Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

América Latina: realidad, virtualidad y utopía de la integración

 | 
Jaime Preciado Coronado
, 
Alberto Rocha Valencia

América Latina en su laberinto: integración subregional, regional y continental

Alberto Rocha Valencia

Note de l’auteur

Note portant sur l’auteur*

Texte intégral

Introducción

1Una mirada diferente sobre América Latina y el Caribe (ALyC) descubrirá quizás una realidad virtual; un conjunto de tendencias que esbozan de ella un escenario de futuro. En otras palabras, ALyC estaría perdiendo su configuración geopolítica moderna y avanzando hacia otra que se encuentra aún en situación virtual. Esta ALyC virtual sería también parte de un mundo virtual.

2Un mundo virtual es esbozo e imagen revelada de una realidad mundial aún en proceso de transición entre un mundo moderno que finaliza y un nuevo mundo que se inicia; entre una era que termina y otra era que comienza. Las transiciones históricas son productoras de realidades virtuales. Éstas son impulsadas por tendencias y contratendencias. Un mundo virtual es una macrorrealidad geopolítica decantándose en sus contenidos y fundamentos y haciéndose en su formas y estructuras; es un mundo donde todo se encuentra al estado experimental.

  • 1 Sobre esta temática consultar R. Fossaert: El mundo en el siglo xxi, Ed. Siglo xxi, México, 1994.

3El mundo virtual, que comenzamos a percibir y experimentar, viene siendo apuntalado por dos megatendencias: mundialización total (“globalización”) y regionalización general.1 La primera megatendencia implica a la segunda megatendencia; el desenvolvimiento de la primera hace necesario el desenvolvimiento de la segunda; la segunda es requisito de la primera. La primera megatendencia se desenvuelve de tal manera en función de la segunda, que podemos percibir el fenómeno siguiente: los procesos mundiales totales o globales, cuya tendencia es la desterritoria-lización, para mantenerse “volando” sobre la tierra, necesitan “aterrizar” y “despegar” pero, como “macro-naves” que son, precisan de “macro-aeropuertos”, es decir, de regiones. Los sistemas regionales vienen funcionando como bases geopolíticas referenciales de los procesos globales, y son tan necesarios que todo el planeta se está cubriendo de ellos.

4¿Qué es un sistema regional? Hipotéticamente se trataría de un proceso de constitución de formaciones sociales regionales con sus respectivos núcleos organizativos los Estados Regiones (Estados supranacionales), a partir de la confluencia de varias formaciones sociales nacionales y sus respectivos Estados Naciones. Esto es un proceso de cuestionamien-to-superación de toda la organización geopolítica del mundo moderno, basada en formaciones sociales nacionales y Estados Naciones, y de configuración geopolítica de otro mundo de una nueva era sustentado en formaciones sociales regionales con sus respectivos Estados Regiones (o Estado supranacional).

5Como se podrá comprender, es desde esta perspectiva politológica hipotética que emprenderemos el análisis del proceso de integración de ALyC. De esta manera, entendemos que la ALyC virtual es impulsada similarmente por las megatendencias de la mundialización total y de la regionalización general, como parte constitutiva que es del mundo virtual; estas dos megatendencias se conjugarían de tal forma que se estaría esbozando un conjunto de sistemas regionales, o mejor de formaciones sociales regionales con sus respectivos Estados Regiones.

6Entonces planteamos que, en el contexto de la transición histórica mundial de fines de este siglo, la cuestión de la integración de ALyC está cambiando sustantivamente respecto del primer planteamiento que hiciera Bolívar. Bolívar se encontró con Estados Naciones nacientes. Hoy nos encontramos con sistemas regionales germinales.

7Para Bolívar, la unidad latinoamericana se habría resuelto a partir del principio de confederación de los nacientes Estados Naciones. Trabajó y luchó por ello. La realidad se encargó de demostrar la imposibilidad de tal objetivo, pues la era moderna, que se consolidaba políticamente a inicios del siglo xix, propiciaba la producción de Estados Naciones y no de grandes asociaciones políticas. ALyC tomó la forma de un sistema-puzzle de Estados Naciones, como también todo el mundo. Desde entonces el ideal bolivariano ha estado presente como referente en los grandes debates sobre la integración autónoma de ALyC, pero para la convergencia política de Estados naciones independientes y no para algún tipo de confederación política. Aquí anotaremos que ninguna unidad política institucionalizada de ALyC fue posible. Durante la segunda mitad del siglo xix y todo el siglo xx no fue posible, por ejemplo, una Organización de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Lo que sí tomó forma fue la Organización de Estados Americanos-OEA, donde la problemática latinoamericana y caribeña perdió su especificidad, por decir lo menos.

8En la actualidad, el problema de la integración comienza a plantearse de otra manera y en función de dos lógicas: las lógicas regional y subregional latinoamericana-caribeñas. La primera buscaría la convergencia entre sistemas subregionales. La segunda impulsaría la fusión de formaciones sociales nacionales en sistemas subregionales. Mientras la primera se encuentra en estado de gestación, la segunda tiene ya un curso importante. La primera lógica no logra consolidarse porque depende del desenvolvimiento de la segunda. Digamos que la integración regional no logra prosperar porque los sistemas subregionales de ALyC no pueden aún consolidarse. La segunda lógica pone de manifiesto el ingreso de ALyC en unos procesos de integración subregional aún experimentales, constituyendo los llamados sistemas subregionales (MCCA, CARICOM, AC, G3, MERCOSUR y AEC) que posiblemente traigan consigo varias y diferentes formaciones sociales subregionales. Expresado de otra manera, ALyC ha iniciado un proceso de integración por sus partes subregionales, la cual no es muy propicia para la integración regional.

9En esta medida, algunas preguntas son inevitables: ¿Cuáles sistemas subregionales son posibles en ALyC? ¿Qué requisitos serán necesarios para que estos sistemas puedan avanzar en su consolidación y desenvolvimiento? ¿Podrán estos sistemas converger en algún nivel de integración regional? Todas estas preguntas son importantes en la medida que pareciera que ALyC se encontrara en el momento analítico de su integración (integración por partes), habiendo postergado necesariamente el momento sintético de la integración (integración del todo). En otras palabras, en estos momentos ALyC parece encontrarse en una encrucijada entre la integración subregional y regional.

El proceso de regionalización del mundo

10El mundo se está organizando rápidamente en sistemas regionales; el proceso es tan dinámico que practicamente sus cinco continentes presentan actualmente una configuración diferente de aquélla que han tenido durante la era moderna. Sobre los trazos que dibujaban los límites de frontera de los Estados Naciones están apareciendo virtuales delineamientos fronterizos que los están incluyendo progresivamente. Estos virtuales delineamientos son los que van configurando a los sistemas regionales —posibles formaciones sociales regionales.

  • 2 Para una mayor comprensión de estas cuestiones recomiendo mi ensayo: Aproximaciones a la crisis-ca (...)

11El mundo virtual presente es un sistema-mundo de sistemas regionales. En él, estos sistemas regionales tendrán cierta homogeneidad (de naturaleza), presentarán muchas diferencias (de desarrollo) y estarán muy jerarquizados (por sus potenciales geográfico, económico, político y militar). En este sentido, se puede hacer la siguiente clasificación de los sistemas regionales: macro, meso y micro.2 Los macrosistemas son los hegemónicos (TLCAN, UE, AFTA), los mesosistemas, los intermediarios (CEI, SAARC, etc.) y los microsistemas (MCCA, CARICOM, AC, MERCOSUR, etc.), los dependientes. Esto es un posible nuevo orden mundial, donde la hegemonía será ejercida por los tres macrosistemas regionales y en el que cada uno de ellos establecerá un área de influencia geopolítica articulando mesosistemas y microsistemas. Desde América, Europa y Asia, los tres macrosistemas regionales se encuentran modelando el nuevo orden mundial.

Las dos perspectivas de integración americana: bolivariana y panamericana

12Desde que en América del Norte tomó forma un macrosistema regional (1992), el TLCAN, prácticamente toda América (norte, centro y sur) se presenta regionalizada (Cf. Mapa 1). En la actualidad existe un prediseño del nuevo mapa de América; como consecuencia, ha comenzado a cambiar la dinámica política de todo el continente.

  • 3 Juan José Palacios L: El nuevo regionalismo latinoamericano: el futuro de los acuerdos de libre co (...)

13La Iniciativa para las Américas, lanzada por el presidente Bush en 1990, fue entendida como una clara propuesta de integración de todo el continente americano.3 Pero, hasta ese entonces, no se tenía mucha claridad respecto de su significado y de los mecanismos para realizarla. Las respuestas no tardaron. La primera vino cuando se concluyeron las negociaciones y se firmó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte-TLCAN (1992), tomándose conciencia de que un macrosistema regional había nacido en el Norte. La segunda respuesta llegó con el acuerdo de los 34 presidentes en la Cumbre de las Américas (diciembre de 1994) para crear un Área de Libre Comercio de las Américas-ALC A.A esta Cumbre presidencial le ha seguido la Cumbre de los Ministros de Comercio (1 de julio de 1995), con la finalidad de discutir la vía para la implementa-ción del ALCA. La tercera respuesta surge de la Cumbre de los Ministros de Defensa (24 de julio de 1995), con el planteamiento de la “seguridad colectiva hemisférica”.

Los sistemas regionales y sub-regionales en América

Los sistemas regionales y sub-regionales en América

14En términos generales, la Iniciativa para las Américas es una estrategia integral (económica, política y militar) de integración continental/ hemisférica. En esta estrategia, el TLCAN, como macrosistema, está destinado a desempeñar el rol hegemónico de polo articulador del continente. En esta medida se ha comenzado la organización de lo que sería su área de influencia geopolítica, o mejor, se ha dado inicio al ordenamiento de microsistemas regionales (o sistemas subregionales) y de países de América Latina en función de sus perspectivas hegemónicas.

15Entonces, es esta estrategia de integración continental/hemisférica la que está cuestionando todo el proceso de integración de ALyC. Primero, la incorporación de México en el TLCAN, que señala el inicio de dicho cuestionamiento, significa el alejamiento de un país líder de Latinoamérica. Segundo, la propuesta de un ALCA debilita (¿anula?) a la ALADI; es decir, la propuesta de integración continental/hemisférica menoscaba el muy incipiente proceso de integración regional. Tercero, la invitación para integrarse rápidamente a países de desarrollo intermedio (como Chile) socava los procesos de integracion subregional.

16Resulta que, para analizar objetivamente el proceso de integración regional y subregional de ALyC, tenemos que tomar en cuenta una tercera lógica integradora: la continental americana. Y, como hemos visto, esta lógica integradora es hegemónica; amarra y subordina a las dos lógicas integradoras mencionadas líneas arriba: la regional y la subregional. ¿La Iniciativa para las Américas amenaza con “jaque mate” al proceso de integración regional de ALyC?

17A partir de los años ochenta, con la ALADI, ALyC ingresó en un dinámico proceso de integración subregional; por un lado, los primeros sistemas subregionales (MCCA, CARICOM y AC) volvieron a tomar impulso; por otro, se fundaron otros nuevos (MERCOSUR, G3 y AEC) (Cf. Mapa 2).

Los sistemas regionales y sub-regionales en América Latina y el Caribe

Los sistemas regionales y sub-regionales en América Latina y el Caribe

18Los gobiernos se mostraban muy autónomos en sus acciones y decisiones para establecer acuerdos bilaterales, impulsar los sistemas subregionales, concertar en foros como el Grupo de Río y las Cumbres Iberoamericanas. Todo parecía indicar que ALyC se encaminaba por una esperanzadora vía de integración subregional que prometía alcanzar la integración regional; se pensó, acertadamente, que vivíamos el renacimiento del ideal bolivariano. Ahora, en la mitad de la década de los noventa, esa visión está cambiando, en la medida del cuestionamiento de la perspectiva de integración autónoma subregional y regional por la perspectiva de integración continental / hemisférica.

  • 4 La propuesta de integración de Bolívar fue eminentemente política: confederar Estados Naciones. En (...)
  • 5 Es importante anotar que, para esta Primera Conferencia, Estados Unidos trajo la propuesta de creac (...)
  • 6 Este organismo (1948) es la culminación de los tres intentos anteriores de integración continental (...)

19Por segunda vez, en sus inicios, la perspectiva de integración bolivariana/latinoamericana es interceptada y atada subordinadamente a la perspectiva de integración continental/angloamericana. En el pasado, la perspectiva de integración bolivariana/latinoamericana, fundada en el planteamiento original de Bolívar, lanzado desde la Gran Colombia (1822) y ensayado en el Congreso de Panamá (1826),4 fue contrarrestada por la perspectiva de integración panamericana/angloamericana, sustentada en la declaración inicial de Monroe de 1823 e implementada en la Primera Conferencia Internacional Americana (1889-90).5 Como consecuencia, ALyC no pudo articular, durante los siglos xix y xx, una organización de Estados propia y autónoma. La Organización de Estados Americanos-OEA6 fue desde sus inicios, y aún lo sigue siendo, un organismo adecuado a los intereses hegemónicos de Estados Unidos.

  • 7 Por perspectivas clásicas entiendo al bolivarismo y al panamericanismo corregidos por las realidade (...)

20En resumen, en los finales del siglo xx, las perspectivas clásicas bolivariana y panamericana7 (versiones corregidas de las originales) se han mostrado obsoletas, en la medida del pasaje de una organización del mundo de sistemas nacionales a otra de sistemas regionales. Ante estos sucesos, tempranamente ALyC emprendió una renovación de su perspectiva de integración regional (ALALC y ALADI) hasta definir una perspectiva “neo-bolivariana”. Más tarde, desde América del Norte (específicamente EE.UU.), también se realizará la renovación de la perspectiva de integración continental/hemisférica (ALCA), determinando una perspectiva “neo-panamericana”. El neo-bolivarismo guarda como ideal la unidad de ALyC; el neo-panamericanismo, la unidad de América; pero ambas perspectivas integradoras comienzan a desenvolverse en una virtual americana conformada por sistemas regionales y subregionales. Además, desde 1990, las dos perspectivas iniciaron una real confrontación que está permitiendo al neo-panamericanismo interpelar agresivamente al neo-bolivarismo. Así, es notorio, en estos últimos tiempos, el pasaje de una dinámica política latinoamericana y caribeña a otra dinámica política americana. ¿Es inevitable el neo-panamericanismo? ¿El neo-bolivarismo será postergado nuevamente? ¿Habrá una vía intermedia?

Los dos ensayos de integración regional: de la ALALC a la ALADI

21En la introducción hemos anotado que nos proponemos hacer un análisis político del proceso de integración regional de ALyC. En este sentido, consideramos importante explicar lo que entendemos por “integración regional”. En el mundo, como en ALyC, se trata de procesos supranacionales que están dando lugar a la conformación de sistemas regionales (o subregionales), a partir de la conjunción y conjugación de elementos económicos, políticos, sociales y culturales que trascienden los sistemas nacionales. Estos sistemas se están definiendo como formaciones sociales regionales cuyos elementos constitutivos serían los siguientes: economía y mercado regionales, sociedad regional y Estado regional. Es decir, los procesos de integración regional, encaminados hacia la constitución de sistemas regionales (o subregionales), son potencialmente fenómenos integrales; por lo tanto, en ellos un nivel de integración (económico, político, social y cultural) plantea la necesidad de los otros. Éste es el caso de los sistemas subregionales existentes en ALyC.

22También existen procesos parciales de integración regional, donde solamente se busca la integración de uno de sus elementos, como fue el caso de la ALALC y es el de la ALADI. Quizás en un comienzo con la ALALC no hubo mucha claridad al respecto, pero con la ALADI se han disipado las dudas. La Asociación Latinoamericana de Libre Comercio-ALALC, cuyo objetivo era llegar a plasmarse en un mercado común regional, pretendía ser la base para impulsar un mayor nivel de integración. La Asociación Latinoamericana de Integración-ALADI, que todavía guarda algo de la herencia del pasado, ha manifestado una vocación fundamentalmente comercial. Para una mejor comprensión de lo planteado, podemos apuntalar que la región se encuentra experimentando fundamentalmente unas dinámicas de subregionalización conducentes a subintegraciones de carácter integral, y que la dinámica de regionalización no se orienta hacia una integración de naturaleza integral, pues solamente en este nivel se practican preferencias comerciales y concertaciones políticas.

  • 8 Un buen estudio de los aportes de Prebisch sobre la integración latinoamericana es el de José M Sal (...)

23La ALALC nunca llegó a ser un tratado de alcance latinoamericano y caribeño y, si no fuera por México, habría sido uno de alcance estrictamente sudamericano. Sus orígenes se remontan a los años cincuenta, momentos en los que Prebisch desde la CEPAL recomendaba iniciar una integración económica regional a los gobiernos de ALyC,8 hasta lograr un mercado común, con la finalidad de potenciar los procesos de industrialización (vía sustitución de importaciones) que se estaban encerrando en los límites estrechos de los mercados internos nacionales, corriendo el riesgo de paralizarse. El desarrollo de la región fue la cuestión central de la problemática expuesta por Prebisch. La ALALC tiene este sello, en la medida en que buscaba la integración económica de ALyC desde sus niveles más elementales, zona de libre comercio, hasta la maduración de un mercado común. Es conocido que esta experiencia de integración económica sólo logró una zona de preferencias comerciales limitadas, con una muy incipiente institucionalización administrativa y política (Cf. cuadro 1) que además funcionaba muy mal. Este primer intento de integración duró dos décadas (años sesenta y setenta) hasta su paralización debido a la crisis económica regional y el reemplazo de los gobiernos democráticos por dictaduras militares.

  • 9 Al respecto se puede consultar: Iris Mabel Laredo (Coordinadora): La integración Latinoamericana en (...)
  • 10 INTAL/BID: El proceso de integración en América Latina en 1980, Instituto para la Integración de Am (...)
  • 11 Cf. INTAL/BID: El proceso de integración en América Latina, Op. Cit. Roberto Proaño R. : Nueva real (...)
  • 12 Según Juan J. Palacios L., el concepto de regionalismo abierto es expuesto inicial-mente por Masayo (...)

24La ALADI es el resultado de un serio proceso de reestructuración, adecuación y rescate de la experiencia de integración regional anterior. Por un lado, se buscaba superar aquellos rasgos de la ALALC considerados defectuosos: unidad rígida, esquema cerrado, multilateralismo, disparidades entre países, incumplimiento de obligaciones, instituciona-lidad frágil, escasa apertura de los sistemas nacionales, un proyecto considerado poco legítimo y no prioritario por los gobiernos.9 Por otro lado, se trataba de preservar sus aportes: ideal de la integración económica, incremento del comercio intrarregional, el denominado “patrimonio histórico”, el mayor interrelacionamiento entre países, la experiencia acumulada, entre otros.10 Así la ALADI es concebida a partir de principios supuestamente más acordes con la realidad: pluralismo (político y económico); convergencia (de acciones parciales); flexibilidad (para concertar acuerdos); multiplicidad (de formas para concertar acciones); trato diferencial (según tres categorías de países); reciprocidad (entre socios); principio de la nación más favorecida (en caso de tratados con terceros),11 etc. Además, estos principios venían acompañados de una nueva concepción: el regionalismo abierto.12 Ahora bien, esta entidad tampoco ha logrado agrupar un mayor número de países, ni promoverse de zona de preferencias comerciales limitadas a zona de libre comercio, mismo si el objetivo que se propone a largo plazo es materializar un mercado común. Su ins-titucionalidad administrativa como política sigue siendo inicial, frágil y de mal funcionamiento. Solamente la Secretaría General tiene carácter supranacional, mientras que Consejo, Conferencia y Comité son de naturaleza intergubernamentales (Cf. cuadro 1).

  • 13 Iris Mabel Laredo (Coordinadora): La integración Latinoamericana en el actual escenario mundial: de (...)

25Existe un consenso respecto de las ventajas y limitaciones de la ALADI pero, un poco más allá, se está pensando que a partir de esta segunda experiencia se ha producido “un tipo de interrelacionamiento inédito en América Latina, tanto en el campo político como en el económico-financiero y en el tecnológico-cultural”.13 Esto es muy cierto, a partir de la ALADI se renuevan los ímpetus de integración regional en diferentes niveles como:

  • Renovación de los primeros sistemas subregionales (MCCA, CARICOM y PA) y la creación de otros (MERCOSUR, G3, AEC).

  • Implementación de numerosos tratados bilaterales (más de 20 firmados hasta 1993) y algunos multilaterales (Tratado de Cooperación Amazónico, 1978; Pacto de San José, 1980; Tratado de la Cuenca del Plata, 1969).

  • Institución del Parlamento Latinoamericano-PARLATINO (constituido en 1964, institucionalizado a partir de 1987 y redefinido en 1988; conformado por 19 representaciones parlamentarias nacionales).

  • Organización del Grupo de los Ocho —Mecanismo Permanente de Consulta y Concertación Política— (fusión del Grupo de Contadora y del Grupo de Apoyo en Río de Janeiro, diciembre de 1986).

  • Reunión de los Ministros de Cultura de América Latina (desde 1989).

  • Constitución de la Cumbre Iberoamericana (Conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina —19 participantes—, España y Portugal. Inaugurada en 1991).

  • Convocatoria para el Foro de Sao Paulo (Encuentro de Movimientos y Partidos Políticos. Se inicia en 1991).

  • Existen otras iniciativas importantes de carácter político (COPPPAL), religioso (CELAM), sindical, étnico-cultural, organismos no-gubernamentales, etc.

Cuadro 1. ALALC y ALADI Características generales

Cuadro 1. ALALC y ALADI Características generales

Fuente: Roberto Proano Rivas, “Nueva Realidad de la Integración Latinoamericana”, Ed. Ecuadro, Quito, 1993; Argelina Jaffe Carbonell y Angelina Risquez Cupello, “Régimen Político e Integración en América Latina”, Ed. Instituto de Altos Estudios de América Latina. Universidad Simón Bolívar y Fundación Bicentenario Simón Bolívar, Caracas, 1988.

  • 14 El SELA, creado en 1975 por el Tratado de Panamá, reúne a 25 países latinoamericanos y caribeños. E (...)

26Además, este proceso viene siendo apoyado por instituciones como la Comisión Económica para América Latina-CEPAL (organismo regional de la ONU), el Sistema Económico Latinoamericano-SELA (organismo regional latinoamericano)14 y el Instituto para la Integración Latinoame-ricana-INTAL (organismo internacional del BID).

27Éstos son datos de un proceso dinámico de integración regional variado, múltiple y cada vez más complejo, donde se han ensayado prácticas de diálogo, concertación, acuerdo, cooperación e integración. Y no está de más decir, esto fue posible, en gran medida, gracias al ciclo democrático que cubrió ALyC, posibilitando la apertura de los sistemas políticos nacionales (cerrados por el ciclo autoritario) y, como consecuencia, la circulación de las élites, la movilidad de sectores poblacionales y los flujos comerciales.

  • 15 Gert Rosental: La integración regional en los años noventa”, Revista de la CEPAL No. 50, Agosto de (...)
  • 16 Carlos J. Moneta: ”L’intégration latinoaméricaine dans le contexte international des années 1990”, (...)
  • 17 Cf. Juan A Fuentes: El regionalismo abierto y la integración económica”, Op. Cit.

28Ahora bien, es cierto que el proceso de integración regional suscitado a partir de la ALADI es evaluado positivamente, mas no es el caso cuando se trata de la misma ALADI. Sobre el futuro de esta asociación, tanto G. Rosental como C.J. Moneta han escrito respectivamente lo siguiente: “...es difícil pensar en la configuración de una zona de libre comercio de alcance regional en el futuro previsible”.15 ”...la imposibilidad de edificar, en un plazo previsible, un mercado común regional”.16 Quizás también por este desenvolvimiento de la ALADI, más la asociación de México en el TLCAN, Brasil recomendó crear una “zona sudamericana de libre comercio”.17 La pregunta que queda pendiente es la siguiente: ¿Podrá la ALADI evolucionar hacia una zona de libre comercio entre sistemas subregionales?

Características económicas generales de los sistemas sub-regionales

  • 18 Escribimos prácticamente porque todavía hay países libres de asociación subregional como Perú y C (...)
  • 19 La etapa de la integración económica es concebida a partir de los siguientes niveles:
    • Sistema de P
    (...)

29La nueva experiencia de regionalización que se inicia desde los años ochenta con la ALADI, reforzada en los noventa por el planteamiento de “regionalismo abierto” de la CEPAL, está cambiando radicalmente la configuración geopolítica de ALyC. Esta región presenta un proceso de sub-regionalización generalizado (Cf. mapa 2), en la medida en que todo el espacio regional se encuentra prácticamente cubierto por sistemas subregionales.18 Estos sistemas se encuentran en la etapa de integración económica, y cada uno de ellos consolida algún nivel de ella.19 Ahora bien, si entendemos que la integración regional/subregional es un proceso conformado por las etapas económica, política, social y cultural, entonces podemos anotar que el proceso de integración en ALyC se encuentra en una etapa inicial y que posiblemente los avances en los niveles de integración de esta primera etapa traigan consigo la necesidad de incursionar en algunos niveles de integración de las otras etapas de integración, como la política, la social y la cultural. Estos sistemas subregionales son:

  • La AEC: Asociación de Estados del Caribe.

  • La CARICOM: Comunidad del Caribe.

  • El G3: Grupo de los Tres.

  • El MCCA: Mercado Común Centroamericano.

  • El MERCOSUR: Mercado Común del Sur.

  • El Pacto Andino: Pacto Andino o Acuerdo de Cartagena.

30Lo primero que anotaremos está relacionado con la fecha de su constitución. Estos datos nos llevan a clasificar a los sistemas subregionales en dos grupos:

  • Primera Generación: MCCA, PA y CARICOM. Los que se formaron durante la experiencia de la ALALC.

  • Segunda Generación: G3, MERCOSUR y AEC. Los que se constituyeron con la experiencia de la ALADI.

  • 20 Es conocido que los países andinos se decidieron a formar el Pacto Andino como resultado del desacu (...)

31Estos dos grupos son los resultados de un proceso de integración regional y subregional que se inicia en los años sesenta con la fundación de la ALALC, la creación del MCCA, la CARIFTA—Asociación de Libre Comercio del Caribe (creada en 1968 y transformada en CARICOM el año 1973) y el Pacto Andino;20 y se renueva con la ALADI en los años ochenta, sumándose tres sistemas subregionales más. De este modo, en tres décadas y media, ALyC se presenta completamente subregionalizada, habiendo la región comenzado a cambiar su configuración geopolítica clásica de sistemas nacionales hacia otra de sistemas subregionales.

32Los sistemas subregionales presentan algunos rasgos importantes de comentar. Geográficamente hablando, dividen a la región en cuatro subregiones: América Central (MCCA), el Caribe (CARICOM), América Andina (PA) y América del Cono Sur (MERCOSUR), que se caracterizan por su continuidad territorial. En esta medida, estas subregiones son las bases territoriales de evolución de cada uno de ellos. Pero éste es el caso de sólo cuatro sistemas subregionales. Bien, los otros dos (G3 y AEC) se superponen sobre los cuatro primeros, puesto que no cuentan con el requisito de la continuidad territorial, es decir, no tienen una base común de operaciones. No nos extrañe ver, más adelante, los objetivos estrictamente comerciales de estos dos sistemas subregionales.

33Estos sistemas subregionales, al reunir los países de ALyC en 6 grupos, cada uno con un número variable de miembros (Cf. cuadro 2), ponen en evidencia sus datos colectivos tanto económicos (Cf. Cuadro 3) como sociales (Cf. Cuadro 4). En términos de población y PIB se puede, de modo muy genérico, clasificar a estos sistemas subregionales en tres categorías relativas: Grandes: AEC, G3 y MERCOSUR; Medianos: PA; Pequeños: MCCA y CARICOM. Los grandes forman parte de la segunda generación, los medianos y pequeños de la primera. De los grandes, solamente el MERCOSUR tiene una vocación más alia del solo comercio. Los medianos y pequeños también van en esta perspectiva. Ahora bien, si continuáramos leyendo estos dos últimos cuadros, posiblemente podríamos revelar flaquezas y debilidades de cada uno de estos sistemas, pero no es el cometido de este trabajo. Tampoco nos proponemos profundizar el análisis revisando las sumas y restas de cada país en su respectivo sistema subregional (Cf. Anexo 1).

34Después de lo anotado, las características económicas que más importan aquí se refieren al nivel y los objetivos de la integración económica. Para ello haremos uso del conocido esquema de integración por niveles:

  • Sistema de Preferencias Aduaneras (SPA).

  • Zona de Libre Comercio (ZLC).

  • Unión Aduanera (UA).

  • Mercado Común (MC).

  • Unión Económica (UE).

    • 21 Los remitimos a la nota No. 19.

    Integración Económica Total (IET).21

Cuadro 2. Los sistemas subregionales de América Latina. Nivel de integración económica

Cuadro 2. Los sistemas subregionales de América Latina. Nivel de integración económica

Note 1 : La AEC aún no consolida ningún nivel de integración, pues es un tratado de reciente creación.
Note 2 : Se esperaba que hasta fines de 1995 entrara en marcha la Unión Aduanera y para fines de siglo el Mercado Común Andino.

Fuente: Instrumentos Básicos de Integración en América Latina y el Caribe, Op. Cit. Convenio Constitutivo de la Asociación de Estados del Caribe, Documento Mimeografiado, Cartagena de Indias, República de Colombia, 24 de julio de 1994. Tratado de Libre Comercio entre los Estados Unidos Mexicanos, la República de Colombia y la República de Venezuela, Ed. Gernika, México, 1994.

Cuadro 3. Los sistemas subregionales en ALyC. Indicadores económicos generales

Cuadro 3. Los sistemas subregionales en ALyC. Indicadores económicos generales

p/ Datos preliminares.
1/ El total ha surgido de la agregación individual o, en su defecto, del promedio de los porcentajes de cada país. En los casos en que las cifras no estén disponibles (n. d.) el resultado excluye dichos países.
2/ Cifras en millones de dólares.
3/ Datos en miles de personas.
4/ PIB per cápita calculado en miles de dólares.

Nota: Las cifras correspondientes a Agricultura, Servicios e Industria están calcullados como porcentaje del PIB.

Fuente: World Bank Tables 1993, World Bank; y Trends in Developing Economies 1993, World Bank.

Cuadro 4. Los sistemas subregionales en ALyC. Indicadores sociales generales

Cuadro 4. Los sistemas subregionales en ALyC. Indicadores sociales generales

p/ Cifras preliminares.

Fuente: World Tables 1993, World Bank; y The World Bank Atlas 1995, World Bank.

35Según este esquema, podemos ver que los sistemas subregionales han alcanzado los siguientes niveles: dos el nivel de UA (MCCA y MERCOSUR); uno entre los niveles de ZLC/UA (PA); dos el nivel de ZLC (CARICOM y G3); uno se encuentra definiendo su ZLC (AEC). Solamente los dos primeros han alcanzado el tercer nivel de integración económica y quizás un segundo llegue también hasta allí. Los demás se encuentran en el segundo nivel de integración y un último va asentándose también en éste. Son conocidas las dificultades de cada sistema subregional para plasmar un nivel de su respectivo proceso de integración, pero también es conocido el valor de la experiencia acumulada. Si tenemos en cuenta el objetivo de la integración económica que se propone cada sistema sistema subregional, podremos apreciar que dos de ellos (AEC y G3) solamente se proponen una ZLC, mientras que cada uno de los otros cuatro (CARICOM, MCCA, PA y MERCOSUR) aspiran llegar hasta la conformación de un MC.

36En otras palabras, la AEC y el G3, con sus aspiraciones estrictamente comerciales, buscan materializarse solamente en mercados subregionales. Los otros cuatro (CARICOM, MCCA, PA y MERCOSUR), que tienen mayores aspiraciones de integración económica, buscan posiblemente avanzar hacia etapas superiores de integración. Los sistemas subregionales de vocación estrictamente comercial, puesto que su objetivo es una ZLC, no podrán evolucionar hacia otros niveles de integración económica. Éstos son sistemas de horizonte limitado y cerrado. Los sistemas subregionales de vocación económica amplia, puesto que su objetivo es un MC, podrán evolucionar hacia otros niveles de integración económica y hacia etapas superiores de integración como la política. Éstos son sistemas de horizonte amplio y abierto.

37En el caso de los sistemas de horizonte amplio y abierto, la integración económica progresiva por niveles traerá consigo una integración política también progresiva. Incluso, hipotéticamente podemos anotar que de estos cuatro sistemas subregionales dependerán, en lo fundamental, las posibilidades de la integración regional de ALyC.

Las características políticas generales de los sistemas sub-regionales

38Si continuamos la aplicación en nuestro análisis de la hipótesis según la cual los sistemas regionales y subregionales portan en su seno a posibles formaciones sociales regionales con sus respectivos Estados regiones o Estados supranacionales, anotaremos que en ALyC este proceso general es aún inicial, puesto que (como acabamos de verlo) el proceso particular de integración económica no ha logrado materializar todavía, en cada caso, sistemas económicos subregionales y que, por lo tanto, el otro proceso particular de integración política es mucho menos avanzado. En términos de integración económica, los cuatro sistemas regionales más importantes (CARICOM, MCCA, PA y MERCOSUR), por sus perspectivas de desenvolvimiento, posiblemente alcancen y consoliden el nivel de mercados comunes. Y si este curso se materializara, entonces estos procesos tendrían un futuro promisorio, en la medida en que la integración política también avanzara hacia mayores niveles.

39Lo primero que anotaremos está relacionado con los orígenes de cada uno de los sistemas subregionales. Ya hemos visto que estos sistemas nacen con objetivos explícitamente económicos, es decir, lo que importa en ellos es la integración económica y no la política. Ahora bien, sorprende que estos sistemas con objetivos económicos sean el resultado de la actividad política integradora de las élites políticas nacionales concernidas en cada caso; más aún cuando esta acción política es de carácter supra-nacional. Entonces, cuando decimos que la política se encuentra en la base de gestación de un sistema subregional, estamos buscando subrayar el hecho de la integración política subregional desde el nacimiento de un sistema. Las élites políticas nacionales, en cada uno de estos casos, comenzaron a sentar los precedentes de la integración política suprana-cional. Los tratados firmados, en este sentido, son los primeros logros de la acción política supranacional. Además, estos tratados, como tales, son los primeros productos normativos supranacionales destinados a instituir la dimensión supranacional.

40El proceso de integración económica en cada sistema subregional, según el nivel, necesita de órganos administrativos y políticos de gestión y dirección. Es decir, la integración económica va acompañada de la integración política. Esta relación no es automática, sino una cuestión política compleja porque se trata de acoplar al nivel de integración económica el nivel adecuado de integración política. Y para definir un nivel adecuado de integración política se tiene que pasar de la pura acción política integracionista a la institución de órganos administrativos y políticos de gestión y dirección del proceso integral. En ALyC, cada sistema subregional tiene un cierto avance en su integración política.

41En el Cuadro No. 5 presentamos un estudio preliminar del proceso de integración política de cada sistema subregional, a partir de sus niveles de institucionalización administrativa y política alcanzados. Así, en una primera mirada de conjunto de todos los sistemas subregionales, encontramos lo siguiente: Primero, en cinco de ellos (AEC, CARICOM, G3, MCCA, MERCOSUR), los órganos administrativos alcanzan un primer nivel de desarrollo (Secretaría o similar), con la sola excepción de uno (el PA) que ha evolucionado hasta el segundo nivel (Junta o similar). Segundo: en cuatro de ellos (AEC, CARICOM, G3 y MERCOSUR), los órganos políticos solamente alcanzan un nivel inicial de conformación (Conferencia de Jefes de Estado y Consejo de Ministros o similares) y en dos (MCCA y PA) llegan hasta un tercer nivel, con parlamento y Tribunal de Justicia (o similar).

  • 22 Respecto del concepto ”supranacional”, en el Dictionnaire de Géopolitique (Yves Lacoste, director) (...)
  • 23 La noción intergubernamental describe un plano de relaciones internacionales establecidas entre g (...)

42En general, la conformación de órganos administrativos es muy pobre, pues la institución de una secretaría (o similar) no es otra cosa más que el paso inicial de un posible proceso de materialización de una administración pública subregional. Además, a estas secretarías no se les ha dotado de reales funciones de gestión y de un explícito estatuto supranacional.22 El caso más avanzado es el PA, que ha logrado avanzar hasta definir una Junta de naturaleza supranacional. En cuanto a los órganos políticos, el avance es relativamente más importante, en la medida en que todos cuentan con alguna instancia de dirección política (reunión de Jefes de Estado y de Ministros) y, en dos casos (MCCA y PA), incluso han logrado dotarse de Parlamento y Tribunal de Justicia. Posiblemente el MERCOSUR prontamente se dote de estos dos organismos políticos. Estos órganos políticos son de carácter intergubernamental23 por lo general. En los casos del MCCCA y del PA, sus parlamentos (PARLACEN y PARLATINO) revisten cierto grado de supranacionalidad, aunque aún muy limitados en sus funciones legislativas.

43Los sistemas subregionales menos institucionalizados, tanto administrativa como políticamente, como hemos visto, son la AEC y el G3; y los más institucionalizados el CARICOM, el MCCA, el MERCOSUR y el PA (Cf. Anexo 2). Esta constatación no debe extrañarnos, es correlativa del nivel de integración económica logrado y de los objetivos propuestos. Los más institucionalizados son los sistemas subregionales con objetivos de mercados comunes y con horizontes amplios y abiertos. Estos sistemas son los que prometen futuro en la integración subregional y regional. Los otros dos (AEC y G3) pondrán lo suyo en esta integración si se consolidan como mercados subregionales.

  • 24 Cuestión abordada tanto por Gert Rosental: La integración regional en los noventa”, Op. Cit, como (...)

44En resumen, en los sistemas subregionales, el plano institucional intergubernamental, administrativo y político ha logrado significativos avances en su constitución. En cada uno de ellos están gestándose instancias de dirección y gestión, sistemas administrativos y de gobierno. Pero no se ha logrado impulsar todavía un plano institucional intergubernamental consistente, y menos uno supranacional, debido a la resistencia o renuencia de los gobiernos.24 Podemos anotar, los Estados-Nación, en cada sistema subregional, están “preñados” del Estado Supranacional y, al parecer, la “gestación” y el “alumbramiento” no serán fáciles.

45Es importante considerar, en la evolución de los sistemas subregionales, otras trayectorias posibles. En América del Sur, el PAy el MERCOSUR tienen posibilidades de seguir cursos sorprendentes. Por un lado, es conocido que el PA es una interrogante después del retiro “temporal” de Perú, la guerra peruano-ecuatoriana última y la asociación de Venezuela y Colombia en el G3. Esta expectativa aumentó desde el momento en que Bolivia y Chile manifestaron intenciones e iniciaron gestiones para incorporarse al MERCOSUR. Por otro lado, el MERCOSUR está muy dinámico y crecerá extraordinariamente si logra incorporar a Chile y Bolivia. Dicho de otra manera, las perspectivas del PA se reducen mientras crecen las del MERCOSUR, generando esto un curso posible de acoplamiento-integración entre estos dos sistemas subregionales. ¿Evolucionará el MERCOSUR cubriendo toda América del Sur? Es un curso posible y traería como resultado la conformación de un meso-sistema en Latinoamérica y en América. Por cierto, en el nuevo orden mundial, un hecho muy interesante.

46En América Central y el Caribe también podrían producirse cursos inusitados a partir de la formación de la AEC. En primer lugar, se tornaría relevante la perspectiva comercial de la Cuenca del Caribe si se lograran sumar partes de los flujos comerciales externos de los países de esta subregión. Segundo, se potenciaría la actividad intrasistémica e intersistémica del CARICOM, MCCA y G3. Tercero, México podría desempeñar un rol económico-político trascendente en esta cuenca, a la vez que se integraría un poco más en ALyC. Cuarto, un país como Cuba, al romper relativamente el bloqueo de EE.UU., podría contribuir mayormente al proceso integracionista de la Cuenca del Caribe y de América Latina. Dicho en pocas palabras, éste es otro experimento destinado a contribuir extraordinariamente en el proceso de integración subregional y regional de ALyC.

Conclusiones

47América Latina se encuentra en el laberinto de su integración. Ésta es una etapa crucial de su historia, pues de la manera como sea abordado y resuelto este laberinto dependerá su destino en el siglo xxi. En el laberinto se cruzan tres posibles cursos de integración: subregional, regional y continental. Los tres cursos evolucionan separadamente, proyectando perspectivas diferentes, sin dejar de interpelarse.

48En el plano subregional se cuentan seis sistemas con sus respectivas dinámicas económicas y políticas integracionistas. Cada una de estas dinámicas le imprimen a ALyC ritmos diferenciados. Por ejemplo, en el mes de agosto pasado se realizaron las Cumbres Presidenciales del MERCOSUR y de la AEC; y a inicios de este mes de septiembre la del PA. Podría anotarse que las perspectivas en este contexto son alentadoras. Ahora bien, éste es un escenario donde ALyC estaría agrupada y “dividida” en seis partes; cuatro de estas partes con posibilidades de evolucionar hasta constituir formaciones sociales subregionales con Estado Supranacional. Este escenario sufriría una modificación importante si PAy MERCOSUR se fusionaran.

49En el plano regional se están conjugando factores muy importantes, pero no se podrá decir que “un” sistema regional haya iniciado su formación. En cambio, podemos anotar que la conjugación de factores sí está produciendo una dinámica regional fundamentalmente política. Estos factores son los siguientes: ALADI, SELA, PARLATINO, GRUPO DE RÍO y CUMBRE IBEROAMERICANA. Estos tres organismos y dos foros presidenciales vienen trabajando el “proyecto” de la integración de ALyC, aunque no hay mayor claridad al respecto. El ideal sigue vigente, las líneas directrices de un posible proyecto no están definidas, aunque existe un conjunto de factores interrelacionándose entre ellos.

  • 25 La Jornada, 2 de septiembre de 1995.
  • 26 La Jornada, 13 de julio de 1995.
  • 27 Cf. Propuesta de la reforma del Estatuto aprobada por la Subcomisión Jurídica del Parlamento Latino (...)
  • 28 La Jornada, 2, 4 y 5 de septiembre de 1995.
  • 29 La Jornada, 4 de septiembre de 1995.
  • 30 Primera Cumbre Iberoamericana (Guadalajara, México, 1991). Discursos, Declaración de Guadalajara y (...)

50La ALADI es una gran interrogante, por la dinámica de los sistemas subregionales y debido al proyecto de la ALCA. Su Secretario General, Antonio Antunes, ha planteado recientemente la necesidad de “una buena política macroeconómica interna” para superar los obstáculos de la integración económica regional.25 El SELA (reunión ordinaria de julio), a través de su secretario permanente, Salvador Arriola, ha llamado la atención sobre el rol que deben desempeñar las instituciones en el proceso de integración regional. Al respecto, el balance del secretario permanente es el siguiente: “...la institucionalidad de América Latina y del Caribe luce minusválida y dispersa en comparación con los retos que impone la globalización a nuestra soberanía económica”.26 El PARLATINO acaba de reformar sus estatutos (reunión de agosto en Rio de Janeiro) con la finalidad de transformarse paulatinamente en un parlamento regional/ supranacional.27 Este organismo está impulsando la creación de una Comunidad Latinoamericana de Naciones (la idea de ciudadanía común y múltiple es central), habiendo su presidente, Humberto Celli, llevado la propuesta a la Cumbre del Grupo de Río, sin haber logrado mayor éxito todavía.28 También el PARLATINO, a inicios de este mes de septiembre en Quito, ha concretado una reunión para evaluar el proceso de integración en ALyC. El Grupo de Río ha llevado a cabo su IX Cumbre Presidencial, a inicios de septiembre en Quito; habiéndose discutido en ella el proyecto de la Declaración de Quito. Hasta donde conocemos por la prensa, este documento-borrador contenía avances muy importantes, como la propuesta para constituir la Comunidad Latinoamericana de Naciones, el respaldo a la estabilidad democrática de las instituciones, el respeto de los derechos humanos, el fortalecimiento de la coordinación entre los gobiernos para participar activamente en la escena internacional, la constitución de un marco institucional para la convergencia de los procesos y actividades de integración, la definición de bases para el establecimiento de una ciudadanía común, el firme apoyo a los procesos de integración de la región, la importancia del diálogo con la Unión Europea, la importancia “histórica” de la Cumbre de las Américas, etc.29 La Cumbre Iberoamericana también viene apartando lo suyo al proceso de integración regional con su agenda de reuniones anuales desde 1991. En el mes de octubre, en Argentina, se celebrará la quinta Cumbre según la Declaración de Guadalajara.30

51Como lo hemos visto, al conjugarse diversos factores en el plano regional toma forma un dinamismo político que reflexiona una perspectiva de integración regional. Hasta allí todo parecería ir de lo mejor, pero no es exactamente así, existe un serio problema: este dinamismo político regional no se ha dotado todavía de una dirección política adecuada. El Grupo de Río y la Cumbre Iberoamericana vienen ejerciendo parcialmente esta función de dirección política. Es notorio que, sin estos dos foros presidenciales, la situación política de ALyC sería extremadamente dispersa y errática, de allí su importancia política para la región. Ahora bien, también es manifiesto que el proceso de regionalización de ALyC reclama, en la actualidad, una dirección política intergubernamental, institucionalizada y legítima, de todos los jefes de Estado y gobierno.

52Hasta aquí hemos abordado las lógicas de integración subregional y regional en ALyC. Estas lógicas específicas no son divergentes, más bien complementarias. Las dinámicas subregionales alimentan la dinámica regional. La dinámica regional retroalimenta a las dinámicas subregionales

53Vayamos ahora al plano continental/hemisférico. Inmediatamente, las lógicas de integración subregional y regional aparecen relacionadas e interpeladas por la lógica de integración continental. Esta lógica (TLCAN, ALCA y Cumbre de las Américas) está buscando amarrar y supeditar a las otras dos lógicas. La lógica continental tiene vocación hegemónica. Hay, por lo tanto, un conflicto de perspectivas integracionistas en el continente, en los términos de un neobolivarismo versus un neopanamericanismo.

54Para concluir, anotaré que plantear una vía de integración para América Latina y Caribe significa pensar y trabajar: primero, la integración subregional; segundo, la integración regional; tercero, un nivel de integración continental; cuarto, otros niveles de integración en el mundo. Integración subregional y regional, primero; integración continental y mundial después. Éste es el desafío del neobolivarismo.

Notes

* Profesor investigador. PEP-CUIS.

1 Sobre esta temática consultar R. Fossaert: El mundo en el siglo xxi, Ed. Siglo xxi, México, 1994.

2 Para una mayor comprensión de estas cuestiones recomiendo mi ensayo: Aproximaciones a la crisis-catástrofe de la modernidad política. Lo político y el ocaso del Estado-Nación”, Rev. Estudios de las Culturas Contemporáneas No. 16 y 17, CUIS-U deC, Colima-México, 1994.

3 Juan José Palacios L: El nuevo regionalismo latinoamericano: el futuro de los acuerdos de libre comercio”, Rev. Comercio Exterior, Vol. 45, No. 4, México, abril de 1995.

4 La propuesta de integración de Bolívar fue eminentemente política: confederar Estados Naciones. En la práctica funda la Gran Colombia, una confederación de Estados Naciones, e impulsa la de América Central. En teoría plantea la confederación de América Latina. Como ya lo hemos anotado en la introducción, ni la práctica ni las ¡deas de Bolívar fueron viables debido a la lógica de los Estados Naciones no propicia a las asociaciones. En todo caso, la propuesta de Bolívar era germinalmente una que apuntalaba la fundación de Estados supranacionales. En este sentido, se puede decir que Bolívar se adelantó siglo y medio respecto de lo que ahora es un problema actual y una tendencia en curso. En otras palabras, el planteamiento de Bolívar encuentra una realidad fértil solamente después de 150 años, cuando la modernidad, que él vio consolidándose, se encuentra en su ocaso; o mejor, cuando el Estado-Nación declina. Cf. Ruy Mauro Marini: América Latina: democracia e integración, Ed. Nueva Sociedad, Venezuela, 1993.

5 Es importante anotar que, para esta Primera Conferencia, Estados Unidos trajo la propuesta de creación de una Unión Aduanera. Ésta no fue aceptada por los participantes. En términos generales, podemos anotar, fue rechazada debido al mismo problema con el que se encontró Bolívar: la lógica de los Estados Naciones y de los sistemas políticos nacionales, que promovían economías nacionales y mercados nacionales. Un siglo después, la realidad valida dicha propuesta. Los tratados económico-comerciales continentales, regionales y subregionales son temas de actualidad y realidades en implementación. Cf. Salvador E. Morales. Primera Conferencia Panamericana: raíces del modelo hegemonista de Integración, CIC J. Tamayo, A.C., México, 1994.

6 Este organismo (1948) es la culminación de los tres intentos anteriores de integración continental americana: Unión Internacional de Repúblicas Americanas (1890); Unión de Repúblicas Americanas (1910) y Unión de Repúblicas del Continente Americano (1923).

7 Por perspectivas clásicas entiendo al bolivarismo y al panamericanismo corregidos por las realidades regionales (en un caso) y continentales (en el otro). Un bolivarismo sin propuesta de confederación (sin Estado supranacional) y un panamericanismo sin plan de unión aduanera (sin mercado continental). Dicho de otra manera, un bolivarismo y un panamericanismo adecuados a las realidades modernas de sistemas nacionales y Estados Naciones. Para un mejor entendimiento de las perspectivas originales, remitirse a las notas Nos. 5 y 6.

8 Un buen estudio de los aportes de Prebisch sobre la integración latinoamericana es el de José M Salazar: El resurgimiento de la integración y el legado de Prebisch”, Revista de la CEPAL No. 50, agosto de 1993.

9 Al respecto se puede consultar: Iris Mabel Laredo (Coordinadora): La integración Latinoamericana en el actual escenario mundial: de la ALALC-ALADI al MERCOSUR, Universidad Nacional del Rosario, Argentina, 1992. Angelina Jaffe C. y Angelina Risquez C: Régimen político e integración en América Latina, Instituto De Altos Estudios de América Latina/Universidad Simón Bolívar, Venezuela, 1988. Roberto Proaño R.: Nueva realidad de la integración latinoamericana, Ed. Ecuador, Ecuador, 1993.

10 INTAL/BID: El proceso de integración en América Latina en 1980, Instituto para la Integración de América Latina/ Banco Interamericano de Desarrollo, Buenos Aires, 1991.

11 Cf. INTAL/BID: El proceso de integración en América Latina, Op. Cit. Roberto Proaño R. : Nueva realidad de la integración latinoamericana, Op. Cit.

12 Según Juan J. Palacios L., el concepto de regionalismo abierto es expuesto inicial-mente por Masayoshi Ohira (entonces primer ministro de Japón), durante los años setenta. Así, tiempo después, a partir de este planteamiento se creará el Consejo de Cooperación Económica del Pacífico-CCEP, en 1980; organismo que en su IX reunión general (1992) impulsó el tema El regionalismo abierto: un modelo del Pacifico para la cooperación económica mundial. El nuevo regionalismo latinoamericano: el futuro de los acuerdos de libre comercio”, Op. Cit. Por otro lado, en América Latina, la CEPAL (1994) definió el mismo concepto de la siguiente manera: El regionalismo abierto consiste en afianzar los vínculos entre ambos elementos, es decir, entre la integración de hecho y la integración impulsada por políticas, de modo tal que aumente la competitividad de los países de la región y constituya, en lo posible, el cimiento que favorezca una economía internacional más abierta y transparente. Cita tomada de Juan Alberto Fuentes: El regionalismo abierto y la integración económica”, Revista de la CEPAL No. 53, agosto de 1994.

13 Iris Mabel Laredo (Coordinadora): La integración Latinoamericana en el actual escenario mundial: de la ALA.LC-ALADI al MERCOSUR, Op. Cit., p. 26.

14 El SELA, creado en 1975 por el Tratado de Panamá, reúne a 25 países latinoamericanos y caribeños. Es un organismo de carácter regional, de coordinación e integración, integrado por tres órganos: el Consejo Latinoamericano, el Comité de Acción y la Secretaría Permanente.

15 Gert Rosental: La integración regional en los años noventa”, Revista de la CEPAL No. 50, Agosto de 1993.

16 Carlos J. Moneta: ”L’intégration latinoaméricaine dans le contexte international des années 1990”, Rev. Problémes d’Amérique Latine No. 7, Oct.-Dic. de 1992.

17 Cf. Juan A Fuentes: El regionalismo abierto y la integración económica”, Op. Cit.

18 Escribimos prácticamente porque todavía hay países libres de asociación subregional como Perú y Chile: el primero se retiró temporalmente del Pacto Andino; el segundo salió definitivamente del Pacto Andino. Posiblemente Perú se reincorpore al Pacto Andino y Chile se integre al MERCOSUR.

19 La etapa de la integración económica es concebida a partir de los siguientes niveles:
• Sistema de Preferencias Aduaneras (SPA): reducción de tarifas.
• Zona de Libre Comercio (ZLC): abolición de tarifas.
• Unión Aduanera (UA): ZLC + arancel externo común.
• Mercado Común (MC): UA + libre circulación de factores de producción.
• Unión Económica (UE): MC + armonización de políticas económicas nacionales.
• Integración Económica Total (IET): UE + unificación de políticas económicas y sociales nacionales.
Al respecto se puede consultar: Luis Rebolledo S.:
Apuntes sobre integración”, en Esfuerzos de integración en América Latina, (Luis Rebolledo S., Editor), Universidad de Lima, Perú, 1993. Roberto Proaño Rivas: Nueva realidad de la integración latinoamericana, Op. Cit. Gert Rosental: La integración regional en los noventa”, Op. Cit.
Anoto aquí que algunos autores
, como Roberto Proaño R. (Op. Cit., pp. 15 y 16), consideran que a partir del nivel de Mercado Común es recomendable avanzar tanto en la integración económica como en la integración política; pero que en el nivel de Integración Económica Total se requiere de instituciones comunes y de una autoridad supranacional.

20 Es conocido que los países andinos se decidieron a formar el Pacto Andino como resultado del desacuerdo que tenían con la ALALC, puesto que favorecía a los países grandes como Brasil, Argentina y México.

21 Los remitimos a la nota No. 19.

22 Respecto del concepto ”supranacional”, en el Dictionnaire de Géopolitique (Yves Lacoste, director) se anota lo siguiente: ”II s’agit de pouvoirs, de prérogatives et de compétences qu’un certain nombre de’Etats ont décidé, en commun, de transférer á une organisation communautaire”. Ed. Flammarion, París, 1993.

23 La noción intergubernamental describe un plano de relaciones internacionales establecidas entre gobiernos y Estados nacionales, donde los organismos resultantes no son investidos de poderes, prerrogativas y competencias. Éstas son instituciones gobernadas y dependientes tanto por los gobiernos como de los Estados nacionales. Este plano puede ser muy bien la antesala del plano supranacional.

24 Cuestión abordada tanto por Gert Rosental: La integración regional en los noventa”, Op. Cit, como por Juan Alberto Fuentes: El regionalismo abierto y la integración económica”, Op. Cit.

25 La Jornada, 2 de septiembre de 1995.

26 La Jornada, 13 de julio de 1995.

27 Cf. Propuesta de la reforma del Estatuto aprobada por la Subcomisión Jurídica del Parlamento Latinoamericano. Documento mimeografiado, s/f.

28 La Jornada, 2, 4 y 5 de septiembre de 1995.

29 La Jornada, 4 de septiembre de 1995.

30 Primera Cumbre Iberoamericana (Guadalajara, México, 1991). Discursos, Declaración de Guadalajara y documentos. Ed. FCE, México, 1992.

Table des illustrations

Titre Los sistemas regionales y sub-regionales en América
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1800/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 280k
Titre Los sistemas regionales y sub-regionales en América Latina y el Caribe
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1800/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 216k
Titre Cuadro 1. ALALC y ALADI Características generales
Légende Fuente: Roberto Proano Rivas, “Nueva Realidad de la Integración Latinoamericana”, Ed. Ecuadro, Quito, 1993; Argelina Jaffe Carbonell y Angelina Risquez Cupello, “Régimen Político e Integración en América Latina”, Ed. Instituto de Altos Estudios de América Latina. Universidad Simón Bolívar y Fundación Bicentenario Simón Bolívar, Caracas, 1988.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1800/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 568k
Titre Cuadro 2. Los sistemas subregionales de América Latina. Nivel de integración económica
Légende Note 1 : La AEC aún no consolida ningún nivel de integración, pues es un tratado de reciente creación.Note 2 : Se esperaba que hasta fines de 1995 entrara en marcha la Unión Aduanera y para fines de siglo el Mercado Común Andino.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1800/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Titre Cuadro 3. Los sistemas subregionales en ALyC. Indicadores económicos generales
Légende p/ Datos preliminares.1/ El total ha surgido de la agregación individual o, en su defecto, del promedio de los porcentajes de cada país. En los casos en que las cifras no estén disponibles (n. d.) el resultado excluye dichos países.2/ Cifras en millones de dólares.3/ Datos en miles de personas.4/ PIB per cápita calculado en miles de dólares.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1800/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Titre Cuadro 4. Los sistemas subregionales en ALyC. Indicadores sociales generales
Légende p/ Cifras preliminares.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1800/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 50k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr