Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Tecnologías prehispánicas de la obsidiana

 | 
Véronique Darras

Capítulo VI. Las actividades de talla: Los objetivos y la metodología

Texte intégral

LOS OBJETIVOS

1El análisis del material recolectado en los talleres de obsidiana gira en torno a dos ejes principales característicos de la dinámica de la talla: por una parte, la identificación de la naturaleza de la talla y, por la otra, el reconocimiento de los diferentes métodos de trabajo (según Tixier et al., 1980). Esos dos aspectos produjeron un conjunto de datos en bruto que permiten alcanzar un grado de comprensión más general del tipo de funcionamiento de las zonas de explotación de la obsidiana y, en cierta medida, determinar la naturaleza de la producción y su grado de especialización, identificar los conocimientos de los talladores y algunos de sus hábitos y, en fin, abordar ciertas cuestiones propias de las nociones de rentabilidad y productividad.

2Consecuentemente, el procedimiento inicial consistió en reconstituir las cadenas operativas que estructuraron la organización general de la talla, es decir, en tratar de ordenar los pasos principales que se sucedieron en el transcurso de la talla de los bloques de obsidiana. La reconstrucción de las grandes etapas de la talla pudo intentarse gracias a la identificación morfo-tecnológica de los productos tallados. El propósito era identificar el derrotero conceptual y, después, las intenciones finales de los talladores: ¿qué querían fabricar y cómo procedieron? Uno de los índices reveladores que tomamos en consideración fue el criterio de ausencia, dado que, una vez reconstituido el proceso de talla, la identificación de los eslabones faltantes, esto es, de las categorías de vestigios líticos (que tenían su lugar en la cadena operativa) inexistentes o poco representados en comparación con los otros objetos nos aclaró el carácter final de la talla. Los productos faltantes son, por hipótesis deductiva, los productos buscados, destinados a la distribución, aunque la ausencia de ciertas categorías de vestigios haya podido deberse también a una decisión del artesano en el momento de la talla o a que ciertas formas de producción secundaria hayan podido pasarnos inadvertidas.

3En el inicio de nuestra investigación, emprendimos el examen de las acumulaciones de desechos de obsidiana en la superficie con el propósito de identificar en ellas eventuales concentraciones diferenciales. Eso nos permitió entrever, en la mayoría de los talleres, una proporción predominante de productos laminares que parecían ser el resultado de una producción especializada ejecutada con un conjunto de medios técnicos específicos. Pero las primeras observaciones no debían llevarnos a deducciones apresuradas sobre la finalidad de las actividades, pues la existencia de una talla laminar no implicaba forzosamente una especialización en la fabricación de navajas ni excluía la existencia de otras formas de talla menos perceptibles; los productos encontrados podían ser simples desechos intermedios, parte de las etapas preparatorias de la producción. En la mayoría de los talleres situados en los grandes yacimientos mesoamericanos, se preparaban esencialmente preformas de núcleos de navajas destinadas a una talla laminar por presión (ejecutada en otro lugar, en otros talleres), mientras que los otros tipos de fabricación eran de orden secundario. A este respecto, podemos citar los talleres de Pachuca, situados en el actual estado de Hidalgo (López Aguilar y Nieto Calleja, 1989), o los del Pico de Orizaba (Pastrana, 1986; Pas-trana y Gómez, 1988), en el actual estado de Veracruz; en esos casos precisos, los numerosos productos laminares abandonados en gran cantidad no constituían la finalidad de las operaciones de talla, sino que eran desechos intermedios resultado de la preparación del núcleo. Entonces, a priori, la abundancia de ese tipo de productos en los yacimientos de Zináparo no era un criterio suficiente para decidir la naturaleza de la producción, por lo que resultaba indispensable estudiar, en la medida de nuestros medios, los indicios cualitativos y cuantitativos que pudieran aportar información sobre la especificidad de esa producción.

4La identificación de las técnicas de talla empleadas también fue uno de los aspectos de nuestro estudio. En Mesoamérica, el término navaja de obsidiana remite por lo general al concepto de un producto obtenido mediante la talla por presión y reputado por la perfección normalizada de sus formas. Ese tipo de soporte laminar ha suscitado la curiosidad de numerosos investigadores, mientras que las otras técnicas de obtención de navajas llaman poco su atención. Como lo señalaba muy atinadamente Hester (1972: 95), a propósito de la industria de los macronúcleos de navajas: “esos grandes núcleos han recibido poca atención, aunque también representen una fuente potencial de información sobre la tecnología de la fabricación de navajas en Mesoamérica”. Es evidente que las técnicas de obtención de las navajas por percusión directa dura o suave, o también por percusión indirecta, son interpretadas generalmente como técnicas preliminares, aplicadas para el desbaste y la preparación de los núcleos (Sheets, 1973 y 1975; Clark, 1988); en cambio, raramente se considera la idea de que tales técnicas de talla hayan podido ser aplicadas a la totalidad de la talla laminar.

5Con todo, la técnica de talla por presión no era el único medio empleado para obtener navajas en Mesoamérica y en ocasiones se empleaban técnicas de talla por percusión en contextos socioeconómicos y culturales particulares. ¿Se trataba de elecciones determinadas por los factores culturales o por la naturaleza misma de la producción (dado que las necesidades que justificaban la finalidad de la producción pueden revelar también una tradición cultural), de restricciones propias a la materia prima o, incluso, de un desconocimiento de otros procedimientos? Como lo señala Collins (1975: 17): “... cualquier tecnología lítica se estructura como una respuesta a las necesidades culturales del grupo, al igual que la selección, la habilidad y el conocimiento de los artesanos, combinados con la clase, la cantidad y la calidad de la materia prima…”.

6A primera vista, la ignorancia de otras técnicas de talla parecía improbable en lo que concierne a nuestra región de estudio, pues su situación favorecía a priori los contactos y los intercambios socioeconómicos con el resto de Mesoamérica; sin embargo, a medida que avanzaban nuestros trabajos, esa primera hipótesis fue finalmente considerada con más atención. El empleo de determinada técnica no puede ser contemplado como un criterio de evaluación del grado tecnológico de los talladores, puesto que, como ya se dijo, puede ser el resultado de una multitud de factores: “... la talla laminar por percusión exigía, salvo excepciones tardías, una habilidad o golpe de mano que hacía su aprendizaje relativamente prolongado; la talla por presión es esencialmente una cuestión de conocimiento [...]. En compensación, es de fácil ejecución” (Pélegrin, 1988: 50). Si bien es cierto que el grado tecnológico de los talladores no puede ser determinado mediante el reconocimiento de los métodos de talla empleados, también es cierto que sí puede ser evaluado mediante la observación de la calidad de los productos obtenidos con una u otra de las técnicas posibles.

7Todo trabajo de investigación tiene sus límites, los cuales se imponen por sí mismos o, bien, son fijados deliberadamente. En el caso de nuestro estudio, esos límites son el resultado de la elección metodológica establecida por los trabajos de campo, la cual se vio determinada, a su vez, por el contexto arqueológico y por los medios de enfoque disponibles. Así, esos límites fueron fijados desde el inicio de nuestra investigación y nuestro margen de acción quedó bien definido: extrajimos de los datos recolectados la mayor información posible y excluimos de entrada ciertos tipos de enfoque que, esperamos, podrán ser considerados cuando se lleven a cabo otros trabajos. Consecuentemente, la imposibilidad de una reconstitución completa y la falta de experimentos sistemáticos no nos permitieron conocer con precisión todas las etapas de la talla ni confirmar las hipótesis propuestas en nuestro trabajo, mientras que las restricciones inherentes a la muestra nos exigieron cierta prudencia respecto a los resultados, que sólo permiten un acercamiento a los procesos operativos.

LA METODOLOGÍA

8El estudio de las colecciones de obsidiana fue llevado a cabo en dos etapas fundamentales. La primera consistió en una clasificación efectuada en campo o en el laboratorio con el propósito de ordenar los miles de piezas examinadas y descifrar cuáles eran las principales cadenas de fabricación. La clasificación tuvo como objeto el identificar la naturaleza de los productos y ordenarlos en su lugar correspondiente en el o los procesos de talla y se basó en criterios morfológicos, por lo que en ella sólo se tomaron en consideración los aspectos significativos para el objetivo inmediato de nuestro procedimiento. La segunda etapa del estudio consistió en el análisis mucho más detallado de las muestras seleccionadas a partir del material ya clasificado. El propósito de ese análisis fue afirmar y afinar el ordenamiento preliminar de los objetos con el propósito de identificar los métodos de trabajo y, también, obtener información propia de las técnicas empleadas.

El método de enfoque

9La clasificación y análisis tecnomorfológico de las piezas de obsidiana se inspiran en general en los métodos descriptivos propuestos por Tixier y su equipo (Tixier, 1963, 1980a; Tixier et al., 1980, 1984), pero también incluyen ciertos datos de especialistas en lítica como Bordes (1947, 1950 y 1961) y Crabtree (1967, 1968 y 1972). Como antes lo señalamos, no se realizó un trabajo de experimentación sistemático y nuestras hipótesis de trabajo, sobre todo en el caso de las técnicas de talla, se basaron en estudios ya hechos sobre el pedernal o sobre la obsidiana (véanse, entre otros, Bordes, 1947; Bordes y Crabtree, 1969; Crabtree, 1967 y 1968; Tixier, 1972, 1980b, 1982 y 1984; Clark, 1982; y Pélegrin, 1984a,b y 1988). En lo que respecta a Mesoamérica, la comprensión de ciertos procedimientos técnicos de talla y la aplicación de métodos descriptivos tecno-morfológicos fueron tema de investigaciones fundamentales, como las de Clark (1979a,b, 1982 y 1989) y, sobre todo, las de Crabtree (1968 y 1972). Estos dos últimos autores dedicaron una buena parte de sus investigaciones al problema de la obtención por presión de navajas prismáticas de obsidiana y, gracias a sus trabajos de experimentación pioneros, Crabtree contribuyó enormemente al conocimiento en ese campo.

10En Mesoamérica, el enfoque tecnológico forma parte desde entonces de las prácticas arqueológicas, sobre todo en el caso de los estudios de colecciones originarias de pequeños talleres especializados integrados en zonas de habitación. En cambio, los grandes centros de explotación de la obsidiana no recibieron una atención equivalente: sus particularidades contextuales explican probablemente porqué los investigadores que los estudian basan sus interpretaciones y reconstituyen los procesos de fabricación a partir de simples observaciones de superficie. Sin poner en tela de juicio la validez de algunas de esas interpretaciones, tales prácticas excluyen inevitablemente ciertos grados de comprensión. Desde los años 1970, no obstante, se echó mano de varios modelos teóricos para tratar de reconstituir los grandes pasos seguidos en el proceso de fabricación de los objetos líticos (en particular las navajas de obsidiana) recolectados en diferentes tipos de talleres mesoamericanos. Hace 15 años, Collins (1975: 16-20) propuso un modelo de organización, retomado por Soto de Arechavaleta (1982: 45), que incluye una serie de etapas tecnológicas que se supone estructuran todo proceso de talla efectuado en los talleres líticos. El autor identifica cinco fases de trabajo que se suceden en el tiempo:

  • Adquisición de la materia prima.
  • Preparación del núcleo y reducción inicial.
  • Etapa opcional: talla primaria.
  • Etapa opcional: talla secundaria.
  • Mantenimiento y modificación.

11A cada etapa corresponden ciertos grupos de productos líticos que, a su vez, se distribuyen en dos categorías: los desechos y los objetos destinados a ser utilizados. Según ese autor, cada etapa está estrechamente ligada a las otras, pero no siempre es indispensable (la preparación del núcleo, por ejemplo).

12La conformación de ese modelo normaliza, en sus grandes líneas, el proceso general y fundamental de la talla de un núcleo, sea cual fuere su procedencia, naturaleza o materia prima; no obstante, la separación de las etapas crea una dependencia vertical, pues cada una deriva lógicamente de la anterior, lo cual limita su aplicación a algunos casos precisos. En el momento de la ejecución de ciertas actividades de talla, por ejemplo, varias etapas pueden alternar unas con otras y convertirse en un conjunto de pasos técnicos que surgen a lo largo del proceso de fabricación, en función de las necesidades del tallador o del núcleo. En realidad, en cada estudio de ese tipo con miras a reconstituir las cadenas de fabricación debe poderse crear, en la fase final de la identificación de los productos, su propio esquema, el cual obedece, a la vez, a normas generalizadas (desbaste, preparación y talla) y, también, a las particularidades propias de cada concepto operativo. Autores como Sheets (1973: 49-65 y 1975b: 374-377), Clark (1978: 6 y 1988), Pastrana (1986: 135) o incluso Bradley (1975: 9-10) reconstituyen un modelo propio en función del comportamiento tecnomorfológico de su material.

13No obstante, a pesar de esos diferentes trabajos tendentes a organizar los procesos de trabajo, hasta ahora no ha sido propuesto ningún método de descripción tecnomorfológica consistente, aplicable al estudio de los productos de la talla encontrados en ese tipo de talleres en Mesoamérica. Aunque ya en 1973 Sheets insistía en la importancia del análisis tecnológico de esos desechos líticos para comprender los procesos de trabajo, no presenta los procedimientos seguidos o que debían seguirse. Sin embargo, ya desde entonces, la abundancia y diversidad de las áreas de actividad lítica en Mesoamérica llevaron a muchos autores a reflexionar sobre ciertos aspectos que inevitablemente entrañan consideraciones de orden tecnológico. En ese sentido, en su artículo “Hacia una definición de talleres”, Clark (1989a) se interroga sobre la naturaleza y función de los diferentes talleres y, después de una revisión de las aportaciones bibliográficas, propone una clasificación en función de su importancia y de la naturaleza de las actividades que se desarrollaban en ellos.

14A fin de cuentas, en lo que concierne al material de los talleres de Zináparo, se definieron progresivamente dos tipos de esquemas durante el transcurso del estudio y, después, durante la reconstitución interpretativa de las actividades de talla, esquemas que presentamos en los capítulos dedicados a la producción de los talleres. La estructura del primero es abstracta y proporciona una visión sinóptica del conjunto de productos líticos. Se puede aplicar de manera sistemática a todos los talleres de la misma naturaleza que los de Zináparo y con él se intenta organizar cualitativamente los desechos presentes en los talleres, atribuyéndoles una función precisa (cuadro 8). Con el segundo esquema se propone una reconstitución más concreta e interpretada de las diferentes etapas operativas que se sucedieron en los talleres de Zináparo (cuadros 10 y 12).

La clasificación

Composición de la muestra

15Dado que ya en el capítulo II se explicó la manera como fue elaborada la muestra, no volveremos sobre el tema.

16Los productos provenientes de las recolecciones sistemáticas efectuadas en mich.105, mich.117 y mich.157 fueron objeto de una clasificación sistemática en el lugar y, después de haber tomado una muestra de cada uno de ellos, depositados nuevamente en el lugar donde fueron encontrados. El número de piezas de obsidiana recolectadas en los sondeos y llevadas a México para ser estudiadas en los locales del cemca se eleva a 19 983. La colección de que disponemos, correspondiente a mich.156, proviene de una recolección sistemática y fue estudiada en su totalidad; en cambio, debido a que la colección disponible en el caso de los talleres de mich.105 y mich.117 era demasiado abundante, decidimos tomar una muestra arbitraria correspondiente al 50% del total de cada corpus. La muestra fue tomada en función de la representatividad de cada categoría de objetos y abarca todos los desechos de la talla, con excepción de los núcleos, pues en su caso la recolección fue sistemática y fueron analizados en su totalidad (debido a su reducido porcentaje en comparación con los otros tipos de desechos). Todos los productos modificados encontrados en los sondeos estratigráficos fueron recolectados y también fueron objeto de un análisis morfofuncional.

Cuadro 7 - Material de obsidiana clasificado.

Nomenclatura de la clasificación

17Dado que en algunos casos debíamos efectuar la clasificación en campo de un material que no podíamos consultar después, fue importante que estableciéramos rápidamente ciertos criterios descriptivos estables y definitivos que permitieran la identificación de las numerosas categorías de objetos. Con todo, la clasificación en campo se efectuó con ocasión de una segunda fase de trabajo, después de una primera observación de las colecciones recolectadas en los sondeos preliminares. A partir de esas primeras muestras, fijamos las características morfológicas que posteriormente sirvieron de base para la distinción de nuestras familias y, más tarde, de nuestras categorías. Para ello (conforme a un esquema propuesto por Tixier et al, 1980: 68), determinamos primero la materia prima, antes del reconocimiento de las características morfológicas que nos proporcionaban información sobre la naturaleza del producto: aspecto general de la pieza y dimensiones.

18Diferenciamos cuatro grandes grupos de productos, a cada uno de los cuales pertenecen varias categorías:

  1. La materia prima en bruto.
  2. Los percutores.
  3. Los productos de la talla.
  4. Los productos modificados.

19Los dos primeros grupos y el último representan una proporción mínima del total del material y, por supuesto, el grupo más importante es el III, el de los productos de talla, tanto en lo cuantitativo como en lo que se refiere a las ramificaciones que incluye.

III. Productos de talla en bruto

201) Núcleos:

  1. Preformas
  2. Núcleos monofaciales de cara plana de navajas
  3. Núcleos cónicos de navajas
  4. Núcleos en forma de caparazón de tortuga
  5. Núcleos de otras formas

212) Productos de talla:

22a) Productos no laminares

  • Lascas corticales
  • Lascas de desbaste
  • Lascas de preparación
  • Lascas de talla plena
  • Lascas de corrección

23b) Productos laminares

24• Productos laminares de preparación

  • Corticales
  • Con cresta
  • De preparación
  • De corrección

25• Productos laminares de talla (incluidos los fragmentos clasificables)

  • Grandes navajas
  • Navajas
  • Navajillas
  • Lascas laminares
  • Fragmentos laminares no clasificables

26c) Lascas de preparación bifacial o monofacial.

  • Preparación bifacial
  • Preparación monofacial.

IV. Productos modificados

271) A partir de navajas:

  1. Muescas basales
  2. Retoques del extremo distal
  3. Retoques laterales o bilaterales monofaciales secundarios
  4. Retoques laterales o bilaterales en las dos caras
  5. Retoques monofaciales recubrientes
  6. Fragmentos no clasificables
  7. Otros

282) A partir de lascas:

  1. Retoques del extremo distal
  2. Retoques laterales o bilaterales monofaciales
  3. Retoques laterales o bilaterales en las dos caras
  4. Retoques periféricos
  5. Otros

293) A partir de otros soportes

304) A partir de productos bifaciales:

  1. Cuchillos bifaciales
  2. Armaduras de flechas

31Esta nomenclatura de clasificación fue definida por las necesidades del primer estudio morfológico del material. Hacemos en seguida algunas precisiones sobre ciertas categorías de objetos:

32Las lascas no laminares corresponden a todas las lascas cuyo índice de proporciones anchura/longitud (a/l) es superior a 0.70 y que fueron producidas en el transcurso de una industria de lascas o bien de navajas. En ese grupo, fueron diferenciadas las lascas de descortezado del núcleo que presentan una superficie cortical recubriente o invasora (> 50%), y después, las lascas que intervienen en las etapas siguientes de la cadena operativa (desbaste, preparación, etc.). Aunque la mayoría de esas lascas presenta una relación de proporción superior o igual a 0.70, algunas de ellas pueden tener una silueta realmente alargada, pero sus características generales las diferencian claramente de los productos laminares: falta de paralelismo o rectitud de los bordes, diferencias de forma y orientación de las facetas en la cara superior, etc. En la rúbrica de las lascas de corrección, incluimos los productos que intervienen para corregir los errores producidos en el transcurso de la talla: tabletas de reavivado y lascas de rectificación de la cara de talla.

33Los productos laminares de preparación comprenden todas las lascas alargadas cuya relación de proporción (a/l) es inferior o igual a 0.70 y que presentan bordes laterales más o menos paralelos y una o varias nervaduras longitudinales (en relación con el eje morfológico de la pieza) paralelas o semiparalelas. Los productos alargados (relación inferior o igual a 0.70), pero que no presentan las anteriores características morfológicas, fueron clasificados en la categoría de lascas de talla normales. Esta última categoría de productos laminares fue dividida en función de las relaciones de proporción. Tixier (1963) propone que todas las piezas cuya longitud sea igual o superior a dos veces la anchura sean consideradas como navajas. En nuestro caso, aplicamos una relación (a/l) más restrictiva: debe ser inferior o igual a 0.35 (el índice de una longitud tres veces superior a la anchura es igual a 0.33). Las piezas cuya relación está comprendida entre 0.35 y 0.70 las denominamos lascas laminares. Así, cuando nos refiramos al conjunto de todos los soportes alargados, utilizaremos el término general de productos laminares. Las navajas fueron clasificadas en tres tipos, según sus dimensiones absolutas:

  • Navajas grandes: l > 15 cm; a >= 3 cm
  • Navajas: 15 cm < = l < = 7 cm; 3 < a < 1.5 cm
  • Navajillas: l < 7 cm; a <= 1.5 cm

34El criterio de diferenciación de las navajillas propuesto por Tixier (1963: 38) es una anchura inferior a 1.2 cm y una longitud inferior a 5 cm; pero, para ese autor, la anchura es el único criterio decisivo, mientras que para la longitud no puede fijarse realmente ningún límite: una navaja de 8 cm con una anchura inferior a 1.2 cm podrá ser considerada como navajilla. Por su parte, Leroi-Gourhan propone la relación de las dimensiones (a/l) como característica preponderante: cuanto más larga y angosta sea la navaja, tanto más merecerá la denominación de navajilla (1964: 12). En la arqueología mesoamericana, la diferenciación entre navajilla y navaja se aplica poco, aunque podamos considerar que la navaja prismática tipo presenta muy frecuentemente módulos morfológicos que corresponden a los criterios fijados para las navajillas (8 y 12 cm de longitud por 1 cm de anchura).

35En realidad, según su situación cronológica y su procedencia, cada material posee particularidades morfológicas propias que pueden hacer fluctuar los límites de diferenciación en un rango más o menos amplio. En el caso de las colecciones de Zináparo, las dimensiones y los índices de proporción son muy variables y no siguen cánones de medidas extremadamente rigurosos; sin embargo, cuando separamos un grupo de pequeñas navajas cuyos módulos son claramente inferiores a los 7 cm, nos vimos llevados a considerar un margen un poco más amplio que los normalmente propuestos. Todas las navajas de menos de 7 cm de longitud y con una anchura inferior a 1.5 cm fueron consideradas como navajillas. Las navajas cuya longitud supera los 7 cm pero que son muy angostas fueron consideradas como navajas. Las navajas cuya longitud está comprendida entre 5 y 7 cm y que tienen una anchura superior o igual a 1.5 cm fueron igualmente clasificadas en esa subcategoría.

36Esa separación de las navajas se efectuó con el propósito de observar si había habido una intención real de fabricar ese género de objetos o si las muestras presentes no eran sino productos intermedios de preparación o de corrección (corrección de la cornisa del núcleo, por ejemplo). Los soportes alargados, término frecuentemente utilizado para designar los productos laminares diferentes a las navajas (Tixier, 1984: 13), presentan módulos variables que oscilan entre una forma suficientemente larga para que se les pueda confundir a simple vista con una navaja y una silueta cuyo aspecto general es alargado, pero que se acerca más a las proporciones medias de las lascas habituales.

37Las lascas de preparación bifacial o unifacial fueron talladas durante la preparación de piezas bifaciales o durante el retoque unifacial de los diferentes soportes salidos de las otras cadenas operativas. Su identificación era indispensable en el caso de la clasificación sistemática hecha sobre el terreno, dado que ésta no podía ser afinada después. Esas lascas presentan módulos de dimensiones variables, según el tamaño y la forma del soporte y según la etapa de trabajo a la que corresponden. Algunas pueden ser laminares, otras presentan una silueta más ancha o irregular. Las características para el reconocimiento de ese tipo de lascas dependen del tipo de trabajo y sólo tienen valor si aparecen combinadas (se fijó como mínimo la asociación de tres atributos).

38Si se trata de una preparación bifacial, las características morfológicas para el diagnóstico son las siguientes: una tendencia a las formas triangulares u ovaladas, una gran delgadez en comparación con las otras dimensiones, a y l (ancho y largo) (el índice de grosor en relación con la anchura debe ser inferior o igual a 0.2), un perfil frecuentemente curvado (a causa de la forma a menudo abombada del soporte), varias facetas bidireccionales o multidireccionales, un talón puntiforme o de pequeño tamaño, inclinado hacia la cara de desprendimiento y muy a menudo tallado en facetas o martillado, pero que, no obstante, puede ser liso o diedro. Algunos de los talones forman un labio muy marcado con la cara de desprendimiento (el talón corresponde al borde opuesto del soporte trabajado). El reconocimiento de todas esas características puede efectuarse fácilmente en las condiciones ideales, es decir, en las lascas que corresponden ya a una etapa muy avanzada del trabajo bifacial; en ocasiones, no obstante, es difícil identificar los desechos que intervienen en el proceso de trabajo bifacial pero que han sido desprendidos en su inicio, los cuales pueden ser corticales, más gruesos y no presentar todas las características antes mencionadas.

39Las lascas que provienen de un trabajo de retoques son prácticamente indistinguibles de las producidas espontáneamente durante la actividad de talla o de las pequeñas esquirlas resultantes del choque entre piezas (la obsidiana es un material muy frágil). Por supuesto, las numerosas lascas pequeñas de retoques secundarios se mezclaron con el polvo y los fragmentos minúsculos, y no pudieron ser aisladas. En cuanto a la preparación unifacial, los desechos presentan a menudo las mismas particularidades antes mencionadas, pero con algunas variantes importantes: el talón es en general puntiforme o estrecho, liso e inclinado hacia la cara de desprendimiento.

40Todos los objetos integrados en el grupo de productos modificados son productos de la talla o de otra naturaleza (núcleos, nódulos en bruto, lajas) que después fueron tallados como herramientas. La modificación consiste generalmente en un trabajo deliberado de retoques que afectó los bordes o una mayor porción de la pieza y modificó así su morfología general. La modificación también puede consistir en un simple desgaste del contorno de la lasca (desgaste que se manifiesta con mucha frecuencia en la forma de microlascas o en la destrucción de la parte activa) como resultado de un uso deliberado sin que haya habido un trabajo de retoques (no obstante, el uso de los productos es muy raro en los talleres de producción). Los dos tipos de modificaciones pueden combinarse y en ocasiones son indistinguibles. Debido a las condiciones, ya antes mencionadas, en que se encuentran las piezas de obsidiana, esos aspectos son muy difíciles de observar. Es cierto que no hay dudas en cuanto a algunos tipos de modificaciones, pero es raro encontrar una lasca en bruto intacta, sin ninguna desconchadura o sin marcas más importantes. Algunos retoques accidentales pudieron ser ocasionados en cualquier momento entre la época de su extracción y la actualidad y pudieron dar origen a un borde modificado relativamente regular.

41El afirmar que esos accidentes son discernibles de los retoques deliberados porque presentan una pátina distinta, una irregularidad de forma o aun una discontinuidad, sigue siendo arriesgado, sobre todo cuando se trata de un material tan frágil como la obsidiana. El parámetro de la pátina debe excluirse si se considera que una vez extraída del núcleo, la lasca posee su propia historia y que ha podido sufrir alteraciones de toda clase (la pátina de un retoque accidental producido poco tiempo después del desprendimiento de la lasca será idéntica a la del resto de la superficie). Desde luego, ese atributo es determinante cuando se ponen de manifiesto otras diferencias: con el tiempo, la obsidiana puede presentar una pátina que le dé un aspecto un poco más mate que de ordinario y, en comparación con ese aspecto mate, el brillo de ciertos desprendimientos indica muy frecuentemente una fractura fresca. Asimismo, la irregularidad y discontinuidad no siempre son criterios fiables: si la lasca se encuentra atascada entre otras lascas (lo cual es el caso en los talleres), una presión ejercida varias veces sobre los bordes (el peso de un pie, por ejemplo) puede provocar la aparición de retoques muy grandes, continuos y relativamente regulares sobre una de las caras.

42Consecuentemente y con el propósito de reducir los riesgos de errores (de todos modos inevitables, puesto que el procedimiento adoptado pudo entrañar una subevaluación de los productos realmente modificados), decidimos excluir todos los casos dudosos y no conservar sino los productos cuya modificación deliberada es evidente.

Las pautas descriptivas seleccionadas durante la primera clasificación

43Para identificar todos los productos provenientes de la talla en el momento de la clasificación, tomamos en consideración las siguientes pautas descriptivas:

44Estado de las piezas. Por cada categoría de lascas, los fragmentos fueron aislados según su naturaleza: fragmentos proximales, mediales y distales. Numerosos fragmentos laminares no pudieron ser identificados ni clasificados en ninguna de las dos subcategorías (navajas o productos laminares), por lo que creamos una subcategoría especial para incluirlos en ella. Por supuesto, las piezas completas fueron aisladas.

45Forma geométrica. Esta pauta descriptiva sólo tiene valor si se presenta en combinación con las otras características consideradas.

46Dimensiones relativas. Para la distinción de los diferentes tipos de navajas, trasladamos a una tabla milimétrica los tres tipos de dimensiones (navajas grandes, medianas y pequeñas). Colocamos las navajas sobre las tablas de dimensiones y las clasificamos en función de su mejor inserción. También establecimos tres clases de dimensiones para los otros productos de la talla y los de preparación bifacial:

  • Lascas grandes: l, a > 10 cm
  • Lascas medianas: l <= 10 cm y a <= 5 cm
  • Lascas pequeñas: l, a < 5 cm

47Relaciones de proporción. Como ya fue indicado, el cálculo de los índices de proporción permite proceder a una distinción coherente de ciertos tipos de lascas. Para ello y con el fin de evitar el cálculo de las medidas absolutas (efectuado después, en el momento del análisis tecnomorfológico), utilizamos un cuadro de calibración en el que aparecen las clases de proporciones. Identificamos varias clases, pero, para simplificar la manipulación, reagrupamos las correspondientes a las lascas de talla normales; más tarde fueron reconsideradas, en el momento del análisis.

48Aspecto de las piezas

  • Regularidad de la silueta
  • Relaciones de proporción

49Naturaleza del anverso

  • Superficie cortical (presencia/ausencia-extensión)
  • Número, forma y orientación de los negativos de desprendimientos

El análisis tecnomorfológico del material

50Para efectuar el análisis tecnomorfológico, nos basamos en el esquema propuesto por Tixier et al. (1980: 68) para la interpretación de un objeto lítico tallado, si bien introdujimos variantes en función de la especificidad de nuestro material y nuestro enfoque. Las características descriptivas son:

511. Materia prima

522. Reconocimiento de los índices morfológicos que ofrecen información sobre la naturaleza de los productos y, por ende, sobre el desarrollo general de la talla:

  • Silueta general: forma, regularidad de los bordes (esta pauta sólo tiene validez si se combina con las otras características aquí consideradas).
  • Descripción de la cara superior: facetas, nervaduras, córtex, etcétera.
  • Dimensiones absolutas, índices de proporciones.

533. Reconocimiento de la morfología técnica (huellas de fracturas) que ofrece información sobre los procesos de trabajo.

54a) Información sobre las técnicas de talla:

  • Parte proximal de la cara de desprendimiento: punto de impacto, bulbo y cono de percusión, ondas, astilladuras, estrías, ángulo de desprendimiento, labio, forma e inclinación del talón.
  • Cara superior: ángulo de expulsión, contrabulbos, cornisa, regularidad de las nervaduras, negativos de expulsión.
  • Perfil de la pieza: de encorvamiento, de expulsión, soorepasado.

55b) Datos sobre la preparación de los núcleos:

  • Parte proximal: aspecto del talón, aspecto de la cornisa.
  • Cara superior: negativos de navajillas de supresión de la cornisa, cresta.

564. Observación del estado de la superficie y otras particularidades técnicas (que puedan tener que ver con accidentes de talla).

57Para el estudio de los núcleos (se seleccionaron 19 variantes descriptivas), se siguió el siguiente esquema, más o menos igual:

581. Materia prima

592. Reconocimiento de los índices morfológicos que ofrecen información sobre la naturaleza de los productos (y el desarrollo general de la talla):

  1. Soporte
  2. Forma geométrica
  3. Características globales del núcleo
  4. Dimensiones
  5. Peso

603. Reconocimiento de los procesos de trabajo:

61a) Información sobre las técnicas de talla:

  • Inclinación de la plataforma, cornisa.
  • Cara tallada: contrabulbos, negativos de los desprendimiento (regularidad, dimensiones aproximadas, etc.), negativos de expulsiones.
  • Parte distal del núcleo (plana, aguda, etc.).

62b) Información sobre la preparación de los núcleos:

  • Aspecto de la plataforma (lisa, cortical, tallada en facetas).
  • Aspecto de la cornisa (esmerilada, suprimida).
  • Cara tallada: preparación para la cresta.

63Para el análisis de los productos modificados, seleccionamos 20 variables descriptivas. Las variables fueron aplicadas a la totalidad de los productos modificados, ya fuesen provenientes de los talleres o bien de las zonas de habitación:

  1. Determinación de la materia prima.
  2. Determinación del soporte.
  3. Características morfológicas generales (estado, forma geométrica, dimensiones).
  4. Descripción de las modificaciones (naturaleza, localización, distribución, extensión, morfología, ángulo de incidencia).
  5. Características particulares tecnomorfológicas.
  6. Definición y clasificación final tecnomorfológica.

64Para el ordenamiento final de los objetos modificados a partir de lascas o de navajas en categorías específicas, recurrimos a dos métodos:

  • Por una parte, a la terminología tradicional funcional, cuando las características morfológicas del objeto y su destino funcional no planteaban ninguna duda. Por terminología funcional entendemos los términos raspadores, raederas, etc., que se supone hacen referencia a una función. Tal será el caso, por ejemplo, de las herramientas con retoques en el extremo distal y que presentan o no huellas de utilización (embotamiento, por ejemplo); esas herramientas serán denominadas raspador en extremo de navaja.
  • Por otra parte, cuando ninguna característica evidente permitía una clasificación tipológica, utilizamos una terminología puramente morfológica. Esta forma de denominación es, sin duda alguna, la más pertinente, pues sólo se utiliza para distinguir morfológicamente los objetos, sin imponerles una definición rígida. Tal es el caso, por ejemplo, de la mayoría de las herramientas unifaciales hechas a partir de navajas que presentan retoques recubrientes sobre una de las caras, un reverso virgen y extremos cuya morfología es diferente. Esas navajas combinan diversas características morfológicas y pueden tener varios destinos funcionales.

El análisis informa tizado del material

65El recurso a un manejo informatizado lo determinó esencialmente la innegable necesidad de manipular de manera simultánea y con la mayor rapidez posible los miles de piezas analizadas. La imposibilidad de proceder a efectuar operaciones manuales de estadísticas descriptivas complejas también fue decisiva en la elección. Con el propósito de efectuar esas operaciones, integramos todos los datos descriptivos en el programa Dbase III Plus mediante una codificación numérica adecuada y la creación de fichas específicas. Cada descripción codificada fue insertada en un cuadro de doble entrada, compuesto por columnas y líneas horizontales (véanse los detalles en el anexo 4). Los diversos cálculos de estadística descriptiva fueron realizados con el programa mencionado y con otro concebido únicamente para esas operaciones, el Statitcf. Para la elaboración de algunas gráficas, recurrimos al programa HPG.

66El programa Dbase III Plus nos permitió la ejecución de las siguientes operaciones: porcentajes y medias, consideración simultánea de varias características descriptivas (por ejemplo: representatividad de las lascas que presentan un talón liso, en espolón, inclinado hacia la cara de desprendimiento, etc.). Con el programa Statitcf, elaboramos los histogramas, las nubes de puntos, los porcentajes simples (representatividad por variable de las diferentes características) y los cuadros de correlaciones (confrontación de 2 variables). Con el programa hpg, los histogramas y las gráficas.

Table des illustrations

Légende Cuadro 7 - Material de obsidiana clasificado.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2411/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2411/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 108k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1999

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr