Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Prefacio

Jean Meyer

Texte intégral

1El libro que tienes entre tus manos, querida amiga, estimado lector, contiene una historia increíble que parece, más bien, cuento de hadas o novela de piratas con botella a la mar y encuentro final del tesoro. En 1965, un joven francés de 23 años llegó a México para hacer su tesis de doctorado sobre la Cristiada, capítulo de la revolución mexicana hasta entonces desconocido u olvidado o silenciado, cuyo enorme interés le había sido señalado en París por el sacerdote jesuita mexicano, y profesor de historia, López Moctezuma. En México, el joven Meyer se topó con las reticencias tanto de la Iglesia como del Estado, quienes argumentaban, no sin razón, que el conflicto era todavía muy reciente, que no había que reabrir heridas apenas cicatrizadas y mucho menos tomar el riesgo de soplar sobre un eventual rescoldo. Esa dificultad, que tenía como consecuencia lógica el cierre de los archivos tanto de la Secretaría de Gobernación, Defensa, Presidencia y de los Estados, así como de las diversas instancias eclesiásticas y (hasta la fecha) del Vaticano, empujó a Meyer a tomar su bastón de peregrino, la grabadora y la libreta de apuntes para ir a entrevistar a los veteranos cristeros y sus antiguos adversarios. Así llegó con Don Miguel (Palomar y Vizcarra), el antiguo dirigente de la Liga (Nacional de Defensa de las Libertades Religiosas), quien a su vez lo mandó con Don Aurelio (Acevedo).

  • 1 En El coraje cristero, ahora reeditado por el Campus Norte de la Universidad de Guadalajara, recop (...)

2Don Aurelio había sido uno de los primeros levantados en armas en 1926. En Zacatecas, había llegado a ser coronel y, luego general y gobernador civil cristero en la primavera de 1929. En la “segunda revuelta” (1932-1938 y hasta 1940 en algunos rincones), se había metido otra vez; y luego, hasta su muerte en 1968, había seguido en su lucha publicando el periodiquito David, mensual de los veteranos cristeros de la llamada Guardia Nacional. Don Aurelio1 me hizo el favor de otorgarme su amistad y me ayudó mucho con sus archivos -luego depositados por su hijo Cristóbal en el Centro de Estudios Históricos sobre la unam-, con presentarme en el Cubilete a los veteranos y en ayudarme a lanzar un cuestionario por correo dirigido a ellos. Un buen día tuve la sorpresa de recibir de manos del cartero, con el puño acostumbrado a cuestionarios, un paquete que contenía un cuaderno de pasta dura, enteramente escrito con pluma y tinta y amenizado con muchas fotografías históricas. El manuscrito se llamaba Tierra de Cristeros. Historia de Victoriano Ramírez y de la revolución cristera en los Altos de Jalisco y tenía 379 páginas escritas en 1949, el supuesto dueño del cuaderno me pedía atentamente devolvérselo. En aquel entonces la fotocopia estaba en ciernes y salía caro para el joven investigador que estaba haciendo su tesis; además, la tinta muy pálida no se dejaba reproducir. En cuanto a las fotos, venían pegadas, así que no hubo manera de sacar copias; algunas las volví a ver con otros cristeros alteños, pero varias eran únicas. Copié a mano muchas partes del cuaderno, las cuales aparecen en mi libro. Luego devolví por correo el cuaderno a su remitente, sin apuntar sus datos...

3Años después creía recordar que el remitente vivía en Capilla de Guadalupe o en otro pueblo bajo la invocación de la Virgen. Pasando en coche por los Altos, en mi camino de Zamora a Aguascalientes, se me acabó la gasolina. Un joven ranchero me hizo el favor de llevarme hasta el pueblo más próximo y pasarme gasolina de su bodega (no había gasolinera en Santa María del Valle, así se llamaba el pueblo). En la plática resultó que había llegado, sin pensarlo, a la tierra de Victoriano Ramírez, el Catorce, y que aquel joven sabía del cuaderno mencionado. Volví a pasar y el señor Cura, a quien había llegado el famoso documento, me hizo el favor de prestármelo bajo mil juramentos de devolverlo con una copia fotostática. Me llevé ese tesoro y me encontré con que era otra versión del mismo texto (270 páginas), con una letra diferente, sin fotos, con menos preocupación por la verdad histórica de los acontecimientos y con una tendencia a dejarse llevar por el entusiasmo legendario. El primer cuaderno no volvió a aparecer, el segundo lo copié y lo devolví escrupulosamente al señor cura. Lo pude publicar hasta 2002 en mi recopilación Tierra de Cristeros ¿Viva Cristo Rey!, gracias a la Universidad de Guadalajara, Campus Universitario del Norte, en Colotlán.

4Cuando presenté el libro en Tepatitlán, ¡oh maravilla!, de entre el público alguien me hizo llegar una papeleta que decía que tenía identificado al anónimo JJFHH, autor del cuaderno. Se entabló el diálogo y la maestra María Esther Hernández Padilla, de San Miguel, contó como el maestro Alfonso Reynoso Rábago le había encargado investigar en Santa María la identidad del famoso JJFHH; había tardado tres días en dar con Don Ramón (Hernández Hurtado), hermano del difunto autor. Meses después, ella dejó a una tía abuela, en Santa María, dos ejemplares del libro Tierra de Cristeros para Don Ramón, eso a vísperas de la Navidad. El 5 de enero de 2003 don Ramón llegó a su casa en San Miguel para decirle que el deseo de su hermano era ver publicado, en forma de libro, su cuaderno; que él le tuvo desconfianza (a la maestra) hasta ver el libro Tierra de Cristeros, pero que ahora le entregaba el cuaderno original -aquél mero que Jean Meyer había tenido entre sus manos hace la friolera de treinta y cinco años-. Desde la muerte de su hermano el autor, don Ramón tenía el cuaderno en su poder y lo guardaba celosamente. De hecho, él no me lo mandó en 1967, sino el señor cura, quien no hubiera vencido su reticencia si otro hemano -su mayor- no le dice: “Préstaselo”.

5Ahora es de elemental justicia decirte, amiga lectora, estimado lector, quién fue Juan Francisco Hernández Hurtado. Nació el 16 de junio de 1916 en el rancho El Muerto, jurisdicción de Santa María del Valle, Jalisco; fue hijo de Nicanor Hernández y de Amada Hurtado, miembro de una familia compuesta por nueve hijos, siete hombres y dos mujeres. Era el octavo, después de Jesús, Cruz, Rosario, José, Rafaela, Carlos, Refugio y antes del último de la familia, Ramón. Sus hermanos cuentan, informa María Esther, que de niño se distinguió por su inteligencia. A la edad de siete años aprendió a leer y escribir con la sola ayuda de unas primas, también a trabajar el barro, fabricando pitos que quemaba para darles duración. A los diez años hacía flores de papel y las vendía. Siempre demostró habilidades manuales e intelectuales.

6A los quince años padeció una grave enfermedad y tuvo que ir a Guadalajara con un primo hermano de su mamá quien era sacerdote. Cuando se alivió, sus papás acordaron que se quedara un tiempo con el padre para prolongar la convalecencia y poder estudiar; en el templo en donde servía su tío empezó a aprender música.

7Cuando cumplió veinte años se vino a Santa María y desempeñó el oficio de sastre y se integró a la banda de música del pueblo, organizada por el P. Salomón Tovar G. Se había comprado un violin y lo tocaba muy bien. Además de la música tenía otra afición: los caballos ligeros y las carreras.

8Tan inquieto como capaz, no tardó en adquirir otro oficio. Llegó al pueblo un médico veracruzano con el que entabló una gran amistad. El doctor le enseñó las bases de la medicina y se lo llevaba cada día a las consultas. En poco tiempo no sólo aprendió a inyectar sino a recetar, de manera que, cuando el doctor tuvo que regresar a Veracruz Juan Francisco hizo las veces de médico en el pueblo y en las rancherías cercanas. No cabe duda que, por lo que cuentan, Juan Francisco era una persona con deseos de superación que trabajó siempre en beneficio de la comunidad.

9¿Te sorprenderás si te digo que también era comerciante, especializado en la compra-venta de animales? Tampoco te sorprendes. Ahora entiendes como aquel hombre se puso a escribir. Quizo, en el mismo espíritu comunitario, dejar un libro de historia de la región alteña, un testimonio que “como alteños no podemos, ni debemos de ignorar, puesto que es la piedra angular de nuestra identidad” (dice María Esther). A los treinta y tres años, pues, empezó a escribir Tierra de Cristeros y la Vida de Victoriano Ramírez, relato hecho a base de vivencias personales y colecta de testimonios de personas que anduvieron en la revolución cristera. Su mayor deseo era ver su manuscrito editado para hacerlo llegar a toda la población alteña. Murió el 31 de agosto de 1959 a los cuarenta y tres años de edad, sin saber, que en la lejana Francia, un muchacho de diez y siete años emprendía unos estudios de historia que lo llevarían unos ocho años más tarde a leer su cuaderno. Sin saber que, gracias al empeño de la maestra María Esther, al apoyo entusiasta de muchos sanmiguelenses y de EDYCUSAM, y gracias a la fidelidad absoluta de su hermano Ramón, el cuaderno se iba a transformar en el soñado libro. El cuaderno empezado el 16 de enero de 1949, el libro publicado y entregado en San Miguel, el 6 de junio de 2003.

10Una última precisión: los editores respetamos escrupulosamente a la hora de capturar el manuscrito, tanto la ortografía, como el estilo, admirable de sensibilidad, de Juan Francisco Hernández Hurtado. Espero que le de gusto.

Notes

1 En El coraje cristero, ahora reeditado por el Campus Norte de la Universidad de Guadalajara, recopilé parte de sus apuntes de guerra.

Auteur

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr