Versione classicaVersione mobile
OpenEdition Books

Tecnologías prehispánicas de la obsidiana

 | 
Véronique Darras

Capítulo IV. La obtención de la obsidiana

Entre el trabajo minero y las recolecciones de superficie

Testo integrale

1Cuando un visitante recorre por primera vez los amontonamientos de obsidiana, lo primero que lo sorprende es su enorme extensión y su homogeneidad engañosa: son concentraciones que cubren superficies que oscilan entre 450 y 80 000 m2 (fig. 7) y cuyo contenido y morfología parecen seguir el ritmo de un leitmotiv. Si el visitante es un poco más curioso, observará que la ladera que pisa presenta una topografía enteramente modelada por esas acumulaciones de obsidiana. Enormes cavidades ahuecan a veces la cara de la ladera y múltiples depresiones de profundidad variable alternan regularmente con taludes sobresalientes que crean una pendiente anormalmente abrupta; entre esos conjuntos sucesivos, se encuentran zonas de pendiente regular en las que los montones de obsidiana se distribuyen de manera más homogénea. La vista de esos microrrelieves artificiales y accidentados y su identificación morfológica revelan la existencia de espacios bien definidos que corresponden a etapas precisas del trabajo de la obsidiana. Esas fases consisten en dos actividades esenciales: la extracción de la materia prima, que se manifiesta en una serie de indicios, como las grandes depresiones y sus taludes, y las actividades de talla que se desarrollaron en los espacios libres próximos a las áreas de extracción. Para empezar, abordaremos en este capítulo la operación inicial que constituye la adquisición de la materia prima.

2Pocas investigaciones arqueológicas relacionadas con los yacimientos de obsidiana mesoamericanos han sido dedicadas de manera precisa a esa etapa del trabajo de explotación. Las publicaciones más ricas en información sobre las técnicas mineras se refieren a los yacimientos de obsidiana del Pico de Orizaba, Veracruz (Stocker y Cobean, 1974; Stocker et al, 1984; Pastrana, 1986; Pastrana y Gómez, 1988), y a los de La Joya, Jalisco (Weigand y Spence, 1982). Disponemos también, aunque en otro campo, de datos sobre las minas prehispánicas de cinabrio de la Sierra Gorda, Que-rétaro (Langenscheidt y Tang Lay, 1970 y 1982). A principios del siglo, algunos autores describieron brevemente ciertos vestigios derivados de las actividades mineras en Zinapécuaro, Michoacán, y en la Sierra de Pachuca, Hidalgo (Breton, 1902; Holmes, 1900); desde entonces, las numerosas publicaciones sobre las fuentes de obsidiana del estado de Hidalgo hacen referencia en ocasiones a ese aspecto de las actividades (véanse, entre otros, Charlton, 1969; Charlton et al, 1978; Charlton y Spence, 1982; Gaxiola, 1989; López Aguilar y Nieto Calleja, 1981, 1983, 1989; López Aguilar, Nieto Calleja y Cobean, 1989; Spence y Parsons, 1967, 1972). En Europa, los trabajos que abordan las técnicas mineras prehistóricas son más abundantes. En su obra, publicada en 1980, por ejemplo, Sheperd elabora un inventario más o menos exhaustivo de los yacimientos de pedernal conocidos actualmente, y explotados en Europa en la época prehistórica y neolítica, con una descripción general de los métodos de trabajo. El autor, que también se interesa por la extracción de minerales de cobre y hierro, enumera los diferentes aspectos que intervienen en el trabajo minero, como las herramientas de extracción, el transporte, la ventilación y la iluminación. Las manifestaciones científicas que se han desarrollado en estos últimos años en Europa sobre las minas de pedernal son un testimonio de la actualidad del tema, como la Mesa Redonda organizada por J. Pélegrin (1991). A manera de comparación y a pesar de las grandes diferencias de orden cronocultural, los testimonios arqueológicos aportados por esos diferentes trabajos han sido de un gran valor para intentar comprender las realidades propias de Zináparo y para sustentar nuestras interpretaciones.

3De los tres métodos de obtención de la materia prima utilizados en Zináparo, dos echan mano de técnicas mineras complejas, mientras que el tercero se reduce a su forma más simple, que consiste en la recolección de nódulos de la superficie. Cada forma de obtención ha sido parcialmente determinada por el ámbito geológico y, también, por las necesidades específicas de los artesanos. Las técnicas mineras propiamente dichas abarcan dos formas de explotación: la extracción subterránea y la extracción a cielo abierto.

LA EXTRACCIÓN SUBTERRÁNEA

4Este modo de extracción es muy común en Mesoamérica y ha sido utilizado en diferentes ocasiones en la región de Zináparo. Seis localidades presentan trazas de extracción subterránea, pero sólo dos de ellas conservaron entradas de mina abiertas y accesibles. Se trata de los sitios de La Guanumeña (mich.121) y de la Cueva del Agua Blanca (mich.118). En consecuencia, nuestro estudio se basará fundamentalmente en esos dos casos, con referencias a las otras minas cuando ofrezcan indicios útiles para nuestras interpretaciones.

El acondicionamiento de las explotaciones subterráneas

5Todas las minas de obsidiana se encuentran situadas sobre las laderas, con una sola excepción, el sitio El Jagüey (mich.151), que se encuentra en un rellano correspondiente al extremo de un derrame riolítico. Los yacimientos explotados se distribuyen entre los 2 100 y los 2 500 msnm y la mayoría se encuentra a aproximadamente 2 200 metros de altitud.

6El único tipo de extracción subterránea practicado era la excavación de galerías horizontales o de cámaras más amplias; no obstante, en el sitio de los Tzina-pus del Cerro Prieto, una de las depresiones identificadas (la 10) podría ser la boca de un pozo al que estaban adosadas quizá una o varias galerías. Aunque esa entrada fue tapada por bloques de riolitas, pudimos apreciar ahí una pared vertical de al menos 2 m de altura; por lo demás, la morfología general de esa cavidad recuerda la de los pozos de extensión identificados en el cerro de las Navajas (Gaxiola, 1981; Charlton, 1969; Charlton y Spence, 1982).

7Las actividades mineras ponían en juego todo un trabajo de preparación preliminar con el propósito de extraer la veta masiva de obsidiana o cuando menos su parte explotable y crear un espacio adecuado, destinado a facilitar la extracción y todo lo que esa operación implicaba: evacuación de los desechos derivados de la extracción, circulación de los individuos, transporte de los bloques extraídos. En el caso de la mina de La Guanumeña, se trata de una veta de superficie empezada hasta ofrecer lo que importaba a los explotadores: una concentración de nódulos de gran tamaño y de color negro o café rojizo. En el caso de la Cueva del Agua Blanca, por el contrario, fue explotada una veta más profunda, situada en la parte inferior del derrame riolítico, probablemente en contacto con el substrato. Guiados por la presencia de afloramientos, los mineros excavaron en la ladera dos o tres paredes perpendiculares unas a otras. En La Guanumeña, las paredes verticales fueron excavadas a lo largo de fracturas naturales y lisas, ocasionadas en la veta de obsidiana (fig. 28). Hoy en día es posible observar paredes de tres metros de altura que están recubiertas por un depósito, debido probablemente a las alteraciones fisicoquímicas. Las paredes de la Cueva del Agua Blanca fueron talladas a través de las lavas rio-líticas y, a juzgar por las huellas actuales, parece ser que, también en ese caso, las numerosas fisuras favorecieron la extracción de los grandes bloques riolíticos y el descubrimiento de la veta (fig. 29). La identificación de pequeños filones que anunciaban la existencia de un yacimiento de obsidiana más importante pudo orientar a los mineros. La veta masiva de obsidiana fue descubierta a aproximadamente 5 m de profundidad.

Figura 28 - Entrada de la mina La Guanumeña (MICH.121).

Figura 29 - Entrada de la mina El Agua Blanca. Las Navajas (MICH.118).

8Al norte de ese mismo sitio, siempre en la zona de explotación de Las Navajas (mich.117), dos grandes depresiones presentan la misma configuración y podrían corresponder a entradas de minas rellenas. El levantamiento topográfico revela muy claramente la existencia de planos acondicionados que difieren de las otras depresiones de extracción. Una de ellas, denominada cnc1, fue descubierta y liberada de toda la maleza, y todos los bloques de piedra transportables. Monte arriba, esa gran depresión está obturada por enormes bloques riolíticos que ocultan probablemente una boca de mina. Los trabajos de limpieza favorecieron el descubrimiento de la concavidad en su forma real, que presenta de hecho una topografía similar a la de mich.118 (fig. 30). El sondeo que se llevó a cabo en una de las lomitas laterales permitió alcanzar, a 75 cm de profundidad, las riolitas fracturadas y alteradas, mezcladas con bloques de obsidiana. Consecuentemente, todo parece indicar que el gran sitio de Las Navajas comprendía un complejo de explotación subterránea más desarrollado de lo que podemos observar en la actualidad (fig. 31).

9En el marco de las tareas preparatorias, la ejecución de paredes contribuía al acondicionamiento de un espacio protegido y bien definido. La superficie contigua a la futura mina era aplanada y servía de zona de circulación, almacenamiento y evacuación de los bloques extraídos. Podemos imaginar una circulación que se efectuaba:

  • Entre la entrada de la mina y el talud de desecho.
  • Entre la entrada de la mina y eventuales lugares de almacenamiento de los bloques, en espera de ser transportados y situados en el espacio protegido.
  • Entre la entrada de la mina y los caminos de acceso a los talleres o que permitían la evacuación de la zona de explotación.

Figura 30 - Probable entrada de mina derrumbada. Vista desde arriba después de una limpieza. Las Navajas (MICH.118).

Figura 31 - Parle central de la zona de explotación de Las Navajas (mich. 118).

10Gracias al material recolectado, los sondeos estratigráficos 1 y ab efectuados en la entrada de la mina mich.121 y sobre la lomita que domina el talud de desecho permitieron precisar la función de esos diferentes lugares. La identificación de los desechos de obsidiana, diferentes a los provenientes de la extracción (de la que hablaremos más detalladamente en los siguientes párrafos) indica, en particular, la práctica de actividades de desbaste ya desde la salida de la mina.

11En ciertos casos, las entradas de las minas no eran concebidas con tanta racionalidad; en ellas es posible observar cavidades abiertas en la ladera misma, sin acondicionamiento previo de los accesos (mich.153). Cuando la veta de obsidiana se encontraba en la profundidad, se excavaba una cavidad en el suelo mismo hasta alcanzarla y despejarla (mich.151). La falta de acondicionamiento de esas minas explica quizá su obturación después del abandono (o durante éste), debida a los montones de desechos y a los desprendimientos. Fue poca la información que pudo obtenerse de esas unidades de extracción; en ellas se observa siempre la presencia de un talud de desecho que marca una ruptura con la pendiente de la ladera.

12Una vez hecho el acondicionamiento de los espacios protegidos, los mineros atacaban la veta de obsidiana de frente, en el sentido del derrame o, bien, transversalmente. La importancia de la veta y la calidad de los filones determinaban la orientación general de la extracción y la extensión de la mina.

MICH.121. La Guanumeña (fig. 32)

13En la actualidad, esta mina cubre una superficie promedio de 70 m2; se trata de una galería de plano bastante regular, sin rupturas marcadas en las proporciones (el estrechamiento del túnel es progresivo). La entrada principal, bastante amplia (2.00 m x 1.20 m), da acceso a una antecámara de aproximadamente 20 m2, mientras que la abertura secundaria, situada a proximidad y cavada en la ladera misma, da a un pasillo de unos 10 m de largo, que se comunica con la antecámara mediante dos pasajes anchos. La antecámara se prolonga en una galería de unos 20 m de largo, de trazo relativamente regular. No fue observado ningún pasillo lateral, pero, a unos 6 m de la entrada del túnel, se observa una pequeña cavidad a mano izquierda. La galería termina en un apéndice estrecho de 0.70 m de ancho y un metro de altura.

Figura 32 - Mina La Guanumeña (mich.121). Plano y corte.

14El sondeo 1 permitió apreciar el espesor de los depósitos que forman el piso de relleno y evaluar la altura y el ancho reales de la mina. El ancho oscila en la actualidad entre 0.70 m y 3.50 m (al nivel de la entrada). Según la altura real y la inclinación promedio de las paredes, suponemos que la anchura máxima al nivel del piso bruto (no tocado por la extracción) es de 4.00 m a 4.50 m. La profundidad máxima alcanzada con el sondeo 1 fue de 2.10 m, nivel al que apareció la veta bruta, fragmentada y alterada. Las alturas observables hoy en día varían entre 0.60 m y 1.70 m. Suponiendo que el espesor de los desechos fuese más o menos igual en toda la superficie de la mina, la altura inicial debió de estar comprendida entre 2.70 m y 3.70 m. Si bien los desechos de obsidiana provienen en gran parte de las actividades de extracción, cierta proporción (ganga y nódulos pequeños) pudo haberse desprendido de manera natural de las paredes fragilizadas después del abandono de la mina. En todo caso, de acuerdo con las huellas de extracción observadas sobre las paredes, suponemos que la altura efectiva cavada por los mineros alcanza 3.70 m.

15Es evidente que la altura excavada no corresponde a la que conocieron los mineros, pues la extracción de los bloques provocaba una rápida acumulación de desechos en el piso; estos últimos, como ya lo hicimos notar, eran evacuados parcialmente y arrojados sobre el talud de desechos, pero se dejaba en el lugar una buena parte con el propósito de constituir el relleno de la mina, el cual, al aumentar el ritmo del trabajo de extracción, permitía a los artesanos alcanzar las partes superiores de la mina, de tal suerte que el techo de ésta estuviese siempre a su alcance sin necesidad de la intervención de un soporte. Según el espacio actual existente entre el techo y la superficie de relleno, la extracción debió de llevarse a cabo ya sea a la altura de un hombre, ya sea de rodillas. En el interior de la mina de la Cueva del Agua Blanca, el espesor de los desechos no pudo ser evaluado, pero su presencia debió de asegurar la misma función y facilitar la extracción de las partes superiores.

MICH.118. La Cueva del Agua Blanca (fig. 33)

16En comparación con la anterior, esta mina presenta un plano Completamente diferente y mucho más irregular. La superficie al nivel del piso de relleno es de aproximadamente 120 m2. A juzgar por su estado actual, la entrada de la mina debió de ser estrecha y alta; en la actualidad, sólo se ofrece a la vista un orificio muy estrecho, repleto de escombros y correspondiente a la parte superior de la entrada. Esa abertura se ensancha después y lleva a un pasaje de 5 m de largo y aproximadamente 2 m de ancho (se trata de dimensiones calculadas al nivel del piso de relleno). En el extremo, se abre una cámara principal (de 10 m x 6 m, en promedio), de la que se desprenden otros pasillos y otras cámaras de tamaño más reducido. Las alturas de esta mina oscilan entre 0.50 m y 1.70 m (altura máxima observada en el centro de la pieza principal).

17Las actividades de extracción se desarrollaron según la buena voluntad de los mineros y evolucionaron en función de las propiedades de la veta de obsidiana. Cuando ésta ofrecía grandes bloques de buena calidad y fáciles de liberar, los explotadores atacaban en ese lugar. Como en el Pico de Orizaba (véanse también Stocker y Cobean, 1984: 87), la calidad de los bloques, apreciable en las paredes y las fracturas naturales de la veta, es lo que parece haber orientado las actividades de extracción y la evolución del plano general de la mina. La existencia de la gran cámara se debe probablemente a la explotación de un volumen importante de obsidiana de buena calidad y la presencia de cavidades periféricas se justifica probablemente por la misma razón. La excavación de los espacios debió de ser concebida de tal suerte que el volumen excavado no pudiese provocar derrumbes.

El soporte

18La galería de mich.121 fue excavada un poco bajo el nivel de la superficie exterior. Seguramente, el espacio entre el techo de la mina y la superficie no debe de rebasar el metro, pues la extracción más arriba habría fragilizado el techo y favorecido los derrumbes. Por otra parte, suponemos que un ancho muy grande en relación con la altura y el volumen hueco resultante habría provocado igualmente el derrumbe del techo. Además de esas restricciones, la naturaleza misma del yacimiento debió de contribuir a la concepción de la mina. En efecto, se trata de una masa bastante heterogénea formada por nódulos prisioneros de una ganga deleznable. La parte más ancha, situada a la entrada de la mina, mide aproximadamente 6 m, si bien, en ese lugar, el espacio comprendido entre el techo de la mina y la superficie de la ladera es mayor (casi 2 m). Los artesanos, no obstante, tomaron precauciones para evitar todo riesgo de derrumbe, adoptando una solución técnica simple que consiste en dejar, durante las actividades de extracción, un volumen pleno que hacía las veces de columna de sostén, situada en el centro del ancho máximo y al nivel del punto de comunicación entre las dos aberturas. Así, la masa de obsidiana dejada en el lugar (nódulos y ganga) constituye una columna impresionante cuyo diámetro aproximado es de 1.20 metros.

Figura 33 - Mina El Agua Blanca (MICH.118). Plano y corte

19Esa solución técnica también fue aplicada en la mina de mich.118, donde las condiciones son un poco distintas (fig. 34). En efecto, la veta explotada corresponde a la parte inferior del derrame riolítico que está en contacto con el substrato. Según la altura de las paredes visibles a la salida de la mina, las riolitas puras ocupan un espesor de aproximadamente 2.50 m o más, por lo que el techo del yacimiento de obsidiana se sitúa al menos a esa profundidad. La existencia de esa masa compacta sobre las obsidianas debía de permitir la extracción de grandes volúmenes y la abertura de cámaras sin riesgos mayores de derrumbes. No obstante, en uno de los extremos de la cámara principal fue dejada una columna de sostén de un diámetro medio de 1.50 m. Suponemos que su posición, cerca de una pared, se efectuó en previsión de un agrandamiento más allá del punto donde se encuentra.

La ventilación y la iluminación

20Vale la pena analizar brevemente estos otros dos aspectos propios del acondicionamiento de las minas y las actividades de explotación subterránea. En lo que concierne a los sistemas de ventilación, la excavación de galerías subterráneas implicaba normalmente la excavación de bocas de ventilación que favorecieran la circulación del aire. La iluminación del interior de las minas y la emisión de humos constituyen, por lo demás, razones suficientes para justificar su existencia.

21En Mesoamérica, la existencia de sistemas de ventilación fue observada en las zonas de explotación de Pachuca (Spence y Parsons, 1967, 1972; López Aguilar, Nieto Calleja y Cobean, 1989); desafortunadamente, su existencia no ha podido ser atestiguada en las minas de Zináparo, por lo que es posible que el tamaño relativamente unidades de extracción no exigiera la concepción de bocas de ventilación.

Figura 34 - Columna de sostén. El Agua Blanca (MICH.118).

22Con todo, en mich.121, observamos la presencia de una abertura secundaria que, situada cerca de la entrada principal pero con una orientación diferente, podría haber favorecido la circulación del aire; sin embargo, ¿responde la apertura de esa entrada anexa a una verdadera preocupación de ventilación o, más bien, al deseo de facilitar el ir y venir de los mineros? En mich.118, sólo permaneció accesible la entrada principal, pero, también en ese caso, a una quincena de metros sobre la ladera sureste, se observa una cavidad que fue obstruida por desprendimientos. La posición de esa cavidad corresponde al extremo de una de las cámaras de la mina. Quizá se trataba de una entrada secundaria que también hacía las veces de boca de ventilación. Es posible que las dos aberturas hayan sido efectuadas simultáneamente y que las actividades de extracción hayan permitido el establecer una comunicación después.

23En lo que respecta a la iluminación, sólo los indicios percibidos en otros yacimientos de materia prima explotados de la misma manera nos ayudan a imaginar el tipo que fue utilizado en Zináparo. En las minas de cinabrio de la Sierra Gorda, en el estado de Querétaro, fueron recolectados restos de antorchas de madera resinosa (Langenscheidt y Tang Lay, 1982: 145). La dimensión original de esas antorchas no pudo ser determinada, pues los vestigios recolectados eran sólo fragmentos. Parece ser que en el interior de esas minas también fueron identificados pedazos de antorchas cuyos extremos tenían restos de fibras vegetales impregnadas de resina de pino, la cual también se encontró en el suelo en forma de bolitas o en escudillas.

Figura 35 - FJ centro de producción de Las Cocinas (MICH.156).

Figura 36 - El centro de producción de Los Tzinapus del Cerro Prieto (MICH. 105).

24Nada de eso fue observado en Zináparo, pero es probable que hayan sido empleadas antorchas de madera, resinosa o no y en su estado más simple (hoy en día, hay pocas especies resinosas en la región de Zináparo). El empleo de un sistema de iluminación elaborado como el que acabamos de mencionar debe excluirse, porque con toda seguridad producía un humo muy intenso que habría exigido la existencia de sistemas de ventilación eficaces. Además, no se observó ninguna huella de depósitos en las minas de Zináparo, pues las huellas de humo apreciables en la antecámara provenían de hogueras recientes.

25La ausencia de indicios como las antorchas puede ser explicada por las condiciones poco favorables para la conservación de la madera (el interior de las minas es muy húmedo) y por el hecho de que las minas han sido visitadas a menudo desde hace siglos. Ahora bien, a pesar de nuestras dudas al respecto, el negro de humo pudo haber existido sobre las paredes y desaparecer progresivamente con las filtraciones de agua. En fin, las dos aberturas presentes en cada sitio debieron asegurar forzosamente la evacuación del humo, el cual no pudo haber sido abundante, pues habría impedido el buen desarrollo de las operaciones. Por lo tanto, hay que imaginar una iluminación natural, es decir, obtenida a través de las aberturas de las minas, reforzada por una iluminación artificial, indispensable pero reducida a su mínimo: algunas antorchas brutas fijadas en el suelo a lo largo de las paredes debían de iluminar lo estrictamente necesario para permitir las actividades de extracción, sin molestar por la emisión excesiva de humo. La madera utilizada era probablemente de procedencia local (roble o espino), pues el uso de madera resinosa implicaba un origen más lejano (unos 30 kilómetros).

LA EXTRACCIÓN A CIELO ABIERTO

26Este modo de obtención de la obsidiana es el que se utiliza más frecuentemente en la región de Zináparo y también en la mayoría de los yacimientos mesoameri-canos (Gaxiola, 1981; Weigand y Spence, 1982). La extracción a cielo abierto implica necesariamente la explotación de afloramientos de obsidiana cuando el descubrimiento de yacimientos profundos sólo podía contemplarse mediante la excavación de sistemas subterráneos. En los centros de producción se observa generalmente una combinación de los dos tipos de explotación y, de las 15 minas taller identificadas en nuestra zona, 13 presentan indicios de una explotación a cielo abierto. Nuestro estudio se basará esencialmente en los tres sitios topografiados: Los Tzinapus del Cerro Prieto (mich.105; fig. 36), Las Navajas (mich.117; fig. 31) y Las Cocinas (mich.156; fig. 35).

27La explotación a cielo abierto no exige una tecnología compleja y los vestigios observables resultado de esa tarea atestiguan una sola forma de extracción. En la actualidad, ésta se manifiesta en un conjunto de pequeñas depresiones más o menos profundas y de morfología variable, lo más a menudo semicircular o semi-elipsoidal (fig. 37). Con frecuencia, en su extremo inferior, se observa una pequeña lomita que domina un talud prominente. El sitio de mich.153, que se extiende sobre una de las laderas del cerro El Varal, presenta en su cima un pequeño peñón riolítico cuya base fue excavada hasta aproximadamente 2 m e profundidad y en todo su ancho. La excavación produjo una trinchera longitudinal bordeada en la parte inferior por el talud de desecho. Parece ser que, en ese caso en particular, los mineros excavaron la base del afloramiento riolítico con el propósito de desprender una veta de obsidiana situada profundamente.

Figura 37 - Parte norte del centro de producción de Los Tzinapus del Cerro Prieto (MICH. 105).

Figura 38 - Depresión de extracción. Las Navajas (MICH.117).

28Los levantamientos topográficos de los sitios que hemos mencionado permitieron identificar y situar las unidades de extracción a cielo abierto. Se efectuó una clasificación de las depresiones en función de sus dimensiones (operación indispensable para calcular el volumen aproximado de obsidiana extraída):

  1. Las depresiones que presentan un diámetro o un largo igual o superior a 15 m (en cuyo caso, el ancho debe alcanzar al menos las tres cuartas partes del largo).
  2. Las depresiones cuyo diámetro o largo se encuentran comprendidos entre 10 y 15 metros.
  3. Las depresiones con un largo inferior a los 10 metros.

29En mich.105, fue determinada la posición de 35 depresiones, 10 de ellas situadas en la parte norte. Estas últimas fueron objeto de un estudio detallado (figs. 36 y 37); cuatro de ellas están muy extendidas y fueron incluidas en el primer grupo; tres son de dimensiones medias y tres fueron consideradas como de tamaño pequeño. Su aspecto varía parcialmente en función de sus dimensiones. Las dos depresiones más grandes miden 20 m y 18 m, respectivamente, y están bordeadas por lomitas que dominan grandes taludes.

30En mich.156, fueron identificadas 10 depresiones de extracción (fig. 35). Dos de ellas fueron incluidas en el primer grupo, tres presentan dimensiones medias, mientras que las otras cinco fueron incluidas en el último grupo.

31En mich.117, fueron registradas 15 depresiones de extracción de extensión muy variable (fig. 31). Dos pertenecen al primer grupo, ocho al segundo y cinco presentan un diámetro inferior a 8 m. Las otras tres depresiones corresponden probablemente a entradas de minas

El acondicionamiento de las áreas de extracción a cielo abierto y el desarrollo de las operacones

32Parece ser que el acondicionamiento preliminar de las unidades de extracción a cielo abierto era inexistente. Los mineros identificaban los afloramientos prometedores y extraían los bloques al ritmo de las necesidades, de la talla y de la calidad del material. La distribución de las depresiones no obedece a ninguna directriz lógica y éstas tapizan el conjunto de las laderas, a lo largo de los derrames riolíticos. En mich.156, se suceden de arriba hacia abajo, siguiendo, por ello, la orientación del derrame.

33Se supone que la explotación de los afloramientos de obsidiana se efectuaba sobre todo al nivel de la superficie, de manera más o menos uniforme y sin dejar huellas visibles. La instalación de talleres en afloramientos ya explotados antes es probable y, en esos casos, es evidente que la acumulación de desechos disimularía rápidamente las superficies explotadas. No obstante, el deseo de adquirir bloques de buena calidad no alterados debió de incitar a los mineros a explotar más profundamente algunos afloramientos y de ahí la creación progresiva de depresiones. Los bloques extraídos eran encaminados inmediatamente a los talleres situados en las proximidades, mientras que los desechos derivados de la extracción eran evacuados a menudo hacia la parte inferior de la depresión, en la pendiente, creando así un talud de desecho.

34El examen actual de las depresiones de extracción no permite evaluar su configuración original, pues fueron rellenadas por los desechos de talla provenientes de los talleres contiguos. La profundidad actual, estimada en relación con la superficie, varía según el tamaño. Las grandes depresiones tienen una profundidad de 1 m a 2 m; las medianas, de 1 m a 1.20 m y las pequeñas, de aproximadamente un metro (figs. 38 y 39). Gracias a los sondeos efectuados en dos de las depresiones pequeñas, se pudo estimar que la profundidad existente en el momento del abandono de las actividades de extracción era de 1 a 2 m; pero es difícil admitir que se trata realmente de la profundidad excavada, pues fue evaluada en relación con el nivel del piso, constituido a su vez por desechos de obsidiana que se acumularon a medida que se llevaban a cabo las actividades de desbaste. En otros dos sondeos hechos en la pendiente de los talleres (de mich.117 y mich.156), la roca madre fue alcanzada a aproximadamente un metro de profundidad (1.05 m y 1.20 m, respectivamente). Si bien es cierto que las concentraciones de desechos no son uniformes en todas partes, esos ejemplos pueden ser tomados como base para extrapolar y fijar la evaluación media de la altura de los depósitos en las zonas más intensamente trabajadas. Así, suprimiendo la medida de un metro, que corresponde al relleno, y suponiendo que la extracción comenzó a ese nivel, los artesanos debieron de excavar una media de entre 1.5 m y 3.0 metros.

Figura 39 - Depresiones de extracción 2 y 3. Cerro Prieto. Plano y cortes.

LOS MODOS DE EXTRACCIÓN DE LOS BLOQUES

35Acabamos de examinar los aspectos propios del acondicionamiento de los espacios destinados a la extracción; ahora hablaremos de las técnicas de extracción del bloque propiamente dichas. Este estudio se basa en varias indicaciones proporcionadas por:

  • La identificación de los materiales que componen el piso de relleno de las minas (fig. 40).
  • La identificación del material de superficie recolectado en las cercanías de las áreas de extracción.
  • Los objetos recolectados que pudieron formar parte del equipo de los mineros.
  • Las huellas observadas en las paredes.
  • El tipo de yacimiento.

36Antes de considerar simultáneamente el conjunto de esos datos y plantear nuestras hipótesis, vamos a presentar el material de obsidiana observado y recolectado en el momento de la realización de los sondeos estratigráficos 1 y ab en mich.121. El conjunto de los materiales que constituyen el relleno de esa mina corresponde a:

  • Arenas de obsidiana que, en realidad, son el producto de la ganga aplastada y alterada (fig. 41).
  • Pedazos de ganga vitrificada de dimensiones variables.
  • Agujas naturales de obsidiana que se encontraban insertas en la ganga.
  • Pedazos y restos naturales de obsidiana.
  • Pequeños nódulos de obsidiana, con un diámetro que varía entre 3 cm y 8 cm, y con un peso inferior a 500 g (fig. 42)
  • Nódulos un poco más grandes, con un peso comprendido entre 500 g y 1 kg (fig. 42).
  • Un porcentaje poco elevado de nódulos de tamaño y peso más substanciales.
  • Desechos de obsidiana que portan las huellas de percusión deliberada (fig. 43).

Figura 40 - Sondeo en el interior de la mina La Guanumeña (MICH.121).

Figura 41 - Ganga y arenas de obsidiana procedentes de la mina La Guanumeña (mich.121).

Figura 42 - Pequeños nódulos de obsidiana encontrados en el piso de relleno de la mina La Guanumeña (MICH.121).

37La muestra recogida fue objeto de una clasificación con el propósito de distinguir lo antrópico de lo natural. El pulido, debido a la alteración química, al agua y, quizá, a la alteración física provocada por el contacto con las arenas de obsidiana, no siempre facilitó la tarea.

  • Fueron identificados tres grupos: los nódulos, los otros productos naturales y los desechos antrópicos:
  • Los nódulos se encontraron en cantidades importantes; se llevó una muestra de 53 piezas al laboratorio. Esa muestra nos proporcionó datos, que se agregaron a nuestras observaciones de campo, relativos a los nódulos de los productos transportados. En efecto, 37 nódulos recolectados pesan menos de 0.5 kg y seis tienen un peso comprendido entre 1 kg y 1.5 kg. El nódulo más grande encontrado pesa 6.2 kg. En su mayoría, los productos abandonados sobre el piso de relleno son, por ende, de pequeño tamaño, pero las huellas dejadas por la extracción indican que fueron extraídos nódulos muy grandes (fig. 44). Aparentemente, sólo eran transportados los productos de cierta dimensión y de un peso superior a 1 kg, de preferencia los nódulos muy grandes, y el resto era abandonado en el lugar o evacuado hacia las áreas de desecho. Algunos muestran huellas de percusión y desprendimientos periféricos producidos por el trabajo de extracción. Muchos tienen la forma de una pera, con un cuerpo mucho más grueso y redondeado que el extremo opuesto. Éste, adelgazado por algunos desprendimientos, presenta en ocasiones huellas de estalla-miento que indican una percusión violenta. El nódulo que pesa 6.2 kg presenta esa morfología. Parece ser que esa forma final es el resultado de la extracción misma: el cuerpo más redondeado corresponde a la parte prisionera en la pared y el extremo, en contacto con el aire, era la parte golpeada.
  • Los otros productos naturales que recolectamos fueron 178. Provienen tanto del sondeo 1 como del ab. Se trata de pedazos de forma irregular que pudieron ser consolidados tal cual en el momento de la génesis de esa obsidiana o ser el resultado de fracturas internas ocasionadas posteriormente. Por ello pueden presentar una morfología semejante a la del estallamiento.
  • Los desechos antrópicos fueron identificados en función de los siguientes criterios:
  • Forma general propia de los productos derivados del desbaste.
  • Formas geométricas que responden a ciertos módulos.
  • Presencia de una cara de estallamiento y de una cara dorsal.
  • Presencia de ciertos atributos que indican una percusión deliberada.

Figura 43 - Desechos de obsidiana derivados de la extracción en la mina La Guanumeña (MICH.121).

38Fueron identificados 287 desechos antrópicos (todos los elementos dudosos fueron clasificados como productos naturales). En este grupo, determinamos la naturaleza exacta de los desechos, es decir, diferenciamos los productos del trabajo de extracción de los resultantes de un trabajo de desbaste.

39Al observar las piezas vimos que algunas presentaban un perfil curvo que concordaba con la forma de los nódulos. También fueron identificados otros atributos, como huellas de percusión sobre la parte próxima al anverso, ausencia de talones, presencia de conos de estallamiento y de ondas de choque que marcan claramente la microtopografía de la cara de estallamiento y córtex sobre el anverso.

Figura 44 - Huellas en negativo de nódulos en el interior de la mina La Guanumeña (MlCH.121).

40De los 132 productos completamente examinados, un total de 76 desechos fueron reconocidos como productos resultantes directamente de la actividad de extracción. Combinan varios atributos que indican una percusión sobre nódulos todavía prisioneros en la ganga:

  • Falta de talón bien definido, o cono de estallamiento a manera de talón, y huellas de percusión (martilleo) en la parte próxima.
  • Fuerte curvatura con una forma alargada (indicio de largo superior o igual a 0.9 metros).
  • Grandes dimensiones.
  • Ondas de percusión muy marcadas.
  • Cara dorsal cortical.

41Las otras lascas examinadas son el resultado de una acción real de talla y presentan las siguientes características:

  • Talón bien definido.
  • Formas más variadas (dimensiones y formas).
  • Cara dorsal con las huellas de desprendimientos anteriores.

42La mayoría de ellas proviene de un trabajo de desbaste, pero la identificación de algunos núcleos laminares, de lascas de preparación bifacial y de preformas bifa-ciales indica la práctica de actividades de talla más definidas. Así, el estudio de esas muestras proporciona información de dos tipos: permite confirmar que fueron llevadas a cabo actividades de talla en la entrada de la mina y, sobre todo, en la lomita y nos demuestra que los nódulos eran extraídos aparentemente por percusión. No obstante, mich.121 era antes que todo un lugar de extracción y, si bien los mineros desbastaban regularmente los nódulos, se puede pensar que las actividades de desbaste y sobre todo la preparación de preformas bifaciales eran llevadas a cabo de manera esporádica para responder a necesidades precisas y puntuales.

La utilización de percutores de piedra

43El examen de los desechos derivados de la extracción y de los nódulos presentes en el piso de relleno de mich.121 indica, como hemos apuntado, una extracción por percusión. En ciertos casos, no obstante, la supresión de la ganga, de naturaleza deleznable, pudo permitir el desprendimiento de los nódulos sin percusión. Evidentemente, la extracción de los nódulos de La Guanumeña no debió de ser muy difícil. La identificación de grandes percutores de piedra elaborados en lajas de ande-sita, cerca de las áreas de extracción o en el interior, indica la práctica de esa técnica de extracción, pues sus dimensiones y su peso suponen un empleo para actividades pesadas (extracción o primer desbaste).

44El sondeo 1 (mich.121) proporcionó un percutor en laja de andesita (capa 4), mientras que otro objeto de ese género fue recolectado en la superficie, más abajo de la pendiente (fig. 45). Aunque en parte fragmentados, sus dimensiones (13.5 cm x 10.7 cm x 7.9 cm y 11 cm x 3.1 cm, respectivamente) indican el uso de un material de extracción pesado y de gran tamaño (el percutor casi entero pesa, en su estado actual, 1 750 g). Su contorno fue acondicionado groseramente mediante desprendimientos continuos que abarcan toda la pieza y crean una arista sinuosa. Las partes funcionales presentan huellas de martilleo. Probablemente esos dos percutores formaban parte del equipo de los mineros. No obstante, nuestros experimentos demostraron que era posible extraer un nódulo de aproximadamente 1 kg en menos de cinco minutos, suprimiendo progresivamente la ganga con ayuda de un pequeño percutor de andesita con un peso inferior a 500 gramos. En las paredes pudimos observar las huellas en negativo de los nódulos liberados: se trata de concavidades de aspecto liso hechas en la ganga. Asimismo, algunos nódulos sobresalen de la pared y parecen haber sido abandonados en el transcurso de la extracción, pues la ganga fue suprimida parcialmente.

45En lo que respecta a la información disponible sobre las explotaciones a cielo abierto, también en ese caso los tipos de yacimientos determinaron con toda seguridad las técnicas de extracción. Lo más frecuente es que los afloramientos testigo se presenten de dos maneras: bajo la forma de vetas homogéneas, compuestas de bloques angulares juntos, sin ganga que los separe, todos ellos pudiendo estar prisioneros en la matriz de riolita, y bajo la forma de nódulos de diversos tamaños, prisioneros del derrame riolítico. No se encontró ningún vestigio material con un uso específico evidente, pero, entre los numerosos percutores de andesita observados en la superficie, algunos tienen una configuración que permite pensar en su uso como herramienta de extracción. En realidad, cuatro ejemplares encontrados en la superficie presentan particularidades morfológicas que los diferencian claramente de las otras formas de percutores. Tres de ellos provienen de mich.117 y uno de mich.105. Fueron elaborados en laja de andesita (largo promedio: 15 cm) y presentan un borde natural opuesto a una parte funcional retocada y convexa que forma una arista sinuosa (figs. 45 y 46). Es posible que el borde natural de la laja haya sido enmangado si bien no fue observado ningún pulido. Esos productos pesan entre 1 y 2 kilogramos.

Figura 45 - Herramientas de extracción: a) La Guanumeña (MICH.121), sondeo HIJK, capa 4; b) Las Navajas (MICH.117), superficie. Percutor: c) Los Tzinapus del Cerro Prieto (MICH.105), superficie.

Figura 46 - Herramientas de extracción: Cerro Prieto, superficie; Las Navajas (mich.117), superficie.

46Si bien es cierto que no se tienen dudas respecto al uso de percutores de piedra dura, podemos interrogarnos respecto al empleo eventual de productos de obsidiana como herramientas de extracción. Las preformas de obsidiana que fueron recolectadas en los sondeos de la mina mich.121 y que semejan grandes piezas bifaciales podrían haber sido fabricadas en el lugar con esa intención (la preforma más grande mide 18 cm de largo por 8.3 cm de ancho). En efecto, a pesar de la fragilidad innegable de la obsidiana, esos productos podrían haber sido utilizados para extraer la ganga, que, como ya lo dijimos, es muy deleznable; sin embargo, no debemos olvidar que en este caso tratamos de evaluar una superficie que ha estado en contacto con el aire y el agua desde hace siglos y que debió de sufrir numerosas alteraciones; consecuentemente, no es seguro que haya sido tan deleznable en el momento de su extracción. En el mismo orden de ideas, el pico de obsidiana (25 cm de largo por 8 cm de grueso) recolectado en la zona de explotación de Los Tzinapus del Cerro Prieto (mich.105) podría haber sido utilizado para una tarea ligada a las actividades de extracción. En fin, nada permite excluir la hipótesis de que las grandes preformas bifaciales recolectadas en esa misma zona (algunas miden más de 20 cm de largo), y cuyo uso no ha sido identificado, hayan estado ligadas puntualmente a las actividades de extracción.

La utilización de palancas y picos de madera

47El uso de palancas y picos de madera ha sido considerado como hipótesis en el caso de la mina de mich.118. También en ese caso, el tipo de yacimiento debió de haber sido determinante de las prácticas de extracción. Se trata de una veta masiva, ampliamente fracturada después de su consolidación, que se presenta bajo la forma de bloques angulares de morfología variable, a menudo unidos a pedazos de tamaño más pequeño (fig. 47). Algunas zonas más irregulares están constituidas por impurezas vesiculadas que resultan de las emisiones de gas en el momento del derrame y de su consolidación (Tricart, 1975: 262). Consecuentemente, no existe ganga bien diferenciada y el córtex que rodea los bloques es un depósito debido a las filtraciones de agua, cargadas de óxidos de hierro y ocasionadas después de las fracturaciones del yacimiento.

48El examen metódico de la superficie del piso de relleno permitió tener una idea de su contenido. Hasta ahora, ningún percutor de piedra ha podido ser identificado. En el extremo de la mina, cinco bloques liberados, de un peso aproximado de 20 kg, fueron observados y ninguno de ellos lleva las huellas de la percusión; esos bloques fueron desprendidos intactos. Al mismo nivel, el techo de la mina ofrece a simple vista bloques enormes parcialmente desprendidos (más de la mitad de su cuerpo se encuentra en el vacío) que no presentan ninguna huella de percusión (fig. 47). Los desechos que tapizan el suelo fueron identificados como fragmentos naturales que componían una parte de la veta. En general, esos restos están totalmente recubiertos de córtex. Las lascas observadas provienen ya sea de la extracción o, bien, de operaciones de desbaste de los bloques con el propósito de aligerarlos para facilitar su transporte fuera de la mina. Pero esta última operación no era una regla absoluta: el desbaste de los bloques podía ser ejecutado en el exterior de la mina o, también, únicamente en las áreas destinadas a la talla.

Figura 47 - Interior de la mina El Agua Blanca (MICH.118). Grandes bloques sin extraer en el techo de la mina

49Los diversos datos obtenidos llevan a creer que el percutor de piedra no era la herramienta preferida para extraer los bloques de mich.118. Las configuraciones de la veta pudieron permitir el uso de picos de madera que, insertos en las hendiduras naturales entre los bloques, habrían sido utilizados como palancas para favorecer el desprendimiento de los materiales. También es posible que hayan sido introducidas cuñas de madera por percusión en los intersticios de los bloques, a fin de crear un espacio suficiente para la colocación de palancas de madera (Stocker y Cobean, 1984). Recurrir a cuñas dispuestas en las hendiduras y humedecidas con el único propósito de que se hincharan e hicieran estallar los bloques puede ser factible, aunque no hayamos observado lascas que pudieran ser el resultado de esa acción. Los picos de madera pudieron haber servido para desembarazar las áreas periféricas de algunos bloques grandes. Esas áreas están constituidas, como ya lo mencionamos, de fragmentos naturales irregulares, sin ninguna adherencia, que se desprenden fácilmente aun con la mano. A pesar de estas suposiciones, no debe excluirse la posibilidad de un empleo directo del percutor de piedra para el desprendimiento de los bloques, así como tampoco el uso de picos de madera, que pudo haber sido adoptado para la supresión de la ganga de la mina de mich.121.

50La extracción de los bloques en mich.118 debió de desarrollarse sin grandes dificultades, sobre todo porque algunos tipos de fracturas de la veta pudieron facilitar el trabajo: en la última boca, frente a la entrada, fue despejada una pared perfectamente vertical, lisa y recubierta con un depósito (que no es otra cosa que el córtex depositado sobre los bloques; fig. 48). La pared corresponde, en realidad, a una fractura regular de la veta que, seguida en su longitud, debió de favorecer la liberación de los bloques.

51Las otras minas subterráneas de Mesoamérica han proporcionado en ocasiones vestigios que no dejan duda alguna respecto a las técnicas de extracción empleadas. En el Pico de Orizaba (Stocker y Cobean, 1984: 87), se descubrió en el interior de una mina (la 4a), no solamente un tronco de madera acondicionado como escalera, sino también pedazos de pino alargados cuyo extremo había sido trabajado en punta; uno de ellos tenía un diámetro de aproximadamente 15 cm y un largo de 2 m. También fueron encontrados percutores de piedra in situ.

EL TRANSPORTE DE LOS BLOQUES

52Una vez liberado el bloque, se planteaba el problema del transporte fuera de la mina. Si bien es cierto que las explotaciones subterráneas de Zináparo no son muy extensas, los individuos debían, no obstante, recorrer cierta distancia para salir de la mina. Se podría suponer que, con el propósito de limitar las idas y venidas, los bloques eran almacenados en un lugar de la mina antes de ser regularmente evacuados en grandes cantidades. Pocos bloques extraídos fueron encontrados en el interior de las dos minas y todos parecen haber sido evacuados; no obstante, esta presunción debe tomarse con precaución, pues esas minas han sido ampliamente visitadas en el transcurso de los siglos y pudieron haber sido despojadas de su contenido (bloques extraídos, picos de madera). En el Pico de Orizaba, donde las minas permanecieron intactas (se encuentran en una zona muy poco frecuentada), y donde el número de bloques extraídos y abandonados en las minas es muy alto, estos últimos estaban apilados a lo largo de las paredes y parece ser que su evacuación se desarrollaba de manera intermitente (Stocker y Cobean, 1984: 88).

Figura 48 - Interior de la mina El Agua Blanca (MICH. 118). Pared lisa al fondo de la mina, despejada siguiendo una fisura natural.

LA RECOLECCIÓN DE NÓDULOS EN LA SUPERFICIE

53La recolección en superficie de nódulos liberados por los procesos de erosión constituía un modo de obtención corriente. Numerosas concentraciones de nódulos de obsidiana fueron identificadas en la mayoría de los sitios (sobre todo, mich.156, mich.105 y mich.117). En esas concentraciones, la rareza y aun la ausencia de depresiones excluye la explotación en profundidad, pero no la posibilidad de una explotación superficial de los afloramientos. Algunas de ellas encierran vestigios que indican la práctica de actividades de desbaste en el lugar. Por otra parte, en algunos talleres, ciertos productos de córtex rodado podrían provenir de nódulos de superficie. Por lo demás, esos productos podrían encontrarse junto con obsidianas originarias de las minas. Es difícil evaluar la importancia de esas prácticas con respecto a las actividades de producción principales. En el caso de mich.105 y de mich.156, pareciera que los artesanos se hubiesen instalado en esas zonas de concentraciones para aprovechar inmediatamente la materia prima, sin necesidad de extraerla; no obstante, se puede uno preguntar si los nódulos de superficie respondían a sus exigencias, pues su calidad era más aleatoria. En todo caso, lo que parece evidente es que las recolecciones de superficie eran efectuadas ante todo por las poblaciones locales, con el fin de satisfacer sus necesidades domésticas.

54Los métodos de obtención de la materia prima en Zináparo concuerdan con lo que ha podido ser observado en los otros yacimientos de Mesoamérica; no obstante, cada yacimiento, por su ámbito geológico, posee sus propias particularidades. Las actividades mineras en la sierra de Pachuca se encuentran, según Stocker y Cobean, entre las más complejas (1984: 90), pues en ellas se emplearon dos métodos de extracción. Uno consistía en la elaboración de pozos verticales con un diámetro que varía entre 0.5 m y 2 m y una profundidad de 2 m a 12 m (López, Nieto y Cobean, 1989: 195). A esos pozos vienen a adosarse galerías horizontales de diversos tamaños. Las instalaciones presentan bocas de ventilación y muchos accesos (Holmes, 1900; Spence y Parsons, 1972; López, Nieto y Cobean, 1989) que permitían la evacuación de la materia prima. El otro tipo, menos complejo, es similar a los modos de extracción empleados en Zináparo: fue realizado a cielo abierto, en forma de cráteres de 15 m a 40 m de diámetro y de 6 m a 10 m de profundidad (López, Nieto y Cobean, 1989: 195).

55Las minas del valle de Ixtetal (Pico de Orizaba) se asemejan, en el plano morfológico, a lo que fue encontrado en Zináparo: se trata de galerías o de cámaras excavadas en vetas masivas de obsidiana (Stocker y Cobean, 1984; Pastrana, 1986, Pastrana y Gómez, 1988). Esas minas, mejor conservadas que las de Zináparo, poseen una organización interior más elaborada. Por el contrario, los yacimientos de obsidiana de Zinapé-cuaro-Ucareo no presentan vestigios de extracción subterránea y parece ser que la extracción se desarrollaba a cielo abierto, a partir de afloramientos o de recolecciones de superficie; pero, si bien Pastrana (1981), que hizo visitas en esta zona, no identificó minas subterráneas, Breton (1902: 266) había observado la existencia de pozos de aproximadamente 2 m de diámetro y 15 m de profundidad; por lo tanto, es posible que esos pozos de extracción hayan sido tapados. En Pén-jamo no se observó ninguna prueba de actividad de extracción, por lo que los bloques debieron de ser recolectados en la superficie.

56Asimismo, los numerosos yacimientos de la región de Tequila no presentan indicios de explotación subterránea y la extracción se desarrollaba esencialmente a cielo abierto. La localidad de La Joya, por ejemplo, proporcionó un conjunto de más de 1 000 depresiones de extracción (Weigand y Spence, 1982).

57Si bien es cierto que la existencia de minas subterráneas es un rasgo que diferencia a Zináparo de los otros yacimientos del Occidente, se observa, no obstante, una gran homogeneidad en las otras formas de extracción, puesto que la explotación de afloramientos, bajo la forma de depresiones, era de cualquier modo la más extendida. Esas técnicas mineras son más el resultado de restricciones geológicas que de hábitos técnicos determinados por factores culturales. La excavación en pozos, observada en Pachuca, parece haber sido facilitada por las condiciones del terreno (conglomerados piroclásticos bastante suaves que encierran nódulos de obsidiana), mientras que las galerías y las cámaras se observan únicamente en las zonas donde se encuentran vetas masivas de obsidiana. Por el contrario, la extracción a cielo abierto sólo es posible en la explotación de afloramientos.

Indice delle illustrazioni

Legenda Figura 28 - Entrada de la mina La Guanumeña (MICH.121).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-1.jpg
File image/jpeg, 790k
Legenda Figura 29 - Entrada de la mina El Agua Blanca. Las Navajas (MICH.118).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-2.jpg
File image/jpeg, 987k
Legenda Figura 30 - Probable entrada de mina derrumbada. Vista desde arriba después de una limpieza. Las Navajas (MICH.118).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-3.jpg
File image/jpeg, 925k
Legenda Figura 31 - Parle central de la zona de explotación de Las Navajas (mich. 118).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-4.jpg
File image/jpeg, 2,1M
Legenda Figura 32 - Mina La Guanumeña (mich.121). Plano y corte.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-5.jpg
File image/jpeg, 913k
Legenda Figura 33 - Mina El Agua Blanca (MICH.118). Plano y corte
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-6.jpg
File image/jpeg, 1,1M
Legenda Figura 34 - Columna de sostén. El Agua Blanca (MICH.118).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-7.jpg
File image/jpeg, 801k
Legenda Figura 35 - FJ centro de producción de Las Cocinas (MICH.156).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-8.jpg
File image/jpeg, 1,0M
Legenda Figura 36 - El centro de producción de Los Tzinapus del Cerro Prieto (MICH. 105).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-9.jpg
File image/jpeg, 598k
Legenda Figura 37 - Parte norte del centro de producción de Los Tzinapus del Cerro Prieto (MICH. 105).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-10.jpg
File image/jpeg, 1,0M
Legenda Figura 38 - Depresión de extracción. Las Navajas (MICH.117).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-11.jpg
File image/jpeg, 802k
Legenda Figura 39 - Depresiones de extracción 2 y 3. Cerro Prieto. Plano y cortes.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-12.jpg
File image/jpeg, 1,3M
Legenda Figura 40 - Sondeo en el interior de la mina La Guanumeña (MICH.121).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-13.jpg
File image/jpeg, 687k
Legenda Figura 41 - Ganga y arenas de obsidiana procedentes de la mina La Guanumeña (mich.121).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-14.jpg
File image/jpeg, 550k
Legenda Figura 42 - Pequeños nódulos de obsidiana encontrados en el piso de relleno de la mina La Guanumeña (MICH.121).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-15.jpg
File image/jpeg, 861k
Legenda Figura 43 - Desechos de obsidiana derivados de la extracción en la mina La Guanumeña (MICH.121).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-16.jpg
File image/jpeg, 295k
Legenda Figura 44 - Huellas en negativo de nódulos en el interior de la mina La Guanumeña (MlCH.121).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-17.jpg
File image/jpeg, 804k
Legenda Figura 45 - Herramientas de extracción: a) La Guanumeña (MICH.121), sondeo HIJK, capa 4; b) Las Navajas (MICH.117), superficie. Percutor: c) Los Tzinapus del Cerro Prieto (MICH.105), superficie.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-18.jpg
File image/jpeg, 576k
Legenda Figura 46 - Herramientas de extracción: Cerro Prieto, superficie; Las Navajas (mich.117), superficie.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-19.jpg
File image/jpeg, 283k
Legenda Figura 47 - Interior de la mina El Agua Blanca (MICH.118). Grandes bloques sin extraer en el techo de la mina
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-20.jpg
File image/jpeg, 754k
Legenda Figura 48 - Interior de la mina El Agua Blanca (MICH. 118). Pared lisa al fondo de la mina, despejada siguiendo una fisura natural.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2409/img-21.jpg
File image/jpeg, 925k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1999

Condizioni di utilizzo http://www.openedition.org/6540

Acquista

Versione a stampa

amazon.fr