Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo XIV. Entrevista de Garza y el “Catorse”

Texte intégral

1El general Ubaldo Garza tenia deseos de conoser a Victoriano apodado el “Catorse” el cual ya andaba más o menos bien organizados, con bastantes hombres y elementos por lo cual ya se sentian fuerte.

2Garza queria proponerle un amejoramiento de vida.

3Vínindo de Sn Miguel el Alto el general Ubaldo Garza llega a un rancho llamado el “Astillero” propiedad del Sr. Jesús González Martin de distancia como de 3 kilometros al norte de Sta Ma. Del Valle.

4Llega y hace su campamento para pasar la noche. Ahí ideo de cómo tner la entrevista con Victoriano platicandole a Don Jesús.

5El cual le propone que él lo condusia a la precensia de Victoriano.

6Mandan unmoso con un recado para el Sr. Don Domingo Arias para que él se diera cuenta de lo que se trataba y le dijiera a Victoriano los deseos del general porque el (14) no sabia leer.

7Victoriano se dá cuenta y acepta dicha proposición simpre que no fuera una camóndula. Victoriano le manda desir a Garza que se enfrentarian ellos nada menos con 3 hombres cada uno, estando sus ejérsitos de distancia de unos 2000 metros, que por su parte él daria la orden de que su ejersito no dispararía ningún tiro. Eso dijo Victoriano.

8El general Garza acepto también y se fue con sus tres soldados a orillas de Sta. Maria a una cejesita llamada la de los “Robles” por lo cual Victoriano ya lo estaba esperando ahí con sus tres hombres y su embajador Don Domingo Arias.

9El general Garza llega también con sus tres soldados y su embajador.

10Se hacen su saludo militar, se dan la mano y empiezan a tratar el asunto que le traia Garza al “Catorse” proponiendole dinero porque no siguiera la revolución. Pero Victoriano como ya tenia su proposito por un oido le entraban las palabras de Garza y por el otro le daba salida.

11Victoriano le contesta estas palabras con su voz paciente y gruesa y con mucha serenidad y calma: Esto yo lo pensaré, porque ya me ha costado mucho trabajo y dinero.

12El general Garza que creia que facilmente lo convencia; y donde vé la serenidad de Victoriano y la contestación que le dio se empieza a llenar de miedo empezando a temblar y a sacer la car. Victoriano le nota el semblante y le dise: ¿Por qué tiene miedo amigo? ¿Qué acaso no le di mi palabra de honor y le propuse que nadie dispararia a menos de dar mi orden?

13El general se despide y se vá inmediatamente a reunirse con su gente al rancho del “Astillero”.

14Dicho cabesilla lo dejó pensativo y meditabundo. Inmediatamente se regresa a Sn Miguel a poner un parte a su presidente Elias Calles en el cual le dise:

15Ayer 3 de febrero de 1927 logré la oportunidad de enfrentarme y platicar cara a cara con el cabesilla apodado el (14).

16Me cauzó la mayor impreción verle porque es un hombre que no demuestra miedo para nada. Yo le hablé proponiendole dinero porque dejara su empreza y el me contestó estas palabras; que ya lo pensaría mas delante que ya le habia costado trabajo y dinero.

17Me despedí de él horrorizado y pensativo.

18Dicho cabesilla, trae como 100 hombres y bien organizados con mucho parque.

19Aparte de él handa el Cura Vega; también como con 50 hombres; ya no está tan facil para acabarlos.

20Sin mas me despido

21S.S.S.

22Ubaldo Garza.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr