Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo V. Aventuras y sufrimientos

Texte intégral

1Por fin pensó a ir a los EE.UU ya cuando tenia 20 años, a trabajar para ver si podia ganar un poco de dinero para acabar un poco la miseria.

2Hasta que por fin se resuelve y pide permiso. Sus padres se entristecen mucho por lo que habia de nuevo, penzaban que si su hijo se resolvía no lo volverían a ver porque en esos tiempos el que se hiba al “Norte” lo hacían como si ya se hubiera muerto, porque no habia más que trenes y para ellos hera un país muy lejos. Cada dia que les pedia el permiso, los padres cada ves, mas tristes se ponian y desian: de seguro que si se nos vá ya no lo veremos más, ya sea que se nos muera, o sea que se pervierta o agarre hotra religión.

3La madre penzando y sufriendo hiba acabando con sus dias de vida que le faltaba para su muerte.

4Victoriano siempre con la intención porque los amigos lo convidaban y le contaban que se ganaba mucho dinero y que asi podría amejorar su vida la de sus padres y la de sus hermanos.

5Llegó el dia en que él pudo conseguir su tanporte. Vuelve en seguida a desirles a sus padres y ellos en ver que no tenia remedio lo que el queria. Por fin le conceden el permiso arreglando su salida.

6Otro dia muy de mañana llegan sus compañeros lo levantan, le ablan anunciándole la hora que ya hera de dia para emprender el viaje.

7¿Qué sentiría su pobre madre al verle que entre pocas horas ya no tendría su hijo en su compañía? ¡Oh! Madre Santísima de Guadalupe o Dios Ompte ¿cómo será posible para yo consentir esto?... Mejor lo tuviera entre mis brazos como cuando estaba chico y no ahora que está grande para pasar semejantes transtornos.

8Pero que se haga su boluntad y no la mía.

9Arrima al hijo y le dise: ponte de rodillas para darte la bendición.

10Se postra y empieza a darle la bendición sin poder casi pronunciar las palabras por los sollozos y el efecto que hacia en su garganta la pesadumbre. Le dá la bendición y le dise estas palabras. ¡Hijo mio! Llelgó la hora, agarra tu ropita y vete que te esperan tus amigos.

11¡Que Dios te bendiga! Y que te guarde y te cuide en aquel pais extranjero donde disen que muy facil protestan su Religión. Portate fuerte hijo y nunca lo hagas acuerdate como te he educado desde chico, rezando tus oraciones y todo esto me ha costado travajo y no pierdas esto por ningún dinero, si estas en algún peligro acuerdate de tu madre que ahunque andrajosa no podras hayar hotro cariño tan sinsero y verdadero que habla el corazón y no los hechos.

12Asi termina su despedimento, les besa la mano a sus padres y sale con sus amigos que lo esperaban y las abenturas y los sufrimientos. Se van alejando entre las ramas de hizaches y mezquites, para llegar a Sn Miguel para de ahí seguir el camino con rumbo al “Norte” mientras su madre y su padre con el pesar y la ausencia no sabian que hacer para pasar aquel tiempo de penas y sufrimientos mientras el regresaba y con esto la pobreza que tenian la pobre madre fue enfermandose y desnutriendose.

13A los 20 dias llego una carta. La habren ansiosos de saber que desia, la abren y la leen. Dise asi.

14Madre querida.

15Mama no te imajinas lo que he sufrido como tu bien lo sabes no se leer, todos se emigraron y yo tuve que pasar de contrabando no se imaginan lo que he sufrido, dure muchos dias por desiertos y sierras que creia que alguna fiera hiba a poner fin a mi vida aparte de las hambres y las sedes que pasé.

16No te escibo mas porque de favor me escriberon estas letras y hasta la proxima yo les dire si tengo trabajo o no.

17Su hijo

18V.R.L. A. Dios.

19Pues sus padres y familia quedaron contento porque ya tenian la noticia que tanto esperaban y que estaba donde pudiera hayar trabajo.

20Asi pasa el tiempo cartas vienen y cartas ván y el trabajando y socoriendolos con el poquito de dinero que podia ahorrar.

21Su madre todos los dias lo esperaba como si le hubiera dicho de un dia para otro.

22A veces la madre le mandaba preguntas diciendo... Hijo ¿para cuando te espero? Y él por no deseperanzala se ponia un plazo par fin se llegaba y el hijo no se venia.

23La Madre se ponia a sollozar.

24¡Dios mio! No permitas que yo muera sin verlo ya hase un año que no lo veo y parece que van cien. Victoriano sigue ahorrando su dinero para venierse al lado de sus pad/es tenia ganas de ver a su querida tierra donde por primera vez habia visto la luz del sol.

25Ya tenia ganas de ver a sus hermanos que el tanto queria. Tenia ganas y el deseo de venir para comprar sus buenas armas porque deliraba en la cazeria y asi poder venir con dinero para comprar sus buenos vestidos porque siempre le gustaba.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr