Version classiqueVersion mobile

El sol-dios y Cristo

 | 
Guy Stresser-Péan

Agradecimientos

Guy Stresser-Péan

Texte intégral

1Los años que había pasado estudiando la Huasteca me incitaron a conocer mejor la Sierra de Puebla, cuyos habitantes totonacos y otomíes tienen una cultura similar a la de los huastecos. Así, entre los años 1980 y 2000, mi esposa y yo llevamos a cabo numerosas incursiones en la sierra. Teníamos dos motivos para hacerlo. Por una parte, el deseo de ella de conocer tejedoras y así tratar de reconstruir la historia de la vestimenta indígena de esta región; por otra parte, mis investigaciones sobre los mitos, las creencias y las costumbres religiosas aún vivas.

2Nuestra camioneta facilitó estos trayectos pues, en la Huasteca, en otros tiempos sólo podía desplazarme a caballo.

3Los nahuas de la región de Xicotepec conservaban muchas creencias antiguas sobre la formación del mundo. El pueblo nahua de Xicotepec celebraba antaño con fervor la fiesta de su santo patrono san Juan Techachalco. Esta fiesta había sido abandonada después de la apertura de la carretera México-Tuxpan, pero había dejado recuerdos precisos a numerosos testigos, de los cuales, el principal fue el señor Gumesindo Nava, hombre acomodado y culto que recordaba muy bien su infancia.

4Nuestro amigo Héctor Quiroga, terrateniente mestizo establecido en Cuahueyatla, fue quien nos puso en contacto directo con los totonacos. Él era de lengua española, pero sabía hablar náhuatl y gozaba de gran estima entre los indígenas de la región. Nos guió y nos puso en contacto con varias familias locales, totonacas o nahuas. Gracias a él pudimos recabar en español los textos de mitos y cuentos del viejo Ignacio Morales, guardián de las mejores tradiciones totonacas de la región de Tepetzintla. Queremos expresar en este espacio toda la gratitud que le tenemos a Héctor Quiroga. Además, su ayuda fue esencial para enterarnos de la supervivencia del antiguo calendario totonaco en Tepetzintla, y permitirnos descubrir el códice acolhua de Xicotepec, que conservaban en el pueblo de Cuaxicala.

5De 1990 a 1993, Roberto Ramírez nos acompañó en el trabajo de campo para tomar fotografías y nos apoyó con gran dedicación. Sin su ayuda, habría sido muy difícil llevar a cabo la filmación de La fiesta del maíz.

6De 1998 a 2000, y con el fin de poder proseguir mis investigaciones de campo, a pesar de mi avanzada edad, pedí a Yves Guidon, quien fue uno de nuestros colaboradores durante las excavaciones de Tamtok, en la Huasteca, unirse a nuestro proyecto. Supo acompañarme con gentileza, ayudarme a realizar las grabaciones de las entrevistas con mis informantes y conducir el auto por los caminos más peligrosos.

7En un principio, sólo había pensado publicar un estudio sobre el calendario totonaco que aún se sigue utilizando en la región de Tepetzintla. Pero, a medida que profundizaba el estudio de este calendario, me percaté de la gran importancia del contexto humano y de vida cotidiana. Eso me llevó a abordar el amplio tema general de la cristianización y la existencia del sincretismo pagano-cristiano en la Sierra de Puebla.

8No habría podido lograr este estudio general sin la ayuda de la señorita Érika Gil Lozada, cuya capacidad y paciencia fueron puestas a dura prueba, aunque sólo fuera para descifrar mi escritura o para transcribir las palabras en náhuatl, otomí y, sobre todo, totonaco. Se lo agradezco de todo corazón.

9Françoise Bagot, que colabora con nosotros desde hace muchos años, con muy buena voluntad y talento, realizó todos los dibujos que ilustran nuestro texto. También nos ayudó a compaginar en este libro todas las ilustraciones fotográficas que dan testimonio de la vida indígena de hoy.

10Nuestra amiga Bodil Christensen (†) nos propuso, a mi esposa y a mí, hacer contratipos de sus fotografías y nos autorizó a publicarlas si se presentaba la ocasión. Después de su muerte, el museo de Leiden reunió su fototeca. Y agradecemos a Ted Leyenaar (†), entonces curador del Departamento de América Latina de dicho museo, quien nos concedió el derecho de publicar en este libro algunas de esas fotografías de interés histórico.

11Nuestros colegas Jean-Pierre Berthe y Guilhem Olivier accedieron a leer nuestro manuscrito y nos hicieron críticas y sugerencias. El profesor Michel Graulich, de Bruselas, mostró interés por nuestro estudio e incluso por el video que lo acompaña y le da vida.

12Quiero agradecer muy en especial al señor y la senora de Durand, quienes leyeron nuestro manuscrito de manera muy cuidadosa y quienes posteriormente nos ayudaron a resolver el problema de su publicación en Francia.

13Este trabajo jamás habría podido realizarse sin la ayuda constante de mi esposa. Durante el trabajo de campo ella participó en las entrevistas y la organización de las investigaciones. Posteriormente, corrigió incansablemente el manuscrito y contribuyó a darle forma.

14París, noviembre de 2004

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search