Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

América Latina: realidad, virtualidad y utopía de la integración

 | 
Jaime Preciado Coronado
, 
Alberto Rocha Valencia

La integración Andina

Lucas Pacheco Prado

Texte intégral

  • * Economista. Profesor de Política Económica. Director de Investigación de la Universidad Católica d (...)

1Note portant sur l’auteur*

I.- El predominio del mercado

2Occidente vive como nunca antes el predominio del mercado, cuyas prácticas están arrasando la soberanía tradicional de los estados nacionales y consolidando la mundialización del capitalismo, proceso coadyuvado por la crisis del socialismo.

  • 1 Wolfgang Schmidt: América Latina: entre la polarización del mercadomundial y la apertura. pp. 11

3En esta vorágine mercantil capitalista, vivimos una disolución de las identidades nacionales; los pueblos citadinos y naciones enteras desfiguran sus valores peculiares y, de sujetos de su propia historia, se ven sometidos a valores y paradigmas foráneos, impuestos por los centros occidentales del poder. El hombre contemporáneo, teóricamente considerado por las filosofías liberales como el individuo supremo, va perdiendo tal individualidad bajo el peso de la masificación impuesta por la modernidad. De manera que el liberalismo actual (neoliberalismo) se ha puesto en abierta contradicción con el liberalismo clásico que postulaba al individuo como sujeto único de la sociedad y de la historia. Incluso la misma democracia occidental, que preconiza la igualdad de los sujetos amparados en una soberanía nacional, parece disolverse en los laberintos del mercado mundial: “...el mercado es mercado mundial en un sentido radical: no hay espacios autónomos y la autodeterminación de los pueblos parece un canto nostálgico o demagogia barata”.1

  • 2 Wolfgang Schmidt. pp. 14

4Y en este proceso de mundialización del mercado, en el que la libertad de los individuos se ahoga en el torbellino de la masificación, se levanta el drama de la desigualdad social no como un fenómeno nuevo, sino como hecho histórico agudizado por las contigencias de la época: ”...lo nuevo de la situación no radica en la desigualdad social como tal, sino en la ausencia de alternativas”, de manera tal que, “al fin de su carrera victoriosa, Occidente se ve asediado por las masas empobrecidas que ha producido a lo largo de los últimos quinientos años”.2 Es en el panorama histórico enunciado que intentaremos presentar a continuación unas cuantas reflexiones sobre el proceso de integración andina.

II. La integración latinoamericana; sus principales obstáculos

5Fue el Liberador Simón Bolívar uno de los primeros en su época quien percibió la necesidad ineludible de la integración latinoamericana para las nacientes repúblicas. Es a propósito de su Carta de Jamaica, en 1815, que planteó por primera vez sus ideales sobre tan importante cuestión manifestando, entre otras cosas, que:

  • 3 Jorge Núñez: ”Actualidad del Pensamiento Bolivariano”. Incluido en ”Simón Bolívar: Homenaje” IV En (...)

“Yo deseo más que otro alguno ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas que por su libertad y gloria. Es una idea grandiosa pretender formar de todo el Mundo Nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, debería, por consiguiente, tener un solo gobierno que confederase los diferentes Estados que hayan de formarse...”.3

  • 4 Jorge Núñez. Op. Cit. pp. 249-250.

6Frente a este proyecto histórico surge entonces la oposición de Estados Unidos, país constituido precisamente con base en INTEGRAR las trece colonias inglesas. Para ilustrar citemos solamente lo que William Tudor, cónsul de ese país ante el gobierno del Perú, informaba a su gobierno en febrero de 1827 sobre los resultados de su misión: “La esperanza de que los proyectos de Bolívar están ahora definitivamente destruidos es una de las más consoladoras. Esto no es motivo de felicitación sólo en lo relativo a la América del Sur, liberada de un despotismo militar y de proyectos de insaciable ambición que habrían consumido todos sus recursos, sino que también los Estados Unidos se ven aliviados de un enemigo peligroso en el futuro. Si hubiera triunfado, estoy persuadido de que habríamos sufrido su animosidad...”.4

7Esa política de Estados Unidos, opuesta a la integración de los pueblos de América Latina, manifestada de forma directa en el siglo pasado, se proyectaría luego en la época contemporánea en nuestros países en forma indirecta, más por medio de diversos conductos económicos de naturaleza capitalista, que como una política de Estado. Hagamos referencias, aunque sean muy breves, por lo menos a tres de estos conductos económicos: la inversión directa, la deuda y las relaciones comerciales.

8Por medio de las inversiones foráneas, nuestros países no pueden ser considerados socios del mercado internacional, sino países subyugados. Efectivamente, fácil es constatar la falsedad de aquella tesis que, para superar nuestro subdesarrollo, nos es indispensable, entre otras cosas, tratar de acceder a los abundantes recursos de capital de Estados Unidos por vía de la integración Panamericana. Para ello simplemente es bueno recordar que diversos estudios demuestran que América Latina ha sido sometida a un proceso de exportación de capitales. Y si hacemos alusión a uno de estos estudios referido a los últimos años, podemos afirmar que ”...la balanza de pagos de América Latina mostró entre 1950 y 1983 una inversión extranjera directa de 54.6 mil millones de dólares y una transferencia de ganancias al exterior de 64.9 mil millones de dólares. Pero se estima que, de los 54.6 mil millones de dólares, máximo 10 mil millones realmente provinieron del exterior. Entonces, el drenaje real de capital al exterior en esta época se puede estimar alrededor de 55 mil millones de dólares”.

9No tenemos cifras en este estudio sobre las inversiones extranjeras directas en los países andinos, pero sin incurrir en equivocaciones, debemos manifestar que dichas inversiones en su mayor proporción no se originaron en la entrada de recursos frescos de procedencia extranjera, sino en la utilización de los ahorros internos de nuestros países que ese capital logró movilizar en su favor.

  • 5 Wolfgang Schmidt: Op. Cit. pp. 19-20.

10En cuanto a las ataduras por vía de la deuda, en el mismo estudio que hemos referido, aludiendo a la misma época, se sostiene que, ”...como América Latina no produjo excedentes comerciales, la única forma de financiar el éxodo de dólares fue el endeudamiento externo. A partir de 1972, por primera vez, el pago de intereses excedió a la transferencia de ganancias del capital productivo de manera tal que, en los años ochenta, la relación entre el pago de intereses y la transferencia de ganancias fue de 15 a 1, demostrando con ello que el capital financiero desplazó definitivamente al capital productivo, generando así la raíz del automatismo del endeudamiento y reforzando la cultura económica dominante, caracterizada más por la especulación y las transacciones comerciales que por una mentalidad productivista”.5

11Al decir de W. Schmidt, la deuda latinoamericana de hecho se origina en los años de la postguerra, a raíz de una práctica capitalista normal: para promover nuevas inversiones, el capital extranjero moviliza recursos financieros internos latinoamericanos; de las ganancias obtenidas paga los intereses a los bancos regionales y, para la transferencia de ganancias a los países industriales y su conversión en dólares, acude al endeudamiento externo.

  • 6 Ver las cifras del cuadro No. 1 en el Anexo.

12En lo que respecta al monto de la deuda del conjunto de los países andinos en el período de 20 años, entre 1970 y 1990 se multiplica por 12 veces, puesto que de 5.9 mil millones de dólares en 1970, asciende a la suma de 72.8 mil millones de dólares en 1990.6

  • 7 Ver las cifras de los cuadros No. 2-3 en el Anexo.

13Por último, si nos referimos a las relaciones comerciales, efectivamente, nuestros países tienen la mayor vinculación con Estados Unidos, mientras el comercio entre los países de la subregión es más bien de carácter marginal, lo cual se puede corroborar observando las siguientes cifras: el comercio exterior del conjunto de los países andinos con Estados Unidos es de alrededor de 40% (promedio de exportaciones e importaciones); mientras las exportaciones intrasubregionales registran en los últimos 20 años la evolución siguiente: en 1970, el 2.07%; en 1980 el 3.93% y en 1990 el 4.19%.7 Aparte de la condición marginal de este intercambio comercial, la situación es todavía más perjudicial, hecho que se puede constatar si se revisan las cifras que demuestran el deterioro de los términos de intercambio que sufren nuestros países en determinadas épocas.

III. la integración andina: una historia de problemas

14En este apartado vamos a hacer dos consideraciones: por un lado presentaremos, de manera muy resumida, los elementos principales del marco institucional de la integración andina y, por otro lado, esbozaremos algunos criterios de evaluación.

1. El marco institucional de la integración andina:

15El Grupo Andino (GRAN) o Acuerdo de Cartagena nació en el año de 1969 por voluntad de los países: Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Perú. Años más tarde se adhirió Venezuela. Todos estos países, para entonces miembros de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC), compartían el empeño de “acelerar y profundizar” entre ellos el proceso de integración.

16Los principios fundamentales del Acuerdo fueron: Primero: Sentar las bases para la formación de una Unión Económica entre los países andinos, especialmente a través de un proceso de integración, por vía del desarrollo industrial. Segundo: Delegar determinados aspectos de las soberanías nacionales de los Estados miembros para tomar decisiones conjuntas sobre el problema de la integración. Tercero: Orientar, regular y estimular la inversión de capitales nacionales, regionales y extranjeros dentro del área.

17Los objetivos que se plantearon en el tratado inicial básicamente fueron los siguientes: a) Promover el desarrollo equilibrado y armónico de los países miembros, b) Acelerar su crecimiento económico, c) Buscar el mejoramiento de los niveles de vida de los habitantes de la subregión. d) Coadyuvar en las acciones de los países miembros, en aquéllas que tiendan a afianzar su participación en la integración latinoamericana.

18En cuanto a los mecanismos previstos como instrumentos del proceso de integración se propusieron, entre otros, los siguientes:

  • Programación conjunta del proceso de industrialización.
  • Liberación del intercambio comercial intrarregional y establecimiento de un arancel externo común para el comercio frente a terceros países.
  • Armonización en el manejo de políticas económicas y sociales.
  • Canalización de recursos de dentro y fuera de la subregión, para financiar las inversiones, con un tratamiento específico a la inversión extranjera.
  • Programación específica destinada a desarrollar el sector agropecuario.
  • Integración física.
  • Tratamiento preferencial para Ecuador y Bolivia, considerados como países de menor desarrollo relativo en la Subregión.

19Los organismos fundamentales del Acuerdo, según el tratado original, son la Comisión y la Junta.

20La comisión es el principal organismo político, constituido por representantes plenipotenciarios de los Estados miembros. Sus resoluciones, a través de las cuales se ejecutan las acciones de integración, se denominan decisiones.

21La junta es el principal organismo técnico, compuesto por tres miembros que no representan ni reciben órdenes de ninguno de los gobiernos.

22Aparte de estos dos Organismos básicos, el Acuerdo de Cartagena cuenta con diversos órganos especializados para ejecutar acciones de integración en diversos campos: de la justicia, de la educación, de la salud, en el campo laboral, financiero, en el campo del control de estupefacientes y sustancias sicotrópicas y en el campo de la política de integración.

2. Algunos elementos evaluatorios:

  • 8 Conforme a las prácticas prevalecientes, la integración puede darse en diversos grados de profundi (...)

23Si hacemos una evaluación del proceso de Integración Subregional Andino a los 26 años de su instauración, podríamos afirmar que se trata en general del proceso de integración convencional más avanzado que se haya propuesto en América Latina, en el sentido de sus ambiciosas metas aunque, en la práctica, haya experimentado diversidad de obstáculos, hasta cierto punto previsibles, que impidieron avanzar hacia el anhelo original de establecer una unión económica.8

24El proceso andino de integración, evaluándolo según el grado de avance conforme a sus objetivos y a la implementación de sus instrumentos, podría ser visto en las siguientes cuatro etapas:

25La primera de estas etapas se ubicaría desde su iniciación en 1969, hasta el año de 1980, que se caracteriza por un alentador avance, especialmente en la planificación y en la toma de las decisiones más importantes, siendo una de ellas la incorporación al proceso de parte de Venezuela. Pese a que en esta época se retiró Chile, debido a desacuerdos respecto de la Decisión 24 que regulaba la inversión extranjera, el proceso de integración logró determinados avances importantes a través de alrededor de setenta decisiones que se adoptaron.

26La explicación de esta situación estaría dada en función de tres hechos significativos: en primer lugar, a nuestros países no se les trasladaba aún todo el peso de la crisis energética que afectaba ya a los países del capitalismo desarrollado; al contrario, para ciertos miembros, como Ecuador y Venezuela, el alza del precio del petróleo fue un gran aliciente económico que les permitió participar optimistamente en el proceso integra-cionista. En segundo lugar, las políticas económicas de nuestros países no estaban aún intermediadas por las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional, que en general discrepan con nuestras fórmulas de integración. Y en tercer lugar, era un proceso que se iniciaba y, como tal, sus primeros pasos estaban orientados a la planificación de las decisiones más que a sus aplicaciones efectivas, aunque ya desde estos primeros años surgieron determinadas discrepancias, particularmente sobre el tratamiento a los capitales extranjeros, que fue precisamente el motivo del retiro de Chile.

27La segunda etapa, que estaría comprendida entre 1981 y 1984, se caracteriza por una profunda crisis del proceso, entre otras cosas por la depresión económica que padecían los países miembros, derivada fundamentalmente de la problemática de la deuda, por un lado y, por otro lado, ahora sí a la mínima posibilidad de iniciativa y a la escasa capacidad de maniobra que impone la condicionalidad del F.M.I. en el manejo de las políticas económicas. Esta situación condujo a una serie de incumplimientos sobre diversidad de decisiones que debilitaron de manera especial tres campos de la integración: la intermediación comercial, el tratamiento común a la inversión extranjera que tuvo que flexibilizarse en el sentido de dar mayores facilidades al capital foráneo, y la programación industrial conjunta que comenzó a ser objetada por nuestra propia clase empresaria.

28La tercera etapa, ubicada en el segundo quinquenio de los años ochenta, época en la cual arreciaban los expedientes neoliberales con diversa profundidad en casi en todos los países miembros y, por lo mismo, los instrumentos diseñados en la primera etapa se hicieron impracticables, se decide entonces optar por ciertas reformas a las que se les llamó “realistas”. Estas reformas fueron varias, siendo las más importantes a nuestro juicio las que se dieron en los tres siguientes campos: en primer lugar se procedió a dar una mayor flexibilización al Régimen Común de Tratamiento a los Capitales Extranjeros, dejando en gran medida este tratamiento a las legislaciones nacionales, de manera tal que ciertos países, como Ecuador, en los años noventa procedió a una apertura total al capital extranjero. En segundo lugar, la integración industrial, en vez de la programación concertada de carácter vertical de parte de los Estados que se consideraba en el acuerdo original, se dejó en manos de las iniciativas privadas de los empresarios. Y, en tercer lugar, se adoptaron ciertas decisiones en materia de integración física y sobre la implementación de un “Sistema Andino de Socorro Mutuo Alimentario”. A esta tercera etapa se le ha considerado como un período de salvamento del Pacto Andino.

  • 9 Consúltese al respecto: Roberto Proaño. Op. Cit. Capítulo III.

29Un cuarto y último período sería el de los años noventa, en el cual se dinamiza la integración subregional especialmente en el campo comercial, de manera que en los primeros meses de 1993 se consolida ya la zona de libre comercio, caracterizada además por la eliminación de subsidios a las exportaciones intrasubregionales, tratando de que el proceso responda a las reglas de la libre competencia. Este proceso tiene lugar con acciones simultáneas con la apertura comercial hacia terceros países, a través de disminuciones arancelarias, al estilo neoliberal. Esta dinamización de la integración —con el sesgo neoliberal referido— fue posible gracias al impulso dado por el Consejo Presidencial Andino, instancia constituida en mayo de 1989, a través de reuniones semestrales de los mandatarios. En este período, Perú decidió suspender su participación debido a que emprendió en una política drásticamente aperturista que no se compaginaba con los acuerdos integracionistas. No obstante, Perú mantiene acuerdos bilaterales en campos específicos del comercio con todos lo países del Acuerdo.9

  • 10 Consúltese: Lucas Pacheco: ”Problemas y perspectivas de la Integración Andina”. Publicación de COR (...)

30Para cerrar estas breves reflexiones evaluatorias, debemos hacer alusión a dos cuestiones que nos parecen concluyentes respecto a las contingencias de la integración subregional andina: De un lado, que este proceso subregional, propuesto en el contexto de la integración latinoamericana e ideado para afrontar la necesidad de hacer complementarias a nuestras economías dispersas y supeditadas al capitalismo metropolitano, no bien comenzó su marcha, encontró grandes dificultades para su aplicación, dificultades que tuvieron que irse superando paliativamente con base en acomodos a las contingencias impuestas por las políticas neoliberales de ajuste recesivo que tuvieron lugar en nuestros países, especialmente a partir de los primeros años ochenta. Por otro lado, debemos manifestar que las estructuras de poder prevalecientes en nuestros países constituyen los mayores obstáculos que han hecho de la integración un proceso entrabado y unilateralmente económico, en el que tienen participación buena o mala básicamente un puñado de empresarios junto con un reducido grupo de funcionarios. Nuestra dirigencia política y empresarial se muestra partidaria del proceso integracionista, en la medida que no se opone a sus particulares intereses y a las presiones y objetivos del gran capital transnacional; pero cuando la integración choca con dichos intereses y la situación tiende a ser conflictiva, nuestras clases dirigentes no dudan en ponerse dei lado de los fines de estas grandes empresas, con cuyos designios en muchas ocasiones por supuesto coinciden.10

IV.- La integración andina: ¿debe ser un proceso inductivo?

31A nuestro criterio, la integración de los países andinos debe concebirse a tres niveles:

32Un primer nivel de integración socioeconómica y cultural debe ser parte medular de una política en el interior de cada uno de nuestros países, con el objeto de ir superando la situación parcelaria y escindida de nuestras identidades nacionales, propiciadas por la lógica periférica de nuestro desenvolvimiento capitalista: de ser productores de materias primas y consumidores de aquellos productos que los países industrializados procesan, precisamente a partir de tales materias; para ir conformando los mecanismos de acceso y adecuación de las tecnologías importadas, propiciando al mismo tiempo la creación e innovación de tecnologías autóctonas para superar aquel bilateralismo económico, político y cultural que se impone desde afuera sobre nuestros sectores económicos y grupos sociales. En una palabra, la integración andina debe ser concebida ante todo como un proceso forjador de nuestro espíritu nacional, bastante y cada vez más desfigurado por la intromisión de valores y antivalores ajenos a nuestro ser social. Este primer nivel —el de la integración nacional— debe ser considerado el prerrequisito de una integración subregional auténtica. En la medida que nuestros problemas étnicos, culturales y económicos internos no encuentren consensos mínimos sobre problemáticas fundamentales para una convivencia organizada, no será posible forjar anhelos comunes entre nuestros países hacia el porvenir.

33Un segundo nivel de integración será el intrasubregional, es decir, el proceso andino, cuyos objetivos apuntan especialmente a las acciones que de manera conjunta, diseñan nuestros países para enfrentar al desarrollo desigual que es consustancia al sistema capitalista y que, de algún modo, son los problemas que se han tenido en mente en nuestros tratados de integración. Parte medular de este nivel de integración es el de ir superando de manera conjunta los problemas que nos separan y a veces nos enfrentan, simplemente porque se trata de hacer prevalecer intereses de grupos minoritarios, que en ocasiones son incluso foráneos, como es el caso de los conflictos territoriales entre Ecuador y Perú. Aquí la cooperación económica y el entendimiento político son quizá los instrumentos más poderosos de integración.

34Un tercer nivel de integración debe ser aquél que nos permita participar en la integración regional latinoamericana para forjar y disponer de los mecanismos de negociación frente al resto de países, especialmente frente al capitalismo desarrollado en materias fundamentales como las siguientes: condiciones y formas de explotación de nuestras materias primas; precios de dichas materias; preservación del medio ambiente; acceso al desarrollo científico y tecnológico; participación en las decisiones políticas a nivel internacional, entre otras.

35No se trata de que estos niveles de integración se constituyan en procesos sucesivos; deben tener más bien un carácter simultáneo en los tres ámbitos, pero que de todas maneras supone un afianzamiento prioritario en el orden en el que hemos expuesto. Desde esta perspectiva parece que, dentro de la integración andina, de algún modo se estuviera dando una integración Grancolombiana como una instancia intermedia: Ecuador, Colombia y Venezuela. ¿Es esto lo que realmente está ocurriendo en los Andes?

V. Las alternativas hacia el futuro

36En nuestros países, tanto dentro de la subregión andina como en el conjunto de los países latinoamericanos, estarían en discusión dos caminos alternativos básicos de integración: por un lado, un proceso de integración al mercado mundial por vía económica del neoliberalismo y por vía política del panamericanismo; y, por otro lado, un proceso andino auto-centrado, apoyado en un proceso de integración latinoamericano. Analicemos brevemente cada una de estas alternativas bajo una mirada prospectiva.

371. La integración al mercado mundial por vía económica neoliberal, es decir, la que nos proponen los organismos multilaterales de crédito (FMI, BIRD), es desde el punto de vista político la propuesta del panamericanismo, con Estados Unidos a la cabeza. Esta alternativa es la que hemos vivido durante largo tiempo, parcialmente alterada por la política de la CEPAL que en diversos grados de aplicación ha estado presente en nuestros países alrededor de 30 años (1950-1980), tiene como basamento una estrategia de desarrollo cuyos objetivos fundamentales son: a) Equilibrio en la balanza de pagos, particularmente en su cuenta corriente; se trata del objetivo supremo del neoliberalismo. b) Estabilidad de precios, controlando la inflación por medio de la austeridad fiscal y de la disminución de los salarios reales, c) Libre competencia por vía de la libre circulación de mercancías y de capitales a nivel nacional e internacional.

38Estos objetivos, que resultaron fallidos uno tras otro en casi todos nuestros países, son propuestos desde una estructura capitalista que en la actualidad puede caracterizarse de la siguiente manera:

39La reestructuración operada en el capitalismo desarrollado a partir de la crisis de los años setenta supone el paso de la “producción en masa”, la llamada “especialización flexible”.

  • 11 Charles Sabel: ”Industrialización en América Latina y nuevos modelos productivos” Citado por W. Sc (...)

40La producción en masa “es la producción de artículos estandarizados con recursos especializados (obreros con competencias profesionales muy limitadas y máquinas especiales)”. La producción en masa se funda, por lo tanto, en la creciente separación entre la concepción y la ejecución del trabajo (un grupo concibe y otro ejecuta). La especialización flexible, por su parte, “es la producción de bienes especializados con recursos generales (obreros con amplias competencias profesionales y máquinas universales, justamente programables). La especialización flexible se funda en la integración de los grupos que conciben y ejecutan el trabajo. Se trata de una estrategia basada en la incorporación masiva de tecnologías electrónicas en los procesos de trabajo, con lo cual el tradicional obrero industrial es desplazado por el obrero de “cuello blanco”, operándose así la terciarización de la economía y definiendo al mismo tiempo toda una época a la que se le está denominando “época postindustrial”.11

41Son éstas en general las condiciones actuales de funcionamientos del capitalismo metropolitano, estructura dentro de la cual es imposible que nuestros países puedan entrar en el concierto de estas naciones en condiciones equitativas, sabiendo por lo demás que nuestros problemas clave son la desocupación de la mano de obra y precisamente las condiciones inaccesibles a esas tecnologías de la especialización flexible.

42Entonces, resulta inviable una estrategia de integración de esta naturaleza para los países latinoamericanos en general, y peor aún para los países andinos, que son de menor desarrollo relativo. La integración neoliberal al mercado mundial simplemente favorece a un puñado de habitantes de nuestros países, especialmente de aquéllos cuyos negocios están ligados al capital metropolitano y que no tienen un proyecto nacional de desarrollo en favor de nuestras gentes y de nuestra cultura.

43En definitiva, la apertura indiscriminada y hacia todos los países que supone el neoliberalismo no es viable como estrategia de desarrollo para nuestros países y, por tanto, no es el mejor camino de una integración subregional o regional que favorezca a los intereses de nuestros pueblos.

2. La integración andina en el contexto de un desarrollo autocentrado:

  • 12 Jurgen Schuldt:”Desarrollo Autocentrado: Una utopía desde las economías Andinas”. Incluido en ”El (...)

44Según la versión propuesta por Jurgen Schuldt, en su parte esencial dice que “el desarrollo autocentrado es un proceso geográfico y políticamente descentralizado de acumulación que, partiendo de decisiones participati-vas a escala local-regional al interior de un país, establece paulatinamente las condiciones para suscitar una dinámica de producción sustentada en la interacción concordada de actividades dirigidas desde y para el mercado interno... sobre la base de un pluralismo tecnológico, desplazando paulatinamente a un rol secundario a la demanda y oferta externas...”12

45En esta propuesta de desarrollo, básicamente encontramos las siguientes premisas: a) La estrategia central del desarrollo de las fuerzas productivas debe ubicarse en la producción manufacturera, b) Dentro de la producción manufacturera, el proceso de acumulación debe girar en torno a la fabricación de medios de producción que sirvan para la elaboración de bienes necesarios para la reproducción de la fuerza de trabajo. c) En vez de la demanda externa, es el mercado interno el que debe constituirse en el eje del desarrollo, d) Se supone que el desarrollo autocentrado conducirá a una distribución equitativa del ingreso, a una distribución igualitaria de tierras y a una homogeneización social, e) Se trata de un proceso cultural y económico descentralizado a nivel local y regional, con base en una participación política activa de las masas populares, f) Desde el punto de vista de las relaciones internacionales, supone también que nuestros países serán autónomos y soberanos en sus decisiones, g) El autocentramiento contribuiría a la conformación y fortalecimiento de instituciones representativas de las clases populares, reemplazando en gran medida a las burocracias estatales y enfrentando en mejor medida a la nominación del capital financiero.

46Desde la perspectiva de la integración subregional, consideramos que el autocentramiento constituye una propuesta válida, en especial para los países andinos, por los siguientes motivos:

47En primer lugar, porque supone una participación de las masas populares en la implementación de las estrategias de desarrollo, avalada por un proceso de descentralización económica y geográfica, con lo cual la perspectiva de las fronteras nacionales irán perdiendo importancia.

48En segundo lugar, porque conforme lo sostiene Schuldt, el autocentramiento revaloraría las identidades culturales y el criterio autónomo de las poblaciones locales y regionales, propiciando a la vez la interacción e integración entre movimientos populares.

49En tercer lugar, en la medida que supone una activa participación de sectores populares en el marco de un nuevo tipo de Estado, superando la posición pasiva de los trabajadores que entraña el neoliberalismo, consideramos que permitiría promover la competencia dentro de un mercado que se supone será regulado, en lo interno, entre las distintas fuerzas de la producción, y en lo internacional, protegido selectivamente frente a los grandes monopolios u oligopolios foráneos.

50La propuesta del autocentramiento, si bien se ha considerado por el momento como una utopía porque su instauración se encuentra aún en el plano de la propuesta y porque contiene planteamientos que implican una ruptura con procesos arraigados en el capitalismo periférico, consideramos que debe constituirse en una estrategia a ser estudiada con la mayor dedicación posible por parte de las ciencias sociales, pues los complejos problemas que atormentan a nuestros pueblos obligan a plantearse grandes y arriesgados desafíos.

VI. Algunas reflexiones finales

51Luego de haber presentado un somero análisis sobre algunos de los principales problemas y vislumbrar algunas perspectivas sobre la integración andina, queremos finalmente expresar algunas reflexiones finales que tienen la intención de exponer determinados puntos de vista en calidad de conclusiones:

  • El desarrollo económico, político, social y cultural de ruestros países no será posible de manera aislada y bajo las reglas de liberalismo económico y político que han dado los resultados que están a la vista: subdesarrollo económico, polarización social, exclusión política y desnacionalización de nuestra cultura, fenómenos que se van agudizando a medida que persistimos en dicho liberalismo. Nuestro desafío futuro consiste en superar esta situación de dispersión nacional por medio de la integración. No hay otro camino.
  • La integración subregional andina no será viable si es un proceso aislado. Sólo será factible en la medida que el conjunto de los países latinoamericanos opten también por un proceso de integración, pero no en la perspectiva de la “integración al capitalismo mundial” pura y simplemente, sino como un proceso que tenga como meta conformar un bloque económico y cultural que negocie, busque acuerdo y consensos y, si es el caso, se contraponga a los intereses hegemónicos de las grandes potencias capitalistas. Reconocemos que es tarea compleja y difícil en la medida que son los intereses foráneos los que mayor asidero han tenido en nuestros países por la existencia de grupos sociales autóctonos que lo permiten.
  • Condición indispensable de nuestros procesos de integración es el cambio en la correlación de fuerzas políticas en el interior de cada uno de nuestros países, pues estando el control del poder en manos de grupos sociales minoritarios, carentes de un proyecto nacional de desarrollo, que se identifica únicamente con intereses egoístas de lucro particulares o de empresas y negocios transnacionales y que, por lo mismo, no se compaginan con los intereses de las mayorías sociales, no será posible ningún proceso nacional de integración. Será siempre el neoliberalismo, la desnacionalización de nuestras economías, el empobrecimiento cada vez más agudo de grandes sectores poblacionales la tónica dominante. Por lo mismo, pieza clave de un proceso de integración subregional deben ser los empresarios progresistas, es decir, aquéllos que tienen en mente no únicamente propósitos lucrativos de corto plazo, sino propósitos de desarrollo social y nacional de largo plazo.
  • De las alternativas de integración que históricamente se están dando, la una, la vía panamericana que supone mantener la integración al mercado mundial, la consideramos inconveniente. Por su parte, los procesos de integración subregional y regional latinoamericanos prevalecientes, cada vez más signados por el neoliberalismo y que favorecen únicamente la integración de los grandes negocios, es incompleta y muy débil que sucumbirá tarde o temprano frente al neoliberalismo. Frente a tal disyuntiva, consideramos que el desafío de nuestros países en materia de integración debe propender a una alternativa que tenga entre sus premisas centrales el autocentramiento, que no significa autarquía, ni ruptura con el resto del mundo. Que significa, eso sí, libre determinación y búsqueda de mejores condiciones de vida para nuestros pueblos, explotados y sojuzgados por siglos. Que implica un proceso de ir uniendo a nuestras naciones no solamente en el campo económico, sino también en los campos, cultural, político y social.

52El autocentrismo, o algo similar, debe significar no un punto de partida, sino un punto de llegada, o quizá un hito de avance hacia metas aún más elevadas de organización socioeconómnica. Puede ser utópico el acoger en esta época una propuesta que aboga por una racionalidad, no precisamente del capital y por tanto de la ganancia; pero si de motivar a los pueblos se trata para comprometer su participación militante en el desarrollo y en la integración, sólo podremos lograrlo proponiendo y luchando con ellos por grandes anhelos. Por lo demás, lo que está en juego no es uno u otro método de integración, sino la realización integral del hombre latinoamericano y andino.

53Quito, 20 de agosto de 1995. (Archivo: Andino)

VII. Anexo estadístico

Cuadro No. 1. Población total: en millones de habitantes

Cuadro No. 1. Población total: en millones de habitantes

Cuadro No. 2. Producto Interno Bruto (PIB) por habitantes. En miles de dólares

Cuadro No. 2. Producto Interno Bruto (PIB) por habitantes. En miles de dólares

Cuadro No. 3. Crecimiento del PIB. Tasas anuales promedio

Cuadro No. 3. Crecimiento del PIB. Tasas anuales promedio

Cuadro No. 4. Porcentaje de las exportaciones intrasubregionales dentro del total exportado

Cuadro No. 4. Porcentaje de las exportaciones intrasubregionales dentro del total exportado

Cuadro No. 5. Estructura de las exportaciones según destino: hacia Estados Unidos (USA) y hacia el Grupo Andino (GRAN). En porcentajes

Cuadro No. 5. Estructura de las exportaciones según destino: hacia Estados Unidos (USA) y hacia el Grupo Andino (GRAN). En porcentajes

Cuadro No. 6. Deuda externa global desembolsada: en millones de dólares

Cuadro No. 6. Deuda externa global desembolsada: en millones de dólares

Cuadro No. 7. Gastos en defensa. En millones de dólares

Cuadro No. 7. Gastos en defensa. En millones de dólares

54Fuente de información de todos los cuadros: ”Los Andes en Cifras”. FLACSO Ecuador. IICA. Oficina Ecuador. Quito 1994.

Notes

* Economista. Profesor de Política Económica. Director de Investigación de la Universidad Católica del Ecuador.

1 Wolfgang Schmidt: América Latina: entre la polarización del mercadomundial y la apertura. pp. 11

2 Wolfgang Schmidt. pp. 14

3 Jorge Núñez: ”Actualidad del Pensamiento Bolivariano”. Incluido en ”Simón Bolívar: Homenaje” IV Encuentro de Historia y Realidad Económica y Social del Ecuador. Universidad de Cuenca. Instituto de Investigaciones Sociales. Cuenca. Ecuador. 1983.

4 Jorge Núñez. Op. Cit. pp. 249-250.

5 Wolfgang Schmidt: Op. Cit. pp. 19-20.

6 Ver las cifras del cuadro No. 1 en el Anexo.

7 Ver las cifras de los cuadros No. 2-3 en el Anexo.

8 Conforme a las prácticas prevalecientes, la integración puede darse en diversos grados de profundidad que, si los enunciamos en un orden, desde los más simples hacia los más complejos y avanzados, tendríamos los siguientes: 1) Sistema de preferencias aduaneras. 2) Zonas de libre comercio. 3) Unión aduanera. 4) Mercado común. 5) Unión Económica. 6) Integración Económica total. Consúltese al respecto: Roberto Proaño: ”Nueva Realidad de la Integración Latinoamericana”. Editorial Ecuador. Quito. 1993

9 Consúltese al respecto: Roberto Proaño. Op. Cit. Capítulo III.

10 Consúltese: Lucas Pacheco: ”Problemas y perspectivas de la Integración Andina”. Publicación de CORPAL. Quito. Ecuador. 1989.

11 Charles Sabel: ”Industrialización en América Latina y nuevos modelos productivos” Citado por W. Schmidt. Op. Cit. pp. 50-51.

12 Jurgen Schuldt:”Desarrollo Autocentrado: Una utopía desde las economías Andinas”. Incluido en ”El triunfo del Capital”. ILDIS. Quito. Ecuador. 1990.

Table des illustrations

Titre Cuadro No. 1. Población total: en millones de habitantes
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1785/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 115k
Titre Cuadro No. 2. Producto Interno Bruto (PIB) por habitantes. En miles de dólares
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1785/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 101k
Titre Cuadro No. 3. Crecimiento del PIB. Tasas anuales promedio
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1785/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 98k
Titre Cuadro No. 4. Porcentaje de las exportaciones intrasubregionales dentro del total exportado
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1785/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 113k
Titre Cuadro No. 5. Estructura de las exportaciones según destino: hacia Estados Unidos (USA) y hacia el Grupo Andino (GRAN). En porcentajes
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1785/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 118k
Titre Cuadro No. 6. Deuda externa global desembolsada: en millones de dólares
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1785/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 128k
Titre Cuadro No. 7. Gastos en defensa. En millones de dólares
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1785/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 41k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr