Version classiqueVersion mobile

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
David Skerrit

Élites, familias y asociaciones

Luis Olivier: hacendado e industrial en Puebla

Sergio Moisés Andrade Covarrubias

Résumé

La présente contribution s’intéresse aux efforts déployés pour réussir dans ses affaires par le citoyen Luis Olivier y Daza dont le père, d’origine française, s’établit à Tehuacan, Etat de Puebla, dans les premières décennies du XIXe s. Avec quelques associés, Olivier fonda une fabrique de bière à Puebla. Laquelle permet d’explorer brièvement certains aspects peu connus de l’activité économique et professionnelle de la communauté française de Puebla. Luis Olivier s’est illustré dans des domaines variés: agriculture, élevage mais aussi industrie et revenus de la rente. Chaque fois le sort lui fut contraire, ce qui fait de lui une exception signifiante au milieu des réussites de ses compatriotes et de ses descendants. Constat encore plus précieux pour nos analyses: M. Olivier, contre vents et marées, s’est toujours efforcé de renouveler ses chances de succès et tel fut plus spécialement le cas de la brasserie «Germania». On en découvre ainsi les pratiques et les recours.

Texte intégral

Portada: Salón de embotellar de la cervecería El Fenix, con sus empleados. Industria propiedad de Luis Olivier.
Fuente: Figueroa Doménech, Guía General Descriptiva de la República Mexicana, México, 1899, tomo 2, p. 492.

Introducción

1El presente trabajo tiene como objetivo fundamental recrear las actividades industriales en las ciudades de Puebla y Tehuacán de un personaje de ascendencia paterna francesa, nacido en esta última a mediados del siglo xix, cuya estirpe aún conserva fuerte presencia en esa región. Luis Olivier y Daza, que tal es el nombre de nuestro personaje, nació el año de 1840 y desarrolló una ingente actividad económica en su ciudad natal y sus alrededores, para intentar posteriormente fructificar sus perspectivas económicas en la ciudad de Puebla con la puesta en marcha de una fábrica dedicada a la elaboración de cerveza, empresa poco común en la población mexicana pero de fuerte raigambre en diversas comunidades provenientes del exterior. Así las cosas, nuestra presentación la hemos dividido en tres apartados: el primero dedicado la breve exposición de los antecedentes familiares de Olivier, así como sus actividades dentro del ramo agrícola; el segundo, a la aventura que significó la creación de una sociedad con el fin de formar una empresa cervecera en Puebla, enmarcado en un contexto histórico mínimo acerca de la expansión de la industria cervecera en nuestro país, y el tercero a desarrollar ciertos comentarios sobre los afanes económicos de nuestro personaje.

2En razón de nuestro interés por el estudio de la historia de la cerveza, este tema se tornará el central en el último apartado, poniendo sobre la mesa algunas ideas sobre la posibilidad de elaborar una propuesta para conformar nuevos puntos de vista en relación a la historia de la fabricación y consumo de la cerveza en nuestro país, sobre la base de los encuentros culturales y el impacto social que ha significado la afición por dicha bebida, de la cual el señor Olivier sería parte importante, por lo menos en lo que a la zona poblana se refiere.

Los primeros pasos. Luis Olivier en Tehuacán

3El padre de Luis Olivier y Daza, el señor Luis Olivier Sorell, fue un ciudadano francés avecindado en la región de Tehuacán desde por lo menos la década de 1830. Según se consigna, en esa época Luis Olivier Sorell ya era un importante comerciante en el pueblo de Ajalpan, distante unos veinte kilómetros de Tehuacán, que prestaba dinero sobre la base de propiedades como casas o terrenos. Tan importante llegó a ser su posición que fue anfitrión del General Prim, Conde de Reus, a la sazón ministro plenipotenciario español ante el gobierno mexicano para los Tratados de la Soledad, poco tiempo antes de que se desencadenara la intervención que dio lugar al efímero imperio de Maximiliano.

4A partir de sus actividades comerciales y de préstamo, Olivier Sorell pronto amasó un buen caudal que le posibilitó adquirir una propiedad colindante al pueblo, la Hacienda de San José Buenavista, área vinculada estrechamente a la vida de la población, tanto así que en ella cumplían sus condenas los que llegaban a infligir alguna ley. Y no sólo eso, sino que su relación siempre supuso un constante conflicto por la posesión de aguas y tierras laborías. De este modo, el 15 de julio de 1863 Luis Olivier padre compra a la familia Moran la Hacienda de Buenavista con todos sus aperos y edificaciones, entre ellas una fábrica de aguardiente, un trapiche de panela y una tienda, junto con el Rancho de Zavaleta. A partir de su adjudicación la fábrica de licores pasa a llamarse El Labrador Normando, segura reminiscencia de su solar patrio.

5Aprovechando muy bien las necesidades de los pueblos de los alrededores, Olivier Sorell pronto acrecentó las extensiones de sus propiedades. Así, bajo la oferta de construirles un templo o un cementerio, solicitaba a cambio terrenos, lo que derivó en un monumental despojo a los primigenios y naturales habitantes de la región. Se cuentan en por lo menos catorce las comunidades que sufrieron la embestida del hacendado, presto a conseguir cada vez más cantidad de tierras. A lo anterior se pueden sumar la compra de ranchos como los de Ahuatla y del Cura, así como haciendas como la de Xonoctipa, enclavada en terrenos de los pueblos de Ajalpan y Eloxochitlan. No obstante, su mayor transacción fue la adquisición de la Hacienda de la Santísima Trinidad, el 15 de mayo de 1872, con lo cual las medidas acumuladas de sus propios llegaba a casi 39 mil hectáreas.

Salón de máquinas refrigeradoras en la Cervecería Germania.
Fuente: Figueroa Doménech, op. cit., p. 491.

6Con la utilización de una política cercana al pillaje, Olivier Sorell logró transformar las relaciones sociales en los pueblos que habían quedado dentro de sus propiedades. Ahora los habitantes eran arrendatarios de las haciendas, pagando cantidades que iban de los 5 a los 10 pesos por cada pedazo de terreno que sembraran; igual sucedía con aquellos que ocupaban una fracción para que pastaran sus animales. Según afirma el historiador Rogelio Sánchez López: “En la hacienda (de Buenavista) existía un cuarto grande en donde se recogía el dinero en chatanates de palma. Aquellos que tenían sus animales pastando en los montes, por cada 10 cabezas de ganado anualmente la hacienda se quedaba con una que era seleccionada por el guardatierra, llegando a juntar hasta 300 o 400 cabezas”.

7También las relaciones laborales y mercantiles sufrieron modificaciones. En este sentido, la hacienda se constituía por tres tipos diferentes de trabajadores: aquellos que purgaban sus condenas con trabajos forzados, otro por trabajadores eventuales dedicados a la zafra, quienes laboraban durante escasos tres meses al año, y los llamados “calpaneros”, residentes permanentes de la hacienda que vivían en 27 casas, compuestas por un cuarto, cocina y comedor, siendo común que en cada una vivieran de dos a tres familias. Este tipo de trabajadores, amén de sufrir de condiciones detestables en su trabajo diario, estaban sujetos a ser inscritos en la leva del ejército, donde llegaban a cumplir un servicio obligatorio de cinco años.

“Cuba de fermentación de la Cervecería Germania, de Puebla”.
Fuente: Figueroa Doménech, op. cit., p. 491.

8En 1877 fallece Luis Olivier Sorell, lo que provoca que todas sus propiedades pasen a poder de sus hijos Luis, Miguel y Rafael Olivier y Daza. Poco después estos conforman una sociedad agrícola con la finalidad de explotar sus haciendas, ranchos y terrenos, que se disuelve después de ocho años de existencia, el 17 de enero de 1885, quedando como único propietario de la herencia paterna el hijo mayor, Luis, de común acuerdo con los otros herederos. Con la conducción de éste, la hacienda pronto empieza a recibir nuevos derechos sobre el uso del agua, aparte de los que le permitían el uso de la mitad de las del pueblo de Ajalpan. Se amplía la red mediante renta, convenio, compra o concesión, de tal forma que el área de cosecha de la hacienda llega a su máximo. “La parte más extensa –nos dice Sánchez López–, 102 hectáreas, eran dedicadas al cultivo de la caña que anualmente le permitía producir 4 000 arrobas de azúcar (y) 2 240 arrobas de miel. El resto de la tierra en producción se constituía con dos campos dedicados al maíz y S más a otros cultivos”. Además, buena parte del tiempo de Olivier estaba ocupado en la crianza y matanza de ganado cabrío, además de otro tipo de negocios como la explotación del mármol. A todo esto hay que añadirle la producción de cerveza, como veremos poco más adelante.

9No obstante los buenos augurios, la suerte de Olivier pronto comenzó a cambiar, de manera tal que en abril de 1898 las haciendas de Buenavista, con todo y el Rancho de Zavaleta, y La Trinidad son sujetas de hipoteca por parte del Banco Internacional e Hipotecario de México por la cantidad de doscientos mil pesos, a pagar en un plazo de 25 años, a razón de 4 500 pesos trimestrales.

10Es interesante contrastar las dificultades financieras de Olivier con la situación de otros hacendados, dedicados a construir y edificar nuevos negocios. Entre ellos encontramos a Daniel González, Julio Caballero y Justino D. Cevallos, quienes pugnaron por el establecimiento de una fábrica de hilados y tejidos de algodón bajo la razón social “D. González y Compañía”, denominada San Juan N. Xaltepec. La política seguida por los mencionados choca de forma directa con la de Olivier, en razón de su capacidad para negociar y convenir con la población asuntos que beneficiaban a ambas partes, tal como sucedió con la distribución de las aguas del pueblo de San Francisco Altepexi.

11En contraste, Olivier cada vez se veía en más dificultades. Así, el 12 de julio de 1900 clausuró su fábrica de licores y dos años después, el 21 de agosto de 1902, se vio obligado a hipotecar nuevamente sus propiedades, agregando el molino de San Diego Chalma, esta vez con el señor Antonio Couttolene, por un monto de 160 mil pesos, comprometiéndose a devolver dicha cantidad en un plazo de tres años, a razón del ocho por ciento de interés anual.

12Tres años después, el 16 de octubre de 1905, Olivier conformó una sociedad anónima junto con Manuel Fernández del Castillo, Ricardo Segura, Andrés Lefevbre, Aurelio Velasco y la Compañía A. Velasco, Sociedad en Comandita, a la cual nombró Hacienda de Buenavista, S. A., con la finalidad de explotar la susodicha finca. Las bases de conformación de la sociedad establecían como tiempo de duración de la misma un total de noventa y nueve años, contado con un capital social de un millón de pesos, dividido en 10 000 acciones con un valor nominal de cien pesos cada una. De esas acciones 9 800 quedaron en poder de Olivier, en tanto que las 200 restantes se repartieron entre los otros socios, a los cuales se incorporó con posterioridad la Compañía Bancaria Católica, S.A.

13Desagraciadamente la sociedad nunca pudo funcionar debido a que no fue registrada ante el Registro Público de la Propiedad, motivo por el cual se derivaron mayores problemas a Olivier, siendo que el objetivo principal por el cual se constituyó fue la consolidación de las deudas contraídas con anterioridad, tanto la del Banco Internacional Hipotecario como con el señor Couttolene. “En consecuencia, –afirma Sánchez López– en el mes de septiembre del año siguiente los accionistas rescindían sus obligaciones y reclamaban sus inversiones, que en total alcanzaban la suma de ciento treinta y tres mil pesos. De esta cantidad, setenta y seis mil pesos que habían sido entregados en efectivo, correspondían al banco que representaba Sánchez Gavito”. Al no poder hacer frente a estos compromisos, Olivier se vio en la necesidad de volver a hipotecar sus bienes y propiedades. Ese mismo año, 1906, la Hacienda de Buenavista quedó sujeta a un embargo precautorio por el banco acreedor. Al final, el 4 de septiembre de 1906, termina vendiéndola a Martín Urrutia Escurra, personaje importante en la industria textil, en la cantidad de 417 mil pesos. Este último se hizo cargo del total de deudas acumuladas, por lo que por medio de diversas operaciones completó su liquidación hasta tres años después.

En búsqueda de nuevos aires. Luis Olivier en Puebla

14De acuerdo con los datos obtenidos acerca de la historia de la cerveza en nuestro país, tenemos la posibilidad de determinar el largo tiempo que el milenario brebaje ha estado presente entre nosotros. El año de 1544 Alfonso de Herrera, miembro de la expedición de Hernán Cortés y emisario de éste ante Carlos V, recibe del monarca la autorización para producir cerveza en las “Indias”, El señor de Herrera construye la primera fábrica de cerveza del llamado “nuevo continente” en las faldas del Iztaccíhuatl, ubicada entre Amecameca y Paso de Cortés, a 70 kilómetros de la ciudad de México, en la hacienda llamada “El Portal”. Por lo que se sabe se localizó ahí para aprovechar las “puras y cristalinas” aguas del deshielo de la nieve del volcán.

15Es posible, como afirma el investigador Michael Jackson, que el gusto por la cerveza y el posterior desarrollo de las cervecerías en nuestro país se haya sido debido a la gran influencia del Imperio de Maximiliano, que con la llegada de un buen número de inmigrantes provenientes de las diversas regiones constituyentes del Imperio Austro-Húngaro se convirtió en la avanzada de la expansión cervecera al otro lado del Atlántico. De hecho, sostiene Jackson, el estilo cervecero conocido como “Viena” encuentra una parte muy importante de su historia en México.

16Sin embargo, la industria cervecera no cobró importancia en México sino hasta bien entrado el siglo xix, cuando empiezan a surgir algunos ensayos de fabricación, sobre todo en la capital. Haciendo un recorrido histórico, existe la certeza de que en la ciudad de México en el año de 1825 se funda la fábrica de La Pila Seca y en 1849 La Candelaria, y a partir de 1860 y hasta 1889 funciona la fábrica San Diego. En otras poblaciones como Guadalajara y principalmente Toluca también se crean empresas del ramo, destacando esta última por ser la primera que fabrica con el método conocido como“fermentación baja”.

Anuncio de la Cervecería El Fénix, aparecido en la contraportada de un almanaque poblano.
Fuente: Calendario Mercantil de Puebla para el año de 1897.

17En la ciudad de Puebla los datos más antiguos constatan que en el año de 1854 se instalaron en nuestra ciudad sendas compañías cerveceras. Una de ellas fue El Fénix, propiedad del ciudadano francés Sebastián Finance y posteriormente de su hijo Eduardo (funcionando hasta el año 1895); la otra se denominó Santiago Booth y Compañía, que se especializaba en la cerveza “estilo Londres”. Asimismo, hacia el año de 1855 la fábrica Campos Elíseos del señor Enrique Munzenstein elaboraba y expendía cerveza de tipo inglés como la “Burton”, la “Ale” y la “Pale Ale”.

18Coincidiendo con la fundación de los gigantes de la industria cervecera nacional, en la década de 1890, el señor Olivier establece su fábrica. Al mismo tiempo, otras nueve factorías del mismo tipo trabajaban en nuestra ciudad: la de Miranda, la de la viuda de Pouyolet y compañía, la del señor Meza, la de M. Ibarrán, la de la señora Luz S. De Nieto (de nombre Las Dos Américas), la del señor Genis, la del mencionado Finance y la de Rosario García. En el plano nacional es el momento en que se da el impulso definitivo a esta industria, apareciendo los primeros ejemplos de los que se convertiría con el tiempo en una de las ramas más importantes de la economía del país. Son los años en que la Cervecería Cuauhtemoc y la Cervecería Moctezuma se presentan ante un mercado prácticamente virgen y lleno de oportunidades, al igual que otras que posteriormente fueron absorbidas como la Cervecería Chihuahua, la de Sonora, o las de Mazatlán y Yucatán. Asimismo, es importante destacar a las empresas de San Luis Potosí y la de Toluca y México.

Anuncio de “Cervecería Germania”: con los distintos giros que tiene: venta de hielo artificial y todo tipo de cervezas.
Fuente: Calendario Mercantil de Puebla para el año de 1897. Obsequio de la Gran Mercería y Ferretería “La Sorpresa”. J. Dorenberg y Cía. Puebla.

19En reconocimiento a su fundador, es menester decir que la fábrica del señor Olivier rompió con la producción de tipo casi artesanal que predominaba en la ciudad de Puebla. Aun cuando existiera una buena cantidad de fábricas, ninguna se puede comparar con la capacidad tecnológica puesta a funcionar en la de nuestro biografiado. Comparando valores en el mismo año, lo invertido por el señor Olivier con el de los implementos al cierre de la fábrica del señor Finance, notaremos las diferencia. Esta última apenas alcanzaba los novecientos pesos como total.

20Particularizando en el tema, don Luis Olivier estableció su fábrica con el nombre de Germania, constituyéndola como una Sociedad Mercantil en Nombre Colectivo, formando parte de ella la señora Minnie Kroenlein, su esposo el señor Carlos Wagner, el señor Federico Vogel y el propio señor Olivier, quien aportó el costo total de la maquinaria, comprada en Milwaukee, E.U. a la empresa Vilter Manufacturing, en un total de veinte mil pesos.

21La señora Kroenlein y el señor Wagner aportaron juntos diez mil pesos, obligándose a aportar otra cantidad igual en el término de un año, contado a partir de junio de 1895. Por su parte el señor Vogel quedó obligado a encargarse de la negociación, aportando únicamente “su industria”, es decir su trabajo. Sin embargo, la sociedad se disuelve el 6 de octubre de 1896, quedando el señor Olivier como único dueño, mandatando al señor Wagner como su representante en todos los asuntos relativos al negocio.

22La cervecería Germania se ubicaba inicialmente en los terrenos del “Jardín de Santa Olaya”, para posteriormente pasar a la calle de Muñoces. Después de muchos avatares por los cuales se ve obligado a dejar en manos de un tal señor Mármol el total de las operaciones de la fábrica, así como convertirla en una Sociedad Anónima, el señor Olivier retoma el control de la misma en 1901, tomando la decisión de cambiar la razón social por el de Cervecería Zaragoza, además de nombrar ese mismo año como director y administrador del establecimiento al señor Eduardo Vicente Barcena, con un sueldo de 250 pesos mensuales.

23Al parecer en esos años las cosas pintaban muy bien para el negocio, tanto así que en la Exposición de St. Louis, Missouri, E.U. los productos de la fábrica son exhibidos junto con otros similares provenientes de las grandes fábricas mexicanas citadas anteriormente.

24Desgraciadamente los datos no nos permiten ubicar el momento en que el señor Olivier se deshace de su empresa. Sólo podemos aducir el dato de que todavía a principios de la década de 1820 se le conoce como fábrica de aguas gaseosas, teniendo como propietario al señor Eladio Martínez Pando.

Comentarios finales

25De acuerdo con los datos aportados por Stephen Haber en su trabajo Industria y Subdesarrollo, la conformación del poderío de las grandes cerveceras se debió a los enormes capitales invertidos en ellas, aunado al uso de la publicidad masiva como medio eficaz en la conquista de los diferentes mercados regionales y, aun el nacional. Comparativamente hablando, no hay relación alguna entre lo invertido por Luis Olivier y las grandes fábricas. Sin embargo, muchas de aquellas que nacieron casi como empresa familiar desarrollaron una labor interesante que las llevaron a crecer y expandir su planta productora, así como sus mercados. Ejemplos de ello serían la Cervecería Toluca y México o las de Yucatán y Mazatlán, aunque a la larga hayan sido absorbidas por los grandes conglomerados.

Don Luis Olivier, negociante francés que se estableció en Tehuacan, fue el fundador de la Fábrica Germania.
Fuente: Figueroa Doménech, op. cit., p. 490.

26Podemos afirmar que, a pesar de nacer bajo grandes expectativas de éxito, el desarrollo de la empresa cervecera de Olivier seguramente se vio afectado por las dificultades enfrentadas en sus actividades agrícolas. No deja de ser casual la coincidencia en fechas cuando Olivier confronta las hipotecas y su pago, con sus esfuerzos por mantener y acrecentar las actividades de su fábrica cervecera.

27Siendo especulativos, pensamos que el mercado poblano suponía un buen punto para desarrollar y expandir una empresa novedosa y a la vez tradicional de algún modo (si consideramos las casas establecidas en la ciudad). No obstante, enfrentar al mismo tiempo dos campos de negocios, y a tal distancia, supuso un fracaso casi anunciado. Lo anterior nos lleva a plantear la posibilidad de una distracción segmentada en la que posiblemente la mala administración de la cervecería provocó los múltiples problemas enfrentados en la agricultura.

28Por otro lado, si sus negocios agrícolas marchaban viento en popa ¿qué motivó a Luis Olivier y Daza la constitución de una compañía cervecera? La respuesta, o mejor dicho, las respuestas a esta pregunta caen también dentro de un juego de especulación.

29Una probable respuesta sería la influencia ejercida por parte de uno de sus socios, el señor Carlos Wagner, homónimo del subgerente original de la Cervecería Moctezuma establecida en Orizaba en el año 1894. Si es la misma persona tendríamos una pista para descubrir los motivos por los cuales el señor Olivier se embarcó en el negocio cervecero. Por supuesto aquí habría de considerarse el título con el cual fue bautizada la negociación como un honor a Alemania, de donde provenían tanto Wagner como su esposa y el otro socio, Federico Vogel.

30Otra respuesta posible estaría en razón de considerar el origen de la familia paterna de Olivier. Si el nombre de la fábrica de aguardiente establecida por su padre, El Labrador Normando, es alusivo a su patria original, podríamos argumentar la posibilidad de que existiera un remanente cultural importante, atendiendo a la tradición cervecera del norte francés. No es casual que entre las cervezas de importación más publicitadas en nuestro país se hallaren marcas provenientes de fábricas establecidas en el puerto del Havre, tales como la Grande Brasserie de l’Ouest y la Mormentyn et Cie., junto con otras que llegaban de regiones más al este, sobre todo de la ciudad de Estrasburgo, como la Ehrhardt que se expendía en “forma exclusiva” en el Hotel “Magloire” de nuestra ciudad.

31Por último cabe la posibilidad de considerar la visión de Olivier, quien de alguna manera previó las grandes perspectivas abiertas al negocio cervecero y quiso aprovechar la coyuntura abierta hacía poco por las nuevas empresas cerveceras.

32Sin embargo, todo esto no son más que posibilidades a desarrollar en una investigación más amplia. Sólo queda por apuntar el hecho innegable de la notable afición por la cerveza que se desató a la largo y ancho del territorio mexicano, y cuya trascendencia va más allá de un hecho económico, por lo que, entre otras cosas, será importante indagar los porqués de las diferencias tan marcadas entre los consumidores de las diferentes regiones. ¿Son debido a motivos culturales y sociales, derivados de influencias externas de largo aliento, esto es, históricas?, ¿o sólo son características inherentes a los distintos estratos económicos que conforman la sociedad y a las diferencias entre regiones?

Auteur

Sergio Moisés Andrade Covarrubias. Licenciado en administración pública por la Universidad Autónoma de Puebla, con estudios de Maestría en Historia por esta misma universidad, actualmente se desempeña como Coordinador Administrativo del Museo de la No Intervención “Fuerte de Loreto”, que tiene bajo su custodia el Centro Puebla del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Anteriormente, en esta misma institución, realizó trabajos de investigación histórica para el Museo de Arte Religioso Ex Convento de Santa Mónica. Al mismo tiempo, tiene a su cargo la Coordinación General del Quinto Coloquio de Historia Regional del Cine en México y ejerce la docencia en el Centro de Formación Profesional AS Media.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search