Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La geografía contemporánea y Elisée Reclus

 | 
Guénola Capron
, 
Carmen Icazuriaga Montes
, 
Silvana Levi
, 
et al.

Parte 1. Desafíos planteados por Elisée Reclus y compromisos de la geografía contemporánea

Modelos de desarrollo, teorías y compromisos geográficos del siglo xx: hacia una agenda para el siglo xxi

Blanca Rebeca Ramírez Velázquez

Note de l’auteur

Note portant sur l’auteur1

Texte intégral

Cuando el antiguo mundo, recargado de población, envíe sus hijos por millones a las soledades de la América del Sur, ¿el flujo de la emigración turbará esta unión de las razas que se ha verificado en las Repúblicas hispanoamericanas, o bien la población actual de la América meridional estará suficientemente compacta para reunir en un mismo cuerpo de nación todos los varios elementos que le irán de fuera? Esta última alternativa, que nos parece la única probable, traerá consigo la reconciliación final de todos los pueblos de origen diverso, y el advenimiento de la humanidad a una era de paz y felicidad. Para un estado social nuevo, es necesario un continente virgen.
Elisée Reclus

1Desde su surgimiento, las ciencias modernas han tenido un compromiso con la generación del desarrollo y el avance científico y tecnológico, aspectos que fundamentaron la visión capitalista de la sociedad. La promesa de la salida del atraso que llevaría a la liberación de la humanidad fue el gran compromiso que la ciencia adoptó en los albores del siglo xviii y mantuvo en los subsecuentes. La geografía no escapó a esa responsabilidad social, definiéndose, a comienzos de la modernidad, a partir de cómo se concebían el desarrollo del mundo y las transformaciones de los espacios que le son propios; de las teorías y los métodos que le servían para producir su conocimiento; pero, sobre todo, de cómo los profesionales de la geografía llevaban a cabo una práctica específica para alcanzar los objetivos de transformación que imperaban en la sociedad.

2El compromiso es la solución o respuesta que se da ante una necesidad expresa, individual o social; cuando se quiere complacer, al individuo o a la sociedad, resolviéndola. Se materializa mediante una obligación contraída expresamente entre las partes, o bien, mediante convenios o acuerdos tendentes a establecer las normas o reglas que permiten la solución de dicha necesidad. Pero el compromiso puede también estar implícito en comportamientos, prácticas, creencias, teorías o acciones. En cualquier caso, un compremiso pone en relación individuos entre sí, con la sociedad e incluso con el imaginario que los lleva a proponerse metas y objetivos, es decir, alcanza una materialidad específica a partir de las acciones de los individuos y de las sociedades.

3Si se acepta que los compromisos no se dan en abstracto, sino que diferentes prácticas geográficas comprometen diferencialmente a los individuos entre sí, o bien, a éstos con la sociedad, aquéllos adoptan características que deben reconocerse de antemano para clarificar la orientación que toman. Para efectos de este ensayo, se reconocen cinco. En primer lugar, los compromisos tienen historia, son cambiantes y se definen con-textualmente en relación con la necesidad implícita y explícita de conocer, de representar o de cambiar el mundo de una manera específica. Segundo, están social-mente determinados, es decir, se redefinen constantemente, dependiendo de las condiciones sociales existentes en lugares determinados, y tienen un vínculo con la sociedad, ya que en su interacción con ella adquieren su especificidad. Tercero, los compromisos se materializan a partir del quehacer cotidiano y, por lo tanto, se vinculan estrechamente con las prácticas de los profesionales de la geografía, es decir, con el qué, el para qué y el para quién se hace algo. Cuarto, estas prácticas tienen escala; algunas se refieren a visiones que se adoptan junto con el modelo de desarrollo planetario y la forma de ver la reproducción del mundo, otras se refieren a procesos relacionados con ciertos temas en particular y se vislumbran de manera específica (Harvey, 2000; Ramírez, 2003), pero también pueden referirse a los vínculos que se establecen con las teorías que sirven para explicar los compromisos y que tienen que ver con la reproducción de los espacios diferenciados en ámbitos específicos o con aquellos temas determinados que los identifican y definen. Por último, los compromisos son diferenciales y múltiples, pues cada uno de ellos se adecua a una o a varias prácticas profesionales y tiene, a su vez, formas y teorías para interpretar los procesos y cambios existentes, o bien, para imaginar diferentes futuros.

4Si bien los compromisos con la sociedad tienen características específicas, también existen otros que son propios e internos de la geografía en tanto que ciencia, y que pueden o no ser independientes del que se tenga con la dimensión social del mundo. Estos últimos se refieren a la reproducción de la geografía como ciencia y a la manera como ésta aborda la comprensión y explicación de los procesos geográficos, con su definición e interpretación, es decir, con su dimensión eminentemente epistemológica.

5Los compromisos con la sociedad o con la geografía tienen, en ambos casos, una dimensión política importante, ya que cada decisión, en relación con quién y cómo se han establecido, da visos de una postura frente al mundo, o bien, del imaginario de lo que éste, individual o socialmente, debería de ser. Estas decisiones son parte de la política de la geografía.

6El objetivo de este ensayo tiene una triple dimensión: en primer lugar, la de reconocer el carácter histórico y cambiante de los diferentes compromisos que las prácticas profesionales de la geografía establecieron en la modernidad, identificados a partir de sus principales actividades profesionales. En este nivel, se examinan los compromisos ubicados en la escala de la visión planetaria del modelo de desarrollo del mundo que se pretendía alcanzar y la manera como éstos influyeron en la definición de las prácticas de los profesionistas de la geografía. En segundo lugar, la de explicar cómo los compromisos de proceso se vinculan a las posturas que se adoptaron en la geografía en relación con las teorías que facilitaron o criticaron el cambio a una modernidad capitalista o socialista en el siglo xx, así como las respuestas que dieron algunos profesionistas sobre los temas que consideraron importante resolver. Entre estos temas, el subdesarrollo y la crisis son dos de los que parecían de mayor importancia para la geografía crítica de mediados del siglo xx. Por último, y a partir de la evaluación de las reflexiones anteriores, de la readecuación de los paradigmas de finales del siglo xx, de las transformaciones que se presentan en las visiones sobre el futuro y de la forma compleja que adoptan los procesos y los compromisos en la actualidad, se proponen algunas tareas pendientes desde el punto de vista planetario, de proceso y de la geografía como ciencia, como agenda de temas pendientes para los países latinoamericanos, en los albores del siglo xxi, pues, evidentemente, requieren una reconstrucción social que todavía está por realizarse. Algunas reflexiones finales cierran esta contribución, en espera de respuestas conjuntas que alimenten trabajos futuros.

Compromisos en la modernidad

7La transformación social del mundo y la especialización mediante la cual ésta se construyó, trajeron consigo una reestructuración importante de las ciencias. La geografía no escapó a ello y lo hizo a partir de dos procesos. Por un lado, su conocimiento se dividió en dos áreas que empezaron a manejarse en forma independiente, naciendo así la geografía humana y la física. Por el otro, a partir de la necesidad de integración y reivindicación de su estatus, evitando su desaparición como ciencia unitaria, surgió la geografía regional. El objetivo fundamental de esta reestructuración fue el de acercarse al conocimiento del mundo utilizando los elementos de la ciencia positivista del momento, lo que permitía la identificación de los Estados-nación y los elementos regionales que los constituían. En esta necesidad se incluye la de definir una identidad nacional que hiciera posible la formación de ciudadanos que se comprometieran con su país para salir del atraso y lograr la libertad y la emancipación que la modernidad y el Iluminismo prometían. Fue un compromiso planetario de conocimiento del mundo, pero también de fragmentación en Estados-nación, y en el interior de cada uno de ellos, en sus diferentes regiones.

8Para alcanzar sus objetivos, la geografía se propuso cuatro acercamientos profesionales prácticos: el reconocimiento del mundo por medio de las grandes expediciones de investigación en lugares nuevos, con la finalidad de sacarlos del atraso e integrarlos a los países que los conducirían por el camino del desarrollo; la representación de dichos espacios, que documentaba los hallazgos en mapas; la docencia, que los enseñaba, formando así a los ciudadanos nacionales, y por último, la planeación, desarrollada más tarde, que organizaba el territorio para dotarlo de infraestructura y servicios, para cambiar la estructura demográfica de la población analizando modelos de vida o de habitación, o bien, para identificar los mejores lugares para la localización industrial (Ramírez, 2006: 104-106).

9Evidentemente, cada uno de estos acercamientos se comprometió con el proyecto de la modernidad de manera diferente. La investigación geográfica, por ejemplo, se comprometió con el descubrimiento y la documentación de la existencia de recursos en los países colonizados, así como, por medio de regionalizaciones internas, a conocer las condiciones a partir de las cuales se podía poner en marcha, en un país, el desarrollo de una región o extraer de ella los recursos naturales que poseía. La investigación geográfica se integró con la intención de los nacientes industriales que fomentaban el cambio y la transformación manufacturera en ese momento; asimismo, se vinculó con el interés de los gobernantes y de los militares por el conocimiento de los territorios, conocimiento requerido para llevar a cabo el nuevo proyecto de transformación de los países hacia la modernidad. A esta triple alianza, algunos autores la reconocen como “la geografía de los Estados mayores” (Lacoste, 1976: 11).

10La representación cartográfica resolvía la preocupación política de los estadistas y militares de finales del siglo xix, ayudando a las potencias del momento a mantener el control territorial y dándole apoyo estratégico al sistema para conocer los espacios en los que se tenía que establecer. Este compromiso fue retomado luego por los geógrafos de las escuelas y universidades para enseñar a los estudiantes a conocer su país y asegurar que los ciudadanos se relacionaran afectivamente con su territorio, haciéndolo suyo y permitiendo con ello su adjudicación a determinada administración política y económica. La institucionalización de la geografía en escuelas y universidades permitió formar a los profesionistas encargados de cumplir con este cometido (Capel, 1981).

11Si se acepta que la geografía es una forma de concebir el espacio, o como lo expresa Yves Lacoste, una “representación del mundo” (Lacoste, 1976: 80), conocerla es de vital importancia para imaginar el entorno que se quiere alcanzar y proponer la forma en que esto se quiere hacer. La representación tiene diferentes escalas. Una de ellas se refiere al mundo en general; otra, sin duda, al entorno nacional al cual se pertenece, y de ahí en adelante, hasta llegar a la escala del lugar, el barrio y el propio cuerpo, gracias al cual la práctica diaria se desarrolla en la vivienda, el trabajo, la diversión, etcétera.

12Si bien la modernidad capitalista pretendía propiciar la igualdad social y la homo-geneización aplicando un solo modelo de desarrollo en diferentes territorios para lograr su emancipación y homologación, la práctica de la geografía entendió este compromiso de manera particular y específica. La mayoría de los geógrafos, consciente o inconscientemente, se comprometieron con las actividades que les resultaban útiles para dominar espacios, integrarlos a la actividad capitalista, formar adeptos a la nacionalidad y realizar una planeación que sirviera para llevar a cabo el proyecto de transformación moderno.

13Pero algunos profesionistas, en cambio, tomaron el compromiso con el proyecto socialista de emancipación del capitalismo. Kropotkin y Reclus, por ejemplo, con su geografía anarquista, marcaron un hito cuando introdujeron la necesidad de hablar de la dimensión política como elemento fundamental para conocer la geografía. Además, el impacto que tuvo la práctica profesional de Reclus fue muy importante, debido a su compromiso personal con el humanismo y el anarquismo, su amor a la tierra y su pasión por el mundo (Hiernaux, 1999: 8). El no sólo se comprometió con el conocimiento del mundo, plasmado en obras como la Geografía universal o El hombre y la Tierra, sino también con la docencia. Reclus fue el fundador de la Universidad Libre de Bruselas, a laque también financia y desarrolla (Hiernaux, 1999: 13; Dunbar, 1981).

14Su trabajo en Latinoamérica fue de gran relevancia, sobre todo para el conocimiento detallado de Nueva Granada, hoy Colombia, del cual se retoman dos elementos en la discusión que aquí se presenta. Uno de ellos es la manera como resaltó la importancia política de las Repúblicas recién instauradas en el continente, fundamentales para la caracterización de las condiciones específicas de los lugares. El otro es la trascendencia que le dio al continente como elemento virgen, y por lo tanto, de gran valor para la construcción de un Estado social nuevo, en el cual se reconciliarían la Europa saturada y vieja (monárquica) y la América Latina naciente (republicana), con base en una nueva forma política de reproducción de una sociedad feliz y pacífica (Reclus, 1861: 22). En su opinión, esto propiciaría la emancipación futura del mundo. Más tarde, esta doble dimensión del trabajo de Reclus sería considerada en el desarrollo de los compromisos que hizo la geografía radical en la década de 1970 y en los que enfrenta la geografía en la actualidad, en los albores del siglo xxi.

15Con el tiempo —concretamente, después de la Segunda Guerra Mundial—, estas prácticas se readecuaron en tres sentidos, a partir de la redefinición de sus compromisos y dependiendo de las necesidades del momento. Por un lado, la investigación puso énfasis en la consolidación del capitalismo en los Estados-nación y en la búsqueda de formas nuevas de llevar a cabo la transformación requerida para su reproducción. Por otro, el adelanto tecnológico ya permitía perfeccionar la representación de los mapas, los cuales, cada vez más, siguieron sirviendo para el desarrollo de estrategias militares y no tanto como instrumentos para que los ciudadanos tomaran conciencia de la posibilidad de usar su territorio en condiciones tales que permitieran su transformación y supervivencia. La docencia institucionalizada se extendió a las prácticas de planea-ción y urbanismo en las universidades; y la planeación y el urbanismo, a su vez, se integraron al trabajo de los gobiernos para el desarrollo y el progreso. Por último, la planeación fue cayendo en desuso en lo que respecta al fomento y la gestión de los territorios, quedando, así, a un lado, este elemento fundamental para su transformación y cambio.

16En estas prácticas de compromiso con la transformación del mundo se destacan dos características: eludían lo más posible la reflexión política sobre el espacio, con la finalidad de esconder o justificar las opciones de política territorial de los grupos dominantes, y tenían la misión de integrar a los países del Sur al desarrollo capitalista del Norte, expandiendo el sistema capitalista a los confines del mundo (Quaini, 1985: 20).

Compromisos de proceso

17A cada visión de transformación del mundo le correspondía una forma teórica a partir de la cual se explicaban los procesos que lo reproducían, o bien, los temas que definían los problemas que el cambio provocaba. Desde finales del siglo xix, una vez que las nuevas tierras habían sido conocidas y representadas, comenzó un proceso de producción de instrumentales teóricos que explicaran la transformación del espacio terrestre, pero, sobre todo, para encontrar la mejor manera de llevar a cabo el cambio hacia el desarrollo capitalista. Algunos profesionistas asumieron la defensa de este proyecto desde la teoría, o bien, desde su interpretación, mientras otros buscaron una forma alternativa para analizar el impacto que las transformaciones diferenciales estaban provocando en los diversos espacios terrestres.

18Así, por ejemplo, los modelos de Lösch y Christaller, entre otros, estaban comprometidos con una propuesta teórica que aparentemente explicaba los procesos urbano-regionales, con base en el supuesto de que todas las industrias y servicios podían localizarse de la misma manera en territorios diferentes y comportarse de manera semejante en todos los casos, y se asumía que todos tenderían a organizarse de la misma manera. Los polos de desarrollo producirían un instrumental con el cual, a partir de la intervención del Estado inyectando recursos, se detonarían la industrialización y el crecimiento en algunas regiones.

19El compromiso de Chorley, por otro lado, se basaba en la generación de una “nueva geografía”, con instrumental cuantitativo, cuyo saber estribaba en contar con herramientas de medición estadística para evaluar los impactos territoriales, independientemente de que aparecieran como neutros y sin agentes. La geografía se enseñaba a partir de identificar ríos, lagos y montañas, y no de proporcionar el conocimiento de los territorios en los cuales cada grupo social se desarrollaba. Estos postulados, entre otros, continuaron neutralizando el conocimiento territorial, el cual es fundamental para el desarrollo de los grupos que se apropian, usan, transforman y controlan el espacio terrestre.

20Sin embargo, sobre todo después de los años de 1970, un grupo de profesionistas asumió una posición crítica frente a las teorías que apoyaban el desarrollo del capitalismo o la cuantificación de sus instrumentos, argumentando que la geografía tenía la capacidad de servir para darle más poder de decisión a la población (“empoderarla”); la población debía adquirir una cultura geográfica para vislumbrar su compromiso con el uso, la transformación y la apropiación del entorno donde habita. El objetivo fundamental de esta corriente era entender los problemas que se habían producido al aplicar el modelo de desarrollo capitalista en el mundo. Estos profesionistas e intelectuales estaban interesados en comprender los impactos territoriales del modelo, y en especial, los negativos.

21La geografía radical o crítica, con orientación eminentemente marxista, es parte de este cúmulo de respuestas de los profesionistas interesados en que el desarrollo fuese de otra manera y en comprender las improntas que el modelo dejaba en los diferentes espacios en los que se implantaba. Su compromiso estaba en la generación de un desarrollo alternativo al capitalista y en la lucha contra la alienación que éste provocaba, con base en la homogeneización de la humanidad trabajadora, lo que permitiría crear un mundo paradisíaco, independiente de las fuerzas del libre mercado y de la dominación del capital (Ramírez, 2003: 10). Pero, sobre todo, esta corriente estaba comprometida con el conocimiento de las relaciones contradictorias que se producían en un territorio junto con su desarrollo.

22Sin exhaustividad, entre los aportes y sus autores se destacan varios ejemplos. Richard Peet jugó un papel importante en el ámbito de la geografía radical y en la creación de la revista Antipode, en 1969, cuyo objetivo central era impulsar aquellos temas geográficos de mayor relevancia social, en todos sus sentidos (Peet, 1998: 67); David Harvey, en su texto Justicia social y la ciudad, asume que estos principios tienen relevancia en la aplicación de los principios espaciales, así como para los temas de la pla-neación urbana y regional (Harvey, 1973); David Harvey ha mantenido este supuesto y sostiene su importancia, ahora en relación con el tema de la naturaleza (Harvey, 1996); Doreen Massey le ha dado una jerarquía fundamental a la reflexión sobre el tema regional, y con su crítica a la orientación neoclásica, que ha predominado en la explicación de la localización industrial, contribuye en su momento a la comprensión de las diferencias regionales (Massey, 1984).

23En la geografía radical francesa, se destacan, entre otros, dos autores. Yves Lacoste pone el acento en que el objetivo de la geografía es analizar las desigualdades del mundo, pero advierte que su uso por militares, industriales y gobiernos ha servido como un instrumento ideológico para hacer la guerra, más que para darle poder de decisión a los ciudadanos (“empoderarlos”), en cuanto al uso y conocimiento de sus propios espacios (Lacoste, 1976); antes que él, Pierre George, con su geografía activa o de la acción, a la que difícilmente se le puede considerar marxista, hablaba de la necesidad de diagnosticar a cada momento, en la compleja evolución de mundo, el papel de los factores que la componen, midiendo la intensidad de la acción con la finalidad de indicar los remedios que se requieren y que serían de gran importancia para el desarrollo del compromiso geográfico alternativo previsto para los últimos treinta años del siglo xx (George, 1967).

24Cada autor plasmó su compromiso de manera distinta y con parámetros de discusión alrernativos, pero siempre presentando una visión crítica, de la sociedad y de la geografía cuantitativa, tendente a la construcción de un mundo diferente del capitalista. Desde la perspectiva de la geografía, el objeto fundamental de análisis son las prácticas sociales, tanto económicas, como políticas, militares y culturales, en su relación con el espacio terrestre (Lacoste, 1976: 81). A estas prácticas habría que agregar ahora las relacionadas con la naturaleza. Evidentemente, cada autor se comprometió más con alguno de estos temas que con otros, o bien, con una visión particular con la cual analizarlos. Sin embargo, lo más importante de esta perspectiva es que la dimensión política de la geografía volvió a ocupar un lugar predominante en la investigación, la docencia y la planeación.

25Al tiempo que había investigadores interesados en generar instrumentos teóricos alternativos para comprender los impactos del capitalismo, los había interesados en vincular la teoría con los temas específicos que tenían que ser solucionados. Por ejemplo, en los años de 1970 se discutía sobre si los problemas del subdesarrollo en los países del Sur eran un producto de la implantación del capitalismo, o bien, si lo eran de la falta de un modelo capitalista. Las teorías del desarrollo desigual de Samir Amin (1974) y André Gunder Frank (1969), así como otras de diversa orientación crítica, impactaron a los geógrafos europeos, entre otros más, quienes empezaron a interesarse en el llamado Tercer Mundo y en los temas relacionados con él, como el subdesarrollo, el imperialismo y la relación centro-periferia (Peet, 1998: 69). Autores europeos, como Pierre George (1967) e Yves Lacoste (1976), y latinoamericanos, como Milton Santos (1978), de Brasil, desde el punto de vista del marxismo estructuralista francés, y Ángel

26Bassols (1967), de México, con influencia de la corriente soviética de planificación del desarrollo regional, contribuyeron a estos debates. Ellos, y aquellos que han seguido sus planteamientos, son ejemplos de un compromiso con la geografía que es preciso resaltar y analizar con mayor detalle posteriormente.

27Las discusiones anteriores desembocaron en dos hechos. Primero, hubo un cambio en la forma de desarrollar las teorías y los temas problemáticos surgidos de la implantación del modelo capitalista. Ahora se tendría que investigar, enseñar y planear de otra manera, distinta de la geografía institucional. El resultado de esto fue un compromiso interno con el desarrollo del pensamiento geográfico, en el cual el factor político jugaba un papel fundamental para definir lo que se discutía y con qué parámetros. Segundo, el hecho de que algunos autores le dieron importancia a ciertos temas que habían quedado pendientes en la mesa de soluciones, como las investigaciones y los trabajos que la geografía requeriría en el futuro. Entre estos temas, figuran el subdes-arrollo, la pobreza y sus implicaciones nacionales e internacionales. En los años de 1970, se suma a lo anterior el anuncio anticipado de una crisis mundial, por Yves Lacoste; por lo tanto, también se necesitaba integrar instrumentales teóricos y empíricos para solucionar los síntomas negativos que el capitalismo presentaba ya en la mayoría de los países (Lacoste, 1976). Se propuso entonces la formulación de una geografía de la crisis, la cual, evidentemente, nunca se concretó.

28Sin duda, los movimientos sociales de 1968, la crisis social mundial y la guerra de Vietnam fueron elementos que contribuyeron a la detección de los temas que requerían atención y solución inmediatas, independientemente de que se aceptara el hecho de que la crisis tomaba formas diferenciales dependiendo de los lugares donde se presentara, siendo esta identificación una de las tareas por delante. La evidencia que corroboraba la aparición de la crisis se basaba en la profundización diferencial de seis problemas básicos, los cuales podían considerarse manifestaciones explícitas de temas que requerían atención con urgencia, a saber: la destrucción de la biosfera como resultado del crecimiento industrial; la degradación de las potencialidades alimenticias en aquellos lugares donde vive la mayor parte de la humanidad; el crecimiento demográfico prodigioso; la extensión y acumulación de las aglomeraciones urbanas donde se concentran los bienes y servicios y las poblaciones; el incremento de las desigualdades entre los hombres que viven en las diferentes regiones del mundo, exacerbando las relaciones de dominación y dependencia; el enfrentamiento directo e indirecto de las grandes potencias en sus intentos de ampliar los espacios sobre los que ejercen su hegemonía, es decir, el aumento del potencial de destrucción en las guerras (Lacoste, 1976: 108-109).

29El haber hecho un listado de procesos o temas “críticos”, ya desde los años de 1970, es importante y loable, puesto que se destacaban de antemano algunos tópicos que debían integrarse a las agendas de las diferentes prácticas de los profesionistas de la geografía, sobre todo en lo que respecta a la planeación y la investigación. Eminentemente políticos, estos temas se vinculaban a las relaciones existentes entre los países del Norte y del Sur, y cobraron aún más relevancia a finales del siglo. Como se analizará más adelante, los asuntos críticos se fueron reestructurando y cambiando, en la medida en que los procesos de los mundos desarrollado y subdesarrollado se expresaron dife-rencialmente, de acuerdo con las nuevas condiciones de su progreso.

Compromisos en los albores del siglo xxi

30A partir de las dos últimas décadas del siglo xx, los compromisos de la geografía pasan por transformaciones de fondo. La crisis de los paradigmas sobre los cuales se fundamenta la producción de conocimiento dio un giro que modificó también las prácticas que desarrollan los geógrafos. La crírica que la posmodernidad hizo a las promesas incumplidas —de desarrollo y emancipación— de la modernidad y el fin de la Guerra Fría, cuyo efecto mundial originó cambios sustanciales en la visión de los procesos planetarios y de transformación del mundo, influyen asimismo en los procesos y en la orientación de los análisis de las teorías y los temas sobre los cuales se basa el trabajo geográfico. Este cambio de dirección de las tendencias lleva a la redefinición de los compromisos internos, respecto de lo que se hace, se dice y se trabaja en el ámbito de las transformaciones territoriales diferenciales del mundo, y pone sobre la mesa problemáticas que es preciso identificar y trabajar. Sin duda, las visiones del mundo y de su futuro se transformaron, así como lo hicieron los procesos y los temas mediante los cuales se aprehendían e interpretaban los problemas. En los albores del siglo xxi, una serie de retos ha quedado pendiente para la ciencia geográfica.

Compromisos de visión planetaria

31Las visiones de transformación planetaria pasan, en la actualidad, por tres posturas relacionadas con compromisos respecto a la forma como se interpreta el mundo. La primera corresponde al posmodernismo, visión que en los años de 1980 criticó las promesas modernas de desarrollo, progreso, transformación y cambio porque no habían dado el resultado que se esperaba. Se argumentaba, en principio, que se había alcanzado una nueva etapa de la humanidad. En lugar de darle prioridad al tiempo y la transformación, los postulados fundamentales de la posmodernidad pusieron el acento en el aquí y el ahora del espacio y la diferencia; en el texto, en lugar del contexto, y en el individuo, en contraposición a la sociedad (Ramírez, 2003b).

32En la medida en que es una visión que no está interesada en el planteamiento de un cambio alternativo, el posmodernismo no se erige como modelo de desarrollo frente al de la industrialización capitalista. En cambio, se presenta como una concepción del mundo para la que lo más importante es el aquí y el ahora, resaltando elementos como la cultura, los espacios —destacando sus diferencias respecto de la homogeneidad como paradigmas a los cuales todos los individuos y sociedades deberían tender— y los imaginarios —producidos por estos espacios diversos, en el aquí y ahora—. El impacto que esta discusión tuvo a finales del siglo pasado fue fundamental en la redefinición de los temas por analizar y los pendientes por resolver. Independientemente de que se argumente que la discusión entre modernidad y posmodernidad finalizó con el siglo xx, las secuelas de esta corriente fueron vitales para dar dirección a los compromisos, teorías y temas por investigar (Ramírez, 2003b). Por ejemplo, como se mencionó con anterioridad, en las investigaciones actuales, la planeación y la organización del territorio con miras al futuro pierden la relevancia que habían tenido y adquieren una dimensión de gestión territorial.

33La segunda postura tiene que ver con el modelo de desarrollo imperante hoy en día. Así como la modernidad se aceptó como la única forma de salir del atraso durante los siglos xviii, xix y xx, la llegada de la crisis económica de los años de 1980 instauró la globalización como modelo alternativo. A partir de entonces, se asume que, con esta nueva promesa de intercambio y vinculación mundiales, se resolverán aquellos problemas que antes solamente se agudizaban y se producirá ese crecimiento que la modernidad capitalista no mantuvo, aunque lo prometiera por largos años.

34Algunos autores adoptan esta segunda postura desde la perspectiva de su caracterización neoliberal, ya que argumentan que las transformaciones económicas de apertura comercial, económica y de política de desmantelamiento del aparato estatal, así como las transformaciones culturales, están apoyadas en una visión del liberalismo económico que resurge con los posrulados actuales de eficiencia y libre mercado. Pero, por otro lado, algunos críticos de la globalización piensan que la retórica neoliberal de eficiencia económica, libre comercio, internacionalización y vínculos, en abstracto, desde el punto de vista espacial, producen una desterritorialización de los procesos porque se imaginan espacios libres, abiertos, que no presentan procesos espacializados (Massey, 1999: 35). Con base en lo anterior, existe otra visión que parte de seguir pensando en la utopía y argumenta sobre la necesidad de trabajar con la posibilidad de propiciar la existencia futura de lugares donde la coexistencia de las diferencias sea incluyente y arraigada en el espacio; al mismo tiempo, se quiere que esta perspectiva se tome como alternativa a la globalización “no espacializada”. En suma, de lo que se trata es de “otra globalización”, como modelo alternativo al que ya está oficialmente constituido y aceptado.

35Indistintamente de si esta “otra globalización” se constituye como la dimensión del capitalismo contemporáneo, o bien, como la dimensión del futuro que se pretende construir, para autores como Ted Benton, la crítica al modelo de desarrollo globalizado pasa por dos posturas: la de los globalifóbicos, que están contra la globalización, y la ecológico-po-lítica, que insiste en la necesidad de producir sólo bajo formas que aseguren la existencia de recursos suficientes para salvaguardar a las generaciones futuras (Benton, 1989: 52).

36Entonces, la tercera postura es la de la sustentabilidad, la cual ha sido adoptada por investigadores, planificadores y docentes como modelo alternativo al presente. En opinión de todos ellos, ésta es la única forma de salir de la crisis y los problemas que presenta actualmente la humanidad (Ramírez, 2003a). Con este paradigma, el turismo, el movimiento, la retórica y los imaginarios del espacio y su representación, así como la gestión, serían algunas de las actividades prácticas fundamentales del desarrollo y estarían basadas en la forma como se concibe el mundo.

37En suma, estas tres visiones planetarias —el nihilismo posmoderno; la globalización, en sus dos visiones, y la sustentabilidad— constituyen la plataforma contextual a partir de la cual se analizan los procesos contemporáneos.

Compromisos de proceso

38La crisis de los paradigmas, más abiertamente notable desde los años de 1980, hizo que se readecuaran tanto las miradas como los imaginarios de las teorías que los abordaban y que se redefinieran los temas que quedaban pendientes y que había que trabajar. Dada su exrensión, esto no se desarrollará aquí con profundidad. Sin embargo, en lo que respecta a los procesos, se puede decir que ya desde 1973 David Harvey hablaba de la inrerrelación existente entre temas y conceptos, los cuales podían verse desde esa vinculación para dar lugar a la investigación interdisciplinaria y contribuir así a la compresión de la teoría sociogeográfica (Harvey, 1973: 16-17).

39En relación con las teorías, parecería que éstas se encuentran compartiendo la arena de las investigaciones, en diferentes espacios y niveles, tanto las que tienen compromisos con las visiones neoclásicas y tradicionales de la geografía como las radicales y críticas, lo que abre un espectro de posibilidades muy amplio para abordar el tema de los compromisos de proceso. Por otro lado, una vez asistida la crisis de los paradigmas, se da un regreso interesante a las viejas posturas, o también, en sentido contrario, se quiere encontrar novedades en los ámbitos teóricos, produciéndose así el arribo de las posturas “post”. El posfordismo, el posestructuralismo, el poscolonialismo y el neomarxismo son algunas de las visiones que prevalecen entonces. Cada una de ellas requeriría un aparrado especial para su definición, objetivo que se sale de los alcances de este capítulo; además, cada una de estas posturas contiene una lista de temáticas específicas, con visiones teóricas particulares, que sería preciso medir, y sobre todo, seguir con rigor y lógica para ubicar a cada una en el lugar que ocupa en el momento actual.

40Pero, si se regresa la mirada a la geografía crítica y se revisan con atención tanto la manera como evolucionó la geografía de la crisis como las temáticas propuestas por Yves Lacoste en 1976, con el fin de identificar las visiones de proceso, ¿se perciben acaso algunos cambios que sirvan para evaluar la transición hacia el recién nacido siglo xxi? La respuesta es evidentemente afirmativa, pues hubo cambios importantes en la forma como se llevan a cabo los procesos; pero, al mismo tiempo, la respuesta tiene su complejidad, ya que la comprensión de los procesos es cada vez más difícil debido a la división de las áreas del conocimiento tal y como se había hecho tradicionalmente. Por lo tanto, el reto que se presenta en cuanto a los compromisos de proceso nos remite a identificar la manera como la interacción de las disciplinas permite cada día más su comprensión, poniendo en evidencia las redes complejas que entre ellos se crean y no su fragmentación disciplinar. Por esa razón, la necesidad de retomar aquellas temáticas críticas que requieren compromisos fuertes debe ser trabajada y enunciada de otra manera. En un intento inicial de presentarlas, y asumiendo que es un trabajo que es preciso profundizar, las temáticas se dividen, en esta discusión, en siete. Todas ellas integran escalas diferenciales de su desarrollo.

  1. La destrucción de la biosfera y de la naturaleza ha llevado a introducir el paradigma de la sustentabilidad como un elemento fundamental para la visión alternativa de futuro, como se analizó anteriormente, pero también a suponer que en el ámbito local está la única manera de resolver los problemas de pobreza y de agotamiento de recursos naturales, especialmente en los entornos que cuentan con recursos importantes, según la percepción de algunos autores. Este tema es crucial para enfrentar la creciente demanda de agua y su concentración general, así como los problemas de control, uso, transformación y agotamiento de otros recursos naturales y económicos. Dentro de este gran tema está incluida la dimensión social que adoptan los procesos naturales en la actualidad, de tal manera que se reduce la brecha de la desvinculación entre la geografía física y la humana de la modernidad; ahora, esto ha cobrado una dimensión que hace suponer incluso que ambas podrían reconciliarse y aceptar la introducción de temas étnicos en el control de ciertos recursos, como bosques y agua, en algunos lugares (Cortina, 2008).

  2. La degradación de las potencialidades alimenticias —en aquellos lugares donde vive la mayor parte de la humanidad— interactúa con el problema del control de los recursos naturales; entre ellos, el problema del recurso de la tierra es el más representativo. Al respecto, hace falta de una visión que permita mantener las actividades primarias en los países del Sur, cuyas economías campesinas son todavía considerables. Esta falta de visión ha contribuido a incrementar la pobreza de estos sectores y su dependencia de los países del Norte. El crecimiento natural de estas poblaciones agrava el problema de la falta de opciones para permanecer en el campo y agudiza las migraciones nacionales e internacionales. La pobreza, cada día más grave, y las migraciones continúan en la agenda de temas importantes.

  3. El crecimiento demográfico es intenso, pero al menos ha podido reducir las tasas de mortandad, especialmente la infantil, con el desarrollo tecnológico y el avance científico. Sin embargo, tanto en los países del Sur como en los del Norte, esta reducción de las tasas de mortandad no ha redundado, al mismo tiempo, en un incremento de la calidad de vida de sectores mayoritarios de la población. Muchos siguen viviendo en condiciones infrahumanas, de atraso y pobreza. La diferenciación que estos procesos adoptan en las múltiples regiones del mundo, tanto entre los sectores sociales que conforman cada Estado-nación, como entre los que viven en el campo y en la ciudad, o bien, entre los grupos de edad, sexo y condición social, es un tema fundamental, sin duda, y todavía está pendiente. Ahora, además, ha adoptado una dimensión particular debido a su continuo incremento, no sólo en las regiones rurales, sino también en las urbanas, cuyas características son muy particulares.
    Aunado a esto, la movilidad de personas, bienes y servicios ha surgido como tema toral para comprender los procesos territoriales actuales. Evidentemente, el cambio tecnológico y su impacto en el territorio han tenido como efecto este proceso, el cual, en sí, ayuda a la reorganización del rrabajo urbano y rural, nacional e internacional, y tiene que ver con ajustes salariales y contrataciones; pero ahora, hasta la ilegalidad es motivo de contratación. La cultura del movimiento y la nueva cultura laboral son temas emergentes que es preciso retomar para desarrollar.

  4. La extensión y la acumulación de las aglomeraciones urbanas, donde se concentran los bienes y servicios y las poblaciones, hacen de las ciudades el lugar privilegiado para las actividades económicas y para la concentración de la población. El cambio hacia la terciarización urbana y las formas que las ciudades adoptan en su organización actual —globales, amuralladas, abiertas; ciudades de migrantes y refugiados, ciudades perdidas, etcétera—, así como la manera en que se articulan los sectores de una misma ciudad, son temas relevantes para la agenda actual.

  5. Las desigualdades entre hombres y mujeres han aumentado en diversas regiones del mundo y dentro de los Estados-nación, incrementándose las relaciones de dominación y dependencia. Este tema es crucial para la comprensión de los procesos sociogeográficos y culturales de la actualidad. La diferenciación de procesos, abordada desde el punto de vista del género y su impacto en el territorio, así como el reconocimiento del “otro”, como parte de una dimensión política de desarrollo, adquieren dimensiones que requieren soluciones alternativas.

41En este tema se incluye también la crisis del Estado benefactor, el cual ha dejado en manos del sector privado la resolución de muchos de los problemas sociales, lo que incrementa las contradicciones y agudiza los problemas de pobreza y desigualdad social y territorial que existen entre naciones y entre las diferentes regiones que las componen. La crisis de la pobreza, como una de las manifestaciones claras de la agudización de las contradicciones del capitalismo, adquiere una dimensión diferente. En efecto, no se trata solamente de la necesidad de solucionar el atraso de los sectores premodernos, sino que ahora importa la articulación entre lo moderno y lo premoderno, al margen de la contradicción entre lo urbano y lo rural. Hace falta ubicarse en la problemática interior de los lugares más avanzados y evolucionados. La copresencia y coexistencia de la pobreza urbana ha exacerbado los problemas que anteriormente se vislumbraban solamente por su origen rural y de atraso.

  1. El enfrentamiento directo e indirecto de las grandes potencias que intentan ampliar los espacios sobre los que ejercen hegemonía sigue siendo una tendencia real en la geografía del mundo. El incremento del potencial de destrucción es un asunto crucial del cual la geografía tiene que seguir dando cuenta y frente al cual debe tomar postura. Sin embargo, el potencial destructivo se amplía hacia zonas del interior de los países y las confrontaciones intranacionales entre grupos étnicos constituyen una más de las caras que adopta el problema de la destrucción en el mundo.

  2. La crisis de los sectores productivos primario y secundario ha generado un incremento de la terciarización de la economía, del consumismo y de la producción. Cada vez más, la producción de valor está más concentrada en lugares y sectores específicos, pero la distribución de ese valor tiene que hacerse a partir del sector terciario y entre un mayor número de agentes que viven de él, lo que produce desequilibrios en las relaciones interiores de los países, pero también entre ellos. El intercambio desigual de bienes, servicios, mercancías e individuos es otro de los temas que se deben considerar.

42Esta agenda no es exhaustiva, como bien se ve, pues deja fuera muchos temas, ya sea porque no están incluidos o porque sólo lo están parcialmente, pero sirve como un esbozo de lo urgente. Sin embargo, para darle una dimensión específica a los problemas que se presentan, es necesario pensar en conjunto. Hay que considerar los lugares donde éstos se desarrollan, sus diferentes escalas y formas de manifestación, así como los intereses específicos de los profesionistas, y sobre todo, los compromisos que individual y colectivamente éstos tienen con la sociedad. Lo importante radica en la identificación de los procesos producidos por las transformaciones territoriales para, desde ahí, partir hacia la generación de estudios, en grupos o comparativos, que permitan profundizar en el conocimiento de los diferentes territorios afectados.

Compromisos internos de la geografía

43Estos compromisos tienen que ver con la forma como los especialistas en esta ciencia se vinculan directamente con su forma de reflexionar, hacer y practicar la geografía. Si se acepta que también son históricos y cambiantes, es preciso que ante los paradigmas que prevalecen en el mundo, el quehacer y la reflexión sobre la geografía tengan que readecuarse a las condiciones actuales del desarrollo y la evolución de esta ciencia. Desde 1973, Pierre George proclamaba a la geografía como un conocimiento con métodos y resultados relacionados con las llamadas ciencias asociadas y muy sensibles a la coyuntura (George, 1973: 5). Esta doble cualidad, para este autor, es uno de los elementos que garantiza mejor su conservación, mientras que para otros fue una de las causas de su debilitamiento y de su posible desaparición como ciencia moderna a finales del siglo xix, cuando se separa en geografía física y geografía humana y pierde su identidad como integradora de elementos naturales y sociales (Wallerstein, 1991).

44Aceptando que la coyuntura está cambiando, se propone como parte de la agenda del compromiso de la geografía una reflexión profunda sobre estos aspectos cruciales. Los compromisos que se discuten están basados en las prácticas profesionales analizadas al comienzo de este trabajo y resaltan aspectos que se han venido mencionando, entre ellos, el de su dimensión política y el de cómo las discusiones sobre las prácticas en países latinoamericanos están permeadas por la posición que guardan como países del Sur, lo que produce retos con formas específicas, a diferencia de los que se podrían tener en otras latitudes. Por otro lado, mientras la planeación tiene mucho que ver con el compromiso que se tiene con la sociedad y con el modelo de desarrollo, los otros aspectos se relacionan más directamente con la forma de hacer docencia, investigación y representación en esta ciencia.

Con la teoría y la investigación

45El desarrollo desigual que ha tenido la reflexión teórica de la geografía en los países del Norte y el Sur contrasta aún más que sus procesos sociales. Mientras que en los primeros es de vital interés su explicación, en los segundos lo es la docencia, la investigación, la planeación y la representación, temas y compromisos que han estado casi ausentes en la práctica geográfica y en todas sus vertientes. Muy pocos geógrafos se han comprometido realmente con la necesidad de enseñar y de aplicar sus conocimientos en investigación, aportando reflexiones teóricas y elementos de reflexión en sus trabajos sobre la particularidad específica de los países del Sur.

46Esto ha desembocado en dos hechos. Por un lado, existe una división del trabajo intelectual en la cual parecería que los encargados de hacer teoría son los especialistas de los países del Norte, mientras que en el Sur sólo se aplican las categorías, metodologías y concepciones que aquellos desarrollan, ya sea siguiendo la corriente neoclásica o conservadora del pensamiento, ya sea identificándose con el pensamiento crítico (Ramírez, 2006). Por el otro, si la dependencia económica respecto de estos países ya es aguda, la dependencia intelectual es aún mayor. Esto se agrava a causa de la insistencia de los líderes académicos que validan los posgrados en las universidades internacionales seleccionadas, porque los consideran mejores, y le dan mayor importancia a la bibliografía internacional, y a causa de que se copian los modelos de desarrollo intelectual del Norte y se imponen para el desarrollo del trabajo que se realiza en el Sur.

47La importancia de estos vínculos y apoyos no se está negando aquí, es más, en algunos documentos se la ha resaltado, pues las reflexiones enriquecen las discusiones y las actualizan (Ramírez, 2003c). Sin embargo, lo que nos preocupa es la dependencia y la ausencia de reflexiones teóricas que obedezcan realmente a la explicación de los problemas del Sur; y lo que es peor, la falta de lectura de los trabajos realizados por colegas o estudiantes de esta zona. No hay un intercambio de lecturas entre los académicos del Sur, así como tampoco hay debates que contribuyan a generar el conocimiento y la reflexión teórica relativa a esros lugares.

48Matizando un poco, cabe aclarar que en estos países del Sur hay profesionales de la geografía que han tenido el interés de reflexionar teóricamente. Algunos, como Milton Santos (1978), heredaron a la posteridad una bibliografía amplia que es necesario revisar con detalle para analizar su impacto real. El pensamiento de este geógrafo comprende los temas particulares que atañen al subdesarrollo y los problemas latinoamericanos.

49Sin embargo, no sólo en los países del Sur, sino también en los del Norte, hay temas sobre los que aún queda mucho que decir para comprender las representaciones cambiantes que se presentan en el mundo. Entre ellos, se destaca el de la espacialidad diferencial que adoptan los procesos en el territorio, tema que Yves Lacoste, ya desde los años de 1970, señalaba por mal analizado (Lacoste, 1976: 110) y en el cual todavía se tiene que trabajar mucho, tanto de manera teórica como empírica. También se destaca el compromiso de Massey con la comprensión de los procesos diferenciales; éstos permiten entender el espacio geográfico desde el punto de vista de la epistemología y llaman la atención porque conforman uno de los últimos aportes que se han hecho sobre el tema (Massey, 2005). Hay, por supuesto, muchos otros tópicos que es preciso identificar y desarrollar.

50Intimamente relacionado con la teoría, pero ubicado en el plano de los valores y los principios, David Harvey ha puesto énfasis en la necesidad de reflexionar sobre los problemas de la ciudad y la naturaleza, tomando en cuenta el de la justicia como un elemento fundamental para evaluar los procesos en contextos específicos (Harvey, 1973: 14; 1996). A pesar de que el tema se podría situar entre los metarrelatos universales que el posmodernismo ha criticado, en trabajos más recientes este autor insiste en la importancia de contextualizar las transformaciones geográficas a partir de la categoría de justicia social, la cual, en la actualidad, está transitando hacia otros conceptos, como el de “situación”, “otredad” y “posicionalidad”, usualmente entendidos por sus categorías de clase, género, raza y etnicidad, entre otras formulaciones y conceptos que las cruzan (Harvey, 1976: 341-342).

51Sin duda, investigar y enseñar con principios produce compromisos que van más allá del que se tenga con la ciencia en sí misma y que alcanzan a la humanidad y la sociedad. Estos compromisos pueden variar con el tiempo, y de acuerdo con cada espacio, dependiendo de los valores, creencias e imaginarios que se tengan, así como de lo que se pretende ser como individuo y como sociedad. Esto ha sido desarrollado por Flyvbjerg, quien asume también el reto de enseñar la planeación a partir de valores y principios (Flyvbjerg, 2001). Su texto ha impactado a las ciencias sociales, especialmente por cómo éstas se adentran en la propuesta de transformación de la sociedad, aportando elementos epistemológicos, teóricos y empíricos importantes (Schram y Caterino, 2006). Sería interesante retomarlo para otras prácticas, además de la planeación, en la geografía.

52Por último, en ocasiones existe cierto rechazo a introducir ideas o concepciones innovadoras o reconciliadoras en relación con los temas naturales o sociales, sin embargo, éste es un punto que atañe tanto a la teoría como a la epistemología de la geografía. La inclusión de otras concepciones permitiría entender procesos cada vez más complejos e interrelacionados y tendría repercusiones importantes en la política del hacer geografía y también del enseñarla. Tomar realmente al espacio como objeto de conocimiento requiere de un compromiso de reflexión sobre todos sus aspectos, no sólo sobre las representaciones del espacio real, sino las múltiples formas a partir de las cuales se puede interpretar su realidad y sus transformaciones.

Con la enseñanza

53En la opinión de algunos autores, la enseñanza de la geografía, más que servir para la generación de nuevos conocimientos o habilitar a los ciudadanos en el arte de conocer su espacio y hacer su lugar, ha neutralizado y deformado la producción de las ideas. Si se da por válida esta afirmación, para cambiar esta práctica es preciso retomar la docencia preguntándose qué se va a enseñar, a quién y para qué se le va a enseñar esa parte de la geografía. Al responder estas preguntas, sin duda, se alcanzaría una mejor orientación de los objetivos de su enseñanza.

54Por otro lado, si se acepta que la geografía es una ciencia que relaciona datos heterogéneos y diacrónicos, ¿cómo se reconcilian las múltiples partes que componen dichos datos y cómo vincularnos con los diferentes especialistas de las ciencias asociadas sin que se pierda la identidad de la ciencia geográfica? (George, 1973: 5, 6). Ésta es una pregunta crucial para mantener el estatus científico de la geografía. Y hay una pregunta más, igualmente relevante: ¿cómo enseñar las herramientas teóricas y metodológicas que muestren esa complejidad espacial?

55Éstos son algunos de los retos que es necesario asumir y sobre los que se debe reflexionar, ahora, cuando la interacción entre grupos multidisciplinarios para resolver problemas cada vez más complejos es grande y va en aumento. Las redes de relaciones que se crean alrededor de los problemas específicos tienen el apremio de pasar de los estudios multidisciplinarios a la generación de metodologías transdisciplinarias que aborden conjuntamente la resolución de los problemas, evitando cada vez más la fragmentación disciplinaria (Ramírez, 2006). Hacer esto sin perder la identidad de la geografía, o su posición frente a las otras ciencias, sumándose pero guardando sus formas de adentrarse en la generación del conocimiento, es un reto que hay que tomar.

56Pero si se relaciona este punto con la necesidad de trabajar y reflexionar teóricamente sobre la realidad compleja, para después enseñarla en múltiples niveles, la problemática se hace más relevante. Cuando se vinculan situaciones de relación, en las cuales, por ejemplo, lo social y lo político forman parte de la cultura, se puede llegar a afirmar, entonces, que dada la forma que adoptan estas mezclas —hibridación, desigualdad y coexistencia en espacios similares—, se requieren instrumentales mucho más acabados y pensados para explicarlas. Estos instrumentales deben ser generados en los lugares donde se producen las problemáticas, con el fin de evitar al máximo el uso de instrumentos de interpretación y enseñanza importados de otras realidades y de integrar líderes de investigación provenientes de los países del Norte en los grupos de trabajo de investigación locales.

57En cuanto a la docencia, existe la necesidad de enseñar una geografía que realmente habilite a los agentes sociales como profesionistas que “saben pensar en el espacio” cotidiano, desde lo personal y lo colectivo, haciéndolo un instrumento de reflexión sobre la realidad y la acción transformadora. Ésa debería ser la razón de ser del estudio de la espacialidad diferencial de la geografía, argumentación que sigue siendo vigente bajo los parámetros actuales de necesidad de desarrollo local en comunidades, barrios y sociedades (Lacoste, 1976: 36). ¿Cómo adoptar el compromiso con el conocimiento de un espacio dinámico, y no estático, que se reproduce diferencialmente y se articula a otros sistémicamente? ¿Cómo comprometerse con el conocimiento y la reflexión, más que con parámetros previamente establecidos? Estas preguntas deben desarrollarse en el ámbito de la docencia, sobre todo si se acepta que la falta de un conocimiento real del espacio donde se habita origina una falta de compromiso con él. Y puesto que se asume que el conocimiento es una de las causas que genera compromiso, hay que difundirlo mediante la enseñanza.

58Pensar de nuevo en el tiempo y el espacio, en función de las condiciones actuales de desarrollo de la teoría, y con la finalidad de enseñar y explicar cuáles son los procesos actuales reales, es un reto importante que implica dotar a los individuos, ya no de elementos que reafirmen su sentido de ciudadanos nacionales, como en el pasado, sino de un conocimiento estratégico sobre lo que es y lo que hay en sus espacios, para habilitarlos en la imaginación de un futuro diferente, para ellos, a partir de las coexistencias, las copresencias y las diferencias que los tiempos actuales reclaman. Entonces, el objetivo que motivaría a la docencia, desde esta perspectiva, sería el de enseñar para conocer y cambiar los entornos propios en la vivencia cotidiana.

Con la representación

59Si bien es ésta una de las prácticas más antiguas de la geografía, posiblemente es en la que menos se reflexiona. Difícilmente, cuando elabora un mapa, alguien se pregunta: “¿qué se va a mapear, cómo y cuál es la mejor manera de hacerlo?”. La revolución tecnológica de los sistemas de información geográfica (sig) ha puesto de relieve la importancia estratégica que tiene el logro de representaciones óptimas de los espacios ocupados, las cuales, en los últimos tiempos, se han utilizado con fines de destrucción y bélicos. Además, dada la importancia que se le ha dado al espacio, la realización de mapas a partir del uso de las nuevas tecnologías se ha abierto también a los especialistas que requieren representar en mapas sus hallazgos. Con esta ampliación de su uso, y con su realización mediante los sig, muchos especialistas creen que por el sólo hecho de aplicar esta herramienta y hacer mapas se está haciendo geografía. Independientemente de la necesidad de actualizar el debate sobre la relación entre cartografía y geografía comenzado por Pierre George, con el cual se trataba de dilucidar los vínculos y diferencias entre estos dos ámbitos del conocimiento, los pendientes sobre este punto van más allá de lo aquí expuesto hasta el momento (George, 1973: 21-23).

60En primer lugar, si se acepta que la geografía es una ciencia de relaciones, la pregunta obligada es: ¿cómo se pueden representar en el mapa estas relaciones y para qué serían útiles? Esto es relevante porque, al margen y a pesar del avance tecnológico de los sig, no existe todavía, ni siquiera entre los geógrafos más radicales y vinculados con los grupos sociales, un compromiso de hacer del mapa un instrumento de cambio. Hacerlo significaría contar con elementos que representaran las tendencias reales de los procesos actuales, lo que permitiría, a su vez, mostrar claves de incidencia para la transformación, o bien, recursos que pudieran ser utilizados para originar nuevos procesos.

61En algunos países existe la tradición de enseñar a usar el mapa desde la primaria, con ello se demuestra su valor como instrumento para la utilización del espacio en escalas micro y local. Contar con formas de mapear problemas sociales muy sensibles, como la pobreza, la movilidad y sus problemas, la calidad de vida y sus condiciones, en la escala micro, equivaldría a tener herramientas de política geográfica y de planeación de temas fundamentales y para diagnosticar las áreas más necesitadas y susceptibles de ser intervenidas. Contar con ellos permitiría reconocer otras relaciones que, hasta la fecha, no han podido quedar registradas en mapas; se trata de aquellos vínculos que se dan en el espacio y que son de alguna manera sustantivos para identificar problemas que ameritan ser resueltos. El mapa, desde esta perspectiva, se convertiría en un instrumento político de construcción del cambio, y no de destrucción y guerra, como lo ha sido hasta el momento.

62¿Qué representar y cómo? Éstas son preguntas que requieren respuestas adecuadas para identificar sus dimensiones, alcances y degradaciones. Por ejemplo, se puede representar el agotamiento de los recursos naturales o la expansión de la tala inmoderada de los bosques del mundo, entre otros muchos procesos que es preciso reconocer y mostrar.

Con la planeación

63La visión de futuro de los espacios y sociedades ha pasado mucho por la puesta en marcha de prácticas de planeación que han tendido a organizar las imperfecciones que el crecimiento capitalista ha mostrado y que afectan a los entornos rurales, y sobre todo, a los urbanos, donde su incidencia ha sido mayor. Mediante la planeación, al principio, se quiso organizar a las ciudades que se requerían para reproducir a la industria; y en la actualidad, al sector terciario, dando poca respuesta a las necesidades de vivienda y servicios de la mayoría de la población. En ese sentido, las preguntas que se hace Flyvbjerg, en relación con las acciones concretas de planeación, plantean la necesidad de una práctica basada en valores y principios claros, en lugar de intereses políticos de grupos (Flyvbjerg, 2001).

64Al respecto, si se reconoce el cambio de la planeación a la gestión de las ciudades que se produjo en los últimos años, existe la necesidad de reflexionar sobre quiénes participan en la planeación, ¿quién gana y quién pierde en una acción concreta de planeación del desarrollo territorial?, ¿qué tipo de relaciones son las que imperan con una acción determinada?, ¿cuáles son las posibilidades reales de transformación frente a una acción determinada?, ¿es deseable esta acción, para quién, y para cambiar qué? (Flyvbjerg, 2001: 131). A estas preguntas, se agregan otras: ¿cómo?, ¿por qué?, ¿qué se haría? Esto con la finalidad de tener una noción de qué tipo de territorio es deseable y quiénes serían los beneficiados de las acciones que se llevaran a cabo.

65Si hubiera un diagnóstico claro, relacionado con las preguntas que se plantea la investigación y con las que se plantea la representación, se tendría una visión diferente y más precisa de hacia dónde orientar la planeación y qué hacer con ella. El reto mayor está en relación con el tipo de territorio que se desea producir, desde el punto de vista de los entornos locales, y con cómo esto difiere de los territofios imaginados o deseados en los países del Norte. Acabar con la copia de los modelos de planeación importados para desarrollar territorios propios, con identidad y con sentido de su utilidad, sería sin duda un desafío importante para las prácticas futuras de la geografía.

Reflexiones finales

66El relato de la modernidad que transformó a México y a los países latinoamericanos vino de Europa, y más recientemente, de Estados Unidos, sin que mediara una reflexión interna de adónde se quería o se pretendía llegar. A pesar de esta situación, queriendo homogeneizar terrirorios al estilo de los países desarrollados, se siguen adoptando modelos de desarrollo que no son propios, sino que, por el contrario, excluyen las visiones y perspectivas de los grupos internos, los cuales perciben la realidad de otra manera. Entonces, visto desde esa perspectiva, ¿qué papel juega la geografía en la redefinición de sus compromisos con un cambio social que parta ahora de la diferencia y de la especificidad de cada lugar?

67Cabe mencionar que la decisión de aceprar cualquier compromiso, al ser relacional, tiene una doble dimensión: una, de política geográfica, y otra, eminentemente emotiva, que toca sentimientos profundos, tanto individuales como sociales. Doreen Massey afirma que al pensar en una política del espacio nueva, se produce una liga y un compromiso con él, con la forma de construirlo y de habitarlo, en cualquiera de sus escalas y según se ubique, y que todo ello está cargado emocionalmente (Massey, 2004: 5). De ahí la importancia de reconocer y desagregar el lazo emocional del geógrafo con la actividad que se desarrolla. Esto tiene que ver con cómo se trabaja en el presente, cómo se quiere construir y se construye el lugar donde se habita o se trabaja y cómo se vincula o se coexisre con los agentes con los que se convive.

68La dimensión política de este tema es grande y supone que en la construcción de un compromiso se requiere de nuevas concepciones del espacio, de la vida y de las relaciones. Hay en todo esto tres elementos que deben reconocerse: en primer lugar, un relato capaz de identificar y entender las realidades diferenciales y contradictorias que adopta el territorio en el momento contemporáneo; en segundo lugar, una nueva visión política en la que se pase de la democracia excluyente a otra que permita copresencias e inclusiones; y por último, un concepto político de integración; debiendo estos dos últimos puntos basarse en el primero (Beck, 2006: 21).

69Una visión, una política y un concepto diferente de integración de ambos sería, en resumen, lo que se necesita. ¿Es posible poner en marcha, en el lugar donde se vive, se trabaja o se reproduce, un compromiso geográfico con una visión territorial que vincule de otra manera el lugar habitado con otros territorios? Éste es sin duda el reto que se presenta en los albores del siglo xxi. Hace falta ser integral pero especializado y diferencial, y permitir que la geografía retome sus compromisos como la ciencia que es, allí donde los geógrafos se reproducen, y no donde están los que han dominado la reflexión y el quehacer geográficos hasta el momento, ejerciendo su poder. Pero también hace falta conjuntar los temas con las visiones del mundo mediante la integración de las diferencias y de las miradas alternativas, para que los problemas puedan ser pensados y solucionados en forma innovadora.

Bibliographie

Bibliografía

Amin, Samir
1974 La acumulación a escala mundial: crítica de la teoría del subdesarrollo, México, Siglo XXI.

Bassols, Ángel
1967 La división económica regional de México, México, Universidad Nacional Autónoma de México.

Beck, Ulrich y Édgar Grande
2006 La Europa cosmopolita: sociedad y política en la segunda modernidad, Barcelona, Paidós.

Benton, Ted
1989 “Marxism and Natural Limits: An Ecological Critique and Reconstruction”, New Left Review, núm. 178, noviembre-diciembre, pp. 51-86.

Capel, Horacio
1981 “Institutionalization of Geography and Strategies of Change”, en D. R.

Stoddart, Geography, Ideology and Social Concern, Oxford, Basil Blackwell.

Dunbar, G. S.
1981 “Elisée Reclus, an Anarchist in Geography”, en D. R. Stoddart, Geography, Ideology and Social Concern, Oxford, Basil Blackwell, pp. 154-164.

Flyvbjerg
2001 Making social Science Matter, Cambridge, University Press.

George, Pierre
1967
Geografía Activa, Barcelona, Ariel.

Gunder, Frank Andre
1969 Latin America: Underdevelopment or Revolution, Londres, Monthly Review Press.

Harvey, David
1973
Social Justice and the City, Baltimore, Johns Hopkins University Press.
1996
Justice, Nature and the Geography of Difference, Cambridge, Blackwell.
2000
Espacios de esperanza, Madrid, Akal.

Hiernaux, Daniel
1999 La geografía como metáfora de la libertad: textos de Eliseo Reclus, México, Plaza y Valdés.

Lacoste, Yves
1976 La geografía: un arma para la guerra, Barcelona, Anagrama.

Massey, Doreen
1984
Spatial Divisions of Labour: Social Structures and the Geography of Production, Londres, MacMillan.
1999 “Imagining Globalization: Power Geometries of Time-Space”, en A. Brah
et al, Futures, Migration, Environment and Globalization, Londres, MacMillan.
2004 “Geographies of Responsabilities”,
Geographiska Annaler, núm. 86 B, pp. 5-18.

Openschaw, Stan
1991 “A view on the
gis Crisis in Geography”, Environmental and Planning, núm. 23.

Peet, Richard
1998 Modern Geographical Thought, Oxford, Blackwell.

Quaini, Massimo
1985 Marxismo y geografía, Barcelona, Oikos Tau.

Ramírez, Blanca Rebeca
2003a “Procesos territoriales, escalas y utopía”,
Ciudades, núm. 60, México, Red Nacional de Investigación Urbana, pp. 9-13.

Ramírez, Blanca Rebeca
2003b Modernidad, posmodernidad, globalizatión y territorio: un recorrido por los campos de las teorías, México, Miguel Ángel Porrúa-uam-Xochimilco.
2003c “Geographical Practice in Mexico, the Cultural Geography Project, Social and Cultural Geography, vol. iv, núm. 4, diciembre.
2006 “Prácticas profesionales y desafíos de la geografía latinoamericana en los albores del siglo xxi”, en Amalia Inés Gerais de Lemus, María Laura Silveira y Mónica Arroyo (coords.), Questoes territoriais na América Latina, São Paulo, Departamento de Geografía-Universidad de São Paulo-clacso.

Reclus, Elisée
1861 [1992] Viaje a la Sierra Nevada de Santa Martha, Bogotá, Instituto Colombiano de Cultura.

Santos, Milton
1978 [2004] Por uma Geografia Nova: Da crítica da Geografia a uma Geografia Crítica, 6a. ed. en portugués, São Paulo, Universidad de São Paulo.

Schram, Sanford F. y Brian Caterino
2006 Making Political Science Matter, Nueva York, New York University Press.

Wallerstein, Immanuel et al.
1991 Open Social Sciences: Report of the Gulbenkein Commission on the Restructuring of the Social Sciences, Stanford, Stanford University Press.

Notes de fin

1 Departamento de Teoría y Análisis, UAM-Xochimilco, ciudad de México.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr