Versione classicaVersione mobile
OpenEdition Books

Arqueología de las Lomas en la cuenca lacustre de Zacapu, Michoacán, México

 | 
Charlotte Arnauld
, 
Patricia Carot
, 
Marie-France Fauvet-Berthelot

Introducción

Testo integrale

Figura 1 - Cuadro cronológico y cronométrico para el centro-norte de Michoacán (Proyecto cemca).

1Cuando se iniciaron las investigaciones del Proyecto Michoacán, en 1983, en el centro norte del estado del mismo nombre, el occidente de México en su conjunto era considerado todavia como una region aislada, apartada de la evolución generai de Mesoamérica, de pasado sin gloria, salvo, claro está, por la época postclásica del ″Imperio Tarasco″, la única entidad política que podía rivalizar con los aztecas y que había conservado todo su poder a la llegada de los españoles. Para algunos investigadores, la ″civilización″ solo pudo desarrollarse en el occidente gracias a las aportaciones exteriores y, por ende, no pudo haber aparecido sino a principios del Postclásico, bajo la influencia tolteca, o quizá en la época clásica cuando ya se encuentran presentes los indicios de una influencia de Teotihuacan.

2La zona estudiada en el marco del proyecto (Fig. 2) se extiende al norte y al poniente de la cuenca lacustre de Zacapu, de la cual comprende la mitad occidental. La cuenca pertenece al eje neovolcánico en el que se encuentran los más grandes lagos mexicanos, como los de Cuitzeo y Pátzcuaro, a 30 km al oeste y al sur de la cuenca, respectivamente (Fig. 3, Cap. I), y, hacia el oeste-noroeste, los de Chapala, Magdalena, San Marcos y Sayula, y al sureste, en fin, el sistema de lagos de la planicie central mexicana. El lago de Zacapu (o, más exactamente, la ciénega) fue desecado a principios del siglo xx. El presente estudio arqueológico está dedicado a un pequeño sector del fondo de la cuenca de Zacapu, las Lomas, situadas en la ciénega.

3Las excavaciones realizadas en ese antiguo sector palustre, asi como en el malpais de la cuenca de Zacapu (véase este volumen; Puaux 1990; Migeon 1991) permiten proponer un nuevo esquema evolutivo y cronológico para esta zona del occidente (véase la Fig. 1) y retomar la cuestión de los orígenes de la civilización tarasca, al rectificar una cronología hasta ahora bastante confusa.

4La centralidad absoluta de la cuenca de Mexico había ya sido puesta en tela de juicio respecto a los periodos antiguos del Preclásico desde los décenios de 1960 y 1970, pues se había discernido la existencia de movimientos de influencia que iban en sentido contrario al generalmente admitido. En efecto, los descubrimientos excepcionales de las rumbas de tiro de El Opefte (Noguera 1942, 1971; Oliveros 1974), fechados como de finales del Preclásico inferior (1300, 1500 a.C), sorprendieron por su antigúedad. Esas excavaciones, conjugadas con las de Kelly (1980), en Capacha, en el estado de Colima, condujeron a rectificar la vision negativa que se tenía hasta enfonces de la evolución generai del occidente de México: en Tlatilco fueron descubiertas formas cerámicas características de El Opeño y Capacha y, por ende, se pudo demostrar que, contrariamente a los esquemas establecidos, algunas corrientes de influencia fluyeron de oeste a este desde el Preclásico, y no al contrario.

5Por otra parte, el reciente estudio de las Lomas de la cuenca de Zacapu puso de manifiesto una larga secuencia de ocupación que se remonta al Preclásico superior, así como las pruebas de cierta continuidad cultural entre el final de la época protoclásica y los periodos del Epiclásico y el Postclásico purhépechas (Carot 1990; Carot 1993; Michelet en preparación). Lo anterior quiere decir que, aunque no se ha logrado discernir el origen de esa civilización en el tiempo, hemos podido remontarnos muy lejos en su pasado.

6Existen muchas manifestaciones de esa continuidad cultural, comenzando por la tradición oral purhépecha transcrira en la Relation de Michoacán: los grupos que llegaron a poblar la comarca de Zacapu y Pátzcuaro encontraron, en torno a los lagos y en las islas, poblaciones que hablaban la misma lengua que ellos (Le Clezio 1984: 61-76; véanse también Arnauld y Michelet 1991; y Michelet 1988). En arqueologia, la expresión actual más Clara de esa continuidad es la ″tradición cerámica Loma Alta″, hasta ahora desconocida, llamada así porque tiene sus raíces iniciales en el complejo cerámico Loma Alta (100 a.C. - 100 d.C, la etapa más antigua) y ″persiste″ en numerosos rasgos en la época postclásica purhépecha, unos 1 000 anos más tarde: mismas técnicas de decoración, en particular la pintura en negativo y motivos a veces idénticos. Se trata, en realidad, antes bien de un resurgimiento tardío que de una persistencia, dado que esos rasgos desaparecen en el Clásico, pues no están presentes en los complejos cerámicos Lupe y La Joya (de 550 a 900 d.C), quizá en parte por la influencia de Teotihuacan, de la que se encuentran muchas pruebas en la época Lupe. Otra expresión arqueológica de la continuidad cultural es que observamos la presencia de elementos protoclásicos de las Lomas (tepalcates policromos Loma Alta y algunos tepalcates clásicos incisos) en un ámbito funerario postclásico, en el sitio de Milpillas, en el malpaís próximo a las Lomas (Puaux 1990: 171; Carot 1990: 302). Y, a la inversa, en un ámbito funerario Loma Alta, en las Lomas, encontramos una urna funeraria postclásica manifiestamente extraña al lugar.

Figura 2 - Ubicación del estado de Michoacán y de la cuenca de Zacapu.

7Es bastante lógico el que el resurgimiento tardío de elementos antiguos, y para algunos la permanencia, haya provocado confusiones en las primeras clasificaciones de la cerámica regional, por falta de excavaciones sistemáticas y de dataciones con 14C. Además, era tan notable la elaboración de los elementos antiguos de esa tradición cerámica que los investigadores se resistían a atribuirles una fecha de 800 a 1 000 anos anterior al Postclásico (Carot 1993; Michelet 1990: 282).

8A pesar de las confusiones inherentes a las primeras secuencias cronológicas, en particular a las definiciones de la ″cerámica tarasca″, las investigaciones efecruadas en Michoacán a partir de finales del siglo pasado aportaron importantes contribuciones al conocimiento de la arqueología del occidente de México. Los primeros datos fueron recolectados por el doctor Nicolas León en los Anales del Museo Michoacano, en 1889. Algunos años más tarde, Plancarte (1893) excavó en el montículo de Los Gatos, cerca de Jacona, un complejo funerario postclásico de una gran riqueza. En 1890, también Lumholtz realizó un recorrido heroico de Michoacán e hizo una buena descripción de la ciénega de Zacapu (1981: 413), con la ilustración de numerosas piezas arqueológicas provenientes de saqueos.

9En el decenio de 1940, se hicieron importantes excavaciones en la depresión del Lerma, al norte del estado. Cerca de Zamora, en Jacona, Noguera (1931) exploró sin mucho éxito el cerro de Curutarán y, después, en Jiquilpan, excavó el campo de aviación y, sobre todo, ″[...] la llamada zona de «El Otero» que fue donde se practicaron las exploraciones más detenidas y se descubrieron magníficos ejemplares de cerámica y otros materiales [...]″ (1944: 45), que nosotros podemos ahora fechar del Preclásico al Clásico. Siempre en el noroeste, podemos señalar los trabajos hechos en Cojumatlán por Lister (1949), quien, por lo demás, publicó en 1955 la primera síntesis de los trabajos llevados a cabo hasta esa fecha en Michoacán (respecto a síntesis más recientes, véase Chadwick 1971; Macías Goytia 1988; Meighan 1974). Al noreste del estado, Moedano (1946) excavó el sitio de La Bartolilla, cerca de Zinapécuaro, cuya cerámica le permitió documentar una excelente secuencia que él fechó, no obstante, del Postclásico, cuando es anterior. En el decenio de 1960, los graves saqueos realizados en la región de Queréndaro, al oeste de Zinapécuaro, además de las excavaciones, cuyos resultados no fueron publicados, hechas por J.P. Laporte y O. Schóndube, estudiantes de Pina Chan (comunicación personal 1991) sacaron a la luz una cerámica que permitió definir un nuevo complejo derivado de Chupicuaro (Carot 1992). Chupícuaro es probablemente el sitio más famoso de todo el occidente; primero fue intensamente saqueado en el decenio de 1940, después excavado por Estrada Balmori y Porter de Moedano (1945, 1949, 1956) y, finalmente inundado por la presa Solís, hacia 1955. Desde enfonces es considerado como el lugar de origen de una tradición cerámica que desempeñó, a partir del Preclásico superior, una función preponderante en la evolución en el largo plazo tanto del occidente como de regiones más alejadas de Mexico (Braniff 1972, 1975; Haury 1976: 352; Jiménez Moreno 1966: 25). Muy recientemente, Macías Goytia efectuó excavaciones importantes en torno a la cuenca de Cuitzeo, en Tres Cerritos y en Huandacareo (1989, 1990), sitios funerarios purhépechas que, no obstante, ofrecían indicios de una ocupación más antigua, muy claros en el caso de Tres Cerritos. Esos son los sitios más comparables a los de las Lomas de Zacapu en lo que al medio ambiente lacustre se refiere.

10Por lo demás, entre Queréndaro y Tingambato, el sitio de Loma Santa María, en la ciudad de Morelia, proporcionó una secuencia de ocupación vinculada a Chupícuaro, a Cuitzeo y a Teotihuacan (Manzanilla 1984; Pina Chan 1979). En Tingambato, en el centro de Michoacán, los trabajos de Piña Chan y Oi (1982) permitieron conocer un importante centro ceremonial de arquitectura teotihuacana. Más al sur, Brand anteriormente había estudiado otros sitios (1942, 1960) y Kelly (1974) estableció una de las primeras secuencias cronológicas de Michoacán en Apatzingán.

11Fuera de Michoacán, aunque en las proximidades, la region de los lagos del centro de Jalisco fue el centro de una de las más importantes tradiciones culturales del occidente, la de Teuchitlán, de la que Weigand demostró la antigúedad (1985). Se caracteriza por una arquitectura original de estructuras circulares dispuestas concéntricamente en plazas multiples que cubrían rumbas de tiro y se desarrolló en el seno de una región en la que abundan recursos naturales que eran muy apreciados en Mesoamérica (obsidiana, cobre, sal, etc.). Alcanzó su apogeo durante la fase Teuchitlán I, fechada como de 400 a 700 d.C. (ibid. 1985: 72), contemporánea de la fase Lupe, la principal de la ocupación de las Lomas de Zacapu.

12Antes de volver a Zacapu, es necesario concluir en la cuenca de Pátzcuaro este recorrido geográfico de los principales lugares investigados. Como es sabido, los grandes establecimientos purhépechas de Pátzcuaro constituían el centro político y cultural de una gran parte del occidente de México (el ″Imperio Tarasco″). Los trabajos más intensos se realizaron en las capitales de Tzintzuntzan e Ihuatzio (Rubín de la Borbolla 1939, 1941; Gali 1946; Noguera 1931; Cabrera Castro 1987, 1988) paralelamente a estudios etnohistóricos muy documentados sobre la formación del Estado purhépecha (Castro Leal 1986; Gorenstein y Pollard 1980, 1983; Pollard 1977, 1980, 1981). También es necesario señalar las investigaciones del Proyecto Ecológico de Pátzcuaro, centradas en la relación que unió a la sociedad purhépecha con el medio lacustre (Caballero y Mapes 1985; Toledo y Barrera 1984; Toledo et al. 1980). Ese proyecto se puso en marcha dos decenios después de las numerosas investigaciones etnológicas mexicanas y estadounidenses llevadas a cabo en Pátzcuaro (véase Carrasco 1986). Durante el decenio de 1980, en fin, el equipo de G. Sapio y E. Nalda (Escuela Nacional de Antropología) efectuó una prospección arqueológica en la cuenca de Pátzcuaro y en la vertiente sur de la de Zacapu.

13En la ciénega de Zacapu, Caso había comenzado a excavar ya en 1929 en el Potrero de la Aldea y el Potrero de la Isla, sitios cubiertos ahora por la ciudad (1930). Estos se encontraban a menos de 3 km de las Lomas de Zacapu, al suroeste. En el mismo lugar, cuarenta años más tarde, Freddolino (1973) hizo excavaciones limitadas en la Escuela Agropecuaria (sitio que nosotros codificamos como Mich.24) y un poco más al norte, en el Club Campestre (Mich.162), así como en algunos sitios del malpaís. Varios de esos sitios han proporcionado conjuntos funerarios comparables a los de las Lomas (Carot 1991). Señalemos, en fin, que entre 1984 y 1986 algunos estudiantes de geografía y antropología social de El Colegio de Michoacán de Zamora trabajaron en Copándaro, en la ciénega noreste (Domínguez 1989; Poot Capetillo 1992; Rionda 1986a,b).

14En definitiva, la cuenca de Zacapu sólo ha sido objeto de investigaciones muy limitadas y, en cuanto a las Lomas de Zacapu, en ninguna investigación fueron tomadas en cuenta y ni siquiera se señaló su existencia. Solo los hermanos Noriega publicaron un mapa durante la Revolución (1923), como anexo de un libelo que escribieron para justificar la existencia de la hacienda Cantabria, cuyos edificios habían hecho construir precisamente sobre las Lomas (Fig. 6, Cap. I). Ellos mismos habían recuperado las tierras de la ciénega de Zacapu mediante importantes operaciones de drenaje realizadas entre 1900 y 1906. De esa manera, las Lomas de Zacapu perdieron su carácter de península y de islotes encerrados en la ciénega, para confundirse con el paisaje monótono del fondo llano de la cuenca desecada. Nada distingue ahora las Lomas de los alrededores, a no ser por su elevación que, aunque inferior a una decena de metros, es suficiente de todos modos para justificar todavía el uso del nombre ″Lomas″. Sin embargo, contrasta la exigua ocupación actual de las Lomas (concentrada en los dos pueblos de Jauja-Lázaro Cárdenas y Cantabria, Municipio de Zacapu), con la fuerte densidad de construcciones y plantíos dispersos en las antiguas riberas e islas de la ciénega. De tal manera que, como parte integrante de la antigua ciénega, aunque éstas ligeramente más elevadas con fuerte sedimentación y poca ocupación moderna, las Lomas constituyen el sector de la cuenca occidental de Zacapu más propicio para una investigación arqueológica que, acabamos de verlo, buscaba precisar la secuencia cronológica de la ocupación regional.

15Con todo, esa perspectiva ″cronocultural″ de la arqueología de las Lomas, esencial y por completo característica de los problemas a que se enfrenta el investigador en el occidente mexicano, no agota toda la investigación que llevamos a cabo entre 1983 y 1986, puesto que, a medida que descubríamos el pasado reciente de las Lomas, de las épocas colonial y moderna, tomábamos consciencia de las modificaciones radicales que ha sufrido el medio ambiente local, asi como los vestigios prehispánicos que contiene. Por ende, fue necesario adoptar un punto de vista ″ecologista″ o más bien practicar una arqueología tanto de paisaje como cronocultural. Como intentamos desmostrarlo con este libro, quisimos estudiar, no solamente los sitios arqueológicos, sino también el conjunto de las Lomas, para postular que ese medio ambiente poseía una especificidad muy marcada en la cuenca de Zacapu antes del drenado y que consecuentemente determinó formas de ocupación humana antiguas quizás igualmente específicas. De alguna manera, consideramos que, más que en otros lugares, el conocimiento del medio ambiente antiguo y moderno de las Lomas debe guiar la investigación arqueológica.

16A ello se debe que los dos primeros capítulos de esta obra estén dedicados a la presentación del medio físico de las Lomas en la cuenca de Zacapu y a su ″historia″, es decir, a las dinámicas lacustres y sedimentarias que ha experimentado el medio bajo la influencia de factores naturales y antrópicos. Una vez echadas esas bases, en el capitulo III presentamos los objetivos precisos y los métodos de la investigación arqueológica, en la doble perspectiva generai de la construcción cronocultural y de la reconstitución del paisaje de las Lomas. Enseguida, en el capítulo IV, proporcionamos una imagen global de la arqueología de las Lomas, tanto de la superficie, mediante la presentación de los resultados de la prospección sistemática efectuada en 1984, como del subsuelo, mediante la exposición del programa de sondeos hechos posteriormente. Analizamos además la cronología de la ocupación durante los quince primeros siglos de nuestra era, así como su evolución y se insiste también en la dimension espacial y cronológica de ese “corpus arqueológico”, ubicándolo también en el ámbito de las antiguas riberas de la cuenca occidental de Zacapu, cuyos sitios registrados en el transcurso de los reconocimientos del Proyecto Michoacán presentamos brevemente. El capítulo V está dedicado a la presentación detallada de las excavaciones efectuadas entre 1984 y 1986 en dos sitios de las Lomas, Loma Alta y Guadalupe, dando prioridad a la descripción y el análisis de los importantes complejos funerarios que ahí descubrimos. Fichas descriptivas del material arqueológico de las fases Loma Alta y Lupe, las principales de la ocupación prehispánica de las Lomas, están agrupadas en el capítulo VI.

17En las conclusiones se exploran diversas líneas interpretativas concernientes a los establecimientos del hombre en las Lomas y a sus modos de subsistencia. Todo intento de reconstrucción social sigue siendo prematuro, tan limitados son todavía los datos de esta primera investigación. Las Lomas pertenecen a uno de esos innumerables conjuntos lacustres característicos del centro y el occidente de México, cuya arqueología exige una renovación constante de la manera de plantear los problemas y de los métodos para resolverlos. La investigación que presentamos aquí no constituye sino una etapa en el estudio de la cuenca de Zacapu.

Indice delle illustrazioni

Legenda Figura 1 - Cuadro cronológico y cronométrico para el centro-norte de Michoacán (Proyecto cemca).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2630/img-1.jpg
File image/jpeg, 842k
Legenda Figura 2 - Ubicación del estado de Michoacán y de la cuenca de Zacapu.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2630/img-2.jpg
File image/jpeg, 572k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1993

Condizioni di utilizzo http://www.openedition.org/6540

Acquista

Versione a stampa

amazon.fr