Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

Siempre más allá…

 | 
Michelle Dospital

4. El proyecto regional de Las segovias

Texto completo

El terreno de la lucha de liberación nacional

1El movimiento sandinista se desarrolla esencialmente en la región montañosa del centro-norte del país: Las Segovias. Los españoles fundan la ciudad de Nueva Segovia en 1524, en la ribera derecha del río Coco. Su nombre se debe a la analogía del paisaje segoviano con los pinares de Segovia, en España. En 1892 la región de Las Segovias es dividida en cuatro departamentos: Nueva Segovia, Estelí, Matagalpa y Jinotega. El departamento de Nueva Segovia es el centro neurálgico de la guerrilla. Esta se extiende a los departamentos fronterizos de Estelí, Jinotega, el norte del departamento de Matagalpa y la vasta planicie inclinada de la Costa Atlántica, al este de Las Segovias, en el distrito de Cabo Gracias a Dios, y el departamento de Bluefields, región boscosa y pantanosa atravesada por muchos ríos.

  • 1 Macaulay, Neil. Op. cit. p. 109.

2Las Segovias y el Litoral Atlántico se comunican gracias al río Coco, que atraviesa Nueva Segovia y se extiende a lo largo de la frontera hondureña por más de 450 km, hasta desembocar en el mar Caribe, en Cabo Gracias a Dios. La región de Las Segovias está formada por colinas, mesetas y montañas poco elevadas; cubierta de bosques escasamente poblados de pinos, tiene una altitud de entre 500 y 1,700 metros. Es en el corazón de este paisaje que Sandino instala, en 1927, su primer cuartel general, en la punta del macizo El Chipote, que el escritor Macaulay describe de la manera siguiente: «Es una remota, casi intransitada y dispersamente poblada vasta zona montañosa. El terreno es tan vario como es de montaraz, los valles son húmedos, velados del sol por grandes bejucos retorcidos (...) Al llegar a los 4,000 pies la maleza es más tupida y los pinos más grandes. Las cumbres de esas montañas son selvas brumosas.»1

3Un estudio comparativo de los cuatro departamentos del centro-norte nos da las indicaciones siguientes: según el censo de 1920 Las Segovias cubren 30,000 km², es decir, 23% de la superficie total del país; tienen 221,000 habitantes, es decir, 35% de la población total; la densidad de los departamentos de Nueva Segovia y Jinotega es baja, con, respectivamente, 9 y 2 habitantes por km2, lo cual se debe a que una parte de estos dos departamentos está cubierta de selva; la tasa de analfabetismo está por encima de la media nacional (72%), con 80% en Estelí, 82% en Jinotega, 87% en Matagalpa y 85% en Nueva Segovia.

  • 2 Gould, Jeffrey. “Nicaragua mestiza, más allá del mito”, en Encuentros con la Historia, p. 265-280.

4Más del 99% de la población se declara católica. Los mestizos son mayoritarios y representan más del 65% de la población. El porcentaje de población negra es superior a la media nacional (10%) en los departamentos de Nueva Segovia, Estelí y Jinotega, con 17%, y en menor grado en Matagalpa con 4%. Oficialmente, no hay ningún indígena en Las Segovias. Lo menos que puede decirse es que la colonización española fue brutal. El departamento colonial de Segovia pasó de 75,000 habitantes antes de la llegada de los españoles a 4,500 indígenas sobrevivientes. Sin embargo, pensamos que en los años 20 parte de la población de Las Segovias sigue manteniendo una identidad indígena. Un estudio reciente muestra que los datos del censo nacional de 1920 relativos a la población indígena no son exactos, y estima que el porcentaje real oscilaba entre 20 y 25% en vez de 3%.2

  • 3 Ibid.

5Es en el departamento de Matagalpa donde hay mayor número de extranjeros: 47 estadounidenses, 63 alemanes y 44 ingleses, seguido de Jinotega con 3, 16 y 5 miembros de estas nacionalidades, respectivamente. La inmigración estadounidense, sin embargo, es muy baja. A nivel nacional es inferior al 2% de la población. En Nueva Segovia hay un 3% de hondureños, lo cual se explica por la situación fronteriza de este departamento. Macaulay describe Nueva Segovia de la siguiente manera: «Esa región la habitaban rudas gentes de frontera que tenían poco respeto por las fronteras y las leyes3

  • 4 Valle Martínez, Marcos. Desarrollo económico y político de Nicaragua, p. 135.

6La economía de estos departamentos se basa en la ganadería, el cultivo de cereales y hortalizas (maíz, arroz, frijol) y de café. En los departamentos de Jinotega, Matagalpa, y sobre todo Nueva Segovia, las minas de oro son explotadas por ingleses y estadounidenses. En 1909 hay 108 minas de oro en el departamento de Nueva Segovia, que producen 53% del mineral nacional4, pero en 1920 sólo algunas son explotadas en El Jícaro y Murra. Estas dan empleo a 74 mineros, es decir, menos del 1% de la población económicamente activa del departamento.

  • 5 Merlet, Michel. La question agraire au Nicaragua. Anexos.

7En cuanto al cultivo del café, podemos constatar disparidades importantes según los departamentos: el café se desarrolla inicialmente en los departamentos de Managua-Masaya y Carazo, en la región del Pacífico. Es introducido en el centro-norte alrededor de 1880, en los departamentos de Matagalpa y Jinotega. En 1881, miles de indígenas atacan la ciudad de Matagalpa para protestar contra la privatización de sus tierras y el trabajo forzado. La represión del movimiento resultó en 5,000 muertos. La expansión del latifundio de café alcanza el departamento de Estelí entre 1895 y 1920. Esto conlleva, en el departamento de Nueva Segovia, un desplazamiento hacia el este de la frontera agrícola, es decir, de la superficie cultivada en detrimento del bosque. Nueva Segovia es el último departamento afectado por la expansión de la hacienda cafetalera porque, por un lado, no hay infraestructura de ningún tipo (el café es transportado en carretas por caminos de herradura, intransitables en invierno) y, por otro, debido a la baja densidad de la población, lo cual plantea un problema de mano de obra para las cosechas. Según el censo de productores de café de 1910, en función del tamaño de sus fincas, Nueva Segovia posee un total de 161 explotaciones. 73% de las mismas son menores de 10 manzanas (mz) y las explotaciones de menos de 50 mz producen 74% del café del departamento. En cambio, en Matagalpa y en Jinotega las explotaciones de más de 200 mz producen respectivamente 70% y 82% del café. Es en estos dos departamentos donde se encuentra el mayor número de grandes propietarios extranjeros que poseen entre 500 y 2,000 mz.5

  • 6 Ibid.

8De las 161 explotaciones registradas en Nueva Segovia, 78 tienen menos de 3 manzanas, lo cual significa que la producción de café está en manos de pequeños productores. El campesinado complementa el cultivo del café sembrando cereales y hortalizas, además de la producción de tabaco y de la ganadería en las tierras nacionales. Según el censo de 1920, el número de agricultores en Nueva Segovia es ampliamente superior a la media nacional, con 63% contra 34%. Hay 0,4 trabajador agrícola por un agricultor, es decir, la tasa de trabajadores agrícolas más baja de todo el país.6 El objetivo de los campesinos segovianos es asegurar su sobrevivencia alimenticia y defenderse contra la oligarquía naciente. En 1927 esta última no posee más tierras que los campesinos, pero tiene la ventaja de haber acumulado cierto capital gracias a otras actividades como el comercio. Su ambición es extender sus propiedades anexando las tierras de los pequeños productores. Uno de los medios utilizados para este fin es el sistema de préstamos: comprando el café antes de la recolección, la oligarquía puede confiscar la tierra del campesino en el caso de una mala cosecha. En resumen, en 1927 la estructura agraria de Nueva Segovia está dominada por la pequeña producción de tipo familiar, pero ésta se encuentra fuertemente amenazada por la expansión del latifundio. Por su parte, los pequeños explotadores de los ejidos municipales están semiproletarizados. Son arrendatarios de tierras que no exceden seis hectáreas, y complementan el cultivo de cereales y de hortalizas con la venta de su fuerza de trabajo. Incapaces de satisfacer las necesidades de sus familias, algunos van a instalarse en la frontera agrícola. En cuanto a los colonos que trabajan en las fincas ganaderas o las plantaciones de café y cultivan una hectárea de tierra prestada por el patrón, su propósito es acumular dinero para poder comprar un pedazo de tierra.

  • 7 Wunderich, Rossbach. Derechos indígenas y estado nacional en Nicaragua”, p. 33.

9El movimiento sandinista se extiende hasta la Costa Atlántica: el distrito de Cabo Gracias a Dios y el departamento de Bluefields. Esta región cubre 52% de la superficie total del país. 83% de su población está compuesta de indígenas mískitos, en menor cantidad de sumus, en el centro-este, y de mulatos zambos en la costa, al sur de Puerto Cabezas. Hasta 1860, el territorio mískito se extendía desde Laguna de Perlas (Bluefields) hasta la laguna de Caratasca (hoy en Honduras). Bajo protectorado inglés, la Mosquitia tenía su propio régimen político (realeza) y su propia lengua, el mískito. La mayoría de la población era protestante, como consecuencia de la influencia de la Iglesia Morava instalada en la Costa Atlántica en 1849. Por el Tratado de Managua, firmado en 1860, Inglaterra cede la Mosquitia a Nicaragua y a Honduras. La nueva frontera que atraviesa la Mosquitia es definida por el río Coco. Las fronteras no existen para los mískitos, menos cuando el río Coco es la fuente de vida de las poblaciones indígenas en ambas riberas. A partir de 1860, el gobierno nicaragüense crea la «reserva mískita», en forma de rectángulo a lo largo de la costa, y mantiene el régimen político mískito en la cabecera, Bluefields. En 1894 la población de la reserva se compone de 4,000 criollos descendientes de ingleses y, en menor medida, de españoles, 5,000 mískitos, así como 5,000 sumus y ramas.7 Ese mismo año el gobierno liberal de Zelaya decide poner fin a la autonomía política de la Costa Atlántica. A pesar de la resistencia de los mískitos, la reserva es declarada departamento de Bluefields y el gobierno manda autoridades civiles y militares de Managua. En el noreste del nuevo departamento es creado el distrito Cabo Gracias a Dios, que forma un triángulo delimitado por el río Coco, el río Wawa y el Litoral Atlántico.

10Las llanuras de la Mosquitia son tierras poco fértiles. La población indígena habita, esencialmente, las pequeñas llanuras inundables ubicadas a orillas de los ríos, y, en particular, a lo largo del río Coco. Los mískitos son marginados por la sociedad criolla nicaragüense. La población de Cabo Gracias a Dios, por cierto, no aparece en los registros electorales. El 93% de la población es analfabeta y no habla más que el mískito. El 60% de los habitantes es protestante. Los mískitos se consagran a la pesca, la caza y el cultivo tradicional de cereales y hortalizas.

11En 1930, el departamento de Bluefields cubre 41% de la superficie total del país con una baja densidad: menos de un habitante por km2. Es en esta región donde se instalan importantes compañías extranjeras: las plantaciones bananeras de la Cuyamel Fruit, las minas de oro de Prinzapolka, Bonanza, Rosita, La Luz y Siuna, que pertenecen a estadounidenses e ingleses, y la explotación de maderas preciosas por la Bragman Bluff Co., que se instala en Bilwi en 1922.

12Las regiones montañosas de Las Segovias y la región arbolada del Atlántico Norte resultan ser el terreno ideal para la guerrilla sandinista. En Las Segovias, las únicas vías de comunicación existentes son caminos de herradura por los que no pueden transitar más que carretas, los cuales son intransitables durante la temporada de lluvias (seis meses al año), con lo cual ciertas zonas al este de Nueva Segovia y al norte de Jinotega son inaccesibles. De la frontera agrícola segoviana hasta el Océano Atlántico, la única posibilidad de desplazamiento la constituyen el río Coco, navegable en 275 km, y sus afluentes. La situación fronteriza de Nueva Segovia, Jinotega y Cabo Gracias a Dios, con Honduras, también es una de las piezas claves de la guerrilla. La frontera se extiende por más de 900 km, imposibilitando cualquier tipo de control y facilitando el tránsito de recursos materiales y humanos de un país al otro.

La composición del movimiento sandinista

  • 8 Román, José. Op. cit. p. 76.

13En mayo de 1926, acompañado por algunos mineros de San Albino, Sandino organiza rápidamente, en el departamento de Nueva Segovia, una tropa compuesta esencialmente por pequeños productores y campesinos pobres de la región. Después que Moncada firma, el 4 de mayo de 1927, Sandino reúne a sus hombres en Jinotega para anunciarles su intención de proseguir la lucha armada, y licencia a todos aquellos que tienen obligaciones familiares: «Licencié a los que tenían deberes ineludibles o tímidos que se cobijaron bajo ese pretexto (...) me retiré a un lugar recóndito en las montañas de Yalí. Entonces apenas tenía treinta hombres.»8

  • 9 Cummins, Lejeune. Op. cit. p. 70.
  • 10 Sandino I, p. 135.
  • 11 Dodds, Thomas. “Estados Unidos en Nicaragua”, en Revista Conservadora del Pensamiento Centroamerica (...)

14De la treintena de hombres de Sandino, ocho son hondureños que trabajan en las minas de San Albino. La mayoría de los nicaragüenses son originarios de Nueva Segovia. En julio la tropa sandinista, compuesta por 60 hombres, ataca la ciudad de Ocotal, cabecera del departamento de Nueva Segovia, con la participación de un centenar de campesinos pobres de la región. El 2 de septiembre de 1927 Sandino funda el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua (EDSNN). Este reúne un Estado Mayor compuesto por generales, coroneles, capitanes y tenientes, con Sandino como comandante general; un ejército regular compuesto por soldados permanentes y una reserva integrada por soldados a tiempo parcial. A partir de esa fecha, el EDSNN desarrolla un trabajo político entre la población civil y constituye una red de espionaje y de colaboración. El ejército ve crecer las filas sandinistas muy rápidamente, y aumenta la participación de civiles en Las Segovias. En septiembre de 1927, el Estado Mayor de la marina estadounidense envía, desde Managua, un informe a Washington que dice, entre otras cosas: «La situación se agrava. Sandino ha organizado a la población del noroeste de Nicaragua bajo un sistema complejo de información y abastecimiento y tiene una fuerza aproximada de 1,500 hombres. Recibe además armas y la simpatía general.»9 El mismo Sandino escribe, el 1° de agosto de 1927: «Toda la región de Nueva Segovia nos pertenece en cuerpo y alma, y eso mismo asegura la efectividad en la hostilización al enemigo.»10 En agosto de 1928 el estadounidense Dodds informa que los marines han decidido destituir a todas las autoridades civiles de Las Segovias, sospechosas de colaborar con el EDSNN. Añade que el obstáculo principal para el control militar de la zona es la hostilidad creciente de los «indígenas» de la región.11

  • 12 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p. 186.
  • 13 Alexander, Alfonso. Sandino: relato de la revolución en Nicaragua. P. 131.

15¿Quiénes son esos «indígenas» y cuáles son los que participan y colaboran con el EDSNN? El campesinado segoviano es la fuerza motriz de la resistencia sandinista. Aunque Sandino habla varias veces de «obreros y campesinos» para definir a sus soldados, siempre subraya la participación irreemplazable del campesinado: «Hay un refrán que dice: ‘Dios hablará por el indio de Las Segovias’ y vaya si ha hablado. Ellos son los que han hecho en gran parte esto.»12 En 1930 Sandino declara al periodista Alexander: «Nuestros hombres tienen desde 70 años hasta los 7. ¿Le asombra? Es la Patria. Son nuestros campesinos. »13Sandino utiliza los términos «indio» o «campesino» de manera indistinta. El indio al que se refiere de manera peyorativa Thomas Dodds, es el mismo del que Sandino alaba los servicios. Sobre la base del estudio reciente de Geffrey Gould, ya mencionado, habría que investigar la representación real de la población indígena en Las Segovias de los años 20. Nos ayudaría a entender mejor el sentido que da Sandino al término de «indio». Hasta el momento, lo hemos entendido en el sentido más cultural que étnico. El indio al que se refiere Sandino es el menos «hispanizado», el campesino pobre, el que es tratado con desdén por la gente de la ciudad, y visto como una bestia de carga, ignorante y estúpida por los marines.

  • 14 Román, José. Op. cit. p. 130.

16El Estado Mayor del EDSNN está compuesto por 15 generales, incluyendo a Sandino, 4 coroneles y algunos tenientes y capitanes. Todos los oficiales son originarios de Las Segovias o de la frontera hondureña, con excepción del general Estrada, nativo de Managua; del general León Díaz, de El Salvador; y del general Girón Ruano, guatemalteco. Socialmente son, en su mayoría, de extracción popular: hay campesinos pobres como Pedro Altamirano y Heriberto Reyes; un pequeño agricultor, Miguel Angel Ortez; trabajadores agrícolas como Marcial Rivera Zeledón, Pablo Umanzor, Carlos Salgado, Simón González, Santos López; un muletero, Pedro Blandón; un comerciante contrabandista en el río Coco, el coronel Abraham Rivera. La mayoría son analfabetas y aprenden a leer y a escribir durante los seis años de guerra.14 Entre los más instruidos encontramos a medianos y grandes propietarios de tierras que lo abandonaron todo o que se unieron a la guerrilla después de que los marines destruyeron sus propiedades, como Gregorio Colindres, Ramón Raudales y Adán González. También está el general Irías, mecanógrafo, así como Francisco Estrada, mecánico en Managua y posteriormente jefe de Policía en Jinotega. Sólo dos oficiales han hecho estudios militares: Manuel María Girón Ruano, en Potsdam, y Santos Morales, que estuvo durante cinco años en la Academia Militar de Managua.

  • 15 I.E.S. Op. cit. p. 186.

17EL EDSNN está compuesto esencialmente por campesinos de la región: pequeños agricultores, campesinos sin tierra, artesanos y algunos obreros agrícolas. Antes de la organización del ejército sandinista en columnas expedicionarias, en 1931, los efectivos del ejército son irregulares: los soldados-campesinos reparten su tiempo entre el trabajo de la tierra y la lucha armada. Según el testimonio del peruano Pavletich, miembro del Estado Mayor del EDSNN, parece que la mayoría de los campesinos integrados en éste son pequeños agricultores: «Estos campesinos sembraban sus tierras, se incorporaban a las huestes de Sandino y regresaban a sus parcelas para la cosecha.»15 Esto se explica, como hemos visto, por el predominio en Las Segovias de pequeñas explotaciones de subsistencia. También, se integran a las filas sandinistas durante la guerra, artesanos de las ciudades, estudiantes y mineros, pero siempre son la minoría con respecto a los campesinos.

18Hasta 1931 los soldados del EDSNN son esencialmente reclutados en los departamentos de Nueva Segovia y Jinotega. No es sino en los últimos dos años de la guerra cuando el movimiento se extiende a otras regiones. Las nuevas fuerzas son reclutadas principalmente en las minas y las compañías extranjeras del Litoral Atlántico. En cuanto a los obreros agrícolas permanentes en las plantaciones de café de Las Segovias, pensamos que su participación fue poca hasta la crisis económica de 1929. Es a partir de 1930 que se integran al movimiento sandinista en mayor número, por causa de los despidos y de la ofensiva militar del EDSNN en las plantaciones.

  • 16 Mundo al día. 8 de mayo de 1933, Bogotá. AH-FSLN, fondo Sandino.

19También debe mencionarse la población civil, esencialmente campesina, la cual sin participar directamente en el EDSNN permite la sobrevivencia de la guerrilla: alimentación, espionaje, correo, escondites, etc. En 1933 el colombiano Alfonso Alexander se expresa de la manera siguiente sobre la colaboración de la población rural: «La guerra prácticamente no la hace el ejército que lucha. La guerra la hace el campesino que sostiene a los soldados en el frente y éste es uno de los puntos principales para que la guerra tenga éxito.»16 Es fácil comprender la consternación de los marines, incapaces de reconocer al enemigo, propensos a considerar a cualquier campesino segoviano como un soldado sandinista potencial.

  • 17 Jenkins Molieri, Jorge. El desafio indígena en Nicaragua: el caso de los mískitos. p. 140.

20A la participación de la población de Las Segovias, hay que añadir la de los indígenas mískitos instalados en las riberas del río Coco. Los primeros contactos de Sandino con éstos tienen lugar durante la guerra constitucionalista, en diciembre de 1926, cuando sube por el río Coco hacia Puerto Cabezas en busca de armas. Sandino se encuentra con las comunidades de las orillas del río en embarcaciones indígenas, los «pipantes». El 29 de enero de 1927 describe su viaje: «Nuestra ascensión por el Coco si bien es cierto que fue larga y penosa, pero tuve la gran satisfacción de encontrarme con sólo gentes amigas las cuales ayudaban en la forma que podían.»17

  • 18 I.E.S. Op. cit. p. 235.

21Los indígenas de las comunidades del río tuvieron un papel estratégico durante la guerra de guerrillas. Dirigidos por el coronel Rivera, de origen mískito, organizaron una flota de 60 pipantes, la cual facilitó los desplazamientos de los sandinistas. Un excombatiente del EDSNN recuerda: «En todas esas giras que hicimos a la costa atlántica, los miskitos nos dieron su colaboración. El trabajo de algunos miskitos era como marineros, con su palanca.»18

22Sin embargo, hay que relativizar la participación de los mískitos. Según los documentos que hemos consultado, es esencialmente la población instalada en la orilla derecha del río Coco la que ayuda al EDSNN. El río es el teatro de múltiples combates. El pueblo de Saklin, incluso, es bombardeado por la aviación estadounidense en 1931. Para controlar el paso de los sandinistas, los marines y posteriormente la Guardia Nacional instalan varias guarniciones en los pueblos de Cabo, Kisalaya, Boca del Poteca y Bocay. Los mískitos, que vivían tranquilamente a lo largo del río, se encuentran de repente en medio de una guerra que les es ajena. Una parte de los indígenas colabora con los estadounidenses y la Guardia Nacional, mientras que la otra apoya al EDSNN.

23En el transcurso de los seis años de guerra el movimiento sandinista no deja de crecer en Las Segovias, y se despliega, a partir de 1931, hacia otras regiones del país. En mayo de 1927 la rebelión de treinta hombres se extiende rápidamente como una mancha de aceite, y permite a Sandino constituir, cuatro meses después, un verdadero ejército y una red de colaboración en todo el territorio segoviano. Considerando la historia política de Nicaragua desde la independencia, puede constatarse que las dos guerras antiintervencionistas (la «guerra nacional» de 1856 y el alzamiento liberal de 1912) tuvieron lugar en la costa del Pacífico, en los departamentos de León, Managua, Masaya y Granada. No es sino en 1926 que la población de Las Segovias descubre a las tropas de intervención estadounidenses. De hecho, iniciada en Puerto Cabezas, la guerra constitucionalista toca esencialmente Las Segovias y Chontales. No pensamos que esta guerra haya sido el principal factor de adhesión al movimiento sandinista. Recordemos que después de la firma de la paz, en mayo de 1927, todos los soldados deponen las armas, y la región es inmediatamente pacificada. ¿Cómo explicar, entonces, la participación masiva del campesinado, y en tan poco tiempo? Es lo que vamos a intentar comprender ahora.

Los factores de integración. El odio al «yanqui»

  • 19 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p. 108.

24Ya hemos hablado del procedimiento de las tropas de intervención contra la población civil de Las Segovias. En septiembre de 1927 los marines comienzan a impacientarse ante la imposibilidad de localizar a los rebeldes sandinistas. Ya que el enemigo es invisible, los marines instauran un régimen de terror, y a su paso destruyen cultivos y casas; torturan y asesinan a cualquier campesino susceptible de ser un soldado o un simpatizante sandinista. Muchas familias campesinas pierden sus tierras o, por temor a represalias, abandonan sus cultivos y buscan refugio en Honduras o en la montaña. En 1933, el periodista Belausteguigoitia describe la situación de la manera siguiente: «La gente de Las Segovias muy fácilmente no hubiera dado importancia trascendental a la ocupación norteamericana si no se hubieran visto acosados y perseguidos como animales dañinos. Con esas persecuciones, llega un momento en que toda la montaña o está luchando con Sandino, o coopera con el enemigo en su incesante espionaje.»19

  • 20 I.E.S. Op. cit. p. 172.
  • 21 Ibid. p. 170.

25Conociendo la relación del campesino con su tierra puede comprenderse fácilmente el estado de ánimo de la población, que se ve desposeída o amenazada de serlo de manera brutal, y además, por unos extranjeros. Todos los testimonios de ex soldados del EDSNN concuerdan para decir que la motivación primera de los campesinos era la defensa de su tierra contra la ocupación extranjera. Un excombatiente del EDSNN explica de la manera siguiente las razones de su alistamiento: «No es bueno que otro, un extranjero, venga a quitarle a uno su tuquito de tierra que le cuesta. Asi que tiene que cuidarlo. Esa fue la lucha de nosotros.»20 Frente a los marines está el EDSNN, que tiene el propósito de expulsarlos de la tierra nicaragüense y en particular de las tierras segovianas donde están instalados. El mensaje patriótico de Sandino encuentra un eco favorable entre el campesinado. En efecto, la lucha sandinista contra el extranjero significa para el campesino la defensa de su espacio, la protección de su tierra y de su familia, como lo confirma un ex soldado en estos términos: «Sandino nos acordaba que estábamos peleando causa propia, una causa propia en la tierra que era nuestra. Que no podíamos ser esclavos del extranjero. »21

  • 22 Ibid. p. 172.
  • 23 Ibid. p. 188.

26El EDSNN, además, es muy respetuoso con la población civil. El acta de constitución del EDSNN prohibe formalmente atacar a campesinos pacíficos. Los hombres de Sandino tampoco deben imponerles contribuciones. La disciplina en el ejército es muy estricta. Está prohibido robar a los campesinos. Quien viole esta ley se arriesga a que le apliquen la pena de muerte. Un ex soldado cuenta: «Ahí nadie andaba robando porque el que lo hacía, los generales lo castigaban y si era posible lo mandaban a fusilar. Lo más que podía hacer era solicitar comida pero robar, ¡ni quiera Dios!»22 Cuando el EDSNN ataca un pueblo o un caserío, la mercancía recogida en los comercios es repartida entre soldados y habitantes: «Cuando atacábamos un pueblo, todo se sacaba del almacén y se le llevaba a la gente.»23 El periódico La Noticia refiere, el 2 de agosto de 1928, el testimonio de familias nicaragüenses refugiadas en Costa Rica: después del ataque a las minas de Pis-Pis, Sandino habría repartido más de 100,000 libras de oro entre la población, diciendo: «Decid a los campesinos que lucho por dejarles una patria libre y para mejorar sus miserables condiciones a que están sumidos.»

  • 24 Cuadra, Abelardo. Op. cit. p. 188.

27El respeto de la población civil permite al EDSNN establecer rápidamente una relación de confianza con los campesinos. Esta disciplina ejemplar del EDSNN facilita la integración del campesinado al movimiento sandinista y a la lucha contra los marines. La popularidad de Sandino y de su ejército es el resultado de la simbiosis entre el EDSNN y la población segoviana. En sus memorias, el ex guardia nacional A. Cuadra escribe con respecto a esto: «No fue del robo que (los sandinistas) pudieron mantenerse tanto tiempo, simplemente tenían de su parte a los campesinos que los aprovisionaban a como podían, soldados y campesinos eran la misma gente. »24

28Es, en primer lugar, la actitud de las tropas de intervención la que hace nacer en la población un fuerte sentimiento de odio contra el «yanqui». Sin embargo, la participación activa de los campesinos en el movimiento de liberación no puede explicarse únicamente por el odio al invasor. Si la actitud del EDSNN creó un clima de confianza en la población, pensamos que el segundo factor fue la capacidad de mando de Sandino: su carisma supo dar a sus hombres fe en la causa por la que luchaban y una fuerza moral inquebrantables.

El carisma de Sandino

  • 25 García Salgado, Andrés. Op. cit. p. 44.

29Todos los testimonios de ex soldados sandinistas evocan la fascinación ejercida por Sandino y la confianza absoluta puesta en el jefe supremo del ejército, a quien llaman el guía, el padre o el viejo: «Era curioso escuchar a hombres que le doblaban la edad referirse a él así: el viejo. Más tarde he reflexionado sobre este modo de hablar al general y acorde de nuestros indígenas que llaman a las personas de su respecto —el huehualt- que quiere decir eso -viejo—, viejo no por la edad sino porque era el más digno de respecto, porque él sabía más. »25

30El respeto absoluto para Sandino no se limita a los soldados y a los colaboradores civiles. Los oficiales también están fascinados por su jefe. Con excepción del general Colindres, nadie impugna nunca sus órdenes ni su poder absoluto. En noviembre de 1932, Colindres se proclama presidente del gobierno provisional sandinista sin la autorización de Sandino. Colindres -quien había sido influenciado por el liberal Arturo Vega, de la FON- es destituido del EDSNN, y reintegrado en diciembre. Vega es fusilado por orden de Sandino el día 3 de ese mes. Algunos de los oficiales siguen a Sandino hasta la muerte, y algunos más, que escapan a la masacre de 1934, continúan la guerrilla contra la Guardia Nacional en las montañas segovianas hasta los años 50.

  • 26 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p. 78-79.
  • 27 Ibid. p. 63.

31El general Altamirano, llamado Pedrón, se convierte durante los seis años de guerrilla en una leyenda viva. Los marines le arman una reputación de asesino sanguinario, de cortador de cabezas, de Pancho Villa de Nicaragua. En 1933, Belausteguigoitia describe a Pedrón de la manera siguiente: «El viejo tigre de la montaña de aire feroz, mitad socarrón, con una sonrisa escondida en lo espeso de sus bigotes grises, lloraba como un niño. Sandino no tenía entre sus soldados un hombre más devoto, que más creyera en él. Era un perro fiel.»26 También, según este periodista, Sandino no fue un héroe creado por la colectividad. Su carisma le permitió hacerse el portavoz de la sociedad campesina: «Se ha impuesto a una moral de masa esclavizada y poco a poco ha venido ganando terreno sobre el ambiente.»27

32¿Cómo explicar el liderazgo indiscutible de Sandino entre sus hombres?

  • 28 Beals, Carleton. Op. cit. p. 99.
  • 29 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p. 172.

33Sandino no mide más de un metro sesenta. Es delgado. Su semblante fino está rodeado por un cabello negro y lacio. Sus ojos son tan negros que no se les ve la pupila. La expresión de su mirada es viva e intensa. Su dicción es fluida y precisa. Su voz es suave, convincente, y pocas veces cambia de tonalidad. Sandino tiene la apariencia de un hombre seguro de sí mismo. En 1928 el periodista Beals habla del magnetismo de Sandino28, mientras que Belausteguigoitia habla de una «gran elevación espiritual»29.

  • 30 Ibid.

34Sandino es un hombre de meditación. Durante la lucha armada se toma el tiempo para leer muchas obras teosóficas y filosóficas. Iniciado a las ciencias ocultas y admirador de Gandhi, practica el yoga y cree en la telepatía y la reencarnación del espíritu. En 1933, respondiendo a una pregunta, Sandino declara: «El espíritu sobrevive, la vida no muere nunca»30.

  • 31 I.E.S. Op. cit. p. 172.

35Es un hombre de principios; principios no sólo defendidos en el discurso sino también en la vida diaria. En primer lugar, demuestra su valentía. Hasta 1930 dirige los combates en el terreno. Herido en una pierna en junio de 1930, dirige las operaciones, a partir de entonces, desde el cuartel general del ejército. Defensor del principio de igualdad y de justicia, vive como sus soldados: la repartición de los alimentos y de la ropa es pareja, sin distinción de grados. Todas las entradas y salidas de dinero son registradas en los libros del EDSNN. Para hacer respetar el reglamento militar, se basa no en la jerarquía de las relaciones sino en el principio de la fraternidad. Logra, en efecto, humanizar las relaciones entre soldados y oficiales. Fuera de las formaciones militares, la forma del saludo en los campamentos es el abrazo. Los hombres se dirigen los unos a los otros como hermanos. Los soldados tienen el sentimiento de pertenecer a una única gran familia: «Nosotros nos tratábamos -declara el ex combatiente José Flores Grádiz- como hermanos, porque un compañero es un hermano. »31 Las relaciones fraternas y familiares, mucho más que la organización militar, preservan la unidad, la cohesión y la disciplina dentro del ejército. La adhesión de los campesinos a la guerrilla no está basada en el miedo sino en la confianza en el jefe.

36La población segoviana, al igual que los soldados sandinistas, es en su mayoría campesina. La destrucción de la tierra por los marines es percibida por el campesino como la destrucción de su vida, como una fatalidad que se origina en la tradición católica. No existe en Las Segovias ninguna organización campesina, ni tampoco sindicatos en las plantaciones. Para que el campesino rompa con la resignación y participe en una lucha, sea cual fuere, necesita estar convencido de que la causa por la que lucha es justa, apropiársela defendiendo lo que es suyo: la tierra.

  • 32 Beals, Carleton. Op. cit. p. 99

37Lo que motiva también al campesino son factores morales y espirituales vinculados a creencias populares profundamente ancladas en la tradición cristiana. Como escribe el periodista Carleton Beals, Sandino logra comunicarse con su base social utilizando un lenguaje sencillo, impregnado de expresiones populares, refiriéndose permanentemente a valores morales y espirituales.32 Las palabras justicia, redención, dignidad, libertad, derecho, razón, aparecen con frecuencia en los escritos de Sandino.

  • 33 Sandino I, p. 328.
  • 34 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p. 132.
  • 35 I.E.S. Op. cit. p. 182.

38El 6 de marzo de 1929 escribe al presidente de los Estados Unidos, Hoover: «Hay que convenir en que existe un soplo divino de justicia que está con nosotros y que es tempestad para los mal intencionados. En la razón, la justicia y el derecho, tengo afianzada mi actitud contra la política que Ud. desarrolla en mi patria.»33 En 1933 explica al periodista Belausteguigoitia que los dos ejes de sus discursos son: la justicia y la fraternidad. Todos aquellos que visitaron los campamentos militares de Sandino quedaron impresionados por la fuerza moral y la convicción de los soldados. Belausteguigoitia habla del «poder sobrenatural» que los acompaña.34 Un ex combatiente explica de la manera siguiente la fuerza moral de los soldados: «Empezamos a luchar con armas desiguales con un enemigo mayor que el nuestro. Aquí cabe decir que tenía todo pero le faltaba lo mejor: la moral y el honor que a nosotros nos sobraba. Y por eso la justicia nos daba la razón.»35

  • 36 Alexander, Alfonso. Op. cit. p. 232.
  • 37 Sandino II, p. 114.
  • 38 Beals, Carleton. Op. cit. p. 83.
  • 39 Sandino I, p. 199.

39Según el censo de 1920, el 99% de la población segoviana se declara católica. A partir de 1927 Sandino coloca a Dios como una especie de árbitro de la lucha que los opone a las tropas de intervención: «los marinos tenían todo menos Dios»36; «si Dios es la justicia estará de nuestro lado»37; «Dios y nuestras montañas están con nosotros»38. Sandino se refiere a Jesucristo como ejemplo: sacrificó su vida en nombre de la justicia para defender a los oprimidos: «El que se mete a redentor tiene que morir crucificado y debe imitar a Jesucristo.»39 No obstante, Sandino no cree en una religión en particular. Cree en una fuerza superior que llama el Amor. Hasta en 1930 habla de Dios porque es con este nombre que la población conoce a esta fuerza superior. Sandino se refiere a Dios únicamente para explicar a sus hombres los principios de justicia y de injusticia, la causa por la que deben luchar y el derecho que los acompaña. Es profundamente anticlerical. A la edad de 9 años comienza a rebelarse contra el Dios «de los pobres», encarnado por los sacerdotes católicos e incapaz de aplicar la justicia.

  • 40 Sandino II, p. 175.
  • 41 Boletín del Archivo General de la Nación, N° 2-3, p. 86.

40Antes del viaje de Sandino a México, en 1929, no tenemos ninguna información sobre la relación entre el EDSNN y el clero en Las Segovias. A partir de 1930, en cambio, Sandino lanza una ofensiva contra los representantes de la Iglesia, que inculcan al campesinado la sumisión en vez de la rebelión: «Han venido muchos canónigos y otra clase de porquería a Las Segovias predicando mansedumbre a los humildes segovianos para que acepten la humillación de los banqueros yanquis. »40 Desde 1927 la Iglesia no se había pronunciado oficialmente sobre la lucha de liberación sandinista, aunque los marines habían recibido la bendición del obispo de Granada antes de partir para Las Segovias. El 14 de noviembre de 1930 los obispos de Managua, León y Granada publican un comunicado donde condenan a la guerrilla segoviana y hacen un llamado a los sandinistas para que depongan las armas: «Exhortamos a nuestros hijos que, abandonando las estériles luchas armadas, vuelvan a la vida del hogar y del trabajo, y al cumplimiento de los deberes religiosos para que la paz de Cristo haga florecer las costumbres cristianas a nuestro Septentrión.»41

  • 42 Sandino II, p. 168.
  • 43 Jenkins Molieri, Jorge. Op. cit. p. 154.

41El 10 de abril de 1931 Sandino envía a sus tropas a atacar el pueblo de Quilalí, para hacer cesar las predicaciones políticas de un sacerdote nuevo: «Tengo noticia que el enemigo está tratando de efectuar una función religiosa en el pueblo de Quilalí y que desde el 12 del corriente mes llegará un sacerdote quien estará diciendo misas y predicando mansedumbre a los campesinos. En esta virtud, considero más necesario que nunca hacer un asalto al mencionado pueblo.»42 Sandino afronta de la misma manera a los pastores moravos, que desarrollan un trabajo político antisandinista en la población mískita. También en 1931 declara que va a expulsar a tiros a todos los elementos nocivos al progreso del hombre, refiriéndose a los sacerdotes instalados en las orillas del río Coco.43 Para su proyecto de colonización del río Coco en 1932-1933, Sandino declara a La Nueva Prensa, el 24 de febrero de 1933, que tiene la intención de sustituir la propaganda religiosa de los sacerdotes moravos por la instrucción de los indígenas.

  • 44 Somoza, Anatasio. Op. cit. p. 205.
  • 45 Wünderich, Volker. Sandino en la Costa Atlántica. De las Segovias al Litoral Atlántico, p. 67.

42La lucha anticlerical de Sandino coincide con la posición de la Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal (EMECU). Como el Gran Maestro de esta escuela, condena la religión como un freno al progreso de la humanidad y le opone una creencia antidogmática fundada en la concientización de cada individuo por medio de la razón y del estudio de las ciencias. En una carta dirigida al coronel Rivera, el 22 de febrero de 1931, acusa a los sacerdotes de ser los primeros ladrones de la historia de la humanidad.44 No hemos encontrado huellas de iglesias destruidas ni de sacerdotes asesinados, con excepción de un misionero alemán de la Iglesia Morava, fusilado en marzo de 1931 por el general Blandón. Según la correspondencia del general sandinista, el sacerdote fue asesinado por su propaganda antisandinista entre los mískitos: «Era un miserable engañador de los indios y por lo tanto los tenía oprimidos y los explotaba de una manera tan brutal que al instante que recibimos los informes de la conducta de él no pude más que mandar separar la cabeza del cuerpo. »45

  • 46 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 201.

43A partir de 1930, la fase militar más activa del EDSNN coincide con un discurso impregnado del vocabulario del Gran Maestro de la EMECU, Joaquín Trincado. En 1931 Sandino escribe al general Pedro Altamirano: «Le manifiesto de que ni yo sabía de que Ud. y el hermano Carlos Salgado son espíritus misioneros (...) Esto lo supe hasta mi llegada a México en instituciones espiritistas. »46 A partir de 1930 sustituye su consigna «Patria libre o muerte» por la de la EMECU: «Siempre más allá», cuando se dirige a los miembros de su Estado Mayor. Según la doctrina trincadista, esta consigna expresa la creencia de los miembros de la Escuela en la reencarnación y su convicción de que la conciencia continúa su aprendizaje a través de las distintas vidas que experimenta. A partir de agosto de 1933, siempre más allá es la consigna oficial del movimiento sandinista, que aparece en toda la correspondencia de Sandino y de sus oficiales.

  • 47 Sandino II, p. 160.
  • 48 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p. 121.

44El texto más significativo de la influencia trincadista es el manifiesto «Luz y Verdad», dirigido por Sandino a sus tropas en febrero de 1931,47 Resume en él la doctrina de la EMECU, explicando que la justicia es el patrimonio del espíritu y que es la misma para todos. Desgraciadamente, continúa, la historia de la humanidad está llena de injusticias. La injusticia es representada por las clases dominantes y en particular por el imperialismo y sus métodos neocoloniales de intervención. Es por esto que hay que poner fin a la injusticia, y Sandino y sus hombres llevan a cabo esta lucha en nombre de los oprimidos, quienes, si bien carecen de medios materiales, poseen una fuerza espiritual capaz de instaurar la justicia. La inspiración mística de Sandino sirvió como motor de la acción guerrillera, pero permitió, sobre todo, mantener dentro del EDSNN la cohesión y una convicción inquebrantables. En 1933, el periodista Belausteguigoitia explica que en todos los soldados existe una «especie de vago misticismo». Todos están persuadidos de que una fuerza superior los apoya y de que Sandino fue elegido por el Destino para dirigir la lucha de liberación.48 A través de su discurso, Sandino logra convencer a sus hombres de que son portadores de una misión divina: liberar al país del yugo extranjero. En este mismo manifiesto de 1931, declara a sus soldados: «Hemos sido escogidos por la justicia divina».

45Pensamos que la confianza de los soldados sandinistas en la lucha y en su jefe supremo no viene esencialmente del discurso místico y teosófico de Sandino. Esta se instaló poco a poco y se consolidó gracias a la personalidad del dirigente y a su comportamiento diario, que se convirtió en el modelo de vida de los soldados. Sandino es un caudillo, pero no en el sentido tradicional de la palabra: las motivaciones colectivas prevalecen sobre las ambiciones personales. Durante la guerra Sandino es el jefe supremo, pero si es un gran estratega militar es sobre todo porque es un gran líder popular. Logra mantener la cohesión de su movimiento porque afirma con fuerza el primado de lo moral y lo espiritual sobre la técnica militar. Utiliza su poder carismático no para fines personales, sino para que sus hombres tomen conciencia de los objetivos de la lucha y para que comprendan y apliquen los principios fundamentales del sandinismo. No está interesado ni en los bienes materiales ni en el poder político. Como el mexicano Emiliano Zapata, quien, después de haber depuesto las armas en 1915, regresa a su Morelos natal para aplicar su reforma agraria, Sandino consagra el último año de su vida a promover el desarrollo económico de su base social en Las Segovias.

La amenaza de la expansión del latifundio

46En los años 20, el café es cultivado esencialmente por el campesinado en Nueva Segovia. El desarrollo dinámico de la agricultura es facilitado por la cercanía de la frontera agrícola, al este del departamento de Nueva Segovia y al norte de Jinotega. Es a partir de 1925 y particularmente durante la lucha de liberación sandinista que la gran propiedad agrícola lanza una ofensiva contra los pequeños productores segovianos. Pensamos que el alistamiento del campesinado en el EDSNN no se debe sólo a la preocupación por la defensa de las tierras contra el intruso extranjero, sino también a la lucha agraria contra la expansión del latifundio para preservar la vía campesina de producción familiar.

47Hay ciertas similitudes entre la situación del campesinado segoviano en 1927 y la de los campesinos salvadoreños que se rebelan en 1932. Estos últimos, como en Las Segovias, están amenazados por la expansión del latifundio cafetalero. Hay, sin embargo, una diferencia significativa: el proceso de privatización de las tierras es mucho más lento en Las Segovias que en El Salvador, dada la existencia de la frontera agrícola. En los años treinta la mayoría de los campesinos salvadoreños han sido expulsados de sus tierras, mientras que gran parte del campesinado segoviano sigue siendo propietario de las suyas. La participación de éste en la lucha sandinista tiene un contenido socioeconómico: se trata de defender la tierra y el sistema de producción campesino contra las grandes explotaciones.

  • 49 I.E.S. Op. cit. p. 175.

48Protegiendo al campesinado contra los abusos de los marines, el EDSNN se convierte, además, en el garante de la pequeña propiedad contra la expansión del latifundio. Hemos encontrado algunos testimonios que se refieren a la cuestión agraria. Para el campesinado, la lucha de liberación significa la expulsión de las tropas de intervención y la posibilidad de poder trabajar libremente la tierra: «Sandino decía que cuando triunfáramos, íbamos a ser dueños de la tierra para trabajarla libremente.»49 En un primer momento, Sandino no integra las reivindicaciones agrarias de su base social en su programa. La ofensiva lanzada en 1928 contra las grandes plantaciones de café de Matagalpa y Jinotega sólo son incursiones puntuales con el propósito de obtener fondos para el EDSNN.

  • 50 El Centroamericano, León, 19 de julio de 1927.

49En su programa de gobierno nacional de enero de 1929, Sandino se refiere, en dos ocasiones, al campesinado segoviano. Primero, reclama el reconocimiento del pueblo de San Juan de Segovia con la preocupación de proteger al campesino productor de café contra la amenaza de expansión del latifundio. Luego, exige que el tabaco sea cultivado y comercializado libremente. En 1927 ya había decretado la libertad de cultivo y de venta del tabaco en Las Segovias.50 Hasta 1929 el cultivo del tabaco es desarrollado por el campesinado segoviano, en particular en la región de Jalapa. Ahora bien, el gobierno amenaza con nacionalizar el cultivo y el comercio del tabaco y, por consiguiente, prohibir la libre producción de este producto. Con esta medida, Moncada espera poder lanzar el tabaco segoviano al mercado internacional y controlar sus beneficios. Y, en efecto, el 15 mayo de 1930, el Periódico Oficial publica un decreto presidencial anunciando el control del Estado sobre toda la producción nacional de tabaco.

50Cuando regresa de México en 1930, Sandino lanza una ofensiva contra el latifundio. La situación del campesinado se ha deteriorado gravemente. En Las Segovias, la crisis de 1929 conlleva el desempleo de centenares de obreros agrícolas de las plantaciones así como la ruina de muchos pequeños productores. Estos campesinos vienen a engrosar el número de los que perdieron su tierra a causa de la guerra. Además, aprovechando la situación militar en la región, los grandes propietarios recurren a milicias privadas y comienzan a ocupar las tierras del campesinado. Como vimos en el capítulo anterior, los efectos de la crisis económica son particularmente graves en el sector agrícola. Sandino aprovecha este deterioro para lanzar, a partir de 1931, una amplia ofensiva militar.

La ofensiva político-militar de 1931-1932

51Después de un año de actividades militares reducidas por la estadía de Sandino y de su Estado Mayor en México, el EDSNN es reestructurado y organizado en ocho columnas expedicionarias, con un promedio de 100 a 200 hombres cada una.

52Sandino coordina las operaciones desde el cuartel general, instalado en el departamento de Nueva Segovia. Al cabo de cuatro años de guerra defensiva, con excepción de algunas incursiones en la región minera en 1928, el EDSNN realiza una ofensiva militar que durará dos años y afectará varias regiones del país: Las Segovias, el Litoral Atlántico; León y Chinandega, en el Pacífico, y Chontales, en el centro-sur.

La ofensiva en el Litoral Atlántico

  • 51 Sandino II, p. 122.

53El objetivo táctico de la ofensiva militar del EDSNN es atacar las posiciones estadounidenses en las llanuras del Atlántico: las minas, las empresas forestales y las plantaciones bananeras. Estratégicamente, el fin es ganar para el movimiento a los obreros agrícolas y a la población de la región. El 8 de julio de 1930 Sandino publica un decreto anunciando que la explotación de la madera en la región del río Coco pasa bajo control del EDSNN. El coronel Rivera tiene plenos poderes para autorizar o prohibir las actividades forestales. Los propietarios de campamentos madereros que tienen una autorización deben pagar un impuesto.51 En agosto Sandino se reúne con los generales Rivera y Gómez y el diputado liberal para la Costa Atlántica, Adolfo Cockburn. Al final de esta reunión, Cockburn -hijo de una mískita y de un inglés- obtiene el grado de general. Los tres hombres son nombrados responsables de la ofensiva, planificada para 1931, en la costa este. El coronel Rivera supervisa todo el río Coco, el general Cockburn la región de Puerto Cabezas, y Gómez el río Grande. La opción por estos hombres muestra que Sandino proyecta una estrecha relación política y social con la población de esta región.

  • 52 Wünderich, Volker. Op. cit. p. 61.

54Vicente Gómez, dirigente obrero y combatiente liberal durante la guerra constitucionalista, es conocido en la región del río Grande por haber vivido allí antes de 1926, y sobre todo por haber dirigido en ella la huelga de los trabajadores bananeros en 1925.52 En 1926 Cockburn es el jefe militar del Partido Liberal en la parte baja del río Coco, en Saklin. Es allí donde conoce a Sandino, cuando éste baja por el río para recuperar armas en Puerto Cabezas en diciembre de 1926. En 1930, es elegido diputado por el Partido Liberal para el distrito de Cabo Gracias a Dios. Posee una gran propiedad ganadera, así como un negocio en Saklin. Tiene cierta popularidad entre los indígenas por su función de intermediario entre las comunidades y el Gobierno Central. En cuanto a Rivera, de origen mískito, trabajó durante más de 25 años en el río Coco. Habla mískito, sumu e inglés, y conoce como la palma de su mano tanto el río como las llanuras atlánticas. A estos tres hombres se les une el general Blandón, quien también conoce muy bien la Costa Atlántica por haber trabajado durante varios años en las explotaciones de la Bragman’s Bluff.

  • 53 Macaulay, Neil. Op. cit. p. 250.
  • 54 AH-FSLN, fondo Sandino.
  • 55 Wünderich, Volker. Op. cit. p. 103.
  • 56 Gaitán, Francisco. Op. cit. p. 579.

55En marzo de 1931 la columna de Rivera avanza sobre el río Coco. Ocupa Cabo Gracias a Dios el 15 de abril. Según un informe de los marines, la expedición de Rivera es un éxito total, y la mayoría de la población mískita apoya a los «bandidos»: «El dos de marzo, el servicio secreto de la marina llegó a la conclusión que Rivera con sus esfuerzos de ganar el apoyo de la población indígena había logrado un éxito considerable (...) está claro que sus sentimientos y su simpatía -de los indígenas- han pasado al lado de los bandidos. »53 En marzo de 1931 la columna de Blandón se dirige hacia la zona minera de Bonanza. Después de haber destruido la mina Neptuno y la de Pis-Pis, llega al pueblo sumo de Musawás el 31 de marzo. El 11 de abril, Blandón ataca Logtown, en el corazón de las explotaciones forestales de la Bragman's Bluff y a 90 km de Puerto Cabezas. El botín es repartido entre los trabajadores: «Todos los comisariatos de la compañía bananera Bragman Bluff fueron abiertos por nuestras fuerzas y puestos a disposición de los trabajadores de aquel lugar. »54 La toma del campamento es facilitada por la participación de los obreros. De acuerdo con el informe de un testigo ocular canadiense, Blandón habría arengado a los trabajadores llamándolos a rebelarse contra su situación de esclavitud y la explotación de los patrones estadounidenses.55 Según el ex guardia nacional Francisco Gaitán, una parte de los trabajadores abandona los campamentos para incorporarse al EDSNN. Entre ellos está el obrero Juan Ferreti, que es nombrado coronel del ejército en 1932.56 Avisada sobre este ataque, la Guardia Nacional ubicada en Puerto Cabezas envía varios contingentes a Logtown. Los combates comienzan nuevamente el 13 de abril con el apoyo de la aviación. La Guardia Nacional logra retomar el campamento, y la columna sandinista se retira después de haber perdido a varios hombres, incluyendo al general Blandón.

56Debido a su puesto de diputado, el general Cockburn trabaja clandestinamente para la guerrilla. En agosto de 1931 comienza a ser sospechoso de colaboración con el movimiento sandinista. El 3 de octubre, un oficial estadounidense acompañado por dos guardias nacionales lo asesinan en su propiedad. La muerte de Cockburn conlleva una hostilidad creciente de los mískitos contra la Guardia Nacional. El 4 de abril de 1932 estalla una rebelión de la Guardia Nacional en la guarnición de Kisalaya. Ayudados por los mískitos, los insurrectos dirigidos por Simón Jiménez matan a un oficial estadounidense y huyen a la montaña. Jiménez se incorpora a las tropas sandinistas, mientras que los mískitos regresan a sus labores. La conclusión de esta acción muestra que, muchas veces, la participación de los mískitos en la lucha armada fue sólo puntual. En el caso preciso de Kisalaya, su participación debe interpretarse más como un acto de venganza después de la muerte de Cockburn que como una voluntad de participar en la lucha contra la intervención extranjera.

  • 57 AH-FSLN, fondo Sandino.

57Durante todo el año 1932 los combates continúan en el río Coco así como en las plantaciones bananeras y las minas cercanas a Puerto Cabezas. En julio, los generales Estrada y González atacan la plantación «Vaccaro» de la Standard Fruit, mientras que el general Irías informa a Sandino de acciones realizadas en el río Grande. El 17 de agosto de 1932 Francisco Estrada envía un informe al mexicano Enrique Rivera Bertrand sobre las operaciones militares en el Litoral Atlántico: «En el Litoral Atlántico nos fue admirablemente bien, ya que logramos hacer un control más extenso y una más completa organización entre los elementos civiles de nuestro pueblo.»57

58La ofensiva militar parece haber sido un éxito. El objetivo táctico es logrado, ya que el 16 abril de 1931 el secretario de Estado estadounidense, Stimson, anuncia oficialmente que los marines no tienen la capacidad de proteger las vidas y los bienes de los extranjeros en Nicaragua. Las repercusiones de la crisis económica de 1929 provocaron, en 1930, el cierre de muchas empresas. La guerra no hace más que agravar la situación: en marzo de 1931 la Bragmans Bluff abandona sus explotaciones forestales y amenaza hacer otro tanto con sus plantaciones. Muchas minas se declaran en quiebra, lo cual conlleva el desempleo de miles de trabajadores. Con esto, los obreros se convierten en un factor muy sensible, de lo cual saca provecho el EDSNN. En enero de 1931 los obreros de la United Fruit, en Bluefields, se sublevan y saquean comercios y plantaciones. Parece, según algunos testimonios, que los obreros agrícolas colaboraron con las columnas sandinistas cuando éstas pasaron por las minas y las explotaciones, como ya vimos que ocurrió, por ejemplo, en Logtown. Una parte de los trabajadores se incorporó al EDSNN. Este vio crecer sus filas en el transcurso de sus dos años de ofensiva. Sin embargo, hay que relativizar la importancia de la participación de la población del Litoral Atlántico. El departamento de Bluefields tiene una superficie de 53,000 km², con menos de un habitante por km2. Las acciones del EDSNN se dirigen principalmente contra las explotaciones estadounidenses. En el resto de la región, con excepción de las orillas del río Coco, la población no fue afectada por la guerra y, por consiguiente, no participó en ella.

Penetración hacia el sur y hacia el Litoral Pacífico

  • 58 Gaitán, Francisco. Op. cit. p. 579.

59Por primera vez desde 1927, el EDSNN extiende su acción militar a cuatro departamentos más: León, Chinandega, Managua y Chontales. En julio de 1931, las columnas de Altamirano y de Irías lanzan una ofensiva en Chontales, la misma tiene como blanco principal la región minera de Santo Domingo y de Jabalí, así como la región ganadera ubicada alrededor de Ciudad Rama. A finales de 1931 e inicios de 1932, Umanzor y Colindres atacan el noreste de los departamentos de León y Chinandega, donde se encuentran las principales plantaciones de caña de azúcar. El colonel de la Guardia, Francisco Gaitán relata que los trabajadores agrícolas de estas regiones son partidarios del movimiento sandinista. Cuenta que en noviembre de 1931, mientras la Guardia ocupaba una hacienda en El Sauce (León), los trabajadores esperaban con impaciencia la llegada de los sandinistas, a quienes llamaban afectuosamente los muchachos.58 En noviembre de 1931 el EDSNN ataca por vez primera una ciudad: Chichigalpa, cerca de Chinandega. El objetivo no es ocupar los centros urbanos, las tropas se retiran enseguida. En la víspera de las elecciones presidenciales de 1932, Umanzor ataca la ciudad de San Francisco del Carnicero, a menos de 60 km de Managua, lo cual provoca un pánico pasajero en la población de la capital.

60Los ataques en los departamentos del Pacífico siempre son acciones relámpago. Las columnas sandinistas no buscan tomar posiciones ni organizar a la población. El carácter militar de su ofensiva en estas regiones, hasta entonces ignoradas por el EDSNN, permite suponer que el impacto del movimiento en la población debió ser débil y que no conllevó la incorporación de muchos voluntarios a sus filas. Vimos en el capítulo anterior que unos liberales de León anunciaron, repetidas veces, que cientos de hombres estaban armados y listos a ingresar en la guerrilla. Sin embargo, no tenemos ninguna prueba fehaciente de su participación en la lucha armada.

La ofensiva segoviana

  • 59 Smith, Julián. “Reseña de la organización y operaciones de la guardia nacional de Nicaragua”, RCPC, (...)
  • 60 Memoria de gobernación. 1931. AGN, Managua.

61Las tropas sandinistas continúan enfrentando a la Guardia Nacional en Las Segovias, mientras que una parte de las tropas trata de abrir frentes nuevos en las demás regiones del país. En 1931 hay 1,475 guardias nacionales en los cuatro departamentos del norte, lo cual no parece ser suficiente, ya que un grupo auxiliar de 300 voluntarios civiles viene a reforzarlos.59 Es en Las Segovias donde la ofensiva es más vigorosa y permite incorporar mayor número de hombres. En su informe anual, la Guardia Nacional anuncia que entre octubre de 1930 y septiembre de 1931 libró 57 combates en Nueva Segovia y 31 en Jinotega.60

  • 61 AH-FSLN, fondo Sandino.
  • 62 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 183.
  • 63 Sandino II, p. 203.

62El objetivo del EDSNN en la región es la destrucción de las haciendas cafetaleras. Por temor a las incursiones sandinistas los grandes productores organizan, con ayuda de la Guardia Nacional, milicias armadas que no se limitan a proteger las plantaciones. Se aprovechan de la situación de guerra en la región para ocupar las tierras de los campesinos. Para el período de 1930 a 1932, hemos encontrado datos sobre la destrucción de 42 plantaciones de café en el departamento de Jinotega, por parte del EDSNN.61 Los sandinistas destruyen todas las propiedades, ya sean de nicaragüenses o de extranjeros. El 25 de octubre de 1930 el general Altamirano escribe a Sandino: «Nuestras columnas llevan instrucciones de quemar toda hacienda a que ellos lleguen y el resto que queden las terminaré después. »62 El impuesto revolucionario instituido desde 1927 es aplicado sistemáticamente. El 15 de noviembre de 1931 Sandino dirige una circular a los capitalistas de Jinotega, Matagalpa, Estelí y Ocotal, donde les advierte que declina toda responsabilidad en cuanto a posibles represalias si se niegan a pagar sus impuestos: «Las dichosas personas quienes han sido notificadas por este comando general a depositar contribuciones deberán de cumplir, pues en otro caso se harán responsables de las consecuencias. »63 Los «impuestos» pagados por los productores de café podían alcanzar la suma de 5,000 dólares.

  • 64 Smith, Julián. Op. cit. p. 22.
  • 65 Gaitán, Francisco. Op. cit. p. 580.

63La radicalización de Sandino con respecto a los grandes productores de café de la región está relacionada con la situación vivida por el campesinado y con la organización de los latifundistas. De hecho, a partir de 1930 estos últimos forman milicias de civiles armados para proteger sus tierras. Con el recrudecimiento de las acciones militares del EDSNN, la Guardia Nacional y las fuerzas civiles auxiliares se ponen al servicio de los grandes latifundistas. En 1931 -1932 la Guardia tiene la función oficial de perseguir al EDSNN y de proteger los puntos estratégicos de la región: haciendas, plantaciones y ciudades.64 En cuanto a los jueces de mesta, caudillos potenciales, éstos poseían funciones políticas, administrativas y policiales. A este respecto, en 1930 el presidente Moncada escribe al director de la Guardia Nacional: «Pondré a su disposición a los jueces de mesta y de cantón con los cuales puede organizar una policía rural eficiente la cual juzgada por experiencia pasada será un valioso auxilio de la guardia nacional.»65

  • 66 Castillo Ibarra. Los judas de Sandino. p. 45.

64En 1932 las milicias privadas, los voluntarios y las autoridades civiles de Las Segovias están bajo las órdenes de la Guardia Nacional. Tras el pretexto de la defensa de sus tierras contra los ataques del EDSNN, el objetivo del latifundio es eliminar al campesinado y extender sus explotaciones. Un abogado de Jinotega relata, en 1933, un testimonio interesante sobre este tema: en el departamento de Jinotega existe en 1927 una comunidad indígena importante que conserva sus títulos de propiedad con fecha de la colonización española de 1550. Repetidas veces, distintos productores de café han intentado ocupar y cercar estas tierras, sin lograrlo nunca. Aprovechándose de la guerra sandinista, logran ocupar las tierras de las comunidades gracias a la intervención de sus milicias privadas: «Llegó la guerra sandinista y casi inmediatamente se desarrolló el merodeo y el crimen en Jinotega. De las fincas de los ricos salían pequeños grupos armados que cometían sus crímenes y se ocultaban en las mismas fincas; al golpe de escopetas cayeron todos los indios que hacían cabeza en la comunidad en defensa de las tierras comunes (...) Hoy estas tierras están todas cercadas y en manos de los riquitos blancos y mestizos de la ciudad.»66

  • 67 AH-FSLN, fondo Sandino.

65La ofensiva sandinista contra las haciendas cafetaleras no sólo tiene un contenido político y militar. También responde a una situación socioeconómica particular, y permite defender al campesinado contra las amenazas de expropiación. Es por esto que las tentativas de expansión del latifundio se enfrentan a una resistencia importante. Según el informe del responsable de la Guardia Nacional en Las Segovias, en 1931-1932 la Guardia no pudo proteger todas las haciendas de la región, a pesar de la importancia de sus efectivos militares y paramilitares.67 Ahora bien, hemos visto que el EDSNN está dispersado en todo el territorio nacional. Esto significa que la resistencia en Las Segovias no sólo es asumida por el ejército regular, sino también por la población rural. El campesinado segoviano en su mayoría apoya el movimiento sandinista.

La lucha por la toma del poder

  • 68 Sandino II, p. 163.

66De 1931 hasta las elecciones de noviembre de 1932, el objetivo último de Sandino es derrocar a Moncada y tomar el poder. Es desde esta óptica que Sandino reestructura su ejército y organiza la ofensiva de 1931-1932. En febrero de 1931 escribe al coronel Rivera: «Posiblemente que nosotros llegaremos a tener la oportunidad de controlar militar, civil y religiosamente a nuestra república. »68 Sandino habla de controlar el país desde el punto de vista religioso, en el sentido de poner punto final al poder de las iglesias en Nicaragua.

  • 69 Sandino II, p. 219.
  • 70 Román, José. Op. cit. p. 140.
  • 71 I.E.S. Op. cit. p. 251.

67El objetivo de la ofensiva es dar un golpe a los intereses estadounidenses en el país y ampliar, a la vez, el movimiento sandinista a otras regiones. En los sitios controlados por el EDSNN los delegados del gobierno, los jefes de policía y los jueces de mesta son sistemáticamente sustituidos por personas cercanas a los sandinistas, subordinadas no al Gobierno Central, sino directamente al Estado Mayor del EDSNN. El 28 de abril de 1932 Sandino escribe a Francisco Estrada que si el EDSNN logra controlar todo el Litoral Atlántico, él será nombrado gobernador de esta región.69 Las primeras escuelas comienzan a funcionar en las comunidades a orillas del río Coco: Sansang, Krasa, Asán, Bocay y Raití.70 En la frontera agrícola, a lo largo de las orillas del río Coco, también hay un inicio de organización de los campesinos en cooperativas: «Las primeras cooperativas que formó Sandino fueron en San San y en San Carlos que era abajo de Bocay. Esta la organizó el coronel Rivera por orden del general Sandino, cuando todavía estaban las luchas serias en la costa.»71

  • 72 Román, José. Op. cit. p. 117-118.
  • 73 Sandino II, p. 124.

68Durante las elecciones, en noviembre de 1932, el EDSNN se encuentra en ocho departamentos del país. Según las declaraciones de Sandino, el EDSNN controla en ese momento 80,000 km2, es decir, las dos terceras partes del territorio nacional, pero solamente el campo, ya que Sandino se niega a ocupar las ciudades. El ejército sandinista tiene más de 2,000 hombres y la reserva tiene 1,800.72 El 16 de junio de 1930 Sandino escribe a Zepeda que le mande dinero para equipar a los soldados nuevos: «Toda la gente de estas regiones está dispuesta a morirse con el rifle en la mano y es una lástima que no podamos equiparlos pronto.»73 El estado de sitio es instaurado en los cuatro departamentos de Las Segovias a partir de enero de 1931; en el Litoral Atlántico a partir de mayo, y en el noreste de los departamentos de León y Chinandega a partir de noviembre.

69Cuando Sandino habla de 80,000 km2 controlados por el EDSNN, hay que tomar en cuenta que la incursión de su ejército en ocho departamentos no significa que toda la población de estas regiones es favorable al movimiento sandinista. EL EDSNN no efectuó más que incursiones relámpago en los departamentos del sureste y el Pacífico, y no desarrolló en estas zonas ningún trabajo político con la población. De hecho, el mismo no está realmente implantado más que en Las Segovias y en la ribera derecha del río Coco. Del lado del Litoral Atlántico, apunta esencialmente a los enclaves estadounidenses. En Las Segovias algunas zonas están bajo control del EDSNN, otras no. Recordemos que hay efectivos importantes de la Guardia Nacional en la región, que impiden el control absoluto de la misma por el ejército sandinista. En una palabra, la organización política y social que Sandino pone en pie a partir de 1931 está localizada en el río Coco, en algunas comunidades mískitas y en Las Segovias, cerca de la frontera agrícola. En noviembre de 1932 esta organización se encuentra en un estadio embrionario.

La paz segoviana

  • 74 Vargas, Oscar René. Op. cit. p. 50, 64, 103 y 123.

70Las elecciones presidenciales de noviembre de 1932 dan una amplia mayoría al liberal Sacasa. Luego de analizar los resultados electorales de los cuatro departamentos del norte y del departamento de Bluefields, podemos hacer los comentarios siguientes: con respecto al número de inscritos, la tasa de abstención es superior a la media nacional, 31%; en Estelí, 42%; Jinotega, 54%; Nueva Segovia, 34%; en Bluefields, 31%; y en Matagalpa, 30%. En comparación con los resultados de 1928, el Partido Liberal y el Partido Conservador han perdido un número importante de votos en Estelí (respectivamente -20 y -10%) y en Jinotega (-39 y -40%). En Matagalpa y Nueva Segovia el Partido Liberal ha ganado, respectivamente, 32 y 11% de votos74.

71En la zona de influencia del EDSNN, el fuerte abstencionismo indica que la población local fue sensible a la campaña de Sandino en este sentido. No obstante, si analizamos los datos expuestos con anterioridad para el centro del movimiento, el departamento de Nueva Segovia, constatamos que el impacto de la campaña antielectoral es relativamente débil comparado con otros departamentos como Jinotega. La tasa de abstención es apenas 3% mayor que la media nacional. Además, el Partido Liberal obtiene más votos que en 1928 (+11%). Los resultados son tanto más asombrosos porque es en este departamento donde el EDSNN está implantado militar y socialmente desde 1927, y donde organiza, entre 1930 y 1932, las primeras estructuras políticas civiles.

72Una de las explicaciones del fracaso relativo de la campaña sandinista en su bastión es la presión ejercida por la Guardia Nacional. Esta controla todos los cantones electorales, apoyada por la policía municipal y por voluntarios civiles. La no abstención del campesinado de Las Segovias puede explicarse por el carácter nacionalista de su combate: lucha antes que nada para expulsar a los marines de sus tierras. Ahora bien, el gobierno estadounidense ha retirado poco a poco a sus soldados de la región. En 1932 los marines están acantonados en las ciudades, y es contra la Guardia Nacional que se enfrenta el EDSNN. Además, Washington ha anunciado la retirada definitiva de sus tropas justo después de las elecciones presidenciales. En este contexto, Sacasa promete paz y trabajo, y Sandino, en cambio, la continuación de la lucha armada.

  • 75 El Centroamericano, León, 3 de diciembre de 1932.
  • 76 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p.38.
  • 77 I.E.S. Op. cit. p. 243.
  • 78 Ibid. p. 243.

73Según los testimonios que hemos consultado, parece que después de la victoria oficial de Sacasa la mayoría de los soldados se pronunciaron en favor de las negociaciones de paz. Según el capitán De Paredes, incluso, empezó a haber desacuerdos entre los miembros del Estado Mayor: «El capitán De Paredes dijo que las fuerzas sandinistas han disminuido grandemente por disensiones ente los jefes.»75 Algunos meses después de la firma de la paz, el general Altamirano declara que todos los oficiales y soldados del EDSNN reclamaban la paz porque los marines se iban del país.76 Por su parte, el ex combatiente Pedro A. Arauz comenta que muchos soldados recordaban la guerra constitucionalista y aplaudían la llegada de Sacasa al poder.77 No hay duda alguna, entonces, de las aspiraciones de paz de la mayoría de los miembros del EDSNN. Cuando Sandino anuncia a sus hombres, en diciembre de 1932, su voluntad de dialogar con Sacasa, los testimonios concuerdan en decir que la noticia dio lugar a una explosión de alegría: «La decisión de paz fue de lo más exaltado que pudo haber en cuanto a ánimos políticos, porque fue con una gran satisfacción que la recibimos todos. »78 Cuando en febrero de 1933, Sandino da la orden de juntar a todos los soldados en San Rafael del Norte para deponer las armas, no hay ninguna protesta por parte de los oficiales.

74Los testimonios son significativos: para la mayoría de los soldados, el movimiento era, ante todo, una lucha armada contra las tropas de intervención y la oligarquía «vendepatria». Pues, ya se iban los marines y regresaba al poder el liberal Sacasa por quien, seis años antes, habían empuñado las armas. Ningún testimonio alude a la Guardia Nacional. No obstante, a partir de 1930 los marines están acantonados en las ciudades y el EDSNN se confronta con el nuevo ejército nicaragüense. Parece que la conciencia de la amenaza que representaba la Guardia era muy débil. Esto se explica, por un lado, porque la mayoría de los guardias son reclutados en la base sandinista: el campesinado segoviano. Los buenos salarios y las ventajas materiales atraen a muchos campesinos afectados por la guerra y la crisis económica. Por otro lado, Sandino se refiere raramente en sus escritos a la nueva fuerza armada del país. La cuestión de la Guardia Nacional parece haber sido excluida del programa político de Sandino: se convertirá en el enemigo número uno a partir de 1933, una vez firmados los acuerdos de paz.

  • 79 Salvatierra, Sofonías. Sandino o la tragedia de un pueblo. p. 133.
  • 80 Sacasa, Juan Bautista. Por qué y cómo caí del poder. p.51.
  • 81 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 430.

75Si bien es cierto la resistencia campesina tenía un profundo contenido social, la ofensiva contra la oligarquía agraria, intensificada despues de 1930, estuvo siempre subordinada a la lucha antiintervencionista. Las exigencias militares del movimiento no permitieron consolidar, de forma autónoma, canales políticos y sociales que hubieran defendido las reivindicaciones de la base sandinista, más allá del marco de la guerrilla. Con el desarme del EDSNN, el campesinado se encuentra sin respaldo alguno. A esto hay que añadir otros elementos que ya hemos desarrollado en el capítulo anterior: a nivel internacional el EDSNN está aislado y, además, sus recursos materiales son insuficientes. En febrero de 1933 el ministro Salvatierra describe al ejército sandinista en estos términos: «No tenía vestidos, estaba casi desnudo, no tenía frazadas (...) No tenía medicinas.»79 Por otro lado, la región de Las Segovias está devastada por la guerra y afectada por la crisis económica: centenares de familias están en la miseria, sin trabajo y sin tierra: «Las Segovias, extensa y rica región del país, se encontraba casi aniquilada por la cruenta guerra que en ella se había sostenido durante más de cuatro años.»80 La Guardia Nacional, por su parte, concentra a sus tropas en Las Segovias, y la oligarquía que organizó la defensa armada de sus tierras está en favor de la continuación de la guerra. El 26 de enero de 1933 una delegación segoviana de productores y de notables dirige una petición al presidente Sacasa. En desacuerdo con las negociaciones de paz, propone al presidente que otorgue todos los poderes a la Guardia Nacional para eliminar al EDSNN y se declara dispuesta a colaborar en esta cacería de brujas.81

  • 82 Macaulay, Neil. Op. cit. p. 330.

76Sandino es consciente de que las condiciones ya no son favorables a la continuación de la guerra. Para evitar un nuevo enfrentamiento sangriento, la única alternativa es firmar la paz lo más rápido posible. El 20 de enero de 1933 Sandino presenta al gobierno sus exigencias con respecto a las negociaciones de paz. Entre ellas están: la creación de un amplio departamento autónomo que cubra Las Segovias y la región del Atlántico Norte, donde él nombraría las autoridades civiles y militares, así como dispondría el mantenimiento de sus hombres en armas. Ya vimos que su propuesta provocó fuertes protestas en el seno del gobierno, del Congreso y de la Guardia Nacional. El 2 de febrero, el acuerdo de paz definitivo ya no habla de departamento autónomo. Se trata más bien de una zona en la ribera derecha del río Coco, donde se instalarán los soldados sandinistas para consagrarse a la agricultura. Además, la colonia sandinista debe ubicarse a, por lo menos, 60 km de distancia de cualquier localidad, lo cual excluye los pueblos de Nueva Segovia y la ciudad de Puerto Cabezas, en la Costa Atlántica. El gobierno se compromete también a desarrollar un programa de obras públicas en el norte, contratando con preferencia a los ex miembros del EDSNN. Si comparamos el protocolo inicial y los acuerdos finales, podemos constatar que la parte de poder exigida por Sandino está muy debilitada. Ya analizamos las consecuencias de los acuerdos de paz para el movimiento sandinista en la escena nacional. Sin embargo, si hacemos este análisis desde la perspectiva regional de Las Segovias, consideramos que los acuerdos distan de significar la extinción del movimiento. El 22 de febrero, unos 2,000 hombres son reunidos en San Rafael del Norte para deponer sus armas. El EDSNN entrega 361 armas y 3,129 municiones. La embajada estadounidense, al igual que Somoza, jefe de la Guardia Nacional, sospechan que Sandino conservó y escondió parte del armamento en las montañas segovianas. El 15 de abril Matthew Hanna escribe a Washington: «Aunque sólo se entregaron 361 armas fueron unos 1,800 sandinistas los licenciados en San Rafael, lo que no deja de causar dudas en ciertos círculos respecto de si Sandino había entregado todas sus armas.»82

  • 83 I.E.S. Op. cit. p. 248.
  • 84 AH-FSLN, fondo Sandino.

77A pesar de que no todos los sandinistas estaban armados, es evidente que la cantidad de armas depuestas dista mucho de corresponder al arsenal del EDSNN. Un ex soldado relata que, en la víspera del desarme, Sandino pidió a sus hombres que se mantuvieran atentos, y les anunció que serían rearmados en cuanto se presentara el mínimo signo de alerta.83 La región que acoge a los ex soldados sandinistas es aquélla donde Sandino comenzó a organizar una estructura política autónoma y a desarrollar un trabajo social. Pero el elemento más importante es el proyecto agrícola previsto por Sandino, un proyecto cuya idea desarrolló desde 1932. El 8 de enero de 1932, en una carta dirigida a Ernesto Carvajal, él anuncia que al final de la guerra colonizará las tierras vírgenes de la orilla derecha del río Coco, creará una banca comunal en Bocay para los pequeños propietarios y hará navegable el río desde Ocotal hasta Cabo Gracias a Dios, para desarrollar el comercio entre el Pacífico y el Atlántico.84

78El proyecto de Sandino es doblemente subversivo: por un lado, la colonización de las tierras vírgenes en la frontera agrícola de Las Segovias obstaculiza el desarrollo del latifundio, privilegiando la expansión de la pequeña producción de tipo familiar y retirándole mano de obra. Esto queda de manifiesto el 15 de febrero de 1933, cuando la Asamblea Nacional vota el decreto de amnistía para todos los soldados sandinistas: los representantes del departamento de Nueva Segovia votan en contra y declaran que están opuestos a los acuerdos de paz firmados por Sandino y el gobierno, como lo relata el periódico La Prensa. Por otra parte, integrando a la base social del movimiento armado en su proyecto de producción, Sandino preserva la cohesión de su base social y sigue siendo, por ende, peligroso para el gobierno y la Guardia Nacional. El 12 de febrero de 1933 La Noticia, periódico del PLN, escribe en su editorial: «Sería absurdo que el por decirlo así distrito de la pacificación, San Rafael del Norte y la zona agrícola, para los sandinistas desarmados se convirtiera en algo así como una pequeña Roma a la cual el resto de Nicaragua tuviera que pagar tributo indefinidamente como precio de la paz. (...) El exsandinismo debe diluirse, valga la frase, en el gran todo nacional porque, de lo contrario, tendríamos un Estado dentro de otro Estado con la reagravante de que el pequeño tendría prosperidad en perjuicio del grande.» La prensa nacional critica la concesión de tierras a Sandino y a sus hombres. Preservando la unión de los ex soldados sandinistas, el gobierno ponía en peligro la seguridad política y militar del país.

El proyecto de colonización del río Coco

  • 85 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 543-544.
  • 86 Boletín del Archivo General de la Nación. p. 21.

79En el marco de la pacificación, el gobierno respeta los acuerdos de paz y facilita el desarrollo del proyecto de Sandino en el río Coco. El 8 de diciembre de 1933 el presidente Sacasa escribe a Sandino que está de acuerdo con la idea de este último de crear una «organización civil» que reúna a toda la población de la región de Wiwilí. Sacasa se compromete a presentar un proyecto de ley al Congreso para que Wiwilí pueda formar una junta local que cuente entre sus miembros al coronel Rivera.85 El 12 de enero de 1934 el gobierno eleva al rango de municipalidad el caserío de Wiwilí.86 Esta medida es un reconocimiento del trabajo realizado por los ex soldados sandinistas que lograron, en un año de actividades, construir un pueblo donde no había más que bosque. En 1934 el proyecto del río Coco ya no significa la reinserción de los desmovilizados a la vida civil. Se trata del inicio de un proyecto integral de desarrollo socioeconómico que tiene como fin integrar a la vida nacional a una población marginada.

  • 87 I.E.S. Op. cit. p. 252.

80En febrero de 1933, después de la firma de la paz, Sandino se dirige a Wiwilí. Acompañado por 200 ó 300 ex soldados, incluyendo a su guardia armada y sus familias, organiza una primera cooperativa agrícola dedicada al cultivo del maíz, del frijol y de hortalizas para la autosuficiencia alimenticia, además del cultivo del cacao y del tabaco, destinados a la exportación. La cooperativa es administrada por los trabajadores: organización del tiempo de trabajo, puesta en común de las herramientas y repartición de las cosechas. No encontramos más que dos testimonios de ex soldados sandinistas sobre su funcionamiento. Sin embargo, muestran claramente el carácter comunitario de esta iniciativa: «En Wiwilí, todos estábamos trabajando, haciendo una colonia; habíamos como 200 a 300 hombres trabajando. Nos organizamos bien en el trabajo, unos aserraban, otros hacían colonias para hacer arriates para sembrar hortalizas, maíz, frijoles (...) Sembrabamos maíz, frijoles, hortalizas para todos en general; y la cosecha no la vendíamos, la aprovechábamos nosotros. »87

81En mediano plazo, el objetivo de Sandino es crear otras cooperativas agrícolas para, poco a poco, poder comercializar una parte de la cosecha en el mercado nacional.

  • 88 Sandino II, p. 333.
  • 89 Salvatierra, Sofonías. Op. cit. p. 183.

82En marzo de 1933 Sandino envía al coronel Rivera a Managua para obtener un crédito de 100,000 dólares. Este regresa únicamente con alimentos, machetes y otras herramientas agrícolas, lo cual permite la apertura de un pequeño comercio en Wiwilí.88 Sandino espera establecer sus cooperativas a lo largo de toda la ribera derecha del río hasta la Costa Atlántica, para abastecer a la población urbana de la costa, que no consume más que productos de importación: «Nicaragua importa una cantidad de productos que no debe: cereales, grasas, hasta carne, por la costa atlántica. Todo esto se puede producir allí. Por de pronto haremos navegable el río. Después empezaremos a abrir terrenos de cultivo.»89

  • 90 AH-FSLN, fondo Sandino.
  • 91 Boletín del Archivo General de la Nación, Managua, N° 6, p. 33.
  • 92 La Tribuna, Managua, 13 de febrero de 1934.

83El 24 de junio de 1933 Sandino contacta a J.A. Fagot, comerciante de Cabo Gracias a Dios, para organizar un intercambio comercial entre esta ciudad y Wiwilí: «Si Usted tiene algún negocio que proponernos comprar o vender nos gustaría conocer las condiciones y demás propuestas. De este mes en adelante, nosotros podremos disponer de varias libras mensuales de oro de lavadero. Lo mismo que si Usted cree que puede venderse en ese puerto goma de hule, liquidámbar o algotro producto de la montaña, ruégole avisarme las condiciones. De paso le diré que cualquier negocio que emprendiéramos con ese puerto seria completamente al contado, porque al vender cualquier producto, necesitaríamos invertirlo en cualquier clase de implementos para el impulso de esta cooperativa que está compuesta de obreros expertos en todos los ramos de la vida.»90 Un guatemalteco llamado E. Dubois pasa algunos meses en Wiwilí para ayudar a Sandino a organizar estos intercambios iniciados por la cooperativa del río Coco en la región. Sale de Wiwilí debido a los riesgos de ataques de la cooperativa por la Guardia Nacional, los cuales se precipitan a partir de febrero de 1934.91 En cuanto al tabaco, Sacasa restablece su cultivo y venta libre. El 13 de febrero de 1934 Sandino envía al Presidente varias libras de tabaco cultivado en Wiwilí, además de algunos cigarros. El envío está acompañado de una nota que dice: «Es mejor que el sembrado en Masaya... para enseñar a los productores nacionales. »92

  • 93 El Pueblo, Managua, 6 de enero de 1934.
  • 94 La Tribuna, Managua, 27 de enero de 1934.

84La instalación de Sandino en Wiwilí tiene una relación evidente con la abundancia de yacimientos auríferos entre el pueblo y el macizo de El Chipote. De hecho, la segunda actividad de los miembros de la cooperativa es la producción de oro de lavadero. El quiere competir con las empresas extranjeras así como modernizar la explotación de los yacimientos auríferos para ser competitivo en el mercado mundial. El 6 de enero de 1934, anuncia que se van a importar 20 máquinas de Chile.93 El 21 de febrero muestra algunas pepitas de oro a Sacasa, las cuales son consideradas de primera calidad y susceptibles de ser lanzadas al mercado internacional por un experto del gobierno.94

  • 95 Sandino II, p. 364.
  • 96 “Carlos a Sócrates Sandino”, 1 de mayo de 1933. AH-FSLN, fondo Sandino.
  • 97 El Pueblo, Managua, 6 de enero de 1934.

85A largo plazo, el proyecto de colonización del río Coco es aún más ambicioso: se trata de inducir a las compañías extranjeras a abandonar las explotaciones forestales y las plantaciones bananeras. En noviembre de 1933 Sandino declara a Nicolás Arrieta, que está negociando con una compañía mexicana, que lanzará el cultivo del plátano en la Costa Atlántica: «Yo tengo un arreglo con una compañía mexicana para el cultivo del banano en la costa atlántica y saquemos a la United Fruit. »95 Cuando Rivera va a Managua en marzo de 1933 con el fin de obtener un crédito de 100,000 dólares, se trata de utilizar esta cantidad para continuar la explotación tradicional de las maderas preciosas, del hule y del chicle, pero Sandino abandona su proyecto de explotación forestal ante la baja demanda en el mercado internacional, provocada por la crisis económica mundial: «No vamos a poder establecer los cortes de madera, de hule y de chicle porque no hay, según dicen, mercado para esos productos.»96 No obstante, parece que el abandono de este proyecto no es más que provisional, porque en enero de 1934 el general Estrada declara que una de las principales actividades económicas de la «sociedad de ayuda mutua y de fraternidad» sandinista será, en un futuro cercano, la exportación de maderas preciosas por el río Coco.97

86Tanto la comercialización de cereales y hortalizas en la Costa Atlántica como la exportación de oro, madera y tabaco implican el desarrollo de vías de comunicación. Sandino quiere convertir el río Coco en la principal vía de comunicación entre el Pacífico y el Atlántico. Esto facilitaría el tránsito de la mercancía y, sobre todo, permitiría la integración socioeconómica de la población de la costa este.

  • 98 Ibid.

87Sandino planea dinamitar el lecho del río para eliminar los torrentes existentes entre Sansang y Raití, y facilitar de esta manera la navegación en los cursos superior e inferior del río. Esto también permitiría la utilización de remolcadores con motor. Además, considera la construcción de una pista de aterrizaje cerca del pueblo de Wiwilí.98

  • 99 AH-FSLN, fondo Sandino.
  • 100 El Pueblo. 18 de enero de 1934.
  • 101 ANN, Managua. Fondo Guardia Nacional.

88La idea de Sandino, en suma, es consolidar el centro de producción de Wiwilí y hacer de este pueblo un puerto fluvial. El 7 de julio de 1933 Sandino escribe a Alfonso Alexander que sus hombres ya construyeron casas y trazaron las calles. Está previsto construir un hospital, un cuartel, una cantina popular, así como instalar un telégrafo y una emisora de radio. Quiere convertir Wiwilí en una ciudad modelo y edificar, poco a poco, ciudades nuevas en toda la ribera derecha del río: «El asunto es trocar esas vírgenes regiones en centros de vida y de cultura para todo ser humano acosado por la clase explotadora y la miseria.»99 El 18 de enero de 1934, un ciudadano de la capital que regresa de Wiwilí hace el comentario siguiente a la prensa: «Ya están delineadas las calles de lo que será la nueva ciudad. La miseria que era horrible ha desaparecido un poco.»100 El 20 de enero, el servicio de espionaje de la Guardia Nacional informa a Somoza que 180 hombres trabajan en la construcción de la ciudad de Wiwilí y que unos 6 km de terreno han sido talados para la construcción de la futura pista de aterrizaje.101

89El proyecto integral de Sandino representa un verdadero desafío: la conexión entre la Costa Atlántica y el interior del país ya había sido considerada por el presidente Zelaya a finales del siglo xix, con la idea de instalar una línea telegráfica, incrementar la navegación a vapor por el río y conectarla con el ferrocarril del Pacífico. Este proyecto y otros más elaborados por los gobiernos que sucedieron a Zelaya nunca fueron realizados. Con la creación de las cooperativas del río Coco, Sandino quiere facilitar la integración de los indígenas, crear una base social capaz de asumir este proyecto nacional, así como traspasar las fronteras geográficas, sociales y étnicas entre el Atlántico y el Pacífico.

90En suma, el proyecto sandinista significa la integración de una población hasta entonces marginada de la vida y el desarrollo económico de la Nación. Más allá de este proyecto nacional existe otro, de alcance regional, que consiste en defender y consolidar la base social del movimiento armado sandinista. Este proyecto local es el que intentaremos describir ahora. En la carta dirigida a Alfonso Alexander, el 7 de julio de 1933, Sandino define su proyecto de cooperativa de la manera siguiente: «Estamos organizando en este puerto fluvial del Coco una sociedad de trabajo y mutua ayuda basada en la fraternidad que Ud. conoce y practicó en nuestro ejército, denominada «cooperativa Río Coco.»

  • 102 La Balanza, Buenos Aires, N° 11, 20 de septiembre de 1972.
  • 103 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 239.

91Cuando Sandino se adhiere, en 1929, a la escuela espiritualista de Joaquín Trincado, es nombrado «celador» de la EMECU en Nicaragua, es decir, representante personal del Gran Maestro en este país.102 La función del «celador» es hacer respetar los estatutos, reglamentos y órdenes de la central argentina. El objetivo de la EMECU es crear la comuna universal sin fronteras, sin distinción de raza ni de clase. La realización de este proyecto pasa por varias etapas progresivas: el régimen comunitario al nivel de la familia, de la ciudad, de la región, del país, y, finalmente, a escala mundial. Este proyecto fue descrito en una de las obras de Trincado, Cinco amores, la cual Sandino estudió ampliamente. El 22 de junio de 1931 escribe a Trincado: “Aquí mismo estoy esforzándome por recibir intuitivamente las inspiraciones espirituales en lo relativo a la formación de nuestro primer gobierno de la comuna universal, para lo que he tenido que repetir en estos momentos la lectura de Cinco Amores.”103

  • 104 El Heraldo del Espiritismo. México, abril de 1934.

92En los años 20, varios miembros de la EMECU fundan en Argentina la «Colonia Jaime», que se define como la primera experiencia de régimen comunitario. La colonia es un centro de producción agrícola autoadministrado por sus habitantes. Proporciona a la comunidad alimento, casa, ropa, asistencia médica e instrucción. El objetivo es convertirla en una ciudad modelo, en la que nada falta gracias al producto del trabajo colectivo. El proyecto de sociedad de ayuda mutua y de fraternidad que Sandino desarrolla en Wiwilí tiene puntos en común con el de la Colonia Jaime. Recordemos que en el protocolo de paz presentado por Sandino en enero de 1933 se habla de la creación de un nuevo departamento llamado «Luz y Verdad», consigna de la EMECU. A partir de agosto de 1933, la consigna trincadista «Siempre más allá» repone la de «Patria y Libertad» al final de toda la correspondancia de Sandino y de sus hombres. Después de la muerte de Sandino, la EMECU rinde homenaje al dirigente nicaragüense desde Buenos Aires en estos términos: «Organizó una colonia fraternal de obreros, agricultores, mineros e industriales para que con el trabajo honrado pudieran ganar su subsistencia sin ser gravosos en lo más mínimo al país.»104

  • 105 Sandino II, p. 364.

93No hay duda alguna sobre la influencia que ejerció la EMECU sobre Sandino en la concepción y realización del proyecto de colonización del río Coco; pero su noción colectivista también se acerca a la perspectiva comunitaria de los comunistas, los anarco-sindicalistas y los socialistas del sureste de México. Prescindiendo de sus rasgos utópicos, el proyecto trata de aportar una respuesta a los problemas de la base social del movimiento sandinista: el campesinado segoviano y los indígenas del río Coco. En noviembre de 1933 Sandino declara al periodista Nicolás Arrieta: «Lo que quiero es servir a los miles y miles de campesinos que han apoyado nuestra lucha (...) Ahora los campesinos no tienen nada pero lo tendrán todo (...) Vamos a despejar la montaña y hacer una agricultura cooperativizada.»105 El 28 de julio de 1933 Sandino declara al diario La Prensa que el sistema de fraternidad comunal desarrollado en Wiwilí tiene como objetivo terminar con la propiedad privada, «causa única de las guerras fratricidas humanas».

94La fundación de comunidades agrícolas modelo significa, en primer lugar, la instalación de campesinos sin tierra en las tierras nacionales y su integración a la producción. Sandino declara también que es partidario del mantenimiento del control del Estado sobre los bienes raíces, es decir, de la defensa del antiguo sistema de acceso a la tierra. Por medio de la organización de cooperativas en las tierras nacionales, Sandino se opone al proceso de privatización de las tierras y garantiza la sobrevivencia de la pequeña producción de tipo familiar a través del cultivo y la comercialización de granos y de tabaco.

  • 106 Román, José. Op. cit. p. 105.
  • 107 “Carta a Carvajal”, AH-FSLN, fondo Sandino.
  • 108 Entrevista de Mario Negrón, Mérida, septiembre de 1989.

95En cuanto a las poblaciones indígenas del Litoral Atlántico, Sandino explica al periodista José Román: «Son millares de indios entre sumos, zambos, mískitos y caribes los que hay en la costa atlántica y las cuencas de sus ríos (...) Me quedaría aquí en el río Coco, la parte más salvaje pero más bella de mi patria a libertarla de la barbarie en que la tiene sumida la explotación feudo-colonial primero y ahora capitalista.»106 El objetivo de Sandino es integrar a los indígenas al proyecto productivo del río Coco. Esta integración no está pensada como dependencia. El quiere proporcionar a los indígenas los medios para desarrollar su propia economía: «Los indios sumos, mískitos y zambos, ya tendrán también la oportunidad de ser gerentes y banqueros de sus cooperativas comunales.»107 Proyecta también una campaña de alfabetización, elemento indispensable para la inserción de los indígenas. En sí, su proyecto educativo es revolucionario en los años 30, cuando la mayoría de la población al interior del país no tiene la posibilidad de aprender a leer y a escribir. Su interés por la población indígena fue influenciado probablemente por las corrientes indigenistas de México y, en particular, por el pensamiento del gobernador de Yucatán, Felipe Carrillo Puerto. Con respecto a esto descubrimos un testimonio interesante de un habitante de Mérida sobre la estadía de Sandino en esta ciudad, en 1929: «Sandino se interesó mucho en la acción de Carrillo Puerto. Tenía un archivo con documentos sobre el partido socialista y Carrillo Puerto. En varias ocasiones, Sandino confesó que le gustaban mucho las leyes de Carrillo Puerto. Lo que más le impresionaba era su lucha por la liberación de los peones mayas, el sacrificio de Carrillo por esos indios.»108

Soldados sandinistas empuñan el fusil y la guitarra para construir el proyecto de cooperativas en el río Coco, 1933. (Cortesía del P. Alvaro Arguello S.J)

  • 109 I.E.S.Op. cit. p. 252.

96En su conjunto, la idea de colonización del río Coco es un proyecto revolucionario. Sandino no tiene la intención de hacer desaparecer las formas de producción comunitarias ya existentes entre los indígenas. Al contrario, quiere integrarlas y facilitar su desarrollo. Aunque no obtuvo de Sacasa la creación de un departamento autónomo, organiza de hecho una estructura independiente del gobierno. Espera reagrupar en este territorio la base social creada en el transcurso de la lucha armada y los nuevos sectores sociales integrados al proyecto de colonización del río. Un ex combatiente del EDSNN declara: «A todos les decía que fueran llegando poco a poco, todos los que habían andado con él, para que fueran a trabajar. Eso era lo que él procuraba para toda la gente, porque él quería ayudarla a hacer un pueblo grande, estar allí él y las fuerzas armadas. »109

97Sandino parece querer preservar la cohesión de las fuerzas sociales del movimiento sandinista, ya no a través de una estructura militar, sino a través de una estructura social, económica y política.

  • 110 AH-FSLN, fondo de la Guardia Nacional.

98Como vimos, en la firma de la paz, en febrero de 1933, una parte del gobierno, la oligarquía y sobre todo la Guardia Nacional se oponen a la instalación de los ex soldados sandinistas en una parte del territorio nacional. A medida que el proyecto de cooperativas se concretiza, la Guardia Nacional protesta y refuerza sus tropas en la región. Para la Guardia, el proyecto del río Coco representa un peligro real, no sólo porque preserva la cohesión de la base social sandinista, sino también porque está instalado en una región estratégica propicia al desencadenamiento de una nueva lucha revolucionaria. El 1° de junio de 1933 un informe confidencial de la Guardia Nacional constata lo siguiente: «No dejamos de pensar que el enemigo común a la república y a la guardia nacional es el general Sandino ya sea en el orden militar o político y económico, obvio como es que la presencia de Sandino en la más rica localidad del país, escogida por él es un puesto estratégico con respecto al área central y de acceso fácil del lado de Honduras y de otra parte para la introducción de nuevos elementos bélicos según lo demuestra la topografía de su posición con relación a la frontera de Honduras.»110

La dualidad del poder: fuerza sandinista contra Guardia Nacional

  • 111 Ibid.
  • 112 Ibid.

99En febrero de 1933, la Guardia Nacional y en particular su nuevo dirigente, Anastasio Somoza, son partidarios de un enfrentamiento militar con el EDSNN. El 13 de febrero de 1933 un informe de los servicios secretos de la Guardia anuncia que «terminado por completo el desarme de las fuerzas del general Sandino, se procederá de una manera enérgica a terminar de una vez con esos pequeños grupos de bandoleros que aún siguen siendo una amenaza en las regiones que operan.»111 Después de la deposición de armas en San Rafael del Norte, el temor de la Guardia no tiene que ver solamente con la constatación de que los sandinistas se están reorganizando alrededor del proyecto agrícola de Wiwilí. El problema también es el potencial militar que siguen representando. Sandino conserva a 100 hombres armados y entrega al gobierno sólo una parte de su arsenal de guerra. El 1° de marzo un informe de la Guardia describe la situación de la manera siguiente: «Insistimos con razón para decir que la presencia armada del general Sandino en Bocay, con los mismos y mejores elementos personales y materiales que antes, que irán aumentando a medida de sus necesidades, constituye una seria amenaza para la tranquilidad del país, amenaza que debe observarse cuidadosamente y darle término en la forma más pronta y eficaz que sea posible para acabar de una vez y apenas a tiempo con una situación semejante de peligro para el país.»112

  • 113 Salvatierra, Sofonías. Op. cit. p. 203.
  • 114 Memoria de gobernación. AGN, Managua.
  • 115 Informe del 1° de noviembre de 193. AH-FSLN, fondo de la Guardia Nacional.

100Violando de manera flagrante los acuerdos de paz, la Guardia Nacional comienza a hostigar a los ex soldados sandinistas en los departamentos del norte. El 15 de febrero la Guardia asesina a ex miembros del EDSNN en Pueblo Nuevo. El ministro Salvatierra dirige una carta al presidente sobre este tema en los términos siguientes: «Lamento choque guardia con licenciados en Pueblo Nuevo. Harto se ha repetido que ya no hay llamados bandidos (...) Con esa gente no debe procederse en forma bélica. A esa gente la han encontrado desarmada.»113 La Guardia no puede atacar directamente la cooperativa de Wiwilí, así que opta por sembrar el terror en las zonas rurales: asesinatos, violaciones y destrucción de las cosechas. En su informe del 30 de septiembre de 1933, el responsable del entrenamiento de la Guardia Nacional anuncia que los primeros cursos de formación especial de la «Guardia Rural» han iniciado, y que próximamente se instalarán centros de entrenamiento en las distintas regiones del país.114 Al mismo tiempo, la Guardia se ubica poco a poco alrededor de Wiwilí. Instalada en todos los caseríos cercanos, su misión es seguir de cerca cada uno de los movimientos de los miembros de la cooperativa.115

  • 116 Sandino II, p. 341.

101Sandino es consciente de la amenaza que representa la Guardia Nacional, tanto para su base social como para la estabilidad del país. No obstante, es imposible considerar el retorno a las armas. El combate está en el terreno de la lucha cívica para asegurar la defensa y la protección de sus partidarios. Durante todo el año de 1933 presiona al gobierno para que legalice a la Guardia en el marco de la constitución. Sandino denuncia la manera como ha sido organizada: a través de un acuerdo firmado en 1927 entre el presidente Díaz y el embajador estadounidense. Es nuevamente en noviembre de 1932, por medio de un acuerdo entre los partidos políticos y el embajador Hanna que la Guardia es declarada única fuerza armada del país. Sandino exige que el Congreso proceda a la redacción de estatutos nuevos para la fuerza armada del país. El 10 de junio de 1933 declara: «El patriotismo de la malamente llamada guardia nacional es inconstitucional y por lo mismo está fuera de la ley del país. Mientras no se legalice, está puesta a prueba en estos momentos culminantes y álgidos de nuestra historia.»116

102Sandino se niega a reconocer a la Guardia Nacional y justifica sus acusaciones denunciando las acciones de esta última contra la población pacífica de Las Segovias, actitud que viola los acuerdos de paz e infringe las órdenes del Presidente de la República. En cambio, el ex EDSNN respeta sus compromisos para con el gobierno: los sandinistas no han respondido a las provocaciones de la Guardia y se consagran a sus actividades agrícolas. A partir de 1933, los papeles están invertidos: el EDSNN, calificado durante seis años como banda al margen de la ley, ahora es leal a la Presidencia de la República, mientras que la Guardia Nacional, que garantizaba el poder político del país contra el movimiento armado segoviano, se ha convertido en un ejército que escapa del control gubernamental.

  • 117 Sandino II, p. 345.

103En agosto de 1933, el depósito principal de municiones de Managua es objeto de un atentado con explosivos. De inmediato, Sandino suspende todas las actividades de la cooperativa de Wiwilí y anuncia al presidente Sacasa que más de 600 hombres armados están a su disposición para asegurar la defensa del gobierno.117 Esta declaración de Sandino nos aporta dos elementos importantes: por un lado, confirma la lealtad de Sandino hacia Sacasa y quizá también sus ilusiones. Por otro, muestra que a pesar de la desarticulación del EDSNN, el líder está en posibilidades de organizar muy rápidamente una fuerza armada y de proporcionar el equipo militar necesario a sus hombres. Es importante recordar aquí que es en ese mismo mes de agosto que él propone la formación de un ejército centroamericano, cuya dirección está dispuesto a asumir. Es evidente que la declaración de Sandino y la gestación del ejército regional hicieron el efecto de una bomba en el Estado Mayor de la Guardia. Somoza es consciente de la influencia que mantiene Sandino sobre sus ex soldados y de la capacidad del caudillo regional para reorganizar rápidamente la lucha armada.

  • 118 Millet, Richard. Op. cit. p. 205.
  • 119 Salvatierra, Sofonías. Op. cit. p. 225.

104Sacasa rechaza el ofrecimiento de Sandino, pero arma de inmediato a 700 liberales de León por temor a un golpe de estado por parte de Somoza.118 Además, el 1° de agosto de 1933, decreta el estado de sitio en todo el territorio, que será prolongado hasta octubre. En realidad, el presidente Sacasa no tiene ninguna autoridad política sobre la Guardia Nacional. Esta actúa de manera completamente autónoma. El ministro Salvatierra hace el siguiente comentario al respecto: «La guardia era un sobresalto inquietante para todos. Violaban mujeres como las de Apalí en Las Segovias, aplicaba la ley de fuga como a tantos en las mismas Segovias, apresaba a los propios ministros como lo hizo con el subsecretario de relaciones exteriores. Los jefes de la guardia nacional al organizar el soldado hacen abstracción de los funcionarios del poder ejecutivo en el reconocimiento y en el respeto.»119

  • 120 AH-FSLN, fondo de la Guardia Nacional.
  • 121 Memoria de gobernación. AGN, Managua.
  • 122 Selser, Gregorio. El pequeño ejército loco. p. 67.

105A pesar de la presión de Sandino e incluso de la opinión pública, el presidente Sacasa no presenta ningún proyecto de reforma de la Guardia Nacional al Congreso. La Guardia Nacional, por su parte, observa en su informe del 1° de julio de 1933: «La población civil de Managua como la de algunas partes del departamento de Carazo han manifestado gran antipatía hacia la guardia nacional (...) Toda la prensa local de Managua deja ver en casi todos los artículos que se relacionan a la guardia nacional el poco aprecio que tiene de ella.»120 El voto del presupuesto de la Guardia en junio de 1933 provoca intensos debates entre los diputados. Finalmente, el Congreso aprueba un presupuesto anual de 108,000 dólares. En septiembre los efectivos de la Guardia son reducidos de 4,000 soldados a 2,554.121 Con todo, este número sigue siendo superior a los efectivos de la Guardia durante la lucha armada sandinista. Pensamos que si Sacasa no actúa enérgicamente en 1933, esto se debe esencialmente a su temor de represalias por parte del general Somoza. También tienen que ver su débil personalidad y su incapacidad de hacer respetar su autoridad. Al inicio del siglo, el poeta Rubén Darío había apodado al Dr. Sacasa «la Nulidad Sonriente.»122

106Durante todo el año de 1933, Escolástico Lara y Salinas de Aguilar incitan a Sandino a retomar las armas. Estos dos hombres juegan un papel importante entre 1933 y 1934: encabezan un movimiento político al que se adhiere Sandino y que se opone al partido que quieren organizar los autonomistas. Delegado de Sandino para las negociaciones de paz en febrero de 1933, el Dr. Lara es rechazado por el presidente Sacasa. Es nombrado general y comandante en jefe del EDSNN en ausencia del dirigente sandinista. El 6 de diciembre de 1933 Sandino declara a La Prensa que Lara es su representante en Nicaragua y que tiene poderes absolutos para hablar en su nombre en la capital.

  • 123 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 502.
  • 124 Ibid. p. 336.
  • 125 Ibid. p. 549.

107En junio de 1933 Lara y Aguilar se reúnen en Corinto con el secretario de educación de México, Lombardo Toledano. Según una carta de Lara con fecha del 3 de junio, Toledano estaría dispuesto a ayudar materialmente al ex EDSNN y sólo espera que Sandino designe un lugar apropiado para la entrega de las armas.123 El 6 de octubre éste responde a Lara que se niega a retomar las armas y que prefiere salir del país y emprender una lucha política desde el exterior si fracasan sus diligencias con el gobierno, previstas en diciembre.124 Los viajes de Sandino y de sus hombres a la capital entre febrero y diciembre de 1933 tienen como propósito, por un lado, la administración financiera y económica de las cooperativas y, por otro, la obtención de garantías para el campesinado segoviano contra los ataques de la Guardia. En diciembre de 1933, durante su tercer viaje a Managua, Sandino se reúne con el general Somoza. Al final de esta reunión ambos generales publican un comunicado por medio del cual invitan a sus hombres a cesar las hostilidades. Sandino declara el 2 de diciembre: «Hemos llegado con el general Somoza a una conclusión de provecho general para la colectividad nicaragüense que redundará en el afianzamiento más efectivo de las completas garantías para todos los habitantes de las regiones segovianas, principalmente para aquellos que por uno u otro motivo se quejan de violencias cometidas por la guardia nacional.» El 5 diciembre el general Somoza responde en El Centroamericano: «El manifiesto del general Sandino da la seguridad completa de que todos sus partidarios ajustarán sus actos a las normas de la ley y yo ordeno a los oficiales y soldados de la guardia nacional garantizar la paz y el orden en el país protegiendo a todos los ciudadanos pacíficos por igual.» La tregua militar no durará más que un mes. La lucha de Sandino contra la Guardia no logra los resultados esperados, en parte porque Sandino no vive en la capital. El y sus hombres están aislados en Wiwilí. Desde León, el Dr. Lara escribe a Sandino el 20 de junio de 1933: «Ud. siempre jefe, pero al margen.»125

108A partir de enero de 1934 la opinión pública está preocupada por la cuestión del desarme de la guardia armada de Sandino. Según los acuerdos de paz de 1933, el presidente Sacasa debía decidir, un año después, la conservación de esta fuerza armada o su desarticulación. En su revista Guardia Nacional, Somoza hace pública su postura sobre el desarme de los sandinistas. Según él, Sandino debe respetar los acuerdos y entregar las armas de su guardia personal el 17 de febrero. Añade que la Guardia Nacional garantizará la seguridad de los exmiembros del EDSNN después de esta fecha.

El general Sandino y el general Anastasio Somoza García.
Managua, noviembre de 1933.
(Archivo del Centro de Historia Militar del Ejército de Nicaragua)

  • 126 La Noticia, Managua, 6 de febrero de 1934.

109Una parte del gobierno, de la prensa nacional y de la oligarquía aboga por el control militar de las cooperativas de Wiwilí por la Guardia Nacional. El 16 de enero de 1934, La Nueva Prensa escribe: «Podemos afirmar que los destacamentos de la guardia nacional están listos para recibir el armamento del guerrillero y para ocupar y controlar la zona que es ahora controlada por Sandino.» El 28 de enero, El Pueblo comenta: «En Jinotega, toda la gente espera el desarme de Sandino. La cosecha de café será abundante y se está haciendo la recolección del grano en magníficas condiciones de paz, como no se había hecho en el espacio de seis años.» Para La Prensa del 10 de febrero, con el desarme «el Estado ahorrará 1,200 córdobas mensuales de mantenimiento de ese cuerpo y podrá reducir el número de guardias nacionales dando de baja a más de 600 hombres». Para el resto de la opinión pública, el problema principal del país no es la conservación de la guardia sandinista, sino mantener la Guardia Nacional: «En estos momentos, Sandino está dejando de ser el problema del país y la guardia nacional se está convirtiendo en el verdadero problema de la paz nacional.»126

  • 127 Millet, Richard. Op. cit. p. 209.
  • 128 Boletín del Archivo General de la Nación. Managua, N° 6, p. 29.
  • 129 I.E.S. Op. cit. p. 262.

110El 26 de enero Sandino dirige una carta al presidente, donde le comunica que se niega a entregar las armas a un ejército ilegal. El Dr. Sacasa le responde invitándolo a venir a Managua para discutir los términos de un acuerdo.127 Desde León, Aguilar y Lara procuran convencer a Sandino, durante todo el mes de enero, de que retome la lucha armada contra la Guardia Nacional. También le advierten los peligros de un viaje a Managua y le proponen que se quede en Wiwilí para organizar su defensa. Los dos hombres le informan que el presidente ha recurrido a sus ex delegados de paz para que influyan en él en el sentido de la entrega de las armas. El 24 de enero de 1934, Salinas de Aguilar envía una carta a Sandino que concluye con las palabras siguientes: «No creemos más que hay que ir a la guerra. El hermano general Lara está listo en León. Necesita elementos y algunos fondos: con 300 rifles y 10 ametralladoras puede darse por tomado el fortín donde están las armas.»128 En la cooperativa del río Coco, los hombres de confianza de Sandino se oponen también a su viaje: «El general Altamirano lo abrazó: No general, no vaya a meterse en manos de esos perros, lo van a matar».129

  • 130 Sandino II, p. 373.
  • 131 Ibid.

111A pesar de las advertencias que surgen de todas partes, Sandino decide ir a Managua el 16 de febrero. Quiere preservar la paz a toda costa: «Muchos me invitan a la revolución, yo digo que el que quiere guerra que la haga. La paz es necesaria al país y no seré yo quien la altere.»130 En esta misma carta, dirigida al ministro Salvatierra, Sandino declara que la cooperativa está completamente rodeada por la Guardia y añade: «El general Somoza piensa destruirme. ¿ Y qué vale el general Somoza? Vale por el empleo. Después, nadie lo vuelve a ver. Yo si soy un caudillo. Puedo quedar desarmado pero con un grito que lance, ahí nomás tengo la gente.»131 De hecho, el viaje previsto por Sandino es una última tentativa de solución pacífica para responder a la crisis que atraviesa el país. Si esta tentativa fracasa no quedará más que el enfrentamiento armado entre lo que queda del EDSNN y la Guardia Nacional. No está dispuesto a declarar la guerra a la Guardia. En cambio, sí lo está a asegurar, armas en mano, la defensa de sus partidarios.

  • 132 Boletín del Archivo General de la Nación. Managua, N°6, p. 32.
  • 133 Ibid.

112El 5 de febrero Sandino pide a sus hombres que estén dispuestos a retomar sus lugares dentro del EDSNN: «Nosotros ya estamos prevenidos para defendernos de cualquier agresión (...) deberá Ud. (Gral. Altamirano) estar también como listo para que si entra la guardia a esos lugares se deberá marchar a este campamento en donde recibirá instrucciones y nuevamente su nombramiento de primer jefe de la columna expedicionaria N° 1. »132 El 12 de febrero suspende las actividades económicas de las cooperativas y declara que toda la población de Wiwilí está movilizada: «Todas las personas residentes en esta localidad y sus jurisdicciones quedan bajo el régimen militar y por lo mismo obligadas a prestar sus servicios gratuitamente por el tiempo que dure la incertidumbre de que si se llegará con el presidente a un buen entendimiento. »133

  • 134 Ibid. p. 37.

113Las redes de espionaje organizadas durante la lucha armada también son reactivadas. El 20 de febrero de 1934 el coronel Rivera envía un mensaje a los jueces de agricultura y de cantón: «Ordeno a Uds militarmente que sin poner ningún obstáculo, procedan a notificar a nuestros hermanos de lucha más de su confianza, para que organicen un servicio de espionaje permanente, constante, de día y de noche, para que vigilen no pase Guardia por sus alrededores sin ser descubierta por los espionajes. »134

  • 135 Sandino II, p. 376.

114Acompañado de su hermano Sócrates, de los generales Umanzor y Estrada, y del coronel Santos López, Sandino sale para la capital el 16 de febrero. Cuando llega al aeropuerto explica los motivos de su visita a la prensa: está dispuesto a respetar los acuerdos de paz de 1933 y entregar las armas, a condición de que el ejército nacional sea previamente constitucionalizado: «No entregaré las armas a la guardia nacional porque no es autoridad constituida. La letra dice que iré entregando gradualmente las armas a las autoridades constituidas. La guardia no es cuerpo constituido, por tanto, no estoy obligado a entregárselas. »135 Por su parte, el 18 de febrero, Somoza declara al periódico La Nueva Prensa: «Por el bienestar de Nicaragua creo realmente imposible la continuación de un estado dentro de otro, como la existencia del ejército armado de Sandino en nuestro país porque esta situación siembra la desconfianza.»

  • 136 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 561.
  • 137 Ibid. p. 563.

115Después de varias reuniones entre Sandino y Sacasa, el Presidente de la República anuncia, el 20 de febrero, su decisión de presentar al Congreso, en un lapso de tres meses, un proyecto de reforma de la Guardia Nacional. Anuncia también que el general Portocarrero será nombrado Delegado de la Presidencia en los departamentos del norte y que las fuerzas públicas y militares de esta región estarán directamente bajo su control.136 La reacción de Somoza no se hace esperar. La reforma de la Guardia significa el debilitamiento de su poder y quizás, inclusive, la suspensión de sus funciones de Comandante en Jefe. Además, la subordinación de la Guardia Nacional al delegado presidencial en el norte, simpatizante notorio del movimiento de Sandino, significa la consolidación de la influencia de las fuerzas sandinistas. Somoza se dirige ese mismo día al palacio presidencial para convencer al Dr. Sacasa de que anule su decreto. Ante la negativa del presidente, Somoza abandona el lugar con estas palabras: «He hecho todo lo que humanamente se puede hacer en cumplimiento de mi deber a fin de evitar los trastornos que acarrearía al país semejante nombramiento (...) Al llevar Ud. a efecto el nombramiento de Portocarrero como delegado del ejecutivo en los cuatro departamentos de Las Segovias, no me hago responsable de lo que pueda sobrevenir.»137

  • 138 Boletín del Archivo General de la Nación. Managua, N° 6, p. 39.

116El 21 de febrero en la noche, Sandino, su padre, el ministro Salvatierra y los soldados Pablo Umanzor y Francisco Estrada cenan con el presidente Sacasa. A pocos kilómetros de la casa presidencial se encuentra reunido el Estado Mayor de la Guardia Nacional. Al final de la reunión, todos los oficiales presentes firman la sentencia de muerte de Sandino: «Considerando que el país pasa por un momento de angustia proveniente del no desarme de las fuerzas del general Sandino (...) Acordamos dar un voto de confianza aljefe director de la guardia nacional, general Somoza, a fin de que sus gestiones se encaminen a sacar avante el buen número de la república.»138 Todos los testimonios concuerdan en que los oficiales han optado por una acción inmediata contra Sandino y que es el general Somoza quien ha dado la orden de ejecución.

  • 139 Cuadra, Abelardo. Op. cit. p. 122.

117A las 10 de la noche los invitados del presidente Sacasa salen en automóvil hacia la casa de Salvatierra, donde están hospedados. A pocos kilómetros de la casa presidencial el automóvil es detenido por el capitán Delgadillo, acompañado por 10 guardias. A instancias de Sandino, el teniente López se dirige al cuartel general de la Guardia Nacional para informar a Somoza que Sandino le solicita una audiencia. Según el testimonio del guardia Abelardo Cuadra, Somoza habría respondido: «Tire a ese bandido donde ya le dije; pero separe antes a don Gregorio y Salvatierra.»139 Al mismo tiempo, los hombres del capitán toman por asalto la casa de Salvatierra y asesinan a Sócrates Sandino y a un sobrino del ministro. El coronel Santos López logra escapar. La Guardia Nacional lleva a Sandino, Umanzor y Estrada a un terreno detrás del campo de aviación, donde son inmediatamente fusilados.

118El 22 de febrero Sacasa decreta el estado de sitio en todo el país y prohibe la publicación de los periódicos por dos días. Al alba de ese mismo día, la Guardia Nacional agrupada alrededor de Wiwilí ataca el pueblo. Oficialmente mueren 22 sandinistas durante el combate. En su editorial del 3 de marzo de 1934, La Noticia indica que más de 300 personas han muerto, y acusa a la Guardia Nacional de haber matado a mujeres y niños.

  • 140 I.E.S. Op. cit. p. 269.

119Los testimonios de ex miembros de la cooperativa que lograron escapar hablan de una verdadera masacre: «En Wiwilí, fue masacre lo que hicieron; mataban no sólo a los que anduvieron con Sandino, sino a los que encontraban porque en todo mundo miraban a un sandinista.»140 Como dijimos anteriormente, la población estaba en estado de alerta. Según El Pueblo del 21 de febrero, a raíz de su charla con el Presidente el día anterior, el ex guerrillero había mandado instrucciones a Wiwilí diciendo a su gente que todo estaba arreglado y que podía volver a sus trabajos agrícolas. Esto podría explicar la sorpresa y la poca resistencia de la población cuando se dio el ataque de la Guardia.

120Con el arresto de su director, Salvador Buitrago Díaz, el único periódico prosandinista, La Tribuna, pasa en silencio la muerte del guerrillero. Los demás periódicos justifican la ejecución de Sandino y de sus generales acusándolos ya fuera de bandidismo o de conspiración contra el gobierno Sacasa. Para El Cronista del 24 de febrero, con la muerte de Sandino «se abre una era al comercio de las regiones del Norte y se cierra un capítulo que ya lo hubiéramos querido mucho más antes». Para El Pueblo del 1° de marzo: «existía un plan entre Sandino y Escolástico Lara para que éste se apoderara del fortín militar de Acosasco», lo cual es confirmado por La Prensa, que concluye su editorial con las siguientes palabras: «Eso demuestra que el general Sandino no era merecedor de la caballerosidad con que fue tratado por el exc. señor presidente». En cuanto al periódico El Centroamericano, comenta el 8 de marzo: «El ejército cumplió con su deber de velar por el decoro nacional. La guardia cortó un mal para evitar una hecatombe.»

121El asesinato de Sandino y el desmantelamiento de su movimiento conllevan la eliminación de la única fuerza política y militar capaz de hacer frente a la Guardia Nacional y a las ambiciones de poder de su dirigente.

  • 141 AH-FSLN, fondo Sacasa.
  • 142 “Carta al presidente Sacasa”, 11 de noviembre de 1934. AH-FSLN, fondo Sacasa.
  • 143 Millet, Richard. Op. cit. p. 218.

122A nivel nacional, la muerte de Sandino termina con el proceso de democratización de la vida política nicaragüense: en las ciudades, la represión de la Guardia afecta a los sectores de la pequeña burguesía prosandinista, al movimiento obrero y a los estudiantes. La Guardia realiza muchos arrestos: el poeta Alemán Bolaños, el Dr. Lara, el director de La Tribuna, Buitrago Díaz, el dirigente del PTN, Vivas Garay. El PTN y el Comité Estudiantil son desmantelados. La mayoría de los notables y de los intelectuales que apoyaron la lucha armada sandinista durante seis años se exilian. El 22 de febrero Portocarrero y Calderón Ramírez salen hacia El Salvador. El 30 de marzo, en una carta dirigida al presidente Sacasa, Calderón Ramírez explica su partida de la siguiente manera: «Temíamos que un golpe de estado fuera el fin y remate de la dignidad constitucional (...) si no se lanza a la lucha prontamente, los hechos le harán caer más o menos tarde.»141 El 10 de marzo el ministro Salvatierra renuncia a su puesto y se exilia en El Salvador. Su dimisión es una protesta contra la falta de firmeza del presidente para con Somoza.142 Todos los miembros del gabinete presidencial concuerdan con la postura de los nacionalistas exiliados: el presidente debe destituir inmediatamente al general Somoza. El 25 de febrero el presidente Sacasa y el general Somoza hacen una declaración conjunta sobre el asesinato de Sandino. Sacasa califica los hechos de «crimen injustificable», debido al mal funcionamiento de la Guardia Nacional, y promete que los autores del asesinato serán sancionados. Somoza, por su parte, declara que el crimen es deplorable y promete descubrir a los culpables.143

  • 144 AH-FSLN, fondo Sacasa.
  • 145 La Gaceta Oficial. 30 de mayo de 1934, Managua.

123Por decreto presidencial Sacasa ratifica su papel de comandante en jefe del ejército y confirma a Somoza como jefe director de la Guardia Nacional. Optimista, Sacasa escribe a Calderón Ramírez, el 6 de marzo: «Llegamos al principio de solución de tener el control de la guardia nacional, confiando poder introducir en ella las reformas necesarias.»144 La autoridad de Sacasa sobre la Guardia Nacional es, de hecho, inexistente. Políticamente, la debilidad de Sacasa queda en evidencia cuando, el 30 de mayo de 1934, el Congreso aprueba por 33 votos contra 4 un decreto de amnistía para los culpables del asesinato de Sandino. Para justificar este «perdón», el decreto exagera el peligro que Sandino representaba para la Nación: «El Sandino de la revolución se convirtió en el azote más grande de una rica región (...) La escuela del pacto que se creyó de paz fue la lucha cruenta y sorda entre el ejército de Sandino y la guardia nacional (...) Error fundamental fue conceder a Sandino una cantidad de elementos bélicos.» Aunque el texto califica el asesinato como «reprensible», le concede circunstancias atenuantes aludiendo al peligro de una nueva guerra civil y del bandidismo desarrollado por Sandino y sus hombres en el norte del país. Apoyándose en una cita de Goethe: «Prefiero la injusticia al desorden», el Congreso vota por el perdón y el olvido.145

  • 146 AH-FSLN, fondo Sacasa.
  • 147 Alemán Bolaños, Gustavo. Op. cit. p. 237.

124Desde El Salvador, el 11 de noviembre de 1934, el ex ministro Salvatierra comenta el decreto de amnistía en estos términos: «El decreto de amnistía que ha votado el congreso, extraño para la jurisprudencia de Nicaragua, es un simple paliativo, hijo de la política indecisa que se está siguiendo en mi país.146 Valiéndose de esta amnistía, el general Somoza reconoce el 20 de junio, en un banquete organizado en su honor, haber sido el comanditario del asesinato de Sandino: «Fui llamado por el gobierno para liquidar la situación. Lo hice y no rehuyo las responsabilidades.»147

  • 148 Campos Novoa, Amalia. La revolución liberal de 1926. p. 26.

125A principios de 1936 Somoza anuncia su candidatura a la Presidencia de la República por el Partido Liberal. Apoyándose en la Constitución, los partidos políticos se oponen a ello. En efecto, está prohibido a un soldado en servicio activo presentarse a una elección presidencial, y, además, no debe existir ningún parentesco entre el candidato y el presidente en funciones. Ahora bien, Somoza es sobrino político del presidente Sacasa. A pesar de esto, mantiene su candidatura. A partir del mes de marzo, la Guardia Nacional es depurada de sus elementos progubernamentales y desplegada en todo el territorio nacional. Dividido y muy debilitado, el Partido Liberal es incapaz de proponer una alternativa a la candidatura de Somoza. La crisis al interior del partido es reforzada por la del gobierno cuando Sacasa presenta su dimisión, el 6 de julio. Justifica su renuncia declarando al Congreso que ya no puede asumir sus funciones porque la Guardia Nacional «se rebeló contra mi autoridad y ha asumido funciones que corresponden al ejecutivo, despidiendo inclusive a funcionarios civiles y militares sin mi autorización.»148

  • 149 Sacasa, Juan B. Op. cit. p. 242.
  • 150 Millet, Richard. Op. cit. p. 244.
  • 151 Selser, Gregorio. Sandino general de hombres libres. p. 309.

126En vísperas de las elecciones de noviembre de 1936, los expresidentes Chamorro, Díaz y Sacasa piden a Washington que el Departamento de Estado envíe a los marines para controlar los comicios.149 Esta petición es denegada, y las elecciones presidenciales, enteramente controladas por la Guardia Nacional, dan una amplia victoria a Somoza: 78,433 votos contra 1,100 para el conservador, Dr. Argüello.150 Durante casi 43 años, Nicaragua estará gobernada por la dinastía Somoza. Dueño y señor del poder político y militar, Somoza construye en pocos años su imperio económico: en 1944 es propietario de 46 haciendas de café y de 51 haciendas ganaderas; posee acciones en las principales minas y empresas del país.151 En 1979, un tercio de las tierras cultivables del país pertenecen a la familia Somoza.

  • 152 De la Selva, Salomón y Krehm, William. Nicaragua en la primera mitad del siglo xx. p. 42.

127Por honestidad moral y política, Sandino colocó toda su confianza en el presidente Sacasa. Era consciente, no obstante, del peligro que representaba la Guardia Nacional y su dirigente, sobre todo en la situación de crisis en la que se encontraban los partidos políticos. Además, no faltaron quienes denunciaran públicamente la debilidad del gobierno y el ascenso político de los militares. El poeta Salomón de la Selva escribe en un artículo, en 1932: «Si a Sandino lo derrotan, el general que lo derrote será el amo de Nicaragua, hasta que muera: amo, principalmente del partido liberal. Sacasa se convirtió, por fuerza, en títere. Medite bien esto el partido liberal si no quiere hundir a la Patria en una dictadura militarista.»152 Salomón de la Selva no podía ser más explícito. El hombre fuerte del país, ese general, era nada menos que Somoza, y Sandino lo sabía. ¿Cómo explicar, entonces, la actitud del guerrillero? ¿Ilusiones? ¿Ingenuidad? ¿Confianza ciega en su poder? Hay muchas interrogantes sobre la etapa civil del movimiento sandinista, y, desgraciadamente, pocos elementos de respuesta. Lo cierto es que eliminando físicamente a Sandino ya nada obstaculizaba, como escribe el poeta, la ascensión política del general Somoza.

  • 153 I.E.S. Op. cit. p. 267.

128¿Qué significó la muerte de Sandino para la población de Las Segovias? ¿Cuáles fueron las reacciones y las consecuencias? Según los pocos artículos de prensa de la época, no hubo más que una débil resistencia armada localizada en la cooperativa de Wiwilí. ¿Por qué el campesinado segoviano no se sublevó contra la Guardia Nacional? Hay que recordar, en primer término, que el EDSNN fue desmantelado el 17 de febrero de 1933. Con excepción de la guardia armada de Wiwilí, los exsoldados regresaron a sus actividades agrícolas y se dispersaron en toda la región. Parece que la alerta desencadenada en la víspera de la partida de Sandino para Managua no tocó más que la zona de Wiwilí, ya que sólo los miembros de la cooperativa opusieron una resistencia armada tenaz, como lo explica el exsoldado sandinista Juan Sánchez Ramos: «Se les hizo un ataque y nos preparamos y nos paramos para ver si los podíamos contener. Pero era una aglomeración de gente bastante, fue barbaridad de guardias la que tiraron.»153 Algunos generales sandinistas pudieron escapar: el general Altamirano, que fue asesinado por la Guardia en 1937 en las montañas de Chontales; el general Colindres, asesinado en 1948 en Las Segovias; los generales Raudales, Irías, Peralta y González.

  • 154 Alemán Bolaños, Gustavo. Op. cit. p. 234.
  • 155 I.E.S. Op. cit. p. 263.
  • 156 Memoria de gobernación, AGN, Managua.

129Después del ataque a la cooperativa, la Guardia Nacional establece un programa anticampesino llamado «Pacificación de Las Segovias». Durante casi un año, organiza una cacería de brujas y siembra el terror en las zonas rurales. Como los marines algunos años antes, ataca sistemáticamente a los campesinos, sospechosos todos de ser sandinistas. Desde El Salvador, el Diario Latino reproduce, el 5 de mayo de 1934, el testimonio de un habitante de Nueva Segovia sobre la situación en esta región: «La consternación y el terror no permiten acción alguna en Las Segovias y la población indefensa sufre callada y aterrorizada estos atropellos.»154 Muchos campesinos abandonan nuevamente sus tierras y huyen a la montaña: «Lo que pasó fue que después de andar en la montaña con el general, al monte nosotros otra vez.»155 En su informe anual presentado al gobierno el 30 de septiembre de 193 5, la Guardia Nacional anuncia que importantes patrullas de combate y de policía surcaron durante todo el año los departamentos de Matagalpa, Jinotega, Nueva Segovia y Bluefields para encontrar las huellas de ex combatientes del EDSNN. El informe concluye que ya no hay resistencia armada en estas regiones: «En los momentos de hacer este informe, el comando de guardia puede asegurar que no existen ya grupos de bandoleros que merodeen por las montañas de los departamentos donde antes eran sus lugares favoritos.»156

130A partir de 1934 y sobre todo después de 1936, la Guardia Nacional se convierte en el instrumento de dominación de la vida política local y, por consiguiente, de la vida económica: los alcaldes y los jueces de mesta son personalidades notorias del somocismo. La oligarquía agraria lanza una ofensiva expulsando a los colonos y a los pequeños productores, y permite de esta manera el desarrollo del latifundio cafetalero. Según un artículo publicado en La Prensa el 6 de marzo de 1934, unas compañías estadounidenses proponen comprar tierras en esta región: «El gerente general de The International Industries and Development Corporation de San Francisco, Sol Silen, vendrá a Nicaragua con el objeto de tratar con los hombres del gobierno sobre su plan de colonización de la extensa región segoviana en la cual invertirá unos 20 millones de dólares.» En 1960 concluye el proceso de privatización de la tierra en Nueva Segovia: el latifundio ocupa 97% de las tierras. El 3% restante corresponde a los últimos ejidos.

  • 157 I.E.S. Op. cit. p. 263.

131Consideramos que son dos los elementos fundamentales que facilitaron la pacificación de Las Segovias. En primer lugar, la muerte del líder. Como vimos, Sandino concentraba todos los poderes. Más que un dirigente político, él es considerado por el campesinado segoviano como un guía espiritual, imagen cultivada por su carisma. Según todos los testimonios, el campesinado se siente desamparado con el anuncio de la muerte de Sandino. El ex soldado sandinista Francisco Zepeda explica de la manera siguiente la reacción de la población al anuncio de la muerte de Sandino: «Cuando nos dimos cuenta de la muerte del general Sandino, sentimos que quedamos completamente aniquilados.»157 Signo de la fatalidad, la muerte del caudillo de Las Segovias significa el fin de la esperanza, y el inicio de la resignación, el miedo y la sumisión. Con la muerte de Sandino, la mística revolucionaria del movimiento desaparece.

132El otro elemento tiene que ver con el polo de desarrollo que Sandino trata de construir en el río Coco entre 1933 y 1934. Aunque es cierto que el proyecto da resultados económicos importantes en menos de un aflo, también es cierto que la base social integrada a las cooperativas es numéricamente débil. Además, el programa de Sandino responde a una situación local: el polo de desarrollo creado en Wiwilí se dirige al campesinado segoviano y está vedado al resto del país. Este aislamiento va a ser fatal para la población segoviana. La ofensiva de la Guardia Nacional en Las Segovias es acogida con la mayor de las indiferencias en los círculos políticos e intelectuales así como en los medios de comunicación.

133El movimiento sandinista es rápidamente desmantelado. En 1958 el ex general Ramón Raudales dirige las primeras guerrillas de la lucha antisomocista desde las montañas segovianas. Muere en el intento, pero su gesto representa el punto de unión entre el movimiento de los años 30 y la nueva organización revolucionaria de los años 60. En 1962 un grupo de estudiantes forma el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). El responsable militar de la nueva organización se llama Santos López. Cuando adolescente era miembro del «Coro de Angeles» del EDSNN. Adulto, se convertirá en guía de los futuros guerrilleros sandinistas.

Notas

1 Macaulay, Neil. Op. cit. p. 109.

2 Gould, Jeffrey. “Nicaragua mestiza, más allá del mito”, en Encuentros con la Historia, p. 265-280.

3 Ibid.

4 Valle Martínez, Marcos. Desarrollo económico y político de Nicaragua, p. 135.

5 Merlet, Michel. La question agraire au Nicaragua. Anexos.

6 Ibid.

7 Wunderich, Rossbach. Derechos indígenas y estado nacional en Nicaragua”, p. 33.

8 Román, José. Op. cit. p. 76.

9 Cummins, Lejeune. Op. cit. p. 70.

10 Sandino I, p. 135.

11 Dodds, Thomas. “Estados Unidos en Nicaragua”, en Revista Conservadora del Pensamiento Centroamericano (RCPC). N° 148, p. 53.

12 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p. 186.

13 Alexander, Alfonso. Sandino: relato de la revolución en Nicaragua. P. 131.

14 Román, José. Op. cit. p. 130.

15 I.E.S. Op. cit. p. 186.

16 Mundo al día. 8 de mayo de 1933, Bogotá. AH-FSLN, fondo Sandino.

17 Jenkins Molieri, Jorge. El desafio indígena en Nicaragua: el caso de los mískitos. p. 140.

18 I.E.S. Op. cit. p. 235.

19 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p. 108.

20 I.E.S. Op. cit. p. 172.

21 Ibid. p. 170.

22 Ibid. p. 172.

23 Ibid. p. 188.

24 Cuadra, Abelardo. Op. cit. p. 188.

25 García Salgado, Andrés. Op. cit. p. 44.

26 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p. 78-79.

27 Ibid. p. 63.

28 Beals, Carleton. Op. cit. p. 99.

29 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p. 172.

30 Ibid.

31 I.E.S. Op. cit. p. 172.

32 Beals, Carleton. Op. cit. p. 99

33 Sandino I, p. 328.

34 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p. 132.

35 I.E.S. Op. cit. p. 182.

36 Alexander, Alfonso. Op. cit. p. 232.

37 Sandino II, p. 114.

38 Beals, Carleton. Op. cit. p. 83.

39 Sandino I, p. 199.

40 Sandino II, p. 175.

41 Boletín del Archivo General de la Nación, N° 2-3, p. 86.

42 Sandino II, p. 168.

43 Jenkins Molieri, Jorge. Op. cit. p. 154.

44 Somoza, Anatasio. Op. cit. p. 205.

45 Wünderich, Volker. Sandino en la Costa Atlántica. De las Segovias al Litoral Atlántico, p. 67.

46 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 201.

47 Sandino II, p. 160.

48 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p. 121.

49 I.E.S. Op. cit. p. 175.

50 El Centroamericano, León, 19 de julio de 1927.

51 Sandino II, p. 122.

52 Wünderich, Volker. Op. cit. p. 61.

53 Macaulay, Neil. Op. cit. p. 250.

54 AH-FSLN, fondo Sandino.

55 Wünderich, Volker. Op. cit. p. 103.

56 Gaitán, Francisco. Op. cit. p. 579.

57 AH-FSLN, fondo Sandino.

58 Gaitán, Francisco. Op. cit. p. 579.

59 Smith, Julián. “Reseña de la organización y operaciones de la guardia nacional de Nicaragua”, RCPC, p. 22.

60 Memoria de gobernación. 1931. AGN, Managua.

61 AH-FSLN, fondo Sandino.

62 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 183.

63 Sandino II, p. 203.

64 Smith, Julián. Op. cit. p. 22.

65 Gaitán, Francisco. Op. cit. p. 580.

66 Castillo Ibarra. Los judas de Sandino. p. 45.

67 AH-FSLN, fondo Sandino.

68 Sandino II, p. 163.

69 Sandino II, p. 219.

70 Román, José. Op. cit. p. 140.

71 I.E.S. Op. cit. p. 251.

72 Román, José. Op. cit. p. 117-118.

73 Sandino II, p. 124.

74 Vargas, Oscar René. Op. cit. p. 50, 64, 103 y 123.

75 El Centroamericano, León, 3 de diciembre de 1932.

76 Belausteguigoitia, Ramón de. Op. cit. p.38.

77 I.E.S. Op. cit. p. 243.

78 Ibid. p. 243.

79 Salvatierra, Sofonías. Sandino o la tragedia de un pueblo. p. 133.

80 Sacasa, Juan Bautista. Por qué y cómo caí del poder. p.51.

81 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 430.

82 Macaulay, Neil. Op. cit. p. 330.

83 I.E.S. Op. cit. p. 248.

84 AH-FSLN, fondo Sandino.

85 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 543-544.

86 Boletín del Archivo General de la Nación. p. 21.

87 I.E.S. Op. cit. p. 252.

88 Sandino II, p. 333.

89 Salvatierra, Sofonías. Op. cit. p. 183.

90 AH-FSLN, fondo Sandino.

91 Boletín del Archivo General de la Nación, Managua, N° 6, p. 33.

92 La Tribuna, Managua, 13 de febrero de 1934.

93 El Pueblo, Managua, 6 de enero de 1934.

94 La Tribuna, Managua, 27 de enero de 1934.

95 Sandino II, p. 364.

96 “Carlos a Sócrates Sandino”, 1 de mayo de 1933. AH-FSLN, fondo Sandino.

97 El Pueblo, Managua, 6 de enero de 1934.

98 Ibid.

99 AH-FSLN, fondo Sandino.

100 El Pueblo. 18 de enero de 1934.

101 ANN, Managua. Fondo Guardia Nacional.

102 La Balanza, Buenos Aires, N° 11, 20 de septiembre de 1972.

103 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 239.

104 El Heraldo del Espiritismo. México, abril de 1934.

105 Sandino II, p. 364.

106 Román, José. Op. cit. p. 105.

107 “Carta a Carvajal”, AH-FSLN, fondo Sandino.

108 Entrevista de Mario Negrón, Mérida, septiembre de 1989.

109 I.E.S.Op. cit. p. 252.

110 AH-FSLN, fondo de la Guardia Nacional.

111 Ibid.

112 Ibid.

113 Salvatierra, Sofonías. Op. cit. p. 203.

114 Memoria de gobernación. AGN, Managua.

115 Informe del 1° de noviembre de 193. AH-FSLN, fondo de la Guardia Nacional.

116 Sandino II, p. 341.

117 Sandino II, p. 345.

118 Millet, Richard. Op. cit. p. 205.

119 Salvatierra, Sofonías. Op. cit. p. 225.

120 AH-FSLN, fondo de la Guardia Nacional.

121 Memoria de gobernación. AGN, Managua.

122 Selser, Gregorio. El pequeño ejército loco. p. 67.

123 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 502.

124 Ibid. p. 336.

125 Ibid. p. 549.

126 La Noticia, Managua, 6 de febrero de 1934.

127 Millet, Richard. Op. cit. p. 209.

128 Boletín del Archivo General de la Nación. Managua, N° 6, p. 29.

129 I.E.S. Op. cit. p. 262.

130 Sandino II, p. 373.

131 Ibid.

132 Boletín del Archivo General de la Nación. Managua, N°6, p. 32.

133 Ibid.

134 Ibid. p. 37.

135 Sandino II, p. 376.

136 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 561.

137 Ibid. p. 563.

138 Boletín del Archivo General de la Nación. Managua, N° 6, p. 39.

139 Cuadra, Abelardo. Op. cit. p. 122.

140 I.E.S. Op. cit. p. 269.

141 AH-FSLN, fondo Sacasa.

142 “Carta al presidente Sacasa”, 11 de noviembre de 1934. AH-FSLN, fondo Sacasa.

143 Millet, Richard. Op. cit. p. 218.

144 AH-FSLN, fondo Sacasa.

145 La Gaceta Oficial. 30 de mayo de 1934, Managua.

146 AH-FSLN, fondo Sacasa.

147 Alemán Bolaños, Gustavo. Op. cit. p. 237.

148 Campos Novoa, Amalia. La revolución liberal de 1926. p. 26.

149 Sacasa, Juan B. Op. cit. p. 242.

150 Millet, Richard. Op. cit. p. 244.

151 Selser, Gregorio. Sandino general de hombres libres. p. 309.

152 De la Selva, Salomón y Krehm, William. Nicaragua en la primera mitad del siglo xx. p. 42.

153 I.E.S. Op. cit. p. 267.

154 Alemán Bolaños, Gustavo. Op. cit. p. 234.

155 I.E.S. Op. cit. p. 263.

156 Memoria de gobernación, AGN, Managua.

157 I.E.S. Op. cit. p. 263.

Índice de ilustraciones

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2699/img-1.jpg
Archivo image/jpeg, 764k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2699/img-2.jpg
Archivo image/jpeg, 768k
Leyenda Soldados sandinistas empuñan el fusil y la guitarra para construir el proyecto de cooperativas en el río Coco, 1933. (Cortesía del P. Alvaro Arguello S.J)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2699/img-3.jpg
Archivo image/jpeg, 464k
Leyenda El general Sandino y el general Anastasio Somoza García.Managua, noviembre de 1933.(Archivo del Centro de Historia Militar del Ejército de Nicaragua)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2699/img-4.jpg
Archivo image/jpeg, 556k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1996

Condiciones de uso: http://www.openedition.org/6540

Comprar

Volumen papel

amazon.fr