Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Siempre más allá…

 | 
Michelle Dospital

2. La lucha continental antiimperialista

Texte intégral

  • 1 “Carta a Frailan Turcios”, 10.06.1928. Sandino I, p. 272.

1Desde el inicio de la guerra de liberación, Sandino declara que la lucha armada que ha emprendido no sólo tiene por objetivo la defensa de la soberanía de Nicaragua sino también la de todo el continente latinoamericano: “Sandino es indo-hispano y no tiene fronteras en la América Latina”.1 Si bien el patriotismo es el elemento motor del movimiento sandinista, está totalmente exento de chauvinismo. El patriotismo al que se refiere Sandino es el de la Patria Grande, de la raza indohispánica.

  • 2 Ibid, p. 117.
  • 3 Román, José. Maldito país, p. 78.

2Sandino declara en su Manifiesto del 1° de julio de 1927 que se siente orgulloso de tener sangre indígena2 y durante toda su lucha rinde homenaje a la valentía guerrera de los pobladores de Las Segovias que lo acompañan: “Solamente aquella voluntad férrea de que me armé y el ánimo estoico y rebelde de aquellos indios pudieron hacer de aquella cruzada de guerrillas absurdas una realidad.”3

  • 4 Belausteguigoitia, Román de. Con Sandino en Nicaragua, p. 200.

3Rinde también homenaje al pueblo español por haber dado al continente americano cultura y civilización: “España nos dio su lengua, su civilización y su sangre. Nosotros más bien nos consideramos como españoles indios de América.”4 El indohispanismo que defiende no es ajeno a los planteamientos difundidos en México por José Vasconcelos en los años 20: la valoración de la mezcla entre tradición indígena y cultura hispana en oposición con el mundo anglosajón.

  • 5 “Carta a Enrique Rivera Bertrand”, 25.03.1930. AH-FSLN, fondo Sandino.

4Sandino no se refiere en sus escritos a las raíces negras de América Latina. Esto quizá pueda atribuirse al débil porcentaje de negros en Nicaragua (9%), particularmente en la costa del Pacífico. Sin embargo, él estará en relación con los pueblos negros del Caribe durante toda su lucha: de 1927 a 1929, el dominicano Gregorio Gilbert forma parte de su Estado Mayor. También existen varias cartas dirigidas al líder de la Unión Patriótica de Haití, Jolibois, que Sandino considera como “uno de nuestros mejores abanderados del sostenimiento de la soberanía de la América Latina.”5

5La revalorización de las raíces indohispánicas de los pueblos del continente americano es proyectada por Sandino a un nivel político: lejos de ser un asunto local, la lucha de liberación en Nicaragua atraviesa las fronteras para convertirse en la lucha por la defensa de la nacionalidad indohispánica. Es con base en este postulado de identidad racial que Sandino propone la creación de una alianza continental, empezando por una federación de los Estados centroamericanos. En nombre de la solidaridad “racial”, se dirige en un primer momento a los gobiernos latinoamericanos con el objeto de que se unan para luchar contra el imperialismo estadounidense. Para Sandino, el fundamento del concepto de raza es el origen cultural indígena y español de los pueblos latinoamericanos. También se basa en la historia política común que vivieron y siguen viviendo estos pueblos: la lucha de independencia contra España y la lucha de liberación contra los Estados Unidos.

La alianza continental antiimperialista

  • 6 “Carta a los gobernantes de América”. Sandino I, p. 276.

6En agosto de 1928, Sandino dirige una carta a los presidentes latinoamericanos, donde expone su tesis sobre el imperialismo estadounidense en la región y justifica la urgencia de una unión formal de todos los estados del continente. Apoyándose en la Doctrina Monroe, el objetivo del imperialismo es, según Sandino, colonizar toda América Latina. El gran sueño de los anglosajones, explica, es convertirse en dueños del continente para que, en un futuro próximo, la bandera de los Estados Unidos no luzca más que una estrella.6 Consciente de los mecanismos sutiles de dominación imperialista en América del Sur, Sandino previene a los dirigentes contra los peligros de intervención. Les recuerda que seis países del Caribe y de América Central ya perdieron su soberanía como consecuencia de la intervención de tropas estadounidenses y la instalación de gobiernos serviles. Por ahora, continúa, el imperialismo espera dominar todos los países centroamericanos, antes de invadir América del Sur. Es por esto, concluye, que después del control del Canal de Panamá, la construcción de un canal en Nicaragua es una cuestión estratégica, ya que permitirá a los Estados Unidos aislar a las naciones del Istmo del resto del continente.

  • 7 Ibid.

7El objetivo esencial de Sandino es sensibilizar a la opinión latinoamericana sobre la cuestión de la intervención en Nicaragua. Estimando que la lucha en este país no es sólo un asunto nacional sino una cuestión de sobrevivencia continental, considera que los dirigentes latinoamericanos tienen no sólo el derecho de apoyar la lucha de liberación nicaragüense, sino también el deber de hacerlo: “Durante este tiempo, señores presidentes, vosotros no habéis correspondido al cumplimiento de vuestro deber, porque como representantes que sois de pueblos libres y soberanos, estáis en la obligación de protestar diplomáticamente o con las armas que el pueblo os ha confiado.”7 Para él, la victoria del imperialismo en los seis países (Panamá, Puerto Rico, Cuba, Haití, República Dominicana y Nicaragua) se debe en gran medida al aislamiento de cada uno de ellos y a la falta de solidaridad de las demás naciones del continente. Insiste en el hecho de que toda lucha de liberación en América Latina está destinada al fracaso sin la participación efectiva de las demás repúblicas.

  • 8 Ibid, p. 271.

8Sandino denuncia la táctica estadounidense que consiste en despertar el chauvinismo de cada nación, avivando los conflictos fronterizos en cuanto aparece la posibilidad de una alianza latinoamericana. En 1928, Guatemala y Honduras están a punto de declararse la guerra por causa de una franja de territorio fronterizo reivindicada por ambos países. En una carta dirigida a su corresponsal hondureño, Froylán Turcios, el 10 de junio de 1928, Sandino lo acusa de servir los propósitos del imperialismo llamando a la guerra contra Guatemala. Lo invita, al contrario, a denunciar lo absurdo de un conflicto de este tipo, que no puede llevar más que a una guerra fratricida y a la división de los países del Istmo.8 Desea ante todo una reconciliación entre las cinco repúblicas centroamericanas. Aboga por la resurrección de la Federación Centroamericana (1824-1839) y se proclama continuador de Morazán. Este último fue presidente de la Federación entre 1829 y 1839, y luchó por su restablecimiento hasta su muerte en 1842.

  • 9 Archivo de la esposa de Constantino González, León.

9En los años 20 existe un Partido Unionista, con representantes en todos los países del Istmo, que también se propone el restablecimiento de la federación de Morazán. No tenemos conocimiento de vínculos directos entre Sandino y el líder de este partido, el nicaragüense Salvador Mendieta. Al parecer, este último condenó la lucha sandinista en las columnas de su periódico Centroamérica. El 20 de febrero de 1932, el periodista C. González envía a Mendieta un escrito titulado “Carta al testaferro de Moncada”, donde lo acusa de traicionar la causa que defiende: “Ud. [es] tanto traidor a la patria chica llamando bandoleros a los patriotas del general Sandino (...). ¿Qué queda del apóstol de la unión? Ya le dije una vez: del manto del apóstol sólo han quedado los harapos cubriendo las miserias del claudicante.”9

  • 10 Alemán Bolaños, Gustavo. El país de los irredentos. p. 73-74.
  • 11 Arellano, Jorge E. Lecciones de Sandinismo. p. 65.

10La diferencia fundamental entre la concepción unionista de Mendieta y la de Sandino es de orden político. Para Mendieta, la participación de los Estados Unidos es necesaria para la formación de la República Centroamericana. Según el escritor Gustavo Alemán Bolaños, Mendieta habría depositado un requerimiento en 1921 para que el gobierno nicaragüense pidiera a Washington su apoyo moral y su cooperación directa en la organización de la unión centroamericana.10 Para Sandino, la creación de esta unión es una urgencia política para poder enfrentar al imperialismo. Condenando los tratados de Washington de 1907 y 1923, impuestos a los gobiernos centroamericanos por los Estados Unidos, Sandino considera una alianza autónoma de los países del Istmo: “Todos los países centroamericanos están obligados a ayudarnos en vista del mañana que puede traer para ellos las mismas complicaciones. La América Central debe unirse contra el invasor, en lugar de aliarse con el extranjero.”11

  • 12 Sandino I, P.331.
  • 13 Villanueva, Carlos. Sandinoen Yucatán, 1929-1930. p. 127.

11Más allá de una federación de los países centroamericanos, Sandino también examinó la posibilidad de organizar una conferencia de las 21 repúblicas latinoamericanas, que sellaría su alianza en una confederación. El 20 de marzo de 1929, dirige otra carta a todos los presidentes latinoamericanos, en la cual convoca a una conferencia de alto nivel, en Buenos Aires, para discutir su proyecto de unión latinoamericana, que llama “Plan de realización del sueño supremo de Bolívar”12. Este proyecto, que consta de 44 artículos, hace propuestas concretas sobre la organización de la alianza latinoamericana. Sandino sugiere que los 21 países formen parte de una misma nación, y que sea proclamada la ciudadanía latinoamericana (art.2). Propone también la creación de una Corte de Justicia que resuelva, en última instancia, los problemas que afecten a los países miembros. El plan propone, además, la creación de un ejército confederado, compuesto por 5,520 soldados, 350 para cada uno de los 21 países, (art.7). El proyecto prevé también la promoción del turismo, así como el intercambio cultural y universitario entre las distintas naciones. Algunos artículos retoman, a grandes rasgos, el proyecto de confederación contemplado por Bolívar en el siglo xix. Entrevistado sobre su proyecto por El Diario de Yucatán, en octubre de 1929, Sandino declara: “El ideal de alianza entre los pueblos de nuestra América racial ha sido siempre abrazado por todos los quijotes que hemos tenido en nuestra América Latina, apóstoles infatigables de las libertades de Latinoamérica, a cuya cabeza van Bolívar y José Martí”.13

  • 14 Campos, Ponce. Los yanquis y Sandino. p. 108.

12Aunque este proyecto no logra ir más allá de la utopía, es importante subrayar que contiene ciertos elementos de reflexión de orden político. En primer lugar, Sandino propone que las 21 repúblicas supriman la Doctrina Monroe y la sustituyan por una doctrina nueva, de esencia latinoamericana: “Procuraré la abolición de la Doctrina Monroe, la que yo creo innecesaria, pues ya es tiempo de que desaparezca el tutelaje sobre los países latinos del Nuevo Continente cuya independencia ha llegado ya a la mayoría de edad. He pensado que en esa conferencia nazca la autoridad para Latinoamérica, es decir que allí se elabore una nueva doctrina que venga a sustituir a la de Monroe.”14El proyecto prevé la creación de un comité de banqueros latinoamericanos, encargado de suscribir los contratos entre los Estados Unidos y América Latina. Este comité sería la manera, para las naciones centroamericanas, de recuperar los derechos que los Estados Unidos pretenden tener sobre el Canal de Panamá (art.32). Finalmente, la futura alianza debe defender el principio de soberanía de la nación latinoamericana, y exigir la retirada inmediata de las tropas estadounidenses de los países en donde están presentes.

  • 15 “Memorandum de Sandino a Juan José Zamora, delegado del EDSNN”, 4.5.1929. AH-FSLN, fondo Sandino.

13Sandino parte del principio de que los objetivos esenciales de la intervención estadounidense en Nicaragua son la construcción del canal y la instalación de una base naval. Es por esta razón que los Estados Unidos quieren apoderarse, según él, del control político y militar del país. El objetivo inmediato de su proyecto es impedir que se realicen las ambiciones estadounidenses en cuanto al canal. El 4 de mayo de 1929, Sandino escribe al Dr. Zamora: “Dados los propósitos del imperialismo, nuestro ejército comprende la necesidad de la lucha armada y la necesidad de la organización y acción permanentes contra el imperialismo yanqui en toda la América Latina, a fin de que el canal sea construido sobre las bases de la soberanía absoluta de la América Latina15. Sandino propone que los 21 estados de la alianza emprendan la construcción del canal.

  • 16 AH-FSLN, fondo Sandino.
  • 17 El Libertador. México, mayo de 1929. p. 2.

14Sólo el presidente de El Salvador, Romero Bosque, responde el 30 de junio de 1929 a la invitación de Sandino, en estos términos: “Considero su proyecto de muy altos alcances para el bienestar de la América Latina y de los Estados Unidos y, por tanto, pienso que todos debemos estar lo mejor dispuestos para su posible realización.16Algún tiempo después, la Liga Antiimperialista de las Américas (LADLA) da a conocer, desde México, su punto de vista sobre la propuesta de Sandino. Le reprocha que haya dirigido su proyecto a los presidentes latinoamericanos, cómplices en su mayoría del imperialismo. La LADLA considera que la alianza debe realizarse en la perspectiva de la lucha de clases: “Sandino invita a todos los gobiernos de América, agentes del Imperialismo, a una conferencia en Buenos Aires para discutir si el capital que debe invertirse en la apertura del canal debe ser todo o parte de banqueros estadounidenses (...) Sandino debe permanecer en El Chipotón hasta que imposibilitado de continuar la lucha, venga a engrosar nuestras filas denunciando en todo el continente el salvaje método colonizador del yanqui y llamando a las masas a la lucha contra el enemigo común. Toda otra postura sería una traición a las masas revolucionarias de la América.17

  • 18 Sandino II, p. 26.

15El 2 de enero de 1930, en una carta dirigida al secretario general del Partido Comunista mexicano, Sandino responde a las críticas de la LADLA declarando que su proyecto de unión latinoamericana debe ser interpretado desde la perspectiva del frente único, que él ha defendido en el transcurso de su lucha de liberación, y redefinido con Gustavo Machado, comunista venezolano representante de la Liga, en enero de 1928, cuando éste pasó por los campamentos de Las Segovias. Explica que su plan está inspirado en el memorandum presentado por Machado, en el cual propone: “La unificación antiimperialista de todo el continente mediante un mensaje del general Sandino dirigido a los patriotas, a los antiimperialistas, a los obreros y campesinos, a los estudiantes e intelectuales, a los pequeños comerciantes e industriales, es decir a todos los elementos cuyos intereses vitales son contrarios a los intereses de los imperialistas yanquis para que se unifiquen formando un solo ejército con un mismo programa, una misma táctica, un objetivo común.”18

  • 19 Amador, Armando. Nicaragua y Sandino. Las banderas de Gustavo Machado, p. 28-29.

16El proyecto de Sandino tiene que ver con el programa de lucha antiimperialista establecido por la Liga Antiimperialista Mundial en su primer congreso, en febrero de 1927, y resumido en ocho tareas esenciales: la construcción de un frente único de todas las fuerzas antiimperialistas, integrando las organizaciones obreras, campesinas, intelectuales y universitarias; la unión política y económica de América Latina, comenzando por acuerdos regionales como, por ejemplo, la federación centroamericana; la nacionalización de las grandes industrias y de los monopolios extranjeros; la independencia efectiva de todas las colonias como Puerto Rico; la revisión de todos los tratados que perjudican la soberanía de los países, como la Enmienda Platt, el Tratado Chamorro-Bryan, el de Panamá; la retirada de las tropas estadounidenses de Haití y de Nicaragua; la independencia absoluta del territorio de Panamá, y el derrocamiento de los regímenes dictatoriales cómplices del imperialismo.19

  • 20 Sandino I, p. 278.

17Algunos de estos puntos son retomados por Sandino: la supresión de todos los tratados firmados con el gobierno de los Estados Unidos y en particular el Tratado Chamorro-Bryan; la retirada de las tropas de intervención de Haití y de Nicaragua; la defensa de la soberanía de todos los países latinoamericanos. También alude varias veces a la lucha contra las dictaduras del continente, como la de Vicente Gómez, en Venezuela, y la de Machado en Cuba. En la carta que dirige a los presidentes latinoamericanos, en 1928, Sandino declara: “Cuando un gobierno no corresponde a las aspiraciones de sus conacionales, éstos que le dieron el poder, tienen el derecho de hacerse representar por hombres viriles y con ideas de efectiva democracia.20

18Para poder entender la crítica de la LADLA, es necesario reubicar la publicación del proyecto de conferencia latinoamericana en su contexto. De hecho, cuando el proyecto es publicado, en marzo de 1929, hace ya ocho meses que tuvo lugar el VI Congreso de la Internacional Comunista. Ahora bien, como veremos en detalle más adelante, este congreso marcó un viraje decisivo en la concepción comunista de la lucha antiimperialista y del frente único. También en este congreso se produce la ruptura entre los partidos comunistas del continente y el movimiento aprista de Haya de la Torre, blanco de una polémica violenta entablada desde México por el comunista cubano Julio Antonio Mella. Pensamos que las críticas de la LADLA son, en realidad, un ataque dirigido contra los aspectos apristas del proyecto sandinista.

Sandino y la Alianza Popular Revolucionaria Americana

19En 1924, el peruano Haya de la Torre constituye la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA). Esta organización se define entonces como un frente amplio antiimperialista al que se incorporarán muchos intelectuales latinoamericanos. Sandino defiende la tesis de que la lucha de clases está subordinada a la lucha de liberación nacional. Comparte el análisis de Haya de la Torre sobre la formación de un frente único antiimperialista que agrupe a todas las clases sociales amenazadas por el imperialismo. Considera también que las burguesías latinoamericanas, y concretamente los gobiernos, juegan un papel importante en la defensa de la soberanía del continente.

  • 21 Repertorio americano. San José, abril 1928, Vol. XVI.

20En cuanto a la relación entre Sandino y la APRA durante la lucha de liberación, aparte de la presencia del peruano aprista Esteban Pavletich en el Estado Mayor del EDSNN, no pudimos descubrir más que un solo contacto directo: el representante oficial de Sandino en el extranjero hasta diciembre de 1928, el periodista hondureño Froylán Turcios. Efectivamente, supimos que Haya de la Torre nombró a Turcios miembro honorífico de la APRA el 5 de febrero de 1928. El líder aprista escribe al periodista que su campaña de prensa en favor del movimiento sandinista evidencia la analogía entre las convicciones existentes entre Turcios y el frente único de los trabajadores manuales e intelectuales.21

21El 5 de febrero de 1928, Haya de la Torre anuncia a Turcios que una brigada de militantes de la APRA se incorporará a las tropas Sandinistas en Nicaragua:

  • 22 Ibid.
  • 23 Tibol, Raquel. Julio Antonio Mella en El Machete, p. 105.

22“Hemos resuelto ofrecer al general Sandino por el digno intermedio de Ud., nuestra contribución de sangre, ofreciendo nuestros servicios incondicionalmente y poniéndonos a las órdenes del libertador nicaragüense para luchar en sus filas.”22 Reproducida en El Excelsior, de México, esta declaración no desemboca en una acción concreta. La brigada fantasma de la APRA es violentamente criticada, el 31 de marzo, por el comunista Julio Antonio Mella: “Cualquiera que lea esa noticia en El Excelsior se imaginará a varios centenares de apristas en marcha hacia Nicaragua. Pero la legión no irá a Nicaragua ni siquiera armada con el inofensivo y armonioso instrumento que le da nombre”23. La ironía de Mella se debe a que ataca al ARPA, nombre que llevaba anteriormente la APRA.

  • 24 I.E.S. El Sandinismo. Documentos básicos, p. 229.

23Parece, entonces, que el único miembro de la APRA que acompañó a Sandino en Las Segovias fue Esteban Pavletich. En abril de 1928, éste expresa su opinión sobre Sandino en la revista Ariel, en los términos siguientes: “Nosotros contemplamos en A.C. Sandino al primer gran jefe de nuestra actual generación y estamos dispuestos a acompañarlo en su gran rebeldía que es la rebeldía de veintiún países amenazados y dispersos.”24

  • 25 Amauta. Lima, enero de 1928.
  • 26 Tibol, Raquel. Op. cit. p. 101.

24En 1928, la Unión Latinoamericana, frente de intelectuales antiimperialistas cercano a la IIa Internacional, fundada en 1925 y compuesta entre otros por José Ingenieros, Alfredo Palacios, Manuel Ugarte, José Vasconcelos, Haya de la Torre y Víctor Sanguinetti, envía un mensaje a Sandino donde explica su postura: “La Unión latinoamericana juega activamente para formar una conciencia antiimperialista en el continente. Perseguimos la unificación de nuestros pueblos, bajo normas de justicia social, a fin de oponer a la civilización del Norte, la amplia cultura humanista de los pueblos del Sur.”25La Unión Latinoamericana apoya a la APRA en su voluntad de enviar una delegación a Nicaragua, formada por Alfredo Palacios, José Vasconcelos y Haya de la Torre, para vigilar el proceso electoral que debe llevarse a cabo al final del año. En efecto, en sus distintas propuestas de paz, Sandino siempre deseó que los observadores estadounidenses fueran sustituidos por representantes latinoamericanos. En todo caso, la propuesta de la APRA es criticada con virulencia por los comunistas mexicanos. En un artículo publicado el 3 de diciembre de 1928 en El Machete, Mella declara: “Ir a vigilar las elecciones de Nicaragua es tanto como legalizar la situación impuesta por los yanquis, contribuir a que esa situación “de lucha” se disfrace de situación “de derecho”, hacer con apariencia latinoamericana el juego del imperialismo.”26

  • 27 La Tribuna, Managua, 20.10.1928.

25La lectura de los periódicos nicaragüenses de la época nos muestra que la APRA estaba en contacto con La Tribuna de Managua, periódico que puso de manifiesto, a partir de 1928, su simpatía por el movimiento sandinista. El 20 de octubre de 1928, Haya de la Torre dirige una carta a este diario, en la que felicita a su director por su actitud patriótica, esperando que juegue el papel de portavoz de la APRA.27 El 12 de diciembre de 1928, La Tribuna anuncia la creación de la sección nicaragüense de la APRA, encabezada por Salvador d'Arbelles. No tenemos conocimiento de posibles contactos entre esta sección de la APRA y Sandino. Tampoco tenemos mucha información en cuanto a la opinión de Sandino sobre la APRA. Sólo existe un mensaje del nicaragüense dirigido a esta organización y reproducido en la revista Amauta, en julio de 1928, que reza: “Envío mi más fervoroso saludo a la nueva generación de trabajadores manuales e intelectuales de América Latina que sabe compartir como propias las horas de angustia que ha tocado vivir a nuestra Nicaragua.” Además, está el hecho de que en 1929, durante el Segundo Congreso de la Liga Antiimperialista en Frankfurt, el representante del EDSNN se negó a votar la moción que pedía la expulsión de la APRA.

La “legión latinoamericana”

  • 28 Román, José. Op. cit. p. 134.

26En 1933 Sandino declara al periodista José Román que la “legión latinoamericana” nunca formó un contingente único, en primer lugar porque los soldados latinoamericanos llegaron en momentos distintos, sin coordinación previa, y además porque se integraron a diferentes contingentes nicaragüenses. Sandino continúa: “La legión latinoamericana, no sólo constituye uno de los gestos más hermosos de solidaridad continental con nuestra lucha y una prueba elocuente del inmenso valor de los lazos de sangre, de lengua y de raza que unen a los pueblos latinoamericanos, sino además la mejor condecoración recibida por nuestro ejército.”28

  • 29 García Salgado, Andrés. Op. cit. p. 51.

27Si bien la lucha armada contra las tropas de intervención estadounidenses es la motivación principal de los miembros de la “legión”, la postura latinoamericanista de Sandino también es un factor importante que explica la adhesión de voluntarios al EDSNN. El mexicano Carlos García Salgado aclara en sus memorias: “Las razones de integración de latinoamericanos en el EDSNN había que encontrarlas en el pensamiento del general Sandino, en su profunda convicción de que en Nicaragua se estaba defendiendo a toda Centroamérica en su hondo sentimiento antiimperialista.”29

28Son en primer lugar centroamericanos, y en particular hondurenos, quienes van a integrarse a la lucha sandinista. Entre los miembros del Estado Mayor se encuentran, por ejemplo, José León Díaz, salvadoreño que participó en la guerra constitucionalista y alcanzó el grado de general en el EDSNN. Díaz fue asesinado por la Guardia Nacional en 1934. Dos hondurenos, Coronado Maradiaga y Simón González, estuvieron con Sandino -desde las minas de San Albino- en 1926, y también llegaron a ser generales. El caso del guatemalteco Manuel María Girón Ruano es bastante particular: oficial en Guatemala después de haber realizado estudios en la Academia Militar de Potsdam, en Alemania, más tarde gobernador del Peten, abandonó familia y propiedades para ingresar al EDSNN. Fue capturado y fusilado por los marines en marzo de 1929.

Gustavo Machado entrega a la Liga Antiimperialista de Las Américas una bandera de los Estados Unidos, capturada por el general Sandino a las tropas norteamericanas en Las Segovias. México 1929. (Archivo IHN)

  • 30 Campos, Ponce. Op. cit. p. 79.

29A partir de 1928, voluntarios de otros países del continente afluyen a Las Segovias. La mayoría son estudiantes, intelectuales y algunos representantes de partidos políticos. Algunos de los más conocidos, por haber formado parte del Estado Mayor o por haber escrito sus memorias, son: Gregorio Gilbert, estudiante dominicano que antes había participado en la lucha armada contra la intervención estadounidense en su país, fue miembro del Estado Mayor. Rubén Ardila Gómez, representante de los estudiantes colombianos, obtuvo el grado de teniente. Interrogado por el periodista mexicano Campos Ponce, explica de la siguiente manera su adhesión al EDSNN: “Al leer durante un año las hazañas del general Sandino en su campaña contra los soldados invasores, y recordando el desmembramiento de mi patria en Panamá y las humillaciones que la fuerza brutal impuso a Colombia, resolví partir a Nicaragua a todo trance.”30

30Andrés Marcial Salas entró al EDSNN como representante de los estudiantes de Costa Rica. Mencionemos también al dirigente sindical mexicano García Salgado, quien más tarde escribió un libro sobre las actividades del EDSNN; el poeta colombiano Alfonso Alexander, que obtuvo el grado de capitán y regresó a su país al final de la guerra, en febrero de 1933. El joven mexicano José Paredes, residente en los Estados Unidos, se unió al EDSNN en 1927, y en 1929 fungió como portavoz de Sandino ante el presidente mexicano Emilio Portes Gil.

  • 31 AH-FSLN, fondo Sandino.
  • 32 Ibid.
  • 33 García Salgado, Andrés. Op. cit. p. 94.

31En 1930, una parte importante de los miembros de la “legión latinoamericana” abandona Nicaragua. Según los documentos que consultamos, es Sandino quien invita a los internacionalistas que lo acompañaron a México a retornar a sus patrias respectivas. El 13 de febrero de 1930, nombra a Gregorio Gilbert corresponsal del EDSNN en la República Dominicana “con el fin de dar a conocer a ese pueblo hermano las incidencias y el proceso de nuestra lucha autonomista.”31 El 10 de abril, en una carta a Gregorio Gilbert, el colombiano Rubén Ardila Gómez anuncia dos meses después que regresa a su país, también por órdenes de Sandino y como corresponsal del ejército autonomista32. García Salgado cuenta varios años más tarde las razones invocadas por Sandino: “En febrero de 1930, nos reunió a los no nicaragüenses para indicarnos que la lucha al regresar a las montañas de Las Segovias iba a ser más dura y por lo tanto nos eximía del compromiso de regresar con él.”33

32Pensamos que la invitación de Sandino respondía a un objetivo político: la necesidad del EDSNN de poder contar con personas de confianza en el exterior del país, para llevar a cabo el trabajo de información y de solidaridad con el movimiento sandinista, en un momento en que podía fallar el apoyo comunista.

33Antes de cerrar el tema de la “legión latinoamericana”, merece que demos explicaciones más amplias sobre la participación de dos militantes comunistas en el Estado Mayor sandinista.

  • 34 Cerdas, Rodolfo. Sandino, el APRA y la Internacional Comunista, p. 63-64.

34Enviado por el comité de solidaridad mexicano MAFUENIC, el venezolano Carlos Aponte llega a Nicaragua en marzo de 1928 y, ocho meses más tarde, se convierte en el segundo secretario personal de Sandino. En febrero de 1929 abandona las filas del EDSNN. La carta de licenciamiento, firmada por Sandino, indica que Aponte “se retira de nuestras filas por convenir a la causa de América Latina contra el imperialismo yanqui.”34De hecho, Aponte recibió desde México la orden de regresar a este país para participar en una expedición contra el presidente venezolano Vicente Gómez, organizada por el comité militar del Partido Comunista Venezolano, y que tuvo lugar, efectivamente, algunos meses más tarde.

  • 35 Sandino II. p. 109.

35El salvadoreño Agustín Farabundo Martí fue enviado a Nicaragua en junio de 1928 por la sección estadounidense de la Liga Antiimperialista. Fue, durante un año. el secretario personal de Sandino, y acompañó a éste a México en junio de 1929. A principios de abril de 1930, Martí fue oficialmente separado del EDSNN. Ahora bien, Sandino escribió apenas el 29 de marzo al secretario general del Partido Comunista Mexicano que Martí seguiría en el Estado Mayor del EDSNN como representante oficial del Comité Central del PCM.35

  • 36 AH-FSLN, fondo Sandino.
  • 37 Calderón Ramírez, Salvador. Últimos días de Sandino. p. 115.

36La exclusión de Martí debe relacionarse con las tensiones existentes entre Sandino y el PCM, de las que hablaremos más adelante. En todo caso, las versiones dadas por Sandino sobre la separación de Martí son contradictorias. El 11 de abril de 1930, escribe al Dr. Zepeda: “Graves errores registrados en la conducta de Martí lo han hecho indigno de pertenecer a nuestro ejército.”36 En febrero de 1934, declara a Calderón Ramírez: “Nos separamos colmados de tristeza, en la mayor armonía como dos hermanos que se quieren y que no pueden comprenderse.”37

  • 38 Cerdas, Rodolfo. Op. cit. p. 76.
  • 39 Sorel, Enrique. “Sandino el libertador y Martí el comunista”. En Repertorio Americano, San José, 1 (...)

37La primera versión nos parece la más plausible. De hecho, como lo diría el mismo Sandino, la misión de Martí en el EDSNN era incorporar al dirigente nicaragüense al programa político de la Internacional Comunista, a lo que se negó Sandino. El informe dirigido por Martí al Socorro Rojo Internacional, en febrero de 1931, muestra claramente que la ruptura entre los dos hombres se debió a un enfrentamiento político, por demás virulento: “Moneada está en el poder, agente imperialista a quien combatimos desde Las Segovias cuando Sandino estaba apoyado por las organizaciones antiimperialistas revolucionarias antes de que traicionara el movimiento antiimperialista mundial para convertirse en un caudillo pequeño-burgués liberal.”38 En 1932, Martí dirigió en El Salvador una insurrección campesina que fue reprimida de manera extremadamente sangrienta: más de 10,000 muertos. Antes de ser ejecutado, el líder salvadoreño habría declarado: “El general Sandino es el primer gran patriota del mundo.”39

38Las diversas declaraciones de Sandino y de Martí son realmente contradictorias. Pensamos que las diferencias políticas entre ambos siempre existieron, y que esto no les impidió luchar el uno al lado del otro contra los marines en Las Segovias. El punto de ruptura ha de buscarse no en su relación personal, sino en el cambio de política que se dio en la Internacional Comunista y sus secciones en América Latina.

Sandino y el movimiento comunista internacional Postura de la Internacional Comunista (IC)

  • 40 La Correspondance Internationale, 28.01.1928, № 28, París.

39El órgano de la Internacional Comunista, La Correspondance Internationale, apoya la guerra constitucionalista contra la intervención estadounidense en Nicaragua desde 1927. El nombre de Sandino es mencionado por vez primera en enero de 1928. Un artículo firmado por el venezolano Salvador de la Plaza, con fecha del 23 de enero, “La lucha antiimperialista en Nicaragua”, califica al movimiento sandinista como lucha continental por la independencia, y hace un llamado a todos los partidos comunistas latinoamericanos para apoyar el combate del EDSNN: “La defensa y el apoyo a Sandino es la consigna de todas las organizaciones revolucionarias de América Latina que quieren combatir la dominación imperialista de los Estados Unidos.”40

40Los partidos comunistas, reunidos en 1926 en el V Congreso de la IC, habían ratificado la línea defendida en el congreso precedente: la participación de los partidos comunistas en los movimientos nacional-revolucionarios y su alianza con la burguesía y los sectores reformistas. En julio de 1928 se lleva a cabo en Moscú el VI Congreso de la IC, con la participación sin precedente de 515 delegados que representan a 58 partidos comunistas. En este congreso se define la nueva línea de la IC, calificada por Bukarin y Stalin como el “tercer período” y como “lucha de clase contra clase”. Ante la estabilización del capitalismo y la amenaza de una guerra imperialista contra la URSS, la defensa de la revolución soviética se convierte en la tarea principal del movimiento comunista internacional, premisa de la tesis stalinista del socialismo en un solo país. Después de la traición del Kuo Min Tang en China, la socialdemocracia es calificada como socialfascista y se convierte en el principal enemigo a combatir. Al contrario de la tesis aprobada en 1921, el frente único, concebido como un frente amplio compuesto por todos los sectores antiimperialistas, es sustituido por un frente “clasista” que excluye a la socialdemocracia.

  • 41 La Correspondance Internationale, París, N° 139, 20 de noviembre de 1928.

41El suizo Humberto Droz leyó un informe detallado sobre América Latina. Con base en el análisis socioeconómico de los países latinoamericanos, el informe concluye que la burguesía nacional es incapaz de jugar un papel revolucionario, por su dependencia del imperialismo y su frecuente complicidad con las oligarquías locales. Ya que las burguesías no pueden desarrollar un régimen capitalista autónomo, la revolución democrática burguesa en estos países debe pasar sin transición a la revolución proletaria. Con la consigna de lucha contra los movimientos sociales democráticos, son los partidos socialistas y también la APRA, quienes están en la mira. El delegado argentino, Ravetto, interviene sobre el tema en estos términos: “Hay que luchar empedernidamente contra la APRA, que es una especie de Kuo Min Tang en América Latina, y contra todas las tentativas que, bajo diversas formas, buscan impedir la hegemonía del proletariado en la lucha contra el imperialismo y transformar el carácter de esta lucha transportándola al terreno pequeño-burgués, intelectual, objetivamente contrarrevolucionario.”41

  • 42 La Correspondance Internationale, París, agosto de 1928.
  • 43 Cerdas, Rodolfo. Op. cit. p. 54.

42La delegación de los partidos comunistas latinoamericanos y la del partido comunista estadounidense proponen que se envíe un telegrama a Sandino, el cual es aprobado por todos los participantes: “El VI Congreso mundial de la Internacional Comunista envía un saludo fraterno a los obreros y campesinos de Nicaragua y al heroico ejército de emancipación nacional del general Sandino, que sostiene un combate valiente y obstinado contra el imperialismo de los Estados Unidos (...) El VI Congreso mundial de la IC invita a los partidos comunistas, a todas las organizaciones obreras y al proletariado de todos los países a apoyar la lucha de emancipación de los obreros y campesinos de Nicaragua.”42 El apoyo al movimiento sandinista no es cuestionado, y los participantes en el VI Congreso hacen, esencialmente, el balance de las actividades realizadas por los comunistas en beneficio de la lucha de liberación en Nicaragua. En su intervención, el delegado mexicano, Contreras, rinde homenaje a la Liga Antiimperialista de las Américas por haber, desde 1927, defendido la causa sandinista y lanzado una campaña internacional de solidaridad por medio de mítines, así como de colectas de dinero y medicamentos.43

La Liga Antiimperialista de las Americas (LADLA)

43Al término del V Congreso de la IC en 1926, es creada en Bruselas la Liga Antiimperialista Mundial, como un movimiento amplio que reúne a partidos comunistas, partidos nacional-revolucionarios, así como a personalidades políticas e intelectuales antiimperialistas. En 1926, un grupo de exiliados latinoamericanos organiza en México la sección latinoamericana de la Liga, la LADLA. Su objetivo es agrupar, vinculándolas con la sección estadounidense, a todas las organizaciones antiimperialistas del continente para acercar la lucha contra el imperialismo en América Latina a la que existe dentro de los Estados Unidos. En 1927, el secretariado de la LADLA está conformado por los venezolanos Carlos León, Gustavo Machado y Salvador de la Plaza; el cubano Julio Antonio Mella; el peruano Jacobo Hurwitz, así como por los pintores mexicanos Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros.

  • 44 Ibid. p. 50.

44Más de 100 delegados de los países coloniales y semicoloniales participan en el Primer Congreso contra el Imperialismo y la Agresión Colonial, organizado en Bruselas en febrero de 1927. El manifiesto publicado al final de este encuentro se refiere a Nicaragua en los siguientes términos: “El ejemplo de la pequeña república de Nicaragua demuestra que una oposición persistente aun contra los más potentes gigantes imperialistas, es posible gracias a la propaganda que esta oposición hace entre un gran número de pueblos más fuertes que están interesados en defender su propia independencia.”44

45Durante el congreso, la lucha de fracción entre los delegados del partido comunista estadounidense se manifiesta en relación con la cuestión de Nicaragua. A pesar de las tensiones internas, la sección estadounidense de la Liga, apoyada por el hermano de Sandino, Sócrates, organiza numerosos mítines y colectas, y desarrolla un trabajo de sensibilización dirigido a los marines. Según la correspondencia que hemos consultado, la campaña prosandinista se desarrolló sobre todo en Nueva York, donde se encontraba la sede de la organización.

  • 45 La Correspondance Internationale, París, N°51.

46El 19 de junio de 1929, en un artículo preparatorio al II Congreso de la Liga Antiimperialista Mundial que se realizaría un mes después, el secretario general de ésta, Willy Munzemberg, recuerda “el ejemplo magnífico de Sandino, quien, durante años, con un pequeño grupo de partidarios mal armados, ha luchado contra fuerzas considerablemente superiores, nos ha mostrado toda la tenacidad con la que se lleva a cabo la independencia de los Estados latinoamericanos”45.

  • 46 Ibid. París N°68.

47La radicalización de la IC a partir del VI Congreso repercute sobre la Liga Antiimperialista. El II Congreso de la Liga, que se efectúa en julio de 1929 en Frankfurt, es el escenario de un enfrentamiento violento entre los comunistas y las demás organizaciones representadas. Aunque Munzemberg sigue afirmando que la Liga no es una organización comunista, en los hechos la Liga y sus secciones son depuradas poco a poco de los elementos no comunistas. El manifiesto final del II Congreso hace un llamado a todas las fuerzas antiimperialistas para “llevar a cabo una lucha sin compromisos contra los aliados y agentes del imperialismo en los movimientos nacionales.”46.

  • 47 Sandino I, p. 372.

48En cuanto a la situación en Nicaragua, los 20 delegados latinoamericanos aprueban una resolución de condena a la intervención estadounidense y, en particular, la destrucción de muchos pueblos, así como el asesinato de mujeres y niños. Los delegados se comprometen a “otorgar un amplio y efectivo apoyo al EDSNN que comanda el general A. C. Sandino”47. Al final de este congreso, la Liga propone a Sandino la realización de una gira por Europa y América Latina y lo nombra miembro honorífico del Comité Ejecutivo de la organización. Como podemos observar, la nueva orientación del movimiento comunista internacional y de la Liga Antiimperialista no tiene repercusiones inmediatas en sus relaciones con el movimiento sandinista. De hecho, los partidos comunistas latinoamericanos no adoptan ni aplican al pie de la letra las consignas de la IC sino hasta mediados de 1929.

La conferencia de los partidos comunistas latinoamericanos (1929)

  • 48 AH-FSLN, fondo Sandino.

49Del 1o al 12 de junio de 1929 se lleva a cabo en Buenos Aires la primera conferencia de los partidos comunistas latinoamericanos. Por una carta dirigida al secretario general del PCM el 15 de marzo de 1930, sabemos que Sandino tuvo conocimiento del documento titulado “El Movimiento Revolucionario en América Latina”, publicado después de este encuentro y que reproduce todas las intervenciones de la reunión.48

  • 49 “El movimiento revolucionario latinoamericano” en La correspondencia sudamericana, Buenos Aires, 1 (...)

50En la línea de la IC, los partidos comunistas insisten en el carácter contrarrevolucionario de la burguesía. En la categoría “contrarrevolucionario” entran los gobiernos oligárquicos al igual que los gobiernos liberales y nacionalistas, como el de Irigoyen en Argentina o el de Portes Gil en México: “Sin perspectivas claras para la lucha y sin ideología conformada de nuestro partido, los próximos movimientos revolucionarios antiimperialistas que se perfilan en América Latina caerán de nuevo bajo la influencia de la pequeña burguesía y de los aventureros políticos sin escrúpulos que llevarán nuestros países al nacional fascismo como en Chile o al nacional reformismo como en México y Ecuador, que no es otra cosa que la primera etapa hacia el nacional fascismo.”49

  • 50 Godio, Julio. Historia del movimiento obrero latinoamericano. Tomo II, p. 253.

51En su ponencia, el delegado del Komintern, Humberto Droz, declara que la guerra de Sandino forma parte, a pesar de su carácter no socialista y no proletario, del proceso histórico de la revolución social internacional. El movimiento sandinista no es calificado, como un movimiento nacional-burgués sino nacional-revolucionario. Es por esto que es tarea de los partidos comunistas defender al movimiento sandinista contra el imperialismo, a la vez que deben tratar de militar en él para orientar a las masas obreras y campesinas en cuanto al camino de la revolución democrática burguesa, susceptible de transformarse en revolución proletaria.50 La lucha contra el imperialismo, contra las burguesías nacionales y en favor de la instalación del gobierno obrero y campesino se convierte en la consigna de los PC. El viraje político de los partidos comunistas latinoamericanos tendrá repercusiones en la solidaridad con el movimiento sandinista, tanto más que los encuentros citados con anterioridad coinciden con el viaje de Sandino a México y las relaciones directas de este último con los comunistas mexicanos.

La solidaridad mexicana

52Antes de estudiar la evolución del pensamiento político de Sandino nos parece importante subrayar que, hasta 1929, los partidos comunistas latinoamericanos realizaron un trabajo de solidaridad política sin precedente en favor de la causa sandinista. El esfuerzo más importante fue llevado a cabo por el Partido Comunista Mexicano. El 26 de noviembre de 1927, el diputado comunista Hernán Laborde pronuncia, desde la tribuna de la Asamblea, un discurso que tendrá repercusiones nacionales e internacionales: denuncia la intervención estadounidense en Nicaragua y aplaude la lucha heroica del ejército sandinista, que a pesar de sus escasos recursos hace frente a los marines. Al final despliega una bandera estadounidense que el EDSNN recuperó de éstos, sobre la cual Sandino inscribió su firma y el sello de su ejército: un marine decapitado por un campesino armado de un machete. El escándalo es tal que el Presidente mexicano decide, unos días más tarde, destituir a Laborde.

53En enero de 1928, los comunistas Hurwitz (peruano), Mella (cubano) y Machado (venezolano) organizan el comité de solidaridad “Manos fuera de Nicaragua” (MAFUENIC), que reagrupa a diversas organizaciones políticas y sociales antiimperialistas del país. El 28 de enero de 1928 El Machete, órgano del PCM, explica que: “La finalidad del comité Mafuenic es colectar fondos para enviar medicamentos a Sandino y realizar una intensa agitación de propaganda por la independencia de Nicaragua y la soberanía de todos los países latinoamericanos sometidos por el imperialismo yanqui.”

54A lo largo de 1928, MAFUENIC organiza una serie de iniciativas políticas y aporta apoyo material al movimiento sandinista. En marzo de 1928, Machado viaja a Nicaragua para entregar a Sandino 1,000 dólares y medicamentos, reunidos durante la campaña realizada en México. El periódico de la LADLA, El Libertador, es puesto enteramente al servicio de MAFUENIC. Hasta 1929, ni un solo número del órgano oficial del PCM, El Machete, omitirá mencionar la lucha sandinista.

  • 51 AH-FSLN, fondo Sandino.

55Las acciones de apoyo más importantes son, pues, obra del PCM, de la LADLA y de MAFUENIC. Sandino es consciente de ello, y es por esto que después de la renuncia del hondureño Froylán Turcios, en diciembre de 1928, el dirigente del EDSNN propone a MAFUENIC, el 17 de enero de 1929, que asuma la representación de los Sandinistas en el extranjero: “El suscrito confiere dicha representación general al comité Mafuenic con sede en México facultando al mismo comité para designar las representaciones que él juzgue necesarias en el continente pero siempre en carácter colectivo.”51 El 28 de junio de 1929 Sandino viaja a México. Espera encontrar en este país los fondos y las armas que hacen falta a la guerrilla y reconstituir el relevo exterior de su movimiento.

Sandino en México: sus compromisos con los comunistas

  • 52 Entrevista realizada en agosto de 1989 y mayo de 1993: Miguel Angel Velazco, militante comunista m (...)

56Según el testimonio de M. Angel Velazco52, miembro en aquel entonces del Comité Central del PCM, Sandino no tuvo más que dos reuniones con los representantes nacionales del PCM, de la LADLA y del Comité MAFUENIC. Sin embargo, sabemos que él estaba en contacto con las secciones locales de la LADLA y los comités de solidaridad de los estados de Yucatán y Veracruz. También sabemos que tuvo una correspondencia regular con el secretario general del PCM y el de la LADLA. Estos archivos desgraciadamente no son accesibles. Según algunas fuentes mexicanas, la correspondencia entre Sandino y el Partido Comunista Mexicano habría sido quemada en los años 50.

  • 53 Melcher, Dorotea. La solidaridad internacional con Sandino, 1928-1930. p. 7.
  • 54 Sandino I, p. 367.

57Sin embargo, sabemos con seguridad que, en julio de 1929, Sandino tiene un encuentro en Veracruz con los representantes de la LADLA y de MAFUENIC. El comunicado firmado estipula que todas las fuerzas de la solidaridad deben unirse en un solo frente bajo los auspicios de la Liga Antiimperialista.53 En ese mismo mes, Sandino dirige un mensaje a la Liga Antiimperialista Mundial, a la que califica, justo antes de su segundo congreso, como “primera autoridad moral de los pueblos oprimidos”54.

Reunidos la noche dal 3 da febrero de 1930, en el Departamento número 13, de la case marcada, con el número 48 de les calles da Santa Veracrus,los compa ñeros Hernán Laborde, Enea Sornenti, Brea y Gastón Lafarga. en representación del - Comité Continental da la Liga Antimperialista de las Américas, Dr. Carlos León,--- Prof. Rafael Ramos Pedruesa y Frits Bach, an representación del Comité “Lanos Fuera de Nicaragua”; Vicenta Saons, an representación da los intelectuales antimperialis-taa centroamericanos y el Ganeral Augusto Cesar Sondino, en represcutación dal Ejor cito Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua., acompañado por los miembros de au stado Mayor, camaradas coronel Agustin F. Martí, Constantino Gonzalez, Enrique-Rivera B. y estaban Pavletich, arribaron a los siguientes acuerdos :
1.- Dar inmediato cumplimiento a la iniciativa prosentada por al compañero Donerai Augusto César Sandino, hacha en la ciudad da Varacruz el 8 de julio de 1929 y aceptada y firmada por los representantes del Comité “Mafuenic” acreditados aspe—-cialmonte anta él, compañeros Salvador de la Plaza y Friti Bach, sobre la necesidad de que el Comité “Líanos Fuera de Nicaragua” refunda sus actividades dentro de la Li ga Antimperialista de las Américas para la mayor efectividad de la cooperación entra los elementos antimperialistas que las componen y teniendo en cuenta que loa a-contasimientos que sa avecinan para nuestro continente hacen esperar que habrá va— rios sectores de lucha antimperialista y por tanto se deberá evitar la dispersión -da las fuerzas enfrentadas a la penetración imperialista en todos sus aspectos,
2.- Depositar en el Comité Continental de la Liga Antimperialista de las Américas tanto la tarea da estudiar los Cortea do Caja presentados por el Comité “Mafue-aie” como los documentos qua en relación da las actividades del aludido Comité obraban en los Archivos del ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua, con el fin da qua al Comité de la Liga Antimperialista dicte un informa detallado sobrelas gestiones efectuadas por al Comité “Mafuenic”, responsabilizándose al propio tiempo de su publicidad, descargando de esa modo de todo cuidado al respecto al Compañero General Augusto C.Sandino y al ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua.
Los representantes dal Comité “Mafuenic” hicieron entrega al propio tiempo del recibo an falso que por la cantidad de mil dólares suscribiera al compañero general Sondino a nombra dal Comité citado y que no pudo hacerse efectivo.
3. - Delegar en el Comité Continental da la Liga Antimperialista de las Américas la misión de definir la actuación del compañero Gustavo hachado, ax-representante en México del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua,durante el desempaño de su cometido, aunque considerándose desde ya fuera de toda duda la sinceridad dal compañero Machado en el cumplimiento de la representación que sa le confiriera.
4.- Planteada la necesidad de dilucidar el contenido teórico y práctico que debe normar la lucha antimperialista an la América Latina, los compañeros representantes del Comité Continental de la Liga Antimperialista de las Américas así como el compañero General Augusto C. Sondino y los miembros de su -atado Mayor arribaron eia reservas a la conclusión de que la acción antimperialista an al Continente sólo podrá ser efectiva y eficiente de producirse sobre las bases de una lucha implacable y bifronte contra los imperialismos y sus aliados nacionales, las classe dominantes y-los gobiernos da los paisas latinoamericanos sin excepciones ; de la internacionaliza, ción practica da la lucha revolucionaria y de la armonía entre la acción armada coatra las agresiones militares imperialistas y el movimiento sindical y políticoz de -las masas oprimidas, obreros y campesinos, del continente.-
Fungiendo como secretario de actas de la Asambléa al compañero Esteban Pavl tich se levantó la presente por triplicado, correspondiendo un ejemplar a los archivos del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua ; otro al Comité Cont nental de la Liga Antimperialista de las Américas y el tercero al Comité “Manos Fuer de Nicaragua”, ya recesado.-

  • 55 Melcher, Dorotea. Op. cit. p. 10.

58El 3 de febrero de 1930, Sandino, Esteban Pavletich y Farabundo Martí se reúnen en la ciudad de México con Hernán Laborde del PCM, Gastón Lafarga de la LADLA y Fritz Bach de MAFUENIC. Al final de esta reunión, Sandino se compromete, por escrito, a una lucha conjunta contra el imperialismo y sus aliados nacionales, los gobiernos latinoamericanos: “La acción antiimperialista en el continente sólo podrá ser efectiva y eficiente de producirse sobre las bases de una lucha implacable y bifronte contra los imperialistas y sus aliados nacionales, las clases dominantes y los gobiernos de los países latinoamericanos sin excepción”55.

  • 56 Sandino II, p. 62 y 64.

59A partir de esta fecha, todos los escritos de Sandino llevan la marca de su adhesión a las tesis comunistas. En la línea de este acuerdo, Sandino afirma varias veces su adhesión al programa de lucha definido por el Segundo Congreso Antiimperialista de Francfort. El 6 de febrero de 1930 escribe a Willy Munzemberg y a Henri Barbusse: “Estamos absolutamente dispuestos a realizar el programa de acción prescrito por el congreso en lo relativo a llevar la acción antiimperialista contra los gobiernos latinoamericanos sin excepción alguna.”56

  • 57 AH-FSLN, fondo Sandino.
  • 58 Ibid.

60El 4 de febrero de 1930 Sandino dirige una carta al secretario general de la LADLA, Gastón Lafarga, en la que acepta realizar una gira de propaganda antiimperialista y de denuncia de los gobiernos latinoamericanos, con base en los resolutivos adoptados por el Congreso de Frankfurt. Sandino concluye en los términos siguientes: “Nuestro traslado a Berlín lo haremos cuando la Liga Mundial Antiimperialista lo ordene, ya que en nuestra calidad de miembro del consejo de ese organismo, nos consideramos en el deber de atender sus instrucciones.”57El acuerdo de Sandino es formulado nuevamente en una carta dirigida al nuevo secretario general de la Liga, Juan Escudero, el 9 de marzo.58

  • 59 “La traición de Sandino” en El machete clandestino, México, junio de 1930.
  • 60 AH-FSLN, fondo Sandino.
  • 61 Sandino I, p. 223.

61En marzo de 1930 Sandino acusa recepción de las resoluciones del Comité Central del PCM, adoptadas el 22 de febrero, que lo invitan a denunciar públicamente el nuevo gobierno mexicano de Pascual Ortiz Rubio.59 En una carta a Hernán Laborde, con fecha del 7 de marzo, Sandino declara: “Estamos absolutamente de acuerdo con los puntos de vista anotados en la resolución adoptada por ese comité central en relación con toda la situación antiimperialista actual tanto en lo que respecta a México como a Nicaragua y al resto del continente. Siendo a dicha resolución que ceñiremos completamente las declaraciones que tanto ese comité central como nosotros consideramos que debemos hacer inmediatamente y haciendo los envíos de ellas en la forma que expresa la resolución.”60 El 26 de febrero de 1930, Sandino había publicado un manifiesto dirigido a los obreros urbanos y rurales de Nicaragua y de América Latina, en donde su adhesión a la tesis clasista de la IC era explícita. Por vez primera menciona la doble explotación sufrida por los trabajadores: la del imperialismo y la de la burguesía, es decir, la de los capitalistas nacionales. El eje principal de este manifiesto es la denuncia de la política panamericana dirigida desde los Estados Unidos y defendida por dos organizaciones continentales: la Confederación Obrera Panamericana (COPA) y la Unión Panamericana. Sandino acusa a los delegados al V Congreso de la COPA, en julio de 1927, de no haber denunciado el bombardeo de Ocotal por parte de los marines. También acusa a los representantes del Congreso de la Unión Panamericana, que tuvo lugar en Cuba en enero de 1928, de haber callado ante la intervención estadounidense de Nicaragua. En 1928 ya había criticado al panamericanismo como instrumento del imperialismo estadounidense. El 17 de enero de 1928 había dirigido un telegrama al Congreso Panamericano, que en ese momento se llevaba a cabo en Cuba, en el que protestaba contra la “indiferencia y servilismo de los delegados latinoamericanos enfrente a las agresiones de Estados Unidos61.

  • 62 Sandino II, p. 72.
  • 63 Sandino II, p. 80.

62Ante la no representatividad de estas dos organizaciones, Sandino hace un llamado al proletariado latinoamericano, el 26 de febrero de 1930, para que adhiera a la nueva confederación sindical de línea comunista, creada en junio de 1929 en Montevideo: “Organizáos, vuestro puesto está en las filas de la confederación sindical latinoamericana, única organización sindical defensora de los intereses de la clase trabajadora.”62 Por primera vez, define a las clases sociales que están a la vanguardia del movimiento revolucionario: “Con la agudización de la lucha, con la creciente presión por parte de los banqueros yanquis, los vacilantes, los tímidos, por el carácter que toma la lucha, nos abandonan, porque sólo los obreros y campesinos irán hasta el fin, sólo su fuerza organizada logrará el triunfo.” El 3 de marzo de 1930 Sandino afirma nuevamente, en una carta dirigida al guatemalteco Víctor Palomo, que la lucha de liberación en América Latina incumbe a la juventud, a los obreros y a los campesinos.63

63Retomando los escritos de Sandino entre 1929 y 1930, constatamos que su evolución política no es tan radical como parece, e inclusive puede estimarse ambigua. Efectivamente, y queremos subrayar desde ahora este hecho: si Sandino adopta la tesis “clasista” de la lucha antiimperialista en una perspectiva continental, defiende a la vez su propia estrategia de lucha en Nicaragua, cuyo principio, en una primera etapa, es la formación de un frente único antiimperialista que reúna a todas las componentes políticas y sociales de la Nación.

  • 64 “Carta al secretario general de la LADLA a Constantino González”, 4 de junio de 1930. AH-FSLN, fon (...)

64El 2 de junio de 1930 el Comité Central de la LADLA anuncia su ruptura con Sandino y lo denuncia como traidor al movimiento antiimperialista revolucionario e instrumento del imperialismo yanqui: “La conducta de Sandino prueba que no es en realidad sino un caudillo liberal pequeño-burgués, para quien lo más importante no es la lucha antiimperialista a fondo sino la conquista del poder en Nicaragua, y que está dispuesto a conquistar el poder a cualquier costo (...) El comité continental de la LADLA ha acordado declarar a Sandino traidor al movimiento antiimperialista y revolucionario mundial.”64 El 30 de junio, el PCM publica un documento titulado “La Traición de Sandino”, que expresa, en los mismos términos que la Liga, su ruptura con el dirigente sandinista.

65¿Por qué esta ruptura repentina y radical? Hemos tratado de encontrar una respuesta a esta pregunta orientando nuestra investigación en México hacia las organizaciones comunistas. Desgraciadamente encontramos muy pocos documentos escritos: no hay huella de los archivos de la LADLA, del PCM y de MAFUENIC. Tratamos, entonces, de entrevistarnos con militantes del PCM de los años 30 y consultar los artículos de la época, así como las pocas cartas relativas a este tema. Muchos elementos nos permiten afirmar que existen en México documentos de la época que tienen un valor innegable para la comprensión de la relación entre Sandino y los comunistas mexicanos. Por razones inexplicadas no nos fue permitido, 60 años después de los acontecimientos referidos, tener acceso a ellos. La interpretación que proponemos de la ruptura entre las organizaciones comunistas y Sandino todavía está llena de interrogantes.

Las razones de la ruptura entre Sandino y el movimiento comunista

66El acta de acusación del PCM, en junio de 1930, expone los argumentos siguientes: Sandino aceptó, el 3 de febrero de 1930, el programa de lucha antiimperialista de la IC, cuando reconoció que el combate de emancipación nacional significaba la formación de un movimiento de masas vinculado al movimiento revolucionario internacional, así como una lucha a muerte contra los gobiernos cómplices del imperialismo y contra los de Moncada, Portes Gil y Ortiz Rubio. Ahora bien, recibió, de manera secreta, dinero del gobernador de Yucatán y del ex presidente Portes Gil, para regresar a Nicaragua. A cambio de esta ayuda económica, renunció a hacer declaraciones públicas contra el presidente mexicano, a pesar de los acuerdos concluidos con el PCM. Al aceptar este dinero, abandonó la lucha contra el imperialismo y sus aliados nacionales. Se convirtió en un caudillo liberal pequeño-burgués que lucha por la conquista del poder, la cual no será posible sino con la complicidad del imperialismo. El principal responsable de la traición de Sandino fue su representante en México, el Dr. Zepeda, cómplice del expresidente Emilio Portes Gil.

67Para comprender las causas de la ruptura entre Sandino y el movimiento comunista hay que remontarse a 1929, cuando Sandino es recibido por el gobierno mexicano. A principios de mayo de 1929, éste le entrega 10,000 dólares para poder hacer el viaje. José de Paredes, de vuelta en Las Segovias, le anuncia que Portes Gil está dispuesto a ayudar económica y materialmente al EDSNN. El 26 de junio de 1929 Sandino desembarca en el puerto de Veracruz.

68Es importante señalar algunos elementos sobre la situación política en México. Después del asesinato del presidente Alvaro Obregón, Portes Gil asume la presidencia en julio de 1928. El 10 de enero de 1929, el PCM recibe un primer golpe con el asesinato en la capital del cubano Julio Antonio Mella, miembro del Comité Central. Cuando estalla la rebelión de los militares, dirigida por el general Escobar, en marzo de 1929, el PCM decide apoyar al Presidente para aplastar el motín. Una vez restablecida la situación militar, el PCM hace un llamado a la insurrección general, esta vez directamente contra el gobierno. Guadalupe Rodríguez, quien había sido enviado a Durango por el PCM para organizar un regimiento de campesinos, se niega a deponer las armas y comienza a repartir, entre sus soldados, las tierras de los grandes propietarios que habían colaborado con el general Escobar. La respuesta de Portes Gil no tarda en llegar. Las fuerzas de Guadalupe Rodríguez son desarmadas por las tropas federales y el dirigente campesino, con su Estado Mayor, son juzgados por un Consejo de Guerra y fusilados el 14 de mayo de 1929. Portes Gil anuncia el final de la reforma agraria. A partir de junio se desencadena una ola de represión contra los militantes comunistas en todo el territorio. México rompe las relaciones diplomáticas con la URSS. El PCM y su órgano de prensa El Machete son declarados ilegales. El 6 de julio de 1929 se reúne el pleno del Comité Central del PCM. Las resoluciones finales afirman que la burguesía y la pequeña burguesía no sólo son contrarrevolucionarias, sino que se han convertido en los principales enemigos a combatir.

  • 65 Melcher, Dorotea. Op. cit. p. 7.

69Es comprensible que, en este contexto, el PCM vio con desconfianza que Sandino llegara a México como invitado del gobierno. De hecho, en cuanto desembarca en Veracruz, es recibido por las autoridades militares del Estado y conducido a Mérida, donde se hospeda a expensas del gobierno mientras espera una entrevista con Portes Gil. En un artículo de El Libertador, de mayo, la LADLA interpreta el viaje de Sandino como una maniobra del gobierno estadounidense, que se habría comprometido a retirar sus tropas de Nicaragua a cambio de que el dirigente sandinista abandonara la lucha.65

  • 66 Sandino I, p. 373.

70Por las buenas relaciones entre Sandino y los comunistas hasta finales de 1929, pensamos que tranquilizó a sus detractores en la mencionada reunión de julio de 1929 en Veracruz. Después de un mes de espera en Mérida, Sandino comienza a desesperarse en cuanto a la posibilidad de una reunión con el presidente mexicano. El 4 de agosto de 1929 escribe a Gustavo Alemán Bolafios: “Estoy viendo opaca la esperanza de adquirir elementos en esta república para continuar la guerra libertadora de Nicaragua (...) Estoy dispuesto a salir en esta semana.”66

  • 67 Gilbert, Gregorio. Op. cit. p. 268.
  • 68 Sandino I. p. 404.

71Renuncia al retorno a Nicaragua cuando se entera de que su Estado Mayor estaba a punto de alcanzarlo en México. Desgraciadamente no hemos encontrado documento alguno que explique por qué los oficiales sandinistas salieron de Nicaragua. Además, el Dr. Zepeda le anuncia a Sandino que Portes Gil le concederá una entrevista. Según G. Gilbert, Zepeda le habría dicho a Sandino que el gobierno mexicano había liberado 200,000 pesos de ayuda para el EDSNN.67 El 4 de diciembre de 1929 le escribe al presidente mexicano y le pide una repuesta clara en cuanto a su voluntad de ayudar al movimiento sandinista: “Me permito invitarlo a que se sirva manifestarme sus determinaciones relativas a la conducta que el gobierno de México debe adoptar para el sostenimiento de la soberanía de Nicaragua. Me encuentro pensativo desde que he comprendido que se nos niega disimuladamente una entrevista con Ud.”68

  • 69 Portes Gil, Emilio. Autobiografia de la Revolución Mexicana, p. 597.

72El 29 de enero de 1930, Sandino se entrevista finalmente con Portes Gil en la capital. En noviembre de 1929, la elección presidencial había dado la victoria a Ortiz Rubio, que entraría en funciones en febrero de 1930. Un mes antes de ser sustituido, Portes Gil le anuncia a Sandino que no puede ayudar al EDSNN. Además, le declara que cuando aceptó recibirlo en México no había hecho más que acordarle asilo político, sin ningún compromiso de otro tipo, lo cual había explicado claramente a José de Paredes: “Le manifesté que el gobierno de México lo acogería y le brindaría el asilo (...) Que, en cuanto a los elementos solicitados para continuar la lucha (...) no podía yo proporcionárselos en atención a que, desde hacía dos años, México mantenía las más cordiales relaciones con los Estados Unidos.”69

73A pesar de sus dudas, Sandino esperó esta entrevista durante siete meses. No hizo caso a las exigencias de los comunistas. Esto significa que conservaba la esperanza de un apoyo real por parte del gobierno mexicano, como en tiempos de Calles. Esta esperanza fue alimentada, sin lugar a dudas, por su representante, el Dr. Zepeda, que estaba en contacto directo con Portes Gil.

74Intencionalmente o no, el gobierno mexicano hizo todo para retener a Sandino hasta enero de 1930. Sin duda, la presión estadounidense no fue ajena a esto, y aunque Sandino no se instaló definitivamente en México, de cualquier manera este año permitió a los Estados Unidos organizar la Guardia Nacional en Nicaragua.

  • 70 Sandino II, p. 55.
  • 71 Sandino II, p. 38.

75Después de esta entrevista con Portes Gil, Sandino está definitivamente convencido de que ya no hay nada que esperar del gobierno, sobre todo porque el nuevo presidente electo dista de ser solidario con el movimiento sandinista. El 25 de enero de 1930, Sandino informa a Zepeda que el EDSNN se niega a solidarizarse con la política internacional de Ortiz Rubio, de quien sospecha que desea aliarse con el gobierno estadounidense. Sandino añade: “Sospecha nuestro ejército que al asumir la presidencia de esta república Ortiz Rubio reconocerá a Moncada y que tal reconocimiento sería una bofetada para la bandera de nuestro ejército.”70 A pesar de las explicaciones, Sandino puede imaginarse que el PCM no podía más que desconfiar de su estadía prolongada y su dependencia económica con respecto a Portes Gil. El 26 de diciembre de 1929, el periódico El Universal de México publica un artículo anunciando que, a cambio de 60,000 dólares, Sandino ha decidido abandonar la lucha en Nicaragua para instalarse en el estado de Yucatán. El PCM retoma inmediatamente esta información, que es comunicada a la IC y publicada en París, en La Correspondance Internationale, el 4 de enero de 1930. En una carta dirigida a Hernán Laborde, con fecha del 2 de enero de 1930, Sandino acusa a las organizaciones antiimperialistas, y en particular al PCM, de haber dado crédito a estas declaraciones sin siquiera verificar con él si estaban fundadas: “Ni siquiera han tenido el cálculo de mandar representaciones ante nosotros para convencerse de la verdad de los hechos y fundar en sociedad sus críticas, para que el enemigo no las haga degenerar en calumnias.”71

76Al inicio de 1930, Sandino está entre dos fuegos: las organizaciones revolucionarias mexicanas ponen en tela de juicio su lealtad, y el EDSNN ya no puede contar con el gobierno mexicano. A partir de febrero Sandino ya no es invitado de honor del nuevo presidente y, por ende, ya no recibe ayuda económica alguna. Su situación política y financiera es delicada, tanto más que con la toma de posesión del gobierno de Ortiz Rubio, la represión anticomunista se intensifica.

77Es en ese preciso momento cuando Sandino se compromete políticamente, de manera radical, del lado de los comunistas: firma del acuerdo del 3 de febrero de 1930, promesa de declaraciones contra el gobierno mexicano y aceptación del plan de lucha de la Liga Antiimperialista.

78Los acuerdos están relacionados, sin duda, con la necesidad de recobrar la confianza de los comunistas, lo cual parece haberse logrado, ya que el 7 de abril de 1930, el secretario general de la Liga Antiimperialista, Willy Muzemberg, publica en La Correspondance Internationale un comunicado que limpia a Sandino de toda sospecha: “Los rumores según los cuales Sandino, miembro del comité ejecutivo de la Liga Antiimperialista, habría recibido 60,000 dólares ... son calumnias” Estas declaraciones son reproducidas el 9 de abril en México por El Excelsior. El artículo concluye que “la Liga también declaró que el general Sandino juró nuevamente que lucharía contra el imperialismo estadounidense y contra la tendencia imperialista de nuestra América Latina, en México inclusive.”

  • 72 “Carta del Coronel Rivera Bertrand al Dr. Zepeda”, 9 de junio de 1930. AH-FSLN, fondo Sandino.

79En cuanto a la ausencia de toda declaración pública, prometida no obstante por Sandino, es evidente que atacando al gobierno mexicano hubiera violado el artículo 33 constitucional, que prohibe a los extranjeros inmiscuirse en los asuntos internos de México, so pena de encarcelamiento. Los comunistas no ignoraban, sin lugar a dudas, los riesgos a los que se hubieran expuesto Sandino y los 49 hombres que lo acompañaban de haber hecho este tipo de declaraciones. Según Enrique Rivera Bertrand, representante mexicano del EDSNN en el estado de Veracruz, Sandino habría declarado a los comunistas mexicanos, justo antes de regresar a Nicaragua: “¿Ustedes creen que yo sea tan idiota para prenderle fuego a una casa estando yo dentro de ella? No hombre, yo haré declaraciones cuando lo juzgue oportuno.”72 Pareciera, entonces, que Sandino estaba dispuesto a condenar la política del gobierno mexicano, pero no de inmediato como lo exigía el PCM.

80El objetivo principal de Sandino a partir de febrero de 1930 es encontrar el dinero necesario para su retorno a Nicaragua. Su misión en México fue un fracaso: no obtuvo ni armas ni dinero. Desde hace casi un año, la guerrilla sandinista ha aminorado el paso. Sandino y su Estado Mayor se encuentran sin dinero y completamente inactivos.

  • 73 AH-FSLN, fondo Sandino.

81Toda su correspondencia con Zepeda es relativa, exclusivamente, a la obtención de estos fondos. El 4 de marzo de 1930, Sandino escribe a Zepeda: “La carencia de fondos es tremenda. Mis muchachos están en una situación lamentable. Los tenemos que mantener a media ración. Urge el envío de fondos para hacerlos regresar sin tardanza al campo de nuestras actividades bélicas.”73

  • 74 Ibid.
  • 75 Ibid.
  • 76 Archivo del Estado de Veracruz, Jalapa, México. Tomo 18, Vol. 207.

82Entre febrero y abril Sandino multiplica los contactos con las autoridades políticas y militares de Veracruz y de Yucatán con el propósito de obtener el dinero necesario para su viaje. Encontramos varios recibos por sumas de 2,000 a 5,000 pesos. El gobernador de Veracruz, Adalberto Tejada, jugó al parecer un papel importante en la obtención de esta ayuda. El 27 de febrero Sandino escribe a Zepeda: “Tuve oportunidad de ponerme en contacto con nuestro amigo... Tejada quedó bien enterado de todos nuestros propósitos y nos manifestó, como en ocasión pasada, su propósito de ayudarnos, para lo cual desea estar en contacto con Ud. por medio del general Cándido Aguilar.”74 El 17 de marzo, el gobernador de Veracruz regala 5,000 dólares a Sandino.75 Al inicio de los años 20, Adalberto Tejada, ya entonces gobernador del estado de Veracruz, se había adherido al programa socialista de Felipe Carrillo Puerto, gobernador del estado de Yucatán. Encontramos en los archivos del estado de Veracruz, en Jalapa, una correspondencia considerable entre Sandino y Tejada, así como la confirmación de dos entrevistas. Todo hace creer que siguieron en contacto despues de 1930. El 18 de agosto de 1931, Tejada escribe a Rivera Bertrand: “Sírvase enviarle a Sandino mi felicitación por los éxitos que ha alcanzado en Las Segovias en la lucha patriótica emprendida por la independencia de Nicaragua y por la liberación de la América Española.”76

  • 77 AH-FSLN, fondo Sandino.

83Aunque Sandino nunca lo menciona en sus cartas, pensamos que la partida de los cuatro primeros miembros del EDSNN pudo realizarse gracias a la cooperación de Tejada. También tenemos confirmación de que, efectivamente, Sandino recibió del gobierno federal la cantidad de 5,000 pesos para llevar a cabo su viaje. No obstante, él especifica en varias cartas que ya no tiene contacto alguno con las autoridades y que el apoyo financiero que obtuvo responde a la voluntad del gobierno mexicano de verlo partir lo más rápidamente posible. En una carta dirigida a Constantino González el 7 de abril, Sandino declara: “Insisto en creer que el mismo gobierno dará órdenes -bajo del agua— para que el Dr. Zepeda active la salida de nuestros compañeros para Centroamérica, siempre entendido que las órdenes en dicho sentido son de malevolencia y no benevolentes.”77

84Si bien es cierto que no adquiere ningún compromiso con el gobierno mexicano, el hecho de haber estado en contacto con él y haber podido salir del territorio con su colaboración es considerado por el PCM como una traición. Hay que recordar que la lucha del PCM está dirigida, a partir de julio de 1929, contra las autoridades mexicanas. Incluso el gobernador de Veracruz, Adalberto Tejada, considerado como un progresista, es condenado por ellos con la misma violencia que el gobierno federal. En su testimonio, Miguel Angel Velazco habla de Tejada en estos términos: “Tejada fue gobernador de Veracruz de 1920 a 1924 y luego de 1929 a 1932. Era un hombre de izquierda, progresista, que seguramente ayudó a Sandino. Al entrar en la clandestinidad, el PCM rompió con Tejada. Fue una lucha tremenda, lucha muy injusta.”

85La lucha a muerte contra el gobierno decretada por el PCM va a llevar a este último a condenar las relaciones entre Sandino y las autoridades mexicanas. El hecho de haber recibido dinero del gobierno conduce a los comunistas a concluir que Sandino ha traicionado al movimiento revolucionario internacional. Ahora bien, el PCM no ignora, sin duda, la difícil situación política y financiera de Sandino. Tampoco ignora que el objetivo de éste es regresar lo más pronto posible a Nicaragua para continuar la lucha armada. El 12 de marzo de 1930 Sandino escribe a Hernán Laborde que si las resoluciones de Berlín en cuanto a su gira por Europa no le llegan rápidamente se verá en la obligación de regresar a Nicaragua para escapar de la hostilidad del gobierno mexicano.

  • 78 Sandino II, p. 108-109.

86El 29 de marzo Sandino anuncia al dirigente comunista que por razones de seguridad no puede seguir esperando las resoluciones de la Liga, y que sale hacia Nicaragua para retomar la lucha armada. Especifica que “será hasta que recibamos la resolución de Berlín que nosotros les daremos a conocer la forma en que creemos conveniente se desarrolle la actividad antiimperialista sobre la base de cooperación ofrecida”78. Por lo tanto, los comunistas mexicanos están enterados de la partida de Sandino y de sus intenciones políticas. La revista Amauta, de abril, publica un manifiesto de la LADLA que declara: “El gobierno sabe que Sandino, lejos de abandonar la lucha, hace los mayores esfuerzos por reorganizar sus efectivos y reanudar la ofensiva en Nicaragua.”

87¿Cómo explicar, entonces, que el 30 de mayo, al término de una reunión, el comité central del PCM acusa a Sandino de abandonar la lucha revolucionaria?

88Según el artículo de El Machete, el Dr. Zepeda habría hecho declaraciones públicas en nombre de Sandino, después de la partida de éste a Nicaragua, negando la vinculación del líder nicaragüense con los comunistas. Hemos encontrado, efectivamente, un comunicado del Dr. Zepeda en El Excelsior de México, con fecha del 14 de abril de 1930, que protesta contra el cable de prensa de la Liga, publicado el 9 de abril en este mismo periódico, según el cual Sandino habría declarado la guerra al gobierno mexicano: “Nuestros enemigos se valen de todos los recursos para restar simpatía al hombre que encarna el supremo ideal de un pueblo oprimido (...). Espero pues que llegue a la conciencia del pueblo mexicano la absoluta similitud ideológica de nuestro movimiento con el de este gran pueblo que tanto admiramos. Seguiremos luchando contra el imperialismo norteamericano que tiene conculcados nuestros derechos y nuestra libertad.”

El general Augusto C. Sandino y miembros de su Estado Mayor en México, 1929. (Archivo del Centro de Historia Militar del Ejército de Nicaragua).

  • 79 Somoza, Anastasio. El verdadero Sandino o el calvario de Las Segovias. p. 156.

89Varios documentos dan fe de la violenta polémica desatada en México por las distintas declaraciones de Zepeda. Así, por ejemplo, el 18 de junio de 1930, Ernesto Carrera, representante de Sandino en El Salvador, escribe: “Desde México se enfocan los cañones del ataque periodístico contra Ud. Se le acusa de traición, porque el Dr. Zepeda, en nombre de Ud. y con amplias y especiales instrucciones, según afirma, ha negado sus nexos con el comunismo y con la liga antiimperialista y su adhesión al gobierno mexicano.” Carrera previene a Sandino contra Zepeda y le pide que desmienta lo más rápido posible estas declaraciones.79 Desconocemos la respuesta de Sandino.

  • 80 AH-FSLN, fondo Sandino.

90El acta de acusación levantada por los comunistas, que va más allá de un simple debate político, desgarra la red de apoyo internacional de los Sandinistas. El 18 de junio, Constantino González informa a Sandino que acaba de romper con Zepeda: “Las torpes declaraciones de Zepeda causaron la ruptura entre sus amigos.”80 Periodista liberal de León, Constantino González apoyó desde 1927 la lucha sandinista. En 1929, va a México, donde trabaja para el periódico El Universal, de ese país. En julio de 1929 representa a Sandino en el Segundo Congreso de la Liga Antiimperialista en Frankfurt. El hecho de que Sandino no desmintiera las declaraciones de Zepeda, continúa González, no puede sino atentar contra su honor, porque los comunistas mexicanos poseen una importante correspondencia de su puño y letra. González subraya que los enemigos de Sandino se han multiplicado en México, y que la única manera de recuperar la confianza de los amigos perdidos es destituir públicamente al Dr. Zepeda. Interrogado sobre el papel de Zepeda, el mexicano Miguel Angel Velazco nos expresa: “El Dr. Zepeda tuvo un papel nefasto (...) Estaba siempre contra nosotros intrigando. Estaba negociando con el gobierno de México. Tenía una posición claramente anticomunista. No quería que Mafuenic coordinara la campaña en favor de Sandino.”

91¿Qué papel jugó Zepeda entre Sandino, el gobierno mexicano y las organizaciones antiimperialistas? No podemos más que avanzar hipótesis con base en los pocos documentos que encontramos en la prensa nicaragüense y mexicana.

  • 81 Gilbert, Gregorio. Op. cit. p. 280.

92El Dr. Zepeda fue miembro del partido liberal durante el gobierno de Madriz en 1909. Ocupaba el puesto de secretario del jefe político de Managua. Se exilió en México cuando los conservadores regresaron al poder. No apareció más que brevemente en Nicaragua, en 1912, como traductor de los marines. Durante la guerra constitucionalista, fue el representante oficial del Partido Liberal en México. Fue él quien negoció con el presidente Calles el envío de armas a los liberales. Según G. Gilbert, la ruptura entre Zepeda y el PCM tuvo lugar en 1926. Cuando obtuvo las armas del gobierno de Calles, Machado le habría pedido que entregara una parte de las mismas al Partido Nacionalista Venezolano. La negativa de Zepeda habría provocado la furia de los comunistas: “Como Zepeda no accedió a lo solicitado por Machado, éste, con los de su agrupación, lo tildaron de burgués y lo declararon enemigo.”81

  • 82 Melcher, Dorotea. Op. cit. p. 2.

93Cuando Machado va a Las Segovias, se presenta ante Sandino no como miembro del PCM, sino como representante del comité MAFUENIC. Informa a Sandino de la existencia en México de otro comité de solidaridad dirigido por Zepeda, pero sin explicar las razones políticas de esta división. Sandino transmite a Zepeda, por medio de Machado, una carta en la que lo invita a fusionar su comité pro Sandino con MAFUENIC.82

  • 83 Ibid. p. 6
  • 84 Sandino II, p. 30.

94En noviembre de 1928 Sandino propone la formación de una junta de gobierno provisional, con Zepeda como presidente. El 8 de abril de 1929, MAFUENIC anuncia que este comité no acepta la representación de Sandino mientras este último no haya explicado la opción por Zepeda a la cabeza de un gobierno provisional.83 En una carta de Sandino a Laborde, fechada del 2 de enero de 1930, nos enteramos de que, en diciembre de 1928, Machado envía a Sandino un informe negativo sobre Zepeda, e invita al dirigente nicaragüense a cambiar al candidato presidencial. Sandino responde el 18 de diciembre: “Si sólo de negligencia es acusado el Dr. Zepeda no deberá ser un cargo suficiente para dejarlo de lanzar en la forma que expresa el manifiesto que ya Ud. debe conocer a esta hora.”84

95La opción por Zepeda como representante del EDSNN en México, su nominación provisional a la presidencia de la república, y, finalmente, la negativa de Sandino a desmentir las declaraciones de Zepeda en la prensa mexicana, provocan primero la desconfianza del movimiento comunista y, más tarde, llevaron a la ruptura. No encontramos ningún documento que pruebe la connivencia entre Zepeda, el embajador de los Estados Unidos y el gobierno de Portes Gil para lograr que Sandino abandone la lucha armada.

96Sin embargo, es indiscutible que Zepeda juega un papel político de primera importancia durante la estadía de Sandino en México. Son sus promesas de ayuda económica por parte del gobierno las que retienen a Sandino durante casi un año en este país. Son sus declaraciones anticomunistas las que activan el conflicto entre el PCM y Sandino. Finalmente, es gracias a sus diligencias con el gobierno de Ortiz Rubio que Sandino puede salir sano y salvo de México en abril de 1930.

  • 85 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 284.
  • 86 Sandino II, p. 208.

97Sandino hace caso omiso de la campaña desencadenada contra él y el Dr. Zepeda desde México. El 28 de julio de 1931, Sandino expresa al coronel Abraham Rivera sus dudas en cuanto a la lealtad de Zepeda:' “Hemos advertido que la propaganda que está haciendo, la desarrolla en doble sentido para aprovecharse de ella con otro fin.”85 Cinco meses después, Sandino comunica al general Horacio Portocarrero: “Desde más de un año no hemos recibido satisfactorias noticias del Dr. Zepeda, por lo que deberán preguntársele sus últimas determinaciones.”86 No obstante, Zepeda es mantenido oficialmente hasta 1933 como representante del EDSNN en México.

98El viaje de Sandino a México es la causa directa de la ruptura entre el movimiento comunista y el movimiento de liberación en Nicaragua. Pensamos que las explicaciones que acabamos de desarrollar no son más que justificaciones secundarias. La causa principal de la ruptura, subyacente ya antes de 1930, es de orden político: se trata de la concepción del frente único antiimperialista y la estrategia adoptada por Sandino para llevar a cabo la lucha de liberación en Nicaragua.

99Debe recordarse que en la conferencia de Buenos Aires, en junio de 1929, los PC se comprometen no sólo a apoyar los movimientos nacional-revolucionarios sino también a dirigirlos. En el caso de la lucha sandinista, se trata para los comunistas de transformar el movimiento nacionalista de Sandino en una lucha por el socialismo. El hecho de que Sandino acepte, en 1930, el programa de lucha antiimperialista adoptado por el Segundo Congreso Antiimperialista y que firme los acuerdos del 3 de febrero en México, significa para el PCM que acepta subordinar su movimiento a la dirección del movimiento comunista.

  • 87 Campos, Ponce. Op. cit. p. 17.

100Pensamos que Sandino se adhiere sinceramente a las tesis de los partidos comunistas reunidos en Buenos Aires en 1929. Es consciente de que, más allá de la expulsión de las tropas de intervención, la lucha de liberación en Nicaragua debe complementarse con una lucha social. Sin embargo, siempre expresa que su lucha no puede ser conducida simultáneamente en ambos frentes. En 1929 otorga una entrevista al periodista Xavier Campos Ponce, en la cual resume claramente su postura. La lucha de liberación en Nicaragua es, ante todo, una lucha contra la intervención militar de los Estados Unidos, y para llevarla a cabo el EDSNN necesita a todos los elementos antiimperialistas de la nación, sin distinción de clases. Sólo después de la retirada de los marines el movimiento sandinista podrá entablar una lucha de orden social. Sandino declara que la lógica del frente único antiimperialista en Nicaragua es válida para la solidaridad internacional, y que el apoyo de organizaciones políticas determinadas, como el PCM, no implica de manera alguna la subordinación política del EDSNN a este partido: “Conocen todos que nuestra lucha es lucha de independencia, que no es lucha de capa social. Nosotros aceptamos la ayuda de cualquiera sin compromisos de predicar sus doctrinas. El PCM es el que más nos ayudó pero no porque seamos comunistas. A él, como a todos los que nos ayudan le tenemos gratitud y debemos corresponder a su actitud después que hayamos conseguido lo que ahora perseguimos.”87

  • 88 Sandino II, p. 39.
  • 89 “Carta de Rivera Bertrand al Dr. Zepeda”, 9 de junio de 1930. AH-FSLN, fondo Sandino.
  • 90 Sandino II, p. 100.

101El 2 de enero de 1930 Sandino envía al secretario general del PCM un informe sobre sus actividades, aclarando que: “Este mensaje no es un informe que estemos dando a la matriz de nuestras actividades sino una satisfacción al PCM al que reconocemos como parte de la vanguardia del antiimperialismo mundial.”88 Justo antes de salir de México, Sandino dice a Enrique Rivera Bertrand, el 9 de junio de 1930, que “no podía estar subordinado a nadie y que necesitaba entera libertad de acción, siendo discípulos de la Revolución mexicana sin incurrir en sus errores89. Sandino siempre afirma su independencia con respecto del PCM. Además, invariablemente sostiene que el frente único “clasista” preconizado por la IC no podía ser aplicado por el EDSNN en la etapa de la lucha contra la intervención militar estadounidense. El 12 de marzo de 1930, recuerda a Laborde los términos de una carta dirigida a Machado en diciembre de 1929, en la que definía su concepción del frente único: “Es necesario que los enemigos de la libertad de Nicaragua y del continente no continúen haciendo la confusión mental de las diferentes clases sociales que deben luchar contra el imperialismo haciéndonos aparecer como radicales en los momentos en que la lucha debemos llevarla en forma de frente único y que, por tanto, se necesita en ella de todos los elementos sociales con tal que declaren y hagan efectiva esa declaración contra el imperialismo yanqui.”90

102Consideramos que el sectarismo del PCM es responsable, en gran medida, de la ruptura con Sandino. Aunque la represión desencadenada por el gobierno mexicano contra los comunistas en 1929-1930 puede explicar el endurecimiento de la postura del PCM, esto no justifica su actitud hacia el dirigente nicaragüense. Cuando interrogamos a Miguel Angel Velazco sobre la actitud del PCM en abril de 1930, nos dijo: “Sandino no abandonó la lucha ni lo pensaba hacer. Sin embargo, las cosas fueron de tal manera informadas públicamente y sobre todo por la manera como Zepeda manejó esto, que en el PCM, en los momentos en que era objeto de la más tremenda represión, aparecía como que Sandino había hecho un compromiso con el gobierno que estaba persiguiendo al PCM. Esto implica la reacción del partido. No estoy de acuerdo con el calificativo que se dio a Sandino pero entiendo el estado de ánimo de H. Laborde.”

  • 91 Archivo de Miguel Angel Velazco, México.

103La actitud del PCM es aún más grave, ya que a pesar del reinicio de la lucha armada en Nicaragua, los comunistas lanzan, a partir de mayo de 1930, una campaña antisandinista que tendrá consecuencias graves para las perspectivas internacionales de la lucha de liberación en Nicaragua. Encontramos en México una carta con fecha del 24 de junio de 1930, dirigida al PCM y a la LADLA por el secretariado latinoamericano del Comité Ejecutivo de la IC. El secretariado los acusa de haber obligado a Sandino a adoptar el programa de lucha de la IC cuando sabían perfectamente que Sandino era un caudillo liberal. La actitud del PCM es calificada por el secretariado de grave error táctico que favorece la política de los Estados Unidos. La tarea de los comunistas es seguir apoyando la lucha sandinista y tratar de reorientar el movimiento desde adentro. El secretariado hace un llamado al PCM y a la LADLA para que revisen de inmediato su postura política con respecto a Sandino: “Os pedimos revisar la línea política fijada en vuestra declaración del 10 de abril en el sentido a que estas directivas se contraen.”91

104La advertencia de la IC no dará lugar a cambio de orientación alguno por parte del PCM. Los pocos artículos sobre Nicaragua publicados en El Machete, entre 1930 y 1934, están caracterizados por una propaganda antisandinista. En su carta del 4 de junio de 1930, dirigida a González, el secretario general de la LADLA había anunciado este ataque en los términos siguientes: “La LADLA ha acordado (...) emprender una campaña para desenmascararlo (a Sandino) y exhibirlo como un nuevo instrumento del imperialismo yanqui.”

Consecuencias de la ruptura

105En 1931, varios artículos publicados por el PCM acusan a Sandino de querer firmar un acuerdo con los Estados Unidos. El 15 de abril de 1931, en plena ofensiva del EDSNN en la Costa Atlántica, El Machete escribe que el objetivo de Sandino es presionar, por la vía militar, al gobierno estadounidense para que éste entable negociaciones favorables a sus aspiraciones personales y políticas: “Se ha visto con toda claridad cómo Sandino se esfuerza por hacer posible un entendimiento con Washington para lo cual está dispuesto a entregar todo lo que los yanquis exijan, inclusive la zona del canal, a cambio del poder y de algunos millones de dólares.” El 8 de marzo de 1934, El Machete anuncia la muerte de Sandino en estos términos: “Todo lo que logró fue morir como un pobre diablo (...) Esto muestra mejor que cualquier explicación teórica la impotencia de los caudillos pequeño-burgueses, incapaces de llevar hasta el fin la lucha contra el imperialismo.”

Augusto C. Sandino en México, 1929. (Archivo IHN)

106En cuanto a la IC, a pesar del desacuerdo del secretariado latinoamericano con la postura mexicana, a partir de 1930 guarda silencio sobre las actividades del movimiento sandinista. El único artículo que encontramos en La Correspondance Internationale es publicado el 24 de marzo de 1933 con el título “La traición de Sandino”. Su autor, J. Gómez, comenta el armisticio de febrero de 1933, y define la lucha sandinista de la manera siguiente: “Sandino era un jefe pequeñoburgués encarnando el tipo del verdadero “caudillo”, pequeño jefe dictador. (...) El carácter indeciso, híbrido de la lucha antiimperialista de Sandino que, finalmente, ha conducido a una traición directa de los intereses y aspiraciones realmente antiimperialistas de las grandes masas de Nicaragua, no ha sido suficientemente desenmascarado y explicado hasta ahora por las organizaciones revolucionarias y en particular por los partidos comunistas de América Latina.” Aunque esto no justifique para nada la actitud de la Internacional Comunista, debe recordarse, sin embargo, que en 1933 toda su atención está puesta en Europa, con la ascención del nazismo y los riesgos de otra guerra mundial.

  • 92 AH-FSLN, fondo Sandino.
  • 93 Sandino II, p. 203.

107Lo cierto es que el error del movimiento comunista internacional, y sobre todo de sus representantes latinoamericanos, es haber afirmado hasta el final que para llevar a cabo la lucha de liberación en Nicaragua, Sandino debió haberse convertido al comunismo, sin analizar el marco social, político y económico en el que se desarrolló el movimiento armado. El abandono de la solidaridad militante fue cruelmente resentido en Nicaragua. El 7 de febrero de 1931, José de Paredes anuncia que Sandino ha lanzado una ofensiva contra las minas estadounidenses, “entregado a sus propios recursos y aislado del resto del mundo”92. Sandino declara ese mismo año: “Una vez más debemos de convencernos que estamos solos y que no tenemos más camino que vencer o morir.”93 La ruptura entre Sandino y los comunistas también tiene repercusiones en los medios intelectuales. Entre 1927 y 1930, la lucha sandinista es alabada por la inteligentsia latinoamericana y ciertas personalidades europeas. Una vez consumada la ruptura entre Sandino y la IC, algunos intelectuales, exsimpatizantes Sandinistas, aplican la ley del silencio. De 1930 en adelante, sólo la revista costaricense, Repertorio Americano, continuará publicando algunos artículos.

108A partir de su regreso a Nicaragua, en abril de 1930, Sandino nunca vuelve a referirse a la solidaridad internacional. Aunque su viaje a México terminó en un fracaso con las organizaciones solidarias, esta experiencia resultó ser enriquecedora para la evolución política del pensamiento del dirigente nicaragüense. Las distintas corrientes de ideas que conoce en México jugarán, entre 1930 y 1934, un papel esencial en su concepción de la lucha antiimperialista desde una perspectiva continental.

Evolución de la concepción sandinista de la lucha continental antiimperialista (1930-1934)

  • 94 Ibid. p. 37.

109Hasta 1934, Sandino defiende su proyecto de conferencia latinoamericana en Buenos Aires. El 1o de febrero de 1930, en una carta a Laborde, insiste en la necesidad de una cooperación entre los gobiernos latinoamericanos, especificando, sin embargo, que la unión latinoamericana es realizable sólo si ciertos gobiernos son sustituidos por gobiernos populares. Finalmente, Sandino explica a Laborde el objetivo final de su proyecto: “Para que ya en esas condiciones nuestra América hispana cumpla lo que le está encomendado en la vida de las naciones, como es llevar por todo el mundo la bandera de la fraternización universal.”94

  • 95 El heraldo de Espiritismo. 1o de marzo de 1928. México.
  • 96 Rius. El hermano Sandino. p. 129 y 134.

110¿De dónde viene esa idea nueva de la “fraternización universal”? Nuestras investigaciones en Mérida nos conducen hasta la Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal (EMECU), una escuela espiritualista fundada en 1911 en Argentina por un emigrado español, Joaquín Trincado. En 1928, el líder espiritualista había tomado posición en favor de la lucha sandinista al declarar: “Cualquier ofensa a uno de nuestros pueblos es hecha a todos juntos. Por tanto, la agresión a Nicaragua es una agresión a todos los pueblos hasta España y sus afines. Alerta a todos”95 Sandino entra en contacto con la EMECU en Mérida, en 1929, a través de Francisco Fuentes, representante de la Escuela en esta ciudad. El 30 de octubre de 1929 Sandino nombra a Francisco Pulgarón, responsable de las relaciones exteriores de la EMECU en Veracruz, corresponsal del EDSNN. En 1932, Trincado es nombrado responsable del EDSNN en Argentina.96 El objetivo de la EMECU es instaurar en todos los países “la comuna de amor y de ley”, es decir, la gran fraternización universal. Posteriormente hablaremos de la doctrina trincadista. Aquí nos interesa mostrar la influencia de esta escuela en la concepción sandinista de la lucha antiimperialista continental.

  • 97 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 239.
  • 98 Rius. Op. cit. p. 134.
  • 99 Boletín de la UHAO. Buenos Aires, 12.10.1972. p. 8.

111El 22 de junio de 1931, Sandino anuncia a Trincado que se adhiere al proyecto de unión hispanoamericana llamado “Unión Hispano-América-Océano” (UHAO) y que lamenta no haberlo conocido en 1928, cuando presentó su proyecto a los presidentes latinoamericanos. Anuncia, sin embargo, que tiene la intención de reformarlo: “Cuando nuestro proyecto sea aceptado le [haremos] la reforma de UHAO en vez de América Latina.97 En 1932, Sandino anuncia a Trincado que está dispuesto a ir a Argentina para firmar el referéndum de la UHAO.98 En 1921, Trincado había enviado a todos los gobiernos latinoamericanos un documento para crear la UHAO. Su objetivo era formar una sola nación. El documento preveía la supresión de las fronteras, la libre circulación de los ciudadanos de un país a otro, la cancelación de las aduanas y la creación de un tribunal de la Unión. A pesar del aspecto utópico de este proyecto, el documento tenía ciertos puntos en común con el proyecto sandinista, el tribunal de la Unión, por ejemplo, cuya vocación era garantizar la autonomía de América Latina contra toda intervención extranjera: “Con la unión acabarían en Hispanoamérica los disturbios, las intervenciones e intromisiones y también la desocupación porque el tribunal de la unión tendría todos los medios, hasta el trueque.”99

  • 100 AH-FSLN, fondo Sandino.

112En julio de 1933 los periódicos nicaragüenses publican el proyecto de unión latinoamericana de Sandino. El texto tiene fecha del 4 de julio de 1933, pero no tenemos conocimiento de modificación alguna con respecto al texto original de 1928. Una carta de Sócrates Sandino a Alfonso Alexander, del 24 de noviembre de 1933, nos indica que una delegación sandinista debe presentar el plan en la Conferencia Panamericana que se realizaría en diciembre en Montevideo.100 Las declaraciones de Sandino, publicadas por la prensa nacional, muestran que más allá de una unión latinoamericana, él proyecta, como Trincado, realizar una confederación intercontinental. El 26 de febrero de 1933, Sandino había declarado a La Nueva Prensa: “Las fronteras tendrán que desaparecer y la América realizará el sueño del gran libertador. Mas no es sólo esto mi ideal sino lo grande y lo sublime sería que realizado esto, Europa y los demás continentes formaran la gran confederación, la gran fraternidad humana.”

  • 101 Sandino II, p. 260.

113Si bien es cierto Sandino integra en su discurso algunas ideas propagadas por la EMECU, nunca pierde de vista la perspectiva social y política de la lucha libertadora de su país, y por ende, de los demás. El 1o de febrero de 1931 pronuncia un discurso a sus hombres, impregnado de la terminología trincadista: “Por juicio final del mundo se debe comprender la destrucción de la injusticia sobre la tierra y reinar el espíritu de luz y verdad o sea el amor.” Pero con eso no anuncia el apocalipsis, tampoco predica la resignación. El juicio final debe entenderse como el fin del imperialismo, de la explotación por medio de la lucha de liberación : “Estad seguros, muy seguros y bien seguros de que muy luego tendremos nuestro triunfo definitivo en Nicaragua, con lo que quedará prendida la mecha de la explosión proletaria contra los imperialistas de la tierra.”101

  • 102 “Carta al general Altamirano”, 30 de marzo de 1931, en Sandino II, p. 166.
  • 103 Belausteguigoitia, Román de. Op. cit. p. 199-200.

114En marzo de 1931, ante la amenaza directa de una acción conjunta del ejército hondureno y de la Guardia Nacional nicaragüense contra el EDSNN, Sandino proclama la unión centroamericana bajo el nombre de “comuneros centroamericanos”.102 Según la EMECU, todo miembro de esta escuela es comunista, o comunero, porque el objetivo de la escuela es instaurar la comunización universal o la gran fraternización. Esta definición es ratificada por Sandino en una entrevista en 1933103.

  • 104 Trincado, Joaquín. El espiritismo estudiado, p. 142.

115El comunismo de Trincado se opone violentamente al comunismo dogmático, es decir, al marxismo-leninismo. La “comuna de amor y de ley” se distingue del comunismo “rojo, soviético y violento” que Trincado condena en sus formas tiránicas y dictatoriales. La escuela acusa, además, a los marxistas-leninistas de no creer en la vida eterna del espíritu y en la reencarnación. El comunismo de la EMECU no tiene como fundamento la violencia sino la razón, la hermandad universal y el respeto de la naturaleza. Es por esto que los miembros de esta escuela se proclaman comunistas racionalistas, en oposición a los comunistas dogmáticos. En su libro El Espiritismo estudiado, Joaquín Trincado explica la diferencia entre comunismo y socialismo: “Dicen que el socialismo es un sistema de organización social que supone derivados de la colectividad los derechos individuales y atribuye al Estado la facultad de modificar las condiciones de la vida civil (...) se comete desde ya el error de pretender que los derechos individuales procedan de la colectividad (...) el socialismo no debería negarle sus derechos a nadie o se comporta entonces igual que los explotadores.”104

  • 105 Sandino II, p. 174.
  • 106 Sandino II, p. 338.

116Si insistimos en la interpretación trincadista del comunismo es porque Sandino se refiere a ella tres veces. En marzo de 1930, Sandino declara a El Nuevo Día, de San Salvador: “El comunismo está aureolado de libertad. Cada hombre lleva un espíritu libre. Jesucristo forma parte de la noble cadena de los grandes comunistas (...) Nos estamos perdiendo. Rusia se salvó por el comunismo y ya se empezaba a perder de nuevo porque bajo esa bandera de libertades puras, había hombres corrompidos.” El 12 de mayo de 1931, escribe a José Hilario Chavarría: “Siempre hemos pertenecido a la clase común y en ese caso, antes que solamente liberales, somos más bien comunistas.”105 El 27 de mayo de 1933, escribe a Humberto Barahona: “Mientras Ud. huye llamarse comunista, yo lo declaro al universo entero, con toda la fuerza de mi ser, que soy comunista racionalista.”106

  • 107 Rius. Op. cit. p. 127.

117Podríamos preguntarnos si el comunismo preconizado por Trincado no juega un papel en el conflicto entre Sandino y el PCM en 1930. Una carta de Sandino, dirigida a Francisco Fuentes el 23 de abril de 1930, parece indicar que la destitución del comunista Farabubdo Martí del EDSNN no es extraña a las ideas anticomunistas de Trincado: “Sobre el caso del ex-compañero Martí, debo manifestarle que todo se efectuó tal como a esa cátedra me fue avisado con anterioridad lo cual debe tomarse en cuenta para que se tenga en el lugar que le corresponde a tal elemento que trató de perjudicarnos lo más posible.”107

  • 108 Sandino II, p. 166.

118Esta cita nos parece insuficiente para deducir que, al contacto de la EMECU, Sandino se volvió hostil al movimiento comunista. A partir de 1930, y a pesar de la ruptura violenta con el PCM, nunca negó sus simpatías por las ideas socialistas. En cuanto a la unión centroamericana que proclama en marzo de 1931, el proyecto es más cercano al programa de lucha definido por la IC que a la doctrina trincadista. De hecho, Sandino hace un llamado a todos los obreros y campesinos centroamericanos, para que se unan con el propósito de combatir a las tropas de intervención estadounidenses y sus aliados, los gobiernos del Istmo. En la línea de la tesis clase contra clase de la IC, el movimiento armado regional excluye la participación de la burguesía: “Nuestro movimiento de unión centroamericana quedaría desligado de los elementos burgueses.”108 Aunque mandó delegados a los países vecinos para coordinar la lucha con las diversas organizaciones obreras y campesinas, el proyecto nunca se concretizó.

  • 109 “Suprema proclama de Unión Centroamericana”, 16 de agosto de 1933 en Sandino II, p. 349.

119En agosto de 1933, Sandino propone un plan de unión regional que es, ni más ni menos, la reconstitución de la federación centroamericana proclamada en 1824 por Morazán. Hay un documento anexo que proclama la formación del ejército autonomista centroamericano, cuyo objetivo es combatir la intervención estadounidense y a los gobiernos proimperialistas de los cinco países del Istmo: “La cobarde política entreguista de nuestros gobernantes indigna a nuestro heroico pueblo y le hace lanzarse a la guerra reivindicadora emprendida por el ejército autonomista de Centroamérica.”109 Una vez más, pregona una postura radical, tan interesante que habla de retomar las armas seis meses después de haber firmado la paz.

  • 110 Sandino II, p. 326.

120La instalación, en 1933, de los ex miembros del EDSNN en la frontera de Honduras, en más de 36,000 km2, está directamente vinculada con la proclamación de la unión centroamericana. El territorio obtenido por Sandino será nombrado “Distrito Federal de América Central”. Ante la ola de represión antipopular en Guatemala, El Salvador y Honduras, el 13 de marzo de 1933 llamará a todo el proletariado de América Central a refugiarse en Las Segovias: “A esta región deberá llegar todo el proletariado centroamericano y de cualquier parte del globo terrestre.”110

  • 111 Fonseca, Carlos. Obras. Viva Sandino. tomo II, p. 74.

121Entre 1927 y 1934, Sandino se nutre de las distintas corrientes políticas, esotéricas del continente para formular ideas y propuestas de resistencia no sólo nacional, sino indohispana. Esta identificación “racial” desemboca en un amplio movimiento de solidaridad. Se rinde homenaje a la resistencia armada de Las Segovias como primer eslabón de la lucha de liberación hispanoamericana. A partir de 1930, la proyección internacional del movimiento nicaragüense está fuertemente golpeada por la ruptura con los comunistas. Esto tendrá repercusiones en el terreno de la lucha y en la estrategia política de Sandino. Como escribiría unos 30 años más tarde Carlos Fonseca, miembro fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, a pesar de las divergencias políticas entre Sandino y los comunistas, estos últimos debían haber dejado al lado del líder nicaragüense algunos de sus mejores cuadros,” que hubieran al menos frenado en alguna medida la trágica interrupción total que un tiempo después de la retirada de los invasores sufrió el movimiento sandinista.”111

122Efectivamente, como veremos ahora, las opciones políticas de Sandino a partir de 1930 no sólo están influenciadas por la EMECU, sino también por la corriente liberal “autonomista” nicaragüense, que jugará un papel de primera importancia en el destino del movimiento sandinista.

El general Sandino y el presidente Juan Bautista Sacasa en la Casa Presidencial después de la firma del Convenio de Paz, 1933. (Archivo IHN)

Notes

1 “Carta a Frailan Turcios”, 10.06.1928. Sandino I, p. 272.

2 Ibid, p. 117.

3 Román, José. Maldito país, p. 78.

4 Belausteguigoitia, Román de. Con Sandino en Nicaragua, p. 200.

5 “Carta a Enrique Rivera Bertrand”, 25.03.1930. AH-FSLN, fondo Sandino.

6 “Carta a los gobernantes de América”. Sandino I, p. 276.

7 Ibid.

8 Ibid, p. 271.

9 Archivo de la esposa de Constantino González, León.

10 Alemán Bolaños, Gustavo. El país de los irredentos. p. 73-74.

11 Arellano, Jorge E. Lecciones de Sandinismo. p. 65.

12 Sandino I, P.331.

13 Villanueva, Carlos. Sandinoen Yucatán, 1929-1930. p. 127.

14 Campos, Ponce. Los yanquis y Sandino. p. 108.

15 “Memorandum de Sandino a Juan José Zamora, delegado del EDSNN”, 4.5.1929. AH-FSLN, fondo Sandino.

16 AH-FSLN, fondo Sandino.

17 El Libertador. México, mayo de 1929. p. 2.

18 Sandino II, p. 26.

19 Amador, Armando. Nicaragua y Sandino. Las banderas de Gustavo Machado, p. 28-29.

20 Sandino I, p. 278.

21 Repertorio americano. San José, abril 1928, Vol. XVI.

22 Ibid.

23 Tibol, Raquel. Julio Antonio Mella en El Machete, p. 105.

24 I.E.S. El Sandinismo. Documentos básicos, p. 229.

25 Amauta. Lima, enero de 1928.

26 Tibol, Raquel. Op. cit. p. 101.

27 La Tribuna, Managua, 20.10.1928.

28 Román, José. Op. cit. p. 134.

29 García Salgado, Andrés. Op. cit. p. 51.

30 Campos, Ponce. Op. cit. p. 79.

31 AH-FSLN, fondo Sandino.

32 Ibid.

33 García Salgado, Andrés. Op. cit. p. 94.

34 Cerdas, Rodolfo. Sandino, el APRA y la Internacional Comunista, p. 63-64.

35 Sandino II. p. 109.

36 AH-FSLN, fondo Sandino.

37 Calderón Ramírez, Salvador. Últimos días de Sandino. p. 115.

38 Cerdas, Rodolfo. Op. cit. p. 76.

39 Sorel, Enrique. “Sandino el libertador y Martí el comunista”. En Repertorio Americano, San José, 17.3.1934.

40 La Correspondance Internationale, 28.01.1928, № 28, París.

41 La Correspondance Internationale, París, N° 139, 20 de noviembre de 1928.

42 La Correspondance Internationale, París, agosto de 1928.

43 Cerdas, Rodolfo. Op. cit. p. 54.

44 Ibid. p. 50.

45 La Correspondance Internationale, París, N°51.

46 Ibid. París N°68.

47 Sandino I, p. 372.

48 AH-FSLN, fondo Sandino.

49 “El movimiento revolucionario latinoamericano” en La correspondencia sudamericana, Buenos Aires, 1929.

50 Godio, Julio. Historia del movimiento obrero latinoamericano. Tomo II, p. 253.

51 AH-FSLN, fondo Sandino.

52 Entrevista realizada en agosto de 1989 y mayo de 1993: Miguel Angel Velazco, militante comunista mexicano, miembro fundador de la Unión de Panaderos de Jalapa, estado de Veracruz, en los años 20.

53 Melcher, Dorotea. La solidaridad internacional con Sandino, 1928-1930. p. 7.

54 Sandino I, p. 367.

55 Melcher, Dorotea. Op. cit. p. 10.

56 Sandino II, p. 62 y 64.

57 AH-FSLN, fondo Sandino.

58 Ibid.

59 “La traición de Sandino” en El machete clandestino, México, junio de 1930.

60 AH-FSLN, fondo Sandino.

61 Sandino I, p. 223.

62 Sandino II, p. 72.

63 Sandino II, p. 80.

64 “Carta al secretario general de la LADLA a Constantino González”, 4 de junio de 1930. AH-FSLN, fondo Sandino.

65 Melcher, Dorotea. Op. cit. p. 7.

66 Sandino I, p. 373.

67 Gilbert, Gregorio. Op. cit. p. 268.

68 Sandino I. p. 404.

69 Portes Gil, Emilio. Autobiografia de la Revolución Mexicana, p. 597.

70 Sandino II, p. 55.

71 Sandino II, p. 38.

72 “Carta del Coronel Rivera Bertrand al Dr. Zepeda”, 9 de junio de 1930. AH-FSLN, fondo Sandino.

73 AH-FSLN, fondo Sandino.

74 Ibid.

75 Ibid.

76 Archivo del Estado de Veracruz, Jalapa, México. Tomo 18, Vol. 207.

77 AH-FSLN, fondo Sandino.

78 Sandino II, p. 108-109.

79 Somoza, Anastasio. El verdadero Sandino o el calvario de Las Segovias. p. 156.

80 AH-FSLN, fondo Sandino.

81 Gilbert, Gregorio. Op. cit. p. 280.

82 Melcher, Dorotea. Op. cit. p. 2.

83 Ibid. p. 6

84 Sandino II, p. 30.

85 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 284.

86 Sandino II, p. 208.

87 Campos, Ponce. Op. cit. p. 17.

88 Sandino II, p. 39.

89 “Carta de Rivera Bertrand al Dr. Zepeda”, 9 de junio de 1930. AH-FSLN, fondo Sandino.

90 Sandino II, p. 100.

91 Archivo de Miguel Angel Velazco, México.

92 AH-FSLN, fondo Sandino.

93 Sandino II, p. 203.

94 Ibid. p. 37.

95 El heraldo de Espiritismo. 1o de marzo de 1928. México.

96 Rius. El hermano Sandino. p. 129 y 134.

97 Somoza, Anastasio. Op. cit. p. 239.

98 Rius. Op. cit. p. 134.

99 Boletín de la UHAO. Buenos Aires, 12.10.1972. p. 8.

100 AH-FSLN, fondo Sandino.

101 Sandino II, p. 260.

102 “Carta al general Altamirano”, 30 de marzo de 1931, en Sandino II, p. 166.

103 Belausteguigoitia, Román de. Op. cit. p. 199-200.

104 Trincado, Joaquín. El espiritismo estudiado, p. 142.

105 Sandino II, p. 174.

106 Sandino II, p. 338.

107 Rius. Op. cit. p. 127.

108 Sandino II, p. 166.

109 “Suprema proclama de Unión Centroamericana”, 16 de agosto de 1933 en Sandino II, p. 349.

110 Sandino II, p. 326.

111 Fonseca, Carlos. Obras. Viva Sandino. tomo II, p. 74.

Table des illustrations

Légende Gustavo Machado entrega a la Liga Antiimperialista de Las Américas una bandera de los Estados Unidos, capturada por el general Sandino a las tropas norteamericanas en Las Segovias. México 1929. (Archivo IHN)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2697/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 424k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2697/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 445k
Légende El general Augusto C. Sandino y miembros de su Estado Mayor en México, 1929. (Archivo del Centro de Historia Militar del Ejército de Nicaragua).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2697/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 397k
Légende Augusto C. Sandino en México, 1929. (Archivo IHN)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2697/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 994k
Légende El general Sandino y el presidente Juan Bautista Sacasa en la Casa Presidencial después de la firma del Convenio de Paz, 1933. (Archivo IHN)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2697/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 459k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr