Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Pueblos de la Sierra madre

 | 
Jacques Galinier

Segunda parte. Una economia indígena

VIII. La circulacion de bienes y la dominacion del mercado nacional

Texte intégral

MONEDA, CREDITOS E INVERSIONES

1En la Sierra Madre todos los pagos se efectúan en moneda nacional, con excepción de ciertos pueblos (San Pablito, San Nicolás) donde todavía se paga a los peones con cuartillos de maíz, medida que de manera ocasional puede servir como unidad contable.

2Con frecuencia los otomíes recurren al préstamo para hacer frente a los gastos rituales (pago de un curandero, participación en las mayordomías, etcétera). Para ello, acuden en primer lugar a los tenderos, que tienen la reputación de ser los más “ricos” del pueblo; éstos terminan por aceptar después de medir el prestigio social de su deudor. La conducta más común consiste en empeñar los objetos domésticos (machetes o radios) a cambio de mercancías. En la actualidad, esta práctica de “pedir fiado” está muy extendida, pues si desean conservar a su clientela los tenderos se ven en la obligación de dar crédito a sus compradores durante semanas o meses. Por otro lado, el crédito practicado dentro de los grupos de parentesco a menudo origina discordias.

3En las regiones templadas el café sirve como moneda para adquirir los bienes de consumo diario. Así, los indígenas consiguen jabón, azúcar u otros productos vendiendo al tendero uno o dos cuartillos de café; éste fija un precio de compra muy bajo y devuelve en dinero la diferencia de valor de las mercancías intercambiadas. El café se venderá después en los mercados mestizos, al precio “oficial” del momento. Este tipo de transacción, importante fuente de ingresos, surge sobre todo en el difícil periodo previo a la cosecha y todavía es un medio usual de adquisición de bienes indispensables para las familias más pobres.

4El flujo de dinero que circula dentro de la comunidad tiene diversos orígenes: a) endógeno, cuando proviene de las transacciones locales o de la venta de terrenos, y b) exógeno, mediante los ingresos de la gente que trabaja fuera del pueblo.

5Esta segunda fuente está en crecimiento constante; comprende los ingresos de quienes emigran a la ciudad y regresan periódicamente a su pueblo. A este capital se suma el de los “inversionistas” de las fiestas locales, quienes trabajan de modo temporal en los centros urbanos para acumular dinero suficiente y cumplir con su cargo religioso. El desequilibrio entre estos dos tipos de flujos es un factor suplementario de distorsiones en el nivel local. Al final queda un excedente, una masa monetaria flotante (no absorbida por el ritual) cuya inversión dentro de la comunidad no se justifica, en la medida en que los signos de riqueza ostentosa todavía se censuran.

6El concepto de ganancia merece un examen particular. Ya ha sido objeto de numerosos estudios en otras sociedades indígenas mesoamericanas y a este respecto Sol Tax creó el concepto de “Penny capitalism”. Pero en nuestra opinión, esta aseveración no corresponde al caso estudiado porque confunde los medios con los fines. En todas sus transacciones los otomíes buscan obtener la ganancia máxima, incluso aunque se trate de sumas pequeñas; en esto puede reconocerse un parámetro de la economía de mercado. Además, todos los bienes que pueden ser objeto de compra o de venta se valoran de inmediato en términos monetarios. Incesantes discusiones sobre el precio de las mercancías animan siempre las conversaciones y la mayoría de los otomíes, aunque analfabetas, dan pruebas de una agilidad mental extrema al hacer las cuentas. En la vida de los indígenas, el valor simbólico del dinero parece tener un sitio más importante que en la de los mestizos. Desde muy pequeños, los niños aprenden a gastar el dinero con precaución y para recompensarlos se les daba a menudo un quinto (cinco centavos).

  • 1 Danièle Dehouve: Corvée de saints et luttes de marchands. Klincksieck, París, 1974 , p. 334 .

7Esta búsqueda obsesiva de la ganancia, muy legítima en una economía de pobreza, se articula en torno a los mitos sobre el hmũmbeti Cada pueblo posee su cerro sagrado, donde están enterradas ollas llenas de oro, depositadas ahí por los antepasados. Custodiado por una divinidad denominada zithũ (el “diablo” en la terminología cristiana actual), este tesoro provoca la tentación en todos los miembros de la comunidad. Sin embargo, aquí termina la similitud con la ideología capitalista. En efecto, ¿cómo explicar, en esas condiciones, la ausencia de una acumulación visible de capital? Este hecho se aclara primero por la estructura de la economía regional, cuyas relaciones de intercambio favorecen a los mestizos colocados en una situación dominante, pero sobre todo por la inversión social de la riqueza que se produce dentro de la comunidad en forma de fiestas o participación en los cargos religiosos. Este esquema se aplica a todas las comunidades otomíes que hemos estudiado, con algunas reservas, puesto que de hecho existen auténticos caciques indios que han podido acumular cierta riqueza; el respeto de que gozan en la comunidad les permite sustraerse al ciclo de inversiones rituales. Además, existe un fenómeno reciente: el surgimiento de una clase de indígenas comerciantes y propietarios de cafetales, los cuales buscan evadir el ciclo ritual comunitario y llevan a cabo inversiones (en bienes inmuebles o terrenos) de carácter puramente especulativo. La evolución acelerada del proceso inflacionario, a partir de 1970, sólo ha reforzado esta tendencia. D. Dehouve apunta que en la región tlapaneca el aumento de los salarios ha representado la mitad de lo que han subido los precios de los bienes de consumo.1 En el sur de la Huasteca, de una comunidad a otra, esta diferencia es a veces más marcada, de tal manera que únicamente los intermediarios (comerciantes, manipuladores de crédito) se benefician de la crisis.

8La economía regional padece de modo crucial por la falta de instituciones de crédito. Desde hace varios años el Banco Agrario ha multiplicado los préstamos, pero casi no favorecen a los pequeños agricultores. A causa de las garantías exigidas y de las hipotecas de los terrenos o de los bienes personales, resulta imposible para los más pobres beneficiarse de los préstamos, a pesar de los intereses mínimos que se aplican. Las únicas personas verdaderamente favorecidas por el crédito son las que poseen signos visibles de acumulación de capital (ganado, cafetales). Pero la ganadería sólo tiene cierto desarrollo entre los mestizos y los cafetales de los indígenas son demasiado reducidos. Con todo, algunos comerciantes indios, cuyas relaciones con las autoridades y los servicios administrativos son patentes, logran ingresar en este sistema de préstamos.

AGENTES ECONOMICOS

9Dentro del pueblo, los comerciantes locales disfrutan de una situación de casi monopolio en lo que se refiere a la venta de bienes de consumo indispensables (mercería, comestibles, petróleo para lámparas, aguardiente, etcétera). Además de tener un capital, que les permite renovar constantemente su mercancía, con frecuencia poseen muías para abastecerse en los pueblos mestizos. Arrieros asalariados se encargan del transporte de las mercancías, de llevar el café hacia los mercados comunicados por carretera y de la compra de diversos artículos para el pueblo. Esta clase de negociantes se diferencia de manera muy clara de los campesinos por el cúmulo de ganancias; en efecto, a los ingresos obtenidos por la venta de bienes de consumo cotidiano, a menudo se añaden los de las transacciones del café, puesto que en general ellos son intermediarios entre los productores campesinos y los comerciantes de los pueblos mestizos. Por otra parte, también poseen un patrimonio en tierras que los peones trabajan.

10Es común que los comerciantes ambulantes residan en los pueblos mestizos y se especialicen en la venta al menudeo de telas y objetos domésticos, incluyendo pulque y frutas de tierra caliente.

Circuitos comerciales de los otomíes del Altiplano.

11Los mercaderes de San Pedro (alfarería) y de Santa Ana continúan la tradición del pequeño comercio (plantas medicinales y productos farmacéuticos), y sus itinerarios abarcan la totalidad de la región otomí.

12Los artesanos ocasionales ejercen en cada pueblo numerosos oficios: zapateros, carpinteros, albañiles, peluqueros y carniceros. Son agricultores que un día por semana (mercados y fiestas) se dedican a una actividad complementaria.

13El día del mercado los vecinos participan en el pequeño comercio de productos agrícolas, de aves y de cerdos. Las mujeres del pueblo se especializan en la venta de comida (tamales y saca-huil, en tierra caliente) que preparan en el mismo lugar.

14Por su lado, los hombres adquieren machetes, costales e instrumentos de labranza. Los tenderos también entran en el circuito de compras de productos agrícolas, que almacenan para revenderlos en la época previa a la cosecha, así como una parte de la producción local de café. En la compra de bebidas destinadas a la celebración de las fiestas domésticas se gastan sumas considerables. Las mujeres compran los productos alimenticios de consumo cotidiano (como conservas, quesos, sal o frutas), las telas para confeccionar vestidos y algunos objetos personales de pacotilla, mientras los niños no compran más que golosinas.

NUEVOS CENTROS DE INTERCAMBIO

El ocaso del mercado de pueblo

15En la actualidad los días de mercado sólo subsisten en algunos pueblos, como es el caso de San Pablito. Todas las mañanas las mujeres se instalan con sus productos en la plaza, sentadas en el suelo; ocupan a diario el mismo sitio en el costado este de la plaza, donde se acomodan en grupos de barrio o de afinidad. Otros vendedores aportan las especialidades de las comunidades vecinas: San Nicolás, Hidalgo: maíz; Loma Bonita, Veracruz: piña; Pahuatlán, Puebla: coco, nieves y carne; San Pablo el Grande, Hidalgo: chile; Tenango de Doria, Hidalgo: quesos, y Paxiotla, Puebla: mangos.

16En realidad, este mercado sólo da una imagen parcial de los intercambios que se efectúan en San Pablito, ya que en ellos deben incluirse todos los productos que se venden de casa en casa (aves, huevos, frutas silvestres recolectadas por los niños), la venta de pan, y sobre todo el comercio de la corteza de jono-te para fabricar el papel que se vende en la capital.

17En el sistema de intercambios del pueblo este tipo de mercado desempeña un papel marginal, pero permite fijar los precios de los productos locales día con día. En él se pueden notar las características de una economía de autosubsistencia, en la que los bienes circulan dentro de una esfera de intercambios que se Umita al pueblo y a las comunidades limítrofes.

18En los pueblos otomíes más importantes (San Lorenzo, San Esteban, Texcatepec), durante el mercado semanal abundan vendedores, agricultores y comerciantes mestizos especializados en la mercería, las telas y la ferretería. Asimismo, es el día de la matanza de cerdos, de la venta de animales domésticos (muías, burros) y de productos del artesanado local (manteles bordados, blusas, cerámica, etcétera). A los tenderos otomíes, el día de mercado todavía les permite obtener ganancias bastante elevadas.

19Tal como existe hoy en día, el mercado local no ofrece ninguna garantía al pequeño productor indígena para que pueda vender su mercancía a un precio justo, ni para evitar las prácticas discriminatorias de las cuales es objeto en los mercados mestizos. En efecto, y principalmente en las zonas productoras de café, debe doblegarse ante la ley impuesta por los acaparadores. La mayoría de estos últimos — mestizos casi todos— son comerciantes instalados en los pueblos grandes y las ciudades limítrofes, cuya actividad consiste en monopolizar el café vendido en los mercados. Cuando varios de ellos coinciden el día de compras, acuerdan un precio mínimo (el más bajo posible) al cual adquieren el café de los pequeños productores. Al presentarse éstos en el mercado, son sobornados mediante métodos más o menos violentos, con falsas promesas, hasta que ceden su carga al precio impuesto. La reciente implantación de centros de almacenaje del Instituto Mexicano del Café — que compra la totali­dad de la producción a un precio más justo— está amenazando esta práctica, aún muy extendida.

El auge del mercado municipal

20En constante desarrollo, ese mercado es el eje del sistema económico regional. Allí se reúnen los indígenas y sus familias, provenientes de todos los pueblos otomíes situados en el área de influencia de la ciudad mestiza (algunos se encuentran a un día de camino). Además, es un auténtico centro de intercambios pluriculturales: además de los otomíes, están presentes los nahuas, tepehuas (Huehuetla) y totonacas (Mecapalaya). En Ixhuatlán de Madero, están representados los cuatro grupos étnicos. La apertura de caminos, que permiten el paso de camiones y autobuses, ha dado un impulso considerable a esos centros al facilitar la introducción de grandes cantidades de productos manufacturados procedentes de la ciudad de México, así como de cítricos de la zona veracruzana. Pero esos mercados también son centros de distribución del café producido en toda la sierra, particularmente en la región templada. Los comerciantes locales venden latas, telas y herramientas agrícolas. Durante todo el año deben tener reservas de papel de corteza para surtir a los curanderos de los pueblos, quienes lo utilizan para recortar ídolos en cada ceremonia curativa. Así, al acercarse la fecha de las grandes ceremonias religiosas (fiesta de Todos Santos, en especial), hay abundancia de pan, cera y papel multicolor para adornar los altares.

Día de mercado en San Esteban, Hgo.

21En el mercado predomina un clima de efervescencia social. Al caer la tarde, no es raro ver a los indígenas reunidos en los expendios de bebidas alcohólicas, gastando las pocas ganancias obtenidas durante el día. Por la noche, medio ebrios, regresan a sus pueblos.

22Es el día en que, como para romper el aislamiento que pesa sobre las comunidades, circulan noticias relativas a los pueblos vecinos, ya sea acerca de las fiestas, los precios de los productos, o acontecimientos trágicos. Los indios aprovechan la ocasión para visitar al cura, con el fin de bautizar a un niño, bendecir una imagen de la casa u obtener la presencia del párroco en la próxima fiesta del pueblo.

23El ciclo de las fiestas impone a las comunidades indígenas un fuerte gasto en bebidas alcohólicas y en accesorios de uso ceremonial, del cual se benefician en primer lugar los comerciantes mestizos; este hecho confirma que la prosperidad de los pueblos mestizos descansa en parte en las necesidades de la organización ritual indígena.

Las relaciones comerciales entre indígenas y mestizos

24En el plano económico, ambos grupos étnicos forman una entidad en la que se encuentran en estrecha interdependencia. Por un lado, los pueblos indígenas son la fuente de tres tipos de flujo en el mercado mestizo: bienes (productos agrícolas, esencialmente, tales como café o maíz); servicios (todas las prestaciones de servicios proporcionados por el comercio agrícola, los peones, los empleados de los comerciantes, las sirvientas, las cocineras); y por último, dinero (compras de bienes utilitarios, productos manufacturados, objetos de carácter ritual). En sentido inverso, los pueblos mestizos difunden entre las comunidades otomíes las mercancías compradas al mayoreo en los centros urbanos, lo que representa una fuente de empleos que aportan dinero a los hogares indígenas. Así es como se observa el papel de primer orden que desempeñan los pueblos mestizos como centros de convergencia del mundo industrializado y el mundo tradicional. En ellos se da una constelación de centros de inter­cambio por medio de los cuales las comunidades indígenas comunican con la sociedad nacional. Sin embargo, esta integración a la economía moderna está lejos de aportar a los pueblos otomíes todo el beneficio que podrían esperar. En efecto, la desigualdad en el intercambio coloca a los indios pobres en una situación de inferioridad en relación con sus clientes mestizos; además, la ignorancia y el desajuste de valores entre los dos grupos refuerzan el sentimiento que tienen los otomíes de vivir en un mundo condenado al subdesarrollo, del que no se percibe alguna escapatoria en el futuro.

La capital y la situación de monopolio de los mercados urbanos

25Dos ciudades que no pertenecen a la región otomí desempeñan, a distancia, un papel predominante en la actividad económica regional: por un lado Alamo, en el estado de Veracruz, desembocadura natural de la región montañosa y baja de la Huasteca, y centro distribuidor de la producción de café; por el otro Tulancingo, ciudad dinámica con una intensa actividad de intercambios, centro de abastecimiento de los comerciantes mestizos y de los tenderos indígenas de la Sierra Madre, que encuentran ahí las mercancías a mejor precio. Todos los productos comprados se transportan en camiones de carga hasta las cabeceras mestizas de los municipios, donde termina la carretera; luego los arrieros los llevan (sobre todo los productos comestibles, las telas y las herramientas) hasta los pueblos indígenas.

26El comercio con la capital crece cada vez más. En la actualidad, la apertura de los pueblos al mundo mestizo se extiende hasta la ciudad de México, polo de atracción de una gran cantidad de trabajadores temporales en los alrededores del mercado de La Merced. Además, el incesante movimiento migratorio de los campesinos pobres hacia la capital alcanza progresivamente a los pueblos más alejados y favorece los viajes de los tenderos indígenas, quienes se benefician en la ciudad con la ayuda que les ofrecen sus paisanos instalados en el medio urbano.

27En nuestros días, los mercados indígena, mestizo y urbano forman una estructura piramidal. La evolución actual muestra la imbricación progresiva de estos tres tipos de centros de intercambios. El movimiento de integración se da de la cima (ciudad de México) a la base (el pueblo), ya que el papel que juega el mercado local disminuye gradualmente. Incluso, ciertas excepciones confirman esta tendencia. Por ejemplo, en Santa Ana Hueytlalpan se creó un mercado en 1972, pero la mayoría de los vendedores son comerciantes provenientes de las ciudades y pueblos vecinos. Así, este tipo de mercado se diferencia claramente del mercado indígena tradicional, puesto que se trata de una implantación procedente del exterior, de un centro de intercambios que beneficia muy poco a los habitantes de Santa Ana, con excepción de algunos pequeños comerciantes.

28La autosuficiencia de la comunidad indígena sólo es un mito. Además, por sí misma, la región no está capacitada para proporciona los productos de consumo duradero que se compran en la capital, como telas, herramientas o medicinas. De manera paralela, se está desarrollando en la capital un mercado para los propios indígenas, quienes distribuyen sus productos artesanales que no tienen salida regional en el medio mestizo; se trata de un hecho que transforma el sistema comercial existente y acelera la reorganización de la economía local.

Notes

1 Danièle Dehouve: Corvée de saints et luttes de marchands. Klincksieck, París, 1974 , p. 334 .

Table des illustrations

Légende Circuitos comerciales de los otomíes del Altiplano.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2724/img-1.jpg
Fichier image/, 307k
Légende Día de mercado en San Esteban, Hgo.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2724/img-2.jpg
Fichier image/, 998k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1987

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr