Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo I. La pobreza del Niño Victoriano

Texte intégral

1Victoriano Ramírez nació el día 13 de abril de 1888. _ Nació en el rancho de Buena Vista; el rancho del Lic. Andrés Lozano, jurisdicción de Sn. Miguel el Alto, Jalisco.

2Sus padres se llamaban Carlos Ramírez y Viviana López. Tenia 4 hermanos dos hermanas que se llamaban Francisca y Paulina; y Pedro y Vicente los hermanos.

3Este niño de quien hablamos en nuestra historia nació en buena salud, hera en toda forma un niño muy bién nacido, de un caracter risueño y muy humilde a pesar de la mala alimentación de sus padres hera distinguido entre sus demás hermanos. –Sus formas heran distintas a los demás hermanos porque desde su nacimiento demostraba que hiba a ser martir y además un hombre de un carácter bien formado por defender su santa Religión.

4Desde su niñez al verlo su semblante demostraba que hiba a ser martir por Cristo.

5A pesar de todo vivia en el rancho y nunca lo educaron en ninguna escuela. No sabia ni leer ni escribir, nada más que sus oraciones que sus padres le enseñaron. Fueron sus primeras palabras que empezó a pronunciar a alabar y bendesir a Dios por que eso es costumbre de todas las Madres Mexicanas, darles a conoser para que fué creado el hombre para amar y servir a Dios en esta vida y después verlo en la otra si hayamos gracia delante de El.

6Y como ya hemos dicho, fue toda la educación y enseñanza que le dieron sus padres.

7Enseñarle de memoria lo que sus padres podian tanto en oraciones como en algunas otras cosas nesesarias que tuvieron que enseñarles, correjirle lo mal hecho o a hacer el bien. Asi es como fué formado él y desarrozandose. Después de batallar tanto con la miseria que sus padres tenian en ese tiempo.

8Lo trahian descalzo y semidesnudo tanto a Victoriano como a sus demás hermanos.

9Su padre hera labrador apenas conseguia el sustento para su familia y vestirlos, pero muy mál.

10El vestido que el niño huzaba hera calzonsito de manta y camiza.

11Su madre lo hacia gustoso por ser una madre piadoza que el sufrimiento lo aprecian como si fuera un gozo todo lo llevan en amor a Dios. Muy anheloza con su espoza e hijos porque una madre buena forma buenos hijos. Su madre de esa manera fué formando a sus hijos. Enseñando el temor a Dios. Enseñandoles a rezar para que pronto hisieran su primera comunión y a veces se ocupaba en platicarles acerca de las septas protestantes y los niños y primeramente a el.

12Obserbaba con todo gusto esto. Le contaba de los protestantes que no creyian en los sacerdotes ni en la Virgen ni en nada de la Iglecia. El niño escuchaba sin pronunciar ni una sola palabra y la madre le desia y le suplicaba diciendoles a él:

13Hijo mío, nunca vayas a ser tú de esos hombres malos que niegan todo lo de la Iglecia por pura convenencia, por no cofesarce con los sacerdotes porque les reprochan lo mal hecho y ellos por seguir sus cosas protestan su Religión para que asi ya no haya quién los moleste; nada más su conciencia que a cada paso les hestá diciendo que handan herrados de su Religión, y como no handan de su conciencia satisfechos, hacen lo que Satanáz pervertir mas almas en su septas diciendoles que no crean en los saserdotes ni en nada de lo que ellos hacen y todo esto lo hacen porque su conciencia nunca la tienen satisfecha y asi como le digo todo esto hijo mio, concluyó la madre, te lo digo para que te formes con un caracter firme para que no traiciones a Dios en esa forma ni a quienes le sirven, antes será sin su ayuda cuando sea grande y lo puedas hacer no lea hace que parescas pero muriendo por Dios y su santa Religión como muchos santos martires que hasi lo hicieron muriendo pronunciando el santo nombre de Dios y de Maria Santisima; pensando lo que Dios tiene preparado para los martires que mueren por él y por su Iglecia donde todo es gozar por una eternidad. _ pues hijo asi como te lo he dicho espero que lo hagas y asi concluyó la platica de la madre rezandole algunas oraciones santiguandolo y diciendole duermete y hasta mañana.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr