Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo VI. De regrezo a su tierra natal

Texte intégral

1Después de un año y medio regrezó a su casa. Su madre se encontraba muy enferma pués la edad y lo que sufrió con la ausencia y la impreción de la llegada, después de poco tiempo falleció, dejandoles a sus hijos muchos encargos de cómo deverian vivir y que siempre fueran católicos y vivieran como Dios manda, les dio muchos consejos, les dio la bendición, separandose de este mundo, dejando a su esposo y a sus hijos muy apesadumbrados pero ahunque la familia ya estaban grandes.

2Con ese motivo Victoriano poco tiempo despues se casó con una linda mujer.

3Su espoza se llamaba Dolores Gutierrez. Siguio viviendo en un ranchito cercano a Buena Vista llamado el “Rincón de Chávez”.

4Al poco tiempo tubo una niña que pusieron por nombre Natalia.

5De ahí empezó a estar mal con la “Cordada” de Sn Miguel el Alto porque a él le gustaba andar bien bestido, handaba bestido de militar su sombrero texano, su pantalón Wrich, sus tacos, su pistola, su palicate rojo y como hera hombre de mucho cerebro y valiente en toda forma pero nunca de mál corazón ni de malos fondos la “Cordada” le tenia miedo y envidia y empezaron a calumniarlo y a querer agarrarle alguna cosa mala para apresarlo o criminarlo en alguna forma hasta para quitarle la vida, ahunque el estaba muy sereno despues que todo lo sabia, ni se asustaba ni sufria pena porque él sabia que Dios y la Virgen de Gpe. Lo habrian de cuidar y desia: “Por ay dicen que mi tio Chema me quiere agarrar con su “Cordada”, que me hace, yo nade le he hecho ni le tengo miedo ni a él ni a toda su “Cordada” junta”.

6El odio creció con su tio “Chema” y tuvo que salir de Sn. Miguel con su gente para buscarlo al ranchito donde estaba como a 5 leguas de Sn. Miguel. Pero como Victoriano hera muy bueno con sus vecinos y viendo que nada devia le llevaban la noticia preparandose para no dejarse sorprender._ Lo vian a cercas distancias pero no se animaban a arrimarsele porque sabian que hera buen tirador, que pocos tiros herraba. Después se volverian para el pueblo pero siempre con aquél odio que cada vez cresia más y mas y cada rato a cada dia le mandaban amenazas para ver si tenia miedo.

7Cuando lo hiban a buscar se hiban porque le tenian miedo como a un hombre peligroso y por lo buen tirador. Como Victoriano no hera adicto al Gobierno porque no le gustaba ser “sinvergüenza” lo juzgaban contrario. Dios lo cuidaba y lo prote-jia porque seguramente lo tenia destinado para su defenza en la rebolución que vino entre poco tiempo.

8Asi estuvo mucho tiempo el govierno Civil en su contra y prersiguindole seguido hasta que por fin se enfadó y se fue a un pueblito chico a una distacia de 6 leguas o sea 12 kilometros para vivir más en paz con su espoza y su niña que estaba muy chiquita; pero a pesar de todo ni en Sta Maria estuvo en paz siempre la “Cordada” de su pueblo de Sn Miguel el Alto no dejaba de molestarlo. Por fin se esperaban unas carreras de a caballo y se formaron la idea que ahí lo agarrarían y que ahí lo encontrarian.

9Pero como Victoriano que no estaria en paz y a pesar de todo tenia buenas armas para defenderse en ese tiempo y como en Sta. Maria todo el pueblo lo queria bien y como ahí tambien habia hombres valientes y buenos tiradores porque ahí no habia Govierno, todos tenian sus armas. Victoriano Ramirez los invitaba al “Tiro al blanco” para hacer ejercicio e instruirse en ese deporte que tanto les gustaba.

10Como ponian animales pequeños y para que el dueño sacara el dinero que le costaba el animal él no tiraba, dejaba a los demás hasta que veia que ya habian sacado suficiente dinero.

11Victoriano les desia: ahora si jijos de la madruncia ay voy yo y al primer tiro mataba al animal y desia: Ya vieron otras vez jijos de la madrunsia que Victoriano Ramires no es tan malo pa’ tirar.

12Esa hera una palabra predilecta que él tenia y que huzaba a cada paso, por que a esos simulacros se juntaban 15 o 20 hombres de los afamados, de los que se atenian por buenos tiradores. Quedaban admirados de ver la seguridad que Victoriano tenia en sus tiros y los veian que los acertaba con mucha calma y que no se impre-cionaba.

13Asi cada 8 o 15 dias lo hacian como deporte.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr