Version classiqueVersion mobile

Relatos de pecados en la evangelización de los indios de México (siglos XVI-XVIII)

 | 
Danièle Dehouve

Capítulo 6. La traducción trilingüe

Texte intégral

  • 1 F. Zubillaga, 1956-1973, t. ii, Relación sobre Pátzcuaro, 1585, p. 529.

1Ya a finales del siglo xvi un jesuita de Michoacán observa que la lengua náhuatl ofrece posibilidades retóricas excepcionales: “Parece hallamos una pardcularidad más de ser más devota, y tener palabras más eficaces para exortar y reñir particularmente; y más abundancia, sin comparación que tiene la española, ni aún el latín”.1 Observación rica en significados. Para empezar muestra que el aprendizaje lingüístico de los misioneros de la época abarcaba cuando menos tres lenguas: el latín, el español y el náhuatl. Ellos tenían que encontrar las palabras para convencer a los indios, y comparando el contenido de la literatura piadosa en latín y en español era como juzgaban el valor de su enseñanza en náhuatl.

2Los textos de los exempla en náhuatl son producto de una labor específica de retórica, cuyo mecanismo trataremos de desmontar pieza por pieza. Al contrario de lo que podría pensarse de entrada, la construcción de las frases, sus modalidades y las figuras estilísticas utilizadas en náhuatl deben mucho a las lenguas europeas. Pero ¿exactamente a cuáles? ¿Qué influencia fue más fuerte, la del latín o la del español? ¿Cómo evolucionó el náhuatl de los jesuitas entre los siglos xvi y xviii? Contestaremos estas preguntas comparando sistemáticamente las versiones de los exempla en las tres lenguas.

LAS TRES LENGUAS

  • 2 INAH, Colección Colegio de San Gregorio, vol. 121 (8), f° 181-311.

3En 1768, en el momento de la expulsión de los jesuitas de la Nueva España, don Miguel de Cueto recibió el encargo de establecer un catálogo de la biblioteca del Colegio de San Gregorio,2 cuya composición refleja el entorno trilingüe de los padres. Figuran en él, efectivamente, el Diccionario latino-español de Antonio de Nebrija y el Vocabulario en lengua mexicana y castellana de Alonso de Molina (en una edición de 1640). Encontramos también varias fuentes de exempla en latín: el Magnum speculum exemplorum de Johannes Major (Douai, 1608), las obras de Martín Delrío (Opus mariane, Adagia sacra, Disquicitiones magic), del cardenal Bellarmino (1590, 1630, 1690), de Pedro Canisio (Cathesismus, 1679). La mayoría de los autores en lengua española citados al margen de los sermones en náhuatl que estudiamos aparecen también: Juan Alloza, Alonso de Andrade, Barzía y Zembrano, Jaime Corella, Cristóbal Lozano, Alonso de la Peña Montenegro, Eusebio Nieremberg, Théophile Raynaud, Alonso Rodríguez, Carlos Rossignoli, Paolo Segneri y Cristóbal de Vega.

4Encontramos, en fin, un acervo de libros en náhuatl: los sermones de Juan Bautista (1606) y su manual de confesión (1612), los sermones de Juan de la Anunciación (1616), el manual de confesión de Alonso de Molina (1579), nueve tomos de las obras de Bernardino de Sahagún, así como la Psalmodia Cristiana y sermones (1583), entre otros.

  • 3 I. Osoro, 1979.
  • 4 Según A. M. Garibay, 1961, p. 322.

5El aprendizaje del latín formaba parte de la enseñanza de los colegios jesuitas, que habían revolucionado su pedagogía adaptando el modus parisiensis, transformado en mos romanum. El ciclo completo era de cinco años, los rres primeros se consagraban al estudio de la morfología y la sintaxis, el siguiente a la prosodia y la métrica y el último a la retórica.3 También se entrenaba a los miembros de la Compañía de Jesús a predicar a los indios; en 1606, 80 de los 150 miembros dominaban una lengua autóctona.4

  • 5 “Yn oualmeub, canoço atle occen tlamantli quilnamiquia yzan ipan ualmehuaya yn yoc”, B. de Sahagún (...)

6Así pues, muchos padres jesuitas dominaban las tres lenguas. Varios de los exempla estudiados aquí son la prueba directa de este hecho. Por ejemplo, el Ex. 1 (“Udo de Magdeburgo”) está traducido directamente del latín al náhuatl, a partir del Magnum speculum exemplorum. Observamos también que el Ex. 13 (“El indio borracho de la ciudad de México”) describe la embriaguez de un indio con las palabras utilizadas por Sahagún para pintar en náhuatl el comportamiento del hombre nacido bajo el signo “Dos Conejos”: “En despertando a la mañana bebe el vino, no se acuerda de otra cosa sino del vino”. (Ex. 13).5

7A continuación veremos que, valiéndose de esta formación, los jesuitas establecieron correspondencias sistemáticas entre las tres lenguas, y sobre todo en lo relativo a la construcción de la frase.

LA CONSTRUCCIÓN DE LA FRASE

8En las tres lenguas encontramos la frase compleja, esto es, una principal y subordinadas. En náhuatl, como en latín, existen naturalmente formas de expresar la apreciación temporal, la aproximación, la oposición o la concesión. Por eso es difícil, si se considera aisladamente el texto náhuatl de los exempla jesuitas, identificar una influencia proveniente de las lenguas europeas. En cambio, si partimos de un texto fuente en latín o en español, y reconstruimos el trayecto recorrido por el traductor, se hace evidente que éste privilegió ciertas formas gramaticales del náhuatl debido a su semejanza con el latín.

9Nuestra demostración se apoyará, pues, en las traducciones trilingües. Pero también recurriremos a ejemplos aislados, pues la retórica de base en náhuatl, aunque se deriva del proceso de traducción, acaba liberándose. En los sermones de Paredes, a mediados del siglo xviii, la construcción de la frase en náhuatl está abiertamente calcada de la del latín, incluso cuando el predicador produce un texto original.

1. La expresión del tiempo

10Los textos en náhuatl más semejantes a la lengua hablada antes de la Conquista utilizan varias partículas que expresan la apreciación temporal. En la búsqueda de sinónimos que permitieran variar el esrilo, los jesuitas seleccionaron varios.

11a) Cuando (y gerundio)

12latín cum

13náhuatl yniquac, yniquac… nima, in ye, ca ye, in oc, in ayamo… ca

14La preposición latina cum seguida del subjuntivo expresa, entre otros, el tiempo. El siguiente ejemplo de traducción trilingüe muestra que el náhuatl mantuvo una traducción semejante al latín al mismo tiempo que buscó una variedad de partículas con el mismo sentido.

15Exemplum 2

16latín Cum per unam leucam ivissent socius penitenciarit et revelavit visionem (Scala coeli) Después de recorrer una legua, el compañero del confesor le reveló su visión

17español Aviendo ya caminado una legua: el que avia visto la visito le contó (BNM, ms. 690, pp. 212-214)

18náhuatl Yniquac aje achi ueccaui, nima otlato in tatzin

19Cuando estuvieron un poco más lejos, entonces habló el padre

20In ajamo hueca omohuica, in ayamo huei otli oquitocaca, ca in teopixcatzintli […] omotlatolti

21No habían llegado lejos, no habían hecho mucho camino, cuando el padrecito habló

22Auh in yé quihualtocayâ in ôtli, in yecteopixqui oquipohuili

23Mientras proseguían su camino, el padre de recto corazón contó

24francés Toutes lesquelles choses i! raconta au père Pénitencier, comme ils jurent à une lieue de là

25Todas estas cosas las contó al padre Penitenciero, cuando llegaron a una legua de ahí (Bellarmino: Catéchisme, Rouen, 1635, pp. 308-313)

26En este ejemplo, cada una de las tres versiones en náhuatl eligió una forma diferente de traducir la misma frase: sc:jniquac… nima, in ajamo… ca, in yê. Había otra forma de traducir cum, pero implicaba que la acción no estaba terminada, como en la frase siguiente.

27náhuatl In oc tlatlatlauhtiaya, huei eecatl ohualla, oquiceceuh in miec cantelaz Mientras rezaba, vino un ventarrón que apagó muchos cirios

28Así, en comparación con el latín, es claro que el náhuatl ofrece una gran variedad de formas posibles.

29b) He aquí

30latín ecce

31náhuatl iszcá, izcatqui ca, iquac on

32Conocemos la expresión latina ecce. El español la traduce por “he aquí”, como en esta expresión corriente en los sermones: “He aquí un ejemplo espantoso”. También en este caso los traductores encontraron en náhuatl no un solo equivalente sino varios.

33náhuatl Auh izcâ N.P. […] ca oquittac in ce huel huei, temámauhti coatí

34He aquí, hijos míos, que […] vio una enorme serpiente pavorosa

35Izcatqui in quenami omochiuh

36He aquí la forma en que esto ocurrió

37Iquac on oquitzitz qui in miquicocoliztli

38He aquí que le azotó la enfermedad mortal

39Con este solo ejemplo el deseo de los jesuitas de traducir expresiones típicas del latín no sería evidente. Por eso la combinación que realizaron entre las dos partículas precedentes es particularmente notable.

40c) Cuando… he aquí que

41latín cum… ecce

42náhuatl inye… izpa, inye… izca ca, inye… izcatqui

43Para imitar el latín, que asocia las partículas cum y ecce, los predicadores jesuitas reunieron las partículas precedentes.

44Exemplum 4

  • 6 Véanse las abreviaturas en el Anexo, primeras páginas.

45Latín Cum quadam nocte vigilaret […] ecce quedam femina (SC-MSE)6

46Cuando cierta noche velaba […] he aquí que una mujer

47náhuatl lnye otlayohuac[…] izcatquica oquitac

48Cuando se hizo de noche […] he aquí que vio

49ln yê tlapoyahua […] ízca ca /…] otlalolin

50Cuando llegó la noche […] he aquí que […] la tierra tembló

51Exemplum 21

52náhuatl Auh in yê yuh opeuh quiqua, izcâ

53Y cuando comenzó a comer, he aquí que

54Las traducciones de estas tres partículas de base (cum, ecce, cum… ecce) proporcionaron las formas de expresión temporal más frecuentes en los sermones en náhuatl.

2. La oposición y la concesión

55Daremos la misma demostración en lo que toca a la oposición y la concesión, para las que había varias expresiones en náhuatl, sin ninguna conexión con las lenguas europeas. Sin embargo, las situaciones de traducción condujeron a privilegiar ciertas partículas.

56a) Pero, sino

57latín sed

58náhuatl tel, yece, tel yece amo… ca zan, ca zan yê (no… sino por el contrario)

59Las partículas “pero”, “sino” expresan la oposición entre dos palabras o segmentos de frase. El latín sed puede traducirse en español por las dos partículas, una de las cuales (“sino”) expresa una oposición más fuerte que la otra (“pero”). Encontramos esta distinción también en náhuatl, que traduciría más bien “pero” por tel yece y “sino” por ca zan. He aquí un ejemplo del primer tipo de oposición (“pero”).

60Exemplum 42

61latín Vas vacuum sed bene signatum (Gregorio Magno)

62Un recipiente vacío pero bien sellado

63español Es una arca vacia pero bien sellada (ms. 690, f° 107-110)

64náhuatl Zan itic (c) oyontoc yece huel motlahuitzquentitoc

65El interior está perforado pero bien cubierto de armas

66Exemplum 4

67latín Vir pauper in saeculo, sed dives in Deo (mse)

68Un hombre pobre en el mundo pero rico en Dios

69Exemplum 6

70náhuatl Ce telpochtli […] huei mahuiztililoni in itlacamecayo: yece çacepa amo qualli in iyeliz

71Un joven hombre de linaje ilustre […] pero de mala vida

72He aquí otros ejemplos del segundo tipo de oposición: “no… sino por el contrario”. Obsérvese que el Ex. 1 en español se aleja más del latín que el náhuatl, el cual aparece como una traducción fiel del latín, palabra por palabra.

73Exemplum 1 latín

74español náhuatl

75Ecce iste Udo non episcopus sed lupus, non pastor sed raptor, maculator et devorator gregis tui (mse)

76He aquí a este Udo, que no es un obispo sino un lobo, no un pastor sino un rapaz, un asesino y un devorador de tu grey

77español De pastor se ha hecho lobo carnicero de las ovejas que le encomendasteis (Andrade)

78náhuatl Amo tepachoani, ca çan tlaixpoloani, amo tepalehuiani, çan teichcamictiani

79Udo no es un gobernante sino un destructor, no un sostén sino un asesino que obra en secreto

80Exemplum 18

81Náhuatl Oquittac in tequancoatl, in âmo oquicauh, in quiquixtiz in tomin; ca zan yê in coatí oquiteputztocac

82Vio a la serpiente devoradora de hombres que no lo dejó sacar el dinero, sino por el contrario lo persiguió

83Exemplum 24

84náhuatl Ca in yehuantin in quauhchicalme, amo nelli quauhchicalme, amo tlalticpac içomatin, ca çan yehuantin in tlatlacatecolo

85Los simios no eran verdaderos simios, no simios de la tierra, sino diablos

86b) Aunque

87latín cum

88náhuatl maciui, ca manel, immanel, immanel… yece, immanel… tel ca (aunque… sin embargo)

89La oposición puede marcarse también con la conjunción “aunque”. Aquí también el náhuatl ofrece muchas posibilidades.

90Exemplum 25

91náhuatl Yeica ca immanel mochi oniquito in notlatlacol,yece amo melauhcayotica onimo-tequipacho:yeica ca immanel nichocaya, nelcicihuia, amoyehuatl in notlatlacol in nechchoctiaya, ca çan nimoyolcocoaya inic niquittaya ca ye notelpochtian ni-cpoloaya in nonemiliz

92Pues aunque dije todos mis pecados, sin embargo no me afligí realmente, aunque lloré, suspiré, no eran mis pecados los que lloraba, sino que me entristecía ver que en mi juventud perdí la vida

93Exemplum 2

94náhuatl Auh immanelyé quinequia in Itlantzinco qualli ic moyolcuitiz; tel ca ocnoccepa omotlapololti

95Y aunque ella quiso confesarse con él correctamente, sin embargo nuevamente se turbó

96En los textos más antiguos en náhuatl la oposición se expresaba frecuentemente mediante las partículas: manel, immanel, intlanel, macihui, mazo. Vemos que los jesuitas abandonaron casi completamente intlanel y mazo, y prefirieron otras partículas, especialmente aquellas que permitían un equilibrio entre dos partes de la frase.

97c) No sólo… sino también

98latín non tantum… sed etiam, non solum… sed etiam

99náhuatl amo zanyeiyo… ca ocnohiuan

100Exemplum 2 náhuatl

101Los adverbios “no sólo… sino también”, destinados a oponer dos segmentos de frases o de palabras, son bien conocidos desde Cicerón, y no es sorprendente encontrarlos en las lenguas latinas. Sin embargo, también aparecen en el náhuatl de los sermones jesuitas.

102Exemplum 18

103náhuatl Auh yehuatl in coatí âmo zanyéiyô oquitotocac in ichtequi, ca ocnoihuan in coatí oquitlaxili in ipocyo

104Y la serpiente no solamente persiguió al ladrón, sino que también le lanzó su baba

105Hay que observar que la traducción literal de una conjunción latina muy conocida, es tardía en náhuatl. Aparece en Paredes a mediados del siglo xviii y presenta todas las características del neologismo.

106b) Por el contrario, más aún náhuatl occenca ye

107Exemplum 6

108náhuatl Ca cahuilquixtiaya quinenpoloaya in iaxca no in inemiliz tlatlacoltica, occenca ye omocemmacac in ahuilnemiliz cotl

109Desperdició en el goce, perdió por nada sus bienes y también su vida en el pecado, y más aún se entregó completamente a la vida de placeres

110Este último matiz, destinado a exagerar la descripción del pecado, se volvió frecuente en los sermones jesuitas.

3. La comparación

111Con la comparación asistimos a una evolución en sentido inverso. Expresada de varias formas en latín, en náhuatl se basa en un número muy reducido de partículas antiguas.

112a) Como, tanto que

113latín sicut, ac si, quasi, in modum

114náhuatl yuhquin, yuhquinma, yuhquima, quenami

115El latín y el español disponen de varias formas de expresar una comparación. Los jesuitas utilizarán principalmente los derivados de yuhquin, pero de manera tan sistemática como en latín y en español.

116Exemplum 42

117latín Vidit malignorum spirituum turbam quasi in obsequium cuisdam potestatis praeire (Gregorio Magno)

118Vio a una bandada de malos espíritus que parecían preceder a un potentado para hacerle la corte

119Ecce venit frater suum, sicut pater in igne natando infra et supra, sicut pisum in olla

120He aquí que viene su hermano, como su padre nadando en el fuego de abajo hacia arriba, como un chícharo en una olla (mse)

121Exemplum 17

122náhuatl Yuhquimmâ in cuecuetlachtin opeuhque cocoyohuá

123Como los lobos, empezaron a aullar

124Exemplum 1

125latín Et postmodum extraben tes, in modum ferri candentis totam igneam suo principi detulerunt (mse)

126Y después de sacarla, a la manera de un trozo de hierro ardiente, la trajeron encendida delante de su príncipe español

127español Le sacaron, tan encendido en fuego como suele salir el hierro de la fragua (Andrade)

128náhuatl Auh ca inic cenca tlatla, inic xotla, huei yuhquin in tletl omocuep, in cenca tlatlatica, iniquac fepuzpitzcqui quitzotzona quitehuia in tepuztli

129La volvieron a sacar toda encendida, toda en llamas, como si se hubiera transformado en fuego, arde tanto como cuando el herrero golpea, martilla el fierro

130Exemplum 18

131español Dió con él en el suelo, quedando alli fuera de si como un muerto (Nieremberg, p. 643)

132náhuatl Ic tlalpan ohuetz, yuhquimâ yê omic

133Cayó al suelo, como muerto

  • 7 J. Lockhart, 1999, p. 455.

134La utilización de quenami merece algunos comentarios. Para James Lockhart esta partícula se empleó en los siglos xvii y xviii a la manera del español “como”, en una frase afirmativa: “como un soldado”, “como parece”, “como él dice”, “yo, como juez”.7 Esta identificación entre los vocablos se debe supuestamente a una evolución convergente. El uso de quenami en los textos jesuíticos es un poco más complejo. En un caso se usa en binomio con yuhqui, y con el mismo sentido que éste.

135Exemplum 3

136náhuatl ln yuhqui in quenami oquimomachtilica in iyectatzin

137Exactamente como su buen padre le enseñó

138Es más frecuente que exprese “la forma en que” algo ocurre, “lo que” ocurre.

139Exemplum 2

140náhuad ln quenami ipan omochiuh

141Lo que le ocurrió

142Quenami […] totonehualo

143La forma en que la hacen sufrir

144In quenami yez in icuepca

145Lo que será su paga

146Pero la utilización más interesante de quenami aparece en la traducción del latín ineffabili vexatione, “de un dolor inefable”. Los textos eclesiásticos insisten siempre, en efecto, en el hecho de que el sufrimiento del infierno es indecible, más allá de las palabras.

147Exemplum 4

148náhuatl Amo çan quenami, amo çan ihiouiloni inic nechtlaihiouiltia

149Es indecible, es insoportable lo que sufro

150En fin, en composición, in quenami… cano ihuan, significa “así como… por igual”.

151b) Más que

152náhuatl tlapanahuia, quipanahuia, cacepa… ica

153El comparativo latino puede traducirse al náhuatl en dos formas principales.

154Exemplum 1

155latín Tunc etiam apparuerunt duodecim viri gloriosi, in quorum medio gradiebatur quidam sole splendidior, regio dyademate (mse)

156Entonces aparecieron doce hombres gloriosos en medio de los cuales caminaba un hombre más resplandeciente que el sol, con una diadema real

157náhuatl Niman omonextique matlactin ornome toquichtin, tlapanahuia inic mahuiztique in nepantla moyetztica, çan ce tlacatl inic pepetlaca, quipanahuia in tonatiuh cenca mahuiztic tlatocateocuitlaixpacxochitl

158Después aparecieron doce hombres todavía más magníficos, en medio de los cuales estaba un hombre sobre el cual resplandecía más que el sol una corona real de oro

159Exemplum 24

160náhuatl Auh in yehuantin in mictlan içomatin oquicauhtehuaque in icochian in tlatlacoa-ni, fafepa iyac potonqui ica in mictlan iyayaliztli, ic tenticatca

161Y los simios infernales abandonaron la cámara del pecador llena [de un olor] más pestilente, más nauseabundo que la pestilencia del infierno

162Carochi observaba ya en su gramática que la traducción de los comparativos presentaba dificultades en náhuatl porque en esta lengua no existen partículas comparables al español “más que”. Por lo que propuso zanjar esta dificultad utilizando para “más”: ocachi, ocyé, oc yecenca, oc tlachcauh, y para “que”: in ámo, in ámo yuh, in ámo yuhqui, in amo machyuh, in amo machyuhqui. Vemos que a pesar de la abundancia de estas partículas los traductores de las historias ejemplares prefirieron otras dos expresiones: tlapanahuia inic, traducida por Carochi como “cuanto y más” y una forma inédita: zazepa ica.

4. Las demás conjunciones

163Las formas que acabamos de examinar correspondían a situaciones de traducción y eran de uso frecuente. No obstante, existen muchas más que el predicador suele traducir al español en el texto o al margen.

164a amono: tampoco

165acan quenami, acan yuhqui: no tiene semejante

166azo ca tel azo quemanian, azo ica: alguna vez

167in zazo in campa: donde quiera que

168cuel mayecuel:ya pues

169mayecuel: ojalá

170no cuel: otra vez

171mach amo tenemachpan: de repente

172ca quemad huei yehuatl: es bienaventurado aquel

173inemachpa: de en balde

174quemach: ¿cómo es posible?

175nel canel, canl nozo, yeica ca: pues

176ach canel ye: ya que

177niman ca nimanic: al punto de

178nimanye: luego

179nozo ca nozo: es decir

180ca nozp nel: porque es así

181quen nozp nel: ¿qué remedio tiene?

182oc oc noccepa: en otra ocasión

183oc nocuelcepa: otra vez

184oc noihuan: fuera de esto

185oc noma: todavía

186quen quen nozp nel: ¿qué remedio tiene?

187yequene: finalmente

188quen yequene: cuanto más

189za yequene: es posible

190ye maye cuel: ya pues

191mayecuel: ojalá

192ye iccen: por fin

193ye iccen ye iccemanian: para siempre

194yece in yuh: de la manera

195que zan ca za ye: sino que

196ca zan uel ayaxcan: apenas

197ca za ye oniman: al mismo instante

198ca zan zanyenoihui: sino de la misma suerte

199ca zaye: más antes

200in maca zan: como si

201ma zan (nel): siquiera

202zatepan: después

203za tlatzacan, za tlatzpnco: finalmente

204zacenca huei: en gran manera

205zan achica: a menudo

206zan achica, zan atzcan: a cada rato

207zan ye connec: no faltaba más

208zan ye mocbipa: siempre

209zan ze noihui: del mismo modo

210otras ilhuicé: antes bien

211in icuepca, in ne: en contra

212in oquic: mientras que

213intla ic: si con esto

214ixquichica: hasta que

215macel: a lo menos

216maço, maco tel: aunque

217ic ipampa, yehuatl ipampa on: por eso

218ipampa ca, tleica tleipampa: porque

219Esta lista, establecida a partir de las notas de los manuscritos y del catecismo de Paredes, es interesante porque muestra cuáles eran las construcciones de las frases que los predicadores querían reproducir en náhuatl y cuáles fueron las partículas que les dieron esta posibilidad.

5. La parte de invención de los traductores jesuitas

220Podemos concluir de esta enumeración que los traductores buscaron sistemáticamente expresar los adverbios y las conjunciones que existían en las lenguas europeas; en muchos casos lograron multiplicar las formas, obteniendo así un mayor número de posibilidades que en latín y en español. Pero, ¿cómo llegaron a esto? ¿Debemos pensar que el náhuatl poseía una construcción semejante a la del latín, o que los jesuitas realizaron sistemáticamente una labor de creación de partículas? Sin la menor duda debemos quedarnos con la segunda solución.

221De todas las conjunciones que hemos citado, solamente algunas fueron utilizadas por los evangelizadores del siglo xvi, como Olmos o Sahagún: in icuac in ye (“cuando”), izca o izcatqui (“he aquí que”), ypampa (“porque”), iuhquimma (“como”), macihui y manel (“aunque”).

222Los jesuitas se las arreglaron para multiplicar las formas posibles. Inventaron también algunos neologismos, sobre todo asociando partículas, como in ye… izcatqui (“cuando… he aquí que”), para traducir el latín cum… ecce, o amo çanyeiyo… ca ocnihuan (“no sólo… sino también”) para traducir el latín non tantum… sed etiam, o también in quenami… cano ihuan, por “así como… por igual”.

  • 8 M. Launey, 1987, vol. ii, p. 1279.

223El catecismo de Paredes, de fines del siglo xviii, marca el punto culminante de esta transformación de la construcción de frases en náhuatl, y presenta verdaderos hallazgos. Por ejemplo, en los antiguos textos en náhuatl, ma ye cuel marcaba, según Launey, el ánimo impaciente: “rápido”, “eso es, anda”, “es el momento”.8 Paredes lo utiliza en dos sentidos: “ya pues” y, sobre todo, “ojalá”. Otros notables neologismos son: ca quemach buel yebuatl: “es bienaventurado aquel”; zan ye connec. “no faltaba más”; amo çan quenami: “es indecible, es inefable”.

224Finalmente, los jesuitas no se contentaron con adaptar la construcción latina sino que intercalaron frases retóricas en sus exempla y sus sermones, como recomendaba el arte de escribir sermones.

LA CONSTRUCCION DEL TEXTO

225Para conmover al oyente, el predicador tenía que buscar la expresividad y mantener la tensión entre el auditorio recurriendo a los procedimientos que caracterizan el estilo barroco: las figuras violentas, los diálogos, los giros interrogativos o exclamativos, en suma, todo aquello que contribuye a romper el estilo lineal.

1. Los diálogos

226Los discursos de los protagonistas de las anécdotas ejemplares podían presentarse en un estilo indirecto. Sin embargo, para dar vivacidad al texto, el predicador se las arreglaba para emplear el estilo directo. Cabe anotar que en el caso del náhuatl se hacía casi sistemáticamente.

227Exemplum 1

228latín Pro illuminatione sui ingenii imploravit (mse)

229Imploró que su espíritu se aclarara

230español Oró […] suplicándola que le alcançasse entendimiento y luz (Andrade, pp- 71-77)

231náhuatl Quitoaja: […] ma xinechmozcalili, ma xinechmotlapolhuili in nix noyollo

232Decía: […] hazme inteligente, abre mi entendimiento y mi corazón

233El latín utilizaba también con frecuencia el estilo directo, introducido mediante un gran número de verbos diferentes (respondít, inquit, addidit, dixit, ait) y una partícula: tunc. En español, en cambio, los verbos usados eran pocos: conjugaciones de “decir”, “preguntar” y “responder”. Por eso es interesante observar que el náhuatl se distingue por una variedad de formas verbales mayor aún que el latín:

234Conjugaciones de:

235itoa (decir): quitoaya (él decía), oquito (él dijo), oquitoque (ellos dijeron)

236ilhuia (decir): oquilhui (él dijo), oquilhuique (ellos dijeron), oquimolhuili (él se dignó decir)

237ittalhuia (decir): oquimittalhui (él dijo)

238nanquitia (responder): oquimonanquilique (ellos respondieron)

239notza (llamar): oquimonochili (él le habló)

240tlatlauhtia (suplicar): oquitlatlauhti (él le suplicó)

241tzatzi (gritar): quitzatzilia (él grita hacia ella)

242pohua (contar): oquipohuili (él le contó)

243Verbos compuestos:

244quitotihuitz (él dijo rápidamente), quichoquizitoaya (él decía llorando)

245Pares de verbos:

246otlananquili, oquito (él respondió, él dijo), oquito, oquimolhui (ella dijo, ella declaró)

247Formas derivadas de pares

248otlananquili inic oquito (ella respondió diciendo), oc otlato inic oquito (ella habló de nuevo diciendo)

249Esta lista ofrece un ejemplo más del resultado de una labor retórica que apuntaba a multiplicar las formas y los sinónimos.

2. Las exclamaciones

250La exclamación retórica es rara en los textos de los exempla en latín, que a menudo se limitan a contar la anécdota. No ocurre lo mismo en español. Los libros piadosos, como Itinerario historial de Andrade, aunque destinados para leerse, contienen los mismos efectos retóricos que los sermones destinados a declamarse.

251Exemplum 2

252español ¡Ô infeliz muger a que punto te ha traido tu poco recato, sembraste gustos y recogiste amarguras, buscabas contentos y encontraste disgustos y tristeza! (ms. 690, pp. 212-214)

253Exemplum 7

254español ¡Válgame Dios a que riesgo se pone el que dexa que hagan en si as-siento los pecados! (fray Martín de San Joseph, 1642, pp. 621-622)

255Los textos en náhuatl utilizan muy frecuentemente las frases exclamativas.

256Exemplum 2

257náhuatl ¡Auh in iyo yahue! ¡Quenin in tecentlaiyohuiltianime tlatlacatecolo […] quitotonehuaz que, quitlaiyohuiltizque, quitlatzacuiltizque inin tlatelcbihualtzontecon in miequintin ahuilcihua!

258Y, ¡oh desgracia! ¡Como los diablos que hacen sufrir terriblemente […] quemarán, castigarán la cabeza condenada de muchas mujeres de mala vida!

3. Las interrogaciones

259La interrogación retórica es tan escasa en español como en latín, pero muy frecuente en náhuatl, al grado que parece constituir una característica propia de esta lengua.

260Exemplum 2

261náhuatl ¿Tlein anquitoa N.P?¿quen ca in amoyollo?

262¿Qué decís, hijos míos? ¿Cómo está vuestro corazón?

263Exemplum 5

264náhuatl ¿Auh inic quitlapololtiz ¿tlein oquichiuh?

265Y para hacerle perder la razón, ¿qué hizo?

266Exemplum 13

267náhuatl ¿Auh in te, yn anueltitlatzacuiltiloni, in anueltitzitzquiloni, ac mitznotzatz ac mitzizcaliz?

268Y tú, que mereces un castigo, una pena, ¿quién te hablará, quién te despertará?

269Exemplum 3

270náhuatl ¿Yece in yehuatlin Golfango, iniquac ye oiçac, ihuan oquicac inin cenca temamauhti tlaloliniliztli: cuix nelli oquimotzatzilili in toteotzin in ma quimopalehuili? ¿Cuix noco omoyoltequipacho in ixpampa in itlatlacol?

271Pero Volfango, cuando despertó y oyó ese temblor de la tierra tan espantoso: ¿Acaso pidió a Nuestro Señor que le ayudara? ¿Acaso por casualidad se arrepintió de sus pecados?

272Exemplum 14

273náhuatl ¿Auh in ianima, campa ca axcan?

274Y su alma, ¿dónde está ahora?

275¿Cuix amo temamauhti, in oquichiuhque, ca noco oquimictique ce Angelito, atle itlatlacoltzin?

276¿Cuix amo cenca telchihualoni in tequitlahuanaliztli?

277¿No es espantoso lo que hicieron al matar a un angelito que no tenía

278ningún pecado? ¿No es detestable la borrachera?

279Exemplum 15

280náhuatl Auh in tla ye yuhqui in, tlein quinemilia in aquique can tlatlacotinemi in camactica. ¿Tleicain amo motlacahualtia?¿Cuix noço quinequi mictlan chaneque yezque?

281Y si es así, ¿en qué piensan los que pecan con la boca? ¿Por qué no dejan de hacerlo? ¿Por ventura quieren ser habitantes del infierno?

4. Las explicaciones

282En los textos en español la explicación va después de un pasaje difícil de comprender, como la cita latina Vas vacuum sed bien signatum.

283Exemplum 42

284español Llamaronle vacia porque no tenia dentro de su anima la fe de Cristo, pero bien sellado, porque se avia santiguado con la señal de la Cruz (ms. 690, pp. 107-110)

285Como cabe esperar, las explicaciones son más frecuentes en náhuatl porque se dirigen a un auditorio menos conocedor de los símbolos cristianos.

286Exemplum 2

287náhuatl Inin cenca temamauhti macacohuatl N.P ca quinezcayotia, quitoznequi in huel yehuatl in temictiani tlatlacolli

288Esa serpiente cornuda aterradora, oh hijos míos, representa, significa, el pecado mortal

289Exemplum 24

290náhuatl Ca in yehuantin in quauhchimalme, amo nelli quauhchimalme, amo tlalticpac içomatin, ca çan huel yehuantin in tlatlacatecolo, in itencopatzinco in toteotzin ohuallaque, oconanaco, oquicuico, oquimaxcatico in tlatlacoani in imicanacayo, inic quihuicazque mictlan

291Los simios no eran verdaderos simios, no simios de la tierra, sino los diablos, que vinieron con el permiso de Dios, a tomar, llevarse, apoderarse del cadáver del pecador, para conducirlo al infierno

292Exemplum 33

293náhuatl Niman in tlacatecolotl yhuic mocuep, yhuic milacatzo canel toyauh, totepeuhcauh, ye mochipa quiyaochiuhtinemi

294De inmediato el diablo se volvió contra él, se enredó alrededor de él, porque nuestro enemigo, nuestro atacante, siempre hace la guerra

5. Las citas

295Por último, los textos en español y en náhuatl son afectos a las citas latinas de la Biblia, como en el caso siguiente:

296Exemplum 15

297náhuatl Izcatqui quenin tlatzcuiltilo in amo qualli in camac, ahuel motlecahuizque in ilhuicac,yeica huei nelli huei melahuac in quimittalhuia in tlachtopa ittani Profeta David: “quis ascendet necyuravit”: caye nelli, ca inic tlalticpac tlacatl huei motlecahuiz in ilhuicac, ca itech monequi in amo tlatlacoz ica in itlatol: “excludit peccatum locutionis”

298He aquí cómo se castiga a aquellos cuya boca es mala, no podrán subir al cielo, pues es verdad, muy cierto lo que decía el profeta David: quis ascendet nec yuravit!(el que sube al cielo no ha blasfemado). Es bien cierto que, para que el hombre de la tierra suba al cielo, no debe pecar con la boca: excludit peccatum locutionis! (es excluido el pecado de elocución)

299Es menos frecuente que el predicador cite la procedencia de su cita bíblica, como en el ejemplo siguiente: Aperis tu manum tuam, imples omne animal benedictione, “Abres tu mano, y colmas de bendición a todo viviente”, salmo 144 (145), versículo 16 (Ex. 20).

***

300Para demostrar pieza por pieza el mecanismo de la traducción del latín o del español al náhuatl, indagamos el origen de la construcción de la frase en los sermones jesuíticos. La comparación entre los textos en las tres lenguas pone de realce el esfuerzo realizado por los predicadores para encontrar en el náhuatl la construcción de frases características de las lenguas europeas e inventar unas nuevas. Además, la composición del texto sigue también las reglas en uso de la literatura piadosa en español. Esto no excluye, con todo, una cierta originalidad en los procedimientos utilizados en náhuatl, en especial el recurso de la frase interrogativa, que parece estar excepcionalmente desarrollada en esta lengua. Sin embargo, si bien la construcción de la frase y del texto están copiadas básicamente de las fuentes europeas, no ocurre lo mismo con un procedimiento aparentemente típico de la lengua náhuatl que a continuación consideraremos.

Notes

1 F. Zubillaga, 1956-1973, t. ii, Relación sobre Pátzcuaro, 1585, p. 529.

2 INAH, Colección Colegio de San Gregorio, vol. 121 (8), f° 181-311.

3 I. Osoro, 1979.

4 Según A. M. Garibay, 1961, p. 322.

5 “Yn oualmeub, canoço atle occen tlamantli quilnamiquia yzan ipan ualmehuaya yn yoc”, B. de Sahagún, 1979, 1. iv, cap. iv). El pulque (octli en náhuatl) es el alcohol de maguey.

6 Véanse las abreviaturas en el Anexo, primeras páginas.

7 J. Lockhart, 1999, p. 455.

8 M. Launey, 1987, vol. ii, p. 1279.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search