Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Rosa limensis

 | 
Ramón Mujica Puntilla

Prefacio

David A. Brading

Texte intégral

1Cuando llegó a Lima la noticia de que entre los años 1668 y 1671 Isabel Flores de Oliva, una terciaria dominica mejor conocida como Rosa de Santa María, había sido exitosamente beatificada por la Santa Sede, nombrada patrona del Nuevo Mundo y de Filipinas y después canonizada, la euforia de la élite criolla sobrepasó todos los límites. El visionario franciscano Gonzalo Tenorio afirmó que si, mediante su Encarnación, Cristo se había desposado con el género humano, ahora su matrimonio espiritual con Santa Rosa extendia las posibilidades redentoras de salvación a todos los habitantes del Nuevo Mundo, ya fuesen estos criollos o nativos, pues la santa limeña tenía tanto ancestros españoles como indígenas. En La nouena marauilla, Juan de Espinosa Medrano, un canónigo erudito del Cusco comúnmente conocido como "El Lunarejo", aseveró jubiloso que, teniendo a Santa Rosa por patrona, Lima ya podía reclamar su paridad con Roma. En el rumbo sempiterno del Evangelio hacia Occidente, San Pedro y San Pablo habían simplemente preparado el camino para la llegada de Santa Rosa, quien era "la Idea, el Arcatypo" de todas las perfecciones evangélicas. Por esos tiempos Cristóbal de Miralles, un jesuita residente en las Filipinas, arguyó que, cuando la Virgen María se apareció en México y dejó su imagen impresa en un lienzo que había sido llenado de rosas, prefiguró a la que sería otro retrato o viva imagen suya: Santa Rosa de Lima. Tal fue el regocijo producido por su canonización que la santa peruana fue prontamente conmemorada en una rica iconografía que difundió su culto sobrepasando los confines de la capital. Por cierto, durante el siglo xviii, cuando los curacas indios desafiaron al régimen colonial, justificaron su recurso a la violencia vindicando que Santa Rosa había profetizado el retorno de los incas a su trono en el Cusco.

2Enfatizar el rol póstumo de Rosa como símbolo patriótico e icono del Perú equivale, por cierto, a situar a la santa y a su culto dentro del marco de interés propio de la historiografía moderna. Pero, como Ramón Mujica Pinilla demuestra de manera tan cabal, un asunto muy distinto es ubicarla dentro de los limites de la hagiografía católica. El problema de interpretación surge de dos dificultades fundamentales. En primer lugar, Santa Rosa aparentemente rehusó escribir sobre sus experiencias espirituales. Y, si algo llegó a llevar a la pluma, ha desaparecido. Los propios documentos que fueron reunidos para promover su causa en Roma, revisados por Mujica, aún no han sido hechos Públicos. La segunda dificultad de interpretación deriva de la primera, ya que sus biógrafos contemporáneos simplemente sustituyeron el silencio de la santa por un inadecuado énfasis en su ascetismo. Para disciplinar su cuerpo, Santa Rosa se flagelaba regularmente, usaba corona de clavos metálicos, cadenas de hierro al cinto, ciliciaba sus miembros, se sometía a ayunos severos y, para no dormirse, ataba sus cabellos a un clavo en la pared. A estos sufrimientos se sumaba el de los demonios que invadían su celda, y uno de estos atormentadores, que ella denominaba "el sarnoso", se convirtió en su compañero frecuente. El resultado de este duro régimen fueron sus frecuentes dolores de cabeza, padecimientos estomacales y ser presa de los embates de la melancolía. En todo esto había poco que diferenciar entre la santa criolla y un enorme número de monjas y beatas cuyas vidas estaban repletas de prácticas e incidentes similares.

3Así como don Quijote se sintió inducido a iniciar su peregrinaje tras leer las novelas de caballería, Santa Rosa empezó su sendero espiritual tras escuchar y después leer la Vida de Santa Catalina de Siena. No era, pues, mera coincidencia que las dos mujeres fueran terciarias dominicas o beatas ajenas a las constreñidas rutinas comunales de la vida conventual. Al igual que la santa italiana, la peruana centró su espíritu contemplativo en el sufrimiento de Cristo en su Pasión, imitando a su Salvador a través de sus mortificaciones físicas. Un motivo adicional para infligir dolor en su cuerpoera que este anticipaba las llamas del Purgatorio permitiéndole incinerar sus pecados antes de que la muerte la recogiese. Aun así, los mismos biógrafos de Santa Rosa insisten en que ella no pasaba sus días inmersa en esta depresión penitencial, pues veneraba a Cristo en la Eucaristía, que recibía diariamente, y sobre todo al Niño Jesús. Más aun, se regocijaba con las flores y el canto de las aves y por las noches contemplaba el cielo estrellado, indicando con esto que suscribía la vision franciscana del mundo natural como un vasto jeroglífico del poder creador de Dios. Aunque anheló convertirse en un ícono viviente de Cristo, Santa Rosa fue posteriormente representada como otra Virgen Maria, fortaleciéndose esta semejanza al mostrarla con el Niño Jesús en brazos.

4Tal fue la reputación de santidad que Rosa alcanzó en vida que el virrey, el arzobispo y una hueste de otros dignatarios asistieron a su funeral y sepultura en el convento de Santo Domingo en Lima. Pese a ello, en años anteriores sus directores espirituales habían cuestionado la realidad de su experiencia en la oración y su propia madre la había denunciado de hipócrita. Fue con el fin de mitigar los temores a que estuviese sufriendo delirios causados por sus excesivos ayunos y penitencias que se recurrió a Juan del Castillo, un renombrado doctor en medicina estudioso de la obra de Teresa de Jesús. En 1614, tres años antes de la muerte de Santa Rosa, Del Castillo la interrogó por dos días para concluir que sus vivencias derivaban del Cielo y no de una melancolía demoniaca. El origen de tantas dudas y cuestionamientos provenía de la teoria clásica de la imaginación, una facultad de la mente considerada susceptible a las corrupciones e influencias demoniacas y especialmente vulnerable en la mente receptiva de las mujeres. La melancolía era una enfermedad a la que eran propensos los grandes hombres, incluso los profetas, y podía ser fácilmente utilizada por el demonio para distorsionar y engañar a la imaginación. Pero lo que descubrió Del Castillo al examinar a Santa Rosa fue que, pese a haber perdido toda tentación al pecado, sufría frecuentemente la aguda sensación de abandono, persuadida de que Dios se había hecho ausente y que había quedado sola en el mundo, un estado que indudablemente se asemejaba a lo que San Juan de la Cruz describió como la noche oscura del alma. Pero también admitía que su angustia era superada por la profunda sensación de union con Cristo, ora como hombre ora como niño, y que por cierto había experimentado la vision intelectual de la Santísima Trinidad, una vision sin imágenes discernibles, pero infusa de luz y gozo. En efecto, aquí Santa Rosa reclama haber emulado a Santa Teresa en el logro de la unión espiritual con el Todopoderoso. Asegurados por estos dictámenes favorables de Del Castillo, los confesores jesuitas de Santa Rosa pudieron apoyar su causa de beatificación en Roma.

5Si Mujica Pinilla demuestra con incisiva agudeza las bases sobre las que se apoyan los argumentos de santidad de Rosa, no es menos enfático en señalar las subsiguientes ironías y distinciones proporcionadas por esa evidencia. En 1624 la Inquisición limeña incautó los escritos de Juan del Castillo y encontró, para su disgusto, que este "seglar idiota" se había dejado llevar tanto por sus lecturas de Santa Teresa y de otros materiales afines, que durante la oración aseguraba que su alma se "transubstanciaba", llegando a percibir las operaciones internas de la Santísima Trinidad, las causas primordiales de la creación y el futuro destino de la Iglesia. No menos entre sus "disparates" estuvo la revelación de que Santo Domingo era la segunda cabeza de la Iglesia, sólo inferior a Cristo. Confrontados con estas aberraciones, los inquisidores concluyeron que la combinación de falta de sueño, trabajo en exceso y una adicción a la literatura mística habían perturbado la mente de Del Castillo arrojándolo en una melancolía que se expresaba en su imaginación delirante. Pero, en vez de someter al buen doctor a una condena pública, simplemente confiscaron sus escritos y le sugirieron que tratara su folía con la administración de medicamentos apropiados. En efecto, el hombre que liberó a Santa Rosa del cargo de haber caído en la melancolía delirante, fue acusado de padecer la misma enfermedad. Al año siguiente, en 1625, la inquisición interrogé a un número de beatas "alumbradas", entre las cuales estaban las compañeras y discípulas de Santa Rosa, encontrando que muchas eran culpables de adjudicarse visiones y revelaciones que se debían más a sus lecturas que a sus verdaderas experiencias. Una vez más, el contraste entre la profunda reticencia de Rosa y la fantasía desordenada de estas mujeres era obvio.

6En sus Ángeles apócrifos en la América virreinal, Ramón Mujica Pinilla extrae un notable registro de fuentes para iluminar las corrientes del pensamiento hermético y profético en el Perú del siglo xvii. Capturar o definir los conceptos que inspiraron la cultura de la era barroca no es una tarea fácil y requiere de dominio conceptual tanto en la teología como en la iconografía. Ya que actualmente las fuentes disponibles aún no permiten develar la verdad total sobre la santa limeña, este estudio no podría alcanzar este fin último. Su éxito reside en demostrar el profundo interés del tema suscitando un sinnúmero de interrogantes en torno a nuevas vetas de investigación. Por ahora, aún se hace difícil ver al ser humano detrás de la imagen de la santa o descubrir las etapas por medio de las cuales la joven criolla logró imponer el poder de su presencia espiritual sobre sus contemporáneos. El propio silencio de Santa Rosa, real o forzoso, dejó su vida como una pagina abierta, por así decirlo, que podía ser completada según las expectativas de sus biógrafos. Si las vidas de la mayoría de los santos conllevan misterios y sorpresas, pocas son las que permanecen tan enigmáticas como aquella de Santa Rosa de Lima.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr