Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Arqueología de las Lomas en la cuenca lacustre de Zacapu, Michoacán, México

 | 
Charlotte Arnauld
, 
Patricia Carot
, 
Marie-France Fauvet-Berthelot

Capítulo V. Los conjuntos funerarios

Texte intégral

Primera Parte. EL CONJUNTO FUNERARIO DE LOMA ALTA (MICH.66)

1De todo el sector de las Lomas, la loma del sitio Mich.66, llamada Loma Alta por los lugareños, es en efecto la más alta; y ocupa, por lo demás, una posición central entre todas las lomas (Fig. 11). Esas dos características, elevación y centralidad, a las que se añade la riqueza de los descubrimientos que en ella hicimos, dan testimonio de la importancia, quizá de la primacía, de ese antiguo establecimiento.

2Loma Alta alcanza de 6 a 7 m de altura por sobre los bajos que la rodean al este, el norte y el oeste. Sus laderas son más acentuadas en general que las de las otras lomas. Al sur está constituida por una parte más o menos circular de 4 ha de superficie y, al noreste, por un apéndice en forma de cuerno (Fig. 24). El sitio Mich.66 está rodeado al norte y al sur por pequeñas elevaciones sobre las que fueron identificados varios loci: al norte, el locus 181 y, al sur, los loci 198, 199, 200 y 201. La densidad del material arqueológico en la superficie es uniforme entre esos puntos y Loma Alta y, de acuerdo con el estudio de ese material, su ocupación es contemporánea de la de Loma Alta, con dos excepciones (véase la Fig. 19, Cap. IV).

3Los diversos sondeos realizados en el apéndice norte (S1 y S2) y en la parte sur de la loma (S3, S14, S15, S16, S19, S25 y T26) nos revelan que este apéndice es en realidad una eminencia natural de 2 m de altura aproximadamente, mientras que la loma sur es enteramente artificial. Los rellenos antrópicos que la conforman alcanzan 3.50 m de espesor en el punto más alto, en S25. La loma sur tiene en realidad tres ″cumbres″, observables únicamente cuando la loma no está con cultivos: la cumbre sur, en S25, la más elevada, y las cumbres noroeste (S15) y noreste (T26) (Fig. 24). Los rellenos aportados por el hombre alcanzan, por lo tanto, 3.50 m de espesor en S25, al sur; 3 m en S19 y S15 y 2 m en S3, al noroeste; y 2.10 m en T26, al noreste (Fig. 25).

4En Loma Alta, donde anteriormente sólo crecía una gramínea llamada localmente zoromuta, los primeros cultivos fueron practicados apenas en los años 1960. Desde entonces la agricultura mecanizada ha modificado la topografía de la loma y destruido todos los vestigios arqueológicos —muros y líneas de piedras— todavía visibles en la superficie.

EL SITIO FUNERARIO

5El emplazamiento de nuestro primer sondeo, S3, hecho en 1983 a 3 m al sur del silo, lo determinamos tanto en función de los cortes de ese silo y de los del vallado de la cumbre noroeste (Fig. 24) como en función del abundante material visible. Ese sondeo nos proporcionó los primeros elementos de un complejo funerario in situ. Fueron necesarias varias temporadas de excavaciones para conocer su extensión y determinar su secuencia. Con ese propósito, el sondeo original —S3 A,B,C,D,0,N (cada letra designa 1 m2) (Fig. 26)—, donde en 1983 habían sido descubiertas 12 urnas cinerarias y dos sepulturas secundarias, fue ampliado en 1985-1986 hacia el norte —en H,I,J,U— hacia el este —en T,K— y hacia el oeste —en S,F,E,R,W,X,Z. Así descubrimos 20 urnas funerarias (18 ollas y dos grandes escudillas) y nueve sepulturas primarias y secundarias, hasta llegar a los límites de los depósitos de urnas. A fin de determinar las diferentes etapas de ocupación y construcción de ese sector de la loma y de relacionarlas con los depósitos de urnas, realizamos excavaciones en torno a S3: al oeste en C24, al sur y al sureste en S16, S14, S19 y S15. En los niveles inferiores de esos sondeos sacamos a la luz vestigios arquitectónicos (estructuras 1, 2, 3 y 4) y otras sepulturas, dispersas, que marcaban los límites extremos del área funeraria: tres sepulturas secundarias muy fragmentarias, dos en C24 (Seps. 39 y 41) y una en el silo (Sep. 38), los vestigios de una sepultura en cajón (elemento 25) en C24 CD y finalmente una sepultura en urna (Sep. 40) en C24 AB (Fig. 26).

Figura 24 - El sitio de Loma Alta, Mich.66.

Figura 24 - El sitio de Loma Alta, Mich.66.

PERTURBACIONES Y DATOS PROPORCIONADOS POR EL DUEÑO
Image 1000000000000094000000691451F671.jpg Trazo de la antigua vía del tren, construida poco tiempo después del desecamiento de la ciénega; unía Cantabria con Jauja y cortó la loma en dos, separándola de su apéndice norte. Ese trazo sirve actualmente como camino.
Image 10000000000000700000006D82A63D93.jpg Vallado (término local) de 1 m de profundidad y 1 m de anchura, cavado por el propietario en toda la orilla alrededor de la loma para delimitar su parcela ejidal.
Image 100000000000002A0000005C09194661.jpg Silo de 4 m de ancho por 6 m de largo, cavado en el costado noroeste de la loma; sirve para almacenar el maíz con el propósito de que fermente.
d d′ Corte estratigráfico general (véase la Fig. 25).
DESCUBRIMIENTOS HECHOS POR LOS AGRICULTORES

1 Cráneos, huesos con arreglos de piedra descubiertos durante la excavación de la fosa.

2 Muro a medio enterrar, totalmente desmontado por los habitantes de Cantabria.

3 Huesos y cerámica encontrados durante la excavación del silo.
No ubicados: en la superficie de la loma todavía eran visibles hace 30 años unos muros y líneas de piedras.
SONDEOS REALIZADOS EN LA LOMA (Véanse Figs. 14 y 15, Cap. IV)
S1 y S2, en el apéndice norte.
S3, S14, S15, S16, S19 y cuadrícula C24, en la cumbre noroeste.
Trincheras T17, T18 y T26, en la cumbre noreste. S25, en la cumbre sur.
R.sur: Sondeo de prueba.

6En el conjunto funerario se yuxtaponen cinco formas de inhumación (véase más adelante las Figs. 29, 31 y 34); éstas incluyen en total:

  • Treinta y una urnas cinerarias, que forman cuatro grupos bien diferenciados, distribuidos en un espacio reducido de 12 m2 cuyas unidades A, B, C, D constituyen más o menos el centro. (Seps. 1 a 12, 15 a 21, 24 a 26, 28 a 30, 31-1, 31-2, 32, 34, 36, 37).

  • Doce inhumaciones, 6 primarias y 6 secundarias, que se encuentran más bien en los niveles inferiores (Seps. 13-1, 13-2, 14, 22, 23, 27, 33, 35, 38, 39, 41, 42).

  • Una sepultura secundaria en cajón (elemento 25), perturbada, cuyos raros vestigios óseos estaban reducidos casi a polvo (un cajón semejante asociado a cráneos y huesos parece haber sido encontrado cuando se hizo la excavación del vallado, al noreste de S3).

  • Una sepultura primaria o secundaria en urna (Sep. 40), que no pertenece a ninguno de los cuatro depósitos cinerarios, en un depósito apartado, a 4 m al oeste de S3 (C24 AB).

Estratificación general y secuencia de los depósitos funerarios

7Bajo 1-1.50 m de relleno perturbado por las tuzas (capas I y II) (Fig. 27) y bajo el grueso piso de arcilla, fracturado sobre la zona de las sepulturas, se encuentra la capa IV, la cual contiene un material arqueológico muy abundante (cerámica, obsidiana, conchas, bajareque) y constituye la matriz del depósito 3. La base de las urnas de ese depósito, el más importante y el último que fue hecho, al final de la etapa II o principios de la III (véase adelante), está envuelta en una capa de cenizas blanco-grises (capa V). Bajo esas capas (IV y V), la más profunda capa antrópica (capa VI), correspondiente a las etapas I y II, recubre directamente el tepetate estéril (capa VII). El depósito 2, al igual que el 4 —cuyas urnas están posadas sobre la superficie de la capa VII de tepetate— está contenido en la capa VI. También fue en la base de la capa VI donde descubrimos la mayoría de los entierros secundarios y primarios. El depósito 1 de urnas, el más antiguo, y cinco sepulturas secundarias (Seps. 14, 39, 41, 42 y quizá la 38) fueron colocados en fosas cavadas en la capa VII estéril. El orden original atribuido a los cuatro depósitos resultó incorrecto después de un estudio detallado del material arqueológico en el laboratorio que permitió poner de manifiesto perturbaciones antiguas que afectaron a los depósitos 2 y 4 en el momento del último depósito, el 3. La numeración no fue modificada, por lo que la secuencia de los depósitos, del más antiguo al más reciente, se estableció como sigue: 1, 2, 4 y 3.

8La estratificación de S3 es una estratificación perturbada, pues toda esa parte noroeste del sitio fue reabierta varias veces con fines rituales, antes de ser sellada mediante el importante relleno final (capa IB). Además la actividad de las tuzas también es una causa importante de perturbación.

9Loma Alta es un sitio de una gran complejidad, por lo que sólo presentamos de él una descripción e interpretaciones preliminares (véase Carot, en preparación). Estudiaremos sucesivamente la secuencia de construcción de la loma y la de los cuatro depósitos funerarios.

LA SECUENCIA DE CONSTRUCCION DE LOMA ALTA (Fig. 25)

Etapa I, fase Loma Alta 1 (de 100 a.C. a 1 d.C.)

10Esta etapa está representada en todo el sitio (salvo en T26):

  • Por la capa VI en S3, S16, S14, S19 y C24, y por el depósito de urnas 1 y la gran mayoría de las sepulturas primarias y secundarias en S3 y C24.

  • Por la capa 9 en S25.

11Debemos hacer notar que, desde el inicio de su utilización, la loma ya estaba ocupada en una gran superficie, la misma que la de las épocas siguientes.

Figura 25 - Loma Alta, Mich.66. Corte dd. Correlación estratigráfica entre el sondeo S25, hecho en la cumbre sur, y los sondeos S15, S19, S14 y S3 B, hechos en la cumbre noroeste.

Figura 25 - Loma Alta, Mich.66. Corte dd′. Correlación estratigráfica entre el sondeo S25, hecho en la cumbre sur, y los sondeos S15, S19, S14 y S3 B, hechos en la cumbre noroeste.

En casi todos los sondeos encontramos la misma estratificación: el elemento principal es un relleno que alcanza hasta 2 m de espesor —capa IB en S3, S14 y S19 y capa 3 en S25 y S15— corresponde a la última fase de ocupación (etapa III) del sitio y proporcionó a la loma su configuración actual. Bajo ese relleno, otro elemento importante que permite establecer la correlación estratigráfica de un sondeo a otro es un piso de arcilla de 20 a 30 cm de espesor con huellas de fibras vegetales (capa III en S14 y S19, capa 4 en S25). Ese piso, que pertenece a la etapa II de ocupación, debió recubrir el conjunto de la loma, puesto que apareció en todos los sondeos, salvo en la mayor parte de S3, donde fue destruido por los depósitos funerarios. Bajo él, fueron excavados otros rellenos antrópicos —capas IV y VI en S3, S14, S19, capas de la 5 a la 9 en S25 y de la 6 a la 9 en S15— cuyo espesor total varía entre 0.80 y 1.70 m. Después llegamos a la capa de arcilla natural —CVII en S3, S14 y S19 y C10 en S15 y S25—, que es un estrato de ″tepetate″ muy grueso y muy ″revuelto″ en sus niveles inferiores con una serie de franjas y bolsones lenticulares de arcilla blanca, amarilla, café, gris y de cenizas volcánicas grises y negras (véase la Fig. 15). En los niveles aún más profundos de S3 y S25, despejamos una capa de conchas diminutas. Una fecha 14C parece indicar 29 800 años a.P. (inah 896) para esos niveles antiguos. En la parte superior de la capa VII, esto es, en contacto con la capa VI antró-pica, despejamos varios pequeños fragmentos de hueso de mamut fosilizados (E21, Fig. 15). Uno de esos huesos presenta numerosas incisiones y marcas más o menos profundas que podrían ser antrópicas.
Image 1000000000000066000000349742D52E.jpg C1, C1A Arcilla húmica de color café oscuro.
Image 100000000000005F000000336F35EA4B.jpg C2 (S15) Nivel de piedras de construcción, labradas o no, de varios tamaños y material con vestigio de una mezcla de barro duro y compacto; sin arreglo visible.
Image 100000000000005F000000370EA36FC7.jpg C2 (S25) Tierra arcillosa, café, compacta, con gravas, lentejones de cenizas y carbón, pequeños fragmentos erosionados de bajareque, abundancia de fragmentos de carbón. Probable nivel de incendio.
Image 100000000000006100000039A1A327F4.jpg CIB, C3 Arcilla café claro, homogénea, de textura fina, de dureza mediana, con algunas manchas blancas en la base de la capa, con raíces y tuceros en S3, con material vegetal moldeado y bloques de tepetate más duro en S25.
Image 100000000000005F00000035C2895029.jpg CII Arcilla, café claro, de dureza mediana, fragmentada, compuesta de pequeños nódulos de barro seco con huellas de fibras vegetales. Raíces y tuceros. Esta capa podría resultar de la erosión de la CIII.
Image 100000000000006000000034D3EB1048.jpg CIII, C5 (S15), C4 (S25) Piso de arcilla de color café, dura, con huellas de fibras vegetales, apisonada, con abundancia de material vegetal moldeado; estructura pelicular; en la base, película fina de cenizas volcánicas gris. Las bases de las estructuras en S14, S19 y C24 (véanse planos y cortes generales, Figs. 26 y 27) descansan sobre este piso.
Image 10000000000000600000003324F50084.jpg C4 (S15) Vestigios de ″pisos″ marcados por manchas de barro quemado, abundancia de carbón, bajareque y huellas de fibras vegetales y semillas carbonizadas y cenizas.
Image 100000000000005E00000031D4BE8FEB.jpg C5 (S25) Capa muy fina de arcilla muy dura con abundantes fragmentos de cinerita-diatomita blanca.
Image 100000000000005F0000003613446401.jpg CIV Tierra arcillosa café, de dureza mediana, con gravas, piedras, piedrecillas, bolsones de cenizas (en S3), abundancia de carbón, de bajareque, de huellas rojas y blancas, y una gran cantidad de artefactos.
Image 10000000000000620000003590C6E5EF.jpg C6 (S15) (S25) Tierra arcillosa café con huellas rojas, blancas V negras. En S25, bloques de bajareque.
Image 1000000000000062000000379487C0AC.jpg CV (S3) Tierra blanca-negruzca con fuerte densidad de carbón y bolsones de cenizas blancas.
Image 1000000000000060000000306DBEE5DA.jpg C7 (S15) Capa delgada de tepalcates.
Image 100000000000006300000036651B12C9.jpg C7 (S25) Tierra negra, blanda, llena de carbón, con bajareque y numerosos artefactos. Nivel de incendio.
Image 100000000000006300000035CAD2BBA3.jpg CVI Tierra arcillosa de color café-gris oscuro, compacta, con pocas piedrecillas, poco bajareque pero con huellas rojas, blancas y negras, en densidad menor que las capas CIV y C6, con menos material que en la capa CIV.
Image 1000000000000063000000342E175E97.jpg C8 (S25) (S15) Mismo que CVI pero con una gran cantidad de material.
Image 1000000000000060000000363494434E.jpg C9 (S25) (S15) Arcilla de color gris claro a oscuro, más dura, con escasas manchas blancas, rojas, negras y amarillas (diatomita). Se vuelve progresivamente estéril.
Image 10000000000000640000003757F12D54.jpg CVII, C10 (S25) (S15) (Parte superior) arcilla de color gris claro a oscuro, homogénea, muy compacta y dura con pequeñas inclusiones blancas, ″tepetate″.
C11, C12, C13, C14 (S15) Capas delgadas estériles de arcilla y diatomita alternando en color gris, amarillo, amarillo-blanco y blanco.
CVII (S3B) (Parte inferior) perturbada con bolsones de arcilla de distintos colores, lentejones negros de cenizas volcánicas y una capa blanca de pequeñas conchas de tamaño microscópico.
Image 100000000000005F00000039A0C770D1.jpg y ″Amarillo″ ″Verde″. Arcilla de color beige o amarillo, muy fina y compacta, con pequeñas inclusiones blancas.
Mezcla de cenizas y arcilla verde-café con numerosas huellas blancas, compacta.
Image 100000000000005B0000003619FFC997.jpg Cenizas negras.
Image 100000000000005D00000038DC601E60.jpg Conjunto de minúsculas Conchitas con un poco de arcilla limosa café claro y gran cantidad de manchas blancas, como sal que se desmorona. Aspecto de turrón de almendras.
Image 10000000000000570000000AC778E201.jpg Piso: superficie dura apisonada.
Image 100000000000003B00000032E3F3C2EF.jpg Tucero
(Véase Fig. 15, Cap. IV).

Los cuatro depósitos cinerarios están ubicados en las siguientes unidades de S3: el depósito 3 en ABCDHI Image 100000000000002A000000265CAB54D5.jpg; el depósito 4 en JUK Image 10000000000000290000002718D6D42F.jpg; el depósito 2 en SFR Image 100000000000002B000000240784B5E3.jpg ; y el depósito 1 en RS Image 1000000000000028000000264502344F.jpg. Los entierros primarios y secundarios Image 100000000000002F0000002DA00A25D6.jpg abarcan una superficie más amplia. La Sep. 41, un montonáto de huesos depositado en una fosa cavada en el tepetate, parece marcar el límite oeste de la zona funeraria y la Sep. 38, sepultura secundaria (en el silo), su límite norte. La Sep. 40, que es una sepultura primaria o secundaria en urna, parece ser una intrusión de la época purhépecha postclásica que fue introducida por una zanja cavada desde la orilla noroeste de la loma. El piso de arcilla hojaldrado Image 10000000000000530000002997171629.jpg CIII (Figs. 25 y 27), de 20 a 30 cm de espesor, fue despejado en casi todos los sondeos de la parte noroeste de la loma, entre -1.50 y -1.70 m de la superficie. Fue destruido en la zona del sondeo S3 cuando se excavó la fosa para el último depósito, DF 3. Cuatro estructuras (Estr. 1, 2,3 y 4) fueron construidas sobre ese piso y después recubiertas con el relleno final de 1 a 2 m de espesor, que constituye las capas IA, IB (véanse las Figs. 25 y 27).

Figura 26 - Loma Alta, Mich.66. Plano general de las excavaciones hechas en la cumbre noroeste de la loma, y extensión del área funeraria.

Figura 26 - Loma Alta, Mich.66. Plano general de las excavaciones hechas en la cumbre noroeste de la loma, y extensión del área funeraria.

Figura 27 - Loma Alta, Mich.66. Perfiles estratigráficos de las excavaciones hechas en la cumbre noroeste (véase la Fig. 26).

Figura 27 - Loma Alta, Mich.66. Perfiles estratigráficos de las excavaciones hechas en la cumbre noroeste (véase la Fig. 26).

El corte AA′ pone al descubierto el piso de arcilla CIII, continuo de un sondeo al otro en la cuadrícula C24. En S3 aparecen los diferentes niveles donde fueron depositadas las urnas cinerarias (CIV-CV) del DF 3, el más reciente, así como las fosas cavadas en el tepetate (CVII), hechas para recibir las sepulturas del DF 1, el más antiguo (Sep. 36 por ejemplo). Los entierros primarios o secundarios están situados en la CVI, como las Seps. 13 y 23, o en fosas cavadas en el tepetate (CVII), como las Seps. 42 y 39. Hacia el oeste, se observa la Estr. 4, que reposa sobre el piso y que estaba en la orilla de la loma. En los cortes BB′ y CC, se puede apreciar la Estr. 1, hecha de arcilla y que reposa sobre el mismo piso de arcilla de capas hojaldradas CIII, a 3 m al sur de la zona funeraria, y los rellenos inferiores CIV y CVI de las etapas de ocupación I y II.

Etapas IIa y IIb, fase Loma Alta 2 (de 1 a 350 d.C.)

12A la etapa IIa pertenecen: del sondeo S25, la capa C8; de S3, los depósitos 2 y 4 de urnas cinerarias, la capa IV y el piso de arcilla CIII, así como los únicos vestigios arquitectónicos que hayamos encontrado, que reposan sobre este piso CIII, sellados bajo el gran relleno CIA-CIB que data del periodo reciente. Esos vestigios consisten en general en una sola línea de piedras correspondiente a la base de un muro de estructura o de plataforma: estructuras 1, 2 y 3 en S14, S15 y S19. La parte superior de las construcciones debió haber sido de arcilla: al menos, es el caso de la estructura 1. En C24, en el extremo oeste de la cumbre noroeste, fue descubierta una plataforma más completa, la Estr. 4: tres muros en U, conservados a una altura de 0.30 a 0.70 m, con cara externa tallada que contenían el relleno interior (véanse las construcciones del complejo Loma Alta en el Cap. VI). No se encontró ningún elemento asociado que permita atribuir una función específica a esa plataforma; tampoco existen vestigios de una superestructura.

13La etapa II corresponde al apogeo del complejo Loma Alta, caracterizado por una cerámica policroma decorada con un rico repertorio iconográfico.

14En S25, un nivel de incendio (capa 7) caracteriza de manera muy marcada el fin de la etapa IIa. Durante la etapa IIb, se alzó el nivel de la loma (capa 6) directamente encima del nivel de incendio y se construyó el piso de arcilla C4.

15En S3 sólo tenemos pruebas indirectas del incendio: grandes fragmentos de bajareque quemados, utilizados como elementos de relleno en la capa IV, matriz del depósito 3, más tardío. Este último se instaló antes de la gran reorganización de la fase final —es decir, la extensión y la elevación de la loma. El piso CIII fue fracturado en esa ocasión.

16Al final de la etapa II, la loma alcanzaba del lado sur alrededor de 2 m de altura (capas de la 9 a la 4 en S25) y 1 m al noroeste (1.60 m con la estructura de arcilla de S14). A las muestras de carbón procedentes del relleno CIV, asociado al depósito 3, y del elemento 4 comprendido en ese mismo relleno, se les atribuyeron las fechas 1851 ±139 a.P. (inah 330) calibrada 85 a.C. - 339 d.C. y 1961 ±34 a.P. (inah 331) calibrada 86 a.C- 68 d.C. (Todas las fechas calibradas con 1 sigma).

Etapa III, fase Loma Alta 3 y fase Jarácuaro (de 350 a 600 d.C.)

17Todas las construcciones de la etapa anterior fueron recubiertas con el relleno de 1.50-2 m de espesor (capas IA, IB, II en S3, S14, S16 y S19; y capa 3 en S15 y S25). En la superficie no subsiste ya ninguna huella de la ocupación final, pero sabemos que los vestigios, todavía visibles hace algunos años, eran importantes. Con el propósito de contener ese imponente relleno artifical, fueron construidos unos muros en el interior del mismo, como el de T26, y también su orilla, como el gran muro de 1.70 m de altura de T17, al este. Para esa etapa se obtuvieron tres fechas mediante el 14C (todas las fechas calibradas con 1 sigma):

  • En T17 B, capa 6, 1501 ± 41 a.P. (inah 706) calibrada 535-636 d.C.

  • En S25, nivel 3, 1468 ± 70 a.P. (inah 707) calibrada 536-644 d.C.

  • En S15 A, nivel 12, 1490 ± 110 a.P. (inah 705) calibrada 430-650 d.C.

Etapa IV, fase Lupe (de 600 a 850 d.C.)

18Hay ciertos indicios de una ocupación que data de la fase Lupe, sobre todo en el sector del sondeo S1, en el noreste (Fig. 24).

Etapa V, fase Milpillas (de 1200 a 1500 d.C.)

19Parece ser que el sitio fue reutilizado esporádicamente durante el periodo postclásico purhépecha: en las excavaciones hechas en Loma Alta, la Sep. 40 es el único ejemplo de entierro individual en urna; este tipo de entierro es tardío, así como la urna y la tapadera utilizadas, típicas del complejo cerámico Milpillas (véase infra).

ESTUDIO COMPARATIVO DE LOS CUATRO DEPOSITOS CINERARIOS Y SU SECUENCIA

20A pesar de que las urnas estaban espacialmente muy próximas unas de otras y de que presentaban las mismas características generales, pudimos separarlas en cuatro grupos bien diferenciados y determinar la secuencia cronológica de estos últimos (Fig. 31). Veamos primero los rasgos generales.

Morfología general de las urnas cinerarias de los cuatro depósitos (Fig. 28)

21Los depósitos comparten varios rasgos comunes. Las urnas (30 ollas y 2 escudillas grandes), ya sea reutilizadas, ya fabricadas especialmente para la ocasión, fueron llenadas con cenizas de color gris-blanco, incluyendo carbón, pequeños elementos de arcilla aplanados y, en otros casos, más raros, esquirlas de obsidiana o osamentas de animales pequeños. La altura del interior y la composición de las cenizas varían de un depósito a otro y de una urna a otra. A. Susini, del Instituto de Morfología de la Universidad de Ginebra, analizó muestras de las cenizas de las Seps. 34 y 9, pertenecientes a los depósitos 1 y 3. Los resultados indican la presencia de hidroxiapatito y de calcita.

Las partículas de los polvos son muy pequeñas, de 10 a 20 (µm de longitud, y están muy mezcladas. [...] El polvo está compuesto de un 60% de calcita aproximadamente. El tamaño tan reducido de los fragmentos de apatito no permite reconocer en ellos una estructura histológica. [...] El apatito proviene muy verosímilmente de mineral óseo calcinado a alta temperatura (660° durante varias horas). Algunos huesos fueron incinerados a alta temperatura y en seguida muy finamente machacados, quizá triturados. El hecho de que la calcita esté en forma de romboedros indica que no fue molida, por lo que es posible proponer dos hipótesis sobre su presencia en las urnas: puede provenir ya sea del sedimento lacustre, ya sea de una formación in vitro en la urna, como lo sugieren los datos de Tawashi y colaboradores (1974). El tamaño microscópico de los fragmentos hace imposible una identificación histológica sobre el origen humano o animal de los huesos. (Susini 1990: 159-160; véase también Carot y Susini 1989.)

Figura 28 - Loma Alta, Mich.66. Morfologí. general de las urnas cinerarias de los depósitos funerarios encontrados en S3 en la cumbre noroeste.

Figura 28 - Loma Alta, Mich.66. Morfologí. general de las urnas cinerarias de los depósitos funerarios encontrados en S3 en la cumbre noroeste.

Las escudillas-tapaderas tienen un diámetro que se adapta con precisión al de la abertura de las urnas.

22En el interior de la urna encontramos en ocasiones la cuchara que sirvió para llenarla, enterrada en las cenizas generalmente boca abajo. En algunos casos, unos tapones de arcilla cruda amasados con fibras vegetales sellaban el contenido de las urnas a fin de evitar todo riesgo de contaminación o el esparcimiento de las cenizas. Esos tapones de arcilla parecen haber sido confeccionados en el último momento y generalmente tienen profundas huellas digitales de la hechura.

23Finalmente, las urnas estaban cerradas con tapaderas puestas al revés; en algunos casos había arcilla o barbotina en el exterior, en torno de la unión entre la tapadera y la urna, con el propósito de impedir la contaminación.

24Los elementos vegetales encontrados en forma de carbón incluyen Pinus, Quercus y Alnus; en los tapones de arcilla cruda se observan muy claramente las impresiones de ciperáceas (F. Sánchez 1990).

Criterios de diferenciación

25Los criterios de diferenciación de un depósito a otro son los siguientes:

  • Su posición espacial y estratigráfica.

  • Los tipos cerámicos presentes.

  • La orientación de las urnas.

  • La presencia o ausencia de ofrendas.

  • La composición de las cenizas de cada depósito (cantidad de carbón, presencia de pequeños huesos de animales y de pequeños elementos de arcilla, cocida o cruda).

  • Indicios de perturbaciones antiguas.

  • Datos iconográficos. En efecto, el estudio iconográfico (el cual se está llevando a cabo) del conjunto del material cerámico de Loma Alta (Carot 1993) permitió observar que la mayoría de los motivos del repertorio iconográfico era característica de la fase antigua del complejo Loma Alta; en el caso de la fase reciente, los motivos son básicamente geométricos o pueden ser simplificaciones del corpus antiguo.

Secuencia de los cuatro depósitos funerarios

26Los cuatro depósitos, numerados del 1 al 4, corresponden entonces a cuatro acontecimientos sucesivos para los cuales fue reabierta varias veces la misma área funeraria con el fin de acomodar en ella un nuevo conjunto de urnas en cada ocasión. El orden de los depósitos es, como ya lo hemos visto, 1, 2, 4 y 3.

27Cada depósito comprende 4, 3, 6 y 18 elementos, respectivamente. Salvo en dos casos, todas las urnas poseen una tapadera, decorada o sin decorar.

28El depósito más antiguo, el 1, nos indica que, ya desde el inicio de la ocupación de Loma Alta, la parte noroeste de la loma era el lugar destinado para recibir urnas llenas de cenizas procedentes de la cremación y molido de huesos quizá humanos, tradición que se mantuvo hasta el final de la fase Loma Alta 2 puesto que el depósito 3, el más reciente, posee las mismas características generales que el 1. Puede pensarse que los huesos incinerados y molidos provienen de sepulturas antiguas sacadas a la luz en el lugar con ocasión de las diversas reaperturas hechas en el transcurso de la utilización de esa zona funeraria. De ser así, los depósitos de urnas cinerarias serían el resultado de una ″gestión″ del cementerio.

29Ahora describiremos brevemente los diversos depósitos que se sucedieron.

El depósito funerario 1 (Figs. 29 y 30)

30El depósito más antiguo está situado en el extremo oeste del área funeraria, en S3 SR, y comprende cuatro urnas (Seps. 25, 32, 34 y 36). Forma un conjunto muy homogéneo, fácilmente diferenciable de los otros depósitos por varios rasgos, en especial los tipos de urnas y de escudillas-tapaderas (Fig. 30). Además, las urnas fueron depositadas inclinadas hacia el sureste en la capa natural de tepetate (capa VII) y estaban totalmente recubiertas por la capa VI (etapa I).

Figura 29 - Loma Alta, Mich.66, cumbre noroeste. Depósitos funerarios encontrados en S3, en la capa VI.

Figura 29 - Loma Alta, Mich.66, cumbre noroeste. Depósitos funerarios encontrados en S3, en la capa VI.

Depósito funerario (DF)1. Urnas-sepulturas: 25, 32, 34 y 36. Sepulturas primarias: 22, 23, 27,33 y 35. Sepulturas secundarias: 13, 14, 42, E7, E17 y E19. Las urnas encontradas al nivel más bajo del DF 3, el último, son las urnas-sepulturas 9, 19 y 26.
a) Urnas cinerarias 32, 25 y 34, del DF 1, el más antiguo; colocadas, acostadas (orientadas hacia el sureste), en fosas cavadas en el tepetate.
b) Sepulturas primarias 27 y 23 y sepultura secundaria doble 13 de los niveles inferiores, depositadas sobre el tepetate. A la izquierda, fosa de la urna-sepultura 32, en proceso de despejamiento.
c) Urna-sepultura 19, nivel inferior del DF 3, el más reciente: escudilla-tapadera policroma del tipo Tres Palos Tricromo, decorada con huellas de patas de ave, y ofrendas asociadas: ollas miniaturas y tepalcates recortados. Al norte de la urna, el elemento 11, constituido por grandes fragmentos de cerámica (cuello de olla) y algunas piedras (véase la Fig. 37).

Figura 30 - Loma Alta, Mich.66. Urnas cinerarias y tapaderas del depósito funerario 1. a) Sep. 32; b) Sep. 36.

Figura 30 - Loma Alta, Mich.66. Urnas cinerarias y tapaderas del depósito funerario 1. a) Sep. 32; b) Sep. 36.

Las cuatro urnas del DF 1 son del tipo Zacapu Burdo Beige var. Lomas y son mucho más grandes que las otras (entre 36 y 38 cm de altura). En la parte superior del cuerpo tienen un decorado de finos cordones aplicados incisos verticalmente. Tres de las cuatro tapaderas son cuencos trípodes con decoración interior bicroma en rojo sobre crema y exterior en rojo mate e incisa (tipo Urumbécuaro Rojo Mate sobre Superficie sin Pulir). La cuarta tapadera (Sep. 25) es un gran tepalcate recortado de una antigua olla.

31Las urnas contienen pocas cenizas en comparación con sus grandes dimensiones. En el caso de las Seps. 25 y 32, están llenas de un sedimento infiltrado y el peso de las cenizas es mínimo (540 g de cenizas puras por 12 kg de sedimento en la urna 32; 11.5 kg de sedimento y cenizas mezcladas en la Sep. 25). La Sep. 34 contiene 5 kg de cenizas y la 36, 2.9 kg. El contenido de las tres urnas suma 8.5 kg de cenizas, con aproximadamente 8 g de carbón. Otros rasgos característicos del depósito 1 son: 1) sus cenizas contienen más elementos de arcilla aplanados que las de los otros depósitos; 2) son mayores también la cantidad de sedimento infiltrado y el número de fragmentos de huesos de animales (animales pequeños: peces, anfibios, aves, roedores, tuzas, serpientes); y 3) los tapones de arcilla interiores son todos de la misma factura, están formados con varios bloques oblongos y tienen profundas huellas digitales.

32Como en el caso de los depósitos 2 y 4 siguientes, no hay ninguna ofrenda asociada a las urnas del depósito 1.

33Según su posición estratigráfica en la capa VII profunda, la mayoría de las sepulturas secundarias o primarias descubiertas en S3 y los alrededores (Figs. 26 y 29) parece ser contemporánea de ese antiguo depósito de urnas: las Seps. 14, 38, 39, 41 y 42 fueron depositadas en fosas cavadas en el tepetate, mientras que las Seps. 13, 22, 27, 33, 35 y 43 reposaban sobre el tepetate mismo. Su distribución espacial no es significativa. ¿Es posible que esas 11 sepulturas, agrupadas en un área de unos 20 m2, sean los restos profundos de un cementerio demasiado congestionado, limpiado parcialmente mediante la recogida y cremación de los huesos?

El depósito funerario 2 (Figs. 31 y 32)

34Este depósito también se encontraba hacia el extremo oeste del área funeraria central, a un nivel más elevado que el depósito 1, al que recubría parcialmente. Sólo estaba constituido por tres urnas (Seps. 20, 21 y 24).

35Estratigráficamente, las Seps. 21 y 24 están comprendidas en la capa VI, pues la 24 estaba 10 cm arriba del tepetate. A pesar de que la Sep. 20 estaba a un nivel más alto (en la capa IV, matriz del posterior depósito 3), la reagrupamos con las otras dos porque, espacial y estilísticamente, está asociada con ellas y porque su posición estratigráfica anormal se debe a una perturbación, ya que estaba boca abajo, sin tapadera y, por lo mismo, las cenizas estaban muy contaminadas. Además de la Sep. 20, había otros indicios de perturbaciones: algunos tepalcates de la tapadera de la Sep. 24, depositada en la capa VI, fueron encontrados 0.50 m más arriba y a más de un metro de distancia, en la capa IV, matriz del depósito 3, lo que confirma que el 2 es muy anterior al 3. La tapadera trípode de la Sep. 21 estaba fragmentada: faltaban dos de los tres soportes. La urna 21 presenta dos perforaciones deliberadas, características de las cerámicas ″matadas″; en el depósito 3 encontramos otro de esos casos.

Figura 31 - Loma Alta, Mich.66, cumbre noroeste. Depósitos funerarios encontrados en S3 en el nivel inferior de la capa IV y en la capa V. El contorno de los depósitos no corresponde necesariamente a los límites de sus fosas.

Figura 31 - Loma Alta, Mich.66, cumbre noroeste. Depósitos funerarios encontrados en S3 en el nivel inferior de la capa IV y en la capa V. El contorno de los depósitos no corresponde necesariamente a los límites de sus fosas.

El DF 3 es el último que fue depositado. Con ese propósito, se cavó una fosa que provocó las perturbaciones de las urnas Sep. 24 (DF 2) y Sep. 31-1 (DF 4), al oeste y al este del área central ocupada por el DF 3, y la de algunas sepulturas primarias y secundarias de los niveles inferiores (Seps. 14, 13A, 13B y 27; véase la Fig. 29). Todos los objetos y huesos que fueron perturbados, desplazados y/o rotos fueron vueltos a colocar en el relleno final, la capa IV.
a) Urna Sep. 3 del DF 3; tepalcates de calce en la base de la urna y cerámica asociada. Una pequeña olla negra pulida, del tipo Loma Alta Monocromo Negro Pulido, fue depositada cerca de la urna, así como otros tepalcates recortados procedentes de una pequeña escudilla negra pulida del mismo tipo que la olla y de un apaxte.
b) Urna Sep.10 del DF 3, con sus dos grandes tepalcates recortados colocados en la abertura de la urna, entre la tapadera y el borde de la urna.
c) Urna Sep. 31-1 y escudilla Sep. 31-2 del DF 4 (en segundo plano, la urna Sep. 30). La olla fue encontrada acostada en la escudilla 31-2 y carecía de tapadera. Esta última fue encontrada rota en el relleno del DF 3, el último, sus fragmentos dispersos en las cuadrículas IJK de S3. La escudilla 31-2, del tipo Agropecuaria Blanco y Negro Negativo sobre Rojo, tiene una decoración de diferentes motivos piramidales característicos del apogeo del complejo Loma Alta.

36El total del contenido de las urnas suma 12 kg de cenizas (5.4 kg en la Sep. 24, 3.7 kg en la Sep. 21 y 2.8 kg en la Sep. 20), con 89 g de carbón de madera, en forma de grandes fragmentos que fueron identificados como de madera de Pinus (Sánchez 1990) (54 g de carbón en las cenizas de la Sep. 21; 24 g en la Sep. 20 y 12 g en la Sep. 24). Ese alto peso de carbón prueba que las cenizas sufrieron un tratamiento y un tamizado diferentes a los de los otros depósitos. La composición de las cenizas se asemeja mucho a la del depósito 4.

El depósito funerario 4 (Figs. 31 y 33)

37El depósito 4 ocupa el límite este del área funeraria. Estratigráficamente, las urnas reposaban directamente sobre el tepetate. Los depósitos 2 y 4 enmarcan al este y al oeste el depósito 3, el más reciente. El depósito 4 está constituido por 4 ó 5 ollas (Seps. 28, 29, 30, 31-1 y, quizá, 37) y una gran escudilla (Sep. 31-2). La urna 31-1 fue encontrada acostada, sin tapadera, con la abertura hacia el este y sobre la escudilla 31-2. No sabemos si ésa era su posición original o si fue vuelta a depositar así después de haber sido perturbada. La prueba de su perturbación la proporciona la tapadera, faltante en el momento del descubrimiento, pero encontrada, rota y sus fragmentos dispersos, en el relleno superior o capa IV, asociada al último depósito, el 3. La escudilla trípode-tapadera era fácilmente reconocible entre todos los tepalcates recolectados en la zona funeraria, pues es igual a otras tres tapaderas del depósito 4: decorado de puntos rojos pintados sobre una superficie natural y forma pellizcada de los soportes. Esa perturbación antigua, que prueba que el depósito 3 es bien posterior al 4, tuvo lugar al mismo tiempo que la que provocó la fractura de la tapadera de la Sep. 24 del depósito 2, al oeste, en el momento de la excavación de la fosa del depósito 3. Las dos tapaderas, 31-1 y 24, por su posición al este y al oeste del depósito 3, permiten establecer los límites máximos de la fosa cavada para este último. En los dos casos, los fragmentos pertenecientes a las escudillas fueron cuidadosamente reintroducidos, más o menos en el mismo lugar, en el momento del relleno de la fosa del depósito 3.

Figura 32 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 2. Urna-sepultura 24 y tapadera.

Figura 32 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 2. Urna-sepultura 24 y tapadera.

Las tres urnas del DF 2 presentan el mismo decorado pintado en la parte superior del cuerpo (tipos Urumbécuaro Rojo Mate sobre no Pulido y Jauja Rojo Mate sobre Pulido).
Varios rasgos recuerdan el DF 1, el más antiguo: la falta de cuchara, la presencia de cordones aplicados sobre una de las urnas (Sep. 24) y el tipo cerámico de la tapadera de la Sep. 21 (Urumbécuaro Rojo Mate sobre no Pulido). La tapadera de la Sep. 24, ilustrada aquí, es del tipo Agropecuaria Blanco y Negro Negativo sobre Rojo y tiene un decorado que representa el motivo repetido de cabezas romboidales característico del apogeo del complejo cerámico Loma Alta (diámetro: 18 cm).

Figura 33 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 4: a) sepultura 31-1, urna y tapadera; byc) sepultura 31-2, cuchara y gran escudilla.

Figura 33 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 4: a) sepultura 31-1, urna y tapadera; byc) sepultura 31-2, cuchara y gran escudilla.

Tres de las urnas del DF 4 (Seps. 28, 30, 31-1) son de las mis mas dimensiones y forma, con tres pequeñas asas. Las Seps. 28, 30, 31-1, 37 son de tipo Zacapu Rojo var. Lomas; la Sep. 28 es del tipo Zacapu Café var. Lomas. Las tapaderas de las Seps. 28, 29, 30, 31-1 tienen la misma forma, son trípodes con pequeños soportes cónicos y llevan en el exterior el mismo decorado de puntos o manchas pintadas en rojo, del tipo Urumbécuaro Rojo Mate sobre no Pulido. Son exclusivas de este depósito. Las cuatro cucharas, procedentes de las Seps. 28, 29, 30 y de la escudilla 31-2 son idénticas, en forma de media calabaza y son del tipo Zacapu Natural. Tapaderas y cucharas tienen los bordes pintados de rojo.
La escudilla Sep. 31-2 lleva una decoración de tipo Agropecuaria Blanco y Negro Negativo sobre Rojo en la que están representadas diversas variantes del motivo piramidal. (Véase la Fig. 31c).

Figura 33 - d) sepultura 37, tapadera.

Figura 33 - d) sepultura 37, tapadera.

La tapadera interna de la urna Sep.37, tapadera protegida por otra externa con decoración muy burda, tiene una decoración de tipo Agropecuaria Negro y Blanco sobre Rojo en el exterior; división cuadripartita con dos motivos idénticos que se oponen y que representan un caimán con un cuerpo en forma de V y con dos cabezas, y una serpiente con el cuerpo rodeado de puntos (diámetro 11.3 cm)

38Otra diferencia entre los depósitos 4 y 3 es la composición del relleno CIV que los recubre. Aunque de apariencia semejante a la del depósito 3, la matriz del 4 contiene una mayor cantidad de piedras y bloques más grandes de arcilla cruda (como el elemento E13) y cocida (vestigios de bloques de adobe o de bajareque) (Fig. 34). El depósito 4 es un conjunto muy homogéneo, con excepción de la Sep. 37. Varios rasgos recuerdan los depósitos anteriores, como la orientación hacia el sureste de ciertas urnas (Seps. 29, 30 y 31-1), los tipos cerámicos y algunos motivos iconográficos característicos de Loma Alta 1 y 2, como el caimán y la serpiente, pintados en una de las dos tapaderas que recubren la Sep. 37 (Fig. 33d). El depósito 4 pertenece, como el anterior 2, a la etapa IIa de ocupación del sitio.

39El peso total de las cenizas de las urnas de ese depósito es de 17 kg y el peso por urna está comprendido entre 5.3 kg (Sep. 29) y 1.9 kg (Sep. 37). El peso total de carbón es de 103 g (Sep. 28: 28 g; Sep. 30: 23 g; Sep. 29: 7 g, etc.) y constituye el más alto de todos los depósitos, lo que da pruebas de un tratamiento muy diferente al de las cenizas del depósito 3 que sólo suma 30 g de carbón cuando cuenta con 68 kg de cenizas.

El depósito funerario 3 (Figs. 29, 31 y 34-37)

40Es el depósito más reciente y también el más importante de los cuatro. Forma un conjunto homogéneo de 18 elementos, es decir 16 ollas y dos escudillas, con 18 ofrendas asociadas, es decir 13 escudillas y tazones y cinco ollas miniatura.

41En el interior de ese depósito, se observan dos niveles de colocación: uno inferior con las urnas 12, 11, 10, 7, 5, 8, 9 y 6 hacia el sur y las urnas 19 y 26 al norte; después, a un nivel ligeramente superior, las urnas 16, 17 y 18, 2, 1 y 3, y finalmente las urnas 4 y 15, las últimas que fueron depositadas. La colocación en la fosa, por lo tanto, tuvo lugar a partir del sur y la ″salida″ se hizo por el norte, una vez depositada la urna-sepultura 15.

1. El depósito 3 es posterior a los otros

42Hemos mencionado las perturbaciones ocasionadas en las tapaderas de los depósitos 2 y 4 por la excavación de la fosa del depósito 3 y vimos que los fragmentos de esos elementos perturbados fueron reincorporados en el relleno final de la fosa (capa IV). Además, mencionamos también que el gran piso de arcilla con fibras (CIII) fue perforado para hacer el depósito 3. Ya que la costumbre era reutilizar los mismos lugares con fines funerarios, la fosa que debía recibir el depósito 3 fue cavada arriba de los depósitos 1, 2 y 4, que entonces estaban recubiertos por el piso de arcilla CIII. Al igual que en el caso de los depósitos anteriores, podría proponerse la hipótesis de que los huesos encontrados en el transcurso de la excavación de la fosa fueron reagrupados, incinerados y molidos y, después, las cenizas puestas en urnas y depositadas en la fosa en una gran operación de ″gestión″ del cementerio. Pero, dada la gran cantidad de cenizas del depósito, también es posible imaginar que huesos procedentes de otros lugares fueron tratados de la misma manera. Podría ser que la primera hipótesis esté en contradicción con la presencia en el relleno de algunos huesos no incinerados, pertenecientes a sepulturas primarias y secundarias encontradas en S3 (véase más adelante ″huesos dispersos″), puesto que, en efecto, parece anormal que esos huesos no hayan sido incinerados con los otros; ese tratamiento diferente podría indicar que los huesos fueron encontrados en el transcurso de la excavación de la fosa, cuando la operación de cremación ya había sido terminada. En ese caso, tanto la cremación como el depósito de urnas habrían sido el resultado de la gestión de un cementerio situado en otra parte.

43La evolución del repertorio iconográfico de la cerámica decorada entre las fases Loma Alta 1-2, el final de Loma Alta 2 y Loma Alta 3 es muy manifiesta en el depósito 3 y, sobre todo en la cerámica del tipo Tres Palos Tricromo: simplificación de los motivos —que pasan de lo figurativo a la abstracción, como la representación de huellas o patas de ave en lugar del ave misma— y empobrecimiento de su conjunto, pues se vuelven fundamentalmente geométricos. El contraste es claro entre las piezas que acompañan al depósito y los tepalcates del complejo antiguo Loma Alta 1 y 2 (foto 13), los cuales fueron enterrados nuevamente en el relleno de dicho depósito o colocados como ofrendas del mismo. En efecto, la capa IV de relleno, extendida después del depósito de las urnas, contiene una gran cantidad de material fragmentario procedente de los diversos depósitos funerarios anteriores perturbados que se sucedieron en el mismo lugar en el transcurso de la ocupación del sitio.

44M.M. de los Ríos Paredes (inah) fechó dos muestras de carbón provenientes del complejo funerario. Obtuvo la fecha 1961 ± 34 a.P. (inah 331), calibrada 86 a.C. - 68 d.C. (1 sigma), a partir de una gran muestra de carbón asociado al elemento 4. Este último está formado por la mitad de un muy grande apaxte depositado sobre la Sep. 12, en el que se encontraba el carbón, cubierto con un fondo de olla puesto al revés (Fig. 34d). El elemento E4 estaba cubierto a su vez por una gran artesa de arcilla: el elemento E3 (Fig. 34c; véase infra). El carbón así sellado fecha sin equívoco el depósito 3. La segunda fecha la proporcionan algunos fragmentos de carbón dispersos en la capa IV: 1851 ± 139 a.P. (inah 330), calibrada 85 a.C - 339 d.C.

2. Piezas de arcilla del depósito 3 (Fig. 34b,c).

45Justo arriba del depósito había varias piezas de arcilla en forma de artesa (elementos E3, E9, E20) o bien solamente bloques de arcilla (como E2, E10, E12 y E13) que cubrían ciertas urnas (Seps. 5, 6, 11, 12, 17) o rodeaban directamente otras, como la Sep. 15. La arcilla, cruda y endurecida, contiene una gran cantidad de fibras vegetales molidas. En un caso (E9), la artesa fue reforzada mediante un armazón de grandes tepalcates de apaxtes; en su interior, la parte superior de la arcilla tiene una mancha amarilla de 3 mm de espesor, lo que indica que fue expuesta al calor o al fuego. Una vez desmontada la artesa, observamos en su parte inferior impresiones de tallos de 1.5 cm de diámetro, vestigios del encañado sobre el que fue hecha. Todos esas artesas estaban asociadas a las urnas funerarias y quizá sirvieron para preparar los tapones que sellaban las urnas y la arcilla que les servía de sostén en la base.

46Los numerosos bloques de arcilla gris endurecida encontrados encima del depósito 4 y que forman el elemento E13 (véase supra) pueden muy bien provenir de antiguas artesas, destruidas mientras se hacía la excavación de la fosa y rein-troducidas en fragmentos cuando se hizo el relleno. El elemento 20 es diferente: la arcilla que lo forma es más compacta y no incluye muchos elementos fibrosos; además, se encuentra a un nivel superior y no está asociado a ninguna sepultura.

Figura 34 - Loma Alta, Mich.66, cumbre noroeste. Elementos encontrados en S3, en el nivel superior de la capa IV.

Figura 34 - Loma Alta, Mich.66, cumbre noroeste. Elementos encontrados en S3, en el nivel superior de la capa IV.

En S3 ABCD, entre 0.60 y 0.80 m bajo la superficie, despejamos un nivel que contenía palanganas o artesas de arcilla (elementos E2, E3, E9 y E20) y placas de arcilla gris distribuidas en el relleno (E10, E12 y E13), así como concentraciones de piedras de tamaño medio (El y cerca de E13). Ese nivel corresponde al nivel superior de la capa IV, que protege y sella las urnas cinerarias del DF 3.
a) En ocasiones, las urnas están protegidas con grandes tepalcates de apaxte, como el que cubre la urna Sep. 16 (véase también la Sep. 11, Fig. 35).
b) Elemento E9; palangana de arcilla reforzada con tepalcates y construida en torno a la urna Sep. 15
c) Elemento E3; palangana de arcilla que cubre el elemento E4 y las Seps. 11 y 12
d) Elemento E4; apaxte y fondo de olla de cabeza, bajo el cual fueron encontrados grandes pedazos de carbón que dieron la fecha inah 331: 1961 ± 34 a.P., calibrada 86 a.C. - 68 d.C.

Foto 13 - Loma Alta, Mich.66. Tepalcates del complejo cerámico Loma Alta 1 y 2 en el relleno CIV del depósito funerario 3.
* Este tepalcate pertenece a Milpillas

Foto 13 - Loma Alta, Mich.66. Tepalcates del complejo cerámico Loma Alta 1 y 2 en el relleno CIV del depósito funerario 3.* Este tepalcate pertenece a Milpillas

Del relleno de las capas IV y VI de la zona funeraria, en S3 y cuadrícula 24, recogimos más de 800 tepalcates decorados con pintura (de un total de 1 446 encontrados en todas las excavaciones hechas en el sitio), pertenecientes al complejo cerámico Loma Alta 1 y 2 (véase, en el Cap. VI, el complejo cultural Loma Alta). Todos llevan un decorado, pintado en rojo y en rojo y negro (negativo o positivo) sobre fondo crema (grupo Tres Palos) o en blanco y blanco y negro sobre fondo rojo (grupo Agropecuaria), que representa motivos zoomorfos, como patos (a), caimanes, serpientes (Fig. 33d), aves, etc., motivos antropomorfos, como cadenas de ″danzantes″ (b), y una gran variedad de motivos geométricos. Hicimos un repertorio de 40 motivos (24 de ellos geométricos). Esa cerámica define el complejo Loma Alta ″pleno″ 1 y 2, apogeo del complejo Loma Alta. Se asemeja, por algunos de sus rasgos, a la importante tradición Chupícuaro (Braniff 1972; Estrada Balmori y Porter 1945; Porter 1956). También se han establecido relaciones con el suroeste de Estados Unidos, particularmente con la tradición hohokam (Braniff y Weigand, comunicación verbal, 1990). Braniff (1970; 1975) y Haury (1976: 352) habían tenido ya la intuición de la existencia de relaciones que unían Chupícuaro con los hohokam; las que nosotros establecemos entre el suroeste de Estados Unidos y Loma Alta confirman esas primeras hipótesis (Carot 1993).

3. La protección de las urnas del depósito 3:(Fig. 34a)

47Algunas urnas estaban protegidas, además de por las grandes piezas de arcilla, ya sea mediante arcilla cruda depositada al lado de su base para fijarlas bien, o sobre ellas, ya sea mediante grandes fragmentos de apaxtes o de jarras depositados sobre la urna, como en el caso de la Sep. 16. Las otras tapaderas asociadas (13 en total) son ora simples cuencos (tres ejemplares) del tipo Tres Palos Tricromo con un decorado geométrico, ora pequeñas escudillas, trípodes o no, de superficie alisada del tipo Zacapu Café, Zacapu Rojo o Zacapu con Pasta Mediana Natural Café (seis ejemplares), ora, también, escudillas semiesféricas del tipo Loma Alta Pulido Rayado, Inciso o Acanalado Fino Pulido (dos ejemplares) (Figs. 35, 36 y 37).

4. Las urnas del depósito 3 y su contenido

48Las ollas, rellenas hasta el cuello de cenizas compactas blanquecinas, muy puras en comparación con las de los otros depósitos, tienen dimensiones variables, pero son en su mayoría del tipo Zacapu Café o Zacapu Rojo. Varias de ellas, así como ciertas cucharas y algunas tapaderas, de pasta fina natural café, parecen haber sido fabricadas especialmente para la ocasión. Las cenizas son notablemente homogéneas, abundantes y compactas, y suman en total 68 kg. La Sep. 15 es la que está más llena, con 8.8 kg; la Sep. 7 contiene 7.3 kg de cenizas; y la Sep. 3 sólo contiene 2.2 kg. De este conjunto sólo recuperamos 30 g de carbón; 19 de las cenizas de la Sep. 9; 5 g de las Seps. 15 y 4; y menos de un gramo de las otras sepulturas. Tal cantidad de cenizas es sin duda alguna el resultado de la incineración de un gran número de cuerpos o de una gran cantidad de huesos. Si se trató de la incineración de cuerpos y si se piensa que un cuerpo de adulto produce 1.75 kg de cenizas después de la combustión (Binford 1972), podemos calcular que los 68 kg de cenizas que contienen todas las urnas del depósito 3 corresponden a 39 individuos. Pero, si la incineración fue de huesos secos procedentes de entierros secundarios incompletos, como algunos de Loma Alta, ciertamente el número de individuos debió de haber sido muy superior.

5. Las ofrendas del depósito 3

49Otra característica del depósito 3 es la presencia de ofrendas asociadas a las urnas, mientras que los otros depósitos carecen de ellas. Esas ofrendas son cuencos o escudillas completos y vasijas miniatura, tepalcates selectos reutilizados y tepalcates cortados (Figs. 35, 36 y 37). Contamos cuatro pequeños cuencos y una escudilla del tipo Tres Palos Tricromo, ocho escudillas y fragmentos del tipo Loma Alta Pulido var. Café, o var. Negro, con incisiones o sin ellas. Durante esta fase se desarrolló la cerámica incisa, que terminaría por substituir completamente a la cerámica pintada de las épocas anteriores. Las vasijas miniatura, un total de cinco, son pequeñas ollas con una decoración geométrica muy rápidamente ejecutada en rojo sobre la superficie natural (tipo Urumbécuaro Rojo Mate sobre no Pulido) (Figs. 35 y 37). Los tepalcates selectos provienen de cuencos policromos del tipo Tres Palos Tricromo, característico de la fase Loma Alta 1-2 y fueron seleccionados por su decorado atractivo, que incluye fundamentalmente el motivo de la voluta-espiral. Los tepalcates cortados, en fin, son de dos clases: circulares (tejos) o rectangulares; los tejos provienen generalmente de ollas. Todos tienen el mismo diámetro (entre 10 y 12 cm) y son a la vez funcionales (sirven de soporte o de calce a las urnas) y decorativos, como los que están colocados en la tapadera de la Sep. 10 (Fig. 31b). Los tepalcates de forma rectangular fueron cortados de apaxtes (sus dimensiones medias son de 15 cm x 12 cm) y sirvieron ya sea para cubrir y proteger la urna, ya para proteger las cenizas en su interior, en lugar de los tapones de arcilla, ya, también, como apoyo en la base de la urna (Sep. 3; Fig. 31a).

6. La capa V de cenizas y de tierra carbonosa del depósito 3 (Fig. 31)

50La base de las urnas estaba encajada en una capa de 10 a 20 cm de espesor, formada por grandes bolsas de cenizas blancas entre lentejones negros de tierra carbonosa. Es una capa discontinua, que servía de calce para las urnas, resultado del esparcimiento de cenizas y carbón. Las cenizas tienen el mismo aspecto que las contenidas en las urnas y, por lo tanto, podrían provenir de un sobrante que quizá no pudo ser metido en las ollas. De la misma manera que los objetos funerarios antiguos perturbados in situ (las tapaderas de las Seps. 24 y 31-1, por ejemplo) eran introducidos en el relleno, el sobrante de cenizas y quizás el carbón del fogón de cremación (las bolsas de tierra carbonosa) eran esparcidos en torno a las urnas una vez colocadas éstas.

Figura 35 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 3. Urna cineraria y cerámicas asociadas a la sepultura 11.

Figura 35 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 3. Urna cineraria y cerámicas asociadas a la sepultura 11.

La urna (a) de la Sep. 11 estaba protegida con un gran tepalcate de apaxte (véase también la Fig. 34 a). Como todas las demás, estaba cubierta con una tapadera, una escudilla trípode depositada de cabeza cuyo diámetro se adapta perfectamente al de la urna. En el interior de ésta había 2 cucharas, una en forma de media calabaza (b), de la misma factura y tipo que la urna y la tapadera (Fino Natural Café), y la otra, un tepalcate recortado (c). Las dos fueron enterradas en las cenizas después de haber sido llenada la urna. En el exterior, fueron depositados, al final, dos objetos de cerámica a manera de ofrendas: una pequeña escudilla policroma del tipo Tres Palos Tricromo (d), pintada con un decorado en cuatro partes que representa unas cruces y el motivo del peine —esta iconografía nos recuerda la de las fases antiguas Loma Alta 1 y 2—, y una olla miniatura, del tipo Urumbécuaro Rojo Mate sobre Superficie sin Pulir (e).

Figura 36 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 3. Urna cineraria y cerámica asociada a la sepultura 15.

Figura 36 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 3. Urna cineraria y cerámica asociada a la sepultura 15.

Esta es la sepultura más importante del DF 3 y, según parece, la última en haber sido depositada. La urna (a) fue introducida en una cazuela (b) en el fondo de la cual había dos escudillas negras boca abajo del tipo Loma Alta Rayado (c). Otra pequeña escudilla negra (d) del mismo tipo, boca arriba, parece haber sido depositada bajo la cazuela y fue completamente aplastada por el peso que soportaba. Cuatro escudillas (e) del tipo Tres Palos Tricromo —con motivos geométricos de líneas paralelas—, dispuestas en cruz y de canto, y dos tepalcates recortados (f) más otros tepalcates de calce, estaban acomodados bajo ese conjunto, que estaba sostenido finalmente por una palangana de arcilla reforzada contepalcates, el elemento E9 (véase la Fig. 34b), construido en torno a la urna y a la cazuela. La urna estaba llena hasta el cuello con un total de 8 kg de cenizas compactas, muy blancas y muy finas; de todas las urnas, ésta es la que tiene el contenido más pesado.

Figura 37 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 3. Urna cineraria y cerámica asociada a la sepultura 19.

Figura 37 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 3. Urna cineraria y cerámica asociada a la sepultura 19.

La Sep. 19 ocupa los niveles inferiores de la fosa hecha para el DF 3 y fue aplastada por el relleno superior (véase la Fig. 29 c). Tres ollas miniatura del tipo Urumbécuaro Rojo Mate sobre no Pulido y seis tepalcates recortados que servían como soporte a las primeras o como calzas de la urna fueron depositados como ofrendas en la base de esta última. La tapadera tiene un decorado de huellas de patas de ave, del tipo Tres Palos Tricromo (negro y rojo sobre crema).

51Por arriba de los depósitos 1 y 2, están conservados grandes bolsones de 15 a 20 cm de espesor de cenizas , E15 y E16 (Fig. 31), de color blanco-gris a naranja, con aspecto de capas: amalgama poco compacta, de baja densidad, con una gran cantidad de fibras carbonizadas y no carbonizadas, de esquirlas de conchas, cerámica y obsidiana y, en fin, de bajareque. Podría tratarse de un lugar de tamizado de las cenizas y de relleno de las urnas del depósito 3, pero la ausencia casi total de fragmentos de hueso limita la validez de esta hipótesis. Se podría pensar también en restos de limpieza de un gran fogón en el que se hubiera quemado mucha paja, en relación o no con las diversas operaciones funerarias.

ENTIERROS PRIMARIOS Y SECUNDARIOS (Fig. 29)

52La mayoría de los entierros primarios y secundarios ocupa los niveles inferiores de la estratigrafía, correspondientes a la capa VII de tepetate y a la capa VI, y están distribuidos en una superficie mayor que la ocupada por las urnas (Fig. 26). Varios entierros secundarios fueron depositados en fosas cavadas en el tepetate (Seps. 14, 38, 39, 41 y 42), como las urnas del depósito 1, el más antiguo. Los otros entierros, primarios (Seps. 23, 27, 33 y 35) y secundarios (Seps. 13 y 43), reposan en la superficie de esa capa. Ciertas sepulturas eran dobles (Seps. 13 y 42), constituida cada una por dos individuos. En total parecen estar representados 13 individuos; pero solamente 10 de ellos pudieron ser estudiados por V. Gervais, pues dos sepulturas (Seps. 35 y 42), descubiertas en las paredes de los sondeos profundos, no fueron extraídas o sólo lo fueron parcialmente. En el caso de estas últimas, únicamente fue posible determinar la edad o el sexo. En total, fueron identificados cuatro sujetos de sexo masculino de 20 a 30 años de edad (Seps. 13A, 14, 39 y ¿43?); cuatro sujetos de sexo femenino de 18 a 30 años (Seps. 13B, 23, 27 y 38), un niño de cuatro a cinco años y un niño de pecho de seis a nueve meses (Seps. 22 y 33); uno de los dos individuos de la Sep. 42 tenía aproximadamente 18 años de edad. Generalmente, las sepulturas y los montones de huesos están orientados siguiendo una dirección este-oeste, con el rostro vuelto hacia el suelo o hacia un costado. En algunas sepulturas secundarias, como la 13A, la 14 y la 23, observamos que faltaba la mandíbula inferior. En los entierros primarios, la posición del esqueleto varía: a veces extendido, con la cabeza hacia abajo (Sep. 33), a veces en decúbito lateral (Seps. 23 y 35). La posición de la Sep. 27 es asombrosa: en decúbito dorsal con las rodillas plegadas hacia arriba, y con huellas de perturbaciones antiguas, pues cuando realizábamos su descubrimiento vimos que faltaban huesos, los cuales fueron encontrados en el relleno IV del área funeraria (véase más adelante, ″Huesos dispersos″). Los cráneos estudiados (ocho en total, Seps. 13A y 13B, 22, 23, 27, 33, 38 y 39) presentan todos deformaciones ″[...] morfológicamente muy diferentes unas de otras. Esa heterogeneidad es el principal rasgo de la muestra. Las deformaciones son del tipo tabular derecho, pero dentro de ese tipo existen diferencias considerables [...]″ (V. Gervais, comunicación personal, 1990).

53Otra característica de esos entierros es la ausencia de ofrendas asociadas, salvo en dos: las Seps. 38 y 39; en cada una de ellas, al lado del conjunto de huesos que la constituyen o sobre él, fue depositada una pequeña escudilla semiesférica.

Huesos dispersos

54Aparte de esos entierros primarios y secundarios, también encontramos huesos humanos aislados y pequeños fragmentos de hueso dispersos casi exclusivamente en S3, en el relleno asociado a los depósitos de las urnas (capas VI y IV); por ejemplo: un fémur (elemento E6) de un sujeto de sexo masculino, que fue depositado entre las Seps. 3 y 5 (Fig. 31) y un fragmento de bóveda craneal, de un niño de cuatro a cinco años de edad (E8, Fig. 34), cerca de la Sep. 16. Por lo demás, debemos hacer observar que algunos huesos dispersos de niño también fueron encontrados en S25 en las capas inferiores, aparentemente fuera del ámbito funerario. Algunos de los huesos dispersos de S3 estaban emparejados a las sepulturas encontradas a un nivel inferior: nueve fragmentos a las Seps. 13A y 13B, nueve huesos a la Sep. 27, y 14 huesos pequeños pertenecientes al niño representado por E8; otros, en fin, que no se relacionaban con ninguna de las sepulturas o elementos, si bien tres pertenecen al mismo individuo, un sujeto de sexo masculino.

55Por lo tanto, puede proponerse la hipótesis de que, durante la excavación de la fosa para un depósito, algunos huesos eran extraídos accidentalmente, como los de las Seps. 13 y 27, y reintroducidos en el relleno de la fosa. En cada reapertura eran perturbadas algunas sepulturas primarias y secundarias, al igual que, como hemos visto, algunas urnas cinerarias. En el momento del relleno, los huesos y todos los otros elementos de los depósitos funerarios antiguos perturbados —fragmentos de urnas, tapaderas u ofrendas, fragmentos de cuchillos prismáticos de obsidiana verde, de concha y de hueso labrados— eran reincorporados cuidadosamente a la tierra.

56También es necesario señalar, en fin, la presencia del elemento E22 en S3 K, al este de la urna 1 (Fig. 31): se trata de una mandíbula de perro, que podría ser una prueba de la práctica de enterrar a los perros con los muertos. En Chupícuaro, el cementerio comprende 390 entierros humanos y 46 de perro (Porter 1956: 528). En S3 de Loma Alta, también fueron encontrados otros huesos dispersos de perro (una quincena) casi exclusivamente en ese contexto funerario. No es imposible que los perros enterrados con los restos humanos hayan recibido el mismo tratamiento que éstos: incineración, molido de las osamentas y, en el caso de los huesos perturbados en el lugar u ″olvidados″, su ″reentierro″ en el relleno en el momento del cierre de la fosa. Si tal fue el caso, las urnas contienen cenizas de huesos humanos y animales.

La sepultura individual en urna, Sep. 40 (Figs. 26 y 38)

57El caso de esta sepultura es incongruente, por ser un entierro primario y secundario en urna, lo cual se asemeja más a los esquemas de inhumación postclásicos purhépechas que a los que acabamos de describir, característicos de la fase Loma Alta protoclásica. Es cierto que tres rasgos recuerdan el depósito 1, el más antiguo: fosa cavada en el tepetate, posición acostada de la urna, con abertura orientada hacia el sureste y con cordones aplicados en lo alto de la panza. Sin embargo, esta sepultura se diferencia claramente de los depósitos cinerarios en urnas: 1) se encuentra a un nivel estratigráfico) mucho más bajo (-50 cm) y muy separado de los depósitos 1-4; 2) la urna es muy grande (altura: 50 cm) y muy parecida a las urnas funerarias postclásicas del sitio de Milpillas (Puaux 1989); 3) su tapadera es atípica (es cuadrípode, con pequeños soportes, y monócroma rojo pulido, con decorado de pastillas aplicadas). El estado de conservación de los huesos es muy malo debido a la acción de las hormigas y no fue posible determinar el modo de inhumación, ya fuese primaria en relación, ya secundaria (diámetro de abertura de la urna: 28 cm; altura: 50 cm). El análisis antropológico permitió identificar a un sujeto adulto de sexo masculino, un joven entre 20 y 25 años de edad. Aparentemente, el cráneo no está deformado.

Figura 38 - Loma Alta, Mich.66. Urna funeraria y tapadera de la sepultura 40.

58Es muy probable que la Sep. 40 date de la época postclásica purhépecha (fase Milpillas). Pudo ser introducida en la loma mediante una zanja cavada desde su orilla norte, lo que así permitiría alcanzar más directamente la capa de tepetate. Tendríamos entonces un indicio suplementario de los ″lazos″ que pudieron haber unido el periodo postclásico con el Protoclásico, fenómeno ya observado en el sitio postclásico de las Milpillas (Carot 1990, 1991). En este sitio y por lo demás en un ámbito funerario, fueron descubiertos aproximadamente 1 000 tepalcates de la época protoclásica característicos del complejo Loma Alta, junto con material tardío: han sido mezclados en el momento del relleno de un conjunto de inhumaciones primarias y secundarias y entierros en urna y en fosa, simples o múltiples, al noroeste de una yácata de uno de los barrios del sitio (Puaux 1989: 174 y 250-252).

CONCLUSIONES

59La imagen que dejan las descripciones hechas del complejo funerario Loma Alta es la de una constante reutilización de los mismo lugares destinados a recibir a los muertos, lo que implica varios reacondicionamientos y muchas manipulaciones, algunos de los cuales pudimos reconstruir. Además de los entierros primarios y secundarios, los cuatro depósitos de urnas corresponden a cuatro acontecimientos para los que fue necesario reabrir el lugar. Sabiendo que los objetos antiguos sacados a la luz en el momento de las reaperturas, y seguramente nuevas ofrendas, eran vueltos a enterrar en el mismo lugar, y ello desde el inicio de la ocupación del sitio, se explica la muy alta densidad del material arqueológico descubierto en el relleno CIV, asociado al depósito 3 final. Ese material es muy específico y exclusivo de esa capa y del ámbito funerario de Loma Alta; está formado por cerámica ornamentada con motivos iconográficos del complejo Loma Alta 1 y 2 (foto 13); cerámica importada, como la prestigiosa cerámica Anaranjada Delgada, de la región de Puebla, un tepalcate perteneciente a un tipo cerámico característico de la fase Morales de Guanajuato, que data de 100 a.C, los fragmentos de una pequeña escudilla de color negro pulido con decorado exciso en el exterior realzado con un pigmento azul-verde (Carot 1990); 86 fragmentos de navajas prismáticas de obsidiana verde de Pachuca; figurillas y objetos de ornato de hueso y concha; y huesos humanos dispersos (véanse las descripciones en el Cap. VI).

60La naturaleza de esos objetos excluye toda atribución de tipo doméstico. Y, en cuanto a las diversas estructuras descubiertas en torno al complejo funerario, tampoco presentan ningún indicio de uso doméstico. Loma Alta es un montículo artificial en posición central en las Lomas que requirió considerables trabajos de relleno; para ello fue necesario transportar una gran parte de los materiales, como las piedras de las construcciones, de las que carecen totalmente las Lomas. El volumen de esa loma fue aumentando desde el principio de su ocupación, por lo que, después de 500 años, la loma alcanzaba 4 m de altura artificial; y quedó como el punto más elevado de todas las Lomas. Hasta donde podemos saber por el estadio actual de nuestra investigación, Loma Alta no parece haber sido un sitio residencial; en ella, todo parece haber sido hecho para acentuar su importancia y especializar su función.

EL COMPLEJO FUNERARIO LOMA ALTA, COMPARACIONES LOCALES Y REGIONALES

Comparaciones locales

61Ciertos informantes nos señalaron la existencia en las Lomas de otras urnas cinerarias idénticas a las del depósito 3 de Loma Alta: en Mich.65, justo a la entrada de Cantabria; en Cantabria misma (con dos pequeñas escudillas Agropecuaria Blanco sobre Rojo); y, a aproximadamente 200 m al norte de Mich.66, en una loma mediana adyacente al apéndice norte, varios esqueletos y vasijas fueron descubiertos durante la excavación de un silo.

Comparaciones regionales

62Si bien es cierto que la práctica de la cremación y de los entierros en urna está muy extendida en Mesoamérica, la del molido y reducción a polvo de huesos calcinados y su depósito en urnas parece particular de nuestra región (Carot 1993).

63En una excavación hecha en los alrededores de Zamora, Plancarte (1893: 83) descubrió ″[...] tres grandes urnas cinerarias que contenían cenizas sin rastro de huesos. En el lugar había un recinto cuadrangular de piedra y las urnas estaban colocadas en su centro en una hilera paralela a los lados este y oeste″. Del sitio de Palacio, cerca de Zacapu, Lumholtz (1981: 415-417) describe ″una urna funeraria con tapadera que no contenía otra cosa que los restos quemados de un esqueleto [...]. Hallamos también una escudilla de barro llena de cenizas que además contenía un cráneo suelto y un fetiche de lava″. Los ejemplos de cremación son también muy frecuentes en Tzintzuntzan (R. de la Borbolla 1939: 102-106). Estas dos últimas referencias se relacionan con sitios que datan del periodo postclásico tardío purhépecha, mientras que ningún ejemplo de tal práctica ha sido encontrado en Milpillas, que es un sitio del periodo postclásico medio (Puaux 1990).

64En Chupícuaro, sitio de referencia para el Preclásico tardío de nuestra región, ″[...] la cremación no fue ciertamente el método acostumbrado en la disposición de los muertos″. (Porter 1956: 529).

65A final de cuentas, las comparaciones más fructíferas en el caso de nuestros depósitos cinerarios debemos hacerlas con las cremaciones practicadas por los hohokam del suroeste de Estados Unidos a partir de 200 a 300 d.C: los huesos calcinados, procedentes de la cremación de un solo individuo, eran colocados en urnas protegidas por una escudilla colocada al revés; a esos depósitos los acompañaban a veces alguna ofrendas constituidas de fragmentos de figurillas o de cerámica, intencionalmente rotas. En épocas más antiguas, los hohokam depositaban los montones de huesos calcinados en fosas (pits) que después eran cubiertas con fragmentos de cerámica y otras ofrendas funerarias (Haury 1976, Cap. X). Esta práctica, muy desarrollada, habría de proseguir durante casi toda la duración de la cultura hohokam.

66Respecto a otros lugares de Mesoamérica, hay que mencionar las numerosas cremaciones de Cholula (López Alonso 1973) y las más recientes de los matlatzincas del valle de Toluca (García Payón 1940).

67El medio lacustre-palustre parece haber sido un lugar privilegiado para enterrar a los muertos. La ocupación del sitio vecino de Queréndaro, por ejemplo, en un medio lacustre igualmente, es de naturaleza funeraria. Según los purhépechas, el lago de Pátzcuaro es la puerta del mundo de los muertos (Corona Núñez 1967: 94). Además, dada su naturaleza insular (Figs. 5 y 6, en el Cap. I), Loma Alta refuerza la idea de lugar privilegiado reservado a los muertos, lugar aislado del mundo de los vivos por el agua.

68En otras regiones de Mesoamérica encontramos nuevamente la utilización de islas como lugares funerarios; como la isla de Jaina, entre los mayas, y la isla de Mezcala, en el centro del lago de Chapala (Juan E. Vanegas, comunicación personal). Recordemos, en fin, en el caso de periodos más recientes, el sitio de Tres Cerritos, excavado por Angelina Macías Goytia (1988) y situado en una península central que domina todo el lago de Cuit-zeo, donde fueron encontrados numerosos entierros y cámaras funerarias que datan de las épocas clásica y postclásica purhépechas.

69En Tizapán El Alto, al borde del lago de Chapala, Meighan (1968) excavó un montículo artificial de 2.80 m de altura —de los que 2.40 m son de relleno antrópico—, 250 m de largo y 70 m de ancho, donde descubrió un número importante de tumbas en el ángulo noroeste del montículo, como en Loma Alta. Por lo demás, Meighan precisa (p. 22) que ″Durante un periodo de crecida ordinario, el montículo es una península unida a tierra firme por el extremo oeste, y la ladera norte del montículo es bañada por las aguas del lago″. Ese sitio fue fechado como perteneciente al periodo clásico y los entierros son todos primarios y secundarios.

Segunda Parte. EL CONJUNTO FUNERARIO DE GUADALUPE (MICH.215)

70Toda la zona sur del sector inspeccionado y estudiado se caracteriza por una sucesión de pequeñas lomas alineadas en sentido suroeste-noreste. Los diversos cursos antiguos del río Angulo marcan con claridad los contornos de esas lomas del sur, que se encuentran seguramente a la misma altitud que las grandes lomas centrales. Se desconoce el curso que el río seguía en la época en que las lomas del sur tuvieron la ocupación más densa, es decir, durante las fases Jarácuaro y Lupe, entre 550 y 850 d.C. (Figs. 20 y 21, Cap. IV). La loma del sitio Mich.215, situada aparentemente en un antiguo meandro, tiene una altura de 3-4 m y una extensión de 2-3 ha (Fig. 39). Gracias a las excavaciones hechas en la ladera noroeste, en la cima y en la ladera sureste de esa loma, conocemos algunos elementos de su estratificación natural, mismos que describiremos brevemente antes de abordar los vestigios antrópicos.

71En la cima, donde las capas naturales y antrópicas están mejor conservadas, los rellenos y los pisos construidos por el hombre tienen un espesor que varía desde 100 cm al este hasta 180 cm al oeste, lo que indica que inicialmente había una pendiente de casi 4% en lugar del rellano actual. Consecuentemente, el rellano es la prueba de una nivelación artificial, que por lo demás ha sido muy socavada por la erosión, sin duda alguna. Bajo esos rellenos, la capa de arcilla natural (codificada como C5 en la Fig. 41) comprende una serie de bandas y de bolsones lenticulares de arcilla blanca, amarilla, amarillo-verdosa, café y gris, así como cenizas volcánicas grises y negras. La estratificación está relativamente ″revuelta″ en ciertos lugares. En el punto más alto (al este del rellano), bajo esas series multicolores, a unos 200 cm de profundidad, la arcilla adquiere tonalidades que van del café claro al amarillo, es compacta y húmeda y tiene inclusiones de cenizas y de diatomitas-cineritas.

72En las excavaciones hechas en la ladera noroeste, ese mismo tipo de arcilla café-amarilla y dura, con el mismo tipo de inclusiones, se encontró a 80 cm de profundidad. En esa zona, está cubierta por 20 cm de una arcilla de color gris oscuro con bloques de diatomitas-cineritas; sin embargo, cuanto más se desciende por la ladera hacia el noroeste, tanto más la capa gris parece ser reemplazada por una arcilla francamente negra, pegajosa y dura (entre 50 y 80 cm de profundidad), capa negra que contiene algunos tepalcates, muchos guijarros y es la matriz del muro descubierto en T31-T32 (foto 14). Ahora bien, en uno de los dos sondeos realizados en la ladera sureste, en S22, también encontramos una capa de arcilla negra a 80 cm de profundidad; en este caso, la arcilla es estéril, pero incluye una fosa que contiene material arqueológico. ¿Son esas capas negras en contacto con vestigios antrópicos la prueba de los pantanos que circundaban la loma ocupada? Para estudiar más sistemáticamente la estratificación natural de la loma, sería necesario practicar excavaciones en trincheras largas.

EL SITIO FUNERARIO

73Según los informes del propietario y nuestras excavaciones, los principales elementos conservados del conjunto funerario de Guadalupe ocupan el rellano de la cumbre de la loma (Fig. 39).

74Al abrir la cuadrícula C33, entre el sondeo S21 hecho en 1985 y el sector donde el propietario había encontrado la máscara de piedra (foto 15), despejamos, primero, los pisos construidos descubiertos inicialmente en S21 y, después, dos estructuras funerarias: EF1 y EF2 (Fig. 41). Asimismo, en la orilla de la estructura EF1 aparecieron las losas de los elementos E11 y E12 que quizá anuncian la existencia de otras estructuras, por lo que no conocemos todo el sitio funerario. Ni siquiera la estructura EF2 pudo ser excavada en su totalidad, pues fue necesario excavar con toda rapidez debido a las siembras que se inician en marzo, fecha imperativa, y debido también a las dificultades para proteger el sitio de los robos y saqueos en ese sector tan aislado de las Lomas.

75Las estructuras EF1 y EF2 son cámaras casi cuadradas (3.20 m x 3.20 m, aproximadamente) cuyos lados dan hacia los cuatro puntos cardinales; están provistas de un pequeño corredor de acceso al norte, que tiene más bien las dimensiones de un nicho, y en el caso de EF2, también de una escalera descendente; fueron groseramente construidas con piedras y bloques y con un techo o una cubierta de losas. Algunos elementos de EF2 sugieren que, al menos en un primer tiempo, esas cámaras se alzaban por sobre el piso exterior de la época de su construcción. Parece ser que, más tarde, las modificaciones y las nivelaciones de los pisos sucesivos las rebajaron y que, finalmente, las enterraron y sellaron, no dejando visibles sino algunos ″marcadores″, es decir, esas losas clavadas y acostadas en el piso cerca de las esquinas de las cámaras (elementos E1, E2 y E3). El emplazamiento de la cumbre de la loma ya estaba ocupado antes de la construcción de esas estructuras; la estructura EF1 fue incluso construida sobre dos sepulturas anteriores.

Figura 39 - El sitio de Guadalupe, Mich.215.

Figura 39 - El sitio de Guadalupe, Mich.215.

datos proporcionados por el dueño de la parcela:
Image 100000000000004A00000035A48FB5B5.jpg Al sureste, ruinas —ahora desapareadas— de una vivienda muy modesta (¿época colonial?, ¿siglo xix?).
Image 100000000000004A00000034568BBCFA.jpg Punto 1: zona de sepulturas superficiales.
Image 100000000000004A0000001E7DA17B4E.jpg Punto 2: una pared.
Punto 3: una piedra cuadrada, perfectamente labrada (100 cm x 85 cm x 20 cm), hallada
in situ asociada a cuatro franjas de pavimento de losas, que partían en diagonal de sus cuatro esquinas, y a una escultura antropomorfa (la piedra se encuentra actualmente empotrada en una acera del pueblo de Cantabria).
Punto 4: una máscara de piedra de estilo teotihuacano (foto 15), hallada en la capa de tierra arada (el dueño la conserva en su casa).
Image 10000000000000410000005112905A94.jpg Punto 5: un muro de contención, de aproximadamente 1 m de altura.
Además, el dueño conserva en su casa varios objetos de cerámica: dos malacates con decoración incisa, dos pipas, una de las cuales está decorada con círculos incisos, y dos candelabros, así como varios objetos de piedra: dos bifacia-les, uno de obsidiana roja y negra y otro de sílex, y una navaja prismática de obsidiana. El propietario mencionaba también una escultura de piedra que representaba a un hombre en cuclillas (50 cm de altura) y que fue llevada a Morelia.
Image 1000000000000032000000217A5ACA88.jpg sondeos realizados en 1985 (véase el Cap. IV):
520: situado en un rellano de la ladera noroeste; nos permitió hallar y despejar una plataforma circular con muro de piedras y piso de losas (5.60 m de diámetro; véase la Fig. 16).
521: situado en la parte más alta de la loma; nos reveló una serie de pisos construidos superpuestos (Fig. 16). 522: en la pendiente sureste; no nos proporcionó ningún vestigio
in situ; abundantes tepalcates.
Image 100000000000003000000020DA1A4112.jpg excavaciones hechas en 1986:
En el punto 3, el sondeo S34 no nos proporcionó ningún vestigio
in situ, sólo un relleno antrópico con una alta densidad de fragmentos de concha de almeja y algunos tepalcates.
En el punto 5, las trincheras T31 y T32 hicieron patentes los restos del muro señalado por el dueño (foto 14). No había muchos escombros. El proceso de destrucción fue resultado tanto de la erosión como del desprendimiento superficial de piedras ocurrido cuando se preparaba la tierra para los cultivos. De acuerdo con los datos proporcionados por el propietario, se calcula que, en un lapso de 20 años, ha desaparecido aproximadamente un metro de altura de muro y de depósitos antrópicos; no obstante, a 15 m al sur de T31, a 50 cm de profundidad, encontramos la plataforma circular, o al menos partes bien conservadas del muro y del pavimento.
Entre los escombros del muro encontrado en T31 había un fragmento de escultura en bajo relieve (Fig. 40).
Entre el punto 4, lugar aproximado del hallazgo de la máscara (foto 15), y el sondeo S21, excavado en 1985, colocamos la cuadrícula C33 para realizar las excavaciones más extendidas horizontalmente: 50m
2. Despejamos los pisos descubiertos en S21 y excavamos dos amplias estructuras funerarias.

Figura 40 - Guadalupe, Mich.215. El fragmento de escultura 1 (26 cm x 21 cm) proviene de un disco (de aprox. 60 cm de diámetro por 10 cm de espesor) con una perforación central circular (12 cm de diámetro). Las dos caras tienen idénticos dibujos tallados en bajo relieve.

Figura 40 - Guadalupe, Mich.215. El fragmento de escultura 1 (26 cm x 21 cm) proviene de un disco (de aprox. 60 cm de diámetro por 10 cm de espesor) con una perforación central circular (12 cm de diámetro). Las dos caras tienen idénticos dibujos tallados en bajo relieve.

Foto 14 - Guadalupe, Mich.215. Trincheras T31-T32.

Foto 14 - Guadalupe, Mich.215. Trincheras T31-T32.

Foto 15 - Guadalupe, Mich.215. Esta máscara de piedra gris de estilo Teotihuacan fue hallada por el dueño de la parcela, años antes de nuestras excavaciones, aproximadamente en el punto 4 del sitio (en posesión del dueño).

Foto 15 - Guadalupe, Mich.215. Esta máscara de piedra gris de estilo Teotihuacan fue hallada por el dueño de la parcela, años antes de nuestras excavaciones, aproximadamente en el punto 4 del sitio (en posesión del dueño).

Figura 41 - Guadalupe, Mich.215. Excavaciones hechas en la cuadrícula C33, plano y corte general.

Figura 41 - Guadalupe, Mich.215. Excavaciones hechas en la cuadrícula C33, plano y corte general.

Sobre los estratos naturales de C5, de superficie muy irregular, fueron extendidas de tres a cuatro capas de rellenos arcillosos, muy difíciles de diferenciar unos de otros y, por ende, codificados todos como C4. El relleno C4d es café-gris con manchas blancas y sólo se encuentra bajo la estructura funeraria EF1 (por lo que no es visible en el corte). El relleno C4c, matriz de las dos estructuras funerarias, pero parcialmente vuelto a excavar cuando se hicieron las modificaciones posteriores, es apenas más oscuro y más pegajoso que el relleno C4b. Este último es café, de dureza media y compacto; está separado del relleno C4a, de color café claro, por un piso muy destruido (a 1.10-1.20 m bajo datum).
Estos rellenos allanan la loma natural y son el soporte de una serie de pisos, superpuestos en una matriz codificada como C3, de arcilla café claro con numerosas manchas blancas y negras. Sin contar el piso del que hablamos en el párrafo anterior, ni las reparaciones parciales, hay tres pisos: a 1 m, 0.90 m y 0.80 m (profundidades medias bajo datum). No obstante, la composición de los pisos de los que se tomaron muestras no ha podido ser analizada. En la excavación fueron descritos (de arriba a abajo) los siguientes pisos:
-0.80 m: capa de 9 cm de espesor máximo, arcillosa, compacta, de dureza variable, color café-gris o blanco amarillo, con fragmentos de conchas, tepalcates y carbón.
-0.90 m: costra dura, de 2 a 4 cm de espesor, de color amarillo-blanco con nódulos de diatomita o amarillo naranja con, a veces, una capa subyacente de 5 cm de tierra casi negra.
-1 m: costra dura de color naranja claro.
-1.10/1.20 m: alta densidad de manchas blancas, naranjas y negras, con carbón; en ciertos lugares, el piso forma una franja negra de 5 cm de espesor cubierta por una placa anaranjada en la superficie.
Como vemos, los pisos están hechos en gran parte de arcilla batida, apisonada y, en ciertos lugares, más o menos cocida.
El piso más reciente está sellado por la capa C2, que está asociada a un sedimento arcilloso con tierra humífera. La capa Cl es el horizonte húmico, de color café claro, actualmente en labranza.

76Estudiaremos, sucesivamente, la estratificación antrópica de la cumbre de la loma, la secuencia de construcción de las estructuras funerarias y la morfología, organización y funcionamiento de estas últimas para tratar de esbozaT un cuadro de las prácticas funerarias de que da pruebas el sitio de Guadalupe durante las fases Jarácuaro y Lupe (de 550 a 850 d.C.).

Estratificación general e histórica de las estructuras funerarias EF1 y EF2

77En el rellano de la cumbre de la loma, la estratificación antrópica no alcanza más de 100-180 cm de espesor (Fig. 16, Cap. IV; Fig. 41). Los diferentes rellenos codificados C4, así como los pisos superpuestos, corresponden a una serie de etapas de construcción fechadas como pertenecientes a las fases Loma Alta, Jarácuaro, Lupe y La Joya, entre 250 y 900 d.C. La capa C2 representa una reocupación muy tardía, quizá de la época colonial, acaso más reciente todavía.

78etapa i, fase Loma Alta. Una fosa, llamada Elemento E8 y excavada en la capa natural C5, en los límites de C33, es la única prueba de ocupación de esa época. Una muestra de carbón extraída de esa fosa fue fechada como de 1769 ± 84 a.P. (inah 708) calibrada 131-382 d.C. (1 sigma).

79etapa ii, fase Jarácuaro (esta etapa y las siguientes fueron fechadas mediante la cerámica). Depósito de dos sepulturas, la 3 y la 4, en el relleno C4d, bajo la futura estructura EF1.

80etapa iii, fase Lupe. Construcción de las cámaras EF1 y EF2 sobre el relleno C4c. En ellas fueron practicados algunos entierros.

81etapa iv, fase Lupe. Construcción de un piso (entre -110 y -120 cm del nivel 0) sobre el nuevo relleno C4b; reorganización de los huesos en EF1 y EF2 y retiro del mobiliario de esta última. Los muros de EF2 fueron deshechos y rebajados en parte y seguramente la estructura quedó sellada nuevo piso, mientras que EF1 parece haber conservado unos 20-30 cm por encima de ese mismo piso.

82etapa v, fases Lupe y La Joya. Violaciones y perturbaciones varias de las dos cámaras, EF1 y EF2, mientras que sobre el relleno C4a se hacía la construcción y reparación de una serie de pisos (a -105 y -80 cm del nivel 0). Las dos estructuras quedaron totalmente enterradas.

83etapa vi, época posterior a la conquista (1524; presencia de huesos de bóvidos y équidos). Perturbación en la estructura EF2, correspondiente a la capa reciente C2.

84Para resumir, las etapas I y II son anteriores a la construcción de las cámaras funerarias, pero el lugar ya había sido consagrado a los muertos en esa época. La etapa III es la de la construcción y la etapa IV, la de las modificaciones. Las etapas V y VI corresponden a perturbaciones. Gracias en particular a las losas marcador situadas en una de las esquinas de las cámaras, las construcciones permanecieron conocidas durante al menos 1 500 años y fueron visitadas y violadas en varias ocasiones antes y después de la conquista española, a menos que la última perturbación haya sido fortuita (véase más adelante).

85Esta reseña histórica de las dos estructuras funerarias se funda en la interpretación de sus estratificaciones interiores y exteriores y, más particularmente, en las de EF2, que son las más complejas y las más ricas. Las dos estructuras fueron construidas en el mismo momento y a la misma profundidad en el relleno C4c (entre -134 y -140 cm del nivel 0, en el caso de los muros de EF1 y de la escalera de EF2, respectivamente); además, son muy semejantes (véase infra); por ende, es muy probable que hayan tenido más o menos la misma historia, aunque el contenido de EF1 haya sido perturbado con menos frecuencia, sin duda alguna, que el de EF2.

La ocupación antigua de las etapas I y II (fases Loma Alta y Jarácuaro, de 250 a 600 d.C.)

86De los tres elementos, sepulturas 3 y 4 y fosa 8 (Fig. 42), esta última es la prueba de ocupación más antigua conocida en el caso del sitio Mich.215.

Figura 42 - Guadalupe, Mich.215. La ocupación antigua (etapas I y II) comprende la fosa-elemento 8, cavada durante la etapa I, y las Seps. 3 y 4, hechas en la etapa II y selladas por el relleno C4d y por un piso a 1.60 m (bajo datum). La estructura funeraria EF1 fue construida sobre todos esos elementos durante la etapa III.

La fosa-elemento 8 (Fig. 42)

87Sus dimensiones son 130 x 120 x 50 cm, su matriz es la capa natural C5 y su contenido es un sedimento arcilloso y cenizoso, café oscuro, suelto, con carbón en abundancia (fragmentos < 10 mm). En la superficie hay una placa negra, carbonosa, con huellas naranja, que cubre una serie de películas alternadas negras, grises y naranja, más duras, sobrepuestas en la parte superior de la fosa (probable ″efecto de piso″ debido al apisonado, además de los rastros evidentes de un fogón). El sedimento fue tamizado en seco (con una malla de 1.5 mm):

  • Carbón y vegetales: ramas y tallos gruesos; la paja y los olotes de maíz son raros; algunos fragmentos de tallos huecos reventados, mal carbonizados, y algunos granos de maíz carbonizados ( 4.5 mm de diámetro); una alta densidad de nódulos cenizosos naranja, porosos, bastante duros, de naturaleza esencialmente vegetal (fibras y pólenes; análisis efectuado por el Laboratorio de Histología de la Facultad de Medicina de Caen, prof. Izard); recuérdese que una muestra de carbón fue fechada 1769 ± 84 a.P. (inah 708) calibrada 131-382 d.C. (1 sigma).

  • Bajareque: un grueso bloque de barro crudo y, en densidad media, nódulos rosados y duros (< 10 mm); algunos de éstos tienen finos restos de encañados hechos con tallos vegetales.

  • Huesos: de baja densidad, minúsculos fragmentos carbonizados de animales, entre ellos peces, anfibios y roedores y un fragmento carbonizado de caparazón de tortuga (análisis de A. Blanco y O. Polaco, inah).

  • Conchas: escasos fragmentos de almeja y de un caracol no identificado.

  • Material lítico: una pequeña losa natural, cuatro piedras desbastadas, guijarros, unos cuantos fragmentos de basalto y esquirlas de obsidiana.

  • Cerámica: unos cuantos tepalcates.

Foto 16 - Guadalupe, Mich.215. La sepultura 3 en su cajón de piedras. La piedra esquinera más alta marcaba el lugar de la sepultura, una vez sellada ésta. (Vista hacia el sur.)

Foto 17 - Guadalupe, Mich.215. El cajón de la sepultura 3 debajo de la estructura funeraria EF1, anterior a la construcción de ésta. (Vista hacia el sur.)

La sepultura 4 (Fig. 42)

88Esta sepultura es posterior a la fosa-elemento 8, a la que cubre parcialmente. Su matriz es el relleno C4d. La perturbaron mucho los constructores de la estructura EF1 en el transcurso de la etapa posterior, la III. Aparentemente se trataba de un entierro primario, en posición fetal, con la cabeza hacia el norte. Sólo quedan parte del cráneo, fragmentos de scapula y de clavícula, algunas vértebras y fragmentos de la pelvis, los fémures, las tibias, las rótulas, una fíbula y fragmentos de un talus y calcaneus de un individuo de sexo femenino, joven, con ligeros restos negros (análisis de la antropóloga V. Gervais, 1989a). A algunos centímetros encima de la sepultura 4, observamos vestigios de arcilla roja de un piso que cubría el relleno C4d.

La sepultura 3 (Figs. 42 y 46, y fotos 16 y 17)

  • 1 Datos preliminares del análisis de la antropóloga Véronique Gervais.

89El cajón está hecho de piedras desbastadas y labradas, clavadas verticalmente en la capa natural C5, la cual fue excavada a poca profundidad para hacer una pequeña fosa que se toca con el extremo sur de la fosa-elemento 8. El cajón tiene una altura de 50 a 60 cm. No tenía cubierta, pero el conjunto estaba sellado y cubierto por el relleno C4d y el piso a -160 cm del nivel 0, del que sólo emergía una de las piedras esquineras, y los constructores de la estructura EF1 no lo tocaron. La entrada se encuentra al lado oeste, frente a la sepultura 4, contemporánea suya y cuyo individuo parece estar en posición de ″guardián″. El cajón contiene ″[...]dos individuos de sexo masculino, particularmente robustos y de gran estatura; la deformación artificial del cráneo es particularmente pronunciada en ambos casos″ (Gervais 1989a). Los cuerpos tenían una orientación este-oeste y estaban dispuestos en posición fetal lateral izquierda, con la cabeza hacia el oeste; esto es cierto al menos en el caso del individuo 3-1.1

90El entierro 3-1 es primario y completo; el sujeto tenía aproximadamente 50 años de edad. Los huesos del entierro 3-2 están agrupados en la esquina sureste del cajón. Fueron perturbados, pues el esqueleto está incompleto; al excavarlo no se observó ninguna conexión anatómica y el cráneo está parcialmente destruido. Debemos señalar también que una parte de los huesos había sido machacada y que estaba aglomerada en una masa naranja, cuyo proceso de formación no pudimos identificar. El individuo debió de ser de edad madura. La matriz de los vestigios 3-1 y 3-2 es el relleno C4d, pero el individuo 3-2 —así como la pelvis 3-1— está cubierto con un sedimento arcilloso blanco. Esa ″cubierta″ servía manifiestamente para distinguir al sujeto 3-2 de su vecino 3-1.

La posición de los vestigios del sujeto 3-2 y el estado de conservación de los huesos, mucho menos bueno que en el caso del sujeto 3-1, permiten suponer que no se trata de una inhumación simultánea, sino que el sujeto 3-2 fue enterrado con anterioridad y empujado parcialmente con ocasión del entierro del sujeto 3-1. (Gervais 1989a).

91En cuanto a las ofrendas, los únicos objetos espacialmente asociados al sujeto 3-2 son dos pequeñas cuentas de piedra verde (núms. 5 y 9 en la Fig. 42) y un poco de fibra blanca (véase más adelante) sobre el sacro. Por el contrario, al individuo 3-1 lo acompaña una serie de objetos (refiérase a las descripciones e ilustraciones del Cap. VI):

  • Agrupados al suroeste (Fig. 43), una ollita pintada importada (núm. 1); un cajete negro del tipo Lupe Rayado (2); depositado sobre un tepalcate recortado (8) tipo La Joya Rojo; un tepalcate grande pintado tipo Chilar Negro Negativo var. Chilar (3); y una tapadera con asa tipo Capiral (4).

  • Agrupadas al nivel del mentón, 133 cuentas pequeñas de piedra verde, principalmente amazonita (6) (Foto 31, Cap. VI).

  • En el borde noreste, tres bellos cuchillos con pedúnculo de obsidiana (439-11, 12, 13) (Fig. 70, Cap. VI).

Figura 43 - Guadalupe, Mich.215, recipientes y tapadera de cerámica encontrados en la sepultura 3.

Figura 43 - Guadalupe, Mich.215, recipientes y tapadera de cerámica encontrados en la sepultura 3.

437-1: atípico rojo con baño blanco.
437-2: tipo Lupe Rayado.
437-3: tipo Chilar Negro Negativo var. Chilar.
437-4: tipo Tapadera Capiral.

92Además, al nivel de las rodillas (7) y los pies (10), observamos restos de un pigmento rojo asociados a fibras blancas con el aspecto de la pluma. Las muestras, analizadas en el Laboratorio de Etnología-Biogeografía del Museo de Historia Natural de París (prof. A. Plu), permiten identificar una lanilla vegetal de junco (Typha), ″utilizada sobre todo como material de forrado″. Por otra parte, un estudio hecho con el microscopio óptico en el Laboratorio de Anatomía y Citología Patológicas (prof. F. Guillon, Hospitales de París) puso de manifiesto ″un efecto de torsión correspondiente quizá a un hilado″ : vestigios de una cobija o de una cuerda que quizá envolvía el cuerpo.

93En resumen, la sepultura 3 contiene dos personajes, de los cuales al menos el sujeto 3-1 era importante, enterrados en un cajón de piedra, con ofrendas relativamente elaboradas y un probable acompañante, el cual fue enterrado frente a la entrada del cajón que se dejó abierta por el lado oeste. Sobre esa doble sepultura 3 fue edificada la estructura funeraria EF1 durante la etapa III. Como veremos, el emplazamiento de la Sep. 3, marcado mediante una piedra esquinera, era conocido por los constructores de la EF1 (quienes, a pesar de todo, destruyeron una parte de la Sep. 4); y parece ser que, cuando edificaron EF1, tuvieron el cuidado de volver a señalar la existencia de la Sep. 3, clavando losas en el exterior de EF1 (elemento E4, foto 20 y Fig. 47). La sucesión en el mismo punto de los importantes entierros 3-1 y 3-2 y después, de la gran cámara funeraria, marca el carácter ritual de la cumbre de la loma, probable lugar social y político importante en el centro del establecimiento de Guadalupe. También es necesario señalar que ese mismo punto occidental de la cumbre proporcionó una máscara lítica de estilo Teotihuacán (foto 15) hallada por el propietario de la parcela y los indicios de otras dos cámaras funerarias (elementos E11 y E12; Fig. 47).

94Sobre las sepulturas 3 y 4, selladas por el relleno C4d, había un piso, del que se conservaron algunos restos a -160 cm del nivel 0, esto es, entre 20 y 25 cm bajo la base EF1. Ese piso no se ha hallado del lado de la otra cámara EF2, en C33, al este. En este caso, la única prueba de la ocupación de la etapa II es una fosa, parcialmente despejada bajo EF2, hecha en la capa natural C5. Esa fosa contiene un relleno arenoso suelto, de color gris negro (¿cenizas volcánicas?); pero parece haber sido reexcavada posteriormente para hacer otra fosa, de tierra arcillosa, negra, suelta, con algunos huesos humanos.

Construcción de las dos estructuras funerarias durante la etapa III (fase Lupe, de 600 a 850 d.C; fotos 18 y 19)

95Las dos estructuras funerarias EF1 y EF2 tienen más o menos la misma morfología. Su forma es semicuadrada irregular, tienen de 2.75 a 3.30 m de ancho total (de 2.30 a 2.65 m de ancho interior) y, en el caso de EF1, una longitud de 2.90 a 3.40 m; además, hay una especie de nicho de entrada colocado en medio del muro norte (de 1 a 1.30 m de ancho por 0.50-0.80 m de largo). La superficie interior total de EF1 es de 7 a 8 m2. La orientación general norte-sur es la misma en los dos casos. Los muros tienen una altura máxima conservada de 0.60 a 0.70 m y están hechos de grandes bloques rectangulares desbastados, con las esquinas embotadas, y de algunas piedras mejor labradas (45 x 30 x 8 cm; las mayores, de 78 x 30 x 12 cm; véase la foto 25); se conservan de tres a cinco hileras de altura, unidas con un mortero de arcilla dura. En el muro oeste de EF2 quedan algunas huellas de un revestimiento de arcilla. El labrado es más regular hacia el interior de las cámaras. El muro sureste de EF1 tiene un pequeño fragmento de escultura (Mich.215, núm. 3). A lo ancho, los muros sólo tienen una hilera, salvo el muro norte de la estructura EF2, que es doble a un lado y otro de la entrada: puede tratarse de dos pequeños bancos o entrepaños (0.80 m de ancho) que quizá enmarcaron la entrada, la cual tiene una escalera de cuatro peldaños, hechos de tierra, pero recubiertos con losas delgadas, dos de ellas muy bien labradas y revestidas con arcilla gris dura. Los ″bancos″ y, sobre todo, la escalera sugieren que la cámara EF2 pudo tener originalmente una altura considerable bajo el techo, al menos la de un hombre agachado, y que no fue rellenada interiormente. Por lo demás, en las dos estructuras hay algunos indicios de un rebajamiento posterior de los muros (véase infra).

Foto 18 - Guadalupe, Mich.215. La estructura funeraria EF1, vista hacia el norte.

Foto 19 - Guadalupe, Mich.215. La estructura funeraria EF2, vista hacia el norte.

96En la estructura EF2, el suelo interior está hecho de dos capas duras superpuestas de tierra cenizosa y, en EF1, de tierra café apisonada, con algunas partes groseramente enlosadas en los dos casos. En cuanto a la cubierta, probablemente estaba hecha de un armazón de madera que sostenía las grandes losas naturales de andesita, delgadas y ligeras, que encontramos arrojadas sobre los muros de EF1 y sobre su suelo exterior a -115 cm del nivel 0, lo que sugiere una reapertura durante la etapa IV (véase infra).

97Ambas cámaras, en fin, comparten otro rasgo, que es el marcador de al menos una de las esquinas exteriores mediante losas clavadas en el piso o acostadas: según su relación con los diferentes pisos exteriores, todos esos marcadores son posteriores a la etapa III de construcción. Es lógico, en efecto, que no hayan sido colocados sino una vez que las estructuras quedaron enterradas. La excepción es el elemento E4, cuyas dos losas oblicuas están clavadas sobre el muro este de EF1, asociadas a un incensario con mango hueco, el cual fue depositado roto con sus fragmentos al lado y contiene un poco de carbón (foto 20; Fig. 59b, Cap. VI) En realidad, ese elemento no marca la estructura EF1, sino el cajón de la Sep. 3, muy próxima, cuyo marcador original, una piedra esquinera, quedó enterrado por la construcción de EF1 (Fig. 46).

98En cada una de esas cámaras se hicieron entierros, pero éstos fueron muy perturbados y modificados después de la etapa III; volveremos a abordar este tema más adelante. En la estructura EF2, sobre la única placa del piso original conservada al fondo, encontramos algunas piedras y losas arrancadas del muro durante la etapa IV, algunos huesos dispersos (elemento 13) y un fragmento de escultura (215, núm. 2: 22 x 15 x 8 cm).

Foto 20 - Guadalupe, Mich.215. El elemento E4 cerca de la esquina sureste de la estructura funeraria EF1. Tipo Incensario Lupe Cuchara (véase Fig. 59b).

Modificaciones y perturbaciones de las estructuras funerarias durante las etapas IV, V y VI (fases Lupe y La Joya, entre 700 y 900 d.C. y época colonial)

99Como acabamos de verlo, la descripción sintética de las dos cámaras funerarias construidas durante la etapa III pone de relieve sus similitudes morfológicas. Su utilización en las etapas posteriores sigue más o menos el mismo patrón: reaperturas, reorganización del contenido, probable rebajamiento de los muros, relleno del interior, sellado y, después, intrusiones. Las reparaciones de los suelos exteriores permiten establecer una correlación entre las secuencias de las dos cámaras; sin embargo, las concordancias precisas no son demostrables, en particular la sincronía en la reorganización de los contenidos durante la etapa IV, por lo que es preferible describir la historia de cada estructura por separado. A diferencia de EF2, EF1 presenta una estratificación y una secuencia bastante simples, pero con un contenido funerario muy rico que exige análisis descriptivos detallados; por lo tanto, vale más presentar primero la historia compleja y el contenido funerario pobre de la EF2.

Etapas IV, V y VI de la estructura funeraria EF2

100en el caso del final de la etapa iii, contamos con indicios, frágiles sin duda, que sugieren que, después de la construcción, la estructura no fue rellenada interiormente y que estaba en mal estado: 1) identificamos una capa de un sedimento gris de fracción fina sobre la escalera (Fig. 45), resultante probablemente de infiltraciones por la entrada norte; 2) el estudio estratigráfico preciso de una media docena de piedras encontradas en el fondo de la estructura indica que fueron depositadas, o que cayeron de los muros, en la época en que se infiltraba el sedimento gris, antes de las perturbaciones que vamos a describir.

101durante la etapa iv, el muro este fue destruido (o bien ya estaba en ruinas) y, después, burdamente reconstruido (Fig. 44B). Suponemos que entonces fueron rebajados los otros muros: el nuevo suelo exterior, a -115 cm del nivel 0, se conserva sobre el muro oeste y debió de sellar toda la estructura, puesto que todos los elementos de esta última están bajo ese nivel, -115 cm; con excepción, no obstante, de dos piedras, una situada en la esquina noroeste de la escalera (a -93 cm) y la otra en la esquina noreste de la cámara (a -97 cm), así como de la losa E3, clavada en la esquina noroeste de EF2, en el suelo a -115 cm del que es estratigráficamente contemporánea.

102Lógicamente, ese marcador fue colocado en el momento en que la estructura EF2 fue rebajada y quedó enterrada bajo el suelo. Además, el espacio interior de la estructura fue rellenado (Fig. 45: capa blanca, capa negra) y después cubierto con losas y piedras. En esa ocasión también fue hecho un depósito de huesos humanos en lo alto de la escalera, apenas bajo el nivel del suelo a -115 cm (elemento E5, Figs. 44B y 45); debido a la perturbación más tardía —la fosa C2—, sólo quedaron de ellos algunos fragmentos de cráneo y de costillas.

103Pero el contenido funerario de la cámara había sido reorganizado antes. En la esquina noroeste fue practicada una sepultura secundaria colectiva (Sep. 2) en una fosa rellena con la capa blanca arcillosa, la cual hizo muy difícil la excavación de los huesos (Foto 24). Y en la pared sur de la excavación apareció un haz de huesos largos (elemento E10), en la misma capa blanca, más delgada en este caso; ese elemento sugiere que la esquina sureste de la estructura EF2, que no fue excavada, oculta otro depósito funerario colectivo, simétrico de la fosa noroeste (Fig. 44A). La reorganización fue hecha sin mucho cuidado: toda la capa negra superior contiene fragmentos de huesos humanos, en la fosa blanca los huesos están fragmentados, y sobre el piso original (etapa III), al suroeste, otros huesos quedaron dispersos, incluso con una cuenta tubular de concha (elemento E13); asimismo, dos pequeños fragmentos de placas líricas circulares provienen también de ese sector (D4, niveles 8 y 11). Consecuentemente, es probable que haya habido ofrendas asociadas a los entierros originales de la etapa III y que hayan sido hurtadas (o agrupadas al sureste), pues en la fosa blanca no se encontró ningún objeto.

104La fosa blanca contiene los restos incompletos de 10 individuos:

  • Vestigios craneales: siete cráneos, cuatro de hombre (45 años y más) y tres de mujer (joven, adulta y anciana), todos con una deformación artificial; tres de los cráneos estaban dispuestos en fila, con orientación este-oeste, al fondo de la fosa.

  • Vestigios post-craneales: 11 fémures (tres pares de hombre, dos pares de mujer y dos aislados de niño), ocho tibias, seis fíbulas, seis húmeros, cuatro cúbitos y dos radios; muchos de esos huesos largos fueron encontrados agrupados en haces, con orientación este-oeste, en la fosa; también fueron encontrados, en números pequeños: omóplatos, clavículas, sacros, coxis, maxilares y, muy fragmentados, metacarpios, falanges, atlas, otras vértebras, costillas, un solo calcáneo y tres metatarsos. La estatura de los hombres está comprendida entre 159 y 164 cm; la de las mujeres, entre 153 y 160.5 cm. (Gervais s.f.)

Figura 44 - Guadalupe, Mich.215. Estructura funeraria EF2; plano A de las etapas III y IV, las más antiguas y profundas; plano B de las IV y V; plano C de las V y VI.

Figura 44 - Guadalupe, Mich.215. Estructura funeraria EF2; plano A de las etapas III y IV, las más antiguas y profundas; plano B de las IV y V; plano C de las V y VI.

Figura 45 - Guadalupe, Mich.215. Estructura funeraria EF2; corte estratigráfico norte-sur y varias intrusiones.

Figura 45 - Guadalupe, Mich.215. Estructura funeraria EF2; corte estratigráfico norte-sur y varias intrusiones.

Capa blanca: arcilla pegajosa, revuelta con arcilla café claro, blanda, con algunas inclusiones de cenizas volcánicas grises. Capa negra: arcílla pesada, compacta, seca, con inclusiones blancas y huesos humanos fragmentados.
Capas YZ: Y es de arcilla compacta, de dureza regular, de color café-verduzco oscuro, con un poco de gravas y manchitas blancas y rojas. Z es un poco más oscura, con menor densidad de manchitas.

Foto 21 - Cubierta de piedras de la fosa C2, con la mandíbula de potro (elemento E6), abajo, a la izquierda.

Foto 22 - Cráneo de bóvido (elemento E9), cubierto por una lajita en la fosa C2 (pared sur de la excavación de la cuadrícula C33).

Foto 23 - Mandíbula de bóvido (elemento E7), sobre el piso de la cámara, en la fosa C2, bajo una piedra plana (cerca de la pared sur de la excavación de la cuadrícula C33).

Foto 24 - Sepultura 2, secundaria, colectiva, en la fosa de arcilla blanca (aquí, segundo estrato de huesos).

105Es importante hacer notar que la capa blanca que contiene los huesos sella también toda la escalera (Fig. 45), como si ese estrato blanco debiera asegurar la comunicación entre el interior y el exterior de la cámara funeraria. Por otra parte, también es necesario hacer notar el contraste blanco/negro muy claro en la estratificación interior de la cámara (etapas III y IV), contraste que ya se había observado en la sepultura 3 (etapa II), en la que sólo el individuo 3-2 fue cubierto con una capa blanca, mientras que el sujeto 3-1 se encontraba en una matriz gris.

106durante la etapa v, la estructura EF2, rellenada y enterrada bajo el suelo a -115 cm, pero debidamente marcada al norte mediante dos piedras esquineras altas y una losa clavada. fue reabierta al menos en dos ocasiones: las fosas practicadas en la cubierta de piedras fueron rellenadas (capas yz, Fig. 45), si bien las perturbaciones debidas a esas intrusiones fueron borradas en parte por la intrusión posterior, la C2. Todas las capas y las fosas comprendidas en los límites de EF2 incluyen fragmentos de huesos humanos, además de una cuenta tubular, un pendiente y un objeto de concha con una perforación, así como un malacate de cerámica, ″perdidos″ en los rellenos, lo cual confirma lo mucho que fue perturbada la estructura. Durante la misma etapa V, el piso fue rehecho, primero a -90/-97 cm del nivel 0, después a -86 cm. Las dos piedras altas quedaron enterradas; en cambio, la losa clavada permanecía visible, pero le fue añadida una losa acostada sobre el piso que está a -90/-97 cm del nivel 0 (Fig. 44C).

107la etapa vi es la de la gran fosa C2, que perturbó la mayor parte de la estructura a la altura de su cubierta y solamente un pequeño sector al nivel de su suelo original de la etapa III (Fig. 45). La cubierta de las etapas IV y V fue perforada pero no reparada, dado que la fosa fue sellada más arriba, más o menos a la profundidad del suelo conservado más reciente (-75/-80 cm del nivel 0). Encontramos el sello de losas (Fig. 44C) cubierto en parte por piedras; además, la capa C2 superior está llena de pequeñas piedras y guijarros; consecuentemente, es probable que en la etapa VI haya existido una construcción antigua sobre la estructura EF2. Ese periodo es, sin duda alguna, posterior a la conquista española, dada la naturaleza de los vestigios óseos que contiene la fosa C2; también hay un poco de material moderno (plástico), pero muy superficial. Los depósitos que vamos a describir pueden datar estratigráficamente de la época colonial, del siglo xix o incluso del xx.

108La fosa C2 contiene tres depósitos, situados con gran precisión en el mismo eje vertical (Figs. 44 y 45): en lo alto de la fosa, visiblemente engastada en el enlosado que la sella, se encuentra una mandíbula de potro (elemento E6; foto 21); en medio, bajo losas de protección, un cráneo de bóvido con cuernos prácticamente reducidos a polvo (E9; foto 22); y al fondo también bajo una pequeña losa de protección y casi sobre el piso original de la cámara, una mandíbula de bóvido (E7; foto 23). En el relleno de la fosa C2 hay también algunos otros huesos de fauna no americana, pero su limitado número (menos del 10% de la fauna presente) no hace de la fosa un verdadero osario o basurero cavado por azar en la estructura funeraria. Aunque la hipótesis pueda parecer audaz, los datos sugieren que se trata de depósitos intencionales, efectuados en un punto considerado como ″sagrado″ o de respeto. Si bien es cierto que muchos de los cultivadores actuales saben identificar más o menos la existencia de una sepultura antigua por sus marcadores superficiales de losas —la estructura EF2 estaba marcada por una losa cuya punta se encontraba a 40 cm bajo la superficie actual—, casi no es posible imaginar que ellos hayan sido los autores de tales ″depósitos rituales″. La profundidad de la losa marcador habla más bien en favor de una fecha más antigua, en concordancia con el carácter muy anacrónico de esos depósitos. ¿Podría ser que al principio de la época colonial los campesinos tarascos hayan utilizado en sus ritos huesos de animales recientemente importados por los españoles? Que nosotros sepamos, tal fenómeno jamás ha sido consignado respecto a Mesoamérica, al menos en el dominio de la arqueología. Quizá la excavación de la parte sur de la estructura EF2, de haberse hecho, habría proporcionado datos complementarios.

Etapas IV, V y VI de la estructura funeraria EF1

109Después de su construcción, durante la etapa III, sobre las sepulturas 3 y 4 (Fig. 46) —una vez debidamente ″marcado″ el cajón mediante losas del elemento E4—, seguramente se hicieron entierros en la cámara. Su interior no fue rellenado: era quiza relativamente alto bajo techo y por sobre el piso exterior (que no se conservó entre los rellenos C4c y C4b); eso es al menos lo que sugiere la comparación con la estructura EF2.

110en la etapa iv, el contenido funerario fue probablemente reorganizado en cuatro ″conjuntos″ de huesos y depositado en los rincones siguiendo dos ejes cardinales (véase la descripción y los análisis más adelante; foto 25), esquema que recuerda el de la estructura EF2 en la etapa IV.

111en las etapas iv y v, la cámara EF1 debió de ser reabierta, quizá varias veces, pues encontramos losas de la cubierta colocadas sobre el piso exterior que está a -115 cm del nivel 0 (etapa IV), cerca de E11 y E12 (losas in situ de probables cámaras funerarias vecinas), y también sobre lo alto de los muros en contacto con los pisos superiores más recientes (entre -105 y -90 cm del nivel 0; etapa V) o a su nivel exacto: posiciones estratigráficas que fechan las reaperturas. Pero esas intrusiones no dejaron rastros en el relleno interior, lo que parece indicar que se produjeron cuando la cámara todavía no había sido rellenada o, bien, que afectaron una capa hoy desaparecida. En cuanto a las losas colocadas sobre los muros, fechan a más tardar de la etapa V, el hipotético rebajamiento de la cámara a 60-70 cm de altura. En ese momento, las dos estructuras funerarias fueron rellenadas y quedaron enterradas bajo los pisos recientes. Los cultivos modernos han dañado mucho la cubierta de losas, pues se encuentra a aproximadamente 40 cm bajo la superficie actual; también está a la altura del piso más reciente, a -82 cm del nivel 0.

112La estructura funeraria EF1 ya enterrada tenía dos marcadores (Fig. 47): por una parte, dos losas (E2) acostadas al nivel del piso que está a -82 cm del nivel 0, el cual fue roto, así como los dos pisos inferiores (a -90 y -105 cm) para la excavación de una fosa. Las losas cubren esa fosa, cuyo contenido es el entierro de un recién nacido, asociado a una punta bifacial de obsidiana con pedúnculo. Por otra parte, en el mismo sector hay dos piedras colocadas al nivel del suelo a -90 cm asociadas a algunos fragmentos de huesos humanos. Esos dos depósitos —comparables al E5 de EF2— marcaban la esquina sureste de EF1. Por lo demás, cerca de la esquina noreste del nicho de entrada a EF1, lugar donde se encuentra un vestigio de suelo exterior a -77 cm del nivel 0, había quizá otra losa marcador clavada, así como una piedra alta del muro que está en ese lugar, a -76 cm del nivel 0 (no representadas en las figuras).

113En resumen, sabemos poco de la secuencia de la estructura funeraria 1. Por ahora, sería conveniente describir y tratar de comprender, tanto como sea posible, la sepultura que abrigaba.

La sepultura 1: estructura general (Figs. 47 y 48, fotos 25-29)

114Se trata de una sepultura secundaria colectiva que parece comprender, muy parcialmente, al menos 40 individuos. De cierta manera, se trata de un osario que no difiere del de la Sep. 2 de la estructura EF2, aunque es mucho más importante. Antes de postular nuestra hipótesis de un osario organizado en la etapa IV que sucedió a algunos entierros (¿primarios y/o secundarios?) de la etapa III, es conveniente hacer una descripción de la gran Sep. 1. Describir, en este caso, significa interpretar ya (Figs. 47 y 48). Los huesos y el mobiliario asociado están organizados espacialmente en conjuntos, cuya disposición está regida por un eje longitudinal y otro transversal. El primero, con orientación norte-sur, es el más claramente marcado: corresponde al eje de circulación de la estructura y divide la cámara en dos mitades iguales (o comparables). Su materialización la constituye el elemento E14, esto es, tres fémures alineados (véase más adelante). La materialización del eje transversal este-oeste, aunque menos aparente, la constituyen las tres principales concentraciones de objetos asociados, en particular de cerámica (en la cuadrícula, se encuentran en N7/N8, en M6/M7 y en L5/L6).

  • 2 La sepultura 1 es actualmente objeto de un análisis antropológico detallado (Véronique Gervais, Gre (...)

115El mobiliario y los huesos humanos, dispuestos en cuatro conjuntos principales a lo largo de los muros, se organizan en relación con esos ejes. Dos conjuntos son ″homogéneos″, es decir, están constituidos por vestigios óseos amontonados o colocados en fila, con muy pocos objetos. Los otros dos son ″heterogéneos″, pues comprenden huesos en desorden, con un abundante mobiliario de naturaleza variada. Esta estructura general fue percibida en el momento de la excavación del registro y clasificación de los vestigios. De los 157 objetos que forman todo el mobiliario, no comprendida la cuarentena de huesos animales, 72 los localizamos con precisión sobre el plano general y los numeramos (Fig. 47); los otros, extraídos en el momento en que desmontamos los conjuntos de huesos, los localizamos por metro cuadrado y por capa de levantamiento (de 5 a 10 cm de espesor). El inventario de los huesos humanos indica 24 cráneos y 251 huesos largos, además de una gran cantidad de huesos diversos.2 De los 24 cráneos (cuadro 2), nueve son masculinos, ocho femeninos y cuatro de sexo indeterminado; tres son de niño; 21 de los cráneos muestran una deformación artificial y cinco de ellos presentan exostosis auriculares (excrecencias óseas del conducto auditivo externo), patología frecuente entre los buzos, nadadores y pescadores de agua fría; de estos últimos cinco, cuatro pertenecen a hombres de entre 45 y 60 años de edad y uno a un adulto joven (Gervais, s.f.).

Figura 46 - Guadalupe, Mich.215. Estructura funeraria EF1, cortes estratigráficos a) este-oeste, AA′′; b) norte-sur, BB′′.

Figura 46 - Guadalupe, Mich.215. Estructura funeraria EF1, cortes estratigráficos a) este-oeste, AA′′; b) norte-sur, BB′′.

La matriz de la Sep. 1, o relleno interior de la estructura, es de tierra café oscuro, blando, con grava y algunas manchas blancas, grises y naranja. Como en otros lugares, las tuzas dejaron muestras claras de su paso.

Foto 25 - Guadalupe, Mich.215. Estructura funeraria EF1: la sepultura 1.
Se observa la mediocridad de la construcción, la organización bien marcada de los huesos amontonados según dos ejes cardinales; el eje norte-sur está marcado por una línea de fémures asociados a pulseras de concha (E14). Se observa también como esta estructura se encuentra cerca de la superficie actual. La cuadrícula de hilos marca los metros cuadrados (excavación C33, vista hacia el norte).

Foto 25 - Guadalupe, Mich.215. Estructura funeraria EF1: la sepultura 1.Se observa la mediocridad de la construcción, la organización bien marcada de los huesos amontonados según dos ejes cardinales; el eje norte-sur está marcado por una línea de fémures asociados a pulseras de concha (E14). Se observa también como esta estructura se encuentra cerca de la superficie actual. La cuadrícula de hilos marca los metros cuadrados (excavación C33, vista hacia el norte).

Los conjuntos homogéneos N6 y L7/L8

116Se trata de los conjuntos suroeste y noreste (Fig. 47), situados a un lado y otro de los ejes en doble simetría alterna, conjuntos que comprenden huesos humanos amontonados en un espesor de aproximadamente 70 cm. El conjunto N6 estaba delimitado al este por una hilera de seis cráneos; y quizá el L7/L8 tenía el mismo tipo de ″límite″ en su lado sur (recuérdese que la Sep. 2 en EF2 contenía conjuntos de huesos largos y una hilera de tres cráneos). La forma de los montones de huesos, claramente delimitada, hace pensar que pudieron estar contenidos mediante una pared de material perecedero: su desaparición explicaría el deslizamiento hacia el este de los cráneos c4 y c6 de N6. Detallaremos en seguida el contenido de los dos conjuntos, haciendo resaltar sus similitudes cualitativas y cuantitativas (en los cuadros 3 y 4 presentamos la distribución por categorías; algunos de los objetos se encuentran ilustrados en el Cap. VI).

117• Huesos humanos:

  • En N6: 9 cráneos (núms. 1-6 y 22-24) y 92 huesos largos.

  • En L7/L8: 7 cráneos (núms. 10-14, 16 y 17) y 69 huesos largos.

118• Mobiliario; conchas

  • En N6: 2 fragmentos de concha recortada.

  • En L7/L8: 1 pulsera (núm. 28), 1 cuenta, 1 pendiente y 1 fragmento recortado.

119• Mobiliario; cerámica

  • En N6: ningún objeto

  • En L7/L8: 1 fragmento de una gran figurilla zoomorfa hueca (núm. 35; Fig. 59a, Cap. VI).

120• Mobiliario; material lírico

  • En N6: ningún objeto.

  • En L7/L8: 1 cuenta discoidal, 1 plaquita de pirita y 1 mano completa de metate de basalto.

121• Mobiliario; restos animales

  • En N6: 1 fragmento de caparazón de tortuga y 13 huesos fragmentarios (tortuga, aves y sin identificar).

  • En L7/L8: 1 mandíbula de Canis y 1 cráneo de tuza.

Los conjuntos heterogéneos N7/N8 y L5/L6

122También están dispuestos a uno y otro lado de los ejes en doble simetría alterna (Fig. 47): conjunto noroeste y conjunto sureste. Se caracterizan por un pequeño número de huesos y un mobiliario abundante, de la misma composición en los dos conjuntos, pero en cantidades diferentes:

123• Huesos humanos

  • En N7/N8: 6 cráneos (núms. 7-9 y 19-21), fragmentos del cráneo 18 y 15 huesos largos.

  • En L5/L6: 1 solo cráneo (núm. 15) y 49 huesos largos.

124• Mobiliario; total (excluidos los huesos de animales) =

  • En N7/N8: 75 objetos.

  • En L5/L6: 38 objetos.

125• Mobiliario; cerámica

  • En N7/N8: 7 escudillas, cinco del tipo Lupe Pulido (núms. 10-12, 15 y 18; Fig. 53) y dos del tipo Ciénega Rojo (núms. 13 y 16; Fig. 53), y un malacate de cerámica (núm. 14; Fig. 60).

  • En L5/L6: 4 escudillas, 3 de las cuales de tipo Lupe Pulido (núms. 1, 2, 4; Fig. 53) y la otra de tipo Ciénega Rojo (núms. 3, Fig. 53).

126• Mobiliario; material lítico

  • En N7/N8: 7 puntas y navajas prismáticas de obsidiana (Figs. 70a, 73d, Cap. VI) y 2 fragmentos, 3 puntas de basalto (Fig. 73f), 2 puntas y 1 cuchillo de calcedonia (Fig. 73b,i, Cap. VI), 1 punta de macana de piedra oscura (núm. 20, Fig. 74), 2 pulidores y 1 bruñidor de cerámica.

  • En L5/L6: 1 punta de obsidiana (Fig. 73g, Cap. VI), 2 puntas (Fig. 73c) y 2 lascas-desechos de basalto.

127• Mobiliario; hueso labrado

  • En N7/N8: 4 instrumentos (núms. 9 y 22; foto 33de): 1 espátula-punzón, 1 varilla y 2 agujas.

  • En L5/L6: 1 pendiente y una plaquita perforada (núm. 42; foto 33ac).

128• Mobiliario; conchas

  • En N7/N8: 2 grandes estrombos perforados (trompetas núms. 32 y 33; Fig. 62), 36 cuentas y pendientes (núms. 19 y 40; Figs. 63 y 64), 6 objetos diversos: 1 cabeza de perro grabada (Fig. 69) y 5 fragmentos de concha recortada.

  • En L5/L6: 2 fragmentos de pulsera, 23 cuentas y pendientes (núm. 41; Figs. 63 y 64) y 1 anillo.

129• Mobiliario; otros

  • En L5/L6: 1 pendiente de resina.

130• Mobiliario; restos animales

  • En N7/N8: 2 fragmentos de caparazón de tortuga y 11 huesos fragmentarios (Canis, tortuga, aves, sarigüeya y sin identificar).

  • En L5/L6: 12 huesos fragmentarios (Canis, aves, pato y sin identificar) y 6 huesos de tuza (probablemente intrusos, dado que están agrupados).

Figura 47 - Guadalupe, Mich.215. Plano de la estructura funeraria EF1 y de la sepultura 1 y elementos cercanos (excavación C33).

Figura 47 - Guadalupe, Mich.215. Plano de la estructura funeraria EF1 y de la sepultura 1 y elementos cercanos (excavación C33).

Figura 48 - Guadalupe, Mich215. Estructura espacial de la sepultura 1.

Figura 48 - Guadalupe, Mich215. Estructura espacial de la sepultura 1.

Image 10000000000000750000003F95D883C4.jpg Delimitación de los conjuntos
Image 100000000000006200000068049B3014.jpg Limite de las zonas de acumulación de vestiglos, despejando el eje central
Image 10000000000000520000005A6BFAC7AC.jpg Eje
El eje norte-sur está indicado principalmente por los tres fémures del elemento E14 y el eje transversal por las concentraciones de alfarería.

Foto 26 - Conjunto heterogéneo N7-N8; detalle. Obsérvese el desorden de la cerámica.

Foto 27 - Conjunto homogéneo L7-L8; detalle. Vista hacia el sur.

Foto 28 - Conjunto homogéneo N6; detalle. Vista hacia el suroeste.

Foto 29 - Conjunto heterogéneo L5-L6; detalle. Vista hacia el norte.

Los dos conjuntos centrales

131Uno está en M7/M8 y es el elemento E14. El otro está en M6/M7, sobre una parte enlosada del piso de la cámara. El elemento E14 es una línea con orientación norte-sur formada por tres fémures, cada uno acompañado por un aro o pulsera de concha depositado al lado del hueso (núms. 23-25; Figs. 67 y 68, Cap. VI). Además, en ese sector había 20 huesos animales fragmentarios (conejo, aves, tortuga, sarigüeya y sin identificar) y 7 huesos intrusos (agrupados) de tuza.

132El conjunto M6/M7 comprende 16 huesos largos y un mobiliario formado por 26 objetos:

  • Mobiliario; cerámica
    8 escudillas, 7 de ellas del tipo Lupe Pulido (núms. 27, 29-31 y 36-38; Figs. 53) y 1 del tipo Ciénega Rojo (núm. 26; Fig. 53) y 1 malacate (núm. 34; Fig. 60).

  • Mobiliario; material lítico: 1 punta de obsidiana, 1 raedera y 3 lascas de basalto, 1 plaquita de pirita y 2 fragmentos de placas líticas circulares.

  • Mobiliario; hueso labrado: 1 pendiente y 1 fragmento de aguja.

  • Mobiliario; conchas: 1 fragmento recortado y 6 cuentas y pendientes.

  • Mobiliario; restos animales: 2 huesos fragmentarios (tortuga y sin identificar).

Espacios semivacíos

133Al norte, en la entrada, además de las tres pulseras de E14, en M8 sólo había algunos huesos y un pendiente de concha. En el rincón noroeste, en N8, registramos algunos huesecillos, cinco huesos largos y un pendiente de concha. Al sur, en fin, en M5, había muy pocos huesos, entre ellos uno largo.

La sepultura 1: procesos de formación

134En vista de lo provisional y preliminar de los datos de que disponemos —todavía se está trabajando en los análisis—, los procesos de formación de la estructura de dos ejes que acabamos de describir son muy difíciles de rastrear. Lo asombroso es que la organización perceptible, por ende suficientemente coherente, entraña, no obstante, muchas incoherencias, como si hubiera sido realizada a partir de disposiciones anteriores relativamente constriñentes que parecen haber dejado rastros. En otras palabras, nuestra hipótesis es que la estructura espacial descrita no es el resultado de una organización única de huesos llevados secos y dispuestos así de una vez por todas en la cámara vacía (durante la etapa III), sino el resultado de una modificación global hecha in situ (durante la etapa IV) de diferentes disposiciones anteriores. Así, lo que sería conveniente describir ahora son los desórdenes e incoherencias, los cuales tratamos de interpretar como vestigios de estructuras anteriores. Son tres los principales tipos de incoherencias: corresponden a la condición de los huesos y de los objetos, a las relaciones entre los huesos y a las relaciones entre los objetos. Pero, antes de presentarlas, es conveniente examinar las perturbaciones posteriores al cierre de la estructura EF1, las cuales pueden ser responsables de ciertos aspectos de la estructura general y de sus desórdenes.

1) Perturbaciones posteriores al cierre de la cámara funeraria EF1

135Los huesos encontrados a mayor altura se encuentran a -90 cm del nivel 0 y el piso del fondo de la cámara, a -140 cm; entre esos dos niveles, la matriz es un sedimento homogéneo. Como ya hemos visto, hay indicios de violaciones de la estructura EF1, pero solamente en los muros y en el exterior (losas desplazadas), no en la estratificación, mientras que las profanaciones son muy visibles en la estratigrafía de la estructura EF2; por lo tanto, carecemos de indicios interiores de las perturbaciones sufridas por la estructura EF1. Cierto, podrían no haber afectado sino una hipotética parte superior del contenido, la cual habría desaparecido: no es imposible que algunos huesos y objetos hayan sido retirados. El elemento E14 consistente en los tres fémures alineados, uno de los cuales estaba muy arriba en el relleno, pudo haber sido separado de otros elementos colocados más arriba, extraídos en el momento de la perturbación. Prácticamente no sabemos más al respecto. Otro tipo de perturbación interior, la de los roedores y excavadores (tuzas, en particular), dejó en cambio algunos rastros: antiguas madrigueras de sedimento más suave y más fino (en M6/M7) y huesos de tuzas. Los roedores desplazaron huesos y objetos, pero es probable que las perturbaciones sistemáticas de que fueron responsables afectaran sobre todo la distribución del material zoológico introducido por el hombre.

2) Condición de los huesos y objetos

136Las condiciones de los huesos y objetos son las siguientes: muchos huesos largos tienen los extremos rotos; algunos cráneos están fragmentados, dispersos; en varios casos, la mandíbula y el cráneo de un mismo individuo están lejos uno del otro (véase la Fig. 49); sólo quedan siete fragmentos de placas de pirita y de sus soportes líticos, probables vestigios de al menos un espejo de pirita; y los recipientes de cerámica, en fin, están dispuestos en todos sentidos, salvo en la parte central, donde su mejor ordenación es resultado quizá de un depósito de ″cierre″ de la cámara funeraria. Ahora bien, seguramente los animales excavadores no son responsables de todos esos daños y desórdenes, que serían más bien el resultado de uno o varios arreglos hechos con brusquedad y rapidez, lo cual estaría en concordancia con uno o varios episodios de reorganización de huesos y objetos en el lugar, antes bien que con la realización en una sola vez de un gran depósito de huesos llevados de otro lugar, el cual habría sido hecho con más cuidado.

137Todavía no logramos explicarnos la causa de los depósitos negros y/o manchas negras observadas en la mayoría de los huesos humanos —así como en los de la Sep. 3 de un nivel inferior. Puede tratarse de depósitos minerales formados in situ, debidos a las variaciones de la humedad ambiente (fluctuaciones del manto freático); o bien podrían ser las huellas dejadas por una pintura o pigmento. En los cráneos de la Sep. 1, no hay correspondencia entre las manchas negras (en nueve cráneos) y los restos de cenizas observados (en seis cráneos; véase el cuadro 2, análisis de V. Gervais 1989a). Consecuentemente, el tratamiento de los cráneos parece haber variado de un individuo a otro (esto también es aplicable a los otros huesos). No observamos ninguna huella de fuego en el interior de la cámara, ninguna estructura de combustión. Debemos hacer notar, en fin, que las manchas negras que tienen los cráneos fragmentados son manifiestamente anteriores a la fragmentación. En resumen, dado que durante la excavación prácticamente no era posible la enumeración y clasificación de todos los huesos ennegrecidos, tal parece que el problema de las manchas y depósitos negros no tendrá ninguna pertinencia en la cuestión que nos ocupa.

3) Conexiones anatómicas y huesos por parejas

  • 3 Análisis hecho por V. Gervais y M.-F. Fauvet-Berthelot.

138No observamos ninguna conexión anatómica en la excavación, a excepción de tres vértebras, encontradas en M6, a 136 cm de profundidad. Pero las conexiones vertebrales no son necesariamente probatorias, pues a veces pueden resistir a las manipulaciones. A pesar de todo, ello podría ser un indicio en favor de la existencia de un entierro primario antiguo. Un segundo indicio positivo es la presencia en el osario de huesecillos, como los de la mano y el pie, generalmente ausentes en las sepulturas secundarias. Hasta ahora, no obstante, el análisis antropológico no ha permitido reconstituir un solo esqueleto completo (V. Gervais 1989a). Un primer estudio de las relaciones de simetría hete-rolateral de los huesos largos de los conjuntos N6, L7/L8, N7/N8 y L5/L6 (cuadros 3 y 5; Fig. 50) muestra al menos que los conjuntos fueron hechos todos simultáneamente;3 pero de ello no deriva ningún esquema sistemático; por el contrario, los datos son muy incoherentes e indican que todas las hipótesis son posibles.

m.n.: manchas negras
Cuadro 2 - Guadalupe, Mich.215, sepultura 1, algunas características de los cráneos (datos proporcionados por V. Gervais).

Figura 49 - Guadalupe, Mich.215. Sepultura 1; croquis de distribución espacial de los cráneos, mandíbulas y maxilares.

Figura 49 - Guadalupe, Mich.215. Sepultura 1; croquis de distribución espacial de los cráneos, mandíbulas y maxilares.

Image 10000000000000350000003172B4CE64.jpg Cráneo 8
Image 1000000000000052000000312EB3BB5E.jpg Relación espacial controlada
Image 10000000000000650000000E5B7C7F21.jpg Relación espacial no controlada (un elemento no localizado con precisión)
M15 Mandíbula
Max.F Maxilar
M9-M9-M9 Elementos diseminados de una mandíbula

Cuadro 3 - Guadalupe, Mich.215, sepultura 1, distribución espacial de huesos largos entre los conjuntos (datos proporcionados por V. Gervais).

139De los 251 huesos largos clasificados, 112 (el 44.6%) se emparejan; por ende, hay 139 huesos ″aislados″. En realidad, si bien está representada una cuarentena de individuos, el osario está lejos de comprender 40 esqueletos completos. Y la proporción de adolescentes calculable mediante el estudio de los huesos largos es mucho más alta que la calculada por medio de los cráneos. Vemos así que la estructura espacial y antropológica del osario tiene probablemente orígenes múltiples y complejos; y que las perturbaciones antrópicas posteriores al cierre (¿retiro de huesos?) pudieron haberla afectado muy seriamente.

140De los 112 huesos emparejados, 58 forman 29 pares situados en el mismo conjunto, esto es, el 51.8% de huesos en ″pares cercanos″. Los otros forman 27 pares que relacionan dos conjuntos, esto es, el 48.2% de ″pares distantes″. Tenemos, entonces, dos esquemas representados por igual.

141Los pares distantes establecen ″relaciones longitudinales″ cuando los dos huesos emparejados se encuentran en dos conjuntos vecinos: en los del lado oeste o en los del lado este. Y establecen ″relaciones transversales″ cuando los dos huesos emparejados se encuentran, uno al oeste, el otro al este. Ahora bien, de los 27 pares distantes, 19 son transversales, lo cual tendería a indicar que se tenía preferencia por el eje norte-sur; y, efectivamente, es el eje marcado por los fémures alineados. Imaginamos, por lo tanto, que hubo una actividad de arreglo y que se hizo una selección, a un lado y otro del eje norte-sur, de un material óseo antropológicamente estiucturado.

4) Distribución de los objetos (cuadro 4)

142La estructura general incluye agrupamientos de objetos hechos fuera de los conjuntos de huesos suroeste y noreste. En efecto, los objetos están concentrados en el noroeste, en el centro, y en el sureste, y así es como marcan el eje transversal este-oeste (Fig. 48). Contrariamente al eje longitudinal (E14), el segundo eje no está marcado mediante huesos, sino únicamente mediante objetos. Hay dos hipótesis: o bien el eje transversal de objetos pertenece a la estructura general observada o, bien, pertenece a otra estructura anterior y, por ende, residual en este caso. En otras palabras, o bien los huesos y las ofrendas fueron dispuestos simultáneamente siguiendo dos ejes (uno de organización de los huesos y otro de los objetos), o bien, los huesos fueron redistribuidos a partir de un solo eje sin tocar las ofrendas ya dispuestas así anteriormente. La estratificación y las profundidades no proporcionan ningún indicio coherente. Nos quedan, por lo tanto, las asociaciones espaciales.

Image 1000000000000091000000162EC0F4B6.jpg Asociaciones aparentemente normativas.
Cuadro 4 - Guadalupe, Mich.215, estructura funeraria 1, distribución cuantitativa de los objetos del mobiliario entre los conjuntos homogéneos y heterogéneos de huesos de la sepultura 1.

Figura 50 - Guadalupe, Mich.215. Sepultura 1; huesos largos, pares distantes.

Figura 50 - Guadalupe, Mich.215. Sepultura 1; huesos largos, pares distantes.

○ Fémur
● Tibia
p Fibula
□ Húmero
■ Ulna
Δ Radio

* Datos preliminares.
Cuadro 5 - Guadalupe, Mich.215, sepultura 1, emparejamientos de huesos largos (datos proporcionados por V. Gervais).

143El primer argumento en favor de la contemporaneidad de los dos ejes reside en que cuatro de los ocho recipientes de cerámica del conjunto central están casi en contacto con el extremo sur de los fémures E14; en su punto de intersección, los dos ejes son claramente contemporáneos. El segundo argumento es que existe una clara simetría de los objetos que responde a la simetría de los huesos. En efecto, a un lado y otro del eje norte-sur y en el centro encontramos la misma disposición: escudillas tipo Lupe Pulido, escudillas Ciénega Rojo, malacates, herramientas de obsidiana, basalto y hueso, y adornos de conchas, con un collar al sureste, otro al noreste y seis cuentas al centro; además, hay tres pequeñas concentraciones de huesos de animales a lo largo del eje transversal, una de ellas de un tlacuache al centro (familia Didelphidae; véase el estudio de la fauna de Guadalupe en el Cap. VI). Esa distribución tiende a indicar que se buscó colocar el mismo equipo, los mismo materiales y ofrendas en tres conjuntos sobre el eje este-oeste.

144Pero un argumento en contra de la doble simetría de los dos ejes, de los huesos y de las categorías de objetos, es que ésta no es perfectamente coherente. De 76 elementos de adorno en concha, seis están dispersos fuera del esquema normativo de los conjuntos de huesos; 12 objetos diversos de concha tienen una distribución asimétrica; hay una sola figurilla, una sola punta de macana y dos estrombos agrupados al noroeste. Las incoherencias sugieren la posible existencia de una estructura anterior. Dada la gran complejidad de los datos, que rehúsan aparentemente todo esquema rector único, las dos hipótesis son aceptables en conjunto. La distribución espacial del mobiliario podría ser a la vez la expresión de una estructura antigua y de la nueva organización.

145En resumen, todos los enfoques de la cuestión indican que el proceso de formación del osario implicó varias etapas, varias prácticas de entierro y muchas manipulaciones. Todo ello para dar como resultado un osario organizado de tal manera que expresara una estructura doble y simétrica de dos partes o una doble simetría de cuatro partes; estructura que podría no haber tenido sino una función de comodidad: que el eje norte-sur permitiera la circulación en la cámara. No obstante, también encontramos la dualidad en la Sep. 3, que se encuentra debajo de ese osario, pues contiene dos individuos. La encontramos asimismo en la otra estructura funeraria excavada, EF2, que contiene probablemente dos conjuntos de huesos como la estructura EF1. Además de una función práctica, esa estructura dual tuvo probablemente una significación ritual, cosmogónica y social fundamental en la sociedad de los habitantes del sitio de Guadalupe; pero, para sacar conclusiones a ese respecto, sería necesario excavar otros ejemplos de estructuras funerarias en la región.

146Dejando ahora este problema de estructura, es preciso observar que igualmente incluyeron ciertas manipulaciones funerarias los cultos de los muertos en el vecino establecimiento de Loma Alta, aunque en una época anterior: ahí también, los huesos se juntaban a fin de reorganizarlos, e inclusive, si se les incineraba en vez de amontonarlos era, asimismo, para estructurar la comunidad de los muertos antes de enterrarlos definitivamente...

El complejo funerario de Guadalupe, comparaciones regionales

147En el occidente mexicano existe una tradición de entierros en cámaras funerarias desde el periodo preclásico inferior. Hablando del sitio de El Opeño, Oliveros describe unas cámaras funerarias rectangulares anteriores a las tumbas de tiro. Su orientación es norte-sur, como las de Guadalupe, pero la entrada es lateral, y contienen entierros primarios, aunque fueron reutilizadas en varias ocasiones, de tal suerte que en ellas se encuentran capas sucesivas de entierros e incluso ″amontonamientos de huesos [...], lo cual las hace aparecer realmente como ″criptas″, tal vez familiares o de alguna otra índole″ (Oliveros 1974: 195). Cerca de Zacapu, Caso excavó entierros secundarios colectivos (1930) correspondientes a los periodos preclásico superior y protoclásico. Sin duda alguna, ese tipo de entierro constituye una tradición del occidente de México que perdura hasta el periodo postclásico purhépecha (véase Rubin de la Borbolla 1939: 99-101).

148En Michoacán, en el caso del periodo clásico, los sitios de Tinganio-Tingambato y Tres Cerritos son los que permiten las comparaciones más interesantes con el complejo Guadalupe (Lagunas Rodríguez 1987; Macías Goytia 1989; Macías Goytia y Vackimer Serrat 1988; Piña Chan y Oi 1982). Las similitudes sorprendentes se relacionan con la cámara funeraria y el mobiliario. En efecto, la cámara rectangular de la tumba 1 de Tinganio tiene una superficie de 10 a 12 m2, una altura de 1.40 m y una orientación norte-sur, lo que la hace muy semejante a las de Guadalupe; sin embargo, su entrada se encuentra al sur, con una escalera de seis peldaños, por lo que es más larga que la de la estructura EF2. La tumba del montículo 3 (M-3) de Tres Cerritos también tiene una entrada al norte, pero es un verdadero vestíbulo (3.30 x 1.57 m) que lleva a cuatro cámaras orientadas hacia los cuatro puntos cardinales. En los tres casos, las cámaras fueron construidas con losas pegadas con arcilla y con un techo también de losas, de bóveda falsa en Tinganio. El mobiliario es muy abundante en los tres conjuntos (157 objetos en Guadalupe; 110 objetos numerados en Tinganio [Piña Chan y Oi 1982: 52-78]; y 120 objetos de cerámica en Tres Cerritos, así como más de 4 000 cuentas de concha y de piedras diversas; Macías Goytia 1989: 76). En todos esos sitios, el mobiliario incluye recipientes, malacates y figurillas de cerámica, objetos de concha e instrumentos de piedra y hueso. Entre Guadalupe y Tinganio, son completamente comparables algunas escudillas de pie anular, malacates, caracolas marinas del Pacífico, pectorales o aros de concha, una punta de macana cilindrica, así como algunas puntas de obsidiana y pirita (Piña Chan y Oi 1982: Figs. 6, 26, 27 y 28). Con todo, el mobiliario de Tinganio es más rico en objetos representativos: figurillas, esculturas, tapaderas de incensarios, etc. El mobiliario de Tres Cerritos también es muy diverso; contiene los mismos elementos que aparecen en Tinganio y Guadalupe, pero incluye el cobre, pues el sitio estuvo ocupado hasta el periodo Postclásico. Es necesario insistir sobre la presencia de abundantes conchas en los tres casos; en un estudio reciente se subraya su importancia en las ofrendas funerarias y en la iconografía cerámica del occidente de México (tesis sin publicar de Mark Miller Graham; véase Weigand 1992).

149Los tres sitios presentan los indicios de una innegable influencia de Teotihuacán: la arquitectura de Tres Cerritos y Tinganio incluye el perfil en talud-tablero, mientras que en Guadalupe fue encontrada una máscara tipo teotihuacano al lado de estructuras funerarias (foto 15). También se halló una máscara tipo teotihuacano entre las ofrendas de la tumba M-3 de Tres Cerritos (Macías Goytia 1989: 76).

150Con todo, las diferencias se relacionan en aspectos importantes: la implantación de la sepultura colectiva, su contenido óseo y las costumbres funerarias de las que son producto. Para empezar, el complejo Guadalupe es claramente más rústico que los otros dos, aunque hayan podido existir construcciones completamente desaparecidas sobre las estructuras EF1 y EF2, así como en otras partes; a pesar de todo, las estructuras funerarias EF1 y EF2 recuerdan más las sepulturas colectivas bastante simples que Caso excavó en Potrero de la Isla, cerca de Zacapu (1930), por la falta (¿aparente?) de un complejo arquitectónico asociado. En segundo lugar, la naturaleza y organización de los vestigios óseos no son comparables en los tres casos (excluido Potrero de la Isla). En Tinganio, al igual que en Tres Cerritos, nos encontramos en presencia de entierros primarios y secundarios mezclados, mientras que, en Guadalupe, no fue identificado ningún entierro primario en las estructuras EF1 y EF2, que, para hablar con propiedad, contienen osarios. Por, eso es diferente la organización interna. En Guadalupe pudimos observar un orden aparente, latente, de conjuntos de huesos dispuestos a uno y otro lado de un eje longitudinal. En Tinganio, según los autores, reinaba un gran desorden, mientras que, en Tres Cerritos, el contenido de cada cámara variaba de una a otra y sólo incluía entierros primarios o, bien, entierros de los dos tipos. Asociadas a otros rasgos, esas variantes permiten plantear hipótesis diferentes sobre el modo de funcionamiento de los tres conjuntos funerarios.

151En Guadalupe, nos encontramos en presencia de una cámara cuya utilización tiene una duración: en ella se practicaban ritos, reorganizaciones y un ritual de cierre. Según Piña Chan, en Tinganio la cámara sólo fue utilizada una vez —la entrada estaba sellada— probablemente con ocasión de la muerte de un personaje importante, y en esa ocasión se depositó el contenido de un osario o los restos de individuos sacrificados y consumidos (1982: 90). No obstante, el antropólogo que estudió los huesos llegó a la conclusión de que, por el contrario, la cámara ″[...] fue utilizada varias veces en intervalos no muy separados [...]″ (Lagunas Rodríguez 1987: 25), pues él identifica 14 entierros primarios y, también, de 50 a 124 individuos representados (108 adultos, 59 masculinos y 47 femeninos) en numerosos entierros secundarios y probables entierros primarios de segmentos corporales ″[...] pertenecientes a individuos sacrificados que además sufrieron un desmembramiento corporal″ (¿ibid.: 9, 11, 25; pero véase la nota de la pág. 16). En Tres Cerritos, fueron registrados 19 entierros primarios completos, dos cráneos con huellas de decapitación, y 11 secundarios. Además, parece que una parte de los entierros fue incinerada, dado que en ciertos lugares fueron observadas capas de cenizas de 20 cm de espesor. Observemos, en fin, para volver a la sepultura de Guadalupe, que ésta es la única que fue construida sobre entierros primarios anteriores, de personajes manifiestamente importantes.

152En conclusión, Guadalupe presenta, según parece, cierta originalidad con respecto al modelo de las sepulturas colectivas de tipo primario y secundario, asociado a una arquitectura teotihuacana, el cual parece definir con claridad Tinganio y Tres Cerritos. ¿Se trata del mismo modelo interpretado de manera diferente en Guadalupe por una comunidad de pescadores-campesinos?, o bien, ¿era culturalmente diferente esta última?

153Respecto a la época postclásica tardía, los ejemplos mejor conocidos de sepulturas secundarias colectivas del tipo osario son los de Tzintzuntzan e Ihuatzio (Rubín de la Borbolla 1939, 1941), el de El Palacio, cerca de Zacapu (Lumholtz y Hrdlička 1898), y, no lejos de ahí, el de Milpillas (Puaux 1989). No obstante, esos entierros ya no eran practicados en cámaras, sino en simples fosas cavadas en la tierra, en las que a veces eran superpuestos en depósitos sucesivos. Esos complejos funerarios ya no se encuentran en el interior de estructuras, sino a su pie: en Milpillas, por ejemplo, los entierros fueron encontrados a uno y otro lado de la escalera del templo principal en el grupo excavado, y estaban asociados a sepulturas individuales en urnas; asimismo, el mobiliario era menos diversificado que en el periodo clásico, pero había objetos de metal. En Tzintzuntzan, el gran osario norte excavado por Rubín de la Borbolla (1939: 104, 106 y 111; 1941: 10-15) estaba asociado a un tzompantli, el edificio B, y los fragmentos de cráneo eran muy numerosos; una parte de la capa de huesos fue incinerada y no había ofrendas. A pesar de que los cráneos fueron dispuestos con un cuidado particular en la estructura EF1 de Guadalupe, esa sepultura colectiva es muy diferente del osario-tzompantli de Tzintzuntzan.

Notes

1 Datos preliminares del análisis de la antropóloga Véronique Gervais.

2 La sepultura 1 es actualmente objeto de un análisis antropológico detallado (Véronique Gervais, Gregory Pereira). En este cuaderno sólo presentamos algunos resultados preliminares y un análisis estadístico elemental, en el que sólo tomamos en cuenta los cráneos y los huesos largos. Asimismo, los análisis detallados del muy rico mobiliario (en particular en lo que respecta a las conchas) no pueden ser incluidos todos en este volumen, por lo que serán publicados posteriormente.

3 Análisis hecho por V. Gervais y M.-F. Fauvet-Berthelot.

Table des illustrations

Titre Figura 24 - El sitio de Loma Alta, Mich.66.
Légende PERTURBACIONES Y DATOS PROPORCIONADOS POR EL DUEÑO Trazo de la antigua vía del tren, construida poco tiempo después del desecamiento de la ciénega; unía Cantabria con Jauja y cortó la loma en dos, separándola de su apéndice norte. Ese trazo sirve actualmente como camino. ″Vallado″ (término local) de 1 m de profundidad y 1 m de anchura, cavado por el propietario en toda la orilla alrededor de la loma para delimitar su parcela ejidal. Silo de 4 m de ancho por 6 m de largo, cavado en el costado noroeste de la loma; sirve para almacenar el maíz con el propósito de que fermente.d d′ Corte estratigráfico general (véase la Fig. 25).DESCUBRIMIENTOS HECHOS POR LOS AGRICULTORES
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 468k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 16k
Titre Figura 25 - Loma Alta, Mich.66. Corte dd′. Correlación estratigráfica entre el sondeo S25, hecho en la cumbre sur, y los sondeos S15, S19, S14 y S3 B, hechos en la cumbre noroeste.
Légende En casi todos los sondeos encontramos la misma estratificación: el elemento principal es un relleno que alcanza hasta 2 m de espesor —capa IB en S3, S14 y S19 y capa 3 en S25 y S15— corresponde a la última fase de ocupación (etapa III) del sitio y proporcionó a la loma su configuración actual. Bajo ese relleno, otro elemento importante que permite establecer la correlación estratigráfica de un sondeo a otro es un piso de arcilla de 20 a 30 cm de espesor con huellas de fibras vegetales (capa III en S14 y S19, capa 4 en S25). Ese piso, que pertenece a la etapa II de ocupación, debió recubrir el conjunto de la loma, puesto que apareció en todos los sondeos, salvo en la mayor parte de S3, donde fue destruido por los depósitos funerarios. Bajo él, fueron excavados otros rellenos antrópicos —capas IV y VI en S3, S14, S19, capas de la 5 a la 9 en S25 y de la 6 a la 9 en S15— cuyo espesor total varía entre 0.80 y 1.70 m. Después llegamos a la capa de arcilla natural —CVII en S3, S14 y S19 y C10 en S15 y S25—, que es un estrato de ″tepetate″ muy grueso y muy ″revuelto″ en sus niveles inferiores con una serie de franjas y bolsones lenticulares de arcilla blanca, amarilla, café, gris y de cenizas volcánicas grises y negras (véase la Fig. 15). En los niveles aún más profundos de S3 y S25, despejamos una capa de conchas diminutas. Una fecha 14C parece indicar 29 800 años a.P. (inah 896) para esos niveles antiguos. En la parte superior de la capa VII, esto es, en contacto con la capa VI antró-pica, despejamos varios pequeños fragmentos de hueso de mamut fosilizados (E21, Fig. 15). Uno de esos huesos presenta numerosas incisiones y marcas más o menos profundas que podrían ser antrópicas. C1, C1A Arcilla húmica de color café oscuro. C2 (S15) Nivel de piedras de construcción, labradas o no, de varios tamaños y material con vestigio de una mezcla de barro duro y compacto; sin arreglo visible. C2 (S25) Tierra arcillosa, café, compacta, con gravas, lentejones de cenizas y carbón, pequeños fragmentos erosionados de bajareque, abundancia de fragmentos de carbón. Probable nivel de incendio. CIB, C3 Arcilla café claro, homogénea, de textura fina, de dureza mediana, con algunas manchas blancas en la base de la capa, con raíces y tuceros en S3, con material vegetal moldeado y bloques de tepetate más duro en S25. CII Arcilla, café claro, de dureza mediana, fragmentada, compuesta de pequeños nódulos de barro seco con huellas de fibras vegetales. Raíces y tuceros. Esta capa podría resultar de la erosión de la CIII. CIII, C5 (S15), C4 (S25) Piso de arcilla de color café, dura, con huellas de fibras vegetales, apisonada, con abundancia de material vegetal moldeado; estructura pelicular; en la base, película fina de cenizas volcánicas gris. Las bases de las estructuras en S14, S19 y C24 (véanse planos y cortes generales, Figs. 26 y 27) descansan sobre este piso. C4 (S15) Vestigios de ″pisos″ marcados por manchas de barro quemado, abundancia de carbón, bajareque y huellas de fibras vegetales y semillas carbonizadas y cenizas. C5 (S25) Capa muy fina de arcilla muy dura con abundantes fragmentos de cinerita-diatomita blanca. CIV Tierra arcillosa café, de dureza mediana, con gravas, piedras, piedrecillas, bolsones de cenizas (en S3), abundancia de carbón, de bajareque, de huellas rojas y blancas, y una gran cantidad de artefactos. C6 (S15) (S25) Tierra arcillosa café con huellas rojas, blancas V negras. En S25, bloques de bajareque. CV (S3) Tierra blanca-negruzca con fuerte densidad de carbón y bolsones de cenizas blancas. C7 (S15) Capa delgada de tepalcates. C7 (S25) Tierra negra, blanda, llena de carbón, con bajareque y numerosos artefactos. Nivel de incendio. CVI Tierra arcillosa de color café-gris oscuro, compacta, con pocas piedrecillas, poco bajareque pero con huellas rojas, blancas y negras, en densidad menor que las capas CIV y C6, con menos material que en la capa CIV. C8 (S25) (S15) Mismo que CVI pero con una gran cantidad de material. C9 (S25) (S15) Arcilla de color gris claro a oscuro, más dura, con escasas manchas blancas, rojas, negras y amarillas (diatomita). Se vuelve progresivamente estéril. CVII, C10 (S25) (S15) (Parte superior) arcilla de color gris claro a oscuro, homogénea, muy compacta y dura con pequeñas inclusiones blancas, ″tepetate″.C11, C12, C13, C14 (S15) Capas delgadas estériles de arcilla y diatomita alternando en color gris, amarillo, amarillo-blanco y blanco.CVII (S3B) (Parte inferior) perturbada con bolsones de arcilla de distintos colores, lentejones negros de cenizas volcánicas y una capa blanca de pequeñas conchas de tamaño microscópico. y ″Amarillo″ ″Verde″. Arcilla de color beige o amarillo, muy fina y compacta, con pequeñas inclusiones blancas.Mezcla de cenizas y arcilla verde-café con numerosas huellas blancas, compacta. Cenizas negras. Conjunto de minúsculas Conchitas con un poco de arcilla limosa café claro y gran cantidad de manchas blancas, como sal que se desmorona. Aspecto de turrón de almendras. Piso: superficie dura apisonada. Tucero(Véase Fig. 15, Cap. IV).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 792k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 20k
Légende Los cuatro depósitos cinerarios están ubicados en las siguientes unidades de S3: el depósito 3 en ABCDHI ; el depósito 4 en JUK ; el depósito 2 en SFR ; y el depósito 1 en RS . Los entierros primarios y secundarios abarcan una superficie más amplia. La Sep. 41, un montonáto de huesos depositado en una fosa cavada en el tepetate, parece marcar el límite oeste de la zona funeraria y la Sep. 38, sepultura secundaria (en el silo), su límite norte. La Sep. 40, que es una sepultura primaria o secundaria en urna, parece ser una intrusión de la época purhépecha postclásica que fue introducida por una zanja cavada desde la orilla noroeste de la loma. El piso de arcilla hojaldrado CIII (Figs. 25 y 27), de 20 a 30 cm de espesor, fue despejado en casi todos los sondeos de la parte noroeste de la loma, entre -1.50 y -1.70 m de la superficie. Fue destruido en la zona del sondeo S3 cuando se excavó la fosa para el último depósito, DF 3. Cuatro estructuras (Estr. 1, 2,3 y 4) fueron construidas sobre ese piso y después recubiertas con el relleno final de 1 a 2 m de espesor, que constituye las capas IA, IB (véanse las Figs. 25 y 27).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 572k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 12k
Titre Figura 26 - Loma Alta, Mich.66. Plano general de las excavaciones hechas en la cumbre noroeste de la loma, y extensión del área funeraria.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-35.jpg
Fichier image/jpeg, 424k
Titre Figura 27 - Loma Alta, Mich.66. Perfiles estratigráficos de las excavaciones hechas en la cumbre noroeste (véase la Fig. 26).
Légende El corte AA′ pone al descubierto el piso de arcilla CIII, continuo de un sondeo al otro en la cuadrícula C24. En S3 aparecen los diferentes niveles donde fueron depositadas las urnas cinerarias (CIV-CV) del DF 3, el más reciente, así como las fosas cavadas en el tepetate (CVII), hechas para recibir las sepulturas del DF 1, el más antiguo (Sep. 36 por ejemplo). Los entierros primarios o secundarios están situados en la CVI, como las Seps. 13 y 23, o en fosas cavadas en el tepetate (CVII), como las Seps. 42 y 39. Hacia el oeste, se observa la Estr. 4, que reposa sobre el piso y que estaba en la orilla de la loma. En los cortes BB′ y CC, se puede apreciar la Estr. 1, hecha de arcilla y que reposa sobre el mismo piso de arcilla de capas hojaldradas CIII, a 3 m al sur de la zona funeraria, y los rellenos inferiores CIV y CVI de las etapas de ocupación I y II.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-36.jpg
Fichier image/jpeg, 616k
Titre Figura 28 - Loma Alta, Mich.66. Morfologí. general de las urnas cinerarias de los depósitos funerarios encontrados en S3 en la cumbre noroeste.
Légende Las escudillas-tapaderas tienen un diámetro que se adapta con precisión al de la abertura de las urnas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-37.jpg
Fichier image/jpeg, 708k
Titre Figura 29 - Loma Alta, Mich.66, cumbre noroeste. Depósitos funerarios encontrados en S3, en la capa VI.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-38.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Depósito funerario (DF)1. Urnas-sepulturas: 25, 32, 34 y 36. Sepulturas primarias: 22, 23, 27,33 y 35. Sepulturas secundarias: 13, 14, 42, E7, E17 y E19. Las urnas encontradas al nivel más bajo del DF 3, el último, son las urnas-sepulturas 9, 19 y 26.a) Urnas cinerarias 32, 25 y 34, del DF 1, el más antiguo; colocadas, acostadas (orientadas hacia el sureste), en fosas cavadas en el tepetate.b) Sepulturas primarias 27 y 23 y sepultura secundaria doble 13 de los niveles inferiores, depositadas sobre el tepetate. A la izquierda, fosa de la urna-sepultura 32, en proceso de despejamiento.c) Urna-sepultura 19, nivel inferior del DF 3, el más reciente: escudilla-tapadera policroma del tipo Tres Palos Tricromo, decorada con huellas de patas de ave, y ofrendas asociadas: ollas miniaturas y tepalcates recortados. Al norte de la urna, el elemento 11, constituido por grandes fragmentos de cerámica (cuello de olla) y algunas piedras (véase la Fig. 37).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-39.jpg
Fichier image/jpeg, 484k
Titre Figura 30 - Loma Alta, Mich.66. Urnas cinerarias y tapaderas del depósito funerario 1. a) Sep. 32; b) Sep. 36.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-40.jpg
Fichier image/jpeg, 524k
Légende Las cuatro urnas del DF 1 son del tipo Zacapu Burdo Beige var. Lomas y son mucho más grandes que las otras (entre 36 y 38 cm de altura). En la parte superior del cuerpo tienen un decorado de finos cordones aplicados incisos verticalmente. Tres de las cuatro tapaderas son cuencos trípodes con decoración interior bicroma en rojo sobre crema y exterior en rojo mate e incisa (tipo Urumbécuaro Rojo Mate sobre Superficie sin Pulir). La cuarta tapadera (Sep. 25) es un gran tepalcate recortado de una antigua olla.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-41.jpg
Fichier image/jpeg, 436k
Titre Figura 31 - Loma Alta, Mich.66, cumbre noroeste. Depósitos funerarios encontrados en S3 en el nivel inferior de la capa IV y en la capa V. El contorno de los depósitos no corresponde necesariamente a los límites de sus fosas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-42.jpg
Fichier image/jpeg, 724k
Légende El DF 3 es el último que fue depositado. Con ese propósito, se cavó una fosa que provocó las perturbaciones de las urnas Sep. 24 (DF 2) y Sep. 31-1 (DF 4), al oeste y al este del área central ocupada por el DF 3, y la de algunas sepulturas primarias y secundarias de los niveles inferiores (Seps. 14, 13A, 13B y 27; véase la Fig. 29). Todos los objetos y huesos que fueron perturbados, desplazados y/o rotos fueron vueltos a colocar en el relleno final, la capa IV.a) Urna Sep. 3 del DF 3; tepalcates de calce en la base de la urna y cerámica asociada. Una pequeña olla negra pulida, del tipo Loma Alta Monocromo Negro Pulido, fue depositada cerca de la urna, así como otros tepalcates recortados procedentes de una pequeña escudilla negra pulida del mismo tipo que la olla y de un apaxte.b) Urna Sep.10 del DF 3, con sus dos grandes tepalcates recortados colocados en la abertura de la urna, entre la tapadera y el borde de la urna.c) Urna Sep. 31-1 y escudilla Sep. 31-2 del DF 4 (en segundo plano, la urna Sep. 30). La olla fue encontrada acostada en la escudilla 31-2 y carecía de tapadera. Esta última fue encontrada rota en el relleno del DF 3, el último, sus fragmentos dispersos en las cuadrículas IJK de S3. La escudilla 31-2, del tipo Agropecuaria Blanco y Negro Negativo sobre Rojo, tiene una decoración de diferentes motivos piramidales característicos del apogeo del complejo Loma Alta.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-43.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Titre Figura 32 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 2. Urna-sepultura 24 y tapadera.
Légende Las tres urnas del DF 2 presentan el mismo decorado pintado en la parte superior del cuerpo (tipos Urumbécuaro Rojo Mate sobre no Pulido y Jauja Rojo Mate sobre Pulido).Varios rasgos recuerdan el DF 1, el más antiguo: la falta de cuchara, la presencia de cordones aplicados sobre una de las urnas (Sep. 24) y el tipo cerámico de la tapadera de la Sep. 21 (Urumbécuaro Rojo Mate sobre no Pulido). La tapadera de la Sep. 24, ilustrada aquí, es del tipo Agropecuaria Blanco y Negro Negativo sobre Rojo y tiene un decorado que representa el motivo repetido de cabezas romboidales característico del apogeo del complejo cerámico Loma Alta (diámetro: 18 cm).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-44.jpg
Fichier image/jpeg, 460k
Titre Figura 33 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 4: a) sepultura 31-1, urna y tapadera; byc) sepultura 31-2, cuchara y gran escudilla.
Légende Tres de las urnas del DF 4 (Seps. 28, 30, 31-1) son de las mis mas dimensiones y forma, con tres pequeñas asas. Las Seps. 28, 30, 31-1, 37 son de tipo Zacapu Rojo var. Lomas; la Sep. 28 es del tipo Zacapu Café var. Lomas. Las tapaderas de las Seps. 28, 29, 30, 31-1 tienen la misma forma, son trípodes con pequeños soportes cónicos y llevan en el exterior el mismo decorado de puntos o manchas pintadas en rojo, del tipo Urumbécuaro Rojo Mate sobre no Pulido. Son exclusivas de este depósito. Las cuatro cucharas, procedentes de las Seps. 28, 29, 30 y de la escudilla 31-2 son idénticas, en forma de media calabaza y son del tipo Zacapu Natural. Tapaderas y cucharas tienen los bordes pintados de rojo.La escudilla Sep. 31-2 lleva una decoración de tipo Agropecuaria Blanco y Negro Negativo sobre Rojo en la que están representadas diversas variantes del motivo piramidal. (Véase la Fig. 31c).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-45.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Titre Figura 33 - d) sepultura 37, tapadera.
Légende La tapadera interna de la urna Sep.37, tapadera protegida por otra externa con decoración muy burda, tiene una decoración de tipo Agropecuaria Negro y Blanco sobre Rojo en el exterior; división cuadripartita con dos motivos idénticos que se oponen y que representan un caimán con un cuerpo en forma de V y con dos cabezas, y una serpiente con el cuerpo rodeado de puntos (diámetro 11.3 cm)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-46.jpg
Fichier image/jpeg, 616k
Titre Figura 34 - Loma Alta, Mich.66, cumbre noroeste. Elementos encontrados en S3, en el nivel superior de la capa IV.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-47.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Légende En S3 ABCD, entre 0.60 y 0.80 m bajo la superficie, despejamos un nivel que contenía palanganas o artesas de arcilla (elementos E2, E3, E9 y E20) y placas de arcilla gris distribuidas en el relleno (E10, E12 y E13), así como concentraciones de piedras de tamaño medio (El y cerca de E13). Ese nivel corresponde al nivel superior de la capa IV, que protege y sella las urnas cinerarias del DF 3.a) En ocasiones, las urnas están protegidas con grandes tepalcates de apaxte, como el que cubre la urna Sep. 16 (véase también la Sep. 11, Fig. 35).b) Elemento E9; palangana de arcilla reforzada con tepalcates y construida en torno a la urna Sep. 15c) Elemento E3; palangana de arcilla que cubre el elemento E4 y las Seps. 11 y 12d) Elemento E4; apaxte y fondo de olla de cabeza, bajo el cual fueron encontrados grandes pedazos de carbón que dieron la fecha inah 331: 1961 ± 34 a.P., calibrada 86 a.C. - 68 d.C.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-48.jpg
Fichier image/jpeg, 948k
Titre Foto 13 - Loma Alta, Mich.66. Tepalcates del complejo cerámico Loma Alta 1 y 2 en el relleno CIV del depósito funerario 3.* Este tepalcate pertenece a Milpillas
Légende Del relleno de las capas IV y VI de la zona funeraria, en S3 y cuadrícula 24, recogimos más de 800 tepalcates decorados con pintura (de un total de 1 446 encontrados en todas las excavaciones hechas en el sitio), pertenecientes al complejo cerámico Loma Alta 1 y 2 (véase, en el Cap. VI, el complejo cultural Loma Alta). Todos llevan un decorado, pintado en rojo y en rojo y negro (negativo o positivo) sobre fondo crema (grupo Tres Palos) o en blanco y blanco y negro sobre fondo rojo (grupo Agropecuaria), que representa motivos zoomorfos, como patos (a), caimanes, serpientes (Fig. 33d), aves, etc., motivos antropomorfos, como cadenas de ″danzantes″ (b), y una gran variedad de motivos geométricos. Hicimos un repertorio de 40 motivos (24 de ellos geométricos). Esa cerámica define el complejo Loma Alta ″pleno″ 1 y 2, apogeo del complejo Loma Alta. Se asemeja, por algunos de sus rasgos, a la importante tradición Chupícuaro (Braniff 1972; Estrada Balmori y Porter 1945; Porter 1956). También se han establecido relaciones con el suroeste de Estados Unidos, particularmente con la tradición hohokam (Braniff y Weigand, comunicación verbal, 1990). Braniff (1970; 1975) y Haury (1976: 352) habían tenido ya la intuición de la existencia de relaciones que unían Chupícuaro con los hohokam; las que nosotros establecemos entre el suroeste de Estados Unidos y Loma Alta confirman esas primeras hipótesis (Carot 1993).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-49.jpg
Fichier image/jpeg, 616k
Titre Figura 35 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 3. Urna cineraria y cerámicas asociadas a la sepultura 11.
Légende La urna (a) de la Sep. 11 estaba protegida con un gran tepalcate de apaxte (véase también la Fig. 34 a). Como todas las demás, estaba cubierta con una tapadera, una escudilla trípode depositada de cabeza cuyo diámetro se adapta perfectamente al de la urna. En el interior de ésta había 2 cucharas, una en forma de media calabaza (b), de la misma factura y tipo que la urna y la tapadera (Fino Natural Café), y la otra, un tepalcate recortado (c). Las dos fueron enterradas en las cenizas después de haber sido llenada la urna. En el exterior, fueron depositados, al final, dos objetos de cerámica a manera de ofrendas: una pequeña escudilla policroma del tipo Tres Palos Tricromo (d), pintada con un decorado en cuatro partes que representa unas cruces y el motivo del peine —esta iconografía nos recuerda la de las fases antiguas Loma Alta 1 y 2—, y una olla miniatura, del tipo Urumbécuaro Rojo Mate sobre Superficie sin Pulir (e).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-50.jpg
Fichier image/jpeg, 740k
Titre Figura 36 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 3. Urna cineraria y cerámica asociada a la sepultura 15.
Légende Esta es la sepultura más importante del DF 3 y, según parece, la última en haber sido depositada. La urna (a) fue introducida en una cazuela (b) en el fondo de la cual había dos escudillas negras boca abajo del tipo Loma Alta Rayado (c). Otra pequeña escudilla negra (d) del mismo tipo, boca arriba, parece haber sido depositada bajo la cazuela y fue completamente aplastada por el peso que soportaba. Cuatro escudillas (e) del tipo Tres Palos Tricromo —con motivos geométricos de líneas paralelas—, dispuestas en cruz y de canto, y dos tepalcates recortados (f) más otros tepalcates de calce, estaban acomodados bajo ese conjunto, que estaba sostenido finalmente por una palangana de arcilla reforzada contepalcates, el elemento E9 (véase la Fig. 34b), construido en torno a la urna y a la cazuela. La urna estaba llena hasta el cuello con un total de 8 kg de cenizas compactas, muy blancas y muy finas; de todas las urnas, ésta es la que tiene el contenido más pesado.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-51.jpg
Fichier image/jpeg, 844k
Titre Figura 37 - Loma Alta, Mich.66, depósito funerario 3. Urna cineraria y cerámica asociada a la sepultura 19.
Légende La Sep. 19 ocupa los niveles inferiores de la fosa hecha para el DF 3 y fue aplastada por el relleno superior (véase la Fig. 29 c). Tres ollas miniatura del tipo Urumbécuaro Rojo Mate sobre no Pulido y seis tepalcates recortados que servían como soporte a las primeras o como calzas de la urna fueron depositados como ofrendas en la base de esta última. La tapadera tiene un decorado de huellas de patas de ave, del tipo Tres Palos Tricromo (negro y rojo sobre crema).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-52.jpg
Fichier image/jpeg, 616k
Légende Figura 38 - Loma Alta, Mich.66. Urna funeraria y tapadera de la sepultura 40.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-53.jpg
Fichier image/jpeg, 260k
Titre Figura 39 - El sitio de Guadalupe, Mich.215.
Légende datos proporcionados por el dueño de la parcela: Al sureste, ruinas —ahora desapareadas— de una vivienda muy modesta (¿época colonial?, ¿siglo xix?). Punto 1: zona de sepulturas superficiales. Punto 2: una pared.Punto 3: una piedra cuadrada, perfectamente labrada (100 cm x 85 cm x 20 cm), hallada in situ asociada a cuatro franjas de pavimento de losas, que partían en diagonal de sus cuatro esquinas, y a una escultura antropomorfa (la piedra se encuentra actualmente empotrada en una acera del pueblo de Cantabria).Punto 4: una máscara de piedra de estilo teotihuacano (foto 15), hallada en la capa de tierra arada (el dueño la conserva en su casa). Punto 5: un muro de contención, de aproximadamente 1 m de altura.Además, el dueño conserva en su casa varios objetos de cerámica: dos malacates con decoración incisa, dos pipas, una de las cuales está decorada con círculos incisos, y dos candelabros, así como varios objetos de piedra: dos bifacia-les, uno de obsidiana roja y negra y otro de sílex, y una navaja prismática de obsidiana. El propietario mencionaba también una escultura de piedra que representaba a un hombre en cuclillas (50 cm de altura) y que fue llevada a Morelia. sondeos realizados en 1985 (véase el Cap. IV):520: situado en un rellano de la ladera noroeste; nos permitió hallar y despejar una plataforma circular con muro de piedras y piso de losas (5.60 m de diámetro; véase la Fig. 16).521: situado en la parte más alta de la loma; nos reveló una serie de pisos construidos superpuestos (Fig. 16). 522: en la pendiente sureste; no nos proporcionó ningún vestigio in situ; abundantes tepalcates. excavaciones hechas en 1986:En el punto 3, el sondeo S34 no nos proporcionó ningún vestigio in situ, sólo un relleno antrópico con una alta densidad de fragmentos de concha de almeja y algunos tepalcates.En el punto 5, las trincheras T31 y T32 hicieron patentes los restos del muro señalado por el dueño (foto 14). No había muchos escombros. El proceso de destrucción fue resultado tanto de la erosión como del desprendimiento superficial de piedras ocurrido cuando se preparaba la tierra para los cultivos. De acuerdo con los datos proporcionados por el propietario, se calcula que, en un lapso de 20 años, ha desaparecido aproximadamente un metro de altura de muro y de depósitos antrópicos; no obstante, a 15 m al sur de T31, a 50 cm de profundidad, encontramos la plataforma circular, o al menos partes bien conservadas del muro y del pavimento.Entre los escombros del muro encontrado en T31 había un fragmento de escultura en bajo relieve (Fig. 40).Entre el punto 4, lugar aproximado del hallazgo de la máscara (foto 15), y el sondeo S21, excavado en 1985, colocamos la cuadrícula C33 para realizar las excavaciones más extendidas horizontalmente: 50m2. Despejamos los pisos descubiertos en S21 y excavamos dos amplias estructuras funerarias.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-54.jpg
Fichier image/jpeg, 296k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-55.jpg
Fichier image/jpeg, 16k
Titre Figura 40 - Guadalupe, Mich.215. El fragmento de escultura 1 (26 cm x 21 cm) proviene de un disco (de aprox. 60 cm de diámetro por 10 cm de espesor) con una perforación central circular (12 cm de diámetro). Las dos caras tienen idénticos dibujos tallados en bajo relieve.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-61.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Titre Foto 14 - Guadalupe, Mich.215. Trincheras T31-T32.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-62.jpg
Fichier image/jpeg, 780k
Titre Foto 15 - Guadalupe, Mich.215. Esta máscara de piedra gris de estilo Teotihuacan fue hallada por el dueño de la parcela, años antes de nuestras excavaciones, aproximadamente en el punto 4 del sitio (en posesión del dueño).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-63.jpg
Fichier image/jpeg, 548k
Titre Figura 41 - Guadalupe, Mich.215. Excavaciones hechas en la cuadrícula C33, plano y corte general.
Légende Sobre los estratos naturales de C5, de superficie muy irregular, fueron extendidas de tres a cuatro capas de rellenos arcillosos, muy difíciles de diferenciar unos de otros y, por ende, codificados todos como C4. El relleno C4d es café-gris con manchas blancas y sólo se encuentra bajo la estructura funeraria EF1 (por lo que no es visible en el corte). El relleno C4c, matriz de las dos estructuras funerarias, pero parcialmente vuelto a excavar cuando se hicieron las modificaciones posteriores, es apenas más oscuro y más pegajoso que el relleno C4b. Este último es café, de dureza media y compacto; está separado del relleno C4a, de color café claro, por un piso muy destruido (a 1.10-1.20 m bajo datum).Estos rellenos allanan la loma natural y son el soporte de una serie de pisos, superpuestos en una matriz codificada como C3, de arcilla café claro con numerosas manchas blancas y negras. Sin contar el piso del que hablamos en el párrafo anterior, ni las reparaciones parciales, hay tres pisos: a 1 m, 0.90 m y 0.80 m (profundidades medias bajo datum). No obstante, la composición de los pisos de los que se tomaron muestras no ha podido ser analizada. En la excavación fueron descritos (de arriba a abajo) los siguientes pisos:-0.80 m: capa de 9 cm de espesor máximo, arcillosa, compacta, de dureza variable, color café-gris o blanco amarillo, con fragmentos de conchas, tepalcates y carbón.-0.90 m: costra dura, de 2 a 4 cm de espesor, de color amarillo-blanco con nódulos de diatomita o amarillo naranja con, a veces, una capa subyacente de 5 cm de tierra casi negra.-1 m: costra dura de color naranja claro.-1.10/1.20 m: alta densidad de manchas blancas, naranjas y negras, con carbón; en ciertos lugares, el piso forma una franja negra de 5 cm de espesor cubierta por una placa anaranjada en la superficie.Como vemos, los pisos están hechos en gran parte de arcilla batida, apisonada y, en ciertos lugares, más o menos cocida.El piso más reciente está sellado por la capa C2, que está asociada a un sedimento arcilloso con tierra humífera. La capa Cl es el horizonte húmico, de color café claro, actualmente en labranza.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-64.jpg
Fichier image/jpeg, 388k
Légende Figura 42 - Guadalupe, Mich.215. La ocupación antigua (etapas I y II) comprende la fosa-elemento 8, cavada durante la etapa I, y las Seps. 3 y 4, hechas en la etapa II y selladas por el relleno C4d y por un piso a 1.60 m (bajo datum). La estructura funeraria EF1 fue construida sobre todos esos elementos durante la etapa III.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-65.jpg
Fichier image/jpeg, 692k
Légende Foto 16 - Guadalupe, Mich.215. La sepultura 3 en su cajón de piedras. La piedra esquinera más alta marcaba el lugar de la sepultura, una vez sellada ésta. (Vista hacia el sur.)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-66.jpg
Fichier image/jpeg, 336k
Légende Foto 17 - Guadalupe, Mich.215. El cajón de la sepultura 3 debajo de la estructura funeraria EF1, anterior a la construcción de ésta. (Vista hacia el sur.)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-67.jpg
Fichier image/jpeg, 360k
Titre Figura 43 - Guadalupe, Mich.215, recipientes y tapadera de cerámica encontrados en la sepultura 3.
Légende 437-1: atípico rojo con baño blanco.437-2: tipo Lupe Rayado.437-3: tipo Chilar Negro Negativo var. Chilar.437-4: tipo Tapadera Capiral.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-68.jpg
Fichier image/jpeg, 536k
Légende Foto 18 - Guadalupe, Mich.215. La estructura funeraria EF1, vista hacia el norte.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-69.jpg
Fichier image/jpeg, 376k
Légende Foto 19 - Guadalupe, Mich.215. La estructura funeraria EF2, vista hacia el norte.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-70.jpg
Fichier image/jpeg, 344k
Légende Foto 20 - Guadalupe, Mich.215. El elemento E4 cerca de la esquina sureste de la estructura funeraria EF1. Tipo Incensario Lupe Cuchara (véase Fig. 59b).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-71.jpg
Fichier image/jpeg, 332k
Titre Figura 44 - Guadalupe, Mich.215. Estructura funeraria EF2; plano A de las etapas III y IV, las más antiguas y profundas; plano B de las IV y V; plano C de las V y VI.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-72.jpg
Fichier image/jpeg, 804k
Titre Figura 45 - Guadalupe, Mich.215. Estructura funeraria EF2; corte estratigráfico norte-sur y varias intrusiones.
Légende Capa blanca: arcilla pegajosa, revuelta con arcilla café claro, blanda, con algunas inclusiones de cenizas volcánicas grises. Capa negra: arcílla pesada, compacta, seca, con inclusiones blancas y huesos humanos fragmentados.Capas YZ: Y es de arcilla compacta, de dureza regular, de color café-verduzco oscuro, con un poco de gravas y manchitas blancas y rojas. Z es un poco más oscura, con menor densidad de manchitas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-73.jpg
Fichier image/jpeg, 232k
Légende Foto 21 - Cubierta de piedras de la fosa C2, con la mandíbula de potro (elemento E6), abajo, a la izquierda.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-74.jpg
Fichier image/jpeg, 228k
Légende Foto 22 - Cráneo de bóvido (elemento E9), cubierto por una lajita en la fosa C2 (pared sur de la excavación de la cuadrícula C33).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-75.jpg
Fichier image/jpeg, 276k
Légende Foto 23 - Mandíbula de bóvido (elemento E7), sobre el piso de la cámara, en la fosa C2, bajo una piedra plana (cerca de la pared sur de la excavación de la cuadrícula C33).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-76.jpg
Fichier image/jpeg, 260k
Légende Foto 24 - Sepultura 2, secundaria, colectiva, en la fosa de arcilla blanca (aquí, segundo estrato de huesos).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-77.jpg
Fichier image/jpeg, 284k
Titre Figura 46 - Guadalupe, Mich.215. Estructura funeraria EF1, cortes estratigráficos a) este-oeste, AA′′; b) norte-sur, BB′′.
Légende La matriz de la Sep. 1, o relleno interior de la estructura, es de tierra café oscuro, blando, con grava y algunas manchas blancas, grises y naranja. Como en otros lugares, las tuzas dejaron muestras claras de su paso.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-78.jpg
Fichier image/jpeg, 740k
Titre Foto 25 - Guadalupe, Mich.215. Estructura funeraria EF1: la sepultura 1.Se observa la mediocridad de la construcción, la organización bien marcada de los huesos amontonados según dos ejes cardinales; el eje norte-sur está marcado por una línea de fémures asociados a pulseras de concha (E14). Se observa también como esta estructura se encuentra cerca de la superficie actual. La cuadrícula de hilos marca los metros cuadrados (excavación C33, vista hacia el norte).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-79.jpg
Fichier image/jpeg, 864k
Titre Figura 47 - Guadalupe, Mich.215. Plano de la estructura funeraria EF1 y de la sepultura 1 y elementos cercanos (excavación C33).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-80.jpg
Fichier image/jpeg, 1,7M
Titre Figura 48 - Guadalupe, Mich215. Estructura espacial de la sepultura 1.
Légende Delimitación de los conjuntos Limite de las zonas de acumulación de vestiglos, despejando el eje central EjeEl eje norte-sur está indicado principalmente por los tres fémures del elemento E14 y el eje transversal por las concentraciones de alfarería.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-81.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-82.jpg
Fichier image/jpeg, 16k
Légende Foto 26 - Conjunto heterogéneo N7-N8; detalle. Obsérvese el desorden de la cerámica.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-85.jpg
Fichier image/jpeg, 436k
Légende Foto 27 - Conjunto homogéneo L7-L8; detalle. Vista hacia el sur.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-86.jpg
Fichier image/jpeg, 616k
Légende Foto 28 - Conjunto homogéneo N6; detalle. Vista hacia el suroeste.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-87.jpg
Fichier image/jpeg, 584k
Légende Foto 29 - Conjunto heterogéneo L5-L6; detalle. Vista hacia el norte.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-88.jpg
Fichier image/jpeg, 552k
Légende m.n.: manchas negrasCuadro 2 - Guadalupe, Mich.215, sepultura 1, algunas características de los cráneos (datos proporcionados por V. Gervais).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-89.jpg
Fichier image/jpeg, 608k
Titre Figura 49 - Guadalupe, Mich.215. Sepultura 1; croquis de distribución espacial de los cráneos, mandíbulas y maxilares.
Légende Cráneo 8 Relación espacial controlada Relación espacial no controlada (un elemento no localizado con precisión)M15 MandíbulaMax.F MaxilarM9-M9-M9 Elementos diseminados de una mandíbula
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-90.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-91.jpg
Fichier image/jpeg, 16k
Légende Cuadro 3 - Guadalupe, Mich.215, sepultura 1, distribución espacial de huesos largos entre los conjuntos (datos proporcionados por V. Gervais).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-94.jpg
Fichier image/jpeg, 260k
Légende Asociaciones aparentemente normativas.Cuadro 4 - Guadalupe, Mich.215, estructura funeraria 1, distribución cuantitativa de los objetos del mobiliario entre los conjuntos homogéneos y heterogéneos de huesos de la sepultura 1.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-95.jpg
Fichier image/jpeg, 448k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-96.jpg
Fichier image/jpeg, 12k
Titre Figura 50 - Guadalupe, Mich.215. Sepultura 1; huesos largos, pares distantes.
Légende ○ Fémur● Tibiap Fibula□ Húmero■ UlnaΔ Radio
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-97.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
Légende * Datos preliminares.Cuadro 5 - Guadalupe, Mich.215, sepultura 1, emparejamientos de huesos largos (datos proporcionados por V. Gervais).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2635/img-98.jpg
Fichier image/jpeg, 278k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr