Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Arqueología de las Lomas en la cuenca lacustre de Zacapu, Michoacán, México

 | 
Charlotte Arnauld
, 
Patricia Carot
, 
Marie-France Fauvet-Berthelot

Capítulo IV. Resultados de las operaciones de prospección y de sondeo

Texte intégral

1El corpus arqueológico correspondiente a las Lomas fue constituido a partir de operaciones de prospección y de sondeo. Las primeras estaban destinadas a proporcionar una imagen completa y sistemática de la superficie, las segundas permitían hacer una comparación selectiva entre los vestigios de superficie y los enterrados in situ. Las colecciones de material cerámico así constituidas, al igual que algunas dataciones con 14C, sitúan la mayoría de los elementos del corpus en el tiempo. Por lo tanto, este capítulo está dedicado a situar en contexto, en el espacio y en el tiempo, la ocupación conocida de las Lomas. Agregamos una breve descripción de los sitios vecinos, esto es, fuera de las Lomas, los sitios de las riberas e islas de la parte occidental de la cuenca.

VESTIGIOS DE OCUPACION EN LA SUPERFICIE

2La prospección sistemática de enero de 1984 permitió registrar 111 loci, o concentraciones de material en superficie, en la península de las Lomas (Fig. 11) y dos loci en las lomas secundarias del sur. Sin contar estas últimas, la zona examinada, limitada de manera arbitraria al poniente por la vía del ferrocarril, cubre una superficie de aproximadamente 16 km2, lo que significa, por lo tanto, una densidad de siete loci por km2. Como vimos en el capítulo anterior, la prospección fue suficientemente intensiva y ello permitió que se registraran las zonas de dispersión de tepalcates entre los loci (Fig. 11).

3En la topografía de las Lomas, alrededor del 70% de los loci se distribuyen en grandes lomas altas, y el 30% restante está distribuido en lomas más bajas y/o más pequeñas, en particular al sur, donde el terreno elevado ha sido recortado en múltiples lomas pequeñas por los meandros del río Angulo. Por lo tanto, hay tres conjuntos topográficos de loci claramente distinguibles:

  • Las pequeñas lomas del sur, cuyos loci tienen una alineación noreste-suroeste.
  • El conjunto central de las grandes lomas.
  • Las lomas medianas del norte, las más penetradas por los bajos internos, actuales pantanos temporales de los que dan testimonio las manchas negras en las fotografías aéreas.

4No se identificó ningún locus en los bajos; pero en las pendientes vecinas hay una alta densidad de loci grandes y medianos.

5En cuanto a las dispersiones de material arqueológico entre los loci, corresponden espacialmente a las zonas de alta densidad de loci al sur, al centro y al norte.

6En microtopografía, los loci fueron identificados en su gran mayoría en la ″cumbre″ de la loma o en lo alto de la pendiente. Menos del 20% se extienden a media pendiente o al pie de la misma.

7Conforme a sus dimensiones, los loci se clasifican así:

8Las proporciones de los loci de diámetro reducido (19% y 32.4%, respectivamente) son sobre todo producto del método de prospección (véase el Cap. anterior): sin ninguna duda, hay una sub-representación de los loci de 10 a 20 m. En cuanto a los grandes loci, están distribuidos en las lomas del norte y en el conjunto central. Al sur y al oeste, los loci son más pequeños, en particular al noroeste, donde los suelos blanquecinos son los más pobres. Al centro, Loma Alta (Mich.66) parece ser el sitio más grande de las Lomas; está situado en su punto más alto, a 1 989 m, elevación que es en gran parte de origen antrópico, como lo veremos. En los pueblos modernos de Jauja y Cantabria, en fin, los cinco loci identificados son de grandes dimensiones, porque reagrupan cada uno una serie de hallazgos hechos por los habitantes en su sitio: su delimitación, sin ser arbitraria, no es tampoco tan precisa como la de las concentraciones de material en la superficie, puesto que depende de las encuestas hechas de casa en casa en esos dos pueblos en 1986. Más adelante volveremos sobre la naturaleza de esos hallazgos.

9Finalmente, las conclusiones que podemos extraer de la distribución de los loci (en clases dimensionales) en función de la topografía pueden resumirse así:

  • Las huellas de ocupación superficiales están concentradas en las Lomas; no hay huellas en la ciénega, al menos no en los alrededores de las Lomas.
  • La densidad de los loci es alta: en el centro, la distancia que separa los grandes loci 66 y 203 es inferior a 800 m y, en el norte, los grandes loci 240, 243 y 246 están prácticamente yuxtapuestos; al norte, al centro y al sur, los rosarios de loci muestran con claridad que cada loma posee huellas de ocupación a más o menos cada 100 metros.
  • Los loci están claramente distribuidos en las partes altas. En los bajos internos no hay material de superficie, o hay muy poco, a pesar de la sedimentación actualmente en curso que puede arrastrar material de loci vecinos; o quizá a causa de esa misma sedimentación ya que puede ocultar material en el lugar.
  • En las orillas de los bajos del centro y el norte, no obstante, la ocupación era densa, mientras que, por el contrario, los afloramientos de cineritas-diatomitas de suelos pobres del noroeste parecen haber tenido una ocupación mucho menor.

10Es importante recordar que el mapa arqueológico de las Lomas (Fig. 11) se basa en datos topográficos e hidrográficos de finales del siglo xix y de la segunda mitad del xx, de tal suerte que estamos en condiciones de evaluar el conjunto arqueológico local tanto en el contexto anterior como en el posterior a las modificaciones que más marcaron el medio ambiente (respecto al siglo xx, véase el Cap. II).

11Los loci de las Lomas se caracterizan no solamente por su situación topográfica y sus dimensiones sino también por la densidad y la composición del material arqueológico concentrado en la superficie. No obstante, estas dos últimas características son de tipo estrictamente descriptivo. Las modificaciones del medio, los métodos y las condiciones de la prospección disminuyen mucho su valor en cuanto a información acerca de la naturaleza de los vestigios enterrados en el lugar o de la ocupación antigua de la que son testimonio (véanse los Caps. II y III).

12De acuerdo con la presencia o ausencia y con la densidad en la superficie de su material cerámico y lítico, 103 loci se distribuyen de la siguiente manera:

Densidad 1 = de 2 a 25 tepalcates (en un área circular de 6 m de diámetro).
Densidad 2 = de 25 a 60 tepalcates (en la misma superficie).
Densidad 3 = 60 tepalcates y más.
(Esta codificación fue determinada al inicio de la prospección mediante un recuento sistemático de los tepalcates en 18 loci).
n = 103 loci; no están incluidos los loci fuera de las Lomas ni los de los dos pueblos.

13Entre los 42 loci que contenían material lítico que se supone proviene de construcciones:

  • 20 presentan piedras brutas y bloques.
  • 12 presentan piedras brutas y piedras labradas.
  • 6 presentan piedras labradas y losas.
  • 4 son vecinos de casas modernas.

Figura 11 - Mapa arqueológico de las Lomas, ciénega de Zacapu.

14En el capítulo anterior vimos que la recogida de piedras que practican los agricultores en la superficie y en la capa arada es muy efectiva, y que las piedras son transportadas al pueblo. Durante esa práctica, frecuentemente se producen hallazgos arqueológicos.

ESTRATIFICACIONES Y VESTIGIOS DE OCUPACION BAJO LA SUPERFICIE

Hallazgos arqueológicos hechos por los habitantes

  • 1 El cuestionario incluía también preguntas sobre los paisajes antiguos y las viejas construcciones (...)

15En los dos pueblos realizamos una encuesta sistemática, durante algunos días de enero y febrero de 1986, mediante un cuestionario tipo de ocho preguntas relativas a la naturaleza de los vestigios descubiertos en cada solar o en la calle.1 Seleccionamos al azar la mitad de los solares que integran cada pueblo de Jauja y de Cantabria y en ellos hicimos las encuestas.

16En Jauja, el locus 67, delimitado por la serie de informes arqueológicos recolectados (aproximadamente 260 m de diámetro; Fig. 11), incluye básicamente sepulturas, encontradas entre -50 y -150 cm de profundidad. Esas sepulturas, ahora destruidas, contenían huesos y material cerámico asociado, y en ocasiones huesos dentro de urnas; los arreglos de piedras parecen haber sido frecuentes.

17En Cantabria, la encuesta reveló la extensión de los trabajos (recientes) de relleno al sur y de aplanado al norte del pueblo. El locus 251 incluye tres hallazgos de sepulturas primarias o secundarias con vasijas y figurillas, entre 50 y 100 cm bajo la superficie, quizá una urna con cenizas de cremación con un tapón de arcilla, como en las urnas de cremación de Loma Alta (véase el Cap. siguiente) y también un metate y una mano de metate (a -200 cm). El locus 266 corresponde a una loma aplanada donde se encontraron (a -100 cm) numerosas sepulturas con huesos y urnas de cremación, vasijas con tapadera y a veces un tapón de arcilla, en asociación con recipientes de cerámica, un collar de conchas, un espejo (¿de pirita?) sobre un soporte de piedra, figurillas, etc. Generalmente, esos objetos se han perdido, pero nos fueron mostradas dos escudillas: una de ellas una tapadera, la otra, una cuchara de urna de cremación —como en las urnas de Loma Alta. Las dos son muy típicas del complejo Loma Alta.

18El locus 267, también en Cantabria, comprende dos hallazgos: uno de vasijas bajo piedras y una urna de cenizas; el otro de huesos y de tepalcates. Tres hallazgos, en fin, constituyen el locus 268: huesos con un collar de conchas, huesos sin material asociado y una notable sepultura fechada del Postclásico por su contenido. Este entierro hecho sobre otra sepultura carente de ofrendas, no descrita, incluía un solo individuo en decúbito supino, con la cabeza vuelta hacia arriba; el mobiliario (Fig. 12) comprendía: cerca del cráneo, dos vasos, uno dicromo blanco sobre rojo con asa-estribo, el otro café-negro pulido de media caña; sobre los costados del esqueleto, cuatro pinzas de depilar de cobre y, en la mandíbula, un anillo de cobre con cascabeles y decoración en filigrana.

19Los informes relativos a los hallazgos fortuitos, hechos con ocasión de la labranza de las parcelas cultivadas en las afueras de los dos pueblos, son tan frecuentes que una encuesta sistemática habría sido muy interesante, aunque difícil de poner en práctica; por lo tanto, nuestros datos no son sistemáticos. Así, cuando asistimos a la instalación del toril de madera para la fiesta anual de Cantabria en enero de 1986, pudimos recolectar los restos de urnas de cenizas con sus asociaciones de material cerámico (locus 269; Fig. 11); parece que ese tipo de hallazgo no es raro en ese lugar. En otros lugares, lo que los labradores descubren son también elementos funerarios: sepultura primaria en cajón de losas largas y delgadas (locus 167), cráneos rodeados de losas (loci 168 y 169), una serie de sepulturas primarias acompañadas de vasijas encontradas en la zanja que bordea Loma Alta (sitio 66), etc. En el caso de esta última loma, los habitantes hablan de un verdadero cementerio con sepulturas rodeadas de losas verticales, informes en buena parte confirmados por nuestras excavaciones de 1983 a 1986 (véase el Cap. siguiente). En el locus 200, según parece, el propietario también encontró sepulturas, así como un diente de mamut. Señalemos a este respecto que un habitante de Cantabria (salida suroeste) nos mostró un fragmento de hueso de mastodonte, pero su procedencia no es clara. Del lado de Zacapu esta vez, se dice que la loma cercana a la estación contiene un cementerio del que cada sepultura, con sus ofrendas, está marcada en la superficie con una piedra (Potrero de Zacapu, no visitado).

Figura 12 - Locus 268, Cantabria, en las Lomas, asociaciones funerarias en una sepultura primaria hallada durante las obras de drenaje en 1984, fase Milpillas (1200-1520 d.C). (En posesión de un vecino de Cantabria.)

20El labrador del sitio 243 sondeado por nosotros conserva en su casa una figurilla antropomorfa, un malacate inciso y una punta de obsidiana con pedúnculo. Según informes, cerca del viejo capulín de Orumbécuaro se habrán encontrado numerosos metates y manos de metate (locus 172). Varios labradores de las parcelas de las lomas del sur nos insistieron en las altas concentraciones de piedras que estorban el paso del arado y afirmaron que esas concentraciones trazan una calzada que, partiendo de la loma del sitio 215 (Guadalupe), llega al pueblo de Naranja, al sur. La loma 215 proporcionó muchas piedras y arreglos diversos (véase el Cap. V), descritos con precisión por el propietario, cuyos informes guiaron las primeras excavaciones.

Figura 13 - Mapa arqueológico de las Lomas con los loci y sitios sondeados y excavados entre 1983 y 1986.

Los resultados del programa de sondeos

21Las condiciones y los métodos del programa de sondeos fueron abordados en el capítulo anterior. Aunque no todos los 22 sondeos se hicieron en el mismo momento ni con los mismos objetivos, los presentamos reagrupados aquí porque así juntos ofrecen una imagen preliminar de la estratificación de las Lomas, de los vestigios antrópicos enterrados y de las condiciones de su identificación.

22De los 22 sondeos, 20 fueron hechos en loci de las Lomas y dos en los dos únicos loci identificados en las lomas anexas de Jaracua y Jarácuaro, al sur (Fig. 13). El locus 22 de Jaracua es una alta concentración de cerámica y material lítico con algunos huesos en 3 000 m2 de superficie en la cumbre y las laderas de la loma. El locus 122 de Jarácuaro es bastante semejante, con la diferencia de que el material en él es todavía más denso (densidad 3) y de que el informante señala la existencia ahí de un muro de piedras enterrado. A causa de su alta densidad de material cerámico esos dos loci fueron sondeados en 1983.

23Hay dos categorías de sondeos en función de la naturaleza de los resultados. Por una parte, en 15 sondeos no descubrimos vestigios antrópicos in situ, pero esos sondeos nos ofrecieron una primera imagen de la estratificación de las Lomas (Fig. 14); también nos proporcionaron un poco de cerámica, la cual permite evaluar el periodo de ocupación del locus sondeado. Por otra parte, en siete sondeos efectuados en los ″sitios″ (originalmente loci) de Loma Alta (Mich.66), Guadalupe (Mich.215), El Moral (Mich.243) y, en fin, Jarácuaro (Mich.122), descubrimos vestigios de ocupación in situ, en una estratificación antrópica (Figs. 15-18). Después de esos primeros sondeos, hicimos excavaciones más extensas en Loma Alta y en Guadalupe (véanse los Caps, siguientes); en el Moral y Jarácuaro, en cambio, no ampliamos las excavaciones.

Figura 14 - Estratificación de las Lomas: los 15 sondeos excavados en 15 loci de las Lomas sin vestigios antrópicos in situ.

24Los 15 sondeos sin vestigios in situ proporcionaron todos material cerámico y lírico en la capa superficial de tierra arada y en la capa de arcilla que cubre las diatomitas-cineritas estériles (Fig. 14); por lo tanto, la imagen del subsuelo es la misma que la de la superficie; incluso las densidades de tepalcates son a menudo semejantes. Sin embargo, en el primer nivel aparecieron concentraciones inesperadas de material lítico: 43 fragmentos de obsidiana en el sondeo S2, del locus 172; 11 en el sondeo S10, del locus 240; y 8 en el sondeo S6, del locus 200.

25La capa de arcilla gris o café claro, omnipresente en las Lomas, corresponde a esas formaciones cuyo origen parece deberse a la alteración en el lugar de las diatomitas-cineritas (véase el Cap. I). Como lo observamos en los otros sondeos (Figs. 15-18), los vestigios de construcciones antrópicas se sitúan al nivel de esa formación.

26En conjunto, los cortes muestran capas regularmente estratificadas; no obstante, las más profundas, al nivel de las diatomitas-cineritas, están a veces muy ″revueltas″ (Fig. 14, 1984, sondeos S2, S5, S9 y S11), lo que da pruebas quizá de una dinámica tectónica antiguamente muy fuerte (véase el Cap. I). Entre esas capas profundas, a veces se encuentran cenizas volcánicas intercaladas, de color gris o negro, sobre todo en los loci situados en lo alto de la loma (Fig. 14: capa C3 del sondeo S11 del sitio 243; véanse también la Fig. 16, capa C5 del sondeo S21 del sitio 215 y la Fig. 15 base de la capa VII del sondeo S3 del sitio 66). En el locus 173, también existen capas de cenizas en las formaciones arcillosas, arriba de las diatomitas-cineritas blancas (Fig. 14).

27Dado que todos los sondeos estuvieron situados por sobre los bajos o la ciénega, no aparecen las capas negras de alto contenido orgánico, del tipo turbas fósiles. No obstante, la parte inferior de la capa arcillosa es muy oscura en el sondeo S22, de Guadalupe, y en los sondeos S12, S27 y S28, de El Moral, dos sitios próximos a la ciénega, situados en las antiguas riberas sur y norte de las Lomas (Fig. 13).

28Los vestigios de ocupación conservados in situ dan prueba a la vez de la justeza de los informes proporcionados por los agricultores y, por lo tanto, en buena lógica, de la amplitud de las destrucciones hechas por la agricultura: las posibilidades de identificar vestigios bajo la superficie mediante un sondeo de 4 m2 son muy pocas, a menos que se sigan las indicaciones de los agricultores y se atenga uno a sondear los rellanos, ahí donde cierto equilibrio entre los factores modificantes preserva los pisos construidos y los rellenos: tal fue el caso de tres de los cuatro sondeos hechos en El Moral (Fig. 17) y de dos de los tres sondeos hechos en Guadalupe (Fig. 16).

29Loma Alta constituye otro caso — si es único o no en las Lomas, eso es imposible de evaluar—: el de una loma en su mayor parte artificial. Mientras que, en los 15 sondeos carentes de elementos conservados in situ, el material incluido en la capa arcillosa sólo señala el deslizamiento superficial de esa capa sobre restos de construcciones destruidas y dispersas, en Loma Alta enormes capas de rellenos contenidos mediante muros (véanse los Caps. V y VI) sellan y protegen las ocupaciones antiguas. Pero los vestigios de ocupación reciente fueron manifiestamente barridos de la superficie de esos rellenos.

30Es importante detallar los resultados de los sondeos efectuados en El Moral (Mich.243), dado que no ampliamos las excavaciones y en los capítulos siguientes no mencionaremos mucho ese sitio. El locus 243, identificado durante la prospección en una gran loma de 3 m de altura con pendientes acentuados, tiene más de 200 m de diámetro y linda con otros dos loci de grandes dimensiones, Mich.244 y Mich.246 (Fig. 11). La ciénega de suelo negro está muy próxima por el lado norte, a aproximadamente 100 m. Es el único punto tan cercano de la ciénega que haya sido sondeado. El dueño de la parcela de El Moral señalaba que la piedra era escasa en la capa superficial, pero que una capa dura de posiblemente 100 m2 impedía el crecimiento de la lenteja. En medio de ese sector, excavamos el sondeo S12 en mayo de 1984. En mayo de 1986, después de volver a abrir S12, hicimos los sondeos S27 y S28 a cada lado de S12 con el propósito de controlar la estratificación observada dos años antes, buscar vestigios de construcción asociados a los pisos hallados en S12 y recoger el material asociado que sugiriera sus funciones (Fig. 17). Los tres sondeos estaban situados a 90 m al noreste del sondeo S11, excavado en la cima en 1984 (incluido en la Fig. 14).

Figura 15 - Sondeo S3, Loma Alta, Mich.66.

Figura 16 - Los sondeos S20 y S21 en Guadalupe, Mich.215 (véase el sondeo S22 en la Fig. 14).

Figura 17 -Los sondeos S12, S27 y S28 en El Moral, Mich.243.

31La estratificación es idéntica en los tres sondeos S12, S27 y S28 (Fig. 17). Hallamos una serie de pisos superpuestos, cuidadosamente construidos sobre un soporte de tepalcates grandes, en su mayoría fragmentos de apaxtes. Ese soporte hacía más estables y firmes los pisos construidos sobre la capa ″turbosa″ que se extendía por la orilla de la laguna, y que aparece en los sondeos al nivel de la capa 7, debajo del estrato de tepalcates. Ni las construcciones adicionales ni la cerámica ni el material lírico asociado con los pisos, dentro de los límites de los tres sondeos, ayudan a entender la función de esos pisos.

32Para concluir esta parte dedicada a las estratificaciones y a los vestigios enterrados en las Lomas, es necesario hacer notar que, en conjunto, la imagen que se tiene de ese medio gracias a los informes de los labradores es la de una inmensa serie de cementerios prehispánicos, cuando solamente dos de los siete sondeos que revelaron vestigios in situ contenían efectivamente sepulturas (Figs. 15 y 18). En los otros cinco descubrimos pisos construidos y restos de estructuras, es decir, vestigios que los agricultores no identifican o que identifican más raramente que las sepulturas. En ese sentido, los sondeos corrigieron la imagen inicial que teníamos de la arqueología de las Lomas. Por lo demás, los sondeos proporcionaron material cerámico (6 523 tepalcates en los 13 sondeos de 1984) el cual contribuyó a la construcción de la secuencia cronológica y a la datación de los loci.

CRONOLOGÍA DE OCUPACION DE LAS LOMAS

33En el cuadro 1 se resume la información concerniente a las modalidades de datación de los loci y a su distribución por fases cronológicas. Se trata de dataciones hechas mediante el análisis de la cerámica y, por ende, las fases cronológicas corresponden a complejos de material cerámico; estos últimos, a su vez, se apoyan en dataciones hechas mediante 14C (véase la Fig. 1).

Figura 18 - El sondeo S1 en Jarácuaro, Mich.122.

Cuadro 1 - Fechamiento por la cerámica de los sitios y loci de las Lomas de Zacapu (datos de D. Michelet).

34De los 115 loci descubiertos en las Lomas, 44 no pudieron ser fechados (cuadro 1, columnas de la derecha), esto es, el 38.2% de ellos. Los 71 loci fechados (61.7%) incluyen:

  • 44 loci fechados como pertenecientes a un solo complejo (columnas de la izquierda).
  • 27 loci fechados como pertenecientes a dos o tres complejos (columnas centrales); no obstante, cinco de estos 27 fueron fechados parcialmente, porque no fue posible identificar todos los complejos representados.

35Lo anterior quiere decir que los loci de un solo componente cronológico son los más numerosos. De hecho, incluso siete de los 27 loci de componentes múltiples indican una ocupación totalmente discontinua y raros son los que incluyen material representativo de más de dos complejos sucesivos. Por lo tanto, muchos loci fueron ocupados durante una fase, después abandonados y, después, eventualmente reocupados en la fase Palacio y sobre todo en la fase Milpillas, como si está última hubiese sido testigo en las Lomas de una ligera reanudación, de la ocupación o más bien de actividades que dejaron rastros en varios lugares abandonados (seis en total, cuatro de ellos sondeados). Si se deja de lado esa aparente reanudación en Milpillas —muy relativa por lo demás— se observa que la ocupación tuvo una movilidad bastante grande, puesto que en su mayoría los loci sólo fueron ocupados durante una sola fase.

36Pero esta observación podría haber sido originada por los métodos de trabajo practicados: en realidad, los mejores loci de componentes múltiples son sitios que fueron excavados, dos de ellos de manera extensiva (Loma Alta-Mich.66 y Guadalupe-Mich.215), lo que sugiere que sólo las excavaciones pueden revelar una ocupación prolongada, mientras que el material cerámico de la superficie conserva huellas de una sola fase de ocupación. En consecuencia, es conveniente considerar con precaución la movilidad aparente de la ocupación.

37Los loci fechados también están clasificados en el cuadro 1 según la ″calidad″ de la datación. Observamos así que, entre las dos columnas de la izquierda, sólo los loci que figuran en la extrema izquierda están fechados de manera completamente fiable, en general, gracias a la presencia de un abundante material diagnóstico de un solo complejo. Obsérvese que, entre los sitios de componentes múltiples, 11 (de 27) fueron excavados o sondeados.

38Una vez expuestos estos preliminares metodológicos, es conveniente analizar con prudencia la cartografía cronológica de las Lomas (Figs. 19-23). Los mapas muestran un contraste bastante marcado, pero debemos repetirlo, la movilidad de la ocupación que reflejan se debe en parte a nuestros métodos de trabajo. Por otro lado, es importante hacer notar que en la figura 19 sólo se presenta la ocupación más antigua conocida, sin prejuzgar sobre la posibilidad de que haya ocupaciones aún más antiguas todavía no detectadas.

Figuras 19-23 - Repartición cronológica de los sitios fechados según las distintas fases.

Figuras 19-23 - Repartición cronológica de los sitios fechados según las distintas fases.

Figura 19 - Sitios y loci fechados de la fase Loma Alta (100 a.C. - 550 d.C): ● Ocupación de la fase Loma Alta final: o.

Figura 20 - Sitios y loci fechados de la interfase Jarácuaro (550-600d.C.): ●.

Figura 21 - Sitios y loci fechados de la fase Lupe (600-850 d.C.) ●. Ocupación de la fase Lupe inicial: ○.

Figura 22 - Sitios y loa fechados de la fase La Joya (850-900 d.C): ● y Palacio (900-1200 d.C): ○. Loci ocupados durante las dos fases: □.

Figura 23 - Sitios y loci fechados de la fase Milpillas (1200-1520 d.C): ●.

39la ocupacion de la fase loma alta incluye 25 sitios y loci (Fig. 19), cinco de los cuales fueron fundados ya al final de la fase. La ocupación se distribuyó siguiendo básicamente un eje central que tiene una orientación aproximada este-oeste y que está situado a media distancia de los dos grandes bajos del noreste y del suroeste. Ahí, en torno a Loma Alta-Mich.66, el establecimiento mayor (mayor por el volumen de sus acumulaciones antrópicas), están concentrados cinco loci. Por lo tanto, la concentración central es más marcada que la de la parte occidental, esto es, la avanzada de Jauja (marcada por la curva de los 1 980 m, sarh 1964; altitudes aproximadas snm); lo cual es sorprendente, pues dado que este último sector es el más elevado y por ende el más alejado de los pantanos, debería de haber atraído la ocupación antes que las lomas centrales. Pero no podemos adelantar una interpretación de ese hecho mientras no se sepa cuál fue la extensión real de los pantanos durante la fase Loma Alta. Observemos, por lo demás, que la ocupación que sigue el eje este-oeste corresponde al esquema moderno posterior al drenaje, esto es, el de los dos pueblos de Jauja y Cantabria unidos por la carretera (Fig. 8). En la fase Loma Alta, la ocupación periférica al norte y al sur fue muy baja (al igual que actualmente), salvo al final de la fase, cuando cinco nuevos puntos fueron ocupados ahí.

40la ocupacion de la fase jaracuaro (Fig. 20) fue aparentemente un poco menos importante, pues sólo cuenta con 18 sitios-loci. La ocupación periférica en torno a los dos grandes bajos se desarrolló mucho, a expensas del eje este-oeste, el cual es menos marcado, aunque el sitio central de Loma Alta siguió estando ocupado. La tendencia durante esa fase fue ocupar la periferia más baja y más próxima de la zona pantanosa. Los loci del norte son claramente los más extensos.

41la ocupacion de la fase lupe (Fig. 21) es la más densa, dado que comprende el mayor número de loci (39), esto es, más del doble en comparación con la fase anterior. Todos los sectores de las Lomas estaban ocupados entonces. La distribución espacial pareció estructurarse conforme a alineamientos que siguen de manera aproximada las curvas de altitud, en particular la curva de los 1 977 m (sarh 1964). Por primera vez, la avanzada occidental de Jauja estaba verdaderamente ocupada, así como las lomas del sur, mientras que las del norte estaban más bien abandonadas. El material Lupe encontrado en el río a la salida de la laguna de Zacapu da testimonio de actividades de esa época.

42la fase la joya (Fig. 22) marca un abandono importante de las Lomas: los ocho sitios-loci ocupados muestran que sólo se mantuvo la ocupación central.

43la fase palacio (Fig. 22) confirma esa deserción relativa con sus 10 sitios-loci, de los que la mitad estaba ocupada en la fase La Joya; la ocupación parece haberse fortalecido al este, quizá en relación con Tarejero.

44la fase milpillas (Fig. 23), con 12 sitios y loci, que parecen reformar el eje central, no constituye verdaderamente una reanudación. En realidad, los restos de Milpillas (material cerámico) se asemejan más bien a un ″espolvoreamiento″ en lugares antiguamente ocupados, lo que sugiere antes bien una reanudación de actividades humanas bastante extensivas en las Lomas —así como en el río, a la salida de la laguna de Zacapu— que una verdadera ocupación del tipo Loma Alta y Lupe. Sólo descubrimos una sepultura en cada uno de los sitios Mich.66 y Mich.268; la del 268 incluía la cerámica más tardía, contemporánea de Tzintzuntzan (Fig. 12).

45La distribución de los sitios y loci de Milpillas traza de nueva cuenta el eje este-oeste, ya observado en el caso de la fase Loma Alta y en la época moderna. De hecho, ese eje se mantuvo también durante la época colonial y en el siglo xix: corresponde al camino que unía a Zacapu con Tarejero por tierra firme (las tierras de las Lomas pertenecían a la comunidad de Zacapu, pero eran explotadas en parte por la de Tarejero). La reaparición del eje este-oeste durante la ocupación Milpillas respondía sin duda alguna al desarrollo de los grandes establecimientos del malpaís, Zacapu y el propio Milpillas, entre otros; en ese momento, las Lomas se convirtieron en zona de transición entre esos centros muy poblados del malpaís y las islas y pantanos. Según las descripciones del siglo xvi (Cap. II), las Lomas eran cultivadas entonces (con maíz y maguey).

46Aún cuando los contrastes entre las épocas son exagerados, a todo lo largo de esa secuencia de ocupación podemos observar:

  • Primero, una clara tendencia antes bien al cambio que a la continuidad del hábitat humano, que se desplaza mucho en las Lomas durante los ocho primeros siglos de nuestra era (fases Loma Alta, Jarácuaro y Lupe).
  • Después, una caída brusca (fase La Joya) y una reorganización de la ocupación, mucho más ligera (Milpillas), a lo largo del camino que une al malpaís y Zacapu con la isla de Tarejero; esa reorganización persiste hasta la época moderna, en la que el único cambio grande ha sido la fundación de Cantabria (Fig. 8, Cap. II).

47La secuencia de ocupación de las Lomas, entonces, pudo haber comprendido dos grandes periodos. El primero, hasta aproximadamente 850, se caracteriza por una relativa densidad de la ocupación humana, cuya distribución cambia en respuesta a diferentes factores que nos son desconocidos. El segundo periodo, de 850 a 1500 y después, se caracteriza por la relativa estabilidad de una ocupación de poca densidad, entonces regida principalmente por los centros del malpaís (sobre todo en la fase Milpillas), en un contexto de aprovechamiento agrícola documentado local-mente, a partir del siglo xvi en el caso de Orumbécuaro, es decir de la avanzada de Jauja (Fig. 8, Cap. II).

48Con todo, esa no es sino una primera imagen de las variaciones de la presencia humana en las Lomas durante los 15 primeros siglos de nuestra era. Todavía sería necesario trabajar mucho para confirmarla y precisarla. Los datos son demasiado incompletos por ahora como para permitirnos discernir la función de tal o cual factor en tal o cual esquema de ocupación.

49Dado el antiguo medio ambiente palustre y lacustre de las Lomas, de todas maneras, podemos preguntarnos si ciertos factores ligados a la presencia de los pantanos no fueron más determinantes que los factores sociopolíticos en las formas adoptadas por la ocupación del hombre en las Lomas. Sin embargo, la interpretación sea ecológica, sea sociopolítica es difícil ya que se desconocen las modificaciones sufridas por el paleoambiente de la cuenca de Zacapu. Cuando mucho, en el esquema más denso —el de la fase Lupe— observamos una hipotética tendencia al alineamiento de los loci a lo largo de la curva de los 1 977 m, en torno a los dos grandes bajos noreste y suroeste (Fig. 21). Si se confirma, ese alineamiento podría ser el efecto de un factor de distancia óptima, que debía mantenerse entre los establecimientos y la ribera en la época en que las Lomas estaban densamente ocupadas.

50No obstante, sería falso concluir de ello que el abandono posterior (en las fases La Joya y Palacio) pudo haber sido provocado también por una variación del mismo factor, es decir, una fluctuación de las riberas, ya que el abandono podría ser atribuido, de igual manera, a variaciones en la explotación del medio de las Lomas o bien, a cambios en la ocupación general de la cuenca occidental de Zacapu. Durante la fase La Joya, en efecto, la ocupación se extiende por toda la cuenca y más allá, mientras que los establecimientos de los fondos, al igual que los de las Lomas, se desplazan hacia las islas altas. Palacio, la fase posterior, se caracteriza notablemente por la formación del primer gran establecimiento al borde del malpaís, El Palacio, arriba del actual Zacapu. Por lo tanto, es bastante lógico formular la hipótesis de que ciertos factores sociopolíticos y socioeconómicos pudieron haber pesado en el abandono de las Lomas, en el marco más amplio de una reorganización general de la ocupación de la cuenca occidental. El resultado fue un esquema de ocupación postclásica y posterior muy estable en las Lomas, que entonces dependían claramente del malpaís y de Zacapu. Pero volvamos al tema de la ocupación de la cuenca occidental.

SITIOS ARQUEOLOGICOS DE LAS RIBERAS Y LAS ISLAS

51El reconocimiento de las riberas, islas y penínsulas de la cuenca occidental de Zacapu se llevó a cabo en 1983 y 1984 con la ayuda de informantes que habitaban en el lugar, en esas zonas densamente ocupadas en la actualidad. Ningún sector fue objeto de prospecciones sistemáticas como las que se hicieron en las Lomas; por lo tanto, el corpus de los 43 sitios que aquí describimos brevemente no es, en el mejor de los casos, sino un primer catálogo de los sitios arqueológicos de las riberas y de las islas (véanse las descripciones detalladas en Migeon 1990).

Las riberas (Fig. 5)

52Sobre la ribera norte, a un lado y otro de la salida de Villa Jiménez, reconocimos tres sitios: Los Metates (Mich.35) fechado como perteneciente a la interfase Jarácuaro (550-600 d.C), Brinco del Diablo (Mich.36) y Colonia Lázaro Cárdenas (Mich.124). El primero comprende solamente sepulturas; el segundo terrazas sobre la ladera; y el tercero dos estructuras conservadas y sepulturas.

53Más hacia el sur, allende las islas y penínsulas, se llega al malpaís, el cual domina a la ciénega. Entre uno y otra se encuentra la transición de los afloramientos basálticos que salpican el lindero oeste de las Lomas hacia los 1 990 m de altitud, entre la línea del ferrocarril y la carretera Zacapu-Jauja (Fig. 8). Seguramente esa concentración de bloques cercana a las Lomas fue utilizada por los antiguos ocupantes de éstas, que tenían en ella la fuente más próxima de material lírico, aunque de calidad muy mediocre para el labrado. En ese lugar, si bien encontramos algunas huellas de ocupación o de actividades antiguas (herramientas, lascas, tepalcates en la superficie), son bastante raras y dispersas. En cambio, justo al pie del malpaís se encuentra una gran concentración de material en la superficie (Mich.162, 3 ha): se trata del sitio Club Campestre, identificado inicialmente por Freddolino (1973).

54El propio malpaís incluye muchos sitios muy extendidos con numerosas estructuras (véase Migeon 1990). Todos datan del Postclásico, pero El Palacio (Mich.23) ya estaba ocupado en el Clásico reciente. Aparte de ese sitio, los establecimientos más importantes son: Las Milpillas (Mich.95); Mal-país de Milpillas (Mich.96); Malpaís Prieto (Mich.31); Las Iglesias (Mich.38); y El Caracol (Mich.68). Los sitios tienen cada uno entre 0.5 km2 (El Palacio) y 2 km2 (Las Iglesias). Además, hay una decena de sitios residenciales que reagrupan cada uno varios ″barrios″, con áreas menos llenas de lava; es posible que haya habido jardines en ellas. Dos de esos sitios residenciales, Achembo y Panteón Viejo (Mich.313 y Mich.314), bastante próximos de la ciénega, se relacionan seguramente con El Palacio, el centro cívico-ceremonial que domina a la actual ciudad de Zacapu.

55Al pie de El Palacio se encuentra la laguna de Zacapu. Varias zambullidas en el brazo de agua que conduce a la ciénega permitieron observar la abundancia de material arqueológico; denominamos a ese locus El Paderón (Mich.263), porque uno de los pescadores de almejas, buzo él mismo por lo tanto, nos afirmó que bajo el agua cerca de la orilla sur, no lejos de la laguna, existe un amontonamiento de piedras o muro. El material cerámico recuperado es tanto clásico como postclásico.

56Cerca de El Paderón se encuentra el locus Escuela Agropecuaria (Mich.24), semejante a los loci de las Lomas, el cual parece tener sepulturas. La cerámica fue fechada como perteneciente a las fases Loma Alta, Jarácuaro y Lupe.

57Justo al sur de Zacapu, también estuvo ocupada la pequeña eminencia de cerro Cuinato (Mich.328): hay material de superficie y terrazas en una extensión de cinco hectáreas.

58En la ribera, al suroeste y al sur, Palo Bosal (Mich.58), Pozo Zarco (Mich.62) y Loma El Jacal (Mich.18) constituyen otras concentraciones de material de superficie. Un poco más arriba, sobre las primeras laderas de la sierra, se encuentran sitios como El Sandoval (Mich.61: una sepultura en ciste de piedra); El Arregladero (Mich.59: seis estructuras conservadas y terrazas); Jar. mero (Mich.60: 10 estructuras); El Roble (Mich.307: dos estructuras); Yácata La Mesa (Mich.19: cuatro estructuras); Yácata del Goche (Mich.20: al menos 15 estructuras); y Yácata La Virgen (Mich.56). Este último, en el que se encuentra material de las dos interfases, Jarácuaro y La Joya, comprende grandes terrazas y dos grupos de estructuras en una extensión de 30 ha; una de las estructuras es una larga plataforma con doble pirámide. En ese sector, las grandes terrazas de función agrícola están ora bien conservadas, ora casi totalmente fosilizadas en espesos aluviones. En algunas de esas terrazas, descubiertas en grandes canteras de ladrillos (El Charco, Naranja; entre 2 010 y 2 020 m de altitud), el material cerámico asociado pertenece al periodo Clásico reciente; también fueron identificados vestigios de habitación totalmente enterrados en varios puntos de esas terrazas así descubiertas.

59No lejos de ahí, más al este, encontramos también varios sitios con estructuras y terrazas: Yácata La Castilla (Mich.53), Yácata Tata Julio (Mich.15), Yácata Arucutín (Mich.16) y Yácata Pucurumban-garicutín (Mich.17). Estos sitios están concentrados en amplias áreas terraplenadas con altos muros de piedra (de 1 a 2 m de altura), que todavía son cultivadas actualmente.

60Más arriba, sobre las laderas, hay otros sitios, pero pertenecen al medio de la sierra.

61Al sureste, en fin, hay algunos sitios sobre la ribera al sur de Tarejero, entre la ciénega y un segundo gran malpaís; entre ellos, Malpaís de Cortijo Viejo (Mich.7), La Escondida (Mich.8) y El Aserradero (Mich.9) conservan varias estructuras y terrazas. Situados un poco más arriba, sobre pequeños promontorios, se encuentran Yácata del Chupire (Mich.12), Las Calaveras (Mich.13) y La Cruz (Mich.14), que conservan cada uno de dos a seis grandes estructuras y, los más altos, terrazas probablemente destinadas al cultivo.

62Resumiendo, en la ribera sur, la ocupación más densa parece ser del Clásico medio (interfase Jarácuaro) y reciente (fase Lupe) y del Postclásico antiguo (Palacio). La mayoría de esos sitios incluye una estructura piramidal, localmente llamada yácata, como las cinco grandes estructuras postclásicas de Tzintzuntzan.

Islas y penínsulas

63No lejos del sitio de La Cruz se sitúa Tarejero, que bordea las Lomas. El sitio Mogote de Júntaro (Mich.21) comprende un pequeño centro ceremonial y una zona residencial. Belén (Mich.123) reagrupa los vestigios mal conservados de algunas habitaciones, sondeados en 1983: el material podría datar de la interfase La Joya (de 850 a 900 d.C).

64La península rocosa de Marijo, justo al norte de las Lomas, está muy erosionada. Del sito Marijo (Mich.264) casi no quedan más que los restos de dos pequeñas estructuras de piedra al este y una cantera de basalto al oeste, la cual sin duda fue explotada antiguamente; un vecino del lugar nos indicó que había petroglifos, pero no pudimos encontrarlos.

65Remontando más hacia el norte, en la península de Tariácuri, los dos sitios identificados son La Joya-suroeste (Mich.29) y La Joya-noroeste (Mich.30); este último comprende algunas estructuras bajas, mientras que el primero está acondicionado sobre ocho pequeñas terrazas y parece tener sepulturas. Sondeamos una de las terrazas y logramos obtener, en 100 cm de espesor, un abundante material cerámico que permitió definir un complejo de transición llamado La Joya (850-900 d.C), entre los complejos Lupe y Palacio.

66Finalmente, en la gran isla de La Colonia, frente a Villa Jiménez, identificamos siete sitios. Coijo-sur (Mich.32) y Coijo-norte (Mich.33) tienen respectivamente ocho y dos estructuras conservadas, además de terrazas y/o líneas de piedras. El sitio Las Placitas (Mich.34) conserva al menos 15 estructuras; Bambilete (Mich.69) y La Rayita oeste (Mich.70) no tienen ninguna estructura, sólo material concentrado en la superficie; Agua Santa (Mich.71) y Las Marías (Mich.72), en fin, presentan terrazas. En esos sitios son relativamente frecuentes los restos o los indicios de sepulturas. La cerámica fue fechada como perteneciente a los complejos Jarácuaro (Mich.33?), Lupe (Mich.72), La Joya (Mich.32, 69 y 72?), Palacio (Mich.70) y Milpillas (Mich.34, 69? y 70?).

67Como conclusión de este rápido panorama arqueológico de la cuenca occidental —al menos de sus zonas más próximas a la ciénega— hay que postular la hipótesis de que, en ese ámbito, el conjunto de las Lomas parece haber sido el lugar privilegiado de una ocupación precoz (Michelet et al. 1989). En efecto, ninguna ocupación antigua, esto es, de la fase Loma Alta (100 a.C.-550 d.C), fue detectada fuera de las Lomas, salvo en Mich.24, cerca de la laguna de Zacapu. En cambio, el complejo Jarácuaro (de 550 a 600 d.C.) está representado en la ribera sur (Mich.56), en las Lomas cercanas del sur (Mich.22 y 122), en la ribera oeste (Mich.24), en la península norte (Mich.33) y en la ribera norte (Mich.35); la ocupación Lupe, la más densa en toda la región y en el fondo de la cuenca, tiene representaciones en el noroeste (Mich.35 y 72) y en el borde del malpaís (Mich.162); el complejo La Joya (de 850 a 900 d.C.) está bien representado en las islas y penínsulas del noroeste (Mich.29, 30, 32, 36, 69 y 72) y, al sur, en Tarejero (Mich.123); y los complejos postclásicos Palacio (de 900 a 1200 d.C.) y Milpillas (de 1200 a 1450 d.C.) están presentes también en todo el sector noroeste (Mich.34, 69 y 70), en el malpaís (todos los sitios) y en las riberas del sur (casi todos los sitios). Esta densidad de la ocupación durante el periodo postclásico nos hace pensar que es por completo sorprendente la muy baja densidad de la ocupación de las Lomas en la misma época.

Notes

1 El cuestionario incluía también preguntas sobre los paisajes antiguos y las viejas construcciones de las Lomas. Los resultados fueron bastante pobres en el caso de esta parte de la encuesta. Recordemos que los habitantes de los dos pueblos son en su mayoría inmigrantes llegados de Guanajuato entre 1900 y 1940, aproximadamente.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 55k
Légende Densidad 1 = de 2 a 25 tepalcates (en un área circular de 6 m de diámetro).Densidad 2 = de 25 a 60 tepalcates (en la misma superficie).Densidad 3 = 60 tepalcates y más.(Esta codificación fue determinada al inicio de la prospección mediante un recuento sistemático de los tepalcates en 18 loci).n = 103 loci; no están incluidos los loci fuera de las Lomas ni los de los dos pueblos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 93k
Légende Figura 11 - Mapa arqueológico de las Lomas, ciénega de Zacapu.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 687k
Légende Figura 12 - Locus 268, Cantabria, en las Lomas, asociaciones funerarias en una sepultura primaria hallada durante las obras de drenaje en 1984, fase Milpillas (1200-1520 d.C). (En posesión de un vecino de Cantabria.)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 895k
Légende Figura 13 - Mapa arqueológico de las Lomas con los loci y sitios sondeados y excavados entre 1983 y 1986.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 502k
Légende Figura 14 - Estratificación de las Lomas: los 15 sondeos excavados en 15 loci de las Lomas sin vestigios antrópicos in situ.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 885k
Légende Figura 15 - Sondeo S3, Loma Alta, Mich.66.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 790k
Légende Figura 16 - Los sondeos S20 y S21 en Guadalupe, Mich.215 (véase el sondeo S22 en la Fig. 14).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 614k
Légende Figura 17 -Los sondeos S12, S27 y S28 en El Moral, Mich.243.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 516k
Légende Figura 18 - El sondeo S1 en Jarácuaro, Mich.122.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 591k
Légende Cuadro 1 - Fechamiento por la cerámica de los sitios y loci de las Lomas de Zacapu (datos de D. Michelet).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 367k
Titre Figuras 19-23 - Repartición cronológica de los sitios fechados según las distintas fases.
Légende Figura 19 - Sitios y loci fechados de la fase Loma Alta (100 a.C. - 550 d.C): ● Ocupación de la fase Loma Alta final: o.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 240k
Légende Figura 20 - Sitios y loci fechados de la interfase Jarácuaro (550-600d.C.): ●.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 273k
Légende Figura 21 - Sitios y loci fechados de la fase Lupe (600-850 d.C.) ●. Ocupación de la fase Lupe inicial: ○.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 287k
Légende Figura 22 - Sitios y loa fechados de la fase La Joya (850-900 d.C): ● y Palacio (900-1200 d.C): ○. Loci ocupados durante las dos fases: □.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 271k
Légende Figura 23 - Sitios y loci fechados de la fase Milpillas (1200-1520 d.C): ●.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2634/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 284k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr