Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Arqueología de las Lomas en la cuenca lacustre de Zacapu, Michoacán, México

 | 
Charlotte Arnauld
, 
Patricia Carot
, 
Marie-France Fauvet-Berthelot

Capítulo VI. Los complejos culturales de las Lomas

Texte intégral

1Las excavaciones más importantes efectuadas hasta ahora en las Lomas fueron hechas en los sitios de Loma Alta (Mich.66) y de Guadalupe (Mich.215; véase el Cap. V). El primer sitio estuvo ocupado principalmente durante la fase Loma Alta, cuyos tres subperiodos se extienden de 100 a.C. hasta 550 d.C. (véase la Fig. 1). La ocupación principal de Guadalupe es más tardía, puesto que corresponde a la fase Lupe, de 600 a 850 d.C. Por lo tanto, la mayor parte del material arqueológico de Loma Alta constituye el complejo Loma Alta y, el de Guadalupe, el complejo Lupe. Este capítulo está dedicado a la descripción de esos dos complejos. También se llevaron a cabo excavaciones más limitadas en el sitio de El Moral (Mich.243), cuya ocupación corresponde a la fase Jarácuaro, esto es, la interfase que separa Loma Alta de Lupe (de 500 a 600 d.C). Pero el material es poco abundante, por lo que nos limitaremos a hacer la presentación general de su cerámica y una descripción más precisa y detallada de una herramienta de piedra en particular: el desbastador, que no es específico de Jarácuaro pero sí abundante en ese complejo. En cuanto a las fases posteriores, de La Joya a Milpillas (Fig. 1), la ocupación de las Lomas era entonces tan reducida que no es posible documentar sus complejos culturales correspondientes (véase Michelet, en preparación; Migeon 1990). Recuérdese que en el capítulo IV (Fig. 12) se incluye la ilustración de una sepultura característica de la fase Milpillas tardía, descubierta por habitantes de Cantabria.

2La descripción que presentamos aquí de los complejos Loma Alta y Lupe no es exhaustiva, sino que se relaciona con aproximadamente el 90% del material recolectado en las excavaciones y en la superficie. La cerámica, no obstante, sólo es objeto de una presentación sintética y general, en espera de la monografía que le será dedicada para el conjunto del Proyecto Michoacán (Michelet, en preparación), presentación que se debe a Dominique Michelet (cnrs). Los análisis y descripciones aquí incluidos de los objetos de cerámica otros que recipientes fueron hechos por Patricia Carot y Marie-France Fauvet-Berthelot (cemca), los de las conchas labradas por Enriqueta Olguín (Universidad Autónoma de Hidalgo) y Oscar J. Polaco (Subdirección de Servicios Académicos, ex Departamento de Prehistoria, inah, México) y los del hueso labrado por Alicia Blanco (Dirección de Salvamento Arqueológico, inah, México) y Marie-France Fauvet-Berthelot. El material lítico fue estudiado y presentado por Véronique Darras (cemca), salvo la piedra pulida de Guadalupe, presentada por Nelly Silva (cemca), la fauna por Alicia Blanco y Oscar J. Polaco, los restos vegetales por Fernando Sánchez (SSA) y las construcciones, en fin, por Charlotte Arnauld (cnrs) y Patricia Carot.

LA CERAMICA DE LAS LOMAS EN LA SECUENCIA CERAMICA REGIONAL

3Dominique Michelet

4El conjunto de las Lomas occidentales de la cuenca de Zacapu sólo representa el 2% de la totalidad del espacio estudiado por el cemca en el centronorte de Michoacán; sin embargo, de los 70 sitios y loci que fueron sondeados y excavados entre 1983 y 1987 en toda la región, 16 se encuentran en las Lomas, esto es, cerca del 23%. Además, los sitios de Guadalupe (Mich.215) y, sobre todo, Loma Alta (Mich.66) se sitúan en primer lugar por la importancia de las excavaciones que ahí fueron hechas. Esto quiere decir que la arqueología de las Lomas fue objeto de una atención muy especial, motivada al principio en gran medida por esperanzas muy precisas concernientes a la construcción de la secuencia crono-cerámica regional. Anteriormente a las investigaciones del Proyecto Michoacán, una de las raras referencias a material clásico, o al menos pretarasco, se relacionaba justamente con una localidad próxima a las Lomas (Caso 1930).

5Ni en las Lomas ni en ningún otro lugar descubrimos depósitos estratificados que presentaran la sucesión de todas las fases de la secuencia; únicamente el material recolectado en la trinchera T17 B de Mich.66 da prueba con bastante claridad del reemplazo de un complejo cerámico por otro (de Loma Alta a Jarácuaro). Sin embargo, en la construcción de la secuencia cerámica regional —que, por ende, tomó forzosamente el camino de la sedación—, la aportación del producto de las excavaciones efectuadas en las Lomas es muy importante. Hasta donde sabemos por ahora, los sitios-loci de las Lomas son, en efecto, los lugares casi exclusivos de la ocupación en el transcurso de los cinco primeros siglos de nuestra era. Por ello, definimos los complejos cerámicos Loma Alta, Jarácuaro y Lupe (este último sólo en parte) basándonos en colecciones procedentes de las Lomas (véase la Fig. 1). Las Lomas, por el contrario, no contribuyeron a la definición de los complejos más tardíos, que aparecen muy poco en su perímetro, mientras que caracterizan los grandes sitios del malpaís vecino.

Fase y complejo Loma Alta (del inicio de nuestra era, aproximadamente, hasta 450 en la escala del radiocarbono y 550 en fechas calibradas)

6Tres de los puntos sondeados y excavados en el sitio de ese nombre ofrecen las mejores indicaciones sobre los inicios de la secuencia: S25, C24 y T17 B (Fig. 9).

7En S25, la excavación realizada en febrero de 1986 alcanzó una profundidad máxima de 3.50 m bajo la superficie y el material fue recolectado sistemáticamente respetando 19 niveles distintos (naturales y artificiales: Fig. 25). El estudio de los 5 014 tepalcates de esa excavación permite distinguir tres conjuntos diferentes que, juntos, representan probablemente cierta evolución en la prolongada fase Loma Alta.

1) Orígenes del complejo Loma Alta. Niveles 19 y 18 de S25, capa 9

8Los monocromos de pasta fina negros y cafés (Loma Alta Pulido) son raros y poco reconocibles (superficies menos bien pulidas; recipientes de paredes verticales; molcajetes con pastillas-apéndices externas y fondo punzonado eventualmente sobre las dos caras, apareciendo esta última forma en el nivel 17, Fig. 51a: tipo potencial Loma Grande Molcajete). Los incisos, rayados y acanalados del mismo grupo Loma Alta están totalmente ausentes de esos niveles. Entre los tipos pintados que ocuparán en seguida un lugar no desdeñable en el complejo, sólo están presentes ya el Agropecuaria Blanco/Rojo, el Agropecuaria Tricromo Negro Negativo (Fig. 51bc) que alcanza su difusión máxima en el nivel 18 (2.87%), y el Urumbécuaro Rojo Mate sobre no Pulido (Fig. 51d) que llega a su punto culminante en el nivel 17 (6.67%). A estos dos últimos tipos pertenecen las tapaderas de las urnas cinerarias de los dos depósitos funerarios más antiguos de S3 (Figs. 30 y 32, Cap. V).

2) El apogeo del complejo Loma Alta. Niveles de 17 a 13 de S25, capas 8 y 7

9En lo sucesivo aparecen los incisos, rayados y acanalados del grupo Loma Alta, pero en proporción siempre modesta (el 2% cuando mucho en el nivel 13). El motivo de las líneas verticales que parten del fondo es el primero en ser representado y son raros todavía los otros decorados cuya difusión será grande después (segmentos ondulados a lo largo de un eje horizontal, rasguños oblicuos en paneles más o menos verticales). Los tipos Agropecuaria Tricromo Negro Positivo (Fig. 52a) y Agropecuaria Tricromo Negro Negativo están representados, pero desaparecerán arriba del nivel 13, con solamente dos excepciones. En el grupo Tres Palos, el tipo Tres Palos Rojo/Crema y Negativo hace una aparición discreta, mientras que el Tres Palos Tricromo (Fig. 51ef; y véanse las Figs. 35-37 y la foto 13, Cap. V) que aparece en el nivel 17, alcanza su máximo en el nivel 15 (4.06%), para disminuir a menos del 2% arriba del nivel 13. Finalmente, los dos tepalcates importados menos impugnados que recuerdan la loza Anaranjado Delgado se encuentran en los niveles 14 y 13.

Figura 51 - Complejo cerámico Loma Alta.

3) Loma Alta reciente. S25, los 12 niveles superiores, capas de 6 a 1

10El rico complejo que acabamos de describir comienza ya a empobrecerse. Observamos la casi desaparición de los dos tipos tricromos Agropecuaria y del tipo Tres Palos Tricromo, pero no del Tres Palos Rojo/Crema y Negativo, que culmina en el nivel 2 (3.20%). A la inversa, los incisos, rayados y acanalados del grupo Loma Alta, cuyos motivos son ahora variados, oscilan en la parte alta del sondeo, entre el 7% y casi el 10%. Los monocromos negros y, sobre todo, cafés del grupo Loma Alta son también muy numerosos (el 26.41% de los tepalcates del nivel 6). En lo que concierne a las cerámicas más toscas, debemos agregar que el tipo Zacapu Café var. Lomas (Fig. 52f), que formaba, hasta el nivel 12 inclusive, la clase más abundante, es reemplazado arriba por el tipo Zacapu Rojo var. Lomas (Fig. 52gh).

11En C24 AB, la evolución del complejo Loma Alta reproduce el esquema observado en S25. La excavación C24 AB (640 tepalcates clasificados) solo incluye ocho niveles y la recolección fue selectiva en los tres superiores. El nivel 8 recuerda el fondo de S25, pues contiene, sobre todo, monocromos con superficies menos cuidadas que las del tipo Loma Alta Pulido. A esa profundidad existe también un tepalcate punzonado en las dos caras. En cuanto a los niveles de 7 a 4, son una buena ilustración del apogeo del complejo Loma Alta: incluyen pocos ejemplos del tipo Loma Alta Inciso, Rayado o Acanalado (el 3.62% cuando mucho en el nivel 4) y tienen una marcada frecuencia de tipos pintados (por ejemplo, el 7.89% y el 7.47% en el caso del tipo Tres Palos Tricromo en los niveles 5 y 6, respectivamente).

12La excavación T17 B nos interesa sobre todo por la imagen que proporciona del final del complejo y de su transformación en Jarácuaro. En realidad, en esa fracción de trinchera (1x1), reducida todavía más por la presencia de un muro, es muy posible que, en 7 de los 13 niveles (del nivel 6 hasta la base del sondeo, 1.40 m de espesor), esté condensada casi toda la historia cerámica de la fase Loma Alta (1 705 tepalcates clasificados). Entre los 15 tepalcates encontrados en el nivel 13 sólo hay uno pintado (Tres Palos Rojo/Crema), y el único monocromo café presente tiene nuevamente ese aspecto antiguo mediocre ya evocado. El nivel 12, de pocos centímetros, carece de todo material. Del nivel 11 al nivel 9 inclusive, las diversas colecciones pertenecen claramente a la fase Loma Alta: incluyen en particular tricromos de los dos grupos, Agropecuaria y Tres Palos (los Tres Palos Tricromo alcanzan así una proporción máxima del 6.45% en el nivel 11). Todos esos tipos desaparecen en los niveles superiores, con excepción de un tepalcate Tres Palos Tricromo (nivel 1) y de un fragmento Agropecuaria Tricromo Negro Positivo (en el nivel 8). Paralelamente, pero a la inversa, los tepalcates incisos, rayados y acanalados del grupo Loma Alta, presentes únicamente a partir del nivel 10, no son numerosos ni en ese nivel ni en el 9.

13A partir del nivel 8, las proporciones entre los diferentes tipos de material cambian con brusquedad: los tepalcates Loma Alta Inciso, Rayado o Acanalado (Fig. 52cd) se vuelven mucho más abundantes (11.42%, 16.04% y 12.58% en los niveles 8, 7 y 6, respectivamente), mientras que la gama de los tipos pintados muestra una disminución considerable, en particular con la desaparición ya señalada de los tricromos, salvo los del tipo Tres Palos Rojo/Crema y Negativo. En este caso, por lo tanto, se acentúan las tendencias que percibíamos en la parte alta del sondeo S25, y es verosímil que constituyan la marca del final de la fase Loma Alta.

Interfase Jarácuaro (450-500 en la escala del radiocarbono a 550-600 d.C. en fechas calibradas. Fig. 1)

14El sondeo hecho en el sitio Mich.122 de la loma Jarácuaro representa un breve intervalo de tiempo entre la fase Loma Alta y el inicio de la fase Lupe. En el sondeo excavado en ese lugar (2x1), a falta de toda estratificación natural, establecimos seis niveles artificiales de 20 cm. La cerámica recolectada (1 667 tepalcates clasificados) es muy homogénea. Son varias las razones que nos llevan a atribuir a esas colecciones una función de transición.

  1. Los tipos pintados, característicos de Loma Alta, son casi inexistentes. En total, contamos cuatro tepalcates Tres Palos Rojo/Crema en el nivel 5, uno en el 4, uno en el 2 y tres en el nivel 1, dos Tres Palos Rojo/Crema y Negativo en el nivel 5, uno en el 2 y dos en el nivel 1.

  2. Los monocromos negruzcos y, sobre todo, cafés de pasta fina ocupan un lugar importante y más o menos constante en todos los niveles (aproximadamente el 20%, salvo en la capa superficial, donde son menos numerosos), pero los tratamientos de la superficie evolucionan de dos maneras: el color café adquiere tonos de gris y de amarillo verduzco (7.5 YR 5/4, 10 YR 5/4) y el pulido cubre menos superficie y es menos regular que en Loma Alta.

  3. Los incisos, rayados o acanalados, cuya proporción varía del 7.71% (en el nivel 2) al 11.44% (en el nivel 5), experimentan, en lo que concierne a su superficie, la misma evolución doble que los monocromos simples. En el caso de los motivos, encontramos todavía una mayoría de elementos Loma Alta, mientras que las innovaciones características de la fase Lupe sólo hacen una aparición discreta, en particular los frisos horizontales de volutas angulares que forman rectángulos o los que yuxtaponen triángulos encajados o llenos de rayas. El primer motivo no está presente en el nivel 5 (de 19 incisos) y sólo aparece, por ejemplo, dos veces entre 28 tepalcates en el nivel 2.

  4. Los tepalcates monocromos rojos, Ciénega Rojo y La Joya Rojo, representan juntos alrededor de una cuarta parte del material cerámico de todo el sondeo.

  5. De la totalidad de los 1 667 tepalcates clasificados, identificamos un solo ejemplar del tipo Lupe Cucharas.

Figura 52 - Complejo cerámico Loma Alta.

Fase y complejo Lupe (de 550 a 800 o de 600 a 850 d.C.)

15En las Lomas, parece ser más bien la primera parte de la fase Lupe la que está representada. En lo sucesivo, se confirma lo que nos permitía entrever el sondeo del sitio Mich.122: durante la fase Lupe, el uso de la decoración pintada se vuelve excepcional y la monocromía, la regla. Para ilustrar la evolución del material cerámico, podemos examinar el sondeo S21 del sitio Guadalupe-Mich.215, cuyo fondo, bajo los tres pisos que ocupan el nivel 4, podría datar todavía de la interfase Jarácuaro (véase la Fig. 16, Cap. IV); de esa excavación proviene un total de 1 738 tepalcates clasificados.

16En los niveles sellados por los pisos, todavía encontramos, entre 468 tepalcates, 20 Tres Palos Rojo/Crema; uno Tres Palos Rojo/Crema y Negativo; y uno Agropecuaria Blanco/Rojo (había otro Agropecuaria Blanco/Rojo en el nivel 4 y algunos rojo/crema cerca de la superficie, donde apareció incluso un Tres Palos Tricromo, ″probable contaminación″). En los mismos niveles profundos, de 50 tepalcates incisos, rayados o acanalados, solamente seis poseen el motivo del friso horizontal de volutas angulares y ocho están adornados con triángulos rayados. En cambio, arriba de los pisos que constituyen la principal ruptura estratigráfica local—, se produce un brusco cambio en la elección de los motivos, uno de los marcadores que sirven para identificar el complejo Lupe: en el nivel 4, de 26 tepalcates incisos, 16 tienen las volutas angulares y cuatro presentan triángulos (Fig. 54cd); en el nivel 3, de 37 tepalcates incisos, hay 26 y uno, respectivamente, con esas características. Las proporciones no cambian en los dos niveles superiores.

Figura 53 - Complejo cerámico Lupe, Mich.215. Recipientes hallados en la sepultura 1, estructura funeraria 1. Todos son del tipo Lupe Café Pulido, salvo 403-4 que es Lupe Café Rojo Pulido y salvo los cuatro recipientes con base anular que pertenecen al tipo Ciénega Rojo.

Figura 54 - Complejo cerámico Lupe.

17En el caso de los tepalcates monocromos de pasta fina (Figs. 53 y 54), se confirma igualmente el deslizamiento del tipo Loma Alta Pulido al tipo Lupe Pulido (de un pulido menos regular y de otro color). Las cucharas de mango más o menos plano, extremo estrechado, pasta fina y superficies naturales (Lupe Cucharas) forman también un tipo característico que se desarrolla en la fase Lupe. Pero en el sondeo S21 no son muy abundantes, como tampoco en la mayoría de las colecciones Lupe. Además de los tipos burdos, que pueden representar del 30 al 50% de cada colección, el último grupo importante del complejo Lupe de las Lomas es el de los monocromos rojos Ciénega Rojo y La Joya Rojo (Figs. 53 y 54). En consecuencia, uno de los fenómenos más espectaculares que se presentan en el paso de la fase Loma Alta a la fase Lupe es claramente el empobrecimiento del lenguaje cerámico.

CERAMICA, OTROS OBJETOS, COMPLEJO LOMA ALTA

18Patricia Carot

Figurillas

19Lo reducido de las muestras (67 fragmentos) y la diversidad de los estilos no nos permitieron establecer una tipología en esta etapa de la investigación (Carot, en preparación). Se trata de fragmentos de cabezas, tocados, torsos, piernas, brazos, etc., encontrados principalmente en las capas IV y V del sondeo S3 asociados a los depósitos funerarios (35 ejemplos) y en los rellenos de la zona funeraria (17 ejemplos en S14, S16, S15 y C24) (véase la Fig. 9). Todas fueron modeladas a mano y generalmente están realzadas con motivos aplicados (pastillaje). En su mayoría, las figurillas representan mujeres, generalmente de pie y desnudas.

1) Tocados y cabezas (Fig. 55)

20Tres ejemplares son de cabeza subrectangular aplastada (lo que significa una deformación tabular) y echada hacia atrás: la cabellera está representada mediante finas líneas incisas horizontales, paralelas, verticales u oblicuas, con o sin raya vertical central (Fig. 55a). Esos tocados son iguales a los de las figurillas del tipo 1 de Loma Santa María definido por Manzanilla (1984: 46-48; Fig. 26) y a los de las figurillas de Cuitzeo (Corona Núñez 1979: 18; Long 1974: 124). De manera general, las figurillas de ese tipo son frecuentes en el noreste de Michoacán y en el sur del estado de Guanajuato; se asemejan mucho, aunque su complejidad es menor, a las figurillas de Chupícuaro y ″[...] al parecer representan una fase tardía de la misma tradición [...]″ (Long 1974: 124). Por lo demás, es necesario señalar la existencia de un ejemplar en el que el tocado simula una tela, representada mediante finas líneas incisas entrecruzadas, que desciende hasta los hombros (Fig. 55b). En un solo caso, los ojos, la boca y la nariz están representados por profundas incisiones ovales (Fig. 55c).

21Un ejemplar pertenece al tipo H4, única prueba directa que hayamos encontrado en Loma Alta de la tradición Chupícuaro (Fig. 55d): el rostro es prognato y la nariz prominente; los ojos son pastillas aplicadas, ovaladas y con doble depresión; las cejas son salientes; y los adornos de oreja y el tocado están hechos de pequeños discos con depresión central (procedencia: S16 C, nivel 4).

Figura 55 - Complejo Loma Alta, Mich.66. Figurillas, tocados y cabezas.

Figura 56 - Complejo Loma Alta, Mich.66.
Figurillas, torsos, brazos y piernas.

2) Torsos, brazos y piernas (Fig. 56)

22Los brazos de las figurillas están pegados al cuerpo, con las manos adelante a la altura del pubis o replegadas sobre los senos, que aparecen más o menos bien marcados, redondos o puntiagudos (Fig. 56c); en un ejemplar, los brazos tienen tatuajes consistentes en una serie de pequeños puntos incisos (Fig. 56a). La espalda es larga y plana, los hombros redondeados, la cintura ligeramente delgada o ancha. Un ejemplar tiene el torso pintado con motivos rojos agrupados que simulan una tela (Fig. 56b) y otro tiene la cintura marcada con incisiones que simulan el cinturón de un probable ″corte″. La región púbica está marcada mediante una profunda incisión y las nalgas mediante un ligero abultamiento. Las piernas son delgadas o gruesas; rectas, en la mayoría, o dobladas (dos ejemplares) (Fig. 56e). Los pies son arqueados, y el arco en ellos aparece muy exagerado (Fig. 56ef). Dos fragmentos tienen pintura roja, rasgo que pertenece a las figurillas del tipo 1 de Manzanilla (1984: Fig. 26; véase también el material extraído de los rellenos de la Pirámide del Sol de Teotihuacán, Smith 1987: Fig. 57rs). Los pies pueden ser también afinados o pellizcados, con pintura roja (Fig. 56g), planos o no aparecer (muñones). Los fragmentos de brazo son raros y en general cortos; algunos son iguales a los encontrados en los rellenos de la Pirámide del Sol (Smith 1987: Fig. 57). Los dedos de los pies y de las manos están representados mediante incisiones paralelas. Los adornos de brazos y piernas, en fin, son raros (únicamente aparecen en dos ejemplares).

Figurilla zoomorfa (Fig. 57)

23Encontramos un solo ejemplar, difícil de identificar, que se asemeja mucho a algunos hallados en Chupícuaro (Porter 1956: Fig. 20).

Figura 58 - Complejo Loma Alta, Mich. 66. Adornos de cerámica, orejeras.

Figura 57 - Complejo Loma Alta, Mich.66. Figurilla zoomorfa.

Adornos de cerámica

1) Ornamentos de oreja (Fig. 58)

24Se trata de cuatro fragmentos procedentes, como las figurillas, de la zona funeraria (S3, Loma Alta). Dos son de forma tubular, con paredes cóncavas (Fig. 58ab): a) el decorado hecho con punzón sobre la superficie natural representa una serie de dobles círculos concéntricos en la periferia del disco; b) cerámica de tipo Agropecuaria Blanco/Rojo decorada con el motivo piramidal característico de la fase Loma Alta. Los otros dos fragmentos (Fig. 58cd) tienen la forma de un cilindro que se alarga para formar una base circular decorada con pequeñas cúpulas hechas con punzón o excisas (en forma de bobina). Todos provienen del ″relleno funerario″ y pertenecen a la fase Loma Alta antigua fechada del periodo preclásico superior.

2) Pendientes y plaquitas de arcilla

25Los dos pendientes son tepalcates labrados, con muescas laterales que probablemente sirvieron para suspenderlos (de 3.7 x 2.0 cm a 2.7 x 0.7 cm). Las dos plaquitas de arcilla son delgadas y tienen un decorado inciso exciso geométrico (2.5 x 2.8 x 0.5 cm).

3) Diversos

  • Tepalcates recortados o tejos (41 ejemplares). Es un artefacto muy diseminado y de usos diversos: pesos para red de pesca, fichas para juegos, pulidores, etc., y, en el caso de los tepalcates perforados, pesos o malacates para hilar. De nuestras muestras, 10 ejemplares con los bordes embotados pudieron haber servido como pulidores y solamente tres están perforados (diámetro: de 1.2 a 1.7 cm; espesor: de 0.2 a 1 cm).

  • Un ejemplar de tubo de pipa, fragmentado (diámetro: de 1.6 a 1.8 cm; proviene de T18, capa 2).

  • Un ejemplar de silbato; sólo se conserva el tubo (grueso: de 1.5 a 2.3 cm; proviene de T19, nivel 9).

  • Una cuenta negra de 1.4 cm de diámetro.

CERAMICA, OTROS OBJETOS, COMPLEJO LUPE

26Marie-France Fauvet-Berthelot

27Todos los objetos provienen de las excavaciones y de la superficie del sitio de Guadalupe, Mich.215.

Figurillas

28a) Cabeza humana modelada (foto 30a) procedente de C33, cuadro E4, nivel 3. La cabeza forma un rombo con ángulos redondeados, la frente es deprimida, la nariz aguileña. Los ojos almendrados, la boca y las ventanas de la nariz están marcados mediante excisión en la pasta suave. La cara posterior muestra la huella de un añadido de forma oval. La pasta es gris, con engobe blanco crema; bajo los ojos están pintadas con color café dos bandas oblicuas. Dimensiones: 5.2 x 6.5 cm; espesor: de 1.1 a 0.6 cm.

29b) Cabeza humana modelada (foto 30b) procedente de C33 CDE4. El rostro es triangular y la nuca bien marcada, cóncava. Los ojos almendrados están aplicados y presentan una doble cavidad. La nariz aguileña es prominente. La banda del tocado tiene incisiones oblicuas.

30Tiene un collar aplicado, dos pendientes anulares y queda un arete. La cerámica es beige, engobada con color café naranja. Dimensiones: 4.4 x 4.4 cm; espesor: de 1.6 a 1 cm.

31c) Fragmento de busto modelado (foto 30c) procedente de C33 CDE4, nivel 2-3, de la misma factura y con los mismos detalles que la cabeza humana descrita en el apartado anterior. En la espalda se observa un ligero relieve a la altura de los brazos. La pasta es beige, con engobe café rojo. Dimensiones: 4.3 x 6.2 cm; espesor: 2 cm.

32d) Fragmentos de brazos modelados: cuatro piezas procedentes de C33 K5, nivel 3, JK2-3, nivel 4, L5/L6, nivel 5, y DE4, nivel 2, respectivamente. Uno de ellos está decorado con una aplicación de pastillas incisas sobre el hombro; su cerámica es beige con engobe café rojo (4 x 1.2 x 1.6 cm). Los otros tres son ″choricitos″ redondos de pasta roja (entre 1.4 y 0.9 cm de diámetro).

33e) Cabeza humana moldeada (foto 30d), erosionada, procedente de la superficie de Guadalupe. La cara posterior es plana. El amplio tocado es ensanchado. Se observan ornamentos de oreja. La pasta es gris, de superficie beige. Dimensiones: 6 cm de altura, de 6.8 a 3.5 cm de ancho, de 2 a 1.2 cm de espesor.

34f) Busto de mujer (foto 30e) procedente de la superficie de Guadalupe. Una túnica ceñía probablemente el hombro. Los brazos están a lo largo del cuerpo. El fragmento, muy erosionado, es de pasta beige. Dimensiones: 4.5 cm de altura, 5.4 cm de ancho en los hombros y 4 cm en la base, 1.6 cm de espesor.

35g) Fragmento de figurilla zoomorfa hueca (Fig. 59a), de la cuadrícula L8 de la estructura funeraria EF1, nivel 5. Se trata de una cabeza de perro o de felino, hecha mediante modelado y aplicaciones. La pasta y la superficie son de color beige natural. El largo total es de 19.4 cm. Es probable que formase parte de un recipiente.

Foto 30 - Complejo Lupe, Mich.215: figurillas.

Tepalcates recortados

36Son tres piezas, una procedente de T31, una de T32 y una de C33 de la estructura funeraria EF1 M7, nivel 3. Los tepalcates son de pasta gris a negra, engobada con gris a café y pulida en el exterior. La forma es discoidal. Uno de los tres presenta un inicio de perforación central (el de T32). Miden de 3.6 a 5.5 cm de diámetro por 0.6 a 0.8 cm de espesor.

Adornos: pendientes

37Son dos piezas que provienen de C33, D5. Una es un fragmento de borde de apaxte, de pasta café engobada con una ranura meridiana, de dimensiones 3.3 cm de altura y 1.4 cm de espesor. La otra es un pendiente, fragmento de tepalcate recortado, trapezoidal, de pasta beige alisada, con dos escotaduras opuestas, de dimensiones 3 x 2.7 x 1.5 cm y 0.7 cm de espesor.

Adornos: cuenta

38Esta cuenta proviene de C33, nivel 7. La pasta es negra, la forma bitroncocónica, con un decorado inciso en algunas partes. Mide 2 cm de altura y 2.2 cm de diámetro máximo.

Figura 59 - Guadalupe, Mich.215, estructura funeraria, complejo Lupe, a) Figurilla zoo-morfa. b) Incensario con mango.

Malacates

39Se trata de tres piezas, dos procedentes de la estructura EF1 (Fig. 60) y una de las EF2. La decoración se hizo mediante incisión y excisión. Son de color gris (2) y negro (1), con acabado pulido (tipo Lupe Café Pulido). Miden de 2.1 a 4.8 cm de diámetro máximo y de 1.9 a 3.8 cm de altura.

Diversos

  1. Fragmento de borde de recipiente cilindrico con los restos de una perforación. Proviene de C33, estructura EF1, M7, nivel 3. La pasta es de color café y la superficie alisada. Mide 4.5 x 3 x 0.6 cm.

  2. Fragmento de borde de recipiente miniatura procedente de C33, EF2. La pasta es de color café y la superficie pulida. Mide 4 cm de diámetro y de 0.4 a 0.6 cm de espesor.

  3. Fragmento de placa con una perforación cilindrica. Proviene de T31 E8. La pasta es de color beige, dura, con la superficie muy pulida. Mide 5.6 x 2.4 x 0.6 cm; el diámetro de la perforación es de 0.85 cm. Existen placas perforadas muy semejantes en piedra pulida (véase más adelante).

  4. Fragmento de figurilla de T31 F. La cerámica es tosca, de color gris. Mide 4.7 cm de altura por 4.3 cm de diámetro.

  5. Fragmento semicilíndrico procedente de T31 E. La cerámica es tosca, de color gris. Mide 3.9 cm de altura y 4 cm de diámetro.

Figura 60 - Complejo Lupe. Malacates encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

CONCHA LABRADA DEL COMPLEJO LOMA ALTA (Fig. 61)

40Enriqueta Olguín y Oscar J. Polaco

41En total, fueron hallados 10 objetos y fragmentos en el ámbito de Loma Alta, todos en un contexto funerario (S3). Se trata de objetos de adorno, algunos de los cuales muestran huellas de cremación (Fig. 61d,e,f). El análisis taxonómico indica que un ejemplar pertenece a Agaronia cf. testacea (Fig. 61g) y otros dos a la madreperla Pinctada mazatlanica (Fig. 61b,c), ambas especies del oceano Pacífico. A continuación daremos, en el caso de cada pieza, la denominación (E. Olguín) y la identificación (O. J. Polaco).

NOTA: Los comentarios que acompañan a las figuras 62-65 y 67-69 se deben a la arqueóloga Enriqueta Olguín.

  1. Cuenta disco recto, Spondylus sp.

  2. Pendiente xenomorfo circular, Pinctada mazatlanica.

  3. Fragmento labrado, ¿aro?, Pinctada mazatlanica.

  4. d,e,f) Pendientes, cuentas, concha no identificable. Piezas pulidas y perforadas; la perforación de d es de tipo bicónico; la de e,f de tipo cónico (véase también A. Blanco 1987: 19).

  5. Pendiente automorfo gasterópodo, Agaronia cf. testacea.

  6. Pendiente xenomorfo triangular unilobular, concha no identificada; tiene una perforación completa y la huella de otras dos.

  7. Fragmento de pendiente automorfo gasterópodo, Conus sp.

42Debemos hacer notar también un fragmento de molusco de agua dulce, Andonta sp. que presenta una pequeña perforación (no está ilustrado; véase la sección ″Fauna en el medio ambiente de Loma Alta″, más adelante).

Figura 61 - Complejo Loma Alta, Mich.66. Concha: diversos objetos y fragmentos.

CONCHA LABRADA DEL COMPLEJO LUPE

43Enriqueta Olguín y Oscar J. Polaco

44Ochenta y ocho objetos del sitio de Guadalupe provienen de la estructura funeraria EF1; cuatro de la EF2; y solamente uno de otro sector del sitio (S34; véase la Fig. 39, Cap. V). En los comentarios a las ilustraciones, presentamos las fichas tipológicas de algunos de los objetos de concha recuperados de la estructura EF1. Elaboramos las ilustraciones con el particular interés de hacer destacar los detalles técnicos, más que los estéticos, resultantes del proceso de manufactura. Nos fue necesario definir los criterios de clasificación basándonos en trabajos anteriores (Olguín 1983; Suárez 1977), pero no abordamos aquí ese tema por falta de espacio. Lo mismo ocurre con la descripción del proceso de manufactura y con las interpretaciones funcionales, basadas en el medio ambiente arqueológico local y en comparaciones, aspectos que fueron abordados por Olguín (1987) y que serán publicados en un trabajo posterior (Olguín en preparación).

Trompetas (Fig. 62)

45Las dos piezas halladas proceden de la entrada de la estructura EF1, del lado oeste (en el cuadro M8). Su identificación taxonómica es la siguiente: Turbinella angulata (Fig. 62a) y Fasciolaria princeps (Fig. 62b). Este último ejemplar es la única concha de toda la colección de Mich.215 que no proviene del oceano Pacífico, sino del Atlántico; esta especie también ha sido encontrada en otros sitios del norte y el oeste de México, como Casas Grandes, Chihuahua y las tumbas de tiro del occidente.

Figura 62 - Complejo Lupe. Concha: trompetas encontradas en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Figura 62 - Complejo Lupe. Concha: trompetas encontradas en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Categoría: aerófonos/idiófonos.
Subcategoría: aerófonos (trompetas).
Familia: gasterópoda.
Tipo: sin labro.
421-32: Turbinella angulata; 421-33: Fasciolaria princeps.
Dos ejemplares de la colección (las trompetas 215-421-32 y 215-421-33) fueron identificados como instrumentos musicales. Dos cortes perpendiculares sirvieron para retirar el labro de cada valva.
En la trompeta 215-421-32, en vez de existir un corte horizontal respecto a la columela, hubo en esa dirección un desprendimiento de parte de la concha que probablemente se logró mediante percusión y que afectó así el hombro de la concha entre la sexta y la última protuberancia de la espira, región donde el espesor conquiolínico disminuye. Dado que el espesor de la concha aumenta, el desprendimiento por percusión se suspendió y se optó por practicar un corte, breve pero limpio; éste sigue una trayectoria inclinada la cual une el desprendimiento horizontal con el corte vertical que comienza en la última sutura y, que siguiendo una trayectoria recta, termina muy cerca de la base del caracol, sin afectar su canal. En ese mismo ejemplar puede apreciarse parte de la huella de otro corte vertical interpretada como un error inicial del corte vertical corregido posteriormente. La corrección se encuentra muy cerca de la base del gasterópodo. El desprendimiento horizontal presenta en su inicio una pequeña región muy pulida. La pieza en cuestión presenta una sola perforación cónica sobre la parte media del filo o borde dejado por el corte vertical, del que dista 5 mm. A punto de concluir la perforación se estrelló el poco material que faltaba por punzar, debido posiblemente a que se ejerció una presión indebida sobre el perforador.
La segunda pieza de la colección, la trompeta 215-421-33, presenta un corte horizontal sobre la última sutura. Tiene también un corte vertical afectado por una fractura considerable, que no alcanzó a dañar una pequeña perforación cónica situada a 4 mm del borde dejado por el corte y muy cerca de la última sutura. La rotura impide saber si había más perforaciones cerca del filo. Sobre el cuerpo de la pieza hay otras dos perforaciones diminutas, cercanas entre sí, cuyo origen es natural.

Cuentas y pendientes

46a) Cuentas cilindricas (Fig. 63) y de sección cuadrangular: 21 cuentas en la estructura EF1 y dos en la EF2. Hechas probablemente de caracoles Strombus.

47b) Pendientes trapezoidales prismáticos (Fig. 64): 10 ejemplares en la EF1 y uno en la EF2. Hechas probablemente de caracoles Strombus.

Figura 63 - Complejo Lupe. Concha: cuentas cilíndricas de la estructura funeraria EF1, de Guadalupe, Mich. 215.

Figura 63 - Complejo Lupe. Concha: cuentas cilíndricas de la estructura funeraria EF1, de Guadalupe, Mich. 215.

Categoría: cuentas.
Familia: cilindrica.
Tipo: recto.
Subtipo: unilobular.
Grupo: ″O″.
Cf. Strombus.
La familia cilindrica se deñne como la compuesta por piezas cuyo espesor es igual o mayor que la dimensión de su diámetro (Suárez 1977: 26). El tipo recto se caracteriza porque el espesor o las paredes de la pieza son rectos y fue dividido en subtipos (Olguín 1983: 113-114) atendiendo a la existencia de secciones o lóbulos producidos por muescas o esgrafiado, ejecutados sobre el espesor de la pieza, que de alguna manera afectan su silueta. Cada subtipo está definido por el número de secciones de las cuentas incluidas en él.
En el caso del material revisado, sólo se presentan cuentas unilobulares, es decir, con paredes o espesores lisos. Las cuentas incluidas en esta ficha fueron producidas mediante un corte recto, limpio y llano que siguió una trayectoria inclinada respecto al eje mayor de la cuenta, de manera que las caras presentan un bisel que caracteriza al grupo ″O″. Los grupos son formulados atendiendo al acabado dado a las caras o secciones o diámetros de las piezas. La perforación de las piezas incluidas es bicónica, perfectamente lograda. Además del tipo recto, el tipo amorfo se caracteriza porque algunas zonas de las paredes presentan deformaciones naturales propias de la parte de la concha que sirvió para manufacturar la pieza. En los ejemplares de la colección, las deformaciones son poco notables.

Figura 64 - Complejo Lupe. Concha: pendientes trapezoidales encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Figura 64 - Complejo Lupe. Concha: pendientes trapezoidales encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Categoría: pendientes.
Familia: xenomorfa.
Tipo: trapezoidal prismático.
Subtipo: unilobular.
Grupo: sin apéndice.
Cf. Strombus.
En esta ficha se incluyen pendientes con forma de prisma trapezoidal, de aristas netas y superficies llanas. Las piezas presentan, en todos los casos, perforaciones bicónicas realizadas sobre las superficies menores de cada objeto y en los extremos de una de las superficies mayores: aquella que tiene la forma de rectángulo más reducido en el prisma. Así, las perforaciones y el hilo de suspensión quedaban ocultos para el observador de la pieza.

48c) Pendientes Automorfos, Espira con una porción de Cuerpo (Fig. 65): 20 ejemplares en la EF1; su identificación taxonómica es Oliva porphyria, salvo una, que es Oliva incrassata.

49d) Pendientes Automorfos, Gasterópodos de Medio Caracol (Fig. 66): 18 pendientes en la EF1 y uno en S34; su identificación taxonómica es Oliva sp., pero la pieza de S34 es una Oliva incrassata; las piezas presentadas tienen de una a cuatro perforaciones en el cuerpo de la espira.

Figura 65 - Complejo Lupe. Concha: pendientes ″espira″, encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Figura 65 - Complejo Lupe. Concha: pendientes ″espira″, encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Categoría: pendientes.
Familia: automorfa.
Tipo: gasterópodo.
Subtipos: espira con una porción de cuerpo; espira.
Oliva porphyria.
Este tipo fue definido por Suárez (1977: 32) como aquel que conserva la forma natural del gasterópodo, ya sea total o parcialmente, y es reconocible a simple vista, dependiendo de las alteraciones parciales sufridas por la valva durante el proceso de manufactura. La misma autora formuló varios subtipos, a los que agregó uno más (Olguín 1983: 64), y ahora se integran los dos subtipos citados en el encabezado.
el subtipo ″espira con una porción de cuerpo″ está formado por ornamentos de concha consistentes en meras espiras de caracoles, con modificaciones que alteran poco o nada su aspecto natural en esa parte.
La confusión que puede surgir entre ese subtipo y los pendientes de tipo circular se salva atendiendo más a la conservación de las partes naturales en las piezas que a sus perforaciones céntricas o excéntricas, dado que la perforación central de una espira no implica de por sí el uso del ornamento como cuenta, pues pudo haber sido hecha con el fin práctico de retirar el ápex, evitando de esa manera que la pieza se estropeara al romperse éste accidentalmente. También pudo haber servido para coser la pieza a alguna tela y así lucir las suturas de la espira, que, por cierto, en el caso de los ejemplares de la colección fueron artificialmente profundizadas, utilizando quizá una herramienta puntiaguda.
las piezas del subtipo ″espira con una porción de cuerpo″ fueron obtenidas a partir de espiras completas, retiradas del cuerpo del gasterópodo mediante el corte de una pequeña parte del mismo (de entre 3 mm y 9 mm de ancho), la inmediatamente próxima a su unión con la espira.
Los ápices de estos ejemplares fueron desgastados hasta lograr un orificio de bordes llanos y bien pulidos. Además de esas horadaciones, no consideradas como criterios tipológicos, los ejemplares presentan otras perforaciones ubicadas en la periferia de cada ornamento, la mayoría de las veces sobre la porción del cuerpo del caracol y raramente sobre la última vuelta de la espira.
En el grupo de dos, figura un ejemplar que conserva polvo rojo (sulfuro de mercurio o cinabrio, según el análisis químico practicado por el químico Alfonso Cruz B., del Departamento de Prehistoria del inah).

Figura 66 - Complejo Lupe. Concha: pendientes de Oliva sp. encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Figura 66 - Complejo Lupe. Concha: pendientes de Oliva sp. encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Pulseras, aros (Figs. 67 y 68)

50Se obtuvieron seis ejemplares, tres de ellos asociados a los tres fémures alineados del elemento E14 de la estructura EF1. Los otros tres provienen también de EF1. La identificación taxonómica de 421-23 es Spondylus cf. princeps y de 421-24 y 421-25, Strombus galeatus. Las pulseras son similares a las encontradas en Casas Grandes, Chihuahua, y en Huejuquilla el Alto, Jalisco.

Figura 67 - Complejo Lupe. Concha: aros 24 y 25 encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Figura 67 - Complejo Lupe. Concha: aros 24 y 25 encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Categoría: aros.
Familia: gasterópoda.
Subfamilia: de cuerpo.
Tipo: con espiral.
Grupo: angosto.
Variante: técnicas de decoración.
Strombus galeatus.
Los dos ítems aquí presentados fueron decorados con motivos geométricos esgrafiados, algunos de los cuales sólo pueden ser observados con lupa debido a la erosión sufrida por los especímenes. Ambas figuras fueron hechas empleando una lupa. En los dos casos, los esgrafiados presentan diversas profundidades y anchuras que pueden ser identificadas con cortes y raspaduras, dependiendo de su intensidad y amplitud. Esto posiblemente indica la utilización de dos clases de herramientas. La estructura natural de la especie utilizada para manufacturar las piezas resultó ser técnicamente ventajosa para ese cometido, ya que cada valva presenta un enrollamiento que permite que, ejecutando dos cortes sobre ella, se desprenda la parte del manto en una zona del cuerpo del caracol comprendida entre la región de mayor diámetro y la espira. En esa zona, la última vuelta queda soldada a la penúltima, y por lo tanto, la sección obtenida presenta un borde circular; en cambio, una sección de cualquier otra parte del cuerpo resulta ser una espiral abierta (Suárez 1977: 46-47). Uno de los dos ejemplares tiene huellas de pigmento azul de origen orgánico mezclado con un material inorgánico, posiblemente una arcilla (¿o un contaminante?; análisis del químico Alfonso Cruz B.).

Figura 68 - Complejo Lupe. Concha: aro 23 de la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Figura 68 - Complejo Lupe. Concha: aro 23 de la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Categoría: aros.
Familia: pelecípoda.
Subfamilia: marginal con línea palial.
Tipo: sin umbo.
Subtipo: con huella de umbo.
Grupo: cortado en dos planos perpendiculares.
Spondylus cf.princeps.
Entre los materiales estudiados, hay un solo ejemplar (215-421-23) incluido en la subfamilia indicada. Es una pieza muy rústica; los cortes que definieron el diámetro interno de la pieza respetaron casi en su totalidad la línea palial; en consecuencia, las paredes del ornamento son muy inclinadas y su sección afecta la forma de triángulo obtusángulo. El umbo fue retirado realizando dos cortes perpendiculares como los ya descritos por Suárez (1977: 48). La huella del umbo quedó notablemente marcada. La parte interna de la valva conserva intactas la charnela y las márgenes del cuerpo. La cara externa no fue pulida. El ejemplar no presenta bisel y su sección es ancha-convexa.

Varios

  • Pieza grabada, zoomorfa (Fig. 69): de la EF1, de concha no identificada.

  • Aro, de la EF1 (L5L6), de concha no identificada. Diámetro: 1.8 cm; anchura: 0.8 cm.

  • Medio aro, de la EF2 (D4C4, nivel 8), de concha no identificada: perforaciones en los dos extremos. Diámetro externo: 3.5 cm; anchura: 2 cm; espesor: 0.5 cm; funcionalmente parecido a un medio aro de hueso, de dimensiones iguales, encontrado en Mich.122 (Porter 1956: Fig. 25d,e).

  • Fragmentos de concha recortada: nueve ejemplares de la EF1 (N6N7N8 L7L8 M6); Pinctada mazatlanica; cuatro, con perforaciones, son probablemente fragmentos de pectoral o collares, de 1.3 a 3 cm de anchura, de 7 a 11 cm de longitud conservada y de 1 a 9 mm de espesor; los otros son pequeños fragmentos, de menos de 4 cm de dimensión máxima, todos ellos encontrados en N7N8 con la pieza zoomorfa.

Figura 69 - Complejo Lupe. Concha: fragmento labrado zoomorfo de la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Figura 69 - Complejo Lupe. Concha: fragmento labrado zoomorfo de la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.

Se trata de una representación sumamente realista de una cara y cabeza de animal, posiblemente de perro. Tiene dos perforaciones cónicas que no traspasan el espesor de la pieza y están ubicadas en los lugares correspondientes a los ojos. El ejemplar está muy erosionado en uno de los lados (el izquierdo de la cara).

LA LITICA TALLADA DE LAS LOMAS

51Véronique Darras

52Con motivo de los trabajos efectuados en las Lomas, constituimos un corpus de material lítico a partir de los objetos recogidos en las excavaciones y en la superficie. Ese material nos proporcionó cierta información relativa a la economía de las poblaciones prehispánicas que ocuparon las lomas de la cuenca de Zacapu. Hay que señalar que la mayoría de ese corpus, que sea de la fase Loma Alta o bien de la fase Lupe, ha sido recogido dentro de rellenos. Así, se debe considerar el problema de homogeneidad de este material. Entonces, las interpretaciones que se proponen resultan del análisis formal de la colección sin que se pueda asegurar una relación directa con el sitio donde se halló.

53Sin embargo, de la fase Loma Alta a la fase Lupe, el material es bastante similar y parece indicar una constancia regional de las tradiciones líticas. Por lo general las pocas variantes observadas son de orden cuantitativo. Aquí, sólo haremos referencia a los aspectos significativos que se observaron cuando se hicieron los análisis del material, para los que se tomó en consideración fundamentalmente el material de las excavaciones.

La fase y el complejo Loma Alta

54La mayor parte del material lítico recogido en las excavaciones de Loma Alta proviene del complejo funerario y de sus extensiones cercanas (representadas por las unidades de excavación S3, S14 y S15, S16). De un total de 1 581 objetos de piedra encontrados en las excavaciones y fechados como pertenecientes a la fase Loma Alta, 1 214, esto es, el 76.8% del total, provienen de ese lugar. Esos vestigios provienen en gran parte del relleno del complejo funerario.

55La colección se compone de objetos de basalto o dacita (el 37.8%) y de obsidiana (el 62.2%). Entre ellos, las herramientas en general constituyen una proporción no despreciable de la colección (el 9.9%).

56El basalto y la dacita son de origen local y los yacimientos se encuentran en el malpaís de Zacapu. Las rocas llegaban en forma de bloques desbastados de su córtex o de lajas, y la presencia de núcleos y lascas indica la práctica de actividades de talla en ese sector de las Lomas, talla que se hacía mediante la percusión directa de la piedra, generalmente a partir de núcleos globulares de plataforma única. Para la fabricación de las herramientas de basalto o dacita (el 50.6% del total de las herramientas), fueron utilizados dos tipos de soportes: lascas de tamaño variable y lajas más o menos gruesas. Las herramientas sobre lasca son de elaboración muy fina y casi siempre presentan una morfología predeterminada. Entre esas herramientas predominan ampliamente los raspadores masivos circulares u ovalados. Las herramientas fabricadas sobre laja son características y abundantes y, si bien se trata en general de una industria bastante rudimentaria, las herramientas más elaboradas y significativas son los desbastadores. Entre estos últimos, los mejores especímenes provienen de la superficie, mientras que las excavaciones sólo proporcionaron fragmentos menos acondicionados.

57De acuerdo con el contexto en que fue encontrada la mayoría de las herramientas, éstas (fabricadas a partir de lajas o de lascas) fueron utilizadas probablemente para la explotación del medio natural tal como las actividades de recolección. La herramienta de lajas es mencionada por diversos autores (Lorenzo 1965; MacNeish et al. 1967; Oi 1976; Rodríguez 1988) y en ocasiones la consideran como herramienta agrícola; sin embargo, C. Niederberger (1987: 394-395) señala su importancia en sitios preteotihuacanos de la cuenca de México y su presencia en contextos funerarios. En Teotenango fueron encontrados artefactos de lajas en sepulturas femeninas en asociación entre otras cosas, con restos de fibras de maguey (Oi 1976: 66). Tal vez, entonces, una parte de las herramientas sobre laja encontradas en el complejo funerario de Loma Alta —en particular, las que se hallaron en S3, junto con las sepulturas— esté íntimamente relacionada con la vocación de ese sitio. ¿Es posible que esos artefactos fueran utilizados para cavar y despejar los espacios mortuorios y después dejados como ofrenda? Aunque también podría tratarse de herramientas con una función específica que pertenecieron a los difuntos y fueron depositadas cerca de sus despojos. En Terremote se encontraron objetos semejantes; después de hacer un análisis microscópico, M.C. Serra et al. (1987) plantean la hipótesis de que se usaban para desfibrar el maguey y también Evans sugiere esa posibilidad (1990: 122-123). Las características similares de los desbastadores encontrados en las Lomas del norte podrían indicar un uso semejante; no obstante, esos instrumentos también pudieron ser utilizados para el corte del tule (o de otras plantas herbáceas), abundantes en ese sector. El brillo del filo pudo haberse derivado del corte de las plantas a causa de una reacción fisicoquímica debida al sílice contenido en estas últimas (Mansur 1983).

58La obsidiana de la fase Loma Alta es muy poco característica. Como ya se mencionó, los objetos no se hallaron in situ y no se puede asegurar que las lascas-desecho y los instrumentos sobre lascas fueron fabricados, utilizados o traídos a propósito en el lugar mismo donde se recogieron. Sin embargo, algunos productos con función específica, tales como las navajas prismáticas, se presentan en asociación directa con las sepulturas.

59Así mismo, los resultados formales del análisis indican la existencia de una industria de lascas, que se llevaba a partir de núcleos de pequeño tamaño, de córtex rodado y de color gris, opaco o veteado. Sólo encontramos cuatro lascas de obsidiana verde translúcida (en los sondeos S3 y S15).

60Conforme a los primeros resultados del análisis geoquímico (Darras 1991a; Demant 1989; Joron, Demant, Darras 1990), parece que los yacimientos de origen son, en orden de prioridad, el del cerro Varal (Zináparo, Michoacán) y, después, los de Zinapécuaro. La presencia de algunas lascas de obsidiana gris mate (sondeo S2 ABCD, nivel 2), originaria del Cerro Prieto (Zináparo, Michoacán), es prueba igualmente de la utilización de esa fuente. La proporción media de lascas de descortezamiento (el 9.6%), la naturaleza de su córtex, las reducidas dimensiones de casi todas las lascas, así como el estado residual de todos los núcleos indican que los artesanos debían de trabajar pequeños nódulos rodados (procedentes de la superficie o de afloramientos), probablemente desbastados cerca del yacimiento y posteriormente explotados hasta su agotamiento. A pesar de que se hizo una explotación máxima de los núcleos, su diversidad morfológica, junto con la de las lascas, parece indicar que el desbastado se llevaba a cabo casi siempre con un mínimo de preparación y a partir de núcleos con varias plataformas de percusión sucesivas; sin embargo, la presencia de un núcleo globular con plataforma única y de cierta proporción de lascas alargadas con formas normalizadas revela la práctica, en ciertos casos, de un control predeterminado del desbaste.

61La herramienta sobre lasca de obsidiana es poco significativa. En general, se trata de herramientas improvisadas sobre lascas de filo adecuado y utilizadas para una tarea específica y única (corte lineal por presión, raspado, etc.). Sólo 29 artefactos (el 3.5% del total de los productos resultantes de la industria lasqueada) fueron realmente retocados, aunque no identificamos ningún tipo morfológico normalizado. Sólo los bordes fueron acondicionados sin ninguna modificación de la forma original del soporte. Se trata sobre todo de raederas laterales de siluetas diversas y de raspadores distales con borde funcional convexo o rectilíneo, también de formas variadas.

62Paralelamente a esa industria lasqueada, identificamos algunos vestigios líticos que dan pruebas de la existencia de una industria laminar. Se trata, para empezar, de numerosas navajas prismáticas de color verde translúcido asociadas al complejo funerario (Fig. 70be). Esas navajas, encontradas en su mayoría en estado virgen, fueron depositadas como ofrenda en las sepulturas. La ausencia de productos de preparación indica que fueron importadas tal como las encontramos (sólo se encontró un fragmento irregular de navaja de preparación de obsidiana verde en S3). Aunque no podemos determinar el lugar de fabricación de esas navajas, sabemos que la obsidiana en bruto es originaria del yacimiento del cerro de Las Navajas, cercano a Pachuca, Hidalgo.

63Las navajas prismáticas de obsidiana gris, menos abundantes, se concentran en las unidades de excavación de la zona no funeraria de Loma Alta (T17 y T18). En general, los ejemplares de ese grupo fueron retocados o simplemente utilizados (cuchillos, raederas, perforadores). Muchas de esas navajas poseen córtex en una de sus caras; se trata, en algunos casos, de los primeros productos las-queados por presión sobre núcleos configurados previamente, pero que mantuvieron una parte de su córtex. A pesar de la ausencia de núcleos prismáticos y de otros vestigios característicos de la preparación de los núcleos de navajas prismáticas (navajas con cresta, por ejemplo), la identificación que hicimos en el complejo funerario de algunos productos laminares de preparación (fragmentos de grandes navajas y de navajas obtenidas por percusión, con talones lisos, navajas cortas e irregulares) podría indicar la práctica, en otros espacios funcionales de las Lomas o de sus alrededores, de una industria laminar por presión a partir de núcleos de obsidiana gris translúcida. En la laguna de Zacapu fue encontrada una gran navaja de obsidiana gris (17.4 x 5.9 x 0.9 cm) con restos de córtex y un talón cortical, pero sin duda alguna proviene de los talleres de talla de los yacimientos de Zináparo o de Zinapécuaro.

64El complejo Loma Alta incluye también productos bifaciales; desafortunadamente por lo general son fragmentos muy burdos y poco significativos. En efecto, las pocas puntas clasificables se asemejan a tipos que se encuentran sin interrupción desde el Preclásico hasta el Postclásico. Señalemos, no obstante, la utilización de la obsidiana del Cerro Prieto (Zináparo, Michoacán) para la fabricación de una pequeña punta de flecha triangular; es una manifestación aislada, pero que en el Postclásico volverá a aparecer en varias ocasiones en la región de Zacapu.

La interfase Jarácuaro

65El material lítico fechado como perteneciente a esta interfase es poco abundante y concuerda perfectamente con las tradiciones líticas de la fase Loma Alta. Con todo, conviene señalar la alta proporción de los desbastadores (16 ejemplares), elaborados a partir de lajas de dacita y de morfología estandardizada. Los especímenes más finamente elaborados, de forma rectangular o de cuarto de luna creciente, fueron encontrados en los sitios pertenecientes a esta interfase.

La fase Lupe

66El material lítico tallado de la fase Lupe proviene principalmente del sitio 215, donde sólo encontramos 378 productos. Recordemos asimismo que el sondeo SI, efectuado en el sitio de Loma Alta y fechado como perteneciente al inicio del complejo Lupe, proporcionó 75 productos. La naturaleza del material revela una continuidad de las tradiciones líticas, por lo que insistiremos en las pocas particularidades que distinguen a las industrias de la época.

67El sitio de Guadalupe proporcionó sobre todo desechos de talla (el 64.3%), pero la herramienta también representa una alta proporción del total (el 22.2%); las navajas de obsidiana, en cambio, sólo constituyen el 4.8% del total encontrado. Los ocupantes de esa fase utilizaron primordialmente el basalto, la dacita y la obsidiana, aunque también la calcedonia, para la fabricación de sus productos bifaciales.

68El material de basalto y dacita es a todas luces el más abundante; se trata sobre todo de lascas-desecho (el 53.5%), mientras que los instrumentos fabricados con esas rocas constituyen el 80.9% del total de la herramienta. Como sus predecesores, los talladores desbastaban de manera racional los núcleos, a partir de una plataforma única o de dos plataformas opuestas. Entre la herramienta, distinguimos el predominio de raspadores masivos circulares u ovales y la persistencia de la fabricación de instrumentos sobre laja. Los desbastadores, que aparecen en menor número que en las fases anteriores (aunque la colección de desbastadores es muy reducida como para que podamos sacar conclusiones firmes), siguen presentando las mismas características morfológicas.

69Conforme a los primeros resultados de los análisis geoquímicos, la obsidiana de la fase Lupe parece ser también originaria del cerro Varal (Zináparo, Michoacán), de Zinapécuaro (Michoacán) y del cerro de Las Navajas (Hidalgo).

70Los productos de la industria lasqueada fueron elaborados primordialmente con obsidiana gris; pero hay casos excepcionales de obsidiana verde translúcida: en el sondeo S1 de Loma Alta, encontramos un núcleo residual de lasca y una lasca-desecho en ese tipo de obsidiana.

71Desde el punto de vista de la tecnología, las características generales del material son idénticas a las del material lítico de la fase Loma Alta. Las dimensiones reducidas de los productos de la talla y la baja proporción de las lascas de descortezamiento parecen indicar una talla hasta su agotamiento, por percusión, de pequeños nódulos en parte desbastados de su córtex, seguramente en otra parte. Unos cuantos núcleos pequeños, alargados y de técnica bipolar revelan una explotación máxima de la materia prima. La envoltura cortical, visible en las lascas de descortezamiento, es a menudo rugosa y proviene probablemente de nódulos rodados, recogidos en la superficie o en afloramientos. Sin embargo, debemos mencionar que en la superficie de los loci 26 y 28 recogimos dos bloques de obsidiana sin desbastar y con un peso de más de 1.5kg. Las pocas herramientas de obsidiana son poco características; cada lasca que presentaba una morfología adecuada para el uso que se quería hacer de ella servía de soporte para la fabricación de una herramienta.

72A pesar de la existencia de algunas navajas bastante irregulares y de tamaño más importante, nada indica la práctica de una industria laminar por presión en el lugar o en los alrededores; probablemente las navajas prismáticas eran fabricadas en otra parte. Por lo demás, al contrario de lo que se observa en el sitio de Loma Alta es necesario insistir en lo reducido de su número, en el predominio de la obsidiana gris en su fabricación y en la importante proporción de productos retocados y/o utilizados como raederas, perforadores o puntas.

73Las otras diferencias notables que fue posible distinguir con respecto a la fase precedente se relacionan sobre todo con los 19 productos bifaciales asociados con las sepulturas. Mientras que las navajas prismáticas de obsidiana verde translúcida aparecen como las principales ofrendas depositadas en las sepulturas de Loma Alta, los ocupantes de la fase Lupe prefirieron depositar, entre otras cosas, puntas de flechas y cuchillos bifaciales de morfología diversa. Contrariamente al material de Loma Alta, los productos bifaciales de la fase Lupe son de una fina elaboración y los materiales utilizados son variados. Quizá el aspecto más singular sea la existencia de puntas de flecha de basalto, triangulares o pedunculadas, fabricadas finamente por percusión sobre lasca mediante retoques de acabado en los bordes. Asimismo, debemos señalar la presencia de un fragmento de cuchillo bifacial de obsidiana verde turquesa opaca cuyo origen es aún desconocido. La calcedonia, en fin, utilizada para la fabricación de algunas puntas de flecha y cuchillos bifaciales, proviene probablemente del estado de Guanajuato o del de Querétaro. Dado que en los sitios de la fase Lupe no se encontró ningún desecho de calcedonia, ya fuese de talla o de preparación bifacial, deducimos que esos productos fueron fabricados en otro lugar.

LA INDUSTRIA TALLADA DE LOMA ALTA (MICH.66)

74Véronique Darras

75El material lítico procedente de las excavaciones del sitio de Loma Alta alcanza un total de 1 656 piezas.

76Para facilitar el manejo de los datos, reunimos los 12 sectores principales de excavaciones en tres grupos que representan áreas espaciales o funcionales particulares:

  • S3, S14, S15 y S16 que corresponden a las sepulturas y a las extensiones próximas.

  • S19 y C24 que corresponden a las extensiones un poco más alejadas.

  • S25, T17, T18, T26, S1 y S2 que corresponden a otros sondeos más alejados; el sondeo S1 proporcionó material del comienzo de la fase Lupe.

77El detalle del número y la naturaleza de los objetos encontrados por sector de excavaciones lo presentamos en el cuadro 6.

I. La litica tallada de S3, S14, S15 y S16 (Loma Alta)

I.1. La industria lasqueada

I.1.1. LOS NUCLEOS

78Identificamos 28 núcleos: seis de basalto y 22 de obsidiana gris; 24 de ellos fueron encontrados en S3. De los 22 núcleos de obsidiana, 19 están completos; estos últimos se encuentran agotados (15 ejemplares) y presentan una silueta irregular con varias plataformas de percusión (16 ejemplares) o con dos plataformas de percusión opuestas (un caso). Uno sólo de los núcleos es globular y tiene una plataforma de percusión. Sus dimensiones son reducidas: 15 tienen un diámetro medio inferior a 3 cm y sólo cuatro tienen un diámetro medio comprendido entre 4 y 5 cm. Los fragmentos son de morfología diversa. Los seis núcleos de basalto presentan una mayor homogeneidad en su forma, y sus dimensiones son mayores; todos tienen una silueta globular con una o dos plataformas de percusión y su altura es superior a los 5 cm. Los dos núcleos más grandes tienen una altura comprendida entre 8 y 9 cm.

I.1.2. LAS LASCAS

79Se trata de 905 productos: 516 de obsidiana (57%), 387 de basalto o dacita (42.8%) y dos de calcedonia. Las lascas de obsidiana fueron encontradas en el siguiente estado: 370 lascas completas, 22 fragmentos proximales, 68 fragmentos medios y 56 fragmentos distales.

80Con excepción de cuatro lascas de obsidiana verde translúcida (tres procedentes de S3 y una de S15), todas las demás son de obsidiana gris veteada u opaca; 38 de ellas son lascas de descortezamiento y 28 presentan las particularidades de las lascas de preparación bifacial. Las lascas restantes corresponden a la mera explotación del núcleo y tienen talones bien definidos, lisos o corticales; 238 lascas tienen una silueta alargada (el 46.1%), mientras que 84 muestran una anchura superior a la longitud (l/L > 1.1). No se observó ninguna constante significativa en las formas geométricas. En la mayoría de los casos, se trata de lascas de pequeño tamaño: 134 tienen una longitud comprendida entre 1 y 2 cm (36.2%) y 145, entre 2 y 3 cm (39.2% de las lascas completas).

Cuadro 6 - Distribución del material lítico tallado encontrado en Loma Alta (Mich.66).

81Las lascas de basalto fueron recogidas en el siguiente estado: 285 completas y 45 fragmentos proximales y 57 distales.

  • 72 de ellas son lascas de descortezamiento y ocho provienen de un trabajo de preparación bifacial.

  • 139 de las lascas presentan una silueta alargada y 99 son más anchas que largas. Las dimensiones son mayores que en el caso de las lascas de obsidiana: 94 tienen una longitud comprendida entre 3 y 4 cm (33%) y 100 tienen más de 4 cm (35.1%).

I.1.3. LA HERRAMIENTA

82En las excavaciones encontramos un total de 105 artefactos, 56 de basalto, andesita o dacita y 49 de obsidiana.

I.1.3.1. LA HERRAMIENTA DE ROCA BASICA

83Los artefactos de basalto, andesita o dacita fueron elaborados a partir de lascas (35 casos) o de lajas (21 casos).

84I.1.3.1.1. la herramienta elaborada sobre lasca presenta las siguientes características: 19 están completas y todas muestran retoques, laterales, en la mayoría de los casos (18), o distales (4 casos). A excepción de los raspadores, de siluetas uniformes, se trata de artefactos de formas muy diversas.

85Encontramos cuatro raspadores de forma circular con retoques periféricos, invadientes y escalariformes. Su ángulo de ataque varía entre 70° y 80°. Tres de ellos tienen un diámetro de aproximadamente 5 cm; el tercero mide 6.5 cm. En la cara interna, se observa un ligero pulido, lo que indica un desgaste por roce; 13 raspadores tienen forma ovalada y muestran retoques distales. Su borde funcional es convexo. Presentan los siguientes módulos medios: L = 5.2 cm; l = 3.5 cm; esp. = 2.8 cm. El ángulo de ataque medio es de 70°.

86Los otros artefactos son raederas (8 ejemplares), cuchillos (2 ejemplares) y herramientas múltiples (8 ejemplares).

1.1.3.1.2. LA HERRAMIENTA ELABORADA SOBRE LAJA.

87Las herramientas de este tipo, bastante rudimentarias, fueron elaboradas a partir de fragmentos de lajas de basalto (seis de ellas corticales). Se trata de fragmentos de pequeñas dimensiones (seis tienen una longitud comprendida entre 4 y 5 cm, tres entre 5 y 6 cm y cuatro entre 6 y 7 cm; los anchos son similares) y muy gruesos (la mayoría tiene un espesor que oscila entre 1 y 1.5 cm). Los retoques marginales afectan en general a un solo borde, lo que crea un ángulo bastante agudo. El borde funcional de esos artefactos es en general rectilíneo. La morfología de cuatro de los instrumentos permitió su clasificación como fragmentos de desbastadores.

I.1.3.2. LA HERRAMIENTA DE OBSIDIANA

88De todo el conjunto de artefactos elaborados sobre lascas de obsidiana, sólo 22 de ellos presentan retoques voluntarios, mientras que los 27 restantes son lascas que muestran huellas continuas debidas al uso; 21 de las lascas retocadas provienen de S3 y una de S16.

89Entre las lascas retocadas no identificamos ningún tipo determinado; los retoques que presentan son sobre todo laterales, en el anverso (10 casos) o el reverso (11 casos), o distales (6 casos) (Fig. 70f). Esos retoques son marginales (18 casos), escamosos (17 casos) o paralelos (4 casos); 15 de los artefactos tienen una silueta más o menos ovalada; la gama de longitudes que cuenta con más ejemplares es la de los valores que van de 3 a 4 cm (7 casos), seguida de la que va de 5 a 6 cm (6 casos). Cerca de la mitad de esas lascas retocadas son alargadas (14 casos). De acuerdo con el lugar donde fueron encontradas y con la forma del borde funcional, con la ubicación de las huellas de desgaste y con el ángulo de ataque, el uso más probable de esas lascas fue quizá la raedura (10 casos), el raspado (7 casos) y el corte lineal por presión (3 casos).

90Las 27 lascas-desecho con huellas de uso son de pequeño tamaño (26 tienen una longitud inferior a 4 cm) y muestran ángulos de ataque en el plano de las partes funcionales a menudo agudos (19 tienen un ángulo de ataque inferior a 40°). Probablemente fueron utilizadas para la raedura (12 casos), el corte lineal por presión (13 casos) o como perforadores (2 casos).

I.2. La industria laminar

I.2.1. LAS LASCAS LAMINARES DE PREPARACION (Fig. 70h)

91Encontramos 54 lascas, 23 de ellas completas; su silueta es alargada (la relación l/L está comprendida entre 0.3 y 0.5) y tienen una o dos nervaduras longitudinales y más o menos paralelas; seis ejemplares poseen córtex sobre la cara superior. Se trata de lascas laminares de pequeño tamaño y delgadas: ocho tienen una longitud comprendida entre 3 y 4 cm; 10, entre 4 y 5 cm; y cinco entre 5 y 6 cm. La anchura varia entre 1 y 2 cm (17 casos); y entre 2 y 3 cm. Los talones están bien definidos y son lisos, con pocas huellas de preparación en la cornisa.

I.2.2. LAS NAVAJAS

92Recogimos nueve fragmentos de navajas irregulares y de gran tamaño; una de ellas es de obsidiana verde y proviene de S3. Se trata de cuatro fragmentos proximales, un fragmento medio y cuatro fragmentos distales. Sus longitudes varían entre 2 y 3 cm (4 ejemplares) y entre 1.5 y 2 cm (5 ejemplares). Son navajas bastante gruesas: cuatro de ellas tienen un espesor superior a 0.75 cm. Los talones que es posible apreciar son de gran tamaño y lisos y muestran huellas de abrasión en la cornisa; cinco navajas se encuentran en estado virgen, dos muestran huellas de utilización en los costados y dos fueron retocadas lateralmente (entre ellas el ejemplar de obsidiana verde) (Fig. 70g).

I.2.3. LAS NAVAJAS PRISMATICAS

93De los 111 fragmentos de navajas prismáticas recogidos en el conjunto del sitio Loma Alta, 92 provienen de las cuatro unidades de excavación aquí consideradas (el 82.9%), 67 de ellas exclusivamente de S3 (lo cual representa el 72.8% del total de las cuatro unidades y el 60.3% del total de navajas) (Fig. 70bc). De esas 92 navajas, 85 fueron fabricadas en obsidiana verde translúcida (92.4%) y siete en obsidiana gris veteada, translúcida u opaca. La concentración más alta de navajas verdes fue encontrada en S3 (64 productos, que constituyen el 75.3% del total de navajas verdes y el 95.5% de las navajas encontradas en S3).

94La naturaleza de los fragmentos es la siguiente: 23 fragmentos proximales, 61 medios y ocho distales. Los talones que es posible observar en las partes proximales son pequeños, pero bien definidos, y muestran abrasión. No observamos ninguna constante en las longitudes de los fragmentos, pero las anchuras se sitúan, en 72 casos, entre 1 y 1.5 cm. Se trata de productos muy regulares, muy delgados (espesor medio: 0.3 cm) y de sección sobre todo trapezoidal (79 casos). Más del 70.6% (65 ejemplares) de esas navajas se encuentra en estado virgen; 26 ejemplares (el 28.3%) presentan microlascas continuas en los bordes, lo que indica probablemente un uso específico (corte por presión) (Fig. 70de) y uno (procedente de S3) muestra retoques deliberados que afectan de manera continua todo un borde; esta última fue clasificada como raedera lateral sobre navaja.

I.3. Las piezas bifaciales

95En las excavaciones de S3 y S14 encontramos 21 productos bifaciales; en los otros sectores, S15 y S16, no encontramos ninguno de esos productos. No fue posible clasificar 16 de los fragmentos; los otros cinco pertenecen a puntas de flecha cuya morfología se presenta también en la cuenca de México, en el estado de Puebla y en el norte del país, desde las épocas precerámicas hasta el Post-clásico.

96Las dos primeras puntas (procedentes de 513.E2 y S3 SFER, nivel 7) son de forma foliácea y fueron hechas de obsidiana gris veteada. Son de pequeño tamaño (3.3 x 1.3 x 0.6 cm y - x 1.3 x 0.7 cm, respectivamente). Los bordes son convexos y convergen en los extremos. El ejemplar completo fue elaborado a partir de una navaja y los retoques sólo invaden una parte del cuerpo. En los dos casos, los retoques de acabado son continuos, paralelos y rasantes.

97La tercera punta, elaborada con obsidiana del Cerro Prieto, es de forma triangular (proviene de S3 SFER, nivel 9). Se trata de un fragmento basal. Los bordes son rectoconvexos y la base rectocóncava. El ancho máximo (en el plano de la base) es de 1.8 cm y el grueso es de 0.6 cm. Esa punta no debió de medir más de 2.7 cm de largo.

98La cuarta punta es completa, de forma pedunculada y fue elaborada con obsidiana gris veteada (proviene de S14 A, nivel 4). Es de pequeño tamaño (2.4 x 1.4 x 0.4 cm) y posee un pedúnculo divergente, corto y ancho (0.7 x 1.2 cm). Los bordes son rectilíneos y la base rectocóncava; las aletas son perpendiculares al eje de la pieza. El ángulo de penetración es de 50°. Los retoques del cuerpo son cubrientes y los de acabado son marginales, continuos y subparalelos.

99El último espécimen identificable (procedente de S3) era pedunculado (falta el pedúnculo y una parte del cuerpo) y fue hecho con obsidiana verde translúcida. La pieza debía de medir aproximadamente 3.5 cm de longitud. Los bordes son rectilíneos y las aletas perpendiculares al cuerpo de la pieza. El trabajo bifacial es parcial en una de las caras, pues todavía se observa la cara ventral de la lasca. Los retoques de acabado son rasantes y paralelos.

Figura 70 - Obsidiana. Guadalupe, Mich.215 y Loma Alta, Mich. 66.

Figura 70 - Obsidiana. Guadalupe, Mich.215 y Loma Alta, Mich. 66.

a) Complejo Lupe. Navaja prismática en obsidiana gris translúcida, b-h) Complejo Loma Alta. b,c,d) Navajas prismáticas en obsidiana verde translúcida. e) Cuchillo-punzón sobre navaja prismática en obsidiana verde. f) Raspador distal lateral sobre lasca de obsidiana. g) Raedera sobre navaja. h) Lasca laminar en obsidiana gris.

II. El material lítico labrado de S19 y C24 (Loma Alta)

II.1. La industria lasqueada

II.1.1. LOS NUCLEOS

100En los sectores S19 y C24 encontramos un total de tres núcleos:

  • Uno de basalto, encontrado en S19 (BCD, nivel 8), de forma globular, con una sola plataforma de percusión y con altura entre 4 y 5 cm.

  • Dos de obsidiana, encontrados uno en S19 (nivel 3) y el otro en C24 (AB, nivel 7), en estado residual; su forma es irregular, presentan varias plataformas de percusión y tienen un diámetro que oscila entre 2 y 3 cm.

II.1.2. LAS LASCAS-DESECHO

101En esos sondeos recogimos 100 lascas-desecho, 47 de ellas de basalto y 53 de obsidiana. Las lascas de basalto fueron encontradas en el estado siguiente: 28 completas, siete fragmentos proximales y 12 fragmentos medios; 11 de ellas son lascas de descortezamiento. Proporcionalmente, se trata de lascas de mayor tamaño que las de obsidiana (longitud media: 3.5 cm). Las lascas de obsidiana (19 procedentes de S19 y 34 de C24) se encuentran en el siguiente estado: 41 completas, un fragmento proximal y 11 fragmentos distales; seis son lascas de descortezamiento y el resto corresponde a la talla plena. Más de la mitad (29 ejemplares) presenta un alargamiento muy marcado. Se trata de lascas de pequeño tamaño (29 de las lascas completas tienen una longitud inferior a 3 cm).

II.1.3. LA HERRAMIENTA

102Los artefactos encontrados en los sondeos mencionados fueron 24, 12 de basalto y 12 de obsidiana. Cuatro de las herramientas de basalto son raspadores (uno circular y tres ovalados) y los otros son raederas de lasca. Las herramientas de obsidiana son lascas que muestran huellas de desgaste intenso en uno de los bordes, sin retoques deliberados.

II.2. La industria laminar

II.2.1 LAS NAVAJAS PRISMATICAS

103En el sondeo C24 encontramos un fragmento medio y uno proximal, ambos de obsidiana verde; en S19, encontramos un fragmento medio de obsidiana verde con córtex y un fragmento medio de obsidiana gris, también con córtex.

104Se trata de fragmentos cortos (entre 2 y 3 cm de longitud) y bastante anchos (2 cm); tres son de sección trapezoidal y uno de sección triangular. La navaja gris fue utilizada y uno de los ejemplares de C24 fue retocado lateralmente.

II.3. Las piezas bifaciales

105En S19 (A, nivel 9) encontramos un pequeño fragmento bifacial de obsidiana gris que no pudo ser clasificado.

III. El material lítico tallado de T17, T18, T26, S25, S1 y S2 (Loma Alta)

III.1. La industria lasqueada

III.l.l. LOS NUCLEOS

106En esos sectores recogimos ocho núcleos: tres procedentes de las unidades de excavación T17, T18 y T26, y cinco procedentes de S1. Cuatro de ellos son de basalto, globulares y con una plataforma de percusión, y cuatro de obsidiana (procedentes de S1), agotados, de forma irregular y con varias plataformas de percusión; uno de estos últimos es de obsidiana verde.

III.1.2. LAS LASCAS-DESECHO

107En total recogimos 222 lascas-desecho: 117 de obsidiana y 105 de basalto. Encontramos las lascas de obsidiana en el siguiente estado: 74 completas, cinco fragmentos proximales, 19 fragmentos medios y 19 fragmentos distales. Entre ellas hay una lasca-desecho de obsidiana verde (encontrada en S1) y dos procedentes del yacimiento del Cerro Prieto (Zináparo, Michoacán). Los otros productos son de obsidiana gris, veteada u opaca; cinco de ellos son lascas de descortezamiento y los otros corresponden a la talla plena. Son lascas de pequeñas dimensiones (50 tienen una longitud comprendida entre 2 y 3 cm) y de morfologías diversas.

108Las lascas de basalto fueron encontradas en el estado siguiente: 80 completas, ocho fragmentos proximales, 15 fragmentos medios y dos fragmentos distales; 21 de ellas son lascas de descortezamiento. Se trata de lascas de tamaño medio (longitud media: entre 3 y 4 cm).

III.1.3. LA HERRAMIENTA

109Fueron recogidos 50 artefactos, 19 de basalto y 31 de obsidiana.

III.1.3.1. LAS HERRAMIENTAS DE BASALTO

110Quince ejemplares fueron elaborados con las lascas y cuatro a partir de losas. Los artefactos de lasca están constituidos por:

  • 3 raspadores semiovalados (longitud media: de 4 a 5 cm)

  • 1 raspador circular (diámetro medio: 5.6 cm)

  • 2 raspadores trapezoidales

  • 7 raederas laterales o distales y

  • 2 artefactos múltiples.

111La herramienta sobre laja comprende una sierra e instrumentos fragmentados con retoques discontinuos en uno de los lados.

III.1.3.2. LAS HERRAMIENTAS DE OBSIDIANA

112Sólo seis lascas de obsidiana muestran retoques deliberados. Encontramos dos raspadores distales y cuatro raederas laterales. Las 25 lascas restantes son herramientas improvisadas que tienen huellas de desgaste intenso en uno de los bordes. Probablemente fueron utilizados para raer.

III.2. La industria laminar

III.2.1. LAS NAVAJAS PRISMATICAS

113Recogimos 15 fragmentos de navajas prismáticas, tres de ellos de obsidiana verde. Se trata de cuatro fragmentos proximales, ocho medios y tres distales. Los fragmentos de obsidiana gris son de factura irregular y de sección múltiple; dos poseen córtex. Los talones, de muy pequeño tamaño, muestran abrasión. Se trata de pequeños fragmentos (entre 2 y 3 cm de longitud) de una anchura comprendida entre 1 y 1.5 cm. Los ejemplares de obsidiana verde (dos provienen de S25 y uno de S1) tienen una sección trapezoidal. Son muy delgados (0.3 cm) y de una anchura entre 1 y 1.5 cm.

114Diez navajas se encuentran en estado virgen, dos están retocadas (una de ellas es verde) y tres fueron simplemente utilizadas. Los retoques afectan uno de los bordes y son continuos, marginales y paralelos. Las huellas de uso están situadas en el mismo lugar.

III.3. Las piezas bifaciales

115Encontramos 12 fragmentos bifaciales, tres de ellos identificables.

  • El primero pertenece al grupo de formas pedunculadas. Se trata de un fragmento basal de una punta de flecha (procedente de S25, nivel 13) elaborada en obsidiana verde. Es una preforma burda. El pedúnculo es corto, divergente, con una base convexa y tiene aletas perpendiculares al eje de la pieza (l: 2.6 cm; esp.: 0.7 cm). Los retoques son cubrientes, irregulares y rasantes.

  • La segunda punta (procedente de S2 ABCD, nivel 2) es de obsidiana gris veteada. Fue preparada a partir de una navaja y tiene una forma foliácea angosta. Es un esbozo (4.4 x 1.5 x 0.6 cm) y sus bordes son convexos y convergen en los extremos. Los retoques son invadientes, de paralelas irregulares y dejan una parte del anverso visible.

  • La última punta (procedente de S1 AB, nivel 5) es de obsidiana gris veteada. Se trata de un fragmento de la base (- x 1.3 x 0.3 cm) de una pequeña punta triangular; la base y los bordes son rectilíneos. Los retoques van de marginales a invadientes, rasantes y continuos.

LA INDUSTRIA TALLADA DE GUADALUPE (MICH.215)

116Véronique Darras

117El total de la industria lítica que encontramos en el sitio de Guadalupe se eleva a 377 objetos, los cuales se distribuyen de la siguiente manera:

  • 1 percutor de basalto

  • 11 núcleos

  • 243 lascas-desecho

  • 19 productos laminares

  • 84 herramientas de lascas o lajas y

  • 19 productos bifaciales y puntas.

I. La industria lasqueada

I.1. Los núcleos

118Encontramos un total de 11 núcleos, uno de basalto y 10 de obsidiana.

119El ejemplar de basalto está completo (sus dimensiones son: entre 6 y 7 cm de altura y 5 cm de diámetro), es de forma globular y tiene dos plataformas de percusión opuestas y lisas.

120Los núcleos de obsidiana están agotados y provienen de una industria lasqueada. Son de forma muy irregular, con varias plataformas de percusión (5 casos) o de forma alargada, con técnica bipolar (5 casos). Sus dimensiones son las siguientes: de los ejemplares completos, tres tienen una altura comprendida entre 2 y 3 cm; uno entre 3 y 4 cm; y uno entre 4 y 5 cm.

I.2. Las lascas-desecho

121Encontramos 243 lascas-desecho; 130 de ellas, esto es, el 53.5% del conjunto, son de basalto o de dacita, y 113, el 46.5%, de obsidiana.

122El estado de las lascas de andesita y basalto es el siguiente: 105 completas, nueve fragmentos proximales y 16 fragmentos medios. Salvo 29 lascas de descortezamiento y cinco de preparación bifacial, se trata de productos correspondientes a la mera explotación del núcleo. Sus dimensiones son pequeñas: 34 tienen una longitud comprendida entre 2 y 3 cm y 29 entre 3 y 4 cm; y 18 tienen una longitud superior a 5 cm. Sus proporciones son variables: 50 presentan un alargamiento marcado (l/L < 0.70) y 44 son muy anchas l/L > 1.3). Se trata de lascas bastante delgadas (80 tienen un índice de espesor inferior o igual a 0.25). Las formas geométricas son muy diversas; la más común de ellas es la trapezoidal (47 casos).

123El estado de las lascas de obsidiana es el siguiente: 86 completas, un fragmento proximal, 25 fragmentos medios y un fragmento distal; ocho de las lascas son de obsidiana verde y cuatro de ellas son laminares. Encontramos seis lascas de descortezamiento, 94 de talla plena y 13 desechos de preparación bifacial. Todas son de pequeño tamaño: 40 de ellas tienen una longitud comprendida entre 2 y 3 cm y 77 una longitud inferior a 5 cm. Su alargamiento es bastante marcado (en 66 de ellas, la relación de proporción l/L < 0.70). El espesor es bastante marcado: 41 de las lascas tienen un índice de espesor superior a 0.3). Las formas geométricas son, en orden decreciente, trapezoidales, semi-rectangulares e irregulares.

I.3. La herramienta sobre lasca o laja

124Recogimos un total de 84 artefactos, 68 de basalto (el 80.9%) y 16 de obsidiana (el 19.1%).

I.3.1. LAS HERRAMIENTAS DE BASALTO Y ANDESITA

I.3.1.1. LA HERRAMIENTA SOBRE LASCA

125I.3.1.1.1.los raspadores. El número de estos instrumentos es de 28 y se distribuyen de la siguiente manera:

  • 5 circulares

  • 3 ovalados

  • 13 semiovalados

  • 1 triangular

  • 5 trapezoidales

  • 1 semirrectangular

126Los raspadores circulares están retocados en la periferia en tres casos y en la parte distal en dos casos; dos tienen un diámetro comprendido entre 4 y 5 cm, dos entre 5 y 6 cm y uno entre 7 y 8 cm. Son bastante gruesos (esp. medio: 1.5 cm). En ocasiones se observa un ligero brillo en la cara de apoyo y microlascas de uso en la cara superior, a nivel de la parte funcional.

127Los raspadores ovalados, semiovalados y trapezoidales presentan todos retoques distales. Sus dimensiones son muy variables; su longitud oscila entre 3 y 9 cm y su anchura entre 2 y 5 cm. El espesor mínimo es de 1 cm y el máximo de 5 cm. El borde funcional es siempre convexo y tiene un ángulo de ataque comprendido entre 65° y 85°.

128I.3.1.1.2. las raederas. Encontramos 29 raederas de basalto, 19 de ellas completas. Todas fueron elaboradas a partir de lascas anchas o de proporciones equilibradas. No identificamos ningún tipo repetitivo. Contamos 21 raederas laterales rectoconvexas de formas geométricas variadas, una transversal convexa, cuatro bilaterales rectoconvexas y tres periféricas. Se trata de lascas de mediano tamaño (su longitud es de entre 3 y 7 cm y su anchura varía entre 2 y 7 cm) y de poco espesor. Los retoques son marginales y escamosos.

I.3.1.2. LA HERRAMIENTA SOBRE LAJA

129Se trata de 11 instrumentos fabricados de manera rudimentaria. Su morfología es diversa, fueron elaborados a partir de fragmentos y tienen un filo rectilíneo con pequeños retoques regulares y marginales. Sólo un ejemplar, en estado completo, presenta una morfología que se asemeja a la de los desbastadores (proviene de 215 S21, nivel 3), por lo que lo clasificamos como tal. Fue elaborado de manera rudimentaria a partir de una losa de andesita cortical (de color rosado). Su forma es semirrectangular (18 x 9 x 1.5 cm) y tiene un filo rectilíneo, que forma un ángulo agudo, con huellas de uso discontinuas y un ligero brillo.

I.3.2. LA HERRAMIENTA DE OBSIDIANA

130Encontramos 16 artefactos fabricados sobre lascas de obsidiana; nueve de ellos son herramientas improvisadas sin modificaciones deliberadas y siete fueron retocadas; cinco están completas y 11 son instrumentos fragmentados. Todas las lascas simplemente utilizadas sirvieron para la raedura; cinco de las lascas retocadas son raederas laterales, uno es un cuchillo y la última es un raspador distal.

II. La industria laminar

131En las excavaciones fueron recogidas 19 navajas (una punta hecha sobre navaja, no incluida en este total, ha sido descrita en el párrafo sobre las puntas de flecha) y cinco provienen de la sepultura EF1. A excepción de un ejemplar, todas son fragmentarias: cinco fragmentos proximales, 10 medios y tres distales.

132Diecisiete de las navajas son de obsidiana gris translúcida y dos de obsidiana verde; 10 son prismáticas (70a) y nueve de los fragmentos representan una silueta más irregular, asociada a una anchura mayor (se trata probablemente de productos de preparación). En cuatro de los productos no prismáticos y en la cara superior de una navaja prismática se observan restos de córtex. Se trata de navajas de sección trapezoidal (10 casos), múltiple (5 casos) o triangular (3 casos). Los talones que es posible observar en las partes proximales son de pequeño tamaño (pero bien pronunciados) y muestran abrasión.

133Las longitudes de los fragmentos están comprendidas entre 2 y 4 cm y las anchuras son las siguientes:

  • 4 entre 0.5 y 1 cm

  • 4 entre 1 y 1.5 cm

  • 2 entre 1.5 y 2 cm

  • 5 entre 2 y 2.5 m

  • 3 entre 2.5 y 3 cm

134Los espesores son los siguientes:

  • 5 entre 0 y 0.25 cm

  • 9 entre 0.25 y 0.5 cm

  • 2 entre 0.5 y 0.75 cm

  • 2 entre 0.75 y 1 cm

135El índice de espesor medio es de 0.21.

136La navaja completa mide entre 9 y 10 cm de longitud y entre 2.5 y 3 cm de anchura.

137De esos 19 productos, siete se encuentran en estado virgen, cinco presentan huellas de desgaste muy claras y siete fueron retocados. Uno de los ejemplares retocados es de obsidiana verde. Por lo general, los retoques se sitúan en los bordes y son marginales; cinco especímenes son raederas laterales. En uno de los casos, la navaja fue modificada marcadamente, quizá en el transcurso de reafilados sucesivos para ser acondicionada finalmente como perforador. En otro caso (se trata de un extremo distal encontrado en la sepultura EF1), retoques escamosos ocupan el margen de un borde mientras la punta de la navaja aparece bien acondicionada mediante retoques rasantes y paralelos. Esa parte funcional probablemente sirvió para perforar. Las navajas gastadas presentan huellas en las dos caras y seguramente fueron utilizadas en actividades de corte.

III. Las puntas de flecha y los cuchillos bifaciales

138En el sitio de Guadalupe, encontramos 12 puntas de flecha y siete cuchillos bifaciales que se clasificaron de la manera siguiente:

III.1. Las puntas de flecha

III.1.1. LAS FORMAS TRIANGULARES

139Logramos identificar dos ejemplares de basalto.

140Las dos puntas fueron elaboradas a partir de lascas delgadas (el anverso no presenta ninguna nervadura) y son muy semejantes. Sus dimensiones son las siguientes: de la primera 3.1 x 1.2 x 0.5 cm (404-43); y de la segunda 3.3 x 1.3 x 0.3 cm (427) (Fig. 73″). El primer ejemplar tiene borde rectilíneo de un lado y convexo del otro. La base es rectoconvexa. Una de las caras presenta retoques cubrientes, bastante profundos, y retoques marginales, discontinuos e irregulares en los bordes. La otra cara sólo tiene pequeños retoques marginales, continuos y paralelos en los bordes. Los bordes y la base de la segunda punta son rectoconvexos. No se les hizo ningún trabajo a las caras; la forma fue modelada mediante pequeños retoques marginales, de continuos y paralelos a escamosos. Los dos ejemplares poseen un ángulo de penetración de 40°.

III.1.2. LAS FORMAS TRIANGULARES CON MUESCAS DE FIJACION EN LA BASE

141Identificamos cuatro puntas, dos de calcedonia, una de riolita roja oscura y una de obsidiana. Las dos puntas de calcedonia y la de riolita se asemejan mucho y tienen las siguientes dimensiones: la primera 4.2 x 2.4 x 0.6 cm (427-7); la segunda 3.4 x 2.3 x 0.4 cm (427; Fig. 73b); y la tercera, de riolita, 2.9 x 2 x 0.4 cm (427); a esta última le falta una parte de la base. El ejemplar de mayor tamaño tiene bordes ligeramente convexos y una base rectilínea. Las muescas laterales, pequeñas y poco profundas, están situadas justo en el plano de la base. El ángulo de penetración es de 50°. La cara ventral de la lasca que sirvió de soporte para su fabricación es completamente visible. Sólo algunos pequeños retoques discontinuos afectan el margen de los bordes laterales e invaden la base.

142Los otros dos ejemplares tienen bordes rectilíneos o rectoconvexos y base rectoconvexa. Las pequeñas muescas laterales, situadas justo en el plano de la base, son profundas. El ángulo de penetración es de 40°. Las dos muestran un trabajo bifacial cubriente. Los retoques de preparación son rasantes, oblicuos, bastante anchos y paralelos. Los retoques de acabado son marginales y discontinuos.

143La punta de obsidiana 427-6(2) es más grande y angosta (4.6 x 1.9 x 0.6 cm). Los bordes son rectoconvexos y la base cóncava. Las muescas, pequeñas y poco profundas, están situadas en el plano de la base. El trabajo bifacial es cubriente, rasante y semiparalelo. Los retoques de acabado son marginales, discontinuos y paralelos.

III.1.3. LAS PUNTAS DE FLECHA PEDUNCULADAS

144Encontramos cinco puntas, tres de basalto y dos de obsidiana, que poseen pedúnculo.

III.1.3.1 PEDUNCULO RECTO, BASE RECTILINEA Y ALETAS ASCENDENTES

145Se trata de dos ejemplares de basalto que presentan las siguientes dimensiones: la primera 3.1 x 1.3 x 0.4 cm (427); la segunda 3.8 x 1.6 x 0.4 cm (403-5; Fig. 73c). El ángulo de penetración es de 40°. Los bordes son recto convexos, el pedúnculo de pequeño tamaño (h: 0.6 cm; l: 1 cm) y las aletas forman un ángulo ligeramente abierto. Los dos ejemplares fueron elaborados a partir de lascas y los retoques, que sólo afectan la orilla de los bordes, son pequeños, continuos y paralelos.

III.1.3.2. PEDUNCULO DIVERGENTE BASE CONVEXA (427-21; Fig. 73d) ALETAS ASCENDENTES

146Recogimos un ejemplar de obsidiana completo (2.7 x 1.4 x 0.5 cm). Presenta bordes convexos, un pequeño pedúnculo ligeramente divergente (0.7 x 0.9 cm) y base convexa. Las aletas forman un ángulo abierto con el pedúnculo. Una de las caras está cubierta con retoques oblicuos y semiparalelos; la otra, que corresponde a la cara de fragmentación de la lasca o de la navaja, presenta pequeños retoques marginales y semiparalelos.

III.1.3.3. PEDUNCULO CONVERGENTE Y ALETAS PERPENDICULARES

147Se trata de una gran punta de basalto (427-6) (8.1 x 3 x 0.6 cm) elaborada sobre una lasca delgada (Fig. 73f). Tiene bordes rectoconvexos y un pedúnculo de pequeño tamaño (largo: 1.5 cm, anchura mínima: 0.9 cm) con base convexa. Retoques de preparación escamosos invaden la cara superior dejando una pequeña parte de córtex. Los retoques de acabado afectan el margen de los bordes y son continuos y escamosos. Sobre la cara ventral, sólo apreciamos un trabajo marginal sobre un borde y a nivel del pedúnculo. El ángulo de penetración es de 45°.

III.1.3.4. PUNTA PEDUNCULADA CON ALETAS DESCENDENTES

148Encontramos un ejemplar de obsidiana incompleto (427; Fig. 73e) elaborado sobre lasca. Es de pequeño tamaño (- x 1.7 x 0.2 cm) y presenta bordes rectoconvexos, así como aletas salientes que forman ángulo agudo con el pedúnculo (faltante). Los retoques, que sólo afectan las orillas de los bordes de la punta y dejan ver las dos caras de la lasca, son pequeños, continuos, semiparalelos y profundos, lo que hace que los bordes sean ligeramente denticulados.

III.2. Las puntas sobre navaja de obsidiana

149Sólo encontramos un ejemplar completo (404-39; Fig. 73g) que mide 5.8 x 1.7 x 0.5 cm. Se trata de una navaja muy irregular, modificada únicamente al margen mediante retoques muy pequeños, periféricos en el anverso y laterales en el reverso, semiparalelos o escamosos. Tiene un pedúnculo burdamente elaborado mediante algunos retoques, de pequeño tamaño (longitud: 1.2 cm; anchura: 1.2 cm), ligeramente divergente, de base convexa y que apenas sobresale del cuerpo de la punta.

III.3. Los cuchillos bifaciales

150Identificamos cinco cuchillos con características distintas.

III.3.1. CUCHILLOS CON MUESCAS BASALES DE FIJACION Y PEDUNCULO SOBRE NAVAJA DE OBSIDIANA

151Se trata de tres ejemplares procedentes de la sepultura 3. Dos de ellos son de morfología idéntica y presentan las dimensiones siguientes: 7.5 x 2.3 x 0.6 cm (439-11; Fig. 33h); 7.2 x 2.2 x 0.6 cm (439-13).

152Las muescas, grandes y profundas, crean un pedúnculo con bordes divergentes (altura: respectivamente 1.4 y 1.2 cm) hacia una base convexa bastante ancha (anchura mínima: 1 y 0.9 cm; anchura máxima: 1.7 y 1.5 cm). Las aletas son perpendiculares al eje de la pieza. En los dos casos, la cara superior de la navaja ha sido retocada por presión y presenta retoques cubrientes, rasantes, largos y angostos, oblicuos y de disposición paralela. Sin embargo, sobre la cara ventral, los mismos retoques afectan solamente una parte de los planos y dejan la superficie en estado natural. Sobre los dos ejemplares se observan retoques marginales y discontinuos, debidos quizás a su utilización.

153El último ejemplar (439-12), fragmentado a nivel de su pedúnculo es de tamaño más reducido (5.7 x 1.8 x 0.4 cm). En su parte basal, presenta pequeñas muescas bilaterales que crean una aleta muy saliente y perpendicular al eje de la pieza. El pedúnculo es convergente y de pequeño tamaño (aproximadamente de 1 cm de largo). Los retoques cubren la cara superior e invaden la cara ventral. Son retoques rasantes, oblicuos y paralelos. Huellas de uso se pueden apreciar en el margen de los bordes.

III.3.2. CUCHILLO DE FORMA TRIANGULAR CON BASE CONCAVA

154Se trata de una pieza de calcedonia (427-8; Fig. 73i) que mide 9.1 x 4 (anchura máxima) x 0.8 cm. Sus bordes son convexos. El trabajo bifacial es cubriente; los retoques predominantes son rasantes, oblicuos, muy anchos y subparalelos. Se observan pequeños retoques de acabado, marginales, discontinuos y subparalelos.

III.3.3. LOS CUCHILLOS BIFACIALES SIN CLASIFICAR

155Se trata de tres ejemplares, uno de obsidiana y dos de calcedonia.

156La pieza de obsidiana es un fragmento mesial cuyo interés reside en el tipo de obsidiana, que es de color verde turquesa, opaca y brillante. Según la naturaleza del fragmento (- x 3.1 x 0.7 cm), parece tratarse de una pieza bifacial con bordes rectilíneos y paralelos en la parte media del cuerpo. Un apéndice de pedúnculo se desprende apenas del cuerpo.

157Los dos ejemplares de calcedonia son extremos distales. Tienen las dimensiones siguientes: - x 2.8 x 1 cm y - x 2.4 x 1 cm. Las dos caras presentan retoques cubrientes, rasantes y subparalelos mientras podemos observar, nada más sobre una cara, retoques de borde, continuos, abruptos y escamosos. La diferencia de patina entre el trabajo de preparación bifacial y los retoques de borde indica que son cuchillos bifaciales posteriormente reavivados probablemente para cumplir una nueva función. Esos retoques matan el borde y crean un ángulo bastante abrupto (entre 70° y 80°).

PIEDRA TALLADA DEL COMPLEJO LUPE. DIVERSOS

158Véronique Darras

Plaquitas

159Encontramos tres piezas, todas procedentes de la estructura funeraria EF1 de Guadalupe-Mich.215 (M6, nivel 7; L7 L8, nivel 4 y no localizado). Parece tratarse de plaquitas de pirita de forma poligonal (recubiertas con un depósito blancuzco). Uno de los bordes presentes fue biselado, la longitud es de 2.1 a 3 cm; la anchura de 1.8 a 2.1 cm; y el espesor de 0.1 a 0.2 cm.

DESBASTADORES DE PIEDRA DEL CONJUNTO DE LAS LOMAS (Fig. 71)

160Véronique Darras

161Este tipo de instrumentos de morfología muy particular presenta una distribución espacial concentrada en torno a los bajos del norte de las Lomas. De los 36 especímenes bien identificados, la mayoría se encuentra en los sitios fechados como pertenecientes a las fases Loma Alta y Jarácuaro.

162Otros pequeños fragmentos de herramientas hechas a partir de lajas de basalto o dacita, recogidos en la superficie o en el momento de las excavaciones y no identificables, pudieron haber pertenecido a este tipo de instrumentos.

163De los 36 desbastadores recogidos en las Lomas, 25 provienen de la superficie y 11 de las excavaciones. Se presenta la distribución espacial y temporal en el cuadro 7.

164Se trata de instrumentos de filo transversal elaborados sobre laja de basalto, andesita o dacita y, a veces, sobre grandes lascas transversales. Todos presentan una gran homogeneidad en cuanto a su forma, dimensiones y, sobre todo, sus proporciones. No obstante, pudimos identificar tres variantes:

1651) Desbastadores rectangulares o en forma de cuarto de luna creciente, elaborados sobre laja de dacita (8 ejemplares completos) (Fig. 71)

166Presentan un filo transversal agudo formado por el encuentro de las dos caras mayores de la laja. El filo es rectilíneo y presenta sobre una de sus caras retoques marginales, continuos, oblicuos y de disposición que va de escamosa a semiparalela o, también, escalariforme. En muchos casos, el filo sólo está afectado por huellas de uso marginales más o menos continuas pero intensas, en una cara o a un lado y otro de los bordes. Esos pequeños retoques se deben a la utilización y a veces están acompañados de un brillo más o menos pronunciado en la orilla de los bordes. El borde opuesto de la laja, rectoconvexo o convexo, tiene el mayor espesor y fue preparado mediante grandes retoques escamosos o escalariformes que invaden las dos caras. Esa preparación, que en unos casos adelgaza y, en otros, rompe el perfil abrupto de ese extremo de la laja, fue probablemente prevista para facilitar la sujeción manual o la colocación de un mango. En algunos casos, se observa un desgaste de la arista creada por los retoques, así como huellas de brillo, signos que podrían indicar la colocación de un mango. Dos especímenes presentan una muesca profunda situada en uno de los extremos del filo que podría ser deliberada y haber facilitado el amarre de la herramienta.

ej. Ejemplares
* Ejemplares encontrados en las excavaciones
Cuadro 7: Distribución espacial y cronológica de los desbastadores en las Lomas.

1672) Desbastadores en forma de cuarto de luna creciente elaborados a partir de grandes lascas transversales de dacita (1 ejemplar completo).

168Sólo difieren de los otros en el tipo de soporte. En este caso, presentan un filo transversal constituido por el encuentro de las dos caras de la lasca.

1693) Desbastadores burdamente preparados sobre lajas delgadas de andesita (4 ejemplares completos).

170Tienen la forma de un cuarto de luna creciente, pero son un poco más anchos que los otros tipos de desbastadores. En este caso, la laja es cortical y presenta una sección triangular, con un borde abrupto opuesto a un filo agudo, rectilíneo y que comprende, en dos casos, una muesca profunda en uno de sus extremos. Dichas muescas pudieron haber facilitado el amarre del instrumento. El borde abrupto de la laja fue obtenido mediante fractura intencional, a modo de darle su silueta final; es convexo y no presenta ninguna preparación. El filo presenta retoques debidos al uso y, en dos casos, un fuerte brillo debido al desgaste.

Figura 71 - Complejo Lupe. Desbastador sobre laja de basalto, Mich.240, S10.

171Esos instrumentos de formas normalizadas tenían probablemente un destino ligado a las actividades de recolección, a la explotación de los recursos naturales. Las huellas de uso (retoques y brillo) observables en las partes activas son resultado de una acción de corte: ya sea un corte-desgaste (raedura, corte por presión), como en el caso del desfibramiento o el corte de hojas de maguey, o bien, un corte-percusión (siega, principalmente), que habría sido más bien el utilizado para el corte del tule.

172Las dimensiones de esos instrumentos son las siguientes:

173• Longitud de los 13 ejemplares completos

Mínima: 15.7 cm

Máxima: 26 cm

Media: 20.9 cm

174• Anchura (de 21 ejemplares)

Mínima: 5.7 cm

Máxima: 12.9 cm

Media: 9.3 cm

175• Espesor máximo (de 31 ejemplares)

Mínimo: 1.4 cm

Máximo: 3.1 cm

Medio: 2.1 cm

176Los índices de proporción relativos a su espesor, su anchura y la homogeneidad de sus proporciones son los siguientes:

177• Relación de proporción espesor/anchura

  • 0.1: 5 ejemplares

  • 0.2: 6 ejemplares

  • 0.3: 8 ejemplares

  • 0.4: 2 ejemplares

178• Relación de proporción anchura/longitud

  • 0.4: 6 ejemplares

  • 0.5: 5 ejemplares

  • 0.6: 2 ejemplares

LITICA TALLADA PROCEDENTE DE LA SUPERFICIE DE LAS LOMAS

179Véronique Darras

180Recolectamos el material procedente de la superficie en el momento de las recogidas selectivas o sistemáticas. Integramos en el total el material lírico recogido en la superficie de los sitios 66 y 215.

181Encontramos 772 productos, que se distribuyen así:

  • 24 núcleos

  • 491 lascas-desecho

  • 191 herramientas de lascas o lajas

  • 41 productos laminares

  • 25 productos bifaciales

I. La industria lasqueada

I.1. Los núcleos

182En la superficie encontramos 24 núcleos. El número de núcleos de basalto es de 13 y todos ellos están completos; cuatro son de forma irregular, con varias plataformas de percusión (el más pequeño mide entre 2 y 3 cm de altura y, el más grande, entre 6 y 7 cm de altura); siete son globulares, con una sola plataforma de percusión (el más pequeño tiene una altura que varía entre 3 y 4 cm y, el más grande, entre 8 y 9 cm); dos son de forma irregular, con una sola plataforma de percusión (miden entre 3 y 4 cm y entre 4 y 5 cm de altura, respectivamente). De los 11 núcleos de obsidiana, dos están incompletos. Todos son de obsidiana gris, opaca o veteada; seis son irregulares, con varias plataformas de percusión; sus longitudes varían entre 1.5 (2 casos) y 5 cm (1 caso); cuatro son de forma alargada, de técnica bipolar (la longitud de tres especímenes varía entre 1.5 y 2 cm); un núcleo es globular, con dos plataformas de percusión y presenta un diámetro medio de 4.5 cm. En todos los casos se trata de núcleos residuales.

I.2. Las lascas-desecho

183En el momento de las recogidas selectivas o sistemáticas en la superficie, encontramos 491 lascas-desecho, 345 de obsidiana y 146 de basalto.

184Las lascas de basalto se distribuyen de la siguiente manera:

  • 16 lascas de descortezamiento

  • 110 lascas correspondientes a la talla de la mera explotación del núcleo

  • 20 lascas de preparación bifacial

185Su estado es el siguiente:

186• 94 lascas completas, 23 fragmentos proximales y 29 fragmentos medios.

187Se trata de lascas de pequeño tamaño y de espesor medio; las longitudes mínimas oscilan entre 1.5 y 2 cm y las longitudes máximas, entre 6 y 7 cm; la longitud media es de 3.4 cm. Son bastante anchas (50 lascas tienen un índice de alargamiento superior a 1.2) y sólo 13 lascas son de silueta alargada (índice de alargamiento inferior o igual a 0.7).

188Las 345 lascas de obsidiana se distribuyen así:

  • 23 lascas de descortezamiento

  • 310 lascas correspondientes a la talla de la mera explotación del núcleo

  • 12 lascas de preparación bifacial

189Su estado es el siguiente:

190• 218 completas, nueve fragmentos proximales y 118 fragmentos medios.

191Se trata de lascas de tamaño pequeño y de poco espesor (el índice de espesor medio es de 0.25); 91 especímenes tienen una longitud comprendida entre 1 y 2 cm (el 41.7%); 95 entre 2 y 3 cm (el 43.6%); y 22 entre 3 y 4 cm (el 10.1%); estas últimas tienen una longitud superior a 4 cm. Su morfología es muy diversa y sus proporciones son las siguientes: 172 tienen un índice de alargamiento superior a 1 (se trata, por ende, de lascas anchas) y sólo 39 lascas son alargadas; el resto presenta una silueta equilibrada.

I.3. La herramienta

192Encontramos un total de 191 artefactos, 167 de basalto y 24 de obsidiana.

I.3.1. LAS HERRAMIENTAS DE BASALTO O DACITA

I.3.1.1. LA HERRAMIENTA SOBRE LASCA

193Las 110 herramientas de basalto fabricadas a partir de lascas están constituidas por 43 raspadores, 48 raederas, tres cuchillos, 13 herramientas múltiples y tres instrumentos para el corte por percusión. Todos esos artefactos presentan retoques deliberados. En la categoría de los raspadores es donde se observa el mayor número de constantes morfológicas.

1941.3.1.1.1. los raspadores presentan las formas siguientes:

  • 16 circulares

  • 5 ovalados

  • 3 semiovalados

  • 9 trapezoidales

  • 9 semirrectangulares

  • 1 triangular

195El diámetro medio de los raspadores circulares oscila entre 5 y 6 cm; sólo dos ejemplares identificados como cepillos son de gran tamaño (diámetro superior a 8 cm, Fig. 72a). En cuanto a las otras formas de los raspadores, observamos una gran constancia en las dimensiones: 20 tienen una longitud comprendida entre 5 y 6 cm y 12 se sitúan en la clase de 6 a 7 cm; la longitud mínima está representada por la clase 3 (de 2 a 3 cm) y la longitud máxima por la clase 10 (de 9 a 10 cm). La anchura se sitúa sobre todo en las clases 5 (de 4 a 5 cm) y 6 (de 5 a 6 cm). Todas esas herramientas son en general bastante gruesas; el índice de espesor se sitúa en promedio en torno a 0.3; el espesor mínimo es de 0.75 cm y el máximo es de 4 cm.

Figura 72 - Complejo Lupe. Herramienta sobre lasca o laja (basalto y dacita).

196Los retoques que muestran los raspadores circulares son sobre todo periféricos, escamosos e invasores. Los otros raspadores muestran retoques distales, periféricos o laterales. A menudo presentan brillo en la superficie interna de apoyo y huellas de uso en el plano del filo, lo que indica un posible uso como cepillo.

197I.3.1.1.2. las raederas. Las 48 raederas presentan retoques sobre todo laterales (39 ejemplares) a veces son transversales (Fig. 72b). Se trata de lascas de tamaño medio y de formas diversas; las raederas trapezoidales son las más numerosas (24 especímenes). Son delgadas (43 ejemplares tienen un espesor inferior o igual a 0.5 cm) y presentan un ángulo de ataque comprendido entre 35° y 65°.

198I.3.1.1.3. otras herramientas. Los cuchillos fueron elaborados a partir de lascas delgadas, de forma variada y poseen retoques laterales marginales en las dos caras. Las herramientas múltiples combinan varios bordes funcionales de morfología diferente. Contamos siete raspadores distales-cuchillos, cinco raederas-raspadores y una raedera-triturador (Fig. 72d).

I.3.1.2. LA HERRAMIENTA SOBRE LAJA

199Los instrumentos hechos a partir de lajas alcanzan un total de 57 ejemplares; 25 de ellos son los desbastadores que ya fueron descritos en otra sección. Los 32 artefactos restantes fueron elaborados con fragmentos de lajas (seis a partir de lajas corticales) y 19 de ellos están completos. Contamos 21 raspadores (Fig. 72c) con retoques periféricos o parciales, cinco fragmentos de laja con retoques marginales que afectan a uno de los bordes, en una o las dos caras, y seis herramientas múltiples. Los fragmentos de lajas utilizados para la preparación de esas herramientas son de tamaño medio: la clase mínima de las longitudes es la de 5 a 6 cm y la máxima la de 13 a 14 cm; 17 tienen una longitud comprendida entre 6 y 8 cm. La clase inferior de las anchuras es idéntica a la de las longitudes y el límite superior está representado por el intervalo de 9 a 10 cm; 20 poseen una anchura comprendida entre 6 y 8 cm. El espesor varía en 12 casos entre 1 y 1.5 cm y, en los casos restantes, entre 0.5 y 1 cm.

I.3.2. LAS HERRAMIENTAS DE OBSIDIANA

200El número de instrumentos de obsidiana encontrados es de 24; se trata de lascas modificadas mediante retoques deliberados.

I.3.2.1. LOS RASPADORES

201Encontramos 15 raspadores, sólo seis de ellos completos. Los ejemplares completos son semi-ovalados (2 casos) o trapezoidales (4 casos). El borde funcional es convexo y está situado en la parte distal. Los retoques son invasores y escamosos. Se trata de herramientas bastante gruesas (cinco ejemplares tienen un espesor comprendido entre 1 y 1.5 cm); tres tienen una longitud comprendida entre 2 y 3 cm; dos entre 3 y 4 cm y el último, entre 4 y 5 cm.

I.3.2.2. LAS RAEDERAS

202Encontramos siete raederas, cuatro de ellas en estado completo. Estas últimas fueron preparadas a partir de lascas de pequeño tamaño (dos tienen una longitud comprendida entre 2 y 3 cm, una entre 3 y 4 cm y la última entre 4 y 5 cm). El borde funcional es rectoconvexo, con retoques marginales y escamosos.

I.3.2.3. OTRAS HERRRAMIENTAS

203Los dos instrumentos restantes son un cuchillo hecho a partir de una lasca y una herramienta múltiple fragmentada. El cuchillo sobre lasca presenta retoques marginales escamosos en las dos caras del borde lateral. La herramienta múltiple es una raedera-raspador con dos bordes funcionales.

II. La industria laminar

204Recogimos un conjunto de 41 navajas, constituido por:

  • 1 navaja completa

  • 8 fragmentos proximales

  • 23 fragmentos medios

  • 9 fragmentos distales

205De los 41 especímenes, 20 son prismáticos y 21 son navajas de preparación; dos de las navajas prismáticas son de obsidiana verde. Los fragmentos de navajas no prismáticas presentan córtex en la cara superior en siete casos; su sección es sobre todo trapezoidal (8 casos), triangular (4 casos), múltiple (5 casos) o irregular (4 casos); los fragmentos son anchos, pero bastante delgados (13 tienen una anchura superior a 2.5 cm y nueve especímenes tienen un espesor inferior o igual a 0.5 cm). Los fragmentos de navajas prismáticas presentan córtex en la cara superior en dos casos; su sección es sobre todo trapezoidal (19 casos) y su anchura es claramente inferior a la de las otras navajas (cuatro tienen una anchura comprendida entre 0.5 y 1 cm; 11 entre 1 y 1.5 cm; y en sólo cinco casos es superior a 1.5 cm); 19 de las navajas tienen un espesor inferior o igual a 0.5 cm.

206De las 41 navajas, 18 muestran modificaciones debidas, en nueve casos, al desgaste y, en otros nueve casos, a retoques deliberados.

207Los nueve especímenes retocados son navajas no prismáticas; cuatro de ellos son cuchillos que presentan muescas laterales de fijación en el plano de la base, con retoques marginales unifaciales (1 caso), bifaciales (2 casos) o alternos (1 caso). Un ejemplar presenta retoques bilaterales y en el plano de la punta (retoques alternos). Los otros fragmentos tienen retoques bilaterales e invasores (2 casos) o retoques laterales (2 casos). Los retoques son sobre todo paralelos y/o diagonales y fueron obtenidos por presión.

208Los ejemplares con huellas de desgaste intenso parecen haber sido utilizados para el corte (5 casos) y para la raedura (4 casos).

III. Las piezas bifaciales

209En la superficie recogimos 25 puntas de flecha; 12 son fragmentos no identificables y 13 pudieron ser descritas. Se distribuyen de la siguiente manera:

III.1. Las puntas de flecha amigdaloides o foliáceas

210Contamos con dos ejemplares, procedentes del locus 193. La primera punta, de obsidiana gris veteada, es de forma amigdaloide. Fue elaborada a partir de una lasca; es de pequeño tamaño (4.4 x 2.4 x 1.1 cm) y bastante ancha. Los bordes y la base son convexos y el ángulo de penetración es de aproximadamente 65°. Los retoques, irregulares y rasantes, invaden la cara superior de la lasca, mientras que la cara de fragmentación sólo presenta retoques marginales, profundos e irregulares. La segunda punta es de forma foliácea y se encuentra en estado fragmentario (falta la base). Es igualmente de obsidiana gris veteada. Se trata de una punta angosta (- x 1.3 x 0.7 cm) y preparada burdamente. Los bordes son convexos y el ángulo de penetración es de 40°. Los retoques son irregulares, profundos y sólo afectan la orilla de los bordes.

III.2. Las puntas de flecha pedunculadas: 11 ejemplares

III.2.1. PUNTAS DE FLECHA DE PEDUNCULO ANGOSTO Y CONVERGENTE Y ALETAS ASCENDENTES

211Encontramos tres puntas de obsidiana gris, dos de ellas en estado fragmentario. Los dos fragmentos son puntas pequeñas (locus 206), angostas y de pedúnculo pequeño (en promedio 1 cm de longitud por 0.8 cm de anchura). Las aletas son muy poco prominentes. El ejemplar completo (locus 26) mide 3.1 x 2.1 x 0.55 cm y posee un pedúnculo que apenas se separa del cuerpo. El ángulo de penetración es de 60°. Los retoques son marginales, irregulares y profundos. Ese tipo de puntas se fabricaba desde el periodo precerámico (puntas Gary, Texas; Suhm y Krieger 1954) y persisten hasta la época colonial. Han sido encontradas en el estado de San Luis Potosí y en la cuenca de México (puntas Tlatilco, Zohapilco, Teotihuacán).

III.2.2. PUNTAS DE FLECHA DE PEDUNCULO CONVERGENTE Y ALETAS PERPENDICULARES

212En la superficie del sitio 215 encontramos una punta completa de obsidiana gris veteada. Fue elaborada sobre navaja y presenta una silueta angosta y larga (5.5 x 1.6 x 0.6 cm). Los bordes son rectilíneos y el pedúnculo es pequeño y converge hacia una base convexa. Las aletas son pequeños apéndices redondos, perpendiculares al eje de la pieza y situados en el tercio del cuerpo. El ángulo de penetración es de aproximadamente 35°.

III.2.3. PUNTAS DE FLECHA DE PEDUNCULO CONVERGENTE Y ALETAS DESCENDENTES

213Encontramos una pieza de obsidiana gris opaca (lom biv) a la que le falta la punta, una aleta y parte de la base. Fue preparada burdamente y presenta retoques cubrientes, rasantes y escamosos con paralelas. Sus dimensiones son las siguientes: - x 2.1 x 0.7 cm. El pedúnculo era de pequeño tamaño (1/5 de la longitud probable de la punta).

III.2.4. PUNTAS DE FLECHA DE PEDUNCULO RECTO Y ALETAS DESCENDENTES

214Contamos con una pieza fragmentaria (falta la punta y una aleta) de obsidiana gris veteada. Las aletas son muy salientes y forman un ángulo agudo con el pedúnculo. El pedúnculo es muy ancho (longitud 1.2 cm; anchura 1.4 cm), de base convexa. Los retoques son invadientes en una cara y marginales en la otra, rasantes, escamosos con paralelas.

III.2.5. PUNTAS DE FLECHA DE PEDUNCULO RECTO, BASE CONVEXA Y ALETAS PERPENDICULARES

215Encontramos una punta completa de esas características y burdamente labrada (sitio 215). Es de pequeño tamaño (2.5 x 1.8 x 0.5 cm), el pedúnculo ocupa la mitad del cuerpo (longitud 1.3 cm x anchura 1.1 cm) y la convexidad de la base es muy marcada. Las aletas son pequeñas y perpendiculares a la base; los bordes de la punta son recto-cóncavos. Los retoques son invadientes, rasantes e irregulares. Las aletas fueron creadas mediante dos muescas en cada cara.

III.2.6. PUNTAS DE FLECHA DE PEDUNCULO RECTO, BASE RECTILINEA Y ALETAS PERPENDICULARES

216Contamos también con un ejemplar completo (locus 212) y bien labrado a partir de una lasca de obsidiana gris veteada. Es bastante grande (4.9 x 3.2 x 0.8 cm) y su ángulo de penetración es de 50°. El pedúnculo (longitud 1.1 cm x anchura 1.5 cm) es prominente y las aletas bien definidas. Los bordes de la punta son rectilíneos. Los retoques son cubrientes en una cara e invadientes en la otra. Los retoques de acabado son marginales y escamosos.

III.2.7. PUNTAS DE FLECHA DE PEDÚNCULO DIVERGENTE Y BASE CONVEXA

217En este caso, encontramos dos piezas completas, una de obsidiana verde translúcida (locus 198) y la otra de obsidiana gris veteada (sitio 215). Fueron labradas muy burdamente a partir de lascas y son de pequeño tamaño (2.3 x 1.2 x 0.4 cm y 2.2 x 1.2 x 0.3 cm). El pedúnculo es corto (longitud 0.4 cm x anchura 1.1 cm) y apenas definido por dos muescas laterales que crean dos pequeñas aletas en ángulo recto o abierto con el pedúnculo. Los ángulos de penetración son de 45°. La punta de obsidiana verde posee retoques de preparación invadientes y retoques de acabado marginales, escamosos con paralelos. La otra punta presenta una cara completamente desprovista de retoques, mientras que la primera presenta retoques cubrientes y rasantes. Los retoques de acabado son marginales y paralelos y en cuatro ocasiones forman muescas profundas en los dos bordes. Esas puntas muestran una distribución espacio-temporal muy amplia y se asemejan a los tipos Ensor y Palmillas (García Cook 1967; MacNeish et al. 1967; Rodriguez 1979).

218El último fragmento (locus 231) de obsidiana gris opaca no pudo ser identificado, pero pertenece al grupo de las puntas con pedúnculo. Es de tamaño bastante grande (longitud fragmentada: 4 x 1.9 x 1.1 cm). Las aletas son pequeñas, bien definidas y perpendiculares al eje de la pieza. Los bordes son rectoconvexos. Los retoques de preparación son cubrientes, rasantes y paralelos oblicuos. Los retoques de acabado son continuos, marginales y profundos y forman una serie de dentículas regulares.

Fig. 73 - Complejo Lupe. Guadalupe. Mich.215. Puntas de flecha y cuchillos bifaciales.

Fig. 73 - Complejo Lupe. Guadalupe. Mich.215. Puntas de flecha y cuchillos bifaciales.

a) Forma triangular; 427-basalto.
b) Forma triangular con muescas basales; 427-calcedonia.
c) Forma pedunculada; 403-5-basalto.
d) Forma pedunculada; 427-21-obsidiana gris.
e) Forma pedunculada; 427-obsidiana gris.
f) Forma pedunculada; 427-6-basalto.
g) Punta sobre navaja de obsidiana; 404-39.
h) Cuchillo bifacial sobre navaja de obsidiana; 439-11.
i) Cuchillo bifacial triangular; 427-8-calcedonia.

″PIEDRA PULIDA″ DEL COMPLEJO LOMA ALTA

219Véronique Darras

220El material proviene de las excavaciones y de la superficie de Loma Alta (Mich.66). Pertenece principalmente a la fase Loma Alta; el sitio todavía estaba ocupado en la fase Jarácuaro, pero poco material pertenece a las capas que datan de esa fase. Por lo demás, dos manos provienen del sondeo hecho en el locus 212, fechado como perteneciente a la fase Jarácuaro.

Los metates

221Tres fragmentos provienen del sondeo S15, niveles 1 y 2, y del sondeo S16, niveles 2 y 3, de Loma Alta. Otros tres fragmentos provienen de la superficie del mismo sitio. Son de basalto alveolar, pequeños, poco identificables, probablemente de forma rectangular y ápodos. La base es plana y la cara interna ligeramente cóncava. Fueron fabricados mediante picoteado y luego abrasión. Las huellas indican un desgaste intenso en la cara interna (de uso) o externa (de apoyo). La altura máxima de los tres ejemplares encontrados en la superficie varía de 4.7 a 4.8 cm.

Los morteros

222Dos fragmentos provienen de Loma Alta: el primero, de S1, nivel 7; y el segundo, de la superficie de C24. Son ápodos de forma circular y la cara interna es muy cóncava (diámetro del primero: 8.5 cm, y del segundo: 18 cm; altura del segundo: 8.5 cm; espesor del segundo: 5.1 cm); el primero es de escorias rojas muy alveolares y el segundo, de basalto alveolar. La base reposa en el suelo y es rectoconvexa.

Las manos

223Encontramos 13 ejemplares fragmentarios que se distribuyen así: en Loma Alta, cinco de los ejemplares los recogimos de la superficie; dos provienen de S1 (niveles 1 y 3); tres de S3 (C3 y C4, nivel 5) y uno de S25 (nivel 6); dos manos han sido encontradas en el sondeo S8 de Mich.212.

224El material de siete de los ejemplares es un basalto más o menos alveolar y, en el caso de un ejemplar (S25), muy alveolar de escoria. Los cinco restantes son de basalto denso. Fueron fabricados mediante picoteado y luego abrasión. Salvo un fragmento de forma alargada con sección subcircular (Mich.66, superficie, diámetro: 7.5 cm), todos los demás presentan una forma semirrectangular, con una sección semirrectangular (ovalada) y caras rectoconvexas. Al menos dos representan una cara plana (gastada), opuesta a una cara convexa. El uso fue intenso en el caso de 12 ejemplares; sólo la mano de escoria, que permaneció en estado de esbozo, no presenta ninguna huella de desgaste. El fragmento más grande mide 10.4 cm de longitud por 5.8 cm de espesor; los más pequeños miden 7.8 x 3.1 cm y 7.5 x 3.7 cm.

225Si comparamos la cantidad de instrumentos de molienda encontrados en Loma Alta y Guadalupe (complejo Lupe; cuadro 8), observamos que, a pesar de las excavaciones más extendidas y más profundas efectuadas en Loma Alta, ese sitio sólo proporcionó 11 manos (seis en las excavaciones) contra 16 en Guadalupe (14 en las excavaciones), tres fragmentos de metates contra cinco y, de manera general, una menor diversidad de objetos de piedra pulida.

CUENTAS DE PIEDRA VERDE PULIDA DEL COMPLEJO JARACUARO

226Charlotte Arnauld

  • 1 Damos las gracias a A. Demant y R. Corona por estas informaciones
  • 2 El análisis espectrográfico realizado por el Departamento de Mineralogía de la unam demuestra que s (...)

227En la sepultura 3 del sitio de Guadalupe, bajo la estructura funeraria EF1, encontramos un total de 135 cuentas. Dos de ellas (núms. 5 y 9) pertenecían al entierro 3-2; y 133 cuentas (núm. 6) al entierro 3-1; estas últimas estaban agrupadas todas al nivel del mentón. Las cuentas están ilustradas en la foto 31. Las cuentas pequeñas —la gran mayoría— son de amazonita (la variedad verde del feldespato potásico; identificación de A. Demant, Université d’Aix-Marseille; los yacimientos se encuentran en Oaxaca, Chihuahua y Colorado, según R. Corona, unam),1 mientras que las más grandes son probablemente de albita de mala calidad (la amazonita de Colorado se encuentra a veces rodeada de albita, Kourimsky 1977: 324-325).2 Todas son de forma irregular y planoconvexas, de factura bastante mediocre. La posición de la perforación es próxima a un extremo; por ende, se trata en realidad de pequeños pendientes. Desde un punto de vista tecnológico y morfológico, la colección es homogénea (Véase Geslin 1990).

Foto 31 - Complejo Jarácuaro: piedra pulida, cuentas y pendientes de piedra verde de la sepultura 3 de Guadalupe, Mich.215.

″PIEDRA PULIDA″ DEL COMPLEJO LUPE

228Nelly Silva

229Registramos 46 objetos de piedra pulida, herramientas, armas y elementos de ornato. Los materiales utilizados son diferentes tipos de basalto gris: alveolar o compacto y fino o, también, muy compacto. Son los materiales más comunes, pero hay igualmente algunas herramientas de andesita, granito, cuarzo y tezontle.

230Las categorías funcionales definidas figuran en el cuadro 8, con su distribución espacial en el sitio.

Los metates

231Encontramos cinco ejemplares, uno de ellos completo. Son ápodos y rectangulares. Todos están hechos de basalto y el acabado es por picoteado. La cara interior y la parte superior de los bordes está desgastada por abrasión. También muestran desgaste en la base debido al apoyo. El único ejemplar completo mide 28 x 9.7 x 6.5 cm y su morfología es típica: la base es convexa, los lados semiconvexos (con los ángulos matados) y la cara interna es muy cóncava.

Los morteros

232Encontramos un fragmento ápodo, circular, de basalto; los lados son convexos y la base rectangular, sencilla; fue acabado mediante picoteado y muestra huellas de uso en toda la cara interna y en los bordes redondeados; tiene tres lasqueos accidentales. Mide 28 x 7.5 x 4.5 cm.

Las manos

233Descubrimos 16 ejemplares, ocho de ellos completos. Agregamos a ellas una probable mano de mortero. Dos son de basalto andesítico y una de andesita; el resto, de basalto (siete de basalto alveolar, seis de basalto compacto y dos de basalto fino). La forma es aplanada, semirrectangular (9 ejemplares), semiovalada, ovalada y trapezoidal (7 ejemplares). El acabado se hizo mediante picoteado; muestran abrasión o bruñido por el uso en ambas caras planas. En los ejemplares completos, la longitud varía de 10.5 a 7.6 cm; la anchura de 8.2 a 3.4 cm; y el espesor de 3.1 a 2.6 cm; pero el más grande mide 16.1 x 8.8 x 4.2 cm y los dos más pequeños 6.7 x 3.9 x 2.5 y 3.7 x 3.1 cm.

Las hachas pulidas

234Encontramos tres ejemplares.

  • El primero, procedente de S21, nivel 1, está completo y fue hecho de una piedra metamórfica gris-verde; mide 6.9 x 6.4 x 3 cm y tiene un ángulo de incidencia de 80°; es de hoja simple, de sección simétrica convexa y de sección transversal rectangular curva; tiene lados convexos convergentes; el filo de la vista dorsal es rectilíneo y el de la vista frontal recto; el talón es recto, de bisel simétrico; el acabado se hizo mediante picoteado, abrasión y pulido; este ejemplar no fue utilizado.

  • El segundo ejemplar, procedente de S21, nivel 3, también está completo; su materia prima es una piedra basáltica densa, gris; mide 9.2 x 4.6 x 3.6 cm; tiene un ángulo de 70°; es de hoja simple, de sección simétrica convexa y de sección transversal elíptica; sus lados son convexos convergentes; el filo de la vista dorsal es redondeado, el de la vista frontal, recto; el talón es redondeado, de bisel simétrico; este ejemplar fue acabado mediante picoteado, abrasión y pulido.

  • El tercer ejemplar, encontrado en la superficie, es un fragmento proximal de basalto compacto gris; es de hoja simple de garganta, de sección simétrica compuesta y un lado convergente; el acabado se hizo mediante picoteado y abrasión.

Los pulidores

235Encontramos 11 ejemplares, cuatro de ellos de basalto muy compacto, tres de basalto alveolar, uno de basalto fino, uno de cuarzo, uno de un material metamórfico gris y uno de andesita. De las 11 piezas, nueve están completas; son de forma circular con base plana, de sección triangular con tres caras planas, de sección triangular con base plana y lados convexos, de sección piramidal o de sección cuadrada con caras planas. Encontramos también un guijarro ovoide y un guijarro natural semirrectangular. El acabado fue hecho mediante picoteado y abrasión. El bruñido o el desgaste debidos al uso se observan en la(s) cara(s) plana(s) y, en algunos casos, también en los bordes y los ángulos. Las dimensiones varían desde 4.9 x 3.7 cm hasta 10.9 x 4.8 cm (el ejemplar que tiene estas últimas dimensiones es el guijarro semirrectangular).

Figura 74 - Complejo Lupe. Piedra pulida; punta de macana. Estructura funeraria EF1, Guadalupe, Mich.215.

Punta de macana

236Se trata de una pieza única procedente de la estructura funeraria EF1 (objeto núm. 20, N7-N8; Fig. 74). El material de fabricación es gris verdoso. Su forma es tubular, compuesta por tres bandas de punzones cuyo filo es de forma trapezoidal; las hojas son de sección triangular y filos redondeados. El acabado se hizo mediante picoteado, abrasión y pulido. Noguera (1944: Fig. 29a) ilustra dos piezas similares, procedentes de El Otero, Jiquilpan, Michoacán.

Las cuentas cilíndricas

237Se trata también de un ejemplar único procedente de la estructura funeraria EF1 (lote 409, L7-L8). La cuenta fue hecha con un material gris verdoso; tiene una perforación central con arista circular de un lado y pulida del otro. Mide 1.3 x 0.9 x 0.2 cm. El acabado se logró mediante pulido.

Bruñidor de cerámica

238Esta pieza proviene igualmente de la estructura funeraria EF1 (lote 427, N7-N8). La roca es un granito obscuro; su forma es semiesférica y tiene algunas aristas marcadas en la superficie. El bruñido es intenso en toda la superficie. Su dimensión máxima es de 4.4 cm.

Las placas

239Encontramos cinco fragmentos de placas circulares, tres de ellos procedentes de la estructura funeraria EF1 (LM/5-6, nivel 7; M5M6, nivel 4; y M7, nivel 4) y dos de la estructura funeraria EF2 (D4, niveles 8 y 11). El material utilizado es una piedra blanca-amarilla-gris de grano fino, rugosa, lisa en ciertos ejemplares. El borde es liso. Presentan una o varias perforaciones unipolares (el diámetro de una de ellas es de 1.3 cm). Son gruesas de 0.6 a 1.2 cm. Uno de los fragmentos (M7, nivel 4) tiene restos de un depósito blancuzco y de un pigmento rojo en el borde exterior. Un tepalcate de placa de cerámica perforada similar proviene de T31 (véase supra). Esas placas circulares de piedra podrían haber sido los soportes de las plaquitas de pirita señaladas antes, en la sección dedicada a la piedra tallada del complejo Lupe (diversos).

Clavo (?)

240Se trata de un fragmento único de tezontle rojo; su forma es semitriangular, con lados rectangulares y caras planas. Mide 7.6 x 5.3 x 3.9 cm. El acabado se hizo mediante picoteado.

Comentarios acerca de la piedra pulida de Guadalupe (cuadro 8):

241Al igual que en el caso del conjunto de los objetos encontrados en el sitio de Guadalupe, en la estructura funeraria EF1 fue donde pudimos recoger la mayor diversidad de objetos de piedra pulida; entre ellos, notablemente, la única cuenta de piedra, la única punta de macana y el único bruñidor.

Cuadro 8 - Distribución de los objetos de piedra pulida encontrados en Guadalupe, Mich.215. (Véase la ubicación de las unidades de excavación y de las estructuras funerarias EF1 y EF2 en las figuras 39 y 41, capítulo V).

Cuadro 8 - Distribución de los objetos de piedra pulida encontrados en Guadalupe, Mich.215. (Véase la ubicación de las unidades de excavación y de las estructuras funerarias EF1 y EF2 en las figuras 39 y 41, capítulo V).

242Los metates y el mortero, en su mayoría fragmentarios, no aparecen en ninguna de las dos estructuras funerarias y los encontramos sobre todo en la superficie, como es habitual. Las manos son frecuentes en todas partes y a todos los niveles; se trata de la categoría mejor distribuida. Los pulidores sólo fueron encontrados en las estructuras funerarias y en sus contornos. En conclusión, el material de piedra pulida es prueba del carácter doméstico (metates, manos, etc.) y, a la vez, ritual (mobiliario de EF1) de Guadalupe.

PIEDRA PULIDA DE LA SUPERFICIE DE LAS LOMAS

243Marie-France Fauvet-Berthelot y Nelly Silva

Los metates

244En la superficie de las Lomas encontramos cinco metates fragmentarios, distribuidos de la siguiente manera: uno en el locus 238, de la fase Loma Alta; uno en el locus 26, de la fase Jarácuaro; uno en el locus 244, de las fases Jarácuaro y Palacio; uno en el locus 203, de las fases Lupe-Palacio; y uno en el locus 252, no fechado. Se trata de fragmentos de pequeño tamaño; la longitud de las piezas oscila entre 8 y 20.5 cm. Todos los metates fueron elaborados en basalto alveolar mediante picoteado y abrasión. Son ápodos de forma semirrectangular. Tres de los fragmentos presentan una base rectilínea con bordes que forman un ángulo muy agudo y alto; la parte funcional es rectocóncava. Los otros ejemplares tienen una base rectoconvexa de bordes convexos y poco diferenciados; la parte funcional es rectocóncava. Todos presentan huellas de desgaste en la cara interna. La altura máxima varía de 2.2 a 5.9 cm.

Los morteros

245Encontramos dos ejemplares, uno en el locus 244 (fases Jarácuaro y Palacio; dimensiones: 8.5 cm de altura por 5.1 cm de espesor) y el otro al otro lado de la vía del ferrocarril, al oeste de las Lomas (mide 6.7 cm de altura). Fueron hechos en basalto alveolar; son ápodos, circulares y presentan una cara interna muy cóncava.

Las manos

246Encontramos nueve manos, casi todas fragmentarias; provienen de la superficie de los loci 26 (fase Jarácuaro; un ejemplar completo y un fragmento); 243 (Jarácuaro); 207 (Lupe); 250 (Lupe; un ejemplar completo); 260 (Lupe); 65 (Palacio y Milpillas); 251 y 256 (sin fechar). Todas son de basalto más o menos alveolar, salvo tres, que son de una roca volcánica muy densa (¿dacita?). En su mayoría, esos fragmentos son del tipo semirrectangular, de sección semirrectangular u ovalada. En general, las caras son rectoconvexas; algunas tienen una superficie convexa opuesta a una superficie plana. Todas las manos presentan pulidos intensos y muy homogéneos en las dos caras o en la superficie plana, lo cual es prueba de un uso prolongado. Los dos ejemplares completos miden 17.8 x 9.8 x 5.1 cm y 13 x 9.6 x 5.4 cm, respectivamente.

247Un ejemplar (procedente del locus 260) es del tipo alargado, con sección cuadrangular y un espesor máximo de 5.5 cm. El desgaste es visible en toda la circunferencia, pero es más intenso en una de las partes, lo que crea una superficie un poco más plana.

248Esa colección de cinco metates, nueve manos y dos morteros encontrada en toda la superficie del conjunto de los loci de las Lomas es realmente mínima, si se toma en consideración la amplitud de las operaciones de prospección y los numerosos recorridos. Si bien es verdad que el material lírico no fue recogido sistemáticamente, tanto menos cuanto que los fragmentos de instrumentos de molienda son pesados y difíciles de transportar en el transcurso de la prospección, también es cierto que, en todo caso, nunca observamos ni notamos alguna abundancia verdadera de ese tipo de material.

HUESO LABRADO DEL COMPLEJO LOMA ALTA

249Alicia Blanco y Patricia Carot

250Todos los objetos provienen de excavaciones del sitio de Loma Alta-Mich.66, de la zona funeraria de S3, principalmente de las capas IV y VI, matrices de las urnas cinerarias, al igual que los objetos de adorno hechos de concha. Encontramos ocho objetos funcionales (herramientas) y siete piezas que solamente presentan huellas (marcas) de utilización. Todos fueron sometidos a la acción del fuego. Su distribución es la siguiente:

  • 3 fragmentos de puntas pulidas (foto 32a,b,c) procedentes de S3: IJ, nivel 8; JU, niveles 11-14 (en este caso, el fragmento estaba asociado al elemento E13); y SFER, nivel 8, respectivamente. La longitud que conservan los fragmentos es de 2.5 cm; la anchura, de 0.4 a 0.3 cm; y el espesor, de 0.2 cm.

  • 1 aguja de dos puntas, con una longitud de 5.6 cm y un espesor de 2 a 3 mm; esta aguja estaba en asociación directa con la sepultura 9 (foto 32d).

  • 1 parte proximal a una aguja con ojo, procedente del elemento E13 (S3 JU, niveles 11-14); conserva una longitud de 2.8 cm y tiene un diámetro de 0.2 cm; el diámetro del ojo es de 0.1 cm (foto 32e).

  • 1 instrumento pulido, sin punta (¿una espátula quizá?), asociado a la sepultura secundaria 38 encontrada en el silo (foto 32f); las huellas del pulido son más marcadas hacia el extremo distal y probablemente se deben al uso. El largo que conserva es de 8 cm, la anchura máxima de 0.9 cm y la mínima de 0.6 cm, y el espesor es de 0.3 a 0.4 cm. Ese objeto podría ser un ″portamalla usado en la confección de redes″ (A. Blanco 1987: 51).

  • 1 punzón (foto 32g) hecho con un fragmento de diáfisis de venado, con la punta rota (A. Blanco 1987: 51). La longitud es de 8.5 cm, la anchura de 0.4 a 1.9 cm y el espesor en 0.4 cm. Proviene de S3 C, nivel 7.

  • 1 elemento hecho aprovechando la epífisis proximal de una ulna de mamífero, el cual fue modificado desbastando la pieza ósea mediante el pulido; tiene una perforación bicónica y representa tal vez una figura zoomorfa, quizá un ave (A. Blanco 1987: 24) (foto 32h). Proviene de S3 CD, nivel 7, y mide 4.7 cm de longitud, 1.8 cm de anchura (en el pico) y 0.8 cm de espesor.

251Las huellas de utilización encontradas en otros siete ejemplares son ranuras, hechas con un instrumento cortante, o, en un caso, un corte longitudinal y otro transversal hechos en un fragmento de diáfisis, al parecer, mediante la fricción de una cuerda y el uso de abrasivo (A. Blanco 1987: 31-32); provienen de S25, nivel 17.

Foto 32 - Complejo Loma Alta: hueso labrado, Mich.66.

HUESO LABRADO DEL COMPLEJO LUPE

252Alicia Blanco y Marie-France Fauvet-Berthelot

253Todos los objetos encontrados provienen de las excavaciones del sitio de Guadalupe-Mich.215, de la estructura funeraria EF1 y, por ende, pertenecen al mobiliario de la sepultura 1, salvo dos agujas procedentes de C33 JK3 y D4 (descritas más adelante). No fue posible hacer la identificación zoológica de los huesos labrados, salvo en el caso de la placa de peto de tortuga. La distribución de los objetos es la siguiente:

  • 2 plaquitas delgadas rectangulares perforadas (foto 33a), procedentes de L5/L6, nivel 5 (objeto núm. 42.1) y de M7, nivel 7 (lote 419). Presentan un agujero circular de suspensión cerca de uno de los diminutos lados y una pequeña escotadura bilateral en la parte superior. Miden 5.1 cm de longitud, 1.2 cm de anchura y 0.2 cm de espesor (Porter 1956: Fig. 26ef);

  • 1 fragmento de placa ósea de peto de tortuga, procedente de L6, nivel 6 (lote 404; foto 33b); está provisto de una perforación bicónica y tiene una profunda ranura artificial a lo largo de los lados; mide 3.2 cm de longitud, 2.7 cm de ancho máximo y 0.7 cm de espesor.

  • 1 plaquita perforada (objeto núm. 42.2; foto 33c) procedente de L5/L6, nivel 6. Presenta cuatro agujeros circulares bicónicos. Sus dimensiones son de 3.9 cm de longitud, 0.8 cm de anchura y 0.4 cm de espesor. Es comparable al separador de hilos que todavía utilizan en la actualidad las tejedoras indias.

  • 1 herramienta doble procedente de N8, nivel 3 (objeto núm. 22; foto 33d), con forma de espátula en un extremo y de punzón en el otro finamente pulido. Sus dimensiones son: 15.2 cm de longitud, de 1.5 a 0.15 cm de anchura y de 0.3 a 0.2 cm de espesor.

  • 1 palillo plano procedente de N8, nivel 3 (objeto núm. 9; foto 33e), cuyos extremos son rectilíneos; el material óseo está parcialmente quemado y completamente pulido. Tiene restos de un pigmento rojo idéntico (cinabrio) al de una de las cuentas de concha. Sus dimensiones son: 11.4 cm de longitud, 0.7 cm de anchura y de 0.3 a 0.2 cm de espesor.

  • 1 punta de una aguja y fragmentos medios de otras dos, procedentes de N8, nivel 3, y M7, nivel 3 (lotes 427 y 416, respectivamente; foto 33f). El ejemplar que conserva la punta tiene una longitud de 7.7 cm y un espesor de 0.25 cm. Los fragmentos medios tienen de 0.3 a 0.2 cm de espesor y una longitud de 6.5 y 3.5 cm.

  • 2 puntas de aguja, halladas en el exterior de la estructura EF1, una en C33 JK2-3, nivel 4 (foto 33g), la otra, en C33 D4, nivel 6. Sus dimensiones son: 5.9 cm de longitud y de 0.3 a 0.2 cm de espesor y 2 cm de longitud y 0.2 cm de espesor, respectivamente.

Foto 33 - Complejo Lupe: hueso labrado, estructura funeraria 1, Mich.215.

HUESO LABRADO DEL COMPLEJO JARACUARO

254Marie-France Fauvet-Berthelot

255En S1, en el sitio Mich.122 de las Lomas de Jarácuaro, al sur de Guadalupe, fue hallado un objeto en asociación con una sepultura primaria de un individuo del sexo masculino (véase la Fig. 18). Se trata probablemente de un huesecillo labrado en forma de semiaro con la cara externa plana y la interna, cóncava. Los dos extremos están redondeados y perforados. La cara externa tiene una ligera depresión circular, así como huellas de mordeduras recientes (posteriores a la formación de la pátina). La cara interna está estriada (huellas de uso). Tiene una longitud de 3.4 cm, una anchura de 1.8 cm, 2.3 cm de altura y 0.4 cm de espesor. Un objeto de concha bastante parecido fue encontrado en la estructura funeraria 2 de Mich.215 (véase supra y también en Porter 1956: Fig. 27v,z, los mismos objetos pero de piedra en ese caso).

LA FAUNA ENCONTRADA EN CONTEXTO LOMA ALTA

256Alicia Blanco, Patricia Carot y Oscar J. Polaco

257En el transcurso de las excavaciones de Loma Alta-Mich.66, encontramos en total 774 huesos de animales y una gran cantidad de fragmentos (apoximadamente 80) de un molusco de agua dulce, la almeja Andonta sp. El 87% de los huesos y más del 90% de los fragmentos de almeja provienen del relleno de la zona de las sepulturas, capas IV y VI. De los 774 huesos, aproximadamente el 40% no pudo ser identificado. El cuadro 9 y su gráfica de distribución incluyen los 467 huesos que fueron identificados. Muy pocas familias fueron reconocidas debido a la mala conservación de los huesos.

Cuadro 9 - Loma Alta, Mich.66. Fauna, proporción de los restos de vertebrados encontrados en el sitio.

Cuadro 9 - Loma Alta, Mich.66. Fauna, proporción de los restos de vertebrados encontrados en el sitio.

258Los huesos de aves son los más numerosos (179 en total), y 25 de ellos pudieron ser identificados como pertenecientes a la familia de los patos Anatidae. Siguen a continuación, en la clase de los reptiles, 82 huesos de quelonios (tortugas) y nueve de serpiente. Después, la clase de los anfibios, la que alcanza un total de 74 elementos (ranas). Y en fin, entre los mamíferos, los roedores, representados por 49 huesos, 26 de ellos pertenecientes a la familia Geomyidae (tuzas) y dos a la familia Sciuridae (ardillas); otros 26 huesos están relacionados con el orden de los Lagomorpha (conejos); 19 más con el de los carnívoros (de éstos, 17 huesos de perro y dos de la familia Mustelidae); y otros seis con el orden de los Artiodactyla (venados). Los 13 elementos de pez procedentes del relleno de las urnas pudieron ser aislados gracias al tamizado en laboratorio de las urnas cinerarias con un tamiz de malla fina (de 1 mm).

259Como lo indica C. Niederberger (1987: 117-131), todos esos animales, salvo el perro, eran cazados y muy apreciados por los habitantes de la cuenca lacustre de la meseta central de México durante el Preclásico. En nuestros días, la población que reside en torno a lo que queda de la zona lacustre en la cuenca de México, por ejemplo en Culhuacán, todavía los consume (Bedolla y Vanegas 1990, La comida en medio lacustre). Dado que esos animales están asociados exclusivamente a un ámbito funerario, es más que verosímil que hayan sido depositados como ofrendas a los muertos: el alimento de éstos para sostenerlos en su viaje al más allá. La presencia de los huesos de perro tiene una significación más precisa: ese animal era considerado como el guía de los muertos en el más allá. La especificidad del contenido del relleno-matriz de las diversas sepulturas, puesta de manifiesto en el capítulo V, se ve fortalecida aún más: la mayoría de los animales cuyos huesos han sido identificados y que estaban asociados al ámbito funerario, están asimismo representados (pintados) en la cerámica del complejo Loma Alta 1 y 2 (foto 13, Cap. V), específica de las capas IV y VI del relleno funerario, y pertenecen a nuestro corpus iconográfico característico del complejo Loma Alta.

260Los fragmentos de la almeja Andonta sp. completan este conjunto de muestras de fauna asociada al complejo funerario; se trata de un molusco ″[...]que se encuentra actualmente en el área y que todavía es consumido″ (O. J. Polaco 1991).

LA FAUNA ENCONTRADA EN CONTEXTO LUPE

261Alicia Blanco, Marie-France Fauvet-Berthelot y Osear J. Polaco

262En el transcurso de las excavaciones de Guadalupe-Mich.215, recolectamos 277 huesos de animales. La mayoría de los vestigios animales se encontraba en un medio ambiente ritual, no doméstico; las estructuras funerarias de Guadalupe, EF1 y EF2, proporcionaron 82 y 73 huesos, respectivamente, además de los 32 huesos de la fosa-elemento 8 situada bajo EF1, cuyo carácter doméstico no es evidente. Por lo tanto, cerca del 70% del material zoológico de Guadalupe proviene de ámbitos cierta o probablemente rituales. Por lo demás, la importancia de la fauna intrusiva posterior al abandono de los sitios no es despreciable, tanto por los vestigios que dejó como por las perturbaciones que provocó. El hecho de que 124 huesos no hayan podido ser identificados (el 44.8%) deforma todavía más la imagen que podríamos hacernos de la utilización económica de la fauna por el hombre de las Lomas en la época Lupe.

263El cuadro 10 y su representación gráfica incluyen los 153 huesos que pudieron ser identificados. Ciertas especies pertenecientes a una fauna palustre o lacustre están bien representadas: anfibios y quelonios. El bajo porcentaje de peces se debe sobre todo al hecho de que los vestigios de pez son muy frágiles y difíciles de aislar. Por el contrario, la baja frecuencia de huesos de la familia Anatidae es sorprendente, a menos que se trate de un problema de identificación: más del 12% de los huesos pertenecen a la categoría indiferenciada de las aves.

264Entre la fauna terrestre, aparecen más frecuentemente representados los carnívoros, sobre todo la familia Canidae. Un tlacuache —familia Didelphidae— proviene de la estructura EF1. Un poco de fauna no americana de la época colonial da testimonio de la intrusión hecha en la estructura EF2 por el depósito probablemente ritual de mandíbulas y un cráneo de bóvido y de un équido (véase más adelante). Como en otros lugares de las Lomas, en fin, podemos hacer notar la importancia de una fauna quizá intrusiva de roedores (orden Rodentia y familia Geomyidae).

265Intentemos ahora un análisis de distribución espacial en el sitio. Entre los 82 huesos encontrados en la estructura EF1 y las 32 de la fosa-elemento 8, observamos un contraste muy marcado: cuatro huesos de peces, ocho de anfibio y uno de que-lonio en E8; ninguno de pez, uno de anfibio y ocho de quelonio en EF1; mismo contraste en el caso de todas las otras categorías, que faltan en E8, pero están representadas en EF1, salvo por el orden Rodentia (nueve en E8 y 11 en EF1) y por la fauna no americana (ausente en los dos ámbitos). Es cierto que el contenido de la fosa-elemento 8 fue tamizado en el laboratorio con una tela de malla fina, mientras que los escombros procedentes de la estructura EF1 fueron tamizados en el transcurso de la excavación con una tela metálica de malla más grande; sin embargo, no debe excluirse una diferencia ″funcional″ entre esos dos ámbitos.

  • En EF1, son reconocibles tres agrupamientos de huesos (véanse las Figs. 47 y 48, Cap. V).

  • En L5/L6, entre 125 y 145 cm de profundidad (bajo nivel 0), un hueso de anfibio y cinco de ave, uno de ellos de Anatidae.

  • En N7/N8, entre 110 y 139 cm de profundidad, tres de quelonio, uno de ave y uno de Didelphidae.

  • En M7, entre 130 y 140 cm de profundidad, 13 de Didelphidae, esto es, de un tlacuache.

  • Observamos que esos tres grupos

  • estaban todos en el fondo de la estructura EF1.

  • provienen de los conjuntos heterogéneos (véase el Cap. V) y de la zona central.

  • marcan, así situados, el eje transversal este-oeste de la sepultura, de la misma manera que la mayoría de los objetos del mobiliario (véase el cuadro 4, Cap. V).

  • todos sufrieron, en grados diversos, la acción del fuego (según A. Blanco).

Cuadro 10 - Guadalupe, Mich.215. Fauna, proporción de los restos de vertebrados encontrados en el sitio.

Cuadro 10 - Guadalupe, Mich.215. Fauna, proporción de los restos de vertebrados encontrados en el sitio.

266Consecuentemente, parece confirmarse que la presencia de esa fauna sea el resultado de una acción antrópica específica (ofrenda, consumo), probablemente vinculada a rituales con ocasión del ″funcionamiento″ de la estructura EF1, es decir, la formación del osario, la disposición del mobiliario según los ejes, etc.; rituales también de ″cierre″ de la estructura EF1, con el depósito al centro (en M7, en particular) del elemento E14, de los tres fémures con pulseras de concha y de la ofrenda del tlacuache, animal del que A. Blanco subraya la importancia ritual en la tradición indígena (véase López Austin 1990).

267Si los huesos de animales de la estructura EF1 son en efecto los mejores testimonios de prácticas rituales efectuadas en la cámara, entonces podemos considerar que, en la organización cuadripartita de esa estructura, las zonas laterales L5/L6 y N7/N8, donde se encuentran esos vestigios de animales, llamados ″conjuntos heterogéneos″, eran espacios de culto, mientras que los ″conjuntos homogéneos″ L7/L8 y N6 eran, sobre todo, espacios de disposición de los huesos humanos.

268En los alrededores inmediatos de la estructura EF1, encontramos 17 huesos dispersos: ocho que no identificamos, dos de Canidae, tres de ave (uno de éstos de Anatidae), uno de pez, uno de quelonio y dos de animales no americanos.

269En cuanto a la estructura funeraria EF2, recordemos que no fue completamente excavada; sin embargo, en ella encontramos casi tantos huesos de animales (73) como en EF1 (82). Las especies, familias y órdenes representadas corresponden a las de la estructura funeraria EF1: predominan las de anfibio, quelonio y ave (13 huesos en total), pero la familia más abundante es la Canidae (7), mientras que la Didelphidae está ausente. En cuanto a la fauna no americana, incluye cinco huesos de la fosa C2, además de los tres huesos de los depósitos que constituyen los elementos E6 (équido), E9 y E7 (bóvidos), incluidos a su vez en C2. Esos cinco huesos representan menos del 7% de la fauna encontrada en EF2 y el 17% de la que pudo ser identificada (29 huesos). Tales proporciones hacen improbable la hipótesis de que C2 haya sido un verdadero basurero doméstico de la época colonial: el ámbito de los elementos E6, E9 y E7, por ende, no sería doméstico (véase, en el Cap. V, la estructura EF2 en la etapa VI).

270En los alrededores de la estructura funeraria EF2 únicamente fueron encontrados 10 huesos, en una excavación bastante limitada: incluyen cinco de anfibio, uno de Canidae y dos de Rodentia.

271Los sondeos S20, S21 y S22 y las trincheras T31 y T32, que se practicaron en la cima y en las laderas de la loma de Guadalupe, proporcionaron cierta abundancia de vestigios animales únicamente en la cima (S21, cerca de la estructura funeraria EF2; véase la Fig. 39) y cerca de la plataforma circular enlosada de la ladera noroeste: 24 huesos en S21, 19 en S20, 14 en T31 y T32, cuatro en S22 y dos en S34. En todos los casos, los quelonios, las aves y los carnívoros son los mejor representados. Los huesos parecen haber sufrido la acción del fuego, como los de las estructuras funerarias. ¿Debemos concluir que pertenecen todos a ámbitos no domésticos, más bien rituales? Es un hecho que en la periferia del sitio, en S34 y en T31 y T32, ahí donde deberíamos encontrar ámbitos domésticos —lo cual lo sugiere, por lo demás, la abundancia de los restos de conchas de almeja en S34—, hay sensiblemente menos huesos de animales. Además, la fauna palustre y lacustre está totalmente ausente de esas excavaciones periféricas.

272La distribución de la fauna en el sitio de Guadalupe está probablemente muy marcada por el carácter ritual de los elementos extraídos. Los aspectos domésticos parecen ambiguos, a menos que estén totalmente ausentes de nuestras excavaciones.

RESTOS VEGETALES ENCONTRADOS EN LOMA ALTA

273Fernando Sánchez

274Los restos vegetales obtenidos en el transcurso de las excavaciones se presentaban bajo tres formas: carbón de madera, impresiones de vegetales en la arcilla de Loma Alta y minúsculos fragmentos de tallos, hojas y granos recuperados mediante flotación en Loma Alta (55 kg de sedimentos flotados), El Moral (75 kg) y Guadalupe (6 kg). Sólo los grandes fragmentos de carbón y las impresiones moldeadas fueron identificados. Por el contrario, los restos flotados no pudieron ser identificados debido a la naturaleza muy arcillosa del sedimento que se adhería a ellos y de su mal estado de conservación (muestras proporcionadas al Museo de Historia Natural, en París, y a la Subdirección de Servicios Académicos del inah, en México).

Restos de carbón

275Provienen de Loma Alta, sondeo S3, de diversos puntos de los depósitos funerarios. De 13 muestras, 11 fueron identificadas: Pinus (5), Pinus y Quercus (3), Quercus (1), Alnus (1), Pinus, Quercus y Alnus (1).

Impresiones vegetales en las arcillas de suelos, de tapaderas de urnas, de adobes y de bajareque

276Las 13 muestras provienen de casi todos los sectores excavados en Loma Alta. Las 11 muestras identificadas muestran huellas de cyperáceas únicamente(4) o de cyperáceas con gramíneas (7).

LAS CONSTRUCCIONES DEL COMPLEJO LOMA ALTA

277Patricia Carot

278Ninguna construcción era visible en la superficie de Loma Alta (Mich.66) al inicio de nuestros trabajos, a pesar de que hace apenas unos cuantos años todavía eran evidentes numerosos vestigios, principalmente de los muros. Estos últimos fueron desmontados para recuperar la piedra o destruidos por los cultivos. Toda la información concerniente a la arquitectura proviene, por lo tanto, de las excavaciones. Loma Alta, como ya lo hemos visto, es una loma artificial de aproximadamente 200 m de diámetro y 3 m de altura media, hecha de una serie de rellenos constituidos de arcilla mezclada con cinerita/diatomita y tepetate (foto 34). Esos rellenos adicionales contienen los vestigios de ocupaciones anteriores —fragmentos de bajareque quemados, bloques de adobe, tepalcates, piedras pequeñas—, procedentes ya sea de estructuras domésticas, ya de estructuras ″ceremoniales″, como las estructuras 1, 2, 3 y 4, descubiertas al noroeste. Estas últimas pudieron haber sido destruidas por el fuego, pues se observan numerosos fragmentos quemados de bajareque en la capa IV y en S3 y un nivel de incendio de S25 (capa 7).

279Para contener los rellenos de la loma, y también para delimitar varias plataformas, fueron construidos diferentes muros. Los que excavamos al noreste y al este pertenecen todos a la última fase de ocupación, Loma Alta 3 - Jarácuaro, cuando la loma fue levantada más de 1.50 m de una sola vez (salvo la base del muro oeste de T17, que parece remontarse a la fase Loma Alta 2). En total, despejamos 32 m de longitud de muros; a saber: dos muros en la cima noreste de la loma (T26; véanse la Fig. 9 y la foto 35) y tres muros paralelos, a una distancia de 0.50 cm más al este (T17), probablemente los mismos descubiertos a alrededor de 30 m al sur, en un sondeo de control (R. sur). Al este de S25, en fin, en la ladera y en el eje de T26, nos señalaron la antigua existencia de un ″muro grande y bello″, desmontado por completo recientemente. Todos esos muros conservan de 0.40 a 1.90 m de altura. En la unidad de excavación T26 aparecieron dos muros perpendiculares que pudieron servir para contener el relleno de dos plataformas distintas. El muro de orientación oeste-este fue despejado en una longitud de 9 m; está hecho de bloques burdamente labrados a escuadra, de fragmentos de tezontle y de algunas losas, todo pegado con mortero que parece haber recubierto su cara externa (la sur). Ese muro fue edificado al menos en dos etapas: al final de la primera, tenía 1.36 m de altura y contenía en la cima y del lado norte un piso de arcilla de 4 cm de espesor. Posteriormente fue alzado 0.60 m. En su extremo oeste conocido, hay, a lo largo de 2.20 m, otro muro, pegado al primero por el lado norte (foto 35). El muro que acabamos de describir se interrumpe al este para dejar lugar a otro muro de orientación norte-sur, el cual fue despejado a lo largo de 11 m y 0.40 m de altura, pero no conocemos sus dimensiones totales exactas. Está más cuidado que el precedente e incluye más piedras labradas; su cara exterior se encuentra al oeste. En T17, del lado oeste, el muro de contención de la loma tiene 1.90 m de altura en su configuración final (foto 36); otros dos muros paralelos fueron identificados más al este, hechos en épocas más recientes a fin de reforzar el sistema de contención. Los tres fueron construidos con grandes piedras burdas desbastadas, tezontle labrado, losas gruesas y un mortero arcilloso. Nuestros trabajos de despeje fueron muy limitados; es muy probable que la loma oculte centenas de metros de muros enterrados, como lo sugiere su forma semicuadrada (Fig. 9).

Foto 34 - Complejo Loma Alta: construcciones en el sitio de Loma Alta, sondeo S25, rellenos antrópicos (4 m de profundidad), Mich.66.

Foto 35 - Complejo Loma Alta, construcciones en el sitio de Loma Alta. T26: muro de contención de plataforma, despejado en una longitud de 9 m, Mich.66.

280Además de esos diferentes muros, nuestras excavaciones en el sector noroeste de la loma sacaron a la luz cuatro estructuras enterradas antiguas en mal estado de conservación; tres de ellas fueron despejadas parcialmente, pues únicamente excavamos una línea de piedras (Fig. 26). Esas estructuras están situadas en torno del área funeraria, todas pertenecen a la etapa II (fase Loma Alta 2) y fueron enteramente recubiertas por el enorme relleno de la etapa III final (capa I), cuyo espesor varía entre 2 m (en S19) y 0.60 m (en C24). Las estructuras reposan sobre el mismo piso de arcilla, de capas hojaldradas, de 10 a 30 cm de espesor (CIII), muy extendido, dado que lo encontramos todavía en S25, a más de 80 m al sureste.

281La estructura 1, en S14, está constituida por un muro norte-sur de dos cimientos hecho con grandes piedras labradas (longitud despejada: 3.60 m; altura conservada: 0.34 m; foto 37). La estructura 2, en S19, incluye una línea de piedras norte-sur y otra en ángulo recto hecha de adobes (longitud despejada: 1.90 m; altura conservada: 0.20 m). La estructura 3, en S15, está hecha por un muro norte-sur de grandes piedras burdas colocadas de canto y del que sólo está descubierta la cara externa; el resto se encuentra fuera de S15 (longitud despejada: 1.50 m; altura total: 0.50 m). La estructura 4 es la mejor conservada y la más ampliamente excavada. Está formada por tres muros en U, de 0.30 a 0.70 cm de altura. Ignoramos si esa altura es la original o la que conservan. Su longitud máxima conocida es de 4.70 m (del muro norte sólo se conservan 3.40 m) y su anchura de 3.93 m (Fig. 26). Sus muros norte y sur están hechos de tres a cuatro hiladas de piedras labradas con un revestimiento externo de losas y piedras, todo sellado con un mortero de arcilla que conserva numerosas huellas de fibras vegetales (foto 38). El muro oeste consiste en una sola hilera de losas colocadas de canto.

Foto 36 - Complejo Loma Alta, construcciones en el sitio de Loma Alta. T17: el muro más antiguo y más alto (1.90 m) de los tres hallados en ¡a excavación, Mich.66.

Foto 37 - Complejo Loma Alta, construcciones en el sitio de Loma Alta. S14-S16: la estructura 1, Mich.66.

Foto 38 - Complejo Loma Alta, construcciones en el sitio de Loma Alta. C24: la estructura 4, pared norte, Mich.66.

282Como ya lo hemos visto, todas las estructuras fueron construidas sobre el gran suelo de arcilla apisonada, (CIII) hojaldrado, y extendido sobre una fina película de cenizas volcánicas. Esta arcilla incluía capas de vegetales, cuyas impresiones moldeadas pudieron ser identificadas por el biólogo F. Sánchez (Subdirección de Servicios Académicos, inah) como de ciperáceas y gramíneas (véase sufra). Ese piso lo encontramos en todas las excavaciones hechas al noroeste y al sur de la loma. Sella los dos rellenos de las etapas I y II, así como los tres primeros depósitos funerarios 1, 2 y 4. Fue destruido en S3 para la colocación del depósito funerario 3, antes del elevamiento final de la loma. Otros pisos, peor conservados, fueron despejados en los niveles superiores de S25 (con huellas de incendio), correspondientes quizá a subfases de construcción puestas de manifiesto en T26 y T17.

283El piso de arcilla de la etapa II es demasiado alto (más de 2 m) con respecto a los antiguos pantanos circundantes como para haber servido de capa aislante en medio húmedo; por lo tanto, no podemos compararlo con los del sitio de Terremote (Serra Puche 1988), donde las capas de arcilla mezcladas con tule están asociadas a un sistema de construcción característico de las zonas lacustres y de las chinampas y que consiste:

[...] en un sistema de empalizada de troncos[...] para ir creando una especie de cajas de 4 m x 4 m. Entre esos troncos paralelos se clavaban estacas que permitían la contención del lodo, mezclado con tules, utilizado en la formación de capas hojaldradas que iban creando una superficie cada vez más alta hasta terminar en forma de montículo [...] Sobre esa empalizada, se localizó una serie de apisonados de lodo sobre los que se desplantó la estructura de piedra (Ibid. 1988: 58).

284En cambio, en el sitio de El Moral (Mich. 243), al borde de la ciénega y de un gran pantano interno, mucho más bajo, por ende, que en Loma Alta, despejamos, bajo los pisos construidos, una capa horizontal de tepalcates (procedentes todos de apaxtes) que tenía por función el aislar de la humedad ambiente provocada por la capa de turba inferior, mezclada con pequeñas conchas (véase, en el Cap. IV, la descripción de los sondeos 12, 27 y 28 hechos en El Moral; Fig. 17). Ese sitio pertenece a una ocupación de la fase Jarácuaro (véase la Fig. 20) y está situado en el extremo norte de las Lomas, único sector donde abundan en la superficie herramientas de basalto, los desbastadores probablemente utilizados para el corte del tule.

285En realidad, el material de construcción más comúnmente utilizado en las Lomas fue quizá la arcilla, el único material disponible en el lugar. La arcilla entra en la composición de los rellenos, los pisos, los adobes (encontramos tres de ellos fragmentarios en Mich.66, uno en la capa 3 de S25, uno en la capa IV de S3 T y uno en asociación con la estructura 3 de S19) y los muros de bajareque, que encontramos en forma de bloques quemados y enrojecidos (capa IV de S3 y capa 7 de incendio de S25). Servía también como revestimiento para los muros de piedra y de mortero. Y era utilizada, en fin, para la fabricación de palanganas o artesas de arcilla cruda, como las encontradas en S3 y S25.

286En los alrededores directos de Loma Alta no hay piedra disponible; las dos fuentes de piedra próximas a las Lomas son el tezontle rojo de Tarejero y las losas de Tariácuri. En Loma Alta también fueron utilizadas piedras de otras cualidades, de las que no conocemos el origen. Las cantidades de piedras aportadas a ese sitio dan prueba de la importancia de ese establecimiento en el conjunto de las Lomas.

287Aunque la loma está situada en un medio ambiente palustre, no encontramos ningún indicio directo de tierras ganadas al agua o a los pantanos. La altura inicial natural (alrededor de 1.50 m) era probablemente suficiente para que la loma pudiera ser utilizada tal como era, a menos que el nivel de los pantanos circundantes haya sido muy alto. No obstante, eso es improbable, pues Loma Alta está situada en la parte más alta de las Lomas. A priori, entonces, la comparación con establecimientos construidos o fundados directamente en medio acuático no se justifica. Toda comparación es difícil, por lo demás, debido al carácter muy limitado de nuestras excavaciones.

LAS CONSTRUCCIONES DEL COMPLEJO LUPE

288Charlotte Arnauld

289En el sitio de Guadalupe, si no se toman en cuenta las estructuras muy particulares que son las cámaras funerarias, no excavamos sino una sola estructura de piedra, aunque sabíamos lo abundante que era la piedra en la parcela. El muro despejado en T31-T32 siguiendo las indicaciones del propietario de la parcela, está tan destruido que no podemos afirmar si se trata de un muro de contención o de un muro de estructura. Por lo tanto, la única estructura encontrada es una plataforma circular de 5.60 m de diámetro (foto 39). Originalmente, su superficie estaba enlosada por completo, con esas losas naturales ligeras y delgadas de andesita, y cubierta con un revestimiento de arcilla cruda. El muro de linde, medio destruido, está hecho de pequeñas piedras desbastadas y seleccionadas.

Foto 39 - Complejo Lupe, construcciones en el sitio de Guadalupe: plataforma circular del sondeo S20, Mich.215.

290Las plataformas circulares revestidas no son raras en el occidente de México durante el periodo clásico ni en la zona del proyecto en particular. Sin evocar les múltiples ejemplares de ese tipo de estructuras presentes en diversos sitios del Post-clásico reciente, en el sitio Mich.72 (Las Marías) fue despejado un espécimen muy comparable al de Guadalupe. Su diámetro externo alcanza 3 m y el material de cerámica asociado data de las fases Lupe y La Joya (Migeon 1990).

291En Jiquilpan, Noguera excavó una plataforma redonda de 10 m de diámetro (1944). Castillo Trejo (1967: Fig. 28) señala otra de ellas en Guerrero (embalse de la presa Palos Altos). Mountjoy (1982: 103-104, Fig. 11) hizo el plano de varias casas circulares de Tomatlán, Jalisco, de 5 a 8 m de diámetro. En Jalisco, el complejo clásico de Teuchitlán se caracteriza por las plazas ceremoniales circulares delimitadas por estructuras también circulares, pero generalmente de un diámetro superior a 10 m (Weigand 1985).

292Dado que los trabajos arqueológicos aún son raros en el occidente de México, esos pocos hallazgos de estructuras circulares son significativos. Quizá también sería pertinente la comparación con algunas de las estructuras circulares de Teotihuacan, de la fase Tlalmimilolpa, de 5 a 10 m de diámetro, situadas cerca de la Ciudadela (Schavelzon 1985).

293La plataforma circular de Guadalupe sólo reposa sobre un relleno arcilloso de aproximadamente 20 cm de espesor. A menos de 40 m al sur, en lo alto de la loma (véase la Fig. 39), los pisos hojaldrados reposan igualmente sobre rellenos de poco espesor. El sitio no parece haber incluido sistemas de plataformas ni de contención tan importantes como en Loma Alta.

294En el sitio de El Moral-Mich.243, fechado como perteneciente a la interfase Jarácuaro, no hay piedras o, si las hay, son muy pocas. Como se ha señalado en la sección anterior, no lejos de la ciénega, quizá incluso sobre lo que era la orilla, sacamos a la luz una serie de pisos hojaldrados que reposan sobre una gruesa capa de tepalcates de apaxtes y cuya probable función era aislar la superficie de ocupación de la capa 7, subyacente, negra y ″turbosa″, con muchas Conchitas. Los pisos de las casas preclásicas del sitio de Terremote, sobre una isla baja del lago de Xochimilco, también están construidos sobre gruesas capas de tepalcates ″[...] que seguramente servían como filtros de humedad″ (Serra Puche 1988: 108; en Toluca se encuentra el mismo rasgo en ámbito semejante, Yoko Sigiura 1987, comunicación personal).

295Los grandes tepalcates estaban extraordinariamente divididos en capas y sus superficies se desprendían en placas muy delgadas, como si hubieran estado sometidos a fuertes presiones: quizá las debidas a la contracción por desecación de las capas húmedas de la ribera después del drenado de 1900. Los propios pisos parecen haber sido hechos de una mezcla muy dura, aunque ligera, compuesta de arcilla, diatomita y fibras vegetales, que no deja de recordarnos los pisos construidos de Loma Alta y Guadalupe.

296Lo que más nos sorprende es la superficie cubierta por esos pisos, tanto en El Moral (aproximadamente 100 m2 según el brote-crecimiento diferencial de la lenteja) como en Guadalupe, en lo alto de la loma (al menos 50 m2 en C33), y también en Loma Alta. Teniendo en cuenta que la erosión no dejó in situ sino algunas placas, tenemos que imaginar que grandes superficies fueron originalmente acondicionadas así, revestidas con una mezcla dura. ¿Para qué haber construido tales superficies; ¿Era necesario protegerse de la humedad del subsuelo, estabilizar y afirmar la superficie?

Notes

1 Damos las gracias a A. Demant y R. Corona por estas informaciones

2 El análisis espectrográfico realizado por el Departamento de Mineralogía de la unam demuestra que se trata de amazonita, pero que no procede del yacimiento de Pikes Peak en Colorado. No hay amazonita entre los adornos de las culturas mogollon, Basketmaker II y hohokam del suroeste de Estados Unidos (Geslin 1990).

Table des illustrations

Légende Figura 51 - Complejo cerámico Loma Alta.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 756k
Légende Figura 52 - Complejo cerámico Loma Alta.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 920k
Légende Figura 53 - Complejo cerámico Lupe, Mich.215. Recipientes hallados en la sepultura 1, estructura funeraria 1. Todos son del tipo Lupe Café Pulido, salvo 403-4 que es Lupe Café Rojo Pulido y salvo los cuatro recipientes con base anular que pertenecen al tipo Ciénega Rojo.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Légende Figura 54 - Complejo cerámico Lupe.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 780k
Légende Figura 55 - Complejo Loma Alta, Mich.66. Figurillas, tocados y cabezas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 820k
Légende Figura 56 - Complejo Loma Alta, Mich.66. Figurillas, torsos, brazos y piernas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Légende Figura 58 - Complejo Loma Alta, Mich. 66. Adornos de cerámica, orejeras.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 340k
Légende Figura 57 - Complejo Loma Alta, Mich.66. Figurilla zoomorfa.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 292k
Légende Foto 30 - Complejo Lupe, Mich.215: figurillas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 984k
Légende Figura 59 - Guadalupe, Mich.215, estructura funeraria, complejo Lupe, a) Figurilla zoo-morfa. b) Incensario con mango.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 400k
Légende Figura 60 - Complejo Lupe. Malacates encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 344k
Légende Figura 61 - Complejo Loma Alta, Mich.66. Concha: diversos objetos y fragmentos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 456k
Titre Figura 62 - Complejo Lupe. Concha: trompetas encontradas en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.
Légende Categoría: aerófonos/idiófonos.Subcategoría: aerófonos (trompetas).Familia: gasterópoda.Tipo: sin labro.421-32: Turbinella angulata; 421-33: Fasciolaria princeps.Dos ejemplares de la colección (las trompetas 215-421-32 y 215-421-33) fueron identificados como instrumentos musicales. Dos cortes perpendiculares sirvieron para retirar el labro de cada valva.En la trompeta 215-421-32, en vez de existir un corte horizontal respecto a la columela, hubo en esa dirección un desprendimiento de parte de la concha que probablemente se logró mediante percusión y que afectó así el hombro de la concha entre la sexta y la última protuberancia de la espira, región donde el espesor conquiolínico disminuye. Dado que el espesor de la concha aumenta, el desprendimiento por percusión se suspendió y se optó por practicar un corte, breve pero limpio; éste sigue una trayectoria inclinada la cual une el desprendimiento horizontal con el corte vertical que comienza en la última sutura y, que siguiendo una trayectoria recta, termina muy cerca de la base del caracol, sin afectar su canal. En ese mismo ejemplar puede apreciarse parte de la huella de otro corte vertical interpretada como un error inicial del corte vertical corregido posteriormente. La corrección se encuentra muy cerca de la base del gasterópodo. El desprendimiento horizontal presenta en su inicio una pequeña región muy pulida. La pieza en cuestión presenta una sola perforación cónica sobre la parte media del filo o borde dejado por el corte vertical, del que dista 5 mm. A punto de concluir la perforación se estrelló el poco material que faltaba por punzar, debido posiblemente a que se ejerció una presión indebida sobre el perforador.La segunda pieza de la colección, la trompeta 215-421-33, presenta un corte horizontal sobre la última sutura. Tiene también un corte vertical afectado por una fractura considerable, que no alcanzó a dañar una pequeña perforación cónica situada a 4 mm del borde dejado por el corte y muy cerca de la última sutura. La rotura impide saber si había más perforaciones cerca del filo. Sobre el cuerpo de la pieza hay otras dos perforaciones diminutas, cercanas entre sí, cuyo origen es natural.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 660k
Titre Figura 63 - Complejo Lupe. Concha: cuentas cilíndricas de la estructura funeraria EF1, de Guadalupe, Mich. 215.
Légende Categoría: cuentas.Familia: cilindrica.Tipo: recto.Subtipo: unilobular.Grupo: ″O″.Cf. Strombus.La familia cilindrica se deñne como la compuesta por piezas cuyo espesor es igual o mayor que la dimensión de su diámetro (Suárez 1977: 26). El tipo recto se caracteriza porque el espesor o las paredes de la pieza son rectos y fue dividido en subtipos (Olguín 1983: 113-114) atendiendo a la existencia de secciones o lóbulos producidos por muescas o esgrafiado, ejecutados sobre el espesor de la pieza, que de alguna manera afectan su silueta. Cada subtipo está definido por el número de secciones de las cuentas incluidas en él.En el caso del material revisado, sólo se presentan cuentas unilobulares, es decir, con paredes o espesores lisos. Las cuentas incluidas en esta ficha fueron producidas mediante un corte recto, limpio y llano que siguió una trayectoria inclinada respecto al eje mayor de la cuenta, de manera que las caras presentan un bisel que caracteriza al grupo ″O″. Los grupos son formulados atendiendo al acabado dado a las caras o secciones o diámetros de las piezas. La perforación de las piezas incluidas es bicónica, perfectamente lograda. Además del tipo recto, el tipo amorfo se caracteriza porque algunas zonas de las paredes presentan deformaciones naturales propias de la parte de la concha que sirvió para manufacturar la pieza. En los ejemplares de la colección, las deformaciones son poco notables.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 248k
Titre Figura 64 - Complejo Lupe. Concha: pendientes trapezoidales encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.
Légende Categoría: pendientes.Familia: xenomorfa.Tipo: trapezoidal prismático.Subtipo: unilobular.Grupo: sin apéndice.Cf. Strombus.En esta ficha se incluyen pendientes con forma de prisma trapezoidal, de aristas netas y superficies llanas. Las piezas presentan, en todos los casos, perforaciones bicónicas realizadas sobre las superficies menores de cada objeto y en los extremos de una de las superficies mayores: aquella que tiene la forma de rectángulo más reducido en el prisma. Así, las perforaciones y el hilo de suspensión quedaban ocultos para el observador de la pieza.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Titre Figura 65 - Complejo Lupe. Concha: pendientes ″espira″, encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.
Légende Categoría: pendientes.Familia: automorfa.Tipo: gasterópodo.Subtipos: espira con una porción de cuerpo; espira.Oliva porphyria.Este tipo fue definido por Suárez (1977: 32) como aquel que conserva la forma natural del gasterópodo, ya sea total o parcialmente, y es reconocible a simple vista, dependiendo de las alteraciones parciales sufridas por la valva durante el proceso de manufactura. La misma autora formuló varios subtipos, a los que agregó uno más (Olguín 1983: 64), y ahora se integran los dos subtipos citados en el encabezado.el subtipo ″espira con una porción de cuerpo″ está formado por ornamentos de concha consistentes en meras espiras de caracoles, con modificaciones que alteran poco o nada su aspecto natural en esa parte.La confusión que puede surgir entre ese subtipo y los pendientes de tipo circular se salva atendiendo más a la conservación de las partes naturales en las piezas que a sus perforaciones céntricas o excéntricas, dado que la perforación central de una espira no implica de por sí el uso del ornamento como cuenta, pues pudo haber sido hecha con el fin práctico de retirar el ápex, evitando de esa manera que la pieza se estropeara al romperse éste accidentalmente. También pudo haber servido para coser la pieza a alguna tela y así lucir las suturas de la espira, que, por cierto, en el caso de los ejemplares de la colección fueron artificialmente profundizadas, utilizando quizá una herramienta puntiaguda.las piezas del subtipo ″espira con una porción de cuerpo″ fueron obtenidas a partir de espiras completas, retiradas del cuerpo del gasterópodo mediante el corte de una pequeña parte del mismo (de entre 3 mm y 9 mm de ancho), la inmediatamente próxima a su unión con la espira.Los ápices de estos ejemplares fueron desgastados hasta lograr un orificio de bordes llanos y bien pulidos. Además de esas horadaciones, no consideradas como criterios tipológicos, los ejemplares presentan otras perforaciones ubicadas en la periferia de cada ornamento, la mayoría de las veces sobre la porción del cuerpo del caracol y raramente sobre la última vuelta de la espira.En el grupo de dos, figura un ejemplar que conserva polvo rojo (sulfuro de mercurio o cinabrio, según el análisis químico practicado por el químico Alfonso Cruz B., del Departamento de Prehistoria del inah).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 316k
Titre Figura 66 - Complejo Lupe. Concha: pendientes de Oliva sp. encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 252k
Titre Figura 67 - Complejo Lupe. Concha: aros 24 y 25 encontrados en la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.
Légende Categoría: aros.Familia: gasterópoda.Subfamilia: de cuerpo.Tipo: con espiral.Grupo: angosto.Variante: técnicas de decoración.Strombus galeatus.Los dos ítems aquí presentados fueron decorados con motivos geométricos esgrafiados, algunos de los cuales sólo pueden ser observados con lupa debido a la erosión sufrida por los especímenes. Ambas figuras fueron hechas empleando una lupa. En los dos casos, los esgrafiados presentan diversas profundidades y anchuras que pueden ser identificadas con cortes y raspaduras, dependiendo de su intensidad y amplitud. Esto posiblemente indica la utilización de dos clases de herramientas. La estructura natural de la especie utilizada para manufacturar las piezas resultó ser técnicamente ventajosa para ese cometido, ya que cada valva presenta un enrollamiento que permite que, ejecutando dos cortes sobre ella, se desprenda la parte del manto en una zona del cuerpo del caracol comprendida entre la región de mayor diámetro y la espira. En esa zona, la última vuelta queda soldada a la penúltima, y por lo tanto, la sección obtenida presenta un borde circular; en cambio, una sección de cualquier otra parte del cuerpo resulta ser una espiral abierta (Suárez 1977: 46-47). Uno de los dos ejemplares tiene huellas de pigmento azul de origen orgánico mezclado con un material inorgánico, posiblemente una arcilla (¿o un contaminante?; análisis del químico Alfonso Cruz B.).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 560k
Titre Figura 68 - Complejo Lupe. Concha: aro 23 de la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.
Légende Categoría: aros.Familia: pelecípoda.Subfamilia: marginal con línea palial.Tipo: sin umbo.Subtipo: con huella de umbo.Grupo: cortado en dos planos perpendiculares.Spondylus cf.princeps.Entre los materiales estudiados, hay un solo ejemplar (215-421-23) incluido en la subfamilia indicada. Es una pieza muy rústica; los cortes que definieron el diámetro interno de la pieza respetaron casi en su totalidad la línea palial; en consecuencia, las paredes del ornamento son muy inclinadas y su sección afecta la forma de triángulo obtusángulo. El umbo fue retirado realizando dos cortes perpendiculares como los ya descritos por Suárez (1977: 48). La huella del umbo quedó notablemente marcada. La parte interna de la valva conserva intactas la charnela y las márgenes del cuerpo. La cara externa no fue pulida. El ejemplar no presenta bisel y su sección es ancha-convexa.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 372k
Titre Figura 69 - Complejo Lupe. Concha: fragmento labrado zoomorfo de la estructura funeraria EF1 de Guadalupe, Mich.215.
Légende Se trata de una representación sumamente realista de una cara y cabeza de animal, posiblemente de perro. Tiene dos perforaciones cónicas que no traspasan el espesor de la pieza y están ubicadas en los lugares correspondientes a los ojos. El ejemplar está muy erosionado en uno de los lados (el izquierdo de la cara).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 120k
Légende Cuadro 6 - Distribución del material lítico tallado encontrado en Loma Alta (Mich.66).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 936k
Titre Figura 70 - Obsidiana. Guadalupe, Mich.215 y Loma Alta, Mich. 66.
Légende a) Complejo Lupe. Navaja prismática en obsidiana gris translúcida, b-h) Complejo Loma Alta. b,c,d) Navajas prismáticas en obsidiana verde translúcida. e) Cuchillo-punzón sobre navaja prismática en obsidiana verde. f) Raspador distal lateral sobre lasca de obsidiana. g) Raedera sobre navaja. h) Lasca laminar en obsidiana gris.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 1,6M
Légende ej. Ejemplares* Ejemplares encontrados en las excavacionesCuadro 7: Distribución espacial y cronológica de los desbastadores en las Lomas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 412k
Légende Figura 71 - Complejo Lupe. Desbastador sobre laja de basalto, Mich.240, S10.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 568k
Légende Figura 72 - Complejo Lupe. Herramienta sobre lasca o laja (basalto y dacita).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Titre Fig. 73 - Complejo Lupe. Guadalupe. Mich.215. Puntas de flecha y cuchillos bifaciales.
Légende a) Forma triangular; 427-basalto.b) Forma triangular con muescas basales; 427-calcedonia.c) Forma pedunculada; 403-5-basalto.d) Forma pedunculada; 427-21-obsidiana gris.e) Forma pedunculada; 427-obsidiana gris.f) Forma pedunculada; 427-6-basalto.g) Punta sobre navaja de obsidiana; 404-39.h) Cuchillo bifacial sobre navaja de obsidiana; 439-11. i) Cuchillo bifacial triangular; 427-8-calcedonia.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
Légende Foto 31 - Complejo Jarácuaro: piedra pulida, cuentas y pendientes de piedra verde de la sepultura 3 de Guadalupe, Mich.215.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Figura 74 - Complejo Lupe. Piedra pulida; punta de macana. Estructura funeraria EF1, Guadalupe, Mich.215.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 724k
Titre Cuadro 8 - Distribución de los objetos de piedra pulida encontrados en Guadalupe, Mich.215. (Véase la ubicación de las unidades de excavación y de las estructuras funerarias EF1 y EF2 en las figuras 39 y 41, capítulo V).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 584k
Légende Foto 32 - Complejo Loma Alta: hueso labrado, Mich.66.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 308k
Légende Foto 33 - Complejo Lupe: hueso labrado, estructura funeraria 1, Mich.215.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 260k
Titre Cuadro 9 - Loma Alta, Mich.66. Fauna, proporción de los restos de vertebrados encontrados en el sitio.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 640k
Titre Cuadro 10 - Guadalupe, Mich.215. Fauna, proporción de los restos de vertebrados encontrados en el sitio.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-33.jpg
Fichier image/jpeg, 732k
Légende Foto 34 - Complejo Loma Alta: construcciones en el sitio de Loma Alta, sondeo S25, rellenos antrópicos (4 m de profundidad), Mich.66.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-34.jpg
Fichier image/jpeg, 908k
Légende Foto 35 - Complejo Loma Alta, construcciones en el sitio de Loma Alta. T26: muro de contención de plataforma, despejado en una longitud de 9 m, Mich.66.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-35.jpg
Fichier image/jpeg, 908k
Légende Foto 36 - Complejo Loma Alta, construcciones en el sitio de Loma Alta. T17: el muro más antiguo y más alto (1.90 m) de los tres hallados en ¡a excavación, Mich.66.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-36.jpg
Fichier image/jpeg, 972k
Légende Foto 37 - Complejo Loma Alta, construcciones en el sitio de Loma Alta. S14-S16: la estructura 1, Mich.66.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-37.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Légende Foto 38 - Complejo Loma Alta, construcciones en el sitio de Loma Alta. C24: la estructura 4, pared norte, Mich.66.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-38.jpg
Fichier image/jpeg, 1020k
Légende Foto 39 - Complejo Lupe, construcciones en el sitio de Guadalupe: plataforma circular del sondeo S20, Mich.215.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2636/img-39.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr