Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Paisajes rurales en el norte de Michoacán

 | 
Cayetano Reyes
, 
Olivier Gougeon

El noroeste de Michoacan: un paisaje en busca de identidad

Olivier Gougeon

Texte intégral

INTRODUCCION

Programa de investigación

1En 1987, los campos del noroeste de Michoacán constituyen un mundo heteróclito donde el suelo se aprovecha tanto mediante métodos prehispánicos como por medio de las últimas técnicas del siglo xx. A esta diversidad se suma una inestabilidad: las conmociones en la vocación de los espacios han sido frecuentes en el transcurso del siglo xx. Ciertos tipos de explotación del medio ambiente, aún atestiguados a fines del siglo pasado, ya no existen más que en la memoria de los ancianos e incluso éstos los recuerdan sólo por lo que oyeron contar a sus padres.

2En el marco del programa de investigación multidisciplinaria sobre Michoacán del CEMCA se planteó hacer un estudio sobre la transformación de los paisajes agrarios, en particular para seguir las huellas de los tipos antiguos de antropización del entorno que acaban de desaparecer o están a punto de hacerlo. La descripción de los métodos antiguos de trabajo, que aún persisten, tal vez permita a los arqueólogos e historiadores completar su conocimiento de las sociedades pasadas, reveladas por las excavaciones arqueológicas y los documentos coloniales. En cuanto al estudio de las nuevas técnicas, éste conduce de manera directa a los problemas de una sociedad rural en proceso de cambio.

El paisaje: objeto y medio de la investigación

3Para un observador que ambicione estudiar los procedimientos utilizados por el hombre para sacar partido de su entorno en los últimos cien años, el primer foco de interés será el resultado de esa gestión: el paisaje. Este contiene cosas visibles a partir de las cuales se puede reconstituir la historia de las sociedades rurales sucesivas, con la ayuda adicional de informantes, fotografías aéreas y datos de archivo.

4Ya se han realizado investigaciones en las ciencias humanas que han descasado en un análisis del paisaje. Según Aubry (1984), un geógrafo puede descubrir a través del paisaje “la inscripción de la formación social de un pueblo”. De acuerdo con los agrónomos Deffontaines y Prigent (1987) “el paisaje es una porción de espacio, perceptible para el observador, en el que se inscribe una combinación de hechos visibles e invisibles, de interacciones de las que no se capta en un determinado momento más que el resultado global. Su análisis es, pues, un medio directo de estudio de los sistemas de producción y de los sistemas agrarios, y por lo tanto, un instrumento para la elaboración de un diagnóstico desde el punto de vista de la ordenación territorial”.

5En Michoacán, han concurrido dos factores en la construcción de paisajes rurales complejos en su aspecto y en su funcionamiento: las múltiples condiciones edafológicas y climáticas inherentes en una región de montaña subtropical y la conmocionada historia de la sociedad mexicana y principios del siglo xx. En este medio ambiente de montaña subtropical volcánica, los paisajes rurales muestran unidades espaciales de fisonomía homogénea. Estas unidades se hallan escalonadas y claramente diferenciadas de sus vecinos, pues la calidad del suelo y las condiciones climáticas varían. Al atravesar la región, se encuentran sucesivamente espacios ocupados por bosque de pinos; bosque de encinos; matorral secundario; parcelas cultivadas, llanas y sin árboles; parcelas cultivadas, inclinadas y pedregosas; parcelas cultivadas gracias al riego, así como pastos extensivos salpicados de arbustos espinosos. Dentro de estos grandes tipos de unidades existen a menudo subcategorias diferentes. Por otra parte, ese paisaje ha conocido transformaciones a veces brutales paralelas a las vividas por la sociedad mexicana desde principios de siglo. La reforma agraria, producto de la Revolución, creó nuevas estructuras que reemplazaron en parte a las haciendas. La destrucción de los bosques, notablemente para producir carbón, la apertura al cultivo de suelos frágiles y el sobre-pastoreo, facilitaron los estragos de la erosión hídrica. Las migraciones temporales de fuerza de trabajo a Estados Unidos, ya frecuentes en la primera mitad del siglo, han ejercido una influencia creciente en las sociedades rurales y, por consiguiente, en la vida agraria. Por iniciativa privada o mediante programas gubernamentales, se han abierto espacios agrícolas de un nuevo tipo (zonas desecadas o irrigadas), que, gracias a las innovaciones técnicas y a la apertura de mercados específicos, han aportado recursos nuevos, al mismo tiempo que han creado nuevos problemas.

I-MONTAÑAS DEL BAJIO Y MARGEN DE LA SIERRA TARASCA

1. La región estudiada: una zona de contactos

6La región que nos interesa aquí se halla situada entre el río Lerma y la Meseta Tarasca a 20° de latitud norte y 102° de longitud oeste. Se extiende sobre 900 km2 y se puede comparar a un cuadrilátero que forman las localidades de Zináparo, Angamacútiro, Tiríndaro y Purépero. Este espacio se caracteriza por la presencia de numerosos contactos tanto en el plano físico (geología, clima) como en el humano, lo que le presta especial interés.

7En su parte sur se extiende el borde septentrional de la Meseta Tarasca, mientras que en su lado norte comprende una parte del Bajío montañoso de Michoacán (mapa 1). Las estribaciones de la Sierra Tarasca pertenecen al Eje Neovolcánico Transmexicano propiamente dicho. Aquí los volcanes datan de la era cuaternaria y presentan formas majestuosas y altitudes elevadas (por ejemplo, El Tecolote de 3 230 m al suroeste de Zacapu). Más al norte, los aparatos volcánicos, a veces de edad más antigua, ofrecen formas más suaves y altitudes menores (por ejemplo, el Cerro Zináparo al occidente de Penjamillo que culmina a 2 600 m). Existe, por lo mismo, una diferencia climática entre los dos conjuntos: la Sierra es más fría en invierno y más húmeda en verano que el Bajío montañoso. Los bosques que recubren las cumbres de la Sierra se componen de pino y encino mientras que en las cimas del Bajío sólo hay encino.

8A esas diferencias físicas se suman las diferencias humanas. En tiempo de la Conquista, los límites entre el dominio de los purépechas sedentarios y el dominio de los cazadores nómadas chichimecas ya se hallaba en este espacio y pasaba a unos 15 km al norte de Zacapu. En 1987, los pueblos de la periferia sur de la cuenca de Zacapu aún se distinguen por sus tradiciones y las personas mayores hablan purépecha. Por el contrario, todos los pueblos del norte de la cuenca de Zacapu y del Bajío montañoso son de cultura mestiza (véase mapa 2).

9No era factible analizar las transformaciones del paisaje rural en todo el territorio mencionado, de ahí que se nos sugiere examinar tres espacios particulares representativos de los dos polos de la región, cada uno dependiente de una aldea. Estos se seleccionaron tomando también en cuenta los factores humanos y los problemas que ahí se encuentran: Agua Caliente, en el municipio de Angamacútiro; Tiríndaro, en el de Zacapu; y Ziquítaro, en el de Penjamillo.

Mapa 1 — Las regiones fisiográficas de Michoacán.

Mapa 2 — El espacio estudiado: zona de contactos.

2. Aproximándose a los pueblos

a) Tiríndaro, pueblo purépecha en la cuenca de Zacapu

10Tiríndaro, nombre purépecha que significa “lugar donde nace la aurora”, es una localidad de cinco mil habitantes, situada a 2 000 m de altitud, al pie de la vertiente de la Sierra cuya cima se encuentra cubierta de pinos. El pueblc se halla circundado de parcelas verdeantes sembradas de maíz y alfalfa, salpicadas de sauces y árboles frutales, que ofrecen un marcado contraste con el centro de la cuenca, más al norte, entregada por entero al cultivo del maíz y cuya superficie monótona se ve afectada por tolvaneras en el invierno.

11La carretera nacional 15 México-Guadalajara costea al pueblo en su lado meridional, lo que permite al viajero entrever las largas calles perpendiculares a la carretera, orladas de casas con muros de adobe y techos de teja. Si bien el trazo original del pueblo era en forma de damero, el crecimiento reciente de la localidad ha multiplicado las viviendas y los cobertizos a lo largo de la carretera, y ya no se sabe bien a bien dónde empieza y dónde termina el pueblo.

12Tiríndaro, al igual que todos los pueblos de la periferia de la cuenca de Zacapu, posee dentro de su espacio de cultivo un tipo de tierras denominado “ciénega”. Ese vocablo designa a las parcelas antaño ocupadas por un lago rodeado de pantanos. Entre 1896 y 1904 se construyó una red de canales y el espacio drenado se dedicó al cultivo de maíz (Noriega 1923). Esas parcelas fueron objeto de una lucha encarnizada entre agraristas y hacendados de 1919 a 1929. Los agraristas eran partidarios de una restitución de las tierras a los peones que las trabajaban para los hacendados. Estos últimos, quienes habían financiado la obra de desecación se rehusaban a devolverlas. Los agraristas ganaron el pleito y, a partir de 1934, esas tierras tienen el status de ejidos. Los ejidatarios de la ciénega constituyen una categoría privilegiada de campesinos dentro del pueblo. La mayor seguridad de obtener una cosecha, debido a la posibilidad de riego por capilaridad, les otorga la confianza de los bancos y despierta el interés de los investigadores agrónomos. Las parcelas no pueden ser divididas por razones de herencia y conservan una superficie apreciable: entre dos y cuatro hectáreas por ejidatario, según los pueblos.

Mapa 3—Régimen territorial (tenencia de la tierra) en el suroeste de la cuenca de Zacapu.

Foto 1 — Tiríndaro. Julio de 1989. Esquina suroeste de la plaza y una de las calles del pueblo. Parte meridional de la cuenca de Zacapu.

13Por eso, los campesinos que han de contentarse con parcelas de temporal en la vertiente a veces se muestran un tanto socarrones para con los ejidatarios porque no han logrado enriquecerse haciendo fructificar su parcela de riego.

14Las faldas de la Sierra forman parte de las tierras de la comunidad indígena: se trata de propiedades comunales, anteriores a la reforma agraria, puesto que fueron garantizadas a los pueblos indígenas por la Corona española en la época colonial. Tiríndaro, así como Naranja, Comanja y Zacapu disponen de tierras con ese régimen de tenencia. Las parcelas de las faldas de la Sierra, divididas una y otra vez por razones de herencia, son exiguas y las de la vertiente son además de calidad mediocre. Muchas son explotadas por medieros (véase mapa 3).

15La identidad indígena de Tiríndaro continúa siendo apreciable y no es raro oír conversaciones en purépecha en las esquinas, en particular entre las mujeres ancianas. La fiesta de la Virgen se celebra cada año en el mes de mayo; es famosa y numerosas familias purépechas acuden vestidas con sus mejores galas, procedentes de los pueblos tarascos de la región del lago de Pátzcuaro o de la Sierra. Las jovencitas cambian su habitual rebozo azul marino por un rebozo negro o gris de tela más fina y brillante, mientras que los hombres ostentan sombreros texanos. Esta identidad indígena, inquietante para los mexicanos de otros pueblos de la región más al norte, afirma una sociedad campesina no igualitaria. Se siente un cierto repliegue sobre sí mismo, observable por ejemplo en las calles a las que dan fachadas sin ventanas, bastante austeras, y un orgullo cultural, exacerbado por la presencia de antropólogos extranjeros, que se traduce en la voluntad de conservar vivas sus costumbres y su lengua. Hay cursos nocturnos de purépecha para los escolares que deseen aprenderlo.

16El pueblo dista sin embargo de vivir al margen de su región: se halla comunicado a todas horas del día con la ciudad de Zacapu (a 8 km de distancia) mediante un servicio de taxis colectivos. ¿Podría ser la proximidad de la ciudad lo que favorece la continuación de los estudios entre los jóvenes del pueblo? Abundan las familias que cuentan entre sus miembros un (o una) maestro en alguna localidad de Michoacán.

b) Agua Caliente y Ziquítaro, dos pueblos del Bajío montañoso de Michoacán

17A una latitud más septentrional y a una altitud menor que Tiríndaro (1 600 m en lugar de 2 000 m), Agua Caliente y Ziquítaro son dos pueblos del Bajío montañoso. Ambos se hallan situados en una depresión entre unos macizos volcánicos, cubiertos de campos secos las tres cuartas partes del año, de matorrales espinosos, de nopales o de bosquecillos de encinos en las cumbres. No tienen la suerte de Tiríndaro, que está al borde de una carretera asfaltada, y no se llega a ellos sino después de una decena de kilómetros de brecha difícilmente transitable en ciertos lugares.

18A semejanza de Tiríndaro, las tierras expropiadas a los hacendados han sido distribuidas en forma de parcela ejidal. En los casos en que no huyeron, los hacendados pudieron conservar y legar a sus herederos una parte de su propiedad; esas tierras eran, en 1987, pequeñas y me-dianas propiedades explotadas bajo el sistema de mediería o por el dueño mismo. Lo exiguo de las explotaciones, la alta proporción de parcelas muy pedregosas y sobre todo la dependencia total de la cosecha de un régimen pluvial irregular, ponen en riesgo constante la explotación de la tierra. Unicamente quienes disponen de suficiente superficie para dedicarse a la cría extensiva de bovinos no han de preocuparse por buscar otras fuentes de ingreso. Casi todos los demás han partido, en un momento u otro de su vida, a probar suerte en Estados Unidos, enganchándose en California en la recolección de fruta o en la industria de la construcción. En la primavera de 1987, los dos pueblos, al igual que muchos otros del Bajío montañoso, padecían la ausencia de numerosos hombres adultos, esposos e hijos mayores de más de 15 años. Las calles y las plazas, agobiadas por el calor, están a menudo desiertas, apenas animadas a veces por algunas charlatanas, rezagadas ante la minúscula tienda de abarrotes, por el tránsito de los bovinos y de puercos errantes y por el paso de una tolvanera.

19Sin embargo, Agua Caliente es más viva que Ziquítaro: en la temporada de secas, de noviembre a mayo cuando la sierra circundante se halla seca, adquiere el aspecto de un oasis. Algunas acequias llevan agua del río Angulo a los huertos familiares, separados por cercas de piedra, lo que permite tener árboles frutales, sobre todo manglares. Además, unos 80 ejidatarios disponen de una parcela de riego en el valle de Panindícuaro a unos 8 km del pueblo. Si bien eso les permitió un conato de especialización en el cultivo de la fresa, son contados los que continúan en ello. La competencia de los freseros del valle de Zamora, a unos 75 km de distancia, es aguda y los salarios ofrecidos en Estados Unidos resultan más atractivos.

20Agua Caliente fue destruida en parte cuando se construyó un dique cerca de Angamacútiro pues la formación de la presa de retención inundó una parte de las casas, reconstruidas algunas de ellas en los inhóspitos cerros aledaños que están plagados de rocas volcánicas pero, eso sí, fuera del alcance de las aguas. Para los voluntarios, el gobierno construyó un pueblo nuevo a unos cuantos kilómetros: Nueva Agua Caliente. Agua Caliente posee otro atributo más que se suma al de estar en las cercanías del río y del lago donde se puede pescar: se halla situado en la brecha que han de utilizar los habitantes del pueblo de La Palma para tener acceso a la carretera Zacapu-Puruándiro. Los domingos, la pequeña plaza de la localidad es invadida por el olor de las carnitas que prepara el carnicero delante de su puesto en un enorme cazo de cobre. A veces hay carreras de caballos organizadas con apuestas y todo es la ocasión para que cada quien se pavonee en su caballo más hermoso, al tiempo que se echa una cerveza y comenta con los amigos el estado de los animales que pasan la temporada de secas en la sierra, o intercambian noticias sobre hijos o primos que partieron a la cosecha del jitomate en California.

Mapa 4 — Tenencia de la tierra en una parte de los municipios de Angamacútiro, de Panindícuaro y de Penjamillo. Bajío montañoso de Michoacán.

Foto 2 — Parte meridional del pueblo de Agua Caliente. Julio de 1989. Cada casa dispone de un solar donde hay numerosos árboles frutales (Bajío montañoso)

21Ziquítaro, por el contrario, parece más austero, aunque no sea más que por su aspecto más seco donde los árboles frutales son muy escasos. El manto freático de donde se extrae el agua se halla a 180 m de profundidad, y el flujo de la bomba del único pozo existente no permite surtir más que a un tercio de los hogares cada día. A esto se añade un ambiente más tenso resultado de un conflicto entre caciques en los años cincuenta, en el curso del cual un tiroteo cobró algunas víctimas. Si bien la paz ha retornado, subsisten los rencores y se mantienen dos campos antagónicos, cada uno con el control de un barrio. Los domingos, día de mercado en Penjamillo, cabecera municipal, que dista unos 8 km, ofrecen la ocasión para que se reúna el pueblo en un desfile ininterrumpido de camionetas pickup con placas texanas o californianas. Van cargadas con todos aquéllos que no han encontrado lugar en el único autobús que conecta a las dos localidades y levantan enormes polvaredas durante la temporada de secas, es decir, de noviembre a mediados de junio.

22Para terminar, es preciso hacer hincapié en el buen humor y en la hospitalidad de los habitantes de los tres pueblos, una vez disipada la desconfianza del primer acercamiento. Subsiste la idea de que el geógrafo que recorre la región, preguntón y curioso, es en el fondo un buscador de hipotéticas ollas de oro enterradas por los indígenas en el siglo XVI o por los hacendados temerosos durante la Revolución.

II- UN ESPACIO RURAL ¿ABANDONADO O DISPUTADO?

23Los espacios rurales de los pueblos meridionales de la cuenca de Zacapu y de los del Bajío montañoso pueden ser estudiados paralelamente; si bien, a menudo, la naturaleza de los suelos, el clima y la vegetación divergen, se encuentran los mismos tipos de utilización del suelo y, más aún, se hallan estratificados según la altura de una manera similar en esas dos regiones de montaña mediana.

24Analizaremos sucesivamente las zonas de riego de las partes bajas, las parcelas de agricultura de temporal situadas más arriba, entre las cuales existen varias categorías en cada región, y los pastizales con bosques que recubren las cúspides de los cerros. Los espacios construidos forman por sí solos una unidad paisajística y las transformaciones que han sufrido serán abordadas al final.

Mapa 5 — Unidades fisonómicas de los paisajes de la parte michoacana cubierta por el programa de investigación del cemca.

1. La agricultura de riego en el paisaje

a) Las áreas irrigadas

25Entre todas las unidades fisonómicas que los dos paisajes tienen en común, son los espacios cultivados con ayuda del riego los que presentan una similitud más estrecha. En las dos regiones, la fisonomía y la utilización del suelo son muy semejantes. Se encuentra una de ellas en el centro de la cuenca de Zacapu. En la parte del Bajío michoacano, se enumeran cinco: una en el valle de Panindícuaro, a lo largo del río Angulo, una segunda al norte de Angamacútiro, una tercera al norte de Penjamillo, y por último dos cerca del pueblo de Tlazazalca.

26Estas unidades ocupan depresiones de orígenes diversos. En Zacapu, se trata de una cuenca intermontañosa que se ha ido cerrando poco a poco con la aparición de las masas volcánicas. El desagüe era muy precario por medio del río Angulo hasta 1900 y la parte baja del valle se hallaba ocupada por un lago rodeado de pantanos. En Penjamillo, la depresión corresponde a una fosa tectónica, al igual que en Panindícuaro. La fisonomía de esos espacios es muy semejante. Se trata de espacios llanos ocupados a veces por algunos promontorios aislados, recorridos por canales de drenaje y de riego. Como se ve en las fotos, los canales que cuadriculan el espacio irrigado en la cuenca de Zacapu son más amplios que los que recorren la zona de riego del Bajío montañoso (6.50 metros de ancho contra un metro en el segundo caso).

27La estructura agraria también es similar. Las parcelas son geométricas, cuadradas o rectangulares, la mayoría de ellas de un tamaño parecido. Eso se debe al hecho de que el parcelario ha de guiarse por la cuadrícula formada por los canales. En el valle de Panindícuaro se llama CÁNTARO al espacio dividido en varias parcelas y situado entre cuatro canales. En la cuenca de Zacapu se usa el término POTRERO. Los caminos que bordean los canales dan acceso a las parcelas. La segunda causa que refuerza este aspecto geométrico de los parcelarios en los sectores de agricultura irrigada proviene de la naturaleza del tipo de propiedad de la tierra. En efecto, en todas las zonas de riego estudiadas, los parcelarios de la agricultura irrigada fueron creados en el momento de la reforma agraria, entre 1920 y 1940, cuando esos espacios fueron divididos en lotes iguales para ser repartidos entre los ejidatarios. Treinta y dos comunidades campesinas se repartieron de esta manera la cuenca irrigada de Zacapu desecada por los hermanos Noriega. Hubo a veces subdivisiones para integrar a nuevos ejidatarios, como en el caso de Naranja: las parcelas fueron reducidas a la mitad en 1931, es decir, su superficie pasó de 3 a 1.5 hectáreas (Embriz Osorio 1984). Pero existen otros casos en que los agraristas se opusieron a una nueva repartición. En Tiríndaro, cada ejidatario fue dotado de 5 hectáreas, 4 de las cuales eran de riego, y así continúa la situación hasta la fecha. Existen diferencias entre cada pueblo. Aparecen en las fotografías aéreas. Se detectan grupos de parcelas con formas geométricas y las superficies de las parcelas varían de un grupo al otro (fotos 3 y 4).

Mapa 6 — Escalonamiento del uso de la tierra en el espacio agropecuario de Tiríndaro (I) y en el espacio agropecuario de Agua Caliente (II): el mismo tipo de organización.

b) La creación de las zonas de riego

28En este plano, se puede contrastar las zonas septentrionales de la región estudiada, mejoradas progresivamente desde el siglo xix, con la cuenca irrigada de Zacapu, ordenada a principios del siglo xx.

29El ejemplo del valle de Panindícuaro ilustra ese mejoramiento progresivo del espacio que han conocido los sectores septentrionales. Ese valle es irrigable gracias a la presencia del río Angulo alimentado por las aguas de la cuenca de Zacapu. Dos embalses, situados al norte de la cuenca, cerca del pueblo de Copándaro, permiten regular el cauce de este río. Además los canales distribuidores permiten irrigar los campos del valle y en particular la vasta llanura al norte de Panindícuaro donde todas las tierras son ejida-les. En el siglo anterior, aguas abajo de Villa Jiménez, el valle de Panindícuaro se componía de zonas pantanosas y de pequeños terrenos irrigados, dependientes de diversas haciendas. A principios del siglo (1908), se instalaron dos centrales hidroeléctricas, una en Botello, al oriente de Panindícuaro, y la otra en El Sabino, 10 km más al norte. Esas instalaciones, propiedad de la Guanajuato Power Company, y administradas por norteamericanos, proporcionaban un número importante de puestos de trabajo en los alrededores de Panindícuaro: 47 empleos en Agua Caliente en los años sesenta. Era preciso controlar el nivel del embalse de El Sabino, aguas arriba, mediante una bomba, de mayo a septiembre, período en el cual el llano era cultivado por irrigación. En 1970, las instalaciones de El Sabino fueron destruidas. El lugar de la depresión localizada entre los relieves de Los Reyes, El Chongo, y el Cerro Blanco de Epejan, fue considerado ideal para hacer otro gran embalse con el fin de garantizar el riego a la llanura situada aguas abajo en el marco del proyecto de irrigación Puruándiro-La Barca. Eso significaba la desaparición o el desplazamiento de varias localidades situadas en las riberas del río Angulo. Las huellas del curso del río aparecen todavía cuando la presa se vacía a fin de la temporada de secas, pues continúa señalado por los troncos de los sabinos (Taxodium mucronatum), especie de gran tamaño que se yergue en las riberas de los ríos, que aún no se han descompuesto. De manera similar, subsisten los vestigios de la fábrica; son visibles durante el mismo periodo, cuando el nivel del lago de El Rosario baja debido a la apertura del embalse, para abastecer las zonas irrigadas del llano de Pastor Ortiz. Eso permite medir el aluvión que ha tenido lugar a partir de 1971 en la presa, pues las bases de los muros del edificio han desaparecido bajo el cieno acarreado por el río Angulo, hasta una altura aproximada de dos metros. Aguas arriba, el antiguo lago de la fábrica ha desaparecido y en su lugar se extiende un fértil espacio de cultivos llamado “La Laguna” que ha sido dividido en parcelas asignadas a los obreros despedidos de la fábrica.

Foto 3 — La zona de riego de la cuenca de Zacapu. Julio de 1987. Potrero Alfonso XIII en el ejido de Tiríndaro. A la izquierda, parcela con maíz y calabacita

30Otro ejemplo de zonas irrigadas del norte de la región lo constituye la llanura de Penjamillo donde coexisten varios distritos de riego. En Ziquítaro, por ejemplo, la construcción de un dique en la desembocadura de una de las barrancas procedentes del cerro Metate permitió la creación de una presa y el riego de 154 hectáreas en 1936.

31En el sur, la cuenca de Zacapu todavía se hallaba ocupada a fines del siglo pasado por un lago rodeado de pantanos invadidos de tule (Cyperus flavieonus), carrizo (Arundo donax L.) y chuspata.

32Los habitantes de los pueblos purépechas del sur de la cuenca —Naranja, Tarejero y Tiríndaro — explotaban este espacio de diversas maneras. Cazaban varias especies de pájaros, entre ellos algunas aves de paso hoy desaparecidas, utilizando hondas hechas con fibras de maguey (Agave sp.), según descubrí en mi encuesta realizada en 1987. Pescaban en las aguas libres de vegetación acuática, donde la profundidad no pasaba de un metro y medio, con ayuda de redes desplegadas desde dos canoas. Ese lago propiamente dicho se localizaba al norte de los pueblos actuales de Naranja y Tiríndaro, y ocupaba una superficie reducida en relación con la de los tulares. Una actividad importante consistía en recoger tule para diversos trabajos artesanales: se fabricaban petates con las fibras de tule y canasta con las de carrizo. En ciertas prominencias debidas a un mayor espesor del sedimento lacustre o palustre, el desagüe era suficiente para hacer viable la agricultura, pero si bien esto se puede comprobar en Tarejero, no puede decirse lo mismo en los casos de Naranja y Tiríndaro. Según nuestros informantes, el lago no desempeña una función de comunicación muy desarrollada: los canales que permitían la travesía del tular a las canoas eran poco numerosos y si bien existían caminos dotados de tablones, como el que unía la Cofradía con El Cerrito, éstos no aguantaban el peso de los animales de carga.

33En 1895, a unos españoles, los hermanos Noriega, después de haberse apropiado del espacio, se les ocurrió la idea de sacarlo y abrirlo al cultivo. El drenaje no se hizo efectivo hasta 1900. Implantaron una hacienda en el centro de las tierras desecadas y una vía ferroviaria para despachar sin problemas sus cosechas de maíz a las ciudades del Bajío. Aunque los recuerdos de las personas mayores de Tiríndaro acerca de las posibilidades de cultivo de ciertos lugares de la ciénega antes de ser secada son nulos, en cambio las características agronómicas del espacio secado han dejado una gran impronta: la tierra negra ardía como paja, las mazorcas de maíz de las primeras cosechas doblaban en tamaño a las de 1987 y los trabajadores se disputaban el único par de bueyes que podían trabajar en ese suelo todavía mueble, sin propagarse hasta las tierras del hacendado. Los pueblos indígenas fueron así privados brutalmente de una parte importante de sus recursos, tanto en el aspecto alimenticio como en el de las materias primas requeridas en la elaboración de artesanías, y algunos de sus habitantes se convirtieron en jornaleros de las haciendas vecinas (Friedrich 1981). Esto explica el eco que hallaron las ideas agraristas en el sur de la cuenca de Zacapu.

Foto 4 — Uno de los sectores de riego del Bajío montañoso de Michoacán. Enero de 1987. Parte del ejido de Agua Caliente, situado en el valle de Panindícuaro. A la izquierda de la acequia: campo de fresas.

34La región de estudio no es una gran zona de cultivos de riego; más bien es la reserva de agua para el riego de la llanura del Bajío. Por otra parte, si bien la desaparición de tierras cultivables por la creación de presas de volúmenes diversos suprime algunas actividades, también crea otras nuevas. En Agua Caliente, la desaparición bajo las aguas de 60 hectáreas pertenecientes al ejido del pueblo, cuando se construyó la presa de El Rosario en 1971, ha obligado a una parte de los habitantes a partir en busca de otras tierras para trabajar; en cambio, ha permitido a los que se han quedado entregarse a la pesca. El embalse ha sido sembrado con especies de pescado de origen africano y asiático, ya aclimatados en el vecino lago de Pátzcuaro en los años sesenta: tilapia (Tilapia melanopleura), carpa (Ctenopharyngodon idellus), y mojarra. Se han creado tres cooperativas de pescadores a fin de planear la explotación del pescado en todo el lago. En 1987, la de Agua Caliente contaba con 45 socios. Todo habitante del pueblo tiene derecho a pescar para su consumo cotidiano (máximo dos kilos por día), pero únicamente los socios de la cooperativa pueden ejercer la pesca con fines lucrativos; de hecho, les sirve sobre todo para completar los recursos que sacan de la agricultura. La técnica más corriente utilizada consiste en extender las redes en ciertos lugares del lago y recogerlas diariamente. Cuando cobran algunos pescados, los van juntando en nasas hasta que reúnen bastantes para la venta, pero no dejan pasar más de tres días. Los pescadores propietarios de una camioneta se encargan de ir a venderlo en los pueblos de los alrededores. Algunos aprovechan la oportunidad para comprar fruta y verdura en esos pueblos y revenderlas en Agua Caliente.

c) Los sistemas de cultivo en las zonas de riego

35Si el sector de riego de la cuenca de Zacapu adquiere caracteres específicos debido a las modalidades de su creación, su sistema de cultivo es asimismo diferente del practicado en las zonas de riego al norte de la región estudiada.

36Los suelos del centro de la cuenca de Zacapu son ricos en turba, es decir, contienen una alta proporción de materias orgánicas; pero existen también suelos más arcillosos en su parte noreste y al sur entre los pueblos de Tarejero y La Cofradía. En Tiríndaro, el suelo orgánico tiene un espesor que varía entre 1.20 y 1.80 metros, lo que corresponde al mínimo en la cuenca, en donde puede alcanzar un espesor hasta de siete metros. El tipo de riego en la cuenca de Zacapu es por capilaridad: todos los años, en el mes de marzo, las compuertas situadas en Villa Jiménez, en el lugar donde convergen todos los canales de drenaje de la cuenca, se cierran. El nivel del manto freático se acerca a la superficie del suelo y aumenta el grado de humedad disponible para las plantas en la tierra arable. Esto permite el cultivo de un maíz de ciclo largo (maíz Chalco), sembrado antes del inicio de la temporada de lluvias (mapa 7). Tras la cosecha de ese maíz en diciembre, ya no queda tiempo para un segundo cultivo, por otra parte riesgoso, debido a las heladas de enero y febrero. De diciembre a marzo, los potreros se dejan al ganado que pasta el rastrojo del maíz. Esta práctica es criticada por los técnicos de la SARH por varias razones. Han observado que, en esos suelos orgánicos turbosos, la insuficiente descomposición de los desechos del rastrojo aunado a las heces animales se traduce en la proliferación de gusanos, capaces de devorar los tiernos brotes de maíz durante la primavera siguiente y causa la multiplicación de los topos. A esto se suman que los rebaños, al descender con dificultad a lo largo de los canales para abrevar, hacen deslizar la tierra sobre aquéllos, lo que acelera su azolvamiento y disminuye la eficacia del drenaje en el conjunto de la ciénega. Esto se convierte en una fuente de tensiones en el seno de la comunidad de ejidatarios: los comisarios de los ejidos pueden, de hecho, verse tentados a enriquecerse a costa de sus comunidades vendiendo el pasto a un pueblo vecino y absteniéndose luego de repartir los beneficios de esta venta entre todos los ejidatarios del pueblo.

37Si se considera ahora los sistemas de cultivo practicados en las zonas irrigadas del Bajío montañoso de Michoacán, entre los cuales aquí escogimos el plan de Agua Caliente en el valle de Panindícuaro, se asemeja a los tipos clásicos de espacios agropecuarios irrigados: la irrigación se hace por gravedad, a partir del agua de un río que atraviesa el área. Los suelos son negros y pertenecen a la familia de los suelos vertisoles-pélicos. Pueden dar dos cosechas anua-les y el factor limitante de las heladas invernales en la zona brilla por su ausencia. Por esa razón, la gama de cultivos es más variada: maíz y sorgo en la temporada de lluvias; trigo, cebada, garbanzo, forrajes, fresa y lentejas en la temporada de secas. Una cosecha normal de maíz alcanza 3,500 kg/ha con el uso de abono. En ciertos casos, el sistema de cultivo descansa en la producción de fresa alternada con el maíz. En Agua Caliente a este cultivo se dedican únicamente siete ejidatarios entre los 80 que disponen de una parcela en la zona de riego. La mitad de las parcelas son trabajadas de manera directa, mientras que el resto de la superficie se da a medieros que han de entregar al ejidatario entre la mitad y una cuarta parte de la cosecha, según el caso, práctica teóricamente prohibida en el ejido (foto 5).

Mapa 7 — Canales de desagüe y rendimientos de maíz en 1979 en la zona de riego de la ciénega de Zacapu.

Foto 5 — Utilización del suelo en la temporada de secas, en una zona irrigada del Bajío montañoso de Michoacán. Enero de 1987. El Plan de Panindícuaro. Ejido de Agua Caliente. Escarda con tracción animal tras el riego de la fresa.

d) Transformaciones y problemas de la agricultura de riego

38Desde su creación, no ha cesado de aumentar la importancia socioeconómica de las zonas de riego para los pueblos. El riego garantiza la producción de cereales, frutas y legumbres destinadas al mercado nacional, e incluso internacional. El recurso creciente a los tractores, la multiplicación de los tipos de cultivo se han constatado por todas partes, pero han aparecido también fallas en el funcionamiento así como ciertas tensiones.

39El mantenimiento de las redes de canales, especialmente, no siempre se ha llevado a cabo de manera adecuada y es citado una y otra vez por numerosos ejidatarios como un problema, sobre todo en la cuenca de Zacapu donde los canales son más anchos para asegurar la salida del agua que en las zonas de riego del Bajío montañoso. La red de drenaje data de los últimos cinco años del siglo xix. Hasta 1985, había recibido escaso mantenimiento. El cieno amasado en el fondo de los canales y las hierbas acuáticas que crecían en la superficie del agua obstruían el flujo. Esto tuvo consecuencias nefastas para los rendimientos de las últimas cosechas, pues las lluvias fueron abundantes y muchas parcelas se inundaron por lo que se pudrió la cosecha. El mantenimiento de los canales es responsabilidad de los ejidatarios, en calidad de servicio prestado unos días por año. Muy a menudo los ejidatarios interesados están en posibilidad de pagar jornaleros, a quienes envían a efectuar esos trabajos en su lugar. Se llevaron a cabo las labores de dragado y ha cobrado importancia el mantenimiento de los canales, pero persisten ciertas tensiones entre algunos pueblos a causa de ese problema. Los pueblos cargan la responsabilidad del mantenimiento deficiente de los canales a los pueblos vecinos. Por esta razón, se han dado actos de sabotaje entre Tiríndaro y el pueblo vecino de Naranja.

40La agricultura de las zonas de riego se mecaniza cada vez más. En 1948 apareció el primer tractor en la cuenca de Zacapu principalmente en Tiríndaro. Primero fueron comprados por los agricultores más acomodados, luego a crédito por los ejidatarios asociados, según normas impuestas por los bancos, con el fin de asegurar el pago del préstamo. En 1987, había 15 tractores en Tiríndaro, 10 de los cuales dependían de las asociaciones; es muy raro ver caballos trabajando en las tierras irrigadas del pueblo. Los ejidatarios que no forman parte de ninguna asociación, alquilan los servicios a alguna de las que existen en el pueblo o en los pueblos vecinos. La mecanización dista de ser perfecta para algunos trabajos; durante la siembra, a veces ocurre que las sembradoras se atoran sin que el conductor del tractor se de cuenta; el ejidatario viene a verificar luego el resultado, cuando los brotes comienzan a surgir de la tierra, y ha de sembrar una segunda vez con azadón, si es necesario.

41En los espacios irrigados es donde más ha cambiado la naturaleza de los cultivos y donde se ha introducido un mayor número de innovaciones agronómicas, debido a que hay la seguridad de obtener una cosecha gracias al suministro adecuado de agua para los cultivos.

42En Agua Caliente, se introdujo el cultivo de la fresa a principios de los años setenta. En 1987 tenía escasa importancia (uno de cada diez ejidatarios entre los que tienen una parcela de riego). A pesar del interés implícito en su cultivo, requiere asimismo de una inversión importante, en particular para la compra de abonos y de las plantas. La competencia de los nuevos freseros fue además mal acogida por los agricultores de las zonas de riego en la región de Zamora, quienes se han especializado en el cultivo de esa fruta, sobre todo para exportar a Estados Unidos. En 1982 ocurrieron algunos enfrentamientos sangrientos en el valle de Panindícuaro cuando miembros del sindicato de freseros de Zamora llegaron a destruir las plantas de los competidores no afiliados.

43En la cuenca de Zacapu, donde el abanico de cultivos es menos amplio, se han llevado a cabo experimentos de cultivo con maíces híbridos por parte de diversos centros de investigación, utilizando las parcelas de algunos ejidatarios voluntarios. Los ejidatarios se muestran reticentes a continuar con ese cultivo a pesar de los buenos resultados obtenidos. Para plantar maices híbridos tienen que comprar la semilla cada año, lo que no es necesario en el caso del maíz criollo Chalco.

44En el contexto de internalización de los mercados, las zonas de riego adquiere una importancia creciente. Hay tentativas de extender su superficie en dondequiera que sea posible, bien mediante la perforación de pozos, como es el caso de un proyecto de la sarh en Tiríndaro, o bien por medio del bombeo de agua de los ríos, cuando se cuenta con parcelas en las márgenes de éstos. A escala regional, posiblemente sea una de las causas de la disminución del caudal del río Lerma en el que desemboca el río Angulo, así como de la baja de nivel del lago de Chapala. Cuando no pueden ser ampliadas, las zonas de riego pueden convertirse en el eje de conflictos entre ejidatarios. Por ejemplo, en Ziquítaro, la zona irrigada del ejido había estado abandonada en los años cincuenta por sus ejidatarios, que dejaban sus parcelas en mediería, a veces a agricultores extraños al pueblo, mientras que ellos se desplazaban temporalmente al norte de la pizca del algodón. Por tanto, fue repartida entre otras personas, hecho que impugnaron los primeros beneficiarios. El contencioso estaba en vías de solución en 1987.

2. Los espacios de agricultura de temporal

a) Potreros y barbechos

45Cuando el observador sale del sector de tierras de riego, a menudo debe franquear una cerca de piedras antes de poder adentrarse en los espacios cultivados con el sistema de agricultura de temporal, llamado así porque la tierra solamente se cultiva temporalmente, en la estación de las lluvias. El observador acaba de franquear la cerca de un potrero.

46El potrero es un recinto de dimensiones variables, frecuentemente de varias decenas de hectáreas. Sus cercas están construidas con bloques de basalto amontonados, material que se encuentra en abundancia al subir las pendientes volcánicas. También se utilizan para cercarlo el alambre de púas y las márgenes de los arroyos. El potrero tiene varias entradas que pueden cerrarse si es necesario. En este espacio coexisten parcelas cultivadas (cercadas o abiertas), parcelas barbechadas, pastizales para el ganado compuestos de prados salpicados de arbustos, malezas subtropicales y, a veces, bosquecillos de encinos o de pinos.

47Esta organización de los espacios agropecuarios, que se encuentra tanto en los ejidos como en los terrenos de propiedad privada, ya prevalecía en el sistema de la hacienda. Cuando se trata de un potrero de propiedad privada, el dueño actual, como en otros tiempos el hacendado, organiza como crea conveniente el funcionamiento del espacio. Por medio de rancheros, medieros o jornaleros, cultiva las parcelas existentes, desmonta algunas nuevas, y abandona otras. Contrata a uno o varios vaqueros para que el ganado acorralado en el potrero no cometa desaguisados.

48Los potreros de las propiedades privadas son resultado de la venta o la herencia de los potreros de las haciendas y tienen una superficie más reducida que los potreros de los ejidos, cuyos límites a menudo han permanecido tal como estaban a principios del siglo, cuando dependían de las haciendas.

49Cuando las haciendas fueron desmanteladas para constituir los ejidos, se respetó esa estructura del espacio: así, determinado ejido recibía tal o cual potrero de la hacienda vecina; este otro ejido recibía otro potrero de la misma hacienda, etcétera. Según la topografía del terreno, las parcelas cultivables dispersas en el potrero se atribuyeron nominalmente a los ejidatarios, mientras que las áreas no cultivables se dedicaron a la explotación colectiva: pastos para el ganado arrendado y recolección de madera para combustible principalmente.

50Toda la tierra de temporal del norte de Michoacán está dividida en potreros (mapa 8), excepto una franja de tierras de cultivo situada al borde sur de la cuenca de Zacapu que corresponde a un terreno en las faldas del monte cuya superficie se halla totalmente sembrada; consta de pequeños campos abiertos en forma de bandas.

  • * En otras regiones de México la milpa no se ara (se trabaja con azadón únicamente).

51El observador se dará cuenta de que ya salió del sector de riego por la aparición del sistema agrícola tradicional de la agricultura de temporal en Mesoamérica: la milpa, caracterizada por el cultivo conjunto de maíz, frijol, calabaza y a veces haba, sembrados al mismo tiempo, en la misma parcela y en los mismos surcos preparados con un arado tirado por animales o con un tractor.* Daveau y Ribeiro (1973) explican esta asociación:

“El maíz sale primero y su tallo sirve de rodrigón al frijol, cuyas raíces fijan las colonias de bacterias que enriquecen el suelo con nitrógeno; la calabaza, planta trepadora, con sus grandes hojas asegura la protección del suelo contra la erosión y conserva la humedad”.

52Si bien este sistema se ve algunas veces amenazado por razones técnicas o por la aparición de nuevos cultivos, esto no sucede más que en algunas parcelas, pues en 1987 se le encontraba en todas las tierras de temporal de esta parte de Michoacán. En este vasto conjunto en el que la organización de los espacios cultivados y los sistemas agrícolas tienen puntos en común, es posible descubrir unidades fisonómicas diferentes utilizando para ello dos criterios: importancia del barbecho y tipo de energía usada para trabajar la tierra.

53En efecto, el lugar que tiene el barbecho en la rotación de cultivos, divide los terrenos entre aquéllos en los que apenas se practica y aquéllos en que tiene mucha importancia. Así, las unidades fisonómicas de campos abiertos, depresiones o rellanos del Bajío montañoso de Michoacán, y sobre todo de los campos abiertos en las faldas de los cerros de la cuenca de Zacapu, son áreas sembradas cada año. Es más, en estos campos existe la posibilidad de in-tercalar una cosecha de garbanzo en tiempo de secas en el Bajío montañoso, o de lentejas en la cuenca de Zacapu, después de la cosecha del maíz en diciembre.

54Por el contrario, en las unidades fisonómicas en donde las pendientes son acentuadas se barbecha cada dos o tres años. Esto se debe a la necesidad de dejar descansar suelos más delgados que los de las partes más bajas; permite también asegurar el pasto del ganado de la comunidad. Por ejemplo, en el pueblo de Agua Caliente, todos los años se deja la mitad de las tierras cultivables a disposición del ganado.

55Esta gestión implica que se establezcan reglamentos en las asambleas mensuales de ejidatarios, por ejemplo, para decidir la fecha de entrada del rebaño en un potrero después de la cosecha (mapa 9).

Mapa 8 — Los potreros del espacio agropecuario de Ziquítaro.

Mapa 9 — Utilización de la tierra y barbechos en los potreros de agricultura de temporal en el ejido de Agua Caliente.

56Entre las unidades fisonómicas en las que se practica el barbecho, pueden todavía distinguirse dos tipos: un tipo de terreno muy accidentado, llamado joya, en el que el 50% de las parcelas se trabajan con el azadón (ecuaros) y que aparece sobre todo en el Bajío montañoso y, un segundo tipo, menos accidentado en el que dominan la tracción animal y el tractor en el trabajo del campo. Nos referimos a la ladera provista de terrazas de la cuenca de Zacapu. Esto nos lleva a distinguir cuatro clases de tierras de temporal que debemos caracterizar.

b) Las características agronómicas de los diferentes tipos de tierras de agricultura de temporal

• LAS TIERRAS DE CAMPOS ABIERTOS CON MEZQUITES Y PASTIZALES EN LA PERIFERIA DEL BAJÍO MONTAÑOSO

57Al estar ligadas a los terrenos más bajos, en las fotografías aéreas estas tierras aparecen como hileras de parcelas cultivadas entre las cumbres volcánicas. En la topografía a veces ocupan rellanos donde ha podido haber acumulación de sedimentos y pedogénesis.

58En los espacios dependientes de los dos pueblos del Bajío montañoso estudiados, anotamos siete ocurrencias de este tipo de unidad fisonómica. Todas estas unidades están situadas en unos rellanos de pendiente muy suave (4%). Su superficie es siempre de más de 20 hectáreas; el potrero llamado “La Mesa” en Ziquítaro (125 hectáreas) forma parte de una meseta mucho más vasta con una superficie de 300 hectáreas, donde hay potreros que dependen de otras comunidades rurales.

59Son espacios con campos abiertos, a veces atravesados por un arroyo de temporal (por ejemplo, El Potrerito, en Ziquítaro) y frecuentemente se hallan cruzados por carreteras o caminos, porque están en zonas poco accidentadas. Hay árboles en medio de las parcelas, especialmente mezquites (Prosopis laevigata) que dan sombra a los trabajadores durante las pausas en la jornada. Además las vainas producidas por estos árboles son comestibles, se las masca para sacarles el jugo. Todas estas parcelas presentan una forma geométrica, a menudo rectangular. En su mayoría, tienen una superficie que varía entre dos y tres hectáreas, tanto en el ejido como en las propiedades privadas. Esto corresponde a la superficie que puede trabajar un mediero con su yunta de bueyes, pero algunas, más pequeñas, alcanzan solamente 0.25 hectárea. Las más grandes llegan a las seis hectáreas.

60Las parcelas se trabajan en aprovechamiento directo, a medias (ya sea por mitad, o por un tercio o un cuarto para el propietario o el ejidatario), en arriendo (sea el pago en dinero o en especie), o en préstamo (generalmente a un miembro de la familia). Respecto a las parcelas eji-dales constatamos que, aunque en teoría cada ejidatario debería trabajarlas, un 40% las alquila o más precisamente las da a medias (37% del total). Esta proporción sube a un 59% en las parcelas privadas, siendo el 46% del total trabajadas a medias. Hay que precisar, además, que determinado número de campesinos, que declaran trabajar la tierra, alquilan los servicios de un tractor y de su conductor para la preparación de la tierra y la siembra. Las tierras en renta o prestadas son escasas. Estas prácticas se dan más en las propiedades privadas que en el ejido. La importancia de la mediería se explica por la existencia de pequeños propietarios y ejidatarios ancianos, que no tuvieron hijos o cuyos vástagos emigraron, y que no pueden trabajar ellos mismos sus parcelas. También las viudas de ejidatarios se encuentran en la misma situación.

61Los suelos en este tipo de espacio los componen vertisoles topomorfos negros. Además de su fertilidad, tienen la característica de conservar cierta humedad durante tres o cuatro meses después del comienzo de la época de secas. Así pues, son apropiados para cultivos de invierno más o menos riesgosos, en especial de garbanzo. Durante el invierno de 1986-1987, solamente la mitad de las parcelas en terrenos de este tipo se sembraron de garbanzo (con un rendimiento de 250 kg/ha). El rendimiento del maíz ronda los 1,300 kg/ ha: la producción cae en los años de abundantes lluvias (600 kg/ha). Este tipo de suelo no es muy adecuado para el frijol, el cual, muy frecuentemente, no se siembra junto con el maíz. El sorgo entra a veces en las rotaciones de cultivos (foto 6).

Foto 6 — Siembra de invierno en un potrero del terreno de campos abiertos con mezquites sobre vertisoles del Bajío cerca de la aldea “El Mirador”. Espacios agropecuarios de Ziquítaro. Enero de 1987. Parcela sembrada de garbanzo. Al fondo extensos pastizales y matorral de hui-zaches (Acacia farnesiana).

• LAS TIERRAS DE CAMPOS ABIERTOS EN LAS FALDAS BAJAS DE LOS CERROS EN LA CUENCA DE ZACAPU

62Esta segunda clase de espacio de agricultura de temporal en el que no se practican barbechos posee dos características que lo convierten en un área muy favorable para la agricultura.

— Por su localización al pie de una pendiente y su cerca- ‘ nía a la zona de riego de la cuenca, estos terrenos guardan la humedad durante la estación seca.
En la época de lluvias, la ligerísima pendiente y los suelos saneados compuestos de coluviones hacen que la tierra no se anegue, como sucede algunas veces en la zona de riego.

63Se encuentra este tipo de suelos sobre todo en el contorno de la cuenca de Zacapu. En Tiríndaro rodean el pueblo. Al norte limitan con el sector de riego: se extienden allí hasta donde ya no se puede sembrar maíz antes de la llegada de las lluvias. Al sur, este tipo de terreno termina en los pedregales volcánicos, que señalan brutalmente el inicio del espacio de agricultura de temporal de la vertiente. En el caso de los espacios agropecuarios de Tiríndaro, comprende una cuarta parte de las tierras cultivadas. Se trata de un espacio de campos abiertos atravesados por caminos y canales de desagüe que enlazan las barrancas de la vertiente con los canales de la zona de riego. Las parcelas tienen formas geométricas y se puede dividir el conjunto en dos partes, según la superficie media de las parcelas.

64La parte norte, pegada a la zona de riego, corresponde a las tierras del ejido. Allí la superficie de las parcelas es más homogénea. En 1924 se distribuyó a cada beneficiario, además de cuatro hectáreas de riego, una hectárea de tierra de temporal. De esa manera se dividieron 100 hectáreas en lotes cuadrados de 100 metros de lado.

65Al sur de esas parcelas homogéneas y hasta el pie de la vertiente, se encuentran tierras explotadas por propietarios de la comunidad indígena. Allí la propiedad es individual, pero la comunidad indígena se reserva el derecho de expropiarla en caso de necesidad colectiva. Las propiedades pueden dividirse entre los herederos; eso explica la superficie media tan reducida que se observa en esas parcelas: 0.4 hectárea. La manera de trabajarlas es casi siempre directa y esta parte del espacio agropecuario situado próximo al pueblo se cultiva intensamente.

66Con regularidad el maíz rinde 3,000 kg/ha. En las parcelas más saneadas se siembran frijol y habas junto con el maíz y las calabazas. El frijol rinde cerca de los 700 kg/ ha. La alfalfa es también uno de los elementos del sistema agrícola de esta zona y rinde 40 t/ha por año, de las cuales 9/10 partes se cosechan durante cinco meses de la temporada de lluvias. La alfalfa ocupa la parcela durante varios años consecutivos. En invierno se siembran lentejas y otra leguminosa destinada a la alimentación del ganado (el janamargo) en la mitad de las parcelas.

• LAS TIERRAS DE LAS “JOYAS” DEL BAJÍO MONTAÑOSO

67Se caracterizan por su topografía accidentada, alternando laderas empinadas con hondonadas.

68Estas hondonadas son de origen volcánico. Casi siempre se trata de espacios dejados de lado por las avenidas de las lavas después de las erupciones y que hoy quedan insertadas entre los pedregales. Estos últimos llegan a formar verdaderos circos. Pero existen también otras formas topográficas parecidas (joyas) que tienen diferente origen, por ejemplo, los terrenos situados en un fondo de cráter en la Meseta Tarasca (Maturana y Sánchez Cortés 1970).

69Desde el punto de vista agrícola, distinguimos dos tipos de joyas notados en los espacios agropecuarios estudiados. El primero se caracteriza porque sus laderas están cubiertas de bosque de pinos o de encinos; lo único cultivado son las milpas del fondo de la depresión. Estas parcelas aprovechan la humedad que permanece durante la estación seca en la hondonada y pueden sembrarse desde antes de que comience la temporada de lluvias. En el segundo tipo de joyas, además de las milpas del fondo de la barranca también se dedican a la agricultura las pendientes de los pedregales de alrededor. Estas parcelas no se cultivan con arado porque lo impiden las numerosas rocas de basalto y lo empinado de las pendientes. Para ganar espacio, los agricultores acomodan las piedras formando así terrazas de anchura variable, uno o dos metros, en general. El trabajo se hace con el azadón, y a esta clase de parcela se le llama huamil en el sur del vecino Estado de Guanajuato (R. Valencia Olea, E. Hernández Xocolotzi, J. V. Palerm 1984) mientras se llama ecuaro en el Estado de Michoacán. Este término, que en lengua purépecha designaba en un principio el patio o jardín doméstico alrededor de la casa, sin duda se usa en este otro sentido porque la técnica de preparación de la tierra (bina con azadón) es la misma en ambos casos. En 1987 los ecuaros pueden estar situados a una hora de camino de la vivienda.

70Centraremos nuestro estudio en este segundo tipo, ya que el primero es poco usual aún en Tiríndaro. Por el contrario, el segundo tipo se encuentra en amplias, superficies en los dos espacios agropecuarios del Bajío montañoso de Michoacán. Se puede calcular que en Agua Caliente (en 1987) representa las tres cuartas partes de las tierras cultivadas del ejido y la mitad de las tierras cultivadas del pueblo.

71Las parcelas tienen diferentes formas: curvas, en franjas, circulares o bien ovaladas, siguiendo la topografía del terreno. Hay que hacer notar que no se evalúa la importancia de un ecuaro por la extensión de su superficie (no tendría sentido hacerlo dada la gran cantidad de piedras que se encuentran), sino por el número de litros de maíz que pueden sembrarse en él. Las milpas en general tienen una superficie mayor a la de los ecuaros. La superficie media de las primeras sobrepasa una hectárea, mientras que la de los segundos solamente llega a 0.5 ha (equivalente a ocho litros de maíz sembrados).

72Los ecuaros poseen una vegetación arbórea y arbustífera importante. Las especies más representadas son el zapote (Casimiroa edulis), el pochote (Ceiba aesculifolia), el lentrisco (Pistacia mexicana), el órgano (Stenocerens quere-taroensis) y los nopales (Opuntia sp.).

73En los dos pueblos del Bajío montañoso de Michoacán se constata que estos terrenos están localizados sobre todo en los potreros de los ejidos. No obstante, de la misma manera que en las unidades agrícolas antes estudiadas, la forma de hacerlas producir varía.

74Los ejidatarios suelen prestar muchas parcelas a parientes y amigos, especialmente los ecuaros. Es difícil la mecanización porque a veces es imposible hacer que los tractores atraviesen los pedregales. En las milpas, como en los ecuaros, se cultiva el maíz en asociación con el frijol y la calabaza.

75El rendimiento es muy desigual según los totales pluvio-métricos de cada año; ha variado en 1984 y en 1985 de 1.4 a 1.8 toneladas por hectárea de maíz en las milpas y de 1.2 a 2.8 toneladas por hectárea en los ecuaros. Los ecuaros son muy apreciados por su rendimiento de frijol: entre 0.5 y 1.2 toneladas por hectárea, mientras que las milpas apenas rinden 0.1 tonelada por hectárea. El barbecho se práctica en todas partes en este tipo de terreno y es bienal o trienal.

76En Ziquítaro algunos campesinos reservan una parte de su ecuaro para cultivar chile. En esos casos se abona la tierra con mucho cuidado y el espacio, llamado chilar, se cerca.

Foto 7 — Ejemplo de terreno de “joya”. Ejido de Agua Caliente, potrero Las Joyas. Junio de 1987. En el primer plano: siembra en la milpa justo antes de que lleguen las lluvias. En el segundo plano: ecuaros con bloques volcánicos y árboles.

77Tomando en cuenta el considerable tiempo de trabajo que exigen los ecuaros y su frecuente lejanía de la casa habitación del campesino (a veces ciertos ejidatarios hacen una hora de camino a caballo para llegar a su parcela, es decir dos horas cuando llevan también un asno con carga), es usual encontrar en las parcelas pequeños cobertizos que sirven de residencia temporal en la época de trabajo duro, después de la siembra. Estos cobertizos son muy útiles también para abrigarse durante las fuertes tormentas que caen por la tarde durante el tiempo de aguas (fotos 8 y 9).

• EL TERRENO DE LAS LADERAS PROVISTAS DE TERRAZAS EN LA CUENCA DE ZACAPU

78Estos terrenos ocupan las laderas bajas de los volcanes del sur de la cuenca de Zacapu. Están situados entre la curva de nivel de los 2 000 y la de los 2 200 metros de altura.

79Las parcelas en este terreno tienen formas más geométricas que en el terreno precedente y se hallan unidas por sus bordes. Se extienden perpendicularmente a la pendiente que llega a ser de 16% en estas altitudes en Tiríndaro. Pero la pendiente se ve atenuada en las parcelas por la presencia de terrazas. Las parcelas están separadas de sus vecinas más altas o más bajas por una desnivelación debida a la existencia de pequeños muros de piedra que puede variar de 50 centímetros a un metro de altura, por lo tanto se puede hablar de un espacio terraceado. Estos muritos de piedra están invadidos por arbustos y maleza. El espacio está además dividido en conjuntos de parcelas por las barrancas que descienden de las cumbres y que pueden tener una profundidad de cuatro a cinco metros. Estas barrancas se ven pobladas por una vegetación arbustífera y arbórea muy espesa, capaz de obstaculizar el paso de las aguas torrenciales que las inundan durante el tiempo de lluvias después de las tormentas. Esta vegetación se compone de capulines (Prunus serotina), de jaras amarillas (Senecio salignus), de tejocotes (Crataegus mexicana) y de madroños (Arbutus xalapensis).

80En Tiríndaro este espacio pertenece a la comunidad indígena. Los potreros y algunas parcelas llevan nombres indígenas. El aprovechamiento directo (66% de las parcelas cultivadas) predomina sobre cualquier otro modo. Le sigue en importancia la siembra a medias (33%).

81La tierra es frecuentemente roja como resultado de la descomposición del basalto en arcilla, llamada charanda en purépecha. La mayoría de las parcelas no dan más que una sola cosecha por año. Se cultiva en conjunto el maíz, el frijol, la calabaza y el haba durante la temporada de lluvias. Desde 1983 el rendimiento promedio del maíz se establece en 1,600 kilos por hectárea. El del frijol es relativamente elevado : 947 kilos por hectárea. Cuando se siembra haba, se obtiene un rendimiento medio de 560 kilos por hectárea. En invierno, algunas parcelas, especialmente las que están más altas, aguantan cultivos como trigo, lenteja y una leguminosa forrajera: el janamargo (foto 10).

Foto 8 — Terreno de “joya”. Ejido de Ziquítaro, potrero Los Cuates. Junio de 1987. ertizo en un ecuaro. En el primer plano se distinguen las piedras alineadas y las úsculas terrazas.

Foto 9 — Terreno de “joya”. Ejido de Ziquítaro, potrero Los Cuates. Junio de 1987. te de un ecuaro sembrado de chile y cercado con un muro de piedras (chilar).

c) Las nuevas posibilidades de utilización de la tierra en agricultura de temporal y sus limitaciones espaciales

82No es de sorprenderse, después de presentar estos cuatro tipos de agricultura de temporal tan diferentes, tanto desde el punto de vista de la estructura agraria como desde el punto de vista de la agronomía, que cada uno de ellos tenga su propia evolución. Las nuevas condiciones técnicas, surgidas al mismo tiempo que el desarrollo de la agricultura comercial orientada hacia los mercados fuera de la región, no han podido ser implantados de la misma manera en espacios diferentes. Pueden enumerarse tres tipos de innovaciones que han transformado la fisonomía de los espacios de agricultura de temporal: la mecanización, la utilización de abonos y herbicidas químicos y la introducción de nuevos cultivos.

Foto 10 — Terreno de ladera con terrazas de la cuenca de Zacapu. Tierra de la comunidad indígena de Tiríndaro.
Lugar nombrado Tzunzucataro (”el lugar donde había casas”). Julio de 1987. Al fondo se ve un murete invadido por la vegetación.

83La mecanización corresponde al aumento de la tasa de utilización de los tractores para preparar la tierra, y a veces de trilladoras-desgranadoras para cosechar ciertos cereales como el sorgo, entre otros. Pero la cosecha de maíz se hace siempre con equipos de peones o gracias a la mano de obra familiar. Los primeros tractores aparecieron en los años cuarenta, pero su número empezó a aumentar hacia 1960. Sin embargo no en todos los terrenos se registró este fenómeno. En las faldas bajas de la cuenca de Zacapu el 77% de las parcelas encuestadas se trabaja con tractor. Viene enseguida el terreno de campos abiertos con mezquites del Bajío montañoso: el 27% de las parcelas encuestadas allí son trabajadas con tractor. A continuación siguen las tierras de la ladera con terrazas de la cuenca de Zacapu, en donde el grado de utilización del tractor es de 23%. En las joyas del Bajío, las parcelas trabajadas con tractor son escasas, porque su topografía es demasiado accidentada para permitir el uso de las máquinas, o porque solamente son accesibles por senderos de mulas.

84La importancia de la mecanización en las faldas de los cerros de la cuenca de Zacapu se parece a la que existe en la zona de riego vecina, en el centro de la cuenca. De hecho, entre los tres pueblos estudiados, es en Tiríndaro, pueblo de la cuenca, donde ha disminuido más el porcentaje de familias propietarias de uno o dos caballos. Pasó de 32% a 19% de 1967 a 1987; en cambio aumentaba en los dos pueblos del Bajío montañoso (de 14 a 31% en Agua Caliente y de 42 a 58% en Ziquítaro). La influencia de la zona de riego es notable aquí: debido a las facilidades que se les han proporcionado a los ejidatarios (préstamos bancarios), con la condición de formar grupos de doce para adquirir equipo y trabajar sus terrenos de regadío, pueden también utilizar ese material en sus parcelas más pequeñas de temporal. Constatamos que esa mecanización, que se ha denunciado como un factor en la aceleración del éxodo rural (Linck 1983), es uno de los elementos que refuerza las diferencias ya existentes entre los distintos tipos de tierra.

Cuadro 1. Métodos de trabajo en los distintos terrenos de temporal en dos regiones del noroeste de Michoacán

Cuadro 1. Métodos de trabajo en los distintos terrenos de temporal en dos regiones del noroeste de Michoacán

Ya que algunas parcelas fueron trabajadas con varios métodos (por ejemplo, la labranza con tractor; la bina y la escarda con caballos), los totales son mayores de 100.

85En realidad, la mecanización se da sobre todo en uno de los cuatro tipos de espacio descritos. En los otros tres notamos que la importancia de los caballos y de los bueyes sigue siendo considerable: más de la mitad de las parcelas son cultivadas gracias a la fuerza animal. En los sectores de tierra negra y delgada, de poca humedad y piedras volcánicas escasas, la principal fuerza de tiro es el caballo; en cambio, en los sectores de tierra roja, muy a menudo sembrados de bloques voluminosos de basalto, se emplean sobre todo bueyes. Estos últimos, no obstante su lentitud, se adaptan mejor que los caballos a los suelos pedregosos, porque su fuerza les permite arar más profundamente. Sin embargo, cuando un ejidatario carece de ganado bovino, le es más fácil formar una yunta con su caballo de silla, al cual junta otro caballo prestado o alquilado, que hacerse de un par de bueyes. El mediero que puede aprovechar los bueyes del propietario no tiene ese problema. De hecho, los caballos se utilizan en toda clase de suelos.

86Los abonos y los herbicidas químicos han aumentado en cierta manera el interés de los campesinos por determinado tipo de parcelas mientras que desdeñan los otros. Existe un sistema creado por el gobierno mexicano con la finalidad de promover el uso de los fertilizantes químicos: el Banco Ejidal los proporciona a los ejidatarios en el tiempo en que hay que abonar la tierra; éstos no tendrán que reembolsar al banco sino hasta después de la cosecha y sólo si ésta ha sido suficiente. Esto trae como consecuencia obligada el que técnicos de la SARH inspeccionen las parcelas un poco antes de la cosecha para controlar si el ejidatario podrá pagar al banco.

87En el momento de la siembra, el comisario ejidal organiza una junta para tomar nota de la superficie que cada ejidatario desea sembrar y trasmite esta lista al banco para que éste haga llegar los abonos (sulfato de amoniaco, urea...) al Comisariado Ejidal, quien se encarga de repartirlos a los ejidatarios. De esta manera se reparten entre 250 y 400 kilos de abono por hectárea cultivada, según la clase de cultivo y la calidad del suelo. La utilización de los abonos químicos, al complicarlo, ha desorganizado el sistema de siembra conjunta; ahora, en el momento de la siembra, en lugar de mezclar granos de maíz y de frijol, tratan de separarlos, agrupando cada tipo de semilla en el mismo agujero, porque la fertilización de cada uno es diferente.

88En cuanto a los herbicidas, cuando se emplean, debe suprimirse el cultivo del frijol en la parcela, porque estos preparados químicos atacan las hojas.

89El tercer cambio que ha ampliado las diferencias que existen entre los diferentes tipos de tierras de temporal respecto al ritmo de los barbechos, y al modo de labor que se utiliza, es la posibilidad de practicar determinados cultivos comerciales. Así, en las llanuras del Bajío y, después, en las hondonadas de las laderas montañosas, desde 1960 el sorgo ha comenzado a sustituir al maíz. Es corredo emplear el término “fiebre del sorgo”, porque el cultivo de este grano ha aumentado regularmente de 1960 a 1970, estimulado por la demanda de las granjas de cerdos de La Piedad (Perales R. 1984) (foto 11).

Foto 11 — Cultivo del sorgo en el terreno de campos abiertos sobre vertisoles del Bajío montañoso. Propiedad privada El Espinal. Agua Caliente. Octubre de 1987.

  • Compañía Nacional de Fomento Ejidal.

90Aunque en menor escala, también se encuentran cultivos nuevos más rentables desde el punto de vista comercial, en el espacio de las faldas de los cerros de la cuenca de Zacapu. La alfalfa, cuya presencia en Michoacán remonta por lo menos a 1935 (Foglio Miramontes 1935) ha conquistado de hecho la superficie cultivada. En los setenta se instalaron con ayuda de Conafe varias deshidratadoras de alfalfa en la cuenca de Zacapu. En Tiríndaro una de ellas funciona desde 1974. La demanda provenía de ciudades del Bajío, en las que funcionaban fábricas de alimento para el ganado que utilizaban harina de alfalfa deshidratada. En 1986 la deshidratadora de Tiríndaro cerró; también lo hizo la de Zacapu: la alfalfa de la cuenca no podía competir con la de la llanura irrigada del Bajío en el Estado de Guanajuato, porque su calidad se veía disminuida por las heladas en el invierno y el anegamiento del suelo durante el tiempo de aguas.

91No obstante se sigue practicando mucho este cultivo alrededor de los pueblos de las faldas de los cerros: sirve para la crianza de animales domésticos (cerdos, vacas lecheras), llevada a cabo de manera intensiva. De cosechas durante siete años consecutivos. Otro cultivo que ha progresado es el de la lenteja. Desde hace unos años reemplaza al trigo como cultivo de invierno, incluso en algunas parcelas del terreno de ladera.

92Por último, en los terrenos de las faldas bajas de los cerros de la cuenca se han hecho ensayos de arboricultura; en particular con la siembra de un centenar de durazneros en 1984, por un propietario de Tiríndaro.

93Si hacemos un balance de la aparición de las nuevas posibilidades técnicas según su localización, podemos clasificar los terrenos de agricultura de temporal del norte de Michoacán en dos categorías.

94En la primera categoría están aquellos en los que se dan transformaciones. Los responsables tratan de practicar en ellos cultivos más rentables, desde el punto de vista comercial, que el maíz y el frijol, e intentan aumentar la producción por medio de la mecanización. Son los terrenos en las faldas bajas de los cerros de la cuenca de Zacapu y los terrenos de campos abiertos con mezquites de las hondonadas del Bajío montañoso. Cuando en sus orillas hay parcelas que respondan a las condiciones técnicas deseadas, sus propietarios, o sus ejidatarios no vacilan en invertir capital, por ejemplo en la renta de un bulldozer para desempedrar.

Foto 12 — Cultivo de alfalfa en terreno de las faldas bajas de los cerros de la cuenca de Zacapu. Tierras de la comunidad indígena de Tiríndaro, potrero La Temacua. Julio de 1987.

95La segunda categoría corresponde a los dos tipos de terrenos en los que la estructura agraria y las técnicas de cultivo siguen siendo tradicionales, por no haber otras soluciones: el terreno de las joyas del Bajío montañoso, y el terreno de las laderas con terrazas de la cuenca de Zacapu. En éstos son difícilmente practicables la mecanización y la introducción de cultivos nuevos. Además, debido a que se encuentran inmediatamente abajo de los terrenos de pastar y que las parcelas quedan a menudo aisladas entre los pastizales, los rebaños constituyen una amenaza constante para los cultivos. Poco a poco se han ido abandonando algunas parcelas, las cuales se han integrado a los pastizales. En los últimos cincuenta años este es probablemente el principal fenómeno en la evolución del paisaje agrario en el noroeste de Michoacán. Pero los pastizales, caracterizados por una explotación extensa, no parecen tener ya una función económica importante. Es necesario sin embargo estudiar la manera cómo se presentan y cómo son administrados para poder verificarlo.

3. Pastizales y bosques

96El espacio sin labrar cubre la mayor parte de la superficie en los tres espacios agropecuarios estudiados (entre el 60 y el 75%). Este comprende tres grandes tipos de unidades vegetativas: las praderas, con arbustos o sin ellos; los matorrales subtropicales y los bosques. A veces dentro de estas unidades se observan algunas parcelas cultivadas aisladas. Las tres, incluso los bosques, son recorridas por los rebaños, a los que se les deja también pastar, bajo el cuidado de los niños, en los espacios intersticiales de la comunidad: orillas de los caminos, de las carreteras, campos de futbol, y bordos de los canales de riego.

97Se trata por lo general de espacios con vegetación secundaria: el bosque tropical bajo del Bajío ha sido destruido en un 95% de su superficie (Rzedowski y Calderón de Rzedowski 1987) y los bosques de encino y de pino en las laderas de la cuenca de Zacapu fueron expoliados en la primera mitad del siglo xx para la elaboración de carbón y para hacer traviesas del ferrocarril. El deterioro de esos medios aún no ha cesado. Sin embargo, paralelamente a este fenómeno, se constata una extensión de los espacios incultos. Conviene tratar de medir el grado de dicha extensión, que se hace a expensas de los terrenos de agricultura temporalera. inadaptados a los requerimientos de las tendencias actuales de la agricultura mexicana.

a) La extensión de la superficie inculta no forestal

98Praderas, praderas arbustivas y matorrales subtropicales se han agrupado en la misma categoría: terrenos incultos no forestales. En efecto, la mayor parte del tiempo se encuentran entremezclados. Se pasa gradualmente de la pradera al matorral subtropical cerrado en lugares donde aumentan la densidad y el tamaño de los arbustos.

99Muy a menudo, los matorrales se localizan en los lugares en los que los bloques basálticos son numerosos (pedregales) y en la parte superior de las vertientes. También se dan casos en que el matorral aparece en las praderas en forma de bosquecillos densos, lo que, en las fotografías aéreas, recuerda la distribución de las manchas en una piel de leopardo (potrero Atzimbaro y potrero Colorado en el ejido de Agua Caliente).

Foto 13 — A gua Caliente, propiedad de La Cebadilla. Enero de 1987. Matorral sub tropical secundario durante la temporada seca (Perimos y palos dulces).

100El aspecto del matorral puede diferir en función de las especies arbustivas o arbóreas que predominen. El casahuate (Tpomea sp.), el nopal (Opuntia sp.), el tepame (Acacia pennatulá), el copal (Bursera sp.), el chilillo (Agonandra racemosa), el cicuito (Heliocarpus terebinthaceus), el pi-rimo (Viguiera quinqueradiará), el palo dulce (Eisenhardtia polystachya), ocupan alternativamente el primer lugar. A veces se vuelve aún más denso gracias a la presencia de un estrato herbáceo no desdeñable, por ejemplo, la capitaneja (Verbesina klattii). La especies favorecidas son las que el ganado bovino o caprino rehusa comer; tal sucede con el casahuate y la capitaneja. Al contrario, han escaseado otras especies; por ejemplo, el lentrisco (Pistacia mexicana), antaño extendido en el ejido de Agua Caliente y hoy en día desaparecido, pues a las cabras les encanta (foto 13).

101Alrededor de las manchas de matorral se extiende la esfera de las praderas. De la misma manera, el aspecto de estas últimas puede variar; en algunas sólo se halla representado el estrato herbáceo, pero en otras muchas existen arbustos dispersos más o menos raros. En particular se han observado praderas con casahuates y praderas con huizaches. El espacio ocupado por las praderas ha aumentado desde principios de siglo. Todos los testimonios concuerdan en que una parte de esos espacios, actualmente destinados al pasto del ganado, antes se cultivaba. El mapa donde aparece la disminución en el número de parcelas cultivadas en los potreros del espacio agropecuario de Ziquítaro ilustra ese fenómeno, mencionado asimismo por los habitantes de Tiríndaro y de Agua Caliente. Se señalan varios casos en el mapa donde, entre 1960 y 1987, todas las parcelas cultivadas de un potrero han desaparecido y éste se ha convertido en un simple pastizal. Estos potreros se localizan, ya sea en terrenos de las joyas del Bajío montañoso o bien en la parte alta del espacio agropecuario de la vertiente con terrazas. Los más afectados son los espacios de baja productividad donde el grueso de los terrenos sólo se puede cultivar con azadón. Se nota en todos los potreros situados inmediatamente al oriente del pueblo de Ziquítaro, donde únicamente se ha reducido el número de parcelas cultivadas con azadón (mapa 10). Otro elemento que explica porqué los ejidatarios o los medieros se han abstenido de sembrar en ese tipo de parcelas radica en el debilitamiento de los suelos por la erosión. Los siete meses de la temporada de secas, el sobrepastoreo y el pisoteo de la vegetación por los animales exponen abiertamente los suelos a la erosión areolar durante los primeros aguaceros violentos en el mes de junio. Existen milpas, cuya pendiente es de 5%, en las que el espesor de la tierra arable de la parte superior no pasa de los 5 cm, mientras que 50 metros más abajo, este espesor alcanza los 30 cm, a lo largo de las cercas de piedra que han bloqueado al deslave. Este fenómeno, que contribuye en gran escala a la formación de tierras aluviales en las faldas de numerosas vertientes, es antiguo. Un caso extremo de acumulación de colu-viones existe en el espacio agropecuario de las faldas bajas al sur de Naranja, inmediatamente al occidente de el de Tiríndaro y se han identificado artefactos humanos (tepal-cates de cerámica) prehispánicos hasta cuatro metros de profundidad bajo la superficie del suelo actual en el sedimento arcilloso.

Mapa 10 — Disminución del número de parcelas cultivadas en los potreros del espacio agropecuario de Ziquítaro desde 1960.

Foto 14 — Ejido de Ziquítaro. Potrero El Guayabo. Febrero de 1987. Parcela atravesada por una arroyada en la que hay un camino de herradura. La erosión lineal ha sacado a la luz el horizonte calcico endurecido y arrastra cada año un poco de tierra arable de la parcela durante los aguaceros torrenciales de la temporada de lluvias.

102Siguiendo con el tema de la erosión, la situación es a veces crítica en la actualidad: en las dos regiones, los suelos, que recubren las pendientes entre 2000 y 2200 m de altura de los grandes aparatos volcánicos, poseen un (o incluso dos) estrato calcico endurecido bajo la capa de tierra arable; cuando, por la erosión linear, las aguas torrenciales llegan a esta costra, éstas suelen roer lateralmente la capa de tierra arable blanda en lugar de seguir calando más hondo. Esos estragos son frecuentes a lo largo de las barrancas cuando hay una ruptura abrupta de pendiente. Se encuentran también a lo largo de los caminos de herradura en los cuales las pezuñas de los animales han dejado al descubierto la costra calcárea. En 1987 ningún ranchero del lugar podía fijar la fecha de esas degradaciones, lo que parece indicar que su formación ha sido progresiva (foto 14).

103Las iniciativas para combatir la erosión continúan siendo individuales; los agricultores excavan de vez en cuando un foso de desagüe en la parte de arriba de sus milpas, pero si lo interrumpen demasiado cerca de los límites de la parcela cultivada, el flujo del agua puede causar de todas formas estragos en los lados. Los propietarios más sensibilizados y que tienen mayores recursos utilizan el mismo sistema, pero en escala más grande, al excavar una zanja que, al proteger varias parcelas al mismo tiempo, desvía el agua a la barranca más próxima. Este tipo de zanjas es excavado con ayuda de un bulldozer (foto 15).

104En nuestra pesquisa de las causas que han llevado a los agricultores a abandonar los tipos de parcelas que corresponden a los espacios agropecuarios de las pendientes, tras haber visto las explicaciones que se apoyan en el sistema de cultivo y en la degradación de los suelos, es preciso abordar el problema de la lejanía de las parcelas en relación a los lugares de habitación de los agricultores. Cuando dos parcelas son idénticas, pero una de ellas, más cercana al pueblo, queda libre, el ejidatario que trabaja la más alejada tratará de hacer un cambio, para evitarse una fastidiosa caminata cotidiana. Debido a que las expropiaciones de las haciendas no eran sistemáticas, los territorios de los ejidos, compuestos sólo de los potreros expropiables, tienen formas irregulares. Por lo tanto, no es sorprendente que, mediante arreglos amistosos con los comisariados eji-dales, los ejidatarios desfavorecidos traten de acercar a su domicilio los lugares de trabajo, siempre que esto es posible. También se da el caso inverso: como su parcela estaba situada en los aledaños de San Antonio Carupo, pueblo vecino de Ziquítaro, nueve ejidatarios resolvieron instalarse en ese pueblo, al tiempo que continuaban dependiendo del ejido de Ziquítaro, a siete kilómetros de distancia.

Foto 15 — Ziquítaro. Propiedad La Cebolla. Julio de 1987. Zanja abierta con bulldozer en 1985 para proteger las parcelas cultivadas más abajo de la propiedad (a la izquierda) de la erosión hídrica.

105Podemos ahora describir el tipo de parcela que ha dejado de cultivarse: es muy pedregosa, su fertilidad varía de un lugar a otro, a causa de los estragos de la erosión hídrica, y está relativamente alejada del pueblo. ¿Se puede fechar ese fenómeno?

106No siempre es factible dar una respuesta, pero con base en los testimonios de los habitantes de los pueblos y en la naturaleza de la vegetación arbustiva, se pueden hacer varias observaciones. La naturaleza de la vegetación sólo ofrece una ayuda limitada. La reconstitución del matorral se halla obstaculizada por el pastoreo de los rebaños y los incendios accidentales o voluntarios. La práctica del incendio, que es preciso no confundir con la quema de los desechos vegetales para limpiar los ecuaros antes de su cultivo, todavía existe, sobre todo en las propiedades privadas, al final de la temporada de secas, para que el ganado disponga de brotes tiernos al principio de la temporada de lluvias. Así, partes del potrero de Los Vaises, en Ziquítaro, solamente recubiertas con hierba, no han sido cultivadas desde hace 50 años por lo menos, según los testimonios locales, mientras que otros espacios abandonados desde hace sólo 15 años, se hallan invadidos de arbustos. Pareciera que nos hallamos ante un fenómeno progresivo que se inicia en la primera mitad del siglo (1935-1940 en Tiríndaro) y que se acelera en el curso de los últimos 20 años. Huelga señalar que, dentro de esta tendencia general, cada pueblo ha podido desarrollar su historia agraria específica (foto 16). No obstante, conviene hacer constar que la reconquista por parte de los arbustos es el caso más corriente. En el Bajío montañoso, los huizaches, los palos dulces y ciertos nopales son los primeros en reinstalarse. En la vertiente meridional de la cuenca de Zacapu, la variedad de los arbustos es más grande: caso de las praderas colonizadas por jaras amarillas (Senecio salignus) (fotos 17 y 18).

Foto 16 — Ejido de Ziquítaro; potrero Los Vaises a 1 970 m de altura. Julio de 1987. azas probablemente prehispánicas que no han sido cultivadas por lo menos e hace 50 años (testimonios de los habitantes del pueblo).

Foto 17 — Propiedad privada al sur del pueblo de Ziquítaro. Febrero de 1987. Ejemplo de una antigua milpa que no se ha cultivado desde hace unos quince años, y se ha visto invadida de huizaches (Acacia famesiana). Se nota la alineación de los bloques de basalto que ha subsistido durante ese periodo.

Foto 18 — Espacio agropecuario de la vertiente con terrazas en la cuenca de Zacapu. Propiedad de la comunidad indígena de Tiríndaro. Julio de 1987. Lugar denominado Tariatacueraco (”lugar de donde sale aire”). Antigua milpa cultivada hace unos quince años y cubierta en 1987, de jaras amarillas (Senecio salignus).

107Paralelamente a esta reconquista de los espacios por ciertas especies de arbustos, los habitantes de los pueblos denuncian el enrarecimiento de varias especies de plantas útiles semi-domesticadas. Esas plantas recibían algunos cuidados de los campesinos, aunque sólo fuera la destrucción de sus competidoras, cuando acudían a cultivar sus parcelas. En esta categoría caen varios árboles frutales: el capulín (Prunus sp.), el capulín de los cuervos (cuya fruta se daba a los puercos), el tejocote (Gratoegus mexicana), el moral en la vertiente meridional de la cuenca de Zacapu y varias especies de nopales (Opuntia sp.), cuyas pencas tiernas y frutos son comestibles en el Bajío montañoso de Michoacán. Es preciso añadir el camote del cerro (Oncus esculentus), tubérculo extraído durante la temporada de secas en el Bajío.

108En el sur de la cuenca de Zacapu, se recoge también el anís, planta utilizada para dar aroma al atole de grano; y el aguamiel, savia de maguey (Agave atrovirens) que sirve para la fabricación del pulque. En 1987, se contaban una sesentena de magueyes en el territorio de Tiríndaro, restos de una población obviamente más importante a principios de siglo, según las personas ancianas del pueblo. No se presentan arriba de los 2050 m de altura y la distribución en hileras permite afirmar que han debido ser utilizados en el pasado para cercar las parcelas (potreros de La Queñicua y de Cuambachero) y también para estabilizar los muros de piedra que sostienen las terrazas en los terrenos de la vertiente (potrero Parlcharipite) (mapa 11).

Mapa 11 — Distribución de los magueyes en el espacio agropecuario de Tiríndaro (1989).

b) La explotación de los bosques y de la leña en los pastizales

109De los tres espacios agropecuarios estudiados, sólo el de Tiríndaro incluye una unidad fisonómica verdaderamente forestal. El encinar que cubre la cima del cerro Metate en el Bajío montañoso, en Ziquítaro, presenta muchos árboles jóvenes y no merece el nombre de bosque; de todas formas, integramos su estudio en este apartado a causa de la naturaleza de la repoblación vegetal, típica de un bosque.

Foto 19 — Pinar en el bosque ejidal de Tiríndaro. Agosto de 1989. Se observa presencia de árboles enfermos qua han perdido sus agujas.

110El bosque del espacio agropecuario de Tiríndaro forma parte del margen septentrional del vasto conjunto de pinares que cubre las cimas de la Meseta Tarasca. Comienza a una altura aproximada de 2300 metros y sus límites tienen un trazado complicado debido a las roturaciones de principios de siglo. A los pinos de los límites, se añaden encinos, alisos o tepamos (Alnus sp.), y madroños (Arbutus sp.). En Tiríndaro, el bosque forma parte del ejido. En respuesta a una demanda de ampliación del ejido, en 1936 fueron otorgadas 568 hectáreas de bosque a Tiríndaro, de las cuales 25% eran laborables; éstas le fueron expropiadas a la hacienda de Cortijo Viejo por decreto presidencial. A cambio, las autoridades ejidales han garantizado una explotación colectiva del espacio de acuerdo con las reglas establecidas por los organismos gubernamentales encargados del manejo del bosque y en particular la de no cortar árboles sanos. La superficie forestal perteneciente al ejido de Tiríndaro se halla separada de los ejidos vecinos por una brecha de 10 metros de ancho, mantenida por los eji datanos del pueblo o por jornaleros pagados por estos últimos. También es de la incumbencia de los ejidatarios apagar los incendios que puedan declararse. Los árboles (Pinus sp.) tienen una altura que oscila entre los 15 y los 20 metros y se hallan separados entre sí de seis a diez metros. El paisaje del bosque es, pues, muy claro y sólo se halla representado el estrato herbáceo. Durante la temporada de lluvias, se pueden recoger varias clases de setas, en particular las trompas de puerco (Hypomices lactifluorum) de color anaranjado.

Foto 20 — Explotación de la resina en el bosque de pino en el ejido de Tiríndaro. Agosto de 1989.

111Los árboles son explotados por la resina. Los resineros, que habitan en un pueblo vecino de la sierra, El Coyolote, se encargan de recogerla y llevarla a la oficina del comisariado ejidal de Tiríndaro. Este último se responsabiliza de negociar la venta con compradores de Zacapu o de Pátzcuaro. Muchos árboles se han muerto, hasta un 20% en ciertos lugares, víctimas de parásitos (gusanos e insectos) que se introducen en la corteza. En 1983, en varias hectáreas se talaron los pinos enfermos, para ser vendidos a una fábrica de celulosa. El espacio fue reconquistado de inmediato por otra especie: Alnus jorullensis. Según testimonios, hace 70 años se encontraban los primeros pinos a una altura de 2050 metros, en 1987 no aparecían hasta los 2250 (fotos 19 y 20).

112En el Bajío montañoso, también había pinos en las cumbres más altas. Según los ancianos de Ziquítaro, los últimos desaparecieron del cerro Metate en el transcurso de la primera mitad del siglo. El bosque de encino se ha vuelto ralo y, a menudo, ha sido destruido, reconstituyéndose luego con dificultad; en la actualidad, presenta un aspecto de monte bajo pues los árboles son muy jóvenes. En otros lugares, ha cedido el lugar a una formación baja (40 cm de alto) y leñosa, con un entramado de raíces particularmente denso, compuesto por una especie llamada localmente encinillas o charasquillas. Es precisamente en los medios más hostiles, como en los antiguos pedregales que se encuentran en las vertientes de la cuenca de Zacapu, donde los encinares han permanecido mejor representados (foto 21).

113En Tiríndaro, la leña es el único combustible empleado en una cuarta parte de los hogares encuestados; esta proporción baja a 16% en los dos pueblos del Bajío. La leña tiene fama de cocinar mejor los alimentos que el gas y no todas las familias están en situación de poder comprar una estufa. Sin embargo, la presencia de una estufa en una casa no es necesariamente sinónimo de la cancelación del consumo de leña como combustible. Se utiliza leña cotidianamente y al mismo tiempo que el gas en 80% de los hogares encuestados en Agua Caliente, en 62% en Ziquítaro, y en 50% de los de Tiríndaro. En los tres pueblos, eso se explica por el hecho de que, en general, las dos etapas de la preparación de la tortilla (cocimiento del nixtamal y luego el de la tortilla) y el cocimiento de los frijoles, operaciones cotidianas, se efectúan bajo un tejabán o en una pequeña cocina exterior, en el solar doméstico, sobre un hogar de leña. El resto de los alimentos se prepara en la casa sobre una estufa. No es temerario señalar que los modos de cocinar se hallan ligados a un tipo de cocimiento y, por tanto, a la cocinera le resulta azaroso cambiar. Es preciso añadir un detalle práctico que explica la conservación del hogar de leña: se puede disponer de un comal grande, que permite cocer muchas tortillas a un tiempo, lo que es más difícil de hacer sobre una estufa de gas, o bien la operación va en detrimento de la preparación de otros alimentos. De acuerdo con la encuesta, una familia de seis personas utiliza de esta manera una carga de caballo, es decir, 80 leños semanales. Sólo para el pueblo de Tiríndaro, que tiene 500 hogares, eso equivale a un consumo semanal de 300 a 375 m3 de madera. Los habitantes del pueblo, en especial los hombres ancianos, van a cortar esa leña al monte y la entregan a domicilio, pero, como casi todos los hogares disponen de una bestia de carga, el suministro de la leña lo hace normalmente un miembro de la familia cada semana. Se utilizan todas las maderas muertas: pino, tepamo, madroño, en Tiríndaro; casahuate, sobre todo en el Bajío. También se recogen astillas más finas de los pinos, impregnadas de resina que servirán para encender el fuego (ocote) (fotos 22 y 23).

Foto 21 — Ejido de Ziquítaro. Cerro Metate, a 2 350 m de altura. Febrero de 1987. Vertiente expuesta al noroeste recubierta de un monte de encinos jóvenes (de 10 a 15 años).

Foto 22 — Tiríndaro. Agosto de 1989. Repartidor de leña: lleva una carga de leña seca que puede acarrear un burro.

Foto 23 — Cumbre de Amole Grande (2 750 m de altura). Agosto de 1989. Pino del que se ha comenzado a sacar ocote, en el ejido de La Cofradía (más arriba del bosque ejidal de Tiríndaro).

c) Las modalidades de la ganadería extensiva

114Esos espacios se utilizan sobre todo como pastos extensivos. Desde su llegada, los españoles promovieron la ganadería extensiva en la región. En la zona de Panindícuaro, el virrey distribuyó las tierras a los conquistadores en forma de mercedes. Se establecieron las unidades: por ejemplo, una “estancia de ganado mayor” equivalía a 1,720 hectáreas de pasto, una “estancia de ganado menor” a 760 hectáreas de pastos de altura y una “caballería” a 42 hectáreas de tierras laborables (Reyes García 1986).

115Se nota una evolución en favor de la ganadería extensiva en el sistema de producción actual gracias a los arreglos recientes que han contribuido a mejorar el espacio de pastos extensivos. Se conservan en buen estado las cercas de piedra. En Agua Caliente en 1939, se dispuso un corredor para que el ganado transitara de un potrero en barbecho a otro. Los arreglos más importantes consisten en la construcción de presas en las desembocaduras de pequeños arroyos temporales, que descienden de las cumbres, para abrevar al ganado en la temporada de secas. Por ejemplo, en Agua Caliente tres abrevaderos, cuya excavación requirió el uso de bulldozers, y por lo tanto una pesada inversión por parte de los ejidatarios, cuentan menos de tres años. En Ziquítaro, el potrero alejado de Los Vaises ha sido provisto de un abrevadero grande. Estos abrevaderos también son utilizados por ciertos ejidatarios que acuden a ellos para fabricar ladrillos y tejas para la construcción de su casa, utilizando el barro depositado por el aluvión en la temporada de lluvias. Se puede extraer dicho barro, durante los meses de febrero, marzo y abril, cuando baja el nivel del agua (foto 24).

Foto 24 — Ejido de Agua Caliente. Potrero El Rodeo. Junio de 1987. Abrevadero El odeo excavado en noviembre de 1986, cuyo muro de contención de tierra no se lla enteramente recubierto de piedras. El agua de lluvia se capta de junio a octu.

116En los tres pueblos, los pastos extensivos se destinan a los caballos, a los burros, a los bovinos y a los caprinos. Los caballos, las mulas, los burros y, en particular las hembras con sus crías se dejan libres en los potreros, cuando no se requiere su trabajo. Pero son las cabras y sobre todo el ganado bovino los que aprovechan más ese tipo de espacio.

117La cría de cabras se halla menos extendida en la cuenca de Zacapu que en el Bajío montañoso. Los espacios agropecuarios de los pueblos de esta última región poseen una superficie más amplia de chaparral donde las cabras aprovechan la vegetación arbustiva. En Tiríndaro, sólo un 3% de las unidades domésticas interrogadas crían cabras, mientras que esta proporción es de 6% en Ziquítaro y de 12% en Agua Caliente. Se trata de un trabajo pesado: un rebaño de cabras para que paste ha de desplazarse sin interrupción; si no, se dispersa. Lo más frecuente es que el rebaño regrese por la noche al pueblo donde es guarecido en una parte del solar doméstico denominada majada. En Ziquítaro, la gran superficie del ejido ha empujado a ciertos ejidatarios, dueños de cabras, a adoptar una organización original: la familia, desde el comienzo de la temporada de lluvias se instala en el ecuaro, en un hábitat somero; unos miembros se dedican a los trabajos del campo mientras que tres hijos cuidan las 60 cabras en el potrero. Todas las tardes son llevadas a una majada instalada en una parte del ecuaro dejada en barbecho. Uno de los hijos se encarga de bajar la leche a diario hasta Ziquítaro, donde otro miembro de la familia la transforma en queso, vendido luego en las tiendas de abarrotes del pueblo. En este ejemplo, destaca la importancia de la mano de obra familiar para esta cría. En las encuestas, se observó que los dueños de cabras tienen por lo menos un hijo de unos doce años que puede encargarse del cuidado de los animales o reemplazar a su padre una o dos veces por semana. El cabrero no se contenta con seguir a su rebaño al cual reúne de vez en cuando con una resortera, sino que, sobre todo en la temporada de secas, ha de asegurar que tengan alimento. Busca los lugares cubiertos de huizaches y de tepamos, pues esos arbustos producen vainas en la temporada de secas que pueden alimentar a las cabras. Tiene que sacudir las ramas, dado que a menudo éstas se encuentran fuera del alcance de los animales. A veces se trepa a los árboles más frondosos para cortar ramas o plantas parásitas de éstas que les arroja a los animales (foto 25). Es comprensible que ese trabajo fastidioso y solitario sea cada vez menos apetecido, y que los rebaños con menos de 30 cabezas hayan visto disminuir su número en los últimos años. No obstante, continúan presentes las pequeñas unidades de una a cinco cabezas de ganado, criadas en el solar doméstico con forrajes traídos con ese fin. En 1935, en el municipio de Penjamillo (Foglio Mira-montes 1935) se calculaba unas 17,000 cabezas de ganado caprino, cifra que en 1970 no representaba más de 5,000 cabezas, según el censo agrícola de ese año en el mismo municipio.

Foto 25 — Ejido de Agua Caliente. Potrero Atzímbaro. Enero de 1987. Casahuate (Ipomea sp.) cortado por un cabrero que de este modo ha podido dar a su rebaño las hojas de la liana que lo recubría.

118Durante el mismo periodo, el rebaño bovino no ha tenido esta misma reducción. De acuerdo con los ejemplos de los jefes de familia interrogados, la cría de bovinos es una actividad más extendida en los pueblos del Bajío que en los de la cuenca de Zacapu. En 1987, un 59% de las unidades domésticas de Ziquítaro susceptibles de tener bovinos, es decir, dedicadas a las actividades agropecuarias, cuentan con ellos y ese porcentaje es de 50% en Agua Caliente. Desciende a 32% en el pueblo de la cuenca de Zacapu. Una vez más, al igual que en el caso de las cabras, esta diferencia se debe a las grandes superficies de terrenos incultos no forestales de las que disponen los pueblos del Bajío. Se trata de cría al aire libre. Algunas familias, en los tres pueblos, poseen dos o tres vacas lecheras Holstein que no salen del recinto doméstico, donde gozan de un techo que las guarece de la lluvia y a donde se les lleva alfalfa (Tiríndaro) u otros tipos de forrajes verdes (valle de Panindícuaro).

119En el Bajío, existe una diferencia marcada entre el número de cabezas de ganado que posee el ganadero más próspero (300 en Ziquítaro y 60 en Agua Caliente), y el más pequeño (uno en los dos pueblos). En Ziquítaro, el promedio de cabezas de ganado por hato, se cifra en once, mientras que la mediana de la serie es de seis, lo que resalta la importancia del número de ganaderos que no tiene más que dos o tres animales. En Agua Caliente, esas cifras son aún más bajas, puesto que el promedio por hato es de cinco animales y la mediana de la serie es de tres. Se acerca a la de Tiríndaro: media de cinco y mediana de cuatro.

Foto 26 — Ejido de Ziquítaro. Potrero de El Medio. Febrero de 1987.

120El hato es bastante heterogéneo: el ganado local descendiente de los animales traídos por los españoles, pequeño y rústico, ha sido cruzado primero con sementales Holstein y Bruns suizos; luego, los productos de esos cruces se cruzaron a su vez, en el Bajío, en años más recientes con toros cebúes indo-brasileños. La comunidad de ganaderos de Agua Caliente ha comprado dos toros cebúes a un organismo gubernamental y los ha puesto a disposición de los ganaderos. Los animales obtenidos gracias a estos cruces suman rusticidad, adaptación a la caminata larga y al calor, resistencia a la desigual alimentación recibida durante el año, y los bueyes son valiosos como animales de tracción (foto 26).

121Los animales pueden ser dejados en libertad en un potrero cerrado, o ser cuidados por un vaquero, lo que les da entonces acceso a los potreros cultivados en los cuales pueden pastar la hierba, en caso de que no se oponga a ello algún reglamento ejidal. Este es el caso de los hatos de los grandes ganaderos que disponen de los medios para pagar a un vaquero, pero también a los hatos compuestos por animales de varios ganaderos asociados. Esta es la solución ideal, pues el vaquero reúne a los animales en un corral todas las noches y los lleva a abrevar cotidianamente. Ciertos propietarios los juntan a diario en el corral que tienen tras su vivienda, para distribuirles rastrojo de maíz o grano durante la temporada de secas. Ahora bien, la mayoría de los ganaderos se limita a vigilar que sus animales se abreven correctamente, dada la escasez de agua en los potreros. Las vacas lecheras y sobre todo los bueyes de trabajo reciben complementos alimenticios, como maíz en grano o pencas de nopal previamente quemadas para eliminarles las espinas. Durante la temporada de secas, es necesario dar a todos los animales rastrojo de maíz, a veces triturado y mezclado con otro tipo de desechos (de garbanzo, de frijol y de lentejas) (foto 27). Muchos campesinos almacenan rastrojo de maíz en la milpa. Si éste se encuentra en el potrero a donde irán a pastar los animales en la temporada de secas, eso evitará acarreos inútiles. Basta con proteger el forraje con un muro de más o menos 1.80 m hecho de piedras. Ese pequeño recinto se llama pila (foto 28). Algunos izan su forraje a los árboles (encinos o mezquites). Sin embargo, el ganado se halla muy a menudo insuficientemente alimentado durante la temporada de secas, sobre todo los años en que no hay buen temporal. Las pérdidas pueden ser entonces considerables. Los grandes ganaderos están relativamente a salvo de ese problema pues les basta vender una parte del ganado para alimentar al resto. En Agua Caliente, el ganado dispone de otra fuente de alimentación desde la creación de la presa de El Rosario: puede comer el lirio que brota en las zonas poco profundas a lo largo de las márgenes del lago. Sin embargo, los ganaderos han de cuidar de darles otros forrajes secos a los animales que atrapan parásitos si no disponen más que de lirios.

Foto 27 — Agua Caliente. Propiedades de La Laguna. Enero de 1987. Molienda de paja de maíz. Esta paja triturada será utilizada como alimento para el ganado a es de la temporada de secas.

122De acuerdo con los resultados de nuestras encuestas, no ha sido posible enterarse en qué media el ganado bovino ha visto aumentar sus efectivos, pero se constata que, a pesar del aumento de las superficies de pastizales, el sobrepastoreo causa estragos en los ejidos.

123Al término de esta descripción, se observa que los espacios que ya no se cultivan, no han perdido por ello su interés económico, como sería de suponer: para los que poseen ganado, y que pueden apoyarse en acopios de forraje provenientes de sus parcelas de riego o de temporal, el terreno de pastos entra de lleno en el sistema de cultivo de su explotación. Si es posible caracterizar la agricultura de la cuenca de Zacapu, como una agricultura en la que se combina el cultivo de riego y de maíz y la ganadería bovina, esta última ha cobrado importancia en el Bajío montañoso de Michoacán hasta el grado que pudimos escuchar, en el curso de una encuesta, a un ganadero (propietario) que afirmaba que el rastrojo de maíz tenía mayor peso que el grano en los contratos de mediería que él establecía.

124La revisión general de las transformaciones en esos dos tipos de paisajes michoacanos no ha terminado. Antes de pasar a investigar otros aspectos en relación con los fenómenos que acabamos de describir, es preciso examinar también una unidad fisonómica no negligible en el espacio: el pueblo y la red de comunicaciones que lo unen con el exterior. Podremos, claro está, encontrar sucesos útiles que nos lleven a una comprensión de la dinámica del conjunto de los espacios agropecuarios, por tratarse del lugar en el que residen los actores que dan forma a los paisajes.

Foto 28 — Ejido de Agua Caliente. Potrero de La Sementera. Enero de 1987. Depósito de rastrojo de maíz o “pila”.

4. Los pueblos y el marco de la vida doméstica

125El Bajío montañoso de Michoacán y la cuenca de Zacapu son dos regiones de hábitat concentrado. Esto data de la colonización española puesto que existen testimonios de casos de hábitat disperso en el momento de la Conquista, en particular en el Bajío (Reyes García 1986).

126La mayoría de las veces, los pueblos presentan un plan ortogonal organizado en torno a una plaza central. Ese plan fue retomado en 1971 para la construcción del pueblo de Nueva Agua Caliente, tras la inundación de una parte de las casas bajo la presa de retención de El Rosario. Sin embargo, el carácter regular de esos planos es cada vez menos perceptible desde el exterior por el crecimiento espacial reciente de los pueblos que tiene lugar de una manera desordenada. De una parte, se han multiplicado las piezas añadidas dentro del recinto doméstico o de los patios y, de otra surgen nuevas colonias en las orillas de los ejes de comunicación, en la periferia de las aglomeraciones. En Ziquítaro, por ejemplo, se emprende cada año la construcción de cinco o seis casas en el pueblo de unos 350 hogares. Las casas se construyen en lotes del ejido previstos para ese efecto en el momento de su creación (”zona urbana” del ejido), y también en la zona de propiedad privada. En Tiríndaro, surgió una nueva colonia (colonia Progreso) al sur del pueblo, al borde de la carretera nacional México-Guadalajara, en 1980, la cual contaba en 1987 con 25 casas.

127Paralelamente a este crecimiento, diversos equipos transformaban la vida cotidiana de los habitantes de la región. Así, la construcción de la carretera nacional mencionada, en 1932, se tradujo en la decadencia del camino real, tomado por los arrieros para transportar mercancías entre Pátzcuaro y Zacapu. Todos los pueblos se hallan unidos a la red carretera asfaltada por lo menos mediante una brecha abierta al tráfico, aunque ésta es a veces difícilmente transitable en la época de lluvias. En los años sesenta, fueron conectados a la red de electricidad, pero en todas partes de los barrios periféricos que cuentan con menos de cinco años de construidos se carece aún de energía eléctrica. En lo tocante al suministro de agua a los hogares, los problemas continúan siendo numerosos, en particular en el Bajío montañoso donde el manto freático es muy profundo. Así, en Ziquítaro, la bomba que extrae el agua del pozo (a una profundidad de 180 m) no tiene suficiente potencia para suministrar a todo el pueblo. Este ha sido dividido en tres sectores y cada hogar no recibe agua de la llave más que cada tercer día. Es preciso añadir a ese equipo financiado por el Estado, las escuelas primarias y a veces secundarias que tiene cada pueblo.

128Todos los pueblos contaban en 1987 con varias tiendas de abarrotes. Se observa un conato de especialización de los comercios en los pueblos con más de 3,000 habitantes, como en Tiríndaro, a pesar de su cercanía a Zacapu. En los pueblos más pequeños, una visita al mercado semanal de la cabecera municipal garantiza el aprovisionamiento de las familias.

129Las transformaciones son además visibles en lo que toca a las viviendas. La casa tradicional, como era a principios de siglo, todavía es muy común. Se trata de una casa organizada en torno a un patio, la fachada da a la calle, y se halla adosada a las casas vecinas. Esta fachada es ciega, sólo abierta por la puerta de entrada que suele tener la amplitud suficiente para dejar paso a un caballo con la albarda cargada. Los muros son de adobe encalado y el techo es de teja. Continúa utilizándose el adobe y la teja. Pueden encargarse de esa tarea los artesanos, pero muy a menudo los ejidatarios, cuando gozan de un periodo de inactividad durante la temporada de secas, los elaboran en función de sus necesidades. Usan el barro depositado en los abrevaderos de los potreros ejidales que en esa época se hallan al descubierto gracias a la baja en el nivel del agua. El adobe es un bloque de tierra cruda mezclada en cantidades iguales con hierba seca que luego se deja reposar al sol durante tres días. La fabricación de las tejas resulta de una mezcla diferente (1 / 4 de estiércol de caballo y 3/4 de arcilla) que es necesario cocer (foto 30). En torno al patio de las casas tradicionales de las familias más acomodadas, hay un corredor al que se abren las diferentes piezas. El edificio principal cuya fachada da a la calle tiene un tapanco para almacenar el maíz.

Foto 29 — Tiríndaro. Octubre de 1987. Casas tradicionales, de adobe y techo tejas, del norte de Michoacán. En segundo término, casa más reciente hecha c ladrillo, que tiene una ventana en la fachada y se halla desprovista de techo de te (en su lugar tiene una azotea de cemento).

130En los últimos 20 años, el aspecto de la calle se ha transformado, pues ha comenzado a adoptarse nuevos materiales y nuevos diseños. El adobe ha sido abandonado y reemplazado en parte por el ladrillo. Por ejemplo, en 1987, en todos los pueblos se veían, además de las casas tradicionales, otras construidas de ladrillo, a veces con un revestimiento de cemento pintado en colores vivos, y casas de adobe a las que se les había añadido una pieza con muros de ladrillo. Se observa así mismo que el adobe conserva adeptos pues es más barato y mejor aislante térmico (el 21% de las casas construidas recientemente en Agua Caliente son de adobe). Junto con el ladrillo, y probablemente debido a influencia norteamericana, han aparecido nuevos estilos: techo plano con azotea, más vanos en la fachada (ventanas), casa aislada en medio del solar y retirada de la calle.

131El espacio privado situado en las inmediaciones de la casa, un patio en el caso de la cuenca de Zacapu, un patio o recinto con muro de piedra en el Bajío montañoso, es el marco de las actividades económicas. En las viviendas de los ganaderos, se completa con un corral, situado en una especie de traspatio. En ese espacio se lleva a cabo la cría de puercos, gallinas, a veces una vaca lechera, más un huerto y algunos árboles frutales.

132A principios de siglo, todos los puercos andaban libres por las calles del pueblo. Su régimen alimenticio se complementaba con ciertas plantas de la milpa (quelites) o frutas (capulines de los cuervos). En 1987, se mantenían en chiqueros a causa de las exigencias alimenticias de las razas nuevas y de los peligros de la calle. El desarrollo de un gran número de granjas industriales de engorda alrededor de La Piedad, a partir de 1955 (Ascencio Franco 1986), ha llevado a los pequeños productores del norte michoacano a orientar su actividad a la reproducción de lechones. En Ziquítaro y en Agua Caliente, la mitad de los hogares encuestados poseen por lo menos una cerda reproductora. En Tiríndaro, esta proporción sólo alcanza el 30%. Compradores de puercos surcan la región para luego suministrar los cochinillos a los centros de engorda de La Piedad. Recorren las calles de los pueblos a marcha lenta en sus camionetas llamando a gritos a los hipotéticos vendedores. Pero, en los últimos cinco años, esta actividad ha sufrido una regresión, debido a la caída en el precio de los lechones y numerosos chiqueros se hallan inactivos.

Foto 30 — Ziquítaro. Enero de 1987. Obra de adobe en el depósito de agua del trero viejo del ejido.

133La cría de gallinas es sobre todo para el autoabasto; todas las familias tienen algunas para el suministro de huevos.

134Esas crías dieron lugar en el curso de los años setenta a tentativas de intensificación por parte de asociaciones de ejidatarios. Las experiencias (puercos en Ziquítaro en 1975 y vacas lecheras en Tiríndaro en 1976) han fracasado pues los alimentos para el ganado se han vuelto muy caros y Banrural, que había prestado su apoyo en forma de créditos, confiscó el ganado unos años más tarde. No quedan más que las grandes construcciones abandonadas en las inmediaciones de los pueblos.

135El solar doméstico, en particular en el Bajío montañoso, es utilizado para los cultivos. Se siembra ahí un poco de maíz, recogido tierno a fines del verano y consumido en forma de elotes. Cada vivienda dispone además de chiles y limones en las dos regiones. Muy a menudo, se reserva un espacio a árboles frutales cuya naturaleza cambia de acuerdo con el clima. En los pueblos del Bajío montañoso, en los cuales las heladas son poco frecuentes, y disponen de agua, predominan los guayabos, los naranjos y los manglares. En el caso de que el agua sea más escasa (Ziquítaro) sólo hay cítricos. En la cuenca de Zacapu, muchas familias tienen duraznos, pero ya no hay mangos.

Cuadro 2. Tipos de vivienda según los materiales utilizados en los muros (1987)

Cuadro 2. Tipos de vivienda según los materiales utilizados en los muros (1987)

Fuente: Encuesta en los pueblos.

136Los cambios en la naturaleza de la explotación del medio por el hombre son innegables en los dos tipos de regiones. La importancia de la superficie cultivada se ha reducido y la suspensión del cultivo afecta en grados diferentes a cada tipo de tierras. Por ejemplo, se observa una diferenciación creciente de los tipos de unidades fisonómicas puesto que toda la franja espacial constituida por los terrenos accidentados de las pendientes pierde paulatinamente su primera función y se integra de manera definitiva al espacio de pastizal de más arriba. Eso no significa que este espacio pierda su importancia: la gestión de los pastos de los ejidos como de las propiedades muestra que no hay tregua en la presión pastoral. Simplemente se comprueba que la combinación del uso de la superficie cultivada y de la explotación colectiva de los pastos beneficia a los propietarios y a los ejidatarios que estén más y mejor provistos de parcelas cultivables en la zona de riego o en buenos terrenos de temporal. Esos productores están en condiciones de mitigar la falta de pasto en los campos entre febrero y mayo-junio.

137Esta evolución afecta a la vez a los espacios agropecuarios que disponen de zonas de riego y a los que carecen de ellas, lo que nos lleva a pensar que el establecimiento de la complementaridad fructífera de tierra cultivada y tierra de agostadero es posterior a los primeros abandonos de parcelas. La lógica de la complementaridad aparece claramente cuando, bajo la amenaza de una redistribución de los derechos del ejidatario en lo tocante a las parcelas dejadas en barbecho, de inmediato éstas son una vez más puestas en cultivo, lo que muestra que no se hallan abandonadas por todo el mundo.

138Estas observaciones atañen más el Bajío montañoso de Michoacán que a la cuenca de Zacapu, donde el fenómeno del abandono ha alcanzado menor envergadura y los pastizales ocupan una superficie menor en los espacios agropecuarios, al mismo tiempo que a veces obedecen a otro tipo de derechos, cuando, como en el caso de Tiríndaro, se trata de propiedades de la comunidad indígena explotada de forma individual. Conviene, en este punto, indagar por qué han tenido lugar esos abandonos de la actividad agrícola que han permitido a los más poderosos establecer su estrategia de complementaridad gracias al espacio liberado, en particular en el Bajío montañoso.

III- LOS BRACEROS Y LA VIDA AGRARIA

1. La influencia de las migraciones laborales temporales en la sociedad campesina

a) Población y tierras cultivadas

139Los datos sobre crecimiento demográfico en los municipios analizados se remontan a 1930.

Cuadro 3. Número de habitantes en los tres municipios estudiados (1930-1980)

Cuadro 3. Número de habitantes en los tres municipios estudiados (1930-1980)

Fuente: Censos de población.

140En el municipio de Zacapu, el número de habitantes se ha quintuplicado entre 1930 y 1980. Esto se debe en parte a la instalación de una fábrica de fibras textiles (Celanese) en 1945. El municipio de Angamacútiro se diferencia de los otros dos pues ha visto reducirse el número de sus habitantes entre 1970 y 1980: esto es resultado de la construcción de la presa de El Rosario, que ocasionó la destrucción de ciertos pueblos (por ejemplo, Estancia del Río, dos kilómetros al noreste de Agua Caliente). Esos dos casos no son, en realidad, representativos de un municipio rural típico del norte michoacano puesto que en el balance demográfico han intervenido fenómenos particulares.

141El caso de Penjamillo resulta más interesante. Se observa un aumento regular de la población. Esto coincide con los testimonios de los habitantes de Ziquítaro y con el crecimiento espacial de ese pueblo, que pertenece al municipio. Ahora bien, en Ziquítaro, hemos podido notar y cuantificar una defección agrícola en el espacio a partir de 1967 (véase mapa 10). Esa defección, observada en los tres pueblos estudiados, aparentemente no tiene causas demográficas directas, puesto que, al contrario, la población aumenta cuando disminuye la superficie cultivada. Empero, la presión de los hombres sobre las tierras no se da únicamente en función de la demografía. Depende asimismo del tipo de la sociedad rural. Por ejemplo, cuando ocurre el acaparamiento de grandes superficies en manos de algunos, eso obliga a los demás a explotar de manera intensiva la superficie a la que sí tienen acceso y, aun en los casos de débil presión demográfica, se pueden hallar casos de presión fuerte sobre la tierra. Eso nos lleva a examinar la siguiente hipótesis: ¿no conviene interpretar el fenómeno de abandono de parcelas cultivadas como una vuelta al equilibrio, tras un accidente anormal en la historia social de los pueblos, que se ha materializado mediante nuevas roturaciones, más bien que como una nueva fase de su historia agraria?

142Si se estudia la historia reciente de los tres pueblos, existen dos acontecimientos que al parecer apoyan esta hipótesis por lo menos en lo relativo a una parte de los abandonos. En Agua Caliente, cuando se instaló la central hidroeléctrica de El Sabino, en 1908, que dio empleo a 47 personas, algunos obreros pidieron al hacendado, que poseía tierras en las cercanías del pueblo, permiso de roturar un ecuaro sobre las laderas volcánicas, cubiertas en aquel entonces de vegetación arbórea, para acabalar recursos. Esas parcelas fueron abandonadas, cuando se creó el ejido, o bien en el momento de la destrucción de la central en 1971. En Tiríndaro, la misma hipótesis parece aplicarse a un mayor número de parcelas. Según las personas mayores interrogadas, la apertura de milpas en detrimento de los pinares se produjo a partir de 1900, fecha en que los pantanos del centro de la cuenca, fuente de caza, de pesca y de materiales para la actividad artesanal, se volvieron propiedad de los Noriega y fueron desecados. Posteriormente, tras la reforma agraria de 1934 y una vez que las tierras saneadas regresaron a la comunidad, bajo la forma de propiedad ejidal, comenzó el abandono de las parcelas situadas en la parte más elevada del espacio agropecuario (mapa 12). El proceso en ambos casos queda claro, pero esta explicación no puede referirse a todas las superficies devueltas a la vegetación arbustiva, puesto que el abandono de parcelas en Tiríndaro ha continuado hasta 1987.

143Dada esta persistencia del fenómeno en 1987, debe ser posible buscar la explicación faltante en un estudio de la sociedad actual; por eso, antes de nada, enumeraremos los tipos de categorías socioprofesionales y sus fuentes de ingresos.

b) Los grupos sociales y las fuentes de ingresos en los pueblos

144Las sociedades campesinas del norte michoacano han estado muy influidas por el modo de acceso a las rentas de la tierra. Nuestra investigación no nos ha permitido establecer una jerarquía precisa pero se pueden distinguir tres grupos. El grupo de los ciudadanos importantes, es decir, aquéllos que pueden ofrecer trabajo en el pueblo: comerciantes, propietarios rurales, a menudo ganaderos, ejidatarios de Tiríndaro (quienes con sus cuatro hectáreas de riego figuran entre los privilegiados) y algunos ejidatarios del Bajío montañoso que disponen de tierras irrigadas o bien de una superficie grande de temporal. El segundo grupo comprende las categorías que tienen un empleo estable, relativamente independientes del primer grupo: los maestros, los empleados y los obreros en la ciudad vecina, los artesanos, ciertos comerciantes y algunos ejidatarios. En el último grupo se encuentran las categorías socioprofesionales que han de ser empleadas de otras personas (primer grupo): se trata de los ejidatarios desfavorecidos del Bajío montañoso, los propietarios de la comunidad indígena de Tirindaro, los medieros y los jornaleros. La necesidad que tienen muchos jefes de familia de aumentar el ingreso para su hogar ha implicado la multiplicación del número de pluriempleados. Por ejemplo, de las 34 personas que afirmaron poseer y cultivar una o varias parcelas en la comunidad indígena de Tirindaro, sólo diez no tienen ninguna otra fuente de ingresos.

Mapa 12 — Evolución del espacio agropecuario de Tiríndaro a partir de 1900.

145Esta jerarquía se ha vuelto todavía más compleja por el recurso a la migración temporal a Estados Unidos o dentro de México, en la mayor parte de las categorías. Conviene, en realidad, añadir un tipo suplementario al segundo grupo: se trata de habitantes del pueblo, que son únicamente trabajadores-migrantes temporales a Estados Unidos, que tienen a su familia en el pueblo, en donde pasan dos o tres meses por año, o a veces cada dos años.

Foto 31 — Villa Jiménez 1908.

146Se puede descubrir el mismo tipo de evolución en el espacio agropecuario de Villa Jiménez, otro ejido de la ciénega de Zacapu, al comparar una fotografía del espacio más arriba de ese pueblo, que data de octubre de 1908 con la fotografía del mismo espacio tomada en agosto de 1989. En 1908, las milpas aparecen hasta los 2 250 m de altura. A la misma altitud, el espacio cubierto por el matorral subtropical corresponde a las tierras de una hacienda (véase el ángulo inferior derecho de la foto 31). En 1989, casi todo el espacio se halla cubierto de matorrales. En el intervalo, al igual que en Tiríndaro, las tierras de la ciénega se han repartido a los habitantes del pueblo en calidad de ejido.

c) Las migraciones temporales y su influencia en la vida campesina

147El cuadro 4 muestra que el recurrir a los ingresos de las migraciones laborales temporales dentro de México y, sobre todo, a Estados Unidos es una práctica bien establecida entre los habitantes de los tres pueblos examinados. Más de la mitad de los hombres con más de 15 años ya han residido aunque sólo sea una vez fuera del pueblo con el fin de desempeñar una actividad asalariada, en los tres casos. Los resultados de la encuesta confirman los resultados de otros trabajos (Linck 1986), es decir, la mayor importancia de las migraciones laborales temporales a Estados Unidos en los pueblos del Bajío montañoso (más de 60% de los hombres con más de 15 años han migrado de Ziquítaro así como de Agua Caliente) que en los pueblos meridionales de la cuenca de Zacapu (menos de 20% en Tiríndaro) (cuadro 4).

148La encuesta refleja así mismo el hecho de que cada pueblo posee uno o varios lugares de migración laboral preferidos. Por ejemplo, muchos migrantes de Tiríndaro han optado por las metrópolis próximas, ciudad de México y Guadalajara, además del polo industrial de Lázaro Cárdenas en la costa michoacana. En Agua Caliente, según las respuestas de la muestra de migrantes, la localidad americana de Terrabella, en California, atrae el número más elevado de trabajadores quienes se emplean como jardineros o en la recolección de hortalizas. En Ziquítaro, California atrae igualmente al mayor número de trabajadores, pero en el plano local, una empresa cementera de Fort Worth, en Texas, alcanza el número más alto de meses de trabajo desde hace seis años. Esos reagrupamientos se explican por la ayuda mutua entre los paisanos que así enfrentan mejor la búsqueda de trabajo, el alojamiento, la nostalgia...

Foto 32 — Villa Jiménez 1989.

Cuadro 4. Importancia de la población masculina adulta con por lo menos una experiencia de migración laboral (obligación de residir fuera del domicilio debido al empleo)

Cuadro 4. Importancia de la población masculina adulta con por lo menos una experiencia de migración laboral (obligación de residir fuera del domicilio debido al empleo)

Fuente: encuestas en los pueblos.

149No todas las categorías socioprofesionales se ven afectadas del mismo modo por la migración. Si la ilegalidad de la estancia en Estados Unidos se presenta raras veces como un problema, en cambio, es más difícil hacerse de los fondos para pagar al coyote el precio del cruce de la frontera y esto castiga a las categorías más pobres. En los tres pueblos, se constata en los cuadros 5, 6 y 7, que las categorías normalmente “acomodadas”, ejidatarios, propietarios de la comunidad indígena, forman una parte sustancial del grupo de migrantes a Estados Unidos.

Cuadro 5. Tipos socioprofesionales (por hogar) en la muestra de Tiríndaro

Cuadro 5. Tipos socioprofesionales (por hogar) en la muestra de Tiríndaro

Cuadro 6. Tipos socioprofesionales (por hogar) en la muestra de Agua Caliente

Cuadro 6. Tipos socioprofesionales (por hogar) en la muestra de Agua Caliente

150Ahora bien, si muchos migrantes pertenecen a las familias “favorecidas”, las categorías económica y socialmente débiles al principio, logran también disponer de más dinero por la vía de los ingresos de la migración. De esta manera aproximan su nivel de vida material al de las élites. El ejemplo que examinaremos será el de las transformaciones del hábitat.

Mapa 13 — Las migraciones temporales de trabajo desde Tiríndaro, entre 1936 y 1986.

Mapa 14 — Migraciones temporales de trabajo desde Agua Caliente, entre 1936 y 1986.

Cuadro 7. Tipos socioprofesionales (por hogar) en la muestra de Ziquítaro

Cuadro 7. Tipos socioprofesionales (por hogar) en la muestra de Ziquítaro

Mapa 15 — Las migraciones temporales de trabajo desde Ziquítaro, entre 1936 y 1986.

151Entre las señales externas de riqueza, los cambios en la naturaleza de los materiales de construcción en la vivienda son los más fácilmente observables y permanecen constantes. Pueden relacionarse con la naturaleza de los recursos de la familia, conocidos gracias a las encuestas. Se nota que las categorías, que han transformado de manera notoria su vivienda (ya sea construyendo una casa de ladrillo, o bien ampliando una antigua vivienda de adobe con una pieza de ladrillo, o recubriendo los pisos), son las que tienen ingresos elevados o regulares en el pueblo, como los comerciantes, los propietarios de tierras o a veces los obreros. Pero se constata también que las mismas transformaciones se observan aun de forma más notoria en el grupo que ha tenido o tiene todavía acceso a ingresos provenientes de la migración laboral a Estados Unidos (cuadros 8 y 9).

Cuadro 8. Balance de las fuentes de ingresos en los hogares que disponen de una casa de adobe, ampliada con ladrillo

Cuadro 8. Balance de las fuentes de ingresos en los hogares que disponen de una casa de adobe, ampliada con ladrillo

Fuente: encuesta en los pueblos.

Cuadro 9. Balance de los recursos en los hogares que gozan de una casa cuyos muros son de ladrillo

Cuadro 9. Balance de los recursos en los hogares que gozan de una casa cuyos muros son de ladrillo

Fuente: encuesta en los pueblos.

Cuadro 10. Balance de los recursos en los hogares que disponen de pisos enlosados en la vivienda en las familias encuestadas

Cuadro 10. Balance de los recursos en los hogares que disponen de pisos enlosados en la vivienda en las familias encuestadas

Fuente: encuesta en los pueblos.

Foto 33 — Agua Caliente. Agosto de 1989. Casa reciente construida por un ejidatario con materiales tradicionales: adobe y tejas. Cimientos: piedra volcánica. La cocina, donde se preparan los frijoles y las tortillas sobre un fuego de leña, está un doco senarada en el solar.

Foto 34 — Agua Caliente. Agosto de 1989. Casa en construcción cuyos propietarios son migrantes en Estados Unidos. Muros de ladrillo y techo llano de azotea.

Cuadro 11. Tipos de utilización de los ingresos migratorios y su frecuencia relativa entre las familias que respondieron a esta pregunta en los hogares encuestados (en %)

Cuadro 11. Tipos de utilización de los ingresos migratorios y su frecuencia relativa entre las familias que respondieron a esta pregunta en los hogares encuestados (en %)

Fuente: encuesta en los pueblos.

152Se podría descubrir en numerosos elementos de la vida cotidiana cómo las migraciones han transformado los modos de vida campesina. El cuadro 11 muestra los tipos de utilización del dinero procedente del trabajo en Estados Unidos y su frecuencia. Cuando se interroga a los migrantes acerca de qué hacen con el dinero traído al país, más de un tercio señala, en primer lugar, la mejoría de su vivienda. En segundo lugar, aparecen los gastos cotidianos de la vida familiar (siempre más de 11% de las respuestas). La parte de reinversiones de las ganancias en la agricultura es ya más débil. En el Bajío montañoso, llama la atención la compra de ganado. Aparece en el 19% de las respuestas en Agua Caliente y en 41% en Ziquítaro. Atestigua el vínculo que continúa existiendo entre el ejidatario migrante y su pueblo.

153Ahora bien, si ese vínculo continúa, es preciso comprender por qué la superficie cultivada ha disminuido en las tierras de temporal de los pueblos y qué papel desempeñan a ese respecto las migraciones laborales temporales.

2. El impacto de las migraciones laborales a las transformaciones agrarias

a) Las causas de la disminución de la superficie cultivada

154Buscar una causa de la disminución en la superficie cultivada en las migraciones laborales a Estados Unidos pudiera resultar, a primera vista, una tarea inútil. Cuando el campesino parte en busca de trabajo después de la siembra y regresa al pueblo para la cosecha, mientras su mujer o sus hijos cuidan la parcela en su ausencia, la superficie cultivada no se ve afectada. Pero en 1987, si se observaba con más detenimiento las estrategias familiares, se percibía que éstas eran múltiples y no podían reducirse a ese esquema, sobre todo en una región de agricultura de temporal desfavorecida.

155Claro está, ese tipo de caso existe, se pueden ver adolescentes atendiendo los trabajos de la siembra y de la preparación de la tierra durante la estancia de sus padres en Estados Unidos. Y hay muchos otros: el migrante puede pagar a jornaleros el cuidado de su parcela, luego trata de regresar para la cosecha. El ejidatario puede dejar su parcela en arriendo o en mediería. Sucede también, cuando la parcela es difícil de trabajar (ecuaro), que se la preste a un amigo o a un pariente. Ocurre así mismo que simplemente la deja yerma, sea porque parte o porque recibe subsidios de sus hijos, emigrados a Estados Unidos. Respecto a estos últimos ejemplos, es preciso pensar que, si hay utilización de mano de obra del pueblo (mediero, jornalero), ésta no trabaja otras parcelas y eso significa una pérdida de superficie cultivada si se toma el espacio agropecuario en conjunto.

156En todos esos casos de estrategias familiares, la agricultura de temporal practicada en los terrenos difíciles parece ser una actividad que se abandona en cuanto se puede porque es riesgosa (sequías) y exige demasiado trabajo en comparación con su rendimiento. Se tomará como ejemplo un ejidatario de Agua Caliente que disfruta de 1.5 hectáreas de riego y tiene derecho a 5.5 hectáreas de temporal. Cinco veces ha estado en California por un período de seis meses consecutivos para dedicarse a la vendimia. Desde 1980, son sus hijos mayores (de 20 y de 22 años) quienes se desplazan anualmente a Estados Unidos en el mes de abril, mientras que él se consagra por entero a sus dos parcelas de riego. No estima necesario explotar las 5.5 hectáreas de temporal, a las que puede aspirar, incluso ignora su localización. La familia obtiene sus recursos de la combinación de agricultura irrigada con la migración temporal a Estados Unidos.

b) Ruptura del sistema agrícola de subsistencia con obligaciones colectivas

157La explotación ejidal media, si no comprende parcela de riego, como la mayor parte de las que existen en los dos pueblos del Bajío montañoso, y si se lleva a cabo con un máximo de ganadería (una cerda reproductora, dos o tres bovinos, un caballo) no siempre permite sacar un excedente de maíz para la venta. En Agua Caliente, siete agricultores (de 17 respuestas) declararon tener que comprar maíz para acabalar de una cosecha a otra. En Ziquítaro, cinco agricultores (de 15 respuestas) se hallaban en la misma situación (no se han tomado en cuenta los agricultores que optan por comprar maíz porque gozan de ingresos extra-agrícolas o porque siembran sorgo). La situación puede volverse aún más crítica en los años en que las precipitaciones son insuficientes o caen a destiempo. Los barbechos lesionan a los ejidatarios que cuentan con una parcela en cada potrero y que han de dedicarse a la mediería o contentarse con un ecuaro un año sí y otro no.

158La utilización provechosa de los pastizales comunes del ejido resulta más fácil a los ganaderos importantes, quienes pueden aguantar mejor la escasez de alimentos para el ganado durante la temporada de secas. Algunos son a la vez propietarios privados y ejidatarios. Pueden dejar su ganado en el ejido durante la temporada de lluvias y reservar sus pastos privados para la temporada de secas. Algunos forasteros pueden, mediante el pago de determinada cantidad, introducir su rebaño en los potreros. La tendencia, al menos en el discurso de los ejidatarios, ante esas lacras del sistema es preconizar un individualismo aún más acendrado. Se piensa en el reparto del ejido o en cercar las parcelas. En Agua Caliente, cuando los ejidatarios disponen de los medios, construyen muros de piedras alrededor de sus parcelas cultivadas. Si han de hacerse gastos en los potreros, en el cercado o en el mantenimiento de los abrevaderos, a cada ganadero del pueblo que tiene cabezas de ganado (cabras o bovinos) se le pide ayuda según el número de animales que posean. Pero esos arre-glos no siempre son posibles. En Ziquítaro, los ejidatarios se ven en apuros para hacer valer sus derechos puesto que los títulos jamás les han sido entregados y las condiciones de manejo y de asignación del espacio no han quedado fijadas de manera definitiva.

159Las migraciones son aquí un freno a una mejoría del sistema puesto que los individuos desaventajados pueden encontrar en ellas un paliativo interesante. En cambio, como algunos investigadores (Santana y Tulet 1986) lo han demostrado, pueden contribuir a la estabilización social en las comunidades. Por nuestra parte, hemos observado una igualación de los niveles de vida entre los migrantes y la gente importante local así como la oferta de un acceso a tierras buenas para las categorías desfavorecidas mediante la mediería y el arriendo. En lo que se refiere a los terrenos, marginales, paulatinamente éstos han sido menos solicitados para el cultivo.

CONCLUSION

160Los paisajes rurales del noroeste michoacano se componen de tipos de tierras variados, explotados mediante diferentes técnicas.

161De 1900 a 1987, el número de parcelas cultivadas ha conocido variaciones con un ritmo propio en cada clase de tierras. En el conjunto de la zona muestreada que corresponde a los tres espacios agropecuarios de Agua Caliente, Tiríndaro y Ziquítaro, el balance del periodo es una reducción del número de parcelas y de la superficie cultivada. Los espacios liberados son utilizados como pastizales extensivos para el ganado. En Tírindaro, al sur de la cuenca de Zacapu, muchos de esos abandonos datan de la reforma agraria en 1929: el reparto más equitativo de las tierras irrigadas de la cuenca ha permitido a ciertos agricultores dejar de sembrar la parcela de calidad mediocre que tenían en las terrazas de la vertiente. Ahora bien, en los pueblos del Bajío montañoso, los abandonos son más recientes: se deben a la partida de numerosos ejidatarios en calidad de braceros a Estados Unidos entre 1950 y 1970.

162Esas ausencias temporales, raras veces definitivas, han acarreado una reorganización de la explotación de los ejidos y de las propiedades. Se han multiplicado los intercambios, los préstamos y los contratos de mediería; las parcelas de temporal más alejadas del pueblo y trabajadas con azadón (ecuaros) han sido recuperadas por los matorrales o por pastizales. A veces, la retención de parcelas irrigables en manos de campesinos emigrados ha sido criticada en el seno de las comunidades. En Ziquítaro, eso ha dado lugar a nuevas adjudicaciones que han sido impugnadas al regreso de los migrantes. En 1987, persistía el contencioso y, por esta razón, parcelas irrigables se encontraban yermas. Salvo en el caso de Ziquítaro, ninguna parcela que pueda labrar un tractor ha sido abandonada. La mayor parte de las parcelas dejadas al margen son aquéllas en las que el trabajo se efectuaba ya fuese mediante una yunta de bueyes o de caballos o, sobre todo, con un azadón en las minúsculas terrazas construidas en las laderas de roca volcánica. Sin embargo, la técnica tradicional de labrar con un azadón no ha desaparecido. Algunos ecuaros continúan siendo explotados de esta manera, en particular en los ejidos: se encuentran cerca de los pueblos y valorizan la mano de obra familiar aún si el jefe de familia se halla en Estados Unidos una parte del año. Permiten el autoabasto de frijol, maíz y rastrojo a las familias modestas. Además, el ejidatario conserva de este modo un derecho de vigilancia sobre el manejo del ejido y en especial sobre las reglas de explotación de los pastos colectivos.

163La explotación colectiva de los ejidos, practicada en la recolección de leña, de fruta silvestre y de tubérculos comestibles, es sin embargo cuestionada en lo que toca a la ganadería. Los ejidatarios reclaman un reparto de los pastos colectivos y desean tener derecho a construir cercas. Esto último con el fin de evitar que los ganaderos que tienen más cabezas de ganado se vean favorecidos en la explotación de los pastos.

Bibliographie

REFERENCIAS

Argueta, A. et al. 1985 — La pesca en aguas interiores, primera parte.

Cuadernos de la Casa Chala 122. ciesas, México.

Aubry, A. 1984 — Essai de géographie sociale. Les reflets de la formation sociale sur le sol chiapanèque. Guide de terrain. Bulletin 6. cemca, México.

Ascencio Franco, G. 1986 — Numaran: lechones domésticos para engordar capitales. En Estudios Michoacanos 1. El Colegio de Michoacan, Zamora.

Bataillon, C. 1968 — Les régions géographiques du Mexique. Travaux et mémoires de l’Institut des Hautes Etudes de l’Amérique Latine, Paris.

— 1976 — L’espace mexicain: questions d’actualité. Travaux et mémoires de Γ Institut des Hautes Etudes de l’Amérique Latine, Paris.

— 1982 — Note sur l’indigénisme au Mexique. En Indianité. ethnocide, indigénisme en Amérique Latine: 93-94. cnrs, Paris.

Bataillon C. y R. Santana 1983 — “La difficile autonomie alimentaire: le système alimentaire Mexicain”. Communication séminaire. Dijon.

Becat Rajaut, J. y D. Ruvalcaba Limón 1983 — El riego en México. Un ejemplo en el valle de Zamora. Estampas del Colegio de Michoacán, México.

Bertrand, G. 1968 — Paysage et géographie physique globale, esquisse méthodologique. En Géographie des Pyrénées et du Sud-Ouest 3. Toulouse.

— 1978 — Le paysage entre la nature et la société. Revue de Géographie des Pyrénées et du Sud-Ouest 49 (fasc. 2): 239-258. Toulouse.

Bertrand, G. y N. Beroutvhachvili 1978 — Le géosystème ou “système territorial naturel”. Revue de Géographie des Pyrénées et du Sud-Ouest 49 (fase. 2): 167-180. Toulouse.

Caballero, J. 1982 — Notas sobre el uso de los recursos naturales entre los antiguos purépecha. Biótica 7(1). México.

Castañeda, J. G. 1987 — Mexique, le défi de la démocratie. Lettre internationale: 13-18. Verano 1987. París.

Cone, C. 1976 — “The Context of migration in a Tarascan region of Mexico”. Ponencia leída en la reunión de la American Anthropological Association-Washington, D.C.

Correa Pérez, G. 1974 — Geografía del Estado de Michoacán. I - Geografia fisica. Editora y Distribuidora, S.A. y Gobierno del Estado de Michoacán, Morella.

Chapela Mendoza, G. 1982 — La producción porcina en la región de la Piedad. Informe de un trabajo de campo. Planteamiento para una línea de investigación. Revista de geografía agricola 3: 135-151. Julio. Universidad Autónoma Chapingo, Chapingo.

Chevalier, F. 1952 — La formation des grands domaines au Mexique: terre et société aux xvi et xviie siècles. Paris.

Daveau, S. y O. Ribeiro 1973 — La zone intertropicale humide: 85-93. Collection U. Armand Colin, Paris.

Deffontaines, J. P. y P. Prigent 1987 — Lecture agronomique du paysage. En Mappemonde: paysages, images, espèces 4. Edit. Reclus, Montpellier.

Demant, A. 1980 — L’Axe néo-volcanique transmexicain, étude volca-nologique et pétrographique, signification géodynamique. Thèse Université d’Aix-Marseille. Faculté St-Jérôme, Aix-Marseille.

Douzant-Rozenfeld, D. 1983 — Hommes du maïs ou hommes du café. En San Andrés Sajcabajá-Peuplement, organisation sociale et encadrement d’une population dans les Hautes Terres du Guatemala: 73-101. Henri Lehman dir., adpf, Paris.

Embriz Osorio, A. 1984 — Movimiento campesino en la ciénega de Zacapu y la liga de comunidades agrarias de Michoacán (1919-1929). Textual 4 (15-16): 68-80. Universidad Autónoma de Chapingo, Chapingo.

Foglio Miramontes 1935 — Geografìa económica-agricola del Estado de Michoacan. Secretaría de Agricultura y Fomento, Dirección de economía rural, Mexico.

Gómez Cruz, A. y M. A. Perales Rivas 1981 — Empresas transnacionales y la comercialización del sorgo en el Bajío. Revista de Geografía Agrícola 1 (julio): 81-97. Universidad Autónoma de Chapingo, Chapingo.

Guzmán Avila, J. N. 1984 — Movimiento y empresas extranjeras: la ciénega de Zacapu 1870-1910. En La cuestión agraria: revolución y contra-revolución en Michoacán: 27-40. UMSNH, Morelia.

Hernández Madrid, M. 1987 — Migración, estrategias de vida y concentración del poder político en un ejido de la región zamorana en Michoacán. Movimientos de población en el occidente de México (T. Calvo y G. López coord.). El Colegio de Michoacán/CEMCA, México.

Kenneth D., R. 1981 — Agrarian structure and labor migration in rural Mexico. University of California, San Diego.

Labat, J.-N. 1987 — Le fourré subtropical et la forêt tropicale caducifoliée du nord-ouest de l’état du Michoacán, Mexique: structure et affinités floristiques. Trace 12: 3-11. cemca, México.

— 1985 — Estudio bioclimatológico del estado de Michoacán, México, según la clasificación de Bagnouls y Gaussen. Trace 8: 36-45. cemca, México.

— 1988 — Végétation du nord-ouest du Michoacán (Mexique): écologie, composition floristique et structure des groupements végétaux. Thèse de doctorat de l’Université París VI.

Linck, T. 1976 — Capitalisme et réforme agraire au Mexique. Aix-en-Provence.

— 1980 — Cambios y tradición en la agricultura tarasca. II Coloquio del Colegio de Michoacán. Zamora.

— 1982 — Campesinos proletarios (Reflexiones sobre Trabajadores de Michoacán, historia de un pueblo migrante de J. D. Cockroft et al., IMISAC, Morelia 1982). Zamora.

— 1983 — La mécanisation de l’agriculture pluviale: quel choix de société?

— 1986 — Población y poblamiento. Ocupación del espacio y migraciones. Estampas del Colegio de Michoacán, Zamora.

— 1989 — El campesino desposeído. El Colegio de Michoacán/cemca, México.

Linck, T., R. Martínez Kemp, J. Ochoa Díaz et al. 1984 — Las fuerzas vivas del Bajío seco. Los campesinos de Aguanuato. El Colegio de Michoacán, Zamora.

López Castro, G. 1986 — La casa dividida. El Colegio de Michoacán, Zamora.

— s. f. — La migración a Estados-Unidos: ¿Estrategia de sobrevivencia? IX Coloquio del Colegio de Michoacán: las sociedades rurales, hoy. Zamora.

Mapes, Cristina 1981 — La etnomicología P’urépecha. El conocimiento y uso de los hongos en la cuenca de Pátzcuaro. Michoacán. Serie Etnociencia, Cuadernos Etnobiología 2. dgcp-sep/smmac/ib-unam, México.

Metcalfe, S. E. y S. P. Harrison 1984 — Cambio ambiental del cuaternario tardío en depósitos lacustres en la cuenca de Zacapu, Michoacán. Reconstrucción preliminar. Boletín del Instituto de Geografía de la unam 14: 127-151. México.

Meyer, j. y C. Reyes 1985 — Résistance au changement technologique dans l’agriculture mexicaine. Etude de cas: Zacapu 1886-1940. Communication à la Commission d’histoire des mouvements sociaux — Naples — Centro de Estudios Rurales, El Colegio de Michoacán, Zamora.

Niederberger-Betton, C. 1987 — Paléopaysages et archéologie pré-urbaine du bassin de Mexico. Collection Etudes Mésoaméricaines 1-11.2 tomos, cemca, México.

Noriega E. y A. 1923 — La desecación de la ciénega de Zacapu y las leyes agrarias, caso especial, único en el país.

Padilla Villicaña, J. 1977 — Tiríndaro. Fimax-Publicistas, Morelia.

Revel-Mouroz, J. 1976 — Structures agraires et production agricole. I-Mexique, la réforme agraire a un tournant: 3-23. En L’espace mexicain: questions d’actualité. Travaux et mémoires de l’Institut des Hautes Etudes de l’Amérique Latine, Université Paris-III, Paris,

Reyes García, C. 1986 — Panindícuaro: la reforma del agro. Estudios Michoacanos I: 121-150. El Colegio de Michoacán, Zamora.

Reyes Osorio, S., R. Stavenhagen, S. Eckstein, et al. 1974 — Estructura agraria y desarrollo agrícola en México. Fondo de Cultura Económica, México.

Rojas R., T. 1985 — La tecnología agrícola mesoamericana en el siglo xvi. En Historia de la agricultura. Epoca prehispánica, siglo xvi (Teresa Rojas Rabiela y William T. Sanders eds.): 129-131. inah, México.

Rzedowski, J. 1978 — Vegetación de México. Limusa, México.

Rzedowski J. y G. Calderón de Rzedowski 1987—El bosque tropical caducifolio de la región mexicana del Bajío. Trace 12: 12-21. cemca, México.

Santana R. y J. C. Tulet 1986 — La emigración como factor de estabilidad de una comunidad de temporal en Michoacán. Trace 9. CEMCA, México.

Tricart, J. y M. M. de los Ríos Paredes 1986 — L’ancien lac de Zacapu, mise en évidence d’une transgression lacustre au Quaternaire récent. Trace 8. cemca, México.

Vanneph, A. 1986 — Le Mexique et ses populations. Editions Complexe, Bruselas.

Notes de fin

* En otras regiones de México la milpa no se ara (se trabaja con azadón únicamente).

Compañía Nacional de Fomento Ejidal.

Table des illustrations

Légende Mapa 1 — Las regiones fisiográficas de Michoacán.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 943k
Légende Mapa 2 — El espacio estudiado: zona de contactos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Légende Mapa 3—Régimen territorial (tenencia de la tierra) en el suroeste de la cuenca de Zacapu.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Foto 1 — Tiríndaro. Julio de 1989. Esquina suroeste de la plaza y una de las calles del pueblo. Parte meridional de la cuenca de Zacapu.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 965k
Légende Mapa 4 — Tenencia de la tierra en una parte de los municipios de Angamacútiro, de Panindícuaro y de Penjamillo. Bajío montañoso de Michoacán.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 860k
Légende Foto 2 — Parte meridional del pueblo de Agua Caliente. Julio de 1989. Cada casa dispone de un solar donde hay numerosos árboles frutales (Bajío montañoso)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Légende Mapa 5 — Unidades fisonómicas de los paisajes de la parte michoacana cubierta por el programa de investigación del cemca.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 2,2M
Légende Mapa 6 — Escalonamiento del uso de la tierra en el espacio agropecuario de Tiríndaro (I) y en el espacio agropecuario de Agua Caliente (II): el mismo tipo de organización.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 472k
Légende Foto 3 — La zona de riego de la cuenca de Zacapu. Julio de 1987. Potrero Alfonso XIII en el ejido de Tiríndaro. A la izquierda, parcela con maíz y calabacita
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Foto 4 — Uno de los sectores de riego del Bajío montañoso de Michoacán. Enero de 1987. Parte del ejido de Agua Caliente, situado en el valle de Panindícuaro. A la izquierda de la acequia: campo de fresas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 1010k
Légende Mapa 7 — Canales de desagüe y rendimientos de maíz en 1979 en la zona de riego de la ciénega de Zacapu.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Foto 5 — Utilización del suelo en la temporada de secas, en una zona irrigada del Bajío montañoso de Michoacán. Enero de 1987. El Plan de Panindícuaro. Ejido de Agua Caliente. Escarda con tracción animal tras el riego de la fresa.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Mapa 8 — Los potreros del espacio agropecuario de Ziquítaro.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 3,0M
Légende Mapa 9 — Utilización de la tierra y barbechos en los potreros de agricultura de temporal en el ejido de Agua Caliente.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 1,5M
Légende Foto 6 — Siembra de invierno en un potrero del terreno de campos abiertos con mezquites sobre vertisoles del Bajío cerca de la aldea “El Mirador”. Espacios agropecuarios de Ziquítaro. Enero de 1987. Parcela sembrada de garbanzo. Al fondo extensos pastizales y matorral de hui-zaches (Acacia farnesiana).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 873k
Légende Foto 7 — Ejemplo de terreno de “joya”. Ejido de Agua Caliente, potrero Las Joyas. Junio de 1987. En el primer plano: siembra en la milpa justo antes de que lleguen las lluvias. En el segundo plano: ecuaros con bloques volcánicos y árboles.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Foto 8 — Terreno de “joya”. Ejido de Ziquítaro, potrero Los Cuates. Junio de 1987. ertizo en un ecuaro. En el primer plano se distinguen las piedras alineadas y las úsculas terrazas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 1010k
Légende Foto 9 — Terreno de “joya”. Ejido de Ziquítaro, potrero Los Cuates. Junio de 1987. te de un ecuaro sembrado de chile y cercado con un muro de piedras (chilar).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 1002k
Légende Foto 10 — Terreno de ladera con terrazas de la cuenca de Zacapu. Tierra de la comunidad indígena de Tiríndaro.Lugar nombrado Tzunzucataro (”el lugar donde había casas”). Julio de 1987. Al fondo se ve un murete invadido por la vegetación.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Titre Cuadro 1. Métodos de trabajo en los distintos terrenos de temporal en dos regiones del noroeste de Michoacán
Légende Ya que algunas parcelas fueron trabajadas con varios métodos (por ejemplo, la labranza con tractor; la bina y la escarda con caballos), los totales son mayores de 100.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 462k
Légende Foto 11 — Cultivo del sorgo en el terreno de campos abiertos sobre vertisoles del Bajío montañoso. Propiedad privada El Espinal. Agua Caliente. Octubre de 1987.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 790k
Légende Foto 12 — Cultivo de alfalfa en terreno de las faldas bajas de los cerros de la cuenca de Zacapu. Tierras de la comunidad indígena de Tiríndaro, potrero La Temacua. Julio de 1987.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 896k
Légende Foto 13 — A gua Caliente, propiedad de La Cebadilla. Enero de 1987. Matorral sub tropical secundario durante la temporada seca (Perimos y palos dulces).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Mapa 10 — Disminución del número de parcelas cultivadas en los potreros del espacio agropecuario de Ziquítaro desde 1960.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Légende Foto 14 — Ejido de Ziquítaro. Potrero El Guayabo. Febrero de 1987. Parcela atravesada por una arroyada en la que hay un camino de herradura. La erosión lineal ha sacado a la luz el horizonte calcico endurecido y arrastra cada año un poco de tierra arable de la parcela durante los aguaceros torrenciales de la temporada de lluvias.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 967k
Légende Foto 15 — Ziquítaro. Propiedad La Cebolla. Julio de 1987. Zanja abierta con bulldozer en 1985 para proteger las parcelas cultivadas más abajo de la propiedad (a la izquierda) de la erosión hídrica.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 816k
Légende Foto 16 — Ejido de Ziquítaro; potrero Los Vaises a 1 970 m de altura. Julio de 1987. azas probablemente prehispánicas que no han sido cultivadas por lo menos e hace 50 años (testimonios de los habitantes del pueblo).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 990k
Légende Foto 17 — Propiedad privada al sur del pueblo de Ziquítaro. Febrero de 1987. Ejemplo de una antigua milpa que no se ha cultivado desde hace unos quince años, y se ha visto invadida de huizaches (Acacia famesiana). Se nota la alineación de los bloques de basalto que ha subsistido durante ese periodo.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Foto 18 — Espacio agropecuario de la vertiente con terrazas en la cuenca de Zacapu. Propiedad de la comunidad indígena de Tiríndaro. Julio de 1987. Lugar denominado Tariatacueraco (”lugar de donde sale aire”). Antigua milpa cultivada hace unos quince años y cubierta en 1987, de jaras amarillas (Senecio salignus).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 920k
Légende Mapa 11 — Distribución de los magueyes en el espacio agropecuario de Tiríndaro (1989).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 616k
Légende Foto 19 — Pinar en el bosque ejidal de Tiríndaro. Agosto de 1989. Se observa presencia de árboles enfermos qua han perdido sus agujas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Légende Foto 20 — Explotación de la resina en el bosque de pino en el ejido de Tiríndaro. Agosto de 1989.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 940k
Légende Foto 21 — Ejido de Ziquítaro. Cerro Metate, a 2 350 m de altura. Febrero de 1987. Vertiente expuesta al noroeste recubierta de un monte de encinos jóvenes (de 10 a 15 años).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-33.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Légende Foto 22 — Tiríndaro. Agosto de 1989. Repartidor de leña: lleva una carga de leña seca que puede acarrear un burro.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-34.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Foto 23 — Cumbre de Amole Grande (2 750 m de altura). Agosto de 1989. Pino del que se ha comenzado a sacar ocote, en el ejido de La Cofradía (más arriba del bosque ejidal de Tiríndaro).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-35.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Légende Foto 24 — Ejido de Agua Caliente. Potrero El Rodeo. Junio de 1987. Abrevadero El odeo excavado en noviembre de 1986, cuyo muro de contención de tierra no se lla enteramente recubierto de piedras. El agua de lluvia se capta de junio a octu.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-36.jpg
Fichier image/jpeg, 833k
Légende Foto 25 — Ejido de Agua Caliente. Potrero Atzímbaro. Enero de 1987. Casahuate (Ipomea sp.) cortado por un cabrero que de este modo ha podido dar a su rebaño las hojas de la liana que lo recubría.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-37.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Foto 26 — Ejido de Ziquítaro. Potrero de El Medio. Febrero de 1987.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-38.jpg
Fichier image/jpeg, 904k
Légende Foto 27 — Agua Caliente. Propiedades de La Laguna. Enero de 1987. Molienda de paja de maíz. Esta paja triturada será utilizada como alimento para el ganado a es de la temporada de secas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-39.jpg
Fichier image/jpeg, 1005k
Légende Foto 28 — Ejido de Agua Caliente. Potrero de La Sementera. Enero de 1987. Depósito de rastrojo de maíz o “pila”.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-40.jpg
Fichier image/jpeg, 919k
Légende Foto 29 — Tiríndaro. Octubre de 1987. Casas tradicionales, de adobe y techo tejas, del norte de Michoacán. En segundo término, casa más reciente hecha c ladrillo, que tiene una ventana en la fachada y se halla desprovista de techo de te (en su lugar tiene una azotea de cemento).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-41.jpg
Fichier image/jpeg, 1018k
Légende Foto 30 — Ziquítaro. Enero de 1987. Obra de adobe en el depósito de agua del trero viejo del ejido.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-42.jpg
Fichier image/jpeg, 929k
Titre Cuadro 2. Tipos de vivienda según los materiales utilizados en los muros (1987)
Légende Fuente: Encuesta en los pueblos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-43.jpg
Fichier image/jpeg, 250k
Titre Cuadro 3. Número de habitantes en los tres municipios estudiados (1930-1980)
Légende Fuente: Censos de población.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-44.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
Légende Mapa 12 — Evolución del espacio agropecuario de Tiríndaro a partir de 1900.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-45.jpg
Fichier image/jpeg, 648k
Légende Foto 31 — Villa Jiménez 1908.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-46.jpg
Fichier image/jpeg, 2,8M
Légende Foto 32 — Villa Jiménez 1989.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-47.jpg
Fichier image/jpeg, 2,7M
Titre Cuadro 4. Importancia de la población masculina adulta con por lo menos una experiencia de migración laboral (obligación de residir fuera del domicilio debido al empleo)
Légende Fuente: encuestas en los pueblos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-48.jpg
Fichier image/jpeg, 279k
Titre Cuadro 5. Tipos socioprofesionales (por hogar) en la muestra de Tiríndaro
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-49.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Titre Cuadro 6. Tipos socioprofesionales (por hogar) en la muestra de Agua Caliente
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-50.jpg
Fichier image/jpeg, 973k
Légende Mapa 13 — Las migraciones temporales de trabajo desde Tiríndaro, entre 1936 y 1986.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-51.jpg
Fichier image/jpeg, 390k
Légende Mapa 14 — Migraciones temporales de trabajo desde Agua Caliente, entre 1936 y 1986.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-52.jpg
Fichier image/jpeg, 401k
Titre Cuadro 7. Tipos socioprofesionales (por hogar) en la muestra de Ziquítaro
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-53.jpg
Fichier image/jpeg, 929k
Légende Mapa 15 — Las migraciones temporales de trabajo desde Ziquítaro, entre 1936 y 1986.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-54.jpg
Fichier image/jpeg, 657k
Titre Cuadro 8. Balance de las fuentes de ingresos en los hogares que disponen de una casa de adobe, ampliada con ladrillo
Légende Fuente: encuesta en los pueblos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-55.jpg
Fichier image/jpeg, 277k
Titre Cuadro 9. Balance de los recursos en los hogares que gozan de una casa cuyos muros son de ladrillo
Légende Fuente: encuesta en los pueblos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-56.jpg
Fichier image/jpeg, 287k
Titre Cuadro 10. Balance de los recursos en los hogares que disponen de pisos enlosados en la vivienda en las familias encuestadas
Légende Fuente: encuesta en los pueblos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-57.jpg
Fichier image/jpeg, 255k
Légende Foto 33 — Agua Caliente. Agosto de 1989. Casa reciente construida por un ejidatario con materiales tradicionales: adobe y tejas. Cimientos: piedra volcánica. La cocina, donde se preparan los frijoles y las tortillas sobre un fuego de leña, está un doco senarada en el solar.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-58.jpg
Fichier image/jpeg, 907k
Légende Foto 34 — Agua Caliente. Agosto de 1989. Casa en construcción cuyos propietarios son migrantes en Estados Unidos. Muros de ladrillo y techo llano de azotea.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-59.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Titre Cuadro 11. Tipos de utilización de los ingresos migratorios y su frecuencia relativa entre las familias que respondieron a esta pregunta en los hogares encuestados (en %)
Légende Fuente: encuesta en los pueblos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2446/img-60.jpg
Fichier image/jpeg, 676k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr