Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Sajcabajá, muerte y resurrección de un pueblo de Guatemala

 | 
Jean Piel

Tercera Parte. San Andrés y el Quiché republicano de 1821 a 1964

Capitulo XI San andres y su region instalados en la marginalidad (1920-1964)

Texte intégral

1Cuando, en 1920, se acaba medio siglo de dictadura liberal, San Andrés Sajcabajá y su región, descartados definitivamente de las transformaciones que trastornaron a la “Guatemala útil” —la de las ciudades, puertos y plantaciones agroindustriales— se hunden en una marginalidad que nada viene a modificar de modo substancial hasta 1963-1964. Es cierto que, entre 1920 y 1964, a pesar de diversas tentativas para poner en tela de juicio el poder de la oligarquía agroexportadora guatemalteca, ésta se preocupa más por administrar sus adquisiciones que por transformar al país profundo según sus antiguos principios progresistas. En adelante, la voluntad reformadora se le escapa en provecho de nuevos sectores sociales divididos entre una política de compromiso con ella y la exigencia de echar abajo su poder. Hasta 1960 cuando no 1980, San Andrés Sajcabajá permanece ampliamente al margen de estos debates y conflictos que, sin embargo, conciernen indirectamente y a plazo su estatuto de reserva indígena en el conjunto guatemalteco.

I. EL CONTEXTO GUATEMALTECO ENTRE 1920 Y 1964

1. El reino de la oligarquía constituida

2La caída de Manuel Estrada Cabrera, destituido por un movimiento popular en 1920, constituye un síntoma de malestar político en Guatemala, pero no un verdadero giro de la historia nacional. Un síntoma: 50 años de dictadura liberal no pueden haber dejado de alimentar de modo durable los deseos de revancha política entre las fracciones criollas excluidas del poder y de la distribución de sus favores. En consecuencia, tarde o temprano, debía producirse de manera inevitable la conjunción entre conservadores antiguos y nuevos, estos últimos beneficiarios de la evolución económica que se produjo entre 1871 y 1920 y aspirando a compartir también el poder político. Tanto más que, hacia 1920 —fenómeno común a todos los países agroexportadores de América Latina—, las transformaciones económicas y sociales que se han acelerado desde hace 50 años provocan reivindicaciones inéditas entre los nuevos sectores sociales (asalariados, braceros, capas medias de servicio), que pueden, a plazo, poner en tela de juicio a las instituciones. Para defender su situación adquirida, algunos antiguos liberales comienzan a tentarse con el conservatismo y éste, a medida que avanza el siglo xx, se vuelve la base del consenso que cimenta la solidaridad de la oligarquía, por lo demás, siempre dividida en clanes políticos difícilmente conciliables.

3Quizás ninguna época corresponde mejor a la expresión de este nuevo consenso conservador oligárquico que la presidencia de Jorge Ubico entre 1932 y 1944. Inscrita entre dos periodos de crisis social y política —la de 1930 y la que se extiende desde 1944 hasta 1953 y se acaba con la caída del presidente Jacobo Arbenz—, la presidencia de Ubico se caracteriza por el reino casi exclusivo de lo que llamamos la oligarquía constituida. Lo esencial de sus instituciones se constituye entre 1821 y 1900 y su reino no necesita ser conquistado: ya lo está. En cuanto a su prosperidad económica, quebrantada por la crisis de 1930, está pronto lista para restablecerse después de 1935 y, sobre todo, gracias a la Segunda Guerra mundial. Una vez pasada la alerta de 1930, le basta con administrar el statu quo, absorbiendo las novedades del siglo... y sofocando toda veleidad de reivindicación que podría desembocar en la creación del embrión de un contrapoder en Guatemala.

4Sin embargo, la coyuntura internacional antifascista, por un lado, y el aumento de las reclamaciones agrarias, salariales y urbanas de nuevas clases sociales, por otro, llevan a ciertos sectores políticos a dudar de la legitimidad oligárquica después de 1944. Esta oposición sistematizada explica la política democrática y radical del presidente Arbenz quien, oponiéndose a la oligarquía conservadora, intenta promover una verdadera reforma agraria favorable a la mediana y pequeña propiedad, capaz de romper el monopolio económico y social ejercido en el país por unos centenares de grandes latifundistas y sus clientelas de medianos latifundistas que actúan como parásitos a través del aprovechamiento indirecto de los minifundistas y medianos propietarios, tal como lo indica el siguiente cuadro:

Note* : 1 manzana = 0.7 ha
Note ** : 1 caballería = 45 ha

  • 1 En Guatemala en cifras 1960: 69-70.

CUADRO 44 - ESTRUCTURA AGRARIA DE GUATEMALA EN 19501

5Una oligarquía de menos de 1 100 propietarios (el 0.26 % del total de explotadores) controla el 50.3 % de las tierras agrícolas, mientras que el 88.3 % de minifundistas, que explotan menos de 7 ha, pueden valorizar únicamente el 14.2 % de la superficie agrícola útil. Esta estructura extraordinariamente desigual se agrava con la percepción de una renta territorial precapitalista (colonato, aparcería y arriendo usurario) que pesa con el 66.2 % del total nacional sobre agricultores que poseen menos de 7 ha y con el 18.1 % sobre propiedades “medianas” compuestas de 7 a 450 ha.

6Comprendemos, en consecuencia, la reacción ilegal y violenta de la oligarquía guatemalteca contra la política de Arbenz, quien amenazaba directamente sus fantásticos privilegios, la cual provocó su caída, mediante una intervención exterior comentada por los Estados Unidos. Sin embargo, victoriosa en el plano militar, la oligarquía constituida no logra, a partir de 1954, incorporar a la mayoría de la nación en su proyecto definitivamente conservador, a pesar de tentativas en dirección de nuevas clientelas de clases medias urbanas. Por eso, a pesar de un apoyo excepcional de los Estados Unidos, no logra nunca restablecer completamente la legalidad desde 1954 y debe reinar mediante una coercición permanente —especialmente desde 1962, cuando debe hacer frente a una oposición política durable que recurre incluso a la violencia armada en forma de guerrillas.

7Ese es, rápidamente esbozado, el telón de fondo nacional en el cual se destacan, para los efectos de nuestro estudio, San Andrés Sajcabajá y su región cuyo destino abandonaremos cuando sociólogos, etnólogos, geógrafos y politólogos pueden relevarnos, en el momento en el que el pueblo es unido por primera vez de manera directa al resto del país por una ruta transitable en 1964. Si, entre 1920 y 1964, la historia de Guatemala puede resumirse en el reino cada vez más discutido de la oligarquía instalada en el poder en el periodo precedente, la historia de nuestro pueblo puede resumirse en la crónica de una comunidad mixta ladina-indí-gena que, como otras, se encuentra en un estado de marginalidad heredado también del periodo precedente y del cual tarda en salir todavía en 1982.

2. La oligarquía y sus reservas indígenas entre 1920 y 1953

8A la vez que trataban, en el siglo xix, de conquistar y consolidar su poder derivado de la Independencia anticolonial, los sectores de la oligarquía agroexportadora más avanzados en el plano político se interesaban de manera objetiva en transformar a la masa indígena de Guatemala con el fin de romper las resistencias de una sociedad colonial y conservadora y de ampliar su base social y política más allá de sus únicas clientelas criollas. Los primeros actos políticos de la revolución liberal de 1871-1873 consistieron en recompensar en el Quiché a sus clientelas ladina e indígena de partidarios armados.

9En cambio, después de 1880, no se trata ya de conquistar el poder sino de conservarlo. La urgencia de una transformación de las relaciones sociales en el medio indígena se vuelve mucho menos evidente. Todo el esfuerzo de modernización del país se concentra en la “Guatemala útil”. En cuanto a las reservas indígenas, son administradas definitivamente por un aparato provincial sumario pero eficaz, por ser relevado por las municipalidades ladinas que son, a su vez, secundadas por las autoridades indígenas tradicionales y administradas en el plano económico con un mínimo de inversiones. Las clientelas ladinas locales, gratificadas con substanciales composiciones de tierras que les permiten practicar un latifundismo extensivo, se contentan con el poder municipal que les ha sido delegado. Y la masa indígena, segmentada en poblados sin solidaridad, a su vez fraccionados en aldeas y caseríos, no puede ni oponerse a la estructura de conjunto en el plano local, ni movilizarse en el plano nacional, puesto que ningún partido retoma sus propias reivindicaciones hasta una fecha reciente. Excluidas de la nación desde el punto de vista político y cívico, las comunidades aldeanas indígenas se estancan en su estatuto de reservas marginales, alimentando la vida nacional con una mano de obra migrante temporal, con una reserva de tierras pastorales o forestales acaparables y con un folklore para turistas y etnólogos.

  • 2 Decreto no. 905 sobre títulos supletorios del 29 de octubre de 1925.
  • 3 “Matriculas de Rentas” (1946) en Dirección general de rentas, Guatemala.

10Esta atonía es el resultado de una verdadera ausencia de política indígena por parte de la oligarquía dirigente. Aparte de algunos arreglos menores, tales como el decreto de 1925 que precisa el régimen de los títulos supletorios de propiedad territorial,2 ninguna legislación nueva modifica el estatuto legal del indigenado durante la primera mitad del siglo xx. Los asuntos indígenas dependen cada vez más exclusivamente de la administración municipal corriente o, a lo más, de la competencia del Registro de la Propiedad Inmueble o de la Dirección General de Rentas. Las exacciones fiscales y territoriales prosiguen, a expensas de las comunidades indígenas, en el anonimato de los asuntos burocráticos juzgados fastidiosos y sin interés, como lo demuestra en 1946 la destrucción de los archivos de matrículas de rentas desde 1930 (de hecho, desde 1880) por “exceso de depósito”.3 De vez en cuando, una circular del Ministerio de Gobierno o de la Jefatura política departamental recuerda a los municipios las reglas de aplicación de las leyes en materia de reparticiones de tierras o de impuestos. A eso se limita la obra gubernamental en materia indígena hasta pasado 1950.

  • 4 Decreto no. 900 sobre ley de Reforma agraria (1952).

11Grande es, por tanto, la innovación que representa la ley de reforma agraria dictada bajo la presidencia de Jacobo Arbenz en 1952, quien suprime la obligación de servicios gratuitos y las prestaciones de carácter “feudal”, y reduce como máximo a 200 ha las exportaciones territoriales en aprovechamiento indirecto.4 De golpe, todo el estatuto del indigenado es puesto en tela de juicio y con él los privilegios adquiridos de los latifundistas y potentados municipales en tierras indígenas. Este programa de democracia agraria, tachado inmediatamente de “comunista”, contraría a tal punto los intereses establecidos que precipita la caída de Arbenz. Desde el 26 de julio de 1954, el Estado conservador recupera todas las tierras concedidas desde 1952 en nombre de esta ley de reforma agraria y no vacila en fusilar en masa a los beneficiarios sospechosos de ser comunistas. Independientemente de la ferocidad extrema de esta represión, el episodio aclara hasta qué punto los intereses de la república oligárquica —que se habría podido creer más dispuesta a aceptar todas las consecuencias sociales de su desarrollo capitalista— están de hecho comprometidos en el mantenimiento orgánico de las reservas indígenas y precapita-listas de la nación.

12En efecto, recluta ahí la mano de obra temporal mal pagada de sus plantaciones agroexportadoras, lo que le permite compensar su dependencia financiera exterior y practicar precios de costo competitivos en el plano internacional. Con expoliaciones territoriales realizadas por las municipalidades ladinas en detrimento de los comunales indígenas, acalla parcialmente las demandas económicas de una masa inquieta y creciente de ladinos excluidos de los privilegios criollos, pero autorizados a practicar en tierra indígena la política racista de todos los “blanquitos” del mundo en situación neocolonial. El carácter tradicional de los Altos, reserva de mano de obra temporal al servicio de los latifundios capitalistas de las tierras bajas tropicales se refuerza a lo largo del siglo xx hasta alcanzar las siguientes proporciones:

  • 5 En “Síntesis del proceso migratorio de braceros del altiplano a la costa sur y sus repercusiones so (...)

CUADRO 45 - ORIGEN DE LOS MIGRANTES TEMPORALES HACIA LA COSTA DEL PACIFICO EN 19685

  • 6 Según Adams, 1959: 113.

13En cuanto a la masa ladina, ésta ha progresado hasta 1950 en las siguientes proporciones:6

CUADRO 46 - LA LADINIZACION EN GUATEMALA ENTRE 1550 Y 1950.

14Entre los grupos étnicos diferenciables de Guatemala, es la categoría que experimenta el aumento más importante desde el final del periodo colonial (su masa se multiplica por 16 entre 1778 y 1950, mientras que la de los indios se multiplica únicamente por 5). Después de 1950, esta masa mestiza se vuelve cada vez más difícil de contentar puesto que el exutorio de la colonización interna de las reservas indígenas ya no le basta. Esto no impide que la oligarquía prevenga las explosiones de esta enorme masa intermedia, canalizando su excedente hacia esas reservas hasta 1940-1950. Se comprende, en consecuencia, que oscilando entre las obligaciones del mercado internacional y las necesidades del equilibrio social interno, esta oligarquía renuncie difícilmente al papel de compensador económico y social reservado por su colonialismo interno a las comunidades indígenas de las tierras altas. Habiendo construido, desde finales del siglo xviii, su modelo de desarrollo capitalista de exportación sobre la utilización de estas reservas marginales, pero, sin embargo, integradas de modo adicional, no puede renunciar a ellas sin condenar el modelo del cual obtiene su propia existencia. La violencia de sus reacciones desde 1954 no se explica de otro modo, así como su resistencia para consentir en reformas cuando sabe, sin embargo, que se han vuelto inevitables.

3. Desde 1954: una oligarquía salvajemente represiva obligada a pequeñas reformas inaplicables

  • 7 Existe una bibliografía importante sobre la situación política en Guatemala.

15A propósito de la violencia oficial que se ha abatido sobre Guatemala desde 1954, los testimonios abundan,7 pero faltan fuentes objetivas, porque han sido escondidas o destruidas. Localmente, y una vez vencida la desconfianza comprensible de los informantes, el salvajismo de la represión que acompañó la caída de Arbenz adquiere proporciones míticas en el recuerdo popular. En 1972 y 1977 pudimos escuchar relatos sobre el flujo de cadáveres fusilados, en esa época arrastrados durante semanas por el río Motagua hacia su desembocadura, signo de que las fuerzas del orden actuaban en sus orillas río arriba. Más cerca, en Uspantán y Canilla, en 1974, y en Izabal, en 1977, escuchamos alusiones a numerosos casos recientes de ejecuciones sumarias, venganzas y desapariciones al término de interrogatorios en los locales de la policía. Cuando, finalmente, disponemos de cifras fiables, hablan de modo más elocuente que cualquier polémica partidaria. Hacia la época en que terminamos nuestro estudio, he aquí cómo se establecía un primer balance parcial de la represión de las guerrillas que habían sacudido Guatemala desde 1962 hasta 1970. De los 438 guerrilleros muertos por las fuerzas del orden guatemaltecas entre esas dos fechas:

16—95 habían muerto en combate (el 22 %)

17—266 hechos prisioneros, habían sido liquidados en seguida (el 61 %)

18—77 habían “desaparecido” en circunstancias desconocidas (el 17 %)

19Por lo tanto, en el 88 % de los casos, los guerrilleros o asimilados no habían sido muertos en el ejercicio de la guerra civil, sino ilegalmente (sin proceso) después de la captura, al término de un interrogatorio que podemos imaginar fácilmente muy “intenso”. En 232 casos, se puede precisar el origen social de esos “rebeldes abatidos”:

CUADRO 47 - LA REPRESION ANTIGUERRILLA EN GUATEMALA ENTRE 1962 Y 1970.

  • 8 Aguilar Peralta, 1971.

20Estas estadísticas parciales que emanan de una fuente oficial revelan una composición democrática y popular, rural y urbana. El pueblo de los campos (el 46 % de campesinos) y sus cuadros locales (policías, maestros de escuela, alcaldes, comerciantes el 15 %) pagan el tributo más pesado, pero el reclutamiento es también urbano y metropolitano, popular (obreros, semilumpen, empleados: el 26 %) o de élite (estudiantes, abogados, médicos, periodistas: el 13 %). En suma, estas cifras corresponden de modo bastante exacto a la composición social de las capas no oligárquicas de la sociedad guatemalteca y prueban que esos movimientos de guerrillas, incluso muy minoritarios, expresaban efectivamente la rebeldía de una amplia capa popular, pluriclasista y no totalmente machista (de las 438 víctimas de la represión, 19 son mujeres, es decir el 4 %), situada sobre todo en los sectores sociales bajo la dependencia inmediata del modo de producción capitalista —rural-mercantil, agroindustrial, urbano y suburbano. Esto excluye, por tanto, a la mayoría de las regiones con mayoría indígena del altiplano, poco afectadas por el movimiento fuera de las FAR de Turcio Lima y Camilo Sánchez, tal como lo indica el siguiente cuadro:8

CUADRO 48 - LAS GUERRILLAS EN GUATEMALA ENTRE 1962 Y 1970.

21Frente a este creciente aislamiento político respecto al campesinado y la población urbana mestiza, la oligarquía y sus ejecutantes descubren un nuevo interés en la conservación de sus reservas indígenas: ser puntos de resistencia regional contra las tentaciones revolucionarias. No que este campesinado indígena, durante largo tiempo relegado o expoliado por ella, de pronto se haya vuelto favorable, sino que marginado desde hace tiempo, sólo reacciona con extremada lentitud a las nuevas corrientes que agitan al mundo criollo y ladino integrado al sector capitalista. Un ejemplo local de este fenómeno bastante general en los Altos: San Andrés Sajcabajá prácticamente no ha sido afectado ni por las reformas de Arbenz (a pesar de una agitación evidente en Verapaz y Cubulco) ni por las guerrillas (a pesar de la actividad de los guerrilleros al norte de Uspantán) en el momento en que concluimos el estudio, en 1964.

22Esto es el resultado de una estrategia muy hábil que el tutor norteamericano inspiró desde los años 50 a la oligarquía dirigente guatemalteca y que consiste en fraccionar y segmentar a los sectores en sus intervenciones sociales susceptibles de reforzar las alianzas tradicionales o nuevas, a fin de esquivar las confrontaciones de dimensión nacional que, como bien lo sabe, ahora se volverán contra ella. Así, frente a las crecientes reivindicaciones de las nuevas clases urbanas, la oligarquía, apoyada por sus consejeros norteamericanos cuya filosofía política de social change necesario se expresa en especial mediante las publicaciones del Seminario de Integración Social de Guatemala a partir de 1955, apoya no sin recelo a partidos de carácter populista (por ejemplo, a la democracia-cristiana) que le permiten recuperar y promover a jóvenes cuadros mesocráticos los cuales, sin eso, podrían haber sido tentados a recurrir a la oposición violenta. A otras fracciones de la juventud de las clases medias a su servicio, ofrece puestos de tecnócratas o de oficiales de ejército y de la policía para quienes la lucha antisubversiva y la alianza con sus homólogos norteamericanos se convierten en posibilidades de promoción individual.

23En cuanto a las “apacibles” reservas indígenas de los Altos, que es necesario abrir finalmente al mercado aunque fuese para responder a las demandas de las clientelas ladinas locales y a los reclutadores de mano de obra temporal para las plantaciones de la costa, la acción oficial es triple a partir de los años 50: cuadrillarlos (con la policía o los etnólogos del Seminario de Integración Social o del Instituto Lingüístico), encuadrarlos (con las iglesias y sus movimientos de masa afiliados: Acción Católica, Democracia Cristiana, pentecostistas, mormones, adventistas, etcétera) y, uno tras otro, pero nunca al mismo tiempo en la misma región, abrirlos al fin al mundo exterior con la construcción de una ruta transitable, liberando así sus potencialidades mercantiles y favoreciendo en su seno la emergencia de una élite indígena y ladina conectada con los nuevos circuitos del comercio y la información. Practicada por etapas en el Quiché, esta estrategia deliberadamente diferencial desemboca en la comunicación rutera de Santa Cruz con Nebaj en 1941, con San Andrés Sajcabajá en 1964 y con San Bartolomé Jocotenango en 1974. Por supuesto, encargada de prevenir los desbordes regionales solidarios, esta estrategia tampoco desemboca en la promoción masiva de las poblaciones de cada uno de los pueblos concernidos. Por el contrario, al acentuar las diferenciaciones económicas y confesionales, busca y obtiene estratificar y encerrar a las sociedades aldeanas, promoviendo una élite indígena “evolucionada” pero cautiva y dividida en el plano ideológico, y termina de marginar a la mayoría reprimida en sus lejanos caseríos y aldeas.

24Al cabo de algunos años, los límites de estas “reformas” se revelan bastante rápido a los interesados, pero es entonces demasiado tarde para reaccionar. Controlados, cuadrillados y explotados por los nuevos intermediarios comerciales o ideológicos, descubren que son más que nunca indios despreciables condenados a sobrevivir en sus miserables milpas, lejos de las fuerzas sociales que hasta ahora, en la costa o las ciudades, no han logrado llegar a esta parte más explotada de la nación. Ahí estaban las cosas durante nuestra última misión de campo en 1977. Desde entonces, todo indica que la situación se ha deteriorado más, sin que el bloque oligárquico-mesocrático haya logrado obtener hasta ahora una alternativa fiable a la violencia instituida desde la caída de Arbenz, y sin que la oposición radical haya logrado hasta ahora hacer saltar este cerrojo sostenido más que nunca por la violencia, ilegal pero instituida con la ayuda exterior norteamericana.

II. San andras sajcabaja y su region entre 1920 y 1964

25Seguir la historia de San Andrés y su región durante todo este periodo debería permitirnos verificar la impresión general de estancamiento de las reservas indígenas en el altiplano occidental del país, en una zona cuyo carácter particularmente atrasado con respecto a la Guatemala desarrollada nos es ya conocido en 1920.

1. Un pueblo marginal en una región marginal

1.1 El quiche, un departamento definitivamente marginado

26Poco poblado, al margen de los grandes ejes comerciales y de los polos de desarrollo capitalistas, mal comunicado con el resto del país por una red de comunicación formada más por caminos muleteros que por pistas transitables todavía en 1964, el Quiché es uno de los departamentos más atrasados de Guatemala. En 1954, se registra aquí únicamente 15 de las 1 440 empresas (el 1 %) y 150 de los 40 458 asalariados (el 0.37 %) del país. Esto indica su atraso económico.

27Expresa también un atraso social, puesto que los salarios practicados aquí se encuentran entre los más bajos de Guatemala, inferiores en un 58 % a la tasa media nacional:

  • 9 Según Friedmann, 1963: 3.

CUADRO 49 - SALARIOS DIARIOS PROMEDIOS POR DEPARTAMENTOS ENTRE 1950-1954 (EN QUETZALES)9

28En el plano agrícola y en el medio indígena, el cultivo alimenticio de milpa basta apenas para el autoconsumo de maíz y frijoles y, durante las mejores cosechas, libera únicamente un escaso excedente comercial realizado en forma de aves y huevos negociados en Los mercados y enviados hacia Guatemala o la costa a lomo de mula. La artesanía doméstica de fibras vegetales (algodón, pitas, esteras) mejora apenas este balance. En suma, el nivel de las fuerzas productivas indígenas ha seguido siendo más o menos el mismo que en el siglo xvi. Nada revela mejor la mediocridad de los recursos campesinos que estas estadísticas de Santa Cruz del Quiché, capital prefectoral y, por tanto, mejor integrada al mercado y, de partida, indicadora de las tendencias más recientes de la diferenciación agraria en curso en el departamento:

CUADRO 50 - ESTRUCTURA AGRARIA DE SANTA CRUZ ENTRE 1950 Y 1964

  • 10 Censo agropecuario de la República de Guatemala de 1950 y VII Censo de Población de 1964: 290.

29El minifundio, comunal indígena o tomado en arriendo o aparcería a un propietario ladino, representa el 85.7 % de las propiedades en 1950 y el 80.8 % en 1964. Una mejor integración comercial entre esas dos fechas explica, sin duda, la leve progresión de las empresas familiares independientes, que pasan del 12.9 al 17.8 % del total.10 A pesar de esto, más del 80 % del campesinado disperso en los alrededores de la capital departamental posee en promedio menos de 3 ha de tierra por unidad familiar en una región donde los acaparamientos latifundistas se cifran en porciones de 900 a 4 000 ha de pastizales extensivos y semiforestales entre 1880 y 1920.

30En el plano del conjunto del departamento, esta oposición entre latifundio y minifundio también es notable. En el plano de la estructura agraria nacional, revela la importancia del aprovechamiento indirecto (el 13 % de la superficie en el Quiché contra el 9.5 % en el plano nacional en 1950); produce uno de los efectos más perniciosos del latifundismo en el medio indígena: la extracción usuraria de una renta territorial sin inversiones (precapitalista) en detrimento de los colonos, aparceros y jornaleros indígenas. En cuanto al empleo de esta tierra agrícola, podemos observarlo en el siguiente cuadro:

  • 11 En Guatemala en cifras 1960: 69-71.

CUADRO 51 - EMPLEO COMPARADO DE LA TIERRA EN 195011

31El porcentaje de tierras agrícolas y forestales es un poco inferior al promedio nacional; el de los pastizales naturales es netamente inferior y el de las tierras incultas (montañas, escarpamientos, bad lands) muy netamente superior. El departamento en conjunto se encuentra así muy desfavorecido con respecto al resto de Guatemala.

32En semejante ambiente agrario, a pesar de enormes incrementos de la población minifundista en las aldeas indígenas y de la población ladina pobre en las aldeas y principales caseríos ladinizados, los latifundios, subpoblados y subexplotados dada su explotación pecuaria y forestal extensiva, mantienen este departamento de 8 378 km2 en un nivel de subpobla-miento acentuado incluso en 1950:

  • 12 Según Censo nacional de la República de Guatemala de 1881, 1921 y 1940, y Diccionario geográfico de (...)

CUADRO 52 - EVOLUCION DEMOGRAFICA DEL QUICHE HASTA 195012

33El departamento también está suburbanizado, puesto que únicamente 16 515 (menos del 9.5 %) de sus 174 911 habitantes en 1950 son empadronados como “urbanos” —siendo considerados como tales los habitantes de las cabeceras municipales: a menudo miserables aldeas de menos de 700 habitantes, sin camino, sin correo y cuyo único equipo “urbano” consiste, como en San Andrés Sajcabajá, en una alcaldía, una iglesia y una plaza central rodeada de algunos almacenes pobres.

1.2 La soñolienta vida municipal de san andres hasta 1963

  • 13 Archivo de Gobernación, Arbitrios, t. 78.
  • 14 En Morales Urrutia, 1961, (1).
  • 15 En ibid., y Archivo de Gobernación, Arbitrios, t. 54, f. 1130.
  • 16 AGCA y Archivo de Gobernación.
  • 17 Morales Urrutia, 1961.

34Durante este periodo, la crónica municipal de San Andrés Sajcabajá es, una vez más, muy pobre en acontecimientos. Sin embargo, algunas novedades señalan que pertenece, a pesar de todo, a una nación contemporánea. El 14 de junio de 1926, el consejo municipal decide la compra de canalizaciones para instalar algunas tomas de agua potable.13 El 28 de enero de 1933, obtiene el acuerdo del gobierno para instituir una feria anual desde el 25 hasta el 30 de noviembre,14 lo que Canilla obtiene también el 13 de noviembre de 1935 para su propia feria que tendrá lugar todos los años del 8 al 11 de diciembre.15 En 1945, una nueva línea telegráfica une San Andrés a Chinique.16 El 4 de junio de 1949 se inaugura al fin el primer correo postal regular entre San Andrés y Santa Cruz.17

  • 18 “Acuerdo sobre plan de arbitrios, para la municipalidad de San Andrés Sajcabajá” (10 de diciembre d (...)
  • 19 “Nuevo plan de arbitrio para la municipalidad de San Andrés Sajcabajá” (21 de mayo de 1959) en ibid (...)
  • 20 En Diccionario geográfico de Guatemala 1960 (2): 120-122.
  • 21 En Morales Urrutia, 1961.
  • 22 Según Arch. Parr. de S.A.S.

35Sin embargo, San Andrés, muy afectado en su integridad territorial comunal a fines del siglo xix, debe volver a definir su estatuto municipal en el marco del departamento. Se ocupan de ello los acuerdos de arbitraje gubernamentales del 10 de diciembre de 192818 y del 21 de mayo de 195919y las decisiones que vuelven a anexar Canilla a la jurisdicción municipal de San Andrés el 26 de agosto de 1936, para desligarla finalmente y erigirla en municipio independiente el 13 de noviembre de 1951.20 Al término de todas estas transacciones administrativas territoriales, San Andrés Sajcabajá se encuentra finalmente “elevado” al rango de “municipio de tercera categoría” el 26 de julio de 1957.21 En el plano religioso, San Andrés, hasta hace poco dependiente de la parroquia de Joyabaj, es entonces unido al curato de Zacualpa que reúne (bajo la autoridad de un solo cura)22 el inmenso territorio de las parroquias de Zacualpa, San Andrés, San Bartolomé Jocotenango y Canilla.

36En total, los dos municipios de San Andrés y Canilla gozan, a pesar de su calidad oficial de centros “urbanos”, de finanzas municipales muy mediocres que se reparten como sigue en 1964:

CUADRO 53 - PRESUPUESTOS MUNICIPALES EN SAN ANDRES Y CANILLA EN 1964

37Hermanadas en tal indigencia, estas dos municipalidades, una ladina y la otra indígena bajo dirección ladina, se caracterizan por el tradicionalismo de sus ingresos y gastos. Canilla goza de cierta ventaja comercial con respecto a San Andrés ligado a su población de ladinos y criadores-vendedores de manteca y quesos, pero, de manera paradójica, es San Andrés quien posee el más fuerte presupuesto de funcionamiento-administración, vialidad y agua potable. A pesar de todo, esto es bastante mezquino, y sin el recurso de la mano de obra indígena gratuita, (en 1945 la línea telegráfica San Andrés-Chinique es construida gracias a las prestaciones gratuitas impuestas por turno a las aldeas indígenas) estos dos poblados no lograrían siquiera mantener sus mediocres edificios públicos ni su deficiente red de vialidad vecinal.

1.3 Los motivos tradicionales de conflicto en la vida municipal

  • 23 “Expedientes y documentos que se remiten a la Gobernación departamental pertenecientes a la municip (...)

38La serie del Archivo de Gobernación concerniente a San Andrés Sajcabajá y Canilla a partir de 193623 muestra los problemas ordinarios de toda vida aldeana en el medio indomestizo guatemalteco. Se trata de la reglamentación de los derechos de agua de riego, de mantenimiento de las canalizaciones de agua potable, de contratos de arrendamiento presentados ante el juez de paz, de correspondencia administrativa con la Jefatura política del Quiché, de multas y confiscaciones de ganado errante que pasta de modo indebido en los maizales, de quejas por motivos de deudas, de certificados de venta (de tierras, ganado, madera), de matrimonios, divorcios, permisos para instalar zarabandas durante las fiestas —siendo los gastos de desórdenes públicos asumidos por los organizadores benévolos, etcétera.

  • * Es necesario recordar aquí que los archivos parroquiales de San Andrés no fueron mantenidos localme (...)

39● Conflictos territoriales e individualismo agrario. Detrás de esta monotonía apacible, adivinamos, sin embargo, que el poder municipal detentado en sus puestos claves por los ladinos (secretario de alcaldía, alcalde) sirve para resolver ásperos conflictos por el control de las tierras y la fuerza de trabajo. En la medida en que el ocultamiento o la destrucción de documentos permiten adivinarlo,* seguimos la progresión de un verdadero individualismo agrario a partir de 1930 entre los ladinos primero y después de 1940 entre los propios indígenas. En efecto, el régimen comunal no debe engañar. La fragmentación de las tierras agrícolas no impide formas de concentración territorial que, sin ser latifundistas en el sentido estricto, favorecen no obstante una estratificación social a favor de los ladinos más acaudalados domiciliados en San Andrés Sajcabajá.

40Sin duda, el caso más notable es el de Antonio Urízar quien, desde 1932, hizo registrar en la municipalidad la compra de las siguientes tierras de cultivo seco:

CUADRO 54 - TERRENOS ACAPARADOS POR ANTONIO URIZAR EN SAN ANDRES EN 1932

  • 24 Ibid., reg. no. 7970, libro 24, f. 128.

41A éstas agrega, el 14 de octubre de 1937, los 125 983 m2 de tierras irrigadas de Sacquiec, avaluadas en 250 quetzales.24 Así, es propietario de 482 514 ha cotizadas en 1 070 quetzales y conformadas por 6 parcelas del terruño indígena sanandresino. No es un verdadero latifundista —a diferencia de sus primos, los Urízar de Canilla y Chinique— pero ¡qué distancia económica y social entre él y esos notables indígenas (regidores y alguaciles) que poseen únicamente 2.8 hectáreas (cuatro manzanas) en 1942!

  • 25 Ibid., (1942).

42Ahora bien, no es el único beneficiario de esta política de destrucción lenta de las parcelas indígenas comunales. En 1942, como consecuencia de una mala cosecha, 33 de sus parientes y compadres ladinos piden una exoneración fiscal excepcional de su impuesto sobre la renta. Notamos entonces que, dispersos en 25 aldeas rurales de San Andrés, ninguno posee menos de 7 ha,25 es decir al menos el triple de lo que era otorgado por la municipalidad a los responsables más notables del común de indios (4 manzanas).

  • 26 Ibid., y 1944, paq. no. 8.
  • 27 “Libro de actas de sesiones municipales” (13 de noviembre de 1947) en ibid.

43So pena de verse totalmente despojados con la complicidad de la municipalidad, los indígenas se ven obligados a su vez a entrar en la lógica de este individualismo agrario haciendo registrar también sus parcelas, hasta entonces explotadas individualmente en el marco de la propiedad eminente del común. Este movimiento parece acelerarse entre 1942 y 1947 cuando son compuestas parcelas indígenas que totalizan entre 0.7 y 2.8 ha (de una a cuatro manzanas).26 San Andrés entra así a su vez en el proceso general de minifundización del Quiché, proceso favorable a los ladinos que participan en el reparto o compran enseguida esas parcelas a sus nuevos “propietarios” indígenas. El 13 de noviembre de 1947, por ejemplo, Santos Urízar Girón obtiene, en la sesión del consejo municipal, la autorización para participar en una de esas segmentaciones de tierras en compañía de cuatro indígenas en las siguientes proporciones:27

44—Santos Urízar Girón (ladino): 50 cuerdas (2 ha)
—Juan Mateo (indígena): 40 (1.6 ha)
—Juan Ciprián (indígena): 40 (1.6 ha)
—Tomás Cos (indígena): 30 (1.5 ha)
—Martín Mateo (indígena): 30 (1.5 ha)

  • 28 “Matrícula no. 4429 Sabino Noriega, departamento del Quiché” (1946) en Dirección general de rentas.

45De hecho, integrados a la comunidad de vecindad aldeana, nada se opone ahora a que estos ladinos participen en el reparto de las tierras del común antaño reservadas únicamente a los indígenas. Su única obligación consiste en valorizarlas realmente —cláusula que les favorece puesto que disponen de reservas monetarias adquiridas con la ganadería, el comercio, los préstamos de una parentela que posee fondos disponibles y los salarios pagados por la administración, y porque disponen también de medios que los indígenas no poseen. Por eso. con la mayor legalidad del mundo, forman parcela tras parcela verdaderas propiedades medianas (entre 10 y 50 ha) sin que el común de indios pueda oponerse. Además, en las pocas ocasiones en que surge un conflicto, la desigualdad de posición frente al aparato judicial favorece de nuevo a los ladinos. En los casos litigiosos que oponen efectivamente a un ladino y un indio, el primero es el único en obtener el conocimiento del derecho y procedimiento (y, a veces, del juez), lo que le permite hacer arbitrar el conflicto —el 90 % de las veces en su favor— por el alcalde ladino primero, por la Jefatura política del Quiché enseguida y, finalmente, por la Dirección General de Rentas o el Registro de Propiedad de Guatemala o Quezaltenango. Así, Sabino Noriega obtiene finalmente composición para un terreno de 700 cuerdas (alrededor de 30 ha) en 1946.28

  • 29 “Pedido de la Gobernación departamental del Quiché al Ministro sobre el artículo 45 de la Ley fores (...)
  • 30 “Carta de la Dirección general forestal al Ministro” (18 de enero de 1946) en ibid.
  • 31 “Expediente y documentos... de San Andrés Sajcabajá” (1946) en Archivo de Gobernación.

46● Derechos de uso sobre los comunales (bosques y pastizales). Situado en el corazón del Quiché (el “país de los árboles numerosos” en mayaquiché), San Andrés, como los pueblos que lo rodean, posee abundantes reservas pastorales y forestales, bienes comunales indivisos administrados por la municipalidad. Estos comunales son esenciales para la economía aldeana puesto que proporcionan alimento al ganado (caballos, bovinos, porcinos y ovinos) y proveen la madera para construcción y calefacción y el ocote (madera resinosa que sirve para el alumbrado doméstico indígena). El florecimiento de la ganadería y de las empresas forestales valoriza de manera inédita estos recursos después de 1945, lo que conduce a las autoridades competentes (Jefatura política del Quiché y Dirección General Forestal de Guatemala) a recordar el régimen de estas tierras comunales, en principio, explotadas en común pero que, de hecho, desde hace muchos años “han venido poseyéndolos los particulares con documentos de posesión”.29 El 18 de enero de 1946, la Dirección General Forestal recuerda que, para que un particular pueda explotar en propiedad estas reservas comunales, debe hacerlas registrar en el departamento o la capital, pero que la municipalidad es la única habilitada para autorizar la adjudicación,30 lo que favorece el poder municipal ladino en detrimento de reservas inicialmente indígenas. Porciones enteras de bosques y pastizales son adjudicadas por la municipalidad ladina a ladinos que, al cabo de cierto tiempo, reclaman su posesión prolongada con el fin de mantener ahí su presencia, lo que disminuye en la misma proporción las reservas realmente disponibles de la comunidad. Estas transacciones son consentidas por la municipalidad a precios de arriendo irrisorios. El 23 de enero de 1945, por ejemplo, Santos Gómez Girón obtiene un derecho de corte para extraer la madera necesaria para la construcción de su casa al precio de... ¡0.10 quetzales!31

  • 32 Ibid., (1946-1947).

47Aunque el derecho de corte así adjudicado no implique de ninguna manera el derecho a cercar, los beneficiarios no dejan de excluir al rebaño comunal de porciones segmentadas de este modo y, como no pueden impedir su acceso de manera absoluta, reclaman a los propietarios indígenas los animales sorprendidos en sus claros o bajo sus árboles y que no han sido marcados. Un sondeo efectuado entre 1946 y 1947 en los archivos de San Andrés depositados en la Jefatura departamental revela así unas 30 solicitudes y quejas presentadas en un año a propósito de invasiones y litigios relativos a las marcas al rojo del ganado.32 A partir de este periodo, se acentúa uno de los rasgos más inquietantes de la ecología sanandresina: la desforestación de las laderas bajas y medias cercanas a los centros de habitat y de cultivo, explotadas y pastadas en exceso por el rebaño comunal indígena, mientras que las laderas altas de resinosos, mejor protegidas por sus adjudicatarios ladinos porque son más rentables desde el punto de vista forestal y porque soportan una carga pecuaria menor, resisten mejor a la erosión de los suelos. El bosque retrocede de manera diferencial ante la sobrecarga pastoral impuesta a los comunales, lo que constituye otro factor, con efecto diferido, de diferenciación económica entre ladinos e indígenas.

2. Un pueblo sometido a pesar de todo al cambio

  • 33 “El Jefe político del Quiché informa la Secretaría de Agricultura que los indígenas de San Andrés S (...)

48Estos acaparamientos territoriales que se repiten durante todo el periodo y se aceleran después de 1940 significan que San Andrés no escapa totalmente al cambio, no más que su región. Incluso la masa indígena relegada, que por su terca oposición a la vacunación del ganado en 194333 podría creerse hermética a las transformaciones del mundo moderno, comienza a modificar su comportamiento después de 1945 con respecto a los acontecimientos nacionales e internacionales.

2.1 Los signos de una lenta integracion regional

  • 34 En ibid., of. no. 1960.

49El 27 de julio de 1945, la municipalidad de San Andrés Sajcabajá suscribe a un folleto norteamericano titulado The Municipal Digest of the Americas.34 Dudamos que haya conocido un gran éxito de difusión incluso entre los ladinos alfabetos, pero el hecho revela que San Andrés no escapa totalmente a su siglo y a sus contingencias de propaganda imperialista. Y, en efecto, el pueblo y su región son afectados lentamente por la inevitable expansión del mercado en un país de capitalismo incompleto, pero en crecimiento. El establecimiento de ferias anuales en Canilla y San Andrés desde 1933-1935 respondía a las nuevas necesidades de esta clase emergente de “lati-minifundistas” ladinos, los cuales poseen más que el mínimo agrario vital de los indígenas y disponen ahora de un excedente agrícola comercializable al fin del año, en forma de sacos de granos, quesos y ganado en pie.

  • 35 “De la Jefatura política del Quiché al Intendente municipal de San Andrés Sajcabajá” (1 de julio de (...)

50En cuanto a los indígenas, que finalmente disponen, durante el periodo de temporada mala agrícola, únicamente de su fuerza de trabajo, ésta es cada vez más movilizada por los reclutadores de mano de obra de las plantaciones de la costa del Pacífico. Esta migración temporal hacia la costa, tradicional en el Quiché desde el siglo xvi (cuando no desde el siglo xv), se refuerza a lo largo del siglo xx hasta proveer el 25 % de los braceros migrantes del capitalismo agroexportador en 1968. Para estos “hombres de maíz” transformados durante dos o tres meses en “hombres de café o de algodón” en el litoral, la migración permite obtener una ayuda monetaria y ponerse en contacto con el mundo exterior. Aun si quisieran escapar a ello, las autoridades se lo impondrían a nombre de la ley de vagancia que obliga a requisicionar a todo individuo que no pueda justificar 150 días de trabajo al año, como lo recuerda en 1945 la Prefectura al intendente municipal de San Andrés, no sin acompañar esta circular de sabrosas consideraciones morales y prácticas: “El ebrio, así como el que se encuentre en billares públicos en días hábiles y horas de trabajo, siempre que sea reincidente, debe ser considerado como vago. Eso ocurre mucho en estas localidades, sobre todo en los días de mercado... Ordene usted que los ebrios en día hábil deben ser reconcentrados siempre a la cárcel municipal”.35 No se podría describir mejor los síntomas sociales de la cesantía rural, indígena (alcoholismo) o ladina pobre (parasitismo ocioso).

  • 36 “Triplicado de un contrato de trabajo en la finca Filadelfia y Anexos del departamento de Suchitepé (...)

51Como quiera que sea, obligados por ese sistema de urgencia o voluntarios, los sanandresinos pobres que bajan a cosechar a las plantaciones capitalistas son cada vez más numerosos. Estos mozos firman un contrato —o, cuando son analfabetos, ponen una cruz o su huella digital—, a través del cual se comprometen a trabajar en las plantaciones de café y de caña de azúcar, a destajo y durante 30 días hábiles como mínimo (30 “jornales”) entre octubre y enero. En compensación recibirán —como, por ejemplo, en la hacienda Filadelfia de don Marcos R. Calieron en 1945— un anticipo reembolsable obligatoriamente al final del contrato, equivalente al 30 % del salario final, calculado a razón de 1 quetzal, 15 libras de maíz, 3 libras de frijoles, 1 libra de sal y una ración de azúcar por jornada de trabajo efectiva.36 Tales son los mecanismos con los cuales el capitalismo agrícola costero obtiene a bajo precio sus reservas de ganado humano transhumante de San Andrés a sus plantaciones, y el papel que destina a las regiones de donde proviene mayoritariamente su mano de obra indígena temporal.

  • 37 “Petición del 15 de agosto de 1946” en ibid.

52Pero, al descender a la costa en vías de politización y de sindicaliza-ción después de 1944 y al conocer el régimen de salarios, por muy mal pagado que sea, los indígenas de San Andrés aprenden a ver de manera diferente las tradicionales obligaciones a prestaciones gratuitas que les esperan a su regreso. Sin duda, esto explica que, si continúan aceptando las prestaciones municipales como forma de fiscalidad no monetaria, rehusan en cambio realizarlas a favor de los empresarios ladinos privados. Desde el 15 de agosto de 1946, tres de ellos no vacilan en enviar una solicitud al gobernador departamental para reclamar contra el ladino Méndez quien ha pretendido utilizarlos por 50 céntimos, con la complicidad del alcalde y de sus ayudantes indígenas, para el transporte a su hacienda de Santa Cruz. Su argumentación merece ser presentada puesto que expresa las relaciones interétnicas en San Andrés: “... para nosotros los indígenas no ha cambiado la escuela del pasado, pues seguimos siendo considerados como animales, no hay para nosotros la menor consideración de parte del señor Alcalde de nuestro pueblo... le manifestamos que para 50 centavos no era posible hacer un viaje tan largo y con carga pesada de casi a 5 arrobas cada uno; esto causó mucho enojo en el señor Méndez y portada contestación, le dio una fuerte bofetada en la boca al primero de los presentados... por lo que venimos a pedir amparo al Señor Gobernador, ... ”.37

53La encuesta emprendida por la autoridad obtiene del alcalde una respuesta confusa en la cual denuncia la conjura de esos analfabetos con un tinterillo, supuesto funcionario vindicativo y agitador de la propia Prefectura. En todo caso, el episodio, cuyo desenlace desconocemos, manifiesta un nuevo ánimo reivindicativo entre los indígenas de San Andrés, ligado a una apertura más amplia al mundo, pero también a los conflictos que derivan del florecimiento demográfico paralelo y rival de las dos comunidades ladina e indígena.

2.2 Un progreso demografico continuo

54Las dos comunidades prosiguen su expansión demográfica a un ritmo impresionante entre 1920 y 1964, como lo muestra el cuadro 55.

55Si tomamos el conjunto constituido por Canilla y San Andrés, que son por turno separados entre 1893 y 1936 y entre 1953 y 1964, o reunidos bajo la misma autoridad municipal antes de 1893 y entre 1936 y 1953, obtenemos según la misma fuente un cuadro más completo (véase el cuadro 56).

CUADRO 55 - FLORECIMIENTO DEMOGRAFICO

CUADRO 56 - FLORECIMIENTO DEMOGRAFICO DEL CONJUNTO S DEPARTAMENTO DEL QUICHE ENTRE 1880 Y 1967

  • 38 Según la Dirección General de Estadística del Ministerio de Economía: Censo de la República de Guat (...)

[ ANDRES Y CANILLA ENTRE 1880 Y 196738

RES-CANILLA Y DEL

56Tomando como base de índice 100 los años 1921-1924, observamos que el conjunto Canilla-San Andrés cuyo ritmo de crecimiento era más acelerado que el del departamento hasta 1940, se alinea al resto del Quiché entre 1940 y 1964. El incremento del conjunto es, a pesar de todo, fuerte puesto que la población del antiguo municipio (único) de San Andrés se triplica entre 1880 y 1964, es decir que ha habido un crecimiento anual promedio excepcional del 37.5 ‰!

  • 39 Véase Adams, 1956-1959.

57Por crecimiento natural o inmigración, el incremento ladino sobrepasa el crecimiento demográfico indígena, duplicando o cuadruplicando sus efectivos en San Andrés o Canilla entre 1920 y 1964, mientras que la población indígena no sobrepasa entre esas dos fechas tasas de crecimiento superiores al 16 ó 32 %. El proceso de ladinización se acelera así de manera inédita hasta alcanzar una tasa excepcional en Canilla (casi el 70 % en 1964) muy superior a la del departamento, lo que alinea este municipio a sus homólogos antiguamente ladinizados del sur de la sierra de Chuacús (Chiché, Chinique y Lemoa) donde la tasa de ladinización oscila entre el 60 y el 66 % en 1950.39

58Por consiguiente, San Andrés y Canilla, que se encontraban entre los municipios menos poblados de su departamento tan despoblado, están densificando su ocupación del suelo. En efecto, si admitimos su superficie reconocida por el censo de 1964 (Canilla: 100 km2 y San Andrés 476 km2; departamento del Quiché: 8 378 km2), su densidad demográfica evolucionaría de la siguiente manera:

CUADRO 57 - EVOLUCION DE LA DENSIDAD DEMOGRAFICA ENTRE 1880 Y 1967

  • 40 Según: Estudio sobre agricultura nacional 1881; II Censo agropecuario de Guatemala, 1964 (1): 232 y (...)

59En una economía agraria tan tradicional y limitada, este proceso genera un deterioro acelerado de las relaciones del hombre con el bosque y los pastizales, cuyos índices presentimos a través de las estadísticas, sin embargo, muy aproximadas e incompletas de los censos agrícolas de 1881 y 1964.40

CUADRO 58 - RECURSOS AGRICOLAS DE SAN ANDRES Y CANILLA ENTRE 1880 Y 1964

60Si, en este periodo, la apropiación agrícola parece progresar en Canilla, pero en detrimento de la ganadería y de la dimensión de las parcelas cultivadas, en San Andrés Sajcabajá, en cambio, el deterioro es general a pesar del desbroce de las laderas bajas desforestadas que explica una extensión de los temporales (tierras de cultivo secas en chamicera). Al provocar la expansión del minifundio de cultivos alimenticios de auto-consumo en detrimento del bosque y de los pastizales naturales, el crecimiento demográfico bloquea el desarrollo de la ganadería extensiva después de 1920 y multiplica los conflictos entre ganaderos ladinos por un lado, y cultivadores alimenticios indígenas o ladinos pobres por otro. Además, estos últimos, en su afán creciente de tierras para hacer frente al incremento de sus familias, deben buscar tierras para desbroce cada vez más lejos del centro aldeano, lo que acelera la dispersión del habitat rural.

2.3 Las consecuencias sobre la estructura del habitat

61Esta dispersión, continua entre 1880 y 1964, se nota en los censos o estimaciones de 1881, 1921, 1924, 1940, 1964 y 1967. Sin embargo, el proceso es bastante diferente en Canilla y en San Andrés Sajcabajá.

62● La dispersión a partir del centro inicial de San Andrés. Alabando los méritos de los compañeros de Bartolomé de Las Casas y de sus sucesores inmediatos, esos dominicos “amos en el arte de las reducciones”, Remesal señala que, de todo el antiguo reino de Utatlán, “ahí donde se juntaron más fue en San Andrés”. El éxito ejemplar de esta reducción colonial lega a la República un pueblo indígena compacto donde los únicos elementos de habitat rural oficialmente dispersos alrededor de Canilla desde fines del siglo xviii pertenecen a ganaderos ladinos recientemente instalados. Cuando Canilla se separa de San Andrés en 1893, se podría creer que éste encuentra su equilibrio trisecular en el centro de su terruño. Al contrario, es en 1880 cuando un censo oficial menciona por primera vez a las cuatro aldeas de Chinantón, Chinillá, Las Casas y Lilillá, distintas del pueblo mismo. De las dos últimas, sabemos ya, a través de las composiciones de tierras de 1794-1799, 1835-1845 y 1888-1900, que los acaparadores ladinos habían debido luchar contra (o componer con) ocupantes indígenas del suelo que continuaban valorizando unas cuerdas de milpas irrigadas alrededor de un río. Pero, a menudo, se trataba únicamente de una ocupación secundaria precaria, certificada por sencillos ranchos de teja susceptibles de ser desalojados rápidamente por los ganaderos ladinos. Sin embargo, manifestaban la resistencia de los indígenas a abandonar completamente sus antiguas tierras de cultivo dispersas, antaño pobladas con construcciones por sus antepasados, tal como lo revelan todavía las ruinas (cimientos) de la época prealvaradiana.

63Empujados por la explosión demográfica que se produce en San Andrés entre 1850 y 1880, los habitantes en busca de tierras ya no se contentan con ocupar esos terruños dispersos de modo temporal: se instalan ahí de manera definitiva, crecen y se multiplican al punto de provocar una segunda ola de dispersión en 29 caseríos entre 1880 y 1920 y una tercera ola de dispersión (inacabada) con 15 nuevos caseríos entre 1920 y 1967. Ahora, la gran mayoría de la población sanandresina (casi el 93 %) vive fuera de la antigua reducción colonial. Sin embargo, ésta sigue siendo la primera aglomeración del municipio, pero con crecimiento lento, seguida de cerca por 7 caseríos y aldeas cuya importancia iguala o sobrepasa a la de la cabecera del vecino municipio de Canilla en 1964:

CUADRO 59 - PRINCIPALES CENTROS DE POBLACION AGLOMERADA EN SAN ANDRES Y CANILLA EN 1964

64Estos caseríos secundarios absorben únicamente el tercio (el 33.4 %) de la población de San Andrés, el resto (el 59.3 %) sigue dispersa en 33 aldeas de 1 a 44 familias. El cuadro y la gráfica revelan esta excepcional “re-ruralización” del municipio en menos de tres generaciones:

CUADRO 60 - DISPERSION OFICIAL DEL HABITAT DE SAN ANDRES DESDE 1921 HASTA 1967

GRAFICA 4 - EVOLUCION DEMOGRAFICA DE SAN ANDRES ENTRE 1921 Y 1967.

65● Los reagrupamientos a partir del habitat disperso en Canilla. Aglomerado a partir de las parcelas de territorio arrancadas a San Andrés Sajcabajá, Joyabaj y Cubulco entre 1794 y 1953, el municipio de Canilla (de creación tardía, en 1893) es al comienzo un conglomerado mal estructurado de casas-haciendas aisladas pertenecientes a la parentela de los Sical, y de algunos ranchos y aldeas indígenas amenazados permanentemente de expulsión por los ganaderos extensivos ladinos. La erección del territorio en municipio independiente en 1893 traduce, sin embargo, el crecimiento demográfico que se ha producido en ese medio a dominante ladina desde la época en que sólo algunas estancias aisladas figuraban en el plano de las recomposiciones de tierras efectuadas en 1836.

66El hecho notable entre 1921 y 1967 es la mediocridad de la cabecera municipal, simple aldea, casi una aldehuela, perdida en medio de su meseta pastoral y cuya población sigue inferior a la de casi todos los otros centros en proceso de reaglomeración alrededor de las antiguas estancias y haciendas dispersas, que han atraído a su alrededor a una mayoría de empleados ladinos y a una minoría de mozos indígenas. Sólo las aldeas con mayoría indígena, Chichaj y Sajquín, participan en la fuerte dinámica demográfica de los centros secundarios de la tercera generación, ya observada en San Andrés Sajcabajá, al punto de convertirse en verdaderas aldeas indígenas tan importantes como sus homólogas ladinas hacia 1967. En total, el 18.9 % de la población del municipio vive entonces en aldeas iguales o inferiores al propio Canilla y el 81.2 % vive en aglomeraciones dispersas pero que sobrepasan los 100 habitantes:

CUADRO 61 - REAGRUPAMIENTO REGISTRADO DEL HABITAT EN CANILLA ENTRE 1921 Y 1967

67Si tomamos el criterio un poco arbitrario de separar a la población repartida en centros de menos o de más de 100 habitantes, asistimos a un incremento de la población reaglomerada que va del 57 % al 73.2 % del total:

GRAFICA 5 - EVOLUCION DEL POBLAMIENTO EN CANILLA DE 1921 A 1967.

68En el momento en que los dos municipios de San Andrés y Canilla son finalmente unidos al resto del país por una ruta (después de 1964), la estructura del habitat en el antiguo territorio de Sajcabajá se caracteriza por este doble movimiento de redispersión-reaglomeración en caseríos secundarios en vías de alcanzar a corto plazo a la población del antiguo centro aldeano colonial. Alrededor de esos caseríos, algunas aldehuelas alejadas, estancias y ranchos de crianza totalmente dispersos, revelan el esfuerzo de revalorización de las más mínimas parcelas de terruño utiliza-bles para la agricultura. Por primera vez desde hace cuatro siglos y medio, ese terruño es reutilizado al máximo de sus posibilidades dentro de los límites tecnológicos de la agricultura de milpa indígena (irrigada o en chamicera) y de la crianza extensiva ladina. Por muy débil que sea el excedente no autoconsumido producido por cada familia, esto no impide que, globalmente, el excedente regional movilizable por el comercio esté en aumento, al menos durante los años de buena cosecha. Contrapartida de este desarrollo extensivo agropecuario, el equilibrio entre el hombre y la tierra está a punto de romperse en el marco de las técnicas existentes de valorización del suelo, lo que explica un cierto tope de la ganadería después de 1920, especialmente en Canilla, y una minifundización acelerada en el medio indígena. Algunos ladinos pobres, ahora privados del acceso a los pastizales ya acaparados, deben transformarse en agricultores, en lugares distantes de las aldeas donde viven sus parientes más ricos, solos o en medio de indígenas cuyas tierras y servicios tratan de parasitar lejos de la mirada de la municipalidad y de las autoridades indígenas tradicionales.

CUADRO 62 - INDICES DE LA DISPERSION LADINA EN LOS PUNTOS DE MENOS DE 100 HABITANTES EN 1967

69En consecuencia, del 8.37 % de la población dispersa hasta el desmenuzamiento fuera de la antigua reducción de San Andrés, más del quinto es ya ladina en 1967, signo de que la rivalidad entre las dos comunidades étnicas existe en todo el territorio ásperamente disputado.

III. San andres y canilla en el momento de su desenclave en 1964

70Esa es la situación al comienzo de los años sesenta, cuando el Estado guatemalteco, inspirado en las teorías del social change nacionalizadas en política de integración social, decide tomar a su cargo una parte de las tierras altas indígenas abandonadas a su suerte y a las reglas espontáneas de un mercado poco desarrollado desde hace casi un siglo. Lo empujan a ellos los gritos de alarma lanzados desde hace dos décadas por los diversos etnólogos y antropólogos sociales, sobre todo norteamericanos, y las amenazas de explosión social y política en el resto del país. Para la oligarquía dominante y sus subordinados originarios de las nuevas clases medias urbanas se vuelve, en efecto, urgente reintegrar a la nación regiones con mayoría indígena que han escapado más o menos a las tentaciones reformadoras entre 1944 y 1964, en especial en el momento en que estallan (en 1962) los primeros movimientos de guerrillas castristas o aparentadas en la capital y las regiones de proletariado y campesinado ladino pobre. Mejor conocido el país real gracias al último censo de 1960, se vuelve, en consecuencia, posible y deseable someter el hinterland indígena a una mejor división económica y política. En San Andrés Sajcabajá, la operación se desarrolla en dos tiempos.

1. El control ideológico: la Acción Católica en 1963

71La orden española del Sagrado Corazón de Jesús, de acuerdo con el gobierno guatemalteco, reanuda en el Quiché la tradición dominica de las tierras de misión. Abre una casa conventual en Santa Cruz del Quiché desde donde parten los misioneros y donde se reúnen periódicamente los nuevos curas de parroquia de la orden, enviados en gran número. En 1963, la iglesia de San Andrés vuelve a abrir sus puertas con un titular (por primera vez desde 1873).

  • 41 En Arch. Parr. de S.A.S., 1963.

72Después de 90 años de vacío clerical, éste está perfectamente consciente de que debe actuar como verdadero reevangelizador si quiere vencer las resistencias sincréticas de las cofradías, depositarías desde hace tres generaciones de las costumbres, que tienen de católicas únicamente el nombre, y de sus imágenes religiosas coloniales, preservadas piadosamente contra el anticlericalismo de la dictadura liberal, pero ahora investidas de poderes fetichistas poco compatibles con la ortodoxia romana. Como buen misionero de choque, el nuevo cura actúa, por tanto, como “extirpador de costumbres” y, apoyándose en la fracción indígena de San Andrés y Canilla, más susceptible de sostener el nuevo curso de las cosas (porque es la que ha evolucionado más hacia el estatuto de campesinado parcelario individualista), reconvierte en masa y hace adherir a estos “nuevos cristianos” a una organización militante y mutualista: la Acción Católica. Al final de 1963, obtiene ya 126 conversiones en San Andrés y 40 en Canilla41 y garantiza así el apoyo eficaz de jóvenes activistas indígenas, los cuales, por su vestimenta (pantalón blanco, chaqueta azul y crucifijo) y su comportamiento (rechazo de las costumbres, es decir también del poder gerontocrático de los ajwab-mayordomos), se liberan de la tradición y proclaman su deseo de abrirse a la modernidad bajo la dirección de la Iglesia y la administración del Estado.

73Habiéndose anticipado así a la acción subversiva de los agentes revolucionarios o de las iglesias protestantes norteamericanas que actúan en las regiones vecinas (Baja Verapaz, Uspantán, etcétera), el Estado puede entonces pasar a la segunda fase de apertura regional. Construida con su asistencia, la primera pista transitable llega desde Santa Cruz a San Andrés en 1964 y, con ella, las primeras posibilidades de intercambios rápidos y masivos con la capital, anteriormente distante de cuatro días a caballo y desde entonces de sólo una jornada de camión.

2. La apertura comercial por la ruta después de 1964

74Con el camión llegan ahora a mejor precio los productos de consumo corriente de procedencia urbana (alcoholes, abarrotes, ropa, petróleo, quincalla y conservas) y dos productos que modificarán rápidamente los datos agrícolas: los fertilizantes y las semillas seleccionadas, capaces de aumentar los rendimientos en granos y forraje de la parte solvente de la población, es decir de aquella que dispone ya de un excedente comer-cializable en el momento de la apertura de la ruta. En algunos años, la estratificación social se acentúa en San Andrés y Canilla en provecho de los intermediarios comerciales que poseen un camión o una tienda (generalmente ladinos) y de los productores agrícolas no encerrados en el autoconsumo: ganaderos y agricultores indígenas que emplean el aumento de los rendimientos de su maíz para criar aves y vender huevos enviados hacia la capital por camión. Esta última especulación, tradicional aquí desde el siglo xvi, adquiere una importancia particular después de 1960, tal como aparece en este cuadro:

  • 42 En II Censo agropecuario de Guatemala, 1964 (2): 232.

CUADRO 63 - GANADO Y AVICULTURA EN SAN ANDRES Y CANILLA EN 196442

75Finalmente, el comión permite por primera vez la evacuación en masa de productos ponderosos: el ganado (pero, antes, éste podía desplazarse hasta los centros de consumo) y sobre todo la madera de construcción extraída de los pinares, numerosos en el Quiché. La explotación forestal de tipo capitalista se generaliza en la zona, pero, aparte de algunos empresarios ladinos locales, escapa a la economía aldeana.

3. Un índice seguro de marginalidad: la permanencia del analfabetismo en 1964

76Para la mayoría de la población dispersa en las aldeas a kilómetros del terminal rutero, la llegada de la ruta no significa al principio ningún cambio y termina por marginarlos a plazo. La participación selectiva en las salidas comerciales con el camión y la adhesión a la Acción Católica funcionan, por tanto, como aceleradores de las desigualdades iniciales, movilizando a una minoría y haciendo más precaria la posición de la mayoría restante.

77Nada indica mejor esta situación de desigualdad en 1964 que la geografía de la escolaridad y del analfabetismo a través de los dos municipios de San Andrés y Canilla. De una población global de 12 071 habitantes registrados en 1967, se contabiliza únicamente a 922 alfabetizados (el 7.6 %) y a 380 escolarizados entre los 2 513 niños en edad de serlo, es decir una tasa de escolaridad del 10.9 % con respecto al grupo de edad situado entre 7 y 14 años y del 3.1 % con respecto al conjunto de la población. Desde los primeros esfuerzos escolares emprendidos en 1893 en Canilla y San Andrés, la situación cultural está estancada y la mayoría de la población aborda la apertura al mundo exterior, a partir de 1964, en situación de analfabetismo.

78Ahora bien, esta situación genera profundas desigualdades entre los diversos ciudadanos sanandresinos, según se trate de hombres o mujeres, de ladinos o indígenas, habitantes de centros aglomerados o dispersos en el campo. Los pocos centros escolares construidos desde 1893 (que a menudo se reducen a una sala de clase, a veces sin mesa, ni pizarrón, ni libros) existen únicamente en los grandes caseríos.

79Los centros más fuertemente escolarizados, Canilla (22.6 %), El Rincón (15.3 %), Sabaquiej (9.9 %), son también los más ladinizados. San Andrés (9.4 %) y Chinillá (5.7 %) ofrecen el caso intermedio de centros mixtos con mayoría indígena. Los centros más escolarizados son también los más alfabetizados: testimonio de una tradición escolar que remonta entonces a una o dos generaciones. Por eso, más fuerte que la desigualdad escolar y escrituraria entre ladinos e indígenas de los principales centros es la desigualdad que opone la población de esos centros a sus aldeas dispersas. Indígenas, ladinas o mixtas, éstas ven su tasa de alfabetización disminuir al 1.4 % y su tasa de escolaridad al 0.3 %. En la mayoría de los casos, esta inferioridad geográfica acompaña a la desigualdad étnica, salvo en las aldeas de Canilla, donde los pobres ladinos aislados son tan incultos y analfabetos como sus conciudadanos indígenas.

80De todo esto, retengamos que, a pesar de cierta ventaja a favor del municipio ladino de Canilla (alfabetizado en un 14 % contra únicamente un 5 % en San Andrés), el analfabetismo alcanza en 1964 la enorme tasa del 92.4 % de la población de esta región! Unicamente una pequeña capa alfabetizada puede participar en la circulación de la información escrita, mientras que la enorme mayoría, que todavía no dispone ni de televisión, ni de radio, ni de cine, se encuentra excluida de toda comunicación periódica con el resto de la nación y del mundo. En tales condiciones de aislamiento cultural, comprendemos mejor que, aparte de algunos jornaleros migrantes hacia la costa que han traído algunos reflejos reivindi-cativos nuevos, la mayoría de la población de esos dos municipios siga, al menos hasta 1980, muy al margen de las críticas del orden establecido que aparecen en Guatemala y América Central desde 1950.

  • 43 Ea VII Censo de población de 1964, 1971 (1).

CUADRO 64 - ALFABETIZACION Y ESCOLARIDAD EN 196443

4. El posible futuro de San Andrés y su región en 1964

  • 44 Bibliografía de los trabajos contemporáneos de la RCP no. 294.

81Se plantea la cuestión de saber si, en esas condiciones, el riesgo calculado de apertura restringida de esta región al resto del mundo tomado por el gobierno guatemalteco en 1964 puede producir a plazo cambios verdaderos y benéficos para esos dos municipios hasta entonces perdidos en el fondo del Quiché. El problema no es académico puesto que, a través de su caso concreto, puede verificarse la validez o invalidez de las teorías del social change en proceso en Guatemala en esa época. Hacer el balance de esta política en la región de San Andrés Sajcabajá entre 1964 y 1982 no corresponde a nuestra competencia de historiador, pero los trabajos de los colegas sociólogos, geógrafos y etnólogos de nuestro equipo nos inducen a dar una respuesta muy escéptica.44

82Queda que, en 1964, se puede pronosticar reales posibilidades de transformaciones parciales. Precario, porque basado en modos de producción muy tradicionales, el balance comercial de la región está, a pesar de todo, en progreso gracias a la expansión de la avicultura y al nivel alcanzado en 1920 por la ganadería extensiva. Sin embargo, esta última, que fue la gran fuente de acumulación de la región desde fines del siglo xviii, está llegando a sus límites ecológicos y agrarios. En el plano de la agricultura alimenticia, la extensión de los minifundios desbrozados en el bosque no compensa un incremento demográfico que absorbe el saldo positivo, sobre todo en forma de autoconsumo. Sólo los reconcentradores de tierras de minifundios (ladinos instalados en tierras de milpa) benefician de un excedente significativo en granos comercializables hacia Santa Cruz del Quiché. La inmensa mayoría de la población indígena, que vive, según los años, un poco por encima o debajo del umbral de autosubsistencia mínimo, no dispone de ingresos comerciales regulares. Su única forma significativa de integración al mercado —y, en efecto, ésta está en pleno incremento en 1964— es la venta de su propia fuerza de trabajo temporal a los reclutadores de las plantaciones capitalistas de la costa del Pacífico. Desde ese punto de vista, la apertura de la ruta, que permite ahora enviar rápidamente por camión los contingentes sanandresinos hacia Suchitepéquez, refuerza la integración temporal y mal pagada de los sanandresinos a la “Guatemala útil”.

83En el futuro, esta migración puede incluso aparecer como la única solución de masa a los problemas de una región en vías de alcanzar los límites de su agricultura tradicional. La apertura de la ruta deja prever, por tanto, un reforzamiento del papel de reserva de mano de obra barata de la región en provecho del sector capitalista exterior. Finalmente, nueva especulación también en manos de un sector capitalista extraregional, la explotación forestal mecanizada (sierras eléctricas, camiones madereros) exige la permanencia de la nueva ruta para la evacuación de sus productos pesados. Aparte de algunos proyectos de irrigación que permitirían aumentar los rendimientos en zonas muy localizadas (y podrían favorecer las transformaciones de la ganadería en ganadería intensiva gracias a los forrajes artificiales en Canilla), la vocación de la región parece orientarse mucho más hacia un reforzamiento de su papel tradicional de reserva (de mano de obra, bosques, folklore, conservatismo, política, prosélitos para las diversas sectas religiosas que pronto se disputarán aquí a la clientela) que hacia un real desarrollo, autocentrado e integrado a la nación.

  • 45 VII Censo de población de 1964, 1971 (1).

84Sin embargo, el crecimiento demográfico se mantiene a un nivel muy elevado —en 1964, la tasa de natalidad es de 30.4‰ en San Andrés y de 35.9°/oo en Canilla—45 lo que no puede sino agravar a plazo los desequilibrios entre ganaderos y agricultores minifundistas, entre productores pobres e intermediarios administrativos y comerciales monopolizadores del poder municipal y del poder económico. Fuera del exutorio de la emigración, temporal (hacia la costa) o definitiva (hacia la capital o los frentes pioneros de la zona Reina), vemos mal, en 1964, qué soluciones reales puede proponer aquí el gobierno guatemalteco a las impasses de un pueblo y una región dejada durante mucho tiempo al margen del desarrollo capitalista de la “Guatemala útil”.

85Terminado en Yaoundé, Camerún 18 de junio de 1982

Notes

* Es necesario recordar aquí que los archivos parroquiales de San Andrés no fueron mantenidos localmente entre 1873 y 1963; que los archivos municipales —tirados en desorden en el suelo de un miserable cobertizo y deteriorados por las infiltraciones de lluvia y las ratas— nos fueron accesibles únicamente por algunas horas en 1972; que los archivos de la Administración de Rentas de Guatemala relativos a San Andrés fueron destruidos “por exceso de depósito” para el periodo 1880-1945 y que los archivos de las cofradías, guardados celosamente por los ajwab nos fueron finalmente prohibidos entre 1972 y 1977 por ser gringos.

1 En Guatemala en cifras 1960: 69-70.

2 Decreto no. 905 sobre títulos supletorios del 29 de octubre de 1925.

3 “Matriculas de Rentas” (1946) en Dirección general de rentas, Guatemala.

4 Decreto no. 900 sobre ley de Reforma agraria (1952).

5 En “Síntesis del proceso migratorio de braceros del altiplano a la costa sur y sus repercusiones sociales”, Guatemala indígena, op. cit.

6 Según Adams, 1959: 113.

7 Existe una bibliografía importante sobre la situación política en Guatemala.

8 Aguilar Peralta, 1971.

9 Según Friedmann, 1963: 3.

10 Censo agropecuario de la República de Guatemala de 1950 y VII Censo de Población de 1964: 290.

11 En Guatemala en cifras 1960: 69-71.

12 Según Censo nacional de la República de Guatemala de 1881, 1921 y 1940, y Diccionario geográfico de Guatemala 1960 (2): 81-82.

13 Archivo de Gobernación, Arbitrios, t. 78.

14 En Morales Urrutia, 1961, (1).

15 En ibid., y Archivo de Gobernación, Arbitrios, t. 54, f. 1130.

16 AGCA y Archivo de Gobernación.

17 Morales Urrutia, 1961.

18 “Acuerdo sobre plan de arbitrios, para la municipalidad de San Andrés Sajcabajá” (10 de diciembre de 1928) en t. 45, f. 311.

19 “Nuevo plan de arbitrio para la municipalidad de San Andrés Sajcabajá” (21 de mayo de 1959) en ibid., t. 156, f. 20.

20 En Diccionario geográfico de Guatemala 1960 (2): 120-122.

21 En Morales Urrutia, 1961.

22 Según Arch. Parr. de S.A.S.

23 “Expedientes y documentos que se remiten a la Gobernación departamental pertenecientes a la municipalidad de San Andrés Sajcabajá desde 1936” en Archivo de Gobernación.

24 Ibid., reg. no. 7970, libro 24, f. 128.

25 Ibid., (1942).

26 Ibid., y 1944, paq. no. 8.

27 “Libro de actas de sesiones municipales” (13 de noviembre de 1947) en ibid.

28 “Matrícula no. 4429 Sabino Noriega, departamento del Quiché” (1946) en Dirección general de rentas.

29 “Pedido de la Gobernación departamental del Quiché al Ministro sobre el artículo 45 de la Ley forestal” (29 de noviembre de 1945) en Archivo de Gobernación.

30 “Carta de la Dirección general forestal al Ministro” (18 de enero de 1946) en ibid.

31 “Expediente y documentos... de San Andrés Sajcabajá” (1946) en Archivo de Gobernación.

32 Ibid., (1946-1947).

33 “El Jefe político del Quiché informa la Secretaría de Agricultura que los indígenas de San Andrés Sajcabajá se niegan a que sea vacunado su ganado, pretextando que se le muere y que el vacunador oficial ha llegado varias veces sin lograr que reúnan al ganado para su vacunación” (26 de agosto de 1943) en ibid., no. 8945.

34 En ibid., of. no. 1960.

35 “De la Jefatura política del Quiché al Intendente municipal de San Andrés Sajcabajá” (1 de julio de 1945) en ibid.

36 “Triplicado de un contrato de trabajo en la finca Filadelfia y Anexos del departamento de Suchitepéquez perteneciente al Sr. don Marcos Ricalderón” (1945) en ibid., no. 6.

37 “Petición del 15 de agosto de 1946” en ibid.

38 Según la Dirección General de Estadística del Ministerio de Economía: Censo de la República de Guatemala, 1881, 2 vol.; Censo de la República de Guatemala, 1921-1924, 3 tomos; V Censo general de población de 1940, 1942 y VII Censo de población de 1964, 1971, t. I.

39 Véase Adams, 1956-1959.

40 Según: Estudio sobre agricultura nacional 1881; II Censo agropecuario de Guatemala, 1964 (1): 232 y Borges Guerra, 1969.

41 En Arch. Parr. de S.A.S., 1963.

42 En II Censo agropecuario de Guatemala, 1964 (2): 232.

43 Ea VII Censo de población de 1964, 1971 (1).

44 Bibliografía de los trabajos contemporáneos de la RCP no. 294.

45 VII Censo de población de 1964, 1971 (1).

Table des illustrations

Légende Note* : 1 manzana = 0.7 haNote ** : 1 caballería = 45 ha
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 304k
Légende CUADRO 45 - ORIGEN DE LOS MIGRANTES TEMPORALES HACIA LA COSTA DEL PACIFICO EN 19685
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Légende CUADRO 46 - LA LADINIZACION EN GUATEMALA ENTRE 1550 Y 1950.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Légende CUADRO 47 - LA REPRESION ANTIGUERRILLA EN GUATEMALA ENTRE 1962 Y 1970.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Légende CUADRO 48 - LAS GUERRILLAS EN GUATEMALA ENTRE 1962 Y 1970.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 232k
Légende CUADRO 49 - SALARIOS DIARIOS PROMEDIOS POR DEPARTAMENTOS ENTRE 1950-1954 (EN QUETZALES)9
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
Légende CUADRO 50 - ESTRUCTURA AGRARIA DE SANTA CRUZ ENTRE 1950 Y 1964
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
Légende CUADRO 51 - EMPLEO COMPARADO DE LA TIERRA EN 195011
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
Légende CUADRO 52 - EVOLUCION DEMOGRAFICA DEL QUICHE HASTA 195012
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Légende CUADRO 53 - PRESUPUESTOS MUNICIPALES EN SAN ANDRES Y CANILLA EN 1964
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 216k
Légende CUADRO 54 - TERRENOS ACAPARADOS POR ANTONIO URIZAR EN SAN ANDRES EN 1932
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Légende CUADRO 55 - FLORECIMIENTO DEMOGRAFICO
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende CUADRO 56 - FLORECIMIENTO DEMOGRAFICO DEL CONJUNTO S DEPARTAMENTO DEL QUICHE ENTRE 1880 Y 1967
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Légende [ ANDRES Y CANILLA ENTRE 1880 Y 196738
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Légende RES-CANILLA Y DEL
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 168k
Légende CUADRO 57 - EVOLUCION DE LA DENSIDAD DEMOGRAFICA ENTRE 1880 Y 1967
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Légende CUADRO 58 - RECURSOS AGRICOLAS DE SAN ANDRES Y CANILLA ENTRE 1880 Y 1964
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Légende CUADRO 59 - PRINCIPALES CENTROS DE POBLACION AGLOMERADA EN SAN ANDRES Y CANILLA EN 1964
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Légende CUADRO 60 - DISPERSION OFICIAL DEL HABITAT DE SAN ANDRES DESDE 1921 HASTA 1967
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 432k
Légende GRAFICA 4 - EVOLUCION DEMOGRAFICA DE SAN ANDRES ENTRE 1921 Y 1967.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 528k
Légende CUADRO 61 - REAGRUPAMIENTO REGISTRADO DEL HABITAT EN CANILLA ENTRE 1921 Y 1967
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 188k
Légende GRAFICA 5 - EVOLUCION DEL POBLAMIENTO EN CANILLA DE 1921 A 1967.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 340k
Légende CUADRO 62 - INDICES DE LA DISPERSION LADINA EN LOS PUNTOS DE MENOS DE 100 HABITANTES EN 1967
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 256k
Légende CUADRO 63 - GANADO Y AVICULTURA EN SAN ANDRES Y CANILLA EN 196442
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Légende CUADRO 64 - ALFABETIZACION Y ESCOLARIDAD EN 196443
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1841/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 388k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1989

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter