Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Modernidad con pies de barro

 | 
Isabelle Rousseau

Introducción

Texte intégral

1Modernidad con pies de barro, 1988-1994, es la recopilación de una serie de artículos escritos en diferentes momentos, entre principios de 1989 y finales de 1994.

2Escritos de coyuntura, radiografías instantáneas de un acontecimiento, su núcleo, sin embargo, es una misma problemática, que ha sido, a nuestro parecer, el intento central que ha permeado esta administración: poner en marcha “una reforma de la Revolución” que atacara —con una estrategia gradualista de dos velocidades— las viejas estructuras que cada día aparecen más oxidadas, así como las concepciones que las sustentaron hasta ahora, buscando a largo plazo un “cambio de mentalidades”.

3Esta “reforma de la Revolución” ha sido una de las numerosas apelaciones que Carlos Salinas de Gortari dio a su proyecto de modernización. De hecho, desde el inicio, colocó su sexenio bajo los auspicios de la modernidad. Por atractivo y llamativo que pueda ser este lema, no deja sin embargo de encerrar una gran ambigüedad conceptual. Noción floja, sumamente imprecisa, la modernidad sirve para colocar y justificar cualquier proyecto. En gran parte se debe a su carencia de “autarquía definicional”: lo moderno nunca lo es en sí; siempre adquiere sentido respecto de lo otro —lo tradicional. Además, las connotaciones axiológicas que se le atribuyen (identificándola con las fuerzas del progreso, por ejemplo) no hacen sino ocultar y complicar aún más su significado real.

4A pesar de identificarse con lo nuevo (lo moderno como inédito), la modernización en México es parte del legado histórico que la nación carga sobre sus espaldas, por lo menos desde la Independencia. Concebida como una especie de “clase atrasada”, ¿cómo lograr alcanzar el nivel, en crecímiento económico, en bienestar social y en desarrollo cultural (lo que incluye de cierto modo las relaciones políticas), de aquellas naciones más desarrolladas y más potentes que —quiérase o no— se imponen como el modelo? Destacando implícitamente la idea de atraso, el afán modernizador subraya también el esfuerzo que se necesita hacer para merecer un aval: “Ser, por fin, reconocida como una nación del Primer Mundo.” Desde el siglo pasado, este fantasma ha permeado cada una de las administraciones (hoy llamadas sexenios) con el sello y los matices particulares de cada mandatario en turno.

5Sin embargo, más allá de esas peculiaridades, la cuestión de la modernización en México ofrece un cierto número de constancias a través de la historia. La primera remite al persistente carácter elitista (social y culturalmente) del proyecto modernizador como intento para situar al país a la par de modelos foráneos. Consecuentemente, siendo un proyecto pensado y conducido por una minoría (y esa es la segunda constancia) requiere de un esfuerzo y una imaginación considerables para ponerlo en adecuación y en armonía con aspiraciones y realidades que viven y conocen los grupos más tradicionales (la mayor parte de las veces siendo también los más rezagados y marginados económicamente). Por mucho, es un problema de traducción y de comunicación: encontrar los medios (actores, políticas, organismos) más eficaces para explicar y explicitar los significados del proyecto modernizador, y transformar en “pueblo moderno” una sociedad con importantes núcleos de vieja tradición. Lo cual sirve paralelamente para engrosar las filas de los adeptos y romper las inercias y las resistencias. Omnipresente, esta cuestión se vuelve más álgida cuando los cambios que se introducen, en nombre de la modernización, implican modificaciones casi paradigmáticas, en otras palabras revoluciones silenciosas.

6El proyecto modernizador que ha pretendido impulsar Salinas de Gortari no ha escapado a esas características generales: emanación de una minoría —aun dentro del mismo Partido—, presentado como el medio y el remedio para que México alcance el nivel de las naciones del Primer Mundo, sin que ni la finalidad ni los medios sean jamás objeto de un debate público, pese a que su formulación y su aplicación empezaron a cuestionar un cierto número de creencias (legados de una lectura de la Revolución mexicana) pero, sobre todo, a golpear (desplazar) intereses forjados y bien anclados.

7Remodelar las políticas y los mecanismos, así como sustituir a los actores que habían funcionado hasta ahora —asegurando a la vez estabilidad política y crecimiento— por nuevas modalidades y nuevos agentes, acordes a los tiempos nuevos, es la tarea en la que centró su atención, en este lapso, el jefe del Estado mexicano. Al promover esos cambios —con una transformación mucho más acelerada en el plano económico que político— el gobierno tuvo que atender “la tensión entre estabilidad y cambio”,

  • 1 Para decirlo con la expresión utilizada por Manuel Camacho Solis en su libro Cambio sin ruptura, M (...)

81 acentuada por la puesta en marcha de una doble velocidad al proceso de reforma. Debió dar respuesta, por lo tanto, a una serie de cuestionamientos contradictorios: ¿cómo promover el cambio —tanto económico como político— sin provocar la unificación de los intereses conservadores en su contra y sin ceder al autoritarismo más absoluto, erradicando todo tipo de participación?; ¿cómo implementar reformas en lo político que no alienten el pánico en los mercados y creen una incertidumbre que podría ser contraproducente para la consolidación del crecimiento económico del país?; ¿cómo atender los reclamos más urgentes de los sectores empobrecidos por la crisis, o marginados desde siempre, sin fragmentar el país, y seguir demostrando capacidad de respuesta?, y, sobre todo, ¿cómo asegurar que las decisiones tomadas a nivel cupular logren bajar, ser comprendidas, aceptadas y acatadas no sólo por los funcionarios públicos, en todas sus escalas, sino sobre todo por el conjunto de la población? En otros términos, ¿cómo llegar a una verdadera “revolución cultural” que se concrete con una real transformación de las mentalidades y de las actitudes? Tanteos, retrocesos pero también aciertos y avances han sido parte del abanico de respuestas a esos grandes retos.

9Los textos de este libro consideran solamente un pequeño muestreo —muy pequeño por cierto— de esas interrogantes, y no de manera sistematizada, sino más bien como reflexiones diseminadas que acompañaron a un sexenio —el que arrancò el 1o de diciembre de 1988 y concluyó el 30 de noviembre de 1994— y una gestión presidencial, la de Carlos Salinas de Gortari.

10Más limitadas en sus propósitos y en su extensión, estas reflexiones acompañaron, también, retroalimentándolo, el análisis que desarrollamos en la tesis doctoral Los hombres de la SPP: 1976-1995. Queda abierta, sin embargo, la pregunta siguiente: ¿qué valor otorgar a un texto con estas características?

  • 2 Pierre Bourdieu, “Comment libérer les intellectuels libres?”, Questions de sociologie, Editions de (...)

Al ensayismo de los que “disertan de omni re scibili, sobre todo lo que se pueda conocer”, corresponden las disertaciones “infladas” que representan las tesis. Bueno, lo que está en cuestión es la pareja “pedantería-mundanidad”, “tesis-bagatela” que vuelve casi imposible las verdaderas obras de valor las cuales, cuando surgen, están relegadas a la alternativa siguiente: la vulgarización semimundana o el olvido.2

11La reflexión de Bourdieu es una interpelación directa a lo que constituye la presentación y la publicación de un género como una miscelánea que integra ensayos que tocan “de manera ligera” temas de gran diversidad. Sin afán de justificar la validez de esta obra, tal consideración nos parece más bien un pretexto magnífico para valorar la función, la pertinencia y también los límites del ensayo, con respecto a un trabajo de gran alcance en su rigor y valor científicos (que Bourdieu sitúa como el justo camino entre el ensayo y la suma teológica).

12Dos grandes retos afectan negativamente a este género, inscribiéndolo dentro de un halo de suspicacia: la relación que conserva con la realidad y la que guarda con el tiempo (el presente); ambas vuelven vulnerable el artículo y con mayor razón tratándose de artículos periodísticos donde son habituales la falta de rigor, la falta de profundidad y, peor aun, la falta de objetividad.

13La relación que una producción conserva con la realidad depende de la función que asigna a la práctica. Eso es lo que define las estrategias de investigación: objetos estudiados, métodos empleados, etcétera.

14De hecho, “comprender el mundo social” puede privilegiar la compenetración lo más objetiva posible de una situación social organizada o buscar las técnicas que permitan manipular, poniendo así la reflexión al servicio del orden establecido (o, al revés, fragmentarlo con la misma sistematicidad). La gran diferencia entre las dos actitudes depende, más que del género empleado, de dos factores principales que están en relación con la posición ocupada: el interés que muestra el investigador en saber y en dar a conocer este saber (o al revés, esconderlo y escondérselo) y la capacidad que se tiene de producirlo (lo cual involucra la posesión de un capital de conceptos, métodos y técnicas) y, finalmente, que tenga capacidad “crítica”, es decir que la intención —consciente o inconsciente— que lo lleve, sea subversiva (en el sentido cartesiano de “duda hiperbólica” o sea la descomposición de lo establecido en sus núcleos básicos para someterlos al juicio de la razón).

15Es evidente que el artículo periodístico (más que el artículo académico) ocupa una posición frágil frente a tales requisitos. Por naturaleza, está impedido de cumplir el primer requisito ligado al uso de las herramientas técnico-metodológicas; por otro lado, raras veces el artículo (o el articulista) objetiva los intereses que asume respecto de la producción colectiva de definición de los fines y de los medios legítimos —es decir en la producción de la legitimidad. Y sin embargo, los periodistas juegan hoy en día un papel capital en los deslindes de lo legítimo y lo ilegítimo. (Por ejemplo, lo que es una huelga justa y razonable y lo que es una huelga “salvaje”.) En otros términos, el periodismo adopta una estrategia interesada lo cual no afecta mayormente su estatuto. En cambio, la ciencia no puede hacerlo so pena de perder su estatuto de cientificidad. Pero lo más grave es que el periodista, sin aclarar la postura desde la cual habla, raras veces se da por neutro, con derecho a imponer criterios definitorios sobre lo aceptable y lo no aceptable. En otros términos, el periodismo político funciona sobre una manipulación política de lo político: allí se esconde uno de los medios a través del cual se ejerce la violencia simbólica.

16A pesar de ello, esta deficiencia —la carencia de objetividad y, peor, la falta de honestidad, del que obvia aclarar las trincheras desde las cuales habla— no es privativa de los articulistas (o ligada estrictamente al periodismo). También permea una buena parte de la producción que se autonombra “científica”. Abundan, en las ciencias sociales, sociólogos o economistas que no son sino meros “ingenieros sociales” (para retomar la expresión de Bourdieu), es decir individuos que tienen a bien elaborar recetas al servicio de empresas privadas o públicas.

17En su relación con la cuestión temporal, los ensayistas (sobre todo los periodistas) parecen muy frágiles. Involucrados en la coyuntura (el inmediato presente), pierden fácilmente la perspectiva y su validez muchas veces no resiste la prueba del tiempo. El periodismo sobre todo padece de una de las principales consecuencias de sus nexos con un mercado muy volátil y efímero: se atiende a menudo a lo sensasional, sirviendo y flotando al ritmo de las modas, dejándose llevar por la corriente de los acontecimientos y, peor, de los intereses vigentes en un momento dado cuando no juegan un papel profético (la nota que se vende).

18Sin embargo, no es solamente un problema genérico. La estrecha relación con la actualidad más apremiante también la comparte el sociólogo. Se involucra en el presente con una concentración plena (lo que es solamente un interés facultativo, exterior al trabajo profesional para otros intelectuales —un filósofo, un filólogo o un historiador— viene siendo el objeto principal, primordial y más exclusivo de la labor de un sociólogo). Por lo cual, su única diferencia con un periodista reside en su afán por extraer del presente leyes, constancias que lo habilitan a tomar distancia y dominar mejor el presente. Sin embargo, la realización de esta tarea depende más que nada de una ética profesional propia. Si el científico social se considera un ingeniero social, mostrará una marcada tendencia en hundirse en el presente y no tanto en buscar leyes que lo expliquen. En cambio, es muy factible que un periodista pueda intentar tener una visión de conjunto, no para extraer leyes, pero sí, por lo menos, para recontextualizar más adecuadamente el acontecimiento.

19Los dos obstáculos epistemológicos que parecían separar tajantemente el estudio científico-académico y el periodismo (como uno de los géneros que exploran el acontecimiento) no son fronteras irremediables; a fin de cuentas están mediatizados por el ethos que guía a los representantes de ambos géneros. Bien puede ser el sociólogo un simple ingeniero social al servicio de intereses sociales y de poderes muy precisos (escondiéndolos y escudándose tras el prestigio de su función); y bien puede el periodista, con modestia, emitir opiniones que intenten rebasar lo inmediato y aportar finalmente una mirada que no por no pretender la cientificidad carezca de validez. En ambos casos, aclarar los criterios a partir de los cuales se puede apreciar la información vertida, debe considerarse como un imperativo profesional.

20Con el afán de otorgar una coherencia a posteriori a artículos escritos en épocas distintas, y respetando la problemática del sexenio, proponemos la clasificación siguiente:

  • 3 Una gran parte de los artículos aquí presentados fueron publicados en la prensa nacional.

21Dos ensayos sobre cuestiones metodológicas abren esta Miscelánea. Pretenden encauzar el ámbito de la reflexión y asentar una serie de consideraciones que nos parece fecundo explorar. Es necesario precisar, sin embargo, que esas propuestas si bien nos han permitido orientar nuestro trabajo doctoral, no se reflejan con la misma presencia en el caso de los análisis de índole periodística. Es producto de la distinción genérica entre lo que pretende constituir un trabajo académico-científico, abarcando tres sexenios, con un análisis más suelto, más libre —de interpretación personal—, del acontecer cotidiano. Sin embargo, aunque esta diferencia es lógicamente correcta, resulta falsa en lo vivencial. Parafraseando a Claude Bernard, “el método no se puede quedar a la puerta del laboratorio”, es decir, adoptar un método de análisis es arrastrarlo consigo para penetrar y descifrar la realidad (los diversos acontecimientos en cualquier campo). Por lo tanto, aun y cuando el estilo periodístico3 casi nunca permite utilizar y valorar los aportes metodológicos que pertenecen al arsenal del investigador social, subrepticiamente ha acompañado nuestro examen de la coyuntura.

22Paradójicamente, más que en continuidad una con la otra, las dos propuestas metodológicas que aquí presentamos —el análisis prosopográfico y el análisis estratégico— parecen propuestas excluyentes. Él antagonismo es más aparente que real; opera más bien una relación de inclusión o de jerarquización entre ambas —el análisis prosopográfico siendo incluido como parte del análisis estratégico. En este sentido, lejos de contradecirse, son propuestas complementarias.

  • 4 En particular, es notable la ausencia de temas relacionados con el campo, la educación, o aun un e (...)
  • 5 La elección de estos temas está ligada al objeto de nuestra investigación doctoral y dichos artícu (...)

23El segundo capítulo agrupa textos relacionados con la cuestión de la modernización del Estado y del sistema político mexicano. Cabe mencionar que no todos los grandes objetos de atención del proyecto modernizador salinista han sido tratados.4 Hemos enfocado nuestro interés sobre un pequeño núcleo de cuestiones: la interpretación oficial de la reforma del Estado (a través de los grandes discursos), los reacomodos que esos cambios han generado en las élites político-administrativas, así como sus repercusiones en el rumbo general de las políticas públicas y, finalmente, el tema de la sucesión presidencial.5 Por haber tenido la oportunidad de asistir como observador internacional a cuatro procesos electorales en América Central, el Caribe y México, hemos integrado esos análisis electorales que además vienen a completar —aun y cuando rebasan el marco estrictamente mexicano— la reflexión general sobre los procesos de modernización entendidos en el plano político como democratización y apertura.

  • 6 Por ejemplo, el discurso donde el mandatario (y jefe natural del PRI) da a conocer la nueva “ideol (...)

24La revisión de los conceptos y las propuestas de modernización, vertidas en algunos discursos ejemplares6 y algunos de los informes presidenciales, puede parecer poco fecundo para aclarar los niveles de realidad y de posibilidad del proyecto modernizador; de hecho, los discursos, numerosos y cambiantes, no aclaran más, en el mejor de los casos, que las intenciones que se persiguen; si bien dan una idea de las metas oficiales de la organización —la mayor parte del tiempo aquéllas son desviadas al tomar en cuenta los objetivos particulares— seguidas por los actores directa o indirectamente involucrados en esta tarea. Sin embargo, en el periodo que abarca esta Miscelánea, los discursos del jefe de la nación tienen un valor inusual; no sólo quieren ser un catálogo de buenas intenciones (con grados diferentes de realización); lo interesante es su pretensión “educativa”, poco usual para este tipo de oratoria. Ello se entiende por la situación de transformaciones fundamentales que se persiguen.

  • 7 Grupo comúnmente (con o sin razón) denominado “los tecnocratas”.
  • 8 Es decir, no todos los cambios en el gabinete han sido sido objeto de comentarios y artículos peri (...)

25También encuentra espacio en esta Miscelánea el tema de las élites mexicanas. Hemos enfocado su estudio más que nada a la correlación que guarda desde 1982 el alto personal político-administrativo con las políticas públicas que ha edificado.7 Otros artículos revisan, de manera muy coyuntural y sin guardar un orden específico,8 algunos cambios que han restructurado los diversos gabinetes intentando recontextualizarlos con la coyuntura momentánea.

  • 9 No se previeron los drásticos acontecimientos de 1994.

26Finalmente, la cuestión de la sucesión presidencial se examina en una doble perspectiva: un primer texto —redactado en 1992— ofrece una serie de consideraciones que el proceso sucesorio tendría que tomar en cuenta, de seguir todo igual;9 los demás artículos son escritos de circunstancia que han acompañado tanto el periodo de presucesión como la campaña electoral.

27La tercera parte examina, sin afán de establecer comparaciones entre ellos, los procesos electorales (presidenciales esencialmente) que se han desarrollado en estas regiones del continente durante 1994.

28En México, el fenómeno electoral marca una pausa dentro del ciclo de la modernización salinista; encierra una pregunta implícita: ¿Qué atestiguaron esos sufragios como proceso de apertura política pero también como premisa evaluatoria del proyecto modernizador?

Notes

1 Para decirlo con la expresión utilizada por Manuel Camacho Solis en su libro Cambio sin ruptura, Mexico, Alianza Editorial, 1994, p. 36.

2 Pierre Bourdieu, “Comment libérer les intellectuels libres?”, Questions de sociologie, Editions de Minuit, Paris, 1984, p. 73.

3 Una gran parte de los artículos aquí presentados fueron publicados en la prensa nacional.

4 En particular, es notable la ausencia de temas relacionados con el campo, la educación, o aun un examen de las reformas constitucionales, por citar algunas.

5 La elección de estos temas está ligada al objeto de nuestra investigación doctoral y dichos artículos son únicamente reflexiones que han gravitado alrededor de una problemática más amplia que estamos desarrollando ahí.

6 Por ejemplo, el discurso donde el mandatario (y jefe natural del PRI) da a conocer la nueva “ideología” que debe acompañar la reforma del Estado —el liberalismo social—; fue pronunciado el 4 de mayo de 1992, frente a la sede del PRI.

7 Grupo comúnmente (con o sin razón) denominado “los tecnocratas”.

8 Es decir, no todos los cambios en el gabinete han sido sido objeto de comentarios y artículos periodísticos; trabajo que en cambio hemos profundizado en el trabajo doctoral.

9 No se previeron los drásticos acontecimientos de 1994.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr