Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo XI. Informes a Calles

Texte intégral

1Mientras tanto el precidente de la Republica Mexicana Plutarco Elias Calles recibe noticias por periodicos, telegramas y telefonos, que en los Altos de Jalisco se encontraban ya algunos jefes para el levantamiento en contra las fuerzas Callistas, lo cual cauzó mucha indignación acompañada de soberbia, el cual inmediatamente reune un ejercito federal para dar ordenes a los generales que inmediatamente con rumbo a los Altos a aplacar el levantamiento que se efectuaba como ya hemos dicho.

2Calles tiene algunas conferencias con sus generales para pensar en que forma los hiban a aplacar, porque según las noticias que habia tenido no demostraban los Rebeldes el menor peligro las fuerzas. Para no dejarlos agarrar más fuerzas manda un general llamado Ubaldo Garza con un ejercito de caballeria con número de 100 hombres bien armados con mausseress y bien guarnecidos de todo a todo, que solo en verlos daba horror porque la gente de los Altos nunca habia visto federación.

3Bino preparando ya y en una forma bien organizada ya para quedarse aquí en los Altos de Jalisco y para perseguir a los Rebeldes que apenas handaban lebantandose.

4El ejercito federal de Garza daba sus pasadas de Arandas a San Miguel.

5Por lo cual de San Miguel Arandas queda al sur y viseversa.

6Os si no de Arandas pasaba a San Julian que queda al oriente de Sta. Ma.

7Sesoriando y viendo haber que bian por medio de exploradores que uno de esos exploradores y correos de gobierno en un hombre que le nombraban el “Chancán”.

8Ese individuo handaba de rancho y rancho de pueblo en pueblo haber que veia.

9Haber en que forma podian sorprenderlos para agarrarlos a los Rebeldes.

10Pero los Cristeros también tenian sus vijias. Siempre que los vian se escondían en algún cerro para no ser vistos porque les faltaban elementos para combatir.

11Estas pasadas que daba el gobierno no hera muy seguido; pasaban a los 15 o 22 dias o a veces al mes. En los pueblos cercanos y chicos no habia federación nada más el general Garza. Pasaba como ya hemos dicho de un pueblo a otro. Entonses a los cerros casi no se arrimaban; caminaban por caminos reales o por los planes; preguntando como se llamaban todas las partes que hiban pasando que a fines de la revolución ya sabian más bien los nombres de ranchos y pueblos que ni los nativos de dichas partes.

12Cada dia que pasaba heran nuevas noticias de Calles según lo que queria hacer. Plantar escuelas laicas, acabar con la Religión y el Catolicismo para implantar el Socialismo y la Inmoralidad.- toda la gente Cristera y Pacifica jusgaban a Calles como el Anticristo por sus lelles tan contrarias a todo lo bueno.

13En ese tiempo de 1927 el General Calles compró a los Estados Unidos unos aviones como elementos de guerra.

14Cual seria el horror de la gente del rancho al ver aquellas maquinas bolantes que nunca habian sido bistas por la gente Mexicana.

15Habia nociones de que esas maquinas benian acabar con la “Gente Rebelde” y pacifica, con bombas y granadas que según la gente desia que con un bombazo dos o tres acabarian con un pueblo.

16Guerreros y pacificos esperaban la muerte de un dia a otro tán solo nomas con el ruido de dichas maquinas estaba toda la gente azorada.

17Los animales domésticos al oir aquel ruido ensordecedor y extraño huian porque según su instinto de los animales les cauzaba horror.

18Por donde hiba pasando la gente dejaba sus trabajos no importaba cual fuese para ver aquel fenomeno que lo ponderban como el diablo o cosa mala.

19Algunas gentes sacaban Cristos y Medallas en señal de protección por si fuera un Espiritu Maligno o el mismo “diablo” porque la gente que habia entonses en Mexico y mayormente en Jalisco estaba poco cibilizada y con poca comunicación con el mundo exterior.

20Estados Unidos la nación mas vecina la juzgaban como si estubiera de incomunicable, como en un planeta o algo lejos.

21El que poco habia salido a otras partes o se encontraba más cibilizado, y traian más o menos una proximación del nombre de dicha maquina.

22Unos decian que se llamaba areoplanos como su verdadero nombre, otros lo nombraban aviónplano esto hera entre los mas cibilizados que entre los rancheros algunos lo nombraban uroplano, otros “gorrosplanos” y otros los nombraban por “pájaro” este nombre hera para la gente que no tenian ni siquiera una aproximación del nombre.

23Cuando la gente del rancho hiba en los domingos al pueblo más proximo, y como andaba la alarma de dichos aeroplanos no hera otra la platica porque les cauzaba horror y al mismo tiempo novedad. Porque según tradiciones de los antiguos ya se estaba biendo las profecias, que tendria que volar gente por el viento, que correrían carretas sin bueyes, todo esto ya se estaban empezando a ver.

24Mas atrás por el año de 1922 ya habian visto otra maquina que les cauzó mucha admiración a toda la gente. Dicha maquina hera el fonógrafo que tocaba y hablaba por medio de gravaciones en discos; pero lo que si fué el colmo fueron los airo-planos.

25Mientras tanto los Rebeldes que se encontraban en Sn. Julián que habian pasado ya la noche reunidos con la gente de Don Miguel se levantan se santiguan en el nombre de Dios como lo hacen de costumbre; para preparar la caminata hacia Arandas Jal. Pueblito alegre y pintoresco situado en medio de muchos cerros, llamados el de Ayo, el del Gallo y el cerro del “Mexiquito” donde se encuentra un monumento con una imagen del Corazón de Jesús.

26Más al norte de Arandas se encuentra la “Ceja”. El cerro del Gallo se encuentra al oriente de Arandas y el de Ayo hacia el sur. Al poniente se encuentra una grande extención de cultivo, de mescalillo linaza, maiz, frijol, etc.

27Los rebeldes preparan sus caballos y todos los preparativos para emprender el viaje. Se ponen en marcha como a las 9 de la mañana. Ya la gente con sus dos cabesillas platicando sus trayectos sobre el porvenir que les esperaba mas adelante, y con ansias de llegar a dicho pueblo a conferenciar con el jefe ya levantado en Arandas Don Espiridion Asencio que ya los estaba esperando.

28Don Miguel Hernandes llevaba como 10 hombres y 7 de Victoriano que ya formaban una fila de 19 hombres siguiendo por el camino por los ranchos solicitando mas altas. Muchos se dán de alta. Agarran sus caballos del potrero o de los que tenian.

29Algunos armandose hasta con rosaderas hachas, y por los ranchos donde sabian que habian armas hiban a pedirlas.

30Algunos la daban por su boluntad y otros tenia que ser por la fuerza. La mayor parte las daban de boluntad.

31Querían llevar suficiente gente al pueblo de Arandas porque ahí ya tendrian que pelear con el gobierno Cibil. Alli ya estaba de interes porque ya habria armas que quitar y con algo de dinero que les dieran los partidarios. De ahí querian mandar traer armas y parque por medio del ferrocarril que se encontraba cercas de Arandas; en otro pueblito mas o menos al tamaño de Arandas llamado Atotonilco el Alto pueblo tambien muy alegre y pintoresco por su vista panoramica y sublime y por tanta vejetación de arboles frutales.

32Al poniente queda una estación de ferrocarril con un trenecito que trancita de Atotonilco a Ocotlán llamado el “Guayabero”.

33A un lado de la via se encuentran numerosos cerros y al otro lado extenciones de planadas. Este pueblito es uno de los más hermosos y pintorescos que se encuentra en los Altos de Jal.

34A fines de hubo por muchas partes manifestaciones acaluradas por los catolicos insistiendo acerca de los templos y escuelas catolicas que querian clausurar.

35Dichas manifestaciones las hubo por Morelia, Mich. Otra en Zacatecas, Zac. Otra en la capital de México y es como fue creciendo el odio de Calles más y más hacia los católicos; que en dichas manifestaciones causaron algunas muertes.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr