Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Des Indes occidentales à l’Amérique Latine. Volume 2

 | 
Thomas Calvo
, 
Alain Musset

Images et récits

Chile, el Reino de la guerra sin fin: la visión del p. Diego De Rosales S. J. (1603-1677)

Fernando Casanueva

Texte intégral

«Y yo confieso que a no haber visto por vista de ojos muchas de las cosas de esta historia, y a no haber tenido relaciones tan verídicas de personas que se hallaron presentes a los sucesos que en ella se refieren, no me atreviera a escribirla, por no incurrir en la nota de menos puntual.»
P. Diego de Rosales. Historia General del Reino de Chile, Flandes Indiano

El hombre y la obra

1Diego de Rosales, el «más vasto y erudito de los antiguos historiadores de Chile», según Benjamin Vicuña Mackenna, nació en Madrid en 1603. Realiza estudios de Filosofía en la Universidad de Alcalá de Henares y en 1618 ingresó en el Colegio de Madrid de la Compañía de Jesús, llegando a ejercer más tarde la Cátedra de Letras. En 1628 llega a Lima, donde se ordenó y al año siguiente pasa a Chile en calidad de misionero, desempeñando cargos docentes en los Colegios de su Orden y, sobre todo, la tarea que más le importaba: la evangelización de los renombrados indios de guerra chilenos. El P. Rosales aprendió a la perfección la lengua vernacular, el mapuche, viviendo 20 años entre los indios y recorriendo de norte a sur y de Cordillera a mar los territorios indígenas libres situados al sur del río Bío-Bío y habitado por diversas sociedades indígenas: mapuches, la principal de ellas, huilliches, puelches, pehuenches, etc., así como antes lo hiciera en la parte controlada por los españoles al norte de dicho río-frontera, visitando incluso las provincias chilenas trasandinas (Cuyo) y las islas Juan Fernández. Ya bien lo manifiesta, en su aprobación a la Historia General del Reino de Chile, su correligionario el P. Nicolás de Lillo: de Chile, al P. Rosales no le había «quedado isla en su piélago, pedernal en sus sierras, ni árbol en sus bosques, hierba o flor en sus prados, ni arroyo o río en sus valles que no haya registrado su curiosidad».

2La época en que llegó el P. Rosales a Chile, 1629, marca el apogeo de la fase más dura de las Guerras de Arauco (1535-1881). En efecto, entre 1598 y 1607, los indios de guerra organizan y ejecutan una sublevación general que costó la vida al gobernador Martín García de Oñez y Loyola y que culminó con la pérdida definitiva de todo el territorio situado al sur del río Bío-Bío y las ricas ciudades allí fundadas: La Impérial, Villarrica, Valdivia, Osorno, etc., permaneciendo desde entonces este río como frontera entre ambas sociedades durante toda la época colonial y republicana, hasta la segunda mitad del siglo xix. A partir de este desastre, la Corona española decidió la creación en Chile de un ejército estatal permanente, decretando la más implacable guerra contra los «indios rebeldes», a quienes una Real Cédula excepcional de 1608 permitía esclavizar (hombres mayores de diez años y medio, mujeres mayores de nueve años y medio). Estos hechos transformaron la anterior guerra de conquista en una guerra principalmente esclavista. El ejército colonial, so pretexto de hacer la guerra a los «bárbaros», fue organizado en un mortífero dispositivo cazador de esclavos, quienes constituían un lucrativo negocio pues eran vendidos en las ciudades y haciendas del Reino de Chile e incluso en el Virreinato del Peru. El P. Rosales llegó, pues, a ser uno de los mejores conocedores del Reino, tanto de su tierra como de sus hombres, alcanzando por su talento y eficiencia los más altos cargos de su Orden en Chile: rector del Colegio de Concepción (1655-1661), Viceprovincial (1661-1666) y rector del Colegio Máximo de Santiago (1666-1672), llegando por ello a formar parte del cuadro de los más altos dirigentes de la sociedad colonial, ya que la Compañía de Jesús era la Orden más importante del Reino, por su organización, riqueza e influencia. Nuestro cronista muere en Santiago en 1677, siendo reconocidamente uno de los jesuitas más brillantes de la historia de la Compañía en Chile, pues como bien lo indica el ya citado P. Lillo, «no recapitula gobierno en quien no tuviese lugar su consejo», habiendo sido, en verdad, asesor y consejero de muchos gobernadores coloniales.

  • 1 Puede conjeturarse que los autores de esta mutilación hayan sido parientes o amigos del gobernador (...)
  • 2 Las anécdotas de cómo Benjamín Vicuna Mackenna, gran historiador chileno, logró adquirir para Chil (...)

3La Historia General del Reino de Chile, Flandes Indiano consta de 3 volúmenes de casi 1.700 páginas en total y está dividida en 10 libros: el 1° destinado «a los indios chilenos», el 2° «a la naturaleza de Chile» (geografía e historia natural) y los restantes a la Historia de Chile propiamente tal, desde la dominación inca hasta el gobierno de Antonio de Acuña (1650-1655); es posible que el autor haya extendido su Historia hasta los anos próximos a su muerte, sin embargo el libro 10° aparece inconcluso debido a la destrucción presumiblemente deliberada, del manuscrito original1. Esta obra, «verdadero monumento nacional» como acertadamente la califica Vicuña Mackenna, fue escrita hacia 1674 y permaneció dos siglos inédita, siendo publicada por vez primera en Valparaíso (1877-1878), gracias al esfuerzo perseverante de Vicuña Mackenna2. La Historia General, pese a la sólida formación intelectual del P. Rosales, no es una crónica erudita ni teológica, plagada de citas, que tanto abundan en la época colonial, indigestas para el gusto actual. Al contrario, ella constituye un intento de presentar una compléta y coherente historia de Chile, aunque inevitablemente su autor no deja de rendir tributo a la ideología monárquica e hispanocéntrica imperante en ese siglo y, por supuesto, a sus convicciones religiosas, al igual que todos los cronistas de la época. Pese a ello, en su obra hay un sentido de la autenticidad, de verdad, de «cosa vista», reforzado por un estilo que revela en él a una de las mejores plumas coloniales. La Historia General del Reino de Chile es ya una obra clásica en la literatura histórica chilena. El P. Rosales efectúa en los libros 1° y 2° de su crónica una de las descripciones y reflexiones más completas que se hayan emprendido sobre Chile, la tierra y sus hombres, durante el largo período colonial. Respecto a las sociedades indígenas que habitaban entre el río Bío-Bío y el archipiélago de Chiloé, especialmente los mapuches, la Historia General constituye una de las principales fuentes para el conocimiento de su organización social, económica, política, religiosa y militar. Hay que subrayar que el jesuita no condenó aquello que era incapaz de comprender; al contrario, hizo un esfuerzo por entender desde dentro a los indígenas y explicar las causas de su resistencia acérrima a los españoles. Por razones de espacio nos referiremos aquí sólo a algunas de aquellas descripciones o reflexiones suyas, las más relevantes, directamente relacionadas con la Guerra de Arauco, que le permitieron rebautizar a Chile como «el Flandes Indiano».

Los indios chilenos

4Para el P. Rosales no es posible conocer la historia de Chile sino se inquiere respecto a sus primitivos habitantes: los indios, quienes son la «materia» de dicha historia. Estas sociedades indígenas se destacan de las del resto del continente: la originalidad de Chile y su gente autóctona es:

«Estar divididos de los demás por una parte del mar, y por otra de unas altísimas Sierras nevadas [...], como por ser tan diferentes de todos los demás indios en el lenguaje, costumbres y ceremonias, y tan superiores en el esfuerzo y valentía militar y ser Chile el extremo de este nuevo mundo» (p. 25).

5En otras palabras, desde el comienzo mismo de su obra el cronista subraya dos elementos, uno histórico el otro geográfico, que han jugado un papel decisivo en la historia colonial chilena: la guerra y la distancia. Chile es un pais en guerra permanente situado en el extremo del mundo, último remate de las Indias Occidentales, la empresa colonial más austral hasta entonces intentada. Es interesante y curioso destacar que al tratar de explicar la incógnita del poblamiento de América, partiendo desde luego de su concepción teologica judeo-occidental del Universo, el jesuita conjetura dos hipótesis: la la., relativa a que los amerindios, entre ellos por cierto los chilenos, son descendientes de los españoles. En efecto, Hespero. 12° rey de las Españas después del Diluvio universal, envió una expedición marítima que pobló las islas Canarias (llamadas, como es sabido, islas Hespérides) y desde allí América y Chile. Su 2a, hipótesis sostiene que los espanoles habrían pasado a América por la Atlántida, cuyos restos se advierten en las islas Azores y Canarias. Sea como fuere, el P. Rosales no concibe ni explica, entonces, a los indios ni como monstruos, ni como subhombres, dado que para el cronista ese «Otro» desciende del mismo antepasado de «Nosotros». La diferencia entre las dos ramas de un mismo tronco sólo es cultural, pues:

«No eran entonces los españoles tan cultos y políticos como ahora, sino que sumamente eran rústicos, groseros y feroces en la guerra: y así heredaron estas costumbres sus descendientes. Y con la suspensión de la comunicación con España, les faltó del todo la enseñanza, y quedaron como hoy vemos a los indios. Pero no degeneraron del valor» (p. 37).

6Al hacerlos descendientes de españoles, el jesuita otorgaba a los indios «cartas de nobleza», considerándolos en un piano de igualdad. En su obra, el P. Rosales demuestra ser partidario, y no sólo por razones teológicas, de la unidad básica del género humano. Los indios son «incivilizados», no a causa de una pretendida inferioridad racial, sino por faltarles «la luz del Evangelio», pues, desde luego, sólo la evangelización, sinónimo para el jesuita de civilización, podrá elevar a estos valerosos guerreros a estadios superiores. La evidente diferencia de lenguas entre indios y españoles la explica el cronista argumentando «que a cada paso se mudan las lenguas en todas las naciones, y a pocos años se desconoce la primitiva» (p. 37). En cuanto al color de la piel, evidente punto de partida del racismo postcolombino, es relativo y se puede explicar por razones climáticas, «que el sol los tuesta y los muda el color en amembrillado» (p. 37), o culturales, «que en Chile también se untan y embijan en muchas provincias» (p. 37), aunque en el sur de Chile «los he visto tan blancos que parecen españoles» (p. 38). Para nuestro cronista el color de la piel no constituye un factor clasificatorio, ni mucho menos descriminatorio, ni relevante, pues en la misma Europa «hay hombres tan prietos, que cotejados con estos indios, parecen ellos indios y los indios españoles» (p. 38). Sin embargo el P. Rosales es español y en sus páginas referentes a los indios chilenos él exhibe muy naturalmente el orgullo de pertenecer a la nación española, sobre todo en ese siglo xvii, testigo del declinar de la preponderancia de su patria en Europa y el mundo. En efecto, las prolongadas guerras de Chile proporcionan a los españoles un adversario digno de su grandeza, que les permite prolongar en este «fin del mundo» el impulso y las hazañas del siglo anterior:

«No es la conquista de Chile de las ordinarias, ni de las comunes de las Indias. Conquista es de gigantes en el ánimo, en el valor y en el esfuerzo. Y es forzoso, para que tenga los esmaltes debidos la corona que merecen los españoles sus conquistadores, decir con qué indios las hubieron, con quienes midieron sus fuerzas; que a no haber alargado la medida no hubieran jamás igualado a una gente que pelea desmedidamente y que sobrepuja a los demás indios de la América en la valentía, arrogancia y valor» (p. 113).

7Plantea entonces cl autor, a continuación, una cuestión etnohistórica de primera importancia:

«Y es sobre todo admiración el ver que estos indios fuertes, sin castillos, sin murallas, sin baluartes ni trincheras; sin armas de acero, sin bocas de fuego ni piezas de artillería; sin lanzas de hierro, espadas ni alfanjes de acero, sino sólo con armas e instrumentos de palo, hayan hecho tantos años tan valerosa oposicion a las ventajosas armas españolas, peleando desnudos, y armados sólo con el esfuerzo que les da su altivo y valeroso ánimo y el que la constelación de su cielo les infunde» (p. 114).

8Aunque toda la Historia General nos presenta directa o indirectamente, consciente o inconscientemente, los elementos que permiten dar una respuesta contemporánea a esta cuestión fundamental, el P. Rosales adelanta dos razones expresas para explicar el éxito de esta inédita resistencia indígena al poder colonial espanol: una razón geográfica, las características de la tierra chilena: una histórica, el proceso de aculturación ya secular existente entre ambas sociedades. La explicación geogrática se refiere a «que la feracidad de la tierra les infunde tanta ferocidad y valentía, por ser tan fértil, que de nada de fuera necesita y todo lo produce con abundancia» (p. 114). Para el P. Rosales se ha producido un verdadero proceso osmótico entre el indio y su tierra: «por traer debajo de sus pies tantos minerales de oro, plata, cobre y otros metales, y beber de las aguas que continuamente pasan por sus minerales, participando de sus generosas cualidades» (p. 114-115). La explicación histórica es la siguiente:

«Los españoles con quienes [los indios] han tenido porfiada guerra, los han enseñado a pelear. y los han hecho tan animosos y valientes [...] que muchas estratagemas de guerra han aprendido de los españoles, mucha animosidad han cobrado con su comunicación, mucho tesón en la guerra han aprendido de su valor y constancia, y de muchas armas se han pertrechado con su comercio, y muchas han adquirido con sus victorias y despojos» (p. 115).

  • 3 Claude Lévi–Strauss. Race el histoire. Ed. Gonthier. Paris. 1979. p. 73.
  • 4 Pierre Clastres. La Société contre l’Etat. Ed. de Minuit. Paris. 1976. Cf. también. Fernando Casan (...)

9Aquí el cronista se retiere al hecho histórico de la adopción y adaptación que los indios efectuaron de los elementos técnicos y de organización bélica que en un comienzo hicieron superiores a los españoles facilitando la conquista de la tierra y de los hombres autóctonos: el caballo, las armas de acero y de fuego, los metales, los dispositivos y tácticas militares, etc. De esta manera, los mapuches, sociedades guerreras de agricultores neolíticos, avanzan cientos o miles de años al pasar, como lo afirma Claude Lévi-Strauss3, de sociedades estacionarias a sociedades acumulativas, de sociedades solitarias a sociedades en contacto bélico, y más tarde también pacífico, con sociedades más desarrolladas, como la hispanocriolla chilena en este caso. Bien es cierto que el cronista reconoce a continuación que «no se les puede negar a los indios de Chile que es nativa la valentía y propia la animosidad y furor bélico que tienen», pues antes de la llegada de los espanoles ya ellos habían derrotado a los ejércitos del Inca Huaina Capac (1485), quien, sin embargo, había «sujetado muchas naciones y provincias a su imperio» (p. 115). El P. Rosales avizora una explicación principal de esta resistencia al dominio extranjero: la organización política, social y económica de estas chefferies, estructuradas en clanes independientes (rehues o levos) compuestos por familias vinculadas totemicamente y dirigidos por un cacique hereditario (lonco), constituyendo sociedades sin Estado, o mejor dicho «contra el Estado», que han sido tan bien analizadas por Pierre Clastres4. Así, el jesuita expone que estos indios chilenos:

«Jamás quisieron admitir Rey, ni gobernador, ni justicia de su propia nación, prevaleciendo siempre entre ellos la voz de la libertad, y no sufriendo su impatiente natural sujeción alguna. Por esto tiró cada uno por su camino, o cada familia y parentela por el suyo, eligiendo cada uno entre todos al más digno o al más anciano para que los gobernase, a quien se sujetan los demás sin imperio, opresión ni vasallaje. Y de aquí tuvieron origen sus caciques, que son sus señores, a quienes reconocen como cabeza de linaje, sin pagarles pecho, ni darles más obediencia que la del respeto de parientes» (p. 117).

10Más adelante el cronista insiste detalladamente en la absoluta falta de coerción, en la máxima libertad existente y practicada en estas sociedades de guerreros libres: «Y así tampoco tienen policía de alcaldes, corregidores, alguaciles, ni menos escribanos, receptores, procuradores, como tampoco cárceles, grillos, cadenas, ni otro généro de prisión, ni horca, ni cuchillos» (p. 136).

11Los jefes indígenas no tienen autoridad efectiva en estas sociedades, sus derechos y fueros están estrictamente limitados por el cuerpo social:

«Sólo hay caciques y toquis, que son dignidades y personas de respeto, a quienes reconocen, pero sin superioridad, ni dominio para castigar ni reconocimiento alguno, para pagarles tributos ni feudo. Ni entre ellos hay alcabalas, quintos, ni imposiciones, ni servicios reaies ni personales. Que cada uno se sirve a sí mismo y se sustenta con el trabajo de sus manos, y si el cacique no trabaja no lo come, [...] De modo que no tiene un cacique quien le reconozca más de los de su linaje, y a esos ordena las cosas de la paz y de la guerra, y como rogando. Porque si se muestra imperioso, no hace caso de él el subalterno y se sale con lo que quiere» (p. 136).

12Al contrario, los caciques tienen obligaciones, en especial la de generosidad respecto a los demás integrantes de su rehue, si quiere mantener su prestigio entre ellos:

«Y así el modo de ordenar alguna cosa conveniente, para la paz o para la guerra es: juntando en su casa a los de su parentela y convidándolos a beber chicha y a comer, trátales de las conveniencias de la paz o de la guerra, y con gusto de todos y buena conformidad dispone lo que cada uno ha de hacer. Y es cosa tan asentada el haber de hacer estos convites a los parientes para tratar cualquier cosa, que en ninguna manera los llama ni los junta si no hay chicha y qué comer, y fuera cosa vergonzosa el juntarlos a secas y que le dieran en cara con ello y le dijeran que era un pobretón o un menguado y no hicieran caso de él» (p. 136).

13La única obediencia que prestan estos guerreros es al nguentoqui, que en tiempo de guerra conduce el ejército, pero este jefe es elegido por sus iguales, los caciques previamente convocados, «no por favor ni herencia, sino al que es más valiente, más bien afortunado y de mejores arbitrios para la guerra» (p. 118), sea éste cacique o no. Este cargo sólo dura lo que la guerra y la obediencia es voluntaria, pues en este ejército «no hay más obediencia que la conveniencia, ni observancia de órdenes, ni de bandos ni leyes militares más de las que cada uno quiere y le está bien» (p. 138). Otra clave del éxito de la resistencia mapuche a la conquista española y que deriva de la estructura social y política de estas sociedades «anti-Estado», diferenciándolas decisivamente de las altas culturas mexicana e incaica, es la inexistencia de ciudades o pueblos, lo cual dificulta o hace imposible su conquista física y espiritual. Así, en efecto, el P. Rosales expone saga/mente que estos indios:

«No hacen las casas juntas ni en forma de pueblo, que de esto huyen con grande extremo (pues dicen que) los españoles los hallan más juntos para hacerles la guerra, por lo cual cada uno hace su casa en la montaña para tener en ella su guarida y defensa. Y esta es una de las dificultades que hay para conquistarlos; y la mayor que hay para doctrinar los que están de paz, porque los predicadores no los hallan en pueblos, ni en ciudades, ni los pueden juntar, sino que han de andar de casa en casa y de quebrada en quebrada predicándoles» (p. 146).

14Y es el mismo cronista quien avanza, además, la razón histórica y sociológica de la reticencia o repugnancia indígena a vivir en «pueblos de indios» («reducirse a pueblos») bajo la égida española, expresando que al norte del río Bío-Bío, en el Chile colonial, «en las tierras de paz, que ha mucho que se conquistaron, como [en el obispado de) Santiago, había algunos indios reducidos a pueblos, y esos poco a poco se han ido acabando» (p. 146). Y este fue en realidad el destino de las sociedades indígenas sometidas a los españoles en Chile: fueron desapareciendo por la violencia de la guerra o de la paz: repartimientos, encomiendas, servicios personales, pestes, epidemias, mestizaje.

La naturaleza de Chile

15En el libro 2° de su Historia General, el P. Rosales efectúa una completa descripción del marco geográfico y del mundo animal, vegetal y mineral de Chile. Al explicar las razones que lo mueven a presentar la geografía del Reino, abre dicho libro aludiendo directamente a la Guerra de Arauco:

«Las famosas hazañas de los heroicos varones no pueden con toda claridad explicarse, si primero no se conoce el lugar y palenque donde las obraron; principalmente cuando las regiones y provincias que han sido el capitolio de sus gloriosos triunfos son remotas e incógnitas. Por esta causa, habiendo declarado la calidad, costumbres, ritos y valentía de los indios chilenos, y sigiéndose el referir sus heroicos hechos, me ha parecido forzoso declarar primero el palenque de ellos, y dar noticia del sitio del Reino de Chile, naturaleza y calidad de las cosas que en él se comprenden» (p. 173).

16Para el jesuita, entonces, no puede conocerse la historia de Chile si no se conoce la geografía donde se desarrolla aquella; y esta geografía no sólo es testigo y «palenque» de tan «famosas hazañas» de los españoles, sus compatriotas, sino también de los «heroicos hechos» de los indios chilenos. Este rasgo de considerar admirativamente como a iguales a españoles e indios se puede observar a través de toda la Historia General. Y es la historia sin ejemplar de Chile, país de guerra y en guerra constante, la que, como el revés de la trama, puede explicar y otorga un sentido especial a su geografia, ya que según el P. Rosales: «Encerrándose, pues, Chile y lo fértil de él entre estas dos cordilleras [de los Andes y de la Costa], forma una larga calle, o plaza de armas, en que han pasado cosas dignas de memoria para la posteridad y de gusto y enseñanza para los presentes» (p. 173-174).

17Toda su descripción de Chile, esa nata y flor de la tierra, como él especifica que en lengua quechua significa Chile, abunda en menciones y reflexiones que confirman estas bondades y, a su juicio, la superioridad en general, respecto a otras regiones de las Indias y del mundo, que poseen la tierra y el clima chilenos; y por supuesto el parangón será siempre España:

«En todos los Reinos y Provincias de las Indias no hay Reino ni Provincia que más de lleno se parezca a España que Chile, en su extremado temperamento y abundante fertilidad de la tierra. Aléjase de la tórrida zona y acércase a la templada y su cielo es claro y despejado, muy alegre y hermoseado de estrellas, que resplandecen con más claras y brillantes luces que en otros hemisferios. El ano se divide con bien ordenada alternación de tiempos y ninguna demasiadamente riguroso [...] con que todos los que vienen de Castilla a este Reino se hallan en él aun mejor que en sus tierras y le alaban de más templado [...] No tiene esta tierra parte ninguna que sea ingrata en el retorno de las semillas que la depositan, que todas las vuelve con logro y abundancia» (p. 177-180).

  • 5 El maestre de campo Alonso González de Nájera, autor de la crónica Desengaño y reparo de la guerra (...)

18Tenemos aquí la impresión que después de haber vivido casi medio siglo en Chile, el jesuita se ha «chilenizado», adoptado para siempre la gente y la tierra: que él tiene un compromiso con esta su segunda patria – no olvidando jamás, por lo demás, que él es castellano – que lo lleva a describirla y analizarla con amor, tal como su correligionario chileno, Alonso de Ovalle, lo hiciera 30 años antes en otra crónica célebre impresa en Roma. Histórica Relación del Reino de Chile (1646). Para el P. Rosales su larga experiencia chilena le impone un deber que el confiesa en el libro 2°: «Y porque todo el Reino de Chile sea conocido, y los hechos de todos sus habitadores, sin estrecharme a una sola Provincia, sirvan de ejemplar a los venideros, quise escribir esta Historia General del Reino de Chile» (p. 176). De esta manera, el clima y la tierra chilenos favorecen el asentamiento humano, pues «generalmente gozan en todo el Reino de Chile, así los hombres como los animales, de maravillosa salud y robustez» (p. 177). Allí los españoles y sus descendientes podrían albergar la esperanza de una larga existencia si no fuera «por los vicios y desorden de la vida» (p. 178). En este lugar el P. Rosales se aparta en su análisis de las consideraciones de otros cronistas coloniales, tales como Alonso González de Nájera5, para quien la tierra chilena es tan feraz y viciosa que a su vez transforma los indios en «viciosos, tan brutos como las hambrientas fieras». Para el jesuita, en cambio, la tierra es magnífica tanto para los españoles como para los indios, y si algunos de los primeros no viven más años se debe, como ya sabemos, a sus propios vicios, en circunstancias que si muchos indios mueren pronto es por culpa de los españoles, pues aquéllos «donde no alcanza el afán de la guerra y las importunas cargas y tareas de los españoles, viven sanísimos y mueren muy viejos» (p. 178). Y no sólo es por las guerras y el trabajo coercitivo a que los someten los españoles que mueren los indios, sino que también por las «pestes malignas que traen la gente de los navíos y hacen gran riza en los naturales» (p. 178).

19Constatamos así que, de manera clara y advertida, el cronista sefiala a través de la geografía, las tres principales causas de la brutal caída demográfica sufrida por los indígenas chilenos durante la 2a, mitad del siglo xvi y el siglo xvii: las guerras continuas e implacables, la implantación por los españoles de un duro sistema de trabajo completamente ajeno al tradicional de los indios y las pestes y epidemias. En resumen, para el P. Rosales, todo el mal que aqueja a los indios no proviene ni de la tierra ni de ellos mismos, pese a ser bárbaros, sino del exterior, de los invasores que les hacen la «guerra contra el Evangelio [...] soldados con más licencia militar que conciencia [...] llevados de su codicia» (p. 394). Una de las mejores pruebas de la identificación que nuestro autor experimenta con Chile, su país adoptivo, es el placer con que se refiere a los diferentes paisajes que ofrece la naturaleza chilena, los que representa con rasgos tan hermosos que sin duda lo sitúan entre los primeros prosistas coloniales. Un ejemplo, entre muchos otros que podríamos citar, nos es ofrecido al aludir a los volcanes del suide Chile:

«En las mañanas de primavera, cuando el sol no ha calentado el aire, es deleitosa la vista de estos volcanes. Porque levantan unas varas altas y derechas de plateado humo, remontándose inflexibles grande espacio y extendido trecho, hasta que cobrando altura, se esparcen en hermosos penachos ondeados que creciendo se encrespan y arrollan formando vistosas nubes, y tras el humo despiden un penacho de fuego que centelleando, llena el aire de cometas y de volantes globos de fuego» (p. 190-191).

  • 6 Chile gozó de fama aurífera desde el comienzo mismo de la conquista. De 1545 a 1560 las minas del (...)

20El P. Rosales expone asimismo las innumerables riquezas minerales que posee Chile, especialmente el oro6. La reconquista por los indios de sus tierras situadas al sur del rio Bío-Bío los dejó en poder de los mejores yacimientos y minas de metales preciosos del país y desde entonces «todos estos tesoros de oro, plata, metales y piedras preciosas los tiene encerrados la fuerza de la guerra y la rebeldía con que estos indios pertinazmente defienden el dar paso a sus tierras y el beneficio de las minas, ejecutando cruelmente la muerte en el que las descubre, y esto no sólo los [indios] de guerra sino los de paz» (p. 203). Esta repulsión al oro que manifiestan los indígenas se explica, sobre todo, por el recuerdo que conservaban de la dura explotación a que fueron sometidos por los españoles en los lavaderos y minas. De esta manera el jesuita expone las razones de los indios en un tono verdaderamente lascasiano: «Huyen del trabajo [de las minas] los indios y le defienden a capa y espada por las muertes que les sucedieron en las minas; que hubo mina que se cayó y mató 200 indios y porque siempre están en temples muy destemplados de grandes fríos, heladas, nieves, vientos delgados que traspasan, olores y exhalaciones que respiran los pozos y socavones, como se ha experimentado en muchos minerales» (p. 203). En cuanto a la relación entre la guerra y la naturaleza chilena, el P. Rosales recuerda que la geografía del sur de Chile, la selva fría, boscosa y montañosa, colabora con los indios en su inagotable lucha contra los conquistadores:

«Y estos bosques han sido las mas inexpugnables fortalezas donde los indios se han defendido, porque en ellas se meten cuando los van a buscar los españoles, sin querer pelear cuerpo a cuerpo; sino es que alguna ocasión forzosa lo pida, y de ella salen a hacer correrías y malocas a nuestras tierras, volviéndose luego a su guarida de la montaña, donde tienen sus casas y sementeras, y sólo dejan un caminito angosto para entrar y salir y tan estrecho, que uno solo con una lanza defiende la entrada a muchos, porque en tanta estrechura sólo uno puede pelear. Allí siembran y guardan la comida, escondida en silos, debajo de la tierra que cavan a fuerza de brazos e ingeniosamente y la tapan de manera que no los inunden las aguas del invierno» (p. 205-206).

  • 7 Desde temprano el P. Rosales se hizo cargo de la misión de Arauco, situada en el fuerte del mismo (...)

21Como se puede apreciar en este párrafo, estas sociedades de guerreros libres, gracias al acabado conocimiento que poseían de su medio ambiente, supieron y pudieron adaptarse perfectamente a las necesidades de una guerra larga e implacable. Sin embargo, no hay que olvidar que nuestro cronista es un misionero español, habiendo participado directamente, como capellán, en las Guerras de Arauco7, y su obra también refleja el orgullo castellano. Por ello. para él también los españoles y criollos son valientes y pueden llegar a vencer los obstáculos naturales, tal como lo efectúan los indios,pues logicamente se ha producido de igual modo una adaptación de aquéllos a la geografía de la guerra y del pillaje: «Y aunque por su valentía [los indios] se llamen tigres, los españoles son leoncs, y pasan a maloquearlos por lagunas y cordilleras, sin embarazarse en su fragosidad, ni estorbarles las lagunas que atajan el paso, porque deshacen las piraguas, que son embarcaciones de tres tablas cosidas [...] y las llevan cargadas de unas lagunas en otras por las cordilleras; y así entran [...] y dan terribles asaltos a los indios» (p. 236). Así, en esta guerra inacabable en el sur de Chile, el hombre lucha contra la naturaleza para luchar finalmente contra otros hombres: el Otro. Sin poner en causa desde luego, como buen subdito español y hombre de Iglesia, los derechos del Rey de España sobre las tierras de Chile y sus habitantes, el P. Rosales, a través de su optimista visión y opción evangelizadora, sabe comprender y proclamar las razones de los indios. De esta manera, por ejemplo, el jefe guerrero del valle del Aconcagua, Michimalongo, contesta en los siguientes términos a las ofertas de paz del conquistador Pedro de Valdivia:

«Que una cosa decía con la boca y otra hacía con las obras, pues su venida no había sido sino para inquietud y desasosiego de la tierra; que antes que los españoles viniesen a ella, vivían quietos y pacíficos, y con ellos no les entró la paz, sino las inquietudes, los desasosiegos y las guerras. Y que ellos jamás habían ido a inquietar a los españoles, ni a su Rey, ni pasado el mar, ni hécholes guerra, ni ofendido al Papa, ni hecho daños a su Iglesia, ni a su Religión; que ellos vivían contentos en su ley natural y no querían otras leyes» (p. 350-351).

22El mismo título del capítulo XXIII del libro 3° de su Historia General, que constituye un vigoroso alegato filosófico, teológico y politico contra la guerra a los indios, es significativo al respecto: «Si es lícito a los capitanes y soldados cautivar los indios y pasarlos a fuego y sangre porque se sujeten a la obediencia del Rey, o porque reciban la Fe cristiana y dejen los vicios de gentiles» (p. 394). Una vez más, entonces, el P. Rosales se eleva a la altura del P. Las Casas al rechazar la teoría de la «guerra justa» hecha a los indios «rebeldes», denunciando, a la vez, la hipocresía de los partidarios de la guerra «a sangre y fuego» contra ellos, pues so pretexto de «infidelidad» a los belicistas «todo les parece ser lícito cuanto es acomodado a su gusto y principalmente a su interés» (p. 394-395). En su defensa de los indios, nuestro historiador, que fue como sabemos un avezado misionero, llega a presentar una tesis revolucionaria para su época, que bien puede haber sido una de las causas que su Historia General no hubiese sido impresa en España: «Si los infieles no se pudieran salvar sino tomando ese medio de hacerles la guerra, aunque sea injusta, menos inconveniente era que se quedase la puerta cerrada al Evangelio y todos ellos en su infidelidad, que querer abrirla contra el Evangelio y sus leyes» (p. 395).

  • 8 Tzvetan Todorov, La Conpuête de l’Amérique. La question de l’autre. Ed. du Seuil. Paris. 1982.

23En otras palabras, el P. Rosales llega a afirmar, contra la razón de Estado imperante («conquistar para evangelizar», para establecer la «pax hispánica» en todas las Indias), que a estos indios chilenos, guerreros libres, más vale dejarlos tranquilos en su infidelidad que hacerles la guerra y destruirlos. Así, de las cuatro etapas que Tzvetan Todorov distingue en la conducta respecto al Otro: descubrir, conquistar, amar y conocer8, el P. Diego de Rosales, durante su larga vida en Chile, hizo la experiencia de todas ellas; en verdad, al decir de su correligionario Nicolás de Lillo, «como si fuese hijo de la tierra».

Notes

1 Puede conjeturarse que los autores de esta mutilación hayan sido parientes o amigos del gobernador Acuña, responsable directo, junto a sus corruptos cuñados Salazar, de la gran rebelión indígena de 1655. «el más lamentable alzamiento que ha habido en Chile», como lo afirma el P. Rosales.

2 Las anécdotas de cómo Benjamín Vicuna Mackenna, gran historiador chileno, logró adquirir para Chile, a un reticente librero español («loco por las antigüedades y rarezas hibliográficas»), el manuscrito original del P. Rosales, daría tema para una novela. Vicuna Mackenna atravesó Francia con el preciado manuscrito durante la guerra franco–prusiana, «encerrado en una caja de fierro y pagando un fuerte seguro contra peligros de fuego y de guerra. Además, en viaje no le soltaba de la mano, ponién– dolo en el día de cojín y en la noche de almohada», según él mismo lo relata. Una vez en Chile, él organizó una subscripción popular, que tuvo amplia acogida en la opinión pública, para llegar a publicarlo finalmente en Valparaíso (1877–1878). Para el presente artículo hemos utilizado una 2a, edición, Santiago de Chile, 1989, revisada por Mario Góngora. En lo que concierne a las citas hemos moderni– zado la ortografía y la puntuación. Los subrayados de algunas citas son nuestros.

3 Claude Lévi–Strauss. Race el histoire. Ed. Gonthier. Paris. 1979. p. 73.

4 Pierre Clastres. La Société contre l’Etat. Ed. de Minuit. Paris. 1976. Cf. también. Fernando Casanueva. La Société coloniale chilienne et l’Eglise au xviie siècle: les tentatives d’évangélisation des Indiens «rebelles» (thèse de doctorat 3e cycle, EHESS. U. de Paris, oct. 1981): Thierry Saignes. Une «frontière fossile»: la Cordillère chiriguano au xviiie (thèse de doctorat 3e cycle. Paris. 1974).

5 El maestre de campo Alonso González de Nájera, autor de la crónica Desengaño y reparo de la guerra del Reino de Chile, uno de los más duros jefes del ejército colonial, partidario acérrimo de la guerra esclavista contra los indios «rebeldes», participó 6 años en las guerras de Arauco (1601–1607). Cf. Fernando Casanueva. «Guerre et nature au Chili: représentation et témoignage (1601–1607) d’Alonso González de Nájera» in La Nature américaine en débat: identités, représentations, idéologies. Presses Univ, de Bordeaux, 1991.

6 Chile gozó de fama aurífera desde el comienzo mismo de la conquista. De 1545 a 1560 las minas del país produjeron, en promedio, 2.000 kg por año: a partir de 1560 la producción anual se mantuvo inferior a los 500 kg. Cf. Pierre Vilar. Or et monnaie dans l’histoire. Ed. Flammarion. Paris. 1974. p. 134.

7 Desde temprano el P. Rosales se hizo cargo de la misión de Arauco, situada en el fuerte del mismo nombre, en plena frontera de guerra. El jesuita fue testigo también de la gran rebelión indígena de 1655, desempeñando un muy honroso papel en la defensa del pequeño fuerte de Boroa, con 47 hombres, último reducto español al sur del río Bío–Bío, que fue asediado, sin éxito, durante cerca de un año por las huestes indígenas.

8 Tzvetan Todorov, La Conpuête de l’Amérique. La question de l’autre. Ed. du Seuil. Paris. 1982.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540