Desktop versionMobile version
OpenEdition Books

Des Indes occidentales à l’Amérique Latine. Volume 2

 | 
Thomas Calvo
, 
Alain Musset

Vie politique et enjeux de pouvoir

Descubrir América en Europa: la asociación general de estudiantes latinoamericanos de París (1925-1933)

Arturo Taracena Arriola

Full text

1La Asociación General de Estudiantes Latinoamericanos (AGELA) fue fundada en una coyuntura de post-guerra que hizo atravezar el Atlántico a decenas de latinoamericanos pertenecientes a la burguesía y a las capas medias con el propósito de irse a radicar a París. Londres. Madrid o Berlín. Unos enviados por sus padres para realizar estudios superiores, otros atraídos por el clima político e intelectual que creó el triunfo aliado y la revolución bolchevique y otros más, ya desde esa época, empujados por las circunstancias del exilio. De esa forma coincidió en la capital francesa un grupo representativo de la juventud latinoamericana nacida entre 1885 y 1906, que, en su búsqueda del saber, descubrió la América y tomó conciencia de sus males.

2Las circunstancias culturales, políticas e ideológicas que los rodearon hicieron de ellos personajes privilegiados, inmersos en un mundo francés solidario y en ebullición. De esa forma, lo que se inició como una iniciativa estudiantil de carácter corporativo, se convirtió rápidamente en una entidad antimperialista, que hizo de la defensa de la Nicaragua de Sandino la búsqueda de la dignidad del continente. Respondía así al hecho histórico que había marcado la realidad latinoamericana en las primeras dos décadas del siglo xx: la intervención norteamericana.

La fundación

3Aunque hasta la fecha no se conoce con exactitud el día de la fundación de la Asociación General de Estudiantes Latinoamericanos, ésta se situa a finales del mes de octubre de 1925. Por un artículo de Maribona publicado en El Imparcial de Guatemala, el 21 de noviembre de ese ano, se sabe que la idea original de crearla fue del mismo Maribona - que además de ser corresponsal del Diario de la Marina de La Habana era ya un caricaturista renombrado y de los costarricenses Guillermo Padilla Castro y Mario Luján, estudiante de Medicina; el argentino Rolando Martel, pintor, quien escribía para el Diario de la Marina; el guatemalteco Miguel Angel Asturias, ya abogado y corresponsal de El Impartial de Guatemala; el peruano José Félix Cárdenas Castro, pintor: el cubano Antonio Gattorno, también pintor; el nicaragüense Diego Manuel Sequeira, estudiante de Leyes; y el jóven arquitecto venezolano Aurelio Fortoul.

  • 1 Armando Maribona. «La Asociación de Estudiantes Latinoamericanos», El Impartial, Guatemala. 21/XI/ (...)

4Maribona cuenta las dificultades que tuvieron para afrontar esta empresa, faltos de medios materiales y de apoyo en las facultades parisinas. Pero recibieron consejos de Ernest Martinenche, fundador en 1922 de la Revue de l'Amérique latine, y pudieron llevar a cabo la iniciativa. A ésta se unió el uruguayo Carlos Quijano, ya abogado y corresponsal de El País de Montevideo. Los objetivos initiales de la AGELA preveían: la abolición de la nacionalidad de origen en el interior de la asociación; el carácter corporativo de la misma; una dirección a partir de un Comité directivo; el sistema de representación proporcional por países al interior del Comité directivo y una propaganda en favor de Latinoamérica, como una tarea prioritaria. A pesar del carácter confuso de sus objetivos initiales, posiblemente por lo heterogéneo de sus integrantes, con el fuerte ascendiente que tomó Quijano sobre ellos, la AGELA se estructuró rápidamente. El 15 de noviembre fue electa una Junta directiva, resultando escogido éste como Secretario General. Secretario Adjunto fué electo el estudiante en Leyes nicargüense León Debayle Sacasa y Tesoreros, Aurelio Fortoul y el dominicano Alejandro Espaillat1.

  • 2 Préfecture de Police de Paris. Bureau des associations. Loi du 1er Juillet 1901. Dossier: Associat (...)
  • 3 José Carlos Mariátegui, Correspondencia 11919-1930). Introducción, compilación y notas de Antonio (...)

5El 30 de ese mismo mes, Quijano entregó a la Prefectura de Policía de París una carta en la que constaban los nombres y direcciones de los estudiantes miembros de la directiva de la AGELA, así como la sede social de la misma, situada en el 55 del Quai de la Tournelle, y una copia de los estatutos, con el objeto de solicitar la inscripción como asociación no lucrativa de acuerdo a la Ley francesa del 1 de julio de 1901. La AGELA fue inscrita definitivamente en la Prefectura de Policía el 11 de diciembre y el decreto de su aprobación apareció en el Journal officiel, el 8 de enero de 19262. El 28 de febrero de ese año, Quijano escribió a José Carlos Mariátegui, entonces director de la revista Mundial de Lima, informándole que, por unanimidad, había sido electo socio-corres- ponsal en Peru y se le solicitaba una respuesta para el caso3.

  • 4 Caetano, Gerardo y Rilla. José Pedro. El joven Quijano (1900-1933). Izquierda nacional y concienci (...)

6Como lo han señalado Gerardo Caetano y José Pedro Rilla, uno de los fenómenos que estaba inherente en la fundación y práctica política y universitaria de la AGELA era la confirmación de la «pertenencia a una nueva generación, surgida en un momento histórico culminante y llamada por ello a desempeñar un rol decisivo en el future4». Esa generación latinoamericana de la post-guerra era testigo del desencadenamiento de una serie de hechos históricos sin precedentes, como la Revolución bolchevique, la Reforma universitaria, la consolidación de la hegemonía norteamericana en el mundo capitalista - en especial en Latinoamérica - la crisis de la democracia liberal en Europa y el ascenso del fascismo. La viabilidad de América Latina estaba en su unidad. De ello es testimonio el poema Nosotros, que Asturias leyó en un banquete de la AGELA, en 1925:

«Como un cálido alerta de bronce
Vibre el grito de América joven;
“No más pueblos serviles y tristes;
Basta ya de negreros e histriones”.

No debemos ser cómplices ciegos
de tiranos y judas protervos.
¡A borrar las fronteras absurdas,
No son veinte, sino uno los Andes!

No queremos la América ilusa
De alma ajena y cerebro mendigo;
Brille el genio de un mundo nuevo
En la pampa, la selva y la sierra.

Operarios sin paga y sin amo
De la fábrica audaz del futuro,
Tejeremos la roja mortaja
De la América esclava y grotesca.

  • 5 Miguel Ange Asturias, I. «Nosotros», El Impartial. Guatemala, 11/X/1930.

Y con recios martillos rebeldes,
En la fragua viviente del pueblo,
Forjaremos la América nueva,
Sí, ¡nosotros!, ¡nosotros!, ¡NOSOTROS!5»

7De otra forma, pero igualmente contundente, Quijano lo decía en su artículo «La Asociación General de Estudiantes Latinoamericanos en París. Su obra y su programa», publicado en El Pats, de Montevideo:

  • 6 Carlos Quijano. «La Asociación General de Estudiantes Latinoamericanos en París. Su obra y su prog (...)

«Contra la demagogia estúpida, contra el charlatanismo, contra la ignorancia, contra la estrechez regionalista, producto precisamente de esta ignorancia de la frontera de las patrias chicas, si no queremos perecer, es necesario que nos apliquemos a estudiar, a estudiar y a estudiar. Los hombres que en la AGELA se reunen y trabajan animados por un mismo ardor, tendrán sin duda mañana [...] acción dirigente en América. Se repartirán por todos los países de nuestro continente, y de la labor actual, elevarán además del conocimiento de otros hombres y de otros problemas esencialmente iguales, las ideas generales de su acción. Para eso están “aprendiendo” ahora, con el pensamiento puesto en su tierra, sin desfallecimientos; y dispuestos a que su continente no “perezca”6

Las primeras actividades

  • 7 Archives Nationales de Paris. Ministère de l'Intérieur, F7 13435 Pays étrangers. Surveillance de l (...)

8El 6 de enero de 1926, la AGELA organizó en la Salle des Sociétés Savantes, en la calle Danton, un acto con la presencia de José Vasconcelos. Asistieron trescientas personas y participaron como oradores, el mismo Vasconcelos, Alberto Zérega Fombona, Alcides Arguedas, Luis López de Mena y Carlos Quijano. Este se limitó a hacer un elogio de Francia y su democracia, como ejemplo para América Latina, mientras Vasconcelos intervino haciendo un llamado a la unidad latinoamericana para resistir a los Estados Unidos. Además, defendió la idea republicana y fustigó al presidente Calles sin nombrarlo. Estaban presentes los embajadores Alfonso Reyes de México. Gonzalo Zaldumbide de Ecuador y Manuel María Peralta de Costa Rica, así como el invitado de honor, Ventura García Calderón7.

  • 8 Rolando Martel, «Envío de Lutecia, Concierto y Almuerzo, Diégo Bonilla héroe del arco». Diario de (...)
  • 9 Información proporcionada por Jorge Luis Arriola al autor. 1984.

9El resto del año 1926, la actividad principal de la AGELA parece haber estado centrada en la organización de cenas de homenaje, en lo que lo cultural y lo politico se confundía con la bohemia. Rolando Martel reseñó en El Diario de la Marina, la celebración en el mes de junio de una cena-concierto en honor del müsico cubano Diego Bonilla8. El 15 de septiembre, día de la Independencia centroamericana, además de Asturias, Quijano, Fortoul. Martel, Cárdenas Castro, Maribona y Guivaudant, ya mencionados, se juntaron a cenar el caricaturista salvadoreño Toño Salazar, el poeta mexicano Carlos Pellicer y los guatemaltecos José Arzú, escritor y cónsul de Guatemala en Paris; Jorge Luis Arriola, Ricardo Alvarez Orantes y Horacio Polanco Rodrîguez, estudiantes de Medicina; Alfredo Valle Calvo, en Leyes; así como David González, y Juan Márvez. Como invitada especial asistió la pianista británica Sandy Parker9 (Ver fotografía I). Por su parte, Miguel Angel Asturias dejé en El Imparcial una reseña de la comida organizada en honor del escultor español Mateo Hernández, en la que participaron ciento veinte latinoamericanos y Martel y Pellicer leyeron poemas:

  • 10 Miguel Angel Asturias, «Comida de Estudiantes». El Imparcial. Guatemala. 29/XI/I926.

«Y tras los poetas - escribía - llegó su turno a los políticos. La discusión versó sobre un tema por demás interesante: la necesidad de que las juventudes de América actúen en sus respectivos países, no conformándose, como hasta la fecha ha sucedido, con mantenerse en la oposición sistemática que nada logra y construye nunca, o en la indiferencia cémplice de los crímenes de lesa patria que a diario cometen los políticos viejos. Está bien que se dedique la juventud a hacer periodismo, a orientar por medio de la palabra, pero no sólo éste es su papel. Para que su obra sea eficaz y trascendente es preciso que gobierne. Gobernar, he ahí lo que ahora corresponde a la juventud, y no se puede gobernar excusando responsabilidades, sino enfrentándose con la realidad10

  • 11 Marc Cheymol. Miguel Angel Asturias et la France. Un séjour décisif. Paris 1924-1933. p. 320.

10Asturias anticipaba con estas líneas lo que iba a ocurrirle a una gran parte de los miembros de la AGELA a su regreso a América. Las cosas no se sucederían como el lo prevía, puesto que los jóvenes y entusiastas intelectuales terminarían siendo recuperados por los viejos políticos, abandonando las ideas sociales que en ese momento los animaban. En otro orden de cosas, la AGELA obtuvo la ayuda de Alejandro Sux, director de la Maison des grands journaux ibéro-américains, quien puso a su disposición los locales y las instalaciones de ésa. Esto permitió crear una oficina de información para todos los estudiantes latinoamericanos que llegaban a radicarse a Paris11.

fotografía n°1 - Reunión de la AGELA, 15 de septiembre de 1926

fotografía n°1 - Reunión de la AGELA, 15 de septiembre de 1926

Parados: (de izquierda a derecha 1° Carlos Pellicer 3° José Arzú 4° Aurelio Fortoul 5° Carlos Quijano 6° Armano Maribona
Sentados: (fila izquierda - de abojo a arriba) 1° Toño Salazar (fila derecha - de abajo a arriba) 1° Sandy Parker 2° Miguel Angel Asturias 3° Jorge Luis Arriola.

  • 12 International Conféderation of Students, Yearbook. 1927-I92K Palais Mondial, Brussels. 192., p. 85

11Finalmente, como era lógico, la AGELA inició los trámites para incorporarse a la International Confederation of Students - ICS - que tenía su sede en Bruselas y había sido fundada en 1919 en Estrasburgo. Posiblemente logró hacerse reconocer como asociación universitaria en 1926, durante el VIII Congreso de la ICS, celebrado en Praga, pues en 1927 aparece como miembro asociado, bajo la denominación de Latin American Students Union, que sería conocida como la Sección de América Latina de la Federación Universitaria Internacional. Su sede continuaba estando en el número 55 del quai de la Tournelle y el número de asociados llegaba a 41812.

El papel antimperialista

12Las actividades públicas de la AGELA estuvieron marcadas por el sentimiento antimperialista. Quijano, en ocasión de la «Gran manifestación anti-imperialista de la América Latina» del 29 de junio de 1925, esbozó las siguientes ideas:

  • 13 Carlos Quijano, «¿Existe un imperialismo yanqui? El País. Montevideo, 12 y 13/VIII/1925, citado po (...)

«... el conflicto actual entre México y los Estados Unidos no es sólo un episodio más de la lucha entre el imperialismo yanqui y la América Latina [...] Es también el episodio de la lucha entre dos concepciones económicas diferentes. Combatir al lado de México, es combatir por la revolución contra el capitalismo. Y esto acaba de precisar en todos sus puntos nuestra posición...13».

  • 14 Archives nationales de Paris. Ministère de l'Interieur, F7 13435 Pays étrangers. Surveillance de l (...)
  • 15 Marc Cheymol, Miguel Angel Asturias et la France. Un séjour décisif. Paris 1924-1933, p. 337-339. (...)
  • 16 Felipe Cossío del Pomar, Victor Raul. Biografía de Haya de la Torre. Primera parte. Editorial Cult (...)

13Sin embargo, fue durante el año 1927 que esta linea tomó cuerpo. El 13 de enero (y no el 12 como hasta ahora se ha mencionado) en la Salle des horticulteurs de la calle Grenelle, el Frente Unico de los Trabajadores Manuales e Intelectuales de la América Latina, nombre público de la célula del APRA de París, invitó a una manifestación de apoyo latinoamericano a Nicaragua, como protesta por la intervención norteamericana en ese país14. El acto estaba apoyado por la AGELA. Miguel Angel Asturias y el periodista nicaragüense Eduardo Avilés Ramírez, habían solicitado un aval a Romain Rolland, quien, en carta fechada en Villeneuve el 11 de enero, se solidarizó con la protesta. Miguel de Unamuno, también lo hizo15. La tradición aprista señala que en ese acto los oradores fueron Raul Haya de la Torre, el poeta chileno Vicente Huidobro. Sian Ting, miembro del Kuomintang y delegado ante la Liga de Naciones y los representantes de Nicaragua. Haití y la Republica Dominicana16. El parte de la Prefectura de Policía de París señala que al acto asistieron 250 personas y que estuvo presidido por Eudocio Ravines, como secretario de la filial del APRA. Se dio lectura a la carta de Rolland y a varios telegramas de apoyo. Como oradores actuaron Alberto Ulloa, profesor de la Universidad de Lima, y Adolfo Zamora, quienes hablaron sobre el «monroísmo». Asimismo, Antoine Bervin, quien habló sobre la realidad de Haití y Haya de la Torre, que basó su intervención en el tema del imperialismo y preconizó la unidad latinoamericana.

  • 17 Carlos Quijano, Nicaragua. Ensayo sobre el imperialismo de los Estados Unidos. París. Agencia Mund (...)

14El combate por la defensa de la soberanía nicaragiiense sería el eje central del acti- vismo de la AGELA. El 21 de enero de ese año, en la Salle des ingénieurs civils, Quijano dio una conferencia sobre Nicaragua y el imperialismo de los Estados Unidos. Estaba basada en la información económica y política que Debayle Sacasa había reunido para su tesis de doctorado en Derecho en la Escuela de Ciencias Políticas de París, defendida durante el curso del año 1927. Quijano había llegado a París precisamente para cursar estudios sobre economía en la Sorbona, luego de haberse graduado de abogado. La conferencia abrió una agria polémica con el periodista norteamericano Paul Scott Mower, director de la edición europea del Chicago Daily News, quien, según el intelectual uruguayo, entabló debate con él una semana más tarde en la Salle de la Societé de Géographie, bajo los auspicios de la revista Renaissance latine. Quijano publicó de una forma más elaborada el contenido de su conferencia un año después, bajo el título Nicaragua. Ensayo sobre el imperialismo de los Estados Unidos17.

  • 18 Miguel Angel Asturias, «La llegada del traidor», El Impartial. Guatemala, 12/11/1927. Revue de l'A (...)

15La salida a luz pública del ensayo de Quijano sobre Nicaragua coincidiría con la celebración del VI Congreso de la Unión Panamericana en La Habana, donde participó el presidente norteamericano Calvin Coolidge. Dicho congreso tuvo como uno de sus principales objetivos legalizar el simulacro de elección en Nicaragua. De esa forma se legitimaba la designación de Adolfo Díaz como presidente electo de Nicaragua, hecha por el general Frank Ross McCoy, presidente de la Junta Nacional Electoral nicaragiiense. Por ello, a principios de febrero, la AGELA organizó una protesta en contra la llegada a París del ex-dictador Emiliano Chamorro, quien después de haber renunciado a la presidencia de Nicaragua el 30 de octubre de 1926, desembarcaba en la capital francesa como embajador de Díaz. Y. asimismo, lanzó una campaña de telegramas de protesta dirigidos al presidente Coolidge y al gobierno de Nicaragua, expresando, según palabras de los redactores de la Revue de l'Amérique latine, «el verdadero sentimiento de la juventud latinoamericana18».

  • 19 Jorge Luis Arriola. Información verbal proporcionada al autor, 1984.
  • 20 Bulletin de la Ligue contre l’oppresion coloniale et l'imperialisme, n° spécial. París. 1927. p. 3 (...)
  • 21 Revue de l'Amérique latine. Ano 6. tomo II. n° 64. París, 1 /IV/1927.

16Seguidamente, el 23 de febrero de 1927, la asociación universitaria se sumó a las manifestaciones populares que las organizaciones sindicales y políticas francesas organizaron en pro de la vida y libertad de los militantes anarquistas norteamericanos Sacco y Vanzzetti19. Y. el 4 de abril, esta vez bajo la presidencia de Ferdinand Hérold, de la Liga de los Derechos del Hombre, se llevó a cabo un mitin en favor de la América Latina, en la Salle des horticulteurs. León Debayle Sacasa, en su papel de representante del Partido Liberal de Nicaragua, retrazó la historia de la intervención norteamericana en su país. Por su parte, el cubano Leonardo Fernández Sánchez, uno de los fundadores de la Liga Antimperialista y del Partido Comunista de Cuba, quien venía de participar en el Congreso antimperialista de Bruselas, abundó en el mismo sentido en cuanto a su país. Asimismo. Paul Louis y Gabriel Péri se sirvieron del ejemplo de los Estados Unidos para describir el desarrollo del imperialismo a nivel mundial. Ambos eran miembros del Partido Comunista francés. Péri sería fusilado por los alemanes en 194120. La AGELA se radicalizaba. Y, la radicalización del combate de la asociación universitaria comenzó a crear una fosa ideológica con el círculo de diplomáticos e intelectuales latinoamericanos de la generación anterior residentes en París. Desde las paginas de la Revue de l'Amérique latine. Charles Lesca y Francisco García Calderón lamentaban que la AGELA «llamara casi exclusivamente, para sus reuniones, a oradores comprometidos como agitadores de la extrema izquierda»21. Sin embargo, el apoyo de otros intelectuales latinoamericanos no faltó. En un «Manifiesto a los estudiantes latinoamericanos de Paris» - es decir, a la AGELA - Manuel Ugarte escribía con indignación:

  • 22 Amauta, n° 16. Lima, julio de 1928. p. 34.

«No admitamos, pues, diferencia entre liberales y conservadores y hagamos bloque contra los derrotistas, contra los presidentes ungidos por la Casa Blanca, contra todas las encarnaciones que toma en nuestras repúblicas el mísero egoísmo de los caudillos subalternos...22»

17Ugarte había sido nombrado miembro honorario de la AGELA en enero de 1928 y en la carta que Quijano le contestó a nombre de la Asociación, le comentaba:

  • 23 Carta de Carlos Quijano a Manuel Ugarte. 19/1/1928. Archivo General de la Nación. Buenos Aires, ci (...)

«Gracias por su bello mensaje que leímos e hicimos aplaudir en nuestra conferencia. Lo supongo enterado del éxito de ésta. Le Temps, la burguesía hecho diario, decía Guesde, dio noticia de ella23

  • 24 Archives nationales de París. Ministère de l'Intérieur. F7 13088. Ligue de Droits de l'Homme (1916 (...)
  • 25 Telegrama firmado por Carlos D’Ascoli a Manuel Ugarte. Archivo General de la Nación. Buenos Aires, (...)

18Poco tiempo después, el «Manifiesto» apareció publicado por Mariátegui en Amaut- a. suscrito por la AGELA, la Federación Universitaria Hispanoamericana de Madrid, la Asociación General de Estudiantes Latinoamericanos de Berlin - homóloga de la parisina y de la cual hasta ahora nada se sabe - y por la Federación Universitaria Escolar de Madrid. Luego, ampliando su actividad de denuncia, con el apoyo de la Liga de los Derechos del Hombre, la AGELA organizó el 4 de mayo de 1928, en la Salle des Sociétés Savantes, un acto en favor de los estudiantes venezolanos encarcelados por órdenes del general Juan Vicente Gómez. Bajo la presidencia de Victor Bosch, los estudiantes Fabela y Escalón denunciaron que trescientos de sus colegas yacían en las prisiones de aquel país, debido a sus actividades antidictatoriales, y que estaban amenazados de fusilantiento24. Según Norberto Galasso, Ugarte recibió un telegrama de la AGELA en el que se le decía que el gobierno venezolano «prepárase fusilar estudiantes. Asociación ruégale cablear demandando absolución». El político argentino lo hizo de inmediato, dando difusión mundial al suceso y logrando que Gómez no llevase a cabo tal medida25.

  • 26 Archives nationales de París. Ministère de l'Intérieur, F7 13435. Pays étrangers. Surveillance de (...)

19Finalmente, el 13 de noviembre, en la misma sala, la AGELA organizó un mitin para protestai" contra el encarcelamiento de los estudiantes cubanos por parte de la dictadura de Machado. Se adjuntó a éste la recien creada Asociación de Nuevos Emigrados Revolucionarios de Cuba (ANERC), que había sido fundada en agosto por quince estudiantes de ese país exilados en Francia y cuya sede pasó a México a principios de 1928 bajo la presidencia de Julio Antonio Mella. A nombre de ellos tomó la palabra José Felipe Chelala Aguilera, antiguo secretario del director de la Universidad de la Habana y cofundador del Partido Comunista de Cuba. Además, la asociación estudiantil distribuyó en París un volante «Contra la tiranía de Machado26». Sin embargo, el hecho que marcó la actividad de los latinoamericanos en Europa a lo largo de los años 1927 y 1928 fue la celebración del I Congreso Antimperialista Mundial.

La AGELA y el Congreso Antimperialista de Bruselas

20El I Congreso Antimperialista Mundial se celebró en la capital belga del 10 al 15 de febrero de 1927 y a él asistieron personalidades mundiales como la viuda de Sun Yat Sen, Henri Barbusse. Romain Rolland, Leon Blum, Jawaherlal Nehru. Edo Fimenn y Willi Münzenberg, entre otros. Entre las latinoamericanas destacaban José Vasconcelos. Manuel Ugarte. Rubén Martínez Villena, Julio Antonio Mella, Vittorio Codovilla, Raul Haya de la Torre y Carlos Deambrosis Martins. Carlos Quijano concurrió integrando la delegación oficial de la América Latina, como representante del recien constituído (en el exilio) Partido Revolucionario Venezolano, al cual también representaban los venezolanos C. Gustavo Morales y Salvador de la Plaza.

  • 27 Das Flammenzeichen vom Palais Egmont. Offizielles protokoll des Kongresses gegen Koloniale Unterdr (...)

21En su discurso, el presidente de la AGELA hablo a nombre del grupo latinoamericano y denunció los efectos del imperialismo norteamericano en México. Nicaragua y Venezuela. Asimismo, recordó que, después de la guerra, no sólo la Sociedad de Naciones avalaba la doctrina Monroe, sino que las inversiones norteamericanas se habían triplicado en América Latina en menos de una década, aumentando la dependencia del subcontinente. Por su parte, la AGELA estuvo representada por Debayle Sacasa y por Jiménes Grullón, quienes solamente tenían estatus de delegados observadores. La asociación estudiantil, que participaba como la organización europea de los latinoamericanos, fue signataria de la «Declaración de las Asociaciones de Juventudes y de Juventudes Obreras en el Congreso de Bruselas contra la opresión colonial y el imperialismo», junto a los delegados de China. Indochina. India. México. Cuba, Francia y Gran Bretaña27.

22Sin embargo, la posición de los latinoamericanos distó de ser unánime ante los objetivos finales del Congreso. Mientras los delegados comunistas Mella, Machado, Codovilla, Fernández Sánchez, Martínez Villa. De la Plaza, etc., con el apoyo de Vasconcelos. Ugarte. Morales, Deambrosis Martins, Quijano y otros, votaban la resolución sobre América Latina. Haya de la Torre y Ravines, ambos líderes del APRA, lo hicieron expresando sus reservas. Los dirigentes apristas se habían enfrentado en tres puntos con el resto de la delegación latinoamericana:

  1. la negativa a que el APRA estuviese bajo dirección de la Liga Antimperialista Mundial, a la que Haya de la Torre consideraba bajo control de la III Internacional;
  2. el rechazo de la tesis aprista de la «alianza de clases» - un frente policlasista lidereado por las capas medias -, para combatir al imperialismo, en momentos en que se comenzaba a concretar el denominado «periodo izquierdista» de la III Internacional;
  3. la crítica de Haya de la Torre a los organizadores del Congreso por su preferencia a la situación de las colonias africanas y asiáticas, en cuanto a la táctica política, en detrimento de la América Latina. Por ello, para Haya de la Torre, éste «resultó un fracaso en cuanto a Indoamérica se refiere28». Un testimonio indirecto de esa polémica lo dio anos más tarde, en 1934, Luis A. Sánchez, con la información que le proporcionó Haya de la Torre. Sánchez se expresa así de los participantes latinoamericanos:
  • 29 Luis Alberto Sánchez. Haya de la Torre o el político. Crónica de una vida sin tregua. Imprenta Edi (...)

«Los delegados lucían, predominantemente, filación comunista. El cubano Julio Antonio Mella era de los más impetuosos. El uruguayo Carlos Quijano, representante de una diminuta AGELA (Asociación General de Estudiantes Latinoamericanos), oponía briosas reservas a las tesis de Haya de la Torre... Quijano tenía una curiosa mezcla de conuinismo y reaccionarismo. El italianoargentino Codovilla estaba resueltamente con el Soviet. El uruguayo Carlos Deambrosis Martins mantenía una posición irresoluta. Para evitar debates ociosos, el Congreso acordó invitar a Haya de la Torre, quien ordenó a Ravines que saliera también de París, rumbo a Bruselas, a fin de representar ambos al APRA...29»

  • 30 Víctor Raul Haya de la Torre. El Antiimperialismo y el APRA, p. 48-49.

23En cuanto a su enfrentamiento con Quijano, el lícier aprista se limitó a señalar que «al redactar las conclusiones, el uruguayo Dr. Carlos Quijano introdujo variaciones de forma. Pero el Programa máximo del APRA quedaba incluso30». La contundencia expresada por Haya de la Torre no se ajustaba a la verdad.

Las tendencias ideológicas

24En El Desastre, Vasconcelos deja ver que ya desde 1926 en el seno de la AGELA se comenzaba a dar un enfrentamiento ideológico entre comunistas, apristas y fascistas:

  • 31 José Vasconcelos. El Desatre. p. 641. Indudablemente, lo más difícil es poder precisar quiénes era (...)

«Empezaba a estar candente - escribió - el tema que posteriormente dividió a la Asociación Estudiantil y casi acabó con ella: el bolchevismo y su aplicación americana [...] para generalizar la discusión se organizó un torneo. Hablarían en él representantes de todos los sectores de opinión. Por ejemplo, Zérega Fombona, el venezolano, representé la tendencia cientificista y jerárquica, casi fascista, al estilo Maurras31

25Aunque es difícil llegar a un circunscribir la dimensión del debate ideológico en el interior de la asociación universitaria, por falta de documentos, sí se puede reconstruir algo de lo ocurrido. La denominada «célula del APRA en París» surgió aprovechando la coyuntura creada por la fundación de la AGELA, como lo atestigua Cossío del Pomar:

  • 32 Felipe Cossío del Pomar. Victor Raul. Biografía de Haya de la Torre. p. 152 y 267.

«... al terminar el primer ano de estudio, durante las vacaciones, Victor Raul marcha a Paris donde está vinculado a la AGELA. En poco tiempo selecciona a un grupo de estudiantes, en su mayoría cuzqueños y con ellos funda la primera célula aprista de Europa32

  • 33 Felipe Cossío del Pomar, Víctor Raul. Biografía de haya de la Torre. p. 267. Eugenio Chang Rodrígu (...)
  • 34 Armando Maribona, El arte y el amor en Montparnasse. Documentai novelado. París 1923-1930. Testimo (...)

26Entre los peruanos que la fundaron a finales del año 1925 se encontraban José Félix Cárdenas Castro. Felipe Cossío del Pomar, Eudocio Ravines, César Vallejo, Edgardo Rozas, y Rafael y Alfredo Gonzalez Willis33. Al menos de Cárdenas Castro se sabe que había participado en la fundación previa de la AGELA. Por ello, es de suponer que en el momento en que el proyecto aprista se propuso dejar de ser una iniciativa política propia de los peruanos residentes en París, para aspirar a organizar a todos los latinoamericanos de la Ciudad Luz, debió entrar en contradicción con la AGELA, máxime si los principales dirigentes de ésta tenían algunas coincidencias poh'ticas con la corriente comunista - como en el caso de Quijano - o pertenecián a ella - como el de Fortoul, militante en el Partido Comunista Francés - o al anarcosindicalismo, como Rolando Martel34.

  • 35 Caetano y Rilla. El joven Quijano (1900-1933). Izquierda nacional y conciencia crítica. p. 48-52. (...)

27No cabe duda que el enfrentamiento ideológico que se dio durante el Congreso Antimperialista de Bruselas no hizo sino precipitar las contradicciones al interior de la AGELA. De hecho, se podía suponer que Quijano, quien, según Caetano y Rilla, había tan sólo recibido un impacto indirecto de la Revolución rusa y acordaba más importancia a la crisis de la democracia europea, y quien afirmaba que trente «a la economía capitalista, contra ella, economía socialista, sin que esto implique, por el momento, ni sumisión a una secta determinada, ni trasplante a América de los métodos que sean propios de Europa», estaría más próximo de las tesis apristas35. La desilución de Haya de la Torre fue grande. Tampoco Deambrosis Martins ni Jiménes Grullón ni Debayle Sacasa, a pesar de su antimperialismo exento de una concepción de lucha de clases, se aliaron a él para contrarrestar la «predominante filación comunista» de los delegados latinoamericanos.

  • 36 Frente Unico de Trabajadores Manuales e Intelectuales de América Latina-Célula de París y del Cent (...)
  • 37 Véase: Arturo Taracena Arriola. «Miguel Angel Asturias y la búsqueda del “alma nacional” guatemal- (...)

28A partir de ese momento, la idea de una «vía a la china», partiendo de que el APRA se presentaba como un «Kuomintang latino-americano», empezó a perder terreno entre los latinoamericanos residentes en Europa. El posterior llamado de Mariátegui a formar un Partido Socialista en el Perú vino a darle el golpe de gracia. Uno de los tránsfugas hacia el Partido Comunista fue Armando Bazán, quien era secretario de propaganda de la «célula de París» y justificaba su actitud en vista de que todos los elementos que habían venido participando de la idea aprista eran peruanos. Para entonces, César Vallejo ya había abandonado sus filas, ligandose a los comunistas en 1927. Ravines lo haría ese año 2936. Sin embargo, la apreciación correcta de la influencia comunista o aprista en los miembros de la AGELA es difícil de señalarla más alla de la que se dio en los principales líderes de la organización estudiantil. Hay casos de personajes que sufrieron una influencia del APRA, como en los de Toño Salazar o de Miguel Angel Asturias, pero más que nada por ser seguidores tempranos del ideario vasconcelista, el cual se asemejaba al de Haya de la Torre en su antimperialismo y en su esencia populista. Asturias había coincidido con Vasconcelos en el Congreso Internacional de Estudiantes organizado por el pensador mexicano en 1921 y, luego, había recibido su apoyo durante la fundación de la Universidad Popular de Guatemala en 1923. Por su parte, Salazar había entrado en contacto con-éste desde que se radicó en México en 1920, de donde saldría en 1923 hacia Paris37.

  • 38 Miguel Angel. Asturias. «Ojo nuevo», El Imparcial, Guatemala, 24/VIII/1929.

29En 1929 se percibe ya un desencantamiento de Asturias ante la AGELA. En sus escritos periodísticos señalaba que los estudiantes habían dejado los ideales para fïjarse en el éxito profesional. Asimismo, denunciaba a los «satélites» y a las «sociedades menores» que giraban alrededor de la asociación universitaria, en una clara alusión a la influencia creciente de los comunistas38. Por otra parte, la cohesión de la AGELA no se dió solamente en torno a los sentimientos antidictatoriales o antimperialistas, sino también por una necesidad de establecer lazos culturales e ideosincráticos que permitieran enfrentarse con éxito a un medio extraño. Cierto, muchos de sus integrantes terminaron por descubrir América en Europa, para decirlo con palabras de Mariátegui, pero la ambigüedad política de la mayoría de ellos era mantenida por el origen de clase, por lo vago de la relación con los medios diplomáticos latinoamericanos, más bien ligados a las dictaduras que se denunciaban, por lo elitista que era el círculo de mentores intelectuales del continente integrados al establishment parisino.

  • 39 Las precisiones de Maribona sobre la filación política de Rolando Martel permiten deducir que éste (...)
  • 40 Francisco García Calderón. «Nuevo aspecto del Panamericanismo», Repertorio Americano. t. XVII, n° (...)
  • 41 Víctor Raul Haya de la Torre, «Una rectificación y una denuncia». Repertorio Americano. t. XVII, n (...)

30Alcídes Arguedas, José Arzú, Gonzalo Zaldumbide, Alberto Zérega Fombona y los hermanos García Calderón eran representantes diplomáticos de sus respectivos países y, ciertamente, no compartían las posiciones políticas de un Quijano, un Cárdenas Castro o un Martel. Mientras este último era conocido por su militancia política anarcosindicalista39, Zérega Fombona era seguidor de Maurras. Mientras Quijano publicaba su ensayo sobre la intervención de Estados Unidos en Nicaragua, Francisco García Calderón escribía en El Tiempo de Bogotá que, «... para ser rudamente sinceros hemos de confesar que los Estados Unidos intervienen (en América Latina] donde halla permanente discordia, los extremos alternantes de la anarquía y de la dictadura. Aun en el Mediterráneo americano, en la zona de las Antillas, en la América Central, respetan a las democracias concertadas, al Salvador, a Costa Rica40». Semejante afirmación, le valió un violento ataque de Haya de la Torre en el Repertorio Americano de San José de Costa Rica, pues venía de ser expulsado de Guatemala y El Salvador por la actuación del embajador norteamericano41.

La vigilancia policiaca

31Desde el inicio, la AGELA, como todas las asociaciones animadas por extranjeros, estuvo discretamente vigilada por la Prefectura de Policía de París. Sin embargo, a principos de 1929, a petición del Quai d'Orsay, ésta inició una investigación más detallada de sus actividades, lo mismo que de las del APRA. El l de marzo, el ministro del Interior le respondió a su colega con un informe confidencial en el que se leía lo siguiente:

  • 42 Archives nationales de París. Ministère de l'Intérieur, F7 13435 Pays étrangers. Surveillance de l (...)

«A pesar de que aquella [la AGELA] niega que se ocupa de política, en su seno no dejan de manifestarse tendencias netamente revolucionarias. Su secretario general. Carlos Quijano, es además miembro de la “Liga contra la opresión colonial y el imperialismo”, organización bolchevique, que tiene su sede en el 55 de la calle Faubourg Montmartre, en París42

32Hasta entonces, la Prefectura de Policía se había concentrado en seguirle los pasos a los exiliados cubanos de la ANERC. En 1927 habia realizado una investigación exhaustiva sobre Julio Antonio Mella, de paso por París hacia el Congreso Antimperialista de Bruselas. En cuanto al APRA, la mayor vigilancia la realizó la policía francesa durante el año de 1930, a raíz de la demanda hecha por el secretario de la delegación del Perú, Emilio Ortíz de Zeballos, a nombre del gobierno de Leguía. El 29 de septiembre de ese año, el ministro del Interior informó al Presidente del Consejo de la República que la denominada «Asociación Proletaria (sic) Revolucionaria Latinoamericana» - APRA, además de no haber sido nunca registrada en la Prefectura, era minúscula y que la mayoría de sus miembros estaban afiliados a la AGELA. Y. agregaba:

  • 43 Archives nationales de París. Ministère de l'Intérieur. F7 13435 Pays étrangers. Surveillance de l (...)

«La Asociación General de Estudiantes Latinoamericanos manifiesta poca actividad y. a parte de algunos simpatizantes del marxismo, está generalmente compuesta por estudiantes que profesan ideas socialistas43

  • 44 Préfecture de Police de París. Bureau des associations. Loi du 1er Juillet 1901. Dossier: Associat (...)

33La AGELA había electo un nuevo Comité directivo el 28 de mayo de ese año de 1930 y su nueva sede se encontraba en el 91 del Boulevard Saint Germain. Habían resultado nombrados como secretario general, el argentino Julio Rodrîguez Aldarete; secretario adjunto, el panameño José Lasso Vega y tesoreros, el dominicano Rafael Velazquez y el nicaragüense Alfonso Valle44. Pero, la realidad era que la organización estudiantil se encontraba en plena crisis interna. Las coyunturas políticas de América Latina y de Francia habían cambiado, fuertemente condicionadas por la recesión mundial. En lo personal, la protesta comenzaba a ceder lugar al ejercicio profesional y a las carreras diplomáticas o políticas de los recien graduados jóvenes latinoamericaños. A nivel público, ese año la AGELA solamente logró organizar una ceremonia para el centenario del fallecimiento de Simón Bolívar. Esta consistió en la instalación de una placa conmemorativa en el número 2bis de la calle Vivienne (hoy anexo de la Biblioteca Nacional), donde el Libertador vivió en 1804 (Ver fotografía 2).

fotografía 2 - 2 bis rue Vivienne (Bibliothèque Nationale - annexe)

fotografía 2 - 2 bis rue Vivienne (Bibliothèque Nationale - annexe)

«Dans cette maison habita le libérateur Simon Bolivar en 1804 - Hommage de l'Association générale d'étudiants latino-américains. 1930.»

Hacia la extinción

  • 45 Cayetano y Rilla. El joven Quijano (1900-1933). Izquierda nacional y conciencia crítica, p. 60-61.
  • 46 Libro Rojo. El rótulo de comunista en el régimen del general Eleazar López Conteras. S.e., Caracas (...)
  • 47 Juan Isidro Jiménes Grullón. Una Gestapo en América, 4a, ed. Prólogo de Raul Roa. Editorial Lex. L (...)
  • 48 Armando Maribona, El arte y el amor en Montparnasse. Documentai novelado. París 1923-1930. p. 396.

34La vieja guardia de la AGELA comenzó su regreso hacia el Nuevo Continente en 1928 y lo finalizó en 1933. Uno de los primeros en partir fue Carlos Quijano, luego de publicar su ensayo sobre Nicaragua. En enero de 1928 asistió a la VI Conferencia Panamericana, celebrada en la Habana. Allí pudo contribuir a la denuncia de la concepción del panamericanismo y del papel jugado por Estados Unidos en el continente. En dicha Conferencia, participó como representante de la recien fundada «Concentracién Uruguaya Pro Nicaragua», constituída fundamentalmente por estudiantes universitarios y que se proponía impulsar en ese país sudamericano «un movimiento tendiente a protestar por la ocupación armada de Nicaragua por Estados Unidos45». De La Habana, Quijano salió rumbo al Uruguay, donde ese año fue electo diputado y en 1930 fundó el diario El Nacional. Fue el inicio de una nueva etapa de su larga carrera política. Maribona regresó a Cuba en 1930 para ejercer su profesión, luego de haber trabajado como caricaturista en Le Figaro y en L'Intransigeant y de haber realizado una breve estancia en Madrid. Fortoul también regresó a su país en 1931, durante el mes de enero, para fundar el Partido Comunista de Venezuela. Fue capturado el 29 de mayo de ese por la policía de Gómez, lo que le valió varios años de prisión. La actividad comunista de Aurelio Fortoul se remontaba a 1923, cuando, en su habitación de la calle Feydeau, en Paris, fundó los primeros círculos de «propaganda patriótica46». Jiménes Grullón se gradué de médico en la Sorbona en 1929 y a principios de los años treinta regreso a la Republica Dominicana. En julio de 1934 fue capturado por órdenes de Trujillo. Estuvo en la cárcel más de un afio y luego salió exilado hacia Cuba, donde continué su lucha contra la dictadura de éste47. El caso de Martel es dramático. Permaneció en Francia largo tiempo, como secretario del consul argentino en Cherburgo. Eduardo Murga. Ambos se trasladaron luego a La Habana, a donde Murga fue transferido, pero el ex fundador de la AGELA sustentaba ya «ideas y sentimientos de derecha48».

35Entre los centroamericanos, Asturias permaneció en París hasta 1933, pero desde el año 30 se había alejado de los círculos políticos universitarios, consegrándose a su corresponsalía de El Impartial y al manuscrito de El Señor Presidente. Arriola había regresado a Guatemala en 1930, donde la dictadura de Ubico lo eclipsó hasta el año 1944, en que destacó como líder de la Revolución de Octubre. Debayle Sacasa regresó a Nicaragua en 1928 y allí ejerció el cargo de juez civil en la ciudad de León. En 1933 fue nombrado ministro de Gobernación del presidente Juan Bautista Sacasa, su tío, quien fue derrocado por Anastasio Somoza, su cuñado, en 1934. La muerte de Sandino estaba de por medio. El costarricense Padilla Castro fue nombrado en 1927 consul de su pafs en Bristol y. dos años más tarde, lo transfirieron a Lóndres. Regresó a su país en 1932. Finalmente, el salvadoreño Toño Salazar viajó a Nueva York en el año 30, para después irse a radicar a Montevideo. La mejor descripción de ese desmoronamiento de la AGELA la dejó Asturias en un artículo aparecido en El Impartial de Guatemala en octubre de 1930:

  • 49 Miguel Angel Asturias. «Revolución universitaria y horas americanas», El Imparcial. Guatemala, 13/ (...)

«... nuestro grito revolucionario tuvo eco en América porque pedíamos de los grupos juveniles de América una vision concreta sobre lo americano. El llorado Mariátegui lloraba desde su silla de enfermo en el Perú, con el dolor cercano de Leguía que le mordía las carnes, para que las actuales generaciones se sentasen a hacer cuentas con la realidad, sin otra preocupación que la de poder encarar de frente nuestros problemas, sin tratar de burlarnos con fictícias creaciones, más hijas de la imaginación que de la realidad. Y las horas americanas que vivimos son de bancarrota moral49

Los últimos datos hasta ahora disponibles

  • 50 Comité Ejecutivo de la Unión Latino Americana de Estudiantes de París - ULAE - afiliada a la Unión (...)

36Frente a la represión de Machado, el «Comité de Jóvenes Revolucionarios Cubanos» (CJCR), con la ayuda personal de Barbusse, Rolland. Ghiraldo y Soriano, había logrado ir formando una protesta organizada en París. Esta culminó con la publicación del folleto La Terreur à Cuba, editado en esa ciudad, en 1933 con la coopración de la AGELA, la célula del APRA y la recien creada Union Latinoamericana de Estudiantes de París - ULAE - entre otras organizaciones. Todo parece indicar, que aproximadamente a partir de 1931, ante el debilitamiento de la AGELA, sus militantes comunistas decidieron impulsar otra organización que reuniese a los estudiantes latinoamericanos de Francia. Esta llevaba por nombre la tradución literal las siglas inglesas de la Agela, tal como había sido inscrita el año de 1926 en la ICS. En un Mensaje lanzado ese año, la ULAE consideraba que sólo cl proletariado era capaz de lograr una «universidad libre» y por ello, el estudiantado debía «reforzar las organizaciones revolucionarias del proletariado, cooperando intelectual y prácticamente en el desarrollo de dichas organizaciones, sin pretender ser jamás la cabeza directora50».

  • 51 Comité de jeunes révolutionnaires cubains. La Terreur a Cuba. Préface de Henri Barbusse à l'éditio (...)

37Ello provocó el deslizamiento de la AGELA hacia posiciones estrictamente antimpe- rialistas y antidictatoriales, como lo expresa el mensaje enviado para esa ocasión por su nuevo presidente, M. F. Chavarría y que contrasta con el discurso clasista de la directiva de la ULAE. Por su parte, la adhesion la «célula de París» del APRA, cuyo presidente era para entonces Nicanor Castro U., proponía un plan de acción conjunta bajo la dirección de un «Frente Unico de Trabajadores Manuales e Intelectuales», sin distinción de sectores políticos51. Pero, indudablemente, la política de «frente amplio» aun no había sido diseñada por la III Internacional y la propuesta aprista estuvo lejos de prosperar. Para la AGELA, posiblemente ésta fue una de sus últimas actividades, antes de sucumbir y quedar en una de las gavetas del olvido de los latinoamericanos.

Notes

1 Armando Maribona. «La Asociación de Estudiantes Latinoamericanos», El Impartial, Guatemala. 21/XI/I925. Los miembros del Consejo directivo eran el argentino Marcelo Guivaudant, el guatemalteco Miguel Angel Asturias, el peruano José Félix Cárdenas Castro, el costarricense Guillermo Padilla Castro y el dominicano Juan Jiménes Grullón.

2 Préfecture de Police de Paris. Bureau des associations. Loi du 1er Juillet 1901. Dossier: Association générale des étudiants latino-américains. No. PM 95448 y ss. Journal officiel de la République française, lois et décrets. LVIII année, n° 6, Paris, 8/1/1926. p. 383. En la reseña que dedica la Revue de l'Amérique latine. Año 4, tomo X. n° 47. Paris. l/XI/1925 a la fundación de la AGELA, también se mencionan Manuel González Suero, T. R. Hernández Franco. Manuel M. de Lara. Carlos Ruíz Velarde, Carlos M. Quezada, Carlos Varaona Villaseñor. Eduardo Anze, Adolfo Fonseca y Fernando Veláez Páez.

3 José Carlos Mariátegui, Correspondencia 11919-1930). Introducción, compilación y notas de Antonio Melis. Biblioteca Amauta, Lima. 1983. T. I. p. 138. Miguel Angel Asturias hacía el siguiente retrato de Quijano en 1926: «Manager, cabeza y pies de la Asociación general de estudiantes latino-americanos de París. Literatofobo, poetafobo, viviseccionista y hombre-sandwich de las ideas renovadoras de la América», citado por Marc Cheymol. Miguel Angel Asturias dans le Paris des Années folles. Presse universitaire de Grenoble. Grenoble. 1987. p. 121, nota 11.

4 Caetano, Gerardo y Rilla. José Pedro. El joven Quijano (1900-1933). Izquierda nacional y conciencia crítica. Colección Temas del Siglo xx. 38. Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo. 1986. p. 43-44.

5 Miguel Ange Asturias, I. «Nosotros», El Impartial. Guatemala, 11/X/1930.

6 Carlos Quijano. «La Asociación General de Estudiantes Latinoamericanos en París. Su obra y su programa.». El País. Montevideo. 4/V/1927, citado por Caetano y Rilla. op. cit.. p. 43.

7 Archives Nationales de Paris. Ministère de l'Intérieur, F7 13435 Pays étrangers. Surveillance de leurs ressortissants résidents en France. Amérique latine (1914-1933). Généralités. Informe de la Prefectura de Policía, fechado el 7/1/1926. En El Desastre. Vasconcelos dejó una descripción de esa velada, haciendo ya más énfasis en su oposición a Calles y en su defensa del republicanismo que en su ataque a los Estados Unidos. 4a. ed., Ediciones Botas. México, 1934. p. 641-642.

8 Rolando Martel, «Envío de Lutecia, Concierto y Almuerzo, Diégo Bonilla héroe del arco». Diario de la Marina. La Habana. 15/VI/I926.

9 Información proporcionada por Jorge Luis Arriola al autor. 1984.

10 Miguel Angel Asturias, «Comida de Estudiantes». El Imparcial. Guatemala. 29/XI/I926.

11 Marc Cheymol. Miguel Angel Asturias et la France. Un séjour décisif. Paris 1924-1933. p. 320.

12 International Conféderation of Students, Yearbook. 1927-I92K Palais Mondial, Brussels. 192., p. 85.

13 Carlos Quijano, «¿Existe un imperialismo yanqui? El País. Montevideo, 12 y 13/VIII/1925, citado por Caetano y Rilla. op. cit., p. 51-52.

14 Archives nationales de Paris. Ministère de l'Interieur, F7 13435 Pays étrangers. Surveillance de leurs ressortissants résidents en France. Amérique latine (1914-1933). Nicaragua. Informe de la Prefectura de Policía, fechado el 14/1/1927. En el expediente existe un ejemplar del volante repartido a nombre de la Célula en París del APRA para la celebración del acto, que tuvo lugar en la Salle des horticulteurs y no de Agriculteurs, como lo dice Haya de la Torre en Obras Completas. Librería Editorial Juan Mejía Baca. Lima. 1977,t.I. p. 142-147.

15 Marc Cheymol, Miguel Angel Asturias et la France. Un séjour décisif. Paris 1924-1933, p. 337-339. La revista Anauta No. 6. Lima, febrero de 1927, reprodujo la carta de Rolland. Ver también: Luis Alberto Sánchez, Apuntes para una biografía del APRA. I. Los primeros pasos 1923-1931. Mosca Azul Editores, Lima. 1978. p. 45.

16 Felipe Cossío del Pomar, Victor Raul. Biografía de Haya de la Torre. Primera parte. Editorial Cultura, México. 1961. p. 274-275. Haya de la Torre. Víctor Raul. Obras Completas, t. I. p. 142-147.

17 Carlos Quijano, Nicaragua. Ensayo sobre el imperialismo de los Estados Unidos. París. Agencia Mundial de Librerías, 1928. En la presentación de nueva edición. Quijano explica las circunstancias de su polémica con Mower. Editorial Pueblo Nuevo. México, 1978. p. 3-11. León Debayle Sacasa. Les Emprunts extérieurs et la réforme monetaire de la république de Nicaragua, doctorat en Droit. École des sciences politiques. Librairie de Droit. París. 1927.

18 Miguel Angel Asturias, «La llegada del traidor», El Impartial. Guatemala, 12/11/1927. Revue de l'Amérique latine. Año 6. Tomo XII, n° 62. París. 1/II/1927. p. 3.

19 Jorge Luis Arriola. Información verbal proporcionada al autor, 1984.

20 Bulletin de la Ligue contre l’oppresion coloniale et l'imperialisme, n° spécial. París. 1927. p. 30.

21 Revue de l'Amérique latine. Ano 6. tomo II. n° 64. París, 1 /IV/1927.

22 Amauta, n° 16. Lima, julio de 1928. p. 34.

23 Carta de Carlos Quijano a Manuel Ugarte. 19/1/1928. Archivo General de la Nación. Buenos Aires, citada por Galasso. Norberto. Manuel Ugarte. II. De la liberación nacional al socialismo. Colección Los Americanos. EUDEBA. Buenos Aires. 1973. p. 149. nota 9.

24 Archives nationales de París. Ministère de l'Intérieur. F7 13088. Ligue de Droits de l'Homme (1916- 1932). Informe de la Prefectura de Policía, fechado el 4 de mayo de 1928.

25 Telegrama firmado por Carlos D’Ascoli a Manuel Ugarte. Archivo General de la Nación. Buenos Aires, citado por Galasso. Norberto. Manuel Ugarte. II. De la liberación nacional al socialismo, p. 154, nota 24.

26 Archives nationales de París. Ministère de l'Intérieur, F7 13435. Pays étrangers. Surveillance de leurs ressortissants résidents en France. Amérique latine (1914-1933). Cuba. Informe confidencial n 2078 del Ministerio del Interior al Ministero de Relaciones Exteriores, fechado 1/III/1929. Ver también: Torres Hernández. Lázaro, «La ANERC, una organización antiimperialista», Bohemia. n°23. La Habana. 6/VI/1975. p. 88-92.

27 Das Flammenzeichen vom Palais Egmont. Offizielles protokoll des Kongresses gegen Koloniale Unterdruckung und Imperialismus, Brussel 10-15 Februar 1927. Neuer Deutscher Verlag, Berlín. 1927. p. 229-264.

28 Víctor Raul Haya de la Torre. El Antiimperialismo y el APRA. Editorial Ercilla. Santiago de Chile. 1936. p. 48-49. Ver también: Cayetano y Rilla. El joven Quijano (1900-1933). Izquierda nacional y conciencia crítica, p. 52-53 y 187.

29 Luis Alberto Sánchez. Haya de la Torre o el político. Crónica de una vida sin tregua. Imprenta Editora Atlántida. Lima. 1979. p. 139-142.

30 Víctor Raul Haya de la Torre. El Antiimperialismo y el APRA, p. 48-49.

31 José Vasconcelos. El Desatre. p. 641. Indudablemente, lo más difícil es poder precisar quiénes eran los seguidores en política de Zérega Fombona. A nivel de influencia personal si hay datos para afirmar que cl nicaragüense Eduardo Avilés Ramírez lo fue parcialmente. El mismo ha dejado constancia en su crónica «Zérega Fombona», El libro de las crónicas. Ediciones de la Presidencia de la Republica, Caracas, 1978. p. 57-77. Allí indica también la estrecha relación que existía entre el escritor venezolano y Gabriel D’Annunzio.

32 Felipe Cossío del Pomar. Victor Raul. Biografía de Haya de la Torre. p. 152 y 267.

33 Felipe Cossío del Pomar, Víctor Raul. Biografía de haya de la Torre. p. 267. Eugenio Chang Rodríguez. La literatura política de Gonzalez Prada, Mariátegui y Haya de la Torre. Colección Studium 18. Ediciones de Andrea. México, 1957. Murillo Garaycochea. Percy. Historia del APRA. 1919-1945. Imprenta Editora Atlántida, Lima, 1976.

34 Armando Maribona, El arte y el amor en Montparnasse. Documentai novelado. París 1923-1930. Testimonio a manera de prólogo por Miguel Santiago Valencia. Ediciones Andrés Botas, México, 1950, p. 98 y 396-397. Key Sánchez, Fernando. Fundación del Partido Comunista de Venezuela. Fondo Editorial «Carlos Aponte», Caracas. 1984. p. 12-13 y 17.

35 Caetano y Rilla. El joven Quijano (1900-1933). Izquierda nacional y conciencia crítica. p. 48-52. Carlos Quijano. «¿Existe un imperialismo yanqui?. El País. Montevideo. 12 y 13/V1II/I925.

36 Frente Unico de Trabajadores Manuales e Intelectuales de América Latina-Célula de París y del Centro de Estudios Anti-Imperialistas.» Manifiesto», en Amauta, n° 25, de julio-agosto de 1929.

37 Véase: Arturo Taracena Arriola. «Miguel Angel Asturias y la búsqueda del “alma nacional” guatemal- teca. Itinerario político. 1920-1933», en Miguel Angel Asturias. París 1924-1933. Periodismo y creación literaria. Edición crítica de Amos Segala. Coordinador. Colección Archivos. 1. Madrid. 1988. p. 679-705, nota 62 y Vallejo, Fernando. Barba Jacob. El mensajero. Editorial Séptimo Círculo, México. 1984. p. 286.

38 Miguel Angel. Asturias. «Ojo nuevo», El Imparcial, Guatemala, 24/VIII/1929.

39 Las precisiones de Maribona sobre la filación política de Rolando Martel permiten deducir que éste es el autor del artículo firmado R. Martel e intitulado «El Movimiento anarquista en Uruguay», aparecido en La Revista Internacional. París, t. I. n° 2, del 5/XII/1924. pagina 46 y ss., citado por Robert París, La formación ideológica de José Carlos Mariátegui, Cuadernos Pasado y Presente. 92, Siglo xxi Editores. México, 1981. p. 71, nota 284.

40 Francisco García Calderón. «Nuevo aspecto del Panamericanismo», Repertorio Americano. t. XVII, n° 12. San José de Costa Rica, 22/IX/I928. p. 177-178. Este artículo fue tomado de El Tiempo de Bogota.

41 Víctor Raul Haya de la Torre, «Una rectificación y una denuncia». Repertorio Americano. t. XVII, n° 13. San José de Costa Rica, 6/X/1928, p. 200-208.

42 Archives nationales de París. Ministère de l'Intérieur, F7 13435 Pays étrangers. Surveillance de leurs ressortissants résidents en France. Amérique latine (1914-1933). Cuba. Informe confidencial n° 20 78 del Ministro del Interior al Ministerio de Relaciones Exteriores, fechado 29/111/1929. Amérique latine (1914-1933). Généralités. Informe n° 20 del Ministro de Relaciones Exteriores al Ministro del Interior, fechado 1/1/1929.

43 Archives nationales de París. Ministère de l'Intérieur. F7 13435 Pays étrangers. Surveillance de leurs ressortissans résidents en France. Amérique latine (1914-1933). Pérou. Informes de la Prefectura de París fechados el 28/VIII y 29/IX/1930.

44 Préfecture de Police de París. Bureau des associations. Loi du 1er Juillet 1901. Dossier: Association générale des étudiants latino-américains, n° AM 32 142. La constancia del cambio de Comité directivo de la AGELA fue presentada a la Prefectura de Policía el 16 de julio de 1930. Aparentemente, en los dos años trascurridos desde la partida de Quijano, la asociación no había llamado a elecciones, pero, según parece, fungió como tal el argentino Carlos D’Ascoli. Ver Galasso. Norberto. Manuel Ugarte. II. De la liberación nacional al socialismo. p. 154, nota 24. Los otros miembros del nuevo Comité director eran el costarrieense Enrique Berrocal; el venezolano Juan Colmenares; el mexicano Rivero Carballo; el colombiano Luis Manrique y el venezolano Eduardo León Ponte.

45 Cayetano y Rilla. El joven Quijano (1900-1933). Izquierda nacional y conciencia crítica, p. 60-61.

46 Libro Rojo. El rótulo de comunista en el régimen del general Eleazar López Conteras. S.e., Caracas. 1932. citado por Manuel Caballero, La Internacional Comunista y la América Latina. La Sección venezolana. Cuadernos Pasado y Presente, 80. Siglo xxi. Editores. México. 1978. p. 62.

47 Juan Isidro Jiménes Grullón. Una Gestapo en América, 4a, ed. Prólogo de Raul Roa. Editorial Lex. La Habana. 1948. 335p.

48 Armando Maribona, El arte y el amor en Montparnasse. Documentai novelado. París 1923-1930. p. 396.

49 Miguel Angel Asturias. «Revolución universitaria y horas americanas», El Imparcial. Guatemala, 13/X/1930.

50 Comité Ejecutivo de la Unión Latino Americana de Estudiantes de París - ULAE - afiliada a la Unión Federal de Estudiantes Franceses, Mensaje. Editorial ULAE, París, 1931 citado por Bermann, Gregorio. «Interpretaciones y corrientes de la Reforma Universitaria de Buenos Aires», La Reforma Universitaria. 1918-1958. Artes Gráficas Doce, Buenos Aires. 1959, p. 169, nota 19.

51 Comité de jeunes révolutionnaires cubains. La Terreur a Cuba. Préface de Henri Barbusse à l'édition française; John Dewey, à l'édition anglaise, s.e.. París, 193., p. 67-72

List of illustrations

Title fotografía n°1 - Reunión de la AGELA, 15 de septiembre de 1926
Caption Parados: (de izquierda a derecha 1° Carlos Pellicer 3° José Arzú 4° Aurelio Fortoul 5° Carlos Quijano 6° Armano MaribonaSentados: (fila izquierda - de abojo a arriba) 1° Toño Salazar (fila derecha - de abajo a arriba) 1° Sandy Parker 2° Miguel Angel Asturias 3° Jorge Luis Arriola.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2126/img-1.jpg
File image/, 262k
Title fotografía 2 - 2 bis rue Vivienne (Bibliothèque Nationale - annexe)
Caption «Dans cette maison habita le libérateur Simon Bolivar en 1804 - Hommage de l'Association générale d'étudiants latino-américains. 1930.»
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2126/img-2.jpg
File image/, 289k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2006

Terms of use: http://www.openedition.org/6540