Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Modernidad con pies de barro

 | 
Isabelle Rousseau

Tercera parte. Los procesos político-electorales en América Central, México y el Caribe: transición a la democracia a través del filtro de la modernidad

IX. Las elecciones salvadoreñas del 20 de marzo de 1994, ¿las elecciones del siglo?

Texte intégral

1″Las elecciones salvadoreñas de 20 de marzo serán las elecciones del siglo″: éste era el lema que repetían y desmenuzaban tanto la prensa como los diferentes medios de comunicación nacionales e internacionales. Y no era fortuito, sino más bien el producto de un desafío de grandes consecuencias: excepcional desde el punto de vista histórico, era un reto con mútiples y complejos componentes.

  • 1 El cambio mayor introducido en la escena política de El Salvador se refiere a la incorporación del (...)

2La reunión de cierto número de factores dio un carácter especial a estos sufragios en el contexto de la historia de El Salvador. Primer escrutinio desde la firma de los acuerdos de Chapultepec, estas elecciones representan el sufragio de la paz. Gracias a las reformas del sistema electoral y del régimen partidista, se realizan dentro de un espacio político amplio, contando con la participación de grupos y de organizaciones procedentes de horizontes ideológicos y políticos de lo más diverso.1

3Así que se espera que den testimonio del buen ejercicio de la vida democrática. En este sentido, cualesquiera que sean los resultados definitivos de las urnas, a corto o mediano plazo, parece previsible una recomposición de las fuerzas sociales y políticas.

  • 2 Efectivamente, la Constitución, en su artículo 86, prevé que el presidente y el vicepresidente ser (...)

4Estos sufragios tenían una misión irrevocable: calificar y calibrar el éxito de los acuerdos firmados el 16 de enero de 1992 en la ciudad de México, en el castillo de Chapultepec, entre el fmln y el gobierno de Alfredo Cristiani. La capacidad de cambiar (o no) el equipo dirigente de forma pacífica es lo que viene siendo la prueba esencial del grado de estabilidad política del país, pero también de su calidad durante el proceso de transición democrática. El que garanticen la renovación total de los dirigentes del país (cosa que no ocurre más que cada quince años)2 les confiere un valor suplementario.

5Paralelamente, el orden en los escrutinios se ha constituido en examen de aprobación cuyo fin consistía en verificar el grado de eficacia de los diferentes mecanismos que la comunidad internacional erigió y financió para consolidar la paz (por intermediación de onusal, pnud, aid, capel, etc.).

6Desde este punto de vista, estas elecciones servirán de trampolín desde el cual el país podrá reencontrar su independencia frente a una presencia extranjera manifestada, entre otros signos, por la cantidad impresionante de observadores internacionales (¡se anunció que más de tres mil!).

7¿Hasta qué punto el desarrollo del proceso electoral y los resultados del 20 de marzo salieron al encuentro de tales expectativas y respondieron positivamente a ellas? ¿Hasta qué punto podían hacerlo, dadas las condiciones en las que tuvieron lugar? ¿Cuáles fueron los principales problemas de carácter técnico que se presentaron en el curso de este periodo electoral (incluida la campaña)? ¿Cuáles fueron las repercusiones en el plano político? Y, en fin, ¿qué reflexiones suscita el examen de los resultados de la primera vuelta en lo tocante a la evolución de las diferentes fuerzas sobre el tablero político nacional?

LA PREPARACIÓN DE LAS ELECCIONES ″DEL SIGLO″

8Si bien las cuestiones técnicas en materia electoral no son insignificantes en absoluto —en vista de los tejemanejes políticos que abarcan—, tocan aspectos neurálgicos en un país como El Salvador en el que la desconfianza y la incertidumbre siguen siendo los ingredientes fundamentales de una sociedad que apenas se recupera, y con dificultad, de doce años de guerra civil (1980-1992).

9Ésta es sin duda la razón principal de que los diferentes organismos internacionales hayan realizado fuertes inversiones en este país tanto de recursos humanos, como técnicos y financieros.

Las grandes debilidades de un andamiaje técnico concebido para consolidar la etapa de reconciliación nacional

10Los acuerdos de Nueva York (septiembre de 1991) y luego los de Chapultepec (enero de 1992) constituyen el basamento de los mecanismos, de los organismos y de las técnicas puestos en marcha en el marco del Proyecto de Amnistía Limitada (o Ley de Reconciliación Nacional) y que las elecciones de marzo de 1994 debían poner a prueba.

11Lejos de pretender reexaminar estos diversos mecanismos, nos limitaremos a señalar los que nos parecieron importantes en el curso de las elecciones del 20 de marzo, ya sea porque tenían como propósito transformar el panorama electoral o porque sus deficiencias y sus insuficiencias hubieran puesto en peligro esta etapa de pacificación.

12Como el proceso electoral sería el corolario del periodo de reconciliación, las instancias encargadas de conducir a buen fin el desarrollo del sufragio recibieron una atención particular. Sin embargo, desde el inicio algunas se manifestaron como verdaderas promesas de conflicto.

  1. Los organismos electorales: una independencia gubernamental contrabalanceada por una fuerte independencia de los partidos. El Tribunal Supremo Electoral (tse), las asambleas electorales departamentales, las asambleas electorales municipales y las asambleas receptoras de los votos3 se encargaron de organizar las elecciones. Edificadas sobre el mismo modelo, su dependencia de los partidos constituye su característica común pero también sin duda su principal inconveniente.4
  2. La Asamblea de Vigilancia, producto de los acuerdos de Chapultepec, fue concebida como una especie de duplicación del tse, portando en germen un antagonismo seguro.5 Al no gozar de ninguna autonomía real, y vinculadas a los partidos políticos, cabía lógicamente esperar que las posibles divisiones entre estas dos instancias fueran más bien de orden partidista (los representantes de una misma formación, en el Tribunal y en la Asamblea, haciendo cuerpo contra los representantes de otros partidos). Ahora bien, curiosamente, la cuestión de la jurisdicción de sus particulares incumbencias será la causa principal de sus disensiones.6 El 18 de marzo por la mañana, las acusaciones que la Asamblea formula contra el Tribunal, so pretexto de cumplir con su papel de hacer públicas diversas anomalías que empañan el curso de los sufragios, son ampliamente demostrativas del aumento de las tensiones.7 La posibilidad de un fraude gigantesco sigue siendo el punto fundamental en cuestión.
  3. La limitación del potencial de acción de ciertos organismos tales como la Procuración de Derechos Humanos (instancia sin poderes judiciales reales) reduce las posibilidades de arreglo de viejos conflictos.

Los retrasos y la falta de resolución de ciertos puntos decisivos de los acuerdos de paz: ¿una bomba de tiempo?

  • 8 En realidad, según se dice, las cifras son más elevadas. Ex militares y ex guerrilleros tenían per (...)

13La reincorporación a la vida civil de los ex combatientes (tanto del ejército como de la guerrilla) sigue siendo uno de los puntos espinosos de los acuerdos de paz. Con relación a la repartición de la tierra, base de la reforma agraria, treinta mil ex militares y diez mil ex guerrilleros se verían afectados por este programa.8 En realidad, las cifras que dan cuenta de esta reincorporación divergen ampliamente: según los sectores de izquierda, menos del diez por ciento de las tierras han sido efectivamente redistribuidas; según Alfredo Cristiani el programa ha llegado prácticamente a su fin. Sin embargo, se trata de un aspecto decisivo para el restablecimiento de la paz: unos días antes de las elecciones, estos grupos —aparentemente insatisfechos— amenazaron con boicotear las elecciones si sus reclamos no recibían respuesta satisfactoria.

14La violencia, por lo demás, continúa por debajo del agua. Por un lado, los ″escuadrones de la muerte″ parecen haber reforzado su presencia últimamente. Por otro, el actual presidente de la república, Alfredo Cristiani, acusa al fmln de no haber depuesto completamente las armas, como estipulan los acuerdos de Chapultepec.

15Por desgracia, el único consenso que se expresa en un clima de tanta división es alrededor del reconocimiento de una inseguridad pública preocupante y en crecimiento exponencial, producto de la situación económica pero también del desempleo y de la readaptación de los ex combatientes, demasiado difícil.

16Reina, pues, un clima en el que se conjugan una violencia a flor de piel (que estalla por ejemplo durante la manifestación del cierre de la campaña de Arena) y un deseo explícito por parte de la población de que se impongan y se consoliden la paz y la tranquilidad.

Las condiciones de la participación electoral

  • 9 La participación electoral constituye con frecuencia el termómetro con el que se evalúa el grado d (...)

17El estado de la participación electoral, parámetro importante del grado de consolidación democrática de una nación,9 depende de dos factores: las condiciones de elaboración de las listas electorales y las condiciones de voto.

18La elaboración de las listas electorales. Técnicamente, las medidas que se toman para elaborar las listas electorales determinan en parte la extensión del abstencionismo. Desde el punto de vista político, determinan parcialmente el grado de confianza o de desconfianza del elector. Base importante para invocar la preparación de un ″fraude legal organizado″, se pueden convertir en arma poderosa para cuestionar una vez más los sufragios.

  • 10 Problema magnificado por la guerra: un habitante de cada dos es un ″desplazado″ del interior y cer (...)

19Como en muchos otros países latinoamericanos, las listas electorales de El Salvador presentaban un estado de deterioro alarmante que un año de trabajo del Tribunal Supremo Electoral no bastó para restaurar.10

  • 11 El Consejo Central de las Elecciones elabora un registro electoral ″distinto de cualquier otro reg (...)

20Al no disponerse de un registro único (civil y electoral a la vez), la elaboración y la actualización de dichas listas se efectuaron a partir de datos del Registro Civil, a su vez poco fidedignos debido a la irregularidad en el levantamiento de censos. Como este trabajo presupone una revisión del Registro Civil, los problemas técnicos11 (disponibilidad y calificación de mucho personal) se vuelven decisivos.

  • 12 En septiembre de 1993, la dirección de Estadísticas y Censo del Ministerio de Economía, asesorada (...)

21Ante la presión del tiempo y la falta de recursos humanos, el Tribunal prefirió que las listas electorales se engrosaran por la adición de nuevos inscritos (esto es, la participación electoral) a depurarlas (eliminar a las personas fallecidas).12

22Lejos de agotar la descripción de los detalles técnicos, estas pocas observaciones sirven sin embargo para mostrar la naturaleza de los problemas que presenta una inscripción que puede modificar considerablemente el espectro de la participación electoral.

23Las condiciones del voto. Es el segundo factor de importancia en relación con la calidad democrática del proceso electoral.

  • 13 Aun cuando este conflicto no haya sido calificado nunca de ″guerra civil″.

24En un país como El Salvador, que acaba de salir de una ″guerra civil″,13 las condiciones psicológicas cuentan tanto como las condiciones físicas (infraestructura). De ahí la importancia de una vigorosa campaña que incite a los ciudadanos a presentarse a las urnas. El gobierno de Cristiani, consciente de la importancia de las condiciones de ejercicio de estas elecciones para acreditar definitivamente su legitimidad, ha emprendido una campaña en todos los polos, subrayando las condiciones de seguridad personal de los electores (ausencia de las fuerzas armadas, secreto del voto...) e insistiendo sobre la transparencia electoral.

  • 14 En nuestra opinión, las principales dificultades que se suscitaron fueron las siguientes: la exist (...)

25Por otra parte, la insuficiencia logística (lejanía de las casillas de voto, falta de organización e improvisación en el origen de colas impresionantes delante de las casillas) hace que a veces el ejercicio del derecho de voto sea difícil, por no decir heroico. El sufragio del 20 de marzo permaneció fiel a las tradiciones, pese a la preparación que habían recibido las asambleas municipales, departamentales y otras.14

  • 15 No hubo transportes públicos ese día; cada partido movilizó los automóviles particulares de sus si (...)

26Como en muchos países de América Latina, el problema del transporte es decisivo para organizar los escrutinios. En El Salvador, la tarea se confía a los partidos políticos: la logística se convierte entonces en un arma esencial. Al mismo tiempo, esta práctica perpetúa la costumbre del voto ″gregario″.15

El panorama de los partidos

  • 16 Condición necesaria, el pluralismo partidista no es una condición suficiente. Intervienen otros fa (...)

27El pluralismo partidista, condición sine qua non de la competitividad real de las elecciones, es uno de los ingredientes de la democracia.16

  • 17 Sin negar en absoluto su importancia, no vamos a considerar aquí los meandros jurídicos relativos (...)

28Desde los años ochenta la oferta política y la evolución de los partidos en El Salvador es interesante.17 Además del advenimiento de un gobierno civil en 1984, dos acontecimientos que trastornaron la repartición política marcaron las elecciones de 1989: el triunfo de la extrema derecha y la participación de una coalición de izquierda. De frente al candidato de la Democracia Cristiana, partido del presidente saliente, se ofrecía a los electores una verdadera alternativa. En efecto, pese a las serias dificultades que enfrentaba, la izquierda

  • 18 Olivier Dabène, ″Élections en Amérique Centrale, 1989-1991″, en Problèmes d'Amérique Latine, núm. (...)

″[había] podido lanzar un debate de ideas hacia el país y sacar a la luz algunas de las reivindicaciones de la guerrilla. El 12 por ciento obtenido durante la elección legislativa de marzo de 1991 prueba en todo caso que [su] audiencia está en pleno aumento y [que] la guerrilla puede a partir de entonces concebir seriamente su integración a la vida política″.18

  • 19 Los partidos y las coaliciones que inscribieron candidaturas presidenciales para este proceso elec (...)
  • 20 La elección del alcalde de San Salvador es la más importante. Los principales candidatos a este pu (...)

29Los acuerdos de Chapultepec, al permitir la legalización del fmln y su transformación en partido político, dan a la izquierda un nuevo impulso. La oferta de los partidos durante los sufragios de 1994 es efectivamente más amplia: siete partidos o coaliciones19 logran presentar candidatos para las elecciones presidenciales y la mayoría propone también candidatos a diputados en los catorce departamentos así como para las alcaldías de los diversos municipios.20

  • 21 Otro rasgo característico: la presencia en la escena electoral de dos partidos evangelistas.

30Pero pese a las apariencias uno de los rasgos específicos del panorama partidista en 1994 sigue siendo la división interna de los grandes partidos (Arena, dc, Coalición). Debe, sin lugar a dudas, la preservación de su frágil unidad al antagonismo feroz que opone Arena a la coalición de izquierda.21

31No obstante, la ampliación del espectro de los partidos —aspecto sumamente prometedor— estuvo acompañada de una campaña electoral no carente de tensiones, incluso de actos de violencia.

  • 22 Esta estipulaba los siguientes términos: estaban prohibidos los insultos y la difamación y pegar p (...)
  • 23 Entre las víctimas citamos: del fmln, los ex comandantes Francisco Velis y Heleno Castro (25 y 30 (...)

32Si bien en el momento de la apertura de la campaña electoral, el 20 de noviembre de 1993, todos los partidos políticos contendientes se comprometieron públicamente a llevar a cabo ″una campaña digna de ese nombre″ (″una campaña de altura″),22 el compromiso fue sobre todo verbal. No sólo el Tribunal Supremo Electoral recibió un número considerable de quejas por parte de los diferentes partidos, sino principalmente demasiados asesinatos jalonaron el curso de la campaña: tanto de ex dirigentes del fmln como de miembros del partido en el poder.23 Sin contar la trágica manifestación de fin de campaña de Arena el sábado 11 de marzo, que culminó con una confrontación sangrienta con supuestos miembros del fmln.

Evaluación de la situación preelectoral

  • 24 Los primeros insistían en las condiciones excepcionalmente favorables que rodeaban el desarrollo d (...)

33Finalmente, las diversas cuestiones técnicas y jurídicas fueron objeto de las disputas y los debates más ásperos, oponiendo principalmente al partido en el poder (Arena) con la coalición de izquierda.24 Se convirtieron en el teatro que puso en escena la calidad de las fuerzas presentes: estas elecciones constituirían el mecanismo legal donde continuarían oponiéndose el gobierno y la ex guerrilla.

LAS ELECCIONES, ESPACIO DONDE SE PONEN A PRUEBA ESTOS DIFERENTES MECANISMOS

  • 25 Efectivamente, a las seis de la tarde el tse daba a conocer los resultados del escrutinio de un nú (...)

34Sin querer insistir demasiado en la presencia de problemas de carácter técnico, que obstruyeron la buena marcha del proceso electoral, nos parece oportuno, sin embargo, subrayar el error que cometió el tse al anunciar los primeros resultados, que no tenían ningún valor significativo pero que designaban a Arena como el posible vencedor definitivo de la primera ronda.25 Cualesquiera que hubiesen sido a la sazón las verdaderas intenciones del tse, este gesto estuvo a punto de engendrar una situación difícilmente controlable. Efectivamente, mientras que Calderón Sol, candidato de Arena, se autoproclamaba vencedor, el fmln denunciaba la existencia de un fraude. Solamente la rectificación posterior de estos resultados y el anuncio de una segunda ronda apaciguaron los ánimos enardecidos que hubieran podido evitarse fácilmente.

  • 26 Durante los últimos meses de la campaña, diferentes medios de sondeo realizaron encuestas: la de l (...)
  • 27 Movimiento Auténtico Cristiano: 6 901 votos (0.8 por ciento); Movimiento Unidad: 20 598 votos (2.4 (...)
  • 28 Mientras que los resultados relativos a la Asamblea Legislativa y a las alcaldías no presentaron d (...)

35Por lo demás, los resultados de la primera ronda fueron fieles a los pronósticos.26 El lunes 21 de marzo a las 7:02 a.m. el tse confirmaba el antagonismo: del escrutinio del 61.65 por ciento de los sufragios efectivos Arena llevaba una ventaja de 424 023 votos (o sea, el 49.62 por ciento), seguido de la coalición mnr-cd-fmln (227 932 votos, o sea 26.67 por ciento).27 Es tal vez la incertidumbre que prevaleció por un buen momento sobre la necesidad de una segunda ronda la que constituyó el efecto decisivo para el escrutinio de las elecciones presidenciales.28 Ella provocó un aumento espectacular de las tensiones: por una parte, el candidato de Arena, Calderón Sol, se autoproclamaba vencedor antes de conocer la totalidad de los resultados, mientras que la oposición exhibía la serie de irregularidades que había tenido lugar durante la votación para invocar la existencia de un gigantesco fraude y desconocer los resultados.

36La segunda ronda, el 24 de abril próximo, ha permitido que se calme la situación, además de que acordará una legitimidad mejor fundamentada al vencedor. Sin contar que ofrece una oportunidad, si las condiciones lo permiten, de depurar las imperfecciones presentes el 20 de marzo.

37Estos primeros resultados dan testimonio de la primacía de Arena en la escena política, herencia directa del aura de que goza la administración de Alfredo Cristiani.

38Cualesquiera que sean las alianzas que se sellen en vísperas de la segunda ronda, el triunfo de Arena está garantizado. Y sus marcas tanto en los puestos locales como en la Asamblea Legislativa (208 de 265 presidencias municipales, o sea, 79.32 por ciento; 39 escaños de diputados de 84, o sea 46.42 por ciento) confirman su triunfo y su autoridad.

  • 29 Ésta fue especialmente elevada: 46.93 por ciento frente a una participación de 63.25 por ciento de (...)
  • 30 Este fracaso es interesante si se compara con la fuerza y la legitimidad que posee la Iglesia cató (...)

39Pese a las apariencias, es el partido abstencionista el que ganó el segundo lugar, muy por delante de la coalición.29 A fin de cuentas, la Democracia Cristiana es el gran perdedor en estos sufragios. Vencedora en los escrutinios de 1984, todavía tenía el 36 por ciento de los votos en 1989. Sin un verdadero dirigente, hundida en problemas de corrupción de los que no puede salir, sin un programa convincente, debe realizar una profunda mutación si quiere subsistir en la escena política.30

40Las elecciones legislativas confirmaron el segundo lugar para la coalición de izquierda: una veintena de escaños para diputados y doce alcaldías para la totalidad del país y el envío al tercer lugar a la Democracia Cristiana (18 escaños en la Asamblea). Al mismo tiempo, destacaron la predominancia del fmln sobre la cd y el mnr, en el seno de la coalición de izquierda. Son de prever negociaciones ulteriores entre estas diferentes organizaciones. Por su parte, el próximo parlamento opondrá fuerzas relativamente equilibradas: frente a Arena, la coalición de izquierda y la Democracia Cristiana no solamente están equilibradas entre sí sino que, juntas, forman el contrapeso para el partido de derecha. Esto permite intuir la configuración de alianzas interesantes en un futuro próximo, tal vez en el origen de una recomposición futura de las fuerzas partidistas.

LAS ELECCIONES DEL 20 DE MARZO, ¿ELECCIONES EJEMPLARES?

41A pesar de una serie de fallas, de problemas, incluso de irregularidades, y a pesar del cúmulo de agresiones verbales y de la multiplicidad de tensiones que afloraron al término de la campaña electoral, lo esencial fue salvaguardado: las elecciones tuvieron lugar dentro de un clima de paz excepcional en el que la relativa transparencia del proceso y la buena voluntad manifiesta de los electores constituyeron el soporte de un espíritu cívico ejemplar.

42A menos que la segunda ronda del próximo 24 de abril venga a modificar esta apreciación, es sin lugar a duda la principal enseñanza que obtendrán los organismos internacionales que se encuentran en El Salvador desde 1992. Apoyándose en dicha apreciación planificarán su retirada a corto plazo (cinco a seis meses después del 24 de abril), considerando sin duda su tarea terminada después de garantizar la transmisión del poder al partido ganador.

  • 31 El presidente de una ong observaba a propósito que la presencia de estos organismos internacionale (...)

43Y aun cuando la retirada de lo que ha venido a constituir en cierto modo un gobierno paralelo sea necesaria —quizás incluso imperativa— para que el proceso de paz se convierta realmente en el producto de un esfuerzo colectivo de la población, plantea ya un cierto número de cuestiones.31 Aunque para empezar significará ciertamente un alivio (liberarse de las presiones que pesaban hasta ese momento sobre el país), se traducirá a la vez en la desaparición de los medios financieros que conllevaba, en tanto que las operaciones que ayudaron a instaurar aún no están plenamente consolidadas. Además, al dejarse guiar por la observación del proceso electoral para apreciar y calificar los progresos de la etapa de reconciliación, los organismos internacionales han utilizado un criterio en pocas palabras formal y legal, no necesariamente revelador del estado real del proceso de pacificación ni de los problemas que sigue ocasionando.

44Por último, tal vez la lección más edificante de esta primera ronda sea la ausencia de una fuerza (organización partidaria o coalición) que acapare el centro de la escena política nacional, una fuerza que pueda y sepa desempeñar el papel de mediadora y, en cierta forma, de conciliadora. El Parlamento, donde no se ha distinguido una mayoría calificada, podría ser el lugar donde se forje, se edifique este partido del centro, del justo medio. No es demasiado tarde para que la Democracia Cristiana desempeñe algún papel que le sea favorable, dada su posición en el tablero político nacional. La coherencia y el calibre de los que sepa dar prueba durante la segunda ronda y luego dentro del recinto parlamentario le permitirán ya sea revigorizarse (a la larga por medio de alianzas con otros sectores) o bien caducar definitivamente.

  • 32 Como ya indicamos, los tres grandes partidos presentan profundas divisiones internas que pueden co (...)

45Todo parece indicar que después del 24 de abril asistiremos a un reajuste de las diferentes fuerzas que se han enfrentado durante esta justa electoral.32 Este proceso es sin duda necesario, y no solamente previsible, para que la transición que vive El Salvador se concrete. Efectivamente, la polarización actual de los partidos es en cierto modo la continuación de la guerra pero con otros medios, complicando la concreción definitiva de los acuerdos de paz firmados en México, hace poco más de dos años.

46Si estas elecciones son el punto de partida de la desaparición progresiva de este antagonismo casi dicotómico, entonces ameritarán en verdad el apelativo de ″elecciones del siglo″. Y no tanto por su carácter ejemplar sobre el plano técnico cuanto porque habrán permitido vencer definitivamente las viejas oposiciones todavía latentes y llenas de resentimiento entre los enemigos de una guerra que ha golpeado a este país durante doce años. Habrán demostrado la preponderancia del espíritu cívico sobre el estado de guerra, un poco como las elecciones de 1984 lo hicieron a su manera al llevar al poder a un civil.

Notes

1 El cambio mayor introducido en la escena política de El Salvador se refiere a la incorporación del fmln al proceso electoral. El capítulo VI de los acuerdos de Chapultepec estipula la participación política del fmln, y el artículo 6, en particular, reconoce su aspecto legal en tanto que partido político, autorizando para estos efectos la promoción y la aprobación de un decreto legislativo.

2 Efectivamente, la Constitución, en su artículo 86, prevé que el presidente y el vicepresidente serán elegidos por un periodo de cinco años, mientras que los diputados, con mandato de tres años, comienzan su periodo de sesiones el 1 de mayo del año de su elección; pueden ser reelegidos. Este año, los escrutinios abarcaban no sólo la elección del ejecutivo (presidente y vicepresidente de la república) sino también la designación de ochenta y cuatro diputados que componen la Asamblea Legislativa, doscientos sesenta y dos alcaldes y veinte representantes en el Parlamento Centroamericano.

3 Capítulo I, título V, del Código Electoral.

4 La composición del tse es significativa. Autoridad máxima que goza de completa autonomía jurisdiccional, administrativa y financiera en materia electoral (independiente de todo otro organismo del Estado), el Tribunal está compuesto por cinco magistrados, elegidos por la Asamblea Legislativa y nominados por un periodo de cinco años. Tres de ellos son designados de entre listas ternarias propuestas por los tres partidos mayoritarios en el momento de las elecciones anteriores, quedando entendido que el magistrado presidente provendrá del partido o de la coalición ganadores. La obtención de dos tercios de los votos de los diputados elegidos entre las dos ternas propuestas por la Suprema Corte de Justicia es requisito para elegir a los otros magistrados. Las otras asambleas electorales (departamentales, municipales o receptoras de los votos) están igualmente integradas por cinco miembros propietarios cada una (y un número equivalente de suplentes), provenientes de cinco formaciones partidarias distintas y legalmente registradas.

5 Este organismo, creado por el Código Electoral para fiscalizar las actividades y las dependencias del tse, es más ampliamente representativo: cada partido legalmente inscrito dispone de un miembro propietario y de un miembro permanente.

6 Como el conflicto de orden personal que enfrentó a los representantes de la Democracia Cristiana del tse con los de la Asamblea; fue de tales proporciones que requirió la intervención personal del secretario general del partido para tratar de atenuarlo.

7 La publicación, dos días antes de las elecciones, de problemas técnicos inventariados desde mucho tiempo atrás formó parte de las estratagemas que la oposición utilizó para desacreditar anticipadamente los resultados de las elecciones. Entre las nueve quejas que presentó la Asamblea contra el tse las que provocaron más intensos debates fueron las siguientes: la privación del voto a los ciegos, la deficiente situación del Registro Electoral y la denuncia contra Arena (dos días antes de las elecciones) por haber dispuesto ¡legalmente de los recursos del Estado para la propaganda de su candidato (que podía tener como consecuencia la anulación del partido, en caso de haber pruebas). Cabe señalar que solamente el representante de Arena estuvo ausente durante esa reunión con la prensa.

8 En realidad, según se dice, las cifras son más elevadas. Ex militares y ex guerrilleros tenían personal a su servicio que hoy se considera que también forma parte de las filas de los famosos ″desmovilizados″.

9 La participación electoral constituye con frecuencia el termómetro con el que se evalúa el grado de desarrollo político de un país. Sin embargo, para poder tener una visión más equitativa, es necesario tomar en cuenta las peculiaridades del marco dentro del que tiene lugar dicha participación.

10 Problema magnificado por la guerra: un habitante de cada dos es un ″desplazado″ del interior y cerca de un millón de personas (de cinco millones de habitantes) se han refugiado en el extranjero.

11 El Consejo Central de las Elecciones elabora un registro electoral ″distinto de cualquier otro registro público″. Cada ciudadano ha de inscribirse y proporcionar cierto número de datos personales, que serán comparados con las partidas del estado civil de las personas que proporciona el Registro Civil. Luego se emite una credencial de elector que es la única con la que se puede votar.

12 En septiembre de 1993, la dirección de Estadísticas y Censo del Ministerio de Economía, asesorada por el pnud, anunció que 786 386 ciudadanos en edad de votar no tenía credencial de elector. Después de haber pospuesto en dos ocasiones las fechas límite del censo, el 3 de marzo de 1994 el Registro Electoral contaba 2 718 055 ciudadanos en edad de votar, mientras que 78 113 no habían podido hacer validar su solicitud de inscripción al no aparecer en el Registro Civil; 58 968 personas, sin autorización para votar, fueron contabilizadas como ″otros archivos excepcionales″ por el tse. El 6 de marzo, según las cifras del Registro Electoral, 265 210 fichas estaban listas para convertirlas en credenciales de elector, en caso de que los ciudadanos hicieran los trámites necesarios. Este asunto particularmente delicado levantó vivas polémicas que apuntaban a cuestionar la limpieza de las intenciones de los miembros del tse; con frecuencia terminaron en acusaciones anticipadas de fraude electoral.

13 Aun cuando este conflicto no haya sido calificado nunca de ″guerra civil″.

14 En nuestra opinión, las principales dificultades que se suscitaron fueron las siguientes: la existencia de centros de voto que adolecían de gigantismo, haciendo difícil y a veces imposible al elector encontrar su casilla con todo y la ayuda de supervisores. Aun cuando se trate de un dato imposible de cuantificar, es casi seguro que un número correspondiente de electores que se retiraron sin ejercer su derecho al voto, persuadidos de que se trataba de una falla técnica (divergencia entre las listas electorales y las listas de las casillas de voto), fueron víctimas de la desorganización interna de los centros de voto (incrementada por la exigüidad de los centros y el gran número de electores aglomerados a las puertas, colas interminables, etc.).

15 No hubo transportes públicos ese día; cada partido movilizó los automóviles particulares de sus simpatizantes o bien alquiló camiones y autobuses. El costo del transporte tampoco es deleznable aquí. Hubo promesas de financiamiento de la onu de las que se retractó; finalmente fue la Comunidad Europea la que donó una cantidad que ayudó a salir de apuros.

16 Condición necesaria, el pluralismo partidista no es una condición suficiente. Intervienen otros factores: la universalidad del sufragio, la transparencia electoral —voto secreto y escrutinio público de las urnas—, la ausencia de fraude electoral manifiesto, de violencia o de intimidación.

17 Sin negar en absoluto su importancia, no vamos a considerar aquí los meandros jurídicos relativos a las condiciones de existencia de los partidos, que dan testimonio de la voluntad de ampliar el espectro partidista.

18 Olivier Dabène, ″Élections en Amérique Centrale, 1989-1991″, en Problèmes d'Amérique Latine, núm. 2, julio-septiembre de 1991, p. 20. Dabène especifica sin embargo la serie de dificultades que este escrutinio representó para la izquierda. No solamente votar por la izquierda era una acto heroico en las condiciones de extrema militarización del país y la represión de la que eran objeto los candidatos de la Convergencia Democrática (cd), sino que además la guerrilla había decidido finalmente no apoyar la candidatura de Guillermo Ungo y boicotear las elecciones.

19 Los partidos y las coaliciones que inscribieron candidaturas presidenciales para este proceso electoral son los siguientes: Alianza Republicana Nacional (Arena): Armando Calderón Sol; Partido de la Conciliación Nacional (pcn): Roberto Escobar García; Coalición fmln-cd-mnr: Rubén Zamora; Movimiento Unidad (mu): Jorge Martínez; Movimiento Solidaridad Nacional (msn): Edgardo Rodríguez; Partido Demócrata Cristiano (pdc): Fidel Chávez Mena; Movimiento Auténtico Cristiano (mac): Rhina Escalante Sánchez.

20 La elección del alcalde de San Salvador es la más importante. Los principales candidatos a este puesto son los siguientes: Arena: Mario Valiente; fmln-mnr: Schafick Jorge Handal; pdc: José Napoleón Duarte; cd: Luis Domínguez; ms: José Alfaro; pcn: Mauricio Meyer; mu: José Vicente Coto; mac: Gustavo Eduardo Bernai. Por otra parte, para las elecciones legislativas y locales, la coalición de izquierda se desintegra. Cada partido lanza a sus propios representantes.

21 Otro rasgo característico: la presencia en la escena electoral de dos partidos evangelistas.

22 Esta estipulaba los siguientes términos: estaban prohibidos los insultos y la difamación y pegar propaganda electoral en sitios públicos.

23 Entre las víctimas citamos: del fmln, los ex comandantes Francisco Velis y Heleno Castro (25 y 30 de octubre de 1993) y más recientemente José María López, ex comandante de la guerrilla y candidato a las asambleas regionales; de Arena, cuatro miembros asesinados a principios de noviembre de 1993.

24 Los primeros insistían en las condiciones excepcionalmente favorables que rodeaban el desarrollo de estas elecciones; la oposición, por el contrario, y en especial la coalición, sacaba a relucir cualquier falla técnica para demostrar las intenciones de fraude detrás de ella.

25 Efectivamente, a las seis de la tarde el tse daba a conocer los resultados del escrutinio de un número mínimo de centros de voto que daban como ganador a Arena con un 52 por ciento de los votos.

26 Durante los últimos meses de la campaña, diferentes medios de sondeo realizaron encuestas: la de la Universidad Tecnológica, de agosto de 1993, daba a Arena como vencedor con un porcentaje de votos estimado en 34, seguido del pdc con 18.8 por ciento y por la coalición con 15.6. En septiembre, Cid Gallup da los siguientes procentajes: Arena 34.4, pdc 13, Coalición 9. En noviembre, el Instituto Universitario de Opinión Pública declara ganador a Arena con 33.7 por ciento de los sufragios, seguido del pdc con 11.7 y de la Coalición con 9.5. Finalmente, en diciembre de 1993 la Universidad Tecnológica declara que Arena vencerá con un 35.1 por ciento, seguido por el fmln con 23.4 y por el pdc con 15.2. (Fuente: información publicada en los diarios del país.) Estamos ante un cambio de posiciones, en las intenciones del voto, entre la Democracia Cristiana y la coalición de izquierda: la primera pierde su segundo rango en beneficio de la segunda. Sin embargo, la confianza que se puede tener en los sondeos es relativa, debido al temor de muchos de expresarse libremente, lo que hace difícil cualquier estimación. Esto hará que hasta el último momento no se tenga la certeza de cuál será el partido que ocupará el segundo lugar.

27 Movimiento Auténtico Cristiano: 6 901 votos (0.8 por ciento); Movimiento Unidad: 20 598 votos (2.41 por ciento); Movimiento Solidaridad Nacional: 8 000 votos (0.93 por ciento); Partido de Conciliación Nacional: 39 091 votos (4.57 por ciento); Partido Demócrata Cristiano: 127 934 votos (14.97 por ciento); total de votos válidos: 854 479 (100 por ciento). Relación según el número total de votos: 93.46 por ciento. El resultado de los votos nulos y de otros fue el siguiente: negados, 2 523 (0.27 por ciento); nulos, 41 326 (4.52 por ciento); abstenciones, 15 871 (1.73 por ciento); total, 914 199 (100 por ciento).

28 Mientras que los resultados relativos a la Asamblea Legislativa y a las alcaldías no presentaron dificultades particulares.

29 Ésta fue especialmente elevada: 46.93 por ciento frente a una participación de 63.25 por ciento del total de inscritos.

30 Este fracaso es interesante si se compara con la fuerza y la legitimidad que posee la Iglesia católica en El Salvador. El llamamiento de monseñor Riva y Damas, arzobispo de El Salvador, a no votar en favor de los asesinos de monseñor Romero es significativo a la vez del papel político de la Iglesia y de sus preferencias electorales.

31 El presidente de una ong observaba a propósito que la presencia de estos organismos internacionales —que se habían hecho cargo en gran parte del proceso de reconciliación—paradójicamente había fomentado la apatía de los salvadoreños, que a partir de ese momento se sintieron ajenos a un proceso cuyas llaves no tenían en la mano.

32 Como ya indicamos, los tres grandes partidos presentan profundas divisiones internas que pueden constituir un punto de partida para semejante reorganización.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr