantes de mercansias.

8Inmediatamente llega el general Rodríguez a la ciudad de León Gto. Luego tienen la noticia los Rebeldes de peligro por sus correos anunciandoles que se estuvieran listos para que no los agararan de sorpreza.

9Dicho general Rodrigues le manda un recado al general Garza para que fueran a encontrarlo a Lagos Jal. Para que lo conduciera a los Altos de Jalisco y además lo enterara de todas las partes por temor a aun sitio; y como el general Garza ya tenia tiempo por los Altos; ya tenia un mapa de todos los pueblos y ranchos y más o menos sabia donde se encontraban las fuerzas rebeldes.

10En Lagos le hace el recibimiento Garza a E. Rodrigues. Compran sus proviciones cargando algunas muías de parque y artillería y se van con rumbo a San Julián Jal. para irle haciendo conser más o menos las partes y cerros distinguidos donde pudiera haber peligro.

11Asi es que todo el camino vinieron conferenciando sobre sus asuntos y sobre los levantados. Le pregunta el general Rodrigues a Garza, ¿más o menos cuanta es la cantidad de Rebeldes? Y dise Garza; són mas o menos 2500 hombres lo cual lo sorprendio mucho, porque Rodrigues creia que serian dos o tres gavillas de a 50 hombres.

12El general Rodríguez exclama aterrorizado; con la cantidad de 300 hombres de los nuestros está duro para resolver este problema. Garza le dise: al pueblito donde vamos ahí es facil de que empiezes a conoserlos porque seguido se encuentran ahí.

13¡Pobre General Rodrigues! Ya precentia algún suseso al pasar tierras jalicienses.

14Sentía escalofriarse el cuerpo y un poco indesiso por no conses estas tierras; y sin chanza de conoser porque ya habia mucho peligro y para esto deveria de handar sin mucho peligro de pueblo en pueblo y de rancho en rancho y además por los cerros para formar su mapa. Pero ya cercas del pueblo de Sn. Julián se separan los dos Generales. El general Espiridión Rodrigues gana con rumbo a San Julian y el general Ubaldo Garza se vá con rumbo a Arandas.

15En un rancho cercas de Sn Julián y por el camino real encuentrán a un hombre pacifico deteniendolo para hacerle investigaciones acerca de los cisteros ¿Dónde se encuentran? Dijo Rodrigues al hombre, él no queria dar razón pero lo exigen a que les diera una aproximación y por último la verdad; diciendoles; en San Julián se encuentran con su Coronel Victoriano Ramírez que lleva por apodo el (14).

16¿Cuánta gente traé? Aproximadamente son 100 hombres –dise el hombre– dejan ir al pacífico llamando luego al trompetista a tocar reunión. Se reunen y les dise: parece que caminamos con buena suerte y con chamba; tuve noticias del “paizano” que en ese pueblito hay cristeros y vamos ¡adelante! Todos listos para dar la voz de mando dando el primer ataque con ese famoso cabesilla el “Catorse” que tantas platicas nos hablan de él por sus hazañas.

17Ahí pasaron la noche en ese rancho para otro dia por la mañana dar la llegada para combatir.

18También los Rebeldes no estaban ignorantes del peligro, ya estaban en espera de ellos, preparando todo para el combate y como apenas hiba a ser el primero estaban algo asustasdos y atemorizados donde no encontraban refugio.

19Los pacificos se encontraban también asustados y angustiados al ver que ahí hiba a ser el patio de guerra y a cuantos de ellos pudiera tocarles un balazo y quizá hasta la muerte.

20Asi pudiera ser con una vala perdida o directamente porque como dise el dicho “en tiempo de guerra no hay misericordia”.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr