Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Arqueología de las Lomas en la cuenca lacustre de Zacapu, Michoacán, México

 | 
Charlotte Arnauld
, 
Patricia Carot
, 
Marie-France Fauvet-Berthelot

Capitulo I. El medio ambiente actual de la cuenca de Zacapu y de las Lomas

Texte intégral

GENERALIDADES

1Desde el punto de vista fisiográfico, la cuenca de Zacapu pertenece al Eje Neovolcánico Transmexicano (Demant 1978, 1981). El lago de Zacapu, desecado a principios de este siglo, es de origen volcánico y el endorreísmo de la cuenca esta relacionado con la actividad volcánica local. No obstante, desde el punto de vista hidrográfico, la cuenca puede relacionarse con la depresión del río Lerma. Según el Atlas de Michoacán (inegi 1985), la parte sur de la cuenca esta clasificada en la ″Subprovincia Neovolcánica Tarasca″ y la parte norte en la de las ″Sierras y Bajíos Michoacanos″. Esas regiones corresponden en realidad a las dos provincias que los geógrafos distinguen generalmente en el norte de Michoacán: el sistema volcánico transversal y la depresión del río Lerma; esta última forma localmente la vertiente norte del eje transmexicano (Correa y Rodriguez 1974). Bataillon extiende el término de ″Bajío″, limitado en principio a las cuencas y llanuras asociadas al Lerma, a las depresiones que acompanan a ese río del lado sur, entre las cuales puede figurar la cuenca de Zacapu, situada al pie de las alturas de la Sierra Tarasca (Bataillon 1968; y Gougeon 1991).

2En la doble pertenencia de esa cuenca al Bajío del Lerma y a la Sierra Tarasca radica su originalidad. Está menos encerrada, es menos húmeda y tiene menos bosques que las cuencas lacustres de Pátzcuaro y Zirahuén, pero no es tan abierta ni tan seca ni tiene tan pocos bosques como las de Chapala y Cuitzeo (Fig. 3). A pesar de estar situada en los confines de las dos provincias, su economía moderna hace de ella sobre todo una extension méridional del Bajío: después del desecamiento del lago de Zacapu o, más bien, de las ciénegas que aún subsistían, en las partes bajas de suelos orgánicos se estableció una agricultura de riego generalmente muy mecanizada que se asemeja a la de los llanos de Guanajuato, en el Bajío. Por lo demás, de ese estado proviene la población que emigró a la cuenca en el momento de la formación de las grandes explotaciones agrícolas, a partir de 1900. El modo de desecamiento de los pantanos, o ″ciénega de Zacapu″, mediante la excavación de la salida natural situada en Villa Jiménez, al noroeste de la cuenca (Fig. 4), no hizo sino acentuar su pertenencia al sistema hidrográfico del Lerma.

3Antes del desecamiento, los paisajes de la cuenca lacustre estaban más marcados por las características de la sierra, poblada esencialmente por los purhépechas quienes ocupaban y ocupan todavía toda la ribera suroeste, al pie de las montanas. Para los habitantes de los pueblos indios, como Zacapu, Naranja y Tiríndaro, el medio ambiente de la ribera sur no era quizá muy diferente del de Pátzcuaro, y los contactos con esa cuenca eran directos por el camino que pasa por Comanjá (unos 20 km). Sin embargo, esa población india perdió sus recursos lacustres al comenzar el siglo. Y su identidad lingüística y cultural ha ido debilitándose poco a poco en el transcurso de las transformaciones socioeconómicas muy marcadas que han afectado a toda la cuenca, y más particularmente al pueblo de Zacapu, que se convirtió en una pequeña ciudad con actividades agrícolas e industriales d inámicas (Mummert 1986). En la région del proyecto, solo Naranja, Tiríndaro y la antigua península de Tarejero conservan ″comunidades indias″ en las que todavía se habla la lengua purhépecha o tarasca (Gougeon 1991).

  • 1 Agradecemos a El Colegio de Michoacán el habernos pro-porcionado una copia de esta publicación, ago (...)

4A diferencia de la cuenca de Pátzcuaro, antiguo centro del ″Imperio Tarasco″, cuyas características físicas y culturales constituyen todavia un vigoroso testimonio del pasado prehispánico y colonial, la de Zacapu sufrió modificaciones radicales a partir del inicio del siglo. Después del desecamiento, del establecimiento de las grandes explotaciones agricolas, de la inmigración desde Guanajuato, del periodo revolucionario y de la mecanización de la agricultura (Friedrich 1981; Noriega y Noriega 1923;1 Rionda 1986; Simpson 1937), se instaló sobre la ribera suroeste, cerca de Zacapu, una fábrica de producción de fibras sintéticas (Celanese S.A.) y de manera generai la economía de la cuenca se integró muy rápidamente a la del Bajío y a la de toda la nación (Mummert 1986). Los productos de especulación (la lenteja sobre todo) sólo se desarrollaron realmente en la parte oriental de la cuenca, donde hay una serie de instalaciones hidráulicas para el riego (y también para la producción de electricidad, en Copándaro). La parte occidental, única incluida en la región del Proyecto Michoacán, no ha rebasado el estadio del monocultivo del maíz, a razón de una sola cosecha por año en condiciones de riego bastante mediocres. En total, en la ciénega se cultivan 10 500 ha, de las que 8 500 reciben agua por subirrigación (mantos freáticos) y 2 000 por gravedad (bombeo; Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, sarh 1982, 1983).

Figura 3 - Las cuencas lacustres del noreste de Michoacán, con isohietas.

Figura 4 - La cuenca lacustre de Zacapu. Reproductión de las hojas Zacapu E14A11 y Coeneo E14A12 escala 1:50 000, cetenal-inegi.

5Las transformaciones sufridas por la cuenca de Zacapu son tan grandes que toda investigación empenada en reconstruir el pasado —colonial o prehispánico— se topa con dificultades muy serias. Para empezar, la impresión que pueden causar los ambientes locales y la descripción que puede hacerse de ellos en la actualidad in situ, o mediante documentación no ofrecen sino una imagen extremadamente deformada de lo que eran los paisajes natu raies y humanos antiguos (por ejemplo: muchas publicaciones geográficas relativas a Michoacán ni siquiera mencionan la característica lacustre de la cuenca, pues el lago ha desaparecido). No obstante, los sedimentos orgánicos lacustres y los depósitos riberenos contienen los indicios de lo que fueron esos paisajes. La fuerte expansión reciente de los establecimientos humanos sobre las antiguas riberas e islas no ha destruido por completo los vestigios de la ocupación prehispánica. La población purhépecha arraigada en el lugar desde hace siglos conserva aún los restos de un recuerdo: el de los paisajes y modos de vida lacustres y palustres en la antigua ciénega de Zacapu. El presente y el futuro de la cuenca se encuentran del lado del Bajío, en el norte, pero el pasado debe buscarse en el sur, del lado de la Sierra Tarasca.

Foto 1 - Vista general de las Lomas. En segundo piano, la península de Tarejero.

6La exposición que sigue trata esencialmente de la parte occidental de la cuenca, limitada al este por una línea que une Bellas Fuentes con Copándaro (Fig. 4; para una presentación más detallada de la geomorfología, el vulcanismo y la flora de la cuenca, véanse Tricart 1992, Demant 1992 y Labat 1992, asi como Gougeon 1991).

LA TOPOGRAFIA

7La zona occidental de la cuenca de Zacapu está enmarcada al sur por la Sierra Tarasca y al oeste y al noroeste, por la sierra de Caurio, contrafuerte que se desprende de la Sierra Tarasca (Blásquez y Lozano 1946). Esta última alcanza 3 365 m de altura en el cerro Tecolote, situado cerca de Zacapu, al suroeste; y 3 100 m en el cerro Tule, al oeste de Zacapu (véase la Fig. 4 en Demant 1992). Entre el Tule y la antigua ribera oeste se extiende una serie de derrames de lava ruiniformes salpicados de pequeños conos volcánicos. Localmente esta zona es llamada el malpats, el cual domina la cuenca desde una altura de 100 a 200 m (Fig. 4). Al norte del malpaís, los relieves de la sierra de Caurio descienden y se abren en multiples depresiones pequeñas, entre ellas, por ejemplo, la de Zipimeo. El último cono volcánico de esa zona, cerca de la antigua ribera, es la Hoya la Alberca, cuyo cráter contiene un pequeño lago circular. Al noroeste, el cerro Brinco del Diablo domina la salida de Villa Jiménez desde una altura de 2 540 m por sobre el valle del río Angulo, que se abre al norte de la salida para reunirse con la depresión del Lerma.

8Las altitudes del suelo en la cuenca occidental se sitúan en torno a la cota de 1 980 m.

9El acceso a la cuenca es fácil por el norte, del lado del valle del río Angulo, y desde el noroeste, por las depresiones de la sierra de Caurio. Es más difícil por el suroeste y por el sur, pues el malpaís y la Sierra Tarasca forman barreras naturales. Las carreteras actuales de Zacapu a Zamora, hacia el oeste, y de Tiríndaro a Erongarícuaro-Pátzcuaro, hacia el sureste, se deslizan entre puertos y vallecillos encaramados en las montanas. La cuenca se encuentra naturalmente vuelta hacia el norte y el noroeste, si bien la interpenetración de los medios lacustre y montañoso es determinante al sur y al suroeste.

10Con excepción de la antigua ribera norte, al pie del Brinco del Diablo, donde el talud es escarpado sobre más de 100 m de altura, las zonas ribereñas descienden en suave pendiente hacia la ciénega, con una anchura que varia de 1 a 4 km. Varias antiguas islas y peninsulas de litorales recortados se agrupan en la zona noroeste de la cuenca, frente a Villa Jiménez y Santa Gertrudis-La Escondida: se trata de eminencias rocosas con suelos muy erosionados que apenas alcanzan entre 40 y 50 m de altura sobre el fondo de la cuenca. Al sur, trente a Zacapu, la antigua península de Tarejero tiene un promontorio que culmina a 2 080 m, rodeado de zonas ribereñas poco extendidas que descienden en suave pendiente (foto 1).

Foto 2 - Vista generai de las Lomas.

11El conjunto llamado las ″Lomas″, con los pueblos de Jauja y Cantabria, es diferente de las antiguas islas y penínsulas. Se trata de una gran plataforma ribereña antiguamente emergida y que desciende en suave pendiente a lo largo de 5 km, desde la cota de 2 020 m hacia el centro de la cuenca lacustre, en la que penetra profundamente. Su forma es aproximadamente circular y tiene una superficie del orden de los 20 km2. La plataforma, cuyo relieve es levemente ondulado y que casi carece de afloramientos rocosos, con excepción de los últimos derrames del malpais, se eleva por sobre los fondos de los alrededores apenas 10 m en su punto más alto, esto es, la loma central llamada Loma Alta, cuya altura es de 1 989 m sobre el nivel del mar (snm); en todos los demás lugares, la altura es menor. Las ondulaciones del terreno van de ligeras a desniveles apenas perceptibles a simple vista (foto 2), de tal suerte que, en el mapa topográfico cetenal-inegi a escala 1/50 000 (Fig. 4) no hay nada representado entre el malpais y Cantabria. En las fotografías aéreas, por el contrario, el conjunto circular de las Lomas corresponde a una zona de manchas claras y puede identificarse en los mapas geológico (en amarillo: ″aluviones″) y edafológico (en naranja: ″feozem″). Para comprender la topografía de las Lomas, recurrimos a un mapa hecho en 1897 por los autores del proyecto de desecamiento (Fig. 5; publicado por Noriega y Noriega 1923), a un mapa hecho por la Comisión Local Agraria de Morelia en los anos 1920 (Fig. 6) y a un tercer mapa levantado por la sarh en 1964 (Figs. 7, 8). Con la ayuda de esos mapas, se ve claramente que en realidad las Lomas están constituidas:

  • Al oeste, por un saliente triangular de la ribera, que forma lo que podriamos llamar la ″península de Jauja″ (antiguas tierras de la hacienda Jauja).

  • Al norte, por tres lomas llamadas Chilar y Venado.

  • Al centra, por siete u ocho grandes lomas longitudinales con orientación nortesur, de las que la de Tres Palos se llama ahora Loma Alta y las de Moral y Tepetates están ocupadas por el pueblo de Cantabria (que todavía no existía en 1897).

    • 2 Fuerte famoso por los episodios históricos de las guerras de Independencia y contra los franceses, (...)

    Al sur, únicamente por la pequeña loma del antiguo fuerte de Jaujilla,2 justo al sur de la vieja hacienda de Jauja y del actual pueblo de Jauja-Lázaro Cárdenas (fundado en 1930); en realidad, hay muchas lomas al sur, en torno al sitio de Guadalupe, pero son tan pequenas que no fueron cartografiadas ni en 1897 ni en 1964.

Figura 5 - Plano de la ciénega de Zacapu. Proyecto de desecación y deslin-de hecho por orden de don Eduardo Noriega. 1897. El autor es el ingeniero Ruiz de Velasco.

Figura 5 - Plano de la ciénega de Zacapu. Proyecto de desecación y deslin-de hecho por orden de don Eduardo Noriega. 1897. El autor es el ingeniero Ruiz de Velasco.

Reproducción hecha en el cemca por F. Bagot (1991) en base al original a escala 1:20 000 (fuente: Secretaría de Agricultura y de Recursos Hidráulicos, sarh). Induye los sitios arqueológicos reconocidos en 1983-1984 en las orillas de la tiénega y excluye los sitios de las Lomas (Proyecto Michoacán).
Este mapa figuraba en el Apéndice xii de la publication de los hermanos Noriega 1923; (también publicado en Reyes y Gougeon 1991: 29). Presenta los datos topográficos más antiguos de que se dispone para la ciénega y las Lomas (antes del drenaje). Concuerda relativamente bien con el mapa topográfico (misma escala) realizado por la sarh en 1964 (véase Fig. 7). El autor del mapa de 1897, Ruiz de Velasco, ha indicado todos los puntos de estación efectuados y todas las medidas para cada punto. Sin embargo, no da altitud absoluta.
topografia
Image 100000000000007C000000593BCA5401.jpg Curvas de nivel de las vertientes (no concuerdan con las del mapa cetenal-inegi de 1:50 000).
Image 10000000000000850000005D7DC5D4E8.jpg Curva de nivel 2 000 m tomada del mapa cetenal-inegi al 1:50 000, hoja Zacapu E14A11 (1981).
Image 100000000000005B000000DA71FBE668.jpg Curva de nivel que une las estaciones operadas por Ruiz de Velasco, configurando el contorno de la ciénega que había que desecar y deslindar en 1897: más o me-nos coincide con la ribera en 1897. Este mismo contorno delimita la península de Jauja y las Lomas adjuntas, así como las islas al norte. En el mapa posterior realizado por la Comisión Agraria de Morelia (véase Fig. 6), probablemente copiado de este, este mismo contorno está identificado en la leyenda como el ″perfmetro de la ciénega″.
hidrografia
Image 100000000000009A0000002B230209D5.jpg Canales proyectados en 1897.
Image 10000000000000C10000003E06744DA5.jpg Múltiples cauces del río Angulo (Río Nuevo) y otros riachuelos que atravesaban la ciénega (canalizados des-de entonces).
Image 1000000000000054000000522FC53EDE.jpg Manantiales reportados como ″ojo de agua″ por Ruiz de Velasco y de acuerdo con otros documentos (el le-vantamiento no es exhaustivo). Los más importantes son los de Zacapu, Tiríndaro, Naranja, Tarejero y Bellas Fuentes.
ocupacion moderna
Image 100000000000006B000000A284BBF86C.jpg Caminos. Se observa la ausentia de camino entre la Hacienda Jauja y Tarejero pasando por las Lomas. En 1792 existía uno pero no era transitable durante la época de lluvias (Reyes 1991: 22).
Image 10000000000000860000005B0F1E54AE.jpg Vado en el río Angulo, por donde había de correr el drenaje (y por donde corre actualmente); el pueblo de Villa Jiménez no existía entonces.
arqueologia
Image 10000000000000340000003293D6460D.jpg Sitios arqueológicos localizados durante los reconoa-mientos de 1983 y 1984 con informantes (Proyecto Michoacán, cemca), en las riberas, islas y loma de Jará-cuaro (véase descriptión en el Cap. IV). Los resultados de la prospectión sistemática realizada en las Lomas aparecen en la figura 11, capítulo IV.

12Hoy en dáa, el canal principal rodea ese con-junto por el sur y el este, pero antes, el ráo Angulo se saláa de madre más o menos libremente en torno a las Lomas. Las fotografáas aéreas, e incluso el mapa de 1897, muestran con claridad que su lecho ha cambiado en varias ocasiones, lo que ex-plicaría varios aspectos de la configuración de las Lomas (véase también Tricart 1992): su fragmen-tación en pequeñas unidades al sur, su alineamien-to norte-sur al centro y su relativa separación de la peninsula de Jauja, por cuyo borde corre el canal más antiguo de las Lomas (llamado ″canal viejo″ en la Fig. 8), que servía como derivación del río Angulo mientras se hacía la construcción del canal principal y durante las limpiezas posteriores de éste, y que sigue probablemente uno de sus antiguos cauces principales. En el viejo camino (la carretera actual) que atraviesa entre las Lomas de este a oeste, había un puente sobre ese canal viejo, entre la península de Jauja y la gran Loma Alta, pero en la actualidad, la separación entre la península y las lomas centrales no es perceptible sobre el terreno. Lo que sigue siendo muy visible son los grandes ″bajos″ que separan las lomas del norte de las centrales (y que forman manchas ne-gras en las fotografías aéreas), así como la ciénega circundante, de suelo muy negro. Eso que vimos, recorrimos, exploramos y llamamos ″las Lomas″ (véase la Fig. 11, Cap. IV) es el conjunto que se extiende de la vía del tren ″límite occidental ar-bitrario″ hasta las últimas casas de Cantabria, al borde de la ciénega. En el interior de esa zona, el relieve observado y registrado en 1897 se está borrando rápidamente, como lo atestigua el mapa de 1964 (Fig. 7).

13La parte fundamental de nuestra investigación se centró en las Lomas de Jauja-Cantabria, pero no se trata de las únicas lomas de la cuenca occidental de Zacapu. Al sur del río Angulo, esta la loma de Jarácuaro y, entre Tarejero y la antigua hacienda Cortijo, hay aparentemente unas lomas que se extienden al pie de un malpaís (Fig. 5) como las de Jauja-Cantabria; sin embargo, no son identificables en los mapas geológico y edafológico.

14Existe cierta similitud topográfica entre la cuenca de Zacapu y la de Pátzcuaro cuando uno las observa desde las alturas de sus vertientes sur: la antigua península de Tarejero, bastante elevada, rocosa y abrupta, ofrece el mismo aspecto generai que la isla de Janitzio, al este; al oeste, la península de las Lomas, muy baja y extendida, pudo haber constituido un paisaje muy semejante al que ofrece la isla de Jarácuaro, con sus grandes extensiones bajas de suelos blancuzcos (foto 3); Jarácuaro, no obstante, tiene una topografía un poco más mar-cada que la de las Lomas y es menos vasta. Debido a su muy reducida diferencia de nivel con el cuer-po de agua y con la extension de los altos fondos que los rodean, esos dos sectores eran (Jarácuaro lo es todavía) particularmente sensibles a las fluc-tuaciones del nivel lacustre: sus territorios podían agrandarse o reducirse considerablemente, siguiendo el descenso o el ascenso de las aguas; el fenómeno de la extension de Jarácuaro y la emersión de Pastorio en los anos 1940 fue observado por Carrasco (Carrasco 1986: 65; Carrasco citado en Hutchinson et al. 1956: 1493).

Figura 6 - Mapa de la ciénega occidental de Zacapu hecho en base al Plano General de Cantabria con proyecto de dotación, Comisión Local Agraria de Morelia (en él no se ha reproducido el trazado de las dotaciones).

Figura 6 - Mapa de la ciénega occidental de Zacapu hecho en base al Plano General de Cantabria con proyecto de dotación, Comisión Local Agraria de Morelia (en él no se ha reproducido el trazado de las dotaciones).

Este mapa, Apéndice XI de la publicación de los hermanos Noriega (1923; véase también Reyes y Gougeon 1991: 37) es poste-rior al drenaje y a la constructión de la hacienda Cantabria y de la via del ferrocarril. Data de los años 20, años de la Revolution. Se inspira seguramente en el mapa de 1897 (Fig. 5), en particular en el trazo del perímetro de la ciénega; corresponde al trazo de la ribera de 1897. Se observa que la via del tren apenas penetra en la ciénega, entre Naranjo y Zacapu. Sin embargo, la representación de las Lomas difiere de la de 1897: aparecen más numerosas y más grandes.

LA GEOLOGIA Y LA SEDIMENTOLOGIA

15Las características geológicas de la cuenca las determina su pertenencia al eje neovolcánico (De-mant 1978, 1981, 1992). Estratigráficamente, se suceden lavas neógenas —de las que ya solo se observan algunas puntas, como la ″Loma″ de Marijo—, cenizas volcánicas, suelos aluviales y las turbas y depósitos lacustres de la ciénega propia-mente dicha (véase también Tricart 1992). En esta última y sobre las riberas, Metcalfe y Harrison des-criben diatomitas lacustres intercaladas entre estratos de arena, turbas orgánicas y depósitos coluviales y aluviales arcillosos (Metcalfe y Harrison 1984; Tricart 1992; Tricart y Ríos Paredes 1985). Los autores insisten en la importancia de las cineritas lacustres, cuyo contenido en diatomeas parece ser variable.

16En las Lomas son observables, casi desde la superficie y hasta 2 m de profundidad máxima, a veces únicamente en unos cuantos centímetros, formaciones arcillosas de color gris a café claro, en ocasiones café oscuro, no diferentes del horizon te pedológico A. Esencialmente, son resultado de la alteración in situ de las diatomitas-cineritas lacustres subyacentes, en particular en condiciones de inmersión; sin embargo, no debe excluirse la existencia de aportes coluviales adicionales prove-nientes de las riberas del oeste. En proporciones variables, están compuestas de cineritas, diatomitas, montmorillonita y/o caolinita y, en fin, de materia orgánica de origen pedogenético que les da el colorido gris-café. Bajo su capa, los delgados es-tratos y lentejuelas de cenizas volcánicas grises o negras se intercalan con capas blancas y amarillas de diatomitas-cineritas lacustres, en una estratifi-cación muy compleja, ″revuelta″ y quebrada por multiples microfallas. En ciertos puntos al menos, parece que un hiato, correspondiente a un episodio de erosión que hubiese cortado las capas in-feriores, separa estas últimas de las formaciones arcillosas superficiales. En esas formaciones superiores están comprendidos todos los depósitos y vestigios antrópicos.

Foto 3 - Vista del lago de Pátzcuaro con la isla de Jarácuaro hacia el norte.

17En el decenio de 1950, algunas tierras arcillosas blancas de las Lomas, probablemente caolinitas, fueron objeto de explotación, y eran exportadas por tren a Estados Unidos para la industria cerámica (informes locales). La extracción se limitó a una zona estrecha y poco profunda a lo largo de la carretera Jauja-Cantabria, pero sin duda se habría extendido si los ejidatarios de Zacapu no se hubiesen opuesto a ello.

18Las turbas fósiles y los sedimentos de contenido orgánico relativamente alto parecen raros en la estratificación de las Lomas tal como la conocemos, salvo en los bajos internos, fácilmente reconocibles en las fotografías aéreas por la coloración negra de su suelo, donde pueden tener un gran espesor. Sin embargo, la materia orgánica fósil (paleo-humus), dispersa en boisas, no es rara en ciertos estratos, en particular en estratos diatomíticos, a los que da un tinte café más o menos oscuro (Trichet 1984). En cuanto a los depósitos orgánicos ne-gros de los fondos del antiguo lago que rodeaba las Lomas, tienen varios métros de espesor, según los sondeos efectuados por la sarh (hasta 7 m, 1983: 4); este hecho sugiere que, hasta el deseca-miento, en realidad predominaron durante un largo periodo las condiciones palustres más bien que las lacustres.

Figura 7 - Las Lomas de la ciénega de Zacapu, mapa topográfico (1897 y 1964).

Figura 7 - Las Lomas de la ciénega de Zacapu, mapa topográfico (1897 y 1964).

Este mapa retoma el de 1897 (Fig. 5) publicado por los herma-nos Noriega (1923) y otro realizado por la sarh en 1964 (1316-C11 y C13).
Del segundo, con curvas de nivel a 1 m de intervalo, solamen-te hemos utilizado las curvas 1 980 m y 1 977 m (o 1 978 m), las cuales dan la mâs clara configuradôn de las Lomas y la mâs cercana al disefio del mapa de 1897 (recordemos que el mapa a escala 1:50 000 de cetenal-inegi , hoja Zacapu E14A11, no da nin-guna curva de nivel en la ciénega y las Lomas). La curva de 1 977 m marca bien también la extension de las partes bajas o ″bajos″, los cuales aparecen en las Lomas en el noreste y suroeste.
Image 10000000000000690000004CB409C050.jpg Trazo del mapa de 1897 (véase Fig 5)
Image 1000000000000087000000541D4B859D.jpg Entre 1 977 y 1 980 m según el mapa de la sarh (1964)
Image 100000000000007700000048A2A20D04.jpg Por encima de 1 980 m según el mapa de la sarh
Image 10000000000000770000004A8D1AFC26.jpg Límites de los derrames de lava del malpaís según la foto aérea (21 A R-534 18-3 inegi)

Figura 8 - Las Lomas de la ciénega de Zacapu, mapa topográfico e histórico.

Figura 8 - Las Lomas de la ciénega de Zacapu, mapa topográfico e histórico.

Este mapa resume los principales componentes conoddos de la ocupación humana de las Lomas posteriormente a la Conquista.
topografia
Image 10000000000000A800000070523EBAE3.jpg Las curvas de nivel fueron seleccionadas del mapa de la sarh de 1964 (véase la Fig. 7). La curva 1 980 m esta marcada por un trazo más oscuro.
Image 10000000000000440000004618C6AF20.jpg PI 1 979 m: punto de levantamiento altitudinal relativo (Proyecto Michoacán, D. Michelet) cota do, en 1988, de acuerdo con las altitudes snm de los mapas cetenal-inegi a escala 1:10 000 y 1:50 000 y de acuerdo con las altitudes indicadas por Blásquez (1946).
Ocho puntos han sido así levantados a lo largo de un transecto que une el pie del malpais de Zacapu (2 010 m) con la punta norte del pueblo de Cantabria (1 979-1 981 m) y que pasa por Jauja (1 987 m), El Capulfn de Orumbécuaro (1 987 m) y Loma Alta (1 989 m). Estas cotas no corresponden con las del mapa de la sarh (1964, Fig. 7); estas últimas son de 2 a 6 m más bajas (según el método de évaluatión aplicado).
Image 100000000000007A0000005A8050F156.jpg Afloramientos rocosos más cercanos a las Lomas.
hidrografia
Image 10000000000000B800000086DC1D0356.jpg Principales canales de drenaje construidos a partir de finales del siglo xix. El ″canal viejo″ (llamado también dren Carranza) entre Zacapu y Agua Blanca, servia an-tiguamente de canal de desviación mientras se realizaban los trabajos de limpieza del canal principal.
ocupacion historica
Image 10000000000000720000005444F82CAC.jpg Establecimientos del siglo xx (Zacapu en el siglo xix ténia una extension menor).
Image 100000000000009A0000007C51DB5529.jpg Antiguo camino y carretera principal moderna (sin asfaltar); los puntos sefialados (cruces, puente, capulin...) eran puntos importantes en el siglo xix.
arqueologia
Image 10000000000000480000005255862809.jpg Los tres sitios arqueológicos excavados entre 1983-1986 (Proyecto Michoacán, cemca).

19Es necesario insistir en el hecho de que no existe ningún afloramiento rocoso en la peninsula de las Lomas. Todos los materiales líticos que se encuentran actualmente en las Lomas, en su mayoría en forma de muros divisorios (raros) y en sitios arqueológicos, fueron llevados antiguamente por el hombre, lo más a menudo en canoas. Las fuentes de basalto, andesita y tezontle más próximas son: la antigua peninsula de Tarejero, la punta de Ma-rijo y al sur de esta última los afloramientos que salpican el lindero oeste de las Lomas, a aproximadamente 1 990 m entre la línea de la via del tren y la carretera Zacapu-Jauja (Fig. 8). En Villa Jiménez y Bellas Fuentes es posible obtener losas na-turales de andesita.

20A pesar de que hasta ahora no ha sido demostrado que el hombre haya utilizado ese material lítico en las Lomas, debemos señalar que los sedimentos lacustres locales dan lugar a una génesis de sílex, sílex que nace por diagénesis en los sedimentos diatomíticos-cinerïticos. La facies original del sílex es un gel silicoso muy hidratado que a menudo conserva materia orgánica café y los moldes de raíces de vegetales palustres (Tricart y Ríos Paredes 1985; Trichet 1984).

21La tectónica vinculada al paisaje volcánico régional parece todavía activa: en las Lomas ha sido posible observar largas fallas de varias decenas de metros.

EL CLIMA

22Se considera que, en la cuenca propiamente dicha, el clima es templado húmedo (sarh 1983) o tem-plado subhúmedo con lluvias de verano; Labat in-cluso lo define como bioclima tropical con temporada de secas media que incluye dos variantes: la del sur de la cuenca, que es un poco más fría, y la del norte (11°-14° en el mes más frío, contra 14°-17°; Labat 1985; véase también Labat 1988).

23En la estación de Zacapu, la temperatura média anual es de 16.4°; la minima extrema es de 5° bajo cero en enero y la máxima extrema es de 37° en abril-mayo (sarh 1983). Las precipitaciones pluviales anuales están comprendidas entre los 700 y los 1 000 mm (Labat 1985), con una minima de 433 mm en 1945 y una máxima de 1 300 mm en 1965 (véase la Fig. 3); ese último año, la ciénega quedó totalmente inundada (sarh 1983; Alatorre Padilla 1966). Llueve de mayo a octubre, con una máxima en junio-julio; 50% del total anual cae entre junio y septiembre. La temporada de secas dura siete meses, por lo que la cuenca es un poco menos húmeda que la Sierra Tarasca, al sur, donde la temporada de secas es de seis meses con un total de precipitaciones anuales que alcanza los 1 400 mm (Labat 1988).

24La evaporación total anual es de 1 829.10 mm (sarh 1983).

25Uno de los rasgos más importantes del clima local es la frecuencia de las heladas: 35 dias de heladas por ano en promedio, distribuidos entre octubre y marzo (en 1986, heló entre el 20 y el 23 de marzo). Los cultivos actuales de la ciénega y de las Lomas están particularmente expuestos a las heladas.

26Los vientos dominantes soplan del suroeste, salvo en enero y febrero, meses durante los cuales cambian y soplan del noreste.

LA HIDROGRAFIA

27La cuenca de Zacapu pertenece al sistema de drenaje del río Lerma. Sobre sus vertientes, la extension de los basaltos, en los que el agua se infiltra fácilmente, limita el drenaje superficial perenne. Uno de los raros cursos de agua, que es también uno de los principales afluentes del Lerma en la parte del rio que se encuentra en el estado de Michoacán, es el rio Angulo, cuya fuente se encuentra en el propio Zacapu. Atraviesa la actual laguna de Zacapu y después la zona occidental de la ciénega en la que, como hemos visto, está canalizado hasta la salida artificial de Villa Jiménez (Fig. 5). Después de atravesar ese pueblo, tras un paso de cascadas, el rio Angulo fluye apaciblemente a lo largo de un valle con orientación sur-norte de 44 km de longitud que desemboca en la depresión del Lerma.

28Antes de que se abriera la salida natural me-diante la excavación de un pequeno canal (el ″Tajo″ de Villa Jiménez, lugar antiguamente llamado Vado de Aguilar), el río Angulo era alimentado por manantiales situados en la depresión de Zipimeo, mientras que el manantial de Zacapu alimentaba la ciénega. Eso es al menos lo que debe admitirse si la cuenca era efectivamente endorreica.

29El manantial de Zacapu tiene un caudal de 2 000 1/s (Blásquez y Lozano 1946: 32) y actualmente alimenta la laguna de Zacapu. También hay otros manantiales menos abundantes en la base oriental de las lavas basálticas del malpaís (a tra-vés de las cuales las aguas se infiltran y circulan fácilmente) así como en las antiguas riberas e islas (Fig. 5). En Tarejero, Bellas Fuentes y Cortijo Nuevo hay aguas termales. La ciénega también se bneficia de la aportación de arroyos temporales que drenan las vertientes en la temporada de lluvias.

30Cuando se considera la abundante alimentación de la ciénega y la baja evaporación que afectaba a los pantanos cubiertos de vegetación acuática (véase más adelante), es difícil admitir la hipótesis de un endorreísmo total antes de la apertura del tajo. Las huellas dejadas por los meandros de los antiguos cursos del río Angulo son claras, lo que indica que la ciénega solo contaba con una delgada capa de agua en la que el río fluía lentamente, for-mando depósitos de aluvión en sus riberas (partes claras de los meandros actualmente muy visibles).

Foto 4a - Vista de la laguna de Zacapu, hacia el oeste; a la izquierda, la ribera de Zacapu; al fondo, el volcán del Tule.

31Es probable que, al menos en periodos de crecidas, quizá anualmente, ese curso de agua, engrosado por afluentes como el río de La Patera, tomara la salida de Villa Jiménez, la única de la cuenca. Eso es lo que parecen confirmar dos textos coloniales que indican, sin otra precision, que el rio Angulo (así lo nombran) tenía su origen en la ciénega de Zacapu e iba a desembocar en el río Lerma (A. de La Rea [1639] 1882, citado en López Austin 1981: 103; Escobar [1729] 1970: 38 y 41). Los hermanos Noriega (1923) precisan que el Vado de Aguilar (actual Villa Jiménez) era efectivamente un vado donde un tal Aguilar había instalado un mesón para los arrieros.

Foto 4b - Vista de la ciénega de Queréndaro, Michoacán.

LA LIMNOLOGIA: DATOS GENERALES

32La cuestión de las altitudes relativas y absolutas (snm) se aborda en forma de comentario de las figuras 7 y 8. El fondo de la cuenca se situa actualmente a 1 975 m snm (según el mapa 1316-C-ll/C-13 de la sarh, 1964, si bien las cotas de altitud snm de ese mapa son inferiores de 2 a 6 m a las del mapa cetenal E14-A11, 1981). La subsidencia de alrededor de 2 m desde 1900 parece indicar que el fondo estaba a 1 977 m antes del desecamiento. Conforme al estudio de las diversas cartografias disponibles, el deslinde o antigua ribera de la ciénega en 1897 (Fig. 5), podría corres-ponder a las cotas de 1 978-1 980 m del mapa sarh 1964 (Fig. 7). Por ende, la profundidad máxima del agua de la ciénega debió de haber sido de 3 a 5 m (1 978-1 975 y 1 980-1 975, respectivamente). Así, la ciénega esta a una menor altura que el lago de Pátzcuaro (2 035 m) y que los lagos de la cuenca de Mexico (2 239 m, en el caso del de Texcoco), pero a mayor altura que el de Cuitzeo (1 830 m).

33En el siglo xix, ese ″lago″ de agua dulce, de profundidad ciertamente muy inferior a los 5 m en su mayor parte, ya solo era un gran terreno pantanoso cubierto de una espesa vegetación flotante, en la que se mantenïan abiertos algunos canales de circulación (véase el Cap. siguiente), quizá comparable a la ciénega actual de Queréndaro (foto 4b). Taies son, en principio, las condiciones idéales para la construcción de chinampas, siempre que el nivel de las aguas sea relativamente estable.

  • 3 Dos informantes de Villa Jiménez, testigos de los trabajos hacia 1900, precisan ambos que el tajo h (...)

34Esta última cuestión es dificil de apreciar en las condiciones actuales: por una parte, ya lo hemos visto, la alimentación de la ciénega mediante los manantiales y los arroyos temporales es abundante; por orra parte, la cuenca no parece haber sido realmente endorreica (Noriega y Noriega 1923: 46-47). Pero la salida natural de Villa Jiménez ha sido tan modificada por el hombre a partir de 1900 que dificilmente podemos determinar su altitud exacta respecta al fondo de la ciénega antes de la aper-tura del tajo. Además, que sepamos, ningún documenta describe la salida o su funcionamientoantes de 19003. Lo más probable es que las carac-terïsticas de ese drenaje natural no le permitfan estabilizar efectivamente el nivel de los pantanos, que variaba, por lo tanto, en función de la abun-dancia de las lluvias. Algunos informantes ancianos recuerdan que durante la temporada de secas era posible pasar a pie de la península de Tarejero a las Lomas, mientras que durante la temporada de lluvias ese mismo trayecto se efectuaba en ca-noa (véase también Reyes 1991: 22). Incluso en las actuales condiciones de drenaje, la salida modificada de Villa Jiménez se obstruyó nuevamente con ocasión de las lluvias muy abundantes de 1965 (Alatorre Padilla 1966).

  • 4 Damos las gracias a C. Niederberger y a S. Metcalfe por las valiosas interpretaciones que han compa (...)

35El pequeño lago de agua dulce llamado ″Laguna de Zacapu″ esta situado al norte de la ciudad y justo al pie del malpaís, en su borde sureste (Figs. 5,7,8, foto 4a): lo rodean algunas marismas con una vegetación compuesta de tules, pero es fundamentalmente una charca abierta, con una superficie de aproximadamente 15 ha y una profundidad máxima de 14 m. Por lo tanto, esa laguna difiere marcadamente de los antiguos pantanos de la ciénega, en los que no estaba incluida (durante el Holoceno reciente); en realidad, la laguna forma una pequeña subcuenca interior, situada entre 2 y 4 m sobre la ciénega.4 Muchos manantiales que brotan al pie del malpais alimentan el lago, el cual dispone de una salida natural del lado oeste, que no es más que el curso no canalizado del rïo Angulo, cuya corriente es relativamente rápida entre la laguna y la ciénega.

36Gracias a que la laguna esta situada río arriba de la fábrica de la Celanese, los desechos, en principio, no la contaminan. La composición química del agua es la misma que la de los manantiales del malpaïs: una de sus principales características es el alto contenido de sílice en los fondos y la abundante población de diatomeas (Nitzscia palea, diatomea asociada a altos grados de contamina-ción por fosfatos; tprg 1984; Metcalfe 1985). Según los habitantes que viven en la ribera sur, la laguna no solo esta sujeta a fluctuaciones anuales de nivel sino también a fluctuaciones de mayor amplitud: parece que las aguas tienen tendencia a bajar des-de hace aproximadamente dos generaciones. Sin duda alguna, la laguna está en plena fase de eutrofización desde al menos el siglo xix y, sobre todo, a partir de la extension de los barrios periféricos de Zacapu al sur y al oeste de las riberas.

37Con todo, el análisis de los sedimentos de la laguna anteriores a esa última fase indica que las condiciones lacustres son relativamente estables: ha habido pocos aportes alóctonos y una fuerte producción de especies de diatomeas (exceptuando Nitzscia palea) características de una charca abierta, relativamente profunda, que no ha sufrido fluctuaciones marcadas durante los últimos cuatro milenios, con excepción de un episodio de estiaje hacia 1 000 a.P. (Metcalfe, comunicación personal 1991). Esos conjuntos de diatomeas son específicos de la laguna y no existen en los sedimentos de la ciénega, lo que confirma que las condiciones limnológicas eran muy diferentes en el pequeño lago y en los pantanos.

38Es probable, aunque no ha sido demostrado, que la salida natural de la subcuenca estabilizara el nivel del agua de la laguna de manera más efectiva que la salida de Villa Jiménez el de la ciénega en su conjunto. En esas condiciones, y considerando la proximidad inmediata de los grandes esta-blecimientos postclásicos del malpaís, los sistemas de cultivos intensivos del tipo chinampa pudieron haber existido en torno a la laguna, antes bien que en la ciénega, dado que el hombre no invertía en taies sistemas si éstos eran amenazados por fluc-tuaciones importantes (Niederberger 1987: 82). En efecto, se cultivan actualmente chinampas bien caracterizadas en las riberas sur, oeste y norte de la laguna. Esas chinampas son tradicionales; al menos, no fueron hechas recientemente a iniciativa del Estado. Se considera realizar un estudio detallado de ellas (Niederberger, en preparación).

39La cuestión de las fluctuaciones mayores y me-nores del nivel del agua es de una gran importancia para el conjunto de la antigua ciénega y de la subcuenca de la laguna desde la perspectiva de la dinámica de los paisajes y de los modos de ex-plotación prehispánicos. Como ya lo hemos indicado, en esta primera etapa de la investigación nuestros intentos de enfoque del problema son to-davía muy limitados y, lógicamente, solo se rela-cionan con los periodos del Holoceno reciente, en cuyo caso Metcalfe sugiere la existencia de condiciones fundamentalmente palustres con fluctuaciones menores frecuentes en la ciénega y condiciones más lacustres bastante estables en la subcuenca de la laguna (Metcalfe 1985; Tricart 1992).

40En cuanto a las fluctuaciones más antiguas y de mayor amplitud, en el caso de las Lomas en particular, es posible que la formación de ese conjunto deba vincularse a un ciclo antiguo (Pleistoceno) de transgresiones-regresiones lacustres, de amplitudes evidentemente muy superiores a las fluctuaciones que han podido documentarse respecto a las épocas históricas (Tricart 1992). Parece que las Lomas están formadas básicamente de cineritas lacustres y de diatomitas acumuladas con ocasión de una de esas transgresiones lacustres antiguas. Qui-zá las ondulaciones irregulares fueron disecadas li-geramente debido a la regresión posterior (Tricart y Ríos Paredes 1985); las corrientes, provocadas por las fuentes ribereñas de gran caudal, en particular el río Angulo, modelaron seguramente los contornos, no solo de la península sino también de las multiples lomitas dispersas en los alrede-dores, mientras que la deflación eólica debió de ser la responsable de la formación de los bajos in-ternos (Tricart 1992). Lo que podemos afirmar es que, sin duda alguna, la mayoría de las Lomas sobresalia del nivel del agua durante todo el periodo de ocupación humana conocido, y aun anteriormente.

41La ciénega de Zacapu ha constituido un polo de atracción para el hombre, de lo que da pruebas la densidad de los establecimientos riberenos antes y después del desecamiento. Tan solo en la cuenca occidental se cuenta una veintena de comunidades agrupadas en las ″riberas″. Los ancia-nos recuerdan con bastante precision el tráfico lacustre en canoas que en el siglo xix unía algunas de esas comunidades, en particular la península de Tarejero, las Lomas y Zacapu. El principal em-barcadero de la cuenca parece haber estado situado en la actual laguna de Zacapu, al pie de la plaza principal de la ciudad. Esas mismas personas dan testimonio también de la importancia de la agricultura de ribera y de la explotación de los multiples recursos lacustres (véase el siguiente ca-pítulo).

LOS SUELOS

42De manera generai, los suelos del fondo de la cuenca se formaron en medio lacustre a partir de materiales orgánicos, así como de materiales minerales derivados de cenizas, brechas y basaltos volcánicos, en condiciones de una gran humedad. Según el mapa edafológico de Zacapu, en escala 1/50 000 de cetenal-inegi, los suelos negros de la ciénega se clasifican como ″histosoles″ y los suelos café de las Lomas como ″feozems″ lúvicos y há-plicos (clasificación de la fao). En la península de las Lomas, los vertisoles crómicos y pélicos solo se encuentran en placas distribuidas al oeste, a lo largo de la via del tren, mientras que los otros sectores de las Lomas, más al sur y al suroeste, solo incluyen feozems (mapa cetenal-inegi; en la clasificación de Duchaufour, los histosoles son suelos hidromórficos orgánicos y los feozems son suelos isohúmicos tropicales: Labat 1988, 1992).

43Los informes de la sarh (sarh 1982, 1983) definen en cada una de esas clases varias series: los suelos hidromórficos de la ciénega reciben la denominación de Zacapu; los suelos isohúmicos de las Lomas las denominaciones de Celanese y Cantabria; y los suelos transicionales de los bajos, en el interior de las Lomas, la de Hondonada.

44La serie Zacapu está condicionada por pendientes inferiores a 2%, un drenaje superficial muy lento y la presencia del manto freático (actualmente) a menos de 0.60 m bajo la superficie en temporada de lluvias y a 1.50-2 m en la temporada de secas. Corresponde a suelos jóvenes, de origen lacustro-aluvial, cuyas propiedades son: una textura de franca a franco-arcillosa; un contenido orgánico alto (de 25 a 50%); y un pH de 7.2 a 7.5. Se trata de suelos ricos en calcio, magnesio y potasio, po-bres en fósforo. Evidentemente, la série Zacapu es muy fértil, pero el drenaje plantea serios proble-mas, ya que un mal control del manto freático pue-de, a la larga, danar los suelos. Es interesante hacer notar que el desecamiehto de la ciénega pro-vocó un fenómeno de subsidencia, equivalente en la actualidad a 3 cm de asentamiento anual de los suelos (Alatorre Padilla 1966), lo cual es una de las razones por las que la infraestructura de los sistemas de riego de la ciénega no logra un fun-cionamiento óptimo. A mediano plazo, es posible que la agricultura actual de la ciénega se vea ame-nazada por un empobrecimiento de los suelos; se-gún A. Flores (comunicación verbal), los suelos de la série Zacapu son en realidad del tipo solonchak húmico en formación, es decir, suelos que están pasando por un proceso de salinificación.

45Los problemas son diferentes en las Lomas y seguramente las condiciones edáficas son las que in-dican, de la mejor manera, hasta que punto las Lomas constituïan un medio diferente del medio ambiente palustre que las circunscribía y penetra-ba. El relieve, como ya hemos visto, es muy poco marcado, pero lo suficiente para favorecer la erosion de los suelos debido al escurrimiento. En realidad, la información que nos proporcionaron los agricultores de las Lomas sugiere que está ocu-rriendo un proceso bastante acentuado de descen-so de las Lomas y de relleno de los bajos, fuertemente acelerado por las labores con tractor de arado de disco y por la falta de cercados de setos vivos. El drenaje es mucho más efectivo que en la ciénega y el manto freático es más profundo; por lo tanto, dado que las Lomas no pueden re-garse por subirrigación ni tienen riego de superficie, sus tierras se clasifican como de temporal. Es evidente que antes del desecamiento de la ciénega el relieve de las Lomas, por una parte, era más acentuado y el medio ambiente palustre, por la otra, mantenía la humedad de los suelos de una manera más constante. Suponemos que las condiciones de drenaje y humedad eran extremadamen-te variables de una loma a su bajo adyacente, mientras que en la actualidad tienden claramente a homogeneizarse.

46La pedogénesis de las Lomas está vinculada a los procesos de alteración de las cineritas lacustres y diatomitas. Las propiedades de las tres series de las Lomas (vertisoles y cambisoles, principalmen-te; A. Flores comunicación verbal) son: una textura fina arcillosa; un contenido bastante bajo de ma-teria orgánica (5% máximo), aunque más alto en los bajos; y un pH de 7 a 7.8; asimismo, son fertiles y bien drenados. Una red de canales drena los bajos (Fig. 8).

47El ámbito químico y minerai de alteración de las cineritas-diatomitas es favorable a la formación de ″arcillas expandibles″ (A. Flores, comunicación verbal). En efecto, la capa arcillosa café tiende a contraerse y fisurarse verticalmente en más de 1 m poco tiempo después de haber sido expuesta al aire por la excavación. Este aspecto es importante, pues explica los desplazamientos verticales y también horizontales en la superficie del material ar-queológico comprendido en los depósitos antrópicos o extraído y expuesto en la superficie por las labores agrícolas. Es posible que las arcillas expandibles hayan desempenado una función importante en la modificación del relieve de las Lomas y en la perturbación de los vestigios arqueológicos del lugar.

48Otro factor nefasto para los suelos de la cuenca es la erosion eólica. En la temporada de secas, los remolinos levantan toneladas de tierra, muy par-ticularmente en la propia ciénega, del lado norte y noreste. De todos modos, el fenómeno también es bastante marcado en las Lomas.

LA FLORA Y LA FAUNA

49La altitud, la latitud y la intervención del hombre determinan varios grupos vegetales actuales en la cuenca occidental de Zacapu (Labat 1985, 1988, 1992; véase también Gougeon 1991). Las cimas de las vertientes sur y sureste tienen todavia bosques de pinos (Pinus spp.) a pesar de la explotación a que estos bosques están sometidos: en Zacapu hay una fábrica de tratamiento de la resina. A mediana altitud se extiende un bosque mesófilo de pinos y encinos, o de encinos únicamente (Quercus spp.; Bello González y Labat 1987). En el malpaís de Zacapu, los bosques de encinos y madronos (Arbutus jalapensis) son ralos, en parte a consecuencia de ex-plotaciones intensivas para obtener carbón de ma-dera en el siglo pasado y todavia a principios de este siglo; también se encuentran algunas brome-liáceas, orquidáceas y una gramínea utilizada antiguamente para los techados, la zoromuta (Mulhenbergia emersleyi). En las partes bajas de las vertientes sur y sureste, en los relieves menos mar-cados del oeste y del norte, donde el clima es un poco más seco, y en las antiguas islas, todos ellos sectores roturados y cultivados desde hace mucho tiempo aunque a menudo transformados hoy en pastizales magros, el matorral abierto asocia el huizache (Acacia farnesiana), el casahuate (Ipomoea murucoides), el zapote blanco (Casimiroa edulis), el colorín (Erythrina coralloides) y el nopal (Opuntia spp.). Los matorrales de jaral (Senecio salignus) son característicos de esos sectores todavía cultivados hace poco.

50En las Lomas mismas, la vegetación arbórea es casi inexistente, salvo en los dos pueblos, donde las plantaciones datan cuando mucho del decenio de 1940. Esta ausencia de árboles probablemente remonta por lo menos al siglo xix, pues las per-sonas de mayor edad de Tarejero senalan que en los anos 1900 había los mismos escasos árboles que indican los habitantes de Jauja y Cantabria, emi-grantes recientes: tres capulines muy viejos (Ehrtia latifolia; Prunus serotina spp. capuli) que todavía existian hace unos 20 anos; hoy, solo queda uno. El único o último pirulín viejo (Schinus molle) fue quemado en 1985. Algunos agricultores plantan al borde de las parcelas setos cortos de saúcos (Sam-bucus mexicana), casuarinas (Casuarina cunningha-miana) o de durazneros. El árbol menos raro en las Lomas en la época colonial debió de haber sido el capulín, xengua en tarasco, pues todavía se encuentran grupos —árboles manifiestamente muy viejos— al oeste de la vía del tren, asociados a los últimos afloramientos de basalto visibles en los linderos de las Lomas. Por lo demás, la zoromuta, antano abundante en las Lomas, cubría Loma Alta todavía hace algunos años.

51En los bordes de las Lomas se observa en el sue-lo una vegetación desmirriada de ciperáceas, comelináceas y pequeñas gramíneas que marcan la transición entre las Lomas y la ciénega, aun en plena temporada de secas.

52De la vegetación hidrófita de las orras riberas, no queda finalmente más que la de la laguna de Zacapu, donde todavía son explotados un poco los tules, chuspata en tarasco (tule ancho, tule cuadra-do, tulillo, chuspata... Cyperus, Eleocharis, Juncus, Carex, Typha); también hay, además del tulillo (Cyperus esculentus), espadanas o tifas (Typha latifolia) y juncos (Juncus effusu). Hay poca vegetación flotante en el pantano, principalmente jacintos de agua (Eicchornia crassipes), pero en las riberas hay una vegetación flotante del tipo llamado ″césped″ en la cuenca de México, bastante espesa y firme como para soportar el peso de un nombre.

53En el interior de las Lomas y de la ciénega, los abundantes desechos químicos de la fábrica Celanese (ribera oeste) y de los cultivos modernos modifican la flora de los canales. El jacinto de agua cubre todos los embalses un poco extendidos, como el del gran canal que drena la ciénega hacia Villa Jiménez; esa planta, introducida en el siglo xx, parece haber hecho desaparecer todas las demás especies flotantes. El tzunbácuaro y el peme, o papa de agua (Sagittaria mexicana, Scirpus edulis), crecen en los pantanos y en la laguna de Zacapu; sus tubérculos servían para la alimentación de los cerdos (aparentemente el tzunbácuaro) y también de las familias más pobres (el peme, parece) todavía hace algunos años.

54La fauna actual de las Lomas comprende esencialmente pequeños roedores asociados a los cultivos: la tuza (familia de los Geomyidae), el tacuache o tlacuache (Didelphis marsupialis), la onza (Felis yaguaroundi), el raton y la rata (Crice-tidae), la ardilla (Sciurus spp.), el conejo (Sylvilagus spp.) y la mofeta o zorrillo (Conepatus leuconotus).

55Hace algunos anos todavía se cazaban cerdos salvajes (Pecarii tacaju), que se alimentan de chuspata (especie de tule), así como venados (Odocoi-leus spp.), que venían en grandes numeros del malpaís en busca de agua en la temporada de secas, todavía hasta los anos 1930.

56Las aves visibles en las Lomas son: el gavilán (Buteo magnirostris), el águila (Accipitridae), la gar-za blanca que anida en el agua (Ardeidae), morracas negras, cuervos, estorninos, tordos (Turdidae) y zopilotes (Coragyps atratus). Se cazaban las huilotas, así como los patos (Anatidae) y gallaretas (Rallidae), que todavía llegan en gran número de octubre a marzo a la laguna de Zacapu o a las presas de Copándaro. La diversidad actual de las aves acuáticas es mucho menor que antano y los raros cazadores confiesan su poco conoci-miento de las diferentes especies.

57Lo mismo ocurre con los peces, cuyas principales especies que actualmente se pescan, como la carpa (Ctenopharingodon idellus) y la carpa israel (Cyprinus specularis), fueron introducidas por la companía Celanese. Sabemos, no obstante, que una especie (o varias) Chirostoma está presente en la laguna de Zacapu, así como en la mayoría de los lagos del Eje Neovolcánico Transmexicano (ictio-fauna del Lerma, Meek 1904; véase también Lo-renzo 1986). Los ancianos de las comunidades indígenas de las riberas y las islas se acuerdan bien de las prácticas de pesca anteriores a 1900 y todavia identifican algunas especies: cheua (Allophorus robustus), carauite, vadre o bagre y huachi-nango (véase Toledo et al. 1980: cuadro 6, respecto a Pátzcuaro).

58En cuanto a los insectos, batracios y otros representantes de la fauna acuática y anfibia, segura-mente tan variada y tan explotada como en las cuencas de México y Pátzcuaro (Linné 1948; Niederberger 1987; Rojas 1985; Toledo et al. 1980), los únicos testimonios que quedan en la vida cotidia-na actual consisten en la recolección de las almejas (Andonta sp.) de la laguna de Zacapu (para los restaurantes de la ciudad) y en el nombre de la aldea de Los Ajolotes (axolotl, Ambystoma) situada al sur de Zacapu. Al comienzo de su encuesta histórica en Naranja, Friedrich esboza un cuadro de los mo-dos de subsistencia tradicionales anteriores al de-secamiento de la ciénega (Friedrich 1981); volveremos sobre este punto en el capítulo siguiente.

CONCLUSION

59La relación que une actualmente al nombre con el medio natural de las Lomas se limita a la atención que aquél presta a los parámetros agrícolas, algu-nos de los cuales logra manipular de manera más o menos feliz. Las heladas, la llegada de las lluvias, el viento de octubre, que acuesta el maíz en los bajos empapados, la erosion de los suelos la-brados con disco y demasiado desnudos, el relleno progresivo de los canales de drenaje, los daños causados por las tuzas, los rendimientos del maíz chalqueno... tales son las preocupaciones de los ejidatarios recientemente integrados al proceso de modernización de la agricultura, la cual no es más que un monocultivo del maíz cuya producción se comercializa parcialmente. La antigua ecología lacustre y palustre no es ni siquiera un recuerdo para esos inmigrantes llegados del norte después del desecamiento de la ciénega. En el capítulo si-guiente intentaremos comprender la dinámica presente y pasada de un paisaje intensamente explotado, acondicionado, modificado por el nombre desde hace al menos dos milenios.

Notes

1 Agradecemos a El Colegio de Michoacán el habernos pro-porcionado una copia de esta publicación, agotada desde hace mucho.

2 Fuerte famoso por los episodios históricos de las guerras de Independencia y contra los franceses, que ahí tuvieron lugar (Domínguez 1989).

3 Dos informantes de Villa Jiménez, testigos de los trabajos hacia 1900, precisan ambos que el tajo hecho con pólvora y pala era de 6 a 7 m de profundidad (encuesta de O. Gougeon 1989); pero los Noriega indican que era de 4 a 4.5 m, con un ancho de 6 m y 1 200 m de longitud (1923: 12). Para el aflo de 1964, el mapa de la sarh sitúa la salida a 1 981 m, esto es, el nivel del fondo de la hondonada (altitud: 1 975 m, corregida en + 6 m). En el momento de la inundación de 1965, el agua alcanzaba en el comienzo de la salida la cota de 1975.41 m, es decir, 1981 m (Alatorre Padilla 1966: 37). El canal fue vuelto a cavar después de esa inundación. Según uno de nuestros informantes, ya habia sido vuelto a cavar en 1945, con una profundidad de 2.5 m, medida de la subsidencia observada por un ingeniero en Potrero de la Ortiga, cerca de Cantabria.

4 Damos las gracias a C. Niederberger y a S. Metcalfe por las valiosas interpretaciones que han compartido con nosotras acerca de la laguna.

Table des illustrations

Légende Figura 3 - Las cuencas lacustres del noreste de Michoacán, con isohietas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 392k
Légende Figura 4 - La cuenca lacustre de Zacapu. Reproductión de las hojas Zacapu E14A11 y Coeneo E14A12 escala 1:50 000, cetenal-inegi.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 4,5M
Légende Foto 1 - Vista general de las Lomas. En segundo piano, la península de Tarejero.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Légende Foto 2 - Vista generai de las Lomas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 1,5M
Titre Figura 5 - Plano de la ciénega de Zacapu. Proyecto de desecación y deslin-de hecho por orden de don Eduardo Noriega. 1897. El autor es el ingeniero Ruiz de Velasco.
Légende Reproducción hecha en el cemca por F. Bagot (1991) en base al original a escala 1:20 000 (fuente: Secretaría de Agricultura y de Recursos Hidráulicos, sarh). Induye los sitios arqueológicos reconocidos en 1983-1984 en las orillas de la tiénega y excluye los sitios de las Lomas (Proyecto Michoacán).Este mapa figuraba en el Apéndice xii de la publication de los hermanos Noriega 1923; (también publicado en Reyes y Gougeon 1991: 29). Presenta los datos topográficos más antiguos de que se dispone para la ciénega y las Lomas (antes del drenaje). Concuerda relativamente bien con el mapa topográfico (misma escala) realizado por la sarh en 1964 (véase Fig. 7). El autor del mapa de 1897, Ruiz de Velasco, ha indicado todos los puntos de estación efectuados y todas las medidas para cada punto. Sin embargo, no da altitud absoluta.topografia Curvas de nivel de las vertientes (no concuerdan con las del mapa cetenal-inegi de 1:50 000). Curva de nivel 2 000 m tomada del mapa cetenal-inegi al 1:50 000, hoja Zacapu E14A11 (1981). Curva de nivel que une las estaciones operadas por Ruiz de Velasco, configurando el contorno de la ciénega que había que desecar y deslindar en 1897: más o me-nos coincide con la ribera en 1897. Este mismo contorno delimita la península de Jauja y las Lomas adjuntas, así como las islas al norte. En el mapa posterior realizado por la Comisión Agraria de Morelia (véase Fig. 6), probablemente copiado de este, este mismo contorno está identificado en la leyenda como el ″perfmetro de la ciénega″.hidrografia Canales proyectados en 1897. Múltiples cauces del río Angulo (Río Nuevo) y otros riachuelos que atravesaban la ciénega (canalizados des-de entonces). Manantiales reportados como ″ojo de agua″ por Ruiz de Velasco y de acuerdo con otros documentos (el le-vantamiento no es exhaustivo). Los más importantes son los de Zacapu, Tiríndaro, Naranja, Tarejero y Bellas Fuentes.ocupacion moderna Caminos. Se observa la ausentia de camino entre la Hacienda Jauja y Tarejero pasando por las Lomas. En 1792 existía uno pero no era transitable durante la época de lluvias (Reyes 1991: 22). Vado en el río Angulo, por donde había de correr el drenaje (y por donde corre actualmente); el pueblo de Villa Jiménez no existía entonces.arqueologia Sitios arqueológicos localizados durante los reconoa-mientos de 1983 y 1984 con informantes (Proyecto Michoacán, cemca), en las riberas, islas y loma de Jará-cuaro (véase descriptión en el Cap. IV). Los resultados de la prospectión sistemática realizada en las Lomas aparecen en la figura 11, capítulo IV.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 2,0M
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 16k
Titre Figura 6 - Mapa de la ciénega occidental de Zacapu hecho en base al Plano General de Cantabria con proyecto de dotación, Comisión Local Agraria de Morelia (en él no se ha reproducido el trazado de las dotaciones).
Légende Este mapa, Apéndice XI de la publicación de los hermanos Noriega (1923; véase también Reyes y Gougeon 1991: 37) es poste-rior al drenaje y a la constructión de la hacienda Cantabria y de la via del ferrocarril. Data de los años 20, años de la Revolution. Se inspira seguramente en el mapa de 1897 (Fig. 5), en particular en el trazo del perímetro de la ciénega; corresponde al trazo de la ribera de 1897. Se observa que la via del tren apenas penetra en la ciénega, entre Naranjo y Zacapu. Sin embargo, la representación de las Lomas difiere de la de 1897: aparecen más numerosas y más grandes.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 616k
Légende Foto 3 - Vista del lago de Pátzcuaro con la isla de Jarácuaro hacia el norte.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 704k
Titre Figura 7 - Las Lomas de la ciénega de Zacapu, mapa topográfico (1897 y 1964).
Légende Este mapa retoma el de 1897 (Fig. 5) publicado por los herma-nos Noriega (1923) y otro realizado por la sarh en 1964 (1316-C11 y C13).Del segundo, con curvas de nivel a 1 m de intervalo, solamen-te hemos utilizado las curvas 1 980 m y 1 977 m (o 1 978 m), las cuales dan la mâs clara configuradôn de las Lomas y la mâs cercana al disefio del mapa de 1897 (recordemos que el mapa a escala 1:50 000 de cetenal-inegi , hoja Zacapu E14A11, no da nin-guna curva de nivel en la ciénega y las Lomas). La curva de 1 977 m marca bien también la extension de las partes bajas o ″bajos″, los cuales aparecen en las Lomas en el noreste y suroeste. Trazo del mapa de 1897 (véase Fig 5) Entre 1 977 y 1 980 m según el mapa de la sarh (1964) Por encima de 1 980 m según el mapa de la sarh Límites de los derrames de lava del malpaís según la foto aérea (21 A R-534 18-3 inegi)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 16k
Titre Figura 8 - Las Lomas de la ciénega de Zacapu, mapa topográfico e histórico.
Légende Este mapa resume los principales componentes conoddos de la ocupación humana de las Lomas posteriormente a la Conquista.topografia Las curvas de nivel fueron seleccionadas del mapa de la sarh de 1964 (véase la Fig. 7). La curva 1 980 m esta marcada por un trazo más oscuro. PI 1 979 m: punto de levantamiento altitudinal relativo (Proyecto Michoacán, D. Michelet) cota do, en 1988, de acuerdo con las altitudes snm de los mapas cetenal-inegi a escala 1:10 000 y 1:50 000 y de acuerdo con las altitudes indicadas por Blásquez (1946).Ocho puntos han sido así levantados a lo largo de un transecto que une el pie del malpais de Zacapu (2 010 m) con la punta norte del pueblo de Cantabria (1 979-1 981 m) y que pasa por Jauja (1 987 m), El Capulfn de Orumbécuaro (1 987 m) y Loma Alta (1 989 m). Estas cotas no corresponden con las del mapa de la sarh (1964, Fig. 7); estas últimas son de 2 a 6 m más bajas (según el método de évaluatión aplicado). Afloramientos rocosos más cercanos a las Lomas.hidrografia Principales canales de drenaje construidos a partir de finales del siglo xix. El ″canal viejo″ (llamado también dren Carranza) entre Zacapu y Agua Blanca, servia an-tiguamente de canal de desviación mientras se realizaban los trabajos de limpieza del canal principal.ocupacion historica Establecimientos del siglo xx (Zacapu en el siglo xix ténia una extension menor). Antiguo camino y carretera principal moderna (sin asfaltar); los puntos sefialados (cruces, puente, capulin...) eran puntos importantes en el siglo xix.arqueologia Los tres sitios arqueológicos excavados entre 1983-1986 (Proyecto Michoacán, cemca).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 1,8M
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 20k
Légende Foto 4a - Vista de la laguna de Zacapu, hacia el oeste; a la izquierda, la ribera de Zacapu; al fondo, el volcán del Tule.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 552k
Légende Foto 4b - Vista de la ciénega de Queréndaro, Michoacán.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2631/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 613k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr