Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo VIII. Terrible decepción

Texte intégral

1Sus sufrimientos los amagaba por todas partes todo fue sufrir. Una fuerte desepción con su espoza Dolores Gutierrez. Como siempre él andaba huyendo para que no lo agarraran de sorpreza. Su espoza tenia la mala inclinación a otros hombres y pasaba tiempo sola con su niña nomás. Le gustaba provocar a otros. Era mujer de condición dura y de energía hera decendiente de los Gutierrez del rancho “Rincón de Chavez”, pues habia un sujeto que le manifestaba interes, pero a la vez sabia que si traicionaba a Victoriano creia que la mataba sin tomarle declaración y ellos dos le tenian mala intención a Victoriano.

2El venia a su casa diario con gusto y con buena armonia con su espoza y su hija. No penzaba en la traición que su espoza le hiba a jugar.

3Dentro de pocos dias llegaban a su casa agarraba a su hija y la montaba en ancas de su caballo paseandola por las callesitas del pueblito o por el cuadro de la casa por que su casa que él rentaba y donde vivia hera una casa de Sta. Ma. Y que estaba en el centro, casa de 2 pisos propiedad del Sr. Don Jesús Gonzales Martin.

4A pesar de que no tenia miedo a veses siempre demostraba tristeza al ver que no devia nada y que lo perseguian como si fuera criminal, como a un bandido, o como a un asesino, a pesar de todo esto, una cosa le consolaba, la gente de Sta. Maria, la pacifica, lo querían mucho porque no se le via una cosa mal hecha en ninguna forma.

5Si encontraba a algún niño hera al mismo que le dirigia sus buenas palabras de cariño y les desia si se encontraba a un niño estas palabras._ ¿quiubo Madruncio pa’ onde vás? Era su palabra de cariño y que él uzaba mucho. La palabra hijo de la “Madruncia” hera la palabra que Victoriano huzaba más como cariño.

6No puedo esplicar lo buena gente que hera porque ya vemos que una gente con armas es balida de ellas para hacer desordenes.

7Pués como habiamos dicho él tuvo que retirarse al cerro y dia y noche se arrimaba el interezado de Dolores. Ella insiste en que pase para dentro de la casa, el sujeto con que relacionaba. El temerozo de que Victoriano lo supiera no queria. Se le reprecentaba el respeto que le tenia y la traición que le hiba a hacer.

8Pero como el Satanás travaja bien, acepta pasar. Pobre de él.

9La mujer saca una pistola y lo agarra de la mano y le dise: ¡ahora me llevas! ¡Oh si no me llevas te acuso con Victoriano que tú me querias llevar a fuerzas! ¡tú sabrás lo que haces!

10Sin escusa ni pretesto agarra ella su ropa cierra las puertas de su casa y se vá con el que ella queria. Lo llevaba ya a fuerzas.

11Su niña que tenia como 8 o 9 años la habia dejado dormida en casa de una amiga que tenia también otra niña más o menos de la misma edad.

12Se fueron los dos amantes agarrando la ruta al estado de Guanajuato.

13¡Que sorpreza para Victoriano que no encontró a su espoza! Nomás la niña llorando y preguntando por su madre y a él pués le daba lastima con su hija.

14El simpre pide informes con los vecinos y algo se orienta.

15Pero no demostraba mucho coraje.

16Encarga la niña y se vá en seguida por buen camino más o menos el que ellos llevaban.

17Ellos llevaban una noche de ventaja.

18El individuo llevaba mucho miedo porque penzaba que si los agarraba Victoriano tendrían que morir.

19Pero ya hiba de a fuerzas.

20Pasan por un pueblito que se llama Purísima Gto. Y se pasan más delante en otro como a una legua que se llama Sn Francisco del Rincón.

21Victoriano que los seguia hiba sin perder la huella no tanto por su esposa sino por compación a su hija. Por el camino se vá preguntando. Algunos les daban buenos informes.

22Llega a Sn. Francisco y ahí empieza a informar y a handar por hoteles y casas de huespedes dando pronto con ellos y encontrandolos juntos sin pensar que Victoriano andubiera buscandolos.

23Al verlo se ponen en un semblante de difuntos. El al contrario no demostraba coraje. Se aguanta y le dise a su esposa.–

24¡Vamonos! Luego le dise Victoriano. –¿Qué esperas tú porque no te vas? ¡Tú no tienes la culpa! Porque en estos cazos no es culpa del hombre sino de la mujer, porque ya más o menos se lo que tengo dijo Victoriano.

25Se la trae para Sta Maria del Valle. Para que la atienda a su hija. La creatura recibió mucho gusto al ver a su madre de vuelta, que venia con su padre.

26Asi fue como él demostraba que no hera vengativo ni asesino, que veia las cosas como són.

27Si mata al sujeto nada gana y se mata a su esposa tampoco.

28A ninguno de los 2 les hizo daño, quién sabe si en su casa la haya regañado.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr