Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Ocho mil años de la Cuenca de Zacapú

 | 
Pierre Pétrequin

8 000 Años de la cuenca de Zacapu. Evolución de los paisajes y primeros desmontes

Charlotte Arnauld, Patricia Carot, Marie-France Fauvet-Berthelot, Michel Magny, Sarah Metcalfe, Pierre Pétrequin, Oscar J. Polaco, Hervé Richard, María Magdalena de los Ríos Paredes et Susana Xelhuantzi

Texte intégral

Resumen sintético

1El Proyecto Michoacán I (1983-1986) se centró en una amplia zona, al oeste de la cuenca occidental de Zacapu y, particularmente, en la península de las ʺLomasʺ de Zacapu, conjunto de grupas que domina, por unos cuantos metros, los antiguos pantanos de la ʺCiénega de Zacapuʺ. Los trabajos arqueológicos efectuados en las Lomas han revelado una densa ocupación durante los nueve primeros siglos de nuestra era (la más antigua fecha radiocarbono obtenida en este lugar —inah 331— es de 1961 ± 34 a.P., o sea 86 a.C. - 68 d.C, después de su calibración) (véase Fig. 1 de la publicación Cuadernos de estudios michoacanos 5, 1993); pero el paisaje actual es muy diferente del que conocieron las sociedades prehispánica y colonial, ya que el pantano se drenó artificialmente a principios de siglo. Así pues, para el arqueólogo, convenía intentar reconstituir el paleoambiente. Según el testimonio de algunos ancianos purhépechas, antes de la desecación de la ciénega de Zacapu, se circulaba en canoas por ʺcanalesʺ abiertos en una vegetación acuática muy densa. En ese pantano, era fructuosa la pesca y la recolección de anfibios. En las riberas de las Lomas, se explotaba el tule para hacer petates, y se cazaban el ciervo, el jabalí y el pato. Una descripción de una aldea de las Lomas en 1590, habla de unas casas en medio de unos barbechos y de campos de maíz, con muchos árboles y magueyes. Pero nada permite demostrar a priori que esos paisajes y esas formas de explotación estuvieran ya implantados allí en la época prehispánica anterior. Al final de la primera fase de las investigaciones arqueológicas, tres preguntas condujeron a emprender un nuevo programa centrado en el paleoambiente de las Lomas (Proyecto Michoacán, etapa II):

  • ¿Cuál fue el modo de formación sedimentológica de las Lomas?
  • ¿Cuáles fueron las variaciones de la ribera del lago en el tiempo largo?
  • ¿Es posible documentar la cronología y la dinámica de los modos de valoración agrícola en las riberas y en las Lomas?

2Los únicos datos anteriores utilizables para nuestra nueva problemática procedían de un sondeo de 14 m, en la laguna de Zacapu, una subcuenca de alimentación perenne, río arriba de la ciénega. La estratigrafía es ahí muy dilatada, con una elevada producción de diatomeas. Se anotaron dos episodios de descenso del nivel de agua de la laguna, fechados de 2800-2400 a.P. y hacia 1100 (fechas obtenidas con el acelerador de partículas, sobre muestras muy pobres en materia orgánica; de ahí, algunos problemas sobre la fiabilidad de las fechas). Pero los resultados obtenidos en la subcuenca de la laguna no pueden transponerse al conjunto de la cuenca de Zacapu sin riesgo, por estar separada la primera de la segunda por un umbral de diatomeas antiguas, cuya formación está mal datada.

LA ELECCIÓN DE LAS COLUMNAS ESTRATIGRAFICAS

3Para intentar resolver los problemas de paleoambiente en un contexto de fuerte influencia humana potencial, hemos retenido cuatro puntos de muestreo:

  • Punto 1, situado a 900 m a vista de pájaro del borde de las Lomas y muy al interior de la ciénega de Zacapu. Podía esperarse que aquí las condiciones fueran particularmente favorables para encontrar una sedimentación dilatada y continua con un riesgo mínimo de lagunas sedimentarias; y se suponía también que podrían obtenerse informaciones de alcance regional.
  • Punto 2, situado en las inmediaciones de la orilla de la ciénega, en una escotadura de la ribera, donde el antiguo pantano penetraba en el interior de las Lomas. En tales condiciones topográficas, donde un transecto de 13 sondeos permitía que se siguiera la evolución de la ribera en la cronología, los marcadores regionales deberían ponderarse por los indicadores ribereños, especialmente si se desarrollaban prácticas agrícolas en las Lomas mismas.
  • Punto 4, situado en la parte alta de un ancho pantano interno, que se inscribe en medio de las Lomas, potencialmente cultivables, y en las inmediaciones de sitios arqueológicos reconocidos y datados del primer milenio d.C. Esta intrusión en el interior mismo de los espacios forzosamente antropizados, por lo menos a partir del año 0, debía permitir poner de manifiesto la participación del hombre en la evolución tardía del paisaje de las Lomas.
  • Punto 5, muestras sacadas de un corte estratigráfico en el sitio arqueológico de Loma Alta.

Figura 61- Ciénega de Zacapu. Después del drenado de la ciénega y de la implantación de cultivos en la zona, el límite inferior de las Lomas aparece bajo forma de afloramientos de diatomitas blancuzcas, en medio de los suelos negros de la antigua depresión lacustre.

4Se han datado con radiocarbono dieciocho muestras, para evaluar el transcurso del tiempo en las columnas estratigráficas (8 muestras en el Punto 1, 5 muestras en el Punto 2; y 5 muestras en el Punto 4). Desde un principio estas fechas plantean un problema mayor: la fecha más reciente se ha obtenido en lo alto de la columna 2 (INAH 890 (ZAC-79), 2170 ± 60 a.P., o sea de 398 a 18 a.C.) y es anterior a la fecha más antigua obtenida en el sitio arqueológico de Loma Alta (véase supra). Así, aunque vuelta inutilizable para los análisis a consecuencia de la reciente contaminación producida por las radículas de la vegetación actual y quizá de fenómenos de erosión y de deflación posteriores al drenaje de la ciénega, la parte superior de las columnas de muestras era, sin embargo, contemporánea de los fenómenos arqueológicos por estudiar. El estudio paleoambiental no podía, pues, abarcar más que la secuencia cronológica anterior a las primeras ocupaciones humanas sobre las Lomas, certificadas por la arqueología.

Figura 62 - Esquema sintético de los principales episodios sedimentarios de la cuenca de Zacapu.

5Así pues, la primera constatación ha sido la de un fracaso: resulta imposible responder con precisión —a partir de las columnas escogidas— a las preguntas del arqueólogo respecto a la evaluación del medio durante los primeros siglos de nuestra era. Es muy probable que sólo la laguna de Zacapu, con su subcuenca aislada de la ciénega por un umbral, haya conservado sedimentos contemporáneos de esa época.

6Pero las columnas muestreadas documentan una secuencia larga y bien dilatada, comenzando hacia 8220 ± 160 a.P. inah 890 (ZAC-133 y 134), con espesor máximo de 3.85 m en el Punto 1. Para relacionar las tres columnas, nos hemos apoyado en las dataciones radiocarbono, en las figuras sedimentarias, en los diagramas polínicos y en los análisis de diatomeas. Estos cuatro métodos han permitido correlaciones confiables para los grandes episodios sedimentarios; las contradicciones son menores y no afectan más que a puntos de detalle.

7A partir de tres sondeos con nucleadora, se ha obtenido entonces un transecto teórico que permite seguir la evolución paleoambiental, desde los pantanos internos de las Lomas hasta la cubeta del antiguo gran pantano de la ciénega (Figs. 62 y 63).

LA FASE A DEL GRAN PANTANO DE ZACAPU ANTES DEL VI MILENIO A.C

8Durante la primera fase del azolvamiento del pantano de Zacapu, tal como se determinó en los sondeos, el clima es templado, de húmedo a subhúmedo. En los paisajes vegetales, el bosque de pinos, encinos y ailes, con estrato herbáceo, alterna con praderas —pudiendo dominar el uno al otro. Estas modificaciones de la vegetación lejana podrían corresponder a destrucciones parciales de la cubierta arbórea, durante erupciones volcánicas y proyecciones de cenizas, atestiguadas a veces en los rellenos. En la ciénega misma, el agua es poco profunda, con algunos puntos bajos y una vegetación acuática que se desarrolla en las riberas. En realidad, los charcos de agua acusan variaciones ligeras, en un ambiente más o menos ácido, con aportaciones por erosión al comienzo del periodo. En la base de los tres sondeos, la identidad de los sedimentos, de las diatomeas y de los pólenes, no puede explicarse más que por la hipótesis de un pantano común a esos tres puntos. Nos situaríamos pues antes de la formación de las Lomas; la ciénega, la ribera y el pantano interno actuales no estarían todavía diferenciados en la topografía. Los pólenes y las diatomeas indican sencillamente que el fondo de la cubeta se iba levantando entonces muy lentamente, desde el Punto 1 (interior de la ciénega), en dirección al Punto 4 (más próximo a la ribera antigua).

LA FASE B Y LA FORMACION DE LAS LOMAS EN EL VI MILENIO A.C

9En la secuencia estratigráfica, un episodio mayor viene a interrumpir la evolución del pantano de Zacapu. Este accidente ha sido observado en la sedimentación (inversión del echado de las capas del episodio A, depósitos de cenizas volcánicas en estratos sucesivos, erosión muy marcada de las diatomitas antiguas de las Lomas), en el magnetismo (ʺpicosʺ sucesivos muy pronunciados), en las diatomeas (cambio completo de la flora) y en los pólenes. Este episodio mayor, que provoca el trastorno de la topografía del fondo del pantano, se sitúa entre -258 y -290 cm en la columna 1; está datado en los alrededores de 6300 a 6000 a.C.

nota del editor: para la correlación entre las fechas, referirse al cuadro 1, Cap. IV de María Magdalena de los Ríos Paredes
Figura 63a - Cuadro sintético de correlaciones entre sondeos y episodios sedimentarios.

10Esta crisis volcánica y el episodio tectónico que le sucede han tenido enormes consecuencias sobre la morfología y el funcionamiento del pantano de Zacapu. Antes de este episodio, los Puntos 1, 2 y 4 se situaban todos en el interior de un mismo y único gran pantano, cuya ribera estaba lejos de la zona estudiada. Por el contrario, al final de este episodio mayor, se reconoce el surgimiento de las Lomas, que van a asegmentar el gran pantano de origen y a aislar el pantano interno (Punto 4). Se puede analizar la historia del fenómeno como sigue:

  • sucesion de erupciones con incendios de al menos una parte del bosque de la cuenca de Zacapu. la fuente de emisión de las cenizas está, por lo tanto, poco alejada en el espacio.
  • rejuego tectonico y levantamiento de las Lomas, por deformación de las capas de diatomitas antiguas en el eje de las coladas volcánicas de Capáxtiro.
  • intensificacion de la erosion, en cuanto las Lomas emergen hasta aproximadamente la cota actual.

Figura 63b - Cuadro sintético de correlaciones entre sondeos y episodios

Figura 63c - Cuadro sintético de correlaciones entre sondeos y episodios sedimentarios.

Figura 64 - Pantano de Jarácuaro junto al borde del lago de Pátzcuaro. Aguas poco profundas distribuidas en charcos. Vegetación ribereña. Fase A de Zacapu, antes del VI milenio a.C.

11El hecho de que haya conjuntos de diatomeas que sean completamente diferentes antes y después de la crisis volcánica y tectónica implica consecuencias sobre la totalidad de la cuenca y, probablemente, también sobre el exutorio de Villa Jiménez, situado en el mismo haz de fallas que el cono de Capáxtiro.

12Es tentador relacionar este reajuste de la cuenca de Zacapu con las erupciones del Capáxtiro, al oeste, pero el estado de las dataciones de estos derrames volcánicos tan próximos no permite por el momento demostrarlo.

LA FASE C Y EL RESTABLECIMIENTO DEL EQUILIBRIO SEDIMENTARIO EN EL V MILENIO A.C

13Durante ʺel episodio mayorʺ, las diatomeas indican que el pantano era poco profundo. Los conjuntos de diatomeas están dominados por Fragilaria, que tolera ambientes fuertemente mineralizados. El aumento del número de diatomeas está quizá favorecido por la aportación de sílice, a partir de las cenizas volcánicas. Además, la erosión drástica de las Lomas y la acumulación de las diatomitas antiguas retocadas a su pie, tanto del lado de la ciénega como del lado del pantano interno, pudieron igualmente favorecer Fragilaria, que se vuelve cada vez más abundante, mientras que las especies vinculadas a la vegetación acuática disminuyen en un primer tiempo.

14El episodio erosivo sobre las Lomas, con acumulaciones al borde del pantano, continúa, al menos hasta mediados del V milenio. Los taludes de escombros, depositados entonces en aguas poco profundas, en la ribera y en el pantano interno, confirman que las Lomas están ahora en su lugar, con su topografía actual, y que la cobertura vegetal no es todavía muy estable.

Figura 65 - Ribera del pantano de Jarácuaro, lago de Pátzcuaro. La erosión de los rellenos no equilibrados de diatomitas, produce, hacia el pantano granulos en abundancia. Fase B de Zacapu, en el VI milenio a.C.

15Los pólenes y las diatomeas sugieren quizás una disminución de la humedad, con la instauración muy progresiva de un clima templado, semiseco, ya bien definido para el final del periodo, hacia mediados del V milenio a.C. La extensión de la ciénega se reduce, con un agua poco profunda, más autrófica, y una abundante vegetación acuática. Las herbáceas adquieren importancia en las zonas emergidas, a medida que desciende el nivel del pantano.

Figura 66 - Pantano de Queréndaro. Pantano poco profundo y poco extenso, con desarrollo de una abundante vegetación acuática. Fase C de Zacapu, aproximadamente a mediados del V milenio a.C.

Figura 67 - Laguna de Zacapu. Desarrollo de aguas estancadas y máximo descenso del nivel de agua. Fase D de Zacapu durante el IV y el III milenios a.C.

LA FASE D Y EL DESCENSO MAXIMO DEL NIVEL DE AGUA, EN EL IV Y EN EL III MILENIOS A.C

16Los depósitos de turbas o de arcillas negras se generalizan en los puntos bajos de la ciénega de Zacapu y del pantano interno. Las fortísimas variaciones de la presión osmótica denunciadas por las diatomeas, el desarrollo de Botryococcus, de aguas estancadas y de la eutrofización, lo que indican también los pólenes, son indicios muy serios de un clima más seco y de un pantano alcalino poco profundo.

17Si se acepta comparar con datos exteriores a la cuenca de Zacapu, se reconocerá, aproximadamente en la misma época, un episodio de clima seco en la cuenca del Lerma, cerca de Toluca (Metcalfe et al. 1991), en la cuenca de México (González Quintero 1986, Bradbury 1989) y quizá en Pátzcua-ro (Watts y Bradbury 1982).

Figura 68 - Pantano de Queréndaro. Aguas poco profundas con esporádicos bajos fondos en los cuales existe una abundante vegetación. Fase E de Zacapu. Regreso a un clima algo más húmedo. II y I milenios a.C.

18En fin, el comienzo del II milenio está marcado por una nueva extensión de la ciénega, y el retorno a condiciones climáticas templadas subhúmedas, fenómenos que marcan a su vez el final de la fase D.

LA FASE E Y LA ANTROPIZACION DEL MEDIO EN EL II Y EN EL I MILENIOS A.C

19Con el retorno a un clima un poco más húmedo, la ciénega de Zacapu recobra sus charcos poco profundos, pero con especies aerófilas. El pantano interno es más bien lodoso, con una alta salinidad del suelo. Los diagramas polínicos muestran que, posteriormente a 2069-1660 a.C, el bosque regional está francamente afectado por los desmontes y talas, subrayados por la baja de los Chenopodiaceae-Amaranthaceae y el aumento que adquieren las gramíneas. En los pantanos mismos, la presencia del hombre está demostrada por un te-palcate, algunas aportaciones de guijarros exógenos y por un cuchillo de basalto, que podría haber servido para cortar las hojas de maguey o el tule; además, se ha señalado un cactus Opuntia, visible entre los granos del Punto 4.

20Pero, ninguno de los análisis llevado a cabo ha puesto de manifiesto huellas de agricultura sobre las Lomas mismas, ni siquiera al final del I milenio a.C, justo antes de la instalación de los primeros sitios arqueológicos.

Figura 69 - Lago de Pátzcuaro, en Jarácuaro. Ejemplo de una loma exondada y ligada a la tierra firme por un simple cordón de tierras poco estables. Corresponde a la situación de las lomas de Zacapu en el transcurso del I milenio d.C.

Figura 70 - Chinampas de la laguna de Zacapu. Este medio, estable durante el I milenio d.C, es un ejemplo único para poder seguir la evolución reciente de la antropización del medio en la cuenca de Zacapu.

21Así, el estudio de las columnas de la ciénega de Zacapu permite evidenciar fenómenos de desmontes (o talas) antrópicos a escala regional dos milenios antes de los vestigios arqueológicos más antiguos descubiertos hasta hoy día (Loma Alta); sin embargo éstos son esquemáticamente contemporáneos de los primeros indicios del cultivo del maíz, en la cuenca de Pátzcuaro.

EL AMBIENTE DE LAS LOMAS EN EL I MILENIO A.C

22Para responder a la última pregunta de los arqueólogos: ʺ¿Cuál es el ambiente de los sitios arqueológicos de las Lomas?ʺ, el programa de investigación realizado resulta ser inoperante, ya que la secuencia cronológica estudiada no coincide con la secuencia arqueológica.

23Los análisis polínicos efectuados en el sitio de Loma Ala, relativamente próximo al Punto 4, presentan muestras muy pobres y mal conservadas, en las que no aparece ningún polen de plantas cultivadas; peo, a causa de la mala conservación, esta observación debe tomarse con ciertas reservas.

24En cuanto a la hipótesis arqueológica que supone una elevación del nivel de las aguas hacia el final de la ocupación arqueológica de las Lomas, no hay ningún argumento positivo o negativo para apoyarla o rechazarla definitivamente, ya que los sitios excavados en las Lomas están situados, en la cronología, exactamente entre el final de las secuencias analizadas y los primeros testimonios de los tarascos. El tipo de sedimento que corona la parte superior de los Puntos 1, 2 y 4, es decir, arcillas negras (no analizadas por estar contaminadas por las raicillas de la vegetación actual), aboga, al parecer, en favor de cierta estabilidad de la ciénega, durante los primeros siglos de nuestra era sin modificaciones duraderas de las anteriores condiciones de inmersión. Esta observación, puramente cualitativa, más bien, va contra la hipótesis de altos niveles lacustres, que habrían modificado las condiciones de ocupación de las Lomas, al final de la fase Lupe (hacia 850 d.C).

Table des illustrations

Légende Figura 61- Ciénega de Zacapu. Después del drenado de la ciénega y de la implantación de cultivos en la zona, el límite inferior de las Lomas aparece bajo forma de afloramientos de diatomitas blancuzcas, en medio de los suelos negros de la antigua depresión lacustre.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2363/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 460k
Légende Figura 62 - Esquema sintético de los principales episodios sedimentarios de la cuenca de Zacapu.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2363/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 271k
Légende nota del editor: para la correlación entre las fechas, referirse al cuadro 1, Cap. IV de María Magdalena de los Ríos ParedesFigura 63a - Cuadro sintético de correlaciones entre sondeos y episodios sedimentarios.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2363/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 488k
Légende Figura 63b - Cuadro sintético de correlaciones entre sondeos y episodios
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2363/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 311k
Légende Figura 63c - Cuadro sintético de correlaciones entre sondeos y episodios sedimentarios.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2363/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 347k
Légende Figura 64 - Pantano de Jarácuaro junto al borde del lago de Pátzcuaro. Aguas poco profundas distribuidas en charcos. Vegetación ribereña. Fase A de Zacapu, antes del VI milenio a.C.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2363/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 447k
Légende Figura 65 - Ribera del pantano de Jarácuaro, lago de Pátzcuaro. La erosión de los rellenos no equilibrados de diatomitas, produce, hacia el pantano granulos en abundancia. Fase B de Zacapu, en el VI milenio a.C.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2363/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 605k
Légende Figura 66 - Pantano de Queréndaro. Pantano poco profundo y poco extenso, con desarrollo de una abundante vegetación acuática. Fase C de Zacapu, aproximadamente a mediados del V milenio a.C.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2363/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 624k
Légende Figura 67 - Laguna de Zacapu. Desarrollo de aguas estancadas y máximo descenso del nivel de agua. Fase D de Zacapu durante el IV y el III milenios a.C.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2363/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 624k
Légende Figura 68 - Pantano de Queréndaro. Aguas poco profundas con esporádicos bajos fondos en los cuales existe una abundante vegetación. Fase E de Zacapu. Regreso a un clima algo más húmedo. II y I milenios a.C.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2363/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 436k
Légende Figura 69 - Lago de Pátzcuaro, en Jarácuaro. Ejemplo de una loma exondada y ligada a la tierra firme por un simple cordón de tierras poco estables. Corresponde a la situación de las lomas de Zacapu en el transcurso del I milenio d.C.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2363/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 348k
Légende Figura 70 - Chinampas de la laguna de Zacapu. Este medio, estable durante el I milenio d.C, es un ejemplo único para poder seguir la evolución reciente de la antropización del medio en la cuenca de Zacapu.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2363/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 615k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1994

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr