Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Sajcabajá, muerte y resurrección de un pueblo de Guatemala

 | 
Jean Piel

Introducción documental

Texte intégral

Advertencia

1En todos los países del mundo el estudio serio de un pueblo y su región implica un esfuerzo de documentación escrita considerable. Tal exigencia se hace evidente a partir del momento en que se les aborda, y más aún si se es historiador y no geógrafo, sociógrafo o etnógrafo. En efecto, ningún hecho del pasado local puede explicarse solo, por sí mismo. Adquiere sentido únicamente conectado —o desconectado— con la historia general que lo impregna: regional, nacional, mundial. Por eso, la más m’nima historia local, si no se limita a ser una simple crónica popular, exige una amplia información general, tanto por parte del historiador como del lector. Este último requisito es satisfecho por el nivel elevado de cultura histórica, común al autor y a su público, que se manifiesta en la obra por medio de referencias bibliográficas a libros relativamente exhaustivos y supuestamente conocidos.

  • 1 Entre las raras excepciones notables, véanse en particular: Fuentes y Guzmán, 1690 y Martínez Pelá (...)

2No ocurre precisamente así, en el caso de un historiador francés que estudia un territorio tan exótico y desconocido como el pueblo indígena guatemalteco de San Andrés Sajcabajá y su región. No es que no exista una bibliografía importante relativa a la cuestión, sino que no existe nada sobre la cuestión. Además, la documentación exhibe luego un carácter parcelario, inconexo, incompleto. Se nota incluso en una periodización a largo plazo: buena parte de los siglos xvii y xviii (1620-1770) es prácticamente ignorada por los historiadores de Guatemala1 y del todo ignorada por los viajeros (sobre todo anglosajones), antropólogos sociales y otros etnólogos (especialmente norteamericanos) que han llegado al pa s, los primeros a partir de 1820, los últimos después de 1930.

3Este estudio abarca un largo periodo, por dos razones importantes. La primera es metodológica: la estrechez y la estabilidad relativas de la unidad geográfica y social analizada obligan a prolongar en el tiempo lo que es demasiado restringido en el espacio. No hay que olvidar, en efecto, que cada una de las 15 generaciones de habitantes de San Andrés Sajcabajá evocadas aquí, desde 1524 hasta cerca de 1964, sólo ha dejado un número reducido de documentos, testimonios o huellas registrados en el medio físico.

4La segunda razón es de tipo utilitario. Integrado de manera episódica a un trabajo de equipo en el terreno, entre 1972 y 1977, el historiador estimó útil dedicarse a establecer una continuidad entre los descubrimientos de los arqueólogos, relativos a hechos prehistóricos o protohistóricos (anteriores a 1524) y los datos recopilados por geógrafos, lingüistas, etnólogos y sociólogos, sobre hechos en lo esencial posteriores a 1964; fecha esta última que marca la reapertura de esta región indígena, olvidada durante largo tiempo, mediante la inauguración de una carretera y el trabajo proselitista de la Acción Católica. Sin embargo, existía una contradicción entre el objetivo buscado —una historia a largo plazo de la región— y los medios inventariados rápidamente —una bibliografía de la región bastante deficiente para periodos tan largos como los comprendidos entre 1620 y 1770 y luego entre 1821 y 1964. Para resolverla, sólo quedaba por esperar el descubrimiento de fuentes primarias, impresas o manuscritas.

Fuentes documentales

5El Archivo General de Centro América, en Guatemala, y el Archivo General de Indias, en Sevilla, nos aportaron mucho, en efecto respecto de la época colonial (1524-1820); el primero más allá, a veces hasta el siglo xx. Dicha información archivológica, completada por diversos fondos de Guatemala, México, Madrid, París, Londres, Oxford y Cambridge, permitió colmar muchas lagunas. Pero no nos fue posible completar la información con datos de los archivos dominicos del Vaticano (la región estudiada estuvo dirigida por los dominicos hasta 1830) y de los archivos y microfilms sobre Guatemala acumulados, desde fines del siglo xix, en diversos fondos de los Estados Unidos. Por haber debido interrumpir las investigaciones después de 1977, la documentación primaria presentada aquí es incompleta e imperfecta. Tanto más imperfecta por cuanto que, aun incluyendo la consulta de los fondos accesibles, ella nos reveló rápido que en tales materias los archivos —base de la historia— poseen también una historia: en el caso de Guatemala y del imperio español de América, tan atormentada como la misma historia. Veamos algunos ejemplos. En Sevilla, el Archivo General de Indias agrupa fondos de diversos orígenes, anteriores a la Independencia de Guatemala: papeles del Consejo de Indias, correspondencia administrativa y fiscal de diversa índole, asuntos judiciales y encuestas administrativas, etcétera. Pero tales manuscritos, sedimentados en estratos documentales sucesivos, algunos de los cuales han circulado y han sido previamente clasificados en el fondo diferente de Simancas, no ofrecen ningún criterio unitario de clasificación. Peor aún: algunos de esos fondos han acabado no en Sevilla sino en Madrid (manuscritos de los Papeles del Consejo de Indias en el Archivo Nacional o en la Real Academia de Historia) mientras que otros han llegado a Sevilla, pero sin clasificación verdadera, bajo la rúbrica, burlona para el investigador, de Indiferentes. Tales son, en España, los ritos de pasaje, encargados de disuadir al guatemalista neófito internado en el laberinto, y que demuestran la permanencia habitual de un orden archivista, heredado de las vicisitudes de la historia burocrática, amiga del papeleo, en el imperio de Indias.

  • 2 Para medir los méritos de esos bibliotecarios y archivistas, baste recordar que, en un siglo, de 1 (...)
  • 3 Véase sobre este punto el testimonio del R.P. Pío, o.p., obtenido durante una conversación telefón (...)
  • 4 Véase AGCA, leg. 1958, 1830 y leg. 2415, 1831.
  • 5 Véase M. Bataillon 1951 y 1965.
  • 6 En particular Fuentes y Guzmán; Ximénez; García Peláez y nosotros mismos.

6En comparación, el fichero central del Archivo General de Centro América en Guatemala es una verdadera maravilla, honra de sus autores, totalmente consagrados (a pesar de las mudanzas, terremotos, violencias civiles y golpes de Estado)2 a salvar a toda costa la memoria de una tierra y de un pueblo particularmente afectados desde 1524. Aquí, cada ficha, con fecha y especificación del documento, remite a un fajo y una hoja debidamente enumerados según un criterio de clasificación sistemático y homogéneo. Desafortunadamente, la excelencia de este instrumento de trabajo se esfuma, en lo que a nosotros respecta, con la desaparición de gran parte de la materia prima archivista que podría haberle servido de base. Tierra de la acción misionera de Bartolomé de Las Casas dirigida hacia Verapaz, la región de San Andrés Sajcabajá fue hasta 1830 una Terra Dominicana por excelencia. Lo que subraya la importancia de las fuentes de origen dominico para el conocimiento de la historia de la región. Ahora bien, en 1829, como consecuencia del decreto liberal del 26 de febrero que suprimía las congregaciones religiosas de Guatemala, el convento de Santo Domingo, que conservaba esos archivos, fue saqueado por un tumulto popular, y una parte de los manuscritos fue destruida.3 El resto, transferido al nuevo Archivo del Departamento de Gobernación, fue salvado, reorganizado y clasificado por Luciano Saravia, entre 1830 y 1831.4 Pero parte de la documentación sobre la región del Quiché durante los siglos xvi y XVII parece haber desaparecido —especialmente los procesos verbales de los capítulos provinciales de la orden de los hermanos predicadores, reunidos en el convento de Sacapulas después de 1587. Es justamente esta documentación la que sirvió de base a la obra fundamental de Antonio de Remesal, utilizada como fuente secundaria por la mayoría de los historiadores ulteriores, especialistas en historia de la Guatemala colonial. Por ello, Remesal es a menudo difícil de verificar, excepto por interencias y atando cabos,5 lo que marca con una duda la posteridad historiográfica cada vez que ella recurre a este monumental autor como única fuente documental sobre la historia de Chiapas, del Quiché y de Verapaz, entre 1524 y 1620.6

  • 7 Véase “Cuadro que detalla quienes tienen a su cargo las subdelegaciones del Juzgado privativo de T (...)
  • 8 Véase “Inventario del Archivo de la Alcaldía Mayor de Totonicapán-Huehuete-nango” (1778) en AGCA, (...)
  • 9 Véase “El Corregidor de Totonicapán informa al Ministro de Relaciones que el antiguo archivo de lo (...)

7Por otra parte, y ello es de lamentar, los archivos provinciales y locales rara vez compensan, en Guatemala, las deficiencias de los archivos centrales. Tomemos el ejemplo de los archivos de la Alcaldía mayor de Totonicapán, de la cual dependió administrativamente, hasta 1820, la parte norte del actual Quiché (de Sacapulas a Uspantán). Objeto de una atención particular de las autoridades después de 1771,7 se sabe que los archivos fueron inventariados correctamente en 1778.8 Dos generaciones más tarde, el 12 de julio de 1845, se constata su lamentable estado de abandono y destrucción parcial, resultado de la regresión administrativa que se produce en Guatemala durante las primeras décadas de la Independencia.9 Una vez más, se trata de un fondo documental relativo a la región de San Andrés Sajcabajá, que no nos proporcionó lo que esperábamos.

8En San Andrés mismo y en los pueblos vecinos, nuestra decepción fue grande a propósito de los archivos locales. Los archivos municipales, disponibles sólo durante algunas horas, luego prohibidos por las autoridades, y de todas maneras amontonados en desorden en el suelo de un edificio semiabandonado, no revelaron ningún documento anterior a 1905. Los archivos de las cofradías indígenas también nos fueron vedados. Los archivos parroquiales, gentilmente puestos a nuestra disposición por los curas de San Andrés de Joyabaj, eran discontinuos y parcelarios en una medida asombrosa. Algunos registros de bautizo o de matrimonio entre 1790 y 1830 —sobre los cuales, en las páginas libres, el cura de la época había copiado a mano ciertos documentos sacados de otros libros parroquiales anteriores que habían desaparecido después: y eso es todo. La serie sólo continúa después de 1963, cuando por primera vez, a la vuelta de 90 años, los pueblos de la región reciben de nuevo a sus curas, a menudo de nacionalidad española.

Notes

1 Entre las raras excepciones notables, véanse en particular: Fuentes y Guzmán, 1690 y Martínez Peláez, 1971.

2 Para medir los méritos de esos bibliotecarios y archivistas, baste recordar que, en un siglo, de 1820 a 1925, ellos debieron salvar en 1829, los restos de los archivos dominicos durante el saqueo del comento; en 1845 los archivos regionales del abandono en el que estaban; y en 1872 los restos de los archivos de iglesia durante los saqueos y confiscaciones, así como soportar la mudanza de la reciente Biblioteca nacional (creada en 1879) a una sala de la Asamblea nacional en 1881, la destrucción de esta Biblioteca por un terremoto en 1917 y luchar durante ocho años con las autoridades políticas para obtener su reconstitución en un nuevo edificio, de 1918 a 1925. En el plano archivista y bibliográfico, la persistencia de Guatemala es también un milagro! Sobre todos esos puntos, véanse Vela 1934 y Gropp 1941.

3 Véase sobre este punto el testimonio del R.P. Pío, o.p., obtenido durante una conversación telefónica en 1974, y la traza escrita de esos acontecimientos en AGCA, B117-2, exp. 50-762, leg. 2418.

4 Véase AGCA, leg. 1958, 1830 y leg. 2415, 1831.

5 Véase M. Bataillon 1951 y 1965.

6 En particular Fuentes y Guzmán; Ximénez; García Peláez y nosotros mismos.

7 Véase “Cuadro que detalla quienes tienen a su cargo las subdelegaciones del Juzgado privativo de Tierras en Alcaldías y Corregimientos de Guatemala” (1771) en AGCA, A3-15, exp. 40393, leg. 2792.

8 Véase “Inventario del Archivo de la Alcaldía Mayor de Totonicapán-Huehuete-nango” (1778) en AGCA, Al-2, exp. 55489, leg. 6096.

9 Véase “El Corregidor de Totonicapán informa al Ministro de Relaciones que el antiguo archivo de lo que fue la Alcaldía Mayor de Totonicapán y Huehuetenan-go estaba botado en una pieza del edificio de la municipalidad, destruyéndose los documentos por la humedad, los ratones y las ‘extracciones de papeles’ “ en AGCA, B117-1, exp. 50442, leg. 2406.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1989

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter