Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Tecnologías prehispánicas de la obsidiana

 | 
Véronique Darras

Prólogo

Texte intégral

1En esta obra se presentan los trabajos dedicados a las minas taller de obsidiana de la región de Zináparo-Prieto, situada en el Centro-Norte del estado de Michoacán. Dichos trabajos constituyen uno de los temas del Proyecto Michoacán, parte de cuyos resultados ya ha sido publicada en esta misma colección Cuadernos de Estudios Michoacanos, editada por el Centro Francés de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (cemca). El número 4 de la colección, publicado en 1992 y coordinado por Dominique Michelet, introduce el conjunto de los trabajos emprendidos por el equipo de investigadores del cemca y ofrece al lector una buena presentación del programa arqueológico que se desarrolló en esa región de México entre 1983 y 1988.

2Una vez hecha esta breve descripción del marco en que se incluye esta obra, no será necesario volver sobre las condiciones en que se eligió y desarrolló el programa de investigación ni sobre los objetivos iniciales y métodos generales del Proyecto Michoacán. De igual manera, dado que en el primer capítulo del Cuaderno mencionado fueron presentados los antecedentes arqueológicos y el marco histórico, remito al lector a esa introducción. Lo único que haré en este caso será recordar el contexto más preciso del tema de investigación concerniente a la obsidiana en el marco del programa, a fin de proporcionar los elementos indispensables para la comprensión de la problemática y de las elecciones efectuadas durante mi investigación. A partir de 1992, después del Cuaderno número 4, han aparecido otros volúmenes, y los aspectos que en ellos son abordados complementan poco a poco el rompecabezas todavía tan incompleto que representa la arqueología del Norte de Michoacán. La arqueología de las Lomas del antiguo lago de Zacapu, la evolución del medio natural de esa zona (Cuadernos 5 y 6) y la arqueología de la vertiente sur del río Lerma (Cuaderno 7) permiten precisar poco a poco las líneas generales de un marco histórico de contornos hasta ahora extremadamente borrosos. Esta obra, a su vez, pretende contribuir a un mejor conocimiento de las actividades técnicas vinculadas con la obsidiana y, también, por sobre éstas, de los engranajes socioeconómicos y políticos que estructuraban a las sociedades prehispánicas del Centro-Norte de Michoacán.

3Los trabajos que serán expuestos en esta obra fueron llevados a cabo entre 1984 y 1988. Numerosas temporadas en el campo, de una duración variable de dos a seis semanas, fueron necesarias para recolectar el material sobre el que reposan las hipótesis formuladas. El análisis de ese material, muy abundante, exigió largos meses de laboratorio. En 1989 y 1990, fue nuevamente necesario salir a campo, con estancias más breves, para completar algunos datos.

4Aunque esta obra es producto de una tesis de doctorado presentada en la Université de Paris I (Panthéon-Sorbonne, Centro de Investigaciones en Arqueología Precolombina, ufr de Arte y Arqueología), en enero de 1991, he tratado de redactar con un ánimo de síntesis y simplificación. Aquí, ofrezco los principales resultados de mis trabajos. Pese a que la publicación del catálogo de los sitios registrados ahora se hizo inevitable, busqué ahorrar al lector los largos capítulos descriptivos y los múltiples cuadros relativos al análisis morfotecnológico del material de obsidiana, capítulos fundamentales para la construcción razonada de mis interpretaciones, es cierto, pero poco compatibles con el espíritu de la colección de los Cuadernos. Los lectores especialistas en lítica ávidos de detalles o simplemente interesados en profundizar en el tema podrán recurrir a mi tesis de doctorado original, disponible en el cemca y accesible en microfichas en las bibliotecas especializadas de México. Por lo demás, las restricciones de la política editorial de los Cuadernos exigieron una condensación del texto y una reducción sensible de las ilustraciones. En fin, habiendo pasado un buen número de años desde que sostuve la tesis, nuevos datos arqueológicos o simplemente la maduración de ciertas reflexiones me permitieron revisar y enriquecer el texto original.

5Sin el apoyo de muchas instituciones y numerosas personas, esta obra no habría podido ver la luz del día. Por este medio les expreso todo mi reconocimiento. Los colaboradores principales de mis investigaciones fueron y siguen siendo, por el lado francés, el Centro Francés de Estudios Mexicanos y Centroamericanos, de la Embajada de Francia en México (cemca), que me proporcionó toda la infraestructura indispensable para el buen desarrollo de mis actividades, y, del lado mexicano, el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (inah), que siempre ha apoyado y seguido con interés las investigaciones del cemca. El Ministère des Affaires Étrangères financió el Proyecto Michoacán desde sus inicios y lo esencial de las investigaciones ligadas a la obsidiana, mientras que, mediante el upr 312, el Centre National de Recherche Scientifique de Francia (cnrs) apoyó igualmente mis investigaciones.

6Desde el punto de vista académico, vaya mi gratitud a José Garanger (profesor de la Université de Paris I), quien aceptó dirigir mi tesis de doctorado; a Éric Taladoire (Maestro de Conferencias en la misma universidad) y a Dominique Michelet (del cnrs, París), quienes llevaron a cabo el seguimiento constante de mis trabajos.

7En lo que respecta a los trabajos de campo, quiero dar las gracias en primer lugar a François Rodríguez, quien reconoció, desde el inicio del proyecto, el interés de los yacimientos y talleres de obsidiana de Zináparo. En compañía de otros arqueólogos del cemca, realizó la primera temporada de prospección; asimismo, con él llevé a cabo los primeros sondeos. Por su colaboración en campo, doy las gracias a todos los miembros del Proyecto Michoacán, en particular a Dominique Michelet, Brigitte Faugère-Kalfon (Université de Paris I), Frédérique Servain, Jean Noël Labat (Musée d'Histoire Naturelle, Paris) y Rodolfo Ávila (cemca). Dominique Michelet, ayudado en ocasiones por Jean-Pierre Courau, se encargó de los levantamientos topográficos de los sitios. Por su parte, Alain Demant (Université d'Aix-Marseille III) llevó a cabo el estudio geológico de la región, apoyado sobre todo en un reconocimiento específico de la zona que tuvo lugar en 1985.

8En el laboratorio, pude contar con los consejos y la ayuda de Raymond Musset para evaluar las cantidades de obsidiana extraídas; por su parte, Monique Richard pasó la mayoría de mis datos a la computadora. La calidad incomparable de los diseños se debe a Françoise Bagot, el revelado de las fotografías fue hecho por Víctor Lagarde, y Rodolfo Avila pasó en limpio algunos planos y cortes. Los fechamientos con 14C fueron efectuados por María Magdalena de los Ríos Paredes (de la Subdirección de Servicios Académicos del inah). También es necesario indicar que los análisis geoquímicos de las obsidianas fueron realizados por Fred W. Nelson (de la Brigham Young University de EE.UU.), Alain Demant y Jean-Louis Joron (del Centre d'Études Nucléaires de Gif-sur-Yvette, Francia) y que Joseph W. Michels (de Mohlab, EE.UU.) intentó el fechamiento mediante la hidratación de algunas muestras. La cerámica de la zona fue estudiada por Dominique Michelet, ayudado por Nelly Silva y por mí misma.

9Debo también a Dominique Michelet, al igual que a Éric Taladoire, a Marie-France Fauvet Berthelot (del Musée de l'Homme de París) y a Louise Paradis (de la Universidad de Montreal) muy valiosas lecturas del manuscrito y sus enriquecedores comentarios. Mi reconocimiento hacia ellos no disminuye en nada, no obstante, mi responsabilidad por los errores, lagunas y defectos que pueda haber aún en esta obra. Mi gratitud, en fin, se dirige muy particularmente a Jacques Tixier (del cnrs, París), por la gentileza con que respondió a mis solicitudes, examinando sobre todo el material que le presenté, una vez estudiado éste, y por los beneficios que obtuve de su larga experiencia en el campo de la piedra tallada, de sus interrogantes y de sus dudas tan constructivas. Agradezco también a M. Zamudio su traducción; a J. Gaillac y C. Asuar el cuidado editorial.

10No podría cerrar este prólogo sin dar las gracias igualmente a las autoridades de los pueblos de Michoacán, que siempre facilitaron el desarrollo de mis investigaciones, y a todos aquellos que no ahorraron esfuerzos por colaborar conmigo con ocasión de las temporadas de prospección y excavación, en particular Adolfo Gómez, de El Tigre, Ernesto García, de Zináparo, y Rodolfo González, de Sanguijuelas. En fin, y sobre todo, quiero hacer patente a mi familia y mis amigos todo mi reconocimiento por su apoyo sin fallas durante todos esos años y mi gratitud se dirige muy particularmente a Jérôme Monnet, María Rosa Avilez, Pierre Darras y Monique Monnet, sin quienes esta obra no habría visto nunca la luz del día.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1999

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr