Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Paisajes rurales en el norte de Michoacán

 | 
Cayetano Reyes
, 
Olivier Gougeon

Prefacio

Dominique Michelet

Texte intégral

1A mediados del año 1983, el Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA) eligió la parte centro-norte del Estado de Michoacán como polo de sus actividades de investigación. Si bien los problemas referentes a la historia antigua de esa región —su trayectoria prehispdnica, entonces casi totalmente desconocida— cobraron una importancia innegable tanto en el origen de dichas actividades como en su desarrollo, no es menos claro que, desde el inicio de los trabajos, se contempló la posibilidad provechosa de invitar a varios especialistas de diferentes ramas para que contribuyeran a la constitución de un conjunto más integral de conocimientos acerca de la zona seleccionada. No sería honesto pretender que las investigaciones realizadas lo fueron dentro del marco estricto de un solo proyecto interdisciplinario; sin embargo, a pesar de la autonomía relativa de que gozó cada estudioso o cada grupo de especialistas, se ha buscado mantener un intercambio permanente de información entre los distintos participantes, y la complementaridad de los enfoques así como de los datos recabados queda patente. Sin maltratar las realidades, podemos aseverar que una misma problemática, por cierto muy general, ha sido compartida por todos los investigadores involucrados: reconstruir la dinámica regional en sus aspectos a la vez naturales y humanos. De hecho, un concepto básico asegura la conexión de los aportes de casi todas las disciplinas movilizadas: el paisaje, en donde se entremezclan las fuerzas de la naturaleza y los impactos de la gestión del hombre. Por lo tanto, no es de extrañar que el título de este cuaderno coloque explícitamente las dos contribuciones que lo componen en la perspectiva de este concepto.

2La obra del historiador del Colegio de Michoacán, Cayetano Reyes García, rastrea las transformaciones que han afectado a la cuenca de Zacapu desde la llegada de los primeros españoles a esta comarca hasta la Reforma Agraria. Sus cursos y sus ritmos desiguales, determinados en gran parte por las ideologías de los grupos dominantes sucesivos así como por los recursos técnicos (y de capital) disponibles en cada momento, explican que el autor distinga dos episodios. Incontestablemente, el régimen de la Colonia no tardó en introducir varios cambios en el paisaje nativo del siglo xvi, en particular la congregación de los indígenas, la imposición de las encomiendas, el reparto de las mercedes, la introducción de la ganadería... Pero, sin lugar a dudas, la ruptura mayor se dio, cuando, a fines del siglo pasado y comienzos de éste, se llevó a cabo la desecación de la ciénega la cual, durante probablemente más de dos milenios, había modelado la vida de los habitantes de la cuenca. Se trató entonces, no de una etapa más en el proceso de marginalización de los pueblos herederos de las tradiciones autóctonas purépechas, sino de un trastorno radical, que acabó con un viejo sistema antropo-ecológico. La formación espectacular de la hacienda de Cantabria (¡unto con la ampliación de otras propiedades aledañas), su breve florecimiento, signo del paso irresistible de la modernidad, su desmantelamiento y las luchas agrarias consecutivas son, por supuesto, temas dignos de interés para un historiador; pero, desde un punto de vista más global, la iniciativa que marca la aparición del "paisaje modernista ", o sea la desaparición de un medio anfibio y la apertura de miles de hectáreas de campos de cultivo, es el jalón de referencia. El trabajo de C. Reyes, enmarcado en sus extremos cronológicos por dos clásicos de la historia regional (La conquista de Michoacán de J. B. Warren y Revuelta agraria en una aldea mexicana de P. Friedrich), proporciona una serie de datos nuevos, extraídos de varios documentos archivísticos y, con ello, empieza a llenar un vacío.

3El estudio del geógrafo Olivier Gougeon, colaborador del CEMCA, que integra la segunda parte de este volumen, nos lleva a descubrir los paisajes rurales contemporáneos. Sin embargo su análisis, basado en varios meses de encuestas en el campo (a lo largo del año 1967 y, en forma complementaria, en el verano de 1989), rebasa los límites de la pura actualidad, puesto que incluye una cierta dimensión diacrónica —en general, los últimos treinta años y, sobre algunos puntos particulares, un periodo más extenso todavía. Otra característica interesante de esta contribución yace en el hecho de que Gougeon no restringe su trabajo a la sola ex-zona palustre de Zacapu. La región investigada por el CEMCA, en efecto, se extiende hasta el valle del río Lerma al norte. En consecuencia, es fundamentalmente un espacio de "contactos " o, dicho de otra manera, un área divida en dos grandes sectores contrastados —aunque comunicados entre sí— las estribaciones septentrionales de la Sierra tarasca, al sur; la vertiente del Bajío michoacano, al norte, con sus relieves más suaves y dispersos y sus depresiones/corredores. Para integrar esta dualidad geográfica, Gougeon ha estudiado en forma paralela el espacio agropecuario de tres comunidades: Tiríndaro sobre el margen meridional de la cubeta zacapense; Agua Caliente y Ziquítaro en el Bajío montañoso. Al considerar la historia reciente de estos tres espacios rurales, uno topa con la problemática central tratada por Gougeon: en cada una de las comunidades, existen simultáneamente una tendencia al "abandono " de ciertas tierras y una competencia fuerte sobre otras. Por supuesto, las propiedades del medio ambiente y los tipos de cultivo que éstas autorizan o impiden coinciden con los cambios del momento, pero esta observación no constituye para nada una explicación de los fenómenos. Para entender lo que está pasando, como lo propone de manera juiciosa Gougeon, tenemos que dirigir nuestra atención hacia los actores de esta evolución: encontraremos entonces algunas vías de interpretación factibles.

4Desde el siglo xvi hasta el presente, los paisajes del centro-norte de Michoacán se han ido transformando constantemente, cada vez menos bajo el control de la población nativa. Parte de esta historia inconclusa se relata aquí. En otros tomos de próxima aparición y con la ayuda de otros investigadores, pensamos poder esclarecer algunos capítulos más viejos de la misma historia.

Auteur

Coordinador del Proyecto Michoacán

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr