Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Siempre más allá…

 | 
Michelle Dospital

Presentación

Alejandro Bendaña

Texte intégral

1A veces, se ha pensado que poco se puede añadir a lo dicho ya por el general Augusto C. Sandino, y a lo escrito acerca de él. Eso no es así: los nuevos tiempos y nuestra propia evolución personal nos imponen el deber de releer y repensar a Sandino. Porque quizás en una edad anterior no lo hicimos con suficiente madurez, o, simplemente lo leímos mal.

2El mérito principal de la obra de Michelle Dospital, Siempre más allá...es aportar a esta tarea mediante la compilación laboriosa de facetas conocidas y desconocidas de la vida y lucha del General de Hombres Libres.

3Siempre más allá... nos demuestra que en todo momento descubrimos algo nuevo en Sandino. Ya no sólo por la nueva documentación que se presenta, sino también por la sentida necesidad que tenemos hoy los nicaragüenses de la ejemplaridad personal y patriótica como fuerza de inspiración y orientación.

4Quiérase o no, el momento político se compagina con la interpretación de la historia. La Nicaragua guerrera de años anteriores no pasó por alto al Sandino que emprendió una lucha militar tremendamente desigual y feroz por la autodeterminación nacional. Y la Nicaragua que hoy lucha por construir una paz con justicia duradera, puede invocar al Sandino que hizo ingentes esfuerzos cívicos y económicos para alcanzar la paz en su tiempo.

5Siempre más allá... nos permite adentrarnos en el Sandino civilista que dijo que había que aprender a luchar por otros medios; en el Sandino asediado por la mediocridad institucionalizada que encarnaban las personalidades y partidos políticos en Managua; en el Sandino constructor de la paz, empeñado en hacer todo –incluyendo negociar con Somoza y dar la vida- para que los nicaragüenses dejaran de matarse; en el Sandino dialogante que supo que los problemas políticos del país sólo se resolvían hablando con todos.

6Más que cualquier investigación publicada hasta la fecha, Siempre más allá... también nos esboza al Sandino productor, que soñó y edificó las primeras cooperativas agrícolas y mineras en las montañas de Wiwilí; al Sandino transformador de la economía del país, que privilegió a la clase cuyo sudor y valor hacía producir la tierra; al Sandino con un plan económico concreto y realista para salvar la economía de la nación y para erradicar la miseria de Nicaragua.

7Al presentarnos la narrativa más completa sobre la compleja relación de Sandino con los partidos comunistas, conocemos mejor al Sandino creyente, comprometido, a la vez independiente y antidogmático; al Sandino que ideológicamente siempre tuvo presente el indispensable contenido social de la lucha nacional. Y al explorar la religiosidad del General de Hombres Libres, esta indagación nos ayuda a entender el papel de la espiritualidad en el proyecto de transformación sandinista y por qué, para Sandino, la transformación comenzaba a partir del individuo.

8La contribución de Michelle, como la de Volker Wünderich –también biógrafo de Sandino- es historiográfíca. Ellos nos llevan hasta donde pueden hacerlo el observador externo y la historiografía profesional; esta última ceñida un tanto escrupulosamente a la evidencia inmediata y la imparcialidad –lo digo como historiador- en la tradición positivista del mundo occidental.

9La documentación siempre es indispensable, pues se interpreta a Sandino, no se reinventa, aun cuando la distinción pudiese ser un tanto nebulosa. En efecto, el historiador más positivista y las tesis de doctorado que deben ser escudriñadas con lupa, al interpretar también inventan. Lo honesto es admitirlo. Admitir que la interpretación nos habla tanto del objeto investigado como del sujeto investigador, y por ende también -porque no vivimos en un vacío- de las épocas nuestras y de las premisas de todo tipo que las sustentan.

10Todo ello contribuye de manera significativa a conocer la historia, pero no a construirla nuevamente. Ese reto pertenece a los nicaragüenses, porque nosotros sentimos a Sandino de una manera más entrañable, nos sentimos obligados a cotejarlo con la realidad nacional actual y con nuestra ubicación personal en la misma. La relación que los nicaragüenses, y particularmente los sandinistas, tenemos con el General de Hombres Libres, no es la misma que puede tener el investigador o la investigadora profesional. Para bien o para mal, estamos demasiado cerca de Sandino, muchos nos transformamos en él, y quizás también transformamos a Sandino en la historia, que no es lo mismo que el Sandino de la historia; pero siempre necesitamos conocer mejor su vida Sandino, para reconocerlo y redescubrirlo en nuestras vidas.

11No ha llegado el momento -y ojalá no llegue nunca- en que los nicaragüenses podamos ver a Sandino desapasionadamente, desprovistos de esa carga de inspiración y rebelión moral. Eso significaría que la historia dejó de jugar su papel histórico -valga la redundancia-. La historia, entendida como la recopilación de hechos fehacientes pero también de imaginación e interpretación subjetiva, pesa sobre la actualidad política y conciencia ética de los nicaragüenses.

12Digan lo que digan los positivistas y proclamadores de la historia como ciencia exacta, ésta es también imaginación y recreación propositiva. Quiere decir, atreverse a reflexionar sobre la historia posible, no sólo presente sino pasada: la que no se materializó, sobre los caminos que no tomó Sandino en su tiempo, y sobre los que él tomaría hoy. Preguntar qué opinaría él hoy, no es una pregunta necia. Es inoportuna para algunos quizás, pero legítima, toda vez que el Héroe de Las Segovias fue más que un caudillo político de una época determinada enterrada en un pasado irrelevante, como aseguran algunos o lo presumen.

13Sandino es ante la historia un líder moral y éticamente patriótico para todos los tiempos. Es el testimonio claro y permanente de la ética -es decir, de la esencia revolucionaria- tan necesitada en la Nicaragua de siempre, pues está claro que las inspiraciones de esta índole no serán acogidas nunca en el seno de los poderosos.

14Al ordenar y suplementar lo conocido sobre Sandino, Siempre más allá... ayuda a los nicaragüenses -y no sólo a los historiadores o a los sandinistas- a conocer y valorar mejor el sueño del General de Hombres Libres. Es cierto que los sueños no son fácilmente sujetos a análisis clínicos, pero a partir del ordenamiento de nuevos y viejos datos, avanzamos en la comprensión del ideal sandinista. Esto es claro, porque a los nicaragüenses nos toca ir también más allá de Sandino para reflexionar sobre el sandinismo, entendido éste no como el apellido de un partido político, sino como valoración cultural y social de la nación; como el referente que encerró y encierra a Sandino para todos los que buscan cómo hacer efectiva su dignidad y amor a la patria; sandinismo como el reconocimiento al valor ejemplar del compromiso político de Sandino, de coherencia entre pensamiento, vida y lucha.

15Sandinismo entendido como el llamado desde la historia y desde los corazones a la reconstrucción de los valores éticos permanentes -de dignidad y autoestima nacionales–, subyacentes en cada persona y en la sociedad, que nos atan indisolublemente a la causa de Sandino; sin dejar de reconocer a éste como patrimonio nacional, como el legado político que nos hace sentir orgullosos de ser nicaragüenses y que nos incita a desarrollar la visión de una nación y un mundo sin guerra y sin miseria.

16Quien no practica esa visión, no puede entender a Sandino. El viene a ser, entonces, el punto de partida para construir un sistema de vida y una sociedad más justos. Imaginar una alternativa es recordar a Sandino, y si no lo invocamos, será imposible construir una sociedad mejor.

17Los nicaragüenses tenemos una deuda con Michelle Dospital por la contribución que ella nos hace a emprender ese reto. Una vez más, hemos sido enriquecidos por la solidaridad.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr